null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'La familia del año'

Univision2 Ene 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

hemos leído en las publicaciones

de los perfiles de nuestros

amigos que lo buena onda

y los sentimientos no salen

en las fotos.

y entonces subimos "selfies",

aparentando lo que creemos

que tenemos que ser.

pero claro que los sentimientos

se ven en las fotos.

en la mirada, en la sonrisa,

en la alegría que enmarcan

nuestros rostros

porque sentimos el amor.

las apariencias no perduran

y lo que se refleja

verdaderamente de nuestro

corazón sí.

y es el amor, el respeto

lo que debe enmarcar

la fotografía de la familia

del año.

norma: lorena, ¿por qué

no te has cambiado?

solo faltas tú.

no puede ser que sigas perdiendo

el tiempo en esa computadora.

lorena: perdón, mamá.

no me di cuenta del tiempo.

norma: no tardan en llegar

la periodista y el fotógrafo,

y mira las fachas

en las que sigues, hija.

lorena: tampoco es que vaya

a aparentar algo que no soy.

norma: no me vengas

con tus cuentos de siempre.

vamos a hacer la portada

de la revista "rostros"

y así tienes que lucir.

yo misma me voy a encargar

de que así sea.

todos: [saludan]

olivia: ay, mamá,

qué bueno que bajas

porque ya llegaron

los de la revista rostros.

norma: ya estamos todos listos.

fernando: así es.

yo ya tengo listo mi uniforme

de básquet para las fotos

que me van a tomar

en el gimnasio.

villalbas: sí, sí.

siéntense, por favor, adelante.

norma: olivia, necesito

que subas a arreglar

a tu hermana.

olivia: ay, mamá,

pero ¿por qué?

norma: porque te lo estoy

pidiendo.

no vamos a hacer el ridículo

por culpa de nadie.

bueno, pero antes de empezar,

¿qué les parece si nos tomamos

una copa de champaña

para agasajar a nuestros

invitados?

villalbas: claro.

fernando: eres brillante.

claro.

bienvenidos.

reportera: muchas gracias.

olivia: listo.

mi mamá me pidió que te hiciera

un "fashion emergency",

pero lo que tú necesitas

es un milagro para verte bien,

hermanita.

lorena: ay, un poquito más

y parezco una cualquiera,

¿no crees?

con una que se pinte así

en esta familia es suficiente.

olivia: [ríe]

qué chistosita.

mi mamá me pidió el favor,

pero ella debió de habernos

hecho el favor a nosotros

primero de no tenerte a ti

y solamente quedarse

con mi hermano y conmigo,

que sí somos buena onda, ¿eh?

lorena: oye, yo también soy

buena onda, pero a mi manera.

olivia: ay, bueno, equis, ya.

yo hice lo mejor que pude, ¿eh?

ahora nada más ve y ponte

perfume para ya bajar.

olivia: ay, no.

no, no, no.

qué asco.

tu perfume me provoca nauseas.

así, igual que tú.

reportera: ustedes forman

una hermosa familia,

señor villalbas.

villalbas: muchas gracias.

reportera: y gran parte es

gracias al éxito

de los desarrollos inmobiliarios

de su propia constructora,

¿verdad?

villalbas: bueno, mi éxito

no hubiera sido posible

si no hubiera tenido el apoyo

de, bueno, de mi esposa norma.

ella se encarga de velar por

lo más preciado para nosotros:

nuestros hijos.

norma: la familia es

lo más importante

y es el valor que más tratamos

de inculcar a nuestros

tres hijos.

reportera: deben sentirse

muy orgullosos de sus padres.

lo demuestran en la rectitud

y el buen comportamiento

con el que corresponden

al ejemplo que reciben

en su casa, evidentemente.

olivia: sí, por supuesto.

y yo, como la hija mayor

de everardo villalbas,

siento una responsabilidad

de continuar con el legado

que mi papá nos está formando.

y entonces, yo me estoy

preparando en la universidad

estudiando la carrera

de economía.

fernando: sí, y yo sigo

en la preparatoria,

pero me estoy preparando

con muchísima disciplina

y compromiso.

todas las mañanas juego básquet

con mi papá y, pues,

eso me está forjando

un carácter muy responsable

para cuando yo tome las riendas

de la constructora.

reportera: ¿y tú, lorena?

aún eres muy chica.

tienes 15 años, pero ¿tienes

alguna aspiración o proyección

de lo que te gustaría hacer

en el futuro?

lorena: sí, soy escritora.

reportera: una colega.

como periodista he desarrollado

el oficio de escribir.

es apasionante.

lorena: no sé si tengo el don

de escribir, porque es un don,

pero estoy segura de que es

a lo que me voy a dedicar,

a ser escritora.

norma: ay, voy a contar los días

del mes que faltan

para que llegue la edición

de la revista rostros

con nosotros en la portada

como la familia del año.

villalbas: ay, por favor,

mi amor.

norma: claro, todo hubiera sido

perfecto si no fuera

por tus ocurrencias, lorenita.

olivia: ay, ma.

agradece que la periodista

se fijó en mi hermana.

es tan equis, tan invisible

la pobre.

bueno, por lo menos no van

a publicar que de seguro

no va a encontrar marido

que la mantenga, ¿eh?

villalbas: ya, ya no

la molesten.

la misma periodista lo dijo,

todavía es muy chica.

seguramente pasará por muchas

cosas antes de decidir qué es

lo que va a hacer.

lorena: no, papá.

yo voy a ser escritora

y me voy a preparar para ser

una muy grande,

a pesar de lo que ustedes

les parezca.

norma: pues, a mí me parece

fatal y ojalá que tu hermana

no tenga boca de profeta

y que sí logres encontrar

un hombre rico

que te mantenga, mi amor,

porque con esas aspiraciones...

fernando: "paps", nos vemos.

yo me voy al antro.

familia, cuídense mucho.

vallalbas: ey, ey,

mucho cuidado.

acuérdate de lo que hablamos,

¿eh?

fernando: obviamente, papá.

o sea, neta, con la negra

funcionando no hay ningún

problema, ¿o sí, familia?

norma: [ríe]

fernando: cuídense, familia.

los quiero, "bye".

villalbas: adiós, hijo.

olivia: bueno, yo también

me tengo que ir porque quedé

de ver a mi amiga claudia, ma.

"chaito".

norma: ponte un abrigo.

lorena: ya me voy a mi recámara.

villalbas: que estés bien,

mi vida.

norma: sí, vete a seguir

perdiendo el tiempo

en esas cosas que solo

tú sabes que escribes.

villalbas: ándale, mi amor,

vamos a cenar, que todo esto

del reportaje me dio

mucha hambre.

norma: está bien.

ven, vamos.

¿qué quieres de cenar, mi amor?

villalbas: no sé,

unos chilaquiles.

ligerito.

norma: [ríe]

lorena: sí.

solo yo sé de lo que escribo,

mamá.

y así lo voy a seguir

manteniendo, oculto,

porque creo que ni leyendo

lo que escribo se darán

cuenta de la falta

de comprensión que tienen

hacia las ganas que tengo

de ser alguien.

claudia: ay, pero qué guapa.

oye, creo que te llegó

un mensaje de sebastián.

olivia: ay, no.

no es de sebastián, ¿eh?

él ya es cosa pasada.

claudia: pero ¿cómo?

yo me quedé en que se habían

vuelto a acostar.

olivia: bueno, sí, lo hicimos

porque a pesar de todo,

sebastián es muy bueno

en la cama.

ay, pero nos volvimos a pelear.

claudia: ay, y ahora ¿por qué?

olivia: ay, bueno, por intenso.

pero ahora estoy cerrando el

sexo antes de la reconciliación.

claudia: ¿cómo?

si me acabas de decir

que no te estás mensajeando

con tu ex.

olivia: a ver, ¿y quién te dice

a ti que el sexo

de reconciliación

tiene que ser con la misma

persona que te peleaste

y no con otra?

claudia: amiga, eres tremenda.

olivia: no.

el que está tremendo es vadhir.

míralo.

claudia: es un bombón.

olivia: y yo me lo voy a comer.

claudia: a ver, enséñame

otras fotos,

pero una en traje de baño.

olivia: ah, ¿verdad que a ti

te gusta?

[música electrónica]

fernando: está buenísima

esta canción.

isaac: ey.

tranquilo, el alcohol no se va

a acabar.

fernando: isaac, obviamente

no se va a acabar

porque tengo con qué pagar,

mi rey, obviamente.

isaac: pues, sí, fernando,

porque tu papá ya te la cantó.

fernando: a ver, gatete,

no te traje aquí

para que me las cuentes,

sino para que me las sirvas.

sírveme, ¿no?

isaac: ya no hay.

fernando: bueno, entonces,

ve por otra botella de champú

para que me sirvas, te sirvas,

y nos sirvas a todos.

sí, mi rey.

[celebra]

córrele, ándele.

te da sed, oye.

córrele.

a ver, ven.

mira, esas tres.

la de rojo y a las dos de negro

que están con ella.

>> sí, mi rey.

fernando: órale, vas.

>> ¿qué onda?

fernando: hola, ¿cómo están?

bienvenidas.

superbien.

¿cómo están?

hola.

¿cómo estás, guapa?

>> muy bien.

fernando: oiga, tú no vas

a zafar.

porque aquí mi rey tiene

hasta para regalar.

órale, abre la botella

de champaña.

o sea, deja de verme

como si aspiraras a ser

como yo porque, la neta,

para lo único que existes

es para servirme.

así que venga y sírvenos.

oye, qué guapa estás.

>> gracias.

fernando: apúrate.

¿no puedes ir más rápido?

o sea, neta.

mis amigos tienen sed.

o sea, apúrate, por favor.

[celebran]

fernando: qué padre la pasamos,

mi rey.

llévenme a mi carro.

mi rey, mi carro.

esta es--

¿quién crees que--?

o sea, padrísimo.

isaac: te dije que te midieras.

tu papá te va a sentenciar

si te encuentra así.

fernando: no me va a ver así,

isaac.

mira, ahorita vamos a conseguir

unas grapas de nieve

y vamos a estar como nuevos.

a ver, cadete, mis llaves.

a ver, aviéntamelas,

aviéntamelas.

ándale, aviéntamelas.

ándale.

isaac: debería manejar yo.

fernando: en serio que tú

comiste payaso, papá.

mi nave nadie la toca.

la toco solo yo.

la llaves.

isaac: no voy a hacer

la de las malas.

estás tomado otra vez.

fernando: tú estás imbécil

si crees que alguien más

va a agarrar mi nave.

así que ya cállate y súbete.

ándale, fíjate.

gilberto: perdón, lorena.

ya te pegué.

es que ya casi suena

la chicharra y no quiero llegar

tarde a la clase.

ya ves cómo es la maestra

de estricta con los retardos.

lorena: sí, no te preocupes,

gilberto.

hubiera sido el colmo

que te levantaran un reporte

por llegar tarde

cuando ya estabas aquí

en la escuela.

gilberto: sí, de hecho llegué

desde temprano para revisar

unos artículos que vamos

a publicar en el portal

del periódico de la escuela.

lorena: me parece fascinante

lo que haces.

gilberto: ya te deberías animar

a colaborar con nosotros.

lorena: no sé, nunca nadie

ha leído lo que escribo.

gilberto: pues, ya va siendo

hora.

estoy seguro que tienes

muchas cosas importantes

que decir.

[timbre]

este, ¿vamos juntos al salón?

lorena: sí, vamos.

gilberto: ya anímate.

lorena: ahorita estoy un poquito

ocupada.

maestra: ya, silencio,

jóvenes, por favor.

tengo que terminar de repartir

los temas para el ensayo

que van a escribir

para la clase

de la próxima semana.

y el siguiente tema

para el ensayo es

sobre el debate

de la legalización

de la marihuana,

y lo va a escribir lorena.

¿ok?

muy bien.

lorena: [resopla]

[suspira]

llevo toda la tarde escribiendo

para mi ensayo, pero no importa.

voy a hacer mi mejor esfuerzo

para hacer una buena tarea.

maestra: para la próxima

profundiza un poco más, raúl.

y es el turno de lorena.

quiero felicitarte

por el extraordinario ensayo

que escribiste.

lorena: gracias, maestra.

maestra: ahora me gustaría

que compartieras

con tus compañeros

un poco de tema que te tocó.

pasa, por favor.

lorena: sí, claro.

bueno, me tocó el debate

sobre la legalización

de la marihuana, y escribí

un poco sobre las dos posturas

que se generan

con esta propuesta.

por un lado, la legalización

permitiría que se acabara

el negocio del tráfico

de la marihuana--

>> bueno, o sea, hasta ahora

solo se ha legalizado

para el consumo

de cuatro personas

por cuestiones de salud.

raúl: a mí también se

me quitarían todos mis males...

estando pacheco.

[alboroto]

maestra: ¿qué pasó, muchachos?

¿raúl, qué pasó?

esto es serio y no acepto bromas

al respecto.

nos decías de la segunda postura

que se abre con este debate,

por favor, lorena.

lorena: sí.

bueno, por el otro lado,

también surge el debate moral

que nos lleva a la pregunta,

si se legaliza la marihuana:

¿aumentará el consumo

de esta droga?

gilberto: lorena, estuvo

increíble todo lo que dijiste

en la clase sobre el tema.

lorena: ¿tú crees?

gilberto: por supuesto.

hasta la maestra te felicitó.

yo creo que ya es momento

de que te integres al portal

del periódico de la escuela

y comiences a escribir.

lorena: bueno, estaba

muy nerviosa.

era la primera vez que alguien

leía lo que escribo.

gilberto: lo hiciste

sensacional.

nunca falta el menso como raúl,

pero a los demás nos tenías

muy atentos.

¿qué dices?

¿aceptas mi invitación?

loren: sí, acepto.

creo que ya es momento

de desarrollarme como escritora.

gilberto: eso.

perdón.

loren: no, no te preocupes.

no pasa nada.

claudia: cálmate, olivia.

¿estás segura?

olivia: claro que estoy segura.

me hice una prueba

y salió positiva.

estoy embarazada otra vez.

claudia: bueno, ¿y sabes

de quién es?

olivia: o sea, lo dices

como juzgandome, claudia.

claudia: no, para nada.

pero es que te acuestas

con cada chavo

que se te atraviesa.

y, pues, no sé si estés segura

de que ese bebé sea de sebastián

o de vadhir, con el que andas

ahora, o de quién sabe qué otro.

olivia: pues, mira, claudia,

no importa de quién sea

porque este bebé no va a nacer,

así como los otros dos

anteriores.

claudia: amiga, tienes que ser

más responsable.

ya es la tercera vez

que sales embarazada.

olivia: bueno, lo que tengo

que hacer es hablarle al médico

de siempre para que me vuelva

a practicar un aborto,

así como las otras veces,

y todos felices.

y así yo voy a seguir

divirtiéndome como hasta ahora.

eso es lo que tú me tienes

que decir a mí que haga.

¿dónde está mi teléfono?

¿dónde está mi teléfono?

isaac: ey, ¿qué tienes?

fernando: no sé, isaac,

pero me está doliendo muchísimo

aquí.

isaac: llevamos una hora

chupando y estabas bien.

fernando: isaac, la neta,

no sé qué me pasa,

pero me está doliendo muchísimo.

[alboroto]

isaac: ¿fer?

no reacciona.

jesús, llama a una ambulancia.

norma: doctor, isaac,

el amigo de nuestro hijo

nos avisó que la ambulancia

iba a traer a fernando

a este hospital.

¿cómo está?

doctor: fernando se desmayó

por congestión alcohólica.

vallalbas: no, no, no.

no puede ser.

yo le he advertido

que se comporte todo el tiempo.

norma: evidentemente contamos

con toda su discreción, doctor.

doctor: no se preocupe, señora.

el hospital no ventila la vida

privada de sus pacientes.

pero dense cuenta que fernando

tiene graves problemas.

la vez pasada lo atendimos

porque se peleó borracho

y le dieron un botellazo

en la cabeza.

norma: así es, doctor.

muchas gracias.

usted encárguese de la salud

de fernando y nosotros

lo haremos de su comportamiento.

vallalbas: y de sus honorarios

y todo lo que haga falta, ¿sí?

doctor: está bien.

vallalbas: gracias.

norma: ay, salimos divinos

en la portada de la revista

rostros.

nadie va a dudar de que somos

la familia del año,

como la revista nos nombró.

vallalbas: sí, hablan muy bien

de mis negocios

y de la constructora.

proyectan mayor crecimiento

para nuestra empresa.

olivia: no, bueno,

y a mí me auguran un gran futuro

como economista,

que hasta tendré mi propia

consultora de economía.

fernando: no, o sea, espérense.

a mí me ponen

como una gran promesa

del basquetbol,

aunque solamente es

una actividad que realizo

por disciplina y compromiso,

pero aseguran que soy un digno

miembro de la familia de año.

norma: nadie en nuestro círculo

social va a dudar que somos

la mejor opción para ser

considerados la familia de año.

olivia: ay, bueno, lo harían

si no fuera por lorena.

no dice nada de ella,

y en la única foto que aparece

apenas y se ve.

vallalbas: sí.

no entiendo por qué omitieron

a lorena.

olivia: ay, porque es

equis, invisible,

apocada como la más.

seguro la editora de la revista

le pareció de superflojera

el asunto de que va a ser

escritora.

ay, y yo la entiendo.

a nadie le interesa ser

una escritora, o sea.

fernando: no es que no nos

interese, "sista".

es que ser escritor es lo mismo

que ser...

ser nada, ¿no?

vallalbas: ya, dejen

a su hermana en paz, ay.

norma: tus hermanos tienen

razón.

¿ves por qué me parece fatal

que tengas esos pensamientos,

lorena?

lo bueno es que aún eres chica

y yo me voy a encargar

de sacarte todas esas tonterías

de la cabeza.

lorena: al contrario, mamá.

yo soy la que se va a encargar

de demostrarles

que sí soy alguien,

que no soy apocada

y mucho menos invisible.

se los voy a demostrar.

[música]

[música]

gilberto: no se vale

que los de la revista

no hayan dicho nada

de tus aspiraciones.

lorena: yo les voy a demostrar

que se equivocaron en ignorarme.

¿qué?

gilberto: ¿que qué mejor

que triunfando

con lo que escribes?

lorena: no creo que les importe

mucho lo bien que me fue

con el ensayo que hice de tarea.

gilberto: no, no me refiero

al ensayo.

¿no me platicaste que tenías

una novela?

lorena: si se las doy a leer,

solo se van a burlar de mí.

gilberto: no.

lo que se me ocurre es

que la mandes al concurso

colegial de novela corta.

lorena: ¿y a poco tú crees

que la van a publicar?

gilberto: no de manera impresa.

el gran premio es

que la distribuyen

como libro web

en el portal edison.

lorena: sí, tienes razón.

voy a meter mi novela

a ese concurso para que vean

que el trabajo de un escritor

vale y que vale mucho.

gilberto: ¡eso!

ya publicaron la novela ganadora

en el portal edison.

¿checaste si fue la tuya?

lorena: no, gilberto.

se inscribieron al concurso

casi 100 novelas de jóvenes

de toda latinoamérica.

gilberto: ¿y qué?

anda.

entra a la página de edison.

¿qué pasó?

lorena: gané.

mi novela fue la que ganó.

mi novela va a ser distribuida

digitalmente en la página

de edison.

gané.

[celebran]

vallalbas: no nos habías dicho

nada que habías metido

una novela en este concurso

en internet, hija.

lorena: quería que fuera

una sorpresa.

vallalbas: pues, vaya

que nos sorprendiste, oye.

le ganaste a casi 100 novelas

inscriptas.

¿ya viste, mi amor?

mi amor.

lorena: ¿y tú no dices nada,

mamá?

norma: pues, pues, está bien.

me da gusto que ganaras.

por lo menos parece

que tus sueños no son

tan guajiros como yo creía.

olivia: ay, mamá, equis,

así como la que escribe.

¿de qué sirve ganar en algo

que a nadie le importa?

nadie lee.

fernando: sí, o sea, es

como haber ganado,

pues, nada, ¿no?

o sea, vas a seguir siendo

invisible porque, pues,

nadie se va a fijar.

lorena: buenos días.

gilberto: ¿qué tanto leen

con tanto interés?

>> la novela de lorena

que está en la página de edison.

lorena: ¿de verdad?

>> claro.

apenas llevo una parte,

pero tienes mucha razón

en lo que dices.

mi mamá tampoco respeta

mi personalidad y me quiere

cambiar por lo que ella

considera que es mejor.

obvio, sin preguntarme.

igualito que le pasa

al personaje principal

de tu novela

"la familia de año".

raúl: oye, ¿y la lobuki

de la que hablas

en la novela?

dime donde encuentro una así

para que se acueste conmigo.

gilberto: mejor no opines.

>> ay, sí, raúl.

cero con tu comentario, ¿eh?

la novela de lorena

está buenísima.

todo lo que escribes es

lo que nos pasa.

solo te fijas en lo superficial.

la neta, sí nos identificamos

nosotras ¿o no, chavas?

todas: sí.

>> eres un idiota.

lorena: la verdad es que me dio

mucha emoción ver la reacción

de mis compañeros con mi novela.

vallalbas: bueno, parece

que estás llamando la atención.

más de lo que cualquiera

hubiera podido esperar, ¿eh?

lorena: ¿ustedes ya la leyeron?

norma: ay, discúlpame, hija,

pero la verdad es

que no he tenido tiempo.

como somos la familia del año

he estado ocupada

con muchos eventos

a los que me han invitado,

mi amor.

por cierto, permítanme.

tengo que hacer una llamada.

con permiso.

fernando: vas, ma.

pues, o sea, lorena,

yo la comencé a leer,

pero, la neta,

me dio una flojera.

o sea, frases motivacionales ya

tengo suficientes en mi perfil

de la red social, ¿no?

o sea.

vallalbas: hijo, ya, por favor,

¿sí?

lorena: ¿y tú?

olivia: ay, perdón.

¿dijiste algo?

es que estaba metidísima

en la nueva edición digital

de la revista rostros,

viendo las fotos mías

que publicaron de la fiesta

en la que estuve.

porque esto sí es importante,

no una novelucha que solo

las invisibles, como la autora,

les puede interesar.

claudia: qué padre las fotos

que subieron de la fiesta,

amiga.

olivia: pero no hubo fotos

de la parte más divertida,

claudia.

no sabes el bombón que me ligué.

era tan apasionado.

claudia: ay, tú no cambias,

de verdad.

olivia: ay.

sebastián: ¿es cierto

lo que tu hermana lorena

escribió en su novela?

olivia: oye, sebastián,

¿qué te pasa?

claudia: ¿me quedo?

olivia: no, no.

ahorita te alcanzo.

sebastián: no te hagas.

olivia: pues, no me hago,

porque en realidad no sé

ni de qué me hablas, ¿eh?

sebastián: quiero saber si

en algún momento de nuestra

relación te embarazaste.

olivia: oye, tú y yo ya no somos

novios para que me hables así,

¿eh?

¿qué te pasa?

sebastián: lorena lo escribió

en su novela.

"libia se embarazó y abortó".

¿es eso cierto?

olivia: ay, a ver,

yo no soy libia.

ese es un personaje de la fumada

novela de la invisible.

sebastián: no te hagas

la tonta y contéstame

si abortaste un hijo mío o no.

olivia: no te voy a contestar

nada, patán, porque a ti

no te importa nada de lo que yo

haga o deje de hacer

con mi cuerpo.

vadhir: ¿qué pasa, olivia?

¿te está molestando tu ex?

olivia: no.

no, vadhir.

no es nada.

sebastián: el molesto soy yo

por todo lo que me enteré

leyendo "la familia del año".

tú también léela

para que entiendas.

vadhir: no voy a hacer caso

a un ardido.

olivia ahora es mi novia

y no quiero verte cerca

de ella otra vez

porque te parto la cara.

olivia: ya, ya, vadhir.

vámonos.

olivia: ¿cómo te atreviste

a publicar mis intimidades?

ya me puse a leer tu "dizque"

novela y sobre todo la parte

del personaje que está

en la universidad

estudiando mientras se casa,

cuyo nombre es libia,

casualmente muy parecido

a olivia, que es mi nombre.

lorena: tú misma lo dijiste.

es parecido.

no eres tú.

olivia: déjate de juegos

y explícame por qué me usaste

para tu novela.

lorena: ¿cómo, hermanita?

¿aceptas lo que hace

mi personaje?

¿que estudia mientras se casa?

¿que se acuesta

con cuanto chavo conoce?

¿que ha tenido abortos?

¿todo ya lo has hecho tú?

olivia: óyeme bien, estupidita,

más vale que hables con la gente

de la página de edison

para que bajen tu librito

de la red

porque de lo contrario te vas

a acordar de mí.

lorena: es solo una historia,

olivia, no te pongas así.

olivia: estás levantando falsos,

así que más vale que me hagas

caso antes de que más gente

lea tus estupideces.

lorena: no voy a hacer nada.

escogieron mi novela

y se va a quedar en la página

de edison, ¿me escuchaste?

va a quedar publicada.

norma: ¿qué pasa?

¿qué pasa?

hasta afuera se oyen sus gritos

y miren cómo las encuentro.

olivia: pues, la idiota

de tu hija, que en su afán

de hacerse ver, está intrigando

en mi contra a través

de su dichoso libro.

norma: ¿es verdad lo que dice

tu hermana, lorena?

lorena: no.

yo escribí una ficción,

inventé un personaje

y no es mi culpa que olivia

se haya puesto el saco.

olivia: te voy a dar

tu merecido.

norma: ey, niñas.

niñas, que se tranquilicen.

oigan, por dios.

¿qué les pasa? ¿qué les pasa?

ya.

no quiero que sigan discutiendo.

¿están locas?

olivia: [llora]

fernando: lorena,

ni se te ocurra utilizarme

de nuevo para eso

que estás escribiendo ahorita,

¿eh?

lorena: fernando, me vine

al jardín precisamente

para no seguir escuchando

los mismos reclamos de olivia.

fernando: claro.

o sea, la pintaste

como una lobuki consumada

en tu gata novela

y a mí, como un chamaco

consentido.

o sea, lorena, neta, mínimo

me hubieras inventado

un nombre mejor.

o sea, lalito.

está superñoño.

lorena: no eres tú.

fernando: ah, ¿no?

"lalito es un parrandero

que se la pasa despilfarrando

el dinero de su papá

y es un alcohólico

desde los 14 años".

o sea, también escribiste

de la vez que yo choqué.

o sea, qué oso, lorena.

lorena: y que mi papá te salvó

de ir a la cárcel.

fernando: ah, entonces,

aceptas que sí.

lalito soy yo.

o sea, te basaste en mí

para hacer tu "personajucho".

acéptalo, lorena, neta.

norma: no puede ser,

no puede ser.

¿ahora estás discutiendo

con tu hermano?

¿qué es lo que te pasa, lorena?

lorena: nada, mamá.

fernando: claro que sí.

me puso en su novela

como un chavo que aparenta

ser alguien modelo e increíble,

pero es un "mi rey"

despreciable.

norma: lorena.

lorena: no es mi culpa, mamá.

la doble moral es un tema

universal y si mis hermanos

se sienten aludidos,

quizá sea por algo, ¿no?

fernando: o sea, ma, se pasa.

lalito.

o sea, lalito.

norma: ¿dijiste que es la página

de edison donde está tu novela?

lorena: mamá, ya te dije

que es una ficción.

norma: voy a leer tu dichoso

libro, y pobre de ti

que yo me dé cuenta

que es cierto que escribiste

sobre las intimidades

de tus hermanos.

dime si es edison.

lorena: sí, sí es edison.

gilberto: ya no te preocupes,

lorena.

tú no tienes la culpa

de que a tus hermanos les quede

el saco por lo que escribiste

en tu novela.

lorena: no sé, gilberto.

estoy comenzando a darme cuenta

que tal vez no debí usar

lo que yo vivía y veía a diario

como inspiración para mi primera

novela.

gilberto: a mí me pareció

excelente.

un escritor se nutre

de lo que vive,

y tus personajes pueden ser

cualquiera que haya pasado

por lo mismo.

tú no eres responsable

del estilo de vida

de tus hermanos.

lorena: yo no quería generar

este problemón.

gilberto: ningún problemón.

y ya sonríe, que te ves

mucho más hermosa

cuando enmarcas tu bello rostro

con una bella sonrisa.

lorena: gracias, gilberto.

eres un lindo.

siempre me haces sentir

muy bien.

[música electrónica]

fernando: oye, hasta que llegas,

"lord".

sirve más champaña para que--

¿qué te pasa?

isaac: me pasa que ya no voy

a seguir soportando un imbécil

como tú.

fernando: ay, y no te hagas

el listo conmigo, rey.

bien que disfrutas del champú

que te disparo.

isaac: pero otra cosa es

que te hayas atrevido

a acostarte con mi hermana.

me enteré por lo que leí

en la novela de tu hermana

que te acostaste con ella.

¿tuviste relaciones

con mi hermana menor?

fernando: pues, ¿quién la manda

ser una lobuki en potencia?

ay, quítate de mí.

quítate.

quítate.

suéltame.

olivia: no, no puedes mandarme

por un tubo, ¿eh, vadhir?

vadhir: claro que puedo.

y te repito: ya no quiero andar

contigo después de leer

la novela que escribió

tu hermana.

olivia: estoy harta

de la estúpida de mi hermana

y de su estúpida novela.

estás reaccionando igual

que el menso de sebastián.

vadhir: justo después

de lo que me dijo sebastián

fue que me dio la curiosidad

de leer "la familia del año".

no quiero seguir siendo novio

de alguien que se mete

con toda la universidad.

olivia: yo te juro y te perjuro

que nada de lo que publicó

mi hermana es cierto.

vadhir: yo no me voy

a arriesgar, pero lo que sí

es cierto es que ya no voy

a ser tu novio.

terminamos.

olivia: vadhir.

no, vadhir.

gilberto: no me gusta verte

preocupada.

y menos por algo que no está

en tus manos, lorena.

lorena: perdóname, gilberto,

pero no puedo evitar sentirme

mal.

aunque no era mi intención,

parece que estoy lastimando

a mi familia.

gilberto: lo siento mucho.

de corazón.

fernando: tú.

tú también tienes tus cosas

que puedo exponer

en la red, ¿eh?

lorena: el beso que gilberto

y yo nos dimos no tiene nada

de malo.

fernando: no me importa.

yo me voy a encargar de hacerlo

parecer lo más morboso posible

para pagarte con la misma

moneda.

lorena: fernando, por favor,

escúchame.

yo no quería que las cosas

llegaran a este punto.

yo solo quería contar

una historia.

fernando: es lo mismo que voy

a hacer yo, "sista".

le voy a contar a mi mamá

una historia

con esta fotografía

y diré que eres una cualquiera.

[timbre]

>> ¡la buscan, señora!

norma: verónica, amiga,

qué bueno que llegas.

¿qué pasa?

¿por qué vienes tú sola?

¿dónde están las demás?

verónica: las demás no van

a venir, norma.

norma: ¿por qué?

verónica: ¿todavía

me lo preguntas?

apenas puedo creer

que nos hayas boicoteado

la cena anual de las familias

desprotegidas, y solo

porque no fuiste elegida

organizadora.

norma: ¿quién te lo dijo?

verónica: está escrito

en el libro de tu hija.

mira, norma, solo vengo

en representación de todas

a pedirte que te olvides

de nosotras.

y evidentemente estás expulsada

de la organización

"damas por un mundo mejor".

lorena: ¡adiós, vero!

¿qué pasó, mamá?

verónica salió sin voltear

a verme.

norma: a mí tampoco me dan

ganas ni de mirarte después

de que nos has destrozado

con tu dichosa novelita.

lorena: mamá, ya les he tratado

explicar--

norma: tus explicaciones

no sirven de nada.

no conforme con describirme

en tu novela como...

como fatua,

que no sé qué quiere decir

pero que lo voy a averiguar,

además, me describes

como egoísta, mala madre,

mala esposa y encima

me estás dejando sin amigas.

lorena: ya les he dicho--

vallalbas: ¿qué pasa aquí?

¿por qué discuten así?

sus gritos se escuchan

hasta la calle.

norma: pasa que tu hija está

dispuesta a destrozar

a esta familia con el famoso

librito que escribió.

yo no lo he leído completo,

es verdad, pero ya lorena

me ha causado

muchísimos problemas

con su dichosa novela.

lorena: ya les he explicado

que nada es verdad.

es ficción.

son personajes, no son ustedes.

no es mi culpa.

vallalbas: sí es tu culpa,

lorena.

me llegó una requisición

de la bolsa de valores

y me dijeron que leyeron

en un libro que tal vez

yo he estado especulando

con los precios

de la industria inmobiliaria.

olivia: seguro lo leyeron

en la novela que lorena

escribió, papá.

vallalbas: lorena,

lo que escribiste en tu libro

puede hacer que me metan

a la cárcel.

[música]

[música]

lorena: perdóname, papá.

yo no sabía que podías ir

a la cárcel por lo que escribí.

es un personaje, no eres tú.

ninguno son ustedes.

el libro es ficción.

sí, con algunos aspectos

similares a la realidad

de nuestra familia,

pero no todo.

hay mucho que inventé.

fernando: o sea, lorena, vas

a meter a la cárcel a mi papá.

olivia: o sea, vamos a terminar

en la calle.

norma: ¿en qué estabas pensando?

vallabas: bueno, ya.

ya basta, ¿sí?

ya.

¿dónde esté el dichoso libro?

fernando: yo lo tengo aquí,

papá.

es como un libro web.

o sea, velo ahí.

vallalbas: está bien.

lo voy a leer.

que nadie me moleste.

voy a estar en mi despacho.

olivia: oye, pa, nada

de lo que escribió de libia

se parece a mí, ¿eh?

lorena: mi papá está leyendo

el libro en su despacho.

no me va a perdonar

que haya inventado

lo de la especulación

en los precios

de la industria inmobiliaria.

gilberto: ahora mismo voy

a tu casa a apoyarte

a que le expliques.

lorena: no, no, no.

no es un buen momento.

lo único que quería era

demostrar que soy alguien

en esta familia,

que sirvo para algo.

te juro que hasta tengo ganas

de ir a la basílica de guadalupe

y pedirle a la virgencita

que me ayude.

por favor, virgencita

de guadalupe, ayúdame.

no quiero que mi familia

se desintegre

y mucho menos que metan

a mi papá a la cárcel.

ayúdame.

estoy realmente arrepentida.

lo único que quiero es

que mi familia esté bien,

que sea mejor.

gilberto: te aseguro que todo

va a salir bien, lorena.

fernando: mi papá me pidió

que viniera a decirte

que nos quiere ver a todos

en la sala.

lorena: está bien, fernando.

ahora bajo.

fernando: para mí, lorena,

que te van a echar a la calle.

gilberto: no lo escuches.

solo trata de asustarte.

alba: ya le puse agua a la rosa

que se encontró, señor.

vallabas: sí, gracias, alba.

norma: everardo, ya están

nuestros hijos en la sala.

villalbas: vamos.

ya leí tu novela.

¿así que soy un papá ausente,

inexistente?

lorena: papá, yo--

villalbas: lorena, tienes razón.

nunca estoy en casa,

siempre estoy en la oficina.

en muchas cosas

de las que escribiste

tienes razón.

norma: ¿qué estás diciendo,

everardo?

villalbas: la verdad, norma.

tú eres un "mi rey"

despilfarrador que tira

el dinero en borracheras,

sin importarte que expones

tu vida, a pesar

de todas las advertencias

que te he dado.

y tú, no puede ser

la irresponsabilidad

con la que llevas tu vida

sexual.

sí, ya sé que eres mayor de edad

y que es tu cuerpo,

pero no es posible que hayas

atentado contra tu vida

y la de seres humanos

que no pudieron nacer,

que no tenían la culpa

ni siquiera de tus errores.

olivia: yo te juro que no es

verdad.

villalbas: pues, para ser

una mentira, como que te tomas

muchas molestias, ¿no crees?

pero la culpa no es de ustedes,

sino de sus papás ausentes.

de un papá absorto

en los negocios

y de una mamá que se la pasa

siempre en eventos sociales,

eventos que se van a acabar.

porque de ahora en adelante

lo primero serán nuestros hijos.

norma: pero, everardo--

villalbas: he dicho que todo

va a cambiar, norma.

norma: está bien.

villalbas: ahora tú, lorena.

dime, ¿qué porcentaje

de realidad y ficción usaste

en tu novela?

lorena: un 80 por ciento

de realidad y un 20 por ciento

de ficción.

y yo te juro que en esa parte

de la ficción es

donde está el asunto

del especulado

en el precio inmobiliario.

yo le digo a quien tú quieras

que no es verdad,

que yo lo inventé.

villalbas: no, no, no.

yo me voy a encargar

de arreglarlo.

lo que quiero es que tú aprendas

que tus palabras,

tu literatura, debe ser usada

con responsabilidad

o puedes hacer mucho daño.

digo, aunque tus intenciones

hayan sido de rescatar

a la familia del año.

lorena: sí, papá.

aprendí la lección.

te lo juro.

discúlpame, por favor.

villalbas: juntos vamos aprender

muchas cosas, hija.

y lo primero será el significado

de la palabra "lealtad",

"amor", "unión", los valores

que no sé cómo perdimos.

fernando: tienes razón, papá.

olivia: la verdad, yo extraño

mucho a la familia

que recuerdo cuando estaba

más chica.

norma: le fuimos dando demasiada

importancia a las apariencias

que terminamos perdiendo

nuestra esencia.

lorena: sí, pero ahora

que vamos a intentar volver

a estar juntos,

ahora sí seremos de verdad

la familia del año.

cualquier don implica

una gran responsabilidad.

y más el don de saber escribir,

porque su inspiración

se alimenta de la realidad.

y en ese mundo real no estamos

solos.

hay realidades que se basan

en las apariencias,

en la doble moral,

en fotografiarnos

como seres humanos modelo,

perfectos, cuando en verdad

nuestra vida avanza

por caminos equivocados.

hay también buenas intenciones

que pueden causar mucho daño

cuando nuestras palabras

evidencian a padres

que no atienden a sus hijos,

a hermanos que solo se molestan

y no se apoyan.

podemos llegar a lastimar.

aún así, no deberíamos

únicamente sentirnos agredidos

por esta ficción,

deberíamos aprender de ella

para dejar de avanzar

por caminos equivocados.

y con verdadero amor,

unión familiar y respeto

lleguemos a ser

la familia del año.

>> ♪ virgen

morena

siempre vas caminando conmigo

y tu voz aconseja mi oído

>> virgen

me dijiste

que yo soy tu hijo más pequeño

y tu manto envolviste

en mi cuerpo... ♪

Cargando Playlist...