null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'La mano en el corazón'

Univision12 Sep 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

aníbal: [suspira]

[resuspira]

te amo tanto, mi amor.

casandra: yo también te amo,

aníbal.

mi vida ha sido pura felicidad

desde que nos conocimos.

aníbal: yo ya no concibo

mi vida sin ti.

quisiera no tener

que irme nunca.

casandra: pues no te vayas.

ya quédate conmigo.

aníbal: no puedo.

sabes que mis papás

no aceptan nuestra relación.

casandra: yo sería

la mujer más feliz

si ya pudiéramos formalizar.

aníbal: necesito tiempo.

por lo menos

hasta que mis papás acepten

nuestro amor.

casandra: y lo harán

cuando vean que ya no nos pueden

separar porque estamos unidos

para siempre.

anda, demos el siguiente paso,

para que tus papás se convenzan

de que ya no nos vamos

a separar.

aníbal: está bien.

te prometo que lo voy

a intentar.

casandra: ay, sí.

nuria: hijo.

no es posible que llegues

hasta esta hora a la casa

sabiendo que el compromiso

que tenemos.

aníbal: el compromiso

lo hicieron ustedes, mamá,

no yo.

manuel: entiende lo que hacemos

por el bien de la familia.

que te cases con jacqueline

nos conviene

para que nuestra fortuna

se duplique.

aníbal: ah, ¿les conviene?

a mí no me conviene, papá.

no la amo.

yo estoy enamorado de casandra,

¿cuándo lo van a entender?

nuria: esa es una muerta

de hambre.

jamás consentiremos

que eches a perder tu vida

con una pobretona

que no está a tu nivel

y encima nos arrastres

a tu mala decisión.

manuel: te tienes que casar

con jacqueline.

dimos nuestra palabra

para ese matrimonio

desde que eran unos niños.

aníbal: papá, no me voy a casar

con una mujer que no conozco.

nuria: claro que la conoces.

hasta fueron novios

cuando fueron niños,

antes de que jacqueline

se fuera a vivir a otra ciudad.

aníbal: pues sí, mamá,

pero ya crecimos.

no nos conocemos, entiende.

nuria: no es una desconocida

para ti.

se siguieron frecuentando

a través de sus perfiles

y se convirtió

en una mujer muy bonita.

aníbal: sí, sí es muy bonita,

no te lo voy a negar,

pero no la amo.

yo amo a casandra

y es la única mujer

con la que me voy a casar.

manuel: de ninguna manera.

antes te desheredo

y te vas de esta casa

porque aquí no entras

con esa muerta de hambre.

aníbal: pues fíjate

que no es mala la idea, papá.

sirve que me voy con casandra

a vivir mi amor con plenitud.

nuria: no hablarás en serio.

aníbal: sí, mamá,

sí estoy hablando en serio.

y saben qué, en este momento

me voy de la casa.

por mí se pueden quedar

con su dinero.

nuria: manuel, haz algo.

manuel: déjalo que se vaya

para que se decepcione

de una buena vez

y entonces haga

lo que nosotros le pidamos.

tranquila.

[timbre]

aníbal: hola, mi amor.

[suspira]

casandra: ¿qué haces aquí

con esa maleta?

aníbal: mi amor,

di el siguiente paso

como me pediste,

para que vivamos nuestro amor

sin que nadie nos quiera

separar, mi amor.

casandra: ¿convenciste

a tus papás de aceptarme?

aníbal: no, mi amor.

yo fui el que se convenció

de dejarlos.

mis papás siguen con lo mismo

y hasta me van a desheredar.

pero a mí no me apartan de ti.

casandra: oye, no, no.

no puedes renunciar

a lo que te corresponde.

aníbal: a lo que no estoy

renunciando es a ti,

a nuestro amor.

casandra: nuestro amor

no va a ser nada si te quedas

sin la fortuna de tu familia.

aníbal: ¿qué?

no puedo creer

lo que te estoy escuchando

decir.

¿no que no podías vivir sin mí?

casandra: sí, pero yo quería

que tú me sacaras

de esta pocilga,

no que te vinieras a vivir

conmigo a la miseria.

aníbal: qué decepción ver

que a la primera de cambios

mostraste tu verdadera cara.

casandra: no seas romántico,

aníbal, el amor

no sobrevive en la pobreza.

aníbal: el verdadero sí.

pero me queda claro

que tú solo me querías

por lo que te podía dar.

casandra: bueno,

todavía podemos estar juntos

si les dices a tus papás

que de ninguna manera

vas a renunciar a su dinero.

aníbal: por supuesto que no.

ellos tienen razón.

no me convienes.

y no porque seas

de un nivel económico

distinto al mío,

sino porque eres desalmada

y solo te fijas en lo material.

casandra: aníbal,

no puedes dejarme.

no después de tanto tiempo

que he invertido en...

aníbal: ¿tiempo que has

invertido en mí?

se te cayó el negocio, casandra.

acabas de romper mi corazón

y así no te puedo amar.

hasta nunca.

casandra: aníbal.

mi amor.

aníbal.

ambos: [gimen]

jacqueline: perdón, perdóname.

venía distraída con las flores.

aníbal: no te preocupes,

yo venía pensando

en otras cosas.

jacqueline: ¿cosas malas?

porque no traes buena cara.

aníbal: nada que valga la pena

recordar en realidad.

nuria: aníbal.

hijo.

qué bueno que ya estás aquí.

les dije a jacqueline y su papá

que era cuestión de minutos

para que llegaras.

jacqueline: tu mamá fue

por este florero

para este ramo de flores

en lo que tú venías.

nuria: pero ya que aníbal llegó

pasemos a comer.

jacqueline: sí.

vamos.

manuel: estamos encantados

de que hayan aceptado

nuestra invitación a comer,

para celebrar que volvieron

a vivir en esta ciudad.

librado: gracias, manuel.

nos mudamos

para superar el dolor

de la muerte de mi esposa

cuando jacqueline

era muy pequeña,

pero, bueno, ahora los negocios

exigen mi presencia aquí.

jacqueline: habíamos aprendido

a vivir con la ausencia de mamá

y recordarla

en la que era nuestra casa

ya no iba a ser doloroso.

manuel: hijo, no has dicho nada,

estás muy callado.

nuria: es que debe estar

impactado por lo bella

que se puso jacqueline.

o ¿no, hijo?

aníbal: sí, sí, claro.

jacqueline: y, bueno,

yo espero que estés contento

de que nos volvamos a ver.

aunque este tiempo

estuvimos en contacto

por nuestros perfiles,

pero yo sí estoy muy contenta

de verte.

nuria: estoy segura

de que aníbal no cabe

de contento.

te quiere mucho.

¿no hasta fueron novios

cuando fueron niños?

jacqueline: ah, sí.

aníbal: sí, mamá.

este, bueno, me van a disculpar,

no me siento muy bien.

nuria: hijo.

jacqueline: no, no se preocupe,

nuria, entendemos.

vamos a tener

muchas oportunidades

para convivir.

nuria: pero...

aníbal: sí, gracias.

con permiso.

jacqueline: no lo vayan

a regañar.

me di cuenta de que venía

muy afectado.

no sé por qué,

pero, pues, es mejor

que esté solo para que se calme.

nuria: ay, eres una monada.

¿salud?

librado: salud.

jacqueline: salud.

manuel: salud.

nuria: ¿qué haces aquí?

no necesitamos criadas,

así que lárgate.

casandra: vengo a hablar

con aníbal y no me pienso mover

de aquí.

nuria: mi hijo no está.

casandra: no me lo niegue.

nuria: lo que no se puede negar

es que eres muy lista.

no estás dispuesta

a perder así como así

la oportunidad de ascender.

casandra: aníbal me ama

y yo lo voy a convencer

de que estemos juntos

y de que luche por no perder

lo que le corresponde.

nuria: qué pagada de ti misma

eres al decir que mi hijo

se enamoró de ti.

aníbal solo se encandiló

contigo, pero ahora que te vio

como la gata de azotea que eres

ya puso sus ojos en una mujer

que sí está a su altura.

casandra: aníbal no me pudo

olvidar tan rápido.

nuria: tan rápido

como se olvidan

a las mujeres de ocasión

como tú.

te largas y te olvidas

de esta casa para siempre.

lárgate, mugrosa.

consíguete a otro

a quien engatusar.

fuera.

[música]

[música]

jacqueline: ah.

[ríe] espero no haberte hecho

esperar mucho.

aníbal: no, no te preocupes,

para nada.

además, estás bellísima.

jacqueline: gracias.

tú también te ves muy guapo.

aníbal: bueno, ¿vamos?

jacqueline: ¿seguro que ya

te sientes mejor?

aníbal: sí, claro.

además la vida sigue.

y entre más pronto

sigamos con ella,

pues más rápido sanaremos

lo que nos afecta, ¿no?

jacqueline: te pregunto

porque fue tu mamá y no tú

quien me llamó para avisarme

que quería salir conmigo.

aníbal: ah.

bueno, sí, lo que pasa

es que yo le comenté

lo que iba a hacer

y ya conoces a mi mamá,

es un poquito ansiosa.

jacqueline: sí, entiendo.

aníbal: bueno, pero ya basta

de tanta plática,

que el restaurante

al que te voy a llevar

te va a encantar.

jacqueline: ok.

aníbal: ¿vamos?

jacqueline: sí, vamos.

aníbal: bueno, salud.

jacqueline: salud.

ambos: [ríen]

aníbal: oye, la he pasado

muy bien contigo estos días,

jacqueline.

y sí, eres una mujer

de la que uno muy fácilmente

se puede enamorar.

eres increíble.

jacqueline: gracias, aníbal.

yo también me la he pasado

muy bien contigo.

aníbal: pero antes

de que cualquier otra cosa

suceda entre nosotros, quiero...

quiero hablarte

con la mano en el corazón.

no quiero que por estar

confundido vaya a lastimarte.

jacqueline: te escucho.

aníbal: antes de conocerte

yo estuve profundamente

enamorado de otra mujer.

y ella me hirió

igual de profundo

cuando me demostró

que lo único que quería de mí

era el dinero.

de hecho, veníamos de terminar

el otro día

cuando nos tropezamos

en el jardín, ¿te acuerdas?

jacqueline: ah, con razón

lucías tan triste.

aníbal: sí, no tenía

cabeza, ni ánimos

para platicar con nadie.

estaba...

jacqueline: sí, y ¿comenzaste

a salir conmigo por despecho?

aníbal: pues no te voy a negar

que al principio fue así,

pero ahora siento

que me estoy enamorando.

o al menos eso creo.

por eso te digo las cosas

con la mano en el corazón,

porque no quiero herirte.

jacqueline: aníbal,

yo también te quiero hablar

con la mano en el corazón.

nunca he dejado de quererte.

mantengo la ilusión

de volver contigo

desde que me fui,

desde que era una niña,

durante todo este tiempo

que estuvimos en contacto

por nuestros perfiles.

y comprendo

que tuvieras una decepción,

pero no hay nada

que más yo aprecie

en una persona que la honestidad

y tú estás siendo sincero

conmigo y eso me quiere decir

que tú eres un chavo intachable.

no sabes cuánto lo valoro.

aníbal: yo encantado

de que sigamos saliendo.

disfruto mucho,

disfruto mucho estar contigo.

jacqueline: pues sigamos

haciéndolo.

y tal vez la sombra

de ese amor tan fuerte

que sentiste se diluya

con la luz de un amor igual

o más fuerte, pero que yo

te pueda hacer sentir.

aníbal: ¿quieres ser mi novia?

jacqueline: claro que quiero.

manuel: brindo feliz

por el noviazgo

de nuestros hijos.

nuria: sabía que era

cuestión de tiempo

para que renaciera

entre ustedes el amor

que se tuvieron de niños.

aníbal: mamá, eso no era amor.

eramos unos niños.

fuimos como novios de chocolate.

todos: [ríen]

nuria: pero ahora sí va en serio

y se van a casar.

aníbal: mamá, tranquila,

relájate.

primero terminamos

nuestras carreras

y ya después

vemos lo de la boda.

nuria: será una boda hermosa,

en la que se unirán

dos de las mejores familias

de esta ciudad.

librado: salud.

nuria: salud.

librado: tu mamá estaría

tan feliz como lo estoy yo

de verte tan ilusionada,

donde quiera que esté.

jacqueline: seguro sí, papá.

porque aníbal y yo

estamos muy enamorados.

y sé que nada va a impedir

que seamos felices para siempre.

aníbal: oigan, pues salud.

todos: salud.

iqué vivan los novios!

[vitorean]

nuria: ay, mi amor, felicidades.

manuel: chicos,

fue la mejor decisión

que pudieron haber tomado

y, sobre todo, para su futuro.

aníbal: claro que sí, papá.

muchas gracias.

porque ahora más que nada

estoy seguro de que quiero

amanecer todos los días

con jacqueline.

librado: la casa estará lista

para cuando regresen

de su luna de miel.

aníbal: ya le dije

que no es necesario

que nos reciba en su casa,

suegro.

yo ya estoy trabajando

y puedo pagar la renta

de un departamento.

librado: no quisieron

que les obsequiara uno.

ahorren el dinero de esa renta

para hacerse de algo propio.

mi casa es muy grande.

jacqueline: muchas gracias,

papá.

creo que no podría ser más

feliz.

librado: ni yo, hija.

aníbal: oye, cuando me llamaste

a la oficina para que regresara

a cenar temprano

porque organizaste algo especial

nunca me imaginé

que fuera para conocer

a la novia de tu papá.

jacqueline: sí.

bueno, yo cuando le conté

la idea a mi papá le encantó.

y, bueno, yo creo

que no tardan en llegar.

aníbal: perfecto,

pues entonces recibiremos

a la novia de tu papá

con mucho agrado.

jacqueline: sí, yo creo

que nos vamos a llevar muy bien

con ella.

aníbal: superbién.

librado: jacqueline, hija.

aníbal: mira.

librado: ya llegamos.

jacqueline: papá, qué bueno

que llegaste.

te estábamos esperando.

librado: hija, yerno,

ella es casandra,

la mujer que amo

y que a partir de hoy

vivirá aquí conmigo.

casandra: mucho gusto a los dos.

no saben las ganas que tenía

de conocerlos.

[música]

[música]

casandra: espero no te importe

que yo sea una mujer menor

que tu papá.

jacqueline: ay, no,

claro que no, casandra.

si mi papá te escogió

para rehacer su vida,

la edad es lo de menos.

casandra: ay, qué mona eres,

jacqueline.

ahora entiendo que ustedes

sean muy felices,

como me ha platicado librado.

entiendo que aníbal

te ame tanto.

aníbal: eh, yo voy

por otra botella de vino

a la cocina.

casandra: te acompaño

para traer más dips

y que sigamos botaneando.

sirve que me dice dónde está.

aníbal: sí, claro.

librado: hija.

jacqueline: papá.

librado: gracias por ser

tan cálida con casandra.

jacqueline: lo único

que me importa es tu felicidad,

papá.

casandra: ¿me dices dónde está

el dip?

aníbal: quien me tiene que decir

qué hace aquí eres tú.

casandra: no te entiendo.

librado y yo nos queremos,

él me propuso venir a vivir aquí

y yo acepté.

aníbal: no te hagas, casandra.

de seguro te aprovechaste

de mi suegro para reaparecer

en mi vida, ¿verdad?

casandra: librado y yo

nos conocimos de manera casual

y me pareció un hombre

muy interesante,

pero no te voy a negar

que cuando me contó

de su hija y su marido,

descubriendo que se trataba

de ti, tuve otro motivo

para aceptar venir a vivir aquí.

no te imaginas lo que me provoca

saber que vivimos

bajo el mismo techo.

aníbal: olvida lo que pretendes,

casandra.

sabes qué,

mejor vete de esta casa

porque de mí no vas a obtener

nada.

casandra: ¿no me vas a decir

dónde está el dip?

va a ser muy raro

que aparezcas en el comedor

sin haberme ayudado, ¿no crees?

ver tu pecho desnudo, tocarlo,

ay, me excita tanto.

y no me puedes negar

que tú también me deseas.

escucho cómo respiras.

aníbal: déjame en paz.

yo he sido muy feliz

desde que saliste de mi vida

y quiero que así siga, ¿ok?

no quiero tener problemas

ni con mi matrimonio,

ni con mi suegro, ¿entendiste?

rigoberto: vaya que estás metido

en un serio problema, aníbal,

viviendo en la misma casa

con las dos mujeres

que más has amado en tu vida.

aníbal: sí, sí, amé mucho

a casandra.

tanto que ahora

que la he vuelto a ver, no sé,

se me mueve algo aquí adentro.

rigoberto: y cómo no,

si me dices que casandra está

igual de atractiva que antes.

aníbal: es una tentación.

yo pensé que todo lo que sentía

por ella había muerto.

rigoberto: y resulta

que no estaba tan muerto.

aníbal: no, no, no.

yo no le puedo hacer eso

a jacqueline.

ella es mi esposa.

no le puedo faltar

ni con el pensamiento,

rigoberto, por favor.

rigoberto: no debes,

pero sí quieres.

menudo lío

en el que te vas a meter

si terminas teniendo

a tu esposa y a tu amante

bajo el mismo techo.

aníbal: no, no, no,

eso no va a pasar, ¿me oíste?

lo que tengo que hacer

es decirle la verdad

a mi suegro.

decirle que yo también

estuve enamorado de casandra

como lo está él ahora,

que solo quiere su dinero.

jacqueline: bueno, la llegada

de casandra va a cambiar

algunas cosas.

aníbal: pues sí.

oye, y ¿de verdad no te inquieta

que tenga tu misma edad?

jacqueline: pues no te voy

a negar que no brinco

de felicidad, pero mi papá

pasó tantos años solo,

sacrificado por mí,

que ahora no voy a ser

la que le pinche el globo.

y menos cuando no veo

nada sospechoso.

o ¿tú sí?

aníbal: no.

no, no, claro que no.

jacqueline: buenos días.

casandra: hola, jacqueline.

ay, disculpe que salga

en un body,

pero es que estoy

un poco acostumbrada.

te prometo hacerme el habito

de usar una bata.

jacqueline: sí, no te preocupes,

está bien.

y ¿vamos para que te sirva

el desayuno y te vayas

a trabajar?

aníbal: sí, mi amor, vamos.

jacqueline: ¿qué te pasa?

nunca habías llegado tomado.

aníbal: te acabo de decir

que necesitaba desconectarme

de todo.

jacqueline: pero ¿cuál es

el problema?

aníbal: este.

este es un problema.

¿cómo voy a querer llegar

a una casa donde me reciben

con un ataque de preguntas?

jacqueline: está bien.

bueno, vamos al cuarto, ¿sí?

aníbal.

aníbal.

aníbal: [gime]

jacqueline: vamos al cuarto,

¿sí?

vamos, ven.

ven, ven.

aníbal: jacqueline.

jacqueline: ven, vamos.

cuidado.

tómate el jugo de naranja.

te va a caer bien.

aníbal: oye.

perdóname por mi actitud

de anoche, no quise ser grosero.

jacqueline: yo solo quería saber

qué te pasaba para ayudarte,

pero entendí

que no era el momento.

casandra, buenos días.

casandra: buenos días.

jacqueline: siéntate,

para desayunar con nosotros.

casandra: gracias.

jacqueline: sí.

aníbal: ¿mi suegro no va a bajar

a desayunar con nosotros?

casandra: no.

librado se fue muy temprano

a un viaje de negocios.

me dejó solita por unos días.

jacqueline: pero no,

no estás solita,

estás aquí con nosotros.

casandra: lo sé, jacqueline,

y no me siento tan mal

porque los tengo conmigo.

jacqueline: ajá.

bueno, pues voy a servir

los chilaquiles.

aníbal: ya me tengo que ir.

jacqueline: pero ¿por qué?

si apenas te voy a servir

los chilaquiles.

aníbal: sí, pero se me hace

tarde, ya me tengo que ir,

nos vemos luego.

casandra: ay, yo sí te acepto

los chilaquiles.

jacqueline: bueno,

ahorita te los sirvo entonces.

casandra: ah, bueno.

jacqueline: otra vez aníbal

no me contesta.

casandra: te vi llegar

por la ventana.

aníbal: casandra.

casandra: ven conmigo.

aníbal: no.

casandra: ven.

ven.

esta noche

vamos a hacer

lo que durante tantos años

hemos deseado.

aníbal: no, casandra.

a ver, ya.

casandra: claro que lo deseas.

me doy cuenta

de que te sigo excitando.

y tú también me sigues

volviendo loca.

aníbal: no, casandra.

no, no.

casandra: estoy aquí por ti

y esta vez no te voy a dejar ir.

[música]

[música]

aníbal: ¿dónde estoy?

casandra: estás en mi recámara.

aníbal: entre nosotros

no pudo haber pasado nada.

casandra: no solo pasó, mi amor,

sino que ha sido la mejor noche

que he tenido en años.

aníbal: pero no me acuerdo.

casandra: estabas tan borracho,

pero podemos volver a hacer

el amor para que ahora sí

te acuerdes.

aníbal: no, casandra.

entre nosotros

no vuelve a pasar nada.

¿me oíste?

no vuelve a pasar nada.

casandra: [suspira]

jacqueline: aníbal.

ya llegaste.

aníbal: sí, mi amor,

ya estoy aquí.

sigue durmiendo.

casandra: vine a buscarte

a tu oficina porque aquí

nadie nos puede interrumpir.

aníbal: tú y yo no tenemos

nada de qué hablar.

solo estoy esperando

a mi suegro para decirle

la verdad de quién eres.

casandra: no te conviene

porque antes de que tú

le digas algo,

yo le diré que te metiste

a mi recámara y te aprovechaste

de que estaba sola

para abusar de mí,

así que vas a tener

que quedarte callado.

aníbal: no sabes cuánto

te desprecio.

casandra: no parecías

despreciarme mucho anoche.

y así podemos seguir, mi amor.

yo le bajo todo el dinero

a librado para que los dos

nos vayamos juntos

a disfrutar la vida.

aníbal: olvídalo, casandra.

sí me voy a ir,

pero con mi mujer

a vivir a otro lado.

para no volver a verte nunca.

jacqueline: otra vez aníbal

no durmió en el cuarto.

virgen de guadalupe,

te pido que me ayudes.

hace unas semanas

que aníbal está callado,

evasivo,

lejano.

no quiero perderlo.

ayúdame a saber

cómo comportarme.

no quiero perder mi matrimonio.

te lo pido, madre mía,

con una mano en el corazón.

aníbal.

despierta.

aníbal.

¿por qué no dormiste

en nuestra cama?

¿por qué no dormiste

en nuestra cama?

aníbal: no, no.

no, no es que no quisiera.

es que me quedé trabajando

un rato y--

[gime] me venció el sueño.

jacqueline: bueno.

oye.

aníbal: ¿mm?

jacqueline: y ¿si nos bañamos

juntos?

aníbal: no, no, no tengo tiempo

ahorita.

mejor me baño yo solo, ¿sí?

para no llegar tarde al trabajo.

lo hacemos otro día, ¿sí?

oye, ¿estamos celebrando algo?

no me digas que olvidé

nuestro aniversario.

jacqueline: no, no, no.

aníbal: ah.

jacqueline: pasé por ti

para invitarte a comer

a este restaurante

solo por el hecho de recordar

cuando nos enamoramos.

aníbal: ah, ok.

oye, ¿ya te decidiste

por alguno de los departamentos

que te mostré para mudarnos?

jacqueline: me gustan varios,

pero no he podido hablar

con mi papá sobre el asunto.

ya ves que ha viajado mucho

últimamente.

y tampoco quisiera

que nos fuéramos así

sin considerarlo.

aníbal: pues sí, pero necesito

que sea pronto.

necesitamos irnos ya

de esa casa.

jacqueline: pero...

¿por qué, amor?

dime la razón

por la que te quieres ir

de la casa.

aníbal: flaca, ya te lo dije,

porque quiero que vivamos solos

tú y yo, ¿sí?

y ya vamos a comer,

que necesito regresar

al trabajo, tengo muchas cosas

que hacer.

¿qué haces?

jacqueline: le pongo agua

a esta rosa para que se mantenga

así de bella

como cuando la encontré.

aníbal: ven,

tengo que hablar contigo.

jacqueline: dime.

aníbal: ¿te acuerdas

de que antes de que fuéramos

novios te platiqué

de un gran amor que tuve?

jacqueline: sí, sí me acuerdo.

aníbal: bueno, pues yo pensé

que ya no sentía nada por ella,

porque me enamoré de ti,

pero todos esos sentimientos

se removieron en mí

porque la volví a ver.

es casandra.

casandra: qué bueno que ya

está enterada tu esposa

de lo que hubo

entre nosotros dos

para que comprenda mejor

lo que hay entre tú y yo.

aníbal: cállate, casandra.

yo soy el que tiene que hablar

con jacqueline.

casandra: no.

soy yo la que tiene algo

que decir y a los dos,

así se enteran de una vez.

fui al doctor

por unos malestares

que estaba sintiendo

y estoy embarazada.

aníbal: no puede ser.

casandra: los análisis

no mienten.

y por las semanas

que llevo de embarazo

no me cabe duda

de que aníbal es el papá.

librado: ¿cómo que estás

embarazada de aníbal?

casandra: librado.

¿por qué no me avisaste

que regresabas hoy de viaje?

librado: contéstame.

¿te acostaste

con el esposo de mi hija?

[música]

[música]

casandra: librado,

yo no lo provoqué.

aníbal llegó borracho

y se metió a nuestra recámara.

se aprovechó de que estaba sola

para abusar de mí.

librado: desgraciado.

¿cómo te atreviste

a tocar a mi mujer?

jacqueline: esta descarada

está mintiendo, papá.

librado: pero está embarazada

y asegura

que es de este infeliz.

jacqueline: ese bebé

no puede ser de aníbal

porque él no se acostó con ella.

estás llegando demasiado lejos.

casandra: el que se propasó

fue él, se metió a mi recámara.

jacqueline: pero aníbal

ni siquiera te tocó.

yo salí de mi recámara

para ir a la sala

a esperar a aníbal,

preocupada porque no llegaba.

escuché voces y me asomé

por la puerta entreabierta

para ver qué pasaba.

aníbal: no.

no, casandra.

yo no te quiero.

yo amo a jacqueline.

casandra: no, tú me amas a mí

y yo te amo a ti

y vamos a estar juntos

para disfrutar del dinero

que le voy a quitar

al idiota de librado.

aníbal: [gime]

casandra: aníbal.

aníbal: [gime]

casandra: aníbal, no te duermas.

ey, despiértate.

no me puedes rechazar.

aníbal.

me regresé a mi cuarto

y fingí que me había quedado

dormida, pero tú debiste

desnudar a aníbal

para aprovecharte

de que se había quedado dormido

y él creyera

que se habían acostado.

aníbal: con razón

no me acuerdo de nada.

y no es porque estuviera

borracho,

sino porque no pasó nada.

librado: ¿cómo fuiste capaz?

casandra: yo te juro

que él está mintiendo.

aníbal: suegro,

casandra y yo tuvimos

una relación antes

de que yo empezara a salir

con su hija,

pero la terminé

porque lo único que quería de mí

era el dinero.

y ahora solo quiere el suyo.

casandra: no es cierto, librado.

yo estoy aquí porque te quiero.

aníbal: no le crea.

ella me confesó

que estaba en esta casa

porque quería que nos fuéramos

juntos con el dinero

que le quitaría.

yo se lo iba a decir,

pero nunca se presentó

el momento.

y luego, pues, tuve miedo

de perder a jacqueline

porque pensé

que la había traicionado.

librado: eres una cualquiera.

casandra: no, no puedes creerles

más a ellos.

librado: por supuesto

que le creo más a mi hija.

y te quiero fuera de esta casa.

casandra: pero voy a tener

un hijo tuyo.

librado: qué rápido cambiaste

de parecer.

casandra: ay, ese ya no es

el tema, sino que no te puedes

desentender de mí

porque estoy esperando

un bebé tuyo.

librado: a ese niño

no le va a faltar nada de mí,

pero tú te olvidas

de seguir a mi lado.

no vas a continuar

destrozando mi vida

y mucho menos te voy a permitir

que destruyas

la felicidad de mi hija.

esta misma noche

te largas de aquí.

aníbal: perdóname

por permitir que nacieran

dudas en mi corazón

sobre el amor que siento por ti.

jacqueline: esa mujer

fue alguien muy importante

en tu vida.

comprendo que te confundieras,

pero ver con mis propios ojos

cómo la rechazabas

a pesar de lo vulnerable

que estabas me confirma

que solo me amas a mí.

aníbal: ¿por qué no me dijiste

nada?

jacqueline: porque siempre

has sido un hombre honesto

conmigo y no quería que eso

cambiara por un enfrentamiento

de mi parte.

quería que tú me dijeras

qué era lo que pensabas

que era la verdad,

demostrándome que eras

ese chavo intachable

del que me había enamorado.

aníbal: te amo.

jamás volveré a temer

decirte la verdad

porque sé que ahora

nada nos podrá separar.

te amo.

y te lo digo

con la mano en el corazón.

jacqueline: y yo te amo a ti.

no sabes cuánto sufrí

cuando te separabas de mí.

y sé que nada,

nada nos podrá separar nunca.

aníbal: ahora más que nunca

te voy a demostrar

que no concibo mi vida

lejos de ti,

porque te amo.

jacqueline: en nuestra vida

pasamos por muchas emociones,

por relaciones que sentimos

importantes en su momento,

tanto que siempre quedan

cenizas del fuego

que ardió en nuestro corazón,

pero el amor verdadero

es aquel que se trata

con respeto, con honestidad

y con la verdad.

cuando se filtran las dudas

y no sabemos qué hacer

por miedo a perderlo

entramos en un momento gris,

donde las nubes negras

tratan de opacar la luz

de ese amor que retoma

con fuerza su camino

para seguir brillando

ante dos enamorados

que se hablan con...

"la mano en el corazón".

[música]

el recodo: ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana bajó al tepeyac

juan dieguito la virgen le dijo

juan dieguito la virgen le dijo

este cerro elijo ♪

Cargando Playlist...