null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 107

23 Jul 2020 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

pedro: antes

de que te largues de aquí,

si crees que ya no hay nada

entre nosotros,

te voy a demostrar

que estás equivocada.

laura: no, por favor--

pedro: ¡cállate!

¡cierra la boca!

laura: [llora]

pedro: ¿querías mi atención, no?

la vas a tener.

laura: no, no.

sara: ¿quieres saber que fue

lo que más me llamó la atención

de ti?

antonio: si no vas a hacer

que se me suba la fiebre, dime.

sara: [ríe]

que seas tan serio,

tan presumido y tan antipático.

antonio: lo dicho.

se me está subiendo

la temperatura.

sara: y lo que más me gustó

fue descubrir que detrás

de todo eso, hay un gran hombre.

el único que llevo grabado

en mi corazón.

bruno: [carraspea]

¿se puede?

sara: ay.

bruno: perdón,

pero simón dejó la puerta

entreabierta.

antonio: ay,

qué bueno que viniste.

¿qué te pasó?

bruno: me lastimaron

en el entrenamiento,

se supone que estoy en reposo,

pero vine para ver cómo estabas,

ofrecerme para ver

si puedo ayudar en algo.

antonio: te lo agradezco,

pero no creo que haga falta.

tengo a una enfermera

de primera.

bruno: eso que ni qué.

sara: bueno,

aprovechando que estás aquí,

voy a preparar limonada.

bruno: ajá.

antonio: gracias.

bruno: es increíble

que después de pelear

contra tantos

te derrotara un mosquito.

antonio: [ríe]

bruno: vamos a jugar un amistoso

contra "los artilleros",

y el que gane,

va a tener un espacio

en el cohete de simón.

antonio: ¿en el cohete?

bruno: ajá.

está vendiendo lugares

en el fuselaje para anunciarse.

quieren sacar dinero

para poder lanzarlo al espacio.

antonio: pues, que buena idea.

bruno: no, ¿te imaginas?

que el cohete lleve

el nombre de "los alados",

así, en grandote.

antonio: [ríe]

sara: les traje algo para comer.

termina aquí,

por andar de buen samaritano.

bruno: ay, gracias,

pero, mira, aquí el vecino

se merece eso y más.

sara: [ríe]

tenga.

bruno: gracias.

antonio: ¿tengo que comérmelo?

bruno: ¿qué pregunta es esa?

si tienes que salir

de tu enfermedad.

mira que el dengue

no es cualquier cosa,

a mí también me dio una vez

y la fiebre es dura.

y si no te cuidas,

se vienen unas hemorragias

que no las paras con nada.

sara: ¿cómo?

bruno: bueno,

ya sé que a los enfermos

no se les debe decir

que se pueden morir,

pero, oye.

pues es mejor que lo sepa

y que no sea remilgoso.

ándale, cómaselo.

sebastián: bueno, ¿pepe?

pepe: ¿quién habla?

sebastián: sebastián morales.

pepe: ingeniero, ¿ya regresó?

sebastián: sí, sí, ya.

y necesito

que me hagas un favor.

pepe: sí, claro, dígame.

sebastián: estoy hospedado

en el hotel "san gaspar".

pepe: ah, caray.

no me diga que se peleó

con el ingeniero andrade.

sebastián: no, no, no.

me estoy escondiendo

de titina.

pepe: ¿y eso?

sebastián: tú me la presentaste.

así que me tienes que ayudar

a salir del problema

en el que estoy metido.

¿puedes venir mañana temprano?

estoy en el cuarto 302.

pepe: sí, claro.

ahí lo veo, ingeniero.

sebastián: gracias, pepe.

aquí te espero.

>> buenos días.

seguridad: buenos días,

¿qué se le ofrece?

>> ¿se encontrará

el ingeniero morales?

seguridad: él no viene

los domingos.

>> no me diga.

¿con quién puedo hablar?

lo que pasa es que encontramos

una toma clandestina

y detuvimos

a dos de los saqueadores.

seguridad: ah, caray.

pásele, amigo.

ahorita lo comunico

con rafael padilla.

>> qué bien.

sara: [suspira]

parece que pasaste

mejor la noche.

por lo menos,

no se te subió la temperatura.

antonio: ¿me estuviste

revisando?

sara: sí, a cada ratito.

antonio: ¿y no has dormido nada?

sara: no.

pero no importa,

el doctor dijo

que había que estar pendiente

de que no te subiera la fiebre.

antonio: te hubieras acostado

aquí junto a mí.

sara: no.

antonio: y si se me hubiera

subido la temperatura,

te hubieras dado cuenta,

luego, luego.

sara: no, te iba a incomodar.

necesitas mucho reposo.

antonio: menos mal

que hoy es domingo.

tengo todo el día

para recuperarme,

porque mañana

tengo que estar en la oficina.

sara: de ninguna manera.

el doctor dijo que, mínimo,

cinco días de incapacidad.

antonio: ¿cinco días?

sara: ajá.

antonio: no, no puedo

permanecer aquí tanto tiempo.

tengo que ir a trabajar.

sara: ah, no.

no te lo voy a permitir.

no, señor.

antonio: ¿y qué piensas hacer

para evitarlo?

sara: pues amarrarte

a la cama, si es necesario.

pero de aquí no sales.

[teléfono]

sara: no, no.

yo te lo paso.

es rafa, ¿contesto?

bueno, soy sara, rafa.

¿qué se te ofrece?

rafael: sara, buenos días.

¿puedo hablar con el ingeniero?

sara: si es para cosas

de trabajo, no se va a poder.

está muy débil, le dio dengue.

rafael: ¿qué?

antonio: pásamelo.

sara: el doctor recomendó

reposo absoluto,

o se le puede complicar.

y lo más importante

es que se cuide.

antonio: sara.

sara: no, a ver, dime rafa,

yo le digo.

rafael: acaban de llamarme

de la planta para avisar

que la gente de apoyo

a la comunidad de los ocotes

detuvo a dos saqueadores.

y localizaron

una toma clandestina.

antonio: ¿qué dice?

sara: que la gente del programa

de apoyo a la comunidad

detuvo a dos saqueadores

de gasolina en los ocotes.

antonio: dile que voy

para conatrol, ahora mismo.

sara: ¡no, antonio!

rafael: ¿qué pasa?

sara: permíteme, rafa.

ahorita te marco.

[llaman a la puerta]

sebastián: [imita voz de mujer]

¿quién?

pepe: soy yo, pepe.

sebastián: [tose]

voy.

pepe: buenos días, ingeniero.

sebastián: pásele.

pásele, pásele.

siéntese.

gracias por venir.

pepe: ¿de verdad

se está escondiendo de titina?

sebastián: más bien

de sus hermanos.

me la tienen jurada.

no sabes en la que me metió

esa mujer.

pepe: a ver.

cuénteme.

¿en qué lío lo metió titina?

sebastián: bien, pepe.

yo nunca le oculté

que tenía novia,

y según ella,

nuestra relación iba a ser

muy libre y abierta,

pero resultó que no.

su propósito era atraparme,

a como diera lugar.

se enamoró, yo no me--

pedro: ¿por qué lloras?

laura: me lastimaste.

pedro: ponte árnica.

[teléfono]

pedro: ¿qué pasó, anselmo?

¿cuánta gente agarraron?

anselmo: solo a dos, patrón.

los demás lograron escapar.

pedro: imbéciles.

cerca de la toma de los ocotes

tenemos tres más.

no cuelgues.

avisa a la gente

que cierren las válvulas

de la cofradía, las trancas

y el polvorín.

que las abandonen

hasta nuevo aviso.

laura: ¿qué pasa?

pedro: nada que te interese.

sebastián: aún no entiendo

carmelo: no contó

cómo fue que los hermanos

de titina se enteraron

que iba a regresar a san gaspar.

y se dejaron ir al condominio.

ahí confundieron

al ingeniero fernández conmigo.

al pobre casi lo dejan tuerto.

pepe: híjole, ingeniero.

yo fui el que le dijo a titina

que usted iba a regresar.

que eso del traslado

no era más que una mentira

de marina.

sebastián: ay, no inventes,

pepe.

pepe: pues es que me estuvo

pregunte y pregunte.

pues tuve que decirles

lo que sabía.

oiga, ¿y cómo está el ingeniero?

sebastián: ahí la lleva.

pero se pegó

el susto de su vida.

pepe: me imagino.

pues, ¿y qué favor

me quiere pedir, ingeniero?

se la debo, suéltela.

sebastián: necesito que vayas

a ver a titina y que le digas

que estoy dispuesto

a hacerme cargo del chamaco,

siempre y cuando demuestre

con un examen de adn

que el hijo que espera

es un morales.

pepe: ah, no.

eso sí que no.

¿cómo se le ocurre?

con que yo llegue

con ese recado,

el primer muerto soy yo.

sebastián: ¿por qué?

pepe: mire, ingeniero,

aquí en san gaspar

aunque el niño salga

con cara de marciano,

si la muchacha dice que es suyo,

pues es suyo.

sebastián: pero,

pepe, entiende--

pepe: además, ingeniero,

titina es hija de familia.

ya ve como la cuidan

sus papás y sus hermanos.

pepe: yo no puedo presentarme

con ese recadito.

se van a ofender.

en serio, ingeniero.

si le salgo con eso

me matan a mi primero.

y luego se le echan a usted.

sebastián: entonces,

¿qué me sugiere?

¿qué se hace aquí

en estas circunstancias?

dígame, pepe.

pepe: se compra un anillo,

se lo entrega a la rabiada,

se habla con los papás

y se fija la fecha de la boda.

sara: ¿ya entendiste

lo débil que estás

y por qué no debes

ir a trabajar?

antonio: ya.

sara: bueno, menos mal

que estamos de acuerdo en algo.

antonio: señorita enfermera,

¿podría hablar

con el señor padilla?

¿o eso tampoco se puede?

sara: [ríe]

bueno, yo le marco.

ya, ya está llamando.

antonio: señor padilla, soy yo.

rafael: no puedo creer

que tenga dengue, ingeniero.

antonio: yo menos.

creí que ya me había vuelto

inmune a los mosquitos,

pero ya ve que no.

qué le vamos a hacer.

el caso

es que no me puedo mover,

tendrán que hacerse

cargo del asunto

usted y sebastián.

llámelo a su celular.

rafael: por supuesto que sí,

ingeniero.

antonio: y también contáctese

con el comandante chávez,

para que él intervenga

como autoridad.

rafael: de inmediato, ingeniero.

antonio: y me mantiene

informado.

rafael: sí, sí, ingeniero.

y descuide,

nosotros nos hacemos cargo.

antonio: gracias.

sara: ¿necesitas algo más?

antonio: que te sientes aquí.

gracias por todo.

de verdad, que eres

como mi ángel de la guarda.

pepe: ya, hablando en serio,

ingeniero.

lo mejor que puede hacer

es hablar con titina,

frente a frente.

y explicarle su posición.

sebastián: [suspira]

pues creo que no me va

a quedar de otra.

pepe: cítela

en un lugar neutral.

y pídale que no lleve

a sus hermanos,

sino se desaparece

y nunca más

va a volver a saber de usted.

sebastián: ¿así le digo?

pepe: claro.

que suene drástico.

porque, la verdad,

que si trae a sus hermanos

no va a ser fácil

negociar con ellos.

sebastián: bueno,

¿y qué lugar podría ser?

pepe: bueno, aquí no.

se presta para otra cosa.

sebastián: no.

conociéndola,

me amarra a la cama

y me trae el cura.

pepe: hay que pensar

en un lugar.

[teléfono]

sebastián: señor padilla,

¿en qué puedo servirle?

rafael: ¿cómo está, ingeniero?

¿sigue en el hotel?

sebastián: sí, ¿alguna novedad?

rafael: ¿ya se ha enterado

que el ingeniero andrade

tiene dengue?

sebastián: ¿qué?

rafael: yo también

me acabo de enterar.

sebastián: ¿cómo pasó eso?

voy a verlo ahora mismo.

rafael: espere.

también lo llamaba

para decirle que los pobladores

de los ocotes encontraron

una válvula clandestina.

y atraparon a dos saqueadores.

los tienen detenidos

en la comandancia del pueblo.

sebastián: no me diga,

qué excelente noticia, padilla.

rafael: esta vez la denuncia

fue hecha por gente

que pertenece

al programa de apoyo

a la comunidad.

sebastián: qué bien.

voy a ver a antonio

y le llamo para irnos

a los ocotes.

rafael: lo recojo

en el departamento del ingeniero

en una hora, ¿le parece?

sebastián: de acuerdo.

señor padilla, espere...

¿podría pedirle

un favor de amigos?

rafael: sí, claro.

dígame, ingeniero.

sebastián: ¿podría prestarme

su casa por la noche?

es para citar a titina

y que podamos hablar ahí.

rafael: claro que sí, ingeniero.

cuente con ello.

sebastián: gracias.

nos vemos

en el departamento de antonio.

¿traes carro?

pepe: no.

sebastián: entonces,

échame la mano

y maneja el de antonio.

para que me pueda ir escondido.

pepe: y si ya la va a ver.

¿para qué se sigue

escondiendo en el coche?

sebastián: por si me aparecen

los hermanos.

pepe: vamos.

sebastián: vamos.

sara: ¿estás contento

con lo de las válvulas

que denunciaron?

antonio: sí, ¿cómo no?

es un alivio saber

que la gente empieza

a cooperar.

eso quiere decir

que el programa de apoyo

a la comunidad

comienza a funcionar.

sara: ¿cómo?

¿no que ya llevan

varias tomas incautadas?

antonio: no estamos seguros

de que las anteriores

hayan sido denunciadas

por los pobladores.

sara: pero ¿entonces de quién?

antonio: todo apunta

que los propios saqueadores

están entregando las válvulas.

sara: ¿y para qué?

antonio: para despistarnos

y evitar que cierren la planta.

si el ducto deja de funcionar,

se les acaba el negocio.

sara: ay, claro, tienes razón.

y prefieren ceder un poco

entregando válvulas,

y con eso no pierden todo.

antonio: así es.

pero les va a salir mal

su jueguito.

porque si ya la gente

empezó a denunciar,

tarde o temprano,

vamos a capturarlos.

sara: ojalá.

sería lo mejor

que pudiera pasar.

¿te quieres dormir?

antonio: creo que sí.

apenas puedo mantener

los ojos abiertos.

sara: duérmete.

yo te cuido.

[música]

[música]

con que la gente

de las comunidades

cercanas a nuestras tomas

se iban a confiar

y comenzarían a denunciarlas.

>> ¿qué válvula perdimos?

carmelo: pues la de los ocotes.

>> seguramente pedro

va a tomar precauciones.

¿y qué ha pasado con andrade?

carmelo: es más abusado

de lo que pensaba.

tengo uno de mis hombres

siguiéndolo todo el tiempo

y ayer me reportó

que estaba usando señuelos

para despistar.

alguien más conducía su auto

y junto a él iba un tipo.

andrade seguro salió

de la planta con sus escoltas

por otro lado.

>> eso quiere decir

que regresó más alerta

del d.f.

carmelo: pues sí.

pero eso no le va a bastar.

al menor descuido,

mi hombre lo elimina.

>> espero que sea pronto,

porque acuérdate

que muerto el perro

se acabó la rabia.

[teléfono]

titina: mi amor,

sabía que me ibas a llamar.

¿dónde estás?

sebastián: tenemos que hablar.

titina: claro

que tenemos que hacerlo.

y también tienes que empezar

a hablarle a tu bebé.

para que se acostumbre

a escuchar tu voz.

sebastián: déjate de cosas, ¿ok?

quiero que escuches

y que cumplas al pie de la letra

lo que te voy a decir.

titina: ay, chebi,

¿por qué me hablas así?

sebastián: te quiero ver hoy

a las 09:00 en la dirección

que te voy a dar.

sola.

¿entendiste?

habrá gente vigilando

por si de casualidad

te apareces con alguno

de tus hermanos.

si eso sucede,

desaparezco de tu vida

y no vuelves a saber de mí

nunca más.

¿te quedó claro?

titina: pero chebi--

sebastián: pero nada.

¿te quedó claro?

a las 09:00 en nueces 35,

barrio de la función.

titina: caíste, caíste.

ya lo sabía.

ningún hombre se resiste

a un hijo.

ay,

luego veré de dónde lo saco.

antonio: la válvula.

sara: tienes temperatura.

te la voy a tomar,

porque creo

que se te volvió a subir.

es por la tensión

de tu trabajo.

¿quisieras estar

en los ocotes, verdad?

antonio: sí,

pero no creo que la fiebre

sea por el estrés que tengo.

es por tenerte cerca.

eso es lo que me sube

la temperatura.

sara: [ríe]

qué tonto.

te subió a 38 y medio.

te voy a dar la medicina

para que se te baje.

a ver.

abre la boca.

antonio: el problema

es que cuando estamos solos

el mundo es perfecto.

¿qué daría

para que nos quedáramos así?

[música de la radio]

antonio: suspendidos

en el tiempo.

mirándonos, sintiéndonos.

>> teníamos meses viendo gente

que se desviaba en una brecha

lejana del pueblo.

luego nos dimos cuenta

que algunos andaban armados,

y pues,

nos dio miedo investigar.

fidel: ¿cómo fue que decidieron

acercarse a ellos?

>> nos entró valor

cuando nos enteramos

que en otras comunidades

habían encontrado

tomas clandestinas

y las habían denunciado.

fidel: es que no debieron

haberse arriesgado.

hubieran avisado

a las autoridades.

>> así lo hicimos, comandante.

los tres policías de los ocotes

se unieron al grupo

y los sorprendimos.

logramos atrapar a dos

que están en la comandancia,

los otros se pelaron.

a uno de ellos

le sacamos la sopa.

nos dijo que hay otras

tomas cercanas

y que la gasolina la sacaban

por la ladera

del otro lado del monte.

rafael: fidel,

hay que armar dos grupos

para seguir el trazo del ducto

en ambas direcciones,

a partir de la toma

de los ocotes.

tenemos que encontrar

las otras válvulas.

fidel: salimos ahora mismo.

y usted va con nosotros

para que nos lleve

directamente al lugar.

>> sí, comandante.

fidel: quintín.

quintín: dígame, jefe.

dile a gallardo

que junte a la gente.

salimos de inmediato

hacia los ocotes, en operativo.

quintín: a la orden, jefe.

fidel: vamos, señor.

>> sí.

sebastián: qué tal.

pepe: ya, tranquilo, ingeniero.

los hermanos de titina

no se van a aparecer

por aquí.

y menos después

de lo que le hicieron

al ingeniero fernández.

sebastián: la burra

no era arisca, pepe.

pepe: eso que ni qué.

sebastián: gracias por traerme.

pepe: de nada, ingeniero.

nos estamos viendo.

sebastián: gracias, eh.

pepe: ¿dónde andas?

nelson: llegando a mi casa.

fui a la tienda

por unos refrescos, ¿por qué?

pepe: agárrate.

que me acabo de enterar

que un tipo de los ocotes

que colabora con el programa

de apoyo a la comunidad

fue a la planta para denunciar

una toma clandestina.

y agarraron a dos saqueadores.

nelson: vamos por buen camino.

si esto sigue así,

los saquedores van a terminar

pagando sus fechorías.

pepe: nelson, ¿te das cuenta

que tienes que hablar?

[música]

[músi

sara: sigue dormido.

la ha pasado mal.

yo creo que mejor

lo dejamos que descanse.

antonio: sara, ¿estás aquí?

sebastián: y yo también,

cretino, no te puedo dejar

ni un minuto porque

te me desconchinflas.

sara: [ríe]

sebastián: al menos

estás en buenas manos.

antonio: no podrían ser mejores.

sara: ¿te ofrezco algo de tomar?

sebastián: agua, por favor.

sara: sí.

sebastián: gracias.

oye, ¿cómo fuiste

a agarrar el dengue?

antonio: pues como a todos

los que les da:

me picó un mosquito.

sebastián: vaya suerte la suya.

antonio: ¿ya te explicó

rafa lo de la válvula?

sebastián: sí, va a pasar

por aquí por mí,

para irnos a los ocotes.

fue a ver al comandante chávez.

no ha de tardar.

antonio: vas a tener que salir

de tu escondite.

ni modo.

sebastián: mm, no sé.

sara: aquí tienes.

sebastián: gracias.

hoy en la noche

voy a hablar con titina.

ya no le puedo

dar más vueltas.

espero que podamos

llegar a un arreglo.

pero eso sí:

necesito confirmar

que el bebé es mío.

sara: pero no se te vaya

a ocurrir pedirle

un examen de adn.

sebastián: es justo

lo que pensaba hacer.

aunque me han recomendado

que la verdad--

sara: no, no, no lo hagas.

si no te matan los hermanos,

el pueblo entero te quema

en leña verde.

la palabra de la mujer,

en ese sentido, es sagrada.

no hay más.

si titina dice que es tuyo,

es tuyo.

es la costumbre.

antonio: [ríe]

titina: según esto,

todavía no se me debe notar.

así que mi pancita está bien.

pero tengo que tener

asco y mareo.

¿qué me pondré

para que me vea chebi?

me va a pedir

la prueba de embarazo.

eso seguro.

tengo que encontrar

alguien que me la dé.

esto urge.

marina: cómo serás, kike.

entonces,

no te fuiste a tu pueblo.

kike: ya tenía

todo listo para irme,

pero cuando escuché el recado

que me dejó rafa en el celular,

decidí quedarme.

marina: ¿y por qué

no le has hablado?

¿qué esperas?

kike: porque quiero

darle la sorpresa.

en la noche le voy a caer

en su casa.

ay, marina, se me hacen

largas las horas.

ya quiero verlo.

marina: de veras,

me da mucho gusto

que hayas recapacitado.

solo espero que dejes

de paranoias y confíes en él.

ya basta.

kike: te lo prometo.

de ahora en adelante

voy a confiar en él.

lo que me diga

se lo voy a creer,

y sobre todo,

no lo voy a volver a presionar

para que haga pública

nuestra relación.

a la orden, ma.

marina: me parece perfecto,

porque aunque no lo creas,

rafa, desde que se enteró

que tú te regresabas

a tu pueblo,

andaba muy triste.

kike: ay, no me digas,

pobrecito, mi rafa.

[teléfono]

bruno: bueno.

laura.

laura: ¿cómo estás?

¿cómo sigues?

bruno: mejor.

¿y tú?

laura: extrañándote.

bruno: yo también.

¿qué tienes?

te noto triste.

laura: me atreví a pedirle

a pedro que nos separemos.

bruno: ¿y?

laura: nunca va a dejar

que lo haga.

ya no te voy a poder llamar,

me revisa las llamadas,

está encima de mí.

bruno: a ver, a ver, tranquila.

ya encontraremos

la manera de vernos.

laura: tenemos que ser

muy cuidadosos.

tengo que colgar.

piensa en mí

y en lo mucho que te amo.

nacho: anoche estuvieron aquí

quintín, nelson y pepe.

ya me contaron del partido

amistoso que van a jugar

contra "los alados",

del padre vicente.

simón: cómo la ves.

y todo porque fidel y vicente

no se pusieron de acuerdo

de qué nombre iba a ir

en el fuselaje del cohete.

nacho: esto de anunciarse

en el cohete es una gran idea

para conseguir fondos.

¿por qué no vinieron

a ofrecerme un espacio a mí?

yo con gusto le hubiera entrado.

simón: no, bueno.

ese no es problema.

todavía hay lugares.

nacho: no se diga más.

solo me dicen cuánto

y cerramos el trato.

simón: no, no.

a ti te damos

un precio especial.

nacho: esa voz me agrada.

y aparte del espacio

en el cohete para anunciarse,

¿qué más ofrecen?

simón: no, bueno,

juancho está poniendo

los nombres de todos

los patrocinadores

en las redes sociales

y en la página web.

nacho: ah, muy buena idea.

pero acuérdense que no todos

tenemos una computadora,

deberían de hacer algo

más directo.

simón: ¿más directo?

juancho: pero ¿cómo qué?

nacho: no sé.

a lo mejor,

crear un logotipo del cohete

con algo inscrito que diga:

"este negocio apoya

el lanzamiento del cohete

de san gaspar".

simón: [ríe]

oye, qué buena idea.

nacho: para que la gente lo vea.

simón: ¿cómo no se nos

había ocurrido?

a ver, tú eres bueno

con eso de la compu.

¿por qué no te inventas

un logotipo?

juancho: para luego es tarde.

hoy mismo me pongo a darle.

nacho: [ríe]

simón: [ríe]

rafael: ¿y cómo se siente,

ingeniero?

antonio: muy débil.

quisiera ir a ver

personalmente

lo de la válvula.

sebastián: ¿que qué?

ni se te ocurra.

nosotros dos nos encargamos.

rafael: el comandante

y la unidad especializada

ya van en camino.

quedamos de estar

en contacto por radio

para que nos lleven

hasta el lugar

donde se encuentra la válvula.

y de ahí, nos vamos a desplazar

en ambas direcciones del ducto.

para buscar las otras tomas

que revelaron los tipos

que están detenidos.

antonio: ahora sí creo que vamos

a acabar con los saqueadores.

rafael: téngalo por seguro,

ingeniero.

y todo esto es gracias

a su proyecto.

confíe en que a partir de ahora

las comunidades

van a seguir colaborando

con nosotros.

antonio: yo también lo creo,

señor padilla.

pedro: no contaba

con que las comunidades

empezaran a hacer denuncias.

debido a la válvula

que se perdió,

aunado a las que he entregado,

nuestras ganancias

se verán muy disminuidas.

no te voy a mandar

dinero este mes.

ricardo: no te preocupes.

entiendo.

y en cuanto al asunto de sara.

¿qué has pensado?

¿cuento contigo?

pedro: ya, ya estoy en eso.

uno de mis hombres

está dando el primer paso.

[música]

[música]

cheo: eres intensa,

como tu pintura.

isabel: soy artista.

cheo: voy a ser directo contigo.

quiero quedarme

con "crepúsculo",

aunque sé que es

de tu colección privada.

isabel: así es.

cheo: ponle precio.

el que consideres.

te aseguro que no voy a regatear

y tienes la garantía

de que va a ser

admirado por muchos,

porque lo quiero

para mi departamento

de nueva york.

natalia: ¿qué pasa?

isabel: soy una idiota,

una imbécil.

odio al infeliz ese

que me vio la cara.

natalia: te entiendo.

isabel: ¿te das cuenta?

silvina me regresó

los cuadros hoy, en domingo.

eso quiere decir

que no quiere saber

nada de mí.

natalia: mira, te aseguro

que con el tiempo

vendrán nuevas oportunidades.

no dejas de ser pintora

porque pasó lo que pasó.

[alerta mensaje]

¿quién es?

¿por qué no contestas?

isabel: no es nada importante.

natalia: no te decaigas,

tu talento está intacto.

con eso vas a salir adelante,

ya verás.

titina: señorita, señorita.

>> dígame.

titina: necesito

pedirle un favor

y se lo voy a pagar muy bien.

solo tendría que hacerse

una prueba de embarazo.

>> pero--

titina: ándele.

es por una buena causa.

ernesto: sabía que no iban

a poder arreglar nada.

era lógico que los del seguro

no quisieran pagar

más de la estupidez

que firmaste.

cheo: fue cosa de la gente

que me atendió.

yo le pedí un contrato

con cobertura amplia.

ernesto: si eso fue cierto,

¿por qué no leíste

la póliza antes de firmarla?

no me vengas con tonterías.

el único responsable eres tú,

y me vas a pagar

hasta el último centavo

de lo que falta.

cheo: pero es mucho dinero,

¿yo de dónde lo voy a sacar?

ernesto: ese es tu problema.

tienes dos meses,

si no quieres que contrate

un abogado para que te refunda

en la cárcel.

rafael: levántese, ingeniero.

le aseguro que nadie

lo va a reconocer.

sebastián: no,

para qué me arriesgo.

ayer javi, uno de los vecinos

del departamento, me reconoció.

rafael: vaya lío

en el que se metió, eh.

¿sabe una cosa?

dudo mucho que titina

esté embarazada.

sebastián: hágame la buena,

padilla.

pero ¿por qué lo duda, eh?

rafael: mire, si titina

no se le hubiera pasado

acosándolo como lo hizo,

a la mejor le creía.

pero, a ver,

¿n se le hace mucha casualidad

que justo cuando usted le dice

que no quiere saber

nada de ella,

le sale con que está

esperando un hijo suyo?

sebastián: vaya.

hasta que encuentro a alguien

que ve las cosas de otra manera.

por eso mismo, cuando la vea,

le voy a pedir que se haga

la prueba de adn.

rafael: no, no.

ni se le ocurra.

sebastián: ¿por?

rafael: a lo mucho,

pídale la prueba de embarazo.

sebastián: claro, verdad.

porque aquí en san gaspar,

si te dicen que el bebé es tuyo,

es tuyo.

y si no, te acribillan,

¿verdad?

rafael: así es, ingeniero.

usted lo ha dicho.

cheo: me lleva el demonio.

¿qué voy a hacer?

¿de dónde voy a sacar

tanto dinero?

roque: ahora sí,

ni cómo ayudarte.

pide un préstamo en el banco

y lo vas pagando, poco a poco.

cheo: ay,

¿tú crees que me lo van a dar?

con la bronca que tengo

con la tarjeta, seguro estoy

en el buró de crédito.

roque: ¿y no tienes

algún familiar

que te pueda hacer fuerte?

cheo: nadie.

el único que tiene lana

es mi tío alfredo,

el de aguascalientes.

es más fácil sacarle

una sonrisa a la estatua

de la libertad

que un peso a mi tío.

roque: [ríe]

no, pues sí está difícil.

y todo por no haber leído

la póliza.

cheo: ¿qué quieres?

me distraje arreglando

mis problemas personales.

roque: todo por hacerle

la vida imposible al ingeniero.

cheo: ya sé.

el anillo que le di a sara

me costó 25 mil pesos.

algo es algo.

roque: ahí vas, otra vez.

lo que tú quieres

es un pretexto para verla.

cheo: te equivocas.

no quiero volver a verla

en mi vida.

ni siquiera voy a ir

a san gaspar.

el anillo lo debe tener merce.

de una vez,

voy a ir a pedírselo.

roque: ¿y si ernesto pregunta

dónde estás?

cheo: dile que estoy moviéndome

para conseguir lana.

total, es cierto.

te veo al rato.

sara: [ríe]

antonio: es que estoy muy débil.

sara: poco a poco

te vas a recuperar.

antonio: si no regresa

la fiebre.

eso es lo que me pone peor.

sara: imagínate, si no.

si hasta te ha llegado

a subir hasta 40.

pero aquí te vas

a sentir mejor

porque está más fresco.

sara: te voy a preparar

algo de comer.

antonio: no, no.

no tengo hambre.

prefiero que te quedes aquí,

conmigo.

sara: pero tienes que comer.

antonio: al rato.

ahora solo quiero

estar contigo a mi lado.

sara: bueno,

recárgate, si quieres.

antonio: contigo así,

no necesito más.

[música]

[música]

fidel: rafa,

ya estoy en los ocotes.

acabo de pedir apoyo

a la policía estatal

para que manden un helicóptero

y recorran la zona.

igual y desde el aire

localizamos las otras tomas.

rafael: ojalá y den con ellas.

así ganamos tiempo

y nos evitamos recorrer

el ducto.

el ingeniero morales

viene conmigo.

ya vamos en camino.

allá te veo, fidel.

el comandante pidió apoyo

a la policía estatal

para recorrer la zona

cercana a los ocotes.

sebastián: perfecto.

si encontramos

las otras válvulas

le vamos a dar un fuerte golpe

a los saqueadores.

rafael: las vamos a encontrar,

ingeniero.

eso delo por hecho.

y no solo eso,

con esto puede que el ingeniero

se olvide de cerrar la planta.

sebastián: vamos

por buen camino, padilla.

como sea, el problema

del apoyo de la comunidad

ya está empezando a dar

buenos resultados.

[timbre]

merce: voy.

cheo: buenas tardes, merce.

merce: cheo, ¿qué se te ofrece?

pásale.

cheo: no, aquí estoy bien,

gracias.

¿cómo has estado?

merce: bien, ¿y tú?

no he sabido nada de ti

desde el cumpleaños de sara.

cheo: he tenido mucho trabajo

y no quería venir a molestarte.

para qué más que la verdad.

merce: no es ninguna molestia

que vengas a visitarme.

tú sabes que te estimo.

cheo: igualmente.

quería pedirte un favor.

merce: dime.

cheo: necesito el anillo

que le di a sara.

merce: no lo tengo yo.

vino a devolvértelo

al otro día de su cumpleaños,

pero no te encontró.

cheo: oh, qué caray.

merce: pero yo se lo pido,

y con mucho gusto te lo entrego,

no te preocupes.

cheo: me urge.

ni modo, tendré que ir

a san gaspar por él.

me lanzo de una vez.

me dio gusto saludarte.

merce: igualmente.

juancho: listo.

ya terminé

el logotipo del cohete.

échale un ojo,

a ver qué te parece.

simón: no está mal.

[llaman a la puerta]

edwina: buenas tardes.

juancho: mira, edwina.

se nos ocurrió hacer un logotipo

para ponerlo en los negocios

que nos están patrocinando.

edwina: qué buena idea.

este negocio apoya

el lanzamiento del cohete

de san gaspar.

juancho: ¿qué tal?

¿a poco no me quedó padre?

edwina: me gusta,

pero como que le hace falta

ponerle colores

que llamen la atención.

simón: edwina tiene razón.

si la intención

es que la gente distinga

los negocios

que están participando,

pues tiene que ser

algo más llamativo.

juancho: pues solo que le ponga

colores chillantes.

edwina: eso, eso puede ser.

si quieres, te ayudo.

el punto de vista femenino

es muy importante.

juancho: uy, sí.

[ríen]

buzón de voz: hola,

este es el buzón

de sara granados.

deja tu mensaje

y yo me comunico--

merce: ¿dónde se mete

esta niña?

¿por qué no me contesta?

bueno, ¿quién habla?

juancho, hijo, soy yo.

juancho: ¿qué onda, mamá?

merce: ¿cómo estás, mi amor?

juancho: muy bien,

aquí, trabajando con simón,

en lo del cohete.

merce: no sabes qué gusto me da

oírte tan cambiado.

tan trabajador.

cómo te ha servido

estar por allá.

juancho: sí, má,

estoy muy contento.

merce: me alegro, hijito.

¿simón anda por ahí?

juancho: sí, aquí está.

quiere hablar contigo, mi mamá.

simón: ¿qué pasó, merce?

¿cómo estás?

merce: desesperada.

tratando de localizar a sara.

no la encuentro

por ningún lado.

no me contesta el celular.

¿sabes algo de ella?

simón: sí, hombre.

está en casa de antonio.

lo está cuidando, le dio dengue.

la está pasando muy mal.

merce: ay, no me digas, pobre.

simón: sara se ofreció

a atenderlo.

merce: yo quería advertirle

que cheo va para allá.

quiere que le devuelva

el anillo de compromiso.

¿podrías hacerme el favor

de avisarle y cuidar

de que no haya ningún problema?

simón: claro que sí,

no te preocupes.

ahora mismo voy para allá.

nos estamos hablando.

voy a la casa, ahora vengo.

juancho: va.

edwina: que le vaya bien.

simón: sí.

[timbre]

titina: pasa, pasa, pasa.

tengo muchas cosas que contarte.

silvia: ¿de qué?

¿de chebi?

¿ya llegó?

titina: sí,

me citó para hablar con él.

silvia: y ya sabe de--

titina: sí, sí.

y mis hermanos también

están felices de ser tíos.

silvia: ¿y en qué plan

está chebi?

titina: ay, no sé.

está muy serio y me pidió

que habláramos a solas.

les teme a mis hermanos.

silvia: bueno, mejor.

que sepa que no estás sola.

¿y tus papás ya lo saben?

titina: no.

¿cómo crees?

ellos se van a enterar

cuando chebi venga

a pedir mi mano.

silvia: te va a pedir

que le demuestres

que estás embarazada,

porque así son

todos los hombres.

titina: pues, si voy preparada.

mira, aquí está la prueba

del embarazo.

silvia: eso está bien,

pero igual vete con cuidado,

porque que acepte el hijo

no quiere decir

que se vaya a casar contigo.

titina: no tiene de otra.

y si no es a la buena,

lo tendrá que hacer a la mala.

mis hermanos

sabrán cómo ayudarme.

[ríe]

me caso con chebi

porque me caso.

[timbre]

simón: cheo.

cheo viene para acá.

sara: ¿cómo?

simón: me acaba de hablar

tu mamá y me avisó

que cheo quiere

que le devuelvas el anillo.

sara: no, si lo veo

le voy a decir

hasta de lo que se va a morir.

no, mejor entrégaselo tú, porfa.

simón: quién sabe qué se trae

entre manos.

a ver, ¿dónde lo tienes?

sara: híjole,

no me acuerdo dónde lo puse.

voy a buscarlo.

aprovecho que antonio

está dormido en su cuarto.

simón: [silencia]

sara: sí.

anselmo: ojalá y no vayan

a prender el gas de golpe.

isabel: ricardo, soy yo.

¿para qué querías

que te llamara?

ricardo: para decirte

que el plan contra la vecina

ya está en marcha.

isabel: ¿qué le vas a hacer?

ricardo: vamos a empezar

por arruinarle el restaurante.

para que se quede

con una mano por delante

y otra por atrás.

isabel: me parece más que bien.

ricardo: solo que necesito

dinero para pagarle

a la gente que me va

a hacer el trabajo.

isabel: olvídalo.

no te voy a dar ni un peso

antes de ver resultados.

te conozco,

sé que eres un tramposo.

ricardo: no en los negocios.

así que si quieres que se haga,

tienes que confiar

en mi palabra.

isabel: precisamente

eso es en lo que no confío.

no te voy a dar

ni un centavo por adelantado.

ricardo: me costó conseguir

quien hiciera el trabajo.

no los voy a perder

por tus desconfianzas.

isabel: es tu negocio, ¿no?

fináncialo tú.

y cuando vea el resultado,

te pago con mucho gusto.

si algo me enseñaste

fue a negociar con ratas.

anselmo: a tu salud, sara.

Cargando Playlist...