null: nullpx
Cargando Video...

La Que No Podía Amar Capítulo 133

31 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

rogelio: tú sabes

que solamente fingía

para alejar a paula de mi lado,

pero este tiempo lejos de ella

fue un verdadero infierno.

maría: ay, rogelio...

[llaman a la puerta]

gustavo: ¿podemos hablar,

rogelio?

rogelio: sí, claro.

maría: con permiso, rogelio.

rogelio: tú dirás.

gustavo: estoy aquí para decirte

que coincidí con ana en sinaloa.

rogelio: sí, lo sé.

ella me contó.

gustavo: ah, qué bueno.

qué bueno, para que no haya

ningún malentendido.

rogelio: no,

eso ya no va a pasar.

gustavo: ¿por qué lo dices?

rogelio: porque confío

en mi esposa.

paula y yo ya nos reconciliamos.

para tu desgracia.

y estamos dispuestos

a empezar de cero.

gustavo: [suspira]

¿tienes tiempo para que veamos

lo de la planta de tratamiento

de sinaloa?

rogelio: claro, toma asiento.

bruno: vanesa.

¿qué pasa?

¿por qué vas tan enojada?

vanesa, ¿qué tienes?

vanesa: me siento muy mal,

bruno.

creo que ya no tiene sentido

que siga en esta hacienda.

bruno: ¿por qué dices eso?

vanesa: ana paula y rogelio

se reconciliaron.

bruno: lo siento por ti.

¿y se puede saber

cómo te enteraste?

¿cómo fue que ellos volvieron?

vanesa, somos amigos y socios.

si en alguien puedes confiar,

es en mí.

sé que necesitas desahogarte.

vanesa: [solloza]

ana paula: ¿en serio

gustavo no fue el que pidió

que le llevaran a su cuarto

la cuna que tú le hiciste

a nuestro bebé?

miguel: ya te dije.

me pidió otra

para que no te sintieras mal.

rosaura: y, ¿quién te dijo

que la había pedido?

¿cynthia?

ana paula: ay, tía, ya.

eso no importa, ya.

rosaura: ay, sí, tienes razón.

dejemos de hablar de gustavo

que para ti es cosa del pasado.

y mejor cuéntanos qué pasó.

porque bien que vimos

que rogelio y tú

se estaban besando.

ana paula: sí, sí, tía.

ya por fin reaccionó

y nos reconciliamos.

rosaura: ¿ya?

[ríe] qué alegría.

ana paula: ay, tía...

[chista]

rosaura: ay, me regresó

el alma al cuerpo.

esto hay que celebrarlo.

bruno: lo que te pasa

con cynthia,

es de alguna manera lo mismo

que me ha pasado con rogelio.

vanesa: ¿a qué te refieres?

bruno: a que yo siempre

he sido su amigo,

pero él no lo ha sido conmigo.

vanesa: sí, sí, sí,

tienes razón, bruno.

por eso

me voy a ir de la hacienda.

no tiene caso seguir aquí.

me siento tan mal, bruno.

bruno: vanesa, ¿y te vas a ir

así como una perdedora?

vanesa: y según tú,

¿qué debo hacer?

bruno: debes amar mucho

a rogelio para perdonarle

todas las humillaciones

que te ha hecho.

y que te sigue haciendo.

pero para empezar

a independizarte de él,

debes dejar de ser

su incondicional.

empezando por los negocios.

vanesa: ¿quieres

que ya no sea su socia?

bruno: tú cumple los contratos

que tienes con él,

pero también--

también amplía tus horizontes.

vanesa: no, no, no sé, no sé.

bruno: no sientas

que dependes de rogelio

para los negocios.

cierra tratos por tu parte

con la gente de singapur,

por ejemplo.

vanesa: ese es--es un mercado

en el que él está interesado.

ya está--hasta está en pláticas.

bruno: vanesa, tú eres muy hábil

cuando te lo propones.

en poco tiempo

te pusiste a la cabeza

de las empresas de tu padre.

y lo has hecho muy bien.

vanesa: eso sí.

bruno: yo te aseguro

que le puedes ganar

esos negocios a rogelio.

eso te va a dar mucha seguridad.

es lo que tú necesitas, ¿no?

miguel: yo todavía

no confío en rogelio.

ana paula: ah, miguel.

rosaura: pero ¿por qué?

miguel: después

de todo lo que hizo

para vengarse de mi hermana--

ana paula: no, no, no, no.

eso de la venganza

fue el pretexto que usó

para alejarme de su lado.

sí, renunció a mí

porque él quería

que yo buscara otro hombre

que pudiera darme hijos,

y era mentira.

miguel: por favor,

vete con cuidado.

rosaura: ay, ya.

hazte para allá.

no seas ave de mal agüero.

tu hermana ya te explicó

cómo estuvieron las cosas.

miguel: ah, y tú feliz

de creerlo, ¿no?

con tal de no mover un dedo

y estar de comodina--

rosaura: ay, ¿ya vas a empezar,

miguel?

ana paula: ya no discutan, ¿sí?

rosaura: ay, miguel,

lo único cierto es que rogelio

adora a tu hermana

y no puede vivir sin ella.

y lo menos que podemos desear

es que sean muy felices.

miguel: no, si yo lo que quiero

es lo mejor para mi hermana.

rosaura: bueno, ¿y entonces?

miguel: tengo noticias.

ana paula: ¿cómo?

¿pasa algo malo?

miguel: me dice

el licenciado rueda que el juez

ya está revisando mi caso

y pronto vamos a saber

si me declaran culpable

o inocente.

bruno: rogelio

no se va a enterar.

y yo te puedo conseguir carne

que cubre los requisitos

de calidad y salubridad

para que tú exportes.

anímate, anda.

vanesa: no, no, no sé.

bruno: piénsalo.

piénsalo, vanesa.

es la manera

de darles una buena lección

a rogelio y a cynthia.

y una vez que tengas

el sartén por el mango,

entonces sí

le dices adiós a los montero.

gustavo: qué bueno

que ya estés más tranquila.

voy a pedirle a los muchachos

que saquen la otra cuna

y no quiero que sigamos

discutiendo por eso, por favor.

cynthia: [suspira]

yo tampoco.

pero, para estar en paz,

te quiero pedir un favor.

gustavo: dime.

cynthia: mi amor, te lo suplico,

ya no te acerques a paula.

y menos ahora

que ella y mi hermano ya andan

de gran romance otra vez.

por favor.

gustavo: lo sé.

rogelio me lo contó.

cynthia: ah, para que veas

que es cierto.

gustavo: lo que ellos hagan

o dejen de hacer

no debe importarnos, cynthia.

cynthia: tienes toda la razón

del mundo.

mira, lo que debemos de hacer

es dedicarnos a--a construir

una bonita relación tú y yo.

¿verdad, mi amor?

gustavo: ernesto me dio

los datos de un psicólogo

que me recomendó.

mira, toma.

cynthia: ah, sí.

pero y yo creo

que ya no es necesario.

gustavo: cynthia,

dijiste que irías

si yo te llevaba.

cynthia: ay, mi amor, sí, pero--

mira, viajar en mi estado,

no creo que sea conveniente.

gustavo: bueno, no te preocupes.

este médico puede venir

a verte aquí en la hacienda,

así que haz la cita de una vez.

ándale, toma.

cynthia: sí--sí, claro.

tienes razón.

yo le marco.

le voy a marcar ahorita

porque está muy bien

que yo vea a un psicólogo.

aunque yo me siento bien.

pero bueno, en eso quedé contigo

y voy a hablarle al psicólogo.

bruno: a ver, vanesa,

no sé qué tanto le piensas.

vanesa: es que no estoy segura.

no quiero tener problemas

otra vez con rogelio.

quedamos en que los tres

seríamos socios.

bruno: y así será.

pero todo depende

de quién consiga el cliente.

vanesa: [suspira]

bruno: y si tú

consigues el contrato,

le compras solo

una pequeña parte de su ganado.

lo demás, le dices

que salió de "la negra".

si él lo consigue,

entonces venderá todo su ganado

y nosotros

nos quedaremos con el nuestro.

vanesa: [suspira]

no sé, tengo que pensarlo.

bruno: bueno, como quieras.

pero ya estoy cansado

de que nadie me dé mi lugar.

y me he dado cuenta

que he sido cobarde.

he sido cobarde

en no probar suerte

en otro lugar.

y creo que tú estás

en las mismas circunstancias.

vanesa: sí, sí, sí.

pero no estoy segura

si eso es lo que debo de hacer.

bruno: piénsalo, y talvez

te ayude a separar de nuevo

a ana paula y a rogelio

para siempre.

vanesa: ¿cómo?

bruno: yo tengo cómo.

si no lo he hecho

es porque, a pesar de todo,

he seguido siendo leal

a rogelio.

pero como tú,

ya me estoy cansando.

rosaura: ay, me da gusto

que te esté yendo bien

con lo de los muebles.

miguel: ajá.

a ti lo que te da gusto

es que esté ganando mi dinero.

rosaura: no.

no es porque yo te vaya a pedir,

sino para que puedas

pagarle al abogado.

ay, ay, ay.

por cierto, en cuanto tengas

alguna novedad de ese asunto,

me avisas.

miguel: claro que sí, tía.

bueno, ya me voy.

rosaura: espera, espérate,

miguelito.

miguel: ¿qué pasó?

rosaura: fíjate

que estaba pensando

si mejor le comentamos a rogelio

lo que está pasando

con tu juicio.

conociéndolo, se va a ofrecer

a ayudarte de nuevo.

miguel: no, no,

esto lo voy a resolver yo solo

como debí haberlo hecho

desde el principio.

¿ya pensaste en lo que te dije?

rosaura: ¿qué cosa?

miguel: que te vengas

a vivir con nosotros

en vez de seguir

dependiendo de rogelio.

rosaura: ah, eso.

ya lo estuve pensando.

y sí, mientras rogelio

no me diga nada, voy a quedarme

para ayudar a tu hermana

con margarito.

miguel: bueno, allá tú.

nada más te pido

que seas discreta.

no estés molestando

y no pidas dinero.

rosaura: ¡miguel!

en qué mal concepto me tienes.

miguel: ay, tía, pero si

te lo has ganado a pulso.

bueno, ya me voy.

rosaura: ay, bruno,

qué bueno que te veo

porque hubo cambio de juez

en el caso de mi sobrino.

y según él,

pronto van a resolver su asunto.

bruno: [ríe]

¿y tú qué crees?

¿tu sobrino es inocente

o culpable?

rosaura: ay, ya, ya, ya, ya.

déjate de cosas.

a mí ese abogado que tiene

no me da confianza.

¿quién sabe de dónde lo sacaron?

bruno: ¿qué quieres?

rosaura: ah,

que lleves el caso de miguelito.

bruno: de ninguna manera.

el mismo miguel me pidió

que me apartara de ese asunto.

así que no.

rosaura: yo decía por fuera.

como no queriendo la cosa,

por abajo del agua.

bruno: ¿qué agua ni qué agua?

escúchame, no quiero

tener problemas con rogelio,

así que no me pidas eso.

rosaura: bruno, ¿qué te pasa?

últimamente andas tan cortante.

bruno: la verdad

es que ya me harté

de apostarle contigo

a algo que parece

que nunca va a suceder.

ana paula: ya acosté

a margarito.

se quiso quedar en mi recámara

y le dije

que tú lo quieres mucho.

rogelio: ¿y ya se convenció

de que así es?

ana paula: más o menos.

tiene miedo que luego le salgas

con que siempre no.

rogelio: veo que recuperar

su confianza va a ser

más difícil de lo que pensé.

ana paula: creo que sí.

rogelio: [suspira]

ana paula: ojalá que mañana

ustedes dos

se puedan dar un fuerte abrazo

como este que te voy a dar a ti.

cynthia: [suspira]

no, mi amor, ya.

ya, por favor,

no hay que estar enojados.

yo pensé que con la conversación

de la tarde ya estábamos bien.

pero no, ¿verdad, mi amor?

gustavo: cynthia, ya quedamos

en que no hay por qué pelear.

cynthia: exacto, yo de verdad

que lo estoy intentando.

ya ves que hasta hice la cita

con el psicólogo.

gustavo: descansa, ándale.

por favor.

[canto de pájaros]

rogelio: [suspira]

márgaro.

márgaro.

despierta, hijo.

margarito: ¿mm?

rogelio: chamaco.

[chista] tranquilo, tranquilo.

margarito: ¿papá?

rogelio: te dejaste este balón

en mi cuarto.

me pediste que cuando

reaccionara te buscara

para jugar como antes.

¿te acuerdas?

margarito: ajá.

rogelio: espero

que no sea tarde.

¿jugamos un partidito, eh?

margarito: [ríe]

claro que sí, papá.

rogelio: bueno,

yo soy el portero, ¿mm?

no me queda de otra.

ambos: [ríen]

bruno: me dio gusto

que reconsideraras mi propuesta.

vanesa: sí, sí, sí, ya sé.

pero no es tan fácil.

antes, necesito más información.

bruno: ¿sobre qué?

vanesa: quiero saber

cómo vamos a separar

a rogelio y a paula.

bruno: con gusto te cuento.

pero antes vamos a firmar

el contrato que preparé.

esto respalda lo que platicamos.

y por supuesto, hay una cláusula

de confidencialidad

con una penalización muy alta.

vanesa: ¿esa cláusula

es necesaria?

bruno: sí.

es lo que garantiza

que ni tú ni yo

le diremos nada a rogelio.

¿de acuerdo?

gustavo: me cuesta tanto trabajo

convivir con cynthia...

esteban: sí, me imagino.

gustavo: cuando veo

cómo reacciona,

no puedo evitar comparar

su manera de actuar y de pensar

con la de ana.

ana paula: ¡páralo!

no cuenta hacer gol.

[música]

[tema musical]

vanesa: ahora

quiero que me digas

lo que tanto me interesa.

bruno: ana paula

adora a su hermano.

vanesa: sí, sí, eso ya lo sé.

al grado de haberse casado

con rogelio sin amarlo

para salvar a miguel

de la cárcel.

bruno: así es,

se sacrificó por él.

vanesa: y por desgracia para mí,

mi hermana y rogelio

se terminaron enamorando.

bruno: eso se puede terminar

si ella se entera que si miguel

fue a dar a la cárcel

fue por culpa de rogelio.

vanesa: ¿de rogelio?

¿estás seguro de lo que dices,

bruno?

bruno: así es.

rogelio hizo que david

metiera tras las rejas a miguel

para presionar a paula.

vanesa: pero

¿tienes pruebas de eso?

bruno: por supuesto.

vanesa: bueno, pues entonces,

dámelas para entregárselas

a mi hermanita hoy mismo.

margarito: ¡ay!

esteban: qué situación

más difícil la tuya.

que estés casado

y vayas a tener un hijo con una

cuando amas a otra.

y que, además,

está tan cerca de ti.

gustavo: en sinaloa,

por un momento sentí

como cuando ana y yo

hacíamos planes

para estar siempre juntos.

esteban: gustavo,

tienes que aceptar

que esa posibilidad

ya no existe.

ella, rogelio y margarito, pues,

ahora son una familia feliz.

todos: [ríen]

vanesa: [ríe]

ya quiero ver la cara de paula

cuando se entere.

pero bueno, ¿qué pruebas son?

¿a verlas?

bruno: no las tengo aquí.

vanesa: pues, ve por ellas.

bruno: no, vanesa.

hasta que esté seguro

de que verdaderamente

estás de mi lado,

no te las voy a dar.

vanesa: a ver, ¿cómo quieres

que te lo demuestre, bruno?

ya te firmé

el contrato que querías.

bruno: sí, sí, lo sé.

pero tu amor por rogelio

es tan grande,

que no puedo arriesgarme.

vanesa: ¿qué quieres decir?

bruno: que si te doy

esas pruebas ahora,

eres capaz de separar a rogelio

de ana paula hoy mismo.

ana paula: y margarito

se prepara--

rogelio: la para--la para,

pierde tiempo como si--

ana paula y margarito: ¡gol!

rogelio: no, ese no es gol.

ese no es gol, ese no es gol.

esteban: bueno,

tengo cosas que hacer.

nos vemos.

ana paula: y cosquillas

para el campeón--

rogelio: ¡hay que sacarle

el chamuco! ¡eso!

todos: [ríen]

margarito: qué bueno

que se contentaron.

rogelio: sí, ¿verdad?

nosotros también estamos felices

por eso, ¿eh?

margarito: y, entonces,

¿ahora sí se van a casar

en la iglesia

aquí en la hacienda?

ana paula: mm... aún no sabemos,

mi amor, porque--

rogelio: no, por supuesto

que sabemos.

y la respuesta es sí.

margarito: [ríe]

rogelio: mira, hijo,

sé que no he demostrado aún

que puedo cambiar,

pero te aseguro que lo haré,

porque sé lo importante que es

para ti y también para ti,

¿eh, chamaco loco?

ana paula: gracias, mi amor.

margarito: qué bien.

¿por qué no se casan mañana?

rogelio: no.

hace falta tiempo.

hablar con el padre,

ver lo del vestido,

las invitaciones...

en fin, muchas cosas.

ana paula: bueno, de hecho

el vestido ya lo tengo.

con el que me casé por el civil.

y de invitados, con que estén

nuestro familiares,

nuestros amigos,

los más allegados, ¿no?

rogelio: bueno, como tú quieras.

ana paula: sí.

rogelio: ¿sí?

margarito: entonces,

¿sí se casan mañana?

roberto: bueno,

tanto como eso, no, pero mira,

ya iremos preparando todo.

yo no quiero

que sea una boda sencilla.

tiene que ser en grande,

como tú te mereces.

ana paula: ay, rogelio,

no tenemos dinero.

rogelio: mi amor,

es casi un hecho que sale

el negocio con singapur.

con las ganancias, voy a pagar

parte de la deuda con el banco

y te voy a hacer una gran boda.

ana paula: a mí

lo único que me importa

es que tú y yo recibamos

la bendición de dios.

rogelio: como tú quieras,

mi amor.

margarito: ¿y qué vamos a dar

de comer?

¿las enchiladas tan ricas

que hace maría?

ana paula: ay, o puede ser

pollo con mole, ¿no?

rogelio: mira,

mejor que paula y maría

se encarguen de la comida, ¿mm?

¿te parece?

margarito: ajá.

y, ¿le puedo avisar yo?

rogelio: no, no, a maría, no.

yo le aviso, ¿sale?

prométeme que este va a ser

nuestro secreto por ahora.

¿hecho?

margarito: hecho.

rogelio: ándele.

margarito: ahorita nos vemos.

rogelio: ándale.

ana paula: [ríe]

rogelio: ¿eres feliz?

ana paula: [suspira]

sí, rogelio,

a tu lado soy la mujer

más feliz del mundo.

vanesa: pues,

no estoy de acuerdo. dámelo.

no quiero esperar, así que

dame las pruebas de una vez.

bruno: no, vanesa,

no lo voy a hacer.

porque, además, te conviene

separar a paula y a rogelio

cuando él esté mal.

y así tú le ofreces tu apoyo.

vanesa: a ver, a ver,

es tan orgulloso

que no va a aceptar.

bruno: ¿por qué no te esperas

a verlo desesperado

sin poder pagar el dinero

que le debe al banco?

y para eso, tenemos que hacer

tú y yo el negocio.

mientras, es mejor que sigas

llevándote bien con rogelio.

y claro, con cynthia.

vanesa: no, no, no, no, no.

no pienso hablarle a ella

ni ser la madrina de su hijo.

bruno: vanesa--

vanesa, no pienses

en el coraje que le tienes,

sino en lo que quieres obtener.

hazme caso.

reconcíliate con ella, vanesa.

vanesa: ya, está bien.

está bien,

me voy a reconciliar con ella.

pero--

bruno: pero ¿qué?

vanesa: te lo vuelvo a firmar

cuando me entregues las pruebas.

ana paula: me alegra tanto

que hayas vuelto a ser

el rogelio bueno y amable

que me encanta.

rogelio: [ríe]

mi amor,

hay algo que no te he dicho.

me sentí tan mal

cuando por accidente

te di con el fuete.

ana paula: no.

no--no fue tu intención.

rogelio: yo sé que no,

pero de todos modos,

pues, decidí alejarte de mí.

nadie tiene por qué

soportar la violencia.

ana paula: en eso

estoy de acuerdo contigo,

pero fue un accidente y ya--

ya quedó atrás.

rogelio: estuve hablando

con rosendo,

el presidente municipal,

y me contó

sobre esa nueva secretaría

que puso el gobierno de chiapas.

ana paula: ¿cuál?

rogelio: la sedem.

la secretaría para el desarrollo

y empoderamiento de las mujeres.

ana paula: ¿empoderamiento?

¿existe esa palabra?

rogelio: sí, así se llama.

se hizo para defender

a las mujeres de la violencia,

de la discriminación.

¿sabes? y está muy interesante

porque tiene muchos servicios

que además no cuestan.

ana paula: ¿cómo cuáles?

rogelio: bueno,

les da ayuda a las mujeres

que han sido maltratadas.

le da créditos a las mujeres

que quieren poner

un negocio pequeño,

les da capacitación.

vamos, y atienden

en muchos lugares.

es más, hasta donde hay

comunidades indígenas.

ana paula: ay, qué bien.

pues, hay que darles

esa información a las mujeres

que trabajan en la hacienda.

rogelio: así es.

y bueno, yo creo

que no solamente a ellas.

me parece que tú puedes ayudar

que esto se sepa en san gabriel.

ana paula: ay, claro que sí.

sí, mi amor, yo quiero ayudar.

rogelio: bueno, es importante

enseñarles a las mujeres

a que sean como tú.

ana paula: rogelio--

rogelio: sí, sí, mi amor,

como tú, que no se dejen.

que ejerzan sus derechos

y que se den cuenta

que pueden hacer

todo lo que se proponen.

ana paula: eso sí.

rogelio: te amo.

maría: ay, gustavo,

yo estoy muy preocupada

por cynthia.

gustavo: no es para menos,

maría.

pero yo le aseguro

que estaré al pendiente de ella.

mire, es más,

en un rato más nos vamos

al consultorio de ernesto

porque van a sacarle

un ultrasonido.

maría: ¿y eso qué es?

gustavo: es como si fuera

una foto del bebé

para checar que todo vaya bien.

y en cuanto la tengamos,

se la enseño

para que vea a su nieto, ¿sí?

maría: mi nieto... qué bueno.

ay, mi hija necesita algo

que la llene de esperanza.

¿sabes que se puso mal

cuando paula y tú

se vieron en sinaloa?

gustavo: sí, pero cynthia

no tiene por qué preocuparse

por eso.

yo la respeto, maría.

le doy su lugar

y lo voy a seguir haciendo.

maría: ojalá siempre pienses

así, gustavo.

gustavo: cynthia es la mujer

que me va a dar un hijo

y no merece

que me porte mal con ella.

maría: me encantaría que dijeras

que es la mujer que tú amas.

gustavo: no,

eso no puedo decirlo.

ante todo, yo soy honesto.

con ella yo lo he sido siempre,

y con usted, también.

por eso le pido

que no espere algo

que yo no creo que suceda.

maría: ay, gustavo.

[música]

cynthia: rogelio,

¿volviste a caer con paula?

rogelio: a ver, cynthia,

espero que no empieces

de nuevo con tus cosas.

cynthia: es que no me agrada

que se haya salido con la suya

y que haga contigo

lo que quiere.

pero bueno, prefiero eso

y resignarme a soportarla aquí,

a que la dejes libre.

rogelio: veo que sigues

con miedo

de que tu marido se le acerque.

cynthia: ¿tú no?

rogelio: no, ya no.

paula me ama.

no tengo dudas, cynthia,

mi caso es muy diferente

al tuyo con tu marido.

cynthia: bueno pues, entonces,

haz algo por mí.

por favor, llévatela de viaje

por varios meses.

al menos mientras mi hijo nace,

porque quiero tenerlo en paz.

rogelio: mira,

lo que ha pasado últimamente

no ha sido fácil para ti,

pero debes echarle ganas.

cynthia, no puedes hacer

ninguna tontería.

cynthia: quieres que sea fuerte

y que enfrente todo

como lo haces tú, ¿o qué?

rogelio: mira,

sé que somos diferentes.

ya entendí que no puedo pedirte

que hagas las cosas

como yo las haría.

cynthia: es que tú

siempre me haces sentir

que no estoy a la altura

de lo que se espera de mí.

rogelio: mira, cynthia,

yo sé que soy duro cuando hablo

y--y que me gusta

que todos hagan cada vez mejor

las cosas, pero hay algo cierto

y que nunca va a cambiar.

cynthia: ay, ¿qué cosa?

¿qué?

rogelio: tú eres mi hermana...

y te quiero.

te amo, cynthia.

eso es algo que no quiero

que olvides nunca jamás.

cynthia: [solloza]

macaria: no entiendo

para qué nos juntó, licenciado,

si ya es un hecho el divorcio,

¿no?

ya firmamos los papeles.

bruno: lo sé.

pero quiero explicarles

cuál es el siguiente paso

en su proceso del divorcio.

como les dije en su momento,

en su caso

el proceso será más rápido

porque lo solicitaron

de común acuerdo.

ulises: ¿y cuánto tiempo

va a tardar?

macaria: ay, se ve

que ya te urge divorciarte.

ulises: tú sabes por qué.

y no me hagas repetirlo

enfrente de bruno.

macaria: sí, sí, dilo, dilo,

grítalo como ya se lo dijiste

a todo el mundo,

que anduve con otro.

pero no les dijiste

que me habías abandonado

en méxico por tu trabajo,

como siempre.

que no me hacías caso.

bruno: bueno, ya, ya,

por favor, cálmense.

van a complicar las cosas

y el proceso

puede alargarse mucho.

ulises: no, no.

habla por favor, bruno.

bruno: antes que nada,

tienen que acudir a una junta

en la que un juez de lo familiar

les va a preguntar

si están seguros de divorciarse.

macaria: ay, pero por supuesto.

ulises: claro que sí.

bruno: bueno, pues eso

es lo que tienen que decirle

si en verdad están seguros.

si se mantienen firmes

en que no hay

una posible reconciliación,

pronto estarán divorciados.

macaria: bueno, pues, entonces,

seguro los dos estaremos ahí.

ulises: por supuesto.

si lo que queremos

es ya no seguir casados.

bruno: pues, siendo así,

en cuanto tenga la cita

les aviso.

les dejo una copia del acuerdo

que firmaron para cada uno.

cynthia: [ríe]

ernesto: mira, esta es la imagen

de un bebé de tres meses

perfectamente sano.

ambos: [ríen]

gustavo: qué emoción.

guau, es--es tan pequeñito,

y sin embargo ya tiene

toda la forma de un bebé.

aquí, mira.

cynthia: pero ¿cómo--?

a ver, yo no distingo bien.

¿qué es esto?

ernesto: mira, esta--

esta es su cabecita.

sus manos están como así.

gustavo: y acá

están sus piecitos.

ernesto: exacto,

aquí están los pies.

cynthia: no, ¿no está al revés?

gustavo: [ríe]

qué increíble poder ver esto.

cynthia: mi amor, nuestro hijo.

gustavo: sí.

cynthia: es nuestro hijo.

es una parte de ti y de mí.

y esto es una unión

para siempre, mi amor.

ernesto: por favor, no dejes

de tomar el ácido fólico, ¿mm?

aquí tengo y te lo voy a traer.

cynthia: gracias.

ernesto: ahora regreso.

gustavo: cynthia, ya escuchaste

los latidos de nuestro hijo.

cynthia: ajá.

gustavo: ya pudiste ver

que es un ser que está vivo.

cynthia: sí, mi amor.

gustavo: y que depende de ti.

y por eso--

cynthia: no, ya.

ya no me recuerdes lo que hice,

por favor.

gustavo: ya hablé

con el psicólogo,

y sí está dispuesto

a ir a la casa.

la cita es mañana temprano.

cynthia: eh, pero yo creo

que ya no es necesario, mi amor.

gustavo: cynthia, sí.

es importante.

cynthia: sí, bueno.

voy a tomar las terapias por ti.

nada más porque tú lo quieres,

mi amor.

[celular]

gustavo: tu teléfono.

cynthia: ay, ¿me lo pasas,

por favor?

gustavo: toma.

cynthia: gracias.

¿bueno?

sí, ya--ya estamos terminando,

rogelio.

sí, todo bien.

¿para qué?

[suspira]

está bien.

gustavo: ¿pasa algo?

cynthia: que justo ahora

que estamos juntos,

solos tu y yo,

lejos de la hacienda,

mi hermano quiere

que todos vayamos a comer allá.

gustavo: ¿a comer?

cynthia: sí.

mi amor, al menos vamos a--

a tomar antes un helado

con macaria, ¿sí?

para las náuseas, por favor.

se le antojó a tu bebé.

¿me llevas?

gustavo: claro que sí.

maría: ay, rogelio,

no puedo creer que ahora sí

te vayas a casar con paula

por la iglesia.

rogelio: sí, nana, pero esta vez

sí voy a hacer las cosas bien.

voy a tomar medidas radicales.

maría: ¿qué es eso?

rogelio: ya lo verás.

de cualquier manera,

quiero que le avises

a toda la gente

que está aquí en la lista

que los quiero ver

a lo hora de la comida.

que nadie falta.

maría: ¿y qué quieres

que prepare?

rogelio: lo que tú quieras

va a estar muy bien.

sé que como siempre

va a ser algo muy sabroso.

maría: me da tanto gusto

verte sonriente e ilusionado.

y a margarito lo vi feliz.

no me dijo nada sobre la boda,

pero yo sé que de nuevo

siente que lo quieres mucho.

rogelio: ven.

maría: ay, rogelio, rogelio.

por fin vas a ser

completamente feliz.

rogelio: ajá.

rosaura: ¿me mandó llamar,

don rogelio?

rogelio: sí, pásele, pásele.

quiero decirle algo importante.

no, nana--nana, no te vayas,

no me voy a tardar.

rosaura: ya sé la buena noticia.

que usted y mi ana paula

se reconciliaron.

lo felicito.

así debe ser.

rogelio: gracias.

yo también la felicito.

rosaura: [ríe] ¿a mí?

porque...

rogelio: porque ya me contaron

que funcionó muy bien

el tiempo que estuvo

trabajando con ulises.

rosaura: ay, claro.

usted piensa que yo

no sé trabajar,

pero lo hago muy bien

y con gusto.

rogelio: bueno, pues me alegro,

porque quiero

que siga haciéndolo.

rosaura: ¿qué?

pero trabajé

porque fue una emergencia,

porque no teníamos dinero

ni para comer.

pero, pues, ahora ya estamos

de regreso, yo soy--

rogelio: [ríe]

lo sé, pero ¿sabe?

ulises la sigue necesitando.

hablé con él.

arreglé todo para que usted

pueda estar en la tienda

de nuevo mañana mismo.

rosaura: pero, ¿hasta allá?

¿tan lejos de la hacienda?

rogelio: no se preocupe.

todos los días

algún peón va para allá

a las 4:00 de la mañana.

rosaura: ¿a las 4:00

de la mañana?

rogelio: sí, a las 4:00.

mire, no se preocupe

porque yo le voy a decir que--

pues, que la espere.

¿qué le parece?

así aprovecha todo el día.

ya después

me la traen de regreso.

[música]

[música]

macaria: ay, ¿puedo verla?

cynthia: ajá.

macaria: ¿es la foto de su bebé?

cynthia: ajá.

macaria: ay, qué bien.

yo solo las había visto

en la tele.

y cuando me embaracé

de maripaz, ay, pues,

qué esperanzas de que fueran

a hacerme un estudio así

aquí en el pueblo.

en cambio ahora,

gracias al doctor ernesto--

cynthia: no, no.

es gracias a nosotros,

los montero,

que ernesto pudo traer

esos aparatos aquí al pueblo.

macaria: ay, qué belleza.

mira esos deditos.

ay, cuide mucho a su hijo.

no sabe la de alegrías

que nos dan.

cynthia: pero también nos dan

muchas preocupaciones, ¿no?

cuando se enferman,

cuando se equivocan...

macaria: ay, pero aún así

vale tanto la pena

tener un hijo...

no sabe lo que daría yo

por que mi maripaz

siguiera viva.

aunque todavía no me resigno.

cynthia: pues...

no, ya no deberías

de ponerte así.

ya trata de no pensar en eso.

ya mejor llévate el helado.

ya--ya no quiero.

muchas gracias.

macaria: sí, sí.

ana paula: ah, sí,

en verdad estoy feliz, dani.

daniela: pues, se te nota.

y no sabes qué gusto me da.

estabas tan triste al pensar

que rogelio ya no te quería.

pero bueno, tengo que ir

a poner unas vacunas

a unas cuadras de aquí.

¿me esperas?

ana paula: pues, te acompaño.

en el camino te cuento

sobre la secretaría

de empoderamiento

de las mujeres, ¿mm?

daniela: claro,

la que crearon para defender

todos los derechos de la mujer

y que tengan igualdad

de condiciones con los hombres

en todo, ¿no?

ana paula: sí.

sí, bueno, en el trato,

en las oportunidades

de trabajo, en sueldos,

y hasta si quieren dedicarse

a la política.

daniela: ¿ah, sí?

entonces,

voy a considerar postularme

como presidenta municipal.

ana paula: [ríe]

entonces,

sí sabes de qué se trata.

daniela: claro.

mira, el señor rosales

nos trajo unos volantes.

ana paula: ¿a ver?

ay, pues me alegro.

quiero que me ayudes

a que todas las mujeres de aquí

sepan que ahora cuentan

con ese apoyo.

daniela: claro que sí,

con gusto lo agregamos

a nuestras campañas.

ana paula: bueno,

te ayudo a vacunar

para que acabes pronto.

porque también vine por ti

y por miguel

para que coman en la hacienda

con rogelio y conmigo, ¿mm?

vanesa: sí, está bien, maría.

ahí voy a estar.

¿ya ni siquiera

me vas a saludar?

cynthia: pues, yo creí

que seguías enojada conmigo.

vanesa: a ver, cynthia.

mira, digamos que estaba sentida

porque no entendiste mi dolor

porque rogelio volvió con paula.

pero no me puedo enojar contigo

porque tú sabes

que eres mi mejor amiga.

haces todo

por retener a tu marido.

cynthia: sí.

vanesa: pero no quiero

que estemos enojadas, cynthia.

además,

ahora no solo somos amigas,

sino también socias.

cynthia: sí, socias.

porque supuestamente

tengo la mitad de la hacienda.

pero rogelio no me da lo mío,

entonces--

vanesa: pero bueno,

ya puedes participar en todo

lo que tenga que ver

con los negocios.

¿o no estás de ánimo?

cynthia: pues, no, no, no.

solamente tengo ganas

de estar con mi marido.

pero mira, ¿dónde está?

se fue, me dejó aquí--

vanesa: bueno,

ya no te preocupes.

poco a poco

se van a ir acercando.

tú sigue trabajando en eso.

y bueno, eso que te dije

de que no cuentes conmigo,

no es cierto.

si quieres que te ayude

lo voy a hacer, ¿sí?

cynthia: ¿de veras?

vanesa: sí.

cynthia: gracias.

es que yo sigo tratando.

mira, hasta hice

que gustavo me llevara

a un ultrasonido del bebé.

vanesa: mira.

gustavo: listo.

hola, vanesa.

vanesa: hola.

gustavo: ¿nos vamos para llegar

a tiempo a la comida?

cynthia: ah, sí, claro, mi amor.

vanesa: ah, yo también voy.

cynthia: ¿sí?

vanesa: sí.

oigan, ¿ustedes saben para qué

nos quiere ver rogelio?

cynthia: no, ni idea.

gustavo: pues, no.

[canto de pájaros]

ana paula: no sé, tía.

no--no sé nada.

rogelio organizó la comida.

talvez va a decirles

que margarito y yo

volvimos a la hacienda, no sé.

cynthia: ay, pero de eso

ya nos dimos cuenta todos.

gustavo: [susurra] cynthia.

cynthia: pues, dije la verdad.

rogelio: gracias,

gracias por venir.

vanesa: rogelio, bueno,

nos tienes muy intrigados

a todos.

queremos saber

el motivo de esta comida.

rogelio: bueno, los cité

primero que nada, pues,

porque quiero ofrecerles

una disculpa a todos ustedes.

ana paula: rogelio.

rosaura: ¿en serio?

rogelio: sí.

cynthia: no puedo creerlo.

vanesa: vaya sorpresa.

rogelio: después de mi operación

me porté muy grosero con todos.

el no poder caminar

me puso muy mal.

tenía todas mis esperanzas

puestas en eso.

al igual, también,

que en poder tener hijos.

rosaura: ay, bueno,

pero nosotros lo entendemos,

¿verdad?

rogelio: nada justifica la forma

y la manera en cómo me porté

con todos ustedes.

y mucho menos--

mucho menos contigo, mi amor,

con la mujer que amo.

yo solamente

quería alejarte de mí

para que hicieras tu vida

con alguien que--

que sí pueda caminar,

alguien que pudiera darle hijos.

pero ella, con gran valor,

me demostró que me ama

por encima de todo.

por eso volvió a mi lado.

y bueno, quiero anunciarles

que nos vamos a casar

por la iglesia.

rosaura: [ríe]

rogelio: y bueno, esta boda

no va a ser por un contrato

ni bajo ninguna presión.

gracias.

será solamente por amor.

va a ser una boda por amor

para refrendar

ante todo el mundo

que nos amamos.

salud.

miguel: salud.

rosaura: salud, salud.

cynthia: miren,

gustavo y yo les traemos

la foto de nuestro bebé

para que lo conozcan.

miren,

vean qué cosa tan hermosa.

no saben lo emocionados

que estábamos cuando lo vimos.

en especial gustavo,

¿verdad, mi amor?

gustavo: cynthia,

este no es el momento.

es el festejo

de rogelio y de ana.

cynthia: no, mi amor, no.

claro que sí, mi amor.

somos familia

y tenemos que compartir

las buenas noticias.

¿no creen?

mi bebecito.

macaria: "y las propiedades

que tienen los cónyuges

del código--".

efraín: ah, pero qué buena,

mi chula.

macaria: te pedí

que no te presentaras más aquí.

efraín: ¿y ahora?

pues, ¿qué estás leyendo

que te pone de tan mal humor?

¿a ver?

macaria: no, déjalo.

son los papeles de mi divorcio.

el divorcio que estoy sufriendo

por ti, por tu culpa.

vete de aquí.

ándale, vete de aquí

y no vuelvas.

efraín: cálmese.

cynthia: no la ha visto.

mira, rogelio,

¿no está hermoso el hijo

que voy a tener con gustavo?

mira.

ve, ana paula.

¿no está hermoso?

ana paula: qué belleza

que vayan a tener un bebito.

cynthia: ay, sí.

rogelio: bueno,

también quiero decirles

que estoy a punto de firmar

un negocio muy importante

de exportación a singapur.

en cuanto lo haga,

voy a darles el dinero

para que se inaugure

la clínica san gabriel.

ernesto: te lo agradezco mucho,

rogelio,

aunque ya casi está todo listo

gracias a las gestiones

que hizo gustavo.

así que aprovecho para avisarles

que ya muy pronto

va a ser la inauguración.

todos: ah.

ernesto: salud.

rogelio: salud.

rosaura: bruno.

bruno: ¿qué?

rosaura: ¿cómo ve eso de la boda

de mi sobrina con rogelio?

bruno: pues,

yo ya no les creo nada.

rosaura: ay, verás que sí.

estoy tan feliz.

la suerte nos empieza a sonreír

nuevamente.

ahora sí voy a lograr

que paula le saque a rogelio

las firmas que necesitamos.

bruno: no lo sé, rosaura,

porque a ti no te creo nada

tampoco.

rosaura: ¿de qué hablas?

bruno: que estoy harto

de estar esperando

a que hagas las cosas.

a que tu sobrina

haga lo que debe,

o a que se muera

el imbécil de rogelio.

ahora solo voy a ver por mí.

rosaura: ¿qué quieres decir?

bruno: que te olvides

de nuestros planes.

tú tampoco quieres cooperar.

no me avisaste

cuando regresaste aquí,

y sé que tienes tu propio plan.

pero yo tengo el mío.

vanesa: pues,

yo no pierdo la esperanza

de que antes de esa boda

suceda algo

y esos dos se separen.

cynthia: yo lo veo difícil.

¿qué puede pasar?

vanesa: sí, sí, claro.

tienes razón.

ahora vuelvo.

ana paula: ahorita vengo.

mi amor, ven.

cynthia: bueno, buenas tardes,

señorita.

hablo para cancelar una cita

con el--el psicólogo

ramírez cetina.

mi nombre es

cynthia montero de durán.

rogelio: vanesa,

tenemos que hablar.

vanesa: sí, ya me dijiste.

para lo de singapur, ¿no?

rogelio: bueno, antes de eso

hay algo muy importante

que necesito hablar contigo.

vanesa: ¿qué es?

rogelio: espero

que ya haya quedado claro

que entre nosotros

una cosa es la relación

de trabajo,

y otra la personal.

vanesa: sí, ¿por qué?

rogelio: porque los negocios

son aparte.

y ahora que estoy volviendo

a empezar de cero con paula,

quiero hacerlo bien.

darle su lugar

como la señora montero.

vanesa: ¿eso qué quiere decir?

rogelio: que por respeto a ella,

te tienes que ir de esta casa.

[música]

Cargando Playlist...