null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'El dolor de un secreto'

Univision14 Ene 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

[música]

adelina: nos tenemos que

acostumbrar a nuestra realidad.

porque su padre ya no estará

con nosotras.

lorena: nunca me imaginé

que mi papá iba a sufrir

un infarto.

se veía bien y siempre

estaba sonriendo.

[solloza]

julieta: lo vamos a extrañar

mucho, mamá.

él siempre veía la manera

de hacernos reír.

carolina: fue el mejor papá

de todo el mundo.

por eso nos va a hacer mucha

falta.

cruz: les preparé algo

de comer.

supongo que vienen con hambre.

adelina: gracias, crucita.

vamos, vamos.

vamos a comer algo.

lorena: ma.

ahora que no está mi papá,

vamos a tener que estar

más apretadas.

julieta: en eso lore tiene

razón.

mi papá sí dejó algo de dinero,

pero no nos va a aguantar

por mucho tiempo.

adelina: por eso no se

preocupen.

yo voy a encontrar la manera

de sacarlas adelante.

carolina: pero ¿cómo, ma?

las tres estamos estudiando,

y son muchos gastos.

adelina: ya verán que, primero

la virgencita de guadalupe,

no nos va a faltar nada.

bueno, sí tendremos

que ajustarnos en algunos

gastos, pero...

pero nada nos va a faltar.

lorena: ¿y si buscamos

un trabajo de medio tiempo

y así te ayudamos?

adelina: mi amor...

por supuesto que no.

ustedes tienen que dedicarse

a sus estudios.

yo no quiero

que se me distraigan.

julieta: pero, ma, no es justo

que tú cargues con todos

los gastos de la casa

si nosotras te podemos ayudar.

adelina: se los agradezco mucho.

pero no voy a dejar

que sacrifiquen sus estudios

por esta situación.

les pido que no insistan.

ustedes dedíquense a la escuela.

yo me voy a hacer cargo

de lo demás, ¿sí?

confíen en mí.

por favor.

vengan.

cruz: [carraspea]

te traje este tecito

para que descanses mejor.

adelina: muchas gracias,

crucita.

no me canso de agradecerte

todo el apoyo que me has dado.

cruz: te lo mereces.

tú has sido siempre muy buena

conmigo.

y, en cuanto a mi sueldo,

no te preocupes, yo tengo

mis ahorros.

adelina: no, no, no, no.

no, ¿cómo crees?

no, no, no.

¿sabes?

pensándolo bien, pues...

mejor desempaquemos mi vieja

máquina de coser.

por mucho tiempo me dediqué

a la costura antes de casarme.

puede ser una forma de ganar

dinero, ¿no?

cruz: esa es muy buena idea.

mañana temprano la busco.

adelina: gracias.

cruz: que descanses.

adelina: igualmente.

cruz: se me olvidaba.

habló el investigador

que contrataste.

que no tiene ningún resultado.

adelina: [suspira]

mira, dios sabe que yo he hecho

todo lo posible por encontrar

a los familiares de isaac.

cruz: perdóname que te lo diga.

¿por qué quieres a esa gente

tan fea y tan mala en tu vida?

adelina: lo hago por isaac.

estoy segura de que, pues...

él hubiera querido

que sus padres supieran

que murió.

cruz: está bien.

que descanses.

adelina: gracias.

¿me cierras, por favor?

cruz: claro que sí.

adelina: [solloza]

ay, madre mía, ¿qué voy a hacer?

¿qué voy a hacer ahora?

¿qué voy a hacer ahora yo sola?

¿qué voy a hacer?

[llora]

no...

[llora]

me tienes que ayudar.

sebastián: ¿se puede saber

para qué nos está buscando?

investigador: lamentablemente,

les traigo una mala noticia.

su hijo isaac falleció.

sebastián: gracias por

avisarnos.

si no tiene nada más

que decirnos, váyase, por favor.

investigador: antes de que me

vaya, ¿tienen algún mensaje

para la señora adelina?

dolores: yo no tengo nada

que decirle a esa mujer.

investigador: con permiso.

dolores: muy pronto nos

veremos, adelina.

no cometas esa locura, isaac.

¡isaac!

isaac: mi papá y tú

no me quieren dar otra opción.

no quieren entender que yo amo

a adelina.

dolores: bueno, ¿qué te habrá

dado esa mujer que te hizo

cambiar tanto?

siempre fuiste un buen hijo

hasta que conociste a esa...

cabaretera.

isaac: actriz, mamá.

adelina es actriz.

dolores: ay, por favor,

mi hijito, es lo mismo.

es una mujer fácil

que se acuesta con cualquiera

por poder y, claro,

para obtener papeles.

isaac: qué equivocada estás.

adelina me ama tanto como yo

a ella.

y soy capaz de dejar todo esto

porque estemos juntos.

dolores: te lo advierto, isaac.

si tú sales por esa puerta,

te olvidas de nosotros

y de nuestro dinero,

mi hijito, ¿eh?

isaac: adiós, mamá.

dolores: esa mujer lo apartó

de mi lado.

esa mala mujer me quitó

a mi hijo.

isaac...

hijo de mi vida.

[suena timbre]

carolina: yo abro, ma.

adelina: sí, pregunta antes

de abrir quién es, ¿eh?

carolina: ok.

¿sí?

sebastián: ¿está tu madre?

carolina: ¿de parte de quién?

sebastián: nosotros somos

los papás de tu papá.

somos tus abuelos.

adelina: pasen, pasen,

por favor.

pasen, por favor.

pasen.

ustedes disculparán,

pero estoy muy sorprendida

por su visita.

dolores: bueno, no podíamos

evitar venir después de

enterarnos de la noticia

de la muerte de isaac.

julieta: ¿de verdad son

nuestros abuelos?

es que nosotras no sabíamos

de su existencia.

lorena: bueno, mi papá

los mencionó una vez.

pero lo hizo con tanta tristeza

que pensé que estaban muertos.

dolores: pues, no.

aquí estamos.

y, sí, desde que tu papá

nos abandonó, nos trató

como si estuviéramos muertos.

y todo por culpa de su madre.

¿verdad, adelina?

adelina: usted bien sabe

que eso no fue así.

isaac rompió toda relación

con ustedes porque nunca

me aceptaron.

pero aun así creí que tenían

el derecho de saber

que su hijo había fallecido.

sebastián: mi pobre hijo.

ya no tuvimos oportunidad

de verlo otra vez.

¿qué fue lo que pasó?

adelina: pasen.

¿me dan un minuto?

pasen, por favor.

vengan conmigo para explicarles

como estuvieron las cosas.

julieta: de verdad, qué cosa

tan más rara.

ahora resulta que tenemos

abuelos.

carolina: unos abuelos

que ni conocíamos.

y aparecen de la nada.

adelina: el infarto que sufrió

isaac fue fulminante.

ya no se pudo hacer nada por él.

dolores: pobre de mi hijo.

la muerte le llegó cuando menos

lo esperaba, ¿no?

adelina: para nosotras ha sido

muy doloroso.

uno de los pocos consuelos

que tenemos es que isaac

no sufrió.

sebastián: en cambio, nosotros

no pudimos darle el último

adiós.

pero al menos ustedes pudieron

despedirse de él.

adelina: creo que no tiene

sentido buscar culpables.

en el pasado se tomaron

decisiones que hoy marcan

nuestras vidas.

dolores: en eso tienes razón.

hay que corregir

nuestros errores.

y por eso te pedimos que nos

dejes estar cerca de ustedes.

adelina: ¿están hablando

en serio?

sebastián: muy en serio.

muy caro hemos pagado

el no haberte dado

una oportunidad.

perdimos a nuestro único hijo.

y nos lastima que no nos hayamos

reconciliado con él.

dolores: por eso, te pido

que nos des la oportunidad

de estar cerca de ustedes.

estamos muy seguros

de que a mi hijo le hubiera

gustado que fuera así.

adelina: pues, por mí no hay

problema.

son los abuelos de mis hijas

y tienen derecho a estar

con ellas.

[música]

[música]

adelina: espero que les guste.

bueno, mis hijas dicen

que no cocino tan mal.

sebastián: está bien.

pero lo siento algo salado.

dolores: bueno, es que tú

ya no estás acostumbrado

a la sal, con eso de tu presión.

sebastián: sí, eso debe ser.

adelina: ay, me disculpa.

sebastián: bueno, perdón,

pero, ahora que mi hijo

ya no está, ¿qué es

lo que piensan hacer?

porque supongo que no las dejó

tan protegidas.

adelina: la verdad, no.

pero pienso volver a trabajar.

antes cosía para poder pagar

mis estudios de actuación,

así es que, pues, bueno,

voy a ver si lo logro.

[ríe]

dolores: ¿y tú crees que con eso

te alcance para mantener

a tres jovencitas?

adelina: dejé un contacto

muy importante en una de las

tiendas departamentales

en donde yo vendía mis diseños.

así es que, bueno, espero

que me los compre todos

y poder salir del paso.

dolores: pues te deseo

mucha suerte, ¿eh?

lorena: nosotras estamos seguras

de que le va a ir muy bien

a mi mamá.

está haciendo unos diseños

increíbles.

dolores: no lo dudo, mi hijita.

la verdad, estamos muy contentos

de estar con ustedes.

queremos conocerlas,

estar cerca.

julieta: uy, abue, hay tanto

que platicarles.

sebastián: lo sabemos.

por eso quisiéramos invitarlas

a todas este fin de semana

a la casa.

así, tendremos la oportunidad

de irnos conociendo mejor,

¿no?

carolina: sí, está padre

que tengamos abuelos.

mis compañeros siempre

me platican sobre ellos.

y ahora yo también podré

hacerlo.

dolores: uy, y tendrás

mucho que contarles, ya verás.

esta familia está llena

de sorpresas.

¿verdad, adelina?

buenas tardes.

sebastián: qué bueno

que fingiste un dolor

de cabeza.

yo ya no soportaba

un segundo más en casa

de esa mujer.

dolores: no lo fingí.

realmente me duele.

sebastián: jamás le vamos

a perdonar que nos haya apartado

de nuestro hijo.

adelina.

ay, hasta se me amarga la boca

cuando digo su nombre.

dolores: nos tiene que pagar

por lo que nos hizo.

ese dolor que nos causó

le va a salir muy caro.

sebastián: eso tenlo por seguro.

empezaremos por cerrarle

todas las puertas.

mujer: discúlpame, adelina,

pero estos no son los diseños

que esperaba.

adelina: pero hice los diseños

tal cual me lo pediste.

mujer: una cosa son los bocetos

y otra cosa, los diseños

terminados, y se me hacen

muy anticuados.

voy a ser sincera contigo.

se ve que hace mucho tiempo

no diseñas porque, la verdad,

no sabes de la moda.

adelina: estuve viendo

varios diseños actuales

para inspirarme y pensé

que mi trabajo te iba a gustar.

mujer: pues no fue así.

la verdad, no podemos comprar

ninguno de tus diseños.

con permiso.

carolina: ¿aquí es donde viven?

dolores: sí.

y en esta misma casa

fue donde creció su papá.

adelina: les trajimos un pastel.

esperemos que les guste.

dolores: no te hubieras

molestado.

nosotros tenemos todo listo

para recibirlas.

verónica, te lo llevas por favor

a la cocina y ahí se lo reparte.

verónica: gracias, con permiso.

dolores: pasen, por favor.

carito, tú te sientas aquí...

sebastián: ¿te gusta nuestra

casa?

julieta: sí, muchísimo.

la verdad, está muy muy padre.

sebastián: qué bueno

que te gustó.

bueno, pasemos a la mesa

para empezar a disfrutar

de este maravilloso

fin de semana.

julieta: gracias.

carolina: estas copas están bien

padres.

hasta me da miedo romperlas.

dolores: si la tomas

con cuidado, no tiene por qué

pasar nada, mira.

julieta: es que ustedes están

acostumbrados a vivir llenos

de lujos y de elegancias.

sebastián: sí.

y dos de ustedes serán

las herederas de todo.

lorena: ¿solo dos?

digo, no es que seamos

interesadas, ni nada,

pero ustedes tienen tres nietas.

dolores: no, nos encantaría

que fuera así, pero ya va

siendo hora de que sepan

que su madre fue infiel.

y una de ustedes no es hija

de nuestro hijo isaac.

por lo tanto, no es

nuestra nieta.

lorena: ¿qué estás diciendo?

dolores: adelina, estamos

esperando.

dinos.

¿quién es la bastarda?

[música]

[música]

sebastián: lamento que tomaran

de esa manera lo que les

dijimos.

pero pensamos que lo mejor

era reencontrarnos

con la verdad.

lorena: pues se equivocaron,

porque ustedes fueron

los primeros en mentir.

dolores: entiendo que estén

alteradas.

pero, cuando piensen bien

las cosas y se calmen,

no olviden que nosotros

siempre estaremos aquí

para ustedes.

adelina: olvídelo.

no voy a dejar que mis hijas

estén cerca de ustedes.

vamos.

gracias.

lamento que hayan escuchado

esa mentira tan grande.

pensé que el arrepentimiento

de sus abuelos era sincero.

lorena: nada más nos buscaron

con sus hipocresías para tratar

de ponernos en tu contra.

pero no lo lograron, ¿verdad?

carolina: no.

ma, al principio sí nos sacamos

de onda, pero estamos seguras

de que tú nunca engañaste

a mi papá.

julieta: es verdad, pero,

sin importar lo que nos digan,

nosotras sabemos que tú

nunca harías algo así.

adelina: ay, gracias por creer

en mí, niñas.

porque yo nunca le fui infiel

a su padre.

y nunca duden de que las tres

son hijas de él.

las tres.

fui una tonta al creer

que los padres de isaac

iban a cambiar.

cruz: te advertí

que no te fueras a meter

a la boca del lobo.

adelina: lo sé, pero,

con la pérdida de isaac,

pues pensé que podrían cambiar,

pero me equivoqué.

solo espero que el veneno

de mis suegros no afecte

a mis hijas.

cruz: no, no lo creo.

tú las has educado muy bien.

ellas son muy buenas niñas.

adelina: eso no lo dudo.

pero, con todo lo que ha

pasado, pues ellas se pueden

confundir. por eso le pido

a la virgencita de guadalupe que

las mentiras de don sebastián

y doña dolores no echen raíces

en mis hijas.

yo no quiero perder a ninguna.

a ninguna.

no quiero perderlas.

carolina: ¿ahora qué te pasa?

¿por qué estás tan enojada?

julieta: por esto.

me dieron este papel

en el que dice que si no pagamos

las colegiaturas, nos van a dar

de baja.

carolina: a mí también me dieron

uno igual, pero no sé si dárselo

a mi mamá para no preocuparla.

julieta: pues yo sí se lo voy

a dar porque ya estoy harta

de esta situación.

carolina: no te pongas así,

mi mamá hace lo que puede.

julieta: pues puede muy poco.

y yo ya estoy cansada

de toda esta miseria.

carolina: tampoco exageres.

si nos dan de baja, nos vamos

a otra escuela más barata,

y punto.

julieta: qué fácil para ti

decirlo, ¿no?

pero no estoy de acuerdo.

yo quiero estudiar para tener

una buena carrera y poder tener

un buen sueldo.

así que tengo que buscar

la manera de conseguir

ese dinero para pagar

las colegiaturas.

sebastián: un nuevo museo

de sitio maravilloso.

lorena: buenas tardes.

>> buenas tardes, lorena.

me estoy enterando de que tú

eres la nieta de sebastián.

lorena: sí, señor.

>> de haberlo sabido,

no te habría hecho esperar.

quiero que sepas que el puesto

es tuyo. pero pasa, por favor,

pasa.

lorena: se lo agradezco,

pero no quisiera tener el empleo

por influencia de mi abuelo.

>> no, no, si no solo es

por eso.

quiero que sepas que leí

tu solicitud y cubres

perfectamente con los

requisitos, es por eso que

te estoy dando el trabajo.

lorena: bueno, si es por eso,

entonces se lo agradezco.

>> te voy a pedir que pases

con mi secretaria para que

te diga cuál es el siguiente

paso. y bienvenida.

lorena: con permiso.

>> como te estaba comentando,

sebastián, acércate, por favor.

mira, con respecto

a lo del viaje que me estabas

platicando, yo lo que te puedo

sugerir es que, para que lleves

a tu señora--

>> y aquí están todos los

requisitos para darse de alta.

lorena: mañana sin falta

te traigo todos los papeles.

gracias.

>> hasta luego.

sebastián: lorena.

lorena, espera, por favor.

lorena: mira, te agradezco mucho

por todo lo del empleo,

pero te pido que ya no

te involucres.

sebastián: no lo tomes a mal.

tú eres nuestra nieta mayor,

no tenemos ninguna duda

de que eres hija de isaac.

lorena: discúlpame,

pero mientras sigan difamando

a mi mamá y poniendo en duda

su honra, yo no me voy a llevar

bien con ustedes.

con permiso.

carmina: lo añoras, ¿verdad?

cómo me da gusto que vengas

a visitarme.

me tenías muy olvidada.

adelina: siempre he tenido ganas

de verte.

pero todo el tiempo estás

de gira.

carmina: gracias a dios,

el trabajo no falta.

no termina una obra

cuando ya empezamos los ensayos

de la otra.

adelina: me da mucho gusto

por ti, porque siempre has sido

una gran actriz.

carmina: pero nunca como tú.

no me digas que tienes

la intención de regresar.

adelina: por supuesto que no,

eso ya quedó atrás.

lo que sí es que me gustaría

que me dieras la oportunidad

de encargarme de tu vestuario.

es que estoy pasando

por una situación muy complicada

y necesito trabajar.

carmina: por supuesto.

cuenta con eso.

no solo te vas a encargar

de mi vestuario,

sino también del de toda

la compañía.

adelina: ¿de verdad?

¿qué creen?

les tengo la mejor de

las noticias: ya tengo trabajo.

me voy a encargar de hacer

el vestuario de la compañía

teatral donde trabaja la actriz

carmina del mar.

es mi amiga, y me está dando

esta oportunidad.

carolina: qué bueno, ma.

y cuenta con nosotras

porque te vamos a ayudar.

lorena: pues yo no voy a poder

ayudarlas porque ya tengo

trabajo.

adelina: no, les pedí que

ustedes se dedicaran al estudio.

lorena: y así va a ser, ma.

solo es medio tiempo

para no descuidar la escuela.

adelina: gracias.

julieta: déjala, mamá.

a carito y a mí están

por echarnos de la escuela

porque no hemos pagado

las colegiaturas.

adelina: a ver.

siéntate, mija.

sé que nos atrasamos, mi amor,

pero voy a ir a hablar

con la directora para que nos

tenga un poco de paciencia.

ya vienen días mejores.

julieta: pues ojalá que sí

te la tengan, porque no creo

que te puedan esperar más.

dolores: muchas gracias.

directora: a usted.

carolina: señora directora,

¿quiere hablar con nosotras?

directora: sí, niñas, pasen.

les quiero informar que pueden

estar tranquilas.

su abuelita acaba de pagar.

no solo liquidó las colegiaturas

vencidas, también pagó

por adelantado lo que queda

del año.

julieta: ay, gracias, abuela.

de verdad que eres la mejor

del mundo.

dolores: lo único que tu abuelo

y yo queremos es tener una linda

relación de familia con ustedes,

nuestras nietas.

¿qué les parece?

carolina: entonces debería

de empezar por no hablar mal

de mi mamá.

vámonos, julieta.

directora: con permiso,

las dejo.

julieta: no, yo sí quiero estar

con mi abuela.

yo sí quiero ser su nieta.

[música]

[música]

adelina: a julieta también

le encanta el picadillo.

lástima que no va a comer

con nosotras.

lorena: de verdad que no sé

cómo mi hermana se pudo ir

a comer a casa de los abuelos

después de lo mal que

se portaron contigo.

adelina: bueno, pues entiéndela.

ya ves que siempre ha sido

la más rebelde.

a lo mejor es porque es

el sándwich, no sé.

lorena: ay, mamá, ¿eso qué?

yo creo que deberías de ir

por ella para que aprenda

a obedecerte.

adelina: no, mi vida.

no, no, porque a mí siempre

me ha gustado que ustedes tomen

sus propias decisiones, ¿eh?

eso las hace libres,

eso las hace empoderarse--

lorena: ok, sí, ma,

pero ¿qué tal si los abuelos

le empiezan a lavar el cerebro?

eso va a ser mucho peor.

adelina: ¿mucho peor? ¿por qué?

lorena: pues ya empezó a irse

a comer con ellos sin avisarte.

al rato hasta se va a ir a vivir

con ellos. ¿a poco eso

te gustaría?

adelina: ¿tú crees?

lorena: sí, ma.

cruz: mira, la encontré

en tu recámara al lado

de la virgen.

¿por qué no la pusiste en agua?

adelina: ¿yo?

pero si yo no la traje.

está preciosa.

¿la trajiste tú?

lorena: no.

adelina: ¿no?

ay, pues, qué sorpresa.

¿sabes qué?

tienes razón.

voy por mi hija.

toma, tú ponla en agua.

y se la ponen a la virgen.

y yo... me voy por mi hija.

lorena: está hermosa.

julieta: así que...

así se veía mi papá

cuando tenía mi edad.

dolores: así es.

y si te fijas bien,

te darás cuenta de que tus ojos

se parecen mucho a los de él.

y ese carácter tan rebelde.

por eso estamos seguros

tu abuelo y yo de que tú sí eres

nuestra nieta.

julieta: abuela,

por favor, dime la verdad.

¿por qué odian tanto a mi mamá?

dolores: bueno, tenemos motivos

suficientes, te lo aseguro.

tu madre, además de embaucar

a nuestro hijo, le fue infiel.

julieta: pero ¿por qué están

tan seguros?

dolores: bueno, porque, después

de que se fue de la casa, pues,

tu abuelo y yo nos quedamos

muy inquietos y nos pusimos

a investigar, y ahí fue cuando

descubrimos que tu madre tenía

un amante en la colonia roma.

julieta: entonces es verdad.

dolores: sí.

era un... pintor ahí de media

monta, un tal octavio.

tu abuelo y yo quisimos hablar

con tu papá, pero no nos quiso

escuchar y ese fue el último día

que lo vi.

julieta: entonces es verdad.

mi mamá sí engañó a mi papá.

adelina: suélteme. déjeme pasar.

>> no puede entrar, por favor.

adelina: que me suelte.

>> le tengo que avisar primero

a la señora.

dolores: ¿qué escándalo

tan vulgar es este?

ya retírate, por favor.

¿qué haces aquí?

adelina: vengo por mi hija.

y no se preocupe que nos vamos

en este momento.

vámonos, julieta.

julieta: yo no me voy a ir

a ningún lado.

adelina: por favor, julieta,

no empecemos a discutir.

julieta: ¿y por qué no?

¿no quieres que te diga

que ya sé toda la verdad?

adelina: ¿de qué verdad hablas?

julieta: de que sí le fuiste

infiel a mi papá con un pintor

llamado octavio.

¡eres una mentirosa, mamá!

adelina: ¡cállate!

no sabes lo que dices.

julieta: ahora te odio más.

no tenías ningún derecho

a pegarme.

adelina: no vamos a seguir

discutiendo aquí,

así es que nos vamos a la casa

y ahí aclaramos todo.

dolores: ¿y por qué no

lo aclaramos de una vez?

así saldremos de dudas

y sabremos quién no es

la hija de isaac.

adelina: no tengo por qué darle

ninguna explicación a usted.

pero sí le advierto que, después

de que hable con mis hijas,

ninguna querrá saber de ustedes.

dolores: lo dudo mucho.

al contrario.

después de que sepan qué tipo

de mujer eres, van a venir

corriendo con nosotros.

adelina: nos vamos en este

momento, y más vale que

me obedezcas. vámonos.

¿sabe qué?

le agradezco que me haya

orillado a esta situación.

va a ser muy liberador dejar

de cargar el peso de este

secreto.

con permiso.

[música]

[música]

julieta: mi abuela ya me dijo

toda la verdad.

mi mamá sí le fue infiel

a mi papá.

adelina: deja de decir tonterías

porque eso no es verdad.

julieta: y dinos de una vez

quién de las tres no es hija

de mi papá.

lorena: no. si quieres,

no lo digas, mamá.

no es necesario.

carolina: es cierto.

a mí no me importa saberlo.

julieta: pues yo sí lo quiero

saber.

aunque estoy segura de que yo sí

soy hija de mi papá.

mi abuela me dijo que me parezco

mucho a él.

adelina: y es verdad.

tú eres la que más se parece

a él.

julieta: ¿lo ven?

yo sí soy hija de mi papá.

una de ustedes dos no lo es.

adelina: ¡no vuelvas a repetir

eso porque las tres son hijas

de tu padre!

¿entendiste?

que te quede muy claro.

pero una de ustedes

no es mi hija.

de una de ustedes

no me embaracé.

lorena: ¿cómo es posible?

adelina: tu padre fue el que

me engañó.

con la hermana de octavio,

el dichoso pintor

de la colonia roma.

carolina: sigo sin entender.

adelina: nos peleamos porque

me pidió que dejara mi carrera

como actriz.

y le dije que no.

y se fue.

se metió con la hermana

de octavio, pero ella

no resistió el parto y murió.

yo amaba muchísimo a su padre,

y lo perdoné.

pero regresó con una niña

en brazos, y acepté criarla

como si fuera mía.

julieta: entonces...

¿quién de las tres no es

tu hija?

adelina: no tiene caso

que lo sepan.

[suspira]

lo que importa es que tienen

que tener presente que lo que

digan sus abuelos de mí

no es verdad.

lorena: no nos puedes dejar así,

mamá.

termina de decirnos la verdad

para no vivir con esta duda.

adelina: tú...

julieta.

tú no naciste de mi vientre,

julieta.

julieta: no, no.

no, eso no es verdad.

adelina: ¿adónde vas?

eso es lo que querías saber,

¿no?

este es el secreto que guardé

durante 17 años.

¿estás contenta por fin?

julieta: ¡eso no puede ser

verdad!

adelina: ven acá, julieta.

lorena: déjalas que ellas

hablen.

adelina: julieta.

julieta, por favor, escúchame.

julieta: déjame en paz,

por favor.

adelina: tranquilízate,

por favor.

julieta: ¿cómo me pides

que me tranquilice?

si me acabas de decir

que no soy tu hija.

adelina: perdóname.

lo que yo te dije es que

no te tuve en mi vientre,

pero claro que eres mi hija.

julieta: no.

no, no lo soy.

adelina: sí, sí lo eres,

mi amor.

porque, desde que te tuve

en mis brazos, pues, mi corazón

te reconoció como mi hija.

julieta: no.

pero no lo soy.

por más que trates de decir

lo contrario, no lo soy.

adelina: dime una cosa.

cuando les dije la verdad,

¿dejaste de quererme?

porque yo no lo hice.

mi amor por ti es más fuerte

que nunca.

julieta: ¿cómo me puedes decir

eso?

si, además de que no soy

tu hija, he sido

una malagradecida contigo.

adelina: eso no es verdad.

tal vez te dejaste deslumbrar

por la riqueza de tus abuelos

porque estamos pasando

por una mala situación, mi amor.

pero yo sé que en tu corazón

el amor que sientes por mí

está intacto.

¿o me equivoco?

julieta: no.

¿cómo te puedo dejar de querer?

si tú lo único que me has dado

es tu cariño.

adelina: porque es lo único

que hay en mi corazón para ti.

no habrá nada en este mundo

que me haga dejar de amarte

porque eres mi hija,

yo te crie.

siempre lo serás.

por eso te pido que no dejes

que la maldad de tus abuelos

destruya el amor

que nos tenemos.

julieta: no.

nunca me voy a separar de ti,

mamá.

adelina: perdóname si te hice

daño, corazón.

julieta: perdóname tú a mí,

mamá.

adelina: este pastel es para

festejar que me pagaron los

primeros vestuarios que hice.

está buenísimo, ¿eh?

lorena: ¿qué tal el betún

de chocolate?

me quedó delicioso.

carolina: yo te ayudé a pesar

el azúcar.

julieta: oigan, yo hice la masa,

que es como lo más importante

del pastel.

adelina: todas lo hicieron bien.

porque son muy listas.

cruz: con permiso,

con permiso.

adelina: ¡ah!

cruz: y sobre todo porque las

tres han aprendido del gran amor

que les ha dado su madre.

lorena: es verdad.

no puede haber mejor mamá

que ella porque ha sido

un gran ejemplo para nosotras.

a pesar del dolor de su secreto.

adelina: las tres han sido mi

inspiración y mi motivo de vida.

si volviera a nacer,

le pediría a la virgen

de guadalupe que las tres

estuvieran nuevamente en mi vida

para ser feliz.

bueno, las cuatro.

todas: [ríen]

adelina: como familia,

la felicidad la debemos ir

construyendo todos los días,

y esto se puede lograr

con la comprensión, el respeto

y, sobre todo, el amor.

como humanos, podemos cometer

equivocaciones, pero, cuando

el amor es más fuerte

que el orgullo, sabemos perdonar

y a veces tenemos que cargar

con secretos para poder

continuar.

pero el peso de este silencio

lo podemos llevar en nuestras

almas cuando está en juego

la felicidad de nuestros hijos

y de nuestra familia.

porque por este amor

incondicional que sentimos

podremos vivir con el dolor

de un secreto.

[música]

>> ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac

juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo

este cerro elijo

este cerro elijo

este cerro elijo

para hacer mi altar

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac ♪

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.