null: nullpx
Cargando Video...

La Que No Podía Amar Capítulo 74

19 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

[música]

efraín: ¿qué te pasa, chula?

cynthia: ay...

efraín: andas como distraída.

cynthia: no, es que...

tengo muchas cosas

en qué pensar.

efraín: pues, las piensas luego,

cuando no estés conmigo.

cynthia: ay...

efraín: no me digas que estás

pensando en el ingenierillo ese.

cynthia: bueno, lo que piense

no te importa.

[suspira]

efraín: claro que me importa,

porque tú eres mía.

¿me vas a decir por qué

no te vas a casar con él?

cynthia: no.

efraín: ¿no qué?

conmigo no juegas, cynthia,

¿entendiste?

si acepté que te casaras

es porque nos va a servir

después.

pero no me gusta que me estés

ocultando las cosas.

cynthia: ay, bueno, ya, ya,

suéltame, hombre.

yo pensé que podía

controlar a gustavo...

pero resulta que el muy imbécil

sigue enamorado de su exnovia.

efraín: pues, qué idiota.

no sé cómo puede querer

a otra mujer que no seas tú.

pero eso nos conviene,

porque si el tipo quiere a otra,

no te va a tocar.

cynthia: ay, no seas idiota,

efraín.

[suspira]

efraín: tú eres solo mía.

pero puedes decirle

que cuando recibas la herencia,

le das una cantidad.

para que empiece una nueva vida

con su exnovia.

maría: rogelio,

qué bueno que hablas.

ahora sí me vas a decir

dónde estás.

sí, sí-sí, está bien,

voy corriendo, voy por ella.

mercedes: ¿ya sabe dónde está

el señor montero?

maría: no me dijo.

solo que quiere

hablar con paula.

¡con permiso!

cynthia: conociendo a gustavo,

jamás aceptaría casarse conmigo

a cambio de dinero.

efraín: entonces,

¿qué vamos a hacer?

porque si no te casas con él,

hablo con tu hermano y le digo

que me quiero casar contigo.

cynthia: y ¿sabes cómo va

a reaccionar? te mata.

efraín: pues, debe de haber

alguna manera en que tú y yo

seamos marido y mujer.

así que piénsale.

cynthia: [suspira]

bien sabes que no es

porque no te quiera.

efraín: entonces...

convence a gustavo

de que se case contigo,

porque yo ya no puedo esperar

mucho para vivir contigo.

cynthia: no, efraín, espera.

efraín: te lo estoy diciendo

en serio.

ana paula: ay, pero, tía...

rosaura: por el amor de dios,

hazme caso.

todavía no le digas a gustavo,

espérate un poco más.

ana paula: pero ¿por qué?

¿para qué?

rosaura: escuché a maría decir

que la relación de cynthia

y gustavo va tan en serio

que se van a casar.

ana paula: no, tía,

ya no habrá boda.

rosaura: no lo puedo creer.

¿por qué no?

ana paula: gustavo no quiere

casarse porque no la ama.

me sigue queriendo a mí

y está dispuesto a luchar.

rosaura: ¿y eso qué significa?

¿que te vas a ir con él?

y si es así,

todos nos tendríamos que ir.

miguel, yo... ¿adónde iría?

ana paula: a ver, para empezar,

ni rogelio ni gustavo

tienen por qué cargar

ni contigo ni con miguel.

ese es mi problema.

rosaura: bueno, pero si tanto

te ama tiene que pensar en todo.

somos tu única familia...

y yo estoy enferma del corazón.

y miguel... ay, bueno, ya sabes.

ana paula: ay, tía, por favor,

ya no empieces, ya.

rosaura: yo solo digo la verdad.

ana paula: mira, ¿sabes qué?

déjame sola, quiero pensar.

déjame sola, por favor.

rosaura: ay, pues piensa

en voz alta así te ayudo.

porque yo sí sé

lo que te conviene.

ana paula: yo en lo que tengo

que pensar es en lo que sea

mejor para mi hijo.

y eso no lo voy

a discutir contigo.

maría: ¡paula, paula!

rosaura: qué barbaridad,

¿qué manera es esa de entrar?

maría: es rogelio, te llama.

ana paula: ¿qué?

¿rogelio ya regresó

a la hacienda?

maría: no, llamó por teléfono.

rosaura: ay, ya, ya, ya.

déjense de cosas,

ve a contestar, niña.

ana paula: sí, sí, vamos, vamos.

rosaura: fíjate bien

lo que haces, ana paula.

¿o le vas a decir que gustavo

terminó con cynthia por ti?

¿que quieres ser feliz

con gustavo

y con el hijo que van a tener?

estúpida.

[llaman a la puerta]

cynthia: ¿quién es?

mercedes: soy yo, mercedes.

cynthia: [suspira]

efraín: [balbucea]

cynthia: ¡voy!

ay, pasa, mercedes,

pásale, pásale.

mercedes: ya está lista la cena.

cynthia: gracias.

mercedes: y parece que ya hay

noticias de tu hermano.

le llamó por teléfono a ana.

cynthia: pero ¿qué?

¿ya colgó con ella?

mercedes: no,

maría apenas fue a buscarla.

cynthia: no, yo quiero hablar

con rogelio... vente, vamos.

efraín: cuando don rogelio

se entere por mí

de que margarito es su hijo...

no me va a negar

la mano de su hermana.

ana paula: ¿bueno? ¿ro--?

¿bueno?

se--cortó la llamada.

maría: ¡ay, qué barbaridad!

ana paula: ay, maría,

¿en dónde está, le dijo algo?

maría: no.

pero si llamó es que está bien.

[teléfono]

ana paula: rogelio.

no, señorita, está equivocado.

[suspira]

maría, tengo algo que decirle.

cynthia: ¿ya colgaste

con mi hermano?

ana paula: no, ni siquiera

pude hablar con él,

se cortó la llamada.

cynthia: pues, yo quiero

hablar con él, ¿oíste?

nana, cuando llame,

me avisas primero a mí.

ven, mercedes...

maría: [suspira]

¿qué querías decirme, paula?

ana paula: mejor vamos

a otra parte.

miguel: daniela,

el tiempo que estuve encerrado

por lo de maripaz

me puse a pensar mucho.

daniela: ¿en qué?

miguel: sé que tengo un problema

con mi manera de tomar.

pero no soy un asesino y...

te agradezco que creas en mí

porque--porque no tengo manera

de probar nada.

daniela: yo sé que tú

no matarías a nadie.

pero... con esto,

tienes que darte cuenta

de lo que pasa cuando bebes

y pierdes la conciencia.

miguel: sí, sí, ya sé.

esto no hubiera pasado

si yo no tomara así.

y...

[suspira]

me voy a meter

a alcohólicos anónimos.

y voy a tomar las terapias

otra vez.

daniela: bueno, es un--

me da muchísimo gusto

que lo hayas decidido.

y ten por seguro

que te voy a apoyar.

miguel: soy un estúpido.

me has demostrado tu amor

una y otra vez y yo...

yo te quiero, "dany".

daniela: miguel...

miguel: [llora]

he tratado de alejarme de ti

porque me da vergüenza

no ser una mejor persona,

pero...

pero lo voy a hacer.

lo voy a hacer por mí

y lo voy a hacer por ti.

daniela: ¿sabes qué?

que cuando se ama de verdad,

se apoya a la pareja.

y yo estoy decidida

a hacerlo por ti.

miguel: gracias.

daniela: ah, pero eso sí

te advierto, no pienso aguantar

una grosería más de tu parte.

miguel: ya no la va a haber.

te lo prometo.

>> papito, papito,

cuánta falta me haces.

es que yo no puedo manejar

esto sola, te necesito--

te necesito tanto y tú no estás.

[solloza]

y no estás porque--

porque mi mamá--

es que cómo pudo hacerte eso,

papá.

¿cómo?

papito.

maría: aquí no hay nadie.

ya dime, por favor,

me tienes en ascuas.

ana paula: [suspira]

me hice la prueba.

maría: ¿y?

ana paula: [suspira]

maría: ¿y?

dímelo.

¿estás embarazada?

[llaman a la puerta]

miguel: ¿quién?

consuelo: soy yo, consuelo.

daniela: no, no, no...

miguel: sí, tengo que abrir.

daniela: bueno, está bien.

yo tengo que ir a terminar

unas cartas que me pidió

el licenciado bruno.

miguel: "dany"...

te amo y voy a hacer todo

para que estemos bien.

daniela: [suspira]

bueno, pues...

no me tardo, mi amor.

miguel: no, espérate, espérate.

tenemos que hablar.

consuelo: no.

yo no hablo con asesinos.

[música]

ana paula: usted ha de estar

pensando lo peor de mí.

maría: no...

lo que yo opine no importa.

ahora lo que hay que hacer

es estar pendiente

de esa criatura.

ana paula: ¿qué quiere decir,

maría?

maría: pues...

que te tienes que cuidar.

ana paula: ay, ya lo sé.

y yo le aseguro que...

no voy a hacer nada que ponga

en peligro la vida de mi bebé.

maría: también es muy importante

que pienses lo que vas a hacer.

ana paula: yo tengo que decirle

a rogelio lo que está pasando.

maría: sí,

pero hasta que regrese.

deja que venga.

ana paula: no, maría,

necesito decírselo cuanto antes.

la próxima vez que hablemos,

lo voy a hacer.

maría: pero paula...

si quieres evitar una tragedia,

por favor, no le digas

que el padre es gustavo.

miguel: yo no soy un asesino,

no me importa lo que los otros

piensen de mí, consuelo.

pero tú sí, tú creías en mí.

consuelo: sí, antes de perder

a mi mejor amiga.

¿sabes lo que maripaz

era para mí?

como una hermana, miguel.

y lo que le pasó fue tan injusto

y todo por tus borracheras.

miguel: no, consuelo.

es cierto que tomo mucho

y voy a arreglar ese problema.

pero yo también quería

a maripaz, yo no le hubiera

hecho daño.

consuelo: si no le hiciste daño,

entonces, ¿por qué está

muerta, eh?

tú fuiste el último que estuvo

con ella, miguel.

y ahora tú sigues vivo.

y hasta novia tienes de nuevo.

en cambio, maripaz ya no está.

¿sabes la ilusión

que tenía de estudiar

y luego volver para hacer

algo importante por nuestro

pueblo?

¿tú sabes que quería enamorarse

de alguien que valiera la pena

a pesar de lo que le hiciste

tú?

¿y sus papás? ¿tú cómo crees

que están, miguel?

miguel: no me digas nada, ¿sí?

por favor.

consuelo: ¿y por qué no, eh?

¿por qué? ¿te duele saber

que sus papás no duermen?

¿que no quieren trabajar?

¿que no tienen ganas de nada

porque su única hija ya no está

con ellos?

miguel: no fue mi culpa.

consuelo: si puedes asegurarlo,

si recuerdas lo que pasó,

a ver, dilo.

a ver, miguel, explícame

cómo fueron las cosas.

miguel: no puedo.

consuelo: ¿lo ves?

no puedes ni acordarte.

me decepcionaste, miguel.

y no quiero volver a saber nada

de ti.

maría: piénsalo, paula,

por favor.

ana paula: sé que todo esto

es un asunto muy delicado.

maría: dijo cynthia

que terminó con gustavo por ti.

ana paula: así fue.

gustavo no quiere casarse

con cynthia porque...

porque no la ama.

maría: y porque te sigue amando

a ti... y van a tener un hijo.

pero eso va a destruir

a rogelio y a cynthia.

ana paula: ay, maría,

créame que yo no quería

que pasaran así las cosas.

maría: por eso

no le digas a rogelio

que tu hijo es de gustavo.

ya lo habíamos hablado,

puede saber que es de tu exnovio

pero el nombre, no.

el nombre, no.

ana paula: yo ya no quiero

engañarlo más.

a la larga va a ser peor.

yo ya quiero acabar

con todo esto, maría,

porque ya no puedo más.

además, ¿en dónde está rogelio?

¿no que tanto le importo?

¿por qué se fue sin avisarme

a dónde, sin decirme nada?

[llora]

maría: recuerda que rogelio

se fue para darte una sorpresa.

no sabemos qué es...

pero claro que piensa en ti.

por eso te llamó hace rato.

ana paula: de todos modos,

ya da lo mismo.

porque cuando se entere

de mi embarazo,

no va a querer saber nada de mí.

maría: [suspira]

[tono de llamada]

ernesto: ¿pudiste hablar

con paula?

rogelio: no,

se cortó la llamada.

y no puedo comunicarme,

ya sabes cómo es la señal

en la hacienda.

ernesto: sí.

rogelio, ya traigo aquí

los resultados de tus estudios.

rogelio: ¿y?

ernesto: tal como esperaba,

eres candidato a operarte.

y con suerte, podrías recuperar

el movimiento de las piernas.

rogelio: [ríe]

caramba, pues, estoy...

estoy... estoy feliz

de tener una oportunidad

que pensé que ya no existía.

ernesto: bueno, pero también

quiero que estés consciente

de que a pesar de la cirugía,

podrías quedar igual.

y no recuperar el movimiento.

rogelio: sí, sí, lo sé, lo sé.

bueno, al menos,

ahora tengo una esperanza

y voy a correr el riesgo.

ernesto: ¿esto lo haces

por paula?

rogelio: por supuesto.

quiero ser un hombre,

un hombre pleno para ella.

para mi paula...

[música]

rogelio: ya me imagino

cómo se va a sorprender paula.

estoy seguro que eso

puede cambiar muchas cosas.

y sé que cuando lo sepa,

va a acompañarme.

va a estar conmigo

en todo este proceso.

ernesto: entonces, nos vamos

a regresar mañana a la hacienda

para que les des la noticia.

rogelio: no, no,

tú te vas para allá.

quiero que veas a márgaro, ¿sí?

me dices que pasó el tiempo,

que ya puedes saber

si camina o no.

ernesto: sí, sí, sí.

rogelio: bueno.

vas, tú checas y me avisas

inmediatamente qué pasó.

ernesto: claro, por supuesto.

rogelio: yo me voy a quedar,

voy a hacerme el estudio

que dijiste, el que me falta.

ernesto: de acuerdo.

ah, antes de ir a san gabriel,

debo pasar a tuxtla gutiérrez

por el radiólogo.

el que voy a llevar

a la hacienda.

y también para ver a mi hija.

rogelio: no, todo eso

me parece muy bien.

ernesto: ah, y también

quiero compartir con mercedes

la buena noticia de la sociedad

que tú y yo formamos.

rogelio: ya quiero que empieces

a hacer nuestra clínica

en san gabriel.

ernesto: yo también.

rogelio: ya, caramba.

[ríe]

[ambos ríen]

rogelio: [suspira]

cynthia: muchas gracias

por avisarme

que mi hermano llegó, mercedes.

tú sí eres una buena amiga.

mercedes: [balbucea]

es más, siéntate, ven.

cynthia: ¿qué?

mercedes: siéntate, siéntate.

mira.

[ríe]

cynthia: ay, este es mi platillo

favorito.

mercedes: yo sé,

maría me lo dijo.

y yo te voy a consentir.

cynthia: ¿ya?

mercedes: sí.

[ríe]

cynthia: de verdad que sí

me hace falta, ¿eh?

mercedes: a ver, pruébalas.

cynthia: mm... ¿están picositas?

mercedes: pues, pruébalas

y tú dime.

cynthia: mm...

¡están bien sabrosas!

mercedes: [ríe]

cynthia: ¿sabes que mi nana

siempre me prepara esto

para mimarme?

mercedes: sí,

te voy a servir frijoles.

cynthia: gracias.

mercedes: yo sé que estabas

medio triste y...

quería preguntarte

si pasó algo con gustavo.

cynthia: ¿no te ha contado él?

mercedes: no, y yo quiero saber

si te puedo ayudar en algo.

cynthia: es que...

yo creí que gustavo

se iba a casar conmigo.

pero me dijo que no.

mercedes: ¿qué?

ay, no, no puede ser.

cynthia: así es, mercedes.

mercedes: cynthia, de verdad,

lo siento mucho.

¿qué más quisiera yo

que tú fueras mi cuñada?

cynthia: si tú quieres

que yo sea tu cuñada,

entonces me tienes que ayudar.

porque yo sé que gustavo

puede olvidar a paula conmigo.

yo lo sé.

mercedes, por favor, yo lo amo

tanto que estoy dispuesta

a lo que sea por él.

a lo que sea, de verdad.

margarito: ¿paula?

paula, ¿qué te dijo rogelio?

oí que te llamó por teléfono.

ah, y el patrón me dijo

que a él le podía decir así,

rogelio.

mientras me adoptan

y ya le puedo decir "papá".

ana paula: no hablé con rogelio,

mi amor, se cortó la llamada.

margarito: qué mal,

porque ya quiero que regrese.

a lo mejor nos dice

que van a poder adoptarme.

ana paula: ay, margarito...

margarito: ¿qué te pasa?

ana paula: [suspira]

margarito: ¿ya no se va a poder

eso de que me adopten?

ana paula: margarito, es que...

yo no sé qué va a pasar

con rogelio y conmigo.

si vamos a seguir casados o no.

margarito: ¿por gustavo?

¿ya sabe que fue tu novio?

ana paula: no, aún no.

pero tú no lo vayas a decir,

por favor, ¿eh?

lo importante aquí...

es que sepas

que te quiero mucho.

y que si no sigo con rogelio,

yo voy a buscar

hacerme cargo de ti.

si tú quieres

venir a vivir conmigo.

margarito: yo me voy contigo

adonde vayas.

consuelo: madrina...

no sabe cómo me duele

lo que está pasando con miguel.

maría: ¿por qué?

consuelo: pues, porque yo

lo consideraba mi amigo.

maría: creo que se hicieron

demasiado amigos.

consuelo: ¿qué quiere decir,

madrina?

maría: perdóname, hija,

ya vi que sigues queriendo

a efraín.

pero la verdad,

yo llegué a temer

que te estuvieras enamorando

de miguel.

consuelo: ay, no, ¿cómo cree?

si es el hermano de la patrona.

a mí me daba pena,

porque el alcoholismo

es una enfermedad.

maría: ay, dios...

consuelo: pero ojalá

el patrón lo hubiera internado

en una clínica como dijo.

y ahora, maripaz...

estaría con vida.

maría: eso no lo sabemos.

además, el "hubiera" no existe.

así que ponte abusada

y mejor ocúpate de tus labores

mientras sigues en la hacienda.

ándale.

consuelo: es que me va a costar

mucho trabajo ver a miguel

todos los días, madrina.

maría: sinceramente,

me cuesta mucho trabajo creer

que él haya sido

capaz de algo tan feo.

consuelo: [suspira]

maría: y si la policía

no encontró pruebas,

yo creo que ni tú, ni yo,

ni nadie lo debemos juzgar.

miguel: [suspira]

daniela: bruno me dijo

que es tarde,

que termine mañana.

flaquito, no sabes lo feliz

que estoy porque al final

estás reaccionando.

porque veo que ya no te importa

lo que los demás digan.

miguel: pensé

que no me iba a importar

lo que los demás dijeran,

"dany", pero...

consuelo me habló

con tanta amargura

de la muerte de maripaz.

dijo que no me va a perdonar

lo que le hice y...

no sé, me duele, me duele mucho.

daniela: sí, entiendo

que ella esté así.

y también entiendo

que en alguien

se tiene que desquitar.

desquitar el dolor,

la impotencia, pero...

pero flaco, ya lo va a entender,

tú no te preocupes.

miguel: pues, sí, pero me duele.

yo pensé que era mi amiga.

daniela: ay, amor, no, ven...

tranquilo.

oye, yo sí creo en tu inocencia

y yo voy a estar

junto a ti siempre.

miguel: [suspira]

ana paula: ay, mi amor,

sé que tú te das cuenta de todo.

[llora]

perdóname por lo que te estoy

haciendo pasar...

pero yo te amo.

y quiero que seas feliz.

te juro que voy a luchar

por eso.

bruno: no, rosaura, no.

no, rosaura, no puede ser.

no, no puede ser.

¿cómo que paula está embarazada?

rosaura: yo me acabo de enterar.

es una inconsciente, una tonta.

digo, por dios, es enfermera,

¿qué no sabía cómo cuidarse?

bruno: no puede ser.

¿cómo se pudo acostar

con ese idiota de gustavo?

esto echa a perder todo.

rosaura: ¡sí!

por eso te lo estoy contando.

para ver qué hacemos.

bruno: conociendo a rogelio,

esto no se lo va

a perdonar jamás, ¡nunca!

rosaura: y vamos

a perderlo todo.

el dinero, las comodidades...

bruno: sí, claro, claro.

y el esfuerzo que yo he hecho

¿qué?

todo lo que sacrifiqué,

todo lo que me arriesgué.

rosaura: y esa tonta

que no quiere deshacerse

del mugroso chamaco.

[ambos suspiran]

[música]

vanesa: a ver,

no me pidas que me calme

porque lo que estoy viviendo

es algo muy delicado.

entiende que mi marido ya sabe

que oficialmente soy la dueña

del rancho "la negra".

david: sí, y ¿eso qué?

vanesa: ¿no te das cuenta?

esteban es un alto funcionario

de la comisión del agua.

y además, me dijo

que podemos ir a la cárcel.

david: y según tú,

¿qué debemos hacer?

vanesa: mira, para empezar,

que te olvides

de bloquear el río, ¿sí?

ordena que cuanto antes

llegue el agua a la hacienda--

david: no, no, vanesa,

de ninguna manera.

vanesa: ¿qué?

david: no, vanesa, vamos a dejar

que rogelio nos lleve a juicio.

vanesa: pero si lleva todas

las de ganar, ¿no entiendes?

david: sí, sí, puede ser.

pero la resolución del caso

tomará mucho tiempo.

yo veré la manera

de ir retrasando las cosas.

y para cuando el tribunal

dé su fallo, rogelio ya habrá

perdido sus cosechas.

vanesa: no, no, no, a ver, no.

no sé si eso sea lo correcto,

¿sí?

david: no dudes,

ya estás como cynthia.

quedamos en que atacaríamos

a rogelio por todos lados

y eso es lo que vamos a hacer.

vanesa: ¿es que no entiendes

que podemos ir a la cárcel?

además, yo no quiero que rogelio

sepa que estoy atrás de esto.

y si le preguntas a cynthia,

va a estar de acuerdo conmigo.

david: cynthia tiene

que apoyarme, en eso quedamos.

y si no, rogelio va a terminar

por saber que también ella

estaba de acuerdo con nosotros.

vanesa: no, no, no.

tú no vas a decir nada,

porque quieres a cynthia.

david: mm, no sé, no sé,

igual y hasta me conviene.

si rogelio saca de la hacienda

a cynthia, yo le ofrecería

todo mi apoyo.

entiéndeme, vanesa,

esto es solo el principio.

yo ya no me detendré por nada

ni por nadie.

vanesa: imbécil...

elsa: vanesa...

vanesa, hija, ¿dónde estás?

vanesa...

[gime]

vete, vete, ¡déjame en paz!

¡vete!

mercedes: y no sé si me regrese

a tuxtla porque también quisiera

ir a ver a mi mamá.

gustavo: ¿y por qué dices eso?

mercedes: porque ya me di cuenta

que no soy un apoyo para ti.

gustavo: claro que lo eres

y me gusta que estés cerca.

pero tienes que entender

que no puedo casarme

con cynthia sin amor.

mercedes: pero eso

puede venir después.

y el ejemplo mismo

te lo está poniendo ana.

sí, ella se casó sin amor

con rogelio, por un contrato.

y mírala, dice que ya no sabe

si te quiere o ti

o quiere a rogelio.

¿no crees que a ti

te pueda pasar igual?

gustavo: ¿que termine enamorado

de cynthia?

esteban: buenos días.

mercedes: ¡esteban!

ay... qué gusto verte.

esteban: a mí también

me da mucho gusto verte.

ya te extrañaba, ¿eh?

[ríe]

vanesa: mamá, ¿qué tienes?

¿por qué no te has arreglado?

elsa: vanesa,

yo quiero seguir durmiendo.

necesito descansar.

[llora]

él no me deja,

tu papá no me deja, no me deja.

vanesa: ay, mamá, no, no, no,

a ver, tranquila.

mi papá está muerto.

elsa: no, no... está ahí, mira.

ahí, ahí está.

no me digas,

viene todos los días

para atormentarme.

vanesa: mamá, a ver, por favor,

deja de inventar cosas, ¿sí?

si lo que quieres es provocarme

lástima, entonces--

elsa: no, no, ¡no, federico, no!

no, no... yo ya le dije

la verdad a vanesa.

¿verdad, hijita,

que te dije la verdad?

déjame en paz, por favor.

tú no me vas a acusar, ¿verdad?

ella no puede acusarme

porque es mi hija.

[grita]

no, federico, quédate ahí, no--

vanesa: mamá, ya, ya, tranquila.

[ambas hablan a la vez]

mercedes: cuando gustavo

me dijo que venías,

quise acompañarlo a recibirte.

esteban: bueno, pues, a ver

si vamos a comer, ¿no?

mercedes: sí.

esteban: bueno,

si no hay problema con ernesto.

con eso de que aquí

está también, ¿no?

mercedes: no, ya no está aquí.

pero con gusto

podemos ir a cenar.

gustavo: bueno,

pues, pueden quedar platicando.

yo solo quiero saber

si trajiste los papeles

que ana tiene que firmar

para lo del asunto del agua.

esteban: claro que sí,

aquí están.

gustavo: ¿me acompañas o...?

esteban: no, prefiero que no.

no quiero entrar a la casa

de rogelio montero.

gustavo: te entiendo.

¿y averiguaste quién es el dueño

oficial del rancho "la negra"?

ana paula: ¿me está pidiendo

permiso, maría?

maría: es que como no está

rogelio, pues, quiero ver

si tú le das permiso

a mi ahijada para que vaya

a trabajar al pueblo.

ana paula: ¿adónde?

maría: con... ulises y macaria.

para apoyarlos.

ana paula: claro que sí, maría,

ellos lo necesitan.

maría: sí, así no se sentirán

tan solos.

y también es conveniente

porque la situación

entre consuelo y miguel, pues...

es muy tensa.

ana paula: [suspira]

es que yo no puedo creer

que consuelo tenga esa actitud

con mi hermano.

maría: paula, compréndela,

para ella, esto es muy doloroso.

porque veía a tu hermano como...

como un buen amigo.

ana paula: pero es que no hay

pruebas definitivas

en su contra, maría.

maría: no, estoy de acuerdo.

pero, pues, piensa

cómo se siente ella.

era su mejor amiga.

y para todos,

pues, las circunstancias...

lo acusan, paula.

vanesa: a ver, mamá,

¿todo esto que dices es verdad

o lo estás haciendo

nada más para conmoverme?

elsa: ¿crees

que estoy inventando?

¿cómo crees, hija?

¿no te das cuenta?

no tengo paz.

vanesa: yo tampoco, mamá.

elsa: ay, no sabes

cómo me arrepiento

de no haberle dado

la medicina a tu padre.

me lo reclama todas las noches.

¡ay, mira, mira!

¡mira cómo me ve, mira!

vanesa: mamá, pero él ya no está

con nosotros, ¿sí?

y a mí también me duele mucho

que no esté.

elsa: ay, a mí me tiene muy mal.

ya no me sigas, federico.

porque además, me sigue,

me sigue a otras partes.

y me acusa de lo que hice.

a veces yo quiero

regresar el tiempo.

quiero regresarlo

y olvidarme de este tormento.

ya, ya, federico,

ya no me veas así.

¡no, no me veas así!

dile, dile, "vane".

ya vete, federico.

bruno: tienes que hacer pruebas

a todos los animales de aquí.

y si tienen clembuterol,

yo creo que--

ana paula: no, no.

tendría que sacrificarlos

y eso sería horrible.

¿de dónde voy a sacar

para comprar más vacas?

bruno: [suspira]

ana paula: bruno, estoy pagando

lo de la penalización

de los americanos.

y lo del agua también

nos puede costar un dineral.

no, no, no, bruno,

necesitamos pensar

en soluciones.

yo no puedo entregarle así

la hacienda a rogelio.

bruno: sí... sí, sí, sí.

pues, yo creo que ya

no le importa tanto como antes.

o no se habría ido así.

ana paula: bueno...

muchas gracias, bruno, yo creo

que eso sería todo por hoy.

gracias.

bruno: paula, ¿estás... segura?

¿no tienes nada más que decirme?

ana paula: ¿de qué?

bruno: paula, ya me lo dijo

tu tía... sé que estás esperando

un hijo de gustavo.

ana paula: [suspira]

pero ¿por qué tiene--?

bruno: porque ella

está muy preocupada.

y francamente, yo también.

ana paula: ¿por qué?

[llaman a la puerta]

eh, adelante.

bruno: [suspira]

gustavo: con permiso.

ana paula: bruno,

¿me permites hablar con gustavo?

bruno: pero...

ana paula: por favor, bruno,

te lo pido por favor.

bruno: como digas.

gustavo: me alegra que podamos

platicar a solas tú y yo.

te traje los papeles del agua

para que los firmes.

ana paula: muchas gracias.

[suspira]

a ver...

aquí, ¿verdad?

gustavo: ahí abajo, sí.

ana paula: listo, aquí tienes.

gustavo: gracias.

ana paula: gustavo.

espérame, es que...

tenemos que hablar.

[suspira]

yo ya te había dicho

que tengo dudas

respecto a mis sentimientos.

gustavo: sí, sí, ya lo sé.

pero aún no entiendo

qué es lo que te hace dudar.

ana paula: escúchame, por favor,

necesito que me escuches

porque... más que nunca,

tengo que ser sincera contigo.

voy a decirte

algo muy importante.

gustavo: ¿qué pasa, ana?

ana paula: yo...

estoy embarazada.

voy a tener un hijo tuyo.

gustavo: [suspira]

[ríe]

gustavo: ¿estás segura?

ana paula: sí, claro que sí.

gustavo: es que no lo puedo

creer... ¿un hijo mío?

vas a darme un hijo, mi amor.

[jadea]

¿qué sucede, no te da gusto?

ana paula: claro que sí

me da gusto.

gustavo: ¿qué pasa entonces?

ana paula: que por más deseado

que es este bebé,

no fue planeado.

y en estas circunstancias,

aunque estoy feliz...

me preocupa mucho.

gustavo: es nuestro hijo.

nuestro, ana, solo nuestro.

el resultado del amor

que nos tenemos,

¿no te das cuenta?

ana paula: sí.

este bebé fue concebido

con muchísimo amor, pero...

gustavo: pero ¿qué?

a mí no me importa

cómo estén las cosas.

por ti y por ese bebé

soy capaz de cualquier cosa.

ana paula: ay, gustavo,

es que no es solamente

que estoy casada con--

gustavo: ese niño es mío,

yo soy su padre y quiero

hacerme responsable de él.

verlo crecer.

ana, olvídate de rogelio

y cásate conmigo, por favor.

macaria: aquí está,

más cafecito.

esteban: muchas gracias,

está muy bueno, ¿eh?

macaria: sí, gracias.

esteban: pero ninguno

como el que me preparabas tú.

[ambos ríen]

mercedes: yo no extraño el café,

sino nuestras conversaciones.

esteban: claro.

bueno, a ver, sígueme contando

qué pasó con ernesto.

mercedes: ay, pues...

después de discutir de nuevo

por culpa de ana, pues, le dije

que ya no me buscara más.

y al otro día ya no estaba.

se fue de la hacienda así nomás

y ni una carta me dejó.

ni una servilleta, siquiera,

o sea, nada.

esteban: bueno,

por lo poco que yo lo conozco

no sería algo que él haría.

lo único que se me ocurre

es que le haya pasado

algo a su hija.

mercedes: pues sí,

es lo mismo que yo pienso.

y no me malentiendas,

de verdad, espero que no le haya

pasado nada a marcela.

pero también existe

la posibilidad de que ernesto

se haya hartado de mí.

esteban: [ríe]

no, claro que no.

mira, sé que todo esto

te tomó por sorpresa.

pero créeme que a mí

ya me quedó claro

que las cosas se pueden voltear

en el instante menos pensado.

mercedes: ¿por qué lo dices?

esteban: porque la gente

nunca acaba de ser

como uno piensa.

ahora, lo del trabajo

me hizo volver a ver a vanesa.

mercedes: y ¿qué pasó?

esteban: nada... me queda claro

que todo lo que hace,

para bien o para mal,

es por rogelio montero.

mercedes: lo siento mucho,

esteban.

esteban: ella está metida

en un problema legal muy fuerte.

y yo quisiera ayudarla

pero tampoco puedo pasar

por encima de la ley.

ana paula: yo estoy de acuerdo

en que quieras criar

a nuestro hijo.

gustavo: quiero estar presente

en toda su vida.

ana paula: sí, pero yo

no me puedo casar contigo.

gustavo: ¿qué?

ana paula: que no me puedo

casar contigo si no tengo

definidos mis sentimientos.

no sería justo.

gustavo: lo que no es justo

es que me estés haciendo esto.

ana paula: ¡gustavo!

tú eres mi primer amor,

el padre de mi hijo.

el primero en todo.

y por todas esas razones,

lo que yo siento por ti

no se compara con nada

ni con nadie.

pero si yo tengo sentimientos

por alguien...

no te voy a poder hacer feliz

si tengo sentimientos

por alguien más.

no hasta que defina

lo que pasa en mi corazón.

gustavo: y ¿cuándo piensas

hacer eso?

[ríe]

¿cuando nazca nuestro hijo?

ana paula: ay, no, claro que no.

gustavo: te advierto

que ese hijo es mío.

y no voy a permitir

que nadie más cuide de él

ni de ti... al menos,

mientras estés embarazada.

mercedes: ay, esteban...

esteban: vanesa ya no es para mí

y por ahora... yo creo

que no voy a andar con nadie.

mercedes: ¿y "chío"?

¿has sabido algo de ella?

esteban: no... bueno, me dijo

que se iba de viaje, que iba

a buscar artesanías, no sé.

pero me queda claro

que no me ha perdonado.

y ni creo que lo haga, ¿eh?

mercedes: pues, qué bueno

que puso distancia de por medio.

la verdad es una lástima

que ella no entendiera

las cosas.

porque no creas,

me duele que sigamos peleadas.

gustavo: ni a ti ni a mi hijo

los quiero cerca de rogelio.

ana paula: ah, y ¿tú crees

que rogelio va a querer

que yo siga a su lado

cuando se entere

que estoy embarazada?

no, gustavo, me va a odiar.

y eso no es lo peor,

sino lo que pueda hacerte

si sabe que el padre eres tú.

[suspira]

ya lo pensé bien, gustavo,

pensé muchísimo y yo creo que...

lo mejor es no decírselo,

no por ahora.

gustavo: ¿y qué quieres

que haga?

¿que te agradezca lo mucho

que te preocupas por mí?

¿quién eres, ana paula?

te juro que ya no te conozco.

rocío: hola.

macaria: ¿sí?

rocío: acabo de llegar al pueblo

y quisiera saber

dónde puedo encontrar

el centro de artesanías.

macaria: ah, pues, aquí,

dando la vuelta por la plaza.

hay varios locales

y varios puestos.

rocío: perfecto.

estoy en la casa de huéspedes

y me dijo doña lola que aquí

se sirven los desayunos.

macaria: sí, también tenemos

comidas y cenas.

rocío: gracias,

nos estaremos viendo por aquí.

macaria: sí, claro.

ana paula: gustavo,

soy la misma de siempre.

por eso estoy siendo

honesta contigo.

por eso te conté de mis dudas,

¡te conté todo!

gustavo: ¿y no crees

que por ese bebé merecemos

darnos otra oportunidad?

ana paula: yo creo que...

antes de discutir eso,

tengo que hablar con rogelio

en cuanto regrese.

tengo que tratar

de solucionar todo eso--

gustavo: yo voy a hablar

con rogelio.

ana paula: no, no, por favor,

te va a matar.

te va a matar y yo me muero

si te hace algo, gustavo.

no podría vivir con eso.

gustavo: ¿por culpa...

o por amor?

Cargando Playlist...