null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Solavino'

Univision16 May 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

raquel: ¿mamá?

¿lulú?

lulú, ¿dónde está mi mamá?

[resopla]

te estoy hablando y no oyes.

¿dónde está mi mamá?

lourdes: me asustas.

raquel: ¿dónde está tu abuela?

lourdes: está en la sala.

¿no la viste?

raquel: no, no está.

lourdes: la dejé ahí

hace como diez minutos.

raquel: ay, no, ya se te salió,

lourdes, no es posible.

sabes perfectamente

que tu abuelita tiene alzheimer.

y en lo que yo

me voy a trabajar,

te dejo a ti y a jaimito

a cargo de tu abuelita.

y--y resulta que no la cuidan.

lourdes: ha de estar

donde jaimito está jugando.

raquel: no, no la vi

ahorita que llegué, no.

[jadea]

ijaimito! ¿dónde está tu abuela?

jaime: ma, iba a meter gol,

me distrajiste.

raquel: y a mí me vale

un cacahuate.

dime dónde está tu abuela.

tu hermana y tú

la tenían que cuidar.

jaime: pues no sé,

está en la casa.

lourdes: no, no está en la casa,

se salió.

jaime: ey, ¿alguno de ustedes

vio a mi abuelita?

todos: no.

raquel: dios mío.

es que se fue a la calle.

todo por tu culpa.

jaime: iabuela!

lourdes: iabuelita!

raquel: a ver, ya, ya,

dejemos de discutir

y no perdamos el tiempo.

tenemos que buscarla.

imamá!

ambos: iabuelita!

consuelo: y esa es la historia

de por qué hay un conejo

en la luna.

lourdes: imamá, jaimito,

aquí está la abuela!

raquel: ay, mamá.

gracias a dios que estás bien.

¿por qué te saliste de la casa?

consuelo: yo estoy bien.

ella también está bien.

jaime: ¿y ella quién es, abue?

consuelo: yo no sé.

sola vino.

jaime: [ríe] ¿sola vino?

¿como los perritos, solavino?

[ríe]

raquel: bueno, como sea,

ya vámonos, mamá.

está haciendo frío

y te puedes enfermar.

consuelo: ella no se puede

quedar aquí, hija.

raquel: pues ya se irá

con su familia.

¿dónde está tu mamá?

lourdes: no creo

que tenga familia. ha de ser

una niña de la calle, mamá.

raquel: bueno, alguien cuidará

de ella y ese alguien

va a venir a buscarla.

vámonos, mami.

consuelo: no, no.

no me alejes de ella, hija.

pobrecita, no tiene casa.

raquel: mi mamá tiene razón.

esta niña no se puede quedar

aquí. está muy chiquita

y hay mucho peligro.

jaime: podemos llevarnos

a solavino.

total, una más en la casa...

raquel: está bien.

vamos a llevarla con nosotros.

y ya luego vemos qué hacemos.

andale, mami, ven para acá.

jaime: hace frío.

vamos para la casa.

raquel: con mucho cuidado, mami.

amalia: prometí que lo cuidaría.

raquel: mira, te traje

una pijamita de mi niña.

ya está limpia, ¿eh?

yo creo que te va a quedar

un poquito grande,

pero no importa.

amalia: gracias, señora.

raquel: ay, mi amor.

no me digas "señora".

dime "raquel".

¿y tú cómo te llamas?

amalia: amalia.

raquel: muy bien, amalia.

vente, vamos a bañarte.

y ya luego me platicas

de dónde saliste. vente.

jaime: orale.

se ve que la traía atrasada.

lourdes: hasta dos panes

se comió.

chiquita, pero engañosa.

y, además, le pusiste

una de mis pijamas.

raquel: no hay que ser egoístas,

amor.

amalia tenía hambre

y necesitaba ropita.

no habías comido, ¿verdad?

¿de dónde eres?

lourdes: pero contesta. ¿o qué?

¿te comieron la lengua

los ratones?

raquel: ¿dónde están tus papás?

amalia: no tengo papás

ni tampoco tengo a nadie.

consuelo: pobrecita.

amalia no tiene a nadie.

es bonito tu nombre.

jaime: pues... a mí me gusta más

decirle "solavino".

lourdes: ay, no se te quita

lo chistoso.

jaime: pero a ella no le molesta

que le diga así.

raquel: ya averiguaremos

de dónde salió amalia.

ahora ya, a dormir,

que mañana hay que ir a trabajar

y ustedes dos tienen

que ir a la escuela, ¿eh?

lourdes: pero ¿dónde va

a dormir amalia?

raquel: pues contigo.

lourdes: pero, mamá...

raquel: pero nada.

tienes que ser compartida, ¿eh?

y las dos

caben muy bien en tu cama.

lourdes: ¿pues ya qué?

raquel: andele, doña licha,

écheme la mano.

licha: no, no y no, raquel.

ya suficiente tengo

con cuidar a tu mamá

para que encima tenga

que cuidar a esa chamaca.

raquel: pero amalia es

una niñita y no da problemas.

licha: oye.

¿y esa chamaca de dónde salió?

raquel: anoche la encontramos

en la calle con mi mamá.

ni modo que la dejáramos

ahí solita, está chiquita.

se llama amalia.

licha: sí, está muy pequeña.

raquel: andele,

usted también tiene

buen corazón.

cuídeme a mi mamá y a la niña.

y ya cuando mis hijos

salgan de la escuela,

vienen y se hacen cargo.

licha: ay, no sé, raquelito,

ya con tu mamá

tengo mucho trabajo.

está bien.

la voy a cuidar

por el gran cariño

que siento por ustedes.

ah, pero eso sí, ¿eh?

nomás no me da guerra

y ahí la dejamos.

raquel: le aseguro

que no le dará lata.

gracias, doña licha.

te las encargo, mi morenita.

y échanos tu bendición.

mis corazones, ya me voy, ¿eh?

te portas bien.

consuelo: ay, hija.

raquel: bye, mamita.

[suspira]

consuelo: ya mi niñita

se quedó bien dormidita.

y es que comió mucho

y le dio mucho sueño.

amalia: al cambio, mi niña

no deja de llorar.

ha de tener más hambre.

consuelo: no. no tiene hambre.

lo que pasa es

que ha de tener sucio el pañal.

tiene que cambiárselo,

comadrita.

no, pues, ni modo,

fúchila, pero...

licha: qué bien

que están jugando.

aquí les traje melón picadito

y un poquito de agua de limón.

amalia: yo le doy su melón

a mi comadrita.

consuelo: mm.

qué rico está el melón.

licha: en la casa

tengo una ropita

que era de mi nieta laurita

que iba a regalar. ¿eh?

seguro te queda.

para que no estés nomás

con la pijama

que te regaló raquelito, ¿eh?

voy por ella, chiquita.

consuelo: tenga, comadrita.

amalia: no la vaya a molestar.

consuelo: no se voltee,

comadrita.

raquel: y cuando me doy cuenta,

ya tengo otra boca

que alimentar.

>> ay, no, comadre,

mejor ve a la delegación

y pregunta qué tienes que hacer

con la niña.

¿qué tal si después

tienes problemas?

raquel: pero ¿qué problema

podré yo tener?

si es una niña de la calle

a la que no tuve el corazón

de dejarla ahí.

>> tú siempre

con tu corazón de pollo.

apenas si te alcanza

para mantener

a tus chamacos, a tu mamá

para que encima tengas

que cargar con una niña

que ni siquiera sabes

de dónde salió.

raquel: voy a seguir

tu consejo, comadre.

voy a tener que ir

a la delegación a preguntar

y saber qué voy a hacer

con amalia.

>> fíjate,

es lo único que sabes

de esa chamaquita:

que se llama amalia.

pero no sabes si tiene

mamá, papá, familia alguna.

raquel: pues acompáñame,

comadre. saliendo de aquí,

nos vamos a la delegación, ¿sí?

>> sí, comadre.

ya sabes que sí te acompaño.

licha: qué bien te quedó

la ropa de mi nieta.

amalia: sí, me quedó muy bien.

gracias, doña licha.

consuelo: amalita es

una maravilla.

se acomide a todo.

ya te ayudó a poner la mesa.

licha: así es.

ya solo hay que esperar

que lleguen jaimito y lulú

para que comamos.

consuelo: ¿quiénes son

jaimito y lulú?

licha: sus nietos,

doña consuelo.

consuelo: no,

yo no tengo nietos.

solo a mi hija raquelito.

[puerta]

lourdes: iya estamos aquí!

y traemos un hambre de león.

jaime: orale.

ya hasta puso la mesa

doña licha.

licha: en realidad,

la puso amalita.

consuelo: ¿y estos niños

son tus hijos, licha?

lourdes: [ríe] no, abue,

somos tus nietos.

y ya vamos a comer

que muero de hambre.

jaime: yo también.

niños: icomida, comida, comida!

>> por lo que me están

platicando, una niña de la calle

debe de ir a una institución

en donde se hagan cargo de ella.

raquel: no, bueno, bonita manera

de decirle que se va a tener

que ir a un orfanato.

>> si conocen

a una niña de la calle

y está en su poder,

lo mejor que pueden hacer

es traerla.

>> ¿y si una se quiere quedar

con una niña de la calle?

>> bueno, en ese caso,

lo que tienen que hacer

es solicitar

un permiso de tutela

para saber que ustedes la tienen

y que quieren adoptarla.

¿ustedes tienen

una niña de la calle?

raquel: realmente

lo que nosotras queremos saber

es qué se tiene que hacer

en caso de que se quisiera

adoptar algún niño de la calle.

eso es todo.

con permiso, ¿eh? hasta luego.

>> hasta luego, para servirles.

raquel: gracias.

>> ay, dios.

ay, no, comadre.

te digo que en esos institutos

tratan retemal a los chamacos.

ni se te ocurra

entregársela a las autoridades.

raquel: ¿y tú cómo sabes eso?

>> ay, yo conozco

a una amiga que creció

en uno de esos lugares.

¿y para qué te cuento?

le fue muy mal.

raquel: yo no creo

que todos los institutos

donde atienden

a niños de la calle

los traten mal.

>> yo nomás te lo paso al costo

para que luego no digas

que no te advertí.

es una pobre chamaca.

raquel: es que no sé qué hacer

con amalia.

>> si no vas a quedarte

con ella, mejor regrésala

a la calle de donde salió.

raquel: no. eso no.

¿cómo la voy a echar a la calle

sabiendo los peligros que hay

y más para una niña

tan chiquita?

no.

déjame pensar qué puedo hacer.

>> ay, comadre.

en la de problemas que te metes

nomás de a gratis.

jaime: solavino,

échame el balón.

amalia: yo quiero jugar.

toño: ¿qué tranza, jaime?

ya quítale el balón

a la mugrosa.

jaime: oye, oye, oye,

a mi hermanita

no le dices "mugrosa".

toño: uy, yo no sabía

que tenías hermanas piojosas.

lourdes: orale, toño.

¿qué te pasa?

¿a quién le dices "piojosa"?

toño: lo digo por la solavino.

jaime dice que es su hermana.

jaime: solo yo le puedo decir

"solavino".

lourdes: sí.

es nuestra hermana

y va a jugar.

¿cómo la ves?

y si no, que se armen aquí

los catorrazos.

toño: las niñas

no juegan fútbol.

consuelo: ivamos!

ivamos, mis niños!

ia meter muchos goles!

ibravo!

ibravo!

>> saca la pelota.

consuelo: cuidado, no los dejen.

jaimito, métete. eso.

>> patea, patea, patea.

consuelo: jaimito, por favor.

amalia.

raquel: ya llegué, familia.

¿cómo se portaron hoy?

amalia: bien.

raquel: ¿cuidaron a su abuelita?

lourdes: sí, entre todos

la cuidamos.

raquel: mm... y también cuidaron

de amalia.

amalia: sí,

mis hermanos me cuidaron

y también jugamos fútbol.

jaime: y la abuela

nos echó porras.

raquel: ah. ¿en serio?

[ríe] qué padre.

me gusta que te sientas

parte de esta familia.

¿y esa ropa quién te la dio?

amalia: me la regaló doña licha.

ella también es muy buena.

raquel: aquí todos te vamos

a querer y cuidar, amalia.

así como también cuidamos

de tu abuelita.

amalia: isí, abuela!

isí!

consuelo: sí, mi niña.

raquel: [piensa] pobrecita.

tan chamaca y echada a la calle.

ay, virgencita de guadalupe,

ayúdame a tomar

la mejor decisión para ella,

para amalia,

y para la familia entera.

¿qué culpa tiene

de haber venido al mundo

y que ya esté padeciendo?

ayúdame, morenita,

a tomar la mejor decisión

para esta niñita

que sola vino.

amalia: qué bonita rosa.

mira, mamá raquel, una rosa.

raquel: ay, sí, está muy bonita.

¿dónde la encontraste?

amalia: ahí estaba.

raquel: mm...

la ha de haber traído

doña licha. y está muy bonita.

vamos a ponérsela

a la virgencita, ¿sí?

amalia: sí.

raquel: vente.

[llaman a la puerta]

ay, doña licha,

qué bueno que llega

porque ya estoy por irme.

gracias por la ropita

que le dio a mi amalia.

mire.

yo sé que es poquito,

pero, bueno,

por favor, tome esto

por haber cuidado

a amalia y a mi mamá.

licha: no, raquelito,

¿cómo crees?

yo lo hago con mucho cariño.

con gusto cuido a amalita.

es una niña tan bien portada.

raquel: sí, le dije

que se portaba muy bien.

licha: más que eso.

es una niña muy noble,

muy acomedida.

me ayuda a hacer el quehacer.

prácticamente,

amalita se cuida sola.

y me ayuda en la casa

y también a cuidar a chelito.

raquel: pues muchas gracias,

doña licha.

y ahora sí ya me voy

que se me hace tarde

para llegar a la chamba.

licha: andale, pues, mi hija.

amalia: bye, mamá raquel.

raquel: nos vemos, corazón.

te portas bien, ¿eh?

licha: mira, ya sé,

vamos por chelito a su cuarto

y luego desayunamos. ¿sí?

amalia: sí.

licha: vente.

raquel: sí, comadre.

me voy a quedar con amalia.

al menos hasta que no haya

quien la reclame.

>> no me digas, comadre,

pero acuérdate

de lo que te dijeron

en la delegación:

que necesitas un permiso y...

raquel: pero es mucho papeleo

para recoger a una niña

de la calle, ¿no te parece?

>> pues sí,

pero es lo que se debe de hacer.

raquel: no.

ya me la voy a quedar así.

ay, total es niña de la calle

y no creo que nadie la reclame.

además, yo ya la quiero

como una hija más.

>> bueno, pues allá

como tú digas, comadre.

[susurra]

marcela: mi nieta,

mi nietecita.

no pierdo la esperanza

de encontrarla.

yo sé que te voy a recuperar,

mi amor. lo sé.

esteban: y ya se comunicaron

los secuestradores, tía.

quieren cinco millones de pesos

para liberar a amalia.

[música]

[música]

amalia: listo.

soledad: muy bien, amalia.

eres muy cuidadosa

limpiando las figuras

que están encima de los muebles.

así debe ser.

porque si no,

las puedes romper, mi amor.

amalia: tú me enseñaste, mami.

soledad: sí, mi amor.

julio: mamá,

ya limpié mi habitación

y traje esta ropa sucia.

soledad: ya sabes dónde va,

mi amor. y también sabes

usar la lavadora.

porque aunque tengamos

gente de servicio,

ustedes deben aprender

a ser responsables

y saber hacer

las cosas de la casa.

amalia: si quieres,

yo te ayudo a lavar tu ropa,

hermanito.

julio: no te preocupes,

hermanita. yo puedo solo.

voy a llevar esto

al cuarto de lavado.

tomasa: señora,

la comida ya está lista.

soledad: gracias, tomasa.

vamos a esperar al señor.

no tarda en llegar, ¿sí?

tomasa: sí, señora.

mientras, voy disponiendo

de la mesa.

soledad: ah, no te preocupes,

yo la pongo con mi hija.

eh, nada más te hablo

para que sirvas.

tomasa: orale.

soledad: gracias.

armando: [ríe] hola, ya llegué.

soledad: hola, mi amor.

armando: mm... mi familia,

ya vine a comer con ustedes.

amalia: papito,

qué bueno que vienes

a comer con nosotros.

armando: una comida

con mis hijos y con mi mujer

no me la pierdo por nada.

soledad: te estábamos

esperando, mi amor.

armando: mi amor...

julio: ipapito!

armando: iey, campeón!

ay.

julio: ¿hoy sí me vas a dar

la revancha?

armando: [ríe] claro que sí,

campeón. es más, mira,

hasta traje un nuevo videojuego

para que también juegue

amalia y tu mamá.

soledad: ya sabes que a mí

no me gustan los videojuegos.

además, hoy viene mi suegra.

amalia: es cierto.

hoy viene mi abue

a hacer el pastel conmigo.

soledad: ay, un tiradero

es lo que van a dejar.

amalia: te prometo que no.

soledad: bueno, ya veremos,

mi amor. ahorita vamos a comer.

¿sí? vamos.

marcela: ay, me encanta

preparar pasteles contigo,

mi niña.

disfruto mucho

que seas mi ayudanta.

amalia: a mí igual, abue.

y, además,

nos quedan riquísimos.

¿ya estará el pan?

marcela: a ver, voy a revisar.

vente. vamos.

vente.

vamos a ver

qué tal está quedando.

ven, a ver...

mm...

esto parece que ya está listo.

mira nada más.

esto está hirviendo.

ven.

aquí está.

esto se ve delicioso.

amalia: qué bonito

nos quedó el pastel, abuelita.

marcela: sí, ¿verdad?

tú y yo deberíamos ser socias

y poner una pastelería.

tomasa: se ve delicioso,

pero la señora soledad

ahorita nos va a regañar

porque quedó muy sucia

la cocina.

marcela: no te fijes en eso.

y tú disfruta tu pastel.

tomasa: gracias.

amalia: sí, quedó riquísimo.

soledad: miren nada más

cómo dejaron la cocina, ¿mm?

ahora van a limpiar todo

y ni crean que tomasa

les va a ayudar.

amalia: ¿y nos perdonarías

si te damos

una rebanadita de pastel?

soledad: no.

marcela: [ríe]

soledad: mm... está bien.

las perdono.

[ríe]

ay, pero ni crean que se libran

de limpiar la cocina, ¿eh?

amalia: ¿y les damos pastel

a mi papito y a julio?

las tres: no.

[ríen]

armando: [ríe]

ya está lista para dormir

esta princesa.

amalia: estaba esperando

a que me dieras mi beso

de las buenas noches.

armando: ¿cómo crees

que iba a olvidar de darle

su beso de buenas noches

a mi niña hermosa?

para que no sueñes

con monstruos

ni esas cosas feas.

amalia: te quiero mucho, papito.

armando: y yo, a ti, princesa.

ustedes son

mi más grande tesoro en la vida.

amalia: pobrecito de mi papito

que trabaja tanto

para que tengamos

comida y cosas lindas.

te quiero mucho, papito.

armando: no tienes

nada que agradecer, mi amor.

yo siempre estaré para ti.

y ahora a dormir.

¿lista?

a ver.

buenas noches, princesa.

amalia: buenas noches, papi.

[música]

soledad: ¿ya se durmió?

armando: sí.

ya se durmieron los niños.

soledad: te ves preocupado,

mi amor.

armando: sí, lo estoy.

solo a ti te puedo decir esto

que me tiene

muy inquieto y preocupado.

están pasando

cosas muy extrañas

en la empresa.

soledad: ¿qué ocurre?

armando: se están haciendo

demasiadas exportaciones

a estados unidos.

y la empresa

no tiene esa capacidad.

sospecho que son

exportaciones ficticias

para hacer... lavado de dinero.

soledad: no puede ser.

si--si hacen una auditoría,

te pueden acusar

de lavado de dinero.

y podrías ir a la cárcel.

armando: sí, ya lo sé.

pero en esta usb,

tengo una copia

de toda la información

de la computadora principal.

tengo que saber y averiguar

quién está defraudando

a la empresa.

soledad: ay, pero eso

es muy peligroso.

armando: no, no, no,

tú, tranquila.

mira, tú no te preocupes.

no les va a pasar nada, ¿sí?

ahora ve a dormir tranquila.

me voy a quedar trabajando

en la biblioteca hasta tarde.

amalia: tengo sed.

armando: [ríe]

¿qué haces aquí, princesa?

amalia: ¿estás trabajando, papi?

armando: sí, mi amor.

pero ya estoy por terminar.

amalia: muy mal hecho, papi.

casi nunca duermes

y tienes que dormir.

armando: sí, tienes razón.

oye, pero ¿no se supone

que tú ya deberías

de estar dormida?

amalia: sí, pero me dio sed

y bajé por agua. mira.

[golpes]

soledad: ino! isuéltalo!

ino, no!

armando: ven, ven.

ven conmigo, mi amor.

escúchame bien.

quiero que corras

y que te escondas

en los árboles.

escóndete en el jardín.

corre. escúchame.

toma. ten. llévatelo. guárdalo.

no le digas a nadie

que te lo di. esto contiene

información muy importante.

pase lo que pase,

no le digas a nadie

que te lo di.

amalia: ino, papá, no me dejes!

armando: vete. corre, por favor.

corre.

amalia: ino! ino!

[jadea]

ino! no.

ambos: tranquila, tranquila.

jaime: solo fue una pesadilla.

ya pasó.

lourdes: vente, vamos a dormir.

respira.

amalia: [jadea]

nolasco: encontramos

a los secuestradores,

pero no sabemos nada

de su nieta amalia.

marcela: ¿cómo es posible?

¿quiénes eran esas personas?

nolasco: eran unos impostores

que se aprovecharon

de la situación

que usted está viviendo,

doña marcela.

marcela: es que no comprendo.

¿por qué se llevaron

a mi nieta?

¿por qué no la mataron

como a mi hijo y a su familia?

¿y ahora dónde estará mi nieta?

¿dónde?

[música]

[música]

esteban: no te preocupes, tía.

te juro que así sea

lo último que haga en mi vida,

recuperaremos

a mi sobrina amalia.

ella tiene que aparecer.

y yo la voy a traer

a tus brazos.

marcela: sí, mi hijo.

te lo suplico.

encuéntrala.

nolasco: le aseguro que nosotros

también estamos trabajando

a fondo para dar

con el paradero de su nieta.

marcela: sí.

encuentren a mi nietecita.

es que yo no puedo vivir

pensando de cómo estará ella.

si--si--si la estarán

tratando bien, si está comiendo.

estoy muriendo sin ella.

nolasco: así lo haremos, señora.

marcela: ¿ya saben quién mató

a mi familia?

nolasco: aún no,

pero lo estamos investigando.

pronto le daremos noticias.

con permiso.

esteban: no te desesperes, tía.

pronto tendremos noticias.

esteban: imaldita sea, nolasco!

itodos ustedes son unos ineptos!

ino sé para qué les pago

tanto dinero si no sirven

para encontrar a una mocosa!

nolasco: estamos haciendo

todo lo posible.

esteban: icállate!

iese cuento ve

y dáselo a mi tía!

imoviliza a tu gente

y encuentren a la niña

a como dé lugar!

nolasco: parece

como si se la hubiera tragado

la tierra.

esteban: ime vale

lo que tengas que hacer,

pero encuéntrenla ya!

y si yo caigo, tú caes conmigo.

¿qué esperas? imuévete!

armando: [jadea]

esteban: ah, ajá.

así que aquí estás, ¿eh?

¿qué pensabas hacer?

¿huir?

no puedes hacerlo, primito.

armando: desgraciado.

¿qué le hiciste a mi familia--?

esteban: iey, ey, ey! quieto.

solamente hice

lo que tenía que hacer.

armando: defraudaste

a mi empresa.

hiciste exportaciones ficticias

para hacer lavado de dinero.

defraudaste mi confianza.

esteban: yo no me iba a quedar

a tu sombra, ¿eh?

simplemente fui más listo.

iy no vas a ser tú

quien eche abajo mi negocio!

¿me oíste?

nolasco: que la que no está

en la casa es la niña.

esteban: iencuéntrenla!

armando: asesinaste a mi esposa

y a mi hijo.

pero jamás

le harás daño a amalia.

esteban: ay, lo siento.

pero desde que me robaste

esa información,

la suerte de tu familia

estuvo echada.

y estuvo echada para mal.

iahora sí dime!

¿dónde está esa información?

armando: no sé de qué me hablas.

yo no tengo nada.

eres un desgraciado.

pero esto lo pagarás, infeliz.

[disparo]

marcela: hijo,

¿qué haces aquí?

esteban: es que no me he podido

quitar de la mente

lo que le pasó

a mi primo armando

y a su familia.

marcela: sí.

una tragedia

que me destrozó el corazón

cuando me enteré que mataron

a mi hijo y a su familia.

solo me mantiene con vida

y me da fuerza la esperanza

de encontrar a mi nieta.

esteban: y la vamos

a encontrar, tía.

de eso no te quede

la menor duda.

jaime: híjole, solavina.

qué buenaza saliste

para jugar a las canicas.

amalia: tú me enseñaste,

jaimito.

jaime: pues sí.

y mira.

ya casi me quitaste

todas mis canicas.

pero guárdalas en el bolsillo

de tu pantalón

para que no las estés

ahí cargando.

¿de dónde sacaste esto?

¿es tuyo?

amalia: idámela, dámela!

ies mía y nadie la puede tener!

jaime: está bien, está bien.

pero no te enojes.

marcela: [solloza]

tomasa: tome, señora.

este té le va a hacer bien

para sus nervios.

marcela: ay, tomasa.

no hay té que logre calmar

mis nervios desde lo que pasó.

tomasa: sí, señora.

yo estoy igual.

extraño mucho a los patrones.

esa noche de milagro me salvé

porque fui a ver a mi mamacita.

se puso retemal de su asma.

marcela: sí, tomasa.

tuviste mucha suerte.

ay, una suerte

que no corrió mi hijo

ni mi nuera ni mi nieto.

tomasa: solo la niña amalita.

marcela: pero nadie

me ha dado razón de ella.

¿no ha hablado el agente?

tomasa: no, señora.

ni él ni su sobrino esteban.

pero ¿sabe qué?

vamos a publicar una foto

de la niña amalia

en los periódicos.

marcela: sí, tomasa.

eso es. tienes razón.

si mi nieta

no estuvo secuestrada,

entonces, vamos

a publicar esa foto, ¿sí?

tomasa: sí.

también en la computadora,

señora, porque así

mucha gente puede ver

la foto de la niña amalia

y dar razón de ella.

marcela: ay, sí.

sí, sí, vamos a hacerlo.

córrale, ven, vamos.

lourdes: ¿y ahora por qué

no quisiste jugar fútbol?

amalia: hoy no tengo ganas.

lourdes: ¿qué tienes?

te ves triste.

no me digas

que extrañas la calle.

amalia: no. no es eso.

lourdes: entonces, ¿qué tienes?

no me gusta verte triste.

tú eres como nuestra hermanita,

la solavino, como dice jaimito.

amalia: yo también

los quiero mucho.

vecina: sí.

sí es ella.

es la niña que buscan.

sí, bueno.

señor, mire, yo sé

dónde tienen a la niña amalia.

sí, la de la foto del periódico.

consuelo: pero si yo ya comí.

raquel: no, mamita.

cómete tu sopa.

jaime: yo ya tenía

un hambre de león.

lourdes: pues claro,

te la pasaste jugando fut

con la palomilla.

raquel: ¿y ahora ustedes

no jugaron?

lourdes: no. amalia

no tenía ganas.

jaime: ¿ahora por qué

no quisiste jugar, solavino?

[golpes]

>> inadie se mueva!

raquel: ¿qué pasa?

agente: queda detenida

por el secuestro de la menor

amalia salvatierra andrade.

illévensela!

raquel: ino!

ino es verdad! ino!

nosotros no la secuestramos.

[llora] no es verdad.

por favor, tienen que creerme.

[llora]

yo no la secuestré.

[llora]

[música]

[música]

consuelo: pero ¿qué pasa?

¿qué estamos haciendo aquí?

¿dónde está mi hija?

>> mire, señora, su hija

está acusada de secuestrar

a la niña amalia salvatierra.

lourdes: mi abuelita tiene

principios de alzheimer.

no la atormente.

jaime: sí, la solavino

vino solita.

por eso, es la solavino.

estaba en el parque

con mi abuelita una noche

que se me salió de la casa.

agente: ya estamos averiguando

todo esto, señor.

incluso el agente nolasco

había estado encargado del caso

de la familia salvatierra.

lourdes: no podíamos dejar

a la niña ahí solita

en la calle.

mi mamá la recogió

y la protegió.

jaime: sí, eso hizo.

pero mi mamá no es

ninguna secuestradora.

ino lo es!

marcela: ¿por qué tardan tanto?

yo ya quiero ver a mi nieta.

tomasa: tranquila, doña marcela.

no han de tardar en traerla.

tranquila.

amalia: iabuelita,

abuelita marcela!

marcela: mi niña...

mi niña, hijita de mi corazón.

hasta que por fin

te tengo conmigo.

no sabes

cuánto esperaba este momento.

amalia: abuelita,

se murieron mis papitos.

marcela: sí.

sí, mi niña.

pero yo no voy a permitir

que nadie te haga daño.

ahora solamente nos tenemos

una a la otra.

amalia: por favor, abuelita,

diles que suelten

a mi mamita raquel.

ella no me hizo nada,

de veritas.

no me hizo nada,

ni me secuestró.

marcela: sí, mi amor.

sí, mi amor.

ya vamos a aclarar todo esto.

¿sí?

mi chiquitita.

y ahora sí te voy a dar

un buen baño.

a quitarte todo esto cochino

y el calcetín...

a ver, ¿qué es eso

que traes ahí, mi hija?

amalia: no, no es nada.

es algo que me dio mi papito.

pero me dijo

que no se lo diera a nadie.

y ahora yo lo estoy cuidando.

marcela: mi amor, estás conmigo.

yo soy tu abuela

y te dije que yo te voy

a proteger siempre.

ya dime qué es, ¿sí?

amalia: es algo que una noche

me dio mi papá.

y me dijo que corriera

y que no se lo diera a nadie.

marcela: tranquila, mi amor.

tranquila. a ver.

a ver, dime.

yo--yo voy a averiguar

lo que tiene esta usb, ¿sí?

mi vida...

agente: ¿señor esteban

lagos salvatierra?

queda detenido

por el asesinato de la familia

salvatierra andrade,

por fraude y lavado de dinero.

esteban: no, no, no.

¿qué les pasa? ino!

ino! iesto es un atropello!

iyo también soy víctima!

agente: le recomiendo

guardar silencio

o todo lo que diga

podrá ser usado en su contra.

llévenselo.

esteban: iexijo un abogado!

ino! iconozco mis derechos!

isuélten...! isuéltenme!

isuéltenme!

isuéltenme!

consuelo: qué bueno

que ya estás libre, hija.

>> sí, comadre.

todo lo que pasó

por haber recogido a esa niña.

te dije que podía

haberte traído problemas.

raquel: tenías razón, comadre.

pero no podía dejar a esa niña

a expensas de tantos peligros

que hay en la calle.

licha: ay, tan linda niñita

que era amalita.

jaime: sí, la solavino.

[llaman a la puerta]

lourdes: ¿y ahora quién será?

amalia: imamá raquel!

jaime: ila solavino!

¿qué digo? iamalia!

amalia: tú me puedes seguir

diciendo la solavino, me gusta.

marcela: buenas tardes.

vine a darle las gracias

por todo lo que hicieron

por mi nieta.

díganme

qué puedo hacer por ustedes.

raquel: no, no es nada.

mi corazón me dictaba

ayudar a amalia

y así lo hice.

y lo volvería a hacer.

consuelo: ¿quiénes son

estas personas?

amalia: la abuelita consuelo

está enferma.

raquel: sí.

mi mamá tiene

principios de alzheimer

y el tratamiento es muy costoso.

marcela: no es costoso

cuando se tienen los recursos.

y nosotras los tenemos.

yo les voy a ayudar con eso.

y así como aceptaron a mi nieta,

espero que me acepten a mí

como parte de su familia.

jaime: pero claro

que la aceptamos.

así tendré otra abuelita

y a mi hermanita, la solavino.

raquel: pues sí.

sí tomé la mejor decisión

porque las decisiones

deben estar siempre basadas

en lo correcto.

si nos encontramos a una niña,

debemos protegerla, cuidarla

y no dejar que esté expuesta

a los peligros de la calle.

eso sí, dando siempre aviso

a las autoridades

para no meterse en problemas,

pero hay que humanizarnos más,

ser solidarios

y no ser indiferentes

ante el infortunio de alguien

que no tiene casa

y que puede ser como...

solavino.

>> ♪ en el cielo

una hermosa mañana

en el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana bajó al tepeyac

juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo

este cerro elijo... ♪

Cargando Playlist...