null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'De la mano del amor'

Univision4 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

roberto: ¿y cómo ves

si nos vamos este fin a valle?

>> ay, yo encantada.

roberto: tengo casa allá,

cuatrimotos.

katia: mis días

en la universidad

son superdifíciles.

o sea, por lo menos

nos tocó juntas, agustina,

para poder platicar.

agustina: sí, katia,

pero deja de quejarte tanto,

¿no?

que si no, ya no te voy

a aguantar cuando lleguemos

al cuarto semestre.

bueno, si llegas, ¿no?

katia: [ríe]

pues ojalá que para ese entonces

yo haya encontrado mirrey,

que me saque de estudiar

porque, la verdad,

yo estoy aquí mientras me caso,

nada más, ¿eh?

roberto: trato hecho, ¿eh?

agustina: roberto.

¿es neta?

¿te estás ligando a otra vieja

en mi cara?

roberto: agustina, mi amor, no.

es ella

la que se me estaba resbalando.

¿qué culpa tengo yo

que se enamoren de mí?

ella es la "lobuki".

agustina: a ver, cállate,

me choca que digas lobuki, ¿ok?

roberto: es la moda,

soy un "mirrey".

agustina: ay, sí, es la moda.

mira,

para que me entiendas bien,

tú eres un "taraduki".

roberto: pero ni siquiera

le hice nada,

ni siquiera la besé.

agustina: no, bueno,

porque llegué antes.

pero ¿sabes una cosa?

estoy harta de ti,

lo mejor es que acabemos

de una vez, ¿ok?

¡tú y yo ya no somos novios!

roberto: no, agustina.

agustina, agustina, espérame.

agustina, espera, escúchame.

por favor, agustina,

agustina, ven.

aníbal: se me ponchó la llanta.

oye, gavino, me urge

que pases por mí.

estoy camino a santa fe

y necesito llegar a la empresa,

tengo una cita muy importante.

gavino: en cuanto deje

a la señora nuria en el club,

paso por usted.

aníbal: no, no, no, gavino,

mi mamá puede esperar, yo no.

nuria: gavino.

¿sí vino, gavino?

lléveme al club, "please", ¿sí?

gavino: sí, señora nuria.

eh, lo siento, joven aníbal,

pero tengo que colgar.

hasta luego.

aníbal: ay, a ver, a ver.

a ver.

no hay gato, no hay gato.

no, me voy a tener que ir

en taxi.

necesito que me lleve

a santa fe.

necesito que le apure,

que tengo una cita

muy importante.

taxista: digo, tampoco

me estrese, jovenazo.

ya ve que hay gente

que se muere de eso.

aníbal: a ver, me urge llegar,

señor, por favor.

taxista: bueno,

tampoco se estrese usted.

aníbal: mire, ¿sabe qué?

le--le doy como 2.000 pesos

son como 2.000 pesos,

pero déjeme manejar.

¿sí?

taxista: ok.

roberto: no me puedes culpar.

veme, no soy un tipo común.

es que ellas se enamoran de mí,

no tengo la culpa.

agustina: no, no, no, es que tú

no tienes la culpa de nada,

no te preocupes, ¿eh?

tú no tienes que hacer nada,

la que tiene que hacer algo

soy yo.

¿sabes qué voy a hacer?

terminar contigo, pero ahorita.

roberto: ¿terminar?

tenemos planes de casarnos,

no puedes hacer eso.

agustina: ¿sabes por qué

me iba a casar contigo?

porque pensaba

que se te iba a quitar

lo idiota,

pero como evidentemente

no se te ha quitado,

tú y yo ya no somos novios, ¿ok?

roberto: no me puedes cortar.

aparte, no tienes cómo irte

a tu casa porque yo

siempre te llevo en mi nave,

¿eh?

agustina: ah, pues mira,

me voy en taxi, fíjate,

ni que fueras la única opción.

roberto: oye, no, pero que hay

que hablar.

a ver, ven.

por favor, hay que hablar,

hazme caso.

agustina: ¿está libre?

roberto: a ver, bájate,

tenemos que hablar, por favor.

¡bájate!

aníbal: oye, no,

no te puedes subir, bájate.

roberto: agustina, agustina,

bájate.

bájate, agustina,

tenemos que hablar, que te bajes

agustina: que no,

que no te quiero escuchar.

roberto: bájate.

agustina: ¡no, ya!

taxista: ándale, arráncate.

¿qué no ves que la princesita

está en aprietos?

roberto: ¡que te bajes!

¡bájate!

agustina: ay, ya, vámonos.

roberto: ¡bájate!

aníbal: ya no nos viene

siguiendo ese chavo.

¿ya te puedes bajar, por favor?

taxista: oye, no seas así,

vas a desarmonizar

a la señorita.

aníbal: yo no puedo llevarla,

perdón.

agustina: no, no, a ver,

me tienes que llevar a mi casa,

¿ok?

es que qué bárbaro,

¿por qué son así ustedes, eh?

hacen como que trabajan,

pero a la hora de la hora,

no hacen nada.

aníbal: mira, yo ni siquiera

soy--

agustina: no, no, a ver,

además te voy a pagar, ¿ok?

no te estoy pidiendo

que me hagas ningún favor,

así que no me vas a botar

como si fuera qué cosa.

aníbal: entiende que yo no tengo

el tiempo--

taxista: tranquilo, manito,

no seas así, "malvibroso".

¿qué te cuesta darle servicio

a la señorita?

aníbal: bueno, a ver.

taxista: tú vienes manejando.

aníbal: está bien, ya,

está bien, está bien.

¿y adónde voy a llevar

a la señorita, eh?

agustina: a las lomas.

aníbal: ¿a las--?

sí, sí, ¿cómo no?

a las lomas.

te voy a llevar

a las lomas taurinas

o a las lomas de tarango.

agustina: no, qué oso.

¿neta no sabes

dónde es las lomas?

aníbal: [suspira]

agustina: es broma.

ya llegué, mamá,

necesito que me traigas dinero

para pagar el taxi.

sí, ya sabes

que no manejo efectivo.

a ver, a ver, espérame.

¿cuánto te debo?

aníbal: lo que marca

el taxímetro.

agustina: ¿y cuál es

el taxímetro?

aníbal: ay, sí, sí.

si es que seguramente

la señorita

nunca se ha subido a un taxi.

ese es el taxímetro.

agustina: ay, ¿sabes qué, mamá?

mándame 200 pesos

para que a estos

muertos de hambre les alcance

para sus refrescos y sus tortas.

taxista: [ríe]

aníbal: oye, oye, oye, no.

tú no te vas de aquí

hasta que pagues, ¿eh?

agustina: ay, a ver,

tú no sabes con quién

estás tratando, ¿verdad?

yo no necesito darme a la fuga

porque yo sí tengo dinero

para pagarte.

aníbal: ah, ¿sí?

bueno, yo no estoy viendo claro,

así que tú no pones

un pie dentro de tu casa

hasta que no nos pagues

a nosotros.

agustina: ya te dije

que no tengo efectivo.

si tuvieras, no sé,

terminal para pagar

con tarjeta de crédito

como los taxis decentes,

lo haría, pero no tengo,

así que ahorita mi mamá

me da dinero para pagarte, ¿ok?

aníbal: bueno, entonces

déjame la bolsa, el teléfono,

algo, algo de garantía

hasta que vengas a pagar.

agustina: ¿perdón?

aníbal: sí, algo.

agustina: ay, sí, para que tú

sí te des a la fuga

con mis cosas, ¿no?

mugroso naco.

aníbal: óyeme, no, no, no,

yo sí me baño,

a mí no me digas mugroso.

agustina: es que no cabe duda

que luego, luego se nota

que no tienes

ni la más mínima educación.

aníbal: al menos yo sí pago

lo que debo, ¿eh?

agustina: ¿sabes qué?

yo no voy a seguir discutiendo

con un patán,

porque eso es lo que son

ustedes, unos patanes.

y ya tú sabes

si te esperas o no, ¿ok?

que dudo que en tu patética

vida hayas visto

un billete de 200 pesos.

aníbal: ah, pero tú no te vas

sin pagar, ¿no entien--?

agustina: ¿qué te pasa?

no te atrevas a tocarme

con tus dedos asquerosos.

me va a dar alergia, qué asco.

aníbal: esta me la pagas, ¿eh?

agustina: brincos dieras

por volver a verme,

estúpido taxista.

taxista: ey, pero qué feo

nos dijo, coleguita.

¿ves por qué no me gusta

desarmonizarme?

se siente gacho.

aníbal: no, sí, yo--yo

ni debería estar abogando

por tu dinero,

si por tu culpa estamos

en este lío.

taxista: ah, o sea, ¿tú también

me vas a tirar mala vibra a mí?

mira, mira,

vamos a esperar tranquilos,

¿sale?

namaste.

marion: agustina, hija,

¿qué tienes?

vienes que echas fuego.

agustina: pues sí, mamá,

es que esta gente es tan--

no sé, tan elemental.

claro, como se relacionan

con puro mafioso,

creen que todos somos tranzas.

oye, ¿dónde está el dinero

que te pedí?

marion: ay, yo le voy a pagar

al taxi.

agustina: no, pero, mamá,

es que--

marion: ay, ya, ya, ya, mi hija,

ve a tu cuarto a calmarte,

yo me encargo.

ándale, órale.

[ríe]

aquí está su dinero, joven.

bueno, ahora necesito

que me lleven a mi agencia

de publicidad.

aníbal: no, no, no,

esto no puede ser.

mire, señora, lo siento,

pero ya no estamos en servicio.

marion: ay, joven.

taxista: en serio contigo,

estás muy aceleradito.

cálmate, nos vas a estresar,

nos vas a contagiar.

además, la seño está siendo

muy amable con nosotros, manito.

aníbal: yo tengo que ir

a santa fe, ¿no pueden entender

que tengo prisa?

marion: oiga, yo también

voy para santa fe.

pues, me queda de camino, ¿no?

taxista: anda, dale un "ride"

a la señora.

aníbal: bueno, ya, ya, ya.

está bien, está bien, ya, ya.

vámonos.

marion: ay, es una lata

no tener chofer.

y como yo siempre

he tenido chofer,

nunca he aprendido a manejar.

taxista: es retefácil, señito.

marion: ¿ajá?

taxista: ya ve aquí al joven

lo confiadote,

lo suavecito que maneja.

marion: oye, ¿por qué

no la haces de mi chofer?

aníbal: ay, ¿yo, señora,

su chofer?

¿cómo?

marion: ay, bueno,

no es nada extraño, ¿eh?

además, lo que usted

gana manejando el taxi,

yo se lo pago.

taxista: órale, no seas tonto.

marion: sí, sí, sí, mire,

yo le daría de comer,

un techo.

ah, sí, porque tendría

que vivir en mi casa, ¿eh?

agustina: no te atrevas

a tocarme con tus dedos

asquerosos,

me va a dar alergia, qué asco.

aníbal: esta me la pagas, ¿eh?

agustina: brincos dieras

por volver a verme,

estúpido taxista.

aníbal: [piensa] ya sé cómo

me las va a pagar

la señorita agustina.

¿sabe qué, señora?

marion: ¿qué?

aníbal: acepto ser su chofer

y vivir en su casa.

marion: ay, qué bueno--

[claxon]

ay, pero maneje, maneje.

ay, joven, ay, ay.

leonor: le digo

que la señorita agustina

en este momento

no está en casa, señor roberto.

agustina: ¿que no oíste, idiota,

que no estoy en casa?

[bufa]

leonor: y que pase buena noche,

joven roberto.

con permiso.

marion: no, no, no.

es que no debiste hablarle así

a roberto, ¿eh?

perla: andas con el humor

muy denso desde que llegaste

en ese taxi.

agustina: ni me lo recuerdes,

¿sí, perla?

porque, aparte,

lo voy a tener que soportar

porque a mi mamá se le ocurrió

contratarlo como chofer.

ay, mamita,

¿en qué estabas pensando?

marion: en eso,

que no tenemos chofer

y eso es una lata.

agustina: pero es que, mamá,

es un pesado, es grosero,

altanero, me choca.

marion: ay, a mí me trató

con bastante cordialidad.

yo lo vi muy decente,

hasta muy bien vestido.

agustina: sí, porque seguro

la ropa que traía era clonada.

por supuesto

que nada era original.

¿cómo crees

que le va a alcanzar?

seguro solamente le alcanza,

no sé, para frijoles, qué oso.

estefanía: ay, bueno, a mí

sí me emociona

que tengamos chofer, ¿no?

así voy a tener

quien me lleve a pasear

por las tardes.

marion: ay, pe--mamá,

has estado enferma,

tienes que reposar.

agustina: ay, mejor, abue,

así no vas a tener que aguantar

al idiota del taxista,

es un patán, patán, re.

marion: ay.

estefanía: ¿qué onda?

gavino:

aníbal pérez, el nuevo chofer.

bartola: ay, está bien guapote,

así como me lo recetó el doctor.

ambos: [ríen]

>> pero si estás bien sanota,

bartola.

bartola: [ríe]

>> mucho gusto.

aníbal: ¿qué tal?

mucho gusto.

bartola: ay, pues, ¿cuál?

si sufro el mal del desamor.

[ríe]

eh, ¿quieres una taza de café?

aníbal: sí.

bartola: está recién hecho, ¿sí?

leonor: no lo entretengan

que las señoritas

ya están listas para que

las lleve a la escuela.

voy a avisarles.

>> no le haga caso, aníbal,

está enferma de gravedad

del desamor, más que bartola.

bartola: [asiente]

aníbal: [ríe]

bartola: pero tienes tiempo

para un cafecito, ¿verdad?

aníbal: sí, sí, me lo hecho,

sí, sí.

marion: ah,

él es el nuevo chofer.

se llama aníbal pérez.

agustina: ¿pérez?

qué corriente.

marion: ay, hija.

perla: está reteguapo,

¿no, agustina?

agustina: está superequis.

perla: pues yo sí le vengo

aceptando un paseo.

marion: oye, niña, compórtate.

ay, buenos días, aníbal.

aníbal: buenos días,

buenos días.

marion: llevas a perla

a su escuela

y a agustina, por favor,

a la universidad.

regresas por mí para llevarme

a la agencia de publicidad.

aníbal: claro que sí,

señora marion.

marion: muy bien.

perla: un día de estos

me voy a ir de pinta

para que me lleves al parque.

agustina: ya no digas tonterías

y súbete a la camioneta.

aníbal: vengan.

agustina: "bye", ma.

marion: adiós, mis niñas.

agustina: a mí también dame

la mano, ¿no?

ayúdame a bajar.

roberto: no me estés dando

la vuelta,

no me quisiste escuchar

en toda la mañana

en la universidad, por favor.

agustina: porque no quiero

hablar contigo, roberto,

entiende, porfa.

aníbal: a ver, ¿algún problema,

señorita agustina?

roberto: ¿y este pelado

quién es?

agustina: es mi chofer.

y tú no te metas, ¿sí, aníbal?

roberto: quiero que me escuches,

por favor.

agustina: no te quiero escuchar.

entiende, no quiero.

aníbal: que ya no la molestes

más, ya.

agustina: bueno, bueno, no,

¿sabes qué?

está bien, la verdad,

sí quiero hablar contigo,

pero--pero aquí no.

a solas.

roberto: tú dime dónde

y yo llevo el champagne.

agustina: pues te veo

en la tarde en el club, ¿va?

aníbal me lleva.

aníbal: no, no, no, yo--

yo no sé si pueda, ¿eh?

agustina: no, a ver,

tú vas a poder.

aníbal: no lo sé.

agustina: eres mi chofer y haces

lo que yo digo.

aníbal: no, no sé.

agustina: sí, haces

lo que yo digo, punto.

se acabó.

bueno.

roberto: nos vemos.

agustina: bye, bebé,

nos vemos al ratito.

ábreme.

ábreme, ¿para qué te pago?

aníbal: ya, ya, ya.

agustina: ay, qué oso, no puedo.

aníbal: órale, seño.

su bolso.

ay, ups, perdón.

agustina: es broma.

aníbal: perdón.

[música]

[música]

estefanía: muchacho.

aníbal: sí, señora.

estefanía: ¿a qué hora te dijo

mi hija que fueras por ella

a la oficina?

aníbal: no, me dijo

que me iba a marcar,

que se iba a demorar

en una reunión o algo así.

estefanía: ah, entonces

súbete a ese auto

porque me tienes que llevar

al piano bar.

aníbal: pero su hija

me va a llamar en un momentito,

señora.

estefanía: ah, pues apagamos

el celular y listo.

al fin que no le va a pasar

nada a marion por esperar

más tiempo en su oficina.

pero yo necesito salir

a distraerme,

a quitarme este olor

a encierro y a viejo

que me cargo.

aníbal: [piensa] con el celular

apagado,

agustina no me podrá localizar

para que vaya por ella

y tendrá que venirse

con ese hígado

del joven roberto.

yo la llevo a su piano bar,

señora.

por favor.

estefanía: sí.

conste que va a ser

nuestro secreto.

aníbal: es nuestro secreto.

estefanía: sí.

aníbal: ya lo guardo.

estefanía: ay,

¿quieres oler lo viejo?

no, ah, bueno.

a ver, no, yo voy adelante.

aníbal: perdón.

contestadora: buzón de voz.

la llamada se cobrará

al terminar

los tonos siguientes.

agustina: ay, maldito inútil.

roberto: ¿sigues sin localizar

a tu chofer?

agustina: sí,

debe traer el celular apagado

porque me manda directo a buzón.

roberto: pero no hagas corajes,

yo te llevo.

te invito a comer

y luego te llevo a tu casa,

¿te parece?

agustina: sí, verdad.

bueno, sí, ya qué.

roberto: ¿sí?

agustina: vamos.

gracias.

estefanía: [tararea]

¿ya?

aníbal: sí.

estefanía: ¿ya voy a bajar?

aníbal: ya, ya, ya.

estefanía: ¿ya llegamos

a la casa?

aníbal: ya llegamos a la casa.

estefanía: [ríe]

pata izquierda...

aníbal: pata derecha...

véngase, véngase.

estefanía: [tararea]

[ríe]

ya me hacía falta

ir al piano bar

a echarme mis copitas

con mis amigas.

aníbal: a mí me da mucho gusto

que se haya divertido, señora.

estefanía: ay, gracias.

aníbal: venga, la llevo

a su habitación.

leonor: de ninguna manera.

bastante daño le hizo

a la señora estefanía

por llevársela a escondidas.

estefanía: [ríe]

[chista]

cómo me chocan los zopilotes

que nomás andan revoloteando

esperando el momento

para atacar.

leonor: señora estefanía.

estefanía: señora estefanía

cuernos.

más te vale que cierres

tu pico de zopilote

y no le digas nada a mi hija

si valoras tu trabajo.

¿entendidito?

leonor: está bien, señora.

yo la llevo a su cuarto.

estefanía: no, no, no,

momentito, me va a llevar

el muchachón.

aníbal: vamos.

leonor: no, no, no.

vamos.

estefanía: dame mi bolsa,

no te vayas a ratear.

aníbal: no, ¿qué pasó?

ahorita la alcanzo, señora.

estefanía: te espero.

[ríe]

aníbal: descanse.

estefanía: gracias.

[tararea]

leonor: cuidado, cuidado

con el escalón.

otro escalón, otro escalón.

roberto: servida, mi reina.

agustina: oye, espérate, ¿no?

estuviste de encimoso

todo el camino.

roberto: ¿qué tienes que

me tienes tan cerquita

y no me aprovechas?

agustina: no, no te pongas

pesado, por favor, por favor.

roberto: pero deja me despido

bien, ¿qué tiene?

agustina: no, oye,

déjame, suéltame, idiota.

aníbal: ¿todo bien?

agustina: sí, roberto ya se va.

buenas noches.

aníbal: oye, vete

por la sombrita.

no te vaya a arder más

el cachete con la luz, ¿eh?

cuidado.

parece que no te fue bien

en tu cita, ¿verdad?

agustina: no me hables de tú,

¿sí?

¿por qué insistes en meterte

en la vida de tus patrones?

aníbal: no, yo no insisto

en nada.

yo lo vi todo desde aquí.

agustina: bueno,

tuvimos una pequeña discusión,

pero pues, ¿qué pareja

de enamorados no discute, no?

aníbal: ah, ¿sí?

debes estar bien enamorada

para darle semejante cachetadón

con tanto sentimiento

a tu noviecito.

agustina: bueno, pues,

es tanto el amor

que siente por mí que,

no sé, a veces no se mide.

aníbal: ¿sabes qué?

entiendo al joven roberto.

yo tampoco hubiera

podido resistirme.

agustina: ¿y por qué no?

aníbal: porque cuando se está

con tan buena compañía

es imposible,

pues, no dejarse llevar

por lo que uno siente.

agustina: ¿de verdad lo crees?

aníbal: sí, claro.

la buena compañía de--

no sé, una luna tan bonita,

el cielo con sus estrellas.

mira, mira, míralas.

agustina: oye, ¿qué te pasa?

eres un patán.

aníbal: ay, y tú eres

una apretada.

agustina: no, no, no, a v--no.

oye, ¿qué te pasa?

suéltame, suéltame.

aníbal: no, no, no,

yo te voy a suavizar.

agustina: no, ¿qué te pasa?

suéltame.

[música]

[música]

agustina: oye, ¿qué te pasa?

eres un atrevido.

aníbal: pero si te encantó,

no te hagas.

agustina: el que no se tiene

que hacer ilusiones conmigo

eres tú, ¿ok?

aníbal: yo solo te di

lo que pedías a gritos.

agustina: a gritos

es como te van a correr

si sigues de igualado.

tú solamente eres el chofer,

pero claro,

¿qué se puede esperar de alguien

con nada de educación como tú?

aníbal: ay, me encanta

la condenada de agustina.

aunque seas orgullosa

y caprichosa,

te voy a conquistar.

la voy a conquistar.

perla: ¿qué tal besa aníbal?

agustina: ay, perla,

me asustaste.

perla: no te asustaste tanto

cuando te besaste con aníbal.

agustina: no, a ver,

él me besó a mí.

perla: pero si bien

que te gustó.

clarito vi desde la ventana

que no lo apartaste.

conté hasta 30 antes

de que lo dejaras de besar,

porque te gustó.

agustina: a ver, es el chofer.

¿cómo crees que me va a gustar

el chofer?

perla: lo creo porque lo vi.

no estoy ciega.

agustina: ya, perla,

déjate de hacer fantasías

y vete a tu cuarto, ¿sí?

a dormir, ya, ándale.

no, claro que no,

es el chofer.ástima que mi mamá

no pudo venir.

estefanía: es una adicta

al trabajo,

no se divierte nadita.

ni parece hija mía.

agustina: aníbal,

no apagues tu celular, ¿sí?

yo sé que es como

un juguetito nuevo para ti,

pero es tu herramienta

de trabajo

para que te avisemos

cuando vengas por nosotras, ¿ok?

gracias.

estefanía: gracias.

agustina: córrele.

estefanía: ay.

recepcionista: señor cisneros,

bienvenido al club.

aníbal: gracias.

katia: aníbal.

qué bueno que sí viniste.

agustina: oye,

¿qué haces aquí, eh?

tú deberías de estar

en el coche esperando.

katia: ay, amiga, yo lo invité.

es que lo que pasa

es que trabaja muchísimo

y pues, no sé, sentía

que tenía que divertirse

un poco, ¿no?

oye, aníbal,

pero con tu uniforme

no te vas a poder meter

a la alberca.

aníbal: bueno, pues es que

no tengo traje de baño.

katia: a ver, ya,

no te preocupes,

aquí en el club

venden trajes de baño

y vamos a comprarte

el que mejor te quede, ¿va?

aníbal: sale.

katia: ahorita venimos, ¿eh?

agustina: y encima vividor.

no, es que no puede ser.

oye, ¿qué te pasa, eh?

tú no puedes estar en el club.

aníbal: ¿por qué no puedo estar

si la señorita katia me invitó?

agustina: pero no puedes

estar aquí como si fueras

un socio más.

aníbal: ¿por qué no?

la señorita katia pagó

para que pudiera entrar,

así como pagó

por este traje de baño.

¿qué tal se me ve, eh?

mira.

katia: aníbal.

aníbal.

ven, el agua está muy rica.

aníbal: sí, ya voy,

señorita katia.

¿sí me permites?

[música]

[música]

perla: anda,

asómate a agradecerle.

agustina: por supuesto que no,

ni que estuviera loca.

perla: pues yo sí

lo voy a hacer.

agustina: no, no, no, a ver,

aléjate de la ventana,

vete a tu cuarto.

aníbal: luz.

perla: en serio que eres

bien mensa al dejarte llevar

por tus prejuicios

y no de la mano del amor.

agustina: ay, vete, porfa.

nuria: discúlpame, hijo,

qué bueno que hoy sí te veo.

aníbal: ¿de qué hablas, mamá?

nuria: bueno, es que he estado

tan ocupada con todas mis cosas

que casi no te he visto.

han pasado semanas y semanas

y semanas y no coincidimos.

pero hoy sí

vamos a desayunar juntos.

aníbal: sí, mamá,

pero solo porque vengo

a visitarte, ¿eh?

nuria: sí, ya sé que te sientes

como visita en esta casa

y yo tengo la culpa.

es que casi no te atiendo,

hijo, pero--

aníbal: mamá, hace tiempo

ya me mudé a mi departamento,

¿no te acuerdas

que te comenté eso?

nuria: ¿un departamento?

aníbal: sí.

nuria: uh, perdóname,

es que no sé dónde tengo

la cabeza, perdóname.

con razón, yo decía

"¿dónde se habrá metido

el muchacho que no lo he visto

últimamente?".

yo dije "me lo raptó

una perversa".

aníbal: no, mamá, aquí estoy.

nuria: [ríe]

perla: estás tristeando,

igual que lo haces siempre

que es el día de descanso

de aníbal.

agustina: este es el día

que yo también descanso de él.

perla: ¿y por qué lo dices

suspirando como

si lo extrañaras?

agustina: claro que no.

perla: ya acepta que te mueres

de amor por aníbal.

agustina: no me metas

esas ideas en la cabeza,

por favor.

¿cómo voy a extrañar

a ese patán?

perla: virgencita de guadalupe,

mi hermana tiene tapada

la cabeza con prejuicios

de clases sociales

y nomás no me escucha.

y mira que le he estado

insiste e insiste.

ayúdame a que agustina

se dé cuanta que hace mal

en no aceptar el amor,

que además aníbal

le corresponde.

ese par hace muy mal

en nada más estar dándose

picones y molestarse.

virgen de guadalupe,

ayúdalos para que ya

no se hagan tarugos

y se dejen llevar

de la mano del amor.

agustina: qué bonita rosa.

¿será que aníbal me la dejó

antes de irse en su día

de descanso?

qué cosas piensas, agustina.

katia: bueno, ya,

nada más voy a cambiarme

y nos vemos en el bar

para tomarnos una copitas,

¿te parece?

aníbal: sí, sí, señorita katia,

claro que sí.

agustina: katia.

aníbal: katia.

nuria: aníbal.

aníbal.

aníbal: señora, señora.

nuria: ay, aníbal,

qué bueno que te veo.

ay, hijo, no recuerdo

que hayamos salido juntos

de la casa para venir al club.

aníbal: no, no, no, acompáñeme,

es por acá.

agustina: seguro también

le está bajando dinero

a esa señora.

no, no, pero le voy a echar

a perder su negocio.

ese gigoló de quinta.

señora, señora.

nuria: señor, otra vez

estoy escuchando la voz

de uno de tus ángeles.

agustina: no, no, no,

señora, estoy aquí atrás.

nuria: ah, ah, sí.

agustina: oiga, disculpe,

tengo algo que decirle

sobre aníbal.

nuria: ay, ¿conoces a aníbal?

qué bueno, lo estoy esperando

porque se fue a cambiar.

agustina: no, sí, sí lo conozco,

pero tiene que saber algo

sobre él.

es que aníbal es un vividor,

señora,

y seguro la está envolviendo

para sacarle dinero.

nuria: ah, bueno, sí,

le doy dinero,

pero pues, es lo más normal,

pues es mi obligación.

agustina: ya le hizo "cocowash",

señora, le lavó el cerebro.

nuria: no entiendo nada.

mira que yo soy despistadona,

pero creo que tú eres

la que no te estás

dando a entender.

agustina: no, a ver.

aníbal, señora,

la está seduciendo

para sacarle dinero.

perdón que se lo diga,

pero lo hace

con mi amiga katia también

y yo no dudo que quiera

hacerlo con usted.

nuria: ¿aníbal,

seducir para conseguir dinero?

pero si él no necesita dinero.

agustina: o s--o sea, ¿cómo?

él es mi chofer,

trabaja en mi casa.

nuria: no, no, no,

creo que lo estás confundiendo.

no, no, no.

aníbal, mi hijo,

tiene su propia empresa

en santa fe

y--y no trabaja por necesidad

porque somos ricos.

agustina: no, a ver.

a ver, señora, ¿su hijo

es aníbal pérez?

nuria: no, no, reina, no,

mi hijo es aníbal cisneros, ¿sí?

y no es ni vividor, ni chofer.

reina, él es millonario.

[música]

[música]

agustina: aníbal,

llévame a santa fe, ¿sí?

aníbal: sí, señorita,

como usted diga.

agustina: en la universidad

me dejaron hacer

una investigación

y pues, tengo que ir a santa fe

a ver al señor aníbal cisneros.

aníbal: ¿a aníbal cisneros?

¿a santa fe?

agustina: sí, ya sé, ¿no?

qué lata ir a santa fe.

y más a esta hora,

porque hay muchísimo tráfico,

pero ni modo, ¿no?

aníbal: mira,

si lo que tú necesitas

es sacar una cita

con ese aníbal cisneros,

yo te la saco por ti

y tú no tienes que ir,

¿te parece?

agustina: ¿en serio?

aníbal: sí, sí, sí, tú--

usted descanse aquí,

le va a ir mejor.

va a llover y así.

agustina: muy bien, aníbal.

qué curioso, ¿no?

se llama igual que tú.

aníbal.

claro, este es cisneros,

no un pérez como tú.

aníbal: óyeme, no,

no te voy a permitir, ¿eh?

los pérez también tenemos

corazoncito, fíjate.

y hay bastantes pérez

en todo el país.

agustina: ¿sabes qué?

ojalá todos no sean

tan patanes como tú.

y en cuanto tengas

los datos de la cita,

me los das, porfa.

y no me hables de tú.

aníbal: ¿cómo están, hermosas?

¿cómo la pasaron

en su día de descanso, eh?

bartola: pues, ¿cuál día

de descanso?

si la señorita agustina

nos pidió de favor

que nos quedáramos

a ayudarle con la reunión.

aníbal: ¿qué reunión?

>> sí, ya lo veíamos venir.

aunque luego, por lo que pasó

entre la señorita agustina

y el joven roberto,

pues creíamos que siempre ya no.

aníbal: ¿qué, de qué hablan?

>> eh, tú dile.

bartola: no, no, tú dile.

marion: salud.

aníbal: oye, a ver,

¿así que te vas a casar

con el joven roberto?

agustina: a ver, ten.

esas no son maneras

de interrumpir una reunión

de tus patrones.

aníbal: está bien, sí,

perdóname.

pero me comentaron

en la cocina que te vas a casar,

¿con--con el joven roberto?

roberto: así es.

mi reina decidió

que yo soy su felicidad

y ya pusimos fecha para la boda.

marion: [resuella]

ay, pues igual de sorprendidos

estamos todos nosotros, joven.

sí, bueno, es que ¿sabe qué?

decidimos hacer

una fiesta íntima,

nada más con los familiares

de los novios.

sí, porque no tenemos

tiempo de organizar

algo más grande, ¿no?

y bueno, ni lo vamos a invitar,

discúlpenos.

agustina: bueno, y entonces,

aníbal pérez,

¿no me vas a decir nada

con respecto a mi boda?

aníbal: sí.

que sean muy felices.

agustina: ¿nada más?

aníbal: sí, nada más.

agustina: bueno, pues entonces

ve a la cocina

a ver en qué ayudas, ¿no?

a las muchachas, ya.

aníbal: sí, con permiso.

marion: [resuella]

ay, mi hija, te ves preciosa.

estefanía: ay,

roberto se casa con la jovencita

más guapa.

vamos a tener que brindar más

por su felicidad.

[ríe]

marion: ay, perla, de veras

tú ni en la boda de tu hermana

dejas de comer dulces.

es que te vas a manchar

el vestido, hija.

estefanía: ay, déjala

que quede como yo.

agustina: aníbal,

¿ya estás listo

para llevarme a la iglesia?

espero que no se te haya

olvidado el camino.

aníbal: no, no, no, señorita.

marion: ay.

bueno, nos vemos en la iglesia.

agustina: nos vemos, mami.

marion: adiós.

[ríe]

ay, adiós.

estefanía: suerte.

marion: ay, joven, rápido,

muévase que la niña

se va a casar.

agustina: oye, aníbal,

¿sabes si este es

el camino más rápido?

aníbal: sí, sí, sí,

estoy seguro, señorita agustina.

agustina: oye, ¿y no crees

que nos podríamos desviar

por algún lado?

no sé...

aníbal: no, este es el camino

más directo a la iglesia.

agustina: está bien.

sacerdote: si hay

entre los asistentes

alguien que sepa

de algún impedimento

para que esta boda se realice,

que hable ahora

o calle para siempre.

bueno.

no habiendo impedimento

para que este sacramento

se lleve a cabo,

yo declaro a agustina

y a roberto ma--

aníbal: ¡no!

¡no!

no, no, agustina

no se puede casar.

sacerdote: ¿eh?

aníbal: ella--ella--

ella es mi--es mi novia.

agustina: no, espérate,

tú y yo no somos novios,

que yo sepa tú eres mi chofer.

aníbal: pero--pero te enamoraste

de mí, nos enamoramos.

roberto: oye, ¿cómo te atreves,

eh?

aníbal: pues mira, si quieres,

nos podemos agarrar a trancazos

aquí mismo,

pero eso no va a impedir

el hecho de que agustina

esté enamorada de mí.

roberto: ¿te enamoraste de--

de tu chofer?

aníbal: yo no soy ningún chofer,

yo sí me hice pasar

por chofer, sí,

pero solo para--

para cobrarme una humillación

de agustina que me hizo

cuando me confundió por taxista.

pero estoy enamorado de ti,

me enamoré de ti.

agustina: lo sé todo.

aníbal: ¿cómo?

agustina: aníbal cisneros.

aníbal: ¿qué?

nuria: eh, perdóname, hijo.

"surprise".

aníbal: mamá, ¿tú--tú?

nuria: creo que te eché

de cabeza.

agustina: sí,

tu mamá me lo dijo todo.

pero ¿sabes qué es

lo que más me da coraje?

que no me raptaras

cuando veníamos para acá.

te di todo tipo de señales.

aníbal: espérame,

es que yo soy un tonto.

siempre he sido un tonto,

me tienes como un tonto aquí,

enamorado por ti.

roberto: ey, "hello, hello",

sigo aquí, ¿eh?

agustina: ay, no, roberto,

perdóname,

pero es que no te amo

y tuve que conocer a aníbal

para darme cuenta

que no estaba enamorada de ti.

roberto: ¿y la boda?

agustina: la organicé

para que aníbal se destapara

y--y dijera que estaba

enamorado de mí como yo de él.

roberto: ¿cómo?

¿llegamos hasta aquí

y no me vas a aprovechar?

agustina: perdón.

de verdad, te juro

que yo no quería que las cosas

llegaran hasta este punto,

pero--pero es que

aníbal cisneros

no es capaz de luchar

por una mujer.

aníbal: no, no, no, mira,

ahora sí te voy a raptar, ¿eh?

marion: ay, agustina, ¿entonces

tú sí te quieres ir con aníbal?

ay, ¿entonces sí estás

enamorada?

agustina: sí, mamá.

estoy muy enamorada y--

y pues, si me quiere raptar,

que sea con mi consentimiento.

marion: [ríe]

estefanía: no, no, no,

nada de que te la vas a raptar,

no te la raptas

hasta que el sacerdote

no les dé la bendición.

a ver.

aníbal: ¿tú qué dices?

¿nos casamos?

agustina: nos casamos.

perla: vaya, por fin,

qué tercos son los dos.

qué bueno que aceptaron

que se quieren

y ahora van a caminar

de la mano del amor.

[aplausos]

agustina: ¿cuántas veces

hemos escuchado o dicho

que el amor es algo complicado?

y no,

el amor no es complicado,

somos nosotros,

los seres humanos,

los que complicamos

las relaciones,

los que ponemos los obstáculos

que el amor tiene que librar

para alcanzar

nuestros corazones.

el amor es más fuerte

que el orgullo

que hace que dos enamorados

pierdan el tiempo

en juegos tontos,

en darse picones,

en molestarse,

cuando lo único que quieren

es entregarse en sus brazos.

es del orgullo,

de la revancha,

de los prejuicios

de los que debemos librarnos

porque no hay nada que nos dé

más alegría y felicidad

que vivir la vida

de la mano del amor.

>> ♪ yo también soy morena

y te vengo a cantar

como el indio juan diego

te traigo rosas y una oración

yo también soy morena

y te vengo a pedir

que recubra tu manto

a todos los de mi hogar

que se alejen las penas

que no vuelva el dolor

y que el año que viene

también me dejes

cantarte aquí

yo también

soy morena ♪

Cargando Playlist...