null: nullpx
Cargando Video...

La Que No Podía Amar Capítulo 93

3 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

maría: santa maría de dios,

ruega por nosotros,

los pecadores,

ahora...

y en la hora de nuestra muerte,

amén.

efraín: ¿y ahora?

¿qué le pasa, doña?

¿por qué está llorando?

maría: efraín,

lo que está pasando

es tan triste.

le pido a dios por paula,

por su bebé.

que todo salga bien.

espero que la decisión

que tomó rogelio

haya sido la mejor.

efraín: seguro que sí,

usted no se preocupe.

maría: es que ya pasó

mucho tiempo

y no tenemos noticias.

ay, el patrón no le ha llamado

a cynthia.

en fin, efraín,

voy a estar en mi cuarto.

me avisas si hay una noticia,

por favor.

efraín: ¿cómo no, doña?

usted descánsese un ratito.

maría: [solloza]

le pido a dios que todo

salga bien.

[balbucea]

gustavo: ¿cómo sigue

ana paula?

rogelio: ¿cómo está mi esposa?

ernesto: sigue mal,

aún hay veneno en su cuerpo.

le estamos poniendo sangre

y logramos estabilizarla pero--

rogelio: pero ¿qué?

ernesto: sólo queda esperar.

rogelio: ¿puede recibir visitas?

gustavo: aunque sea un momento.

ernesto: sólo puede pasar

una persona

pero por unos cuantos minutos.

¿quién pasaría?

cynthia: oye.

¿y a ti qué te pasa?

efraín: me siento mal

por lo que hicimos.

cynthia: ay, no seas

ridículo.

tú piensa que eso

pudo haber pasado

de todas maneras.

que ya le tocaba.

efraín: ¿ya le tocaba?

no, nosotros le echamos

la víbora.

cynthia: ay, por favor,

no empieces con remordimientos.

efraín: no--

nosotros le echamos--

cynthia: [chista]

no te preocupes por nada.

efraín: se van a morir.

cynthia: no, no, no,

no te preocupes,

todo va a--

todo va a salir bien.

efraín: se van a morir.

cynthia: ey.

efraín: es que se van

a morir.

cynthia: todo va a salir bien.

ernesto: ¿quién de los dos

va a pasar?

rogelio: [suspira]

pasa tú.

rosaura: ¿cómo está mi sobrina?

daniela: ¿qué pasó?

¿ana paula, el bebé?

miguel: ¿cómo está mi hermana?

rogelio: no se pudo hacer

nada por el niño,

paula perdió a su bebé.

vanesa: eh, quiero que en lugar

de esa mesa quiero que pongas

en la oficina otras sillas

y que me hagas unas repisas

en la pared de este lado.

>> si, señora cuando regrese

el joven miguel yo le digo.

vanesa: ah, ¿él las va a hacer?

>> si, señora.

vanesa: pues que hable conmigo

antes.

>> si, señora, con permiso.

vanesa: hola, mercedes.

mercedes: hola, vanesa,

¿cómo estás?

vanesa: dime, ya--¿ya tienen

noticias de paula o de su hijo?

mercedes: ana sobrevivió

el trayecto en el helicóptero

y ya la iban a atender.

yo voy a ir a avisarle

a maría que está en su cuarto,

con permiso.

gustavo: ana, mi amor,

estoy aquí contigo

como pienso estar toda la vida

si tu lo quieres.

te amo, ana,

y daría la mía

para que no estuvieras aquí,

para que--

[solloza]

para que no hubiera pasado

lo que pasó.

no, no, mi amor.

ana paula: ¿en dónde estoy?

gustavo: tranquila,

tranquila, estás en un hospital.

ana paula: ¿qué?

gustavo: te mordió una víbora.

ana paula: ¿y mi bebé?

¿cómo está mi bebé?

¿cómo está mi hijo, gustavo?

¿qué pasó con mi bebé?

gustavo: tranquila, mi amor,

descansa, todo va a estar bien.

lo importante es que

ya reaccionaste.

maría: ana paula, dios mío,

que se cure.

su bebé tiene que salir bien.

virgencita, por favor,

te lo ruego.

[celular]

mercedes: ¿bueno?

¿ernesto?

bueno, bueno, ¿me escuchas?

no te escucho,

es que aquí no hay señal.

¿bueno?

maría: ¿qué está pasando aquí?

cynthia: nada.

maría: en este momento

me van a explicar

qué es lo que sucede.

efraín: maría, yo--

cynthia: a ver--espérate,

no, espérate.

efraín: pero yo--

cynthia: no, déjame hablar

con ella.

que te vayas, digo.

ay, nana, nana, nana--

maría: ¿cómo es posible

que te andes besuqueando

con efraín?

cynthia: ¿y qué otra me queda?

todos los hombres de mi vida

o me han decepcionado

o me desprecian.

efraín es el único

que me quiere, tu fuiste

la que me lo dijo,

¿ya no te acuerdas?

maría: pero no para que

anduvieras con él,

sino para que no le dieras alas.

rogelio nunca va a permitir

que haya algo entre ustedes.

cynthia: bueno, no me importa

lo que diga mi hermano.

maría: ¿desde cuándo

andas con él?

cynthia: apenas empezó

ahora que--que me sentía

muy mal porque gustavo

terminó conmigo.

fue un momento de debilidad y--

él me consoló y--

maría: pero ese efraín

es un canijo,

sabes que andaba con--

con una mujer casada.

efraín es un mujeriego

por donde lo veas.

cynthia, no te conviene

andar con el.

cynthia: pero si no ando

con él, ya te lo dije,

fue un momento de debilidad,

ya, ya, no se va a repetir.

maría: pues más te vale

porque esto no debe de ser.

cynthia: si, si, ya sé,

no debe de ser.

así será.

nana, necesito que me prometas

que no se lo vas a decir

a mi hermano, por favor.

te juro que no va a volver

a pasar.

vanesa: ya hay noticias

de paula.

maría: ¿qué pasó?

cynthia: ¿se murió?

miguel: me preocupa mi hermana,

no va a soportar el dolor

de saber que se murió su hijo.

daniela: estaba tan ilusionada.

miguel: pues si,

pues sí, era su bebé.

a mi también me duele.

daniela: si pero es que,

flaquito, tenemos que estar

fuertes para apoyarla.

ahora lo importante es que

ana paula reaccione.

miguel: es que si le pasa algo

a mi hermana no po--

daniela: no, no, no,

eso no va a pasar.

rosaura: bueno,

ay pues es una pena

que se haya muerto ese niño.

yo sé que le va a doler

a mi sobrina pero mire--

mire nada más como las cosas

se van solucionando solitas.

rogelio: ¿qué quiere decir?

rosaura: que ya no existirá

ese hijo que, en realidad,

era lo único que unía

a ana paula con gustavo,

pues ya no hay nada

que la ate a ese muchacho.

ustedes ya tienen el camino

libre porque yo sé que

mi sobrina lo quiere a usted.

rogelio: es el colmo,

ni siquiera en estos momentos

puede demostrar un poco

de sensibilidad.

¿qué no piensa en el dolor

de paula?

¿sabe lo que para ella

significaba este hijo?

maría: no, no puede ser,

el bebé--

vanesa: maría, ya--ya cálmate,

¿si?

mira por algo pasan las cosas.

maría: seguro te ha de dar

mucho gusto.

no entiendo cómo puedes ser

tan insensible

porque hasta rogelio

con todo lo que pasó

quería a ese niño.

vanesa: si tu lo dices.

maría: además el bebé

era un ser inocente,

él no tenía la culpa de nada.

vanesa, eres de lo peor.

[llora]

vanesa: a ver, ¿qué le pasa?

cynthia: no, mi nana

es muy sentimental.

vanesa: si, si pero habló

como si yo tuviera la culpa

de lo que pasó, por dios.

cynthia: pues yo lo logré.

vanesa: ¿cómo?

a ver, ni modo que tu

hayas puesto la víbora.

cynthia: no, claro que no,

lo que quise decir fue que--

yo--lo que deseaba fue que--

que algo pasara para que paula

no convirtiera en heredero

de rogelio a ese niño

y que tampoco existiera

un lazo tan grande como un hijo

entre ella y gustavo,

eso quise decir.

vanesa: pues la suerte

te favoreció y a mi también.

cynthia: si, suerte.

en fin, van dos víboras

que entran en la casa,

seguramente hay un nido por aquí

así que voy a buscar a efraín

para que lo encuentre

y lo queme.

rosaura: don rogelio,

¿por qué lo toma así?

no es que no me duela

pero soy práctica.

incluso pienso que depende

de usted que mi sobrina

salga pronto de esto.

rogelio: no me diga.

rosaura: entre todos

debemos ayudarla

pero su apoyo y su soporte

son lo más importante.

yo estoy segura que ya no va

a querer ver a gustavo

porque nomás le va a recordar

todo lo que pasó.

lo que debería hacer

es llevársela de viaje

lejos de aquí para que nada

le recuerde esta horrible

situación.

gustavo: no te puedes morir,

mi amor.

ernesto: gustavo,

ya debes dejarla descansar.

gustavo: me preguntó

por nuestro hijo

y no le pude decir nada.

ernesto: ahora no está

en condiciones de recibir

una noticia así.

vamos a que tomes

un poco de aire.

cynthia: ya tranquilice

a maría.

efraín: ajá, ¿y qué?

¿así nomás?

cynthia: pues sí, le dije

que me estabas consolando.

efraín: ¿y por qué

no le dijiste la verdad?

ya me cansé de seguir así

si tu y yo nos queremos.

cynthia: ay, efraín, por favor,

no empeores las cosas.

efraín: pero es que--

cynthia: a ver, ella quería ir

a decirle a rogelio la verdad.

efraín: ¿y?

cynthia: ¿cómo que "y"?

efraín: pues si va a tronar

que truene.

cynthia: no, cómo crees.

efraín: pues ¿qué tiene?

tu hermano no se casó

con una princesa,

paula no tenía ni un peso

y trajo a toda su prole

para que la mantuviera.

cynthia: si, si,

porque rogelio puede hacer

lo que quiera, yo no.

si destapamos todo ahora

va a ser peor.

efraín: ¿es por tu hermano

o porque no quieres

que se entere el ingenierillo

ese?

cynthia: ¿tu qué crees?

efraín: que hay que decir

la verdad.

cynthia: ¡bueno eres más necio

que una mula, caramba!

para maría y para rogelio

yo acabo de terminar

con gustavo,

¿qué cree que van a pensar?

pues no van a creer

que te quiero.

y además mi nana me dijo

que andabas con una mujer

casada.

a parte ellos tampoco

van a pensar que me quieres.

efraín, por favor,

vamos muy bien

con lo que hacemos

aunque vayamos poco a poco.

mira, nuestro plan funcionó,

paula perdió a su hijo

y ella está muy grave.

gustavo: sí, mercedes,

gracias por tu apoyo

y por tu cariño.

yo también te quiero mucho.

sí, claro, cualquier cosa

te marco.

daniela: ¿cómo está?

rogelio: ¿cómo está paula?

gustavo: mal,

apenas puede hablar

y preguntó por nuestro bebé.

rogelio: ¿y?

¿le dijiste?

gustavo: no.

ernesto: yo le pedí

que no lo hiciera,

es lo mejor para ana paula

por ahora.

rogelio: bueno, ¿puedo verla?

ernesto: eh--

rogelio: caramba,

soy su marido,

es solamente un momento.

hilda: ahora vamos a jugar

con palabras que empiezan con...

¡r!

margarito: ¡rata!

hilda: rábano.

margarito: rogelio.

esto lo jugaba con él

y con ana paula

y hoy tampoco me llamó.

hilda: no te preocupes,

yo no he podido comunicarme

pero--pero ¿sabes qué?

ahorita tratamos de nuevo, ¿si?

margarito: si.

vente, caballito.

maura: ¿qué están haciendo?

margarito: hablándole

a mi patrón.

maura: hilda, sabes muy bien

que eso no se puede hacer.

ya no queremos que haya más

lazos entre ellos.

hilda: lo sé, pero--

maura: ahora lo que tiene

que pasar es que lo conozcan

los papás que sí

lo pueden adoptar.

de hecho vamos de una vez

porque en el salón

hay una pareja

que quiero que te conozca,

vamos.

vamos, margarito,

todo va a estar bien.

operadora: lo sentimos,

el número que usted marcó

se encuentra desconectado.

rogelio: mi cielo,

no hubiera querido que esto

pasara.

pero tu estás viva,

estás bien.

te vas a poner mejor

y yo te voy a cuidar.

ana paula: [tose]

rogelio: tranquila,

todo va a estar bien.

sh, no te toques.

ana paula: ¿y mi bebé?

rogelio, dime qué está pasando,

¿mi bebé está bien?

rogelio: mi amor, no hables,

ahora lo importante

es que descanses,

que te recuperes.

ana paula: mi bebé--

rogelio: descansa, descansa,

duérmete.

sólo me dejaron verte

un momento,

te dejo descansar.

ana paula: [susurra] mi bebé,

mi bebé.

rogelio: sh, duérmete, amor.

[música]

[música]

cynthia: hola, ulises,

¿cómo está?

ulises: señorita cynthia,

pues, aquí pasándola.

cynthia: ah, me imagino

que sigues muy triste

por lo de tu hija, ¿verdad?

ulises: ese es un dolor

que se lleva siempre

en el alma

y pues estoy aprendiendo

a vivir con eso.

cynthia: ay, pues, lo siento,

ulises.

[balbucea]

vine porque me enteré

de una carta que mi hermano

quiere recuperar y quiero

ayudarle, pero no tengo

mucha información.

¿de verdad esa carta

no la tienen tu mujer o tú?

ulises: no, nos la robaron.

cynthia: ay, bueno,

pero ¿qué es lo que decía

la carta?

¿por qué se la robaría alguien?

¿sabes?

ulises: es que no hay nada más

que le pueda decir

porque yo nunca la abrí.

de hecho yo tampoco entiendo

por qué se la querrían robar.

si nadie más que macaria

y yo sabíamos de ella.

cynthia: ¿macaria?

ulises: sí,

pero ella tampoco sabe nada

de la carta.

cynthia: bueno, graicias,

ulises, nos estamos viendo.

ulises: que le vaya bien,

señorita cynthia.

daniela: ¿cómo la vio?

¿le dijo algo?

rogelio: a mi también

me preguntó por su bebé.

rosaura: ni hablar,

pobrecita.

miguelito, tengo hambre, hijo,

deberíamos ir a la cafetería.

miguel: no, yo no tengo hambre,

ve tu si quieres.

ernesto: bueno, ana paula

ya no va a recibir visitas

por ahora.

voy a sedarla y voy a tratar

que esté tranquila.

miguel: ¡ana!

ernesto: ¿qué pasa?

¿qué haces aquí?

ana paula: ¿quién me va a decir

qué pasa con mi bebé?

¿cómo está mi hijo?

por favor, díganmelo,

se lo suplico.

ernesto, tú sí me tienes que

contestar cómo está mi bebé.

ernesto: ana, lo siento mucho,

tu bebé no sobrevivió.

ana paula: ¿qué?

no, no, eso no puede ser--

[solloza]

no es cierto, no es cierto,

dónde está mi bebé,

dónde está mi bebé--

dónde está, por favor, no,

es mi hijo, por favor,

no es cierto.

[llora]

mi bebé.

¡mi bebé!

¡mi bebé!

¡ernesto, no, por favor

dime que no es cierto,

por favor!

[llora]

hilda: ¿cómo te fue?

margarito: ya vi a esos señores.

hilda: ajá, ¿y?

margarito: pues la verdad

sí fueron muy amable

pero no los conozco.

hilda: bueno, la idea

de que vengan es que se conozcan

primero y que empiecen

a tratarse, que se vayan

conociendo poco a poco.

margarito: no, yo quiero

regresarme con ana paula

y con rogelio,

aunque ellos no me quieran

yo me puedo quedar con maría.

hilda: ellos te siguen

queriendo, margarito.

margarito: ¿tu crees?

¿les hablaste cuando yo

no estuve?

hilda: si, pero parece

que el teléfono de la hacienda

no sirve, margarito.

margarito: pero ¿el celular qué?

ándale, hay que tratar de nuevo,

¿si?

ahorita que no está maura.

hilda: bueno,

vamos a intentarlo una vez más.

operadora: el celular que usted

marcó se encuentra

fuera del área de servicio.

le suplicamos llamar más tarde.

margarito: de seguro ya me van

a dejar aquí,

igual que mi mamá me dejó

un día en la hacienda.

ana paula: [llora]

mi bebé, mi bebé, mi hijo,

no es cierto, no es cierto.

¡no!

todos: [gritan]

ana paula: [grita]

¿por qué no me dijeron nada?

¿por qué?

quiero a mi bebé, no.

[llora]

ernesto: tranquilízate.

vamos a llevarla al cuarto.

rosaura: ¿ya ve cómo hay

que sacarla adelante?

¿me entiende?

rogelio: ¡ya déjeme en paz!

maría: esto no puede

volver a suceder,

¿entendiste, efraín?

efraín: usted no puede entender

que por cynthia

yo estoy dispuesto a enfrentar

lo que sea, hasta el patrón,

si yo la quiero de verdad.

maría: tu no quieres a nadie.

la muestra de eso es que andas

picando por todos lados.

efraín: cuando le dije

que sentía lo que le hice

a consuelo era cierto.

maría: pues aunque amaras

a cynthia como dices

tampoco la puedes hacer feliz.

date cuenta de la diferencia

que hay entre usted

y rogelio nunca los va a dejar

estar juntos jamás.

efraín: ¿por qué no?

¿por qué no si el patrón

confía en mi?

yo le voy a demostrar que--

maría: ¡que no, efraín!

¡entiéndelo!

aunque te duela cynthia

sigue queriendo a gustavo.

habrá caído en un momento

de debilidad pero por favor,

lo sigue queriendo.

así que estás advertido,

olvídate de esto.

vas a sufrir, efraín,

yo sé lo que te digo, hijo.

ay, dios mío,

¿por qué se complicaron tanto

las cosas?

que mi cynthia no se vuelva

a acercar a efraín,

que paula se recupere

o rogelio se va a morir

de la tristeza.

por favor, virgencita.

ernesto: te vamos a poner

un sedante para que descanses.

de verdad lo siento mucho, ana,

no había forma de salvarte

la vida de otra manera.

ana paula: mejor me hubieran

dejado morir.

¿qué pasó?

díganme por favor.

gustavo: ernesto,

déjanos solos, por favor.

ana paula: [llora]

ernesto: unos minutos, gustavo.

ana paula: nuestro hijo,

gustavo, nuestro bebé

ya no está.

gustavo: yo sé que los dos

lo queríamos mucho

pero tenemos que salir adelante,

mi amor.

ana paula: ¿cómo?

¿cómo voy a vivir sin mi hijo?

gustavo: tienes que ser fuerte.

yo te voy a apoyar.

estás viva, tienes que luchar

por ti para estar bien.

ana paula: ya nunca más

voy a poder estar bien.

gustavo: no, no digas eso.

ana paula: [solloza]

gustavo: tranquila.

cálmate, mi amor.

todo va a estar bien.

[música]

[música]

rosaura: me preocupa mucho

mi sobrina.

bruno: no, lo que te preocupa

es que se muera

y todo nuestro plan

se eche a perder.

rosaura: eso no es cierto.

bueno, claro que no quiero

que se arreglen las cosas

pero tampoco quiero

que mi sobrina se muera.

aunque no lo creas,

la quiero.

bruno: pues como sea,

el plan que teníamos para que

consiguiera la firma de rogelio

ya no lo vamos a poder

llevar a cabo.

rosaura: sí, ya sé,

pero bueno, al menos ya no está

ese hijo que esperaba

y eso saca a gustavo

de la jugada.

bruno: si, pero las cosas

entre paula y rogelio

están muy mal,

ahora es él el que está enojado

con ella y así nunca va a firmar

nada que ella le de, nada.

rosaura: ya lo sé,

pero cuando salga del hospital

yo veré la manera

de que rogelio se contente

con mi sobrina.

bruno: ¿en serio crees

que lo consigas?

rosaura: aún no me conoces.

así que de una vez

prepara los papeles que quieres

que te firme rogelio

de que consigo que ana paula

le saque la firma

lo consigo.

ya lo verás.

rogelio: ¿qué pasó, hilda?

¿le pasó algo malo a margarito?

hilda: no, no, no, no,

pero está muy preocupado

porque no lo han llamado,

piensa que ya lo abandonaron.

rogelio: no, no, cómo crees,

cómo crees.

estamos en el hospital

porque mi mujer perdió el bebé,

está muy mal.

primero el golpe

de lo de márgaro a quien quiere

como a un hijo y ahora esto.

hilda: lo siento mucho, rogelio.

yo veo que margarito en verdad

se quiere ir con ustedes.

el niño--el niño te conoce,

ya no es un bebé,

puede escoger y decidir

de alguna manera.

rogelio: si, si, ¿y?

hilda: por eso te digo

que aunque no es usual

si en verdad tu esposa y tú

quieren al niño

pueden promover un juicio

en el que busques ser

el tutor de margarito.

rogelio: ¿en verdad?

caramba, pues te lo agradezco

pero--¿lo que pasó con vanesa

no va a afectar?

hilda: pudiera ser,

pero entonces la que puede

promover el juicio

es tu esposa, ¿no crees?

rosaura: ¿cómo está mi sobrina?

gustavo: le pusieron

un sedante, ya se quedó dormida.

rosaura: bueno, pues entonces

tu ya no tienes nada que hacer

aquí.

gustavo: ¿cómo que no?

¿que no se da cuenta

que ana paula está grave?

rosaura: si pero ella tiene

su marido que la cuide.

gustavo: si la hubiera cuidado

no estaría en esas

circunstancias.

y no me voy a ir

pase lo que pase.

¿cómo puede ser tan vil,

tan fría?

rosaura: ay, gustavo,

estás muy mal.

lo único que ataba a ana paula

a ti era ese hijo

que iban a tener

pero ya no existe.

así que no tienes nada

que hacer aquí.

gustavo: amo a ana paula

y se que ella también me quiere

a mi.

ahora tendremos que superar

juntos el dolor de haber perdido

a nuestro hijo.

pero ana y yo tenemos muchas

cosas más que nos unen--

rosaura: ay por favor,

ay, gustavo, no seas cursi,

por dios--

gustavo: ¡es la verdad, señora!

yo no olvido que por culpa

de usted nos separamos

pero ahora no va a lograr

lo mismo.

rosaura: pero qué necio

es este tipo, por dios.

rogelio: eres un estúpido,

efraín, ¿por qué no buscaste

antes el nido de víboras?

efraín: pues claro que

lo busqué, patrón,

pero si no lo había encontrado.

rogelio: ¿ya lo quemaste?

efraín: ya, patrón.

rogelio: aunque de nada sirve

quemarlo ahora, imbécil,

lo que pasó ya no tiene remedio.

pásame a maría.

efraín: sí, patrón,

de nada.

maría: rogelio,

¿cómo está paula?

rogelio: está mal, nana,

muy mal.

entre su condición y lo del niño

no sé lo que va a pasar.

maría: ay, rogelio,

lo siento mucho de verdad.

rogelio: bueno, sólo quería

avisarte, te encargo todo

y a mi hermana dile por favor

que no se le ocurra dar

ni media orden,

mover nada de los negocios.

la veo mañana.

maría: bueno,

¿cuando puedas le dices a paula

que la quiero mucho?

rogelio: sí, yo le digo.

bruno: rogelio,

te traje esto porque seguro

no quieres bajar a la cafetería

y--

¿qué te pasa?

¿estás bien?

rogelio: te encargué

que me dijeras la manera

de recuperar a márgaro

y no me diste ninguna respuesta

clara.

bruno: ya te dije que

no hay forma de que lo adopten.

la misma maura te lo confirmó.

rogelio: si.

bruno: si.

rogelio: ¿y por qué

no me dijiste del juicio

que puedo meterme

para ser su tutor?

enfermera: doctor, la presión

está muy baja,

casi no tiene pulso.

ernesto: entre el envenenamiento

y que se quitó la sangre

de la trasfusión no ha mejorado.

tráeme dos bolsas

de un negativo por favor.

enfermera: sí, doctor.

ernesto: si sigue así

va a entrar en un shock

hipovolémico,

no va a sobrevivir.

bruno: perdón, rogelio,

pero tu me dijiste

que buscara información

para adoptar,

nunca me dijiste que buscara

opciones como tutor.

rogelio: no seas imbécil,

tenías que buscar

todas las opciones.

bruno: ya entendí que era

para amarrar a ana paula

y como tutortu serías el único--

rogelio: te dije,

te dije de regreso

que no me importaba cómo.

bruno: bueno, cálmate,

porque además quién sabe

si ganas ese juicio.

recuerda que maura te vio

besándote con vanesa.

rogelio: te pago para que me des

soluciones,

no para que me digas las trabas

que voy a enfrentarme.

bruno: está bien,

no te preocupes.

ahora mismo investigo

y preparo todo.

rogelio: más te vale

si no quieres que cambie

de abogado por uno

que sí sea eficiente.

gustavo: quiero hablar contigo

sobre lo que va a pasar

cuando ana paula

salga del hospital.

rogelio: ¿cómo que qué va

a pasar?

es mi esposa,

me la voy a llevar a la hacienda

para que se recupere.

gustavo: no.

rogelio: mira, gustavo,

te tuve consideración

porque se trataba de tu hijo

pero nada más.

gustavo: no, rogelio,

ana no tiene porqué volver

a tu casa.

rogelio: por supuesto que sí,

es mi mujer.

gustavo: sólo se casó

contigo para que su hermano

no estuviera en la cárcel.

así que dime,

cuánto cuesta liberarla

de ese maldito contrato

que firmó contigo.

la cantidad que sea

la voy a conseguir

y ana va a quedar libre de ti.

enfermera: doctor, la unidad

de sangre o negativo fue la que

le pusimos a la señora

después de su crisis.

ernesto: ¿y ya solicitaron

varias unidades a otro hospital?

enfermera: están trabajando

en eso pero es un tipo

de sangre muy difícil

de conseguir.

gustavo: contéstame,

¿cuándo va a costarme

liberar a ana de ti?

rogelio: esto no es cuestión

de dinero, gustavo.

gustavo: ¿y entonces?

rogelio: paula nunca se va

a ir de mi lado

porque esto es una cuestión

de amor.

[música]

[música]

gustavo: ¿amor?

será de tu parte porque ella

me quiere a mi.

rogelio: eso dices tu,

yo la quiero.

gustavo: pero ana a ti no,

rogelio, entiéndelo.

te casaste con ella

por un contrato

porque de otra forma

jamás lo hubieras conseguido.

rogelio: ya que tienes

el valor de enfrentarme

voy a hablarte con la verdad.

amo a paula

y va a seguir a mi lado

por su propia voluntad,

me va a amar

y estaremos juntos

el resto de nuestras vidas.

gustavo: no creo que

sea por amor,

yo creo que lo haces por orgullo

porque te da miedo

que tu dignidad sea pisoteada

si ella se queda conmigo,

y cuando eso suceda

te darás cuenta que nadie más

que tú tiene la culpa

por casarte sin amor,

por creer que podías

comprar su cariño.

rogelio: no, no, no,

yo no la voy a comprar,

me voy a ganar su amor

y lo voy a lograr

porque paula me quiere.

es de ella.

bruno: hice todo lo posible

para que rogelio no tuviera

a margarito

pero no es fácil engañarlo.

rosaura: ¿entonces siempre

así lo va a adoptar?

pues ¿no que ya no lo iban

a dejar?

bruno: sí, así es,

pero todavía tiene el recurso

de ir a juicio y pedir ser

el tutor del chamaco.

rosaura: que al final de cuentas

pues es lo mismo, ¿no?

bruno: es peor después de lo que

acaba de pasar con paula.

como perdió al hijo que esperaba

con el paso del tiempo

margarito se puede convertir

en el único heredero de rogelio.

rosaura: ¿aunque no lleve

el apellido montero?

¿a poco ya--?

daniela: rosaura, qué bueno

que los encuentro,

dice ernesto que ana paula

está muy mal.

gustavo: ¿tu crees que esto

prueba que te ama?

ana te admira,

le preocupas,

está agradecida contigo,

pero no te ama.

rogelio: ya va a llegar

a hacerlo.

gustavo: y estás en todo

tu derecho de intentarlo,

rogelio,

pero de una vez quiero que sepas

que no me voy a dejar.

rogelio: mira somos enemigos,

cada quien va a hacer

lo que pueda para ganar

el amor de paula,

pero estás en desventaja

porque ella es mi esposa.

gustavo: hasta que ese contrato

termine.

rogelio: pero no tengo

el tiempo suficiente

para ganarme su amor,

mientras tanto tu no la vas

a ver.

gustavo: eso lo va a decidir

ella.

rogelio: ¡eso ya está decidido!

te soporté aquí por el hijo

que paula esperaba

pero se acabó,

vete y no vuelvas a acercarte.

gustavo: ella y yo

tenemos muchas cosas pendientes.

rogelio: fue una desgracia

que paula perdiera a tu hijo,

en verdad hubiera querido

que no fuera así,

pero ya no tienes nada

que tenga mi esposa.

gustavo: hay muchas cosas

más que me unen a ella.

rogelio: tendrás que cuidarlas

porque no voy a permitir

que sigas aquí.

gustavo: no voy a irme, rogelio.

miguel: ana paula se puso grave.

gustavo: ¿qué le pasó?

rogelio: ¿qué tiene mi esposa?

ernesto: hace falta que

le pongamos más sangre.

gustavo: bueno, ¿y por qué

no lo han hecho?

ernesto: el tipo de sangre

de ana paula es poco común,

es o negativo.

rogelio: bueno,

ustedes son sus familiares,

¿no?

miguel: tuvimos hepatitis,

no podemos donar.

gustavo: no puede ser.

rogelio: bruno, encárgate

de conseguir sangre

de otro hospital.

bruno: enseguida.

rosaura: ¿y--

qué puede pasar

si no se la ponen?

ernesto: su sobrina podría

sufrir un shock hipovolémico

y es algo que le puede causa

incluso la muerte.

rosaura: ay no--[llora]

gustavo: ana no se puede morir.

ernesto: tranquilo.

rogelio: creo que hay

una esperanza.

daniela: ¿usted sabe de alguien

que tenga sangre o negativo?

rogelio: vanesa.

ella tiene el mismo tipo

de sangre que ana paula.

vanesa: no lo puedo creer.

cynthia: ay bueno, ni modo,

maría me vio cuando efraín

me declaraba su amor

y me decía que por mi

es capaz de todo.

vanesa: bueno, y a ver,

¿eso qué significa?

cynthia: pues lo que sea,

por eso yo creo

que si no encuentro a alguien

que me convenza más

hasta podría casarme con él

para tener mi parte

de la hacienda.

vanesa: ¿cómo crees, cynthia?

a ver, a ver, tu jamás

podrías andar con un hombre así.

bueno, mucho menos casarte.

cynthia: ¿y qué tiene?

mira, podría hacerle firmar

un contrato prematrimonial

en donde diga que en caso

de divorcio no me va a pedir

nada y yo, claro, por fuera

le doy una compensación

un año después,

ya cuando nos divorciamos.

vanesa: no, no, no,

a ver, cynthia, a ver--

a ver, ¿cómo te vas a casar

con un peón?

con un hombre como él,

sin la menor educación,

sin cultura.

no, bueno, no, qué horror.

cynthia: mira, al menos

él sí haría todo lo que yo

le pida y puede manejar

perfectamente bien

mi parte de la hacienda

porque lleva años

como capataz y conoce esto

tan bien como rogelio.

vanesa: bueno, pues esa

sería su única ventaja

porque por lo demás...

cynthia: [ríe]

te aseguro que nadie

cuidaría más mis intereses

que efraín.

vanesa: pero ni por eso.

tu no puedes tener de marido

a uno de tus trabajadores.

qué vergüenza.

rosaura: si la vida

de mi sobrina depende de vanesa

ya nos amolamos.

miguel: tía, cálmate.

rosaura: no, no me puedo calmar

porque si ellas dos

estuvieran en el desierto

vanesa no le daría

ni una gota de agua,

mucho menos le va a dar

su sangre.

daniela: no sea negativa,

señora.

rogelio: bueno,

es una posibilidad,

tampoco podemos obligar

a vanesa.

rosaura: esa mujer

debe estar esperando

que ana paula se muera

para quitarle su lugar

al lado de rogelio

y más ahora que usted

la invitó a quedarse

en la hacienda.

gustavo: vanesa está viviendo--

rogelio: espérate,

está trabajando.

ernesto: ¡ya!

no hay que perder más tiempo,

por favor.

gustavo: el único que puede

hablar con ella eres tu,

rogelio,

convéncela por favor.

yo mientras voy a tratar

de conseguir sangre

en otro lado.

vanesa: a ver,

supongo que todo esto

me lo dijiste de broma

porque ese capataz

está muy por debajo

de tu nivel.

bueno, si nos burlábamos

de rogelio porque se casó

con una pobre diabla como paula

imagínate el escándalo

que se haría si te casas con--

con el tal efraín ese--

cynthia: ay bueno, mira,

a mi verdaderamente me--

[celular]

vanesa: déjame atender.

rogelio.

hola, rogelio.

claro, dime.

¿qué?

rogelio: sé que la ves

más como tu enemiga

que como tu hermana

pero te lo pido como un favor

para mi.

dale a paula la sangre

que necesita.

vanesa: no, no, no,

no sé.

rogelio: pídeme lo que quieras

que te lo voy a dar.

vanesa: ¿estarías dispuesto

a casarte conmigo

en cuanto se acabe el contrato

con paula?

ana paula: me siento muy mal,

no tengo ganas de nada,

hubiera preferido morir

junto con mi bebé.

rosaura: no, no digas eso.

lo que pasó ya pasó.

ahora tienes que echarle ganas.

ana paula: no es cuestión

de voluntad, tía.

y si algo malo me llega a pasar,

yo quiero que tú y miguel

se cuiden entre sí.

y prométeme

que van a buscar a margarito.

rosaura: no, no, no digas nada.

[abren puerta]

ernesto: gustavo ya consiguió

algo de sangre

y se la vamos a poner

ahora mismo a su sobrina.

vanesa: ¿lo estás pensando,

rogelio?

rogelio: no.

no estaba dudando, vanesa.

es simplemente

que me sorprendió tu propuesta.

acepto.

[música]

Cargando Playlist...