null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'El corazón de Camelia'

Univision1 Ago 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

pedro: ey, aquí estoy yo.

camelia: perdón, ¿estás bien?

no te vi.

pedro: no me duele nada,

solamente fue el empujón.

¿y tú no te lastimaste

la pierna con la que me

aventaste?

camelia: no, a mí tampoco me

duele nada.

pedro: qué bueno, porque

estaba bien preocupado por tus

piececitos, y más por tus

zapatos, que pegan bien fuerte.

es broma, me llamo pedro,

¿y tú, cómo te llamas?

camelia: camelia, y me caíste

superbien.

pedro: y tú a mí, ¿en qué salón

te tocó?

camelia: en el d, ¿y a ti?

pedro: a mí también me tocó.

el destino nos puso en nuestros

caminos.

porque quiero que tú y yo

seamos muy buenos amigos,

y por mí eso está muy bien,

¿quieres ser mi mejor amiga?

camelia: sí quiero ser tu mejor

amiga.

pilar: en su primer examen de

evaluación estuvieron todos muy

bien, pero quien estuvo

excelente fue

camelia rentería.

¿en dónde estás, camelia?

ponte de pie, por favor.

te felicito y deseo que sigas

siendo una excelente estudiante

durante todo el año escolar.

camelia: así será, maestra

y sra. directora.

pilar: cuando esté en el salón

dándoles clase seré su maestra,

saliendo de él seré su

directora, ¿estamos?

puedes sentarte, por favor.

y así como a camelia le pido

que sea excelente estudiante,

se lo pido a todos, cualquier

cosa o duda, con toda confianza

pueden dirigirse a mí y los voy

a escuchar, platicaremos

y resolveremos.

soy maría del pilar catáneo

y me gusta que me pidan pilar

o sra. directora.

confianza con respeto genera

confianza.

continuamos, vamos a entregar

los exámenes...

pedro: chale, came,

te saliste bien rápido,

me hiciste correr como loco.

¿no que íbamos a ser mejores

amigos?

camelia: sí quiero ser tu mejor

amiga, pero pensé que vivías

por otro rumbo.

pedro: ya ves que no,

y aunque así fuera no me

importaría dar doble vuelta con

tal de acompañarte.

oye, ¿te gustó el grupo?

camelia: sí, se ve que todos

son bien buena onda.

pedro: sé que este año va a ser

un gran año.

en este año están todas las

niñas más bonitas, y la más

pero más bonita va a ser mi

mejor amiga.

camelia: qué cosas dices.

pedro: te seguiré divirtiendo

mientras te acompaño a tu

casa, ¿te late?

camelia: ¿y te cae bien la

maestra?

agustina: no me digas que no,

te vi cómo le coqueteabas

a la vecina.

edgar: no le estaba

coqueteando, solamente la

saludé.

agustina: cómo no, se te iban

los ojos de coqueto, feliz

insinuándote.

edgar: claro que no, no tengo

la culpa que mis ojos sonrían,

que sea amable y de que

malinterpretes todo.

agustina: cállate, sabes que

lo que más me molesta es que

quieras verme la cara de

estúpida.

edgar: no, pero las cosas no

son como dices, nunca en mi

vida te he sido infiel, nunca.

camelia: mamá, por favor--

edgar: mira, agustina--

agustina: mira, mejor cállate,

porque sino--

edgar: ¿sino qué, qué me vas a

hacer?

camelia: ya llegué, no se

peleen delante de mí.

agustina: edgar, me estás

engañando.

edgar: me voy, venía a comer

tranquilamente a mi casa,

pero no se puede.

agustina: te vas a comer con

tu amante.

edgar: no, me voy a comprar una

torta y voy a seguir trabajando

el taxi.

no me voy con ninguna amante

porque no tengo.

espero en la noche estés más

tranquila.

agustina: cómo quieres que esté

tranquila, te estoy hablando.

contéstame, no me dejes

hablando sola.

ya te vas con tu amante.

edgar: buenos días, princesa,

ya levántate para que no se te

haga tarde para la escuela.

camelia: hola, pa, ayer ya no

te vi después que peleaste

con mamá.

edgar: ay, sé que no debes

escuchar, pero me desespera

mucho tu mamá.

camelia: no me gusta que

peleen, porque a los dos los

quiero mucho.

edgar: princesa, nunca olvides

que tú y tu mamá son lo más

importante para mí.

te prometo que siempre

estaremos para ti, hija.

andale, no se te vaya a hacer

tarde, te espero para desayunar

juntos--

camelia: sí, pa, me arreglo

y voy.

siento que estoy muy cansada y

me acabo de despertar.

pedro: hola, camelia.

camelia: hola, pedro.

pedro: dame tu mochila.

¿cómo fue ayer, saliste en la

tarde?

camelia: estuve triste por

problemas de mis papás.

pedro: de haber sabido que

estabas triste te hubiera

marcado para ir al parque

o al centro comercial.

sabes, ayer te iba a marcar,

pero no tenía tu número, pero

no va a volver a pasar, porque

antes que pase otra cosa dame

tu número, te marco y me

guardas, así estaremos

conectados para toda la vida.

con esta información creo que

tenemos completa la tarea,

¿qué dices?

camelia: sí, también creo que

está completa.

pedro: ¿estás bien?

camelia: sí, ya terminamos,

vamos al parque a tomarnos un

helado, ¿vale?

pedro: vale.

ay, pensé que ya no llegabas

para ir a la escuela juntos.

dame tu mochila.

camelia: déjame descansar,

no sé por qué, pero me cansé

mucho.

pedro: y cómo no, la subida

cansa mucho.

camelia: me cansé más que los

otros días, sentí que no iba a

terminar nunca, casi no puedo

respirar--

pedro: siéntate, vamos a

descansar hasta que estés mejor.

seguro no desayunaste.

camelia: sí desayuné.

pedro: listo, llegamos a la

escuela.

camelia: sí, llegamos.

parezco viejita, no puede ser

que me sienta tan cansada.

pedro: eres una viejita de cien

años.

anda, ven, siéntate, voy a

comprarte un sándwich,

porque estoy seguro que me estás

mintiendo y no desayunaste.

camelia: sí desayuné--

pedro: no me tardo, viejita.

pedí que le pusieran doble

queso para que te pongas bien

fuertota--

camelia: pero no tengo hambre--

pedro: es que no es de que

tengas hambre, vas a comer,

porque te estoy viendo más

flaquita, cuando chocaste

conmigo te vi y me gustaste

mucho, sí, y todos estos días

juntos yendo y viniendo,

han hecho que enamore

de ti.

camelia, ¿quieres ser mi novia?

camelia: pero ¿no somos muy

chicos?

pedro: para el amor no existe

la edad,

¿quieres ser mi novia?

camelia: sí quiero ser tu novia.

pedro: me haces el más feliz

del mundo.

edgar: hola, bien.

vecina, le ayudo, no se vaya

a caer.

agustina: así te quería

agarrar, cállate, ves que sí

tengo razón--

edgar: agustina, tranquila, no

es lo que crees.

agustina: entonces, ¿qué?

camelia: no peleen, aquí menos,

por favor.

agustina: cállate, camelia,

no te metas en lo que no te

importa, esto es entre tu

padre y yo.

y sabes, métete a la maldita

casa.

explícame qué fue lo que vi,

y no me vayas a salir conque no

le estabas coqueteando.

dime.

¿desde cuándo es tu amante, eh,

desde cuándo, desde--?

edgar: cálmate.

lo mejor es que me vaya--

agustina: no te vas a ninguna

parte, ¿desde cuándo tienes que

ver con la ofrecida esa,

desde cuándo--?

edgar: agustina, los vecinos

nos están viendo--

agustina: pues, si no quieres

que se enteren qué tipo de

persona eres, métete a la

maldita casa, métete,

métete.

adónde crees que vas, huyes

porque sabes que tengo razón.

edgar: alucinas cosas que no

son, inventas historias.

no quiero discutir contigo--

agustina: ¿crees que soy idiota?

¿cuántas veces me has

engañado--?

camelia: ya paren, por favor.

agustina: cállate, camelia,

no te metas en lo que no te

importa, esto es entre tu

padre y yo--

edgar: no le hables así, ella

no tiene culpa de tus histerias.

agustina: si estoy histérica es

por tu culpa, por tus

infidelidades.

todos: [hablan a la vez]

edgar: nena, hija,

camelia.

agustina: camelia, ¿qué te pasa?

camelia, es tu culpa,

camelia.

doctor: la situación es grave,

padece anomalías en la válvula

cardíaca.

se presentan en el momento de

nacer, pero a veces se presenta

por una fiebre reumática.

lo siento, señora, la válvula

de su hija se ha dañado,

haciendo que sus aletas

engrosen, impidiendo el flujo

sanguíneo adecuado.

agustina: no, mi hija, sálvela,

se lo suplico.

edgar: ¿qué procede, mi hija

puede salvarse?

doctor: puede, pero necesitamos

colocarle una prótesis

valvular--

agustina: todo es por tu culpa,

porque por andar de coqueto con

otras mujeres no le pusiste

atención a tu hija.

edgar: más bien es tu culpa,

eres la madre, la mujer de la

casa.

la que está con ella todo el

tiempo, cuidándola.

pero no lo hiciste, por andar

tras de mí viendo qué hacía y

qué no hacía, es tu culpa.

doctor: por favor, señores,

no es momento de discusiones.

peleando no van a arreglar nada.

y si no están unidos, su hija

podría morir.

agustina: nuestra hija no

se puede ir.

edgar: el doctor quiere hablar

con nosotros, vamos.

no, doctor, no cuento con

seguro de salud pública.

soy trabajador de un taxi

que no es mío.

doctor: eso agrava el problema,

porque van a tener que pagar

la operación.

edgar: ¿y como cuánto cuesta?

doctor: los costos incrementan

al no contar con seguro,

el costo puede ser más

o menos unos cien mil pesos.

edgar: es mucho dinero,

somos pobres, esa cantidad para

nosotros es imposible de juntar.

agustina: sin ese dinero

camelia se nos va a morir,

se va a morir.

pilar: me da mucha tristeza

darles esta noticia,

camelia está internada,

su situación es crítica.

pedro: ¿qué?

no, dígame que no es cierto--

pilar: su mamá me habló para

informarme que la vida de

camelia está en riesgo.

pedro: no.

no quiero que camelia se muera,

no quiero.

virgencita de guadalupe,

te lo suplico, no me vayas a

quitar al amor de mi vida,

te lo ruego, no te la lleves,

déjala acá para que cuando

crezcamos nos casemos,

tengamos nuestros hijos

y estemos juntos muchos años.

morenita, no te lleves a

camelia.

agustina: te lo ruego, madre

mía, no nos desampares.

edgar: ilumínanos, llévanos al

camino correcto para ayudar a

nuestra hija.

sabes que somos pobres y que

esa cantidad es mucho para

nosotros.

pero te juro que voy a luchar

hasta el último segundo para

salvar a mi niña,

te lo suplico,

no nos desampares.

agustina: edgar,

aquí delante de la virgen dime,

¿me has engañado con otras

mujeres?

edgar: nunca, agustina, nunca,

te lo juro, nunca te he

engañado, sí puedo ser coqueto,

pero no me doy cuenta, soy

amable, y a veces se confunde

con otra cosa.

agustina: perdóname por hacerte

la vida imposible, me llena de

celos verte tan amable,

coqueto ante todos,

y sí, tus ojos sonríen por

naturaleza, por favor,

perdóname.

edgar: te perdono, agustina,

pero no es momento para esto,

tenemos que pensar cómo ayudar

a nuestra hija.

agustina: unidos, así la vamos

a ayudar, te prometo que por mi

hija voy a controlar mis celos.

eres el amor de mi vida.

edgar: por camelia, volvamos a

ser la pareja que éramos,

por nuestra hija, y porque te

amo, a pesar de todos tus

arranques de histeria, te amo.

agustina: mi amor.

edgar: no sabes lo que daría

porque fuera mi corazón el que

estuviera mal y no el de

camelia, nuestra camelia.

pedro: camelia, camelia.

camelia: pedro, hola.

pedro: ya vine para no dejarte

sola, nunca te dejaré sola.

esta rosa es para ti.

doctor: me apena darles esta

desagradable noticia,

al no tener seguro, camelia va

a ser dada de alta--

edgar: no puede echarla a la

calle estando tan grave.

doctor: lamentablemente sí

pueden, al no contar con seguro

ni dinero conque pagar

la estancia, hoy mismo la van

a sacar.

agustina: ay, doctor, se lo

suplico, no eche a la calle a

nuestra hija.

si hace eso se va a morir en la

casa, por favor, la está

sentenciando a la muerte.

doctor: no es una decisión mía,

es la clínica, se rigen por

documentos, altas, pagos,

no se detienen a pensar en

la vida de los demás, es un

negocio.

si yo fuera el dueño de la

clínica, la operaría y la

dejaría aquí hasta su

recuperación, pero únicamente

soy empleado de esta cadena de

hospitales.

lo que sí puedo hacer es ver

por ella y mantenerla estable

en su casa, se los prometo.

pedro: todos en el salón te

extrañamos mucho, todos te

mandan saludos, ya alíviate

para que puedas regresar a la

escuela.

¿y ya sabes lo que tienes?

camelia: no me han dicho nada.

ma, pa, qué bueno que llegaron--

agustina: estábamos platicando

con la virgencita de guadalupe.

y después fuimos al consultorio

del doctor.

doctor: camelia, te vamos a dar

de alta, ya te vas a poder ir a

tu casa.

camelia: ¿ya estoy aliviada?

doctor: ya casi, le di la receta

a tus papás del medicamento que

debes tomar, tienes que estar

en reposo, evitar emociones

fuertes.

en unos días podrás estar

como nueva.

pedro: qué buena noticia,

y podrás regresar a la escuela.

aquí quédate, voy a ver qué

pasa.

edgar: agustina, no llores,

tienes que ser fuerte por

nuestra niña.

agustina: lo sé, pero no puedo

ver cómo el hospital nos echa,

mi niña se va a morir en la

casa.

pedro: camelia no se puede

morir, le dijo que estaba bien

y que por eso ya se iba a su

casa.

¿le mintió, le mintieron a

camelia?

doctor: a ver, ¿qué escuchaste?

pedro: todo, que camelia en su

casa se va a morir, ¿por qué le

dijo que ya estaba bien?

doctor: por favor no grites,

no se puede dar cuenta de la

situación.

edgar: te vamos a decir

la verdad, pero necesitamos que

no le digas nada, es por el

bien de camelia, por favor--

edgar: no le voy a decir nada,

sr. edgar, pero por favor

díganme qué está pasando.

doctor: camelia necesita una

cirugía, le vamos a colocar una

prótesis que le ayude a su

corazón.

pedro: si está tan grave, ¿por

qué la está dando de alta?

edgar: el no la está echando a

la calle, son los de esta

maldita clínica, que no tienen

corazón, todo porque no tengo

seguro de salud pública.

pedro: ¿cuánto cuesta esa

prótesis?

yo tengo ahorros para que se

la pongan.

doctor, sálvela, se lo ruego.

díganme cuánto cuesta.

agustina: alrededor de 100 mil

pesos.

pedro: ¿qué?

es muchísimo dinero.

¿y ahora qué vamos a hacer?

agustina: hija, bienvenida a

tu casa.

edgar: vamos a seguir todas

las indicaciones del doctor

para que te recuperes pronto,

amor.

camelia: sí, papá.

pedro: ¿quieres agua?

señora, ¿no le toca alguna

pastilla?

agustina: ahorita se la doy.

pedro: debes seguir todas

las indicaciones para que

pronto te recuperes, que

vayamos juntos a la escuela,

y nada de hacer cosas que no

puedes, ni cargar cosas

pesadas, correr, angustiarte,

el doctor te va a venir a ver

aquí, yo también voy a venir

todos los días.

voy a estar contigo siempre

para que te alivies, porque

quiero verte bien.

camelia: ya estoy bien, sino no

me hubieran dado de alta, el

doctor dijo que en 15 días

estaré bien, claro, si sigo sus

indicaciones, y las voy a

seguir, porque quiero vivir.

y ustedes, papitos, por favor,

ya no se peleen, no quiero

angustiarme.

edgar: came, te lo juramos,

tu mamá y yo no vamos a

discutir nunca más.

pedro: camelia necesita una

prótesis para volver a tener

una vida normal, pero cuesta

como 100 mil pesos.

camelia nos necesita a todos.

>> ¿y qué tenemos que hacer?

pedro: lo primero es que ella

no sepa nada, será nuestro

secreto, nadie le va a decir

nada.

y esto es lo que vamos a hacer

para juntar ese dinero, pongan

mucha atención.

todo va muy bien, maestra.

pilar: los estoy cuidando,

vamos.

pedro: se necesita mucho

dinero, pero algo es algo.

pilar: no te desesperes,

de alguna manera vamos a lograr

conseguir el dinero que se

necesita.

pedro: maestra, usted guarde el

dinero, por favor.

chavos, muchas gracias,

por su casa, su colonia,

si pueden pasar los botes

para seguir recaudando,

por favor, gracias.

agustina: solo aquí no nos

escucha camelia, ¿conseguiste

el dinero?

edgar: no, mi patrón no quiso

prestarme, que no tiene dinero,

y como no he estado trabajando

el taxi como debería, que si

sigo así me lo quita y se lo

da a otro.

le expliqué todo, pero le

importó poco la situación de

came.

me dijo o te pones las pilas

o te lo quito y se lo doy a

otro para que trabaje.

agustina: edgar, no te puedes

quedar sin trabajo, menos en

estos momentos.

edgar: estoy desesperado,

no sé de dónde voy a sacar el

dinero para salvar a mi hija.

agustina: voy a buscar trabajo.

edgar: ¿quién va a cuidar a

camelia?

no, agustina, tu mejor ayuda es

no dejarla sola, yo veré qué

hago.

no voy a permitir que la niña

se nos muera.

camelia: me da gusto verlos

juntos sin pelear, hasta se

miran con amor.

agustina: no sabes cuánto deseo

que ya te alivies.

camelia: yo quiero salir,

ir a la escuela, estoy cansada

de estar encerrada.

doctor: hola, buenas tardes.

camelia: he seguido al pie de

la letra todas sus indicaciones.

doctor: muy bien, vamos a ver

cómo andas el día de hoy, ¿sale?

a ver, hija, respira profundo,

saca tu airecito,

otra vez.

muy bien, poco a poco vas a ir

recuperándote.

agustina: pero yo me siento

igual o hasta peor.

doctor: así son las

recuperaciones, sigue tomando

tu medicamento, vas a ver que

cuando menos lo pienses vas a

estar fuera de aquí, riendo,

jugando, haciendo todo lo que

tú quieras.

a ver, te encuentro estable,

mírame, brillo en los ojos,

muy bien, camelia,

tienes palomita y estrellita.

camelia: hola, pedro.

pedro: hola, came, hola,

sr. edgar.

doctor: hola, pedrito.

adiós, camelia, me tengo que

ir, tengo una operación, mañana

vengo a verte, te felicito,

pronto vas a estar mejor.

doctor: gracias, doctor, que le

vaya bien, mañana nos vemos.

agustina: los voy a dejar

solos, seguro tienen mucho que

hablar.

pedro: escuché al doctor y me

pone feliz saber que pronto vas

a estar bien, novia mía.

doctor: camelia está enferma,

necesita urgentemente

la prótesis.

edgar: no tenemos el dinero,

es lo que estaba platicando con

mi esposa, pero no dejaremos

que se muera.

¿por qué no hay un hospital

para gente pobre como nosotros?

agustina: también somos

personas, somos humanos,

nos enfermamos, estamos tan

desprotegidos del gobierno,

estamos olvidados, maldita sea.

edgar: agustina.

ya solicité dos empleos más,

en estos días me resuelven,

en la mañana voy a seguir con

el taxi, no importa que casi no

duerma, lo que importa es

nuestra hija.

agustina: gracias, edgar.

gracias por todo, te amo.

siéntate, te sirvo, ahora es

cuando más tenemos que

cuidarnos.

¿cómo te fue?

edgar: agustina, mi patrón me

corrió, que porque no he estado

completando la tarifa del día.

agustina: edgar, no puede ser,

¿qué vamos a hacer?

edgar: no sé,

cómo voy a ayudar a mi hija

sin trabajo.

came se nos va a morir si no

tenemos el dinero, está

empeorando día con día.

se nos va a morir.

camelia: yo no me quiero

morir, no.

agustina: doctor, sálvale--

doctor: voy a hacer todo

lo posible, ahora déjenme

hacer mi labor.

pedro: bueno.

¿qué?

no, señora, dígame que no

es cierto.

voy para allá.

sra. directora, soy pedro.

acaban de ingresar a camelia a

urgencias.

sí, ahora mismo le dice a todos

para que vayan al hospital san

jorge.

allá nos vemos.

sr. edgar.

sra. agustina.

agustina: pedrito, mi hija.

pilar: señor.

¿cómo está camelia?

agustina: mal, muy mal,

no tenemos el recurso para

salvarla.

pedro: no voy a dejar que se

muera.

no vamos a dejar que se muera,

todo mundo debe saber qué está

pasando, saquen sus celulares,

comenzaremos a transmitir

en vivo, todos contando

la historia de camelia.

pilar: yo también transmitiré,

pueden depositar dinero en mi

cuenta los que vean,

pásales el número de cuenta.

pedro: hola, queríamos pedirles

que por favor nos ayuden a que

el corazón de camelia siga

latiendo con fuerza, ella es la

niña más bonita del mundo

entero, está internada en el

hospital de san jorge y es

urgente que la operen del

corazón.

pilar: por favor, ayúdenos a

salvar a camelia, pueden

depositar en la cuenta

01065

7856 del banco el país.

camelia necesita una operación

que es muy costosa, pero con su

ayuda lo lograremos, gracias.

son muchas las personas

interesadas en ayudar, hay

gente que donará a través de mi

cuenta, bueno, hasta los medios

se han unido a esta causa.

pedro: sí, todos quieren

apoyar, eso me hace llorar de

emoción.

edgar: oigan, gracias por haber

venido a apoyar a mi hija,

las redes sociales han servido

para unir a la gente y ayudar

a camelia.

doctor: con permiso.

ahora sí tenemos dinero para

la prótesis y toda la estancia

en el hospital, vamos a operar

a camelia.

pilar: felicidades, muchas

gracias...

edgar: doctor.

doctor: la operación fue todo

un éxito.

en estos momentos están

llevando a camelia al cuarto de

recuperación.

todos: bravo.

camelia: hola a todos,

gracias por apoyarme, por sanar

mi corazón y por darme una nueva

oportunidad de vida, gracias a

todos.

gracias.

agustina: la comunicación

y la confianza entre las

parejas son muy importantes.

el amor se debe de cultivar

siempre con respeto y paciencia.

los celos son un sentimiento

que debemos erradicar antes que

destruyan a nuestras familias.

pedro: el corazón representa el

amor, un corazón sano,

lleno de amor y felicidad,

nos une a todos.

un corazón enfermo también nos

une, pero en el dolor y la

tristeza.

es importante escuchar

y poner atención en las alertas

que nuestro corazón nos da,

y hacernos un estudio para

saber cómo está.

porque el corazón es vida,

salud, todos los corazones son

importantes, como lo es para mí

el corazón de camelia.

Cargando Playlist...