null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 106

23 Jul 2020 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

antonio: no,

mejor llévate mi coche,

yo no quiero manejar.

me voy con los escoltas.

sebastián: está bien.

gracias, ¿eh?

paz y amor, hermano.

antonio: qué mal me siento.

[jadea]

ricardo: como podrás imaginarte,

isabel odia a sara granados.

quiere que le haga

la vida imposible.

por lo que necesito tu ayuda.

pedro: ¿y por qué

habría de hacerlo?

ricardo: porque nos conviene.

esa mujer es el punto débil

de antonio.

si la ve mal, se va a distraer

tratando de ayudarla.

pedro: no es mala idea,

pero tengo que pensar

cómo fastidiarla.

nos hablamos después.

doña lucita: [ríe]

adelante, están en su casa.

simón: gracias.

edwina: gracias.

simón: gracias, lucita.

doña lucita: ¿le--les ofrezco

algo de tomar?

edwina: no--no, gracias.

doña lucita: ¿y usted, simón?

simón: tampoco.

muchas gracias.

doña lucita: sabía

que iba a aceptar

que el cohete lleve mi nombre.

claro, a cambio

de que le perdone la deuda.

es una oferta muy tentadora,

no lo niegue.

simón: es muy tentadora,

pero...

no la puedo aceptar.

doña lucita: no, no puede ser.

es--está bromeando, ¿verdad?

simón: no, doña lucita.

mire, el nombre

que va a llevar el cohete

es un asunto de gratitud.

doña lucita: por eso mismo.

debería estar agradecido

conmigo.

simón: y créame que lo estoy,

pero el nombre del cohete

se va a componer

con la primera inicial

de todas las personas

que han participado

de manera importante

dentro del proyecto.

doña lucita: mire, simón,

nunca he aceptado un no

como respuesta.

simón: bueno, discúlpeme,

pero siempre hay

una primera vez.

doña lucita: [resuella]

edwina: se me está ocurriendo

otra opción

para que su nombre

vaya al espacio.

doña lucita: ah, ¿sí, señorita?

dígame, ¿qué es eso

que se le acaba de ocurrir?

edwina: para terminar la nave

nos hace falta un componente

para el sistema de navegación.

doña lucita: ajá.

edwina: si usted

nos lo consiguiera,

podríamos poner una inscripción

en el cohete que diga

"sistema de posicionamiento

donado por doña lucita requena,

viuda de legarreta".

doña lucita: con letras grandes.

simón: lo suficiente

para que se vea claro.

doña lucita: ¿y en la punta

del cohete?

simón: en la base.

doña lucita: yo quiero que sea

en la punta.

simón: eh, y yo

le ofrezco la base.

doña lucita: como no nos vamos

a poner de acuerdo,

¿qué le parece si--si lo dejamos

a la suerte, mm?

una partida de póker,

por ejemplo.

[ríe]

simón: es que no sé jugar póker.

edwina: yo sí.

simón: edwina.

doña lucita: ¿qué pasa, simón?

¿que no le tiene confianza

a su novia?

simón: no, no, no es mi novia.

doña lucita: pues debería serlo,

usted ya no se cuece

al primer hervor, ¿eh?

vo--voy a buscar las cartas.

[llaman a la puerta]

rafael: pase.

sebastián: señor padilla,

necesito que me haga un favor.

rafael: sí, claro que sí,

dígame.

sebastián: ¿me podría llevar

al hotel en el coche de antonio?

es que no quiero

que me vean manejando,

no vaya a ser que me reconozcan.

rafael: [ríe]

vestido así dudo mucho

que alguien lo reconozca.

sebastián: más vale prevenir

que lamentar, ¿eh?

los hermanos de titina

parecen sabuesos.

rafael: [ríe]

sebastián: hágame el favor, ¿sí?

rafael: claro que sí.

¿cuánto tiempo va a estar

vestido así, eh?

sebastián: el que sea necesario.

hasta estoy pensando

en que podría trabajar encerrado

en el hotel.

rafael: [ríe]

está bromeando, ¿verdad?

sebastián: claro.

si recibo gente en el hotel,

sería más fácil que me pesquen,

¿va?

aquí, cuando menos,

estoy seguro.

rafael: eso sí.

bueno,

vamos, lo llevo.

sebastián: gracias, sí.

rafael: [ríe]

[celular]

pedro: ¿qué pasó, elías?

elías: patrón, su mujer ya está

en su casa.

se vino directo del molcajete.

pedro: ¿qué me dices de bruno?

¿se apareció por allá?

elías: no, patrón, ni sus luces.

pedro: si laura vuelve a salir,

la sigues

y me lo reportas de inmediato.

¿será que solo

lo estoy imaginando?

¡no!

¡no!

no me puedo confiar.

bien dicen:

"piensa mal y acertarás".

laura: ¿bruno?

bruno: mi amor,

qué bueno que me llamas.

perdón por no haber podido ir

al restaurante, pero--

¿te explicó sara?

laura: sí.

¿cómo sigues?

bruno: pues mejor, gracias.

¿tú cómo estás?

laura: mal.

pedro me mandó a seguir.

bruno: no me digas.

laura: rosa descubrió a elías

espiando afuera del molcajete.

pensaba verte en tu casa,

pero afortunadamente,

no lo hice.

¿te imaginas

si me hubiera seguido?

bruno: a ver, a ver,

tranquila, mi amor,

que eso no va a suceder

si lo evitamos.

solo que no puedes seguir

viviendo al lado de un hombre

que te tiene así de aterrada.

tienes que pedirle

que se separen.

laura: sí, tengo que hacerlo.

bruno: per--bueno, pero ¿cuándo?

laura: no sé.

pero te prometo que pronto.

bruno: está bien, tranquila,

y perdón,

no--no te quiero presionar,

solo--solo quiero

que estemos juntos.

laura: yo también.

tengo que colgar,

en cualquier momento

puede llegar.

bruno: está bien,

pero no olvides que te amo.

laura: yo igual.

tengo que separarme.

no puedo seguir con él,

pero ¿cómo?

rafael: ingeniero,

no creo que sea necesario

que se esconda.

[ríe]

le digo que vestido así

nadie lo va a reconocer.

sebastián: está bien, está bien,

pero no te pares

hasta llegar al hotel, ¿eh?

rafael: está bien.

ambos: ¡ey!

sebastián: ¿qué pasa?

rafael: no puede ser.

luego por eso los atropellan.

sebastián: lo bueno

es que alcanzó a verlo, ¿eh?

si no, nos llevamos.

rafael: pues sí.

doña lucita: tres,

cuatro,

cinco.

edwina: [suspira]

doña lucita: [chista]

ey, ey, los mirones son de palo.

¿cuántas va a cambiar?

edwina: cuatro.

doña lucita: yo, tres.

a ver.

uno, dos, tres, cuatro.

estas no van.

mm.

bueno,

tercia de reyes.

edwina: full de cuatros

con cincos.

simón: ¿ganamos?

[ríe]

doña lucita: ¿dónde compro eso

que les hace falta?

ambos: [ríen]

>> hazme el paro, no seas gacho.

neta, no quiero perder

la chamba.

tengo boletos para el concierto

de los ángeles azules

y va a estar buenísimo.

[tararea]

¿sí o no?

>> ¿y qué hay que hacer o qué?

>> está fácil,

solo tienes que cubrirme

en el servicio a los cuartos.

es el turno nocturno.

>> [ríe]

o sea,

quieres que la haga de mesero.

>> no, no te van a poner a

atender las mesas.

solo trabajas

si piden algo a los cuartos,

pero eso casi nunca pasa.

la gente prefiere

el restaurante.

>> ay, sí, pero pues el desvelón

nadie te lo quita.

>> órale, te doy el doble

de lo que saco por noche.

>> párate, párate, párate.

¿y me tengo que vestir de mesero

y toda la cosa?

>> pues sí,

pero ¿qué se le hace?

anímate.

pepe: que se me hace

que ya valió nuestro plan

para que te pongan en contacto

con el informante del df.

ya es para que se hubieran

comunicado contigo.

[celular]

nelson: lo invocaste.

no hables.

bueno.

pedro: las respuestas

que mandaste

no sirvieron de nada.

mi contacto sigue sin poder

solucionar el problema.

nelson: pero si yo le mandé

lo que me pidió.

pedro: no fue suficiente.

te voy a poner

en contacto con él

para que soluciones esto

de una buena vez.

ya estoy harto

de esta situación.

nelson: pues dele mi teléfono

y yo espero su llamada.

pedro: no, si no es tan fácil.

anselmo va a pasar por ti

donde siempre,

a las 08:00.

vas a hablar con él

en mi presencia.

nelson: no, pues,

como usted diga.

pepe: ¿qué pasó?

nelson: pues va a mandar

por mí.

quiere que hable

con su informante delante de él.

pepe: no lo hagas.

mejor no vayas.

capaz que descubren el engaño.

nelson: no, pues,

que está loco.

si no me presento,

mañana amanezco con un tiro

en la cabeza.

mejor ayúdame a pensar

qué le voy a decir

al informante.

sara: antonio, ¿qué tienes?

sebastián: buenas tardes,

una habitación sencilla,

por favor.

recepcionista: un momento.

¿me puede llenar

este formulario, por favor?

sebastián: claro que sí.

rafael: bueno, ingeniero,

yo me despido.

¿se le ofrece algo más?

sebastián: no, gracias, rafa.

aquí ya estoy a salvo.

rafael: [ríe]

está bien.

hasta luego.

recepcionista: bye.

sebastián: [piensa] qué idiota.

¿me da otro formulario,

por favor?

es que lo eché a perder.

recepcionista: ah, sí, claro.

sebastián: aquí está.

recepcionista: perfecto,

señor segura.

¿va a dejar algún depósito

o va a abrir un boucher?

sebastián: un boucher,

por favor.

sí.

aquí tiene.

recepcionista: ah, disculpe,

pero es que aquí dice

sebastián morales.

sebastián: ay, no me diga.

es que es de un amigo.

seguro él se quedó con la mía,

ahora que fuimos a comer.

recepcionista: también puede ser

un depósito en efectivo.

sebastián: ah, sí, sí, claro.

este, aquí está.

gracias, ¿eh?

recepcionista: perfecto.

en un momento le dan su llave.

simón: [resuella]

juancho: ¿cómo te fue

con doña lucita?

¿no se pudo difícil?

simón: al principio sí,

hasta me dijo que nunca

aceptaba un no como respuesta.

juancho: ¿y qué hicieron?

simón: a edwina

se le ocurrió decirle

que nos hacía falta

el sistema de posicionamiento

para terminar el cohete

y le propuso...

¿qué?

que lo donara,

a cambio de que le pusiera

una inscripción en el fuselaje

con su nombre,

agradeciendo el donativo.

juancho: ay, ¿y a poco aceptó?

simón: sí.

juancho: anda, tu novia

es un estuche de monerías.

simón: no es mi novia.

juancho: está bueno, pues,

no dije nada.

llamó la otra,

que tampoco es tu novia.

simón: ¿quién?

juancho: serena.

simón: ¿y qué dijo?

juancho: que en dos semanas

viene con gente de la agencia

para ver el cohete.

simón: [suspira]

cheo: ¿a poco no salí bien?

roque: [ríe]

estás loco.

¿y para qué quieres eso?

cheo: ay, para recordar la cara

que puso el imbécil de antonio

cuando me vio ahí.

se la hice buena al desgraciado,

¿o no?

roque: si tú lo dices.

al final,

lo único que ocasionaste

fue que la novia

lo mandara al diablo.

y como ya no va a haber boda,

antonio tiene el camino libre

con sara.

[celular]

cheo: bueno.

eh, sí, soy yo, licenciado.

¿qué pasó?

no me diga eso.

[resuella]

me lleva el demonio.

los de la aseguradora

solo van a pagar

lo que establece

la póliza que firmé,

ni un peso más.

roque: o sea que este viaje

no sirvió de nada.

cheo: empaca tus cosas.

nos regresamos a progreso.

antonio: [resuella]

[alerta de mensaje]

parece que tengo temperatura.

ismael, ya voy de salida.

nelson: bueno, ¿pues qué

les pasa?

primero lo traen a uno

encañonado y en el suelo

de la camioneta,

y ahora, ¿con los ojos tapados?

pues soy gente de confianza,

don pedro.

pedro: deja de quejarte.

¿traes los datos que necesita

mi contacto?

sí, aquí los traigo.

pedro: solo vas a hablar

del problema con los sensores,

¿entendido?

[tono de llamada]

ricardo: ¿qué pasó, pedro?

¿localizaste a tu informante?

pedro: sí, aquí está conmigo.

aclara todo lo que necesites

para solucionar el problema

de una vez por todas.

ricardo: necesito

las lecturas de presión

de los tres sensores

que manipulaste.

nelson: son 103 kpa.

ricardo: ¿estás seguro

que los parámetros

que me mandaste

son los correctos?

nelson: sí,

los revisé varias veces.

ricardo: ¿el diferencial

entre los tres sensores

en qué rango lo tienes?

nelson: en punto 07.

ricardo: perfecto.

estos son los datos

que me faltaban

para encontrar la solución.

nelson: pues como dice el dicho,

hablando se entiende la gente.

ricardo: pásame a pedro.

listo, pedro.

te hago llegar la solución

cuando la tenga.

oye, ¿qué?

¿ya decidiste si me vas a ayudar

a fregarle la vida a sara?

pedro: aún no,

eso lo hablamos después.

dale velocidad

a lo de los sensores.

no quiero más problemas.

apenas tenga la solución,

te la mando con anselmo.

llévatelo.

nelson: [piensa] ¿quién será

esa sara

a la que quieren fregar?

sara: [resuella]

¿qué tienes?

antonio, ¿qué tienes?

dime algo.

[música]

antonio--

[gime]

¿qué tienes?

estás ardiendo en fiebre,

dios mío.

antonio, por el amor de dios,

¿qué necesitas?

antonio: [balbucea]

sara: antonio, ¿qué te pasa?

sebastián: ay, dios.

ahí está arnold.

[chista]

javier: ¿sebastián?

sebastián: [chista]

javier: ¿qué haces vestido así?

sebastián: no me vuelvas

a llamar sebastián.

me llamo ricardo, ¿ok?

¿mm?

javier: ¿a poco tienes

dos nombres o qué?

sebastián: no.

[chista]

me llamo sebastián,

pero aquí,

necesito que me digas ricardo.

javier: ah, ¿y eso

por qué o qué?

sebastián: ¿viste al tipo ese

que estaba platicando

con los meseros?

javier: creo que sí.

uno medio--medio fuer--

no, como gordito, ¿no?

pero--

de bigotito--

sebastián: ese, ese, ese.

bueno, pues, es uno

de los hermanos de titina.

javier: no manches--

¿de los que se surtieron

al ingeniero que vino de méxico?

sebastián: exacto.

y por la golpiza

que le dieron a david,

me mandaron de regreso.

javier: [ríe]

entonces, ¿andas de incógnito?

no manches, sebastián,

si llegan a reconocerte,

te va a ir como en feria.

sebastián: pues claro, menso.

imagínate, si a david

lo dejaron casi tuerto,

¿cómo me pondrían a mí?

los hermanos de titina

están dispuestos a todo

con tal de que le cumpla.

javier: ¿que le cumplas qué?

no me digas que te salió

con su domingo siete, sebastián.

sebastián: sí, eso parece.

javier: no manches--

¿y qué vas a hacer?

sebastián: pues, mientras decido

cómo enfrentarme a titina,

pues encerrarme en el hotel.

javier: no, no, no, no,

esto es muy fácil.

un anillo de compromiso.

sebastián: ¿qué?

no, hombre,

ni que estuviera loco.

hazme un favor.

javier: sí.

sebastián: ve a ver

si ya se fue arnold.

estoy en el cuarto 302,

ahí te espero.

javier: ok, ora,

te veo en tu cuarto.

isabel: nunca se lo voy

a perdonar.

todo por la infeliz

de la vecina.

natalia: ay, ya, isabel,

deja eso.

no tiene caso

que te sigas lastimando.

[timbre]

isabel: [suspira]

chelo: hola.

[ríe]

isabel.

oye, mujer, cuánto lo siento,

no sabes lo conmovido que estoy.

vi el periódico.

ven acá.

isabel: [ríe]

chelo: ánimo.

ánimo, mujer,

que para eso estamos los amigos,

¿eh?

traje vino, traje queso,

para aligerar tu sufrimiento.

natalia: chelo, no creo que--

chelo: no, no, natalia, no.

por favor, no,

no digas nada.

estos son los momentos exactos

cuando hay que estar

para los amigos.

anda, trae unas copas,

un plato para el queso, ¿sí?

natalia: ajá.

chelo: ándale.

isabel, fíjate

que natalia me contó tu historia

y yo me tomé la libertad--

[ríe]

de contárselo a la escritora

de los ramírez,

y no me lo vas a creer--

[ríe]

le encantó, le encantó.

ambos: [ríen]

chelo: ¿sabes?

está dispuesta

a hacer una "subtrama"

en la telenovela.

ambas: [ríen]

chelo: mira,

aquí está la sinopsis,

te la voy a leer.

isabel: ay.

chelo: está intensa a morir,

a morir.

escucha.

"aurora es una joven bella..."

sara: sí, doctor,

lo encontré casi desvanecido

en la puerta de su departamento

y está ardiendo en fiebre.

doctor: antes que nada

tranquilícese,

y métalo a bañar

para bajarle la temperatura.

voy para allá.

deme la dirección.

sara: estamos

en la colonia arboledas,

calle cipreses 145,

departamento uno.

pregunte

por el ingeniero andrade

o por sara granados.

doctor: de acuerdo,

salgo de inmediato.

sara: antonio, ayúdame,

por favor.

te tengo que meter a la regadera

para que se te baje la fiebre.

antonio.

no, no, no, a ver,

primero voy a poner una silla

adentro de la regadera

o te me vas a caer.

ay.

[gime]

[televisión]

simón: ¿qué hubo?

¿cómo sigues?

bruno: ahí la llevo.

simón: ¿y sara?

bruno: no ha llegado.

juancho: te lo dije.

bruno: ¿qué, qué cosa?

juancho: el coche de sara

está en el estacionamiento

y la puerta del departamento

de antonio

está abierta,

seguro está con él.

bruno: bueno, pues déjalos.

¿tú crees

que no tienen de qué hablar

después de la que se armó

en el df?

juancho: ¿se armó qué?

simón: ah, ya,

nada de tu incumbencia.

bruno: ¿a ustedes cómo les fue?

simón: muy bien.

hoy cerramos el trato

con otros dos anunciantes,

y doña lucita va a donar

el sistema de posicionamiento

del cohete.

bruno: órale, qué buena onda.

esa doña es a todo dar, ¿va?

simón: sí.

bruno: era lo único que faltaba

para terminar el cohete, ¿no?

simón: así es.

bruno: ¿y para cuándo

está programado el despegue?

simón: ah, aún no lo defino.

tengo que esperar

a que regrese serena

con gente de la agencia espacial

para dar el aval.

dice que sería más o menos

en dos semanas.

bruno: híjole.

¿y no estás nervioso?

simón: nervioso es poco.

ojalá que no le pongan peros

al cohete.

bruno: no, hombre, ánimo.

aparte, seguro serena

te va a echar la mano.

simón: ay, pues eso espero.

[ríe]

chelo: "y después de ver

destrozada su carrera

con el rompimiento

de su compromiso con el hombre,

aquel hombre que amó

durante años,

ella, ella decide

vengarse de ellos".

[ríe]

y hasta ahí va.

¿qué les parece?

natalia: m--muy... intensa.

chelo: intensa,

como la vida misma.

natalia: ¿y luego, qué sigue?

chelo: pues dice

que se va a vengar,

lo que aún no sabe todavía

es cómo.

yo me imagino

que buscará a cualquier precio

quien la ayude a impedir

la felicidad

del amor de su vida.

isabel: como la vida misma.

chelo: como la vida misma.

isabel: [ríe]

chelo: ¿qué dices, isabel?

anda.

solamente hace falta

que autorices

para que usemos tu historia.

pero si te afecta,

nos olvidamos del asunto y ya.

isabel: por mí no hay problema.

siempre y cuando,

no mencionen mi nombre, ¿eh?

chelo: bien, muy bien.

natalia, mujer,

¿qué pasó con esas copas?

esto hay que festejarlo, caray.

[ríe]

isabel: no, no, no, no,

yo voy por ellas,

no te preocupes.

natalia: [ríe]

[música]

[llaman a la puerta]

sebastián: ¿quién?

>> tu ángel de la guarda.

javier: ey, ¿qué haces?

sebastián: ¿qué pasó?

¿ya se fue?

javier: pues cuando bajé,

seguía platicando

con el jefe de meseros.

seguro son cuates

y no tiene ni para cuándo irse.

sebastián: ay, me lleva.

yo que quería bajar a cenar.

javier: pues pide

servicio al cuarto,

ya mañana bajas a desayunar.

digo, no se va a quedar aquí

toda la noche.

sebastián: eso sí.

eh, ¿me harías un favor?

javier: pues con que no me pidas

que le dé el apellido a tu hijo,

lo que quieras.

ambos: [ríen]

sebastián: qué gracioso.

la única manera de arreglar esto

es enfrentándome a titina.

¿podrías ir a su casa

y decirle que estoy dispuesto

a hacerme cargo

del hijo que espera,

siempre y cuando

me demuestre que es mío

con una prueba de adn?

javier: a ver, ¿estás loco?

aquí en san gaspar

cuando una mujer dice

que el hijo es tuyo, es tuyo.

no hay vuelta de hoja.

sebastián, lo único que te queda

es casarte.

sebastián: primero, muerto.

javier: pues si no te casas,

júralo que sí.

sebastián: ¿sabes qué?

javier: ¿qué?

sebastián: gracias por nada.

javier: ah, espera,

o sea, ¿ahora tengo yo

la culpa de tus errores?

nos vemos después.

ah,

¿me invitas al bautizo, no?

[ríe]

sebastián: hijo.

señorita,

quisiera ordenar algo de cenar

al cuarto, por favor.

[teléfono]

sara: ¿sí?

>> está aquí

el doctor que viene a atender

al ingeniero andrade.

sara: que pase, por favor.

ya dejé la puerta abierta.

pepe: ¿qué hubo?

¿cómo te fue?

nelson: pues me libré.

nadie sospechó nada,

ni siquiera el tipo del df.

pepe: ¿lograste averiguar

quién es?

¿cómo se llama?

¿algún dato?

nelson: nada.

el que nos comunicó

lo hizo desde su celular

y abrió el "speaker"

para escuchar todo.

el tipo ni siquiera

dijo su nombre.

pepe: me lleva.

nelson: mira, lo único

que alcancé a oír al final

fue que el tipo

le preguntó al don

que si lo ayudaba a fregar

a una tal sara.

pepe: ¿sara qué?

nelson: así nada más,

porque de volada

quitó el speaker

y pues ya no escuché

qué más le dijo.

pepe: ¿quién podrá ser esa sara?

¿no será que se referían

a la vecina

del ingeniero andrade?

la dueña del molcajete.

se llama sara.

y si se trata de sara granados,

¿por qué querrán fregarla?

nelson: pues seguro saben

que es amiga del ingeniero.

acuérdate que según esto

tuvieron sus queveres

aquel fin de semana

que se desaparecieron.

pepe: claro,

y fregándola a ella,

le dan de refilón al ingeniero.

¿será que la vamos a ver

y le informamos?

nelson: no, eso no.

si le decimos,

nos va a preguntar

cómo nos enteramos,

y entonces sí

voy a tener que delatarme.

mira, hay que pensar

qué otra cosa podemos hacer

para ponerla sobre aviso.

chelo: cuando vinieron a hacer

el casting de la película

del superagente

me ofrecieron un papel.

la verdad es que era

un papel importante.

natalia: ¿y por qué

no aceptaste?

chelo: ¿qué te digo, natalia?

no me querían dar el crédito

que les pedí.

estos de hollywood

creen que uno les va a aceptar

así como así.

pues no.

natalia: claro,

una razón muy importante.

isabel: [ríe]

chelo: pues sí.

¿ya viste, isabel?

te estás riendo.

yo sabía que mi visita

te iba a aligerar un poco

tus penas.

isabel: sí.

ambos: [ríen]

[teléfono]

isabel: ay.

bueno.

sebastián: buenas noches,

isabel.

¿me puedes pasar a natalia,

por favor?

isabel: lo siento,

pero no puede contestarte,

tiene visita.

sebastián: no me digas

que el actorcete ese

está ahí, ¿eh?

isabel: sí.

¿y qué crees?

vieras lo encantada que está.

natalia: [ríe]

ay, chelo.

ambos: [ríen]

isabel: ¿ya los oíste?

mejor déjala en paz.

disfruta a tu novia

de san gaspar.

adiós.

natalia: [ríe]

ay, chelo.

sebastián: [gruñe]

[timbre]

doctor núñez: buenas noches,

soy el doctor núñez.

simón: ¿qué tal?

buenas noches.

doctor núñez: me llamaron

por una emergencia.

simón: no,

nosotros no hemos llamado

a ningún doctor.

doctor núñez: me dijeron

que preguntara

por antonio andrade

o sara granados,

en el departamento uno.

simón: ¿antonio andrade?

doctor núñez: ajá.

simón: antonio andrade

vive en ese departamento de ahí.

si quiere, lo acompaño.

¿antonio?

antonio.

antonio.

¿qué pasó?

el doctor tocó en la casa.

sara: bendito sea dios

que llega, doctor.

me debo haber equivocado

en el número de departamento.

doctor núñez: qué bueno

que pudo meterlo en la regadera.

sara: pero sigue

con la fiebre muy alta.

doctor núñez: a ver,

voy a revisarlo,

así que si me permiten,

por favor.

sara: sí.

[música]

casi desvanecido en la puerta

y ardiendo en fiebre.

no hace más que balbucear.

no tengo idea de qué le pasó,

simón.

simón: tranquila,

ya nos dirá el doctor.

doctor núñez: [resuella]

sara: ¿qué tiene, doctor?

doctor núñez: tiene dengue.

sara: dios mío.

pero ¿va a estar bien?

doctor núñez: si se cuida, sí.

pero me temo

que por lo alta

que está la fiebre

podría complicarse

y volverse hemorrágico.

sara: dios.

doctor núñez: así

que les recomiendo

que lo mantengan vigilado

constantemente.

sara: pero ¿cómo se contagió,

si acaba de llegar del df?

doctor núñez: el virus

tiene un período de incubación

de entre 5 a 15 días

a partir

de que el mosquito pica,

así que bien pudo suceder antes.

sara: entiendo.

¿y qué debemos hacer

para cuidarlo?

doctor núñez: no permitir

que aumente la fiebre.

ya le administré un medicamento,

pero puede volver a subir.

si sucede,

le dan la medicina

que les voy a indicar.

hay que mantenerlo hidratado,

es muy importante.

y tiene que guardar reposo,

por lo menos, unos cinco días.

está muy débil

y adolorido

de las articulaciones

así que apenas

se va a poder mover.

sara: nunca pensé que el dengue

fuera tan grave.

doctor núñez: así es,

y particularmente, cuando hay

un cuadro hemorrágico.

por eso hay que evitarlo.

bueno,

voy a hacerles una receta.

si me permite.

muy bien.

pura dieta blanda.

si no quiere comer,

el agua no debe faltarle, ¿sí?

sara: sí, doctor.

doctor núñez: y cualquier cosa

me avisan inmediatamente.

sara: sí, claro que sí.

¿cuánto le debemos?

doctor núñez: son 500 pesos.

gracias.

bueno,

voy a estar al--al pendiente.

sara: sí, gracias.

doctor núñez: hasta luego.

simón: [resuella]

habrá que llamar a su familia.

sara: no, no, no,

creo que mejor no.

después de lo que pasó,

no creo

que antonio quiera verlos,

ni ellos a él.

simón: entonces,

¿quién lo va a cuidar?

el doctor dijo

que había que estar a su lado

sin despegarse.

sara: yo lo voy a hacer.

simón: ¿y el restaurante?

sara: bueno, rosa

puede manejarlo.

voy a estar al teléfono con ella

constantemente.

simón: bueno, está bien.

en lo que pueda ayudarte,

cuenta conmigo.

sara: gracias, tío.

vamos a verlo.

simón: vamos.

[televisión]

sebastián: ah.

[resopla]

[llaman a la puerta]

ah, ya, ya era hora.

>> [llama a la puerta]

buenas noches.

traigo la cena que ordenó.

sebastián: disculpe,

¿podría dejarla fuera?

mi esposo está bañándose y yo--

estoy en paños menores.

>> pero si acaba de abrir,

señora.

sebastián: qué pena,

es que soy muy distraída,

y como me iba a meter a bañar

con mi marido,

se me olvidó.

>> no se preocupe,

se la dejo aquí afuera,

pero necesito

que me firme la comanda.

sebastián: no sea malito,

pásemela por debajo

de la puerta,

si es tan amable.

permítame,

se la llevo a mi esposo.

ahí va su propina.

muchas gracias, joven.

>> vieja agarrada.

sebastián: ¿perdón?

no le escuché.

>> provecho, señora.

buenas noches.

sebastián: igualmente.

[televisión]

simón: se ve que está tranquilo.

sara: la fiebre cedió

con lo que le inyectó el doctor.

simón: ajá.

antonio: el teléfono.

¿dónde está el teléfono?

tengo que hacer unas llamadas.

sara: antonio, tranquilo.

tienes que reposar,

son órdenes del doctor.

antonio: ¿el doctor?

sara: sí, te picó un mosquito

que te contagió el dengue.

antonio: ¿dengue?

sara: ajá.

antonio: no puede ser.

simón: finalmente,

un mosquito lo derrotó.

sara: pero vas a estar bien.

ya estás medicado

y solamente es necesario cuidar

que no se te vuelva

a subir la fiebre.

pero por lo menos

tienes que guardar

cinco días de reposo.

antonio: ¿cinco días?

sara: sí.

antonio: no puedo,

tengo mucho trabajo.

simón: aunque no quiera,

no está en condiciones

de sostenerse en pie.

antonio: [gime]

sara: no.

simón: no se resista,

tiene que descansar.

no le queda de otra, hombre.

nosotros nos vamos a encargar

de usted.

antonio: gracias.

simón: voy a surtir la receta,

ahora vengo.

sara: sí.

gracias.

oye, me hiciste pasar

un sustote, ¿eh?

antonio: gracias por estar aquí.

sara: no, hombre,

¿qué agradeces?

¿quieres que le avise

a tu familia?

antonio: no.

sara: era lo que supuse.

pero no te preocupes,

no les vamos a avisar nada.

yo te voy a cuidar,

y simón también

va a estar al pendiente.

antonio: eres un ángel.

mi ángel de la guarda.

[música]

nelson: "sara, tenga cuidado,

le quieren hacer daño".

pepe: se me hace

que deberíamos ponerle

quién la quiere lastimar, ¿no?

nelson: no, así está bien.

pues es nomás

para que se prevenga.

ella sabrá

de quién tiene que cuidarse.

pepe: ay, no seas bruto.

¿cómo va a saber?

si es lo que pensamos,

la quieren fregar

para darle en la torre

al ingeniero.

nelson: pues sí, ¿verdad?

pero si ponemos

que son los saqueadores,

¿ella cómo va a saber

quiénes son?

así está bien.

te digo que solo es

para prevenirla.

pepe: está bueno, pues, ya.

métela debajo de la puerta.

quintín: ¿qué andan haciendo?

pepe: veníamos a tomarnos

una cerveza.

pensamos que cerraban más tarde.

quintín: no la frieguen,

¿cómo una cerveza?

luego agarran la jarra,

mañana jugamos

contra real san blas.

mejor vamos a echarnos

un refresco

al negocio de nacho lópez.

nelson: no, pues,

como usted diga, jefe.

quintín: órale.

vámonos.

órale.

nelson: ya, vamos.

bruno: [gime]

¿tú?

¿dónde andabas?

simón: vengo de la farmacia,

fui a comprar unas medicinas

para antonio.

tiene dengue.

bruno: no.

simón: ajá.

sara se lo encontró

en la puerta de su casa.

estaba bastante mal.

tenía fiebre muy alta.

bruno: ¿y sara se quedó con él?

simón: sí.

el doctor dijo

que hay que vigilar

que no le suba la temperatura

para evitar que la situación

se complique.

va a tener que estar en reposo

cinco días.

bruno: uh.

pues vamos a tener

que echarle la mano.

simón: sí, fue lo que le ofrecí.

por lo menos

para relevar de vez en cuando

a sara.

no quiere despegarse

ni un segundo de él.

bruno: pues sí.

bueno,

me voy a poner unos "pants"

para ver qué se les ofrece.

simón: está bien.

antonio: [resuella]

[resuella]

sara: debe de tener calor.

antonio: [susurra] sara.

sara: dime.

antonieta: te quiero.

pedro: ¿que no me vas a saludar?

¿y ahora qué te pasa?

en la mañana

te despediste muy cariñosa.

laura: discúlpame,

estaba distraída.

pedro: sírveme de cenar.

laura: sí.

pedro: [piensa] ¿no será

que estás de malas

porque no viste a bruno?

seguro las borró.

es el número de la casa de sara.

sara: [ríe]

antonio: gracias.

sara: tienes que mantenerte

bien hidratado, ¿eh?

es muy importante.

antonio: nunca me imaginé

que algún día

me fueras a cuidar.

sara: pues ya ves.

y todo se lo debemos

a un mosquito.

antonio: y yo que pensé

que ya era inmune,

porque no les hacía caso.

sara: [ríe]

ya te sientes mejor, ¿verdad?

mm, ya te bajó la fiebre

y hasta sonríes.

ambos: [ríen]

antonio: ¿me pasarías

una camiseta?

la prefiero a la sábana.

sara: [ríe]

ay, guau,

se me había olvidado cómo eras

de meticuloso.

antonio: [ríe]

sara: ¿no te aburres de tener

todo tan ordenado en tu vida?

antonio: no,

porque te tengo a ti

para que me la desordenes.

eres justo esa dosis

de desorden,

incoherencia y desparpajo

que necesito.

sara: ¿me estás halagando

o me estás ofendiendo?

antonio: [ríe]

halagando.

porque eso es, precisamente,

lo que más me gusta de ti.

sara: [ríe]

se me hace que estás delirando,

¿eh?

[ríe]

laura: ¿qué quieres de tomar?

pedro: ¿para qué llamaste

a casa de sara

si estuviste con ella

en el molcajete?

laura: cuando nos despedimos

me dijo que iba para su casa

y la llamé ahí,

porque quedé de pasarle

el teléfono de un proveedor.

pedro: ¿qué proveedor?

laura: el de mariscos

del puerto.

por favor, pedro,

no vayas a empezar

con tus cosas.

de verdad,

ya no puedo con tus celos.

a veces me dan ganas de--

pedro: [grita] ¿ganas de qué?

¿de dejarme?

sabía que me ibas

a salir con esto.

ahora mismo me vas a decir

qué es lo que traes

o te juro

que te vas a arrepentir.

laura: ¿qué quieres de mí?

hace mucho que siento

que somos unos extraños.

no te importa lo que hago,

lo que siento.

si salgo a alguna parte,

te molestas.

me tratas como un objeto.

pedro: ¡no me vengas con eso!

te trato como una reina,

te doy todo.

te saqué de esa vida miserable

en la que vivías.

laura: suéltame, me lastimas.

pedro: entonces no me provoques.

escúchame muy bien,

primero, te mueres...

antes que te largues de aquí.

si crees

que ya no hay nada

entre nosotros

te voy a demostrar

que estás equivocada.

laura: no, por favor--

pedro: ¡cállate!

¡cierra la boca!

querías mi atención, ¿no?

laura: [llora]

pedro: la vas a tener.

laura: no--no--

sara: ¿quieres saber qué fue

lo que más me llamó

la atención de ti?

antonio: si no vas a hacer

que se me suba la fiebre,

dime.

sara: [ríe]

que seas tan serio,

tan presumido

y tan antipático.

antonio: mm, lo dicho,

se me está subiendo

la temperatura.

sara: y lo que más me gustó

fue descubrir

que detrás de todo eso

hay un gran hombre.

el único que llevo grabado

en mi corazón.

Cargando Playlist...