null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Un corazón no tiene color'

Univision30 Jul 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

alejandra: me la paso increíble

aquí en el bar karaoke.

juana: porque tú sí cantas,

alejandra, pero nosotras

ni en la regadera, ¿verdad?

todas: [ríen]

alejandra: ay, ni digas, juana,

que siempre que venimos

nos la pasamos superbien.

juana: ay, pues, sí

porque tú te echas

tus gorgoritos

y nosotras, nuestros traguitos,

¿verdad?

todas: [ríen]

>> ¿cómo está el ánimo, señores?

todos: [vitorean]

>> iok, vamos a recibir

con un fuerte aplauso

a alejandra!

todos: [aplauden]

>> y la acompaña su pareja,

ipaul!

venga, que se oiga ese aplauso.

todos: ipaul, paul,

paul, paul!

alejandra: hola.

paul: hola.

[aplausos]

[música romántica]

ambos: ♪ a veces pienso

que no puedo respirar

si no acaricias mi sonrisa

al despertar

si no te sueño todo el día

si no te encuentro en mi agonía

a veces pienso que no puedo

ser feliz

si no consigo el universo

para mí

y me doy cuenta

de que estoy equivocada

sin tu mirada

yo no soy nada

solo con mirarte

basta para amarte

solo con tu risa

el miedo agoniza

solo en tus ojos

yo me entrego una vez más

solo con mirarte

basta para amarte

solo en tu paisaje

pintaré mi viaje

solo con mirarte

y no necesito más

solo con mirarte ♪

[aplausos]

paul: no creas que no vi

tu cara de sorpresa

cuando te dijeron

que ibas a cantar conmigo

y espero que cuando me viste

no haya sido incómodo para ti.

alejandra: no, para nada, paul.

la mayor sorpresa me la llevé

cuando te escuché cantar.

lo haces muy bien.

paul: tú también cantas

muy bien, alejandra.

alejandra: yo pensé que iba

a cantar sola, pero estuvo

muy bien que se hayan equivocado

y nos pusieran a cantar juntos

sin querer.

paul: no fue una equivocación.

yo hice trampa para cantar

contigo.

ya te había escuchado

otras noches y me fascinaste.

solo que no sabía

cómo acercarme y se me ocurrió

hacerlo de esta manera.

alejandra: pues, me encantó

compartir una canción contigo,

paul.

paul: ¿de verdad?

porque yo sería el más feliz

de que no fuera

la última canción

que cantemos juntos.

alejandra: pues, no se diga más.

aquí nos vemos el próximo jueves

para seguir cantando juntos.

ambos: [ríen]

alejandra: estoy

que no me la creo, amigas.

todo lo que estoy viviendo

con paul es como un sueño.

juana: es que así es

el amor verdadero, amiga.

o sea, es como irreal.

alejandra: sí, juana, me estoy

enamorando de paul.

todas: [ríen]

didier: ¿qué onda?

oye, ale, ¿podemos hablar

a solas?

alejandra: dime.

didier: no, no, no, no,

es que la que me tiene que decir

aquí eres tú porque neta--

neta no entiendo

cómo es que me desprecias.

alejandra: yo no te desprecio,

didier, simplemente no me lates.

didier: ah.

de seguro hay otro

porque no entiendo otra razón

por la que yo no te lata.

alejandra: aunque no lo hubiera,

yo solo te he visto

como un compañero.

didier: ah, o sea que--

que sí hay otro.

alejandra: sí, didier, y espero

que de una vez te convenzas

de que no voy a aceptar

volver a salir contigo

nunca más,

que nunca te quise

y menos ahora que me estoy

enamorando de alguien más.

perdón.

[gritos]

alejandra: paul.

paul: alejandra, te amo

y no solo quiero compartir

una canción contigo,

sino también mi corazón.

¿qué dices?

¿aceptas andar conmigo?

todos: isí, sí!

alejandra: sí, paul, acepto.

sí quiero andar contigo.

[vítores]

todos: ique canten, que canten!

ique canten, que canten!

[vitorean]

ambos: ♪ a veces pienso

que no puedo respirar ♪

estas fotos son unas vacaciones

que estuve en haití

visitando a mis abuelos

antes de que se fueran a vivir

a estados unidos.

alejandra: ¿o sea que tú

no naciste en haití?

paul: no, mi ascendencia

haitiana es por parte

de mi mamá.

se vino a este país,

conoció a mi papá,

se enamoró de él

y como producto de ese amor

heme aquí.

alejandra: qué increíble

es el amor, que une

a dos corazones destinados

a enamorarse sin importar

distancias ni razas.

paul: porque para el amor

no existen barreras

de ninguna especie.

el amor solo flecha corazones

sin verles el color.

alejandra: paul, vas a ser

el primer hombre en mi vida.

paul: y tú la única mujer

en la mía.

alejandra: ya, mi amor,

no estés nervioso.

les vas a encantar a mis papás.

paul: ojalá.

alejandra: te voy a abotonar

aquí para que no estés

tan descubierto.

laura: pues, qué gusto ver

que por lo menos este jovencito

es muy puntual.

alejandra: mamá, papá,

les presento a paul, mi novio.

paul: mucho gusto.

laura: pero ¿qué broma es esta?

alejandra: ninguna, ma, les dije

que les iba a presentar

a mi novio y es paul.

ricardo: pero es [--].

no tiene que ver nada

con nuestra raza.

paul: señores, no vean

solo el color de mi piel.

yo amo de verdad a su hija.

alejandra: y yo lo amo a él.

laura: claro que crees

que lo amas.

alejandra: no puedo creer

que seas tan elemental, mamá.

hablas de la raza de paul

como si fuera distinta

a la nuestra.

todos aquí somos

de la raza humana.

ricardo: sí, hija,

pero todas las razas existen

por algo,

no las inventamos nosotros

y si la naturaleza es tan sabia

como para diferenciarnos,

es porque nosotros no debemos

mezclarnos.

paul: señor, señora,

mis papás son de razas distintas

y fueron muy felices

hasta que él murió.

laura: no, no nos interesan

los demás, ¿eh?

nos interesa nuestra hija

y por supuesto que no le vamos

a permitir que se enrede

en un noviazgo...

interracial.

alejandra: pues, qué pena, mamá,

porque no invité a paul

para que lo aceptaran,

sino para que lo conocieran,

para que vieran

que es un buen muchacho,

deportista, corre

todas las mañanas en el parque,

sano, que me ama y yo lo amo

a él, y no lo pienso dejar.

ricardo: tú vas a terminar

con todo esto

porque te lo ordenamos nosotros.

alejandra: no, papá,

yo los respeto y los quiero

mucho, pero no voy a hacerles

caso.

amo a paul y él me ama a mí

y no hay razón

para que se opongan

a nuestro amor.

lo mejor será que nos vayamos.

con permiso.

paul: con permiso.

[jadea]

hugo: sí estuvo bien gacho

lo que te dijeron

los cavernícolas de tus suegros.

ambos: [jadean]

hugo: paul, ¿te sientes bien?

paul: sí, sí.

estoy muy cansado.

hugo: ¿seguro que estás bien?

te voy a llevar ahorita

al hospital.

paul: no, no es para tanto.

con que descanse

me voy a poner bien.

seguro entre el ejercicio

de ahorita y las impresiones

con los papás de alejandra,

mi corazón no aguantó.

hugo: y con sobrada razón.

eso es para matarlo a uno

del coraje.

que todavía exista gente

tan prejuiciosa como los papás

de alejandra...

ay, no.

podrás ser muy blancos

y lo que sea, pero tienen

la mente toda asquerosa.

paul: ale, yo creo que lo mejor

es que te deje aquí.

alejandra: ¿qué?

claro que no, no vamos a actuar

como si estuviéramos haciendo

algo malo.

paul: pero es que no quiero

provocar más problemas

con tus papás.

alejandra: pues, ellos tendrán

doble problema: enojarse

y desenojarse

porque tú y yo no estamos

haciendo algo que debamos

esconder.

paul: pero es que--

alejandra: paul,

yo sé que tú tienes

la mejores intenciones,

pero mis papás están

equivocados.

no están viendo más allá

de sus prejuicios y no es justo

que no vivamos nuestro amor

por su culpa.

paul: tienes razón.

discúlpame, te amo y solo quiero

que estemos bien.

ricardo: ahí está nuestra hija

desafiándonos, besándose

con ese [--].

laura: ¿qué vamos a hacer,

ricardo?

es obvio que por más

que hablemos con alejandra,

ella no va a entender.

ricardo: sí, tal vez

nuestra hija no entienda,

pero se me está ocurriendo

una manera para que a ese [--]

le quede muy claro

que no lo queremos

cerca de nuestra hija.

te pedí que platicáramos

aquí en la biblioteca

porque no quiero

que alejandra se entere

de que estuviste

aquí en la casa.

gonzalo: usted dígame, tío,

¿en qué le ayudo?

vine lo más rápido que pude

en cuanto recibí su llamada.

ricardo: necesito que me hagas

un arreglito.

gonzalo: usted me dice

a quién le doy su escarmiento,

tío.

ricardo: a un [--].

está molestando a tu prima.

quiero que entienda muy bien

el mensaje que le vas a mandar

de mi parte y que nunca más

se acerque a alejandra.

gonzalo: no se preocupe, tío.

yo me voy a encargar

de que la deje en paz.

es más, hasta me voy a llevar

unos dos o tres amigos

para que le quede claro

y que no haya pretexto

de que no entendió.

[celular]

paul: vaya, hasta que hugo

me contestó los mensajes.

[hugo] ando megacrudo

y solo quiero seguir durmiendo.

luego nos vemos.

paul: méndigo borracho.

ni modo, ya estoy aquí.

voy a correr solo.

¿qué--qué quieren?

gonzalo: hacerte entender

que te tienes que alejar

de alejandra.

paul: [gime]

todos: [ríen]

gonzalo: seguro se está haciendo

el payaso.

[ríe]

negro.

negro.

está muerto.

está muerto.

pélense, pélense.

está muerto, pélense.

alejandra: [llora]

señora marion,

vine en cuanto me dijo

que estaba en este hospital.

¿qué le pasó a paul?

marion: [llora]

mi hijo

está muerto.

alejandra: no, no, no, no.

dígame que no es cierto.

paul no puede estar muerto.

marion: qué más quisiera yo

que fuera mentira.

yo estoy igual de desconcertada

que tú, pero...

la verdad es que paul murió.

alejandra: pero ¿cómo fue?

¿sufrió un accidente o qué?

marion: el doctor me dijo

que los resultados

de la autopsia indican

que paul murió de un ataque

del corazón.

alejandra: yo no sabía

que paul estaba enfermo.

nunca me dijo nada.

marion: ni siquiera él lo sabía

ni tampoco yo.

sufría de un mal cardíaco

que desconocíamos.

ay, y eso lo mató.

eso me arrebató a mi hijo.

ambas: [lloran]

laura: mi marido te encargó

que lo golpearan,

no que lo mataran.

gonzalo: que nosotros

no le hicimos nada, tía.

bueno, ¿cómo se lo tengo

que decir para que me crean?

miren, apenas llegamos

iba a dar el primer golpe

y el negro se sintió mal

y se desplomó.

así.

ricardo: puede

que gonzalo nos esté diciendo

la verdad, laura.

ya ves que alejandra nos dijo

que ese muchacho murió

por un ataque al corazón.

laura: bueno, ¿y ahora qué vamos

a hacer?

ricardo: a--a ver, ¿estás seguro

de que nadie los vio?

gonzalo: seguro, tío.

en el parque no había nadie.

ricardo: pues, entonces

lo mejor será que no digamos

nada.

total, a final de cuentas,

el que lo mató

fue su corazón enfermo.

nosotros ni lo tocamos,

así que nos vamos a quedar

callados y a seguir

como si nada.

alejandra: [llora]

[piensa] paul, mi amor,

no sabes cuánto te extraño.

te voy a amar siempre.

va a ser muy duro para mí

seguir sola,

sin ti, sin verte,

sin cantar contigo.

no sé si resista esta nueva vida

a la que fui empujada

de repente y sin aviso.

te amo.

>> ay, guácala.

alejandra: no debí venir

a la prepa, no me siento

muy bien.

juana: ya llevabas muchos días

encerrada.

tienes que vivir.

alejandra: ya sé que tengo

que vivir, pero no sé

si quiero hacerlo sin paul.

>> guácala.

juana: yo sé que fue un golpe

muy duro, pero hay que seguir

adelante, ¿ok?

alejandra: ¿por qué parece

que me están evitando, juana?

didier: [ríe]

porque nadie quiere estar cerca

de una amante de [--].

juana: cállate, didier,

lo dices por puro ardido

porque mi amiga no te peló.

didier: y que siga sin pelarme.

de seguro te echaron

una brujería o qué sé yo

y por eso--por eso se te murió

tu [--].

juana: eres un tarado.

alejandra, alejandra.

alejandra, amiga.

>> ¿qué tienes?

juana: alejandra, reacciona.

alejandra, alejandra, alejandra,

alejandra.

cada día te ves peor.

estás más pálida.

¿segura que no estás enferma?

alejandra: no, no me duele nada.

solo que de repente me mareo

y sigo vomitando.

juana: alejandra,

¿tuviste relaciones sexuales

con paul?

alejandra: sí, un par de veces,

¿por qué?

juana: híjole.

pues, mucho me temo

que por tus síntomas

vas a tener que hacerte

una prueba de embarazo.

laura: mírala, ricardo.

te digo que alejandra cada día

tiene peor semblante.

ricardo: sí, laura.

yo creo que sí tienes que hacer

una cita con el doctor

para que la revise.

alejandra: no es necesario

que me lleven con ningún doctor.

yo me hice una prueba

y ya sé lo que tengo.

estoy em--

estoy embarazada.

ricardo: ¿que estás qué?

alejandra: que estoy esperando

un hijo.

sí, del negro

al que tanto despreciaron.

ricardo: [grita] ¿cómo pudiste

acostarte con un [--]?

alejandra: simplemente pasó.

no fue algo

que ninguno de los dos planeara.

ricardo: no, no, si eso me queda

muy claro.

nadie puede echar a perder

su vida de esa manera.

ieso te pasó por estúpida!

alejandra: no, papá,

no fue por estúpida.

fue porque estaba enamorada.

ricardo: iya cállate, cállate!

no quiero que digas nada

porque--

¿cómo es posible?

laura: tranquilo, ricardo,

tranquilo.

tenemos que pensar la manera

de solucionar este problema

porque de seguro tú no tienes

ni idea, ¿verdad?

alejandra: no les voy a negar

que estoy sacada de onda.

otra cosa sería

si paul siguiera vivo.

ricardo: iya ni siquiera

menciones a ese tipo

que te desgració la vida!

laura: es que esto no puede

saberse, ricardo.

esto sería un escándalo.

nuestra hija va a tener un hijo

sin casarse.

no, no, no podemos permitir

caer en el desprestigio.

imagínate lo que van a pensar

cuando sepan que vamos a tener

un nieto [--].

alejandra: de verdad que tienen

mucha suerte

de que el corazón no se vea

porque a ustedes

los discriminarían por tenerlo

negro.

ricardo: mira, ya déjate

de esas ideas románticas.

más te vale que ahora sí

nos hagas caso.

ya veremos cómo remediamos

la metida de pata que diste.

alejandra: [llora]

[piensa] te dije que no sé

si iba a poder seguir sola,

sin ti,

y, mi amor,

no estoy pudiendo.

la mamá de paul.

tengo que buscar

a la señora marion.

ella de seguro me puede ayudar.

[llaman a la puerta]

[ladridos]

>> buenas tardes.

alejandra: hola.

>> vivo en una casa aquí abajo

y desde hace rato estoy viendo

que estás toque y toque

en la casa de marion.

alejandra: sí, necesito hablar

con ella, pero creo que no está

porque no abre.

>> ni te va a abrir.

alejandra: ¿por qué lo dice?

>> la pobre de marion quedó

desconsolada con la muerte

de paul y decidió irse

de la ciudad.

alejandra: no, no puede ser.

tengo algo muy importante

que decirle.

¿usted sabe adónde se fue?

>> no, lo último que me dijo

cuando se despidió de mí

es que se iba a estados unidos.

ricardo: ¿se puede saber

dónde andabas?

laura: espero que no se te haya

ocurrido ir a contarle

de tu situación a alguien.

alejandra: no, mamá,

fui con esa intención a buscar

a la mamá de paul,

pero ya no vive ahí.

se fue y no tengo manera

de encontrarla para decirle

que va a ser abuela.

ricardo: aquí nadie va a ser

abuelo de nadie.

tu mamá y yo te vamos a decir

qué es lo que vas a hacer

con ese niño que estás

esperando.

alejandra: ¿no habrán pensado

en que me deshaga de él, verdad?

laura: de ninguna manera.

somos una buena familia

incapaz de pensar en el aborto

como una opción.

ricardo: vas a tener ese niño,

pero no te lo vas a quedar.

lo darás en adopción

en cuanto nazca, ¿oíste?

alejandra: pero, papá,

yo no sé si pueda.

ricardo: es una orden,

alejandra.

lo vas a entregar

para que ese niño [--]

que vas a tener

no sea una mancha sobre nosotros

para toda la vida, ¿oíste?

alejandra: mamá.

ricardo: no vamos a tener

un nieto [--].

ese niño se va de nuestra vida.

laura: no sé si alejandra sea

capaz de darlo en adopción.

ricardo: alejandra no está

en capacidad de hacer nada.

nosotros lo haremos todo

por ella.

laura: pero bueno, aunque lo dé

en adopción,

va a ser muy difícil

que ocultemos el embarazo.

nuestras amistades lo van

a saber.

ricardo: sí, sí, lo he estado

pensando.

mira, lo mejor será

que la mandemos a vivir

a nuestra casa de campeche.

diremos que nuestra hija está

de viaje y cuando todo esto pase

alejandra regresa

y nosotros preservaremos

nuestro buen nombre.

alejandra: ay, estoy sintiendo

contracciones muy fuertes.

no soporto el dolor.

ricardo: tranquila, tranquila,

todo va a salir bien.

ya vamos a llevarte al hospital.

laura: sí, mi vida, tranquila.

alejandra: estoy muy asustada,

papá, no quiero que me pase

nada.

laura: tranquila, mi amor.

ya le hablamos al ginecólogo

y al pediatra para que te estén

esperando en el quirófano.

ricardo: en el hospital

todos han estado muy discretos.

ya dieron la orden

para que no se sepa nada.

alejandra: ay, siento

que no voy a poder.

laura: sí, mi vida,

ya esta pesadilla está

a punto de acabar.

ricardo: bueno, ya vámonos, ya.

vámonos.

laura: en lo que sacan el coche

voy por la maleta.

ricardo: ¿qué pasó, doctor?

laura: ¿cómo está mi hija?

¿ya nació el bebé?

doctor: no, intentamos

que naciera por parto natural,

pero se complicó.

ya están preparando todo

para realizarle una cesárea.

ricardo: mire, haga lo que tenga

que hacer, pero ya termine

con esto, por favor.

doctor: necesito preguntarles

si dado el caso y tenemos

que tomar una decisión,

¿a quién de los dos salvamos?

ricardo: por supuesto que salve

a mi hija, ¿eh?

por mí mejor

si el bebé se muere.

doctor: de acuerdo.

envuélvanlo para revisar

que todo esté bien, por favor.

[llanto]

mejor será terminar con esto

cuanto antes, no vaya a ser

que se complique.

[pitido]

pinzas de disección.

laura: gracias.

ricardo: ¿qué pasó, doctor?

¿mi hija está bien, está viva?

doctor: así es, señor zarza,

alejandra ya está bien

y el bebé también.

laura: ¿y es [--], doctor?

dígame si el bebé es [--].

alejandra: tuve tanto miedo

de que algo nos pasara,

pero afortunadamente

mi hija nació bien,

sanita.

laura: sí, nosotros también

estábamos inquietos pensando

que el bebé podría ser [--].

alejandra: pues, no,

mi hija es blanca y se parece

a su mamá.

ricardo: en cuanto te den

de alta me regreso

a la ciudad de méxico.

tengo que atender

algunos pendientes que dejé

en la oficina.

listo, ya firmé

todos los papeles

que había pendientes, nelly.

nelly: así es,

licenciado zarza.

ahora mismo se los entrego

al mensajero para que los lleve

a paquetería.

ricardo: muchas gracias, nelly,

por el apoyo que me has dado

durante estos nueve meses

que he estado yendo y viniendo

a la ciudad de campeche.

ah, y sobre todo

por tu discreción.

nelly: no tiene nada

que agradecer.

he sido su secretaria

durante muchos años

y estoy para apoyarlo.

ricardo: y sabré recompensar

toda tu fidelidad

que me has mostrado siempre.

nelly: estoy muy a gusto

de ayudarlo, licenciado.

y la verdad es que reconozco

que ahora sí me preocupé

cuando me platicó usted

del peligro que corrieron

tanto su hija como la bebé,

pero qué alegría

que las dos estén bien.

ricardo: supongo

que te conmoviste

por la situación que tú vives.

nelly: eh, sí.

mi marido y yo no podemos tener

hijos y la verdad

es que sí me preocupé

por el de su hija alejandra

como si fuera mío,

pero le repito que celebro

que las dos se encuentren

perfectamente.

ricardo: qué curiosa es la vida,

¿verdad?

tú que tanto lo deseaste

y luchaste por tener un hijo

y no pudiste.

en cambio mi hija...

nelly: sí, así es la vida.

alejandra: [tararea]

[chista]

laura: llamó tu papá.

dijo que hoy mismo en la noche

regresa.

alejandra: [chista]

laura: no deberías encariñarte

con esa criatura, ¿eh?

no te vas a quedar con ella.

alejandra: pero es mi hija,

mamá.

laura: sí, pero ya habíamos

hablado de lo que ibas a hacer

con ella cuando naciera.

alejandra: no, ustedes hablaron

de lo que querían para mi hija,

pero yo nunca les dije

que estuviera de acuerdo.

laura: entiende que es lo mejor

para ti, mi amor.

no eres capaz de hacerte cargo

ni de tu propia vida,

mucho menos la de un bebé.

además, nadie sabe siquiera

que estuviste embarazada.

esa niña no puede quedarse

con nosotros.

alejandra: pero no es una niña

de color y ese era

su gran temor.

no veo por qué no pueda

quedármela

si no es una niña negra.

laura: pero está manchada

por su origen.

y además, no vinimos

a esconderte a campeche

para que ahora pretendas

regresar a la ciudad de méxico

para pasearte por las calles

tan campante con una bebé

en brazos.

para todos estás de viaje

y así es como vas a regresar.

¿no tuviste ningún problema

con tu vuelo?

ricardo: no, todo estuvo

a tiempo.

laura: ay, qué bueno

que ya estás aquí.

es urgente que separemos

a alejandra de esa niña.

se está encariñando

y puede obstinarse

en no entregarla como tenemos

planeado.

ricardo: no, eso no va a pasar.

laura: hace rato estuve

en su recámara

y trató de convencerme

de quedarse con ella.

y aunque yo me mantuve firme,

pues, no podemos arriesgarnos

a que se desate un escándalo

después de todo

lo que hemos hecho.

ricardo: no te preocupes, laura.

vine a campeche precisamente

para decirte que ya sé

a quién vamos a darle esa niña

en adopción.

[ríe]

alejandra: qué hermosa

mi hijita.

voy a hacer todo lo posible

para que no te separen

de mi lado.

tengo que seguir buscando

a la señora marion.

necesito a alguien que me apoye

y que me dé fuerzas.

nada, sigo sin encontrar

un perfil de la mamá de paul

y no tengo ni su teléfono

ni su dirección.

ni siquiera sé en qué ciudad

de estados unidos vive.

ella podría apoyarme

y que yo no me sintiera

tan sola.

ricardo: terminando de desayunar

me voy al aeropuerto

porque vuelo de nueva cuenta

a la ciudad de méxico.

alejandra: ¿tan pronto?

pero si apenas pasaste la noche

aquí.

ricardo: lo sé.

solo vine a decirle a tu madre

que prepare todo

para que regreses

a la ciudad de méxico

en cuanto realicemos la entrega

de la bebé.

alejandra: papá, por favor,

estuve hablando con mi mamá--

ricardo: tu mamá ya me contó,

pero las cosas se van a hacer

como nosotros decidimos,

así que más te vale cooperar

porque no vas a lograr nada,

¿eh?

te vas a tener que olvidar

de esa malnacida

porque te vas a olvidar,

¿oíste?

nelly: ¿el chofer estuvo puntual

para recibirlo en el aeropuerto,

licenciado?

ricardo: sí, nelly, me vine

directamente para la oficina

porque necesito hablar contigo.

cierra la puerta, por favor.

nelly: claro.

ricardo: siéntate.

nelly, tú eres la única que sabe

por lo que ha pasado mi familia

durante estos últimos meses.

nelly: sí, yo le juré

que sería una tumba con el tema.

ricardo: y lo has demostrado,

así que pensé

que quién mejor que tú

para ser la mujer que adopte

a esa niña.

nelly: eh, no tenía idea

de que querían dar a la niña.

ricardo: bueno, ahora lo sabes.

y como he visto ese deseo

tan grande que tienes

de ser mamá, te propongo

que le des a esa niña

el hogar que tanto anhelas.

nelly: pero ¿su hija está

de acuerdo?

ricardo: mi hija no está

en facultad de pensar.

te debería quedar claro

desde el momento

en que se embarazó

de esa manera tan deshonrosa.

nelly: discúlpeme,

pero yo no creo que un bebé

sea un motivo de verguenza.

ricardo: sí, sí, no,

por supuesto que no.

es mi hija la que cometió

el error y la que tiene

que pagar las consecuencias.

alejandra no se puede quedar

con esa hija.

¿tú te imaginas la vida

que le daría?

si no fue capaz ni de manejar

su vida propia.

a ver, ¿qué necesidad

de que esa niña sufra?

si tú eres una mamá

llena de ilusión para hacerla

feliz.

nelly: sí, yo le daría

todo el amor que tengo guardado

para esa criatura que no puedo

engendrar.

ricardo: pero que ahora

yo te doy la posibilidad

de que sí puedas tener.

que tú y tu marido tengan

la familia que tanto anhelan.

mira, solo es cosa

de que digas que sí.

nelly: está bien,

licenciado zarza.

acepto recibir a esa niña,

pero con una sola condición,

que mi marido y yo

la registremos como hija natural

de los dos.

ricardo: acepto.

le conseguí un boleto de avión

a nelly para que regrese

con la niña

en un vuelo comercial.

nosotros nos regresamos

en nuestro avión

y nadie podrá relacionarnos.

alejandra: papá, yo no sé

si pueda.

ricardo: ya no sufras,

alejandra.

le conseguí un excelente destino

a esa bebé.

nelly ha sido mi secretaria

desde hace muchos años.

ha mostrado una fidelidad

indiscutible.

es una persona responsable

y con una calidad moral

intachable,

mucho mejor que la tuya.

nelly: señorita, le prometo

que esta niña va a ser

muy amada.

mi esposo y yo añoramos

ser papás y nada le va a faltar,

nada.

ricardo: anda, hija, entrégala

para que todos podamos seguir

con nuestras vidas

como si nada de esto hubiera

pasado.

alejandra: mamá.

laura: hazle caso a tu papá,

hija.

hasta ahora todo ha salido bien.

no somos el hazmerreír de nadie

gracias a su esfuerzo,

así que ahora tienes

que obedecernos.

ricardo: alejandra.

alejandra: está bien.

solo te voy a pedir un favor,

que se llame lucero

porque eso es lo que fue

en mi vida, un lucero.

nelly: y es también lo que será

para mí,

un lucero.

lucero: [llora]

nelly: hola, lucero.

hola, yo soy tu mamá

y te voy a amar

y te voy a cuidar toda la vida.

yo soy tu mamá.

alejandra: [llora]

[música]

[música]

nelly: hola, lucero.

yo soy tu mamá

y te voy a amar

y te voy a cuidar toda la vida.

alejandra: mi hija.

no puedo dormir.

no hice nada por retener

a mi hija.

ella debió ser mi fuerza,

mi compañía para no sentirme

sola.

quiero recuperarla.

quiero que me regresen

a mi hija.

[llora]

llevo varios días

sin poder dormir, doctora.

desde que me quedé sin mi hija

y regresamos

a la ciudad de méxico,

no he estado tranquila.

doctora: viviste

una dura experiencia,

un duro desprendimiento.

alejandra: he pasado por mucho

en los últimos meses:

la muerte del amor de mi vida,

mi inesperado embarazo,

el desprecio de mis papás

y la separación de mi hija.

no he sido capaz de controlar

mis emociones.

me he sentido desprotegida,

sola, incapaz de manejar

mi vida.

doctora: la depresión consiguió

acabar con tu voluntad

y que no hicieras un esfuerzo

para que no te manipularan,

que no te impusieran decisiones.

alejandra: estoy pagando

muy caro todos los errores

que consentí se cometieran

conmigo y con mi hija.

por eso fue que decidí venir

a terapia con usted,

para que me ayude a recuperar

mi voluntad, mi fuerza

y lograr que me regresen

a mi hija, que me la regresen.

[llora]

nelly: les agradecemos mucho

que nos acompañen a festejar

el primer año

de nuestra lucerito.

>> ay, no me lo podía perder

por nada.

todavía me acuerdo

cuando me hablaste para contarme

que habías tenido una bebé.

y yo ni enterada estaba

de que te habías embarazado.

nelly: [ríe]

bueno, es que braulio y yo

decidimos tener

todo el embarazo en secreto.

tú sabes por los problemas

que pasamos para concebir,

pero en cuanto tuve a mi hija

en mis brazos, se lo contamos

a todos.

braulio: pero bueno, esto es

una fiesta.

¿gustan tomar algo?

¿un refresco, una cerveza,

una cuba?

>> sí, para mí un refresco,

braulio, y para charlie

una cubita.

braulio: muy bien.

alejandra: buenas noches,

nelly.

hola, lucerito,

feliz cumpleaños.

te traje un pastel para celebrar

tu cumpleaños.

nelly: eh, señorita,

no esperaba verla aquí.

alejandra: me acordé que hoy

es el cumpleaños de tu hija

y decidí que vendría

a festejarlo con ustedes.

nelly: eh, bueno,

mi esposo y yo le organizamos

una fiesta pequeña,

solo con los amigos más íntimos.

alejandra: pero ¿qué, no me van

a invitar a pasar?

nelly: ah, sí, claro,

pero antes de que cualquier cosa

pase, le quiero pedir

que no diga nada.

ninguno de nuestros invitados

sabe que lucero no es

mi hija natural.

alejandra: te prometo

que no voy a decir nada.

nelly: pase.

amigos, los invito

a que nos acompañen a partir

el pastel.

alejandra: si quieres, yo cargo

a la niña para llevarla

con el pastel que le traje.

braulio: sí, sí, está bien.

lo mejor será que no hagamos

nada para evitar un escándalo.

alejandra: mira, mi niña,

el pastel que te traje.

yo te voy a ayudar a apagar

la vela para que se cumplan

todos tus deseos.

a la cuenta de tres.

>> sí.

todos: iuna, dos, tres!

[aplauden]

ibravo, bravo!

alejandra: que seas muy feliz,

mi niña.

nelly: me la pasé incómoda

todo el tiempo.

braulio: tranquila, mi amor.

alejandra se fue y no pasó nada.

nelly: [suspira]

pero no quiero que se vuelva

a aparecer como una amenaza

igual que el día de hoy.

se la pasó cargando a lucerito

durante toda la fiesta

como si fuera su mamá

y no, la mamá de lucerito

soy yo.

braulio: ¿y qué vas a hacer?

nelly: contarle

al licenciado zarza

que su hija estuvo aquí

para que hable con ella.

presentarte en la casa de nelly?

alejandra: ¿cómo?

laura: le habló desesperada

a tu papá porque te comportaste

como si fueras la mamá

de la festejada.

alejandra: porque soy la mamá

de lucerito.

ricardo: tú no eres nada

de esa malnacida.

¿qué pretendías yendo

a su fiesta?

alejandra: estar cerca

de mi hija.

estaba lista para volver a verla

después de un año que estuve

en terapia.

laura: bueno, y de nada

te sirvió ir con esa psicóloga.

estás haciendo tonterías, hija.

no tienes por qué acercarte

a esa niña

que tú misma entregaste.

alejandra: que ustedes

me obligaron a entregar,

pero yo nunca estuve de acuerdo

y ahora voy a hacer valer

lo que yo quiera,

voy a hacer valer mi voluntad.

laura: mi amor, por favor.

mi vida, no se vería bien

que de la noche a la mañana

aparezcas con una niña.

el que te acerques a lucerito

puede dar pie a sospechas

y suspicacias.

ay, bueno, mi amor,

y después de tanto trabajo

que nos costó taparlas, mi vida.

alejandra: no, mamá,

el buen nombre de esta familia,

el prestigio

que tanto les importa conservar,

no se verá envuelto

en ningún escándalo.

tengo muy bien planeado

cómo acercarme a mi hija

sin que nadie sospeche nada.

ricardo: ah, ¿sí?

pues, no veo de qué manera

vayas a conseguirlo.

alejandra: yo te lo voy a decir.

voy a ser su madrina.

así a nadie le resultará extraño

que esté cerca de ella

si es mi ahijada.

laura: no me parece mala idea.

pero bueno, después

de cómo reaccionó nelly

cuando te presentaste hoy

en su casa, yo no creo

que vaya a aceptar.

alejandra: bueno, pues, entonces

ayúdenme a contener el escándalo

porque yo estoy decidida

a estar cerca de mi hija

y de ustedes dependerá

a que me ayuden que sea

como su madrina o como su madre.

ricardo: alejandra está decidida

a acercarse a tu hija.

nelly: no, ella no puede.

ricardo: vas a tener que aceptar

que alejandra sea madrina

de la niña

para que ella siga callando

que es su verdadera madre.

nelly: licenciado,

yo siempre le fui fiel.

he mantenido el secreto

de su familia, ahora tiene usted

que apoyarme.

ricardo: eso es lo que estoy

haciendo, nelly.

y si no quieres

que la ley te quite a la niña,

porque alejandra puede

demandarlo,

te conviene seguir manteniendo

el secreto y aceptar

que sea su madrina.

nelly: pero es que--

braulio: nelly.

está bien, licenciado zarza.

la señorita alejandra será

la madrina de nuestra hija

para que pueda estar en contacto

con ella.

[música]

[música]

niños: [gritan]

braulio: muchas felicidades

por tu cumpleaños número 10,

mi hija.

nelly: vamos a cantarte

las mañanitas para que apagues

las velas, lucerito.

lucero: no, mamá,

hasta que llegue mi madrina

alejandra.

nelly: pero tus amiguitos

ya quieren partir el pastel.

lucero: no me importa,

que se aguanten hasta que llegue

mi madrina.

[resuella]

imadrina!

alejandra: felicidades,

lucerito, mi amor,

imira lo que te traje!

lucero: ies la muñeca

que tanto quería!

nelly: nosotros estábamos

ahorrando para dársela

de regalo de navidad.

alejandra: ay bueno,

ustedes le pueden comprar

ropita, no importa,

lo importante es la felicidad

de mi ahijada, ¿verdad?

lucero: iestoy muy feliz

con mi muñeca, madrina,

te quiero mucho!

alejandra: y yo a ti, mi amor.

lucero: te estábamos esperando

para partir el pastel.

alejandra: guau, pues entonces,

ia ver, todos, niños!

vamos a cantarle las mañanitas

a lucero.

todos: ♪ estas son

las mañananitas que cantaba

el rey david

hoy por ser día de tu santo

te las cantamos a ti

despierta lucero despierta

mira que ya amaneció ♪

lucero: adiós, madrina.

alejandra: que sueñes

con los angelitos

y nuevamente felicidades,

mi amor.

lucero: gracias.

nelly: alejandra, eh,

discúlpame pero es que no puedo

evitar sentir celos

cuando te veo con mi hija.

si al menos pudieras moderarte

un poco con ella.

alejandra: está bien, nelly,

trataré de guardar distancia

con la niña para que no haya

malos entendidos.

nelly: es que yo amo

a mi hija como si de verdad

hubiera nacido de mi vientre.

alejandra: no, no, no tienes

que explicarme, lo entiendo.

tú siempre vas a ser la mamá

de lucero y yo siempre voy a ser

la madrina.

prometo que nunca voy a cruzar

esa línea, ¿mm?

[músic

alejandra: osvaldo, ¿qué haces

aquí?

te dije que iba a estar

en la fiesta de cumpleaños

de mi ahijada, mi amor.

laura: bueno, yo los dejo solos.

osvaldo: ya sé que no ibas

a estar aquí,

por eso decidí venir

y esperarte para darte

una sorpresa.

alejandra,

tú sabes que te amo

y me hiciste muy feliz

desde que aceptaste ser

mi novia.

alejandra: eres un gran hombre,

osvaldo, y yo me he sentido

muy feliz a tu lado.

osvaldo: pero quiero que

nuestra felicidad sea plena

y por eso estoy aquí

para pedirte que seas mi esposa.

alejandra,

¿me harías el honor de casarte

conmigo?

alejandra: osvaldo, yo no--

no me esperaba que me hicieras

esta propuesta.

osvaldo: bueno, es algo natural

en una pareja que se ama,

porque me amas, ¿cierto?

alejandra: ay por supuesto

que te amo, mi amor.

pero por lo mismo que--

que te amo antes de darte

una respuesta tengo que hacerte

una revelación.

osvaldo: ¿una revelación?

alejandra: sí.

creo que te mereces la verdad

y te la voy a decir.

yo--

yo me enamoré muy joven,

cuando tenía 16 años.

producto de ese amor

tuve una hija.

osvaldo: ¿tienes una hija?

alejandra: sí, así es.

a la que--a la que tuve que dar

en adopción pero yo he estado

muy cerca de ella en los últimos

10 años y esa hija es--

es lucero, mi ahijada.

y quería decírtelo ahora

porque si vamos

a empezar una vida juntos

a mí no me gustaría

empezarla mal.

yo quiero ser honesta contigo,

no quiero tener secretos.

osvaldo: yo--

yo no tenía ni idea,

no me lo esperaba.

creo que necesito tiempo

para asimilar esta noticia.

bueno, y seguro vienes

muy cansada.

lo mejor será que yo me vaya.

nos vemos.

laura: ide verdad que no sé

qué tienes en la cabeza!

alejandra: ay ya, mamá,

por favor tranquila,

no te vayas a poner otra vez mal

de la presión.

laura: no, la que me pone mal

eres tú,

¿osvaldo es el mejor partido

que pudiste encontrar

y te das el lujo de espantarlo?

alejandra: yo no podía aceptar

casarme con él si no era honesta

y él no sabía todo de mi.

laura: haces que me estalle

la cabeza.

iun día vas a matarme!

alejandra: mamita, ¿necesitas

algo más?

ricardo: el doctor ya viene

en camino para que te revise,

laura.

laura: ya no hay nada

que se pueda hacer, mi amor.

por favor, déjame a solas

con mi hija.

ricardo: está bien.

alejandra: [llora]

mamita, ya, por favor,

tranquilízate, ¿si?

[solloza]

laura: justo porque me quiero

morir tranquila es que necesito

hablar contigo.

alejandra: no, no, no.

no digas eso,

tú no te vas a morir

porque el doctor viene para acá.

laura: ni siquiera creo

que tenga tiempo de encontrarme

con vida.

y yo necesito confesarte algo

antes de morir.

he vivido con remordimientos

que son los que seguramente

me están provocando la muerte

ahora.

alejandra: no, mamá, no,

la culpa no es completamente

de ustedes.

yo lo permití, yo permití

que ustedes decidieran por mi.

laura: pero--

si yo no hubiera estado

de acuerdo con lo que tu papá

le hizo a paul

a lo mejor tu vida sería

muy distinta.

alejandra: ¿a paul?

¿qué le hizo mi papá a paul?

laura: tu papá lo mandó

a golpear,

eso fue lo que le provocó

el ataque al corazón.

paul se murió por culpa

de nosotros.

perdónanos, hija, por favor.

alejandra: [llora]

laura: perdón.

alejandra: yo no tengo nada

que perdonarte, mamá,

si tengo algo que perdonarte--

¿mamá?

¿mamá?

mamita, no.

ay no, no, mamita, por favor,

no.

mami.

[llora]

no, mami.

ricardo: me voy a dar un trago

antes de irme a acostar.

necesito descansar

después de los servicios

funerarios de tu madre.

alejandra: antes de que te subas

necesito hablar contigo.

ricardo: ¿no podrías esperar?

alejandra: no.

yo ya esperé a que enterráramos

a mi madre

pero necesito reclamarte

que me has echado a perder

la vida.

ricardo: no, tú sola

te la echaste a perder.

alejandra: no, papá,

fuiste tú, fueron ustedes

que desde un principio

se opusieron a mi relación

con paul por tus tontos

prejuicios.

pero jamás te creí capaz

de matarlo para salirte

con la tuya.

ricardo: ese negro se murió

de un ataque al corazón.

alejandra: ique tú le provocaste

porque lo mandaste a golpear!

mi mamá me lo dijo todo

antes de morir.

ricardo: no, yo nunca tuve

la intención de que ese tipo

se muriera,

yo sólo quería espantarlo

para que se alejara de ti.

alejandra: nunca te lo voy

a perdonar, papá,

inunca!

lucero: qué tal, madrina,

¿cómo me veo?

no engordé, ¿verdad?

alejandra: iay no!

por supuesto que no,

si te ves divina, radiante,

hermosa, mi amor.

lucero: es que estoy

tan feliz.

hoy se cumple mi sueño

de casarme con joaquín.

alejandra: van a ser

muy felices, hija,

se aman tanto que estoy segura

que van a estar felices siempre.

lucero: así será

porque tú me vas a dar

tu bendición.

alejandra: ¿de verdad quieres

mi bendición?

lucero: por supuesto,

te quiero más que

como mi madrina,

te quiero como a una segunda

mamá.

alejandra: que la virgen

de guadalupe te bendiga

y te llene de dicha, mi amor.

nelly: lucero,

ya es hora.

tu papá está listo

para llevarte a la iglesia.

lucero: si, si, si, vamos.

no se me vaya a desesperar

el novio.

[ríe]

alejandra: ay pasen.

ay qué bueno que vinieron

a verme.

no cabe duda que el matrimonio

te está sentando muy bien,

mi amor.

desde que regresaste

de tu luna de miel

te ves radiante, hermosa.

lucero: es que no es

solamente por lo feliz

que me hace mi marido, madrina,

sino por lo que me acaba

de decir el doctor.

alejandra: ¿vienen del doctor?

¿y por qué no me avisaron

para acompañarlas?

nelly: no era necesario,

la acompañé yo que soy su madre.

alejandra: tienes razón,

discúlpame pero bueno,

¿qué fue lo que te dijo

el doctor?

lucero: iestoy embarazada!

nelly: ique voy a ser abuela!

alejandra: ay, mi amor,

qué alegría, mi amor,

felicidades.

bueno, felicidades a las dos.

no cabe duda que la vida

te está llenando de bendiciones

y felicidad, mi amor.

lucero: sí, madrina,

soy muy pero muy feliz.

alejandra: yo digo que lucero

ya cumplió--

nelly: ay te digo que no,

alejandra, yo llevo la cuenta--

lucero: siempre que vienen

a visitarme a mi casa

es lo mismo con ustedes,

no se ponen de acuerdo.

nelly: ay es que tu madrina

insiste en que llevas nueve

meses y yo soy tu madre y--

alejandra: isí!

tú eres la madre pero yo

te digo--

lucero: [gime]

mamá, madrina,

se me acaba de romper la fuente.

nelly: hay que llamar

una ambulancia--

alejandra: no, no, hay que

llevarla en mi coche.

nelly: ay bueno pero

si se le viene el parto

en el camino mejor

la ambulancia.

alejandra: no, pero si en lo que

llega la ambulancia el niño

puede nacer aquí.

lucero: por favor ya.

ve por mi maleta en lo que voy

saliendo con mi madrina.

nelly: sí, sí.

alejandra: está bien.

respira.

respira, agárrate de mi,

respira profundo, así.

aguanta, aguanta,

respira.

joaquín: ¿qué pasa?

hace rato que dijeron

que iban a traer a nuestro hijo

y nada que llegan.

lucero: ay calma, joaquín,

ya te dije que todo salió bien.

yo lo escuché llorar

cuando nació pero no lo pude ver

porque me desmayé.

es que un parto natural

no es cosa fácil.

nelly: ah, pero así que

los cuatro vamos a conocer

por primera vez a mi nieto.

lucero: sí, mamá.

enfermera: aquí traigo al recién

nacido.

vamos a presentarle a tu mamá.

lucero: eh--

eh--creo que hubo un error,

señorita.

joaquín: mi esposa tiene razón,

ese no puede ser nuestro hijo,

ese bebé es negro.

enfermera: no, no hubo ningún

error, ese bebé es su hijo.

lucero: ¿cómo?

¿cómo mi hijo?

no, no, no puede ser,

seguro hay un error.

mi hijo no puede ser negro.

[música]

[música]

lucero: llévense a este niño,

no es mío.

alejandra: ay no,

permítamelo a mí.

ay, cosita, velo,

lucero, es tu hijo.

lucero: no, madrina,

no es mi hijo,

basta con verlo.

es negro.

nelly: cálmate, hija,

seguro todo se trata

de una confusión.

lucero: señorita,

quiero ver a mi hijo.

yo di luz a un niño,

¿por qué no me lo traen?

algo le hicieron,

seguro me lo cambiaron.

joaquín: mi esposa tiene razón,

en este momento voy a hablar

con el doctor para exigirle

una explicación.

alejandra: puede retirarse.

enfermera: con permiso.

lucero: ¿qué le hicieron

a mi bebé, mamá?

¿qué le hicieron a mi hijo?

quiero verlo.

quiero que me lo traigan.

[llora]

nelly: cálmate, hija,

ya fue joaquín a averiguar,

seguro que todo se va

a averiguar pronto pero cálmate

por favor, ¿si?

cálmate, hija, cálmate.

tranquila.

enfermera: doctor,

yo le juro que el bebé

que le llevé a la señora

alejandra es el de ella.

joaquín: ¿está ciega o qué?

basta con verlo para saber

que ese bebé no es el que tuvo

mi esposa, es [--]

doctor: señor vélez,

yo le aseguro que

en este hospital

hay un estricto control

con los nacimientos.

joaquín: pues no lo parece,

doctor, porque es evidente

que ese bebé no es

el que mi esposa dio a luz.

doctor: entiendo su desconcierto

pero el bebé es el correcto.

joaquín: no insista

con lo mismo.

y lo voy a demandar

si no me da una respuesta

satisfactoria.

doctor: no va a ser necesario

que demande, señor vélez.

vamos a tomar una muestra

de su esposa para realizar

una prueba de adn

y así salir de dudas.

joaquín: de cualquier forma

voy a hablar con mi abogado

para que todo sea conforme

a la ley y no vuelvan a tener

un descuido como el que acaba

de pasar con mi hijo.

nelly: voy con las enfermeras

para pedirles que te traigan

un calmante.

regreso.

lucero: mi mamá sólo va

a perder el tiempo

porque lo único que puede

calmarme es que me traigan

a mi hijo.

alejandra: aquí está tu hijo,

mi amor.

lucero: ino, madrina!

yo no pude tener un bebé negro.

alejandra: pero no lo veas

sólo con los ojos, velo,

pero velo con tu corazón.

alguna vez alguien me dijo

que un corazón no tiene color

y que el amor no sabe

de colores.

tú esperaste con mucho amor

a este bebé,

lo llevaste en tu vientre,

no puede ser que te niegues

a reconocerlo.

lucero: no insistas, madrina,

ese bebé no es mío,

no puede ser mío.

y no me voy a calmar

hasta no tener a mi bebé

en mis brazos.

joaquín: ¿qué pasa?

acabo de ver a tu mamá

y me dijo que estás muy mal.

lucero: no puedo estar bien

hasta no saber dónde está

mi hijo.

¿qué te dijo el doctor?

joaquín: el insiste que no hay

ningún error,

que ese bebe [--] es tuyo.

alejandra: es de ustedes,

joaquín, así como se lo acabo

de decir a mi ahijada

dejen de ver sólo el color

de su piel,

véanlo con el amor de papás,

ese amor con el que

lo estuvieron esperando.

joaquín: a ver, señora,

discúlpeme pero yo no puedo

engendrar un hijo [--]

en cuanto a ti, lucero,

te van a practicar una prueba

de adn para demostrar

que nosotros no somos los papás

de ese niño negro.

alejandra: vas a ver

que con los resultados

de la prueba de adn

se va a convencer que es tu mami

y te va a aceptar, mi amor,

porque tú eres su hijo,

tú eres mi nieto.

ricardo: [ríe]

insisto en que la vida

es muy curiosa.

alejandra: lo que te acabo

de contar sobre el bebé

de lucero no tiene nada

de chistoso, papá,

para que te estés riendo.

ricardo: claro que es chistoso,

alejandra,

te dije que la mancha

de tu error te iba a perseguir

para toda la vida.

y mira, tú no tuviste un bebé

de color pero esa malnacida sí.

alejandra: ino le vuelvas

a llamar así por favor!

la cara se te debería de caer

de verguenza porque todo esto es

tu culpa.

ricardo: ¿qué, yo?

por favor,

yo no tuve nada que ver,

son cosas de la naturaleza.

alejandra: pero si me hubieras

dejado ser feliz al lado

del hombre que yo amaba

yo no hubiera tenido que regalar

a mi hija y ella ahora

no despreciaría a su bebé

porque sabría que tiene

ascendencia de color.

ricardo: lucero reaccionó

como cualquiera

porque la raza sí existe,

por eso es que a nadie nos gusta

que se mezclen.

alejandra: desafortunadamente

por su reacción yo no dije nada

y ahora no sé cómo confesarle

a lucero que su verdadero padre

es un hombre de color.

me da miedo su reacción

y que rechace aún más

a ese bebé.

ricardo: estás metida

en este problema por tu culpa.

yo te ofrecí que te alejaras

de todo, como si no hubiera

existido pero no,

tú como siempre te comportaste

como una estúpida al querer

vivir cerca de tu malnacida.

doctor: ya tengo los resultados

de la prueba de adn

de la señora lucero.

joaquín: muy bien,

aquí está mi abogado.

puede abrirlos.

doctor: los resultados indican

que existe un 99.9%

de compatibilidad del bebé

con la señora lucero.

lucero: [llora]

no, no puede ser,

seguro hay un error.

doctor: no existen dudas,

señora, el abogado de su esposo

verificó que se hiciera

la prueba correctamente

y este bebé es suyo.

y como ya no hay ninguna

situación que aclarar

y voy a formular su alta

para que pueda irse a su casa

con su bebé.

lucero: [llora]

bebé: [llora]

joaquín: tu hijo está llorando,

tienes que darle de comer.

lucero: sí, ¿puedes traérmelo

en lo que yo me preparo?

joaquín: no, mejor ven tú

por tu hijo.

yo voy al baño.

¿qué pasó?

¿no piensas darle de comer

para que nos deje dormir?

lucero: sí, pero mejor

voy a prepararle un biberón

de leche de fórmula.

bebé: [llora]

joaquín: qué bueno que vamos

a comer en paz,

ya se cayó tu hijo.

lucero: también es tu hijo.

joaquín: no, no, no,

en las pruebas de adn

decía que es hijo tuyo,

no mío.

lucero: ¿y de quién más

va a ser?

ni modo que pienses

que te fui infiel.

joaquín: no, no sólo lo pienso,

estoy seguro de que

me engañaste,

te metiste con un negro

y por eso tuviste un hijo

de color.

lucero: yo no he estado

con otro hombre que no seas tú.

joaquín: ¿entonces por qué

tuviste un hijo [--]?

lucero: no lo sé,

tal vez tú tienes parientes

de color y no lo sabes.

joaquín: sólo estás buscando

pretextos para esconder

todo lo que realmente pasó.

te metiste con un [--]

lucero: ieres un imbécil!

joaquín: sí, fíjate que sí

soy un imbécil por soportar

esta situación después

que me engañaste.

pero ya no más,

me voy ahora mismo.

lucero: no, por favor,

joaquín, no puedes abandonarme.

¿es que ya no me amas?

joaquín: sí, sí te amo pero--

lucero: y yo también a ti.

no tienes porqué irte

y yo no te engañé.

joaquín: perdón, lucero,

pero la duda de que me fuiste

infiel y que el niño sea

de color es más grande

que nuestro amor.

me voy.

lucero: [llora]

[música]

[música]

nelly: hija, te traje

un sándwich para que cenes.

lucero: no quiero, mamá.

nelly: pero, hija,

vine en cuanto me llamaste

para contarme que joaquín

te abandonó pero tienes que

comer algo,

no has probado alimento

en todo el día.

tienes que esforzarte.

lucero: ¿para qué, mamá?

no tengo nada.

de repente mi vida

se convirtió en una pesadilla.

alejandra: listo, ya cambié

a este niño lindo, lo bañé,

y hasta le puse pomadita

porque estaba rosadito.

lucero, hija,

no puedes dejarlo tanto tiempo

sin cambiar.

lucero: por mí que ese bebé

se muera, no lo quiero.

alejandra: lucero,

no puedes hablar así,

es tu hijo.

lucero: pues no,

no lo quiero.

el tiene la culpa

de que joaquín piense lo peor

de mi, que me haya abandonado,

por su culpa mi vida

es un infierno.

por mí que desaparezca,

lo odio porque es [--]

alejandra: ¿osvaldo?

¿qué haces aquí?

olvaldo: vine a buscarte.

estuve platicando con tu papá

pero se disculpó porque tuvo

un malestar en el pecho

y subió a acostarse

pero me dijo que podía esperar.

alejandra: no está muy bien

del corazón pero por favor,

siéntate.

me encanta, no sabes el gusto

que me da volverte a ver.

olvaldo: a mí también.

no la he pasado muy bien

desde la última vez

que nos vimos.

alejandra: entiendo tu reacción,

osvaldo,

yo comprendí que tenías

todo el derecho de continuar

con tu vida.

olvaldo: mira, no pude hacerlo,

tuve algunas relaciones

pero no pude formalizar

con nadie porque en mi mente

y en mi corazón siempre

estuviste tú.

alejandra: y tú también

conservas un lugar especial

en el mío.

olvaldo: fui muy infeliz

todo este tiempo sin ti

y decidí regresar para--

a pedirte otra oportunidad,

que me permitas reconquistarte.

alejandra: perdóname pero

en este momento yo no puedo

pensar en mí.

tengo que encontrar una solución

para que mi hija vuelva

a ser feliz,

es que no la está pasando

muy bien.

olvaldo: esta vez no voy

a salir huyendo, alejandra,

voy a estar cerca de ti,

para apoyarte,

para que te sostengas

con mi amor.

alejandra: muchas gracias,

osvaldo.

he estado tan confundida

y me he sentido tan sola

sin ningún apoyo para saber

qué hacer.

olvaldo: pero ya no estás sola,

alejandra,

ni lo vas a volver a estar

nunca.

alejandra: madre mía,

ayúdame.

tengo que decirle la verdad

a lucero pero tengo miedo

de que los prejuicios

sean más fuertes

y termine arruinándole la vida

a mi hija y a mi nieto.

te lo suplico, virgencita,

ayúdame para que lucero

comprenda su origen

y acepte a su hijo.

tú eres morenita

y todos te amamos.

ayúdame para que también

mi nieto sea amado

por sus papás.

así con agua fresca

esta rosa se va a conservar

igual de bonita

que cuando la encontré.

ten, morenita.

¿señora marion?

marion: ialejandra!

alejandra: ay no lo puedo creer,

pensé que nunca volvería

a verla.

marion: estoy de visita aquí

en méxico y quise pasar

a saludarte por todo el cariño

que le tuviste a mi paul.

alejandra: no tiene idea

de todo lo que hice

para buscarla porque tenía

que decirle que--

que tuve un hijo de paul.

marion: ¿qué?

¿un hijo de mi paul?

[llora]

qué felicidad.

alejandra: sí, una niña

y se llama lucero.

marion: ay lucero,

¿dónde está?

quiero verla, alejandra,

quiero ver a mi nieta--

alejandra: pero antes

hay algo que tengo que decirle

porque no va a ser tan sencillo

que usted pueda conocerla.

siéntese, por favor,

siéntese.

ricardo: ¿qué hace esta mujer

en mi casa?

alejandra: es la mamá de paul--

ricardo: ino me digas nada!

con sólo ver esa [--]

sé perfectamente quién es,

así que quiero que se largue

de mi casa.

alejandra: ipapá, por favor!

ricardo: ique se largue!

he luchado tanto tiempo

por desaparecer esta gente

de mi vida que no voy

a permitirle

un sólo minuto en mi casa.

marion: será mejor que

me retire, alejandra,

luego te busco.

alejandra: sí, muchas gracias

y perdón.

de verdad tú no sientes

compasión por nadie, papá.

ricardo: no pienso discutir

contigo un caso

que está cerrado.

alejandra: no puede ser

que no sientas ni un mínimo

remordimiento.

miraste a los ojos a la mujer

a la que le mataste al hijo

y sólo fue para despreciarla,

para echarla.

ricardo: iy la voy a seguir

despreciando mientas

se le ocurra poner un pie

en esta casa!

por culpa de su hijo

es que vivimos este infierno.

alejandra: no, tú fuiste

el que tomó malas decisiones,

el que mandó a golpear a paul

provocándole la muerte.

aquí el único culpable de todo

eres tú.

ricardo: ¿nunca entendiste nada?

todo lo hice por ti,

por tu bien,

por tu felicidad, eres una--

alejandra: papá, papá,

¿qué te pasa?

papá, no.

papá, ¿qué tienes?

papá--ay, dios.

[grita] silvia, silvia, ayúdame.

papito, papá.

silvia, llama a una ambulancia.

papá, ¿qué tienes?

papá, no me hagas esto, papá,

no me hagas esto,

¿por qué me haces esto?

[llora]

olvaldo: mi amor,

te va a caer bien

tomar un poco de café.

alejandra: gracias, osvaldo,

gracias.

marion: alejandra,

lamento mucho que mi presencia

haya causado la muerte

de tu papá.

alejandra: no, no, no,

usted no tiene la culpa de nada,

señora.

olvaldo: señora, no es culpa

de nadie.

braulio: lamentamos mucho

tu pérdida, alejandra.

lucero: te quiero mucho,

madrina, y yo estoy aquí

para apoyarte.

alejandra: [llora]

gracias, mi niña.

mira, quiero presentarte

a la señora marion.

ella es lucero.

marion: ¿lucero?

eres bellísima,

¿te puedo abrazar?

lucero: discúlpeme pero--

apenas la conozco,

¿por qué tendría que abrazarme?

marion: sí, perdón,

es que lo que tú no sabes

es que yo soy una vieja

sirvienta que trabajó

en esta casa antes

de que tú nacieras.

siento que te quiero

por el cariño con el que

mi niña alejandra me ha hablado

de ti.

lucero: bueno, está bien,

puede abrazarme.

alejandra: me da gusto

que te estés esforzando

por salir de tu depresión, hija.

lucero: siento que no podré

reponerme por completo

mientras no entienda

porqué me pasó todo esto.

alejandra: por eso estoy aquí,

hija, antes de que muriera

mi padre yo venía a hablar

contigo.

tengo que decirte una verdad

y no hay manera que decirle

más que directamente.

yo no soy tu madrina,

yo soy tu verdadera madre.

lucero: ¿qué?

alejandra: que yo soy

tu verdadera madre

y él es tu verdadero padre.

lucero: mi padre--

¿una persona de color?

alejandra: sí, hija,

mis papás nunca aceptaron

que yo anduviera con una persona

de otra raza,

mi papá lo mandó a golpear

para alejarlo de mi

y él murió de un ataque

al corazón sin saber

que yo estaba embarazada de ti.

lucero: ¿entonces porqué

me crió mi mamá?

digo, nelly.

alejandra: porque yo tuve

que entregarte con ella.

lucero: ¿o sea que

me regalaste?

alejandra: sí, te regalé.

lucero: [llora]

me has destrozado la vida,

destruiste mi matrimonio.

alejandra: no, mi amor,

perdóname--

lucero: [grita] no.

no quiero volver a verte más.

ivete, no vuelvas más!

ino quiero volver a verte nunca!

inunca!

alejandra: [llora] no...

[música]

[música]

joaquín: señora, ¿qué hace aquí

afuera de mi casa?

alejandra: esperándote

porque necesito hablar contigo.

joaquín: perdón, señora,

es que sigo muy confundido.

la he pasado muy mal

desde que me alejé de lucero

porque la amo.

alejandra: por eso tienes

que escucharme

porque te voy a decir la verdad

y parte de ella es que lucero

nunca te fue infiel.

joaquín: por favor, señora,

ese niño es la evidencia.

alejandra: no, joaquín,

tu hijo porque es tu hijo,

es de color porque el verdadero

papá de lucero

era una persona de raza negra.

joaquín: ¿cómo?

¿el verdadero papá de lucero

no es braulio?

alejandra: sí, así es,

braulio y nelly la adoptaron

y yo sé que el papá de lucero

es de color porque--

porque yo soy la verdadera mamá

de lucero.

olvaldo: debiste dejarme

que te acompañara a hablar

con joaquín.

alejandra: no, era algo

que tenía que hacer yo sola,

osvaldo.

olvaldo: no, ya no tienes

porqué hacer nada sola,

me tienes a mí y no quiero

estar fuera de ningún aspecto

de tu vida, ¿mm?

alejandra, cásate conmigo.

alejandra: osvaldo,

vas a pensar que estoy loca

pero creo que no es momento.

olvaldo: los momentos

no existen, alejandra,

nosotros los creamos.

lo único que hace falta

es que me digas que sí.

alejandra: ¿sabes?

creo que tienes razón.

siempre me van a hacer falta

mi hija y mi nieto pero sí,

claro que acepto

casarme contigo,

por el amor que nos tenemos

y porque nos merecemos

ser felices.

juez: la firma del novio.

ahora es turno de la novia.

alejandra: ¿aquí?

lucero: buenos días.

alejandra: ay, lucero, hija.

lucero: sí, soy tu hija,

no podía perderme la boda

de mi mamá.

alejandra: ay, tantos años

esperando para escucharte

decirme mamá, mi amor.

lucero: nunca es tarde

para hacerlo y tú actuaste

como una verdadera mamá

cuando fuiste a hablar

con joaquín.

joaquín: no sabe cuánto

le agradezco que me haya dicho

la verdad, señora,

porque eso me hizo volver

con mi esposa y con mi hijo.

lucero: nuestro hijo.

que tú nos ayudaste a ver

como nuestro motivo de unión

y no de separación.

marion: ¿o sea que--

que ese angelito es mi bisnieto?

lucero: sí, abuela,

y estoy tan contenta

que mi hijo va a crecer

con la gente que lo ama,

con su familia,

como yo no pude hacerlo

con mi papá.

alejandra: no, tú tienes

a tus papás.

lucero: sí, y no voy a dejar

de querer a nelly y a braulio,

ellos siempre serán mis papás.

y espero que tú puedas

perdonarme, mamá,

por las cosas tan feas

que te dije.

ahora comprendo que tú no fuiste

culpable de nada,

tú sólo fuiste una víctima.

alejandra: mi amor.

pero si no tengo nada

que perdonarte, mi amor,

mi mayor alegría es verte

reconciliada con tu esposo,

con tu familia, con tu bebé,

mi amor.

lucero: sí.

como tú me dijiste,

ahora lo veo con el amor,

el amor que nos hace ver

que un corazón no tiene color.

juez: ¿podemos proseguir?

olvaldo: por favor,

señor juez, tengo que amarrar

a esta mujer, ¿eh?

no sabe lo que me costó

que me dijera que sí.

alejandra: no firmé, ¿verdad?

listo.

juez: por favor.

por la facultad que la ley

me otorga

los declaro marido y mujer.

todos: [aplauden]

alejandra: el arcoíris

nos parece hermoso

por la combinación

de sus colores

así como la humanidad es bella

por las distintas razas

que la conforman.

caucásicos, morenos,

negros, blancos, orientales.

cada uno con sus cualidades

muy particulares

pero finalmente todos humanos

y tenemos un corazón.

ese corazón que siempre late

por amor y ese amor

debe de prevalecer

por encima de cualquier

prejuicio social o del racismo.

lo importante en los seres

humanos no es el color

de su piel

sino lo que lleva por dentro,

en su alma,

porque un corazón

no tiene color.

>> ♪ en el cielo

una hermosa mañana

en el cielo una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac

>> juan dieguito

a la virgen le dijo

juan dieguito

a la virgen le dijo

este cerro elijo ♪

Cargando Playlist...