null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Construir un castillo de amor'

19 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

[música]

josé maría: señorita.

usted no puede pasar por aquí.

¿que no ve que estamos

trabajando?

amina: tengo que entrar

a mi casa.

¿cómo pretendes que lo haga?

josé maría: por la puerta

de la cocina, ¿dónde más?

amina: ¿que yo use la puerta

de servicio?

o sea, en verdad estás

super desubicado.

josé maría: a ver.

yo no veo en qué le afecte.

yo he trabajado toda la mañana

como para que se lo pase

por el arco del triunfo.

amina: con cuanta seguridad

hablas sobre el arco del triunfo

como si alguna vez

hubieras estado en paris.

bueno, ni siquiera has de tener

idea en donde está francia.

[ríe] el único arco

que seguro conoces

es el de las trajineras

e xochimilco.

josé maría: pues sí.

tal vez yo no tenga

tantos viajes como tú,

pero ¿al menos sabes qué

sí tengo?

respeto por el esfuerzo

de los demás.

pero qué vas a saber tú

si eres una malcriada fresa.

amina: y tú un igualado naco.

vasilio: señorita.

disculpe a josé maría.

mire, no se preocupe.

usted pase por donde quiera.

digo, al final es su casa

y pues si tenemos que arreglarlo

lo arreglamos, no hay problema.

amina: pues claro que me voy

por donde se me venga en gana.

vacilio: sale, chavos.

ahí nos vemos mañana, ¿eh?

josé maría: vacilio.

vacilio: no quiero que me

lleguen tarde.

josé maría: sentí los materiales

medio corrientes.

¿seguro que son los que

el patrón ordenó?

vacilio: son los mismos,

pero pues más baratos.

josé maría: pero pues no es

la misma calidad.

y el patrón dio una buena feria

para que le pusieras

lo mejor de lo mejor.

vacilio: lo mejor de lo mejor

es que nosotros ganemos

más dinero.

¿y qué mejor

si el patrón no se da cuenta,

eh?

también te va a tocar

tu buena tajada así que...

no te agüites.

josé maría: no.

no, así yo no.

la verdad yo no soy de los que

tranza a los que nos da trabajo.

vacilio: el que no tranza

no avanza.

y si no te quieres quedar

sin la chamba

y sin tu buena tajada,

mejor calladito, ¿eh?

además, no quieres que tu

jefecita y tu hermanito

se queden de muertos de hambre,

¿o sí?

honorio: siéntate, josé maría.

josé maría: disculpe que lo

moleste en su oficina, patrón,

pero me enteré de algo

que traigo atorado

en la garganta y la neta

no me lo puedo quedar.

honorio: ¿qué pasó?

¿tuvieron algún problema

con los trabajos en la casa?

josé maría: no, con la chamba

no.

pero sí con el manager

de la obra.

vacilio.

él le está dando

gato por liebre.

le está metiendo materiales

de mucho menor calidad

para quedarse con parte

del dinero que usted le da.

y sinceramente a mí no me gusta

morder la mano

que me da de comer,

por eso me sentí con el deber

de avisarle.

refugio: mi hijo,

tu papá debe sentirse

muy orgulloso de ti

desde el cielo viendo que eres

un joven honesto y responsable.

josé maría: yo no podía quedarme

como el chinito,

nada más "milando".

aunque quién sabe

si no me voy a salir

del chirrión por el palito.

seguro de don honorio

nos va a correr por las tranzas

del vacilio ese.

refugio: ya encontrarás

otro empleo,

otra obra donde acomodarte.

lo importante es que mantengas

tus principios

y que no te dejes corromper

por la necesidad.

josé maría: pues sí,

pero yo soy el hombre de esta

casa y tengo que traer dinero

para su comida, el gas, la luz,

para su ropa.

refugio: ay, hijo, ya saldrá.

¿qué te preocupas?

lucas: mira, no te preocupes.

yo puedo vender más chicles

si tú te quedas sin chamba,

hermano, pero de que

salimos adelante,

salimos adelante.

refugio: eso es mi hijo.

josé maría: saben qué,

tienen razón.

siempre hemos sido

una familia unida

y juntos le hacemos frente

a la vida.

lucas: claro que sí.

josé maría: los quiero

un montón.

refugio: y nosotros a ti,

¿verdad, chaparro?

lucas: yo también te quiero,

hermano.

refugio: bueno pues a cenar,

¿no?

josé maría: órale, a comer

que se enfría.

jacqueline: gracias, cata.

cata: ¿le sirvo más cafecito?

honorio: no, cata, gracias.

tú continua con lo que

estás haciendo,

yo me sirvo el café.

amina: ¿a mí me sirves más jugo?

honorio: oye, amina.

cata está ocupada como para que

me la compliques

cuando tú te puedes servir

el jugo, ¿no?

amina: tampoco le estoy

pidiendo algo por lo que

no se le paga.

ella está a nuestro servicio.

cata: sí, señorita amina.

con gusto le sirvo más jugo.

amina: qué servicial eres, caty.

super linda.

ya puedes seguir con lo que

estabas haciendo.

no me veas así, pa.

hasta le digo caty

porque se escucha más "nice"

que cata.

la trato increíble.

pero ya se me quito

las ganas del jugo.

mejor me voy al cole.

honorio: [suspira]

no me gusta su comportamiento.

parece que a amina como--

como que no piensa.

mía: pues sí,

está hueca de la cabeza.

ella no puede pensar.

jacqueline: oye, mía,

no hables así de tu hermana.

mejor vete a lavar rápido

los dientes para que te vayas

con ella al colegio.

mía: ok.

honorio: [suspira]

me preocupa que nuestra hija

está creciendo con esta

frivolidad.

jacqueline: en cierto modo

nosotros la hemos criado así,

honorio.

honorio: sí, lo sé.

pero me estoy dando cuenta

que fue un error darle tanto

sin el menor esfuerzo.

jacqueline: ya, no te angusties.

toma un panecito con tu café

antes de que te vayas

a trabajar.

ándale.

un panecito.

sant

[música]

[tema musical]

iago: quita esa ca

amina: es que neta que mi papá

me pone muy de malitas

cuando se pone de intenso

con lo correcto.

santiago: bueno, pero ya estás

conmigo para que se te alegre

el día, chiquita.

amina: sí.

eres tan guapo

que todo se me olvida.

santiago: [saca foto]

¿verdad que estoy

como todas quieren?

pero ahora sí me volé la barda,

¿no?

amina: o sea aquí era

el momento en que tú me decías

que yo también soy mega guapa.

santiago: si eso es obvio,

amina.

si no estuvieras guapa,

no estaría contigo.

neta que a veces pareces tonta

de tan obvia.

honorio: no, no, no.

ni desempaques tus cosas,

vacilio.

estás despedido.

vacilio: ¿qué?

pero ¿por qué?

honorio: ya me enteré

que me has estado robando

y no te lo voy a consentir

así que toma tus cosas

y te me vas ahorita.

vacilio: no me puede correr.

¿quién se va a hacer cargo

de la obra?

honorio: claro que puedo

y el nuevo maestro será

josé maría.

vacilio: ah.

que fuiste tú, ¿eh?

fuiste a rajarle.

te dije que no se te fuera

la lengua.

honorio: josé maría actuó

de la manera correcta

y en muestra de gratitud

hacía su honradez,

se ganó el acenso.

josé maría: ¿ves, vacilio?

no hay necesidad de tranzar

para avanzar.

porque el que tranza avanza,

pero para atrás.

[ríe]

don honorio,

muchísimas gracias.

le prometo que no se va

a arrepentir.

honorio: lo sé, muchacho.

josé maría: ey, a trabajar

que hay que sacar la chamba.

esto para atrás.

honorio: no sabía que estudiaras

arquitectura, muchacho.

josé maría: oh, pues brincos

diera, don honorio.

tuve que dejar la prepa nocturna

para dedicarme a la chamba

luego de que mi jefe se nos fue.

honorio: lo siento.

y como te vi leyendo

ese libro...

josé maría: sí, este...

los compro de segunda mano

cuando acompaño a mi jefa

a la lagunilla.

mire, dios mediante,

algún día voy a entrar

a la universidad

y pues mientras,

voy planchando terreno.

honorio: estoy seguro

que lo vas a conseguir.

aquí donde me ves,

yo empecé desde abajo

trabajando con mucho esfuerzo

para conseguir

lo que ahora tengo.

me recuerdas a mí mismo

cuando tenia tu edad.

así que júralo que vas a llegar

tan lejos o más que yo.

josé maría: oh, hágame la buena,

don honorio.

honorio: bueno, y me voy

porque tengo una junta a las 12.

apenas llego.

provecho, muchachos.

ambos: gracias.

honorio: pasa.

josé maría: con permiso, señor.

honorio: el trabajo que hicieron

quedó muy bien, josé maría.

aquí tienes el dinero

de su paga.

josé maría: muchas gracias,

patrón.

honorio: y también toma

esta computadora portátil.

josé maría: don honorio,

yo le agradezco,

pero de verdad no es necesario.

honorio: tómalo como una

gratificación por tu honradez.

y es para que puedas apoyarte

en tus estudios y de entrada

termines la preparatoria

en línea, ¿eh?

josé maría: muchísimas gracias.

honorio: de nada.

ah.

también me tomé la libertad

de recomendarte en un lugar

donde necesitan

unas reparaciones.

aquí en la tarjeta

está la dirección

y el nombre de la persona

con quien debes dirigirte, eh.

josé maría: ok, yo les llamo.

honorio: bien.

amina: ay. qué bueno que ya

se van.

que se apuren a limpiar

y que se vayan

porque me quiero relajar

acostándome en los canastos

del jardín.

josé maría: voy con los

muchachos para dejar todo limpio

y retirarnos.

con permiso.

honorio: propio. sí.

hija, ¿qué haces aquí?

¿qué, no tuviste clases?

amina: sí, sí hubo clases,

pero no me dieron ganas de ir.

preferí quedarme a pasar un día

"relax" en la casa.

honorio: amina, amina, amina.

pero tú no puedes faltar

al colegio nada más

porque se te dio la gana.

mira que tus calificaciones

dejan mucho que desear.

tienes que esforzarte, hija.

amina: pa, no le veo el caso.

solo voy a estudiar

mientras me caso

y además voy a heredar

toda tu fortuna.

no tengo ninguna necesidad

de prepararme.

rubén: honorio, en qué estás

pensando?

no has puesto atención a nada

de lo que te he estado hablando.

honorio: no dejo de pensar

en amina.

mi hija me preocupa mucho.

no se esfuerza por su futuro

y como está atenida

a lo que le voy a dar, pues

simplemente no sabe hacer nada.

no recoge su cuarto.

no se sirve ni un vaso de jugo.

falta a la escuela

cada vez que se le pega la gana.

y no me gusta.

rubén: ay, tranquilo, hombre.

ya verás que cuando crezca

va a sentar cabeza.

honorio: no, no me lo parece,

rubén.

yo la veo muy acomodada

sin ganas de prepararse

para nada en la vida.

y discúlpame,

tú viniste a hablar de negocios

y no a que te moleste

con mis cosas personales.

perdón.

rubén : no te preocupes, hombre.

mira, para eso soy

tu mano derecha, tu amigo,

y tu futuro consuegro.

por favor, ten confianza en mí.

honorio: lo sé, rubén,

y confió plenamente en ti,

pero bueno, pongámonos

a trabajar, ¿sí?

rubén: ok.

honorio: mira, este...

amina: ay, no.

¿es neta, naco?

¿qué haces en mi cole?

[música]

amina: no puede ser

que pensé que ya me había

liberado de ti.

neta, esto es como una

pesadilla.

josé maría: te pellizco si

quieres para que despiertes.

amina: no. no me toques,

albañil de quinta.

josé maría: ahí sí fíjate que no

porque tu papá me recomendó

con la directora

para hacerle un trabajo

y yo no estoy aquí

como un chalan.

estoy como el encargado

de la obra.

ya sabes, el "mai" de la obra.

amina: [ríe]

el mai.

tú no tienes nada de maestro.

ni siquiera sabes hablar

porque de seguro ni terminaste

la primaria, ignorante.

josé maría: no, ahí para que

veas que te equivocas,

yo sí hice la primaria

y la secundaria.

nada más me faltó la prepa.

pero yo sí tenia

buenas calificaciones, eh.

no como tú que ya me platicaron

que pasas de panzazo.

amina: así son los aprovechados

como tú, que abusan

de la ingenuidad de los ricos

como mi papá

para ganarse su confianza,

sacarles información

y hasta una computadora.

josé maría: no.

ese fue un detalle muy chido

de don honorio

como una prestación

a mi trabajo.

amina: sí, claro.

ustedes siempre ponen

las cosas a su favor

para mantener su papel

de miserables

y hacerse las victimas.

pero no dejan de ser

unos nacos abusivos.

josé maría: y las mimadas

como tú no dejan de ser

unas pedantes apretadas.

amina: [ríe] ni se te ocurra

dirigirme la palabra

en este colegio.

aquí yo soy la reina.

¿entendiste, naco?

josé maría: aunque sea

[indistinto],

lo chula no se le quita.

amina: ya nos tenemos que ir

al salón.

la chicharra sonó

desde hace rato.

santiago: ay, aquí la vamos

a pasar mejor que en clase.

me muero de ganas

de pasar de primera base

contigo, ¿qué tú no?

amina: sí, obvio sí,

pero no aquí.

ni que fuéramos animales,

santiago.

santiago: ay, aquí nadie

nos va a ver.

no viene nadie por acá.

amina: no, ya parale.

en buena onda.

santiago: mira, ya me cansé

de tenerte paciencia

y que siempre me pongas

pretextos.

y no me pienso seguir

aguantándome las ganas, eh.

mínimo nos vamos a meter

un buen faje.

amina: santiago, suéltame.

suéltame, santiago.

josé maría: ¡ey!

¿no la estás escuchando?

¡que la sueltes!

amina: ¡no, no, no, suéltalo!

¡suéltalo, no seas salvaje!

josé maría: ¿qué te pasa?

solo te estoy defendiendo

de este barbaján

que se quiere pasar contigo.

amina: a ver, tú no tienes

por qué estarte metiendo, naco.

josé maría: en serio que estás

loca.

sonia: como que te enojas mucho

por un pelagatos que no importa,

¿no?

amina: lo que me enoja

es que seguro aceptó ese trabajo

para fastidiarme.

sonia: pues yo dejaría

que me fastidiara

sin problemas.

el albañil tiene lo suyito,

no me puedes negar.

amina: pues sí, pero no--

no es como para tomarlo

en serio.

sería como un baño de pueblo,

ya sabes.

o sea qué oso que te vean

andando con un albañil.

honorio: le pedí a josé maría

que viniera

para que me expliquen

el escandalo que se armó

en el colegio.

josé maría: señor, ya le ofrecí

una disculpa a la directora

porque sí acepto

que no reaccioné

de la mejor manera.

pero es que no me pude controlar

cuando vi a ese poco hombre

metiéndole la mano a amina

a la fuerza.

honorio: ¿es verdad eso, hija?

amina: ay, claro que no.

santiago y yo solo estábamos

teniendo una diferencia,

y este mugroso naco

no tenia por qué meterse.

honorio: bueno, a lo mejor

sí te confundiste, josé maría.

conozco a santiago.

siempre ha respetado a mi hija.

josé maría: sí, créame que

actúe con la mejor intención,

señor.

yo vi que la estaba

mal tratando y escuché a su hija

decir que la soltara.

amina: pero era una discusión

natural de novios

que nada te importa.

josé maría: tal vez.

pero es que cuando yo veo

que maltratan a cualquier mujer

me siento y me meto a defenderla

como "haiga" sido.

amina: [ríe] ay, no.

"haiga".

de veras que eres

un pobre ignorante

que no sabe ni hablar.

mejor aprende a expresarte

antes de meterte en cosas

que no te incumben.

donde sí te debes meter

es en una escuela

para que te enseñen a hablar

y se te quite lo naco.

josé maría: sí sé que se dice

haya, pero me ganó el coraje

de ver como eres.

amina: yo soy una reina

y tú una naco de pueblo.

honorio: ya basta, amina.

discúlpate con josé maría.

amina: ¿qué?

¿de cuál te estás fumando, pa?

honorio: no me faltes el respeto

y discúlpate con josé maría.

él dirá "haiga",

pero al menos sabe hacer algo

y tú,

tú no sabes hacer nada.

así que discúlpate con él.

josé maría: don honorio,

no es necesario, de verdad.

así déjelo.

honorio: que te disculpes.

amina: "sorry".

honorio: amina.

amina: perdón.

honorio: [suspira]

josé maría: así está bien,

don honorio.

acepto la disculpa.

honorio: ¡la manera en que

te comportaste con josé maría

y que me hablaste

es inaceptable, amina!

amina: a ver, ya hice lo que

querías, ¿no?

deberías de estar contento

porque me humillaste

frente a ese naquete.

honorio: no, no estoy contento

porque veo que de verdad

no aprendes nada.

y para darte una lección,

te voy a cortar todos tus lujos

hasta que aprendas un oficio.

amina: ¿qué?

tú no me puedes desamparar.

honorio: no, no te confundas.

comida, techo y estudios

no te van a faltar,

pero tienes que aprender

a hacer algo,

a dejar de pensar que tienes

la vida resuelta.

¡y no te voy a dar dinero

hasta que aprendas a ganártelo!

puedes venir a mi oficina a,

no sé, ser secretaria,

recepcionista.

o te puedes ir a otro lado

de cajera, afanadora,

o empleada domestica, no sé,

no sé.

amina: solo te falta pedirme

que me vaya de albañil, ¿no?

honorio: ah, mira.

no estaría nada mal.

y ya tengo con quien mandarte

con toda la confianza del mundo.

amina: papá, no te pases.

honorio: ya está decidido.

después de la escuela

te vas de aprendiz de albañil

con josé maría.

[música]

[música]

honorio: te agradezco que

te hayas regresado.

josé maría: ah, no se apure,

señor, todavía estaba

aquí cerquita cuando me llamó.

honorio: ¿y entonces,

aceptarías a enseñarle

el oficio de albañil a mi hija?

josé maría: claro.

después de que usted ha sido

a todo dar conmigo,

que me apoyó con una compu,

que me recomienda

para que me den trabajos,

pues apoyarlo con su hija

es lo menos que puedo hacer.

amina: mira tú.

qué conveniente, ¿no?

honorio: hija, por favor.

amina: por favor un cuerno.

de seguro todo esto fue idea

del naco piojoso este

para desquitarse de mí.

honorio: no, amina,

esto es por ti,

para que te prepares

porque la vida

no siempre es cómoda.

amina: pues no voy a caer

en su jueguito.

no voy a aprender ningún oficio

y mucho menos con tu compinche.

honorio: ay, diosito.

josé maría: tranquilo,

don honorio.

déjala que baile dos, tres veces

con la más fea

y se va a amansar.

confié.

rubén: no me gustó nada

el problema que tuviste

con amina en el colegio, ¿eh?

santiago: perdón, pa.

pero pues es que ahora sí

me sacó de mi casillas.

rubén: pues te tienes

que calmar

porque no vas a arruinar

los planes que tengo

por pasarte de vivo con amina.

santiago: ay, yo solo quería

un buen faje.

pues estaba prendido

y amina nada que suelta.

rubén: mira,

te tienes que portar muy bien

con esa niña.

no quiero que nada opaque

la confianza que tiene honorio

en mí.

después de que ejecute mi plan,

puedes hacer lo que quieras,

pero mientras te vas a portar

como una sedita con amina.

no quiero ningún problema.

santiago: está bien, pa.

amina: oye, necesito dinero

para unas cositas de la escuela.

honorio: dame la lista

y yo te las compro, hija.

amina: ay, pa, no seas así.

necesito dinero para mis cosas.

honorio: lo siento,

pero no hay dinero.

si lo necesitas,

ya sabes la solución.

amina: ay, tú ganas.

acepto que el albañito ese

me enseñe su oficio.

[chiflan]

>> ay, mamita.

sí como lo bates lo mueves,

qué rico chocolate, ¿eh?

amina: son un bola de pelados,

¿eh?

>> andas perdida, ¿verdad?

¿andas buscando el tocador?

pues porque ese soy yo.

amina: qué asco.

eres un guarro.

no me estés hablando así.

josé maría: no te estés pasando

de lanza.

>> pues cálmala tú, josé maría.

ni le estoy diciendo nada

para ofenderla.

josé maría: pues no le hables

así a amina que ella es

una damita, una señorita.

samanta: ¿y a poco yo no soy

una damita?

¿por qué a mí nunca

me defendiste así

de estos ñeros?

josé maría: claro que eres

una damita, samanta.

pero este no es el tema.

el tema aquí es que amina

está aquí de ayudante.

samanta: no necesitamos ayuda

de nadie, mucho menos

de una fufurufa

que no sabe nada más

que estirar la mano.

josé maría: pero puede aprender.

así como lo hicimos todos.

yo la voy a respaldar

y la tengo que cuidar.

y a todas las mujeres

que están aquí en la obra

se respetan.

>> sí.

josé maría: nada de andar ahí

de barbajanes.

>> sí, patrón.

amina: esta fue una pésima idea.

yo mejor me regreso a mi casa.

josé maría: ey, ey, ey.

no le des gusto

a esos orangutanes.

y demuéstrale a tu papá

que eres muy capaz.

ten.

vamos para que te de

un recorrido por la obra

y te voy a enseñar todo.

amina: ¡ay, mi uña!

¡ay!

>> ¡cuidado!

amina: [grita]

te digo que ya aprendí

a hacer la mezcla.

ven, te voy a enseñar.

josé maría: [ríe]

todavía te sigues pasando

de agua.

ya te lo he dicho muchas veces

cuanto le tienes que poner.

amina: no, no sé qué pasó.

te juro que hace rato

estaba diferente.

samanta: te dije que esta

riquilla no iba a servir

para nada.

ya lleva días con nosotros

y no puede ni medir el agua.

josé maría: va a aprender,

samanta.

samanta: no pierdas tu tiempo

con ella, josé maría.

no tiene capacidad.

josé maría: bueno.

voy por más cemento

para arreglarla, no pasa nada.

amina: seguro tú arruinaste

la mezcla porque no me soportas.

samanta: no te sientas

el ombligo del mundo, eh,

que tú a mí ni fu ni fa.

amina: claro que no me tragas.

echas a perder lo que yo hago

para hacerme quedar mal

porque josé maría te gusta

y te arde que me prefiere a mí.

samanta: estás loca.

amina: no, estoy brillante.

y si te molesta mi brillo,

ponte bloqueador

porque vas a terminar

achicharrada.

josé maría: para que queden

bien apretados.

amina: gracias, pero yo estaba

podiendo sola.

josé maría: no, lo sé,

te estuve viendo y sin ayuda

de nadie, ve,

armaste muy bien el castillo.

amina: [suspira]

que de castillo

esto no va a tener nada.

va a ser una vivienda popular.

josé maría: amina.

amina: perdón. me salió.

estoy aprendiendo a ser

ayudante albañil,

pero tampoco esperes

que cambie por completo.

josé maría: tienes razón.

mira, lo importante es que

te aplicaste y ve,

ahí la llevas,

aprendiendo un oficio

tal cual como quiso tu papá.

amina: tan bien he aprendido ser

ayudante albañil

que josé maría me pagó

lo de esta semana.

digo, es una miseria,

no sé para qué me va a alcanzar,

pero...

honorio: bueno, pues,

te puede alcanzar

para echarla algo de gasolina

a tu carro y poder ir

al colegio.

amina: no inventes.

¿me vas a dejar a volver usar

mi auto?

honorio: ajá.

veo que te estás esforzando

sinceramente.

y también sé cuando te mereces

un poquito de aliento.

amina: ay, gracias, papi.

ay, ahora que comprendo

que el esfuerzo

es bien recompensado,

le voy a decir a josé maría

que me ayude a seguir

aprendiendo más cosas.

honorio: me parece muy bien.

y yo te voy a ir regresando

tus comodidades mientras

mantengas esta excelente

actitud.

amina: ay, qué chido, pa.

creí que esto iba a ser

para toda la vida.

honorio: espero que la lección

te dure para toda la vida, hija,

pero compruebo que te está

sirviendo.

y más porque solo

te has referido a josé maría

por su nombre

y no con esas palabrotas

que solías usar.

amina: pues es que

no resultó ser

ni tan patán ni tan guarro

como yo pensaba.

me ha apoyado mucho.

honorio: es un buen muchacho.

me da gusto que te apoyes de él

en lugar de estar nada más

peleando.

y que le tomes afecto, ¿eh?

amina: ay, pa, ¿qué cosas dices?

en este momento

yo no quiero a nadie más

más que a ti.

te amo, pa.

honorio: y yo a ti, mi vida.

rubén: honorio, aquí estoy.

¿cuál es la urgencia?

oye, te ves muy mal.

¿qué tienes?

honorio: no...

no tengo ni un peso

en mis cuentas, rubén.

[jadea]

rubén: eso no puede ser.

honorio: las inversiones

en la bolsa se hicieron mal

y perdí toda mi fortuna.

rubén: esos son los negocios.

honorio: [jadea]

no puedo respirar.

[jadea]

rubén: mira, mejor será

que te mueras

así no sabrás

que me quedo con todo lo tuyo.

honorio: ¿qué dices?

rubén: que yo hice

la jugarreta en la bolsa

y me quedé con toda tu fortuna.

honorio: [jadea]

rubén: claro, con empresas

fantasmas para que nadie

sospechara de mí.

mira, yo no quería

que te infartaras,

pero créeme que esto será

la cereza del pastel.

honorio: [jadea]

[música]

[música]

todas: [lloran]

jacqueline: ya enterramos

a su papá y sigo sin aceptar

que se nos adelantó.

mía: pero ¿por qué se murió?

lo voy a extrañar mucho.

jacqueline: el dolor de haber

perdido todo debió de haber sido

muy fuerte y--

y su corazón no resistió,

hijita.

amina: ¿qué vamos a hacer, mamá?

jacqueline: no lo sé, amina.

voy a hablar con nuestro

abogado.

voy a apelar a la gran amistad

que tenia con honorio

para que nos apoye

a saber qué fue lo que pasó.

honorio no pudo ser

tan descuidado para quedarse

en la ruina.

cata: señora jacqueline.

este señor la busca.

>> buenas tardes.

jacqueline: buenas tardes.

tome asiento por favor.

>> entiendo que no están pasando

por el mejor momento,

pero tengo que tomar posesión

de esta casa.

jacqueline: ¿cómo?

pero esta casa es de mi esposo.

>> así es,

y tras perder su fortuna,

adquirió una gran deuda

que tendrá que ser pagada

con el embargo

de esta propiedad.

mía: pero no tenemos en donde

vivir.

>> ese no es mi problema,

pero tienen que desalojar

de inmediato.

amina: ay, no.

no, no puede ser.

ya solo nos falta

que nos caiga un rayo.

josé maría: ¿qué pasó?

vine a darles el pésame

por lo de don honorio,

pero ¿por qué están en la calle?

jacqueline: nos despojaron

de nuestra casa

y no tengo familia

a quien recurrir

para que mis hijas

tengan un techo.

mía: yo no quiero quedarme

en la calle, mami.

jacqueline: pues yo creo que

no va a haber otra opción

más que irnos a--

a un albergue.

amina: ¿qué?

¿como si fuéramos

unas "homeless"?

¿unas vagabundas?

jacqueline: amina, por favor

ten un poco de comprensión.

josé maría: claro que tienen

otra opción, doñita.

yo las voy a llevar

a vivir a mi casa.

y ahí nos podemos acomodar

para que no se queden

en la calle.

amina: no veo la gran diferencia

entre la calle y un cuchitril.

jacqueline: hija,

tú de verdad ves la tempestad

y no te hincas.

discúlpala.

te agradezco tu ofrecimiento,

pero no quisiéramos incomodarte.

josé maría: don honorio

fue siempre a todas margaritas

conmigo y con mucho gusto

yo les tiendo la mano.

y por mi familia

ni se preocupen,

les va a encantar la idea.

así que vamos.

no tienen por qué

seguir pasando penas

en la calle.

mía: ¿y cómo sucedió todo esto?

josé maría: no lo sé.

¿tú sabes?

mi carnalito y yo

les vamos a dejar este cuarto

para que se puedan acomodar aquí

las tres.

nuestro techo es humilde,

pero es muy limpio

y muy solidario.

amina: no creo poder aguantar

mucho.

nunca he compartido mi recamara

y lo peor es que no sé qué hacer

para salir adelante.

josé maría: ¿cómo de que no?

puedes trabajar.

ya sabes hacer algo

y te puedes venir de chalana

conmigo.

y de poco a poquito

irás mejorando el panorama,

ya verás.

amina: mi papá no tenia en mente

que fuera albañil

el resto de mi vida

y yo tampoco.

era solo un escarmiento.

josé maría: bueno,

pero las cosas han cambiado

y ahora es la única herramienta

con la que tu cuentas

para prosperar.

amina: ay, te juro me hubiera

muerto con mi papá.

josé maría: ey, ey, ey,

no pienses así.

yo estoy contigo

para seguir apoyándote.

para ayudarte a reconstruir

tu vida.

y te voy a construir

un castillo de amor.

jacqueline: buenos días,

refugio.

todos: buenos días.

refugio: buenos días.

oiga, qué bien le quedó

la ropa que le presté,

de la que compré

en la lagunilla.

hasta da el cantazo

de que es fina.

jacqueline: ay, gracias refugio

por recibirnos y por apoyarnos.

pero la verdad es que

no dormí bien porque

he estado pensando

que no sé hacer nada

para sacar a mis hijas adelante.

refugio: ¿sabe qué?

mire, se me ocurre que se venga

conmigo como mi modelo.

con su porte y elegancia,

la ropa parece de marca

y las quintas se la van a querer

arrebatar deslumbradas

deseando verse como usted.

jacqueline: ¿de verdad me daría

esa oportunidad?

refugio: claro.

y le daré una parte

de las ventas,

que de seguro se van a disparar.

con lo que primeramente dios

irá despejando el momento oscuro

que usted está viviendo.

mía: es una excelente idea,

mami.

y hasta yo me pongo a vender

chicles con lucas.

lucas: claro que sí.

a mí me parece una genial idea

porque así vendemos más cajas

y juntamos más dinero.

mía: sí.

pero me enseñas, ¿eh?

lucas: por supuesto te enseño

el truco.

jacqueline: muchas gracias.

no cabe duda que ustedes son

unos angelitos que nos mandó

mi esposo.

ambas: [ríen]

[música]

[música]

amina: no, no pienso poner

un pie en el cole.

no me voy a hacer el haraquiri.

josé maría: no tienes por qué

avergonzarte de lo que puedan

decir los demás.

tú estás haciendo un trabajo

para ganarte la vida

de manera honesta y respetable.

amina: sí, lo sé

y no estoy en posición

de negarme en ganar dinero,

pero ay no, no, no sé.

josé maría: yo voy a estar

contigo para que nada te pase.

¿qué no te he defendido siempre?

amina: bueno, sí.

solo tenias que enseñarme

el oficio de albañil

y te has portado como algo más.

josé maría: porque en mi corazón

tú eres algo más, amina.

amina: yo, no, yo ahorita estoy

en una situación muy difícil

como para pensar en esas cosas.

josé maría: yo entiendo.

pero yo te di mi palabra

de que te iba a ayudar.

de que te voy a construir

un castillo de amor

y te lo voy a cumplir.

sonia: [ríe]

lo veo y no lo creo.

tan bajo caíste que terminaste

de albañil.

amina: amiga, no, ¿cómo crees?

solo estoy viendo como fastidio

a estos nacos, ya sabes.

sonia: ay, no te hagas.

todo el mundo sabe

que ya no vienes a la escuela

porque te volviste pobre

y ya no puedes pagarlo.

amina: no, no me volví pobre.

¿cómo crees?

es un mal entendido

y mamá ya está hablando

con el abogado de la familia

para que lo arregle

y pronto pueda estar de vuelta.

josé maría: ¿algún problema?

amina: no, ninguno.

sonia: ay, con cuanta

familiaridad se hablan.

claro, como los dos están

en el nivel más bajo.

josé maría: oye, no le hables

así a amina.

ella está haciendo algo digno,

no como tú.

santiago: ni tú tampoco

le hables así a sonia

como si fueran iguales.

josé maría: pues yo voy a

defender a amina de cualquiera

que la quiere insultar

y de que no la tome en serio.

sonia: a ver, aquí del único

que se están burlando

es de ti, mugroso.

¿qué?

¿a poco estás poniendo la cara

por amina porque crees

que andan en serio?

josé maría: pues sí.

yo le estoy dando el apoyo

y el cariño

que ninguno de ustedes

que se decían sus amigos

le están brindando.

sonia: ay, por favor.

amina solo está jugando contigo.

a mí me lo dijo.

que nunca te tomaría en serio.

que eres tan poquita cosa.

es solamente para divertirse.

¿o no, amina?

amina: obvio no, sonia.

¿cómo crees que yo voy a andar

con un naco albañil?

josé maría: amina, ven,

no les hagas caso.

amina: a quien no debí darle

entrada, pero ni de chiste

es a ti.

porque como buen pobre

te tomas atribuciones

que no existen.

entre tú y yo no hay nada.

solo eres un souvenir

para pasar el rato.

josé maría: amina, no puede ser

que ahora me estés

rompiendo el corazón.

amina: tú te estás estrellando

solito porque tú solito

te volaste.

fuiste solo un juego,

alguien para divertirme

porque se dejó tomar el pelo.

pero mi único y verdadero amor

es y siempre será santiago.

no un ignorante guarro albañil

naco.

[ríen]

josé maría: yo me convencí

que de verdad te estabas

cambiando.

amina: qué flojera me estás

dando.

qué flojera me están dando

todos.

aquí se terminó el espectáculo,

¿ok?

y a ti no te quiero volver a ver

en la vida.

josé maría: amina.

¡amina!

sonia: [ríe]

josé maría: amina.

¡amina!

amina: ¡no, josé maría!

¡josé maría, no, no, por favor!

josé maría, responde.

¡josé maría, responde por favor,

responde!

¡josé maría, por favor!

[llora]

¡no, no, no!

¡no, josé maría, no!

por favor respóndeme.

[música]

[música]

amina: se lo juro que no deseaba

que josé maría tuviera

este accidente que lo tiene

entre la vida y la muerte.

refugio: ahora lo importante

es la vida de mi hijo

y que la virgencita nos ayude

a que no se nos muera,

por favor.

amina: sí.

entre las dos pidamos

a la virgencita

que salga josé maría.

él es muy bueno.

yo fui muy tonta

al dejarme llevar

por comentarios estúpidos

y sin importancia.

te lo pedimos, virgencita,

sálvalo.

[música celestial]

[pitido]

ay, josé maría, por favor.

ay, ya reacciona.

tienes que ver lo arrepentida

que me siento

y que de verdad te pido

que me perdones.

fui una tonta por dejarme

presionar por los tarados

del colegio,

pero es que todo ha sido

un cambio muy intenso para mí.

tú siempre me apoyaste.

no me despreciaste

cuando ya no tuve dinero.

hasta me salvaste la vida

después de que te traté

como un trapo.

tienes que despertar.

porque no solo me enseñaste

un oficio para abrirme

el paso en la vida,

sino que también me enseñaste

lo que es amar verdaderamente.

porque claro que te amo.

y claro que quiero que me

construyas un castillo de amor.

josé maría: claro que lo vamos

a construir juntos.

amina: [ríe] despertaste.

josé maría: la verdad no estaba

inconsciente.

me hice el dormido

cuando te comencé a escuchar

y dejé que te fueras

como hilo de media

para que aceptaras que me amas.

amina: sí.

sí, sí, sí, te amo

y espero que puedas perdonarme

por mis arranques

que nada que ver.

josé maría: así te conocí,

bien mula, pero preciosa.

yo también te amo

y claro que te voy a construir

un castillo de amor.

[música celestial]

tu papá estaría

tan orgulloso de verte.

él no te quería hacer daño.

quería que madurarás,

que aprendieras.

no quería dejarte sin herencia.

amina: y me heredó algo mejor

que el dinero.

me heredó el aprendizaje

de que con el esfuerzo

y con el trabajo

es como salimos adelante

en la vida.

te amo.

josé maría: te amo.

amina: que vivamos en

circunstancias mejores que otros

no nos da el derecho

de insultarlos o de burlarnos.

las comodidades con las que

crezcamos no son suficientes

para enfrentar las vueltas

de la vida.

lo más valioso es aprender

que con esfuerzo

y sabiendo hacer algo

es como logramos salir adelante.

reconociendo que todos

los seres humanos

somos iguales,

sin importar nuestra profesión.

igual que al verdadero amor

no le importa qué tengamos,

sino lo que somos.

y cuando perdemos lo material,

el verdadero amor es lo que

permanece y lo que nos ayuda a

construir un castillo de amor.

[música celestial]

[música]

>> ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac

juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo

este cerro elijo

este cerro elijo

este cerro elijo

para hacer mi altar

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bojá al tepeyac ♪

Cargando Playlist...