null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'La guerra: El origen del bullying'

Univision18 May 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[♪ tema musical ♪]

daniel: ahí vienen, ahí vienen.

ivaya! ihasta que sales!

luis: ¿qué quieres?

lucía: pues, a ti, que daniel

te va a dar tu merecido.

luis: yo no quiero pelear.

daniel: iay!

la nenita no quiere pelear.

todos: ♪ la niña

no quiere pelear ♪

ana: itú cállate, lucía!

lucía: ia mí no me callas,

cuatro lámparas!

ana: ia mí no me dices

cuatro lámparas!

luis: ana.

yo te voy a demostrar

que no soy una nenita.

[bullicio]

ramona: ya, ibasta! ibasta!

dejen de pelear.

luis, no puede ser

que te estés peleando.

a ver, ¿por qué pelean?

ana: ellos iniciaron, señora,

siempre están peleando

con nosotros.

ramona: ah, pues, si es así,

ahora mismo vamos a ir

a la dirección.

daniel: iyo no voy con usted

a ningún lado, vieja metiche!

todos: ivieja metiche!

ramona: ibasta! no seas majadero

ni maleducado, niño.

ahora, con mayor razón

vamos a ir con la directora.

iandale!

daniel: isuélteme!

yo no voy a ir a ningún lado!

elisa: isuelte a mi hijo!

¿qué le pasa?

ramona: iah! ¿usted es su mamá?

elisa: ¿cuál es su problema

que tiene con él?

¿qué le pasa?

ramona: ahora entiendo todo,

de tal palo, tal astilla.

elisa: ¿qué le pasa, señora?

ramona: vámonos, niños.

tu madre no va a poder venir

por ti, cheli.

¿van a venir por ti?

ana: isí! allá viene mi mamá,

iya me voy! y nos vemos mañana.

ramona: vámonos.

elisa: iestá loca!

¿qué? ¿todos están bien?

lucía: sí.

ramona: y la mamá resultó ser

más agresiva que el mismo niño.

pero tú no te vuelvas a pelear

con él, por favor.

no le vuelvas a seguir el juego.

pedro: ¿por qué, ramona?

ramona: porque nuestro hijo

va a la escuela a estudiar,

no a pelear.

luis: pero yo no soy

el que empieza, ellos

siempre nos andan buscando.

pedro: pues, si te buscan,

que te encuentren.

no te dejes de nadie,

porque es de cobardes correr,

huir y no enfrentarse.

¿entendido?

ramona: pedro, no le digas

esas cosas a nuestro hijo.

pedro: no, no, más bien,

tú no le metas miedos

en la cabeza,

porque lo único que vas a hacer

es convertirlo en un cobarde.

y tú, si te dejas,

yo te voy a dar una golpiza

para que aprendas a defenderte.

¿entendido?

elisa: y qué poco--a esa fulana.

hambre, ya me iba a reclamar

que porque daniel

estaba pegando a su hijito.

pero que le paro su carro

en seco, pues, como que me tuvo

miedo y se fue, ¿cómo ves?

fausto: pues, esa es mi vieja.

elisa: [ríe]

fausto: entrona.

¿y tú, mi hijo, qué?

¿sí le diste sus buenos golpes

a ese [...]?

daniel: no, pa, cuando ya

le iba a dar sus buenos golpes,

su mamá llegó.

y en la escuela, la metiche

de la maestra tampoco me dejó.

y, pues,

ahorita estoy con unas ganas.

fausto: pues, mañana te

desquitas para que no se vuelva

a meter contigo

y te tenga miedo.

daniel: lo peor es que se metió

conmigo por defender

a la marrana de cheli.

no sabe con quién se metió.

elisa: ¿a la niña esa gorda

que estaba ahí?

¿la cerda cachetona?

daniel: sí, esa mantecuda.

elisa: ay, qué lindo,

la rana rené salió a defender

a la puerca peggy,

ay, qué tierno.

daniel: bien, ma, ya sé

cómo les voy a decir mañana,

la rana rené y la puerca peggy.

todos: [ríen]

fausto: no, mi niño, tú le

puedes decir de muchas maneras,

como por ejemplo,

cara de luna llena, elefante,

rinoceronte, hipopótamo.

elisa: la vaca--no,

la vaca y el pollito.

todos: [ríen]

daniel: peggy.

todos: [ríen]

daniel: y que su uniforme

era una carpa de circo.

la vaca y el pollito.

está buenísimo.

mis papás son la neta.

lucía: la verdad que están

muy buenos para decírselos

a la marrana.

y hablando de la cara

de luna llena,

ella que ahí viene.

daniel: vamos a molestarla.

lucía: ¿qué tal, marrana?

¿te bañaste en tu lodo,

o quieres que te bañemos?

todos: [gruñen]

luis: ¿qué me ves?

daniel: nomás a ver de dónde

te sacó sangre con mis golpes.

luis: pues, ya vas,

porque no me voy a quedar

con los brazos cruzados.

ana: ya llegué,

mis amiguitos no están solos.

lucía: icómo ven!

el tapón cuatro alambres dice,

"mis amiguitos no están solos".

ana: ia mí nadie me dice tapón!

daniel: ahora sí, los del vélez

vamos a partir su mandarín

en gajos-- ia ellos!

todos: [gritan]

[gimen]

silvia: no lo puedo creer.

ino--no lo puedo creer!

iarriba! iarriba, por favor!

ino lo puedo creer!

ison compañeros,

tienen que llevarse bien!

iparecen gallos de pelea,

se miran y ya están peleando!

>> ¿qué pasó, maestra?

¿usted vio algo?

silvia: los alumnos

de la maestra olga

se están peleando otra vez

con los míos.

por favor, maestra olga,

lleve a sus alumnos al salón

y hable con ellos.

yo haré lo mismo con los míos.

olga: a ver, niños, por favor,

recojan sus mochilas

y vámonos al salón.

[timbre]

rápido, por favor.

bueno, niños, quiero pedirles,

de favor, que no jueguen

rudamente con sus compañeros

del otro salón, porque ya vieron

que la maestra silvia

piensa otra cosa mal de ustedes.

todos: isí, maestra!

olga: ¿entendido?

todos: isí, maestra!

olga: ¿prometido?

todos: isí, maestra!

olga: muy bien.

vamos a empezar con la clase

el día de hoy,

primero, voy a pasar lista.

¿tonatiuh rodríguez?

silvia: itienen que dejar

de ser agresivos!

itienen que dejar de pelear!

van a aprender a ser tolerantes

y van a respetar

a sus compañeros de segundo b.

ana: pero son ellos

los que siempre nos buscan.

luis: así es, maestra,

nosotros solo nos defendemos.

silvia: sí, luis, pero responder

una agresión con otra agresión

es el origen de una guerra,

es el principio del bullying.

cheli: ¿qué es bullying,

maestra?

silvia: el bullying

es el uso de la fuerza

para abusar o intimidar a otros.

el bullying puede manifestarse

a través de agresiones físicas,

como golpes, empujones, apodos,

malas palabras, humillaciones.

el bullying puede hacerse

por cuestiones diferentes,

de clase social,

por distinta raza,

por tener una nariz distinta

a la del otro, por tener

una piel de color diferente.

¿me entienden? ¿pueden ustedes

creer que yo le puedo hacer daño

a alguien solo porque tiene

un color distinto al mío

de piel?

no es justo.

eso es el bullying,

eso es lo que estamos haciendo

en esta escuela,

eso es lo que sucede

con los alumnos de segundo b.

fausto: maldito entrenador,

mira que perder siempre.

dime, 'manito, mira,

le voy a poner pausa al video

cuando sale la cara completa

de este maldito entrenador

para que lo conozcas, mi hijo,

para cuando lo veas,

le grites que no sabe de fútbol,

que no hace los cambios

cuando debe.

daniel: isí, maldito! imaldito!

fausto: andale,

imaldito entrenador!

daniel: ibueno para nada!

ambos: ibueno para nada!

daniel: imaldito!

elisa: oye, fausto, ifausto!

no le enseñes esas cosas

al niño, hombre.

fausto: ay, cómo no, elisa,

si ese desgraciado

es un bueno para nada.

quisiera tenerlo enfrente

para darle de golpes, mira,

y a ver si así se le quita

lo maleta, ¿eh?

vamos, hijo, ándele, ándele.

daniel: ibueno para nada!

elisa: fausto.

ambos: [gritan]

[televisión]

pedro: está bien buena

la película, ¿verdad, mi hijo?

luis: sí, pa, me encantó cuando

se empezaron a pelear así

y ya se dieron alguna patada.

pedro: mira, ahí está

la ninel conde.

luis: sí, está muy bonita.

pedro: está buenísima

y está riquísima.

oye, ¿no te gustaría tener

a la ninel conde de mamá?

luis: me encantaría.

ambos: [ríen]

ramona: los estoy oyendo, ¿eh?

pedro: tú deja de estar

chismoseando que estamos

en cosas de hombres.

y tú, a hacer

las labores de la casa.

ah, y ya que andas por ahí,

tráeme una cerveza

que esa ya se me acabó.

ramona: ah, ¿sí?

pues, sírvetela tú.

luis: ¿sabes qué? yo creo

que ninel sí te la traería.

pedro: sí, ¿verdad?

ambos: [ríen]

luis: iay, bizcocho!

>> ¿bizcocho?

luis: iestás riquísima!

ramona: luis, no le digas

esas cosas a la muchacha.

luis: ¿por qué no, ma?

si esa vieja está bien buenota.

>> sí, escuincle maleducado,

estúpido.

pedro: qué bueno que le gustan

las viejas a tu hijo, ramona.

ese es mi hijo.

ramona: pedro, no está nada bien

que nuestro hijo crezca

siendo agresivo e irrespetuoso,

que insulte a la gente,

que le diga de cosas

a las muchachas.

el ser así no lo va a llevar

a hacer nada bueno.

pedro: ¿y qué? ¿quieres

que lo eduque como si fuera

una niña? pues, ino!

ramona: no, pero, por lo menos,

que sea un poco más respetuoso

con las personas, en su escuela

ya está teniendo problemas

con otro niño

por su forma agresiva de ser.

y yo pienso que una agresión

lleva a otra agresión.

pedro: en esta vida, hay que ser

aguerrido, atrevido y

hasta agresivo si es necesario.

y ya déjate de esas cosas,

¿o quieres irte a dormir

a la sala?

ramona: por supuesto que no.

[música]

[música]

daniel: ifuera de aquí

que esta es nuestra banca!

luis: iqué fuera ni qué nada,

nosotros llegamos primero!

lucía: como haya sido,

ya llegamos y vamos a sentarnos

aquí, así que se van a su circo,

animales.

ana: ianimales serán ustedes,

fíjate!

cheli: vámonos a otro lado.

lucía: ay, la ballena

con cara de luna llena

tiene miedo.

todos: ♪ tiene miedo

tiene miedo

tiene miedo

tiene miedo

tiene miedo ♪

lucía: ¿qué te crees?

ahora no se van.

ana: ideja a mi amiga!

lucía: ¿a tu amiga,

cuatro lámparas?

ana: icuatro lámparas tu abuela!

[bullicio]

silvia: ibasta, por dios!

olga: por favor, iparen!

no se pueden estar agarrando así

de los pelos, por favor.

silvia: a la dirección.

a la dirección.

[bullicio]

y no es la primera vez

que se enfrentan estos niños,

señora directora,

parecen gallitos de pelea,

nada más se ven y se prenden.

directora: ¿y por qué

no me había dicho nada,

maestra silvia?

silvia: porque no se habían

agarrado como hoy, maestra.

yo creí que hablando con ellos,

la cosa se iba a solucionar,

pero ya me di cuenta

que no sirvió de nada.

directora: ¿y usted, maestra

olga, ya habló con ellos?

olga: bueno, sí,

ya hablé con mis niños.

la verdad es que yo creí

que solamente eran juegos rudos

entre ellos, pero me doy cuenta

la gravedad del asunto.

directora: esto es algo más

que un juego, maestra,

por favor.

olga: ahora lo sé, me equivoqué.

directora: hay que llamar

a los papás de estos niños.

yo no voy a permitir

que en la primaria

napoleón bonaparte

haya este tipo de agresiones,

¿entendido?

a sus hijos ya se les habló

no una, sino varias veces,

no entienden,

siguen con sus diferencias,

siguen con--con sus peleas,

con agresiones.

por lo tanto, no me queda

de otra más que suspenderlos

por tres días.

elisa: iusted no puede suspender

a mi hijo!

directora: claro que puedo, ¿eh?

yo no voy a permitir brotes

de bullying en esta escuela.

elisa: [chasquea la lengua]

directora: así que

en estos tres días, son para

que ustedes, padres de familia,

hablen con sus hijos y les hagan

ver que su comportamiento

agresivo no es el correcto.

ramona: yo sí hablo con mi hijo,

señora directora,

y yo ya sabía de esta situación

entre los niños, porque mi hijo

ya me lo había comentado.

y, mire, yo pensaba venir

a hablar con ustedes,

porque un día los encontré

afuera de la escuela

a punto de pelearse

con el hijo de esta señora.

elisa: iesta tiene su nombre,

me llamo elisa, y si tienes

algún problema conmigo--!

>> [hablan a la vez]

[bullicio]

directora: ipor favor, silencio!

iay! somos personas mayores,

por lo tanto, civilizadas.

por favor, lo único que les pido

es que hablen con sus hijos,

que les hagan entender

que si crecen con agresiones

y son violentos, estarán yendo

por el camino incorrecto.

y este camino los puede llevar

a situaciones de delincuencia.

¿eso es lo que quieren

para sus hijos?

elisa: ¿algo más?

directora: no, es todo.

elisa: ah, y una cosa, ¿eh?

a mi hijo lo educo

como yo quiero, ¿entendido?

fausto: no puede ser,

pero mira cómo te dejó la cara

ese escuincle.

pero si serás estúpido,

¿por qué te dejaste

que te pegara?

daniel: no me dejé, pa,

yo también le di

unos buenos golpes.

elisa: y lo suspendieron

tres días de la escuela, ¿eh?

fausto: ¿cómo?

elisa: iuh!

fausto: ¿esas viejas

te suspendieron?

elisa: eh.

fausto: ¿qué se están creyendo?

mañana voy a ir a hablar

con ellas para decirle

sus verdades.

elisa: ay, yo ya se las dije,

hombre, ni te preocupes.

fausto: uy, esa es mi vieja.

por eso me gustas,

por entrona y nada dejada.

elisa: [ríe]

pedro: ¿ni siquiera

valió la pena la suspensión?

¿le diste sus golpes a ese?

luis: pues, claro, papá.

le di uno y dos.

ramona: pedro, en lugar

de festejarle estas cosas

al niño, deberías de llamarle

la atención.

pedro: iqué llamarle la atención

ni qué nada! es un hombre

y está creciendo como su padre,

todo un hombre.

vengan esos cinco.

ramona: ah, ¿sí? pues,

yo no estoy de acuerdo, pedro.

deberías de decirle algo--

pedro: a ver, a ver,

es un hombre, es mi hijo,

y yo sé cómo educarlo,

y no voy a permitir que tú

lo conviertas en un cobarde,

¿entendido?

fausto: [ríe]

ielisa!

elisa: ¿qué?

fausto: ielisa, ven, mira!

la foto de tu hermana,

la agarraron desprevenida

y salió toda chancluda.

se parece a la chimoltrufia.

daniel: ia ver!

fausto: ven acá, hijo.

todos: [ríen]

elisa: no, hombre,

que se parece a--pero con todo

y bote de basura.

daniel: mi tía es una vieja

"bodongue" y cochina.

fausto: mírale, la foto

de ese viejo actor

lo pusieron como una momia.

elisa: no, hombre,

ese actor sí que es inmortal.

[ríe]

me acuerdo que mi abuelita

estaba enamorada de él,

y eso que era una niñita,

y este ya era actor, ¿eh?

[ríe]

ay, a mí me gustaría vivir

mucho tiempo así como él.

fausto: ¿para qué? ¿para qué?

¿para que también te manden

a guanajuato?

elisa: [ríe]

daniel: ya está muy viejo,

hasta parece momia.

elisa: ya, ¿eh, daniel?

ya, ya también, bájale,

no le digas tan feo.

es una persona mayor.

daniel: ¿qué?

fausto: ah, tranquila,

tranquila, ya,

ese actor es un vejete,

es una momia,

por eso nos burlamos de él, ya.

ambos: ♪ momia

momia

momia ♪

elisa: iay!

ni son tan chistosos los dos.

ambos: ♪ momia momia ♪

daniel: el fideo ese me las va

a pagar, le traigo unas ganas.

lucía: yo también le traigo

unas ganas de dar

unos buenos golpes.

luis: ahorita vengo,

voy al baño.

ana: sí, pero no te tardes.

luis: no.

daniel: vamos por él.

lucía: sí, vamos.

daniel: ivaya!

ihasta que te agarramos solo!

luis: ¿qué quieren?

daniel: ia ti!

luis: pues, ya vas,

iporque yo no te tengo miedo!

daniel: iagárrenlo!

luis: ino! ¿qué? isuéltenme!

isuéltenme! ¿qué me van a hacer?

lucía: cállate.

luis: ay, isuéltenme!

daniel: ahora sí nos vas a pagar

todas las que nos debes.

[bullicio]

daniel: icállate!

¿listos?

todos: isí!

[música]

[música]

daniel: ¿listos?

todos: isí!

daniel: ia él!

silvia: idaniel, detente!

¿qué es lo que están haciendo,

por dios?

directora: iniños!

silvia: idesamárralo, rápido!

iayúdame!

directora: ¿qué pasa?

¿qué le estabas diciendo a luis?

¿qué le estabas haciendo?

daniel: imostrándole

quién manda aquí!

directora: ini uno ni otro!

este no es un lugar

en el que se tenga que mandar.

ay, pero miren nada más

hasta dónde hemos llegado.

a punto de linchamiento.

vamos a mi oficina,

le voy a volver a hablar

a sus papás,

esto no puede quedarse así.

ivamos, vamos, vamos!

les mandé a hablar a ustedes,

porque sus hijos son la causa

de todo este problema.

elisa: seguramente mi hijo

se estaba defendiendo

del hijo de esta.

directora: no, señora, su hijo,

junto con otros niños,

tenían amarrado a un árbol

y a punto de lincharlo

al hijo de esta señora.

ramona: mi amor, ¿estás bien?

luis: sí, ma.

directora: los acabo de

suspender por su mala conducta

y miren cómo regresan,

como si fueran

unos verdaderos delincuentes.

¿que no hablaron con ellos

en estos días?

ramona: iyo sí hablé

con mi hijo! pero el hijo de

esta señora es un delincuente.

elisa: a mi hijo no le vas

a decir delincuente,

y si tu hijo no se sabe defender

y es un [...],

pues, ese es tu problema--

ramona: imi hijo

no es ningún [...]!

directora: señoras, señoras,

itranquilas!

las mandé llamar, porque

sus hijos son muy agresivos

y, mírense,

se están comportando como ellos.

ramona: disculpe.

directora: [exhala]

el motivo por el cual les hablé

es para decirles que sus hijos

están expulsados

definitivamente de esta escuela.

ambas: ¿qué?

directora: así es.

silvia: señora directora,

¿puedo hablar con usted

un momento a solas?

directora: discúlpennos.

silvia: [susurra] maestra,

no podemos expulsarlos,

es preferible que nos quedemos

con ellos en la escuela

así nosotros podemos resolver

el problema, si no

lo vamos pasando, directora.

directora: [exhala]

la maestra silvia tiene razón,

expulsarlos definitivamente

de la escuela

no es la mejor solución,

porque el problema

no lo estamos enfrentando,

sino que lo estamos evadiendo,

y es mandar el problema

a otras escuelas.

se vuelve una cadena

de suspensiones y...

y los niños terminarían siendo

unos delincuentes.

ramona: muchas gracias.

elisa: hasta que alguien

está pensando inteligentemente.

[ríe]

silvia: en la casa

está el mayor de los problemas

para nuestros hijos.

el origen del bullying está

en nuestras propias familias.

directora: así es,

siempre lo diré.

la primera y la más importante

de las escuelas

de nuestros hijos es la casa,

el hogar, la familia.

[exhala]

por favor, vaya por los demás

maestros, quiero hablar

con todos ustedes.

silvia: sí, señora directora.

ramona: maestra silvia,

maestra silvia.

silvia: señora ramona, dígame.

ramona: yo también quiero

que mi hijo sea un niño de bien.

por lo tanto, maestra,

si en algo la puedo ayudar,

cuente conmigo.

silvia: yo quiero formar

unos niños de bien,

no unos delincuentes.

ramona: tiene razón, maestra.

silvia: acompáñeme a buscar

a los otros maestros

y en el camino le voy contando

lo que tengo pensado.

directora: vamos a mantener

bien vigilados

a todos los alumnos,

no vamos a permitir

que en esta escuela

se desarrolle el bullying.

durante la entrada, en el

recreo y la salida de clases,

todos seremos vigilantes,

¿entendido?

silvia: sí, sí, maestra,

sí, sí, sí.

yo sugiero que integremos

a los padres de familia

en una labor en la que estemos

incluidos los maestros,

los alumnos y ellos.

directora: muy buena idea,

¿y--y cuál es esa labor,

maestra silvia?

silvia: formar un grupo

de teatro con los padres

de familia, y que nuestra obra

consista en situaciones

de bullying, así para

que los padres y los alumnos

entiendan qué es.

elisa: y lo querían expulsar

definitivamente de la escuela,

¿cómo ves? pero no, hombre,

me puse dura con ellas

y, pues, no lo hicieron.

fausto: no, muy bien, vieja,

qué bueno que te pusiste así,

porque si uno no exige

sus derechos a gritos,

mira, nadie nos escucha.

elisa: ¿aunque sabes una cosa?

[exhala]

la directora me dejó pensando,

¿eh?

es que lo que le hizo daniel

al otro niño

fue más allá de una pelea.

lo amarró a un árbol

y lo quería linchar.

yo creo que la directora

tiene razón, ¿eh?

nuestro hijo

actuó como un delincuente.

pues, ¿cómo es eso?

yo creo que ahora sí

tenemos que hablar con él.

fausto: no, vieja,

qué hablar ni qué nada,

estuvo muy bien lo que hizo.

ya verás que ese escuincle

no se va a meter

con nuestro hijo.

ramona: lo amarró a un árbol

y casi lo linchan

entre todos los niños a golpes.

pedro: ¿qué? ¿y por qué dejaste

que te amarraran? ¿por qué?

ramona: pedro, no le pegues.

pedro: para que aprenda

a defenderse.

ramona: ya te dije

que con golpes y agresiones

no es la mejor manera

de defenderse.

luis: yo te hice caso, mamá,

traté de hablar con ellos,

pero mira lo que pasó.

pedro: que sea la última vez

que te metes en la educación

de mi hijo, ¿eh? el es un hombre

y, por lo tanto, me corresponde

a mí educarlo a mi manera.

¿entendiste?

ramona: ino, pedro,

también es mi hijo!

iy si veo que algo no está bien,

no me voy a quedar

con los brazos cruzados!

ten por seguro que yo haré

la parte que me corresponde

para educar a mi hijo

por el camino del bien.

ilo voy a hacer!

[música]

[música]

directora: el motivo

de esta junta,

señores padres de familia,

es que la maestra silvia

tiene algo que proponerles.

adelante, maestra.

silvia: señores padres

de familia, queremos proponerles

que se integren a las labores

que iniciaremos

dentro de la escuela.

la idea es que padres de familia

y maestros trabajemos unidos

por una mejor educación

para nuestros hijos.

ramona: cuente conmigo, maestra.

elisa: iey!

[chista]

¿y cuáles serían

las labores de integración?

silvia: la idea es hacer

una obra de teatro

para nuestros hijos,

en el que el tema principal

sería el bullying,

para que así los niños

y los demás papás

vean la gravedad del problema

y se den cuenta que estamos

maleducados y maleducando

a nuestros hijos.

elisa: ¿o sea, que usted quiere

que hagamos una obra de teatro

nosotros?

ino, hombre, mejor perro!

isi yo ni soy actriz!

silvia: pero eso es

lo que menos importa, señora.

lo más importante

es que trabajemos en equipo

para nuestros hijos.

ramona: yo sí le entro, maestra.

cuente conmigo.

elisa: a ver, ¿o sea que

el motivo de esta obra de teatro

es para educarnos a nosotros

también?

[ríe]

no, ¿eh? eso si que no, ¿eh?

a mí no me va a educar nadie,

¿eh? nadie, yo soy muy educada.

directora: señora elisa,

por favor, no lo tome así.

justo estas reacciones agresivas

son las que queremos evitar

en nuestros alumnos.

siéntese, por favor.

silvia: solo le estamos pidiendo

que nos ayude, que participe

con los demás papás

y con nosotros.

todo es en beneficio

de nuestros niños.

olga: señores, no permitamos

que nuestros niños se conviertan

en delincuentes, en--

elisa: ay, iahí vamos otra vez!

pues, si mi hijo

no es ningún delincuente.

silvia: pero comienza a serlo,

señora.

¿quiere dejar que su hijo

siga por ese camino?

debería de ayudarlo.

¿qué quiere? ¿que daniel

termine el día de mañana

en la cárcel?

¿eso es lo que quiere, señora?

¿quiere ver a su hijo tras

las rejas cuando sea grande?

elisa: ino!

cl--claro que no, maestra.

pues, ino!

silvia: pues, ayúdenos,

señora elisa, ayúdenos,

por favor, por el bien

de su propio hijo, ayúdenos.

daniel: vengo por jamón

para mi sándwich.

cheni: ya, daniel,

no me digas de cosas.

daniel: agarren a la marrana

que esta tiene mucha pierna

de dónde sacar la--

luis: iustedes no van a agarrar

a cheni!

daniel: por lo visto,

tú no entiendes,

¿quieres otra calentadita?

ana: el que no aprende eres tú,

no vamos a dejar que molestes

a cheli ni a ninguno

de nosotros.

luis: ahora sí.

>> niños, iniños! itranquilos!

cuidado con que se peleen, ¿eh?

cada quien a jugar por su parte.

ivámonos!

elisa: lo que daniel hace

en la escuela no es correcto,

fausto.

fausto: claro que lo es.

qué bueno que molesta antes

que sea él a quien lo molesten.

así ha sido siempre, no veo

por qué tanto escándalo ahora.

elisa: pues, porque está

repercutiendo en su futuro.

va a repercutir.

es por eso que yo quiero hacer

esa obra de teatro

de la escuela, para que daniel,

pues, no se vuelva

un delincuente.

fausto: ino vuelvas a hablar

así de mi hijo!

bonitas cosas te están metiendo

en la escuela esas maestras.

y si me doy cuenta que sigues

yendo a tus clases de teatrito,

te va a pesar, elisa.

elisa: pero, escúchame, fausto--

fausto: ino me hagas enojar

y déjate de estupideces!

iahora resulta

que quieres ser artista!

elisa: iay!

fausto: ielisa!

elisa: [exhala]

[solloza]

virgen de guadalupe, yo sí

creo que mi hijo fue más allá.

si daniel llegó al extremo

de amarrar a un compañero

y quererlo linchar, pues,

es porque mi hijo no está bien.

por favor, virgencita,

yo te pido...

bueno, te suplico que me ayudes

a hacer lo correcto

por el bien de mi hijo.

ay, que fausto, mi marido,

se dé cuenta de que estamos

educando muy mal a nuestro hijo

y--y, pues, si seguimos así,

pues, en lugar de hacerle

un bien, vamos a terminar

haciéndole un mal.

le vamos a causar

muchos problemas.

te lo suplico, madre mía,

que fausto me ayude

en la educación de nuestro hijo.

fausto: ¿y esta rosa?

qué raro.

esta mujer.

ielisa!

ielisa!

si compras flores, por lo menos,

ponlas en agua para que

no se sequen tan pronto.

elisa: ¿de qué me hablas?

[ríe]

bueno, pues,

la voy a poner en agua.

ay, está bien hermosa.

gracias.

estás bien loco.

[ríe]

[puerta se cierra]

ramona: ya casi terminamos

de escribir la obra de teatro

que estamos haciendo

en la escuela sobre el bullying.

pedro: ¿ahora resulta

que te vas a volver escritora?

[ríe]

vas a empezar a faltar por las

tardes y a desatender la casa.

ramona: a ver, ¿te has quedado

alguna noche sin cenar?

¿has visto la casa mugrosa

o tu ropa sin planchar?

pedro: no, pues, no.

ramona: entonces,

déjame hacer esto que es

por el bien de mi hijo.

pedro: [chasquea la lengua]

luis se busca su propio bien

y sabe defenderse

de quien quiere agredirlo.

ramona: es que es justo

lo que quiero que entienda,

que se puede defender

sin necesidad de ser agresivo,

llegando a los golpes.

pedro: tú puedes hacer

lo que quieras contigo,

pero no te voy a permitir

que empieces a meterle

ideas extrañas en su cabeza,

¿de acuerdo?

elisa: anoche no pude dormir

pensando un chorro de cosas.

fausto: ¿eh? ¿ahora no me vas

a dejar desayunar?

elisa: no, sí, claro,

de--desayuna.

pero quiero decirte

que voy a participar en la obra

de teatro de la escuela.

fausto: te dejé muy en claro

que tú no vas a participar

en nada de esa escuela.

elisa: pero lo voy a hacer.

voy a participar

por el bien de nuestro hijo.

y te lo digo para que cuando

llegues en la noche

y no me encuentres,

sepas dónde estoy, porque a mí

la verdad es que no me gusta

hacer las cosas a escondidas.

fausto: ¿y, ahora,

a ti qué te pasa?

elisa: pues, me pasa

que no quieres aceptar

que tenemos un problema

con daniel,

y si tú no quieres cambiar,

pues, tu conducta por tu hijo,

como yo estoy cambiando

por mi familia, pues,

la verdad es que...

es que ya no quiero seguir

contigo.

ya no quiero estar a tu lado.

fausto: ah, no me estarás

insinuando que te quieres

divorciar de mí o--

elisa: no, no te estoy

insinuando, te estoy avisando

que como no entiendes,

pues, quiero el divorcio.

fausto: [ríe]

elisa: sí, me voy a divorciar

de ti, porque eres un mal

ejemplo para nuestro hijo.

fausto: ¿y tú no, elisa?

si somos iguales.

elisa: sí, sí, somos iguales,

pero--pero yo ya me di cuenta

que--que no, que yo estoy mal,

que esa no es la manera

adecuada de educar

a nuestro hijo,

que le estamos haciendo un mal,

que--que lo está llevando

por un camino que no es

el correcto.

yo--yo no quiero que,

más adelante, él me recrimine

que lo educamos mal

y--y que vaya a acabar así

en la cárcel

como un delincuente.

fausto: qué cárcel

ni qué cárcel, elisa.

iya, déjate de malos choros!

o los dejas,

o te hago que los dejes.

elisa: ino los voy a dejar,

fausto! voy a participar

en cada actividad que necesiten

que participe en esa escuela

por el bien de mi hijo,

y si tú no quieres,

ya te lo dije, ¿eh?

si tú no quieres,

prefiero estar sola,

divorciada y todo, pero...

pero yo no quiero ver

que mi hijo más adelante

esté en un camino torcido.

fausto: ielisa!

ielisa!

pedro: ¿cómo está mi campeón?

luis: bien, pa.

pedro: [ríe]

qué bueno, venga un abrazo.

[chasquea la lengua]

¿sabe, mi hijo?

lo voy a inscribir al gimnasio

de la colonia para que aprenda

a boxear y que te tengan miedo

todos aquellos que quieran

enfrentársele.

¿eh? ¿qué opina?

luis: mm, no sé, pa.

pedro: ¿no sabes qué?

luis: es que...

pedro: ¿es que qué?

luis: es que desde que daniel

me amarró al árbol

para que todos me pegaran...

yo...

yo ya tengo miedo.

pedro: ¿qué? eso sí que no.

mi hijo no puede ser un cobarde,

ino tiene que ser un cobarde!

ramona: ¿qué pasa, pedro?

¿por qué le gritas así al niño?

pedro: pasa que mi hijo

es un cobarde y un [...].

ramona: pedro, no le digas

esas cosas al niño.

pedro: por tu culpa

mi hijo se está convirtiendo

en un cobarde, un miedoso,

de quien me estoy sintiendo

muy decepcionado.

luis: no, papito,

no me digas así.

pedro: sí, pues, me da verguenza

que seas mi hijo.

y si no quieres

que me decepcione de ti,

pues, enfréntalo y hazle pagar.

ramona: ya basta, pedro.

pedro: ya me oíste.

hazlo pagar como sea, icomo sea!

pero hazle pagar.

que sea él el que te tenga

miedo, no tú a él.

luis: sí, papá, sí.

daniel: ya sé qué le vamos

a hacer, le vamos a hacer

bucitos en la fuente

y le vamos a quitar su torta,

porque es un [...].

me las va a pagar ese tonto.

luis: iesto es para que no

te vuelvas a meter conmigo!

lucía: idaniel!

daniel, daniel.

maestra, oiga.

maestra, ioiga!

luis aventó a daniel,

ilo aventó!

daniel.

olga: daniel, por favor,

icontesta!

lucía: daniel.

olga: idaniel!

daniel, por favor.

lla--llamen a la maestra

silvia, por favor,

y la señorita directora.

daniel, por favor.

[solloza]

daniel, daniel, por favor.

[solloza]

daniel, por favor, contéstame.

[música]

[música]

directora: lo que hizo luis

de aventar a su compañero daniel

en las escaleras es muy grave,

señores.

ramona: lo sé, señora directora.

elisa: bueno, pero--pero ¿cómo

está mi hijo? quiero verlo,

qu--quiero estar con él.

directora: tranquila, señora,

tranquila, daniel está bien,

sigue en la enfermería

de la escuela, pero...

pero solo fue el susto

y varios raspones.

no pasó a mayores.

ramona: ay, bendito dios

y la virgen de guadalupe.

fausto: iesto no se

puede quedar así!

elisa: ifausto! fausto,

pero ¿que no te das cuenta

de la gravedad del problema?

¿no te das cuenta lo que hemos

orillado a nuestro hijo?

estuvo a punto de morirse

por odios estúpidos,

odios que tú le has inculcado.

fausto: solo quería

que se defendiera,

que no se dejara de todos.

pedro: yo también,

eso era lo que yo quería.

ahora, me doy cuenta de que...

su mujer y mi esposa

tienen razón.

yo obligué a mi hijo

a que tomara revancha

en contra del suyo.

y, ahora, me doy cuenta

de la gravedad del caso.

directora: así es, señores,

es muy grave todo lo que pasó.

ambos niños ya han pasado

los límites y necesitan

de terapia psicológica

y de todo su apoyo.

silvia: y todo su respeto.

es importante que ustedes acudan

con sus hijos a estas terapias--

elisa: pero, maestra--

silvia: señora,

no es porque estén locos,

es porque alguna vez

en nuestra vida todos

necesitamos ayuda profesional.

directora: lo que han hecho

sus hijos,

tanto daniel como ahora luis,

se considera un delito

del cual debe darse parte

a las autoridades para que tomen

cartas en el asunto.

porque esta situación

ya es un intento de homicidio.

pedro: no lo haga, por favor,

señora directora.

directora: ¿se dan cuenta

de la gravedad de la situación?

¿hacia dónde están llevando

a sus hijos?

pedro: yo me siento

muy avergonzado

por--por mis acciones.

yo solo quiero que mi hijo

no sea un delincuente.

es lo único que quiero.

fausto: y yo tampoco.

luis: yo...

[llora]

me dio miedo ver a daniel

caer por las escaleras.

pensé que lo había matado.

[llora]

me dio mucho miedo verlo ahí.

ramona: pero bendito dios

no le pasó nada, hijo.

luis: [llora]

si lo hubiera matado,

me hubieran llevado a la cárcel,

¿verdad?

ramona: es posible, hijo.

no sé, a un tutelar de menores.

no sé.

luis: [llora]

yo no quiero ir a la cárcel,

mamá.

yo lo que quería

es quedar bien con mi papá,

no quería hacerlo sentir mal,

no quería que se avergonzara

de mí, mamá.

[llora]

pedro: perdóname, hijo.

yo solo quería hacerte hombre.

luis: [llora]

pedro: pero te estaba

convirtiendo en un delincuente.

perdóname.

luis: [llora]

pedro: perdóname.

luis: [llora]

daniel: yo no voy a ir

a esa obra de teatro.

fausto: vamos a ir a verla,

tu mamá participa en ella

y tenemos que ir.

daniel: ¿y a qué?

pero no nos vamos a sentar

cerca de luis, porque soy capaz

de agarrarlo a golpes

por lo que me hizo.

fausto: mira, tú no le vas

a hacer nada, y lo mejor

es que sean amigos, ya.

daniel: yo no voy a ser amigo

de alguien que me quiso matar.

fausto: ya basta, daniel,

vamos a ir a ver a tu madre

en la obra de teatro

y no quiero que haya

ningún problema.

daniel: está bien.

fausto: vamos.

[bullicio]

ramona: idesgraciada!

elisa: [solloza]

ramona: iorale, levántate!

iamárrenla!

[bullicio]

iustedes súbanse!

[bullicio]

elisa: ipor favor! isuéltenme!

daniel: ino! ino!

ino! idejen a mi mamá!

idejen a mi mamá!

ino le peguen a mi mamá!

elisa: mi amor, mi amor,

¿qué pasó?

no, mi amor, no,

es--es una obra de teatro,

es--es--nadie me está

lastimando, es de mentiritas.

ay, mi amor, te asustaste.

te asustaste.

daniel: aunque sabía

que era una obra de teatro,

tuve mucho miedo al ver

que todo parecía real.

y cuando te pegaron, tuve miedo

de que te fueran a hacer algo.

elisa: a mí también

me pasa lo mismo, ¿tú crees?

me da mucho miedo que alguien

vaya a lastimarte por ser

tan agresivo, mi amor.

fausto: yo también

sentí muy feo.

y todo parecía tan real que...

ahora me doy cuenta

lo terrible que es el bullying

y...

perdóname, hijo...

te estaba conduciendo

a que fueras un delincuente

y no lo quiero.

perdóname.

[exhala]

daniel: yo también me di cuenta

de muchas cosas con esta obra.

elisa: ¿sí?

daniel: ya no voy a ser

agresivo, porque no quiero ir

a la cárcel.

elisa: no, mi amor.

[ríe]

sí, es verdad, nuestros hijos

están librando verdaderas

batallas por encontrar respeto,

y también es cierto

que el origen de la agresión

se aprende en nuestras casas,

en nuestras familias.

cada vez que tocamos el claxon

y le recordamos

la mamacita al prójimo,

nuestros hijos

aprenden a ser agresivos.

cada vez que nos enojamos,

porque no gana méxico

un insignificante partido

de fútbol.

cada vez que le faltamos

al respeto a nuestro vecino,

o a un gran artista por tener

una trayectoria de más de

50 años y ser un hombre mayor.

o--o solo, porque una señora

se equivocó con una palabra

y la tildamos de estúpida

en las redes sociales.

cada vez que insultamos,

le estamos enseñando

a nuestros hijos

el camino de la agresión.

agresión que repiten

por nuestro ejemplo

en las escuelas.

les enseñamos a agredir,

a ser intolerantes

con lo diferente,

con la niña nerd que su único

pecado es ser estudiosa,

o--o con los gorditos

solo por comer, o con los [...]

solo porque están tratando

de buscar su identidad sexual.

no, ya basta, basta de enseñar

a nuestros niños el camino de

la agresión y la intolerancia.

emprendamos un nuevo camino

en que el amor, el respeto,

la tolerancia y la calidad

de los sentimientos humanos

sean las nuevas estrategias

para acabar con el mal

que se ha apoderado

de nuestras escuelas.

de ti y de mí depende,

somos los padres,

y debemos acabar con...

la guerra,

el origen del bullying.

Cargando Playlist...