null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Tenerte entre mis brazos'

Univision14 Sep 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

erika: ven, mira, mi amor.

vamos a jugar

y te voy a dar una paleta.

¿la quieres?

mira.

¿quieres un dulcecito, mi amor?

¿sí, gonzalito?

te voy a dar un besito,

gonzalito.

ven acá, mi amor.

mira.

mira.

un dulcecito, gonzalito.

gonzalito: [balbucea]

erika: mira...

y el payasito baila así.

así, así.

irma: señora erika,

es el señor gonzalo.

erika: ah, gracias, irma.

¿sí, mi amor?

gonzalo, bueno, a ver...

te escucho, pero no, se corta.

a ver, espérame, voy a entrar

a la casa.

gonzalito: [llora]

erika: aquí te escucho mejor,

mi amor.

dime.

no, ¿qué se cree?

mi amor, es muy poco

lo que te están ofreciendo.

diles que no aceptas

y verás cómo te suben el sueldo.

sí.

tú hazme caso,

que yo sé muy bien

sobre los sueldos de trabajo.

no, no va a pasar nada.

benita: hola.

hermoso.

ven, chiquito.

¿vamos por un helado?

ven, trae tu payasito.

ay, qué bonito eres.

qué bonito eres.

¿quieres que vayamos

por un helado? ¿sí?

¿quieres que vayamos

por un helado?

erika: gonzalito...

¿mi amor?

igonzalo! igonzalo!

disculpe, ¿no ha visto

a un niño chiquito?

es guerito.

disculpe, ¿ha visto

un niño guerito, chiquito?

tiene como dos años.

se robaron a mi hijo.

imi hijo!

igonzalito!

igonzalito!

igonzalito!

benita: ya llegamos, ¿sí?

no te asustes.

[sirenas de policía]

oficial: ialto o disparo!

benita: no.

ino disparen por favor!

gonzalito es mi hijo.

no disparen, por favor.

el es mi niño.

el es mi niño.

no disparen, por favor, no.

aureliano: benita, hija,

¿tú sí estás de acuerdo

en irte a trabajar de sirvienta

con la señora elena, verdad?

benita: sí, sí, claro que sí,

papá.

pero también quiero seguir

estudiando.

aureliano: el estudio no sirve

para nada.

olvídate de él.

benita: no, papá.

¿cómo me dice que me olvide

de él

si yo quiero ser alguien

en la vida?

yo quiero seguir estudiando.

el estudio es bueno.

erika: ¿a qué grado llegaste,

benita?

benita: eh, bueno, terminé

la primaria.

tengo mi certificado.

aunque lo saqué ya grande,

pero quiero terminar

la secundaria.

erika: pues, yo haré

todos los arreglos necesario

para que tú estudies

por las tardes

en la secundaria

que está cerca de mi casa.

¿te gusta la idea, benita?

benita: sí.

sí, claro que sí me gusta.

y así sí me voy con usted

de sirvienta, doña elena.

bueno, espéreme un momentito.

voy por mis cosas.

conchita: yo te acompaño, hija.

benita: sí, mami, vamos.

conchita: pórtate muy bien

con la señora elena, benita.

ya ves que ella está siendo

muy buena persona

en llevarte a trabajar

a su casa.

y hasta te va a pagar

la escuela.

benita: ay, sí, mamá.

ese es mi sueño.

estudiar y ser alguien

en la vida

para así poder tener

un buen trabajo

y ganar mucho dinero

y ayudarlos.

conchita: estoy tan feliz, hija.

tú sí vas a tener oportunidad

de estudiar.

así es que no la desaproveches.

benita: por supuesto que no,

mamita.

te prometo que le voy a echar

muchas ganas al estudio.

te lo prometo.

erika: 18, 19 y 20 mil pesotes.

aureliano: ahora sí la hice

buena.

qué buen negocio me resultó

la benita esa.

20.000 de los grandes

en mi bolsillo.

¿quién lo iba a decir?

erika: a partir de este momento,

su hija ya es mía.

aureliano: toda suya.

para lo que yo quería

a esa mensa.

solo gastaba dinero en ella.

y ahora ya me recuperé.

qué buen negocio hice.

erika: muy bien, don aureliano.

pues, su hija ahora ya es mía.

me pertenece,

así es que no quiero

que la vuelva a buscar.

¿me entendió?

aureliano: pierda cuidado,

señora elena.

yo soy bien cumplidor

en los negocios que hago.

y en este más,

que me ha dejado

un buen billetote.

conchita: en el nombre

del padre, del hijo

y del espíritu santo.

benita: gracias, mamita.

conchita: ay, se la encargo

mucho, señora elena.

mi benita es una muchacha

pero si bien reteportada

y muy noble.

y lo más importante es que es

una niña muy honrada.

ya verá usted que ni un alfiler

se le va a perder en su casa.

ay, se la encargo mucho.

erika: usted no se preocupe,

señora conchita.

yo se la voy a cuidar

como si fuera la niña

de mis ojos.

benita: ¿y usted, papá?

¿no me va a dar su bendición?

aureliano: no la necesitas

a donde vas.

con la señora elena

vas a estar mucho mejor que acá.

así que ándale, ya vete,

que la señora elena

te está esperando.

ya ves que a los patrones

no hay que hacerlos esperar.

benita: sí, papá, ya me voy.

los quiero mucho.

aureliano: [suspira]

conchita: ay, no puede ser.

aureliano: ¿qué cosa?

conchita: pues, que benita

olvidó llevarse su virgencita

de guadalupe.

voy a tener que llevársela

el domingo que viene

a la casa de la señora elena.

aureliano: no se la vas

a llevar.

conchita: ¿y por qué no,

aureliano?

esta virgencita

es la que cuida a mi benita.

aureliano: pues, porque

no tenemos la dirección

de los patrones de tu hija,

concha.

conchita: ¿y por qué no

la tenemos?

aureliano: porque se me olvidó

pedírsela.

así como a tu hija

se le olvidó la virgen,

a mí se me olvidó pedir

la dirección de su casa

de la señora elena.

conchita: ¿cómo pudiste ser--?

aureliano: como haya sido,

concha.

tu hija ya se fue de esta casa.

ella está progresando.

si es que la dejas en paz

y no te atrevas a buscarla

nunca.

¿me entendiste, concha?

inunca!

conchita: sí.

erika: mira, esta es la sala.

por esa puerta llegas al jardín

y por este pasillo

vas a llegar

a las habitaciones--

gonzalo: y mira como estás--

perdón, no sabía que había

alguien.

erika: hola, mi amor.

gonzalo: hola, mi cielo.

erika: mira, ella es benita,

la muchacha

de la que te platiqué.

benita, él es gabriel.

el es el señor de la casa.

benita: mucho gusto, señor.

gonzalo: bienvenida, benita.

bienvenida a tu nueva casa.

benita: [suspira]

ay, señor gabriel.

qué guapote es.

erika: benita, él es gabriel.

el es el señor de la casa.

benita: mucha gusto, señor.

gonzalo: bienvenida, benita.

bienvenida a tu nueva casa.

benita: ay, gabriel.

hasta el nombre tiene de ángel.

jamás había visto un hombre

tan guapo.

ay, gabriel.

lalo: y entonces, híjole,

sí te mentiría,

pero no me acuerdo bien cómo es.

cómo es que--.

a ver, espérame.

hola.

eres nueva, ¿verdad?

benita: ¿a poco se me nota

mucho?

lalo: no, bueno, lo digo

porque no te recuerdo y...

y una niña tan linda, pues,

difícilmente se me olvidaría.

benita: [ríe]

pues, sí, es mi primera clase,

y la verdad estoy

muy emocionada.

me encanta estudiar

y prepararme para llegar a ser

alguien en la vida.

lalo: bueno, pues,

cuenta conmigo para ponerte

al corriente con todos nosotros,

y no te quedes atrás.

benita: bueno, pues,

qué suave eres.

pero yo le voy a echar

muchas ganas para no quedarme

atrás.

lalo: oye, y no me has dicho

cómo te llamas.

benita: me llamo benita.

lalo: pues, mucho gusto, benita.

yo soy eduardo,

pero me puedes decir lalo.

así me dicen mis cuates.

lina: buenas tardes,

alumnos.

alumnos: buenas tardes.

lina: tomen sus lugares

para empezar con la lección

de álgebra.

saquen su libro

y ábranlo en la unidad 3.

lalo: hola, benita.

te estaba esperando

para darte un aventón a tu casa.

benita: muchas gracias, lalo.

pero la casa de mis patrones

está aquí cerca.

me voy a ir caminando.

lalo: ¿cómo crees?

aquí tengo mi taxi

para que no te canses.

y así sirve que aprovechamos,

pues, para seguirnos conociendo.

benita: mira, no me lo tomes

a mal, pero no quiero

que la señora elena me mire

llegar contigo a la casa.

cuando ella consiguió

que me aceptaran

en esta secundaria,

pues, para estudiar y...

no para otra cosa.

nos vemos.

[música]

[música]

benita: no, la señora se va

a enojar.

gonzalo: yo voy a hablar

con ella.

pero lo más seguro es

que ni siquiera se fije.

tienes unos ojos muy bonitos.

benita: ay, qué cosas dice,

señor gabriel.

gonzalo: y una piel tan suave

que...

benita: gracias, señor.

este, eh, voy--

voy por la escoba.

gonzalo: mm, qué rico huele.

benita: es la comida

que estoy preparando.

gonzalo: ah, bueno, pues, seguro

sabe mucho mejor

de lo que huele.

¿puedo probar?

benita: sí.

gonzalo: mm.

gracias, benita.

benita: aquí está la cuchara.

gonzalo: oye, mira esto.

mm.

está delicioso.

no cabe duda que tienes

unas manos maravillosas.

benita: qué bueno que le guste

mi comida.

gonzalo: y, bueno, ¿cómo te va

con tus clases de secundaria?

benita: me está costando

mucho trabajo, pero...

gonzalo: mira, yo confío en ti.

erika: ibenita!

gonzalo: sé que vas a poder

con el estudio.

erika: ¿a qué hora va a estar

la comida?

benita: ya... ya está, señora.

gonzalo: y está exquisita, ¿eh?

hiciste muy bien en contratar

a benita.

erika: lo sé.

¿nos sirves?

benita: sí, sí, ahorita

le llevo los platos.

gonzalo: te traje café.

es para que no te venza

el sueño

y puedas estudiar bien.

benita: señor gabriel,

no se hubiera molestado.

gonzalo: no es molestia.

benita: qué pena, señor.

pues, es que ya son las tres

de la mañana.

debería de estar descansando.

gonzalo: a mí me gusta apoyar

a la gente que, como tú,

pues, estudia para progresar.

y, aunque sea

con una taza de papel,

pero me gusta apoyarte.

ahora, no te desveles mucho.

te dejo.

lina: ¿benita?

diez.

benita: ay, muchas gracias,

maestra lina.

me pasé en vela estudiando.

lina: pues, valió la pena.

si sigues así, vas a graduarte

en año y medio de secundaria.

como teníamos previsto.

benita: ok.

[timbre]

lina: bueno, hasta mañana.

benita: hasta mañana.

lalo: benita, qué padre

que los dos sacamos diez

en nuestro examen, ¿no?

oye, ¿qué te parece

si te invito unas tortas

para que festejemos

nuestros dieces.

benita: no, muchas gracias.

me tengo que ir a la casa.

lalo: dale, benita.

en estos seis meses

que llevamos juntos

en la escuela

nada más te la has pasado

bateándome.

digo, yo me muero por salir

contigo aunque sea como amigo.

benita: es que no tengo tiempo

para salir con nadie, lalo.

no me lo tomes a mal,

pero no me interesa

andar contigo.

nos vemos.

gonzalo: bueno, ¿cómo te fue

en tu examen?

benita: saqué diez.

gonzalo: [ríe] sabía

que ibas a poder con tus clases.

[ríe]

aparte de inteligente

eres muy bonita.

benita: gracias.

por favor, bájeme.

gonzalo: me gustas mucho,

benita.

benita: voy a mi cuarto.

ay, señor...

señor gabriel...

amo al señor gabriel...

amo al señor gabriel...

no, pero ya sé que no debo

amarlo.

es mi patrón.

y un hombre casado.

pero lo amo.

lo amo mucho.

erika: ya me tengo que ir.

voy tarde a una junta

de trabajo.

benita: no se preocupe.

yo la plancho ahorita mismo.

gonzalo: benita, ¿ya está lista

mi camisa?

benita, que si ya planchaste

la camisa.

benita: eh, sí, ya... ya está.

gonzalo: gracias.

oye, te quedó perfecta.

me empiezo a preguntar

si hay algo

que tus maravillosas manos

no sepan hacer.

benita: yo...

yo solo cumplo con trabajo.

gonzalo: eres hermosa.

tienes una piel tan suave,

tan delicada.

como si fuera porcelana.

señor, es...

yo soy...

gonzalo: tus labios son

irresistibles.

[música]

[música]

benita: ay, no, ya saqué

tres veces la cuenta.

no, no tengo duda.

tengo un retraso.

gabriel, estuvo mal

el tener relaciones.

no estuvo bien.

gonzalo: no, a ver, no, no,

no digas eso.

nunca va a estar mal querernos.

benita: pero nuestro cariño

ya tuvo consecuencias.

estoy embarazada.

gonzalo: ¿estás segura?

benita: sí, tengo varios días

de retraso.

gonzalo: a ver, cálmate, ¿sí?

por favor.

hoy a la noche hablamos

en tu cuarto.

todo va a estar bien.

erika: mi amor...

los barrera nos están invitando

a una cena este fin de semana.

¿qué dices? ¿vamos?

gonzalo: sí, por supuesto.

confírmanos.

ah, y, benita,

te encargo, por favor,

lo que te pedí, ¿eh?

no encuentro mi saco gris.

lo necesito.

erika: vente.

benita: sí, señor.

gonzalo: qué emoción

que vamos a ser papás.

benita: ¿de verdad te da gusto?

gonzalo: por supuesto que sí.

mi más grande ilusión

siempre ha sido tener un hijo.

mañana mismo te llevo

con el doctor reyes

para que te revise.

quiero que nuestro hijo

nazca sano.

reyes: pues, no cabe duda.

está embarazada.

conozcan a su hijo.

benita: ¿este es mi bebé?

reyes: sí.

aún está muy chico

para que la imagen esté

muy clara,

pero aquí está su bebé.

benita: ay, mi hijo.

reyes: bueno, los dejo

un momento para pedirle

a mi secretaria que arme

el expediente de la señora.

permiso.

gonzalo: gracias, doctor.

benita: nuestro hijo.

qué chiquito está.

gonzalo: gracias.

gracias por esta felicidad.

benita: pero ¿y ahora qué va

a pasar con mi hijo y conmigo?

gonzalo: va a pasar

lo que tenga que suceder.

los dos van a estar conmigo.

eh, en la primera oportunidad,

le voy a pedir el divorcio

a elena y...

y tú, yo y el bebé

vamos a estar juntos.

para siempre.

benita: gabriel...

erika: ibenita!

hoy tienes que hacer

una cena muy especial.

gabriel y yo tenemos

que festejar.

benita: ¿festejar?

erika: sí.

hoy le voy a dar la noticia

de que estoy embarazada.

benita: ¿embarazada?

erika: sí.

me muero de ganas por decírselo.

estoy segura que se va

a volver loco de la emoción.

benita: sí, me lo imagino.

benita: por eso tienes que hacer

algo especial hoy, ¿eh?

benita: sí, señora.

benita: no le puedes pedir

el divorcio a tu esposa.

gonzalo: ¿por qué?

benita: porque no es prudente.

erika: mi amor...

qué bueno que ya llegaste.

gonzalo: hola, mi vida.

qué recibimiento tan hermoso.

¿se puede saber por qué es?

erika: pues, es que te tengo

una gran sorpresa.

¿se la decimos ya, beni?

benita: sí, señora.

dele la noticia al señor.

gonzalo: estamos esperando

un hijo.

gonzalo: ¿un hijo?

¿estás segura?

erika: 100 por ciento segura.

gonzalo: pues, qué gran noticia.

erika: ay, yo sabía que te iba

a alegrar mucho.

por eso le pedí a beni

que nos preparara algo.

¿nos sirves?

benita: claro que sí.

con permiso.

gonzalo: yo no voy a dar

marcha atrás.

no te niego que la noticia

me da gusto.

voy a tener otro hijo, pero...

pero no pienso renunciar

ni a ti ni a nuestro bebé.

benita: no lo sé, gabriel.

tu lugar es al lado

de la señora elena.

y más ahora que...

te va a dar un hijo.

gonzalo: ey, ben,

pero tú también.

y yo con quien quiero estar

es contigo.

benita: sí, pero ella es

tu esposa.

mira, lo mejor es que me regrese

a casa de mis papás

a xochimilco.

gonzalo: no, eso sí

no lo voy a permitir.

benita: pronto se me va a notar

que estoy embarazada.

yo no quiero tener problemas

con la señora elena.

gonzalo: ni los vas a tener.

mira, yo voy a hablar con ella,

pero...

pero tú vas a estar conmigo.

no te voy a dejar ir nunca.

erika: ay, ifelicidades!

[ríe]

benita: entonces, ¿no me va

a correr porque estoy esperando

un hijo?

erika: ay, no, ¿cómo crees?

claro que no.

al contrario.

tú también vas a cuidarte

para que ese niño nazca sano

y hermoso como el mío.

benita: señora, es que la verdad

no sé qué decirle.

erika: no me digas nada.

de hecho, vamos a tener

el mismo ginecólogo.

ya me dijo gabriel que te llevó

con el doctor reyes.

gonzalo: por supuesto.

si es el mejor doctor.

necesita los mejores cuidados.

erika: ¿qué te pasa?

benita: es que me siento

muy mal con usted, señora.

erika: nada de eso.

a mí no me importa

que te hayas embarazado.

y mucho menos quién es el padre

de tu hijo.

yo te apoyo a ti,

y eso es lo que cuenta.

lina: bueno, hasta mañana.

alumnos: hasta mañana.

benita: [gime]

lalo: benita, ¿te sientes bien?

benita: no.

la verdad no sé qué tengo.

lalo: pues, ¿sabes qué?

te voy a llevar a tu casa

porque no es bueno

que andes en camiones así.

ven.

benita: muchas gracias.

te acepto el aventón

porque no me siento nada bien.

lalo: con cuidado.

erika: hiciste muy bien

en traer a beni.

te lo agradezco.

lalo: ay, señora es que,

la verdad, no la vi nada bien.

cuidado.

benita: señora, perdón

por haber traído a mi amigo

a la casa,

pero, la verdad, no me sentía

bien.

erika: no, no, no,

tú no te preocupes.

yo ahorita le voy a hablar

al doctor para que venga.

reyes: [suspira]

erika: ¿cómo se encuentra,

doctor?

reyes: lamentablemente,

benita está presentando

preclampsia.

bueno, eso es una enfermedad

relacionada con la hipertensión

de las mujeres embarazadas.

gonzalo: pero ¿qué podemos hacer

para que benita y el bebé

no corran riesgos?

reyes: yo le recomiendo

que se quede en reposo

para que se logre el bebé.

benita: no puedo, doctor.

yo tengo que cumplir

con mi trabajo en la casa.

erika: no te preocupes por eso.

buscaré a alguien

que haga todo por ti.

benita: no, no se moleste,

señora.

y, además, tengo que seguir

yendo a la escuela.

quiero terminar mis estudios.

gonzalo: los vas a retomar

una vez que tu hijo haya nacido.

pero lo importante ahorita

es que los dos estén bien.

erika: gabriel tiene razón.

es más, te vamos a pasar

al cuarto de huéspedes

para que estés más cómoda.

benita: no, señora, ¿cómo cree?

no.

erika: tenemos que hacerlo.

entiende que nuestra salud

y la de nuestros hijos

es primero que nada.

benita: [grita]

reyes: puja, benita, puja.

imás fuerte! ieso!

benita: [grita]

reyes: eso, bien, otra vez.

agarra aire, agarra aire.

otra vez.

ahí, otra...

benita: [grita]

reyes: eso, otra vez,

agarra aire.

eso, eso.

benita: [grita]

reyes: eso, el bebé ya está

coronando, benita.

ahí va, puja.

vuelve a agarrar aire.

eso.

benita: [grita]

reyes: ya está coronando.

ya está coronando.

bebé: [llora]

benita: ¿qué es, doctor?

¿qué tuve?

reyes: un niño.

benita: quiero verlo.

quiero verlo.

reyes: te voy a poner

un tranquilizante

para que descanses.

benita: no.

no, quiero ver a mi bebé.

quiero tenerlo entre...

[balbucea]

reyes: después, después, benita.

después verás a tu hijo.

benita: quiero tenerlo...

reyes: ahora tienes

que descansar.

eso, descansa, benita.

erika: no lo podrás ver nunca.

[eco] nunca.

benita: ¿qué me hicieron?

¿dónde está mi hijo?

dolores: no insistas otra vez,

benita.

tú no tuviste ningún hijo.

benita: isí!

iyo tuve un hijo!

¿dónde está?

¿dónde está mi hijo?

¿dónde está mi hijo?

¿dónde está mi hijo?

¿dónde está?

[música]

[música]

benita: suéltenme.

suéltenme tengo que buscar

a mi hijo.

tengo que buscarlo.

dolores: por lo visto

tú no entiendes.

tienes que calmarte.

tienes que entender

que tu mente te está jugando

una mala pasada.

no, yo sé que tuve un hijo.

iyo lo tuve!

dolores: ay, qué necia eres.

por eso siempre te tengo

que dopar.

tú nunca tuviste un hijo.

nunca.

benita: ino!

ino!

ino!

ino! ino!

itengo que buscarlo!

[motor se enciende]

benita: imamá! ipapá!

[llora] abranme.

mamita.

conchita: hija, ¿qué te pasó?

benita: [llora]

a mí me robaron a mi hijo, mamá.

ime robaron a mi hijo, mamá!

a mi hijo me lo robaron.

ime lo robaron, mamá!

ia mi hijo!

me lo robaron, mamá.

me lo robaron.

conchita: ya, mi hijita,

cálmate, por lo que más quieras.

benita: mami, ayúdame

a recuperar a mi hijo.

virgencita...

virgencita de guadalupe,

por favor, ayúdame a recuperar

a mi hijo

y poderlo tener

entre mis brazos.

te lo suplico, madre mía.

conchita: duérmete, mi hijita.

trata de dormir

aunque sea un ratito.

descansa, mi cielo.

[suspira]

[jadea]

¿y esta rosa tan hermosa?

investigador: señora, ya fuimos

al domicilio

que nos proporcionó.

en esa casa solo vive

una mujer mayor que no conoce

a ningún gabriel ni elena

ni mucho menos a alguien

que se llame benita.

benita: pero yo no le estoy

mintiendo.

trabajé en esa casa,

y ellos me robaron a mi hijo.

investigador: pues, entonces,

tal vez nos dio mal

la dirección.

benita: le juro que esa

es la dirección.

conchita: mi hija no les está

mintiendo.

si algo tiene mi chamaca,

es muy buena memoria.

investigador: tal vez su mente

esta vez le hizo una jugarreta.

benita: yo no estoy loca.

iy voy a recuperar a mi hijo

así sea lo último que haga!

[hablan a la vez]

benita: hola.

¿te acuerdas de mí?

lalo: claro que sí, benita.

conductores: [se burlan]

lalo: ¿cómo olvidarte?

idichosos los ojos!

benita: necesito platicar

contigo.

lalo: claro que sí.

¿vamos al parque?

benita: sí.

conductor: orale, lalo, ¿eh?

lalo: [chista]

conductores: [se burlan]

lalo: no, pues, sí claro

que te creo, benita.

tú no estás loca.

yo me acuerdo que vi

que esa señora

también estaba embarazada

aunque no sé por qué me dio

la impresión de que no quería

que la viera.

benita: porque seguramente

era parte de su plan

para quitarme a mi hijo.

necesito recuperarlo.

quiero a mi hijo conmigo.

lo quiero.

lalo: ¿sabes qué?

no te preocupes, benita.

yo te voy a ayudar a encontrar

a tu hijo.

lo vamos a recuperar.

pues, parece que se los tragó

la tierra.

benita: el fue el que me atendió

en el parto

y me drogó para quitarme

a mi hijo.

estoy segura que el doctor reyes

sabe dónde están

elena y gabriel.

y así encontraremos a mi hijo.

lalo: ey, vamos a seguirlo.

¿estás segura, benita?

[música]

[música]

erika: estoy harta, reyes.

todo este tiempo me has estado

chantajeando.

reyes: m silencio vale, erikita.

o elena, como te hacías llamar.

no tienes por qué quejarte.

tienes a tu hijo.

erika: pero el precio

de tu silencio es muy alto.

reyes: y lo tendrás que seguir

pagando porque de lo contrario

todo el mundo sabrá

que tú no pariste a gonzalito.

nos vemos el próximo mes, erika.

¿o prefieres elena?

erika: maldito desgraciado.

infeliz.

lalo: ¿benita?

benita, los encontré.

encontré a los que tienen

a tu hijo.

benita: ¿cómo me pudieron ver

la cara?

todo lo tenían armado muy bien.

mira, hasta el nombre

se cambiaron.

lalo: sí.

ella no era elena, sino erika.

benita: y ese infeliz

no se llamaba gabriel,

sino gonzalo.

¿cómo fui tan tonta

de confiar en ellos?

[llora]

este dibujo...

es para su mamá.

para mí.

para mí.

benita: ay, mi bebito hermoso.

por fin te tengo

entre mis brazos.

[sirenas de policía]

oficial: ialto o disparo!

benita: no.

ino disparen por favor!

gonzalito es mi hijo.

no disparen, por favor.

el es mi niño.

el es mi niño.

no disparen, por favor, no.

se lo dije.

ese niño es mío.

ellos me lo robaron.

investigador: lo siento mucho,

pero no podemos hacer nada

hasta comprobar

que lo que nos está diciendo

es verdad.

benita: pero yo no tengo

por qué mentirles.

yo traje a ese niño

en mi vientre nueve meses.

yo lo sentía moverse

dentro de mí.

investigador: te repito

que no podemos hacer nada

hasta tener pruebas.

benita: pues, estoy dispuesta

a lo que sea.

que una ginecóloga nos haga

un examen a mí y a esa señora.

se van a dar cuenta que yo,

yo sí estuve embarazada;

y esa mujer, no.

investigador: está bien.

le haremos la prueba del adn.

investigador: ¿doctora?

¿ya tiene el resultado

de los estudios?

doctora: benita no mintió.

benita sí dio a luz.

ella dice la verdad.

investigador: entonces, tenemos

que hacer el mismo estudio

a la señora que benita acusa

del robo de su hijo.

erika: ¿qué?

¿pretende que yo me haga

un examen ginecológico?

están locos.

investigador: señora,

es necesario.

para que quede autentificada

su maternidad.

erika: no hace falta comprobar

nada.

yo soy la mamá de gonzalito.

investigador: señora, le ruego

que coopere.

es parte de la investigación.

erika: pues, ya le dije

que no lo voy a hacer.

investigador: es mejor que

no se rehúse, señora.

puedo llamar al juez

para que firme una orden

que la obligue a hacerse

ese examen.

gonzalo: es inútil que trates

de convencerlo.

en cuanto el juez dé la orden,

te vas a ver obligada.

lo mejor es decirlo todo.

erika: ay, tú cállate, imbécil.

gonzalo es mi hijo.

es mío y de nadie más.

gonzalo: tú y yo sabemos que no.

erika: que te calles, te digo.

gonzalo: mira, estamos

acorralados, ¿sí?

tú no puedes tener hijos.

no puedes y no podrás.

erika: eres un maldito.

tú dijiste que nunca ibas

a hablar,

pero tú también estás embarrado

en todo esto.

gonzalo: sí, lo sé.

por eso estoy diciendo

la verdad.

yo también soy culpable.

investigador: que pasen,

por favor.

señores, están arrestados

por robo de infantes,

más lo que resulte

de esta investigación.

erika: suéltame.

suéltame.

eres un maldito.

suéltame.

eres un traicionero desgraciado.

maldito.

oficial: no se resista,

señorita.

erika: maldito.

te vas a pudrir en la cárcel,

desgraciado.

suéltame.

maldito.

benita: ay, ma,

¿por qué no llegan?

conchita: tranquila, mi hijita.

ya no deben de tardar.

mujer: señora, aquí está

su hijo.

benita: bebé...

por fin vamos a estar juntos.

te amo, mi cielo.

te amo con toda mi alma.

te juro que nunca nos vamos

a separar.

voy a vivir para ti.

para hacerte muy feliz.

un hijo es lo más maravilloso

que tenemos los seres humanos.

y más las madres.

las madres somos tiernas,

amorosas, consentidoras.

pero cuando vemos en peligro

a un hijo,

nos convertimos en leonas.

dispuestas a desgarrar

a quien les quiera hacer daño.

el robo de infantes está

al acecho.

y en cada hijo robado,

está el dolor de una madre

desesperada por encontrarlo.

veamos a nuestros hijos

y pensemos qué sentiríamos

si no sabemos qué comen

o si tienen dónde dormir

o si están enfermos.

comprendamos el dolor

que debe sentir cada una

de esas madres

que han sufrido el delito

del robo de infantes.

procuremos a nuestros hijos.

extrememos precauciones

y pongamos las alertas.

porque, como tu mamá,

siempre voy a querer

tenerte entre mis brazos.

[música]

polo: ♪ méxico tiene una reina

no necesita de más

es una mujer morena

la bella del tepeyac

me llena de paz

me llena de luz

me llena de amor y compasión

virgen de guadalupe

abrázame

cúrame este dolor ♪

Cargando Playlist...