null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Claro que te amo'

Univision2 May 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

erik: ¿qué pasó, tina?

ya estoy aquí.

¿para qué me pediste que

comiéramos juntos?

tina: para darte la buena nueva

que me dio el doctor

en la consulta que tuve

antes de recoger a mi hijo

en la escuela.

erik: ya te dio los resultados

de los análisis.

tina: [ríe] estoy embarazada.

vas a ser papá, mi amor.

erik: qué buena noticia.

beni: sí, a mí me gusta

que voy a tener hermanito.

erik: ¿cuántas semanas

tienes?

tina: acabo de cumplir 12.

erik, yo creo que estamos

a tiempo de formalizar

y casarnos.

erik: por supuesto, mi hijo

va a nacer en una familia

como tiene que ser.

tina: te amo, erik.

gracias por cumplirme

la ilusión de formar

una familia.

beni: sí, y yo voy a jugar

siempre con mi hermanito.

tina: sí, mi amor.

erik: a ver, tina, yo solo

voy a hacerme cargo

de mi hijo.

tina: pero yo nunca te exigí

que seas un papá para beni.

erik: porque no lo soy.

digo, si vamos a casarnos

y a vivir juntos será solo

contigo y con mi hijo.

a beni no lo acepto.

tina: pero--

pero es mi hijo.

erik: no sé cómo le vas a hacer,

pero te tienes que deshacer

de él.

tina: pero erik--

¿es que ya no me quieres?

erik: no, no, no, sí

te quiero.

pero te quiero solo a ti.

a tu hijo no.

beni: pero yo no le he hecho

nada.

erik: pero eres un estorbo.

digo, si quieres que hagamos

una vida juntos, te tienes

que deshacer del niño.

beni: ma, por favor, no.

tina: mira, vas a hacer

lo que yo te diga y lo que yo

te ordene.

y si te digo que te vas

a quedar con tu abuela--

betty: ¿qué pasa, hija?

¿por qué está llorando--?

tina: ahorita hablamos, ¿sí?

beni: mami, yo te juro

que me voy a portar bien.

tina: ay, ya basta, beni.

ya vete a una recámara

para poder hablar con tu abuela.

beni: ¿ya no me quieres?

tina: beni, ya te expliqué.

pero el que parece que no quiere

a mami eres tú, mi amor.

porque no quieres cooperar

para que yo sea feliz.

asi que ya, por favor,

déjame sola y vete al cuarto.

andale, ya vete, vete.

[suspira]

beni: mi mamita ya no me quiere,

ya no me quiere.

[llora]

tina: voy a tener un hijo

de erik y va a casarse conmigo.

betty: me alegro por ti, hija.

siempre viviste un poco amargada

por haber sido madre soltera.

pero bueno, ya vas a tener

tu familia con ese hijo que

viene en camino y con beni.

tina: no, mamá.

beni se va a quedar aquí

a vivir contigo.

betty: pero ¿por qué?

tina: porque erik no tiene

por qué hacerse cargo de un niño

que no es suyo.

betty: ¿el te pidió que

abandonaras a tu hijo?

tina: es lo mejor, mamá.

quiero que me apoyes, por favor.

betty: no.

lo mejor para beni es vivir

contigo, cerca de su familia

para estar bien.

tina: entiende que tengo

derecho a rehacer mi vida.

betty: me duele que hables

así, como si mi nieto

tuviera la culpa y te hubiera

destrozado la vida.

y no es así.

tina: mira, no tiene caso

que nos enfrasquemos en una

discusión que no nos va a llevar

a nada porque mi decisión

está tomada.

beni se queda a vivir contigo

para que yo pueda ser feliz.

tengo derecho a intentarlo

y nadie va a impedir que yo

aproveche esta segunda

oportunidad.

inadie, mamá, nadie!

betty: beni.

beni: [llora]

betty: hijo, ven, mi amor.

ya no llores, ven.

beni: ¿y mi mamita?

betty: ya se fue.

pero aquí estás

con tu abuela.

beni: mi mamita ya no me quiere.

betty: no, no pienses así.

ella ahora tiene otras cosas

que hacer, pero no te abandonó.

te dejó aquí conmigo, ¿eh?

beni: ¿tú sí me quieres, abue?

betty: [solloza]

claro que te amo.

te adoro.

pancho: iten, beni!

niños: [festejan]

pancho: oye, te pasé el balón

para gol y los otros

lo metieron.

eres un maleta.

con razón tu mamá ya no

te quiso.

beni: ¿tú qué sabes?

pancho: lo que le dijo tu abuela

a mi papá de que vives

con ella porque tu mamá

te vino a botar a su casa.

tu mamá no te quiere,

no te quiere.

beni: icállate!

pancho: no me empujes.

beni: isí te empujo!

[barullo]

betty: ibeni!

ipancho!

iqué pasa!

iqué pasa!

¿por qué se están peleando?

pancho: vámonos a jugar

a otro lado.

ya nunca vamos a echar

cascarita contigo, niñita.

betty: ¿por qué no te portas

bien?

ino es posible!

vámonos a la casa.

es la primera vez que sales

a jugar con los niños,

y mira nada más.

¿qué? ¿todo el tiempo

vas a estar haciendo lo mismo

o qué?

no tenías por qué agarrarte

a moquetazos con pancho.

beni: dije que no quería

salir a jugar.

betty: pero no te puedes

quedar encerrado aquí

en la casa, sin amigos.

beni: no quiero, no quiero

estar aquí.

betty: pues, por el momento

es tu casa.

y no quiero que tengamos

problemas.

beni: entonces, bótame

como lo hizo mi mamá.

betty: no me respondas.

beni: es la verdad.

nadie me quiere, nadie.

betty: hijo, no era

mi intención hablarte

de esa manera.

pero entiende que tengo

que decirte las cosas

cuando no te portas bien.

beni: sí, abue.

perdón.

betty: esto es nuevo para

los dos.

pero tenemos que portarnos

bien, porque tú eres un niño

muy bueno.

beni: sí, abue.

te prometo que me voy a portar

bien.

pero me sigues queriendo,

¿verdad?

betty: claro que te amo.

te amo muchísimo, muchísimo,

muchísimo.

beni: ¿cómo va a ser la vida

un sueño si la sociedad

no nos deja soñar?

vivimos en un mundo

que no nos podemos devorar

porque nos atragantamos con

los prejuicios con los que

nos etiquetan.

usamos las redes sociales,

más que para comunicarnos,

para atacarnos entre

nosotros mismos.

pero bueno, espero

que les haya gustado

esta poesía que escribió

acá su servilleta.

entonces, lo que gusten,

nada, una monedita,

una sonrisita, un consejo.

bien aceptado.

¿por acá? ¿no? ¿nadie? ¿sí?

muchas gracias, gracias,

gracias.

¿por acá?

ah, muchas gracias.

iacá adelante, guero, porfa!

gracias.

betty: ay, ¿cómo que te

la pasaste toda la mañana

declamando en los peceros

en vez de ver lo de

tu inscripción en la

universidad.

beni: ay, abuelita, ya te dije

que la escuela no es para mí.

ahí no me entienden.

betty: pero te tienes que

preparar, beni.

tienes que estudiar.

pasaste de panzazo a la

preparatoria, te has pasado

un año papando moscas.

ino quiero que seas un fósil

del cch!

beni: abuelita, ¿neta no

te sabes otra rola?

ya actualízale a tu playlist,

¿no?

betty: [gime]

no me empieces con esas cosas

modernas.

ay, hijo, comprende.

tienes que estudiar,

tienes que educarte, pues,

para que la tengas

menos difícil con todas

esas pintarraqueadas que

te hiciste en el cuerpo--

beni: no, no, perdón, perdón,

pero hay que dejar algo

bien claro.

no son pintarrajeadas,

son tatuajes y es arte, abuela.

betty: arte, arte.

¿qué vas a saber de arte?

si ni te paras en un salón

de clases.

beni: aunque no te guste,

abuela, esto es arte

y es la manera en que tengo

de expresar mis sentimientos

en mi cuerpo.

betty: podrá ser, pero--

ese aspecto te va a traer

problemas cuando quieras

conseguir trabajo, sentar

cabeza.

beni: es que ahí es donde

la marrana tuerce el rabo,

abuela.

yo no quiero sentar cabeza,

no quiero buscar un trabajo.

así que ya véle bajando

a tus choros, ¿eh?

párale.

betty: [solloza]

[música]

[música]

francisco: ya cambie esa cara.

ya no se preocupe por lo que

me contó del beni.

así son los chavalos.

eso de los tatuajes pues,

es su onda.

mi pancho también tiene uno.

betty: yo entiendo a mi nieto;

y no le digo las cosas

por criticarlo,

sino porque me preocupa

que lo van a rechazar

por su aspecto.

ay, y ni siquiera quiere

estudiar para defenderse

en la vida.

francisco: ay, sí, mi pancho

salió rebueno para la estudiada.

le está echando muchas ganas.

ya está en la nacional.

hasta dejó de trabajar

conmigo en las tardes.

por más que busco ayudantes,

no me duran nada.

betty: ¿y si le mando

a mi muchacho?

tal vez, si comienza

a trabajar, pues, le agarra

el gusto, ¿no cree?

francisco: hombre, doña betty.

nomás porque usted es clienta

de toda la vida le voy a hacer

la balón.

dígale al beni que se venga

en las tardes y aquí

lo ponemos a trabajar.

betty: muchas gracias,

don francisco.

de verdad, muchas gracias.

francisco: andele, doña betty.

betty: nos vemos.

beni: las hilachas contigo,

abuela.

ya te dije que no quiero

trabajar.

betty: ay, apovecha que

don francisco te va a dar

trabajo como su ayudante.

beni: que se lo ahorre.

en ningún momento le pedí

que me diera trabajo, ¿sí?

betty: beni, por favor.

por algo tienes que empezar.

beni: no, yo ya empecé

por algo, abuela, ¿sí?

ya empecé a declamar

mi poesía en los camiones.

esa es mi chamba.

uno se tiene que dedicar

a lo que lo apasiona, ¿no?

betty: sí, y me da gusto

que seas artista y todo, pero--

ay, pero busca otra cosa

que quieras hacer más

profesional--

beni: no sé, abuela, no sé

si quiera algo más de la vida.

lo que sí sé es que ya no quiero

seguir discutiendo contigo.

permiso.

[llaman a la puerta]

betty: quería ver si

no te habías dormido.

beni: no.

no no podía dormir, abuela.

betty: qué bueno que no te has

dormido, hijo.

no me hubiera gustado

que nos durmiéramos enojados.

beni: a mí tampoco.

betty: eres mi adoración, beni.

y solo te digo las cosas

por tu bien.

beni: ya sé, ya sé.

perdóname, ya sé que a veces

me gana la "neura" y me pongo

histérico y me gana el carácter,

pero--

pero sí me quieres, ¿verdad?

abuela: claro que te amo,

condenado.

claro que te amo.

[solloza]

beni: andele, don cosme,

pásele, pásele.

cosme: ay, doña bentty,

es que me da pena.

betty: ay, ¿qué pena ni qué

nada?

usted es mi notario

de confianza; y además

es un amigo de hace muchos años.

andele. [ríe]

beni: ¿qué onda?

¿cómo está, eh?

qué milagro verlo por acá.

ya lo veo bien acomodado

para hincarle el diente

al pan.

cosme: ay, ¿cómo crees, beni?

yo ya vengo bien desayunado,

pero ya sabes cómo es

tu abuelita de espléndida.

y lo sabes muy bien,

porque el que se ha acomodado

en los últimos años, bueno,

eres tú.

beni: [ríe]

por lo visto desayunó

payaso, ¿eh?

está bien, está bien.

¿ya desayunó?

entonces le quito el pan

de la mesa, ¿cómo ve?

betty: ya, ya no se estén

bormeando así, ya.

beni: está bien, abue,

él aguanta.

¿o no, don cosme?

cosme: sí, doña betty.

no se preocupe.

nos llevamos pesado,

pero me cae muy bien.

todos: [ríen]

beni: está bien, mi "lic".

bueno, yo me voy a difundir

mi arte, así que ahí nos

"vidrios", ¿eh?

cuídese, mi "lic".

bye.

betty: bye, mi amor.

andele, acerque ese pancito.

puede tomar el que quiera

mientras vemos nuestros

asuntos.

cosme: ah, no lo voy

a despreciar.

se ve muy bueno.

erik: entonces, yo agarré

el perro y pues se me zafó.

se fue huyendo y ya no lo

encontré hasta tres horas

después.

tina: [ríe]

beni: ¿qué fregados hacen aquí?

abuela: hijo, tu mamá vino

porque no la han pasado

nada bien.

beni: ahorita se estaban riendo.

tina: así es, beni.

mi esposo tuvo mala suerte

en unas inversiones

y perdimos todo.

beni: ¿y a nosotros qué?

tina: pues, que no nos quedó

de otra más que venir

a refugiarnos a casa

de tu abuela.

abuela: y yo acepté recibirlos.

no puedo dejarlos chiflando

en la loma.

beni: qué fácil, qué fácil, ¿no?

ya nos fregamos; ahora vamos

a casa de la abuela

a estar de mantenidos.

erik: ¿no te mordiste la lengua?

beni: yo no quiero que se

queden aquí, ¿cómo la ves?

[música]

[música]

hijo: no le hables así

a mi papá, naco delincuente.

beni: ay, por favor, mocoso.

cállate, no sabes nada de mí.

hijo: basta con verte para

saber tus mañas.

hijo 2: mamá, yo no quiero vivir

con esta gente.

hija: ni yo, este lugar

es un huevito.

tina: van a tener que

acostumrbarse, ¿sí?

betty: mira, aquí nos podemos

acomodar.

beni se pasa a mi cuarto

para que ustedes se queden

en el otro.

hija: o sea, ¿no voy a tener

mi propia recámara?

beni: por favor, por favor,

escucha a tu hija fresa

y lárguense de aquí de una vez.

tina: no tenemos a dónde ir

y te aguantas.

mi mamá es la dueña de esta casa

y ya aceptó que nos quedemos.

beni: el que se va soy yo,

entonces.

tina: pues, ya vas.

no, no, no.

en serio que beni

sigue siendo un estorbo.

betty: no hables así

de mi nieto.

y más te vale que me obedezcas

si quieren quedarse aquí.

voy a hablar con él.

[llama a la puerta]

beni.

no te puedes ir, hijo.

beni: abuela, claro que puedo.

no pienso vivir con ellos.

estás metiendo al diablo

a tu casa.

¿de vardad no ves?

betty: hijo, trata de entender.

beni: no, no entiendo.

ella me tiró aquí peor

que a un perro callejero.

así que no me pidas que viva

con ella como si nada,

y mucho menos con sus

escuincles.

betty: son tus hermanos.

no voy a darles la espalda

ni a ellos ni a tu mamá.

también tienen derecho

de estar aquí como tú.

beni: renuncio a ese derecho,

abuelita.

yo me pinto de colores.

hasta la calle va a ser

un mejor lugar que estar aquí.

no voy a tener que estarlos

contando a ello.

betty: [llora]

rebeca: pues, te vienes conmigo

a mi cuarto de azotea.

ahí nos hacemos bolas.

yo soy tu cuaderno

y estoy para apoyarte.

beni: gracias, rebeca,

pero es que de veras

no se vale lo que hizo

esa "ñora".

rebeca: mira, ya no pienses

en cosas negativas.

mejor usa esa furia,

ese coraje, para inspirarte

y hacer unos poemas fregones.

beni: sí, tienes razón.

pero me duele que ya

no voy a estar con mi abuela.

rebeca: no te preocupes.

la vas a seguir viendo.

beni: sí, sí, pero lejos

de ese nido de ratas.

betty: madre mía, ahí te

encargo a mi nieto.

no lo desampares.

tú sabes que beni es bueno.

ayúdame para que encuentre

su camino ahora que anda

él solo.

te lo suplico, virgencita.

ayúdanos para que estemos

juntos siempre.

tina: ay, ya, ya deja de pedir

por beni, mamá.

se fue por su gusto.

seguro debe de estar ahí

con sus amigos, todos vagos

y viciosos.

igualitos que él.

betty: no, tina, mi nieto

no es ningún vago.

tina: sí, sí, ya me dijiste

que trabaja en los peceros.

[ríe]

valiente trabajo, ¿eh?

betty: di que antes no se tiró

a ningún vicio, luego de crecer

con el gran dolor de que

su madre lo abandonó.

tina: pues, yo tengo mis dudas

de que ande en malos pasos.

porque tiene una pinta

que ay, ay, ay--

betty: beni no es malo.

su aspecto es solo eso.

la manera a la que a él

le gusta verse.

mi nieto ha sufrido mucho.

tina: ay, tampoco lo digas

como si yo lo hubiera botado

así, a la deriva.

lo dejé contigo y está muy bien.

betty: yo le di todo mi amor,

pero la falta de amor

de una madre no se suple

con nada.

tina: ya, mamá, por favor ya.

ya no hablemos de beni.

andale, ya vámonos a cenar.

ya, mamá, me muero de hambre.

vámonos a cenar.

beni: vivimos en un mundo

inútil, que presume

de libertad, que se ve

limitada por el clasismo social.

un mundo inútil en el que

un joven puede aspirar

a ser diputado,

pero que no puede aprovechar

la oportunidad simplmente

por tener tatuajes.

un mundo inútil en el que

la sociedad dice que una mujer

no merece una nominación

a un premio de cine simplemente

por ser una actriz indígena.

estamos en un mundo sembrado

lleno de oportunidades

que lamentablemente no podemos

cosechar porque nos volvemos

víctimas de críticas, de burlas.

este, definitivamente es

un mundo inútil.

pero los límites del amor

pueden romper este mundo,

así que es lo que hay que hacer.

cosechar amor.

moisés: este cuate me encanta.

no es el primer video

que suben de sus declamanciones

en sus peceros.

y cada vez me gusta más.

hay tanto dolor en su poesía.

mariana: sí, moisés, pero está

todo lleno de tatuajes.

moisés: ¿y?

¿eso qué nos importa?

el chavo es buenísimo,

así que quiero que lo localices,

por favor.

para platicar con él.

mariana: ok.

moisés: me encanta lo que haces.

eres tan auténtico en lo que

dices.

beni: bueno, es lo que siento.

declamo lo que me sale

del corazón.

mariana: y muchísimos

se identifican contigo, ¿eh?

los videos que te graban

en los peceros y que suben

a la red tienen muchísimas

vistas.

beni: qué chido, ¿no?

el arte se tiene que difundir,

y mientras llegue a más

personas, mejor.

moisés: y con nosotros

va a llegar a muchísimas más.

beni: ¿haciendo qué o qué?

moisés: aplicando para la

vacante de jefe de contenidos.

el nuevo bloque que estamos

por lanzar.

¿te interesa?

beni: simón, sí.

me late un buen.

moisés: bien, entonces

escríbenos algun de tus poesías

para que formes parte

del proceso de selección.

beni: pues, es que no sé

si la sepa escribir.

yo declamo mis pensamientos,

mis emociones, todo eso así,

al instante.

mariana: ¿cómo?

¿no sabes escribir?

beni: no, sí sé escribir.

lo que no sé es si pueda

escribir en un papel lo que

siento.

moisés: ya sé.

grábate declamando

y así aplicas.

lo importante es que tienes

el sentimiento y la imaginación.

ya el conocimiento lo puedes

ir adquiriendo.

mariana, ¿le das nuestro

correo electrónico, por favor?

para que envíe sus correos.

mariana: como digas, moisés.

betty: ay, hijo.

beni.

[ríe]

beni: abulita. [ríe]

ihola!

¿cómo estás?

betty: no sabes el alivio

que siento de volver a verte.

no me consuelo de que ya

no vivas conmigo.

beni: yo estoy bien, abuelita.

no te preocupes.

betty: ¿seguro?

beni: sí, sí, sí, palabra, abue.

además, ya hasta tengo trabajo.

hace días apliqué para ser

el jefe de contenido

de un blog y me quedé.

betty: qué gusto me da, hijo.

no entiendo de qué vas

a trabajar, pero te veo

tan contento.

beni: y lo estoy, abelita.

además, voy a trabajar haciendo

lo que más me gusta:

mi poesía.

y me van a pagar una buena lana,

así que no está mal, ¿eh?

[ríe]

betty: yo sabía que tarde

o temprano ibas a encontrar

tu camino.

beni: pues, la primera persona

a la que se lo quise compartir

fue a ti, abuelita.

ya sabía que te iba a dar

mucho gusto.

betty: mira, te traje

un pedacito de pastel

que acabo de hornear.

beni: esto quiere decir

que no me odias porque me fui

de la casa y--

y que me sigues queriendo,

¿verdad?

betty: claro que sí, hijo.

claro que te amo.

beni: ¿nos comemos el pastelito?

betty: isí!

beni: mira, ya te calenté

el lugar, abue, tú nomás

siéntate ahí.

ambos: [ríen]

rebeca: el depa que te rentaste

está bien padre.

beni: bueno, está chiquillo.

y me encontré los muebles

usados en la lagunilla,

pero resistentes.

por algo se empieza, ¿verdad?

rebeca: mira, beni, tú

ya despegaste y ya nadie

te va a parar.

beni: ¿sabes qué?

estoy muy contento;

y además, me siento como

inspirado, me llegó

un momento de inspiración

y decidí que quiero estudiar

filosofía y letras

en la nacional.

quiero pepararme y educarme

para ser un gran escritor,

un gran poeta.

rebeca: vas a dejar con el ojo

cuadrado a tu abuelita.

beni: simón, simón, digo--

llevo un ratillo

que no la puedo ver.

tú sabes, por lo de

la mudanza, la chamba,

las idas a la universidad.

pero pues, voy a ir por ella

para darle la sorpresa de que

me la traigo a vivir conmigo.

rebeca: qué notición.

felicidades.

beni: pero ven, ven a ver

la cocina.

tina: [suspira]

¿qué haces aquí?

beni: pues, ¿qué otra cosa

puedo hacer aquí?

vine a ver a mi abuela,

así que déjame pasar.

tina: tu abuela no está.

beni: la espero, entonces.

tina: no tiene caso.

no la vas a ver.

beni: tú no puedes impedir

que la vea, así que házte

a un lado o soy capaz

de aventarte.

tina: no te la estoy negando.

lo que pasa es que tu abuela

ya no vive aquí.

beni: ¿qué?

tina: que tu abuela tuvo

que irse y desde hace días

anda en la calle.

[música]

[música]

beni: no puedo creer que hayas

sido capaz de echar a la calle

a mi abuela.

tina: no nos quedó de otra.

somos muchos viviendo aquí

y tu abuela estaba insoportable.

beni: no mientas.

la última vez que vine estaba

perfectamente.

tina: pero comenzó a causar

muchos problemas.

estaba como demente y, ay--

beni: claro, y a ti se te hizo

fácil deshacerte de ella, ¿no?

aventarla a la calle,

total ya estás acostumbrada.

tina: así es la vida.

y yo tengo que ver por la

comodidad de mi familia.

beni: es tu mamá.

y esta es su casa.

tina: también es mi casa

y tengo todo el derecho

sobre ella.

beni: no, no tienes ningún

derecho y eres de lo peor.

tina: si era todo a lo que

venías, ya te puedes ir.

y como tu abuela ya no vive

aquí, espero que no regreses

nunca.

beni: ¿dónde, dónde estará

la abuela?

abue--

iabuela!

iabuela!

soy yo.

abuelita.

abuelita, ¿dónde estabas?

soy yo, tu nieto.

abuela soy yo.

betty: ¿beni?

beni: sí.

betty: ¿hijo?

beni: sí, sí, abuelita.

betty: [llora] ay, qué bueno

que estás aquí.

llevo días dando vueltas

aquí en el parque sin saber

a dónde ir.

beni: ¿te sientes bien,

abuelita?

¿por qué te tocas el pecho?

betty: no, no.

es mi corazón que se me quiso

salir brincando de alegría

cuando te reconoció.

beni: ya no te preocupes,

abuelita, te vas a venir

conmigo y todo va a estar bien.

betty: ¿de verdad?

beni: sí, sí, sí, sí--

betty: [llora]

gracias, gracias.

[llora]

gracias.

beni: no, abuela.

ya te había platicado

que estaba trabajando

en un blog.

betty: no, no me acuerdo.

beni: bueno, no importa.

el caso es que me puedo pagar

este techito para que vivamos

los dos.

y bueno, me voy a meter

a estudiar una carrera

como siempre quisiste.

betty: qué gusto me da.

te va a ir mucho mejor

porque ya sabes qué quieres

y porque eres muy bueno.

beni: gracias a que siempre

estuviste muele y muele y muele

detrás de mí es--

es que senté cabeza.

ay, abuelita, te amo tanto.

tanto.

beni: y yo a ti, mi vida.

qué bueno que estás aquí.

beni: ¿qué pasó, abue?

betty: ¿en dónde estoy?

siento miedo.

beni: estamos en mi depa, abue.

tranquila.

betty: no, no, yo no conozco

este lugar.

llévame a mi casa.

quiero irme a mi casa.

beni: abuelita, esta es

tu casa ahora.

betty: no, no, no, no.

yo no quiero estar aquí.

quiero ir a mi casa,

quiero ir a mi casa--

beni: cálmate, abuela--

betty: iquiero ir a mi casa,

quiero ir a mi casa,

quiero ir a mi casa--!

beni: abue, no te vayas.

doctor, decidí traer a mi abuela

al hospital porque con nada

se calmaba.

doctor: muy bien.

le aplicamos un sedante

y va a despertar hasta

el día de mañana.

beni: ¿pero qué le pasó?

¿por qué se puso de esa manera?

doctor: por el cuadro con el que

llegó, todo indica que tu abuela

padece de demencia senil.

beni: no, no puede ser.

digo, sí se le iba el avión

con algunas cosas,

como a cualquier persona

de su edad, pero mi abuelita

estaba bien.

doctor: ¿no me contaste

que la encontraste muy

perturbada en el parque?

beni: sí, parecía un alma

en pena.

doctor: seguramente esa

situación fue lo que le aceleró

todo el padecimiento.

el miedo y el dolor de haberse

visto sola en medio de la nada.

beni: mugre de mi mamá.

ay, todo es su culpa.

patearla como si fuera--

un perro.

doctor: tienes que ser fuerte,

beni.

este tipo de crisis le van

a dar muy seguido a tu abuela.

y vas a tener que ser

capaz de cuidarla, ¿ok?

beni: sí.

gracias, doc.

ay, abuelita.

betty: [llora]

no, no, no.

¿por qué, por qué me vas

a bañar otra vez?

¿por qué?

beni: porque te ensuciaste

con la pipí y--

betty: ay, no, no, no, no.

siento frío, siento frío--

ambos: [hablan a la vez]

betty: [grita]

iestá helada!

iparece hielo!

[grita]

iay, me quema, me quema!

ambos: [hablan a la vez]

beni: ahí está, abue, ahí está.

aguanta, aguanta, abuelita.

yo me voy a quedar aquí

contigo para ayudarte

y que quedes [indistinto]

no te preocupes.

betty: [llora]

beni: abuelita, se me olvidó

decirte que te había comprado

estos pañalitos porque pues--

betty: no, no, no.

yo no soy bebé.

no soy bebé, no soy bebé--

beni: no, claro que no--

eres mi abuelita preciosa.

pero tienes que usarlos

para que, pues, no te andes

ensuciando cuando te gane

del uno, abue.

¿o quieres que te esté

bañanado a cada rato?

betty: no, no.

beni: no--

betty: me voy a volver

como arrugadita, como pasita,

de tanta agua.

beni: ¿eh?

betty: está bien.

los uso, los uso, los uso.

beni: y para ti.

rebeca: ay, muchas gracias, ¿eh?

qué bueno que tu abuela

está dormida para que, pues,

al menos puedas comer tranquilo.

beni: pero ahorita que acabamos

de comer me pongo pilas

para adelantar algo

de la chamba, para que ahorita

que mi abuelita se despierte

la atienda como se debe.

rebeca: qué buena onda

lo del blog, que te apoyan

y te dejan esrcibir

y hacer tus cosas desde

tu cantón.

beni: simón, sí.

pues, así puedo estar trucha

con mi abuela y que ella

esté lo mejor posible.

rebeca: está bien buena.

beni: está chida.

[inaudible]

beni: a ver, abuelita.

¿qué te parece este?

betty: no, no, ese es de

viejitas y yo no estoy

viejita, yo no estoy viejita.

beni: no, pero sí te has

vuelto cascarrabias, abuelita.

[ríe]

a ver, déjame.

mira nomás este, ¿eh?

¿qué tal?

betty: ay, simón.

este sí me gusta.

beni: ¿sí?

betty: me veo guapa.

beni: bueno, de volada

tengo que cambiarte, abuelita,

¿sí?

ambos: [ríen]

beni: bueno, a ver.

déjame, quito el ganchito

y te ayudo.

betty: no, yo solita,

yo solita.

beni: tú solita, abuelita.

te amo, ¿eh?

[ríe]

betty: ay, qué bonito.

[jadea y gime]

beni: ¿abuelita?

abuela, abuela.

abuela, abuela--

betty: no, no--

[gime]

[grita]

beni: abuela, no te me vayas

a petatear, abuelita,

no te me vayas a petatear,

abuelita, por favor.

por favor, no, no, no.

ino, no, no!

abuela, por favor--

[llora]

doctor, qué bueno que sale.

¿me puede llevar a ver

a mi abuela?

doctor: esta ocasión fue

más grave, beni.

tu abuela sufrió un infarto.

beni: pero se va a poner

bien, ¿verdad?

dénle algún medicamento,

algún sedante, y la llevo

a la casa.

doctor: hicimos todo lo que

pudimos, pero el corazón

de tu abuela está muy débil.

no va a aguantar mucho.

beni: dígame que me está

choreando, doctor.

doctor: lo siento.

a tu abuela no le quedan

muchos días de vida.

[música]

[música]

[pitido]

beni: [solloza]

betty: hijito.

beni: no, no hables, abuelita.

tienes que estar tranquila.

betty: tengo muchas cosas

que decirte.

y el tiempo se va, se va...

beni: tú me vas a durar

mucho tiempo.

vas a estar conmigo siempre.

betty: siempre vamos a estar

juntos...

en tu corazón...

[solloza] porque el mío

ya no sirve.

beni: no pienses en esas cosas.

betty: tengo que hacerlo.

voy a estar segura de--

de que vas a estar bien.

tienes que saber que hace mu--

mucho tiempo--

hice mi testamento.

beni: no, abuela, a mí no

me interesa nada--[solloza]

betty: lo sé, pero tienes que--

ir a la notaría--

con don cosme...

para que te entregue la casa...

porque--[indistinto]

beni: lo que me dejaste

fue todo lo que hiciste

por mí, abuelita.

me recibiste, me cuidaste

cuando ni siquiera mi mamá

me quiso.

betty: a mí tampoco

me quiso mi hija.

y tú me cuidaste.

[llora]

me acuerdo que sentía

mucho frío en el parque.

y cuando te vi...

sentí tan bonito aquí,

en el corazón.

porque nunca, nunca

me olvidé de cuánto

te amé, siempre.

beni: a pesar de que

nos enojábamos y nos peleábamos,

tú siempre me dijiste

que me amabas.

betty: ¿y tú, hijito?

¿tú me amas?

beni: claro que te amo, abuela.

con todo mi corazón.

[pitido constante]

¿abuelita?

[llora]

erik: se te dijo muy claramente

que no queríamos que

te aparecieras por aquí.

¿y ahora en qué problema

te metiste que traes

a la policía?

beni: vienen conmigo.

los van a sacar de mi propiedad.

erik: ¿cómo?

cosme: esta es una copia

del testamento de doña betty,

en donde en pleno uso de sus

facultades mentales, deja

todos sus bienes para beni.

tina: no, no, hijo.

por favor, no puedes echarnos

a la calle.

hija: o sea, ¿ahora que tengo

mi propia recámara me la van

a quitar otra vez?

hijo: no tenemos a dónde ir.

hijo 2: no seas gacho, beni.

somos tus hermanos, tu familia.

tina: te lo suplico, beni.

por favor, dame una oportuni--

beni: no, no, tina.

perdón.

no te mereces otra oportunidad.

tina: hijo, piénsalo, ¿sí?

por favor.

beni: pedón, pero no tengo

nada que pensar.

te daría una oportunidad,

pero tienes que aprender

de las pruebas de la vida.

y ni modo, si te toca sufrir,

te toca sufrir.

tina: no nos abandones

a nuestra suerte, por favor.

mira a tus hermanos.

beni: tina, hiciste lo mismo

conmigo.

créeme, de verdad no lo hago

por venganza.

que te quede claro.

es por justicia que tienes

que entender que no puedes

dejar a un hijo como si fuera

un animal

y mucho menos puedes sacar

a tu mamá a la calle y dejarla

en medio de la nada.

tina, eso hace alguien

sin valores.

tina: lo podemos remediar, ¿sí?

beni: probablemente.

probablemente, pero tienes

que ir a encontrar tu destino

y superarte espiritualmente.

cuando hayas comprendido

y seas una buena persona,

aquí te espero.

pero mientras, te pido que

por favor saques tus cosas

con todo y tu marido.

tina: por favor, que mis hijos

se queden, te lo ruego, beni.

por favor--

beni: no, no, no, perdón.

de verdad lo siento mucho

por ustedes, pero se van

contigo.

erik: ¿sabes qué?

solo muertos nos vas

a sacar de aquí, ¿cómo ves?

cosme: oficiales, por favor,

procedan.

tina: no pasa nada,

no, no, no.

ey, tranquilos, por favor.

erik: isuéltame, suéltame!

ino me empujes!

ihablaré con un abogado--!

todos: [discuten]

beni: [suspira]

abuelita, te regresé

a tu casa.

y todo lo que hice por ti

valió la pena, con todo

y el cansancio.

porque estuvimos juntos siempre,

siempre...

y seguirás conmigo

en mi corazón.

porque claro que te amo.

betty: nos vamos forjando

la vida con nuestras acciones,

y es con el corazón con el que

siempre tenemos que tomar

las decisiones para no lastimar

a los seres que amamos.

porque así como el desprecio

de una madre hacia su hijo

puede volverlo problemático

y causarle un gran

sufrimiento, así es como

el amor sincero puede curarlo

y llevarlo por el buen camino.

sí, puede ser cansado

hacerse cargo de alguien

que necesita de tus atenciones;

y hasta sacarte de juicio

en algunas situaciones

por todo lo que te demandan.

pero el esfuerzo que hagamos

por nuestros nietos,

por nuestros abuelitos,

siempre valdrá la pena,

ya que lo hecho con amor

rebasa hasta la muerte.

porque yo seguiré contigo

siempre que me recuerdes.

y no te olvides que...

claro que te amo.

[música]

[música]

♪ >> y en una hermosa mañana

y en una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana bajo el tepeyac

juan pedrito la virgen

le dijo

juan pedrito la virgen

le dijo ♪

Cargando Playlist...