null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 101

18 Jul 2020 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

roque: ¿cómo te fue?

cheo: mal, todo iba bien

hasta que me preguntaron

los datos de las otras mujeres

a las que antonio acusaba.

¿y cómo dárselos?

roque: te dije

que no era una buena idea.

nada más perdimos tiempo

y te quemaste a lo tarugo.

cheo: esta no salió,

pero ya habrá otra forma

de vengarme de ese desgraciado.

roque: por lo pronto muévete

que tenemos que llegar

con el abogado.

vamos al sitio de taxis.

ya.

bruno: deja a tu marido.

laura: no, al que tengo

que dejar de ver es a ti.

bruno: no, laura, no,

yo te quiero.

laura: y yo también,

pero no podemos estar juntos.

no sé de lo que pedro

sería capaz si nos descubre.

lo siento.

es mejor así, bruno.

lo nuestro no puede ser.

[llaman a la puerta]

laura: ¿quién?

[bruno]: vengo a entregar

una pizza.

laura: bruno, ¿qué haces aquí?

¿estás loco?

bruno: sí, pero por ti.

nelson: aunque quintín confíe

en nosotros, me va a preguntar

quién sabe qué y tengo miedo

de meter la pata.

pepe: piensa muy bien

antes de contestar.

yo voy a hacer lo mismo.

nelson: ¿y tú por qué?

pues si no tienes vela

en el entierro.

pepe: de veras que eres bruto.

cuando me confesaste que tú

eras el informante,

me diste medio boleto

para el sepelio.

¿y ahora?

>> te digo que yo vi a quintín

cuando llegó y andaba buscando

a abelardo para interrogarlo,

imagínense.

>> esto no me gusta nada.

nos van a tratar

como criminales.

y como dijo ramón,

esto es el principio.

[murmullos]

nelson: eso no es cierto,

no se le presten.

a ver, ramón es muy acelerado,

pero las cosas no son

como él dice.

no van a correr a nadie.

>> ¿tú qué sabes?

[murmullos]

nelson: a ver, a ver,

si me dejan hablar, les explico

cómo están las cosas.

ayer que pepe y yo estábamos

trabajando llegó ramón

y alcanzó a escuchar

que hablábamos del ingeniero

que vino de la ciudad de méxico.

yo quise explicarle bien

cómo estaban las cosas,

pero él salió todo acelerado

y ya por eso

no le pude explicar nada.

él se quedó con la idea

de que a todos nos van a correr,

pero no es así.

por eso les estoy diciendo

que se tranquilicen,

que no hagan tanto barullo.

laura: tienes que irte,

¿cómo se te ocurre

venir a mi casa?

bruno: ya sé que no hay nadie,

ni siquiera la muchacha.

además afuera está javi

echando ojo por cualquier cosa.

laura: bruno, no insistas.

lo nuestro no puede ser.

por lo que más quieras, vete.

bruno: lo que más quiero

eres tú.

y me pueden echar por tu amor

hasta las últimas consecuencias.

no estoy dispuesto a perderte.

laura: nunca me tuviste.

lo nuestro fue una equivocación.

bruno: dime que no me quieres

y nunca más vuelvo a molestarte.

pero hazlo mirándome a los ojos.

laura: no puedo.

te amo, bruno.

te amo como nunca

he amado a nadie.

[celular]

bruno: ¿qué pasó, javi?

acaba de llegar.

laura: escóndete, rápido.

pedro: vine a recoger

unos papeles

que se me olvidaron.

¿qué?

¿no me vas a saludar?

¿y esta pizza?

laura: se me antojó.

pedro: ¿y por qué

hay dos refrescos?

laura: venían con la pizza.

pedro: menos mal.

porque da qué pensar

el que sea para dos.

¿por qué te siento tan nerviosa?

laura: es que como llegas

de improviso

y me cuestionas tanto.

pedro: el que nada debe,

nada teme.

¿o me estás ocultando algo?

laura: ¿qué te voy

a estar ocultando, pedro?

pedro: un amante,

un amante que tengas escondido

en algún clóset.

laura: no me gustan tus bromas,

pedro.

pedro: ¿qué demonios te pasa?

yo bromeo cuando

se me dé la regalada gana

y no me contestes así.

laura: suéltame,

me estás lastimando.

pedro: mucho cuidado

cómo me hablas.

aquí el único que levanta la voz

soy yo.

bruno: [piensa] infeliz,

poco hombre.

pedro: últimamente

tengo la sensación

de que no me toleras

y no lo voy a permitir.

así que más te vale

que cambies tu actitud

que para eso,

para eso eres mi mujer.

si estoy de malas, te aguantas.

si algo no te gusta,

te quedas callada.

si te ordeno algo, lo cumples.

estás aquí para hacer

lo que yo diga

en el momento que yo lo decida.

¿está claro?

¿está claro?

laura: sí, pedro.

pedro: así me gusta.

voy a buscar los papeles

por lo que venía.

bruno: es un desgraciado

poco hombre, pero te juro

que todo esto se va a acabar.

laura: por favor,

vete que va a regresar

en cualquier momento.

no, espera, espera,

afuera deben estar

anselmo y elías.

uribe: ¿sí, myriam?

myriam: el ingeniero segura

quiere verlo.

uribe: que pase.

ricardo: ya despaché

al tal eliseo gonzález.

un fraude el tipo.

uribe: a mí también

me lo pareció.

siéntate.

ricardo: todo se reduce

a una venganza personal

porque antonio

se metió con su novia.

uribe: lamentablemente

para todos es conocida

la historia de antonio

con la señorita granados.

ricardo: que por lo visto

sigue dando de qué hablar.

yo pensé que eso

había terminado.

uribe: yo también.

fue lo que antonio me dijo.

lo que me preocupa

es hasta donde puede llegar

ese tipo con su venganza.

se ve que está muy dolido.

ricardo: sí, así es.

uribe: estoy tratando

de localizar a sebastián

para que me corrobore

si es la misma persona

que trató de parar el bombeo,

¿lo recuerdas?

ricardo: sí, claro que sí.

uribe: pero sebastián

no aparece por ninguna parte.

ricardo: parece

que se reportó enfermo.

¿quiere que llame a padilla

para que me diga quién fue

esa persona?

uribe: no, no, no hace falta.

yo voy a llamar a antonio.

gracias.

ricardo: con permiso, ingeniero.

uribe: adelante.

myriam, comuníqueme

con el ingeniero andrade,

por favor.

[teléfono]

antonio: ¿sí, marina?

marina: tengo al ingeniero uribe

en la línea.

antonio: la tomo.

ingeniero, dígame.

uribe: tuvimos la visita

de un tal eliseo gonzález.

antonio: ¿cómo?

¿cheo estuvo ahí?

uribe: sí, vino a denunciarte

por acosar a las mujeres

de san gaspar.

antonio: no, ese tipo está loco.

uribe: lo sé,

por eso me preocupa.

es que se ve

que es capaz de todo

con tal de vengarse de ti

por haberle quitado a su novia.

antonio: ingeniero,

eso no es verdad

y le ofrezco una disculpa.

jamás pensé que llegara al grado

de ir hasta allá

para molestarlo.

uribe: pero ¿por qué

no me dijiste

que el tal gonzález

era el mismo que contrataron

los saqueadores para eliminarte?

antonio: me pareció irrelevante.

uribe: ¿tan irrelevante

que están tratando

de dañar tu imagen?

el tipo se ha cuidado.

¿no me habías dicho

que entre sara granados y tú

no había nada?

antonio: así es, ingeniero,

sólo somos amigos.

[llaman a la puerta]

marina: disculpe, ingeniero.

antonio: un segundo.

¿qué se le ofrece, marina?

marina: es que aquí están pepe,

nelson y el frank que insisten

en hablar con usted.

uribe: ¿qué pasa?

antonio: son unos trabajadores

que quieren hablar conmigo.

uribe: bueno, atiéndelos

y llámame cuando termines.

antonio: sí, ingeniero.

dígales que pasen, marina.

marina: sí, ingeniero.

silvina: jueves 24 a las 19:00,

[llaman a la puerta]

galileo 144, planta baja.

está bien, ¿no?

isabel: sí, muy bien,

estoy que no lo puedo creer.

es mi primera exposición

individual.

ay, me muero de los nervios.

silvina: tranquila,

tengo fe que nos irá muy bien.

va a venir mucha gente

y los críticos

van a hablar maravillas

de tu obra, verás.

isabel: eso espero.

[suspira]

>> en un momento los atiende

el licenciado rebolledo.

cheo: gracias, señorita.

órale, esto se puso

en charola de plata.

roque: ¿de qué hablas?

cheo: mira nomás

lo que es el destino.

la tal isabel cisneros

va a tener una exposición.

roque: ¿y esa quién es?

cheo: nada menos

que la prometida

de antonio andrade.

lo que son las cosas.

ahora sí se las voy a cobrar

todas a ese infeliz.

>> estamos en representación

de nuestros compañeros

para que nos explique

exactamente a que viene

el ingeniero

que nos va a entrevistar.

queremos saber

si nos piensan despedir.

antonio: no,

el ingeniero fernández

está aquí para conocer

las capacidades de cada uno

de los trabajadores

para poder reubicar

a la mayor parte de la gente

en otras plantas

por si no salimos adelante

en los seis meses

que nos dieron de plazo.

nelson: justo eso fue

lo que le dije a mis compañeros.

antonio: pero

lo que menos quiero

es llegar a esos extremos.

confío que entre todos logremos

sacar adelante la planta

y para ello tenemos

que descubrir quién es

el informante.

es por eso

que el comandante chávez

está interrogando a la gente.

>> gracias por la explicación.

como usted comprenderá

estamos muy preocupados.

quedarse sin empleo

es muy grave para todos.

antonio: sí, lo sé,

estoy consciente

de que muchas familias

dependen de que la planta

no se cierre.

créanme, estoy con ustedes,

no soy su enemigo.

pepe: muchas gracias

por recibirnos, ingeniero.

ya no le quitamos más su tiempo.

antonio: estoy para servirles.

a trabajar.

pepe: con permiso.

antonio: nelson.

nelson: dígame, ingeniero.

antonio: no se vaya.

quiero hablar con usted.

nelson, ¿cómo es

que está enterado de tanto?

nelson: porque ya ve

que yo ando por toda la planta

y pues escucho

una cosa por aquí

y otra por allá

y pues--pues fui atando cabos.

además también pepe ayuda.

como dice el dicho,

por pura casualidad me enteré.

antonio: le agradezco

que no haya tomado

una posición alarmista

y que haya hablado

con sus compañeros.

nelson: no, qué agradece,

ingeniero.

lo que es, es y si no, no es.

y pues ¿qué le hacemos?

antonio: ahora entiendo por qué

rafa le pidió que lo apoyara

en la búsqueda del informante

de la planta.

ojalá pudiera contar

con más empleados como usted.

nelson: oiga, ingeniero,

aprovechando, usted sabe

que uno no está acostumbrado

a que lo interrogue la policía,

y pues la policía es la policía,

¿qué es lo que nos van

a preguntar?

antonio: no te preocupes,

simplemente van a preguntarle

sus datos personales,

sus funciones,

a qué información tiene acceso,

su relación

con otros trabajadores.

y la verdad es que no tiene

por qué preocuparse.

el señor rafael padilla...

pedro: ya me voy.

espero que te haya quedado claro

lo que te dije

porque no me gusta

repetir las cosas.

no me desilusiones, laura.

siempre he creído que me casé

con una mujer inteligente.

qué disfrutes la pizza.

bruno: laura, no puedes seguir

al lado de un hombre así.

tienes que dejarlo.

laura: no puedo, tengo miedo.

bruno: ¿por qué?

no tiene cómo presionarte.

tus padres ya no están.

esto no puede seguir así.

laura: no quiero

que te haga daño.

no me lo perdonaría.

bruno: por mí no te preocupes

que no le tengo miedo.

laura: no hagas las cosas

más difíciles.

por favor, vete.

después hablamos.

bruno: te amo.

javier: órale.

te dije que no era buena idea

que vinieras a buscarla.

estás jugando con fuego, bruno.

¿en serio crees vale la pena aíi

arriesgarte cómo lo hiciste?

bruno: claro que valió la pena.

después de ver cómo la trata

el infeliz ese,

tengo que hacer algo

para que lo deje cuanto antes.

no puede seguir al lado

de un hombre así.

javier: ¿qué pasó?

¿o qué?

bruno: no sabes cómo la humilla.

te juro que quería salir

de mi escondite

para romperle la cara a ese--

javier: no, no,

qué bueno que no lo hiciste.

afuera estaban sus dos gorilas

y no hubieras salido vivo.

bruno: por eso me contuve.

gracias por avisarme.

javier: no,

ni me des las gracias.

eso sí, olvídate de volver

a venir a buscarla.

vámonos.

órale.

roque: qué terco eres.

deja eso, ya,

es una jalada

lo que piensas hacer.

cheo: para nada,

es de las mejores ideas

que se me han ocurrido.

roque: ¿cómo?

a ver si estás

igual de ocurrente

para salir de lo del seguro.

cheo: eso es pan comido,

vas a ver que se resuelve.

[teléfono]

>> ¿sí, licenciado?

está bien.

pasen, por favor.

uribe: bueno, dime, antonio,

¿qué querían los trabajadores?

¿más problemas?

antonio: no, no, ingeniero,

lo que sucede

es que están muy susceptibles.

entre la investigación

que está haciendo

el comandante chávez

y el trabajo

que vino a hacer david,

pues los rumores están

a la orden del día,

pero ya les aclaré las cosas

y se quedaron tranquilos.

uribe: bien, retomando el tema

de sara granados, dime,

¿aún tienes

algo que ver con ella?

antonio: no, sigue siendo

mi vecina y tenemos un convenio

con su restaurante, nada más.

uribe: me alegra,

pero de todos modos,

tienes que cuidarte

del tal eliseo gonzález.

se le ha metido en la cabeza

que por tu culpa perdió a sara.

está tratando de vengarse.

antonio: lo sé, pierda cuidado,

voy a estar muy atento.

uribe: como amigo y como jefe,

te ruego que ya no vuelvas

a recaer en eso.

mira que otro escándalo

de ese tipo es lo que menos

necesitamos en este momento.

antonio: sí, ingeniero, lo sé.

uribe: bueno, era todo.

estamos en contacto.

antonio: buenas tardes.

[suspira]

pepe: ¿qué pasó?

¿para qué te pidió

que te quedaras?

nelson: pues yo pensé

que para interrogarme y no.

pues me pidió que me quedara

para agradecerme

que haya calmado a los demás.

y para rematar me dijo que ojaáa

más gente fuera como yo.

imagínate, me sentí

como una vil cucaracha.

pepe: ¿y cómo no?

¿a quién se lo fue a decir?

pero tú tienes la culpa

por andar de hocicón.

si tú te hubieras

quedado callado,

no te avientan para adelante

para hablar con el ingeniero.

nelson: y no me arrepiento.

después de tantas tarugadas

que he hecho, una buena obra

pues me hace sentir menos mal.

pepe: pues te vas a sentir mejor

cuando delates

a los saqueadores,

acuérdate de mí.

oye, ¿de qué más hablaron?

nelson: pues le pregunté

sobre los interrogatorios

que está haciendo quintín

y me dijo que pues

no me preocupara, que son

puras preguntas de rutina.

pepe: ay, cómo serás

de inocente.

por más buena onda

que se haya portado,

¿crees que te va a soltar

la sopa de lo que van

a preguntar?

si la intención

es dar con el informante,

o sea, contigo.

>> nelson,

te anda buscando quintín.

[música]

quintín: ¿dónde te metes?

nelson: estaba

con el ingeniero andrade.

quintín: a verle, pues,

descúbrete el pecho,

te voy a poner los electrodos

del detector de mentiras.

nelson: ¿detector de mentiras?

quintín: es broma, hombre.

[ríe]

aunque lo tuviera

a ti no te lo pondría,

cómo crees.

tú eres de confianza.

siéntate.

empecemos.

¿qué sabes del robo de gasolina?

nelson: ¿por qué tendría

que saber algo, o qué?

quintín: ¿por qué ha de ser?

pues porque trabajas aquí.

nelson: verás, si lo que quieres

es saber quién se la roba,

ni idea.

quintín: claro que ya lo sé,

si lo supieras

ya los hubieras denunciado.

lo que quería preguntarte

es si estás consciente

de lo grave del asunto.

nelson: sí, eso sí.

todos los que trabajamos

en la planta lo sabemos.

quintín: ¿alguien externo

a conatrol se ha acercado a ti

buscando información

en actitud sospechosa?

nelson: para nada.

quintín: ¿sabes

de algún compañero

que le haya sucedido?

roballedo: tengo en mi poder

el contrato que se firmó

por el seguro de los autos.

es una cobertura limitada.

cheo: sí, señor,

pero necesitamos que se cubra

el total del valor

de los vehículos.

roballedo: eso no fue

lo que usted contrató.

cheo: no, reconozco que no,

por eso se trata

de un favor especial.

me gustaría que revisara

el convenio con detenimiento

y encontrara alguna cláusula

que nos favorezca.

roballedo: no puedo hacer nada

más allá de lo estipulado,

pero le ofrezco

revisar las cláusulas

con detenimiento,

como usted me pide.

cheo: se lo voy a agradecer

infinitamente.

ustedes saben

cómo hacer su trabajo

y estoy seguro

que con ganas lo va a lograr.

además constantemente

tenemos coches para asegurar,

no quisiéramos dejar

de ser sus clientes

por un incidente como este.

roballedo: las probabilidades

que se cubra el monto

de la pérdida en su totalidad

son mínimas.

pero voy a estudiar el caso,

es todo lo que puedo ofrecerles.

cheo: se lo agradezco,

señor roballedo,

estoy seguro que usted

va a encontrar el modo

de que ambas partes

quedemos contentos.

roballedo: yo me comunico

con ustedes.

cheo: gracias,

esperamos su llamada.

roballedo: ¿señorita?

simón: a ver, ajústale un poco

más de tu lado.

juancho: es que no entra.

simón: con cuidado,

voy a rectificar las medidas

porque debería acoplarse así

sin problemas.

a ver.

serena: hola, qué trabajadores,

¿cómo están?

simón: bien, intentando acoplar

esta pieza.

serena: bueno, pues yo venía

a despedirme,

me regreso a méxico,

pero apenas tenga noticias

de cuando vayan a evaluar

tu proyecto,

yo me comunico contigo.

simón: espero que hables bien

de él.

serena: como amiga,

te digo que tu proyecto

es una maravilla.

has llegado muy lejos

y se nota tu conocimiento

y dedicación.

así que cuenta con mi apoyo.

pero acuérdate que yo no soy

la única que te va a evaluar.

yo espero que mis compañeros

piensen lo mismo que yo.

simón: ahí te encargo.

de verdad me dio mucho gusto

volver a verte.

serena: a mí también.

nos estamos comunicando.

ambos: [ríen]

serena: juancho.

juancho: adiós.

serena: cuídense mucho.

simón: a ver, ojalá.

a ver, vamos a ver eso.

roque: te dije

que estos tipos del seguro

se iban a poner perros.

ahora sí que estamos en la olla.

cheo: ay, a mí no me parece

que nos haya ido tan mal.

no nos dieron un no definitivo.

roque: dijo que la probabilidad

de que cubran

el total de la pérdida

es mínima.

cheo: ya, ya bájale,

andas muy negativo.

mientras no cierren

la posibilidad

no hay de qué preocuparse.

mejor vamos a la galería

para averiguar los datos

de la tal isabel cisneros.

roque: ¿eso es lo único

que traes en la cabeza?

te pasas.

siquiera hay que llamar

a ernesto para informarle,

cómo vamos.

cheo: ay, lo llamamos

en el camino, pero yo le hablo

porque tú andas muy pesimista.

vamos a polanco,

aquí está la dirección

de la galería.

roque: [suspira]

ricardo: no, no, no.

algo no está bien

o pedro me dio

los datos incompletos.

pedro: ¿qué pasó, ricardo?

ricardo: ya revisé

los datos que me diste

y seguramente tu contacto

te los proporcionó incompletos

porque hay algo

que no me cuadra.

pepe: ¿qué pasó?

¿cómo te fue?

nelson: esta tensión

me va a matar.

quintín me preguntó todo, menos

lo que el ingeniero me comentó.

pepe: ¿qué te dije?

oye, ¿qué tanto te preguntó?

nelson: que si sospechaba

de algún compañero,

que si se me habían acercado

para sacarme información

o había notado que alguien

gastara más lana y se comprara

pues cosas costosas.

pepe: obvio le dijiste

que no a todo.

nelson: ni modo

decirle lo contrario.

pero cada vez me cuesta

más trabajo mentir, pepe.

y lo peor es que me estoy

hundiendo más

porque en algún momento

se van a enterar

que yo soy el soplón.

pepe: cálmate,

si funciona el gancho

para que te pongan en contacto

con el informante del df

pues lo delatamos

y seguro con eso

te van a cargar menos la mano.

[celular]

nelson: es él,

seguro ya mordió el anzuelo.

pepe: contesta, contesta.

nelson: ¿bueno?

pedro: necesito

que cheques bien

los datos que me diste

porque mi contacto ya lo revisó

y me dijo que algo falta.

nelson: de acuerdo,

le hablo después.

pepe: ¿qué pasó?

nelson: cayeron redonditos.

su contacto le comentó

que hacen falta datos,

pues a la noche le hablo

para decirle que ya

lo volví a revisar

y que pues todo está bien.

no le va a quedar de otra

que comunicarme

con el otro informante

para que yo le explique.

sebastián: como lo oyes,

cretino, la llanta del coche

del estúpido ese

me pasó por encima del pie.

antonio: solo a ti se te ocurre

esperarlo a la entrada

de la televisora.

sebastián: no me quedó de otra,

no me dejaron entrar.

hasta ahora el maldito actorcete

ese me está ganando dos a cero,

pero tiene que llegar la mía

y va a llegar, ¿eh?

va a llegar.

antonio: ¿por qué no mejor

dejas el asunto por la paz?

nada más te estás metiendo

en líos.

sebastián: no, no,

no de ninguna manera.

ya llamé al teléfono

que me dieron y voy a entrar

mañana a un grupo.

antonio: ya te estás pareciendo

a cheo.

sebastián: no, ¿eh?

no compares,

ese es un energúmeno.

antonio: pero ahí vas tú.

¿a dónde crees que se fue

a meter para desprestigiarme?

sebastián: ¿a dónde?

antonio: a la oficina de uribe,

hazme el favor.

sebastián: no, no me digas.

¿y ahora qué fue a decirle?

antonio: que usaba conatrol

para conseguir

favores de mujeres y la verdad

es que ya me tiene harto.

sebastián: [ríe]

sara: buenas tardes.

>> buenas tardes.

sara: buenas tardes, marina.

marina: sara, qué gusto

verte por aquí.

¿qué se te ofrece?

sara: vengo a entregarte

la factura del mes.

marina: ay, perfecto,

luego le doy trámite.

sara: gracias.

¿puedo pasar

a saludar a antonio?

marina: sí, ahorita le digo

que estás aquí.

sara: no, no,

déjame darle la sorpresa.

marina: bueno, estoy segura

que le va a dar mucho gusto.

ambas: [ríen]

sebastián: ¿y le vas a contar

a sara que su cavernario

se fue a meter

a la oficina de tu jefe?

antonio: no, ¿para qué?

sara no es responsable

de las estupideces

que hace su ex.

pero eso sí,

si el tipo se vuelve

a meter conmigo, yo--

sara: ¿y ahora qué hizo cheo?

antonio: te dejo, nos hablamos.

¿qué haces aquí?

sara: vine a traer la factura

para el pago del restaurante

y pasé a saludarme.

bueno, pero eso no importa,

quiero saber qué hizo cheo.

[música]

antonio: me ac

de usar mi puesto

para conseguir favores sexuales.

sara: no lo puedo creer.

bueno, pero ¿qué tiene

en la cabeza eliseo?

¿hasta dónde quiere llegar?

antonio: pues

todo parece indicar

que se quiere vengar de mí.

sara: con razón no lo encontré

anoche que fui a su casa

para devolverle el anillo.

estaba en el df

haciendo estupideces.

qué pena contigo.

tienes que estar aguzado, ¿eh?

si ya se atrevió a eso

puede hacer quién sabe qué más.

discúlpame por haberte mezclado

en todo esto.

antonio: no tienes nada

de qué disculparte.

cheo es... cheo

y tú no eres responsable

de lo que él haga.

[celular]

antonio: permíteme.

isabel, ¿cómo estás?

isabel: ¿ya viste la nota

que salió en el periódico

sobre mi exposición?

antonio: no, aún no he tenido

tiempo de revisar

los periódicos.

isabel: me dedicaron

un buen espacio.

antonio: me alegro.

isabel: ay, silvina dice

que está todo bajo control

y que las cosas

van a salir bien,

pero yo estoy que me muero

de los nervios.

antonio: discúlpame que te deje,

pero estoy algo ocupado.

hablamos mañana que llegue

al df.

isabel: sí, claro,

aquí nos vemos.

antonio: hasta mañana.

sara: no tenías por qué

cortarle, es tu prometida.

antonio: ya no quería hablar

con ella.

sara, he estado

pensando mucho y...

¿vamos a comer y platicamos?

sara: está bien, vamos.

cheo: buenas tardes.

silvina: buenas tardes.

¿en qué le puedo servir?

cheo: soy juan luis espinoza,

a sus órdenes.

silvina: mucho gusto, siéntese,

por favor.

cheo: gracias.

por el periódico me enteré

de la exposición

de la señorita--¿señora

o señorita?

silvina: señorita isabel

cisneros, es una artista joven

poco conocida,

pero tiene una obra

muy prometedora.

cheo: fue lo que vi,

soy coleccionista

y me gustaron sus cuadros.

silvina: ¿quiere ver la obra?

cheo: si se puede...

tengo entendido

que la inauguración

es hasta mañana.

silvina: sí, pero tratándose

de un coleccionista

puedo mostrársela.

venga conmigo, por favor.

pase por aquí.

simón: listo.

juancho: quedó muy bien.

no me latió mucho

lo que te dijo serena

cuando se despidió,

como si dudara

de que los de la agencia

te vayan a dejar lanzar

el cohete.

simón: cuando menos

en términos de ingeniería

no pueden poner

ninguna objeción

y seguramente serena

como mi amiga que es

va a defender el proyecto.

edwina: no se vale, juancho,

te advertí

que no fueras a subir el video

de cuando me caí

y fue lo que hiciste.

juancho: te juro que no lo subí.

edwina: ay, todavía lo niegas.

lo acabo de ver.

juancho: no puede ser,

terminé de editarlo y lo subí,

pero no estaba tu caída.

edwina: vamos a la computadora

para que lo veas

con tus propios ojos.

juancho: vamos.

edwina: vamos.

simón: hola, simón, ¿cómo estás?

cuánto tiempo sin vernos.

[ríe]

bah.

cheo: crepúsculo.

este cuadro es una maravilla.

silvina: sí, es una gran pieza.

cheo: es muy intenso,

tiene algo de...

silvina: de kandinsky.

cheo: sí, exactamente.

silvina: pienso lo mismo,

pero a veces

me remite a un matisse.

cheo: claro, de hecho

tengo un matisse

que se le parece,

con razón me gustó tanto.

silvina: guau,

¿tiene un matisse?

me encantaría poder verlo.

cheo: encantado de enseñárselo,

lo tengo en mi departamento

de manhattan, cuando vaya

a nueva york me contacta

y se lo muestro con gusto.

silvina: gracias.

cheo: ¿y cuál es su precio?

silvina: esta obra en particular

no está a la venta.

es de la colección privada

de la artista.

solo la está exhibiendo

para mostrar su obra.

cheo: si me pone

en contacto con ella,

estoy seguro

que podemos llegar a un acuerdo.

tal vez me interese

por otros dos cuadros también.

silvina: ¿en serio?

[música]

edwina: voy a

la burla del internet.

te dije que habías subido

mi caída.

juancho: te juro que no sé

qué pasó.

ay, ya sé lo que pasó.

la culpa es de simón.

simón: ja, ¿ahora resulta?

juancho: no te hagas,

me estuviste presionando

toda la mañana

para que te ayudara

a poner la pieza del fuselaje

y por eso confundí el archivo.

simón: ah, no, no,

a mí no me mire feo, ¿eh?

qué fácil, echarle la culpa

al inocente.

no, bueno, si las cárceles

están llenos de ellos.

edwina: ah, pero si usted

no lo hubiera presionado,

juancho hubiera subido

el archivo correcto.

juancho: oigan, ¿ya vieron

cuántas visitas tiene el video?

casi llegamos a las cinco mil.

edwina: ay, no, no,

no puede ser.

voy a ser el hazmerreír

de san gaspar.

juancho: no, espérate,

nadie se está burlando.

mira este que dice,

"guau, un cohete de verdad

y qué buena idea

lo de la caída de la modelo".

simón: [ríe]

juancho: escuchen este,

"con esa modelo

sí me voy a la luna,

aunque me caiga diez veces,

está guapísima,

quiero ser su astronauta".

edwina: [ríe]

silvina: el señor

juan luis espinoza

es coleccionista

de obras de arte

y está muy interesado

en tu obra, isabel.

isabel: guau, ¿de los espinoza

monteros de guanajuato?

silvina: no creo,

déjame preguntarle,

isabel pregunta si su familia

es de los espinoza

de guanajuato.

cheo: no, yo soy de madrid,

pero dígale que lo que importa

es que su obra

me tiene maravillado.

silvina: mejor se la paso

y se lo dice usted mismo.

cheo: gracias.

buenas tardes,

señorita cisneros.

es un honor para mí

conocer la obra

de una artista como usted.

estoy encantado con sus cuadros.

isabel: gracias.

cheo: hay uno en especial,

"crepúsculo",

que me interesa mucho.

pero me gustaría ver

toda su obra.

aparte de los que se van

a exhibir, ¿tiene más?

isabel: en mi estudio,

aunque algunos todavía

no están terminados.

cheo: me gustaría verlos.

pienso convertirme

en su coleccionista.

isabel: tendría que venir

a mi estudio.

cheo: voy donde usted me diga.

lamentablemente,

solo tengo esta noche libre.

mañana tengo que ir a chicago

y me temo que ni siquiera

voy a poder venir

a su exposición.

isabel: qué pena.

lo bueno es que ya vio

mis cuadros.

si el único tiempo que tiene

para venir a mi estudio

es esta noche,

con gusto lo espero.

pídale a silvina

que le dé mi dirección,

por favor.

cheo: así lo haré.

nos vemos esta noche.

me va a recibir,

me comentó que usted

podía darme la dirección

de su estudio,

lo cual se lo agradecería mucho.

silvina: claro, con gusto.

natalia: hola, chelo,

¿ya depositaste mi dinero?

voy a salir de viaje

y lo necesito.

marcelo: hola, natalia,

qué pena.

discúlpame,

fíjate que no he tenido tiempo,

muñeca.

estoy saturadísimo de trabajo,

pero ¿qué te parece

si nos vemos esta noche

para cenar y te lo llevo

personalmente?

así aprovecho para despedirme.

¿a dónde dices que te vas?

natalia: a monterrey,

de trabajo.

marcelo: ah, te voy a extrañar.

entonces ¿sí cenamos?

natalia: está bien,

pero ¿me traes mi dinero?

me urge que me pagues.

marcelo: sí, claro, natalia,

por favor.

paso por ti como a las 20:00,

¿qué parece?

natalia: está bien.

antonio: gracias por escucharme,

sara.

necesitaba decírtelo.

sara: a mí también me hizo

mucho bien escucharte.

¿y tus escoltas?

antonio: les pedí

que no me siguieran.

sara: antonio,

es peligroso para ti,

no debes descuidarte.

antonio: solo por esta vez.

quería estar a solas contigo.

reír sin que nadie me vigile.

padre vicente: sara, antonio.

sara: hola, tío.

padre vicente: hola.

antonio: buenas tardes, padre.

padre vicente: buenas tardes.

¿qué hacen por aquí?

antonio: vinimos a comer merluza

y después estuvimos caminando

por el parque.

padre vicente: mira qué bien.

¿me dan un aventón

a la parroquia?

es que por aquí es bien difícil

que pase un taxi.

antonio: sí, con mucho gusto.

padre vicente: gracias.

antonio: te hablo.

sara: sí.

padre vicente: y a ti te veo

en mi casa a la noche, ¿eh?

tenemos que hablar.

antonio: allí van un taxi.

padre vicente: ay.

antonio: pero creo

que estaba ocupado.

>> don carmelo,

el ingeniero andrade

salió sin sus escoltas.

fue a un restaurante

con la dueña de "el molcajete"

y ahora anda paseando con ella.

al parecer cuando se trata

de asuntos privados

deja a sus escoltas.

[música]

[celular]

pedro: ¿qué hay, nelson?

¿ya revisaste los datos?

nelson: sí, ya los revisé

y están correctos.

pero de todos modos

agregué otros,

igual y con eso

pues su contacto no tiene dudas.

pedro: está bien, en una hora

nos vemos donde siempre.

nelson: si quiere

se los dicto de una vez.

esto urge pues porque la policía

ya empezó a interrogar

gente en la planta.

pedro: a ver,

permíteme un segundo.

te escucho.

marcelo: aquí está tu dinero,

natalia.

mil gracias por sacarme

del apuro, ¿eh?

natalia: hubiera preferido

que me hicieras

una transferencia

o me dieras efectivo.

no voy a tener tiempo

de cambiar el cheque.

marcelo: lo puedes cambiar

en donde sea.

en monterrey también hay bancos,

¿eh? [ríe]

natalia: pues sí, claro,

pero yo-- bueno,

está bien, gracias.

marcelo: pues yo ya sé

lo que voy a pedir.

ay, qué delicia.

un bisque de langosta

y un filete chinita.

natalia: mm, yo también

ya sé que quiero.

marcelo: ah, perfecto.

camarero: ¿sí?

marcelo: vamos a ordenar.

natalia, por favor.

natalia: a mí tráigame

una ensalada de arugula

y el pulpo a la plancha,

por favor.

marcelo: yo voy a querer

el un bisque de langosta

y un filete chinita.

ah, y una botella de champán.

natalia: ¿champán?

marcelo: champán.

quiero brindar porque tengas

un buen viaje.

quiero que me extrañes, natalia.

cómo no, supongo que con nadie

te has pasado

tan buenos momentos

como conmigo, ¿verdad?

natalia: así es, con nadie.

marcelo: sí, lo sé, lo sé.

camarero: disculpe, señor bazán,

el gerente quiere hablar

con usted.

marcelo: ¿ahorita?

camarero: eso me dijo.

marcelo: qué lata.

permítame un segundo,

ahora regreso.

[llaman a la puerta]

padre vicente: ¡voy!

pasa, pasa.

preparé chocolate, ¿quieres?

sara: uy, sí, tío, gracias.

padre vicente: siéntate.

sara: ¿y de qué quieres

hablar conmigo?

padre vicente: no me voy a andar

con rodeos.

me sorprendió verte con antonio.

acabas de terminar con cheo.

sara: tío, me invitó a comer

porque teníamos que hablar.

padre vicente: ¿de veras?

sara: cheo hizo otra tontería.

se presentó con el jefe

de antonio en méxico

y fue a decirle que antonio

se dedicaba a engatusar mujeres

utilizando conatrol

como pretexto.

padre vicente: válgame dios,

pero ¿qué le pasa a cheo?

ah, y por eso le aceptaste

la invitación a antonio,

¿verdad?

sara: pues sí, por eso y porque,

tío, él quería hablar

y yo quería escuchar

lo que me iba a decir.

padre vicente: ¿y qué

te comentó?

¿algo distinto

a lo que ya sabemos?

sara: no, me confesó

que no está bien

con su prometida.

antonio: lo que quiero

es que no te sientas culpable

por las tonterías de cheo.

¿me lo prometes?

sara: no puedo negar

que me apena mucho,

pero está bien.

no me voy a sentir culpable.

antonio: así está mejor.

quería decirte algo

que he estado pensando.

sara: sí, dime.

antonio: me pareció

muy admirable el hecho

de que hayas dejado a cheo

porque no lo amas.

y yo...

yo no sé si amo a isabel.

voy a ir a méxico

por su exposición y aprovecharé

para tomar una decisión

definitiva respecto a ella.

sara: no, no me tienes

que decir nada.

solo ve y haz

lo que tengas que hacer,

independientemente de mí.

antonio: no puedo hacer nada

independientemente de ti, sara.

¿qué quieres?

me cambiaste la vida.

sé que a tu lado jamás podré ser

quien soy,

pero eso es lo que quiero,

lo único que realmente deseo.

sara: no te estoy pidiendo nada.

decide lo que tengas

que decidir.

[solloza]

y si eso es...

amarme,

hazlo.

y ahora dime lo que quieras

y sí dime que soy una tonta

y que voy a acabar lastimada,

pero dios si le dije

lo que le dije,

fue porque por primera vez

sentí que antonio sí

quiere luchar por lo sentimos.

padre vicente: ay, ¿qué te digo,

hija?

pues estar enamorada de él,

contra eso no hay nada

que hacer.

no me queda más que desearte

que ojalá algún día

se concrete lo de ustedes.

sara: como le dije a él,

que decida lo que su corazón

le dicte.

[llaman a la puerta]

cheo: buenas noches.

¿la señorita isabel cisneros?

isabel: sí, soy yo.

cheo: mucho gusto,

juan luis espinoza.

isabel: buenas noches, adelante.

Cargando Playlist...