null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 103

21 Jul 2020 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

natalia: ay, ¿qué le va a hacer?

bueno, lo que sea se lo merece

por darme este cheque sin

fondos.

[celular]

sebastián: ¿qué pasó, cretino?

antonio: ¿dónde estás? tenemos

que hablar. te tengo noticias

de titina.

sebastián: en este momento no

puedo hablar, estoy esperando

a una persona.

antonio: esto urge.

titina está embarazada.

sebastián: ah, qué bien.

felicítamela de mi parte, ¿eh?

antonio: sebastián,

la embarazaste tú.

sebastián: ¿yo? pero ¿cómo?

antonio: sebastián, es en serio.

vas a tener un hijo con ella.

sebastián: no, no, no.

no puede ser.

antonio: anoche vinieron sus

hermano para buscarte y lo

confundieron a david contigo

y le dieron una golpiza.

sebastián: qué barbaridad.

¿y cómo está, eh?

antonio: pues, por poco se queda

tuerto. hoy mismo salió de

regreso al d.f.

sebastián: qué caray.

no, así menos regreso.

antonio: sara habló con titina.

sebastián: ¿y qué le dijo?

antonio: que si no quieres

hacerte cargo de ella, está

decidida a ser madre soltera.

sebastián: habrá que ver si ese

hijo es mío, ¿eh? no es

precisamente una santa.

antonio: mira, no sé, pero

tienes que arreglar esto.

sebastián: sí. sí, sí, lo haré.

antonio: platicamos ahora que

llegue al d.f. me voy esta

tarde.

sebastián: está bien.

gracias por llamar, cretino.

[suspira]

marcelo: no. no, no, no.

perdóname, pero yo no voy a

regresar al set hasta que

arreglen lo que les pedí.

es que no puede ser.

es que nadie me entiende.

marina: escuché tan mal a kike

que mejor fui a verlo a su casa.

ay, el pobre estaba deshecho.

bueno, debiste haber averiguado

antes de culparlo.

rafa: bueno, pues, sí, marina.

pero de momento todo indicaba

que había sido cosa de él.

y no me pude controlar,

por eso fui a reclamarle.

marina: ¿y te quejas de que

quique es un impulsivo?

rafa: ya, marina. no me regañes.

no sabes lo mal que me siento.

tengo que ofrecerle una

disculpa.

marina: pues, a ver si te la

acepta, ¿eh? porque está muy

sentido y esta vez tiene razón.

porque, mira, podrá ser lo

celoso y bocón que tú quieras,

pero de eso a que mande a

golpear a alguien hay un abismo.

rafa: ay, sí. ahora resulta,

¿no? no pensabas lo mismo cuando

te dije que quería golpear al

ingeniero andrade.

marina: bueno, pues, es que

después de haberlo escuchado

anoche tengo derecho a cambiar

de opinión, ¿no? si quieres un

buen consejo, primero mándale un

mensaje a su celular diciéndole

que--que quieres hablar con él

para que lo vayas ablandando,

porque para él estás muerto.

rafa: no, marina, no. las cosas

se arreglan diferente.

cuando pueda lo voy

a ir a buscar

para disculparme y pues, no sé,

que sea lo que dios quiera.

fidel: quién lo dijera.

parece que el cohetero va en

serio con su intención de mandar

su artefacto al espacio.

[ríe]

ah, caray.

¿el banco regional

de san gaspar se va

a anunciar en el cohete?

quintín: jefe, nomás

reportándole que ya me voy para

la planta para seguir con los

interrogatorios.

¿se le ofrece algo

antes de irme?

fidel: sí. ¿qué piensas de que

los artilleros sean el primer

equipo del mundo en llevar su

nombre al espacio?

quintín: ¿se siente bien, jefe?

fidel: claro que sí. ven.

ven a ver esto.

mira.

quintín: órale. está picudo.

fidel: con una aportación

podríamos hacer que el nombre de

los artilleros vuele al espacio.

quintín: estaría de lujo, jefe.

solo que, pues, yo creo que hay

un problema.

fidel: ¿cuál?

quintín: que simón le va a los

salados.

fidel: no porque haya jugado el

clásico quiere decir que le

vayan los salados.

el que entrara una vez al quite

no lo hace parte del equipo.

además, edwina

está colaborando él.

quien quita y hasta nos consiga

un descuento. voy a darme una

vuelta para verlo.

rodobaldo: el cohete está bien

padre, padre. me extraña que

simón no lo haya invitado para

que pusiera el nombre de los

salados en su nave.

son familia, que no la haga.

padre vicente: pues, somos

familia, pero no estamos pegados

por el ombligo. y eso de vender

espacios en el cohete para

anunciarte, pues, se le ha de

haber ocurrido a pedro, ¿no?

rodobaldo: no me diga que no

estaría de lujo que el nombre

de los salados estuviera en el

cohete.

padre vicente: ay, claro que

estaría de lujo. los salados van

a ser el primer equipo del mundo

en poner su nombre en el

espacio.

[ríe]

rodobaldo: ya está apretado para

atrás.

padre vicente: rodobaldo, más

respeto.

rodobaldo: usted disculpe. pero

uno se emociona. oiga, ¿y el

dinero? no me diga que lo vamos

a agarrar de las limosnas.

padre vicente: no, claro que no.

yo tengo unos ahorritos y a lo

mejor consigo una rebaja.

rodobaldo: deberíamos ir de una

vez a ver a simón.

padre vicente: vamos.

cheo: listo. toma. te renté un

traje para hoy en la noche.

roque: gastaste tu dinero en

balde. ya te había dicho que no

te voy a acompañar.

cheo: pues, anda la onda.

te prometo que esta es la

última que le hago a antonio.

después de hoy para mí

estará muerto el imbécil ese.

él también va a querer estarlo.

roque: está bien, te voy a

acompañar. y no porque quiera,

pero prefiero eso a que me lo

cantes cada que puedas.

pero conste que es la última,

¿eh? ¿estamos?

cheo: estamos. pruébatelo.

espero que te quede.

roque: [ríe]

estás loco si crees que me voy a

poner esto. en lugar de pagar

para rentarlo hubieras pedido

que te den una lana para

traértelo. parece de guarura.

cheo: es justo lo que tienes que

parecer, mi guarura.

[acento español] juan luis

espinoza necesita que lo cuiden.

es un hombre con mucho dinero.

isabel: silvina.

el coleccionista que me mandaste

me compró tres cuadros.

"crespúsculo" y dos más que

aseguró te dejó apartados.

dijo que te iba a llevar

el cheque.

¿no se ha reportado?

silvina: no.

isabel: entonces tal vez no tuvo

que irse de viaje. ay, seguro va

a estar en la inauguración.

silvina: ¿y cuánto le pediste

por crepúsculo?

isabel: 3.000 dólares.

silvina: guau.

isabel: y si hubiera pedido más,

seguro lo paga. está encantado

con la obra. nadie se había

entusiasmado así por mis

cuadros.

silvina: ¿ni siquiera antonio?

isabel: ¿antonio? creo que él ni

entiende lo que hago. dudo si

puede distinguir algo mío de

otro artista.

silvina: entonces, ¿por qué te

casas con un hombre que no se

interesa en ti?

isabel: porque hace mucho deciíi

que él iba a ser mío y de nadie

más. sobre todo,

no me gusta perder.

juancho: dos anunciantes más.

ahí la llevamos. sabía que la

página web iba a funcionar.

y esto solo es el principio,

ya verás.

simón: ojalá y tengas voz de

profeta. nada me ilusiona más

que terminar el cohete.

edwina: a mí también me ilusiona

mucho verlo terminado.

[ríe]

juancho: ¿qué crees? ya tenemos

dos anunciantes más.

el dueño del hotel san gaspar

y otro que vende quesos.

edwina: no me digas. ay, qué

gusto, lo vamos a lograr.

simón: [ríe]

edwina: y perdón que me incluya,

pero ya me siento parte de todo

esto.

simón: y lo es, edwina.

de eso no tenga la menor duda.

fidel: buenas tardes.

edwina: [resuella]

¿qué haces aquí, fidel?

fidel: vine a hablar de

negocios.

juancho: [ríe]

seguro la policía de san gaspar

también quiere su espacio en el

cohete.

fidel: no, no, no. la policía

no, pero sí el mejor equipo de

los alrededores, los gloriosos

artilleros.

juancho: olvídelo. no vaya a ser

que se nos cebe el despegue si

ponemos el ponemos el nombre de

los artilleros.

padre vicente: muy bien dicho,

juancho. el único nombre que

puede ir al espacio es el de los

salados.

fidel: no, no, padre. fíjese que

no. yo llegué primero.

padre vicente: [burla] ay, ay,

yo llegué primero, yo llegué

primero.

pero yo soy de la familia.

fidel: ¿y wini qué, no cuenta?

además, no se le puede ocurrir

algo a uno porque luego, luego

ahí van otros de copiones.

padre vicente: permítame sacarlo

de su error. a mí se me ocurrió

primero, pero no había tenido

tiempo de venir a ver a simón.

fidel: no me diga. mira qué

casualidad. a ver, ¡cuándo se le

ocurrió a usted?

padre vicente: ayer.

fidel: a mí anteayer.

padre vicente: [balbucea]

no le creo.

fidel: ah, pues, yo tampoco.

padre vicente: ah, ¿sí, no?

fidel: sí. sepa perder, hombre.

nelson: sí, ya anoté todas las

antonio: hola, rosa.

rosa: hola.

sara: antonio.

antonio: me vine a despedir.

sara: ¿quieres tomar algo?

antonio: no. tengo el tiempo

justo para pasar por mis cosas

e irme al aeropuerto.

ya hablé con sebastián.

sara: ¿y? ¿cómo le cayó la

noticia?

antonio: no se cree lo mansita

que anda titina.

sara: ah. ¿cuándo vuelves?

antonio: el lunes.

sara: te voy a estar esperando.

no, no, no. no digas nada.

si tienes algo que decirme,

lo haces a tu regreso.

que tengas buen viaje.

antonio: gracias.

bruno: ¿qué húbole?

¿cómo sigue david?

antonio: bien, pero se regresa

a méxico conmigo para que se

recupere.

bruno: sí. sí, con lo que le

pasó yo creo que no le quedaron

ni tantitas ganas de quedarse

aquí.

antonio: no, la verdad, no.

nos vemos.

bruno: cuídese.

hola. hola, sara.

sara: ah. bruno, hola.

bruno: me acabo de topar

a antonio.

sara: ah, sí. vino para

despedirse. se va para méxico.

bruno: sí, eso me dijo. oye,

¿qué pasó con lo de titina?

sara: hablé con ella y confirmé

nuestras sospechas.

sí está embarazada.

bruno: no me digas eso.

sara: sí.

bruno: bueno, vaya que sebastián

tiene tino para meterse en

problemas.

sara: sí.

bruno: oye, ¿te puedo pedir un

favor?

sara: sí, dime.

bruno: ¿la llamas a laura y me

la pasas?

sara: bruno, estás diciendo que

sebastián tiene tino para

meterse en problemas y mira tú.

bruno: por favor, sara,

yo no la puedo llamar.

sara: ¿la has seguido viendo?

bruno: sí.

sara: ¿cómo? ¿tú no te das

cuenta? laura es una mujer

casada.

bruno: ya sé. claro que sé.

sara: y entonces,

¿a qué estás jugando?

bruno: no es ningún juego.

la quiero de verdad.

aparte ella es muy infeliz

con su marido.

es un tipo muy agresivo.

sara: con más razón,

deberías alejarte de ella.

te estás metiendo en un

terreno muy peligroso, ¿eh?

bruno: no lo voy a hacer.

sara, por favor, márcale.

quiero saber cómo está.

padre vicente: aquí lo voy a

poner, fíjate.

fidel: a ver, a ver, discutiendo

no vamos a llegar a ninguna

parte.

lo que sí es un hecho es que

no pueden ir al espacio los

nombres de los dos equipos.

padre vicente: ay.

[ríe] vaya.

hasta que dice algo sensato.

fidel: ah, ¿qué pasó,

padre, qué pasó?

padre vicente: está bien, usted

disculpe. y como bien dice,

solamente un nombre puede estar

en el cohete y ese va a ser el

de los salados.

fidel: ah, no, no.

¿por qué, por qué?

padre vicente: porque yo lo

estoy diciendo. ¿eh, eh?

fidel: ¿y eso qué tiene que ver?

ambos: [discuten]

edwina: simón, haga algo porque

esto va a ser cuento de nunca

acabar.

simón: a ver, momento.

creo tener la solución.

el nombre del equipo que

va a estar en el cohete

debe ser el mejor del torneo.

rodobaldo: no, pues, ya nos paóo

a fregar.

porque el que va de superior

es el atlético zacapa.

ambos: no por mucho tiempo.

simón: bueno, no me puedo

esperar a ver cuál de los dos

queda campeón.

hay que encontrar otra solución.

edwina: [resuella]

¿y qué tal un amistoso?

el que gane va al espacio.

padre vicente: [ríe]

me gusta la idea.

¿o qué?

¿usted no le tiene confianza

a su "equipete"?

fidel: vaya que le tengo

confianza.

le recuerdo que el

clásico pasado le ganamos 3-2.

[ríe]

padre vicente: yo le recuerdo

que--que ahí hubo canchullo.

fidel: nunca me pudo demostrar

nada, no se haga.

delante de todos me comí esas

naranjas para darle gusto.

padre vicente: ah, sí, sí, ¿cómo

no? claro que no. nada más se

comió una naranja.

ambos: [discuten]

edwina: ay, ahí van de nuevo.

[teléfono]

laura: bueno.

sara: ¿laura? soy yo, sara.

laura: hola, sara.

sara: oye, ¿tienes tiempo como

para que te des una vuelta por

el molcajete?

laura: sí, claro. ¿se te ofrece

algo en particular?

sara: eh, a mí no. bruno es el

que quiere hablar contigo.

laura: ¿estás enterada de que

bruno y yo?...

sara: sí, sí. y si quieres

también hablamos de eso.

laura: está bien, voy para allá.

david: sí, ingeniero, así fue.

me sorprendieron saliendo

del condominio.

no me dieron tiempo de nada,

ni siquiera vi de donde

salieron.

me asaltaron y se fueron.

uribe: ¿estás seguro de que se

trató de un asalto?

david: estoy seguro, ingeniero.

me golpearon, me quitaron la

cartera y salieron corriendo.

antonio me hizo el favor de

llevarme al hospital y después

de que el doctor me dio el

diagnóstico dijo que lo mejor

era que regresara a méxico para

recuperarme.

de hecho nos vamos

hoy en el mismo vuelo.

uribe: ¿antonio viene a méxico?

david: sí. va a la

exposición de su novia.

uribe: bueno, pues, lamento

mucho lo que te sucedió y no te

preocupes, ya mandaré

a alguien que te supla.

david: muchas gracias,

ingeniero.

ni modo, tuve que mentirle.

no podía decirle que

me golpearon porque me

confundieron con sebastián.

¿para qué ocasionarle un

problema más? con los que tiene

es más que suficiente.

rafa: pues, sí.

[alerta de texto]

ricardo: comunícate.

rafa: ¿algún problema?

david: nunca falta. me voy,

tengo que preparar mi maleta.

rafa: bien. te llevo, quedé con

el ingeniero andrade que los

acompañaba al aeropuerto.

david: muchas gracias.

ricardo: ¿por qué demonios no se

comunica david?

era para que me reportara

algo sobre antonio.

igual y--igual y valdría la pena

involucrar a david en el robo

de gasolina.

así pedro podría

deshacerse del inútil de su

informante.

es que no puedo

creer que este mande la

información incompleta y que yo

tenga que estar regresándole mis

dudas a través de pedro.

pedro,

estoy por mandarte un correo con

las respuestas que requiero para

solucionar el problema que tiene

tu informante en la planta.

espero que esta vez la responda

correctamente porque la

situación ya me está cansando.

marcelo: el tipo que me agredió

es un tipo hábil.

fue capaz de burlar

la seguridad de la empresa,

se metió hasta en mi

camerino a agredirme.

yo pues,

me defendí como pude,

pero pues,

me agarró por sorpresa.

en verdad no sé qué

traen contra mí,

qué pasiones pueda yo

despertar en los fans, pero

con esta ya van dos veces que

intentan agredirme.

del primero hay un retrato

hablado que les quiero mostrar.

si en dado caso ustedes se lo

topan en la calle,

por favor, no duden en llamar

a la policía inmediatamente.

es él.

sebastián: lo bueno es que ni me

parezco.

marcelo: del segundo tipo, pues,

¿qué les puedo decir? que era un

tipo muy alto, más de dos

metros, fornido, pelón y tenía

barba cerrada, la nariz chueca.

pues, ¿qué le digo? la típica

cara de un delincuente.

ustedes me entienden, ¿verdad?

sebastián: imbécil, imbécil.

¿cara de delincuente?

si será mitómano.

ni siquiera alcanzó a verme.

de veras que es un oportunista.

está buscando hacerse

publicidad para salir en

los programas de chismes.

claro.

todo por tu culpa, titina.

si no fuera por ti, titina,

natalia no me hubiera mandado

a volar.

maldita la hora en que te

cruzaste en mi camino.

¿qué demonios voy a hacer

si en verdad estás esperando

un hijo mío?

tu hermanos son capaces

de venir a buscarme

para que te cumpla.

[teléfono]

bueno.

miriam: soy miriam, de conatrol

méxico.

le comunico al ingeniero uribe.

sebastián: gracias, miriam.

uribe: sebastián, buenas tardes,

¿cómo sigues?

sebastián: mucho mejor,

ingeniero. muchas gracias.

uribe: me alegro, porque te

regresas a san gaspar

para sustituir a david.

[música]

[música]

preguntas. cuando tenga las

respuestas le llamo.

me lleva.

por más que le complicamos las

cosas se resiste a ponerme en

contacto con su informante.

>> ¿y quién va a contestar esto?

no entiendo ni la mitad de lo

que dice aquí.

su informante

debe ser algún picudo.

tiene datos confidenciales.

esto que pide no

lo manejamos aquí.

nelson: ¿quién podrá ser?

tenemos que descubrirlo a como

dé lugar.

>> nelson, te anda buscando

quintín.

nelson: ¿y ahora qué querrá?

>> ni idea. igual ayer se le

olvidó preguntarte algo. o ya se

las olió que tú eres el soplón.

nelson: que la boca se te haga

chicharrón.

quintín: no. este tampoco puede

ser el informante.

a leguas se le ve

que le faltan las rayas

para involucrarse

con los saqueadores.

[llaman a la puerta]

nelson: me dijeron que me

andabas buscando.

¿y ahora qué?

quintín: hace rato hablé con el

jefe.

me dijo que si era necesario,

vamos a obligarte a que le

entres al aro.

de veras te pasas, hermano.

nelson: ¿me paso de qué o qué?

quintín: no te hagas.

ya sabemos.

nelson: ¿ya saben qué?

quintín: ¿qué ha de ser?

que últimamente el equipo

te vale gorro.

necesitamos que regreses a jugar

y que le eches todos los kilos.

vamos a tener un amistoso

con los salados y hay que

ganarlo como de lugar.

nelson: ah, era eso.

¿y a honras de qué

o qué vamos a jugar un partido

amistoso contra los salados?

quintín: nada menos y nada más

que por el orgullo de ser el

primer equipo de fútbol que

ponga su nombre en el espacio.

nelson: [ríe]

¿en el espacio? pues,

¿y ahora de cuál fumaron?

quintín: deja, te explico. pero

antes te advierto que tenemos

que entrenar con todo antes

del partido, ¿eh? el jefe quiere

que estemos más filosos que un

cuchillo de carnicero.

ya debes saber que simón está

construyendo un cohete, mismo

que piensa lanzar al espacio.

esta vendiendo espacios

publicitarios.

padre vicente: diablos.

¿por qué bruno no

contesta el celular?

¿dónde podrá estar?

>> no, pues, ni idea, padre.

yo también le estuve marcando y

nada.

padre vicente: no, está bueno

para una urgencia.

¿localizaste a los demás?

>> sí. me dijeron que ahorita se

descolgaban para acá. lo que no

entiendo es cuál es la urgencia

de juntar todo el equipo

ahorita, ¿no?

padre vicente: es que tenemos un

partido que, si lo ganamos,

vamos a poner el nombre de los

salados hasta tanto como el

mismísimo brasil con todo y sus

estrellas.

nos van a envidiar.

>> [ríe]

bájele, padre. qué se me hace

que ese vinito de conserva le

está haciendo daño.

padre vicente: [burla]

más respeto.

cuando te digo que

vamos a poner el nombre de los

salados muy alto me refiero al

espacio.

>> sigo sin entender nada,

padre.

padre vicente: ay, dios,

dame paciencia, por favor. mira,

conoces el cohete que está

construyendo simón, ¿verdad?

>> sí, clarines, clarines.

padre vicente: pues, si ganamos

el amistoso contra los

artilleros, ¿sí? el nombre de

los salados va a estar escrito

en la nave para cuando despegue.

>> sopas, perito.

ahora sí ya entendí.

[ríe]

[llaman a la puerta]

uribe: adelante.

ricardo: ingeniero, me dijo

miriam que quería verme.

uribe: ah, sí. toma asiento.

¿qué noticias me tienes del

comandante ortiz?

ricardo: nada nuevo. quedó de

ponerme al tanto de las

investigaciones conforme fueran

avanzando.

uribe: ¿te enteraste de lo que

le pasó a david en san gaspar?

ricardo: no. ¿qué le pasó?

uribe: anoche lo asaltaron fuera

del condominio.

ricardo: [piensa] seguro por eso

no me llamó.

¿cómo está?

uribe: corrió con suerte.

estuvo a punto de

perder el ojo.

así que viene de regreso

a méxico.

bueno, de hecho antonio y él

deben estar volando hacia acá.

ricardo: ¿andrade viene a

méxico? ¿y eso?

uribe: viene a la exposición de

isabel.

ricardo: [piensa] con que esas

tenemos.

uribe: le pedí a sebastián que

regrese a san gaspar para

suplir a david y que continúe

con el plan de apoyo a la

comunidad.

ricardo: sí, claro.

alguien tiene que hacerse cargo.

laura: hola, sara.

sara: ¿cómo estás?

laura: bien, gracias. ¿y tú?

sara: bien, bien también.

laura: ¿y bruno?

sara: [susurra] en la cocina.

laura: gracias por apoyarnos.

sara: solo dime una cosa, laura.

¿de verdad lo quieres tanto como

para dejar a don pedro?

laura: sí. si lo que temes es

que esté jugando con bruno,

pierde cuidado.

de verdad lo quiero

con toda mi alma.

estoy enamorada de él.

me ha hecho sentir lo que

nunca antes por nadie.

sara: te entiendo y me da mucho

gusto que lo quieras de verdad

porque bruno para mí es como un

hermano y no me gustaría

que saliera lastimado.

laura, tienes que solucionar

tu situación con pedro.

laura: es lo que más deseo.

sara: bueno, ve con él.

te esta esperando.

rosa: ¿qué es lo que

se trae con bruno?

sara: están enamorados.

rosa: ay, lógico.

¿qué va a sentir esa pobre

por un viejo así? en cambio

con bruno sí hacen pareja.

[ríe]

sara: bueno, en lo que resuelven

las cosas, tú y yo tenemos que

ayudarlos.

rosa: cuenta conmigo.

bruno: [suspira]

moría de ganas de verte, por eso

le pedí a sara que te llamara.

laura: me sorprendió.

bruno: si es como mi hermana.

¿quién mejor que ella

para ayudarme?

¿qué?

laura: en cambio yo no tengo

a nadie.

bruno: pero me tienes a mí.

no pienso separarme de tu lado

nunca.

te quiero.

[música]

[música]

pedro: pe, pe, pe.

esa es la camioneta de laura.

estaciónate.

órale.

laura: estuve pensando mucho en

encontrar el modo de separarme

de pedro.

por más que le doy

vueltas no sé cómo.

bruno: ¿y por qué no decírselo

directamente?

laura: porque no lo va a

aceptar.

y si lo llegara a hacer,

estoy segura de que

tomaría represalias.

bruno: no sé, podrías ir

enfriando la relación

para que sea él quien te deje.

laura: mi relación siempre

ha sido fría.

pero a él no le importa

en lo más mínimo lo que

yo sienta así que da igual.

bruno: vamos a encontrar el modo

en que te deshagas de él.

mientras, aquí tenemos un lugar

para vernos.

pedro: buenas tardes.

sara: don pedro.

qué susto me pegó.

pedro: discúlpame, no era mi

intención. ¿dónde está laura?

sara: eh, laura está en el baño.

ahorita viene.

rosa: [carraspea]

acaba de llegar don pedro.

bruno, métete al baño.

laura: métete al baño.

sara: venga, siéntese aquí,

don pedro.

pedro: ¿qué te pasa, eh?

¿por qué estás tan nerviosa?

sara: pues, ¿cómo quiere que

esté? si me acaba de espantar.

tengo agua de sandía

recién hecha.

deje le traigo una

en lo que viene laura.

con permiso.

[susurra] le dije que estabas

en el baño.

laura: ¿qué haces aquí?

pedro: ¿qué haces tú aquí?

rosa: buenas tardes, don pedro.

laurita, aquí está la carta de

cuando tú te encargabas

del molcajete.

tuvimos que llamar a

la señora para que nos ayude.

viera como los clientes piden

los platillos que estaban

en el menú anterior.

y si no les damos gusto,

pues, no van a volver.

pedro: explícale lo que quiere

mientras yo voy al baño.

rosa: qué pena, don pedro, pero

es que están arreglando el baño

de hombres.

>> señorita, la cuenta,

por favor.

rosa: con permiso.

laura: te iba a llamar para ver

si se te antojaba que comiéramos

aquí.

pedro: ah. pues, te ahorré la

llamada.

entré porque vi tu coche.

y voy a ver si ya

está el baño.

sara: aquí está el agua de

sandía, don pedro.

no saben el gusto que me da

que vengan y poderlos atender

como se merecen.

digo, finalmente pues,

esta no es más que su casa, ¿no?

sara: ¿les traigo una botanita?

laura: a pedro le encantan los

sopecitos de pollo.

sara: ah. perfecto. ¿de qué

prefiere de salsa roja, verde,

de los dos?

laura: de los dos.

sara: de los dos. claro que sí.

rosa. por favor, tráeles unos

sopes surtidos a don pedro.

rosa: enseguida.

una orden de sopes surtidos.

[llaman a la puerta]

don pedro quiere pasar al baño.

ya le dije que lo estaban

arreglando.

aparécete y di que ya quedó.

pedro: ¿así que la gente te

siguen pidiendo los platillos

que se preparaban antes?

laura: cualquier diría que son

cosas muy sofisticadas, pero no,

al contrario.

te hubiera podido decir como

se hacen hasta por teléfono.

sara: [ríe]

bruno: sara, ya quedó la fuga

del baño. buenas tardes.

pedro: así que tú estabas

arreglando el baño. ¿qué tal?

pasaste de ser un agricultor

a un...plomero.

bruno: en esta vida hay que

hacerle de todo para ganarse el

pan.

pedro: no, pues, eso sí.

voy a pasar al baño.

gracias por arreglarlo.

bruno: nos vemos luego.

[música]

[música]

>> ¿qué hacen bruno y la señora

laura en el molcajete?

igual y elías tiene razón.

sara: oye, me agarró en curva

cuando me preguntó de los

platillos.

laura: a rosa se le ocurrió el

pretexto.

no sé cómo agradecerles

a las dos lo que

hacen por nosotros.

pedro: es un buen plomero bruno,

¿eh? el baño estaba

absolutamente seco.

ni parece que hubiera

existido una fuga.

sara: ay, así es bruno.

es muy pulcro para trabajar.

pedro: sí.

sara: bueno, se quedan a comer,

¿verdad?

pedro: sí, claro.

sara: el menú del día es sopa de

tomate, chuletas ahumadas con

verdolagas, puré de papas.

pedro: ¿tú qué quieres?

laura: sopa de tomate.

sara: ¿sí?

laura: sí. y las verdolagas.

sara: sí.

laura: por favor.

pedro: a mí también.

david: buenas tardes.

miriam: david, ¿qué te pasó en

el ojo? ¿qué haces aquí?

david: anoche me asaltaron

en san gaspar.

miriam: ay, no lo puedo creer.

la inseguridad está a la orden

del día y en cualquier parte.

¿el ingeniero uribe ya lo sabe?

david: sí, le hablé para

informárselo.

de hecho me dijo que

me tomara el tiempo

necesario para que me

restablezca.

miriam: pero ¿y qué haces aquí?

deberías estar en tu casa

descansando.

david: vine por unos archivos.

necesito entretenerme en algo o

me voy a volver loco de

aburrimiento.

miriam: [ríe]

ricardo: david,

ven a mi oficina.

miriam: no lo soporto.

ni porque traes el ojo

emparchado te preguntó

qué te pasó.

david: no hagas caso,

ya sabes como es.

ricardo: vaya. ¿hasta cuándo

pensabas avisarme que te

regresabas a méxico?

david: ¿crees que iba a pensar

en reportarme con el ojo así?

anoche me asaltaron--

ricardo: no te pregunté qué te

había pasado.

eso me tiene sin cuidado.

david: y a mí me tiene sin

cuidado avisarte de mi llegada.

ricardo: mucho cuidado en cómo

me hablas.

david: lo mismo te digo.

se acabó aquel david que hacía

todo lo que tú ordenabas.

no vuelvo a entrar

en tu juego.

ricardo: [ríe]

¿qué--qué te dieron en san

gaspar que vienes tan

envalentonado?

david: nada. lo que estoy es

harto de que me mandonees

a tu antojo.

ricardo: ah, ¿sí? ¿con que muy

gallito? conmigo no se juega.

david: tus amenazas no me

importan.

y más te vale que no se te

ocurra hacer algo en mi

contra porque tú también tienes

mucha cola que te pise.

me voy a callar lo que sé,

pero hasta ahí.

con permiso.

ricardo: estúpido.

no sabes con quien te metes.

[timbre]

sebastián: voy.

¿qué húbole, cretino?

ay, qué gusto verte.

ven.

antonio: igual llamé a la

oficina y me dijeron

que estabas aquí.

sebastián: pedí permiso

por lo de mi pie.

antonio: ¿y estás bien?

sebastián: sí. ya listo para

enfrentarme a mi destino.

uribe me dijo que voy de

regreso a san gaspar

y ni como negarme.

a menos que renuncie.

antonio: no te puedes seguir

escondiendo de titina.

en algún momento tendrás que

hablar con ella y enfrentar tu

responsabilidad.

podrían llegar a un acuerdo.

sebastián: hombre, ¿a qué

acuerdo puedo llegar con ella?

si es una loca desatada.

y sus hermano más.

son capaces de amarrarme como

puerco para levarme al altar.

antes muerto que casarme

con ella.

antonio: no puedes dejar

a tu hijo a su suerte.

sebastián: pues, no, pues, no.

pero me preocupa natalia.

imagínate, si no me perdona que

me haya metido con

titina...ahora que se entere que

voy a atener un hijo con ella.

antonio: tarde o temprano se

tiene que enterar.

sebastián: qué suerte tan perra

la mía.

natalia: hola.

isabel: natalia.

¿no que te ibas a monterrey?

natalia: se canceló el viaje.

siempre sí voy a poder ir a tu

exposición.

isabel: ay, qué bueno.

te iba a extrañar muchísimo.

natalia: ¿alguna novedad?

isabel: por lo que veo no

estás enterada.

agredieron a marcelo

bazán en su camerino.

acabo de ver una nota

en la televisión.

natalia: fue sebastián.

isabel: ¿cómo lo sabes?

natalia: le llamé a chelo para

reclamarle que me dio un cheque

sin fondos y le que me contestó

su celular fue sebastián.

estaba ahí,

esperándolo en su camerino.

isabel: qué bárbaro. ¿o sea

que fue él el que le pegó?

natalia: estoy tan enojada con

lo del cheque sin fondos--

que me alegro que le haya dado

su merecido.

isabel: pues, sí.

[celular]

natalia: mira, me está llamando.

hasta nunca, chelo.

esta noche voy a reconciliarme

con sebastián.

[música]

pedro: no me parece que andes

perdiendo el tiempo

en el molcajete.

ya bastante tienes con tus

dichosas clases en la parroquia.

laura: no entiendo por qué te

molestas, solo fui a darle las

recetas.

pero si no te parece,

no vuelvo a ir.

¿quieres algo de beber?

pedro: no. tengo que salir.

solo vine a dejarte.

laura: nos vemos.

juancho: hubieras visto cómo

discutían mi tío vicente y

fidel. y si no es por edwina,

a la que se le ocurrió

lo del partido amistoso,

aquí seguirían peleando.

simón: de veras que son tercos.

a ver, tan fácil que hubiera

sido que los nombres de los dos

equipos estuvieran en el cohete.

ya.

bruno: sí, ¿verdad?

simón: ¿qué traes?

desde que llegaste te veo

como muy distraído.

bruno: no, pues, nada. ¿qué--qée

voy a traer? nada.

[celular]

¿bueno?

laura: acabo de llegar a mi

casa.

nos quedamos a comer

en el molcajete.

bruno: ¿y--y no te preguntó qué

hacías en el molcajete?

laura: sí. gracias a dios a rosa

se le ocurrió decir que me

habían llamado para pedirme las

recetas de cuando el molcajete

era nuestro.

bruno: ah, pues, qué buena onda

de rosa.

laura: lo único malo es que

pedro me dijo que no anduviera

perdiendo el tiempo yendo al

molcajete.

que ya bastante tenía

con las clases de la parroquia.

bruno: ay, por favor. si por él

fuera, te tendría encerrada todo

el tiempo.

laura: ¿qué vamos a hacer?

no sé si pedro sospeche algo.

bruno: tranquila, no creo que

intuya nada.

pedro: cuando oscurezca

comienzan a drenar y paran a las

cinco de la mañana, ¿entendido?

no quiero fallas,

así que aguzado.

>> oiga, patrón, ¿se dio cuenta

que bruno andaba en el

molcajete?

pedro: sí, estaba arreglando

el baño.

como no pudo vender más

naranjas ahora se dedica

a la plomería.

¿por qué preguntas?

>> es que se me hizo muy raro

que estuviera ahí.

pedro: ¿raro por qué?

es pariente de sara.

>> no, no lo digo por eso.

pedro: ¿qué me quieres decir?

habla claro.

>> bueno, es que elías me

comentó que el otro día pasó

por la parroquia y vio a

su esposa platicando con bruno.

dice que

le pareció sospechoso, pero--

pedro: ya, ya, ya.

elías, te quiero en la bodega

en media hora.

en media hora.

bruno: mi amor, es que si no nos

podemos venir en el molcajete,

tendríamos que encontrarnos

en el salón de la iglesia.

laura: pero hay que tener

mucho cuidado.

el padre vicente como

que sospecha algo y si se

llegara a enterar de lo nuestro,

no quiero ni pensar lo que

pasaría.

bruno: bueno, en algún momento

tendremos que decírselo.

te amo y estoy

dispuesto a todo para

que estemos juntos.

laura: yo también te amo.

cuando pueda te llamo.

bruno: cuídate.

simón: ¿con quién hablabas?

bruno: con javis.

bueno, hablamos después

que tengo cosas que hacer.

juancho: este algo se trae.

simón: [suspira]

mientras no sea lo que estoy

pensando.

vamos a terminar lo que

estábamos haciendo.

esto es lo que vas a hacer.

[llaman a la puerta]

elías: ya estoy aquí, patrón.

nelson se tardó en entregarme

las respuestas de las preguntas

que le mandó.

pedro: ¿por qué demonios no me

dijiste que habías visto a mi

mujer y a bruno afuera de la

iglesia?

elías: es que no estoy seguro,

patrón.

a lo mejor y me imaginé

algo que no era.

pedro: tenías que habérmelo

informado el mismo día que los

viste.

elías: disculpe, patrón.

la verdad es que--

pedro: me importa un bledo

lo que hayas pensado.

todo. todo lo que tenga

que ver con mi mujer

me lo reportas inmediatamente.

tratándose de ella,

absolutamente nada

está permitido.

ni siquiera,

ni una mirada que no sea

para mí, ¿entendiste?

elías: sí, patrón.

pedro: a partir de ahora

la vas a vigilar.

quiero que te conviertas

en su sombra.

y si la vuelves a ver con bruno

me lo reportas de inmediato.

lárgate.

que te largues.

sara: hola.

simón: hola.

sara: ¿y los demás?

simón: juancho se fue al cine

y de bruno no sé nada.

por cierto,

quiero preguntarte algo.

sara: [asiente]

uy, por el tonito en el que lo

dices me imagino que la

respuesta me va a meter en

problemas y mejor no me

preguntes nada.

simón: [ríe]

¿qué está pasando con bruno y

laura?

sara: ¿qué está pasando de qué?

simón: ay, sabes a que me

refiero.

llevo días viendo medio

raro a bruno.

a la tarde que llegó a la

bodega me salió que había

estado viendo cosas de la

asociación y no fue cierto.

sara: ah.

simón: sabas me dijo que

ni siquiera lo ha visto desde

anteayer.

sara: ay, bueno, a lo mejor fue

a ver a alguien más.

entre bruno y laura solamente

hay una amistad.

simón: espero que sea solo eso.

una amistad. porque cuando

estábamos en la bodega recibió

una llamada. se retiró para

tomarla, cuando le pregunté que

quién había llamado me dijo que

era javi y sin más

volvió a salir.

sara: bueno, ya lo conoces

cómo es.

voy a preparar unas quesadillas.

¿quieres que te haga unas?

simón: gracias.

sara: ¿gracias, sí o gracias no?

simón: que sean dos.

javi: bueno, concéntrate.

te digo que tenemos que echarle

todas las ganas al amistoso

contra los artilleros y tú traes

la cabeza en otra parte.

ya, aplícate, hermano.

bruno: sí, ¿y cómo quieres?

si en lo único que pienso

es en cómo librar a laura

de baranco.

javi: a ver, ¿qué puedes hacer?

es--es su esposa.

la mera verdad,

aunque me digas que la

quieres mucho, te estás metiendo

en una bronca que llorarás.

ya deberías de olvidarte

de ella, bruno.

bruno: no. no, eso nunca.

y menos ahora que sé que ella

también me quiere.

javi: no sé, entonces que le

pida el divorcio y ya,

asunto arreglado.

bruno: no. ¿tú crees que se lo

va a dar así como así?

ese tipo es un mafioso.

y como haya sido,

el infeliz la compró y la

mantiene a su lado bajo

amenazas.

javi: ya, sí está grueso.

la verdad,

ni qué aconsejarte.

nada más, ándate con cuidado,

¿no? y eso sí,

concéntrate en el partido.

el entrenamiento es a las seis.

no te vayas a quedar dormido.

bruno: no.

Cargando Playlist...