null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Al amor nunca se renuncia'

Univision27 Jul 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

antonio: pues no es

mi cumpleaños, mariela,

pero muero por saber

qué hay dentro de esta caja.

mariela: [gime]

antonio: veamos qué encontramos.

¿qué esto? ¿de qué se trata?

¿serán unos boletos de avión?

¿será una invitación a cenar?

mariela: ya, antonio, ábrelo

para que sepas de qué se trata.

antonio: ¿qué es esto, mariela?

mariela: te presento a tu hijo.

antonio: ¿qué?

¿estamos esperando un hijo?

mariela: isí!

antonio: ¿estamos embarazados?

mariela: isí, mi amor, sí!

es nuestro primer hijo

de muchos que vamos a tener

porque--porque vamos a tener

una gran familia

con el amor de mi vida,

contigo, mi amor.

te amo tanto.

[ríe]

antonio: yo también te amo,

te amo demasiado.

eres el amor de mi vida

y la mujer con la quiero pasar

el resto de ella,

apoyándonos, amándonos.

muchas gracias.

muchas, muchas, muchas gracias

por esta bendición.

ivamos a ser papás!

mariela: isí!

hurtado: ¿qué hace aquí?

¿no va a ir a comer?

antonio: licenciado.

hurtado: siéntese, siéntese.

antonio: preferiría quedarme

un poco más

para adelantar el trabajo.

mañana es un día muy pesado.

hurtado: has sido

un excelente abogado.

no es necesario

que demuestre nada al bufete.

ande, váyase a comer.

antonio: muchísimas gracias,

licenciado, pero me quiero

esforzar un poco más.

mi esposa está esperando un bebé

y quiero darle lo mejor.

hurtado: qué buena noticia.

la llegada de un hijo

siempre llena a la familia

de felicidad.

los felicito, licenciado.

eso demuestra que es un hombre

muy comprometido

con lo que le interesa,

y eso le puede dar

un futuro muy brillante

en la firma.

yo sí me retiro.

antonio: provecho, licenciado.

y muchísimas gracias por todo.

sofía: ay, pero mira nada más.

ya se te nota la pancita.

[ríe]

mariela: sí, ma.

ya seis meses de embarazo.

ay, no sabes, estoy tan feliz

con mi pancita,

porque aquí adentro

está mi niña

a la que espero con tanto amor.

[ríe]

sofía: pues sí.

margarita: ¿se puede?

mariela: adelante, suegra.

pase.

margarita: hola, buenas tardes.

sofía: ay, consuegrita.

margarita: consuegra,

¿cómo está?

sofía: bien.

bienvenida.

margarita: qué bonita mi niña.

mariela: ay, muchas gracias,

suegra.

margarita: oigan, intenté llegar

antes para ayudarles,

pero pues veo que ya está

todo resuelto.

mariela: ya.

sofía: no te preocupes.

margarita: oye, te traje

una canastita

con todo lo necesario

para cuando el bebé nazca.

mariela: ay, muchas gracias,

suegra.

está divina la canasta.

margarita: de nada.

sofía: y pensarás

que yo no le traje

un regalo a mi nieta,

pero esperé a que llegara

margarita para dártelo.

mariela: ay, ¿qué es esto?

sofía: abrelo.

mariela: ay, es el catálogo

de una hermosa cuna.

sofía: que entregarán

en una semana.

mariela: ay, mamá,

muchas gracias, está preciosa.

gracias a las dos, de verdad.

margarita: no, no tienes

nada que agradecer.

es lo mínimo que tu mami y yo

podemos hacer

ante el matrimonio tan lindo

que tienen mi hijo y tú.

mariela: [suspira]

sofía: así es, mi hijita.

son la mejor pareja del mundo.

margarita: sí.

sofía: y han traído

una gran alegría a la familia.

mariela: sí.

sofía: felicidades, mi vida.

vas a ser una mamá maravillosa.

margarita: ay, bueno, sofía,

de eso no hay duda.

yo estoy segura de que vas a ser

una excelente mamá.

la mejor.

mariela: ay, gracias.

margarita: oye, ¿a cuántas

personas invitaste?

mariela: ay, pues a todas

las del trabajo, como unas--

antonio: pues ya está todo listo

para la llegada de nuestra hija,

mi amor.

mariela: ay, sí, mi amor, ya.

siete meses de embarazo.

[ríe]

ya falta menos para tener

en los brazos a nuestra niña.

no puede haber mayor felicidad

que la que tengo a tu lado.

[gime]

antonio: ¿qué pasa?

mariela: no sé.

sentí un fuerte dolor.

[gime]

antonio: ¿el bebé ya va a nacer?

mariela: no, no es tiempo.

todavía le falta.

son siete meses, no nueve.

[gime]

antonio: esto no es normal.

lo mejor es que nos vayamos

ahora mismo al hospital.

vámonos.

vamos, vamos, vamos.

mariela: [gime]

antonio: ven, mi amor.

mariela: [gime]

ay, doctor, me duele.

por favor, ayude a mi bebé.

[grita]

antonio: doctor, por favor,

ayude a mi esposa.

está sufriendo mucho.

haga algo.

mariela: [grita]

enfermera: eso estamos haciendo,

joven.

por favor, no se preocupen

y salgan de la habitación

para que podamos trabajar

libremente

y ayudemos a su esposa.

por favor.

margarita: sí, tiene razón,

mi amor, hay que dejar trabajar

al doctor y a la enfermera.

vamos.

sofía: tranquila, mi vida.

mariela: [gime]

doctor: la presión es muy alta,

los dolores son

cada vez más frecuentes.

definitivamente el parto

se adelantó.

hay que llevarla de inmediato

al quirófano.

me adelanto a preparar.

enfermera: central

de emergencia, hay que llevar

a la paciente al quirófano.

[pitido]

mariela: [gime]

sofía: ¿cómo que se adelantó

el parto, doctor?

apenas tiene siete meses,

todavía no es tiempo.

doctor: esa es mi preocupación,

señora.

aún no es tiempo

de que la bebé nazca.

urge llevarla al quirófano.

la paciente tiene

la presión demasiada alta,

y la bebé está empezando

a mostrar sufrimiento fetal.

antonio: ay, dios.

¿hizo algo mal mi hija

para que eso le esté pasando?

antonio: no, no, no es momento

de pensar esas cosas.

lo importante es que mi hija

ya viene al mundo.

dejemos que el doctor vaya

a ayudar a mariela y a mi hija

para que mi hija nazca bien.

sofía: está bien.

mariela: [gime]

sofía: ay, dios mío.

doctor: rápido, a quirófano.

mariela: [gime]

doctor: cada segundo que pasa

es crucial

para la vida de ambas.

mariela: [gime]

doctor: en cuanto haya noticias

sobre la paciente,

se las daremos. con permiso.

sofía: córrale, doctor.

ay, dios mío.

antonio: bienvenida a tu casa,

princesa.

sofía: ¿qué quieres?

¿agua, un té

o que te haga un atolito?

mariela: no quiero nada, mamá.

pablo: no, mi hijita.

tienes que comer algo.

tienes que alimentar a tu niña,

darle pecho para que crezca sana

y fuerte y se ponga bonita

como tú, mi amor.

sofía: ay, qué bella eres,

mi chiquita.

gracias

a la virgencita de guadalupe

que estás bien.

a pesar de que nos sacaron

un sustote, eh.

hiciste batallar mucho

a tu mamita para llegar

a este mundo, mi cielo.

pablo: y, bueno, ¿ya pensaron

qué nombre le van a poner

a mi nieta, mi hijita?

antonio: se va a llamar mariela,

porque es tan bonita

como su mamá.

mariela: mamá, mamá,

llévame a mi recámara,

por favor.

me quiero recostar.

sofía: claro que sí, hija.

tienes que descansar

lo más que puedas

por la cesárea.

marielita: [llora]

antonio: mi amor, marielita

tiene hambre.

es hora de que le des de comer.

mariela: aléjala de mí.

antonio: ¿qué pasa, mi amor?

ya es tiempo

de que le des de comer.

no tarda en empezar a llorar.

anda, dale de comer.

mariela: no, prepárale

un biberón.

no le voy a dar de comer.

llévatela de aquí.

antonio: quedamos

que tú la ibas a alimentar

porque es mejor para la bebé.

mariela: no puedo darle

de comer y, por favor,

no me acerques a la niña.

no quiero tenerla.

aléjala de mí,

la voy a lastimar.

prepárale el biberón

antes de que llore.

iya llévatela de aquí!

marielita: [llora]

antonio: ¿qué pasa?

¿por qué llora la niña?

mariela, ¿qué haces ahí?

¿por qué no la atiendes?

mariela: ya no la soporto.

ya cállala.

que ya no siga llorando.

con sus chillidos

la cabeza me va a explotar.

antonio: ya, ya, ya.

mariela: ya cállala.

antonio: ya, mi amor,

ya no llores.

¿tienes hambre?

¿tienes hambre?

mariela, por favor,

dale de comer a la niña.

mira como está.

es tu hija.

mariela: no puedo, no puedo.

no puedo darle de comer,

no puedo cargarla,

no puedo ni siquiera verla.

yo no sirvo para ser madre.

nunca debí tener a tu hija.

nunca.

antonio: no digas tonterías,

mi amor.

claro que puedes,

solo es cuestión

de que te lo propongas.

mariela: no.

antonio: anda, cárgala.

dale de comer.

ya verás que al tenerla

entre tus brazos

todo va a cambiar.

mariela: ino!

aléjala de mí.

yo quisiera, pero--pero tengo

miedo de lastimarla.

por eso no quiero ni tocarla.

antonio: no creo

que la puedas lastimar.

más daño le haces

dejándola llorar

que cargarla y alimentarla.

marielita: [llora]

antonio: por favor, mariela,

recapacita.

mi hija y yo te necesitamos.

mariela: no.

antonio: voy a prepararle

su biberón.

me la llevo para que te relajes.

ya.

ya, ya.

marielita: [llora]

antonio: ya, ya, ya.

mariela: [llora]

gracias por el desayuno,

mi amor.

estuvo delicioso.

antonio: lo hice para la esposa

que tanto amo.

[gime]

ya desayuné y ahora me voy

a trabajar.

prometo regresar temprano, eh.

mariela: pe--pero ¿me vas

a dejar sola con la niña?

antonio: pues tengo que hacerlo.

no me la puedo llevar

al trabajo.

mariela: no.

antonio: ya sé.

háblale a mi suegra

para que te venga a ayudar.

mariela: pe--pero ya lo hice

y va a llegar

hasta después de la comida.

yo no sé qué hacer con la niña.

¿por qué no te la llevas

al trabajo?

por favor, por favor, llévatela.

no me dejes sola con ella,

por favor.

antonio: ¿cómo me la voy

a llevar al trabajo?

no puedo.

mariela: pero es lo mejor

que te la lleves,

no me la dejes aquí.

ya viste, yo no soy capaz

de cuidarla.

te lo suplico, antonio.

por favor, llévatela,

no me la dejes aquí.

por favor, no--no sé

qué voy a hacer.

antonio: está bien, está bien,

está bien, está bien.

me la voy a llevar,

pero trata de calmarte,

por favor.

nada ganas con alterarte

de esa manera.

entiendo que haber dado a luz

a nuestra hija cambió tu vida,

pero yo estoy aquí

para apoyarte.

tienes que aceptar

que ya está con nosotros

y la tenemos que cuidar

entre los dos.

por favor, tranquilízate.

hurtado: este es el expediente

que te comentaba por teléfono.

¿qué hace ese bebé aquí?

antonio: discúlpeme, licenciado,

pero no tenía con quién dejar

a mi hija y por eso me la tuve

que traer al trabajo.

pero le aseguro

que no va a ser ningún problema.

mírela, no hace ningún ruido.

hurtado: eso espero

porque este lugar

no es una guardería.

espero que no eches a perder

todo lo que has logrado

y que tu hija no te desconcentre

porque aquí se viene a trabajar,

no a cuidar de los hijos.

o ¿acaso ves que yo traigo

a los míos?

antonio: no, señor.

y no se preocupe,

que no le voy a fallar.

hurtado: eso espero

porque aparte del caso

que ya estás revisando

tienes este otro

que te acabo de asignar.

este es muy importante.

si lo ganas, te dejará

en una posición muy favorable

en la firma.

de ti depende.

marielita: [llora]

antonio: ay, discúlpeme,

licenciado, es que su hora

de comida.

marielita: [llora]

sofía: ¿qué está pasando, hija?

antonio me habló muy preocupado

que te está afectando demasiado

lo del parto,

que no quieres ver a la niña,

mucho menos cargarla

y darle pecho.

mariela: sí, mamá.

así me he sentido

desde que regresé del hospital.

tengo un miedo terrible

de cargar a la niña

porque siento

que la voy a lastimar.

sofía: pero ¿cómo puedes pensar

eso, hija?

una madre jamás lastima

a sus hijos.

¿qué fue lo que te pasó?

estabas esperando con mucho amor

la llegada de marielita.

mariela: no sé, mamá.

yo algo debí hacer mal

para que mi niña naciera

prematura y para que me llenara

de tanto dolor.

sofía: bueno, ya, ya.

olvida ese momento.

lo que debe de importante ahora

es que la niña nació bien,

que está con nosotros.

mariela: sí, pero fue

porque el doctor intervino

a tiempo, yo no hice nada

para proteger a mi hija.

sofía: por favor, hija.

quítate esas ideas de la cabeza.

cada parto es diferente.

tienes que aceptar eso.

mariela: lo sé,

pero ¿por qué fui yo

la que tuvo que pasar

por un parto prematuro?

¿por qué fui yo

la que tuvo que darle

el primer sufrimiento a mi hija,

mamá? ¿por qué yo, por qué?

marielita: [llora]

antonio: eres la mayor bendición

que llegó a nuestras vidas.

¿sabías que te amo?

tú marcaste el principio

de nuestra felicidad.

siempre quiero estar contigo

apoyándote y jamás, jamás

te voy a dejar.

quiero estar

en tus primeros pasos,

en tu primera palabra,

tu primer día de clases.

y sé que cuando crezcas

vas a querer tener novio.

y aunque me muera de celos

espero que esa persona

merezca una princesa tan hermosa

como tú.

[golpe de puerta]

marielita: [llora]

antonio: mi amor, ¿cómo estás?

ven, acércate.

ven, cárgala.

mariela: no, no, no.

antonio: ven.

sí.

mira, es tu hija.

tómala.

mariela: no, espera.

no quiero estar conmigo.

ya va--ya va a llorar.

no me quiere.

antonio: no digas tonterías.

eres su mamá, cárgala.

mariela: no quiere.

ella sabe que la hice sufrir

cuando iba a nacer.

antonio: no.

mariela: que por mi culpa

estuvo a punto de morir.

ella lo sabe.

no quiero cargarla.

ni siquiera quiero que me vea.

yo no puedo estar con ella.

lo mejor--lo mejor--

lo mejor es que te la sigas

llevando al trabajo.

con--conmigo--

conmigo no puede estar.

yo no sirvo para ser madre.

iyo no sirvo!

marielita: [gime]

antonio: tu mamá solo

está pasando un mal rato,

chiquita.

pero te ama mucho.

no te preocupes.

marielita: [llora]

pamela: hola, antonio.

antonio: pamela, hola.

pamela: nunca pensé

encontrarte aquí, en el bufete

que me recomendaron.

qué coincidencia.

me mandaron contigo

porque eres el mejor

de los abogados,

y el problema legal que tengo

es algo grave.

marielita: [llora]

pamela: ¿es tu hija?

antonio: sí, sí, sí.

se llama mariela,

igual que su mamá.

pamela: es muy hermosa.

nunca pensé en verte como padre.

a ti que te encantaba tanto

divertirte y pasarla bien.

antonio: pues eso era antes

de terminar la carrera,

cuando tú y yo éramos novios.

pamela: qué tiempos

tan maravillosos.

la pasábamos muy bien.

me llena de felicidad

esta coincidencia,

porque estaremos en contacto

de nuevo

ya quedan pocos hombres como tú.

fui una tonta

al dejarte escapar.

sigues tan guapo.

hurtado: ¿por qué se va,

si todavía es muy temprano?

el juicio que le encargué

será pronto.

antonio: confíe en mí,

licenciado.

estoy trabajando en él.

seguiré estudiando

desde mi casa.

me voy temprano para que mi hija

no esté tan tarde en la calle

y el sereno de la noche

no le vaya a hacer daño.

hurtado: lo mejor para esa niña,

para usted y para todos

es que se divorcie de su esposa.

solo problemas ha traído

desde que se alivió.

antonio: ningún problema.

tal vez mi esposa está pasando

por algún mal momento

y por eso no se puede

hacer cargo de nuestra hija,

pero no puedo dejarla sola

porque no la he dejado de amar.

al amor no se le renuncia

tan fácilmente.

con permiso, licenciado.

hurtado: no se preocupen.

todo está bajo control.

no va a pasar nada.

¿me permiten un momento?

con permiso.

¿qué haces aquí con la niña?

antonio: no tuve otra opción,

licenciado.

hurtado: déjame el expediente

y vete para la oficina.

allá hablaremos.

yo me haré cargo del caso.

no te necesito.

vete para la oficina.

antonio: sí, licenciado.

hurtado: discúlpeme,

¿en qué estábamos?

antonio: eh, ¿cómo le fue

con el caso, licenciado?

hurtado: lo ganamos,

pero ¿se da cuenta?

su trabajo lo puede hacer

cualquiera.

le soporté que trajera a su hija

a la oficina,

pero lo que no le puedo permitir

es que se presente

en los juzgados con ella.

por la imagen del bufete.

así que va a tener que escoger

entre su hija y su trabajo.

y quiero una respuesta

ahora mismo.

antonio: mil veces escojo

a mi hija, licenciado.

hurtado: muy bien.

entonces, está despedido.

hoy es el último día

que usted labura aquí.

recoja todas sus cosas

y desocúpeme la oficina

hoy mismo.

[música]

[música]

antonio: no te preocupes,

mi amor.

tu mamá y tú me necesitan,

y no las voy a dejar solas.

voy a hacer

todo lo que sea necesario

para que no les falte nada.

tú estás ante todo.

ya no voy a trabajar

en ese bufete de abogados,

pero me voy a abrir camino.

nada va a ser un obstáculo

para que te cuide

porque tú, tú siempre vas a ser

mi motor para salir adelante.

eres lo más importante

en mi vida,

al igual que tu mamá,

a quien amo con toda mi alma.

las dos son mi razón de ser.

ahora a dormir, eh.

descansa, princesa.

ay, cosa.

sí, pamela, ya no trabajo

para el bufete de abogados.

por lo tanto,

ya no voy a llevar tu caso,

pero ¿te puedo recomendar

algún colega?

pamela: no me interesa

que me recomiendes a nadie

porque quiero que seas tú

quien continúe con mi asunto.

sé que eres

uno de los mejores abogados

que tenían.

por lo tanto,

a partir de este momento,

el bufete de abogados

en el que trabajabas

no lleva mi caso,

porque lo sigues llevando tú.

en tus manos todo saldrá bien.

antonio: ¿de verdad, pamela?

pamela: te lo pido.

no abandones mi caso.

continúa con él, por favor.

antonio: sí, sí, claro que sí,

pero ¿no te importaría

si continuamos con el caso

desde mi departamento?

mientras encuentro un lugar

donde poner mi despacho.

pamela: no, para nada.

lo que me importa

es que lo ganes.

antonio: gracias, pamela.

en mi departamento

montaré la oficina

mientras que las cosas mejoran.

de verdad muchas gracias.

con lo que hoy le agregamos

al expediente

no tengo la menor duda

de que la resolución

saldrá a tu favor.

porque tú no tuviste

la culpa de nada.

pamela: muchas gracias, antonio,

y que así sea.

te veo en dos días

para irnos juntos al juzgado.

antonio: sí, sí, sí.

vete con cuidado.

pamela: [ríe]

sí, gracias.

administradora: precisamente

a usted queríamos verlo.

soy la administradora

del edifico, y varios vecinos

se han quejado de que está usted

usando el departamento

como oficina.

este es

el reglamento de condominios,

y aquí muy claramente dice

que este es

un edificio de departamentos,

no de oficinas.

por lo tanto,

usted está incurriendo en algo--

antonio: comprendo, comprendo,

señora administradora.

les pido de favor que me tengan

un poco de paciencia.

perdí mi trabajo,

y por el momento

no tengo los medios

para poner mi despacho.

sofía: señoras, les pido

que traten de comprender

a mi yerno.

mi hija y él están pasando

por un momento difícil.

lo despidieron y por eso

está trabajando aquí

en el departamento.

pero él no molesta a nadie.

antonio es un buen abogado.

y ustedes un día

pueden necesitar de él,

piénsenlo.

administradora: no me va

a convencer, señora.

no quiero que su yerno

siga trayendo a sus clientes

aquí.

sabrá qué tipo de delincuentes

está tratando.

es la primera y última

advertencia.

no me obliguen a tomar

una decisión drástica.

a partir de hoy queda prohibido

el acceso a las personas

que no sean familiares.

ya le di la orden al portero.

vámonos.

antonio: tengo muy bien armada

la defensa, las pruebas, todo.

tenemos todo el caso

muy bien armado.

vamos a ganarle, te lo aseguro.

pamela: así me gusta verte.

seguro de ti, siempre seguro.

se parece tanto a ti.

tiene tus mismas facciones.

pobrecita de ti, mi amor.

tienes que ir del tingo al tango

cuando deberías estar

encerradita en tu casa.

un hombre como tú

no tiene por qué soportar

esta situación.

si tu esposa

no quiere reaccionar,

deberías de buscarte

otra mujer,

alguien que sí valore

lo que haces.

eres un buen hombre,

con un gran corazón.

ve hasta qué punto

te ha llevado tu esposa.

mírate en dónde estás,

y todo por su culpa.

mariela: hola.

antonio: mariela, mi amor,

te arreglaste

después de tanto tiempo

que no lo hacías.

estás tan hermosa.

mariela: apenas tuve fuerza

para hacerlo.

sé que debo salir

de esta depresión,

pero--pero me cuesta

mucho hacerlo y--

y lo intento, pero no puedo y--

y ya no puedo más.

he sido una mala persona,

una mala madre.

y ya mejor me voy.

antonio: ¿cómo?

mariela: me voy, antonio,

me voy de esta casa,

ya mejor me alejo de ustedes,

ya no quiero

seguir haciéndoles daño.

me voy para siempre de su lado.

[música]

[música]

antonio: mariela, no lo hagas,

no te vayas, por favor,

te lo suplico.

mi hija y yo te necesitamos.

mariela: por favor,

entiéndeme, antonio.

es por el bien de los tres

que me voy.

yo sé que estoy mal,

trato de salir adelante

de esta depresión,

pero es más fuerte que yo

y me arrastra.

no puedo controlarla.

y tengo miedo, mucho miedo

de hacerle algo a la niña.

por favor entiéndeme.

desde que llegó a nuestro lado

solo les he hecho daño.

necesito irme

para no seguirlos lastimando.

me tengo que ir.

antonio: ese no es el camino,

mariela.

debemos de estar juntos, unidos,

podemos buscar ayuda

para superar esta crisis,

pero por favor no nos dejes.

mariela: tengo que hacerlo,

entiéndelo.

si de verdad me amas,

tienes que dejarme ir

por lo menos un tiempo.

voy a estar con mis papás

para tranquilizarme

y tratar de descubrir

qué me pasa.

por nuestro amor,

para salvarlo es que debo irme.

antonio: al amor

nunca se renuncia

y siempre se debe luchar por él.

vamos a salvar el nuestro,

mariela.

cuando estés recuperada,

los tres vamos a ser

muy felices.

si por nuestro amor

te tienes que ir,

adelante, vete a la casa

de tus papás.

tengo la esperanza

de que las cosas van a mejorar.

y no me voy a separar de ti

porque eres el amor de mi vida.

ve con tus padres.

es tu hija y te necesita.

voy a estar al pendiente de ti.

no olvides que te amo

y que puedes contar conmigo

en todo momento.

te amo, mariela.

espera.

yo te llevo.

por la niña no te preocupes

que ella tiene su lugar

en el auto.

no te va a molestar.

vámonos.

sofía: ven, vamos.

vamos.

no podíamos creer

lo que nos decías por teléfono,

antonio.

¿que mi hija se venía

a vivir acá?

pero ¿y la niña,

y sus vidas?

¿qué va a pasar?

antonio: eso mariela y yo

ya lo platicamos.

ahora lo importante

es que mariela

se sienta mucho mejor,

que se recupere.

y con ustedes yo sé que estará

en buenas manos.

pablo: sí, no te preocupes

que así va a ser, ¿eh?

mariela: mamá, ¿podemos

entrar a la casa, por favor?

sofía: sí, mi hijita, ven.

pablo: a ver, antonio,

¿qué va a pasar ahora?

yo nada más

te voy a decir una cosa.

espero que esto no haya sido

una cosa organizada

para que dejes a mi hija.

antonio: eso jamás

va a pasar, suegro.

si acepté que viniera

a vivir con ustedes un tiempo

fue para darle la tranquilidad

que necesita.

pero la amo,

y jamás voy a dejar de amarla.

el amor cuando es verdadero

nunca muere.

ya me voy, es muy de noche

para que la niña

ande en la calle,

no quiero que se enferme.

le encargo mucho a mariela.

buenas noches, suegro.

pablo: antonio, ¿pasa algo?

¿por qué no quieres

entrar a la casa?

antonio: para no alterar

a mariela.

ya ve que cada vez

que ve a la bebé

se pone muy mal.

pablo: mi mujer y yo

no sabíamos qué tan mal estaba,

y pues--pues sí,

sí nos angustiamos.

ahora entiendo por todo

lo que has estado pasando

por mi hija,

cuidando a la niña,

después te quedaste sin trabajo,

y todos los problemas

que has tenido, antonio.

te lo agradezco mucho, antonio,

de verdad.

antonio: ¿puedo pasar a verla

mientras usted se queda

con la niña?

pablo: no están en la casa.

mi mujer y yo

estábamos tan preocupados

que le tuvimos que hacer

una llamada

a una psicoterapeuta.

antonio: no sabe la alegría

que me da escuchar esa noticia,

suegro,

porque tengo la esperanza

de que las cosas

se solucionen ya.

lo único que lamento

es que no haya sido yo

el que la haya llevado

a esa consulta

para demostrarle mi apoyo.

pablo: pero si tu apoyo

siempre lo ha tenido.

y ahora me doy cuenta, chamaco.

has demostrado ser el hombre

que nunca pensé que fueras,

a pesar de que las cosas

no van bien entre tú y mi hija.

antonio, te voy a suplicar

que no la dejes,

tú sabes que está enferma.

antonio: lo sé, suegro.

mariela no está bien,

pero pronto lo estará.

es mi esposa y,

como lo dije frente a dios

y la virgen de guadalupe,

el día que nos casamos,

prometí estar con ella

en las buenas y en las malas.

y no solo por la promesa

que hice ante dios,

sino porque la amo

es que estaré con ella

el resto de mis días.

eso nunca lo dude.

doctor: lo que te está

sucediendo, mariela,

le sucede a algunas mujeres,

estás sufriendo

depresión postparto.

juntas vamos a trabajar

para que superes

este trauma psicológico.

mariela: sí, sí,

po--porque yo siempre

fui una mujer alegre, doctora.

y no entiendo

por qué me está pasando esto.

esperaba con muchas ansias

y con mucho amor a mi hija,

pero ahora pe--pero es que

ahora no puedo verla,

no puedo tocarla,

acercarme a ella.

¿por qué?

¿por qué reaccioné así?

doctora: no hay motivo

o razón específica

para sufrir esta depresión.

puede influir el cambio

hormonal del embarazo,

pero contigo,

aparte del cambio hormonal,

tu hija nació prematura,

tu cuerpo y tu mente

no esperaban dar a luz

a los siete meses,

estabas preparada

psicológicamente

para que ocurriera

a los nueve meses.

al adelantarse el parto,

no fluyó bien y no dilataste.

por eso tuvieron que hacerte

cesárea,

para salvarles la vida

a ti y a tu hija.

una cosa debes de entender

y tener muy clara.

tú no eres responsable

de lo que te está pasando.

por lo que me platican

tú y tu mamá,

siempre tuviste

los cuidados necesarios

para que tu hija llegara bien.

tanto que nació sana y salva,

y ahora ella está muy bien.

no seas tan dura contigo,

no te presiones demasiado.

seguiremos con las terapias

y vas a estar en tratamiento

por un tiempo.

vas a superar la depresión.

mariela: sí, porque--

porque quiero estar bien

para mi hija, para mi esposo,

para--para mí,

y para mis padres.

quiero recuperar a mi familia.

[música]

[música]

antonio: no, ¿de verdad?

muchas gracias, muchas gracias.

pamela, ganamos.

pamela: yo sabía

que podías lograrlo.

antonio: mi secretaria

me ayudó muchísimo.

es mi mejor compañía

en mis horas trabajo,

y fuera del trabajo también.

ay, con cuidado.

pamela: sí.

ya veo por qué

estás tan entregado a ella,

es un amor.

ay, vamos a tomarnos una foto.

antonio: sí.

pamela: [chista]

ahí va.

sonríe.

ay, salimos muy bien.

antonio: vente, mi vida, vente.

pamela: voy a subir la foto

a las redes sociales.

antonio: [ríe]

pamela: ay, quedó tan bonita

la foto,

que hasta la voy a poner

de portada en mi perfil.

antonio: [ríe]

estás muy loca.

bueno, siempre lo has estado.

gracias por ser tan paciente

conmigo.

a pesar de todos mis problemas,

nunca, nunca, nunca

has dejado de confiar en mí.

pamela: y aparte de ser

un buen abogado,

no he dejado de sentirme

atraída por ti

desde que te volví a ver.

antonio: no, pamela,

no caigamos en ese juego tonto.

amo a mi esposa y a mi hija

y no creo que deje de amarlas.

pamela: no me arrepiento

de haberlo intentado.

eres un gran hombre

y pensé que podía tener

una posibilidad contigo.

pero me doy cuenta que no,

que eres firme

en lo que quieres.

no te volveré a molestar.

deseo que todos tus problemas

se solucionen

y que vuelvas a ser muy feliz

con tu esposa.

¿amigos?

antonio: amigos.

pamela: creo que lo mejor

es que me vaya.

sofía: ¿y cómo te sentiste hoy

con la psicoterapeuta, hija?

mariela: pues bien, mamá.

hablar con ella en estos días

que llevo de terapia

me hace sentir bien.

pero solo cuando estoy con ella,

porque salgo de su consultorio

y me vuelvo a sentir mal.

sofía: a ver, como dice

la doctora, con voluntad

vas a superar esta depresión

por la que estás pasando.

mariela: sí, ma,

porque ya no quiero

hundirme más en ella en verdad.

[teléfono]

sofía: ¿fue tu celular

el que sonó?

mariela: pues sí, seguramente,

debió llegar

una notificación de algo,

pero--pero ni ganas tengo

de ver el celular, ma.

ni redes sociales, ni nada.

sofía: a ver, a ver.

como dice la doctora,

es tiempo de que comiences

a vivir tu vida.

así que a convivir con el mundo,

señorita.

revisa tus perfiles sociales,

tienes que volver a vivir.

mariela: está bien, está bien.

antonio ya se está olvidando

de mí.

sofía: ¿qué?

mariela: antonio anda

con una de sus exnovias.

antonio--antonio ya me olvidó,

mamá.

sofía: pero a ver.

antonio anda

con pamela de nuevo.

"¿a poco no parecemos

una familia?

¿y, cómo no?

con una bebé tan preciosa,

una se vuelve mamá".

ay.

antonio, mariela vio

esta fotografía

que pamela subió a su perfil.

¿andas con ella?

antonio: [ríe]

no, suegra,

no tiene de qué preocuparse.

pamela estaba tan feliz

porque ganamos su caso

que subió esa foto sin pensarlo.

le juro que pamela

solo es una cliente y nada más.

tengo que ir a aclararlo

con mariela.

¿se podría quedar con la bebé?

está dormida en su recámara,

no me tardo.

sofía: ve, que mariela,

aunque esté en tratamiento

médico, no ha dejado de llorar.

ve, y por la niña

no te preocupes.

antonio: gracias.

mariela: cuando decías amarme

no era de verdad.

ya tienes a otra

que ocupa mi lugar.

antonio: no, no tengo a nadie.

en mi corazón solo hay espacio

para el gran amor

que te tengo a ti.

para mí siempre serás

la mujer más maravillosa

del mundo.

en ti encontré

todo lo que necesitaba,

te lo juro.

estamos pasando un mal momento,

pero ahora es cuando debemos

estar más unidos

y confiar el uno en el otro.

eres la mujer que amo

y no me interesa pamela.

tú eres a la única que amo.

nunca lo dudes.

muchas gracias por quedarse

cuidando a mi hija.

y le encargo a mariela.

de verdad, muchas gracias.

sofía: ay, por la felicidad

de una hija,

una madre hace lo que sea.

sé que eres la felicidad

de mi hija y ella la tuya.

gracias por amarla tanto.

la--la niña sigue durmiendo.

ya me voy, ¿eh?

antonio: yo le abro, suegra.

virgencita de guadalupe,

te lo suplico,

hazme el milagro

de que mariela supere

la depresión postparto

por la que está pasando,

para que pueda salir adelante

y recuperar la vida

que teníamos,

y que mariela esté convencida

que al amor

nunca se le renuncia.

no dejaré de luchar

por mi familia.

y tendré mucha paciencia

para que mariela vuelva,

que vuelva a ser

la misma de antes.

te lo juro, mi amor,

vas a tener a tu mamá

y te va a amar como yo te amo.

te lo juro.

pablo: el abogado de mi amigo

le avisó que ya no seguirá

llevando su caso.

y mi amigo está desesperado,

ya no sabe qué hacer.

el conflicto es de marca

y patente.

la marca y la patente

son de mi amigo,

pero hay otro tipo

que está demandándolo

diciendo que son de él.

hay muchos millones de pesos

en juego que mi amigo

no puede perder.

ya le hablé de ti,

le dije que eres

el mejor abogado.

me pidió que viniera

a hablar contigo

y a convencerte

para que lo defiendas

y bueno, para que--

antonio: ¿cuándo es el juicio?

pablo: ya es mañana, mi hijo.

antonio: ¿qué?

no, no, no hay tiempo,

tendría que estudiar todo

y apenas dormir.

pablo: pues estúdialo,

aquí está su expediente.

antonio, si ganas,

yo nada más te digo una cosa.

con el porcentaje que tuvieras,

no nada más vas a quedarte

con tu despacho,

sino tu propio bufete.

hazme caso, chamaco.

marielita: [jadea]

antonio: no, marielita.

no, no, no, no te me mueras,

no, no, no, no.

vamos al hospital,

vamos al hospital,

vente, mi amor.

vente, vente, vente.

[música]

[música]

doctor: la bebé

aún no está fuera de peligro,

estuvo a punto de tener

muerte de cuna,

por lo que se quedará

todavía unos días

en la incubadora.

antonio: por favor, doctor,

por favor lléveme con mi hija.

no estoy dispuesto

a separarme de ella,

por favor lléveme con mi hija

por favor.

>> señor juez,

ya es la hora

y no veo al abogado

de la parte acusadora.

dé el fallo a mi favor.

juez: si no llega en media hora

el abogado antonio del villar,

este juicio lo ganará

la parte demandante.

antonio: por favor, mi amor,

lucha, lucha para salvar

tu vida, lucha.

[teléfono]

antonio: bueno.

mariela: antonio, antonio,

¿en dónde estás?

mi papá y su amigo

te están esperando

en los juzgados ya.

antonio: sé que todo mi futuro

se va a ir a la basura,

pero estoy en el hospital.

nuestra hija está a punto

de morirse.

mariela: ¿qué?

¿en qué hospital estás?

voy, voy en este momento

para allá.

yo me quedo cuidando

a nuestra hija,

tú vete a los juzgados.

antonio: de verdad, mariela,

¿puedo confiar en ti?

mariela: mamá,

dile a antonio,

dile que puede confiar en mí.

sofía: sí, antonio.

claro que puedes

confiar en mariela.

el tratamiento médico

y las terapias psicológicas

le han ayudado muchísimo.

¿en qué hospital estás?

vamos para allá.

tú vete al juzgado ya.

antonio: las espero,

las espero a que lleguen.

acá las espero, suegra.

sofía: bueno.

mariela: no sé si vaya a poder.

pero mi bebé se está muriendo.

mamá, dame mi pastilla

y nos vamos al hospital.

sofía: claro que sí.

juez: dado que no se presenta

el abogado de la parte

demandada,

tendré que dictaminar--

antonio: una disculpa,

una disculpa, señor juez.

soy antonio del villar,

el abogado de la parte

demandada.

pablo: ¿en dónde estabas?

juez: y justo a tiempo, abogado.

demos inicio con el juicio.

mariela: hijita, mi amor,

discúlpame.

no me voy a justificar

por no haber estado a tu lado,

pero--pero sí te puedo decir

que me duele muchísimo

verte aquí,

luchando por tu vida.

ay, por favor, virgencita

de guadalupe, te lo suplico,

permite que mi hija viva

y que recupere a mi familia.

te lo ruego, ayúdame.

tú puedes, mi chiquita.

tu mami regresó

para no irme nunca más.

perdóname.

regresa a mí.

te amo, mi amor, te amo.

antonio: pues bienvenida

a tu casa de nuevo, mi amor.

y con tu hija en brazos.

no sabes lo feliz

que esto me hace.

ahora sí somos una familia

completa y feliz.

mariela: gracias, mi amor,

por no dejarme sola,

por no renunciar al amor

que me tienes.

muchas gracias.

te amo, te amo muchísimo.

antonio: y yo a ti,

y a nuestra hija.

las amo.

y jamás voy a renunciar

a su amor.

porque son quien alimenta

a mi alma, a mi espíritu

y mi vida.

amo a mi familia.

tener una familia

es la mayor dicha

que todo ser humano

puede poseer.

la llegada de un bebé

es una de las mayores

bendiciones,

pero hay algunas mujeres

que sufren cambios corporales

que las afectan emocionalmente,

provocándoles una depresión

que día con día,

si no se trata a tiempo,

las puede llevar

a un pantano sin fondo

de dolor, tristeza,

llanto, culpas y depresión.

juntos, como familia y parejas,

se deben de superar

estas difíciles situaciones,

demostrándose que

al amor nunca se renuncia.

>> ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac

juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo ♪

Cargando Playlist...