null: nullpx
Cargando Video...

La Que No Podía Amar Capítulo 131

30 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

ana paula: ya ves.

él solo quería que me enamorara

de él para vengarse.

maría: no, paula, no.

ay, yo no debería decirte esto

porque le juré a rogelio

que me iba a callar.

ana paula: ¿qué cosa?

¿qué te tienes que callar,

maría?

maría: es que...

ya me cansé,

no puedo callar más.

porque con lo que él hizo,

veo que sufres, que él sufre,

que mi hija y todos sufrimos.

y no es justo.

ana paula: maría,

pero no te estoy entendiendo.

por favor, explícame

de qué hablas.

no sé de qué hablas.

maría: rogelio te pidió

que te fueras

no porque no te ame.

al contrario, paula.

te ama tanto que--

que te quiso dejar en libertad

para que tú pudieras ser feliz

con otro.

ana paula: [suspira]

maría: según él,

con un hombre que camine,

que te pueda dar hijos.

ana paula: [llora] ¿cómo?

maría: así es, paula.

mi rogelio se sacrificó por ti.

por el gran amor

que te tiene a ti, paula.

[solloza]

mercedes: cuando ernesto

me lo contó anoche,

no podía creer

lo que hizo cinthia.

gustavo: por terrible

que parezca,

no se siente querida por nadie.

mercedes: no, pues,

ni por ella misma.

y tú la quieres, pero--

pero no la amas

como ella espera.

gustavo: mira, te juro

que hago lo posible, mercedes.

pero luego pasan estas cosas y--

bueno, cada vez me decepciono

más de ella.

no es la mujer valiente,

decidida, y que ama la vida

como yo creía.

mercedes: no lo sé.

tiene que haber estado muy mal

para pensar

en deshacerse de su hijo.

gustavo: no le vayas a reclamar,

por favor, ¿sí?

mercedes: es que no me parece

justo que haga eso mientras yo

y muchas otras mujeres,

daríamos lo que fuera

por estar embarazadas.

gustavo: no te preocupes.

tarde o temprano,

tú vas a tener un hijo, ¿eh?

mercedes: no lo sé.

pero eso sí, voy a posponer

mi viaje a tuxtla

hasta que cinthia esté bien.

gustavo: gracias.

ana paula: maría,

¿rogelio renunció a mí

porque--porque me sigue amando?

maría: sí.

sí, sí, lo hace porque--

porque te ama con locura.

ana paula: entonces no es verdad

que solamente

quería vengarse de mí y que--

maría: no, no, no, claro que no.

esa fue una mentira para que

tú lo dejaras de querer.

ana paula: ¿de verdad?

maría: sí.

[solloza] él sin ti

está más triste que nunca.

pero, paula, me tienes que jurar

que no les vas a decir

que yo te conté esto.

júramelo.

ana paula: no, no, no, no.

no le voy a decir nada.

pero muchas gracias

por decírmelo.

[solloza] así que rogelio

solo me estaba engañando.

ulises: bueno.

voy al banco,

¿se le ofrece algo?

rosaura: pues unos cuantos

billetes de regalo

no estarían nada mal.

ay, era broma, no se crea.

ándele, vaya, vaya.

yo aquí me hago cargo

de la tienda.

ulises, nada más que deje

la caja abierta, si no,

no voy a poder dar cambio.

ulises: aquí le dejo cambio.

y, por favor, anote lo que vaya

vendiendo.

rosaura: sí, jefe.

ay, cómo es desconfiado ulises.

si así era con macaria,

pobre mujer.

>> ¿me da un jabón

para lavar, por favor?

rosaura: ajá.

a ver, niño, son nueve pesos.

>> tenga.

rosaura: ay, no tengo cambio.

te voy a dar un chicle, ¿eh?

>> sí, un rojo, por favor.

rosaura: ándale.

saliste ganando, qué suerte.

>> gracias.

rosaura: ándale.

vanesa: yo de verdad

creo que te pasaste de la raya

en inventar todo esto

que te querías matar.

así que por favor,

no me pidas que te ayude

en este tipo de cosas

porque no lo voy a hacer.

cinthia: bueno, ¿qué tiene?

así ahora todos van a pensar

que no estoy jugando.

sobre todo gustavo.

y si quiere a su hijo,

me tiene que querer a mí.

vanesa: si tú lo dices.

cinthia: ¿y sabes cuál es

la mejor noticia

que he recibido desde hace años?

que paula se va del pueblo.

vanesa: ¿en serio?

cinthia: sí, me lo dijo rogelio.

se van a ir a santa catalina.

así que ahora

es cuando tienes que aprovechar

para acercarte a mi hermano.

gustavo: me alegra que por fin

definieras tu situación

con chío, esteban.

ella es una mujer muy hermosa

y muy emprendedora.

esteban: [ríe] lo sé.

y esta vez no le voy a fallar.

gustavo: [ríe]

oye, ¿ya te dijeron la fecha

para el viaje a los mochis?

esteban: sí. es un hecho

que tienes que salir ya

para allá.

gustavo: ¿tan pronto?

esteban: aunque sabiendo

en el estado

en que se encuentra cinthia,

pues--

gustavo: ah, bueno, yo tampoco

quisiera dejarla sola.

pero por fortuna,

mercedes se ofreció

a ir a la hacienda

a cuidar de ella y de mi hijo.

rosaura: ¿cómo que no pudiste

hablar con rogelio?

bruno: es que entre que quería

que tu sobrina

dejara de trabajar

y luego lo de cinthia,

pues yo pensé que--

rosaura: ¿qué--qué?

¿qué de cinthia?

bruno: intentó quitarse la vida.

rosaura: ¿en serio?

bruno: sí.

rosaura: ¿y lo logró?

bruno: no, no, no.

rosaura: ah.

bruno: efraín pudo detenerla

antes de que lo hiciera.

rosaura: qué lástima.

ay, pero además, lo que pase

con esa no me importa.

lo que tienes que hacer

es convencer a rogelio

de que ana paula

vuelva a la hacienda.

porque la muy ingrata

me va a dejar aquí con miguel

y se va a ir con margarito

a santa catalina.

bruno: ¿qué?

pero ¿cómo dejas que haga eso?

no permitas

que se aleje más de rogelio.

rosaura: es que ya no puedo

hacer nada.

bruno: ¡maldición!

todo lo tengo que hacer yo.

¡todo!

y francamente, rosaura,

ya estoy harto.

efraín: ¿qué te pasa, cinthia?

¿por qué te quieres

quitar la vida y acabar

con la vida de nuestro hijo?

mi primer hijo.

cinthia: tu primer hijo.

no seas imbécil.

todo fue un teatro

para que gustavo

me dejara en paz.

me quería llevar lejos de aquí.

y si no vivo un año aquí con él,

pierdo el derecho

a recibir mi herencia.

y a eso no lo voy a permitir.

efraín: claro,

porque es con la lana

que nos vamos a escapar tú y yo.

tú no te puedes ir.

no puedo estar sin verte.

cinthia: bueno, pues también

por eso lo hice.

efraín: yo voy a cuidarte...

pero en tu cuarto.

ándale, vamos allá

antes de que regresen

maría y tu marido del pueblo.

rogelio: márgaro.

rocío: buenas tardes,

don rogelio.

rogelio: chío, ¿sabes si paula

ya se fue a santa catalina?

rocío: ya dejó la pensión.

pero algo oí de que siempre

ya no se iba a santa catalina.

rogelio: ¿adónde se fue?

rocío: no sé.

yo solo escuché eso

y me fui a mi cuarto

porque tenía mucha prisa.

con permiso.

cinthia: llama a consuelo

para que venga a acompañarme.

no quiero ver a maría,

pero tampoco quiero

problemas con gustavo.

efraín, mejor ya vete.

por favor.

efraín: gustavo es un idiota.

me dio las gracias

por salvar a su hijo.

si supiera que es nuestro...

tuyo y mío.

tienes que cuidarte, mi reina.

cinthia: y tú pórtate bien, ¿eh?

porque ya sé

que macaria regresó.

espero que no te le acerques.

efraín: mientras tú me dejes

estar así, cerca de ti,

no puedo voltear

a ver a otra mujer.

cinthia: por favor,

que este hijo sea de gustavo.

por favor que sea de él.

[llaman a la puerta]

adelante.

mercedes: hola, cinthia.

cinthia: hola.

mercedes: ¿cómo estás?

cinthia: ay, pues más o menos.

más o menos, mercedes,

porque he estado muy deprimida.

mercedes: tranquila, sí,

gustavo me contó y por eso vine.

porque quiero estar unos días

aquí contigo.

cinthia: gracias.

maría: rogelio no está.

se fue a san gabriel.

gustavo: quería hablar con él

antes de irme de viaje.

cuando lo vea, dígale que me fui

por cuestiones de trabajo,

maría, por favor.

maría: así lo haré.

con permiso.

mercedes: hermano,

¿te ayudo a hacer tu maleta?

gustavo: sí, gracias.

cinthia: te voy a extrañar

mucho, mi amor.

gustavo: por favor

cuídate mucho, cinthia.

mucho.

daniela: buenas noches,

don rogelio.

rogelio: déjate de formalismos.

¿dónde está paula?

daniela: es--

anoche me dijo

que se iba a santa catalina.

rogelio: sí. rocío me dijo

que ya no se fue para allá.

pero y pues

como no confío en nadie,

mandé a hugo a ver

y efectivamente

no llegó al pueblo vecino.

daniela: ¿en serio?

ay, dios mío,

¿le habrá pasado algo?

rogelio: mira, tú eres

su mejor amiga.

a ti es a quién

más confianza le tiene.

tú debes saber adónde se fue.

daniela: no, no, yo le aseguro

que yo no sé nada.

¿no me diga que ahora

la está buscando de nuevo?

rogelio: estoy buscando

a mi hijo. quiero verlo.

nadie sabe

adónde se lo llevó paula.

ella me mintió.

me dijo que se iba

a santa catalina y no fue así.

rosaura: macaria, ¿en serio

así se la van a pasar

ulises y usted?

ay, qué flojera mandar recados

por medio de un tercero.

macaria: no me queda de otra.

ulises es un necio y no quiere

intentar volver conmigo.

yo creo que está

más enojado conmigo

por mis pleitos con chío que--

rosaura: ay, ¿esa explotadora?

ay--

macaria: chío, qué bueno

que llegas.

tengo que hablar contigo.

eh, regrésese a la tienda.

luego seguimos con la lista.

[carraspea]

estoy muy avergonzada y por eso

quiero ofrecerte una disculpa.

la verdad

es que me porté muy mal contigo

y pues, ya vi

que a quien quieres, es a otro.

así que, por favor,

perdóname por lo que te hice.

y pues, por todo lo que te dije

acerca de mi marido y tú.

consuelo: ¿se le ofrece

algo más, patrón?

rogelio: nada.

consuelo: ¿pongo el caballito

en el cuarto de margarito?

¿o se lo dejo aquí?

rogelio: no, no, déjame en paz.

consuelo: con permiso.

ana paula: pero qué mal humor.

¿te hace falta tu esposa?

rogelio: ¿tú qué haces aquí?

ana paula: ya.

reconoce que te da gusto

tenerme de nuevo en la hacienda.

rogelio: ¿qué?

por supuesto que no.

tú no te vas a quedar aquí.

ana paula: ¿te vas a atrever

a correrme?

rogelio: pues,

ya lo hice una vez.

ana paula: no, bueno,

es diferente

porque yo me fui porque quise.

esta vez

no vas a lograr sacarme.

maría: qué bueno

que esteban y chío sean novios.

macaria: y no solo eso.

me enteré que se van a ir

a vivir juntos.

maría: ay, pero qué muchachos

tan modernos.

macaria: ay, y yo que acusaba

a ulises de andar con chío.

maría: me cansé de decirte

que no había nada entre ellos.

pero, macaria,

no me hiciste caso.

macaria: no sé qué me duele más

de ulises.

su indiferencia

o su desprecio.

maría: ¿qué?

¿de plano sigue igual?

macaria: ay, sí, maría.

ya me quedó claro

que no quiere nada conmigo.

voy a tener que firmarle

los papeles del divorcio.

maría: no, macaria,

espérate un poco.

lucha por salvar tu matrimonio.

macaria: ay, maría--

rosaura: macaria.

tu marido--ulises dice

que no nos has mandado

la lista completa

de la despensa.

macaria: ah,

¿y cuál es la prisa?

rosaura: es que ya vamos

a cerrar la tienda

para que él se venga a aquí

a atender la cantina.

maría: ¿cómo?

¿usted trabaja para ulises?

rosaura: [suspira]

maría: ay, ¿qué no se regresó

a la hacienda con paula?

rosaura: pues no, maría,

porque tenía que terminar

de trabajar.

ni modo de dejar todo botado.

pero me voy a regresar con usted

ahorita mismo.

voy por mi maleta.

maría: no, no, no, no, no, no.

¿rosaura otra vez

en la hacienda?

no. no.

ana paula: cuando nos casamos

dijiste que esta hacienda

es tan mía como tuya.

ya hora te estoy

tomando la palabra.

rogelio: ah, bueno,

pero entonces

las cosas eran diferentes.

yo te amaba.

ana paula: ahora soy yo

la que te ama.

rogelio: bueno,

pues no me importa, porque

yo solamente me vengué de ti.

ana paula: rogelio,

tú me perdonaste

muchos erros que yo cometí.

ahora yo te perdono

que me corrieras y todo lo malo

que hayas podido hacerme.

¿sabes por qué?

porque te amo.

y aunque te resistas,

sé que no has dejado de amarme.

solo tienes que reconocerlo

para que seamos felices.

rogelio: no, no, paula, vete.

vete, vete, vete, vete.

ana paula: eres mi esposo,

rogelio.

rogelio: bueno, pues voy a pedir

el divorcio y punto. ya.

ana paula: ay. bueno,

además tenemos un contrato.

rogelio: no te preocupes,

lo anulo.

ana paula: ¿ah sí?

pues, no lo intentes porque

nos vamos a un pleito legal.

y si intentas correrme

de mi casa, te voy a demandar.

igual que si pretendes incumplir

el contrato que firmamos.

rogelio: vaya que pueden

invertirse los papeles.

nunca me hubiera imaginado

que tú me amenazaras, ¿sabes?

ana paula: no, no.

no es amenaza.

solamente me asesoré

con un buen abogado,

y estoy pidiendo

lo que es justo.

rogelio: ¿fuiste con bruno?

ana paula: no, para nada.

no metas en esto

a otras personas.

soy yo la que volví

porque quise.

y te aseguro

que el tiempo que falta

para que nuestro contrato

se termine, lo voy a usar

para reconquistarte.

[música]

[música]

rogelio: ¿por qué

decidiste volver?

ah, claro, claro.

no aguantas estar lejos

de gustavo.

ana paula: cada vez

que me salgas

con un tontería así,

te voy dar un beso.

rogelio: no, no.

¡no, no, no, no, no, no!

no, de veras, de veras.

mira, ¿para qué seguimos jugando

a esto?

yo ya no te quiero, punto.

ana paula: [ríe]

rogelio, di lo que quieras,

pero yo voy a reconquistarte.

por nosotros, por nuestro amor

que es tan grande,

y por nuestro hijo.

[teléfono]

rogelio: mira, mira--

ana paula: ¿no vas a contestar?

rogelio: no.

yo--yo no estoy de humor

para hablar con nadie.

de veras, no--

me pusiste de malas,

me pusiste de malas.

[teléfono]

ana paula: ¿bueno?

el señor montero

no puede contestar ahora,

pero habla su esposa.

¿lo puedo ayudar en algo?

sí, ¿cómo no?

claro que lo recuerdo.

sí, estoy enterada.

solamente

estaba esperando la fecha.

mi cuñada cinthia me lo dijo.

ah, bueno, sí.

vanesa: a ver,

cuéntame lo que está pasando.

¿por qué paula y el escuincle

ya regresaron?

cinthia: ¿qué?

¿cómo que esa tipa volvió?

¡no puede ser!

vanesa: te lo juro que sí.

me encontré con margarito

y me lo dijo.

paula le aseguró

que ya no se van a ir.

cinthia: pero no puede ser.

no puede ser.

se supone que se iban a ir

a otro pueblo.

vanesa: sí, sí, sí,

eso me dijiste.

y yo hasta busqué a rogelio

y no quiso hablar conmigo.

y ahora ya ves.

cinthia: no, no, no, no.

no quiero a esa tipa

cerca de mi marido.

vanesa: imagínate yo,

que lo que menos quiero

es que esté cerca de rogelio.

cinthia: algo tenemos que hacer

para que se vaya

antes de gustavo

regrese de viaje.

vanesa: ¿algo?

¿algo como qué?

miguel: pues,

no me parece que rogelio

te haya dicho todo eso.

daniela: ay, bueno,

ya lo conoces.

pero lo que no entiendo

es para qué está buscando

de nuevo a ana paula.

miguel: pues, porque no quiere

perder el control.

daniela: pero entonces,

¿se fue ana paula o no

a ese pueblo?

miguel: no, se fue a la hacienda

por su voluntad.

le dije que se fuera

a cualquier otro lado,

pero no quiso.

daniela: ¿a la hacienda?

¿por qué?

miguel: dice que hubo

una confusión y que

lo de la venganza no era cierto.

y además, que nosotros

no podemos comentar con nadie

que ella sabe

que no fue una venganza.

daniela: ay, no, no entiendo.

todo--todo esto

está muy extraño.

[llaman a la puerta]

daniela: [suspira]

[llaman a la puerta]

daniela: voy, voy, voy, voy.

rosaura: hola.

daniela: hola.

rosaura: ¿puedo pasar?

daniela: sí, claro.

rosaura: vine por mi maleta.

ay, ¿no dejé nada más por ahí?

mis medicinas--

miguel: tía, quedamos

en que tú ibas a dormir aquí

en lo que encontrábamos

otro lugar.

rosaura: ah, no.

ya que tu hermana no se fue

al otro pueblo y volvió

a la hacienda "del fuerte",

yo me voy con ella.

miguel: no, para nada.

yo te voy a mantener.

ya quedamos, no puedes

regresarte a la hacienda.

rosaura: es que me voy

a regresar con maría.

daniela: a ver,

¿don rogelio mandó por usted?

rosaura: ay,

no pienso hacerles mal tercio.

en cambio, a ana paula

sí le puedo ser de utilidad.

nos vemos.

no vayas a tomar.

maría y marcial

me están esperando.

ay, y disfruten

ahora que están chamacos.

[ríe]

macaria: ulises.

ulises: ni te acerques

que ya no tengo a rosaura

que es mi intermediaria.

macaria: ni yo a paula.

ya se fue a la hacienda, y pues,

rosaura corrió a alcanzarla.

ulises: pues, a ver

cómo le hacemos,

porque no quiero escucharte

ni tener que hablarte.

macaria: ay, ya basta, ulises,

no seas absurdo.

ulises: mañana mismo

voy a contratar a alguien más.

porque tú y yo

siempre acabamos discutiendo.

macaria: ya no va a ser así.

y para que veas que no miento,

dime dónde están

los papeles del divorcio.

¿te urgía que los firmara, no?

ulises: acá los tengo.

¿estás firmando sin leer?

macaria: ¿para qué leo?

yo lo único que quería

era otra oportunidad.

y si no puedo estar junto a ti,

no quiero nada.

confío en ti.

ana paula: rogelio,

llamaron ahorita de la--

rogelio: no, no quiero verte.

no quiero verte.

no me interesa nada

de lo que tengas que decirme.

ana paula: sé que te enoja

que esté aquí,

pero tengo derecho.

rogelio: no, ningún derecho.

ningún derecho, paula,

porque yo ya no te lo doy.

y de ahora en adelante,

tienes prohibido

entrar a mi oficina.

y a mi cuarto también.

¿qué?

la hacienda es muy grande.

no me quiero topar contigo.

ana paula: ¿estás seguro?

rogelio: muy seguro.

ana paula: [suspira]

si no te amara tanto,

te agarraría a cachetadas.

pero allá tú.

buenas noches.

rogelio: volvió esta mujer.

¿qué voy a hacer?

rosaura: [tararea]

maría: ¿qué le pasa?

rosaura: ¿qué, una no puede

cantar de felicidad?

maría: eso no es cantar,

eso es berrear.

rosaura: ay,

pues no está usted para saberlo,

pero mi sobrina canta muy bien.

heredó esa linda voz

de mi familia.

somos cantantes de opereta.

maría: mm.

mejor hablemos de otra cosa.

rosaura: ajá.

de que mi sobrina

ya está aquí de regreso,

y eso fue gracias

a que siguió mis consejos.

maría: ah, ¿así que

se lo debe a usted?

rosaura: ajá.

maría: entonces,

¿por qué seguía en el pueblo

y no sabía nada?

rosaura: [balbucea]

de seguro tomó la decisión

después de todo lo que le dije.

pero yo fui

la que la convenció de volver.

maría: me lo imagino, sí.

y bueno.

¿y cómo le hizo?

¿le dio a beber un bebedizo

de yo mando y tú obedeces?

rosaura: [ríe] no,

no para nada.

simplemente, le hice ver

que margarito no tiene por qué

estar alejado de la hacienda

que tanto disfruta.

y menos de su padre.

maría: ay, ¿y no salió

con que usted está enferma

y todas esas historias

que ya nos sabemos de memoria?

rosaura: para nada.

yo lo último que haría

sería chantajear a mi sobrina.

maría: mire, ¿lo último?

rosaura: ajá.

maría: bueno.

rosaura: [tararea]

maría: ya deje de cantar

que me va a matar

a mis gallinas.

rosaura: [tararea]

ana paula: maría--

tía, ¿qué estás haciendo aquí?

rosaura: pues, me vine

para seguirte dando

buenos consejos, mi amor.

[ríe]

margarito: ¿papi?

rogelio: ¿qué quieres?

¿para qué traes ese balón?

¿para recordarme que no vamos

a poder jugar juntos nunca?

¿o para qué?

margarito: no, lo traje

para decirte

que te lo quedes tú.

y cuando ya estés de buenas,

si quieres jugar conmigo

como lo hacías antes

con ana paula,

pues, que la estrenamos.

si no, pues, yo no lo quiero.

[llaman a la puerta]

maría: ya sé que ana paula

volvió y me da mucho gusto.

rogelio: pues, no debió hacerlo.

maría: pero bueno, ya está aquí.

voy a traer cena para los dos

y avisarle para que te acompañe.

rogelio: no, te lo prohíbo.

maría: ay, por favor, rogelio.

si yo sé que te da gusto

que regresara.

rogelio: pues, no, nana,

no--no me da gusto porque--

no--no--no he cambiado

de opinión. punto.

no quiero verla.

no la puedo hacer feliz.

¿no entiendes?

maría: rogelio--

rogelio: no, no insistas.

no insistas, maría,

ya tomé mi decisión.

ya la tomé.

y más te vale que no le digas

que la quiero.

¿entendiste?

[música]

[música]

bruno: pues, aquí está todo.

¿qué tienes, ulises?

¿ya te arrepentiste

de divorciarte?

se me hace que sí, ¿eh?

y también se vale.

ulises: no, no, no es eso.

lo que pensaba

es en quién me va a ayudar

a comunicarme con macaria,

porque rosaura

ya se fue a la hacienda.

bruno: ¿cuándo?

ulises: vino maría

y se fue con ella.

como la señora paula y el niño

ya se regresaron para allá

también...

bruno: qué bueno.

digo, por rogelio y por paula.

ulises: ojalá que lo suyo

sí se arregle.

no como lo mío con macaria.

bruno: pues, si está seguro

mañana mismo le doy trámite

a estos documentos.

rogelio: nana, buenos días.

maría: buenos días.

rogelio: ¿sabes

en dónde está ana paula?

maría: pues,

¿no que no te importaba?

rogelio: no, no me importa.

solamente pregunto

para no toparme con ella.

maría: ah, sí.

me dijo que ya no dejas

que entre aquí ni a tu recámara,

y que tampoco

la quisiste escuchar anoche.

rogelio: así es.

lo hice para no verla.

maría: ya sé que no te importa

saber de paula,

pero me pidió que te avisara

que se fue de viaje.

rogelio: pero ¿cómo que se fue

de viaje?

maría: así es.

y me encargó

que cuidaras mucho a margarito.

rogelio: pero ¿adónde se fue

y con quién?

ana paula: gracias.

hola.

gómez: bienvenidos

a planta "del fuerte".

muchas gracias

por hacer este viaje tan largo

desde chiapas hasta aquí,

hasta los mochis.

ana paula: señor gómez,

¿cómo está?

gómez: muy bien.

ana paula: yo soy

ana paula montero.

y él es efraín ríos.

es la mano derecha de mi esposo

y capataz de la hacienda.

él sabe muy bien

todo lo que produciremos

de verduras este año,

para que las envasen.

y yo tenía muchas ganas

de conocer este lugar.

gómez: bueno, nosotros

estamos muy honrados

de su presencia aquí.

ana paula: ay, muchas gracias.

ya quiero conocer la planta

productiva "del fuerte".

me gustaría saber

cómo hacen para que los tomates

se conviertan en puré.

y lleguen con ese sabor

tan fresco y natural

a los consumidores.

gómez: perfecto.

entonces, lo primero que haremos

será visitar los sembradíos.

¿vamos?

ana paula: claro que sí.

rogelio: ¿cómo que se fue

hasta sinaloa?

maría: sí.

fue a la planta de allá

con efraín.

rogelio: ¿y a qué fue?

maría: pues,

a atender algunos asuntos.

paula me pidió que te recordara

que ese viaje de trabajo

estaba pendiente.

ya lo había coordinado cinthia.

bueno.

me dejó esta carta para ti.

y me voy

para que la puedas leer a solas.

cinthia: buenos días, rogelio.

rogelio: ¿por qué no me avisaste

que paula se iba a ir

a nuestra planta en los mochis?

cinthia: ¿cómo que está allá?

ay, no, eso no puede ser.

rogelio: ¿por qué? ¿qué pasa?

cinthia: porque mi marido

también se fue para allá.

y ahora, resulta que paula

y gustavo están juntos.

¿te das cuenta?

gómez: aquí están los sembradíos

ana paula: claro, aquí es donde

se traen las plantas de tomate

de los invernaderos cuando

ya tienen la altura suficiente

para sembrarse, ¿verdad?

gómez: así es.

y aquí se les sigue dando

todo tipo de cuidados.

ana paula: ah, muy bien.

gómez: cuando los tomates

están listos,

se cosechan y se llevan

a la planta productiva.

ana paula: ah, pues vamos

para allá, ¿no?

gómez: vamos para allá.

cinthia: ¿sí te das cuenta?

están juntos.

rogelio: eso no puede ser.

¿para qué hizo todo el teatrito

de volver conmigo?

cinthia: ¿qué estás diciendo?

rogelio: ¡que esos dos

se burlaron de nosotros!

¡los dos!

cinthia: [ríe] no. a gustavo

no le eches la culpa, ¿eh?

él fue a lo de su trabajo

por lo de la comisión del agua.

en cambio, paula

sí es de las que planean todo.

así, ¿sabes?

de seguro se enteró

que mi marido se fue para allá,

y la muy zorra

se fue a seguirlo.

rogelio: no tiene caso

que sigas insultando a la gente.

¿por qué mejor no hablas

e investigas

qué fue lo que pasó?

cinthia: claro

que voy a averiguar.

ana paula: están hermosos

los sembradíos.

efraín: y los tomates

bien cuidados.

gómez: nosotros ponemos

especial atención

a nuestros vegetales.

ana paula: ay, ¿vamos para allá?

gómez: vamos.

ana paula: vamos, efraín.

gracias.

¿y eso qué es?

gómez: son los elevadores

de tomates.

por favor.

ana paula: claro que sí.

gracias.

[carraspea]

ay, mira los tomates.

ay, hasta se me antojaron

en las tomatadas con puré

que hace maría.

ay, y unos chilaquiles, ¿no?

efraín: no le ande, ya me está

dando hambre, patrona.

ana paula: [ríe]

gómez: por favor,

vengan por aquí.

vamos a la planta para que vean

cómo se envasa

nuestro puré de tomate

y lo preparamos

para su distribución.

ana paula: claro que sí.

vamos. vamos, efraín.

cinthia: sí, sí, sí, bueno.

muchas gracias.

hasta luego.

que anoche hablaron

de la planta con tu mujercita,

y que como tú no estabas

para atenderlos, pues,

se arreglaron con ella

y por eso viajó.

rogelio: ah, entonces

fue gustavo quien se enteró

que mi mujer iba a estar allá

y se fue a seguirla.

cinthia: eso no puede ser.

rogelio: te dije,

cuida a tu marido.

pero no.

seguramente, ya lo hartaste

con tus dramas, tus chantajes...

cinthia: no,

es que eso no puede ser.

y yo no me voy a quedar

con la duda.

maldita la hora

en la que aceptaste

a esa tipa de regreso.

ulises: ya puse de nuevo

el letrero de que busco

empleado para la tienda,

para tu fonda.

macaria: gracias.

ulises: anoche ya no terminaste

de darme la lista

de lo que necesitabas.

macaria: pues, no,

me ocupé con chío y pues,

luego rosaura que se fue.

ay, en fin.

en un rato te la doy.

ulises: está bien.

macaria: ¿te das cuenta

de que lo que nos dijo consuelo

sí funcionó?

al menos, ya nos estamos

hablando directamente.

ulises: sí,

pero no será por mucho.

solo quiero avisarte

que ya entregué

los papeles de divorcio a bruno.

y a partir de hoy,

empiezan los trámites

formalmente.

macaria: ¿y qué procede ahora?

ulises: pues, el licenciado

va a presentar la demanda

en los tribunales,

y nos va a avisar.

pero ya solo

es cuestión de tiempo

para que tú y yo

estemos divorciados.

[música]

cinthia: mercedes,

yo no me voy a comer ese cuento.

esa tipa está allá--

mercedes: tranquila.

ey, ey, tranquila, tranquila.

este viaje ya estaba programado

desde hace tiempo.

cinthia: ¿segura?

mercedes: sí.

mira, ven, cinthia,

no creo que estén juntos.

se fueron a dos cosas

totalmente distintas.

cinthia: ¿segura?

mercedes: sí, siéntate.

mira, están en el mismo estado

pero eso no quiere decir nada.

por favor, no te preocupes.

no te hace nada bien

para tu embarazo.

cinthia: estoy embarazada,

no estoy enferma.

mercedes: sí, pero ahora

tienes que pensar por dos.

por ti y por ese hijo

que estás esperando.

en cambio, yo--

yo sigo si poderme embarazar

y--y eso me tiene muy triste,

y--y también preocupada,

cinthia.

cinthia: ay, no,

no te preocupes, de verdad.

seguro, si dejas de angustiarte,

va a pasar.

rogelio: ¿ya sabes algo?

mercedes: [suspira]

don rogelio, no quiero discutir

pero me parece muy mal

que usted siga pensando

lo peor de mi hermano

cuando ya le demostró

muchas veces que va a cuidar

de su matrimonio y de su hijo.

rogelio: como bien dijiste,

no vamos a discutir.

¿qué supiste?

cinthia: [chista]

[suspira]

ana paula: me decía,

señor gómez, que cuando

el tomate llega a la empacadora,

tiene que ser lavado

y "sanitizado", ¿verdad?

gómez: así es, para asegurarnos

de que tenga la máxima calidad.

ana paula: muy bien.

gómez: por aquí, por favor.

ana paula: ah, gracias.

¿y aquí están haciendo

una inspección?

gómez: así es.

cinthia: así que, como ves,

no pasa nada.

mercedes: pero,

si todavía tiene dudas,

podemos hablarle a esteban

para que vea que no miento.

rogelio: no, no, así déjalo.

está bueno, está bueno.

fue una coincidencia.

fueron a lugares distintos, ¿no?

bueno, para que aprendas

a no desconfiar.

cinthia: [ríe]

claro,

porque efraín va con paula,

entonces, cualquier cosa

él me avisaría.

es más, le voy a marcar, ¿eh?

>> ingeniero durán, bienvenido.

gustavo: muchas gracias.

me da gusto que al fin

pude venir en persona.

>> a nosotros también.

cuando me platicó la idea

de la planta de tratamiento

de aguas,

me pareció una gran idea.

gustavo: bueno, llevaba tiempo

hablándolo con el señor montero.

y aprovechando que vine a ver

un asunto muy cerca,

quise aprovechar para conocer

las instalaciones.

>> pues pásele por acá.

tendremos una pequeña reunión

y después le muestro

las instalaciones, adelante,

por favor.

gustavo: gracias, y encantado.

maría: no quiso desayunar nada

porque paula no está aquí.

rogelio: a ver, márgaro,

¿por qué no quieres desayunar?

hijo, tienes que comer

para ponerte fuerte y grandote--

margarito: sí, sí, ya sé.

quieres que seas como tú,

fuerte y malo.

rogelio: no me digas eso.

ya te dije que tú eres mi hijo.

te quiero mucho.

margarito: no es cierto.

tú a mí no me quieres.

ni a mí ni a ana paula.

rogelio: ¿por qué lo dices?

¿cómo--cómo no voy a quererte?

si te quería aun cuando no sabía

que eras mi hijo.

imagínate ahora, hombre.

tú llevas mi sangre.

eres un montero.

margarito: pues, ¡no me importa!

ojalá no fuera un montero

y solo fuera hijo de ana paula.

ana paula: entonces,

aquí se muele el tomate

para hacerlo puré.

gómez: sí.

ana paula: y ahí es donde

se esteriliza el producto.

gómez: efectivamente.

ana paula: ¿y en dónde está

el mapa?

gómez: ah, es por aquí.

ana paula: ah, vamos.

maría: margarito,

¿cómo le dices eso a tu papá?

rogelio: maría,

déjanos solos, nana.

gracias.

a ver, hijo,

¿qué pasa en realidad?

¿qué tienes?

margarito: que yo creí

que eras bueno,

pero ahora ya sé que no.

rogelio: ¿qué quieres que haga

para demostrártelo?

margarito: pues,

que juegues conmigo.

que me leas cuentos, como antes.

como lo hace gustavo.

y eso que no es mi papá.

tú ya no me quieres.

además, tú corres a la gente

de los lugares.

¡y a ana paula la regañaste

porque nos regresamos!

seguro por eso se fue de viaje.

rogelio: mira,

son cosas de adultos, pero

ana paula se fue por trabajo.

margarito: ay, sí.

¡ni trabajo tiene!

porque tú hiciste

que ella no pudiera chambear

ni en la clínica,

ni en la fonda.

no te hagas.

¡eso es lo que más me enoja!

¿ves cómo sigues siendo malo?

efraín: y, entonces,

siempre se cosecha

en su mejor momento y se envasa

en "tetra pack" por eso mantiene

sus propiedades.

y así no necesita conservadores.

gustavo: y, además,

tienen envíos todos los días.

para que el producto

se mantenga fresco.

y esté siempre disponible

al consumidor.

>> efectivamente.

cinthia: sí, al fin

se aclaró todo.

pero no sabes cómo sufrí de

pensar que se habían ido juntos.

o que gustavo

la había ido a alcanzar allá.

vanesa: ay, pues estás mal,

cinthia. ya te dije

que no creo que gustavo

sea esa clase de hombre.

cinthia: ah, la verdad,

yo tengo dudas.

y dudo de todo, ¿eh?

y aparte, por más que le marco

al idiota de efraín,

no me contesta.

vanesa: pues...

¿a ver si no termina

por quitarte el capataz?

cinthia: bueno, cállate.

¿qué te pasa, eh?

te puede escuchar mi cuñadita.

¿no ves que anda por aquí

cuidándome?

vanesa: [ríe] perdón.

una broma

para aligerar las cosas, pero...

a ver, ya te dije

que no te preocupes.

pero sí creo que tienes

que aprender la lección.

cinthia: ay, ¿cuál lección?

vanesa: tú debiste ir

con tu marido a ese viaje.

él te lo ofreció varias veces,

y tú, por berrinchuda,

no quisiste.

cinthia: pues, sí.

pero también--

vanesa: no, no, no, no.

a ver, pero nada.

ahora que mi hermanita

regresó a la hacienda,

no puedes dejar solo a gustavo

ni un minuto.

así tengas que fingir

que te interesa

por las cosas de la hacienda,

o lo que tengas que hacer.

cinthia: pues, sí,

pero en verdad

me siento cansada.

me siento mal.

vanesa: ay, no, no, bueno.

si ahora estás así, imagínate

cuando te crezca la panza.

ahí sí ya no vas a poder

ir a ningún lado.

cinthia: es que estoy aterrada

con la idea

de que vaya a quedar gorda

o que--o que me vayan

a salir estrías.

¿crees que me salgan estrías?

vanesa: ay.

cinthia: vanesa, así,

gustavo no va a querer

estar conmigo nunca.

ana paula: fue muy interesante

para mí

ver cómo el puré de tomate

"del fuerte" mantiene

sus propiedades naturales,

señor gómez.

muchísimas gracias.

gómez: cuando quieran regresar,

aquí estamos para atenderlos.

salúdeme por favor

a don rogelio montero.

ana paula: claro que sí.

¿nos vamos, efraín?

efraín, ¿nos vamos?

efraín: sí, patrona,

nada más déjeme pasar al baño.

ana paula: sí.

>> con permiso, ingeniero.

ana paula: adelante, por favor.

gustavo: muchas gracias

por todo.

>> fue un placer. hasta luego.

gustavo: gracias, hasta luego.

>> nos vemos.

gustavo: ¿ana paula?

[música]

Cargando Playlist...