null: nullpx
Cargando Video...

La Que No Podía Amar Capítulo 56

6 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

david: pues tú no eres

ningún santo.

¿o ya se te olvidó

que me encargaste

que fastidiara a miguel

con el asunto del camión

y el accidente?

y rogelio, ¿qué diría tu esposa

si se entera que tú me pediste

decir que su hermano me había

robado el camión?

[música]

[música]

miguel: hola.

daniela: hola.

¿cómo estás?

miguel: bien, bien.

hay días mejores que otros,

pero no he tomado.

daniela: es que bueno

y si piensas hacerlo,

mejor acuérdate

de lo que le prometiste a paula,

y más después de lo que pasó

ayer.

miguel: sí.

dani, he estado pensando mucho

en ti y en mí, en nosotros.

¿qué pasó? ¿qué pasó?

nos queríamos mucho,

íbamos bien.

luego vino el accidente y--

daniela: y tú me rechazaste.

y me has lastimado mucho,

además que anduviste

con maripaz.

miguel: yo no anduve

con maripaz.

¿crees que--?

¿crees que me puedas perdonar

por haber sido tan imbécil

contigo?

daniela: ay, no, lo importante

es que ya te estás dando cuenta,

¿no?

y eso me hace sentir un poquito

mejor,

pero primero vas a tener

que salir adelante y después

tienes que hacer muchos méritos

conmigo y tal vez,

pero solo tal vez, te perdono.

david: por cierto,

¿cómo vas con tu esposa?

¿todo bien?

rogelio: ¿me estás amenazando?

david: no, no, rogelio,

tú sabes que yo no amenazo.

hago las cosas.

rogelio: pues, espero que no

hagas ninguna estupidez.

david: tú no te portaste

conmigo como un amigo.

no me apoyaste para que

regresara con cynthia.

rogelio: perdón, pero yo

no puedo decidir por ella.

mi hermana te rechazó y además

tuvo motivos.

david: pues, te aviso que voy

a insistir, porque la quiero.

estés tú de acuerdo o no.

rogelio: es ella la que debe

aceptarte, david.

david: y lo va a hacer.

lo va a hacer, ya lo verás.

ahora te dejo.

encantado de hacer negocios

contigo.

con permiso.

rogelio: propio.

hugo.

sigue a este desgraciado

hasta que se vaya y asegúrate

que no hable con mi esposa.

hugo: sí, señor.

rogelio: maldita rata.

hugo: lo acompaño, don david.

david: veo que sigues libre

luego de haberte robado

mi camión.

miguel: sabes perfectamente

bien que yo no fui.

david: eso lo veremos, ¿eh?

miguel: que descanses

en las noches.

daniela: ¿a qué viene

que te diga eso ahora?

miguel: no sé.

daniela: bueno, no te preocupes.

eso ya quedó atrás y acuérdate

que lo que pasó, pasó.

lo que importa es lo que hagas

de hoy en adelante.

miguel: hoy empiezo mis terapias

a ver cómo me va.

ojalá y me sienta mejor.

daniela: claro que sí.

maripaz: ay, no puedo creer

que estemos aquí.

>> pues, es el inicio

de un buen viaje

con mis dos amores.

efraín: bienvenidos a tuxtla.

>> efraín, qué sorpresa.

qué bueno que andas por acá

para que nos orientes,

tú que conoces bien por acá.

efraín: pues, la patrona

me dijo que no iba a necesitarme

así que...

sí, ¿cómo no?

me doy una vuelta con ustedes.

digo, si quieren.

>> claro que sí, claro que sí.

efraín: ¿y usted, maripaz?

¿qué noticias me tiene

de su amiga consuelo?

maripaz: ¿y tú para qué quieres

saber de ella

si ya no es tu novia?

efraín: bueno, yo nomás

pregunto.

>> gracias que vas a ayudarnos

como guía de turistas,

pero acompáñanos un ratito

al hotel y luego ya empezamos

el viaje.

vente.

todos: [hablan a la vez]

>> ¿y por dónde podemos empezar?

hugo: patrón, ya está todo bien.

el señor david ya se fue

y miguel está trabajando

en los postes de la cerca.

rogelio: ¿dónde está mi mujer?

hugo: la señora está

en su recámara con su tía.

maría: rogelio.

rogelio.

rogelio: ¿qué pasa, nana?

maría: la policía federal

está aquí.

rogelio: ¿la policía?

¿qué quiere?

bruno: debemos ver la manera

que te liberes de ese contrato.

ana paula: ¿tú crees que eso

sea posible, bruno?

rosaura: [resuella]

ana paula: tía,

espero que me apoyes,

porque rogelio dice que hasta

eres capaz de--

rosaura: ¿capaz de qué?

¿qué mentira inventó de mí?

ana paula: dijo que hasta serías

capaz...

[suspira]

de venderme.

rosaura: ay,

jesús, maría y josé,

¿cómo puede decir eso?

niña, ¿qué modos son esos?

¡toca antes de entrar!

consuelo: ay, señora montero.

ana paula: ¿qué pasa?

consuelo: vaya con el patrón,

porque la policía vino

por su hermano.

ana paula: pero ¿por qué?

¿qué no había salido

con una fianza?

bruno: sí, sí, claro que sí--

rosaura: entonces, no pueden

encerrar a miguelito ahora,

¿verdad?

bruno: así es, pero no entiendo

qué pasa.

vamos a ver y, por favor,

ustedes, tranquilas.

procuren no decir nada

frente al policía, por favor.

consuelo: dijeron que es

porque miguel se robó un camión

de donde trabajaba.

bruno: entonces seguro david

presentó una denuncia por eso.

ana paula: entonces,

sí se lo pueden llevar

a la cárcel.

bruno: sí, paula.

rogelio: buenas tardes.

ambos: buenas tardes.

rogelio: rogelio montero báez,

para servirles.

ambos: mucho gusto,

señor montero.

maría: siéntense. por favor.

les voy a traer algo de beber.

con permiso.

rogelio: propio, nana.

propio.

bueno, díganme, ¿qué pasa?

>> es la orden de aprehensión

a nombre de miguel carmona

flores.

rogelio: caray.

¿y de qué se le acusa?

>> de robar y chocar un camión

de la constructora romo

que tuvo consecuencias fatales.

rogelio: ahora comprendo.

>> alguien dio aviso

a las autoridades de su paradero

en esta hacienda.

rogelio: efectivamente.

miguel es mi cuñado y se vino

a vivir aquí cuando me casé.

>> le pido que, por favor,

nos diga en dónde está el señor

miguel carmona flores

para proceder a su detención.

cynthia: oye, ¿ya se reportó

david contigo?

vanessa: no.

y también estoy ansiosa

por tener noticias.

ya me imagino la cara

de tu hermano al enterarse

que no le iba a vender

los terrenos.

cynthia: pues, eso y más

se merece rogelio,

y espérate a que le digan

lo de la sociedad nueva,

se va a morir.

vanessa: mm, bueno.

[celular]

bueno.

david.

david, ¿cómo te fue?

david: mejor de lo que esperaba.

rogelio se puso furioso

al saber que vendí los terrenos

que él quería.

vanessa: ¿le contaste

de nuestra sociedad?

david: no, no, no, tranquila.

ese golpe se lo vas a dar tú.

pero hablé con mi abogado

y me aseguró que la policía

hoy mismo va a la hacienda

por miguel.

vanessa: hoy van a ir

a la hacienda por el delincuente

de miguel.

cynthia: qué bueno.

david: cuando la policía

lo detenga, mi abogado se va

a encargar de refundirlo

en la cárcel.

vanessa: pues, me alegro.

yo ya vi aquí lo que era

urgente, así que te voy

a alcanzar en san gabriel.

david: ah, sí, bueno.

te espero así vemos

lo de tu oficina aquí.

digo, por si quieres remodelar

algo, ¿no?

vanessa: eh, eh, eh.

nuestra oficina.

rogelio: oficial,

me da mucha pena contarles esto.

hace poco, mi esposa y yo,

tuvimos una discusión.

ella se fue de la hacienda,

yo le pedí ayuda a la policía

para localizarla

y, por lo mismo,

mi cuñado miguel también se fue.

solamente que él se fue

por su cuenta--

ana paula: ¿qué pasa?

¿qué es esto de que la policía

esté aquí--?

rogelio: mi amor, mi amor,

tranquila, mira.

señores oficiales,

les presento a la señora

paula montero, mi mujer.

>> mucho gusto.

rogelio: su tía, la señora

rosaura.

rogelio: encantada.

rogelio: y mi abogado bruno rey.

bruno: buenas.

¿puedo revisar la orden

de aprensión?

rogelio: bruno, no hace falta.

lo que tenemos que hacer

es ayudar a los oficiales

y más sabiendo que miguel

ya tuvo problemas

con la justicia.

rogelio: pero no por su culpa--

rogelio: mi amor, eso tiene

que decidirlo un juez.

ya le dije a los oficiales

que miguel se fue y que desde

entonces no sabemos nada de él.

rosaura: sí, claro.

por desgracia.

>> sí, señora.

pero de todas formas

vamos a tener que asegurarnos

que el presunto responsable

no se encuentra aquí

en la hacienda.

rogelio: por supuesto,

por supuesto.

claro.

hugo: miguel.

miguel: ¿qué pasa? ¿qué traes?

hugo: la policía vino por ti

y tienen una orden para meterte

a la cárcel.

miguel: ¿eh?

hugo: sí, vamos, vamos.

¡órale!

rogelio: pero por supuesto

que pueden revisar la hacienda,

hombre.

claro.

maría: aquí está el agüita

fresca.

>> gracias, pero ahora tenemos

que revisar la hacienda.

bruno: es una pena lo que está

pasando, paula.

espero poder ayudar,

como abogado, a tu hermano.

rogelio: maría, manda a jacinto

y a césar para que acompañen

a los oficiales a registrar

toda la hacienda.

caballerizas, establos,

lo que haga falta.

maría: está bien, rogelio.

por aquí, por favor.

>> con permiso, señor.

ana paula: no entiendo

para qué hizo todo el teatro

sobre el paradero de miguel

si ya sabía que de todos modos

iban a buscarlo.

se lo van a llevar.

rogelio: tú, como siempre,

no confías en mí.

[música]

daniela: ¿la policía vino

a detener a miguel?

consuelo: sí y todos debemos

decir que se fue de la hacienda

hace como un mes.

es lo que mandó decir

don rogelio.

daniela: pero explícame,

por favor.

consuelo: tengo que avisarle

corriendo a todas las muchachas.

luego te veo.

daniela: te ayudo.

oye, pero ¿dónde está miguel?

miguel: nunca hubiera pensado

que existía este lugar

en la hacienda.

hugo: sí, y casi nadie

lo conoce.

pero hay que estar calladitos.

no hay que hacer ningún

movimiento.

no sea a la de malas

que nos escuche y vengan

por aquí esos policías.

miguel: hugo, no sabes lo que es

estar en la cárcel.

yo no puedo regresar ahí.

no puedo.

¿no me puedes conseguir

algo de tomar?

hugo: algo de tomar.

mira, esto es lo único que tengo

y lo único que tú puedes tomar.

miguel: quiero un trago,

quiero un trago.

me muero por un trago.

vanessa: bueno, pues, me voy

a ir a san gabriel

a empezar a hacer mis cosas

en contra de rogelio.

cynthia: yo voy contigo.

vanessa: no, no, no,

mejor no vayas,

capaz de que tu hermano te--

te encierre en la hacienda

como a paula.

cynthia: ay, sí, en eso

tienes razón.

vanessa: mejor, mira, hay que

esperar un poco.

además, eh, quiero encargarte

unas cosas, ¿sí?

le entregas esto a gustavo.

son unos planos y un disco duro.

cynthia: claro que sí, va a ser

un placer.

vanessa: cynthia,

te encargo a mi mamá.

cynthia: sí.

vanessa: la sigo viendo

nerviosa.

mal.

cynthia: no te preocupes.

vanessa: gracias.

>> la maestra me dio este recado

para ti.

>> gracias, mi amor.

dice que mañana quiere hablar

conmigo porque estuviste

llorando todo el día y que

reprobaste el examen de español.

mi amor, esa es tu materia

favorita, siempre te ha ido

muy bien.

mi amor, tenemos que hablar.

por favor, entiende que mercedes

no tuvo nada que ver

con lo que le pasó a tu mamá.

>> papito, yo no quiero

que seas novio de esa señora.

>> hija, princesa,

tienes que entender

que yo te adoro

y que haría lo que fuera

por ti, pero soy médico,

soy padre y también soy hombre.

>> yo no quiero a esa bruja.

>> no le digas así, mi amor.

entiende que pase lo que pase

yo jamás voy a dejar

de quererte, mi amor.

también tienes que saber

que nadie va a ocupar el lugar

de tu mamá.

y esa no es la intención

de mercedes tampoco.

>> entonces que no ande contigo,

papá.

tu esposa era mi mamá.

>> sí, sí, mi amor, sí,

pero ella ya no está aquí

y mercedes--

mercedes tampoco va a ser

una mamá para ti,

pero puede ser tu amiga

y te puedes llevar muy bien

con ella.

>> no.

>> mira, vamos a volver a salir

los tres, a donde tú quieras,

para que veas que ella es buena.

>> no.

no, yo mejor me voy a ir

a vivir con mis abuelos, papá.

maría: los señores ya terminaron

de revisar toda la hacienda.

rogelio: ¿alguna novedad,

comandante?

>> no, nada.

rogelio: caramba.

bueno, ojalá logren encontrar

a miguel, porque mi esposa

está muy, muy preocupada por él,

la verdad.

si hay algo más que pueda hacer

por ustedes.

>> eso sería todo

por el momento, señor montero.

rogelio: bueno, pues, ni hablar.

jacinto, vuelve a tu trabajo.

jacinto: sí, señor.

rogelio: me imagino

que se quedan a comer.

>> no, tenemos trabajo

que hacer.

si sabe algo de su cuñado,

avísenos, por favor.

rogelio: claro, con gusto.

maría, ¿puedes acompañar

a los oficiales?

maría: por aquí.

>> señor, gracias, con permiso.

rogelio: propio, buenas tardes.

ana paula: [suspira]

qué alivio

que no lo encontraran.

rogelio: esta hacienda

tiene partes que pocos conocen.

ana paula: gracias.

perdón por haber dudado

de usted.

rogelio: no me lo agradezcas,

lo hice porque quise.

bruno: rogelio, ¿estás

consciente de que lo que acabas

de hacer es un delito?

te convertiste en cómplice

de miguel.

rogelio: sí, lo sé.

y voy a asumir

las consecuencias.

rosaura: ¿qué consecuencias?

ana paula: bruno, ¿de qué estás

hablando?

bruno: que si esto se sabe,

rogelio podría ir a la cárcel.

david: y entonces, ¿qué pasó?

>> me informaron que la policía

registró la hacienda del fuerte

y no encontraron a ese muchacho,

miguel carmona.

david: pero ¿cómo que no?

yo vengo de allá y sí lo vi.

no debe estar lejos, así

que se regresan y lo buscan.

>> si ya sabe que lo buscan,

dudo que se quede allí.

debe estar muy lejos, pero como

ya está la orden de aprehensión

en su contra, cuando

lo encuentren va a ir derechito

a la cárcel.

david: bien, bien, mantenme

informado.

¿qué tal justino?

justino: el licenciado bruno

llamó hace rato, dijo

que tardaría un poco más,

que si lo espera, por favor.

david: sí, claro, gracias.

una cerveza.

ana paula: ya no sé qué fue

peor.

rogelio: tranquila, paula.

uno tiene que asumir

las consecuencias de lo que hace

y no quiero tocar el tema

otra vez.

bruno, dile a maría, por favor,

que le avise a miguel y a hugo

que pueden salir.

con permiso.

bruno: con permiso.

rogelio: gracias.

ana paula: por favor, déjeme

llevarlo.

rogelio: no.

mejor quédate con tu tía.

está igual de nerviosa que tú

con todo lo que pasó.

permiso.

cynthia: ven, pásate, gustavo.

gustavo: sí, gracias.

cynthia: oye, vanessa tuvo

que salir,

pero mira.

te dejó esto.

es el proyecto que david

le entregó.

es lo que quieren construir

en los terrenos

de boca del cielo.

gustavo: perfecto, gracias.

lo voy a revisar y voy a hablar

con david.

cynthia: oye, david no está

en tuxtla, pero bueno, cualquier

observación que tengas

la puedes ver con el arquitecto

garcía chávez.

rogelio: mm, lo conozco

y es muy bueno.

cynthia: ¿ah, sí? perfecto.

>> señorita.

cynthia: sí.

>> habló la señora elsa

para avisar que comería

con unas amigas en el club.

¿va a comer sola?

cynthia: después te aviso.

>> muy bien, con permiso.

gustavo: ¿por qué no comemos

juntos?

cynthia: ay, me encantaría, sí.

rogelio: estoy seguro que david

mandó a la policía.

es mucha casualidad

que justo hoy vino a verme

y tocó el tema.

bruno: ¿a eso vino?

rogelio: sí.

y a pagarme en parte

lo que me debe.

¿sabes que el infeliz vendió

unos terrenos

que me interesaban?

bruno: rogelio, yo también--

yo también sospecharía

de david.

rogelio: sí.

caramba, yo le ordené que

siguiera el proceso en contra

de miguel, pero después le pedí

que detuviera todo y no lo hizo.

no lo hizo,

el desgraciado me traicionó.

hizo todo lo contrario.

hay que andarnos con cuidado

con david.

bruno: sí, yo pienso lo mismo.

te dejo, tengo cosas que hacer.

permiso.

rogelio: [piensa] no solamente

es culpa de david,

es mi culpa.

>> no sabes cómo me duele

que mi hija tenga esa actitud.

mercedes: yo también lo siento

mucho, ernesto,

pero por ahora, lo importante,

es que tu hija esté bien.

ernesto: marcela va a estarlo

en cuanto se dé cuenta de que tú

eres buena.

mercedes: es que mientras

más le insistas que se acerque

a mí peor va a ser,

y como ahora yo soy el problema

es mejor que me haga a un lado.

ernesto: ah, no digas eso,

mi amor,

marcela tiene que aprender que--

mercedes: es que, ernesto,

eso no es cuestión de aprender.

es una cuestión de sentimientos.

y marcela está sufriendo

aun por la muerte de su madre

y lo último que quiere

es que llegue una extraña

a tu vida o a la suya.

ernesto: tú no eres ninguna

extraña.

tú eres la mujer que amo.

mercedes: y eso hace todo

más doloroso para tu hija.

¿no ves?

antes que seguir nuestra

relación tienes que arreglar

tus cosas con marcela.

lo siento, ernesto,

pero lo nuestro se acabó.

ernesto: no, no, no, mercedes.

por fin te recuperé y no quiero

volver a perderte.

mercedes: esto me duele más que

a ti, pero es lo mejor.

ernesto: pero, mercedes--

mercedes: ernesto,

por favor, vete.

rosaura: ay, mi hija,

cómo te quiere don rogelio

que se arriesgó de esa manera

para salvar a tu hermano

de ir de nuevo a la cárcel.

ana paula: sí, tía,

y me preocupa porque yo

ya no quiero deberle más cosas.

rosaura: ay, mi hija,

pero si no le estás debiendo

nada.

ana paula: claro que sí.

rosaura: ay, él es muy generoso.

ana paula: no, tía,

yo me siento--

ay, miguel.

ay, qué alegría que estés bien.

miguel: me dijo hugo

que don rogelio

mandó a esconderme

para que no me encontraran.

se lo debemos--

se lo debo a don rogelio.

bruno: qué habilidad, ¿no?

increíble la habilidad

de rogelio.

le mintió con tanta facilidad

a la policía,

hasta les hizo creer que estaba

cooperando con ellos.

es que él es así,

él es doble cara.

lo bueno es que esta vez

engañó a otros y el que salió

ganando fue tu hermano.

pero si te das cuenta,

lo único que hizo fue

comprometerte más.

ernesto: es que no puede ser

que lo nuestro termine así.

yo voy a llevar a marcela

a una terapia y ya verás

que muy pronto te va--

mercedes: bueno, entonces,

primero llévala.

y una vez que ella esté

dispuesta a aceptar que tú

puedes tener otra pareja,

entonces, hablamos.

mientras tanto no me hagas esto

más difícil.

>> ¡hola!

¿pasa algo?

mercedes: nada, ernesto

ya se va.

tienes una cirugía de columna

y ya es tarde.

ernesto: sí.

me voy,

pero seguiremos hablando

de esto.

con permiso.

>> adiós.

mercedes: terminé con él, chío.

y espero tener el valor

para mantenerme firme

y no volver con él.

rosaura: vamos, hijo.

lo que tienes que hacer ahora

es darle las gracias

a don rogelio

por haberte ayudado.

¿verdad?

toda nuestra familia

tiene que estar muy agradecida

con él.

ándale, hijo, vamos.

ándale.

miguel: ahí voy.

rosaura: pues, órale.

miguel: pues, ahí voy.

no soy niño.

rosaura: pues, pareces.

miguel: pues, mira quién habla.

bruno: ¿ves cómo es rogelio?

finge ayudar y en realidad

solo hace lo que le conviene.

sabe manipular muy bien

a la gente.

ana paula: yo creo que esta vez

se arriesgó mucho

con lo que hizo.

bruno: no, por favor,

él sabe muy bien que nadie

en esta hacienda

lo va a denunciar, nadie.

mira, ya está logrando

lo que quería,

conmoverte.

tú no puedes ceder, paula.

mucho menos después

de lo que te hizo

con el contrato.

[llaman a la puerta]

rogelio: adelante.

rosaura: don rogelio,

venimos a agradecerle.

rogelio: pase, miguel.

déjeme hablar con él a solas.

rosaura: eh, sí, claro.

rogelio: por favor.

miguel: don rogelio,

gracias por salvarme.

quiero pagarle.

yo le quiero pagar.

dígame qué quiere que haga.

rogelio: deja de beber.

yo sé,

no sabes cuánto sé,

que es difícil,

pero te puedo apoyar

de la manera que tú quieras,

pero deja de darle

preocupaciones a tu hermana.

miguel: voy a trabajar en eso.

rogelio: tenemos que estar

prevenidos porque me queda

claro que todo esto vino

por parte de david

y seguramente va a insistir

en que te detengan.

ana paula: [suspira]

bruno: ya, paula, ya.

ya no te preocupes.

hablaré con david para ver

a qué-- a qué acuerdo puedo

llegar con él.

ana paula: te lo voy a agradecer

mucho, bruno.

bruno: es más,

voy a meter algún recurso

para ver si puedo conseguir

un amparo.

voy a trabajar en eso,

independientemente

de lo que rogelio quiera hacer.

ana paula: muchas gracias.

por lo visto parece que siempre

le voy a deber algo a rogelio.

bruno: está bien, pero ya

tranquilízate, ¿sí?

y mejor,

mejor trata de llevarte bien

con él.

es la única manera en que va

a estar tranquilo

y con el tiempo

dejará de presionarte,

de-- y de vigilarte tanto.

ana paula: ojalá que sí.

bruno: bueno, me voy ahora mismo

a san gabriel para ver el asunto

de tu hermano.

¿sí?

david, perdón que llegara tarde,

pero la policía llegó

a la hacienda.

david: sí, lo sé.

fueron por el hermano de paula,

¿verdad?

bruno: justino, una cerveza,

por favor.

david: oye, ¿tú sabes que ella

cree que fuiste tú

el que le mandó a avisar

que rogelio iba por ella

a boca del cielo?

me debes una.

bruno: ¿fuiste tú?

david: así es.

ni cynthia ni vanessa querían

de nuevo a esa muchacha cerca

de rogelio.

bruno: por todos lados quieres

fastidiar a rogelio, ¿no?

david, está claro para él

y para mí que tú fuiste quien

mandó a la policía por miguel.

david: sí, así es,

pero sinceramente lo siento

por tu amiga paula, pero--

bruno: no, no te preocupes,

gracias.

ella me gusta y mucho.

pero lo más importante para mí

es recuperar mis tierras.

y claro, no me conviene dejar

de trabajar con rogelio.

por eso debo ser cuidadoso

y discreto.

me dieron una información

que puede ayudarnos.

david: ¿de qué hablas?

bruno: van a vender el rancho

la negra.

las tierras más cercanas

a la hacienda de rogelio

y por las que entra el agua

del río.

david: sí, claro, claro.

o sea que si las obtenemos

podemos hacer que el agua

no llegue a la hacienda

del fuerte.

bruno: así es.

y sin agua, no habrá ganado

ni cosechas que vender.

david: entonces, habremos

hundido al infeliz de rogelio

montero.

salud.

[música]

maría: ¿y todo salió bien

con el hermano de paula?

¿por qué no quieres comer

con los demás?

rogelio: porque me siento mal

conmigo mismo,

avergonzado.

maría: [suspira]

rogelio: nana.

siéntate.

maría: estuvo mal

que no entregaras a miguel,

pero gracias a ti ha dejado

de tomar.

lo estás ayudando a trabajar,

a que se haga un hombre de bien.

rogelio,

corriste el riesgo de ir

a la cárcel.

si con esto no le queda claro

a paula lo mucho que la amas--

rogelio: eso es lo que peor

me hace sentir, nana.

maría: ¿cómo?

¿y no te lo agradeció?

rogelio: no, sí, sí, sí,

sí lo hizo y parece que--

que sí, bueno.

parece que en verdad se preocupó

al escuchar que, por ocultar

a miguel, yo podría ir

a la cárcel.

maría: entonces, la verdad

no entiendo.

¿te importa tanto que la policía

descubra lo que tú hiciste?

rogelio: no, nana, no.

tal vez, yo debería ir

a la cárcel.

si la policía vino por miguel,

es por mi culpa.

miguel no se robó ningún camión.

yo hablé con david

para que lo acusara.

cuando ana paula se escapó,

yo le pedí que presionara

a la policía para que buscaran

a miguel.

maría: no puede ser.

tú-- tú, rogelio, ¿hiciste eso?

rogelio: sí.

david: dejar sin agua

a rogelio sería ideal.

bruno: quiero que sepas

que estoy en tratos con el dueño

de esas tierras.

david: tú, además, conoces

muy bien el movimiento

de la hacienda del fuerte.

eso nos puede ser de mucha

utilidad.

consuelo: gracias por contarme

por qué la policía te anda

buscando.

verás que yo no se lo digo

a nadie.

miguel: lo sé.

nos hemos tratado poco,

pero siento confianza contigo.

gracias por escucharme,

necesitaba sacarlo.

consuelo: tú eres tan buena

gente que jamás me hubiera

imaginado que--

que te pasara lo que te pasó.

miguel: es algo que duele,

mucho.

consuelo: lo bueno es que esas

personas ya están descansando

y es muy feo que tú sigas

teniendo problemas por eso,

porque fue sin querer.

miguel: sí, pero están muertos.

una mujer y un niño están

muertos.

es algo que voy a cargar todos

los días, todo el tiempo.

y ya lo del camión es el colmo.

consuelo: está canijo

que te quieran culpar de algo

que no hiciste.

miguel: sí, sí, me quieren

encerrar y yo no lo hice.

yo no lo hice, te lo juro.

consuelo: sí, si nada más

de verte a los ojos se nota

que eres una buena persona.

y debes de serlo para que

maripaz y la señorita dani

se hayan enamorado de ti.

miguel: yo sé que eres amiga

de maripaz y me imagino

que te habrá contado

lo que le dije en la carta.

consuelo: ajá.

miguel: bueno, lo hice

porque no quiero lastimarla,

por eso me alejé.

consuelo: sí, se puso

muy triste, pero así se fue más

tranquila al viaje que hizo

con sus papás.

miguel: ¿viaje? no sabía.

consuelo: ¿y entonces vas

a volver con la señorita dani?

miguel: yo la quiero mucho,

pero primero tengo que estar

bien conmigo para poder estar

bien con los demás.

consuelo: lo vas a hacer,

miguel, y si yo te puedo ayudar

en algo, aunque sea nada más

oyéndote, pues, ya sabes.

maría: no, rogelio, no.

no lo puedo creer.

rogelio: lo sé, pero cuando

paula no se decidía a casarse

conmigo ni siquiera lo pensé.

maría: ¿cuándo dejarás de ser

tan atrabancado?

rogelio: hablé con david

para que no ayudara a miguel

como debió hacerlo, ¿sabes?

lo que pasó fue un accidente

de trabajo y el seguro

de la constructora debió pagar

todos los gastos.

maría: lo que estás diciendo

es terrible.

rogelio: ya lo sé.

y sé que estuvo muy mal

lo que hice, pero yo quería

a paula conmigo a cualquier

precio.

maría: ay,

hijo, lo que tienes que hacer

ahora es corregir ese error

tan grave.

le tienes que decir a tu esposa

la verdad.

rogelio: no, no, no, no.

por supuesto que no--

maría: pero ¿por qué no?

a ver, dime.

rogelio: porque si de por sí

no me quiere, si le cuento esto

va a odiarme.

no se lo puedo decir a paula.

maría: si lo que quieres

es ganarte su corazón,

le tienes que hablar

con la verdad.

rogelio: no, no.

antes debo ganarme su amor.

maría: al menos lo estás

intentando.

paula se da cuenta el bien

que haces por su familia

y por ella.

rogelio: no estoy seguro.

¿sabes?

¿sabes cómo me gustaría

que algún día ella hablara de mí

así como lo hace de su exnovio?

vanessa: me voy, mamá,

pero cynthia se queda contigo.

por favor, cuídate mucho.

elsa: qué bueno,

por fin vas a ir a vengar

la muerte de tu padre.

tienes que destruir a paula,

a rogelio y también

a la desgraciada de rosaura

que tanto me robó.

vanessa: ¿cómo que te robó?

¿cuándo?

ay, no, no, no me digas

que el día del velorio

esa tipa tuvo el descaro--

elsa: no, no, no, no.

ese día no.

eso fue hace muchos años.

fue cuando yo descubrí

que tu padre andaba

con su secretaria.

vanessa: ¿qué hiciste?

elsa: fui a enfrentar

a la infeliz de mariana,

pero desgraciadamente

me encontré con la desgraciada

de rosaura.

esa maldita

me juró que iba a separar

para siempre a su hermana

de tu padre.

claro, a cambio de una fortuna.

vanessa: ¿y le diste el dinero?

elsa: sí.

y la relación siguió

con más fuerza.

imagínate, de ahí nació

esa bastarda.

vanessa: son tal para cual,

la tía y la infeliz de paula.

es que, ¿cómo rogelio pudo

preferirla a ella?

elsa: seguro esa criada maría,

que tanto te odia,

influyó para que rogelio

se fijara en ella.

rogelio: ese desgraciado

de david me las va a pagar.

me traicionó y se convirtió

en mi enemigo.

maría: cálmate, rogelio,

por favor.

rogelio: debió detener el asunto

de miguel.

el asunto del camión

porque yo se lo pedí.

pero voy a ir a tuxtla

y lo voy a poner en su lugar.

y de paso me traigo a cynthia,

que condenada vieja,

ni siquiera me toma

las llamadas.

seguramente es por el imbécil

ese de gustavo que la volvió

loca.

maría: pero, rogelio--

rogelio: no, no, no, no,

avísale a hugo que nos vamos

a la capital.

maría: ya es tarde.

además, tú le habías dado

permiso a cynthia de salir

con ese muchacho.

rogelio: pues, sí, pero él

no le hizo caso y no quiero

que mi hermana ande de rogona.

maría: ay, tú no sabes

cómo están las cosas.

rogelio: con más razón.

exactamente por eso debo ir

a tuxtla para saber, pues,

qué está pasando en tuxtla.

además, me llama la atención

que quiera trabajar y eso,

bueno, es bueno, sí,

pero quiero saber con quién

y haciendo qué.

caramba.

maría: ¿por qué no le tienes

tantita confianza a tu hermana?

rogelio: nana, entiéndeme,

me preocupa lo que le pase.

ella jamás ha trabajado.

no sabe hacer nada.

digo, porque no ha querido

aprender.

tampoco estudió.

nunca quiso ayudarme aquí.

no toma nada en serio.

maría: bueno, en eso tienes toda

la razón.

rogelio: pues, ahí está, hombre.

además estoy seguro que parte

de esto es porque vanessa

le está llenando la cabeza

de malas ideas.

maría: de esa mujer te puedes

esperar cualquier cosa.

rogelio: lo sé, nana.

pero me molesta que mi hermana

no sepa darse su lugar

con gustavo.

tú sabes que una mujer

que no lo hace no se gana

el respeto y mucho menos el amor

de un hombre.

[música]

[música]

ana paula: [suspira]

ay, gustavo.

no sabes cuánta falta me haces.

en tus brazos me sentía

tan segura.

ya no sé si hice bien o mal

en no contarte todo.

solo sé que te necesito,

mi amor.

[llora]

te amo.

maría: entiendo que cynthia

te preocupe tanto,

pero por favor, rogelio,

déjame ir por ella.

rogelio: hasta crees que te va

a hacer caso, caramba.

maría: al menos voy a lograr

que me escuche.

en vez de terminar peleando

a gritos, como seguramente

va a pasar contigo.

además, cynthia está en casa

de vanessa y dudo mucho

que te reciban con buenos ojos

allá.

rogelio: está bueno.

parece que tienes razón.

nana, no quiero pretextos,

a ver cómo le haces,

pero quiero que me traigas

a cynthia de vuelta a como dé

lugar--

ana paula: no sea así

con su hermana.

ella se quiso quedar en tuxtla

y ya no es una niña,

es una mujer.

rogelio: mira, paula,

no la defiendas, porque no sabes

lo que hizo.

se fue de rogona con un tipo

que conoció cuando tú

te escapaste.

ana paula: ¿en serio?

rogelio: así es.

te lo voy a contar todo.

ambos: [ríen]

efraín: entonces, ¿no se van

a quedar tanto tiempo?

>> no, pasado mañana salimos

para el df, ¿verdad, mi amor?

y ya de regreso nos quedamos

aquí más tiempo para ir al cañón

del sumidero.

efraín: entonces,

yo los acompaño.

es lo bueno de que la patrona

casi no me ocupa.

>> pues, vamos.

por cierto, muy bueno este

restaurante que nos trajiste,

¿verdad, mi amor?

>> ajá.

sí, me encantó, mi amor.

>> oye, te están cayendo

muy bien las vacaciones,

mi amor.

te ves más guapa.

>> ay, pues, es que aquí

tengo más tiempo

para arreglarme.

>> además, estás más

provocativa.

>> ¡ay, ya!

>> [ríe]

>> bueno, la verdad es que es

para ti.

>> ¿ya ves, efraín?

ojalá algún día encuentres

una mujer como la mía.

buena, trabajadora y guapa

como ella sola, ¿eh?

[ríe]

efraín: ojalá.

>> pero tú ya tienes novia,

¿no, efraín?

efraín: no, ¿cómo crees?

>> ¿y consuelito?

¿por qué terminaste con ella?

maripaz: mamá.

>> deja, no seas indiscreta,

pues.

>> ay, ulises, pues, si

no me entero de cosas

de la hacienda hoy,

entonces, ¿cuándo?

rogelio: cynthia dijo

que quería quedarse unos días

para apoyar a vanessa,

pero sé que ha vuelto a ver

a ese muchacho.

ana paula: bueno, pero ¿él

es una mala persona o no merece

a su hermana?

rogelio: no, no, todo

lo contrario, sin dudas el mejor

pretendiente que ha tenido,

pero no me gusta que cynthia

me desobedezca.

ana paula: pero si ella ya está

en edad de tomar sus propias

decisiones.

rogelio: no me gustan las ideas

que le están metiendo

en la cabeza.

no quiere volver a la hacienda,

dice que va a trabajar

cuando no sabe--

ana paula: pues, qué bueno.

eso le va a hacer bien

y ella verá qué hace

con su vida.

¿por qué no se da cuenta?

es injusto que la quiera seguir

controlando.

rogelio: no, no, hablas así

porque no conoces a cynthia

lo suficiente como para saber

qué es lo mejor para ella.

ana paula: sea cómo sea

la persona, lo mejor siempre

será que tenga la libertad

para escoger qué quiere hacer

con su vida.

gustavo: ¿cómo va ese ánimo?

mercedes: a ti no te puedo

engañar.

me siento muy mal.

fue difícil negarme a hablar

con ernesto hoy en el hospital.

pero si lo hago, yo sé

que voy a volver con él y eso

no puede ser.

gustavo: ¿estás segura?

mercedes: sí, gustavo.

no quiero que ernesto tenga

más problemas con su hija

y sé que a la larga

lo va a entender.

gustavo: [suspira]

no sé ni qué decirte.

es una situación difícil.

mercedes: pues, era porque...

eso ya se terminó y pienso

mantenerme firme.

así que mejor cuéntame de ti,

¿vas a seguir trabajando?

gustavo: no, invité a salir

a cynthia.

¿por qué no vienes con nosotros?

eso te va a animar.

mercedes: ¿y hacer mal tercio?

de ninguna manera.

ve tú y diviértete.

rogelio: aunque ya sea una mujer

yo debo cuidar a mi hermana

porque es mi obligación.

ana paula: ¿hasta cuándo?

rogelio: simplemente no quiero

que cometa errores.

ana paula: pues, entonces,

nunca va a aprender a vivir.

¿por qué no la deja que trate

más a ese muchacho?

es bueno que quiera hacer

sus cosas, tener una pareja.

rogelio: no, yo tengo que

asegurarme que esa pareja

sea la correcta.

ana paula: de verdad que usted

nunca va a cambiar.

todo tiene que hacerse

a su manera cuándo usted quiere,

como usted quiere--

rogelio: bueno, es que es

lo mejor, te lo aseguro.

ana paula: ¿no le digo?

es el colmo.

rogelio: no, no, no lo es.

y tengo mis razones para hacer

lo que hago siempre.

además, y bueno, ¿tú por qué

sigues hablando de usted?

somos marido y mujer,

lo mejor y lo más correcto

es que, pues, nos tuteemos, ¿no?

ana paula: está bien, rogelio,

si eso es lo que quiere--

lo que quieres,

te voy a hablar de tú.

rogelio: se lo agradezco.

ana paula: de nada.

rogelio: [ríe]

gustavo: qué guapa.

cynthia: [ríe]

¿te gusta?

gustavo: muy guapa.

cynthia: tú también

estás muy guapo.

gustavo: gracias.

>> señorita, son para usted.

cynthia: ¿para mí? guau.

gracias.

ya te puedes retirar, gracias.

[resuella]

están hermosas, gustavo,

muchísimas gracias.

están preciosas.

¿qué pasa?

gustavo: eh, lo siento, cynthia,

pero esas flores son de otro

de tus admiradores.

no las mandé yo.

cynthia: ay, ¿cómo crees?

no, espera.

ya.

margarito: ¿por qué no le dices

al patrón que quite los barrotes

de tu cuarto?

así voy a poder pasar.

ana paula: ay, margarito,

qué más quisiera,

pero eso es imposible.

pero si quieres, desde mañana,

podemos leer el libro de cuentos

en tu cuarto.

margarito: conste, ¿eh?

ana paula: te lo prometo.

ahora dame un besito

y vete a dormir.

otro.

otro.

[ríe]

rogelio: ¿con quién estás?

ana paula: con margarito,

¿hay algún problema?

rogelio: no, ninguno.

pero ya es tarde.

márgaro, si quieres hablar

con paula, entra por la puerta

principal, por la cocina,

por donde quieras,

pero ¿por un balcón?

tú estás loco, hombre.

ya vete a dormir.

margarito: sí, patrón.

ana paula: con cuidado.

margarito: sí.

ana paula: ¿qué se te ofrece?

rogelio: bueno, no me gusta

que pienses que soy altanero

y orgulloso.

ana paula: ah, ahora me vas

a decir que eres humilde.

rogelio: bueno, no, tal vez

tenga que trabajar un poco más

en eso, pero tampoco soy

tan cerrado como tú crees.

ana paula: ¿en serio?

rogelio: te lo juro

y para demostrártelo

voy a hacerte caso.

voy a apoyar a cynthia

para que ande con gustavo.

ana paula: ¿gustavo?

rogelio: sí.

Cargando Playlist...