null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Jugar con muñecas'

Univision25 May 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

florecita: este pan

ya está re viejo,

pero bueno, peor es nada.

[llaman a la puerta]

¿quién?

amanda: soy yo, florecita,

ábreme.

florecita: pero no te puedo

abrir, mi mamá no me deja

abrirle a nadie.

amanda: pero yo soy tu abuela,

así que a mí sí me puedes abrir.

florecita: ya voy.

amanda: ¿cómo estás, hijita?

florecita: hola, abue, muy bien.

oye, si estás buscando

a mi mamá, no está,

salió desde temprano.

amanda: ¿y tú por qué

no estás en la escuela?

florecita: mi mamá

no me pudo llevar.

amanda: mira nada más

este chiquero,

¿cómo es posible que tu mamá

te tenga viviendo así?

y tú aún no te has vestido.

en fin,

mientras regresa tu mami,

vamos a recoger esta casa

y después te vas a dar

un buen baño.

florecita: bueno, está bien.

amanda: ¿me ayudas?

florecita: sí.

listo, abue.

amanda: pero qué diferencia,

siempre eres muy bonita,

pero bañadita y arregladita más.

florecita: gracias, abue,

siempre eres linda conmigo.

amanda: sabes que eres

mi adoración, ¿eh?

yo te cepillo.

florecita: ok.

gabriela: iya llegué!

iamor!

florecita: iya llegó mi mamá!

gabriela: imi amor!

florecita: imami!

gabriela: hola, chiquita.

mm, con razón.

amanda: ¿dónde andabas?

gabriela: estaba

buscando trabajo, mamá,

cuando se fue efraín, pues,

las cosas están

muy mal económicamente.

amanda: ¿y cómo quieres

tener dinero

si tu dichoso esposo

es un hippie?

es obvio que no tenga

con qué mantenerte.

gabriela: mamá,

no es ningún hippie,

es un gran guitarrista.

amanda: un bueno para nada,

eso es lo que es,

y lo peor de todo es que tú

eres igualita a él,

piensas que la vida es un juego

y la más perjudicada

es florecita,

ni la cuidas bien,

ni la llevas a la escuela--

gabriela: que no haya ido hoy

a la escuela es porque yo tenía

una cita de trabajo

a las ocho de la mañana

y yo no alcanzaba a llegar,

no pasa nada que no vaya

un día a la escuela,

mamá, por dios.

amanda: si fuera la primera vez,

estoy de acuerdo,

pero la vez pasada

que vine tampoco fue.

lo único que vas a lograr

es que a la niña

ya no le guste la escuela.

florecita: claro que no, abue,

a mí me encanta la escuela.

amanda: y espero que así sigas

y tú sí hagas algo de tu vida.

¿dónde está el sinverguenza

de tu marido?

gabriela: está trabajando,

está en gira con su grupo

porque necesita fama

para que llegue dinero.

amanda: qué gira

ni que ocho cuartos,

lo que efraín hace

no es trabajo.

gabriela: ay, mira, mamá, ya,

por favor, estoy cansada

de que te metas en mi relación

con efraín, harta, harta.

amanda: no lo haría

si viera que efraín

es un buen muchacho,

pero sólo te ha llevado

al mal camino.

muchas veces te he pedido

que me dejes cuidar a tu hija

para que no tenga

la misma suerte que tú--

gabriela: lo que tú quieres

es quitarme a florecita

y eso no va a pasar, ¿ok?

así que yo te pido

que por favor te retires

y te vayas de mi casa.

amanda: soy una tonta

por preocuparme por ti,

si bien me lo dijo

mi consejero,

tengo que dejar que te hundas

para que te des cuenta

de tu error y puedas salir.

gabriela: ay, ¿sabes qué?

tú y tu consejero

se van por el caño,

vete, por favor, vete.

amanda: si necesitas algo,

no dudes en llamarme.

gabriela: no, no va a necesitar

nada, mamá, te puedes ir,

por favor.

ni se te ocurra

hablarle a tu abuela

porque ya sabes

cómo te va a ir.

florecita: sí, ya sé, me pegas.

gabriela: quedamos hermosas

para la fiesta, ¿vamos?

florecita: sí, vamos.

gabriela: vamos.

[tararea]

ay, mira ese príncipe

que está aquí.

florecita: y ve a ese de allá,

ay, no, este está más guapo.

gabriela: guau, no es tuyo,

este lo quiero yo.

florecita: no, este--

gabriela: no, yo--

florecita: sí, yo este--

gabriela: ¿ese?

florecita: sí.

gabriela: sí.

a ver.

hola.

florecita: ay, estoy cansada,

ya no quiero jugar,

tengo mucho sueño.

gabriela: ay, mi amor,

pero si justo

cuando me lo voy a ligar

me paras la inspiración.

florecita: ni que fuera

de verdad, además

ya estoy muy grande

para jugar con muñecas.

gabriela: ay, ya, grande,

si yo también estoy bien grande

y a mí me encanta

jugar con muñecas,

ándale, ¿sí?,

me lo ligo y ya, prometo,

y nos dormimos.

andale, ándale.

florecita: bueno, está bien.

gabriela: va.

[ambas] ihola!

gabriela: ¿cómo te llamas?

¿y tú?

florecita: peter.

gabriela: ¿peter?

florecita: ¿y tú?

gabriela: gabriel.

andale, florecita,

porque van a cerrar la puerta

y ya no quiero que tu abuela

empiece con sus chorros

de que no vienes a la escuela

y esas cosas.

te regresas a la casa sola,

¿verdad?

florecita: sí.

gabriela: vete con cuidado,

mi amor.

florecita: bye, mami.

maestra: señora,

qué bueno que la veo.

gabriela: ¿qué pasó, maestra?

no me diga señora,

por favor, me llamo gaby.

maestra: disculpe, pero prefiero

no hacerlo por respeto.

y aprovechando

que está usted aquí,

quisiera hablar con usted.

gabriela: es que-- ¿es urgente?

yo ya me tengo que ir,

la verdad no tengo mucho tiempo.

maestra: no le voy a quitar

mucho tiempo, por favor,

acompáñeme.

gabriela: maestra,

lo que me tenga que decir,

dígamelo aquí.

maestra: florecita

es una buena niña,

pero no está cumpliendo

en la escuela como debería.

gabriela: ok, yo voy a hablar

con ella, ¿ya me puedo ir?

maestra: no, señora,

aún no terminamos de hablar,

porque el problema

con florecita no está

en el desempeño de ella,

sino en el apoyo

que usted le da.

me he dado cuenta que su hija

no cumple con sus tareas

y trabajos porque usted

no le da el material

que necesita,

aparte de que no siempre

la trae a la escuela.

gabriela: oiga, ustedes

piden cosas muy caras

y yo no siempre tengo el dinero

para comprarlas.

maestra: sólo pido lo necesario

para que su hija pueda aprender,

y es su deber

hacer todo lo posible

para que flor cumpla,

así que espero

que la situación cambie,

porque tenga por seguro

que su hija puede perder el año

y puede ser por su culpa.

les voy a pedir que me entreguen

la tarea que les dejé,

voy a pasar a sus lugares

por ella.

florecita: [chista] no la hice,

seguro la maestra

me va a regañar.

felipe: no te preocupes,

yo hice la tarea por ti.

maestra: ¿tu tarea, felipe?

felipe: aquí está, maestra.

florecita: y aquí está la mía.

maestra: esa tarea

no la hiciste tú,

no viniste ayer y no sabías

sobre el trabajo que dejé.

felipe: florecita sí lo sabía,

maestra, yo le llamé

para decirle y lo hicimos

en mi casa el trabajo.

maestra: siendo así

entonces sí

te recibo el trabajo.

florecita: gracias.

felipe: eres mi novia

y siempre te voy a ayudar.

florecita: imamá!

imamá!

por lo visto mi mamá no está,

otra vez.

felipe: de seguro

no debe tardar.

¿y te dejó algo para que comas?

florecita: no, nada,

y tengo muchísima hambre.

felipe: ahorita

te traigo de comer,

ya ves que yo vivo cerca

y de seguro mi mamá

ya hizo la comida.

florecita: pero si tu mamá

te cacha te va a regañar.

felipe: voy a traértela

sin que ella se dé cuenta,

no me tardo.

>> ¿por qué no me dijiste

que ya habías llegado?

felipe: es que--

>> ¿qué te pasa?

¿por qué estás poniendo comida

en ese tupper?

felipe: lo que pasa

es que la mamá de florecita

no está en su casa

y no le dejó de comer.

>> ¿y le vas a llevar comida

a esa niña a escondidas?

por eso no me gusta

que seas su novio,

su mamá es una desobligada.

felipe: pero florecita

no tiene la culpa

de que su mamá no haga de comer,

anda, ma, deja que le lleve

de comer a mi novia.

>> está bien, pero que sea

la última vez, no niego

que florecita es bonita

y es una buena niña,

pero su mamá es una desobligada,

y eso sólo

te va a traer problemas.

gabriela: hola, mi amor.

florecita: hola, ma,

¿cómo te fue?

gabriela: mm, pues nada,

no encontré trabajo fijo

la verdad, pero--

pero me dio chamba una señora

allá en su fondita y--

y bueno, al menos sacamos

para mañana, para el desayuno.

florecita: oye,

¿y crees que me alcance

para una monografía

para mañana?

gabriela: ay, mi amor, no,

no alcanza, amor,

¿por qué mejor no hacemos--

nosotros hacemos el dibujo?

nos va a quedar bien padre.

florecita: ¿y la información

qué, mamá?

gabriela: ay, mi amor, pues,

¿qué crees?

¿que tu mamá

no fue a la escuela o qué?

yo te la doy, anda.

florecita: está bien.

gabriela: ya, mi amor,

no te pongas triste,

vamos a trabajar, anda,

vamos a estudiar para ponernos

a jugar con muñecas

más al ratito, ¿sí?

florecita: está bien.

gabriela: orale, va,

vamos a ver, ¿qué te encargaron?

florecita: aquí dice

que la monografía

es de benito juárez--

gabriela: ok, benito juárez,

lección 13--

florecita: [susurra] la cuatro.

daniela: maestra, a florecita

le está copiando felipe.

felipe: ino es cierto!

maestra: eso

lo voy a decidir yo.

aquí está la prueba

que le estás pasando

las respuestas,

así es que los dos

entréguenme su examen.

florecita: maestra,

no hemos terminado.

maestra: ni van a terminar,

sólo les voy a calificar

las respuestas que contestaron,

y den gracias

que no les pongo ceros.

florecita: perdóname, felipe,

no debí de pedirte

que me pasaras las respuestas

del examen.

felipe: no fue tu culpa,

si la chismosa de daniela

no hubiera abierto la boca,

la maestra no se hubiera

dado cuenta.

florecita: esa odiosa de daniela

se la trae contra mí

desde que soy tu novia.

felipe: no te preocupes,

ya sabes cómo es de envidiosa.

para la próxima

estudiamos juntos para el examen

para sacar diez, ¿va?

¿y qué te parece

si vamos a los juegos

para distraernos un poco?

florecita: vale,

yo conozco muy bien la colonia

y conozco un atajo, ven.

gabriela: otra chamba

donde te partes el lomo

y te pagan una miseria.

susi: ay, espérame.

gaby, gaby.

gabriela: hola, tú.

susi: ¿cómo estás?

gabriela: bien.

susi: desde que te cambiaste

de casa ya nunca te vemos.

gabriela: ay, ya sé,

pues es que el efra

vive aquí muy cerquita--

susi: ah.

gabriela: ni modo

que no me vine a vivir con él.

¿tú cómo estás?

susi: yo-- yo muy bien,

padrísimo, ay,

con decirte que todos--

bueno, el grupo,

vamos a ir ver a ver

a cecilia toussaint.

gabriela: ¿a poco sí?

susi: sí.

gabriela: ¿la banda

se va a ver a cecilia?

qué padre, hace años

que no la veo.

susi: oye, vente con nosotros.

gabriela: no, mana,

no tengo ni un--

pero ni un peso partido

por la mitad, tengo que pagar--

mira, lo que me pagaron,

es una miseria.

susi: bueno,

pues tú te lo pierdes,

pero ya no te desaparezcas

tanto, ¿eh?

gabriela: lo prometo.

susi: ya sé dónde vives

y te voy a venir a buscar.

gabriela: pero conste, amiga--

susi: te lo juro.

gabriela: conste.

cuídate mucho.

susi: igual,

me dio gusto verte, bye.

felipe: le dije a mi mamá

que me preparara

dos tortas de huevo con jamón

porque tenía mucha hambre,

pero la verdad

es que una es para ti.

florecita: gracias, felipe,

cuando mi mamá consiga trabajo

yo te voy a invitar las tortas,

ya verás.

felipe: con que sigas siendo

mi novia es más que suficiente.

daniela: ay, sí,

aparte de copiona

eres una burrona.

florecita: mejor cállate,

que por tu culpa

la maestra nos quitó el examen.

daniela: a ver si así

se te quita lo burra.

felipe: ¿y eso a ti

qué te importa?

eres una odiosa,

por eso le caes gorda

a todo el salón.

florecita: sí, daniela,

porque según tú

eres la más lista,

pero en realidad eres una tonta.

daniela: son un par de tarados.

felipe: no le hagas caso,

y si nos vuelve a molestar,

yo siempre te voy a defender.

gabriela: hola, amor.

florecita: hola, ma.

gabriela: vengo

muerta de caminar y caminar

el día de hoy

y no encontré nada de trabajo.

florecita: se nota.

gabriela: ay, no,

la luz otra vez,

nos quitaron la luz otra vez,

mi amor.

florecita: ay, mamá.

gabriela: caray,

esta compañía de luz

no nos deja ni un día

ni dos que nos retrasemos

y luego nos lo cortan.

florecita: ¿y ahora

cómo voy a hacer la tarea?

gabriela: no sé, mi amor,

pues yo creo

que mañana a la mañana, ¿no?

¿dónde está el encendedor?

acá está.

mañana en la mañana,

la haces temprano,

te paras un poquito antes--

florecita: no, mamá--

gabriela: sino en la escuela,

corazón mío.

florecita: ay.

gabriela: andale, mira, ahorita

no hay nada qué hacer,

no podemos hacer nada,

¿por qué no jugamos

a las muñecas?

florecita: tú sólo piensas

en jugar a las muñecas.

gabriela: pero bien

que te diviertes.

andale, y ahorita

va a ser diferente,

porque vamos a ser

unas princesas con un castillo

que vamos a hacer

bien bonito aquí, ándale, ¿sí?

florecita: ay, está bien,

nada más porque no hay nada más

qué hacer.

gabriela: pues no.

este que sea nuestro castillo.

florecita: más arriba--

gabriela: bueno,

¿cómo se va a llamar

tu príncipe?

florecita: ahí está.

[música]

[música]

gabriela: ¿qué onda?

¿qué onda?

susi: ihola!

gabriela: ¿cómo les fue

en el concierto?

susi: uy, cantó como nunca,

estuvo padrísimo, es más, mira,

vengo escuchando

una rola de ella, ve.

gabriela: a ver, a ver.

[tararea]

susi: tarde que era.

gabriela: está buenísima,

es de las viejitas.

susi: buenísimo, ¿no?

oye, vámonos a tu casa, ¿no?,

y escuchamos más rolas.

gabriela: orale,

no tengo nada que hacer--

susi: ahí está.

gabriela: pero no tengo chela

y estoy--

qué mal, estoy quebrada, amiga.

susi: [ríe] no te preocupes,

yo las invito.

gabriela: neta.

susi: y pedimos una pizza,

además mira, traigo de la buena

y nos podemos poner a tono.

gabriela: ¿de la buena?

no, hombre, tengo años

de no fumar marihuana.

susi: ahí está,

entonces menos palabras

y más acción, ándale,

vámonos por las chelas--

gabriela: ya, pues, vamos,

vamos.

claro que me acuerdo,

la pasábamos increíble,

los toquines, la banda,

los extraño mucho.

susi: ay, ya sé,

tenemos que repetir eso.

florecita: hola, ma.

gabriela: sí.

florecita: ya llegué.

gabriela: hola, mi amor,

¿cómo te fue?

florecita: muy bien, gracias.

gabriela: bien.

florecita: tengo

muchísima hambre.

gabriela: ay, yo también,

pero mira, vino susi

y nos vino a saludar--

susi: hola.

gabriela: y no hice nada

de comer, pero ¿qué crees?

florecita: ¿qué?

gabriela: que nos va a invitar

algo delicioso.

florecita: ipizza!

gabriela: ipizza!

florecita: ipizza!

iqué rico!

gabriela: oye,

pero que no sea de pepperoni,

ándale, que no sea de pepperoni,

por favor.

florecita: bueno, mitad y mitad.

gabriela: mitad y mitad.

florecita: porque a mí

sí me gusta.

gabriela: eso, eso.

florecita: ¿de qué quieres

la pizza, susi?

susi: yo de lo que sea,

grande.

florecita: grande.

bueno.

gabriela: muy grande.

florecita: hola, quiero pedir

una pizza, por favor.

susi: hay que ver otra rola,

a ver.

florecita: sí.

gabriela: me relajé tanto

el día de hoy,

no tuve ni tiempo

de pensar en mis problemas.

susi: pero si tienes broncas

es porque tú quieres, ¿eh?,

deberías entrar al negocio

que tenemos con la banda.

gabriela: ¿estás hablando

de la venta de marihuana?

susi: sí.

gabriela: no, se me hace

que es muy peligroso.

susi: ay, pero gracias a eso

yo tengo dinero,

si te pones buza

te puede ir superbien,

es la única manera

de tener dinero fácil.

gabriela: pues sí, igual sí

le entro, fíjate,

estoy tan harta de tener

siempre broncas por dinero,

siempre es el dinero.

pues, sí.

gabriela: ¿y?

¿cómo te fue en la escuela?

florecita: muy bien, gracias.

gabriela: mira nomás

todo lo que te traje

para comer delicioso

el día de hoy, delicioso.

florecita: ¿y toda esa comida?

gabriela: ya tengo trabajo.

florecita: ichócalas!

gabriela: ya, vamos a poder

pagar la luz,

no nos van a cortar el gas,

no nos van a cortar nada--

florecita: ¿y voy a poder

comprar todo lo que me den

para la escuela?

gabriela: todo lo que necesites

para la escuela.

florecita: ay, qué padre, mami,

eres la mejor del mundo.

gabriela: tú eres la mejor hija

del mundo y qué crees

que te traje.

florecita: ¿qué?

gabriela: ay, mira esto.

florecita: imuñeca!

gabriela: una muñeca nueva,

mi amor.

florecita: está hermosa.

gabriela: mira,

también te traje otra.

florecita: qué bonita,

ya podemos jugar superbien.

gabriela: ¿jugamos?

florecita: va.

hay que jugar.

gabriela: va.

¿cuál te gusta más?

florecita: esta me gusta

un poquito más.

abue, qué bueno que me llamas.

amanda: como todas las semanas,

hijita, ¿cómo han estado?

florecita: mejor que nunca,

abue, mi mamá

ya consiguió trabajo

y me da dinero para comprar

todo lo que necesito

para la escuela.

amanda: ¿y dónde

está trabajando tu mami?

florecita: no lo sé, abue--

eh, ya tengo que colgar, adiós.

gabriela: era tu abuela,

¿verdad?

florecita: sí, ma,

pero yo no fui la que le marcó,

por favor no te enojes,

mi abue nos quiere muchísimo

y por eso me marca.

gabriela: no, si ya sé

que fue ella,

siempre mete su cuchara

donde nadie la ha llamado.

florecita: ya no estés enojada

con mi abue, ma,

ahora que tienes trabajo

ya no te va a regañar, porfa,

acepta que mi abue

regrese a la casa.

susi: ¿cómo están?

gabriela: bien, ¿tú?

susi: bien, gracias,

te traigo el paquete

para que lo entregues ahorita,

¿eh?

gabriela: ok, oye,

pero ¿ahorita?

susi: sí, claro--

el cliente te está esperando

y no puedes hacerlo esperar,

y al rato tienes que entregar

otro paquete a otro cliente,

¿no te acuerdas?

gabriela: híjole, sí.

mi amor, ¿te puedes ir sola

a la escuela?

florecita: sí, ma,

no te preocupes,

conozco superbien la colonia.

gabriela: bien.

florecita: además

ya me tengo que ir

que la maestra me tiene

que checar la tarea, ¿ok?

gabriela: ok, vete rápido

y con mucho cuidado.

florecita: sí.

bye, susi.

susi: ibye!

andale, tú también

te tienes que ir, es un buen

cliente y no te conviene

hacerlo esperar, ¿eh, gaby?

gabriela: [piensa] este cuate

paga muy buena lana,

pues por eso la susi

tenía tanta prisa

que le entregara la mercancía.

iah!

ay, no, no, no,

lo que me faltaba, caray.

ay, no, no.

ay, caray.

florecita: ay, mami,

¿te duele mucho?

gabriela: sí, mi amor,

a mí se me hace

que voy a tener que ir

a ver al doctor.

susi: no, bueno,

al doctor vas a ir después,

ahorita tienes que entregar

un paquete.

gabriela: oye, no te pases,

no puedo caminar.

susi: no, ¿cómo crees?

el cliente ya pagó

por adelantado,

no le podemos quedar mal.

florecita: oye, ma, si quieres

yo lo puedo ir a dejar.

gabriela: no, mi amor,

qué te pasa, no--

susi: oye, no es mala idea,

¿eh?

gabriela: ¿cuál no es mala idea

si es mi hija y es una niña?

susi: pues por eso,

nadie va a sospechar

de una niña.

nomás tienes que entregar

esa mercancía

o te vas a meter en problemas

con el turco.

florecita: sí, ma,

ella ya lo dijo,

te puedes meter en problemas.

gabriela: no, mi amor, no.

florecita: yo lo voy a dejar.

gabriela: no--

florecita: no pasa nada,

conozco bien la colonia,

hasta me voy al parque sola,

¿si o no?

gabriela: bueno, está bien.

susi: sí.

gabriela: pero

con mucho cuidado, ¿ok?

florecita: sí, está bien,

no pasa nada.

gabriela: no pasa nada...

[música]

[música]

gabriela: mi amor,

vete con mucho cuidado, ¿si?

florecita: sí, ma,

ni te preocupes, verás

que voy y vengo luego luego.

gabriela: ok, ok,

¿traes la dirección?

¿la guardaste bien?

florecita: sí, ma,

ya me diste el papelito.

gabriela: ok, ¿ubicas la calle?

florecita: mamá,

conozco bien la colonia.

susi: ya, por dios,

deja que la niña se vaya,

la estás mareando

con tanta pregunta.

gabriela: ya, ya,

vete con cuidado, mi amor, ¿eh?

florecita: adiós,

nos vemos al rato.

susi: ibye!

gabriela: más vale

que no le pase nada, ¿eh?

susi: ay, no le va a pasar

nada, no seas ave de mal aguero,

qué histérica.

vámonos ya.

gabriela: ya.

susi: vamos a checarte

ese pie.

a ver, agárrate.

gabriela: espérate, espérate,

sí me duele mucho.

susi: pues ahí vamos.

florecita: [llama a la puerta]

>> ¿tú qué?

¿qué quieres?

florecita: hola, soy la hija

de gabriela, y me dijo

que te entregara este paquete.

>> mira nomás.

dile a tu mami,

que así me gusta,

que sean bien cumpliditas.

florecita: está bien,

yo le digo.

>> andale, ya vete.

susi: pásale, amiga, a ver.

yo cierro.

florecita: hola, ma.

gabriela: ¿cómo estás?

¿cómo te fue, eh?

florecita: bien, ¿y a ti?

gabriela: bien, ¿entregaste eso?

florecita: sí, claro que sí, ah,

y el señor me dijo que te dijera

que le encanta tu puntualidad.

susi: ¿ves?

te lo dije, no tenías

de qué preocuparte, nada más

te preocupas de a gratis.

gabriela: ya sé.

ay, sabes, mi amor,

te voy a regalar una bicicleta

por portarte tan bien.

florecita: ¿en serio?

gabriela: sí, en serio.

florecita: qué padre, mami,

gracias.

chócalas.

gabriela: prometo que nada más

me ponga bien del pie

y vamos y compramos, ¿sí?

florecita: vale.

está bien,

pero no sé andar,

me vas a enseñar, ¿verdad?

gabriela: yo te enseño,

te cuido, al principio

te ponemos rueditas y ya.

[llaman a la puerta]

gabriela: voy.

efraín: mi amor, ¿cómo estás?

florecita: ipapi!

efraín: guau, qué grandota

estás, mi hija.

déjame abrazarte, ¿cómo estás?

gabriela: no sabes cuánto

te hemos extrañado, mi amor.

efraín: yo también, mamacita.

orale, está bien chida la tele.

gabriela: ¿verdad que sí?

tengo un negocito donde no--

no nos va nada mal, ¿verdad?

efraín: ay, qué bueno.

gabriela: aunque a veces

fue bien difícil

no tener ni para comer, mi amor.

florecita: sí, pa,

hasta nos cortaban la luz

a cada rato.

efraín: no, pero verán

que pronto nos va a cambiar

la suerte, en esta gira

compuse una canción bien chida

que nos va a dejar mucha lana.

gabriela: ay--

efraín: hasta famoso

me voy a convertir, verá dios.

gabriela: porque tienes

mucho talento

y yo confío mucho en ti.

efraín: ¿la quieren escuchar,

chicas?

gabriela: isí!

florecita: isí, papi!

me encanta cómo cantas.

efráin: no, y te va a gustar más

esta canción que se llama:

nos volvimos a encontrar.

[guitarra]

ay, la señora

de la fonda de la esquina

hace unos chiles rellenos

bien chidos, con su arrocito

y toda la cosa, ¿no?

gabriela: siempre

compro ahí la comida

porque es donde mejor les sale,

mi amor.

florecita: ahora

que terminemos de comer

vamos a la calle para que veas

cómo ando en bici, ¿va?

efraín: sí, después, florecita,

pero yo tengo que hablar

con tu mamá de muchas cosas,

y nos vamos a tardar un buen

porque hace mucho tiempo

que no la veo.

gabriela: yo creo que sí,

mi amor, mejor te vas tú solita

a la calle

y te tardas un ratote, ¿va?

florecita: está bien,

pero después sí me ves

cómo ando en la bici, papi,

ya sé andar en toda la colonia

con ella.

efraín: lo que quieras,

florecita,

pero primero lo primero.

florecita: estoy bien contenta

porque mi papá ya regresó,

espero que no se vuelva a ir.

felipe: ¿entonces mi suegro

está aquí?

tengo que hablar con él.

florecita: ¿de qué?

felipe: yo le pedí permiso

a tu mamá de que seas mi novia,

ahora se lo tengo que pedir

a tu papá.

florecita: ¿cómo crees?

felipe: es lo que tienen

que hacer los hombres,

pedir permiso a los papás

de andar con sus hijas,

y es lo que voy a hacer,

así que saliendo de la escuela

voy a ir a hablar con mi suegro.

florecita: hola, ma, ya llegué.gabriela: hola, mi amor.

florecita: vino felipe

para hablar con mi papá,

lo quiere conocer.

gabriela: uy, mi amor,

va a tener que ser después

porque tu papá ya se fue.

florecita: ¿qué?

¿ya se fue?

gabriela: sí, tenía

que seguir la gira y--

se tuvo que ir.

florecita: ¿ni siquiera

se pudo despedir de mí?

gabriela: mi amor,

tenía mucha prisa,

si no lo iban a dejar.

¿verdad?, después, felipe,

cuando regrese

puedes hablar con él, ¿verdad?

felipe: sí.

no te pongas triste, florecita,

piensa que tu papá

pronto va a ser bien famoso.

gabriela: eso sí es cierto,

mi hija,

tú lo has escuchado cantar

y tocar la guitarra,

es el mejor, ¿a poco no?

se me hizo bien tarde, mi hija,

tengo que recoger más mercancía.

este--

florecita: si quieres

yo te puedo prestar mi bici

para que vayas más rápido

a dejarla.

gabriela: ¿sabes qué?

es que ese no es el problema,

está bien lejos a donde tengo

que entregar un paquete

y ya no me da tiempo a nada.

florecita: ay, ma.

gabriela: este-- oye, mi amor,

¿y si tú vas a entregar

la mercancía?

digo, ya has ido antes,

no ha pasado nada...

florecita: sí, ma,

no te preocupes,

solamente anótame la dirección,

ya sabes que yo conozco

superbien la colonia.

gabriela: ¿de verdad?

florecita: va.

gabriela: bueno pero te vas

con mucho cuidado, mi amor.

florecita: sí.

gabriela: eres bien buena,

mi princesa.

ok, se llama camelia--

felipe: ¿vas a salir?

florecita: sí, tengo que ir

a dejar un mandado

que me encargó mi mamá.

felipe: uy, yo que venía

para invitarte al parque.

florecita: ¿por qué

no me acompañas

y de ahí nos vamos un rato

a andar en bici al parque?

felipe: va, así sí

porque no te vas sola

al mandado

que te encargó tu mamá.

florecita: sí.

felipe: te ayudo

para que tú no la cargues.

florecita: muchas gracias,

felipe, siempre eres

bien lindo conmigo.

amanda: si regresé a verte

es porque no podemos

seguir distanciadas, hija.

gabriela: pues sí, pero tú eres

la que vienes a pelear

y a decirme cosas.

amanda: entiende que lo hago

por tu bien,

no puedo quedarme callada

al ver que estás haciendo

las cosas mal,

me da la impresión

que estás jugando a la mamá

y tienes que mejorar, hija.

gabriela: ¿ya ves?

eres tú la que siempre

buscas pleito, te burlas--

florecita: ay, ma,

ya no estés enojada con mi abue,

ella ya te dijo que no te dice

las cosas en mal plan.

gabriela: está bien,

pero te voy a pedir por favor

que ya no me digas tantas cosas

para no volvernos a pelear.

amanda: voy a tratar, hija,

pero tú también

trata de comprenderme.

florecita: qué bueno que ya

vas a poder venir a la casa,

abue.

amanda: a mí también

me da mucho gusto, hija,

te he extrañado

mucho-mucho-mucho.

¿y esa televisión?

gabriela: ah, vino efra

y me dejó algo de dinero,

¿verdad, amor?

amanda: ¿y dónde está ahora?

florecita: se tuvo

que ir de vuelta

y ni me pude despedir de él.

gabriela: le está yendo tan bien

que sigue con su gira,

compuso una canción increíble

que estoy segura que pronto

va a estar en lo alto--

amanda: ay, hija,

se vale soñar--

perdón, perdón, perdón,

pero como bien dices

no empecemos a discutir,

lo único que quiero

es ver a mi nieta.

florecita: y aparte del dinero

que dejó mi papá,

además mi mamá ya tiene trabajo,

porque la tele la compramos

antes de que viniera mi papá,

hasta mi mamá

me compró una bicicleta.

amanda: ¿y de dónde

están sacando tanto dinero?

gabriela: ya te dijo la niña,

trabajo para una compañía

de mensajería, no empieces

con tus interrogatorios,

mamá, ¿sí?

amanda: está bien,

lo único que importa

es que estés mejorando

y que vas a salir de este bache

en el que estás.

felipe: después

de hacer el mandado

que te encargó tu mamá,

podemos ir al parque

a andar otra vez en bici,

un cuate me enseñó un truco

que quiero practicar.

florecita: vale, y sirve

que me lo enseñes a mí, ¿va?

felipe: va.

>> dame lo que traes

en la bolsa.

florecita: no te voy a dar nada,

es el encargo

que me dio mi mamá.

>> mira, chamaca,

esto no es un juego,

dame lo que traes en la bolsa

ahora mismo si no quieres

que te mande para el otro mundo.

felipe: itú no le vas a hacer

nada a mi novia!

>> itú cállate!

florecita: ifelipe!

ifelipe, despierta, por favor--!

ino! ino! ino!

felipe, por favor, por favor,

despierta, felipe, felipe,

despierta por favor,

por favor despierta,

no te mueras, por favor.

[música]

[música]

florecita: iauxilio!

imi novio se muere!

iauxilio, por favor!

iayúdenme! idespierta!

¿estás vivo?

¿estás bien?

felipe: ¿dónde está ese maldito?

florecita: se fue corriendo

y se llevó la mercancía

que me dio mi mamá.

felipe: tenemos que alcanzarlo.

florecita: no, no, no,

mejor yo te llevo a tu casa

para que tu mamá te cure.

va, camina.

el pobre de felipe

hasta se desmayó.

gabriela: mi amor,

pero ¿tú estás bien?

florecita: sí.

gabriela: ¿cómo te robaron?

caray, ¿qué vamos a hacer?

susi: no sé, gaby,

pero tienes que encontrar

una solución rápido, porque

cuando el turco se entere

de que te robaron el paquete

de seguro nos va a matar.

alma: mira nada más,

todo por andar con florecita.

felipe: ella no tiene la culpa

de que nos hayan asaltado.

alma: tal vez no,

pero esa calle a donde te llevó

es muy peligrosa.

felipe: ya te dije que su mamá

le encargó un mandado

y lo fuimos a hacer--

ah.

alma: mira, yo ya

no te había dicho nada

porque pensé que su mamá

iba a ser más responsable,

pero me doy cuenta

que me equivoqué,

su mamá me tiene que escuchar.

felipe: por favor, ma,

no vayas a ver

a la mamá de florecita.

alma: claro que voy a ir,

y le voy a decir

todas sus verdades.

y no quiero que florecita

se vuelva a acercar a mi hijo,

¿ya ve en lo que acabó

todo por este noviazgo?

gabriela: a ver, señora,

las calles son peligrosas,

uno se expone todo el tiempo.

alma: señora,

usted es una desobligada

que manda a su hija

a las calles más peligrosas

de esta colonia.

gabriela: ¿a usted

qué le importa?

alma: imucho!

porque mi hijo

se ve perjudicado.

se lo advierto, señora,

si florecita

se acerca a mi hijo,

me va a conocer.

gabriela: a mí no me ande

amenazando, señora.

alma: iah!

gabriela: mugre vieja,

la muy-- muy tarada.

florecita: mamá,

no me puedes pedir que deje

de ser novia de felipe.

gabriela: no, mi amor,

es que esa no soy yo,

es la mamá de felipe

que no quiere que anden.

florecita: pero

yo lo quiero mucho.

gabriela: yo lo sé,

pero tienes que madurar

y darte cuenta que felipe

no va a ser el único novio

que vas a tener.

florecita: pues yo no quiero

tener otro novio,

y la que debe de madurar

eres tú, que eres mi mamá,

no yo que soy una niña.

gabriela: por eso, pero

¿por qué estás de berrinchuda

si yo no tengo la culpa, eh?

es la mamá de felipe

que no quiere que anden.

andale, vamos a jugar

a las muñecas para que

se te quite lo triste, ¿sí?

florecita: yo no quiero

jugar contigo.

gabriela: ay, bueno,

pero si ya te dije

que yo no soy la culpable,

caray.

andale, hasta se te va a olvidar

que no puedes

ser la novia de felipe, ándale,

vamos a jugar, vente

hola, ¿cómo estás?

florecita: mal, ¿y tú?

gabriela: ¿estás mal por qué?

felipe: no, mamá,

yo no voy a dejar de ser

el novio de florecita.

alma: no es que quieras, niño,

te lo digo yo

y me tienes que obedecer

que soy tu madre.

felipe: pues aún así

no te voy a obedecer,

estás siendo injusta,

florecita no tiene la culpa

de nada, ella fue

a la que le robaron.

alma: sí, pero no le pegaron

como a ti.

felipe: florecita es buena

y yo siempre voy a ser su novio,

isiempre!

alma: ay, ya lo decía yo,

que ese noviazgo sólo nos iba

a traer dificultades, ay.

turco: tienes que decirme

cómo es el cuate

que te robó la mercancía.

florecita: bueno,

es alto,

delgado,

moreno y de pelo chino,

color negro.

turco: creo que lo he visto

por aquí pero no es

de la colonia.

gabriela: no, a mi se me hace

que ese desgraciado

nada más anda rondando por aquí

a ver en dónde entierra la uña.

turco: pero la regó

en meterse conmigo.

luego nos vemos.

florecita: mami,

¿quién es ese señor?

me dio mucho miedo.

gabriela: no, mi amor, no,

que no te de miedo,

él es mi jefe, ¿ok?

pero ya ves que no la agarró

contra nosotras, ¿eh?

florecita: pues a mí

me sigue dando miedo.

gabriela: bueno,

para que se te quiete el miedo

mañana nos vamos a coyoacán,

nos ponemos unos tatuajes--

florecita: ¿en serio?

gabriela: isí!

florecita: qué padre, ma.

gabriela: sí, ¿de qué quieres?

florecita: de florecitas,

como yo.

gabriela: ya,

florecitas como tú.

florecita: ¿y tú qué quieres?

gabriela: yo... un sol.

florecita: ma,

nos quedaron padrísimos

los tatuajes.

gabriela: sí, nos quedaron

bien padres

y como se pueden quitar

en unos días,

nos podemos cambiar

y nos podemos poner otros--

florecita: ay, sí,

otro también--

amanda: las estaba esperando

para invitarlas a comer.

gabriela: iah!

florecita: mira, abue,

mi tatuaje está padrísimo, ¿no?

amanda: ¿cómo permites

que la niña se tatúe?

gabriela: ay, mamá, por dios,

se va a quitar en dos semanas,

es de henna.

amanda: le estás enseñando

a florecita que está bien

que marque su cuerpo.

gabriela: yo no le estoy

enseñando nada,

y si la niña cuando crezca

se quiere poner uno

yo no se lo voy a prohibir.

amanda: haces mal, gabriela,

tú eres su madre y eres

la que le tiene que decir

qué es lo mejor para ella.

gabriela: no te esperaba

tan temprano.

turco: tenemos muchas cosas

de qué hablar.

florecita: pero yo ya me tengo

que ir a la escuela.

turco: tu mamá

no te puede llevar,

tiene que hacer cuentas conmigo.

gabriela: oye, pensaba dejar

el paquete después

de dejar a la niña

en la escuela, no--

necesito llevarla.

turco: que tu niña

lleve la mercancía,

pero tú te quedas aquí conmigo.

florecita: pero yo ya no quiero

llevar esa mercancía,

ya ve que me robaron.

turco: de eso

ya no te preocupes,

ya me encargué de ese asunto,

después del susto que le metí

a ese chavo ten por seguro

que ya nadie

se vuelve a meter contigo.

florecita: uchala,

nadie me abre y ya me tengo

que ir a la escuela.

ni modo, me voy a la escuela

y ya después lo vengo a dejar.

felipe: yo no voy a dejar

de ser tu novio

porque mi mamá quiere,

tú no tuviste la culpa

de que nos hayan asaltado.

florecita: yo también

quiero seguir siendo tu novia,

pero no quiero que tu mamá

se enoje por mi culpa.

maestra: vamos a empezar

la clase, por favor

saquen su libro de matemáticas.

felipe: ¿te trajiste

la mercancía?

florecita: la iba a entregar

antes de venir a la escuela,

pero nadie me abrió.

maestra: ¿no escucharon

que les pedí

que sacaran su libro?

florecita: sí, sí, maestra.

maestra: ¿qué es eso?

florecita: una cosa

que tengo que entregar.

maestra: esto es marihuana,

¿por qué la tienes tú,

florecita?

¿por qué tienes marihuana?

[música]

[música]

agente: ¿qué haces

con esta marihuana?

florecita: yo no sabía

qué había en el paquete.

agente: ¿quién te la dio?

florecita: no le voy a decir.

maestra: de seguro

la mamá sabe de esto,

ella siempre ha demostrado

mucha irresponsabilidad.

>> ¿esta droga

te la dio tu mamá?

florecita: por favor, por favor,

no le hagan nada,

ella es superlinda conmigo,

me quiere muchísimo,

por favor.

agente: ¿gabriela sánchez?

gabriela: sí.

agente: queda detenida

por el delito del narco-menudeo,

acompáñenos.

gabriela: oiga,

me están confundiendo,

no-- no soy yo.

iay!

me están confundiendo.

yo quiero ver a mi hija,

por favor,

yo quiero ver a mi hija.

agente: su hija está

bajo el cuidado

de una trabajadora social

mientras se decide

qué pasará con ella.

gabriela: yo le pido una cosa,

no la vayan a mandar

a un orfanato, mi mamá--

mi mamá siempre

la ha querido cuidar,

¿usted le puede llamar

y que venga por ella?

agente: esto no lo decido yo,

señora, el juez que la enjuicie

tomará la mejor decisión.

gabriela: por favor, joven,

joven, por favor.

virgencita, yo te lo suplico

que se quede con mi mamá,

que se quede con ella.

morenita, tú también

eres mamá como yo,

yo te pido que no aparten

a mi hija de su familia.

yo sé que me equivoqué

y que tengo que pagar

por mis errores,

pero florecita es inocente,

ella no tiene la culpa de nada,

yo te lo suplico, virgencita,

que no me quiten a mi hija,

por favor.

amanda: tú no sabes

cómo me duele saber

que vas a pasar

tantos años en la cárcel.

gabriela: mamá,

yo tampoco quisiera,

pero uno tiene que pagar

por sus errores.

mi amor, perdóname,

yo hice las cosas mal,

te estaba enseñando

el mal camino.

florecita: no, mami,

yo no me quiero separar de ti,

y la que hizo las cosas mal

fui yo.

gabriela: tú no eres

la culpable de nada,

la única responsable soy yo,

yo me equivoqué

por no querer madurar,

busqué el camino fácil,

hice las cosas mal,

desprecié los trabajos honrados

por no esforzarme.

amanda: por suerte

el juez entendió que florecita

no es la responsable de nada,

ya que no sabía lo que hacía,

y permitió que quedara

bajo mi custodia.

gabriela: es lo que más

agradezco,

que mi hija

no se quedó sin su familia.

por favor llévatela, ¿sí?

ma, este no es el lugar

para mi hija, llévatela.

florecita: no, mamá--

gabriela: mi amor,

te tienes que ir.

te la encargo mucho, ¿sí, ma?

te la encargo mucho.

florecita: mamá, mamá...

gabriela: mi amor,

te amo, mi amor.

[llora] mi amor...

me equivoqué,

por no querer madurar

cometí muchos errores

y expuse a mi hija al grado

de convertirla en una mula

que transportaba droga.

no fui ninguna madre responsable

por pensar que la vida

era un juego, que todo

se iba a resolver fácilmente,

por no querer madurar

y aceptar mis responsabilidades.

lo peor de todo es que estaba

perjudicando a mi hija

por mi mal comportamiento,

no le enseñé la diferencia

de lo que está bien

y de lo que está mal,

la mejor manera

de solucionar los problemas

no es evadiéndolos con juegos

en lugar de enfrentarlos.

no voy a culpar a nadie

porque fueron mis decisiones

las que me llevaron a la cárcel,

a pesar de que mi madre

me trató de mostrar

el buen camino.

ahora comprendo

que la maternidad

no es ningún juego,

y ser madre

es lo más maravilloso

que te puede pasar,

aunque seas muy joven,

pero lo tienes que hacer

con responsabilidad, comprender

que un hijo es lo más valioso

que te pueda pasar,

y tienes que hacer

todo lo posible

para que esté bien,

y no sólo en lo material,

también en los valores

que les tenemos que enseñar.

pero lo más importante

es aprender como padres

que un niño no es como...

jugar con muñecas.

Cargando Playlist...