null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Cuenta pendiente'

5 May 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

roberto: iván, por favor.

dame mis lentes.

iván: a ver, pues

yo no lo tengo, los tiene césar.

roberto: no veo nada.

césar: de veras que yo no

los tengo, estás bien ciego.

iván: ninguno de nosotros

los tiene.

no, están en el suelo,

se te cayeron.

vámonos.

vámonos, vámonos.

todos: ¡cegatón, cegatón!

[ríen]

>> qué divertido es molestar

al puerquito del cegatón.

iván: y vamos a ver qué trae

en su mochila

el cuatro ojos.

"gabi, te compré

estos chocolates porque son

tus favoritos".

>> el tarado del marrano

piensa que la niña

más bonita de la primaria

le va a hacer caso.

iván: y se me ocurre

una idea para no desaprovechar

estos chocolates.

>> sí, sí, sí, ¿cuál?

roberto: gabi.

gabi, gabi.

gabi: ¿qué quieres?

¿no ves que ya me voy?

roberto: sí, sí, pero...

antes te quiero dar algo

que te compré.

mira.

no entiendo.

yo aquí lo tenía, de veras.

iván: gabi.

¿cómo estás?

¿el marrano te está molestando?

gabi: no, iván, estoy esperando

a que me dé un regalo

que, según él, me trajo.

roberto: no sé qué pasó.

iván: ah.

yo sí te traigo este regalo.

gabi: muchas gracias, iván.

tú siempre tan lindo,

me encanta.

roberto: pero esa caja--

iván: ¿tú qué, fregatón?

¿te acompaño?

gabi: sí, claro.

y te comparto

de los chocolates, ¿gustas?

iván: sí.

[llaman a la puerta]

sara: mi amor.

ay, hijito, ¿y esa carita

de tristeza?

iván: pues es que extraño

a mi papá, no me gusta

que se haya ido.

sara: ay, mi vida, yo no quiero

que te sientas mal por alguien

a quien no le importamos

y que nos abandonó.

iván: pues es que sí me siento

mal, porque con él jugaba

tenis, ya no voy a poder jugar

porque él no está.

sara: ah, bueno, pero nuestra

vida no va a cambiar, ¿eh?

es más, tú vas a seguir jugando

tenis, porque yo voy a jugar

contigo, ¿cómo ves?

iván: ¿de verdad, ma?

sara: sí.

bueno, no sabré mucho tenis,

pero bueno, tú eres muy bueno

jugando, así que me puedes

enseñar, ¿cómo ves?

¿me quieres enseñar jugar?

iván: sí.

yo te enseño.

para que seas la mejor.

te quiero mucho, mami.

sara: y yo a ti, mi vida.

iván: [grita]

roberto: ¿qué me van a hacer?

iván: nada.

solo venimos a jugar contigo,

¿no es lo que quieres?

que seamos cuates.

roberto: sí.

pero no me gustan sus juegos,

siempre me molestan.

>> ¿qué quieres, que juguemos

a la cocinita o a las muñecas

como si fuéramos niñas?

iván: vamos a jugar al tractor.

tú como ya eres redondo,

vas a ser la llanta.

roberto: [grita]

iván: es un tractor que habla,

un fenómeno.

ya se atascó, vámonos a jugar

a otro lado, esto ya no tiene

chiste.

gabi: "eres la niña más bonita

que haya visto y siento cosas

igual de bonitas por ti".

[suspira]

qué linda carta me escribiste,

iván.

yo también siento cosas

igual de bonitas por ti.

iván: entonces, ¿sí quieres

ser mi novia?

gabi: sí, sí quiero ser

tu novia.

roberto: no se vale.

yo le escribí esa carta a gabi.

la sacaste de mi mochila.

iván: pues sí.

y deberías de agradecerme,

porque gabi en cuanto la leyera,

te iba a despreciar.

roberto: si le gustó la carta.

me hubiera dicho que sí a mí.

yo le iba a pedir que fuera

mi novia.

iván: qué tarado eres, marrano.

gabi nunca se iba a fijar

en alguien como tú.

cuatro ojos, feo y gordo.

nadie se va a fijar en ti.

menos una niña bonita.

sara: me encanta verte sonreír,

mi amor.

iván: es que una niña del salón

aceptó ser mi novia.

sara: óyeme, yo no sabía

que ya te comenzaban a gustar

las niñas.

iván: es que gabi es

la más bonita de toda

la escuela.

sara: ay, me encanta verte

feliz, mi vida.

oye, ya sabes que si quieres

invitarla a tomar un helado

o al parque, yo los puedo

acompañar, ¿eh?

iván: ¿en serio?

ay, eres a todo dar, mamá.

te amo muchísimo.

sara: y yo a ti, mi cielo

hermoso.

>> el menso del cegatón

te ayudó a conquistar a gabi.

iván: él está bien feo.

y tiene cuerpo de tinaco.

ni lo iba a pelar.

>> ¿y no tienes miedo

de que vaya de orejón

con gabi y le diga la verdad?

iván: no.

y ustedes me van a ayudar

a asegurarme de que se quede

con la boca cerrada, vamos.

ay, el cuatro ojos parece sopa.

[risas]

roberto: déjenme en paz,

ya no me molesten.

[risas]

iván: con esto al cuatro ojos

no se le va a ocurrir decir

ni una sola palabra

de lo de gabi.

[risas]

mira, para que tú también

te unas a la diversión.

roberto: ¿por qué me hiciste

esto?

iván: para que te olvides

de gabi, y nunca le digas

la verdad.

roberto: pero todos se están

burlando de mí.

hasta gabi.

iván: te dije que se iba

a reir de ti, eres gordo

y feo, eres un fenómeno.

no das más que risa.

roberto: me las vas a pagar,

iván.

algún día me las vas a pagar.

me las vas a pagar.

me las vas a pagar, iván.

es hora de cobrarte la cuenta

pendiente y pagues

por todo el "bullying"

que me hiciste.

[música]

[música]

dana: te hice el omelette

que viene en tu dieta.

roberto: ay, mi vida.

¿ves por qué quiero

que te quedes todos los días

conmigo, mi amor?

me consientes demasiado.

dana: sí, te consiento

porque te amo.

pero hay que seguir así, ¿no?

creo que nos va muy bien

que solo me quede contigo

los fines de semana.

roberto: sí, mi amor.

pero nos va a ir mucho mejor

si despierto todos los días

a tu lado, mi vida.

ya, no la pienses tanto,

vente a vivir conmigo, ándale.

dana: estoy muy atrasada

en la tesis y creo que prefiero

terminarla y titularme

antes de tomar

cualquier decisión.

pero te prometo que lo voy

a seguir pensando.

roberto: ok.

¿por qué me ves así?

dana: porque me encantan

tus ojos.

roberto: ay, mi amor.

y eso que de niño usaba lentes,

¿eh?

dana: ¿a poco?

roberto: sí, de verdad.

pero después me operé

y pues ahora lo mejor que ven

mis ojos es a ti, mi vida.

dana: ay, te amo, roberto.

roberto: ay, yo a ti, mi amor.

te adoro.

>> estoy muy contento

con tu desempeño

en el despacho jurídico, iván.

iván: bueno, me gusta ser

abogado.

y más porque su despacho

es el de mayor prestigio

de esta ciudad.

>> el caso que acabas de ganar

nos va a reportar un muy buen

ingreso.

y a ti te toca un bono

bien jugoso.

>> papi, ya llegué

para que nos vayamos a comer.

>> ah, sí, hija.

ya terminé con iván,

estaba felicitándolo

porque ganó otro caso.

>> ya no es una sorpresa

que salgas victorioso, iván.

iván: me estoy esforzando

para ser un gran abogado.

y tener una carrera importante.

>> si sigues así, lo vas

a lograr.

con la experiencia que estás

obteniendo, comienzo a pensar

seriamente en considerarte

como socio del despacho.

iván: sería un honor, abogado.

>> bueno, me voy con mi hija

porque no todo es trabajar.

iván: sí.

>> nos vemos.

iván: que les vaya bien.

alexander: ¡sara!

sé que estás ahí, ¡sal!

sara.

sara, sal a verme.

iván: ¿qué haces aquí?

alexander: necesito ver

a tu mamá.

ya no me contesta los mensajes

y la extraño mucho.

iván: bueno, sus razones

debe de tener para no querer

saber nada de ti, ¿no?

así que déjala en paz.

alexander: no puedo hacer eso.

yo la amo.

iván: que sea la última vez

que te veo por aquí.

si no, te parto la cara.

sara: lo que sea que le hayas

dicho a alexander, funcionó,

porque dejó de dar lata.

iván: a estas cosas te expones

por salir con chavos

de mi edad, mamá.

sara: ay, no, no, no, ¿eh?

no todos han salido igual.

alexander sí resultó intensito,

pero yo no voy a generalizar

a todos los chavos del mundo

solo por uno que me salió

posesivo, no.

iván: no me opongo

a que te relaciones.

pero rehaz tu vida con alguien

maduro.

sara: ay, no.

después de lo que pasé

con tu papá, no, ni ganas

me quedaron de comprometerme,

no, no, yo nada más

me la quiero pasar bien,

salir, ay, sentirme amada

y mira.

¿por qué no mantenerme vital

con la juventud?

iván: pero, mamá--

sara: ay, no, no, yo ya no

quiero hablar de mí.

mejor cuéntame,

¿cómo te fue en el trabajo?

iván: excelente, mamá.

el abogado de la torre está

pensando en volverme socio

del despacho.

sara: ay, oye, pues felicidades,

esto merece una copita

para celebrar, ¿no?

iván: por supuesto.

sara: híjole, qué padre,

mi amor, salud.

iván: salud.

alexander: sara.

sara: ay, alexander, ¿qué haces

aquí?

alexander: inventé que quería

conocer el gimnasio

para que me dejaran pasar

y hablar contigo.

sara: no, no, tú y yo

ya terminamos,

así que por favor vete.

alexander: sara, sara.

ey, por favor, no me puedes

dejar así.

yo te amo.

sara: y yo también estaba

encariñada contigo,

pero yo no estoy dispuesta

a soportar estas escenitas

de niños ñoños, vete.

alexander: sara, ey, por favor,

dame una oportunidad, ¿ok?

yo puedo volver a hacer

que tu interés hacia mí

despierte.

sara: no, alexander.

yo ya tomé una decisión

y tienes que respetarla,

por favor.

alexander: que no, a ver, sara.

no te puedo sacar de mi cabeza.

tienes que volver conmigo.

sara: suéltame, me estás

lastimando.

alexander: no hasta

que me aceptes de nuevo.

roberto: que la sueltes,

¿qué no escuchaste?

alexander: tú no te metas.

roberto: mira, bájale

y respeta a la dama

o te las vas a ver conmigo.

perdón que me haya metido,

pero es que...

me hierve la sangre

cuando alguien maltrata

a una mujer.

no me pude controlar.

sara: no, no, al contrario,

muchas gracias, qué lindo, ¿eh?

roberto: no hay nada

que agradecer, aunque...

ya veo por qué cualquiera

podría perder la cabeza.

sara: ay--

roberto: estás guapísima.

sara: no, no.

qué lindo eres

y qué caballeroso.

oye, pero dime, ¿eres nuevo

aquí en el gimnasio?

porque la realidad es

que nunca te había visto

por aquí.

créeme que no te hubiera

olvidado.

roberto: [ríe]

sí, me acabo de inscribir.

y creo que fue la mejor

decisión que pude haber tomado.

sara: no, la mejor es

que no me hablaste de usted.

porque me ahorraste tener

que decirte que me hablaras

de ti.

roberto: ¿hablarte de usted?

no, te ves muy joven

como para ser tan formal.

sara: no, pues te vas a ir

de espaldas cuando te diga

que tengo un hijo

más o menos de tu edad.

roberto: ¿en verdad?

no me hubiera imaginado

que fueras mamá.

y menos de alguien de mi edad.

sara: ay, pues por eso

yo no tengo empacho en decir

que tengo un hijo, oye,

eso resalta lo bien

que me conservo, ¿no?

oye, todo esto cuesta.

roberto: me llamo roberto.

sara: mucho gusto.

sara.

roberto: ay...

desde que te conocí,

me moría de ganas por besarte.

sara: ay--

ay, tú también me encantas,

estás...

guapísimo, me encantas.

roberto: eres una mujer

fascinante, no puedo esperar

a tenerte entre mis brazos.

sara: yo tampoco puedo esperar

a sentirme entre tus brazos.

[música]

[música]

roberto: acostarme contigo

era lo que más quería

para iniciar mi venganza

en contra de iván.

iván: ¿quién eres

y qué haces aquí?

roberto: eh--

perdón, sara me dijo

que estábamos solos,

que no había nadie en la casa.

iván: ¿conoces a mi mamá?

roberto: eh, sí,

hace unos días que estamos

saliendo.

está dormida y yo nada más

bajé por un vaso de agua,

pero creo que será mejor

que me vaya.

desde que encontré tu perfil,

y vi lo cercano que eras

con tu mamá,

supe que a través de ella

era la mejor manera

de cobrarte todo el bullying

que me hiciste cuando fuimos

niños.

verás lo que me hacías sentir

ahora que tu mamita

suplique y sea humillada.

igual que tú me lo hiciste a mí.

>> muchas gracias,

me encantó la película

y también el café

que me invitaste saliendo.

iván: bueno, y me gustaría

darte las estrellas, la luna,

el cielo entero.

y ni con todo eso podría

compensar que aceptaras salir

conmigo.

>> ay, qué cosas tan tiernas

me dices.

y si no acepté antes,

fue porque nunca me dijiste

nada.

iván: bueno, ya lo sé.

pero es que tú eres la hija

del dueño del despacho

donde trabajo.

pero ahora que estoy

progresando, ya me siento

con la capacidad de ofrecerte

lo que te mereces.

>> oye, tampoco soy una niña

fresa superficial, ¿eh?

a mí me gustaste

desde que te conocí.

y te hubiera dicho que sí

aunque solamente seas

el nuevo empleado de mi papá.

iván: me encantas.

y ojalá esta no sea la última

cita que tengamos, ¿eh?

>> ojalá que no te tardes

tanto en volver a invitarme.

roberto: ¿dana?

qué sorpresa, no me dijiste

que ibas a venir.

dana: esa era la intención,

sorprenderte.

los últimos días has estado

muy raro conmigo.

como muy ausente.

casi hasta como escondido.

roberto: no, mi amor,

claro que no, no he estado

ni ausente ni escondido,

ni nada, mi vida.

lo que pasa es que...

he estado muy ocupado

y en el trabajo, ya sabes.

dana: ¿seguro no te pasa

nada más?

roberto: sí, mi amor.

y vamos a cenar.

porque la pizza se nos va

a enfriar.

uf, huele delicioso.

mi amor, siéntate.

dana: gracias.

roberto: a ver.

muy bien.

uy, mira nada más, ¿eh?

qué delicia.

tengo un hambre.

provechito, mi amor.

sara: ay, ¿dónde estabas?

oye, ¿por qué

te me desapareciste?

roberto: ay, sara.

no, no me desaparecí,

lo que pasa es que estaba

muy ocupado.

además...

no quedamos en nada

después de acostarnos, ¿o sí?

sara: ah, bueno.

no, pero bueno.

pues...

la pasamos tan bien,

además como nos estamos

conociendo, yo pensé

que volveríamos, ya sabes,

a estar juntos.

ay, es que la verdad

es que nunca había estado

con un hombre como tú.

roberto: sí.

este...

no sé si pueda...

volverlo a hacer, ¿eh?

ahorita tengo

muchos compromisos

y estoy terminando de entrenar.

sara: ay, oye,

pero ¿por qué me ignoras así?

roberto: ay, sara,

no te estoy ignorando,

pero aquí vengo a entrenar.

mira.

yo te mando mensaje.

después vemos dónde nos vemos,

y platicamos, y...

¿te late?

sara: está bien.

espero tu mensaje.

no me escribe.

nada que roberto me escribió.

yo ya no puedo más,

ya no puedo más.

iván: ¿mamá?

¿qué te pasa, estás bien?

sara: no--no tengo nada,

mi amor.

voy a salir, ¿eh?

iván: oye, no, no,

pero ¿a dónde vas en ese estado?

sara: luego vengo.

iván: mamá--

[timbre]

sara: ya no puedes tenerme

más tiempo así.

roberto: ¿sara?

¿qué te pasa?

sara: que no puedo dejar

de pensar en ti.

eres el hombre más apasionado

y más guapo con el que he

estado y vine porque...

porque no puedo esperar

a que se te ocurra hablarme.

roberto: ya te traigo

bien loquita de amor, ¿verdad?

sara: sí, pero...

loca de amor, de pasión,

de deseo.

bésame.

dana: qué raro.

roberto no ha visto

el mensaje que le mandé

diciéndole que me venía

a vivir con él.

bueno...

así le dará más gusto

cuando me vea.

roberto.

no puedo creer que te estás

revolcando con otra mujer.

[música]

[música]

roberto: dana, no te vayas,

deja te explico--

dana: no, roberto,

no quieras insultarme

también haciéndome creer

que lo que vi fue un error.

roberto: mi amor, pero es

que no es lo que parece.

ella no significa nada

para mí, yo te amo, dana.

dana: pues quizás,

pero tu amor no es lo primero.

roberto: sí, sí es lo primero,

mi amor.

dana: no, porque si lo fuera,

no me hubieras traicionado.

no me hubieras causado

este dolor que siento.

el que ama, no traiciona.

roberto: mi vida, esto nada

tiene que ver con nosotros.

dana: no, sí, tiene todo

que ver, todo que ver, roberto.

porque lo que sea que te haya

motivado para ponerme

los cuernos, a pisotear

nuestro amor, también terminó

con él.

roberto: no, mi amor, tienes

que escucharme, por favor

escúchame.

dana: no quiero escucharte,

no quiero volver a verte--

roberto: escúchame, dana,

por favor, no te vayas así.

¡dana!

sara: yo no te voy a hacer

ninguna escenita, ¿eh?

roberto: qué bueno

que te vestiste

para que te vayas.

sara: ay.

y yo que pensaba quedarme

para hacerte pasar el mal rato.

roberto: ya conseguí

lo que quería.

lárgate.

>> he platicado con el consejo

y todos están de acuerdo

en que te mereces

el reconocimiento.

iván: quiere decir--

>> que vas a ser socio

del despacho.

mañana será el nombramiento

oficial.

iván: muchas gracias,

abogado de la torre.

voy a trabajar el doble.

aunque el nombramiento

es hasta mañana, yo tenía

que celebrar con las dos

personas que más quiero

en la vida.

>> muchas felicidades.

iván: ma.

¿qué tienes?

has estado en la luna.

sara: ah, no, nada, hijo,

es que...

ay, me está doliendo

la cabeza, yo creo que me voy

a recostar.

con permiso.

iván: perdón, disculpa

a mi mamá, de verdad.

>> no pasa nada.

si tu mamá no se siente bien,

es mejor que se vaya

a descansar.

gracias por traerme.

iván: no, gracias a ti

por acompañarme

en estos momentos

tan importantes de mi vida.

>> a partir de mañana

tu vida va a cambiar.

ya no volverá a ser la misma.

iván: ¿te veo mañana?

>> por supuesto, señor suazo.

[alerta de texto]

iván: no, no, no puede ser.

ese maldito le tomó fotos

desnuda a mi mamá.

¿tienes esas fotos de mi mamá?

roberto: y eso que te mandé

la más fresa, ¿eh?

estoy guardando las mejores

para el final.

iván: no serías capaz

de compartirlas

porque te aseguro que--

roberto: mira.

qué curioso.

ahora eres tú

el que me suplica a mí

que no haga algo

para molestarte, ¿no?

iván: a ver, ¿de qué estás

hablando?

yo ni te conocía

hasta que te enredaste

con mi mamá.

roberto: te equivocas, iván.

piensas así porque mi nombre

no te dice nada.

estoy seguro

que no lo recuerdas.

pero ¿de qué te acuerdas

con el ceguetón, mm?

el cuatro ojos.

el puerquito, el llanta

de tractor, el tarado,

¿de qué te acuerdas, iván?

¿mm?

iván: ¿tú y yo fuimos juntos

a la primaria?

roberto: así es.

te la pasaste molestándome.

haciéndome bullying.

te aprovechaste de mí

para bajarme a la niña

que me gustaba, iván.

iván: no, no, no.

tú no--tú no puedes ser el--

tú no puedes ser beto,

él era...

roberto: gordo y feo.

alguien en quien nunca

nadie se fijaría.

y mira cómo traigo a tu mamá.

iván: eres un imbécil.

roberto: [ríe]

atácame todo lo que quieras,

iván, pero esta vez

no te vas a salir con la tuya.

iván: yo nunca te ataqué,

éramos unos niños.

era un juego nada más.

roberto: no fue un juego.

el bullying es violencia.

y marca a quien lo padece, iván.

yo vivía con mucho miedo.

mucho dolor.

y no pude más

cuando me humillaste

con todos repartiendo

estas fotos donde te burlabas

de mí.

¿te acuerdas, mm?

iván: esto--esto pasó

hace muchos años.

roberto: hace muchos años, iván,

pero yo no lo he podido olvidar.

¿ok?

como tú tampoco vas a poder

olvidar el pack de tu mamita,

que va a ser compartido

en internet.

iván: si te atreves, te juro--

roberto: ay, ya, por favor,

iván, deja de amenazarme.

no te tengo miedo.

no sabes cuánto estoy

disfrutando verte igual

de vulnerable

a cuando me hacías bullying.

iván: pudimos haberlo arreglado

de otra forma.

de verdad, te ofrezco

una disculpa

si por mi inconsciencia de niño

te lastimé.

pero no tenías por qué utilizar

a mi mamá para vengarte,

estás enfermo.

roberto: tú lo provocaste.

si me hubieras escuchado

cuando te suplicaba

que ya no me molestaras,

no estarías ahorita suplicándome

tú a mí que no ridiculice

a tu mamá con el mundo entero,

iván.

iván: si le--si le haces algo,

yo te voy a dar la paz

que necesitas.

roberto: ya, ya, ya, iván,

por favor.

no pierdas tu tiempo echándome

sermones baratos.

¿quién está disfrutando

el juego ahora, iván?

¿quién está gozando

de cobrarse la cuenta pendiente

que tenía contigo?

[música]

[música]

iván: virgencita.

cuánto daño le hice a roberto.

pero no lo hice por malo,

era un niño y no pensaba

en lo que hacía.

equivocadamente creía

que molestarlo era parte

de un juego.

ahora lo comprendo.

te pido que me ayudes,

virgencita,

que las consecuencias

de mis actos no vayan

a trastornar nuestras vidas.

te lo suplico.

buenos días.

>> iván.

de verdad lo siento mucho

porque ya te había dado

mi palabra.

pero no contábamos

con lo que iba a pasar.

iván: ¿qué fue lo que pasó?

>> que no vamos a oficializar

tu nombramiento.

no vas a ser socio del despacho.

iván: pero ¿por qué, abogado?

decían estar contentos

conmigo, ¿no?

>> pero no podemos relacionar

la imagen de prestigio

de nuestro despacho

con el hijo de la mujer

que anda circulando desnuda

en unas fotos en internet.

iván: no, no, no puede ser.

es mi mamá.

>> lo lamentamos, iván.

pero no puedes ser

nuestro socio, no después

que esas fotos se hicieron

virales donde tu mamá está

desnuda.

iván: abogado de la torre,

mi mamá fue engañada,

¿de acuerdo?

el tipo que le tomó esas fotos

y las subió a la red

lo hizo con toda la intención

de vengarse de mí.

yo le puedo explicar--

>> no hay explicación que valga.

en nuestros negocios

estas cosas no se perdonan

y no hay marcha atrás.

estás despedido.

sara: ya, por favor,

ya déjenme en paz.

>> y lo peor es que ya

nos dijeron las muchachas

que andan circulando

unas fotos tuyas en redes

sociales desnuda.

sara: yo ni siquiera sabía

que me habían tomado esas fotos,

y mucho menos

que las habían subido

a las redes.

¿saben qué?

ya me tienen harta,

ya no las quiero escuchar.

>> no, ni te preocupes, ¿eh?

no te queremos volver a ver.

>> vamos a pelear

con el comité vecinal

para que te echen de la colonia.

iván: dejen de agredir

a mi mamá y váyanse a hacer

algo de provecho, mujeres.

¡que se vayan!

>> vámonos.

iván: viejas chismosas...

sara: entonces, ¿fui un objeto

de venganza para roberto?

iván: sí, mamá.

te utilizó para cobrarse

todo el bullying que le hice

cuando éramos niños.

sara: pues vuélvele a pegar

para que se le quite.

iván: no, mamá.

ese comportamiento fue

precisamente lo que causó

esta situación.

y ya no soy un niño,

ahora estoy consciente

del daño que causa

el bullying.

sara: pero tienes que hacer

que pague,

es que no sabes lo humillante

que es que me hayan expuesto

así en internet.

no puedes dejar que las cosas

se queden así como así.

iván: no lo voy a hacer, mamá.

pero voy a hacerlo de la manera

correcta, ¿de acuerdo?

roberto: me quieres meter

a la cárcel en venganza

de lo que te hice.

iván: no, roberto, no.

no en venganza,

sino por justicia.

cometiste una acción

en perjuicio de mi mamá.

y aunque todavía no es

una ley aprobada a nivel

nacional, aquí en la ciudad

está tipificado como delito

que se compartan imágenes

íntimas sin el consentimiento

de la otra persona.

se llama ley olimpia.

y hará que asumas

tu responsabilidad.

roberto: sí, sí, sí, equis,

no importa.

me puedo refundir en la cárcel,

pero aunque me condenen,

las fotos de tu mamá desnuda

no van a desaparecer.

y las burlas y los comentarios

ofensivos, los señalamientos

los van a perseguir

para siempre.

iván: sí.

no van a faltar trolls

que la ataquen de por vida.

pero voy a hacer lo correcto

con mi mamá.

la voy a llevar con gente

profesional para que la ayuden

a armarse de fuerza

y que no viva perturbada

como tú.

roberto: tú me marcaste de niño.

iván: sí.

no me porté de la manera

adecuada contigo.

y te vuelvo a ofrecer

una disculpa, de verdad.

pero al final de cuentas,

lo que no te dejó ser feliz

fue la decisión que tomaste.

dejarte consumir

por la venganza

de una cuenta pendiente.

roberto: me vale

lo que me digas, iván.

conseguí lo que quería.

y no me vas a quitar

esa satisfacción.

iván: no es mi intención.

solo voy a trabajar muy duro

para que saldes la deuda

que tienes con mi mamá.

sara: gracias por apoyarme,

mi amor.

iván: no, ma, lo hago

porque te amo y no voy a dejar

que nadie te moleste.

sara: ¿sabes?

lo he estado pensando y...

pues en cierto modo,

yo mismo me puse

en esta situación.

recibí un escarmiento

a mi manera de proceder.

iván: no, mamá.

tú no sabías que roberto

se te acercó con toda la saña

y la mala intención

de aprovecharse de ti

para hacerme daño.

sara: lo sé, pero esto me tiene

que servir para comportarme

con más responsabilidad.

para ya no quedar a merced

de nadie que quiera divulgar

mi intimidad.

iván: hemos aprendido mucho

de esa experiencia, mamá.

y yo pienso compartirlo

con los niños para que sepan

que deben llevarse entre ellos

con respeto.

que deben jugar

sin molestarse ni violentarse.

y cuando tenga hijos,

los voy a educar.

les voy a hablar del bullying

para que no hagan sufrir

a nadie.

sara: ay.

te amo tanto, mi amor.

iván: y yo a ti, mamá.

cuando somos niños,

podemos ser muy crueles.

pero lo hacemos sin saber,

sin conciencia de que hacemos

mal.

de que estamos jugando.

ignorando de que en realidad

se trata de bullying,

de violencia.

tenemos que hablar

con nuestros niños.

son listos, ellos entenderán

que aunque existan diferencias,

siempre debe imperar

el respeto, la armonía,

la sana convivencia.

para que ninguna vida

quede marcada por el odio,

el coraje, el resentimiento.

hay que ponerle un alto

al bullying.

y que ningún niño

se convierta en un adulto

atormentado con ideas

equivocadas de venganza.

y todo para cobrar una...

cuenta pendiente.

[música]

[música]

>> ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac

>> juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo

este cerro elijo

este cerro elijo

este cerro elijo

para hacer mi altar

todos: la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac ♪

Cargando Playlist...