null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Perrhijo'

Univision18 Jun 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

héctor: [suspira]

mi amor, tienes razón.

este color se ve muy bien

puesto.

beatriz: ay, no sé de qué

te sorprendes

si yo siempre tengo la razón.

héctor: bueno, eso lo sé,

y por eso me enamoré de ti.

e insistí en que viviéramos

juntos.

aunque me costó trabajo

convencerte, ¿eh?

beatriz: pues sí,

porque tenía mis dudas,

pero ahora más que nunca

estoy segura

de la decisión que tomé.

poder despertar a tu lado

todos los días

será maravilloso.

héctor: no solo compartiremos

nuestros amaneceres, mi amor,

compartiremos toda nuestra vida.

beatriz: eso es lo que más

me causa ilusión, mi amor.

estar juntos será como ser

uno mismo, ¿no?

[niega]

para, para, ya.

tenemos que terminar, ya, órale.

héctor: ¿y si terminamos

de pintar después?

beatriz: [niega]

claro que no, mi amor.

entre más pronto acabemos,

mejor, porque tenemos

que acomodar todos los muebles.

así que mejor uso estas manitas

para pintar, ¿va?

y ya en la noche

continuamos donde nos quedamos.

orale, a trabajar.

hola.

¿cómo están?

como les prometí,

los voy a venir a visitar

seguido, ¿va?

madre: pues no tendrías que

hacerlo si no te hubieras ido

de la casa.

beatriz: mamá, por favor.

ya hablamos de eso.

ya era tiempo de salirme

de la casa y además ya tengo

casi 24 años.

omar: pero no tenías

que salirte de la forma

en que lo hiciste.

aquí tenías que salir casada

y vestida de blanco, hija.

beatriz: ay, papá, eso es

arcaico, lo de casarse

ya ni se usa.

madre: claro que se usa,

nos acaba de llegar la

invitación de tu prima jimena.

ella sí se va a casar

como dios manda.

beatriz: está bien que se case.

así ella lo está decidiendo,

está bien.

pero yo pienso diferente.

para mí el matrimonio--

omar: no, no me vayas a salir

con que el matrimonio

es cosa de modas,

porque es cuando me hierve

la sangre y me dan ganas

de llevarte con el padre.

beatriz: entonces, ya,

por favor, no empiecen

con lo mismo.

y vamos a comer en paz,

por favor.

porque me van a invitar a comer,

¿verdad?

madre: claro que sí,

y más que la cocina

no es tu fuerte.

beatriz: no, no es mi fuerte.

[ríe]

te quedaron muy ricos

los chiles rellenos.

de todo lo que haces,

creo que es lo favorito, ¿eh?

madre: pues te los podría hacer

todas las veces que quisieras

si aún vivieras con nosotros.

beatriz: ma, por fa,

no empieces.

yo tomé mi decisión

y la tienen que respetar.

madre: tienes razón.

ya no vamos a discutir

por lo mismo.

beatriz: oye, ma.

¿y si me das unos chiles ahí

que te sobren para llevar?

madre: ah, está bien.

aunque de seguro

también vas a querer

para héctor.

beatriz: pues sí, ma,

ni modo que se quede

viéndome comer.

madre: tienes que aprender

a cocinar, bea.

o a ver, ¿qué va a pasar

cuando héctor te pida

unos chilitos rellenos?

y no vas a tener, pero ni idea

de por dónde empezar.

beatriz: ya sé, ya veremos

a ver cómo le hago.

[ríe]

gracias.

héctor: te quedaron deliciosos

los chiles rellenos, mi amor.

nadie los hace como tú.

beatriz: ay, son receta

de mi mamá.

héctor: pero de seguro a ti

te quedan mejor.

bueno, yo me voy a acostar

porque mañana tengo que estar

temprano en los juzgados.

beatriz: ay, no, pero antes

te toca lavar los platos.

yo ya cociné y te toca limpiar.

sí.

héctor: está bien, está bien,

me parece justo.

me voy a apurar para que antes

de dormir nos demos nuestros

besitos de las buenas noches.

beatriz: ok.

salma: la verdad la casa

les quedó increíble.

beatriz: digo, no es por nada,

pero sí me está gustando

cómo va quedando.

digo, aún le faltan

algunos detalles.

salma: nunca te imaginé

como ama de casa.

digo, siempre pensé

que no era lo tuyo.

beatriz: y no lo es, ¿eh?

con eso de que en casa

de mis papás me hacían todo...

no, aquí me estresa

que tengo que tratar

de mantener todo limpio,

impecable.

salma: bueno, pues dile

a héctor que te contrate

una muchacha para que te ayude.

beatriz: no, sí le voy a decir.

es un gasto más,

pero es muy necesario.

amiga, no sabes cómo extraño

esas tardes de flojera

en donde tú y yo nos

la pasábamos riendo,

viendo nuestras series favoritas

sin hacer nada.

salma: bety, ¿por qué te fuiste

de tu casa?

digo, ahorita no te estoy viendo

muy segura.

beatriz: amo a héctor,

es el hombre de mi vida.

y me insistió tanto

en que viviéramos juntos, pues,

que no le pude decir que no.

salma: no, pues sí,

entiendo por qué.

beatriz: [ríe]

ay, ya está sucio aquí, te digo.

mamá: hijo.

qué bueno que nos vienes

a visitar.

héctor: es que aproveché que

tengo algo de tiempo en el

despacho para darme una vuelta.

además, vine a recoger

unas cosas de mi cuarto.

roberto: excuarto,

ahora es mi salón de fumar.

héctor: ¿cómo?

roberto: sí, ya sabes

que a tu mamá no le gusta

el olor a cigarro.

y en el único lugar

en el que puedo fumar es ahí,

así que lo que necesites

pídeselo a tu mamá

porque ella guardó todo.

héctor: ay, pa, en serio

te pasas, ¿eh?

no hace mucho que me fui

y ya te quedaste con mi cuarto.

roberto: ¿qué quieres, hijo?

tu mamá y yo ya cumplimos

con ustedes.

tu mamá hizo su cuarto

de manualidades

en el que era de tu hermana,

y yo aproveché el tuyo

para hacer mi remanso.

héctor: lo dices como

si vivieras como un esclavo.

roberto: ah, no es para tanto,

pero todos necesitamos

de nuestro espacio.

y en la que era tu recámara

veo mis deportes mientras

disfruto de un buen cigarro,

que son mis grandes placeres.

héctor: me da gusto ver

que están bien.

pero te hubieras tardado

un poquito más para sacar

mis cosas del que era mi cuarto.

roberto: pero ¿para qué esperar?

si tú ya estás haciendo tu vida

con bety.

madre: a propósito, ¿cómo van?

héctor: muy bien, ¿eh?

ah, y pueden ir a conocer

la casa cuando quieran.

pero, pues, la verdad no ha sido

tan sencillo como creía.

eso de pagar las mensualidades

y los gastos de la casa...

no está nada fácil.

roberto: ni modo, hijito,

eso es ser independiente.

y si se te atora algo,

cuentas con nosotros.

pero eso de regresar

a la casa...

"nanay".

todos: [ríen]

beatriz: como verás,

no hay mucho que hacer.

solo somos mi pareja y yo

y la casa no es muy grande,

como podrás ver.

jacinta: pues eso sí.

pues si está de acuerdo

con lo que le voy a cobrar

por día, puedo empezar

cuando me diga.

beatriz: no, no, por mí

puedes empezar mañana mismo.

eso sí, lo que te encargo mucho

es que antes de que te vayas

le dejes preparada la comida

a héctor.

jacinta: sí, claro, sí.

beatriz: perfecto.

[ríe]

no sabes qué rico le quedó

el picadillo a jacinta.

héctor: ¿sí?

beatriz: no, mi amor,

es que es tan buena.

te juro que no sé qué haría

sin ella, me muero.

héctor: a ver, vamos a ver.

mm.

la verdad sí, ¿eh?

y aparte de que tiene limpia

la casa, es muy buena cocinera.

ambos: [resuellan]

beatriz: ay, no, mi amor,

no puede ser, se fue la luz.

héctor: por lo visto solo fuimos

nosotros, porque los vecinos

sí tienen luz.

voy a revisar los fusibles.

beatriz: no, no, no,

no tiene caso que vayas,

mi amor.

[tose]

me acabo de acordar

que no pagué la luz.

soy una tonta.

héctor: a ver, no te digas así.

fue un descuido nada más.

pero bueno, para que no te

vuelva a pasar, voy a domiciliar

el pago en mi cuenta

y asunto arreglado.

beatriz: no, es que no puede ser

que se me olvide algo tan básico

como pagar la luz.

o sea, no sirvo

para vivir en pareja, mi amor.

todo lo hacían mis papás.

héctor: ya, bebé,

ya irás aprendiendo,

no te preocupes, mi amor.

mañana la pago y listo, ¿sale?

beatriz: ok, ¿y mientras

qué vamos a hacer sin luz?

héctor: ya sé.

beatriz: ¿qué?

héctor: hasta eso nos convino,

que no tengamos luz.

tendremos una noche romántica

a la luz de las velas.

beatriz: [ríe]

te amo.

¿ya?

héctor: sí, ya casi.

pero no vayas a hacer trampa

y vayas a ver, ¿eh?

beatriz: ya, entonces apúrate,

ya quiero saber cuál es

la sorpresa.

héctor: [ríe]

beatriz: ¿ya?

héctor: espérate, espérate.

beatriz: ay, ya.

héctor: ya puedes ver.

beatriz: [resuella]

mi amor.

héctor: no creías que iba

a dejar pasar que llevábamos

un mes viviendo juntos.

abrelo.

beatriz: lo voy a abrir.

[resuella]

no.

[ríe]

héctor: sí.

sabía que te iba a gustar.

por eso lo adopté

en cuanto lo vi.

es macho,

pues ¿cómo le vamos a poner?

beatriz: tiene cara de...

héctor: ¿de qué?

beatriz: de chaplin.

héctor: ¿chaplin?

beatriz: chaplin, chaplin.

héctor: pues así se va a llamar.

bienvenido a la familia,

chaplin.

ya verás que con nosotros

vas a estar muy bien.

beatriz: sí.

ay, no, me encantó.

jacinta: condenado perro,

mira nada más lo que hiciste.

ay, y encima de todo

ya te hiciste en el piso.

maldita sea la hora

en que los patrones

te trajeron.

no menos te deberían de educar,

pero no, ahí te tienen

bien consentido.

sáquese, perro cochino.

si nada más lo aguanto

porque necesito el dinero.

héctor: ya llegamos, mi amor.

beatriz: qué bueno.

ay, ¿cómo se portó nuestro bebé?

héctor: muy bien, ¿eh?

cada vez corre más rápido.

si parece que él es el que

me saca a dar la vuelta.

beatriz: pues ¿cómo no?

si chaplin es maravilloso.

ay, ya métete a bañar, ¿no?

mientras yo veo mi serie

con chaplin.

héctor: está bien.

jacinta: maldito animal,

no sabes cuánto te odio.

chaplin: [llora]

héctor: ¿por qué le estás

pegando a chaplin?

jacinta: ay, señor, pues,

es que es bien latoso.

héctor: pero no por eso

le tienes que pegar.

hay que educarlo, sí,

pero sin golpes.

¿verdad?

jacinta: pues sí, a lo mejor.

pero su perro nomás no entiende.

yo por más que le digo

que se esté quieto,

pues, quiere pasársela jugando.

héctor: bueno, porque esta raza

es así de inquieta.

¿sabes qué?

lo siento, pero no voy a estar

tranquilo sabiendo

que estás aquí con él,

así que hoy es tu último día.

jacinta: ¿me está corriendo

por un asqueroso animal?

héctor: chaplin no es

un asqueroso animal.

así que sí,

te vas de la casa

porque no quiero

que le sigas pegando.

jacinta: pues no me importa,

fíjese, prefiero irme a buscar

otro trabajo que aguantar

a su cochino perro.

héctor: ya, tranquilo,

tranquilo.

todo está bien, ¿sí?

todo está bien.

beatriz: ¿estás seguro que

nuestro bebé no tiene nada?

héctor: no te preocupes,

ya lo llevé al veterinario

para que lo revisen.

beatriz: ay, no, no, no,

es que ¿cómo puede haber

personas que maltraten

a los animales?

además a chaplin,

que es tan buen perro, ¿verdad?

héctor: y por eso no podía estar

un día más aquí.

beatriz: no, pues sí,

pero ¿ahora qué vamos a hacer?

¿quién me va a ayudar aquí

con todo en la casa?

héctor: discúlpame, bety.

pero te vas a tener

que organizar mejor.

es que antes de contratar

a alguien más debemos

estar seguros de que

no va a maltratar a chaplin.

beatriz: bueno, en eso tienes

razón.

bueno, ya veremos

cómo le hacemos, ¿no?

[música]

[música]

héctor: ay, tuve un día

tan pesado.

beatriz: ay, pues yo también,

fíjate.

no he parado en todo el día

para que encima tenga que estar

recogiendo tu tiradero

que me vienes a hacer.

héctor: por favor, bety.

vengo muy cansado.

ahorita recojo mis zapatos, ¿sí?

mejor dime qué preparaste

para cenar.

beatriz: no, mejor dime tú

qué tienes planeado comprar

porque hoy no hice nada, ¿eh?

héctor: ¿cómo que no hay

qué cenar?

beatriz: no.

héctor: y entonces, ¿qué es

lo que hiciste todo el día?

beatriz: estar como esclava,

veme, recogiendo todo

lo que se tira todo el día.

héctor: a ver, estás exagerando.

solo somos dos en la casa.

beatriz: pues fíjate que aun así

hay muchas cosas que hacer

para que ahora me vengas

con exigencias.

héctor: cuando yo llegué te

encontré jugando con chaplin.

beatriz: porque tengo derecho

de distraerme un poco,

¿no crees?

ve mis pelos, o sea,

ni tiempo me ha dado

de arreglarme.

héctor: estás exagerando.

ni que fuera tan difícil

barrer la casa.

beatriz: me gustaría que un día

lo hicieras, órale, ándale,

para que vieras que no es

tan sencillo como crees.

vas.

ay, pero no haces nada

cuando llegas de trabajar.

héctor: porque yo me lo paso

todo el día batallando

en los juzgados.

¿para todavía venir a hacer

lo que a ti te toca?

beatriz: no solo es

mi responsabilidad.

aquí vivimos los dos

y tenemos las mismas

obligaciones.

yo no soy tu esclava, ¿eh?

héctor: ¿sabes qué?

vengo tan cansado

que no quiero discutir contigo,

así que voy a buscar

algo de cenar y sirve

que salgo a pasear a chaplin.

beatriz: [suspira]

héctor: ven, campeón, eso.

vámonos de aquí.

madre: [estornuda]

ay, no, no puedo estar bien

con tantos estornudos.

por favor, saca a ese perro

al jardín.

saben que soy alérgica.

beatriz: mamá,

chaplin no está acostumbrado

a estar en el patio.

madre: entonces, a ver qué hacen

con ese animal.

héctor: lo siento, señora,

pero chaplin no tiene

por qué irse, esta es su casa.

madre: pero ¿no escuchaste

que soy alérgica a él?

héctor: sí, señora.

si le parece, lo meto al cuarto,

pero chaplin no sale de la casa.

omar: yo sabía que siempre

habías sido un falso.

esa no es la forma de tratar

a mi esposa.

héctor: perdón, señor,

pero hay maneras de pedir

las cosas.

y ustedes no pueden venir

con exigencias a mi casa.

omar: pero también esta

es la casa de mi hija, ¿o qué?

¿también le vas a quitar

ese derecho?

sabía que eras un hipócrita.

héctor: yo no le quito ningún

derecho a beatriz, pero tampoco

ustedes pueden venir a decirnos

lo que tenemos que hacer.

esta es nuestra casa.

pero como nunca han estado

de acuerdo en que vivamos

juntos...

por eso se ponen así.

madre: no sé cómo permites

que tu pareja, novio

o lo que sea nos hable así.

pero no tenemos por qué

aguantar esto.

vámonos, omar.

omar: con permiso.

beatriz: ya viste lo que

provocaste.

no tenías que ser grosero

con mis papás.

roberto: será mejor que nosotros

también nos vayamos.

después nos vemos, hijo.

héctor: ¿y qué querías?

¿que doblara las manos

y aceptara que tu mamá

viniera a dar órdenes?

beatriz: no, pues no hubiera

tenido nada de malo que fueras

un poco más comprensivo

con ella, ¿no?

héctor: sí, podría serlo,

si tus papás me trataran

con más respeto.

beatriz: pues fíjate

que no están mal al decir

que ya no eres el mismo

de antes.

me tienes como esclava

cuando me dijiste que iba

a tener quién me ayudara, y ve.

héctor: sabes por qué lo hago.

yo no voy a dejar que nadie

maltrate a chaplin.

beatriz: entonces, la que se

mola soy yo.

fue un error haberme venido

a vivir contigo

y dejar a mis papás.

héctor: lo dices porque

seguramente tienes "papitis".

¿sabes qué?

ya me cansé de discutir contigo,

mejor me voy.

beatriz: [gruñe]

mamá: aquí están las sábanas

para que hagas el sofá cama.

héctor: de verdad perdón

que los venga a molestar,

pero si me quedaba con beatriz,

íbamos a discutir peor.

roberto: no te preocupes, hijo,

es mejor que dejes

que se enfríen las cosas.

ya mañana hablará con calma.

héctor: solo espero que beatriz

no se ponga peor.

mamá: verás que no.

y ya descansa que ha sido

un día muy pesado para ti.

vámonos, roberto.

héctor: aquí apesta a cigarro.

voy a tener que dormir

en la sala.

¿y ahora qué haces?

beatriz: me voy.

te dejo y me llevo a chaplin.

[música]

[música]

héctor: ¿cómo que te vas

de la casa?

beatriz: lo estuve pensando

toda la noche y es lo mejor.

reconozco que yo no sirvo

para vivir en pareja,

aún no estoy preparada.

héctor: no me lo puedes decir

solo porque tuvimos un pleito.

beatriz: no, no lo digo por eso.

es que de verdad no me gusta

estar encerrada aquí todo el día

haciendo el quehacer.

ya no tengo tiempo para mí.

extraño la vida que tenía antes.

héctor: por favor, bety,

piénsalo mejor.

beatriz: no, ya lo hice,

estoy segura.

el de anoche fue nuestro primer

pleito y vendrán muchos más

si seguimos juntos.

por eso es mejor que regrese

a casa de mis papás.

y también me voy a llevar

a chaplin.

héctor: ¿cómo te lo vas a llevar

si tu mamá es alérgica a él?

beatriz: pues sí,

en eso tienes razón.

adiós, chaplin.

te voy a extrañar muchísimo.

pasé momentos increíbles

a tu lado.

héctor: bety, no tienes

por qué irte.

podemos tratar de solucionarlo

y--

beatriz: no, no, héctor, ya.

estoy convencida

que esto es lo mejor

para nosotros.

toma.

adiós.

que seas muy feliz.

héctor: tal vez debí decirle

que se quedara y no dejar

que se fuera tan fácilmente.

mamá: hubiera sido peor, hijo.

beatriz estaría contigo

a la fuerza.

y con el tiempo hubieran

terminado como enemigos.

héctor: no entiendo qué pasa

con nosotros, si nos llevábamos

tan bien.

roberto: puede ser que beatriz

tuviera razón y se apresuraron

en vivir juntos.

héctor: pero es que yo la amo

tanto que pensé

que era lo mejor, papá.

mamá: por amor podemos tomar

decisiones que no son

las adecuadas.

pero no tienen que arrepentirse

por eso.

son experiencias vividas

que lo harán madurar.

bueno, ¿y ahora qué vas a hacer?

si quieres, puedes regresar

a la casa.

héctor: no.

me voy a quedar en la casa.

la estoy pagando

y además tengo a chaplin.

roberto: en eso tienes razón,

tu perro ya sería un problema.

héctor: sé que al principio

no va a ser sencillo,

pero tengo que acostumbrarme

a estar solo con chaplin.

mujer: qué grato ha sido

conocerte, héctor.

siempre le voy a agradecer

a mi amiga que nos haya

presentado.

héctor: sí, yo también tengo

que agradecérselo.

no exageró nada al decir

que eras muy bonita.

mujer: gracias.

héctor: ichaplin!

[ríe]

ven, ¿cómo está mi campeón?

mujer: tienes perro.

héctor: sí,

y aparte es mi mejor amigo.

¿verdad que está precioso?

mujer: la verdad nunca

me han gustado los perros.

son muy sucios y siempre

están haciendo destrozos.

héctor: bueno, no sé qué otros

perros hayas conocido,

pero chaplin es diferente.

mujer: te creo,

pero ¿por qué no lo encierras

en algún lugar mientras tú y yo

la seguimos pasando bien?

héctor: no voy a encerrar

a chaplin en ningún lado

porque esta es su casa.

mujer: ¿me estás despreciando

por un cochino perro?

héctor: piensa lo que quieras,

pero el que entre a mi casa

le debe tener el mismo respeto

a chaplin que a mí.

y si no estás de acuerdo,

te puedes ir cuando tú quieras.

mujer: eres un tarado, héctor.

ahora entiendo por qué

nadie te aguanta y estás solo.

héctor: no le hagas caso,

chaplin.

ya llegará alguien que comprenda

lo importante que eres para mí.

ahora estoy seguro

que me entiendes

cuando te doy las gracias

por haber sido mi compañero

durante estos años.

ay.

sin ti no hubiera podido superar

la ausencia de beatriz, ¿eh?

[ríe]

de verdad que no lo hubiera

podido hacer, chaplin.

seguro vienes bien cansado, ¿no?

no dejaste de correr

por todas partes.

ratero: ibájate, rápido!

héctor: sí, tranquilos.

ratero: irápido!

la cartera, el celular,

el reloj, rápido, muévete.

héctor: déjenme sacar

a mi perro.

[gime]

chaplin.

ichaplin!

ino se lleven a mi perro!

chaplin.

[música]

[música]

héctor: tienen que ayudarme,

me acaban de asaltar.

agente: cálmese, cálmese.

ahorita le tomo su declaración.

¿qué fue lo que pasó?

héctor: venía cuando unos tipos

se me cerraron en su coche

y se llevaron todo lo que traía.

hasta mi camioneta.

agente: ¿sabe el número

de placas de su camioneta?

héctor: sí, pero eso es

lo de menos.

lo único que quiero

es recuperar a mi perro chaplin.

tienen que encontrarlo,

por favor.

mamá: gracias a dios

no te hicieron nada grave.

héctor: pero se llevaron

a chaplin, mamá.

no me dejaron bajarlo

de la camioneta.

mamá: de seguro está bien.

vas a ver que pronto

va a aparecer.

héctor: eso espero, ma.

si chaplin no regresa,

no sé qué es lo que voy a hacer.

me voy, ¿sale?

me tengo que ir a sacar

un nuevo celular

para poder estar comunicado

por si me hablan

para decirme algo de chaplin.

mamá: está bien, hijo,

sabes que cuentas con nosotros.

roberto: el golpe que le dieron

en la cabeza lo afectó

de verdad.

eso de estarle llorando

a un perro como si fuera un hijo

no está bien.

mamá: las cosas han cambiado,

roberto.

las nuevas generaciones

ven a las mascotas

con un cariño más especial.

las consideran como si fueran

parte de la familia.

roberto: yo no digo que esté mal

que se quiera a los animales,

pero hay límites.

mamá: así lo vemos tú y yo

porque somos de otra generación,

pero hay jóvenes que su amor

se lo dan a los animales.

tanto es así que los llaman

"perrhijos".

roberto: pues yo digo que

eso no está bien.

no se puede comparar

el cariño que se le tiene

a una mascota con el que se

le puede tener a un ser humano.

mamá: tenemos que respetar,

roberto.

si héctor quiere tanto

a chaplin, hay que comprenderlo.

no olvides que nuestro hijo

solo ha tenido la compañía

de su perro en los últimos años.

héctor: [gime]

chaplin.

ven.

por favor,

virgencita de guadalupe,

permite que pueda recuperar

a mi perro.

tú sabes lo importante

que es para mí.

chaplin ha sido mi fiel

compañero y ha estado conmigo

en todos los momentos.

por eso te pido

que lo pueda recuperar.

de verdad necesito a chaplin

a mi lado.

beatriz: qué rosa tan bonita

le puso mi mamá a la virgen.

ay, y se le olvidó ponerla

en agua.

ay, mi mamá.

este es chaplin.

hola, salma, oye,

¿por qué publicaste esa foto

de chaplin?

salma: ¿no te enteraste?

asaltaron a héctor, bety.

beatriz: ¿está bien?

salma: sí, él está bien,

pero se llevaron la camioneta

con chaplin adentro.

beatriz: ay, no, no, no,

es que no puede ser.

qué desalmados,

¿para qué lo quieren?

salma: ya sabes cómo son

estas personas, no se tientan

el corazón con nada.

beatriz: gracias, salma,

te marco después.

ay, no, no puede ser.

chaplin, tú tienes que aparecer.

"el mejor perro que existe

en este mundo.

tienes que regresar a casa".

chaplin.

héctor: ¿bety?

beatriz: hola, héctor,

¿cómo estás?

¿para qué lo pregunto, no?

después de lo que te pasó.

héctor: fue horrible, bety.

y lo peor de todo

es que perdí a chaplin.

oye, ¿crees que nos podamos ver?

beatriz: claro que sí.

nada me daría más gusto

que volvernos a encontrar.

héctor: una experiencia terrible

ver cómo tres tipos te apuntan.

beatriz: no, me imagino.

ya el país está tan violento

que no es seguro

salir a la calle.

héctor: pero lo que más me pesa

es que se hayan llevado

a chaplin.

¿qué les costaba dejar

que se quedara conmigo?

beatriz: héctor, comprendo

tu dolor porque a mí también

me pesa que se lo hayan llevado.

chaplin es el mejor perro

que he conocido.

héctor: ¿te acuerdas

cuando llegó a la casa?

beatriz: ay, claro que sí.

fue la mejor sorpresa

que me pudiste dar.

y desde ese día

chaplin se volvió

nuestra adoración.

no pierdas las esperanzas.

ya verás que juntos

los vamos a encontrar, ¿sí?

no te desanimes, héctor.

estoy segura que pronto

tendremos noticias de chaplin.

héctor: sí, con tu ayuda

yo sé que así será.

y de verdad muchas gracias,

bety, por todo tu apoyo.

beatriz: no, no tienes nada

que agradecer.

[celular]

héctor: ¿bueno?

sí, soy yo.

¿cómo?

sí, sí, en este momento

vamos para allá.

ya apareció mi camioneta

y tal vez también tienen

noticias de chaplin.

beatriz: sí.

héctor: ¿vamos?

vamos, vamos.

agente: la camioneta se encontró

a la venta en un tianguis

de autos, ya estamos haciendo

las averiguaciones.

héctor: ¿y chaplin?

¿qué saben de nuestro perro?

agente: sobre el animal, nada,

y no creo que lleguemos

a saber algo de él.

una vez encontrado el vehículo

ya hay poco que hacer.

beatriz: no, pero claro que no,

chaplin es un ser vivo

y tiene que seguir buscando,

señor.

agente: le aseguro que hay

asuntos más importantes

que encontrar a un perro.

yo que ustedes ya lo daba

por perdido.

los ladrones se lo llevaron

o lo tiraron por ahí

y de seguro ya está muerto.

héctor: no diga eso.

mi perro tiene que aparecer.

ordoñez: y tenga por seguro

que así será.

el caso no se dará por cerrado

hasta que todo quede aclarado.

agente: pero, agente, es un

perro.

ordoñez: eso es lo de menos.

también es víctima de un delito.

lo vamos a encontrar.

beatriz: ay.

ya estoy más tranquila, ¿eh?

al saber que el agente ordoñez

va a estar al pendiente

de la desaparición de chaplin.

héctor: sí, espero que el que

hayan encontrado la camioneta

le dé una pista

de dónde puede estar.

beatriz: veo que has cambiado

algunas cosas.

héctor: bueno,

cosas sin importancia.

el color de la pintura

que tú escogiste.

es la misma que pusimos,

¿te acuerdas?

beatriz: sí, es verdad.

héctor: siempre será

un maravilloso recuerdo

de cuando vivíamos juntos.

beatriz: es que fue una etapa

que cada vez que la recuerdo

termino por sonreír.

héctor: sí, para mí también.

fue el tiempo en el que he sido

más feliz.

ha sido maravilloso tenerte

otra vez en mis brazos.

ahora más que nunca

estoy convencido de por qué

eres el amor de mi vida.

beatriz: y tú el mío, héctor.

cuando nos separamos,

yo no sabía--

héctor: no, no, no,

no hablemos del pasado.

sigamos disfrutando

nuestro momento.

este momento que nos recuerda

la grandeza de nuestro amor.

ojalá tenga un mensaje

sobre el paradero de chaplin.

[suspira]

no es cierto.

solo ha estado jugando conmigo.

beatriz: oye, estaba pensando

que la pared de acá

la puedes pintar, no sé--

héctor: ¿por qué no me dijiste

que estás comprometida?

¿por qué no me dijiste

que te vas a casar con otro?

¿por qué?

[música]

[música]

beatriz: no tiene caso

que lo niegue.

como tampoco puedo negar

que no te he podido olvidar.

héctor: ¿y por eso tenías

que jugar conmigo?

¿qué fueron para ti

mis caricias,

nuestra reconciliación?

beatriz: la felicidad que perdí

el día que salí de esta casa.

héctor: y por eso me ocultaste

que te vas a casar con otro,

¿no?

beatriz: entiende, héctor.

nos dejamos de ver

hace mucho tiempo.

nunca pensé que nos volveríamos

a encontrar.

[timbre]

héctor: ¿necesitas algo?

niño: vine a ver si es aquí

donde están buscando a solovino.

héctor: ¿a quién?

niño: a solovino,

a este perrito.

héctor: se llama chaplin.

¿tú sabes dónde está?

niño: está con nosotros.

beatriz: a chaplin se lo robaron

y hemos sufrido mucho

desde que no está con nosotros.

por favor, tienes que llevarnos

con él.

chaplin es una parte importante

en nuestras vidas, ¿sí?

héctor: chaplin.

beatriz: ichaplin!

héctor: imira!

¿cómo estás, campeón?

mujer: así que sí eran

los dueños del perro.

niño: sí, y por lo visto

los quiere un buen.

héctor: sí, nosotros a él.

[ríe]

¿y dónde lo encontraron?

mujer: en alguna calle.

el estaba tan solo,

y como se ve fino

no lo quise dejar abandonado.

héctor: muchas gracias.

déjeme agradecerle

por haber cuidado de él.

mujer: no, no es necesario,

lo hicimos por humanidad.

héctor: de alguna manera

les tengo que agradecer

que me hayan regresado

la tranquilidad.

mujer: con que sigan cuidando

a su perro como hasta ahora

es suficiente.

héctor: de verdad

muchas gracias.

niño: esperen.

son para el solovino.

no son de las finas,

pero se las come rebien.

beatriz: hola.

te extrañamos.

ambos: [ríen]

héctor: claro que sí.

beatriz: tu casa.

héctor: por fin se acabaron

tantas horas de angustia.

por fin podré estar tranquilo.

beatriz: pero yo no.

tengo que aclararte que--

que cuando hice el amor contigo

yo no estaba comprometida

con nadie.

héctor: ¿y lo que salió

publicado?

beatriz: esas fotos

nos las tomaron antes de que

nos reencontráramos,

pero en cuanto te volví a ver

supe que sería un error

casarme con alguien

al que no amo.

terminé mi compromiso con él.

héctor: y entonces, ¿por qué

te ibas a casar con él?

beatriz: es un buen hombre,

me sentí resignada a su lado.

resignada a perder tu amor

por la tontería de apartarme

de tu lado.

pero ahora todo es diferente.

ahora sé que solo contigo

podría ser feliz.

ya he madurado

y estoy lista para formar

una familia contigo

y con nuestro perrhijo.

héctor: ahora sí mi vida

está completa.

chaplin está a nuestro lado

y sobre todo recuperé

al amor de mi vida.

ambos: [ríen]

héctor: tú también, está bien,

chaplin.

hay muchas formas de amar.

y existen amores

que son incondicionales.

en un momento de nuestra vida

encontraremos a esa persona

con la que queremos compartir

cada día.

pero hay que tener la madurez

necesaria para saber identificar

cuándo es el momento

en que tenemos que hacerlo,

para no terminar

en una separación.

porque vivir con alguien

sin la madurez necesaria,

sería muy difícil,

ya que es una gran

responsabilidad,

y más cuando está esa mascota

que sin esperar nada a cambio

nos da su cariño y compañía,

volviéndose nuestro "perrhijo".

[música]

hombre: ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajo el tepeyac

juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo

este cerro elijo

este cerro elijo ♪

Cargando Playlist...