null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'La palabra hogar'

6 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

[música]

minerva: y mi papá

ya me prometió

que para mis 15,

me va a regalar

el viaje a europa

que tanto le he pedido.

>> pero tú querías fiesta, ¿no?

minerva: sí, una fiesta,

sí, pero--

directora: mine,

te estaba buscando.

¿me permites un momento,

por favor?

minerva: ahorita vengo.

>> sí, amiga.

minerva: ¿qué pasa,

señora directora?

directora: hablaron de tu casa,

mine.

minerva: ¿y qué pasó?

directora: tengo

una mala noticia que darte.

minerva: ¿por?

directora: tu papá falleció.

minerva: no...

no puede ser.

no, no puede ser.

no puede ser...

no puede ser.

bertha: [llora]

minerva: mamá,

dime que no es cierto.

dime que mi papá está bien,

por favor.

bertha: ay, mi amor...

eso quisiera decirles.

pero no es así.

tu papá sufrió un infarto

en su trabajo.

lo trasladaron a un hospital

y ya estoy averiguando en cuál.

guillermina: ¿qué le pasó

a mi papito? ¿qué tiene?

bertha: mi amor...

minerva: ahora él es un ángel

que nos va a cuidar

desde el cielo.

guillermina: yo no quiero

que esté en el cielo.

yo quiero que esté aquí

con nosotros.

iván: guille, deja de llorar,

mi papá se fue

y nos dejó solos, ¿ok?

perdón... perdón, mamá.

es que...

me siento perdido,

me siento...

me siento solo, mamá.

bertha: es normal

que te sientas así, hijo.

la muerte de su padre

ha sido muy fuerte

para todos nosotros.

era de esperar

que estemos en shock.

guillermina: mi papito...

bertha: mira, por eso...

por eso, tenemos

que estar unidos, ¿sí?

iván: sí, mamá.

guillermina: mi papito...

minerva: sí, mi amor.

vamos arriba, ¿sí?

vamos a la recámara, vámonos.

vente. vente.

nos avisas

cuando sepas algo, mamá.

bertha: sí.

guillermina: siento

que me he quedado solita.

¿y quién va a jugar conmigo

y me va a leer por las noches?

minerva: yo, yo te voy a leer

por las noches.

guillermina: mine...

minerva: ¿qué pasa?

guillermina: siento

que me he quedado solita.

minerva: no, no digas eso.

además de que tienes

a mamá y a iván,

recuerda que me tienes a mí.

siempre a mí.

¿o ya se te olvidó

que cuando pelusa se perdió,

yo estuve ahí

hasta que lo encontramos?

guillermina: sí, hermanita.

minerva: y mira que nos costó

mucho trabajo encontrarla,

pero juntas lo hicimos.

también cuando aquellas niñas

que te molestaban en el colegio

y te jalaban las colitas,

yo estuve ahí para defenderte.

porque eres mi hermanita pequeña

y no voy a dejar nunca

que nadie te haga daño.

guillermina: sí.

y también cuando me castigaron

cuando no me quise tomar

la leche, también estuviste ahí,

hermanita.

minerva: sí.

y yo me la tomé por ti.

mis papás ni se dieron cuenta.

[ríe] ¿te acuerdas?

guillermina: sí.

minerva: y ahora que mi papito

no está y se fue al cielo,

es cuando más debemos

estar unidas.

tú y yo siempre juntas.

guillermina: siempre juntas,

hermanita.

minerva: ven.

bertha: ¿cómo está tu hermana?

minerva: más tranquila.

se quedó dormida con pelusa.

pero... pero ¿qué pasó?

¿averiguaste dónde está mi papá?

tenemos que ir a ver

en qué hospital está.

ya pasó mucho tiempo, ya.

iván: a mi papá

ya lo están velando.

minerva: ¿qué? ¿cómo?

¿cómo que ya lo están velando?

¿quién?

iván: mamá, ya dile.

mamá, mine tarde o temprano

se va a enterar.

no puedes tapar el sol

con un dedo. dile ya, por favor.

minerva: pero ¿enterarme de qué?

hablen ya.

bertha: está bien.

a tu papá...

lo está velando su otra familia.

iván: sí.

mi papá tenía otra familia.

te lo ocultaron.

clementina: amanda,

ya está listo el cuerpo

y lo van a sacar.

amanda: [suspira]

está bien.

¿y la seguridad que pedí?

clementina: ya viene en camino.

amanda: es urgente

que estén aquí.

¿qué voy a hacer

si esa gente viene?

muchas de nuestras amistades

están aquí.

y otros que faltan por llegar.

mis hijos no saben nada

de esa familia.

clementina: lo sé.

voy a presionar

para que estén aquí

cuanto antes.

no te preocupes.

de todas formas,

estaré atenta

de que nada te perturbe

y menos en este dolor

por el que estás pasando.

amanda: por favor, clementina,

te lo encargo mucho.

[resopla]

no soportaría pasar

por esta vergüenza.

suficiente tengo

con la muerte de augusto.

mauro: ya llegó mi abuela, mami.

amanda: sí, vamos con ella.

te lo encargo.

clementina: sí.

[resopla]

señorita, dígame, por favor,

a qué hora llegarán

los elementos de seguridad

que contraté.

minerva: no, pues, yo no sé,

pero yo quiero ver a mi papá.

tenemos derecho.

también somos sus hijos.

iván: mine tiene razón.

tenemos que ir

a hacernos presentes.

bertha: pero ¿qué vamos a decir?

minerva: no vamos a decir nada.

sólo que lo queremos ver.

mamá, no podemos quedarnos así.

tenemos que despedirnos

de mi papá.

guillermina: ¿a qué hora vamos

a ir a ver a mi papá?

minerva: ¿lo ves, ma?

todos queremos ver a mi papá.

bertha: tienen razón.

vamos a cambiarnos y vamos.

amanda: mamá,

no puedo con este dolor.

>> llora, hija.

saca ese dolor.

para todos

ha sido un duro golpe.

amanda: sí.

la muerte de augusto a todos

nos ha tomado por sorpresa.

es que él estaba bien.

>> sí.

augusto siempre había sido

un hombre muy fuerte.

pero ya ves.

nadie tenemos la vida comprada.

saldrás adelante.

amanda: me he quedado sola

con mis hijos.

>> tú también eres fuerte

y sabrás salir adelante.

ahorita es normal

que te sientas así,

pero sabes que me tienes a mí,

que soy tu madre.

amanda: lo sé.

>> son ellos.

>> lo siento, señora.

tenemos órdenes explícitas

de no dejarlas pasar.

bertha: pero ¿por qué?

nosotros tenemos derecho

de pasar a verlo.

guillermina: ¿no vamos a ver

a mi papito?

minerva: tranquila, guille.

eso es lo que estamos tratando

de hacerles entender

a estas personas,

que venimos a ver a mi papá.

iván: oiga, déjenos pasar.

nosotros también somos

sus hijos.

tenemos derecho de verlo.

>> lo siento,

ya les dije

que no los puedo dejar pasar.

>> lo siento,

pero ya les dije

que no pueden pasar.

son órdenes.

amanda: ¿qué hacen aquí?

ninguno de ustedes

tiene derecho a entrar aquí.

mauro: ¿mine?

minerva, ¿qué haces aquí?

¿te enteraste

que murió mi papá?

¿por qué no los dejan pasar?

minerva: [resopla]

mauro, yo no sabía...

pero ahora entiendo

por qué los dos

nos apellidamos madrigal.

tu papá también era mi papá.

mauro: ¿qué?

¿de qué hablas?

mamá, ¿eso es cierto?

¿mine y yo somos hermanos?

amanda: hijo, no es el momento

de hablar de eso.

mauro: pero, mamá...

amanda: esta gentuza

se larga de aquí.

guillermina: señora, por favor,

déjeme ver a mi papito.

mauro: mamá, si es su papá,

entonces,

tienen derecho a verlo.

amanda: no. ningún derecho

tienen de verlo

y nada tienen que hacer aquí.

sáquenlos de aquí. fuera.

>> háganme el favor

de retirarse.

guillermina: señora, por favor,

déjeme ver a mi papá.

déjeme ver a mi papá.

déjeme ver a mi papito.

señora, por favor.

por favor,

déjeme ver a mi papito.

por favor...

[música]

[música]

iván: ¿sabes qué, mamá?

¡todo esto es tu culpa!

¿por qué te permitiste

ser la amante?

bertha: ¡cállate!

¡no me hables así!

¡a mí me respetas

que soy tu madre!

iván: quítate.

bertha: ay, discúlpenme.

yo--yo ya sé que todos

estamos nerviosos y...

y que nos sentimos mal

por no haber podido ver

a su papá.

minerva: ma, no tienes

que disculparte.

eres nuestra madre.

no tenemos derecho a juzgarte.

guillermina: ¿por qué le pegaste

a mi hermanito?

¿estás enojada?

bertha: no.

minerva: vamos a ponernos

la pijama, ¿sí?

va. sube, sube.

ma, tranquila, tranquila.

bertha: sí.

[llora]

¿qué hice?

[llora]

no...

minerva: mi papá

era el rey de esta casa

y nosotras, sus princesas.

guillermina: y mi mamá

era reina.

minerva: [ríe]

bertha: exactamente, mi amor.

pero quiero que entiendas

que... papá antes había tenido

otra reina,

otra esposa

de la que no se podía divorciar.

bueno,

de la que no podía separarse.

pero eso no era impedimento

para formar otra familia

y ser feliz.

guillermina: ¿y esa familia

somos nosotros?

bertha: sí, así es.

fuimos la familia

que él formó después y...

y con la que fue

muy, muy, muy feliz

hasta el final de sus días.

el problema es que...

hoy no pudimos verlo

porque estaba

la primera familia con él.

pero... aunque no pudimos verlo,

él... él sabía

que nosotros lo amábamos mucho.

minerva: es verdad.

a veces la vida es así.

y no es culpa de nadie.

y menos de mi mamá

de lo que ocurrió hoy.

¿sí entiendes?

guillermina: sí, mini.

bertha: así que...

existe otra familia de tu papá,

otros hermanos...

pero uno nunca, nunca debe

sentir ni tener odio, guille.

minerva: porque siempre debes

estar segura que mi papá

nos amó muchísimo.

y le gustaba

jugar mucho contigo

y pasar tiempo con nosotros,

sus hijos.

guillermina: ¿eso significa

que tenemos más hermanitos?

minerva: sí.

guillermina: ¡super!

¡tengo más hermanitos!

bertha: sí.

ven acá, loquita.

ya es hora de dormir, ¿eh?

así es que tú a tu cama

y usted, señorita, a soñar.

ándale, llévate a pelusa.

guillermina: vente, pelusa.

bertha: para soñar

con los angelitos, muñeca.

mi amor,

muchas gracias por tu cariño,

pero, sobre todo,

por tu comprensión.

minerva: eres mi mamá.

pero, ante todo, eres mujer.

yo te voy a apoyar siempre,

mamita.

siempre vas a contar conmigo.

bertha: te sirvo, mi--

iván: no, gracias.

bertha: perdónenme, hijos.

de verdad.

sobre todo,

te pido perdón a ti, iván,

porque sé que te fallé.

sólo quiero que sepas

que yo... nunca quise destruir

un matrimonio. yo amaba--

iván: no, ya, ma, neta, guárdate

tus choros y tus disculpas, ¿ok?

mi papá tenía hijos

de nuestra edad

con su esposa.

minerva: no le hables

así a mi mamá.

iván: ay, y tú cállate, mine,

es la verdad.

¿y saben qué?

yo ya me voy a la prepa.

esta situación

me tiene fastidiado.

minerva: mami.

mami, no le hagas caso.

es cuestión de tiempo.

[portazo]

tiene mucho que ver

que mi papá... que papá

ya no esté con nosotros.

guillermina: no te sientas

triste, mami.

te voy a dar un abrazo

grande y bonito.

te quiero mucho, mamita.

bertha: yo te amo.

gracias, mi amor.

ay, ¿qué haría yo sin ustedes?

vanesa: ay, pero miren

quién llegó, minerva.

oye, ¿cómo te sientes

después de descubrir

que tu mamá era la amante?

[ríe] qué oso.

minerva: hablas porque no sabes.

pero la verdad es que...

lo que pienses me da igual.

vanesa: pues así como yo,

todo mundo se enteró

que tu mamita era la amante

de don augusto madrigal,

papá de mauro.

mauro: ya, vanesa,

no te metas con mine.

no quiero que la vuelvas

a molestar, en serio.

vanesa: ay, sí.

los hermanitos.

hermanito, hermanito.

qué flojera dan.

vámonos.

mauro: mine,

lo siento mucho.

minerva: yo también.

mauro: luego...

te veo luego.

minerva: [susurra] sí.

abogado: estos son

los documentos

que tenía de su marido

y a decir verdad,

apenas vamos a dar inicio

a los trámites de su testamento.

amanda: o sea, ¿qué me está

queriendo decir?

abogado: que el señor

augusto madrigal esteicer

murió... intestado.

clementina: válgame dios

santísimo. no puede ser.

amanda: ¡mi marido era

muy organizado en sus cosas!

¿cómo es posible

que no haya hecho testamento?

abogado: pues, como lo oyó,

no le dio tiempo

de arreglar sus propiedades

ni... ni su dinero.

>> entonces,

¿qué debe hacer mi hija,

abogado?

abogado: bueno, tiene que hacer

un... juicio sucesorio

testamentario

para determinar

quiénes tienen derecho

a la cuantiosa herencia

de don augusto.

[música]

[música]

>> míralo.

disque muy riquillo,

pero vienes a esta preparatoria.

¿qué? ¿te crees muy salsa?

¿o qué?

iván: no, no me creo. lo soy.

>> ah, ¿sí?

no lo creo.

porque tú eres

el hijo del cuerno.

ya nos enteramos

de que tu mamita

era la amante de tu papá.

aquí todo se sabe.

iván: voy a hacer que te tragues

tus palabras, imbécil.

[bullicio]

bertha: es el colmo, hijo.

en lugar de que me ayudes,

vas y te peleas en la escuela.

iván: ¿qué? no iba a dejar

que se siguieran burlando de mí.

bertha: pero ¿por qué?

iván: ay, ya, no importa.

[timbre]

bertha: voy a ver quién es.

pero usted y yo

no hemos terminado, jovencito.

buenas tardes.

abogado: buenas tardes.

¿la señora bertha lagunes?

bertha: sí. ¿usted quién es?

gustavo: soy el abogado

gustavo hidalgo.

bertha: pase, por favor.

gustavo: gracias.

con permiso.

bertha: dígame.

¿qué se le ofrece?

gustavo: señora lagunes,

vengo en representación

de la señora amanda sanz

y de sus hijos

porque necesito

que me firme unos papeles.

bertha: ¿y esos papeles

de qué son?

gustavo: es para renunciar

a la herencia

de don augusto madrigal.

iván: oye, mamá,

tú no firmes eso.

nosotros también somos hijos

de augusto madrigal.

tenemos derechos.

gustavo: mire, la familia legal

está dispuesta a ofrecer

una gran cantidad de dinero.

minerva: ¿de qué está hablando?

esta familia no es ilegal.

esta casa y sus integrantes

formamos una familia

como la otra.

nosotros formamos un hogar.

gustavo: lo que quise decir es--

minerva: por eso, mi hermano

tiene razón.

también somos hijos

de augusto madrigal.

y no somos ilegales.

bertha: dígale a esa señora

que no va a insultar

a mi familia

y voy a pelear

por los derechos de mis hijos

en donde sea

y contra quien sea.

gustavo: ustedes no querrán

ir a juicio.

de antemano, les digo

que lo van a perder.

bertha: usted no va a venir

a amedrentarnos.

gustavo: señora,

usted menos que nadie

va a querer ir a juicio

donde la van a tratar

como a una--

bertha: ¡ey, no, iván!

¡no vale la pena, iván! ya.

lárguese.

agarre sus cosas y lárguese.

buenas tardes.

iván: mamá, me hubieras dejado

partirle la cara.

bertha: no tenía caso.

minerva: lo que debemos pensar

es en pelear

lo que por derecho

nos corresponde.

iván: de ninguna manera

vamos a renunciar

a nuestros derechos

y mucho menos vamos a dejar

que nos traten

como la familia ilegal.

bertha: ustedes tienen razón,

hijos.

vamos a luchar

por lo que les corresponde.

gustavo: yo creo que lo mejor

sería ofrecerles una buena suma.

digo, para no llegar

a los tribunales.

esos jóvenes son... reconocidos

y legítimos herederos.

amanda: de ninguna manera.

ni un centavo.

ni uno solo verán

esos bastardos y esa zorra.

gustavo: no se apresure

a tomar una decisión.

por favor,

le pido que lo piense.

amanda: no tengo

nada que pensar, abogado.

usted no debería estarme

dando consejos,

sino soluciones

para que esa mujer y sus hijos

salgan de nuestras vidas

y de la herencia de mi esposo.

gustavo: precisamente,

con conocimiento, se lo digo.

más vale llegar a un trato

que perder la mitad

de los bienes y el dinero

que dejó su marido.

bertha: mi amor...

descansa, mi corazón.

buenas noches, mi amor.

minerva: buenas noches, mamita.

bertha: te quiero agradecer

todo el apoyo que me has dado,

hija.

yo no sé qué fue lo que pasó.

interviniste con tanta decisión

que me contagiaste.

minerva: porque me da coraje

que quieran ningunearnos,

que nos mal miren,

que... prácticamente digan

que no somos hijos de mi papá.

bertha: lo sé, mi amor.

ay, ustedes no tendrían

por qué estar pasando

por todo esto

si augusto y yo hubiéramos hecho

las cosas bien.

minerva: no, no, no te culpes,

mami.

nosotros no te juzgamos.

bertha: gracias, mine.

se vienen tiempos muy duros,

mi amor.

ahora, más que nunca,

tienes que seguir con tu beca

para poder seguir estudiando.

minerva: sí, ma, lo sé.

y voy a estudiar mucho

para que no tengas

que preocuparte

de mi colegiatura.

bertha: gracias.

yo voy a buscar trabajo.

los voy a sacar adelante.

minerva: yo tengo confianza

en ti, mamita.

sé que lo vas a lograr.

bertha: gracias, hija.

tú y tus hermanos son...

ay, son mi motor

para seguir adelante.

descansa, mi amor.

que descanses, mi amor.

[susurra] duérmete, descansa.

>> pues sus exámenes

salieron muy bien calificados,

incluyendo los psicométricos,

bertha.

bertha: ¿tengo posibilidades

para el puesto?

>> mejor que eso.

tiene usted

el puesto de recepcionista

en esta empresa.

su excelente nivel de inglés

la ha hecho ganar el puesto.

bertha, la felicito.

además, que se desenvuelve

muy bien.

bertha: muchas gracias.

le prometo

que no le voy a fallar.

>> no tiene nada que agradecer.

¿puede empezar de inmediato?

bertha: pues sí,

por supuesto.

yo--yo, encantada de empezar ya.

>> perfecto.

le indicaré cuáles son

las responsabilidades

y labores que tiene usted, ¿sí?

bienvenida, bertha.

bertha: gracias.

>> y, entonces, falta ver

lo que vamos a hacer

en el viaje a londres.

ma, ¿me estás escuchando?

mamá.

amanda: perdón.

perdón, no te escuché.

>> sí, ya me di cuenta.

estás como en otro mundo.

amanda: la verdad, sí, es que...

le he estado dando

muchas vueltas a un asunto.

mauro: ¿qué pasa, ma?

amanda: ya saben

de qué se trata.

que su padre tenía

otra familia, otros hijos.

y esos hijos

ahora van a reclamar

la mitad de la herencia

de su padre.

>> ¿qué?

pero ni locos van a recibir

un solo peso

de lo que dejó mi daddy.

yo te apoyo

para que esa gentuza

no reciba nada.

amanda: tenemos que apoyarnos

y estar unidos, hijos,

porque si no, esa gente

nos va a terminar dejando

en la calle.

>> ¿ves cómo es mala la gente?

y tú, que les tienes

consideraciones.

>> pues tuviste mucha suerte

de que tu mamá no te dijera nada

por lo del otro día.

iván: ay, eso es lo de menos.

con la lana que voy a tener,

me voy a poder comprar

lo que yo quiera,

lo que sea.

hasta les voy a invitar

las chelas.

>> pues ya deberías empezar.

pues total,

si ya vas a tener dinero...

iván: ¿sabes qué?

tienes razón.

saliendo de cch,

nos vamos de parranda,

yo invito.

>> eso es, bro.

iván: si antes era un fregón,

ahora, con todo el dinero

que voy a tener,

lo voy a ser más.

¿a dónde quieren ir?

ustedes digan.

>> como a la 13:00 saliendo...

amanda: y por eso,

es muy importante

que esa muchachita no tenga más

la beca de la escuela.

además, se les otorga

a alumnos destacados.

directora: bueno,

minerva es destacada. y tiene

muy buenas calificaciones.

lo mismo

que su hermanita guillermina.

amanda: ¿no se da cuenta

que sólo desprestigia

la escuela?

imagínese qué clase de moral

pueden tener esas niñas.

directora: no veo

suficientes motivos

para expulsarlas del colegio,

señora.

amanda: este colegio

promueve los valores.

y todos los alumnos que vienen

son de familias honorables

e intachables.

directora: señora madrigal,

como ya le dije,

minerva es

una excelente estudiante

y tiene un promedio suficiente

para que mantenga su beca.

además,

su mamá paga la colegiatura

en tiempo y forma.

amanda: ¿no se da cuenta?

son las bastardas de mi marido

y su amante.

además, si las corre,

yo sabré corresponder

a su generosidad y a su lealtad,

incluso con las mejoras

que necesita el laboratorio.

directora: por favor,

deme unos días

para consultarlo

con el consejo administrativo.

amanda: está bien.

consúltelo

con quien sea necesario,

pero ya le dije,

sabré apreciar

y reconocer su generosidad.

con permiso.

guillermina: ahora a mí me toca

ser la conductora

de la pasarela

y ustedes, las modelos.

>> sí.

guillermina: hola.

amanda: ¿ya saben tus amiguitas

la clase de gentuza

que son tú y tu familia?

guillermina: ¿qué dijo, señora?

amanda: lo que oíste.

¿saben que tu mamá se metió

con un hombre casado?

[música]

[música]

minerva: oiga, a mi hermanita

la deja en paz.

vieja estúpida.

amanda: [ríe] debí suponerlo.

gente como ustedes

no tiene la menor educación.

minerva: ¿de qué respeto habla?

cuando es usted la que se pone

con una niña a decirle

todas esas cosas,

pero no se lo voy a permitir.

amanda: yo soy

la que no va a permitir

más faltas de respeto

y que ustedes dos estudien

en la misma escuela

que mis hijos.

minerva: aunque le arda,

aquí estudiamos

y aquí seguiremos, vieja.

amanda: no voy a tomar en cuenta

tus insultos.

sé muy bien de qué cuna vienen.

yo soy una señora.

tú, una escuincla estúpida

y tu madre es una zorra.

guillermina: ¡mi mamá no es

un animal!

amanda: [gime]

minerva: eso se merece

por insultar a nuestra madre.

amanda: ¡ay, ayuda!

¡ay, esta salvaje

me rompió la pierna!

ay, auxilio...

>> señora madrigal,

permítame ayudarla.

amanda: tengo la pierna rota.

esta escuincla mocosa

me la rompió.

>> sí, ya se le hinchó mucho.

venga conmigo.

amanda: ¡no puedo, imbécil!

¡tráiganme una camilla,

por favor!

>> déjeme, voy

por una silla de ruedas.

y ustedes dos,

están en problemas, ¿eh?

amanda: ay, ay, ay...

¿lo ve?

esas escuinclas

son unas salvajes.

ahí lo tiene.

usted decía que era

un angelito esa niña.

y resultó ser una salvaje.

ella fue la que me pegó

en la espinilla.

directora: pero me dijeron

que fue usted la que le empezó

a decir de cosas a guille.

no se debió poner

con una niñita.

amanda: ¿se va a poner

de su lado?

porque, en ese caso,

la que va a hablar

con el consejo administrativo

soy yo.

y de paso les diré su poca ética

ante estas circunstancias.

directora: no, no, no,

señora madrigal.

no es eso. la entiendo.

lo que digo es

que fue la reacción

que tuvo guille.

amanda: yo lo único que veo

es que esa niña no tiene

la menor educación.

es agresiva, violenta.

y por supuesto que no puede

estar en este colegio.

directora: le voy a llamar

a la señora bertha a su trabajo.

tiene que saber

lo que está pasando

con sus hijas.

amanda: ¿ya trabaja esa mujer?

directora: sí.

amanda: ¿y me podría dar

el número de su trabajo,

por favor?

directora: permítame.

bertha: dios mío,

que no le haya pasado nada

a iván.

ya es muy tarde,

ya tenía que haber llegado.

hijo...

hijo, ya es muy tarde.

iván, mira cómo vienes.

iván: yo soy

el hombre de esta casa.

yo puedo hacer

lo que me plazca y más

cuando tenga el dinero

que me toca de la herencia.

bertha: deja de decir

sandeces, iván.

iván: esos pipirisnais

me van a hacer

lo que el viento a juárez.

y me van a tener que dar

lo que corresponde.

a mí todos me la--

bertha: ¡iván, para ya!

súbete a tu cuarto, por favor.

iván: no, no quiero.

bertha: obedece.

iván: no. ¿por qué?

bertha: iván, por favor.

¿qué hiciste?

[llora]

¿qué les pasa a mis hijos?

virgen de guadalupe,

madrecita mía, ayúdame.

te lo suplico.

oriéntame para poder ser

una buena guía para mis hijos.

si mis hijos van a cambiar

por culpa del dinero

de su padre,

pues tal vez

no sea buena idea pelear.

que mis hijos no se pierdan

por el valor del dinero.

que entiendan

que hay valores más importantes

como la familia y el hogar.

directora: estará de acuerdo

conmigo que no podemos

pasar por alto

el comportamiento

de sus hijas, señora.

bertha: de acuerdo,

ya--ya hablé con ellas,

señora directora.

ya les hice ver

que hicieron mal

en comportarse de esa manera

y las castigué.

yo--yo le aseguro

que no va a volver a suceder.

directora: sí, pero...

el castigo de usted

no es suficiente.

desgraciadamente, esto llegó

al consejo administrativo

y tomaron la decisión

de quitarle la beca a minerva.

bertha: eso no puede ser.

además, no fue minerva

la que le pegó a amanda,

fue guille.

directora: la entiendo,

pero minerva tampoco hizo nada

para controlar a su hermanita.

bertha: ¿pararla?

no. amanda...

amanda es una señora.

ella no debió

de haberse puesto

con unas niñas.

¿en quién debe caber la cordura?

directora: la entiendo, señora.

pero la decisión está tomada.

bertha: es que...

no, sin la beca,

yo no puedo pagar

este colegio para mine.

directora: en verdad lo siento,

señora.

[música]

[música]

minerva: [llama a la puerta]

>> pase.

minerva: sí, me mandó a llamar,

licenciada.

>> siéntese, por favor, bertha.

yo después le marco, gracias.

bertha: perdón, se me hizo

un poco tarde porque tuve que ir

a la escuela de mi hija.

>> no es por eso que la mandé

a llamar, bertha,

sino porque hoy es el último día

que usted trabaja aquí.

bertha: ¿cómo?

>> de verdad estoy muy apenada,

pero debo de quitarle

el trabajo, bertha.

bertha: no, pero...

yo he sido

muy cumplida y responsable.

de verdad,

yo nunca había llegado tarde.

sólo hoy tuve que ir

a la escuela de mi hija.

>> no, si yo lo sé, bertha.

usted es un elemento valioso.

pero la orden viene

de mucho más arriba,

una tal señora...

madrigal, creo.

bertha: sí.

sí, sé quién es.

>> bueno, esa señora presionó

y yo sólo estoy recibiendo

órdenes de mis jefes

para quitarle el trabajo,

así que... recoja sus cosas

y... váyase, bertha.

bertha, váyase, por favor.

bertha: sí.

mauro: la verdad, qué poca

lo que le hicieron a mi mamá.

hubieras visto

cómo le quedó la pierna.

minerva: ¿lo que le hicimos

a tu mamá?

¿y lo que ella me hizo qué?

ella influyó

para que me quitaran mi beca.

mauro: yo no sabía.

minerva: yo no quiero

pelear contigo.

somos hermanos.

sólo te digo que voy a ir

a la secretaría de educación

para luchar

para que me devuelvan mi beca.

es lo único que me importa:

estudiar

y ser alguien en la vida.

amanda: pero qué descaro el tuyo

de que vengas a presentarte

aquí, a mi casa.

agradece

que no te eche a la calle.

bertha: tenía que venir.

porque fuiste tú la culpable

de que me echaran de mi trabajo

y que le quitaran la beca

a mi hija minerva.

y no te atrevas a negarlo.

amanda: claro que fui yo.

y todo es poco

a comparación

de lo que me hiciste.

meterte con mi esposo.

bertha: eso es mentira.

su matrimonio estaba acabado.

tú no quisiste darle el divorcio

a pesar de que te lo pidió

muchísimas veces.

sólo se toleraban por el dinero.

amanda: no me digas.

tenemos hijos de la misma edad.

tú eres plato de segunda mesa.

yo jamás iba a dejar

que fueras la señora.

ese lugar

lo ocupo yo.

tú eres una cualquiera.

bertha: cállate.

no vale la pena.

el título de señora

no te lo da la posición social

ni ser la esposa legalmente,

te lo da la educación.

no me voy a rebajar

ni voy a caer

en tus provocaciones.

amanda: mira qué digna saliste.

bertha: ¿sabes qué?

tal vez tengas razón.

esto es mi culpa

por haber amado a un hombre

que no era libre.

mi culpa fue

no haberle exigido

que se dejara de apariencias

y se divorciara de ti.

amanda: exacto.

por eso, nunca lo hizo.

bertha: eso ya no importa.

él está muerto.

y yo...

yo tampoco importo.

pero no voy a dejar

que pisotees a mis hijos.

ellos son tan hijos

de augusto madrigal

como los tuyos,

te guste o no.

y como no te gusta, lo siento.

te vas a tener que aguantar,

pero a ellos no los vas

a pisotear.

karina: fírmame aquí, por favor.

guillermina: ya llegamos, ma.

bertha: hola.

minerva: ya llegamos, ma.

bertha: pásenle.

minerva: ¿qué pasa?

¿quién es ella?

bertha: ella es la licenciada

karina mendiola.

dale la mano

porque ahora es nuestra abogada.

ambas: hola.

minerva: mucho gusto.

karina: igualmente.

guillermina: órale,

es nuestra abogada.

bertha: sí, mi amor.

estuve hablando con karina.

esta misma semana

meterá la demanda

para que la familia de su papá

les dé a ustedes

lo que les corresponde.

karina: así es.

vamos a ganar el caso, ¿eh?

porque son hijos reconocidos

de don augusto

madrigal esteicer.

minerva: sí.

guillermina: sí.

karina: así que voy a trabajar

en ello. ¿mm?

me dio muchísimo gusto

conocerlos. me retiro.

bertha: te acompaño.

todos: gracias.

karina: con permiso.

minerva: ¿ya viste?

ahora vamos a poder comprar

todo lo que queremos.

chispa, ¿ya viste?

bertha: nos vemos.

karina: con permiso.

minerva: va. oye, ¿y te quieres

comprar la muñeca también?

guillermina: sí, sí, sí.

iván: te vas a poder comprar

tres o cuatro de las que--

bertha: oigan,

me da un poco de miedo

que ustedes no estén listos

para recibir el dinero

que dejó su papá.

deben ser sabios

con el manejo de ese dinero.

sobre todo, tú, iván,

te siento un poco desubicado

pensando que con ese dinero,

vas a poder hacer lo que quieras

y cuando quieras,

ir a donde sea y...

no es así, mi amor.

el dinero puede ser

para cosas buenas,

pero también para cosas malas.

actúen con sabiduría.

iván: sí, lo sé, ma.

es que me sentí pisoteado

por toda esa gente.

y pensé que con el dinero--

bertha: sí, ya sé, mi amor,

te entiendo, pero...

yo no voy a dejar que nunca

nadie más los pisotee.

minerva: sólo queremos lo justo,

lo que nos corresponde

para pagar nuestros estudios

y que tú no te estés tronando

los dedos por pensar

de dónde va a salir

para pagar las colegiaturas.

es para salir adelante.

iván: cuentan con mi apoyo.

vamos con todo.

bertha: me da mucho, mucho gusto

escuchar eso.

minerva: lo demás

no importa tanto.

porque somos una familia hermosa

que es buena y unida,

a pesar de todo.

porque es el amor

lo que le da el significado

a la palabra "hogar".

bertha: el amor de la familia

es lo que nos da el soporte

para enfrentar

cualquier obstáculo

que se nos presente en la vida.

es lo que nos hace fuertes,

lo que nos da el impulso

para seguir adelante.

a veces los padres

cometemos errores

que repercuten en los hijos,

es cierto, pero juntos

se pueden resolver los problemas

hablándolos, sintiendo empatía

uno por el otro

y no creando conflicto

en el núcleo familiar

porque no hay dinero

que compre la felicidad

de tener una familia

ni de estar

con tus seres queridos

porque la palabra "familia"

es más que una palabra.

encierra tantas cosas buenas

como... el amor, el apoyo,

la fortaleza, es que lo es todo

porque la familia

es lo que le da sentido

a la palabra "hogar".

>> ♪ en el cielo

una hermosa mañana

en el cielo, una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana bajó al tepeyac

>> "juan dieguito"

la virgen le dijo

"juan dieguito"

la virgen le dijo

"este cerro elijo

este cerro elijo

este cerro elijo

para ser mi altar"

ambos: la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana bajó al tepeyac ♪

Cargando Playlist...