null: nullpx
Cargando Video...

Hijas de la Luna Capítulo 76

Univision5 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

...evisa presenta

[música]

darío: te amo

y me traicionaste.

estefanía: sí, porque solo

me interesaba mi venganza.

y no pensé en ti

ni en mi hermano.

y lo único que veía era mi odio,

mi ira en contra

de juana victoria,

y no podía detenerme.

darío: yo le di forma

al monstruo

en el que te convertiste.

te hice creer

que podías lograr

cualquier cosa.

estefanía: no, daddy,

la única culpable soy yo

y debo pagar las consecuencias

de mis errores.

darío: no.

no si puedo evitarlo.

estefanía: por favor, no.

>> primero debemos comprobar

que la señora estefanía iriarte

padece algún trastorno

psicológico, y así iniciar

un proceso especial

para enfermos mentales.

>> entonces,

podemos solicitar un amparo

para que su hija cumpla

con el tratamiento

dictado por el juez

en un hospital psiquiátrico

privado.

darío: entonces,

mi hija quedaría en libertad.

>> no precisamente, don darío.

como dice su abogado,

tiene que esperar

la resolución del amparo.

>> la señora estefanía

tiene atenuantes.

darío: por lo pronto,

agilice los trámites.

quiero a mi princesa

fuera de aquí lo antes posible.

>> sí, señor.

juan: ¿ya están listos todos?

¿ya? ¿sí?

bueno, y ahora sí,

con ustedes...

juana victoria oropeza

hace su aparición.

todos: [aplauden]

>> ¡bravo!

bárbara: yo te hacía

con tu piyama de rayas.

¿no te regalaron uno

allá en el spa donde estuviste?

inés: ay, siempre tan oportuna,

boxeadora.

bárbara: [ríe]

juan: hija, gracias al cielo

que estás de regreso.

leonora: bueno, ya,

no la acapares.

juan: bueno, ya, ya, ándale.

leonora: bienvenida de nuevo

a tu casa, mi reina.

victoria: ay, doña,

no sabe lo bien que me hacen

sus palabras.

ya sé que al principio,

pues yo no era santa

de su devoción, ¿verdad?

leonora: pues algo hay de eso.

victoria: sí tuvimos

nuestras diferencias,

pero pues, ¿sabe qué?

yo la quiero mucho.

leonora: ay, pues yo también.

pero no le digas a nadie.

ambas: [ríen]

soledad: ay, hermanita.

oye, yo tuve una visión

bien fea.

victoria: ay, no, ¿cómo?

no manches,

¿vas a empezar ahorita?

soledad: no te preocupes,

mi hija.

nomás se iba a cumplir

si te metían ahí a la cárcel,

pero no.

victoria: no más premoniciones.

gracias a ti estoy en casa

aquí sana y salva.

sebastián: cuando digo

que daría la vida por ti,

te lo juro que es verdad.

porque te amo.

victoria: yo más.

juan: bueno, ya abrazo de todos,

¿no? ya, ya.

victoria: ¡sí!

[bullicio]

>> señora iriarte,

dimos inicio a su proceso.

entonces, solo es necesario--

estefanía: sí, sí, lo que sea,

pero antes

necesito que me haga un favor.

>> ¿de qué se trata?

estefanía: lo que voy a pedirle

no le va a gustar a mi papá.

pero bueno,

si usted no lo acepta,

yo puedo contratar

a otro abogado.

>> usted dirá.

soledad: amores,

éntrenle que ya llegó la comida.

>> óyeme, teresita,

pero te luciste.

[murmullo]

>> ay, qué rico.

juan: no podía más, hija.

no sabes el dolor de espalda.

bueno, sebastián me vio así,

me pidió un taxi

y me regresó a la casa.

fue horrible

porque yo quería ayudarlo.

bueno, y pasó lo que pasó.

victoria: ¿qué fue lo que pasó?

juan: este...

no le digas que te conté.

estefanía le dio

un golpazo en la cabeza.

velo.

tu hermano es todo un héroe.

ay, mi corazón,

si te hubiera pasado algo

me muero, me muero, me muero.

victoria: no te preocupes, papá,

ya tranquilo.

mira, las cosas se pusieron

bien cañonas,

pero ya todo salió bien

gracias a ustedes.

juan: ay, no sabes.

bárbara: ¿qué no van a comer?

apúrenle

que yo tengo mucha hambre,

y si se acaba yo no respondo.

leonora: ¿quieres algo, viejo?

¿te sirvo?

juan: este, sí, corazón.

inés: está bien.

te extraño, chiquis, te amo.

soledad: ¡mi hija!

ay, mi hija,

hacen falta más papitas.

a la gente le gusta "gusguear".

bárbara: ¿qué pasó, monjita?

¿hablaste con tu chiquis?

soledad: ay, ¿qué te dijo?

inés: está en altamar

en un barco camaronero,

por eso no me había podido

comunicar con él.

bárbara: seguro el papá

lo mandó bien lejos.

se la baña el viejo, ¿eh?

inés: no, no fue don darío.

bárbara: ¿entonces?

inés: [suspira]

dice que se sentía tristísimo

suponiendo

que su hermana estaba muerta,

y pensó que pescando camarón

podría vivir su duelo

con más tranquilidad.

soledad: ah, jalas,

pero ¿le contaste

que la encontraron

vivita y coleando?

inés: sí, y también le platiqué

los pecadotes que cometió

en contra de juana victoria.

bárbara: ¿y qué te dijo el bato?

inés: no podía creerlo.

sentí que se confundió

más todavía.

hablaba de que su hermana

tiene serios problemas

y de que prefiere seguir

unos días más en el mar

asimilando todo.

victoria: [chifla]

ay, ¿a poco hay junta de juanas

sin mí?

soledad: pues, la juana inés

está bien bajoneada.

bárbara: extraña al mau.

pero, pues él anda de íntimo

con los camarones.

victoria: oye, y yo te extrañé

a ti un chorro, te adoro.

soledad: ah, no, hombre,

a mí no me dejan afuera, ¿eh?

bárbara: ¿y yo qué?

¿estoy pintada o qué?

soledad: no, tú no.

todas: [hablan a la vez]

todas: [ríen]

mundito: octavio nos dio asilo

cuando el huracán juana

nos destruyó nuestra casa.

todoelmundo: y luego él mismo

la reconstruyó.

octavio: es que yo tenía

que hacer algo

para desalojarlos de mi casa,

parientes.

adela: [ríe]

oye, pero gracias

por haberlos ayudado.

raymundo: espérate, pues.

oye, todoelmundo,

es que me encantó esa morra.

todoelmundo: ¿cuál, tú?

raymundo: ¿cómo que cuál?

pues, esa.

y ojalá que no me salga

con que tiene compromiso, ¿eh?

porque, pues ¿no te has fijado?

no, las guapetonas andan

así con los más babosos.

oye, ¿sabes quién es?

todoelmundo: ey, sí, pues fíjate

que es la mamá de mundito.

raymundo: ay [...]

no, pues ya te eché el carro

sin darme cuenta.

todoelmundo: ey.

pero, pues no te preocupes.

fíjate que mi historia con ella

se acabó, pero hace mucho.

y ahora es soltera.

y pues, si te gustó...

raymundo: ah, vio.

entonces, ¿no hay bronca?

a ver, dame chance.

hola.

mucho gusto.

adela: adela.

leonora: ¿quién era, hijo?

sebastián: del ministerio

público.

me dijeron que estefanía

necesita verme.

victoria: ay, no manches.

¿otra vez?

ay, es como esas películas

de espanto que nomás

no terminan de terminar.

juan: ¿y ahora qué quiere?

sebastián: no tengo idea, pa.

pero yo prometí ayudarla

si se entregaba

y nos cumplió, ¿no?

ahora regreso.

victoria: sebastián,

ponte a las vivas.

nomás de lejecitos con ella,

no le vaya a brotar el monstruo

de retache.

sebastián: sí.

juan: suerte, hijo.

estefanía: no sé qué pase

conmigo en el futuro,

pero quiero dejar

mis asuntos resueltos.

sebastián: ¿a qué asuntos

te refieres, estefanía?

estefanía: mi abogado

aquí presente

trajo el convenio de divorcio.

y el notario tiene un documento

que anula

nuestro contrato prenupcial.

después de firmar,

vas a quedar libre

de mí y de mi papá.

darío: no voy a permitir

que hagas semejante estupidez,

estefanía.

[música]

[tema musical]

mundito: y luego resultó

que el tesoro

eran los juguetes que el pirata

quería regalarle a su hijo

y que nunca pudo.

todos: ah...

margarita: pero, ¿y, entonces?

leonora: ¿qué pasó

con los juguetes?

mundito: subimos las fotos

a la red y nos apareció

un tataratataranieto de chuitaf.

juan: ¿y qué pasó?

mundito: y nos ofreció

muchisísimo dinero por ellos.

xavier: qué historia, ¿eh?

¡guau!

victoria: no,

pues qué buena onda.

teresa: con fantasmas y todo,

¿verdad?

juan: ¿y qué vas a hacer

con ese dinero, mundito?

mundito: le voy a comprar

una casa a mi mami.

juan: ay, bravo, bravo.

mundito: y lo más increíble

es que ahora tengo dos mamás.

juan: ¡bravo!

¡salud por mundito!

darío: si anulas

el contrato prenupcial,

el imbécil de sebastián

se va a quedar

con un millón de dólares

que no le pertenecen.

estefanía: es el precio

que vamos a pagar

después de haberlo obligado

a casarse conmigo.

darío: ese infeliz debería de--

estefanía: no voy a discutir,

daddy.

darío: ¿todo lo que hice por ti

fue para nada?

estefanía: fue para aprender

que el amor no puede comprarse

ni forzarse.

háganlos pasar, por favor.

por favor,

díganle al señor oropeza

dónde tiene que firmar.

raymundo: ¡ey, ey, ey!

juan: ¿qué pasó?

raymundo: pues nomás

escuchen esto.

victoria: a ver, dinos.

bárbara: ay, ¿ahora qué mosca

te picó, bato? ¿te quieres lucir

con la pelada esta o qué, bato?

raymundo: ¿qué pasó?

pero no lo van a creer.

acabo de colgar

con el representante de--

nada más ni nada menos de--

¿adivinen de quién?

juan: ¿de quién?

raymundo: no, pues adivinen.

juan: ¿de quién?

raymundo: de la barbie juárez.

¿qué hubo?

juan: ¿y?

bárbara: ¿y qué fue?

¿se animó por el "gift"

que le mandamos?

raymundo: no, ¿cómo crees,

barbarela?

si aceptó pelear contigo.

bárbara: no me estés

echando carro, bato, ¿eh?

que te pongo los cachetes rojos

e hinchados como manzanas.

raymundo: no, si no es carrila.

la verdad la barbie

quiere pelear contigo

aquí en mazatlán.

bárbara: entonces--entonces--

entonces--

soledad: ay, se trabó.

fernando: ¿quiere pelear contigo

la campeona mundial gallo?

victoria: ¿cómo?

fernando: ¿sí?

raymundo: pues la bronca,

barbarela,

es que no me va a dar tiempo

de marcarte una estrategia.

bárbara: ¿y qué le dijiste?

¿qué le dijiste?

raymundo: pues que lo iba

a consultar con--

bárbara: ¡consultar nada,

te la bañas!

¡háblale y dile que sí!

¡es mi sueño! ¡es mi sueño!

victoria: ¿cómo va a ser

tu sueño?

raymundo: pues, ya está.

todos: [celebran]

[música]

sebastián: hoy mismo

el abogado va a ingresar

el convenio de divorcio

al juzgado.

y el notario ya anuló

el contrato prenupcial.

leonora: ay, bendito sea dios,

mi hijito.

juan: ¡bravo!

victoria: [grita]

no manches, qué buena onda,

hermano.

juan: bueno, a ver, entonces,

hijo, ¿ya no tienes compromiso

con estefanía?

sebastián: no.

con ella no, pero sí con darío.

necesito pagarle

su millón de dólares

más intereses, claro.

xavier: es muy noble

de tu parte, pero--

sebastián: no, no se trata

de nobleza, tío, es lo correcto.

leonora: ay, no, mi hijito,

pero ¿cómo vas a reunir

esa cantidad?

son casi 20 millones de pesos.

es que yo lo crié.

sebastián: desde hace días

le estoy dando vueltas

a una idea.

quiero conseguir

socios capitalistas.

xavier: ¿cómo?

sebastián: sí, uno o más socios

que aporten capital

comprando acciones

del media luna.

claro, nosotros mantendríamos

todo el control con,

por lo menos, el 51 por ciento

de las acciones.

xavier: es buena idea,

sebastián, pero--

aunque no va a ser fácil

conseguir inversionistas

para un hotel que ha estado

fuera de circulación por meses.

victoria: ay, ay,

perdón por meter mi cucharota

así en este caldo, ¿verdad?

pero, pues con esto

de la prepa en línea,

yo ya sé unas cositas

de administración.

juan: ¿a ver? te escuchamos.

victoria: [carraspea]

bueno, se va a necesitar

una buena lanita

para contratar el personal,

para tener que operar el hotel,

para la publicidad,

y pues así, así. ¿no?

sebastián: estoy totalmente

de acuerdo contigo.

y por eso voy a empezar

a buscar inversionistas, ya.

victoria: pues, hermano,

yo te echo la mano, ¿eh?

con pipa y guante,

y hasta mira, "parlando" inglés.

juan: estoy muy,

muy orgulloso de ustedes.

bravo por ustedes, venga.

todos: [aplauden]

darío: exijo que me permitan

llevarme a mi hija

a una clínica especializada

en suiza.

>> usted no está en posición

de exigir.

y desde ahora le digo

que el juez

jamás va a aceptarlo.

darío: a eso ya lo veremos.

>> insisto. la señora estefanía

va a quedar bajo la custodia

de la procuraduría estatal.

y seguramente la van a internar

en el hospital psiquiátrico

de culiacán.

juan: brindo por la etapa

que vive

la nueva familia oropeza.

brindo por mi matrimonio,

por el amor que nos tenemos

mi gordita y yo.

brindo porque leonora al fin,

al fin aceptó a mis hijas.

leonora: ay, no, tampoco,

tampoco, ¿eh?

todavía tengo un pollito

que comerme con la salvaje

por eso del zorrino.

[ríe]

todos: [ríen]

leonora: es mi nariz

y no la quiero de boxeadora.

juan: brindo por las juanas.

por mis hijas queridas.

y porque juana bárbara al fin--

al fin alcanzó su sueño.

y vas a pelear

con la mismísima barbie juárez.

leonora: ay, no,

¿por qué la animas?

juan: y por ti,

por mi querido hijo.

mi orgullo, sebastián.

salud.

¡salud a todos!

leonora: salud.

octavio: bueno,

pues yo aprovecho el brindis y--

soledad: ¿qué te traes?

octavio: pues porque siempre

cargo esto, pues para ver

cuando se presenta el asunto,

¿no?

a ver, ahora es cuando.

leonora: ¿qué va a hacer?

no le vaya a salir con un--

octavio: mi sol,

mi luna y mis estrellas,

¿te quieres casar conmigo?

leonora: ay, cosita.

octavio: ¿me concede la mano

de su hija, don juan?

juan: sí, claro.

todos: [ríen]

octavio: bueno, pues...

juan: ¡bravo!

todos: [celebran]

leonora: pero es buena gente.

xavier: bueno, y yo--

¿yo a quién le pido tu mano,

margarita?

leonora: ¡cristo bendito!

margarita: ¿mi mano?

bárbara: ¿qué?

te la bañas, tío xavier.

pues, ¿cómo que a quién?

a mí.

xavier: está bien, está bien,

tranquila.

salud.

leonora: salud.

darío: no hagas caso

de lo que te digan.

voy a hablar

con el licenciado armendáriz,

lo que sea necesario.

pero voy a llevarte

a la mejor clínica de suiza.

estefanía: no, papá,

no hagas nada.

darío: pero yo voy a mover

todo lo que tenga--

estefanía: ya no quiero

que intervengas en mi vida.

yo sé que lo has hecho por amor,

pero--pero ahora necesito

que me dejes sola.

darío: princesa...

princesa, yo solamente estoy--

estefanía: solo así--

solo así voy a crecer,

a madurar, a ser mejor persona.

no me visites y no me hables

al lugar donde van a mandarme.

no quiero--no quiero

ningún contacto contigo.

ninguno.

[solloza]

[celular]

leonora: hola, darío,

¿qué se te ofrece?

darío: a mí, nada.

se trata de algo que más bien

es de tu interés.

¿estás enterada de que sebastián

y juana victoria

saben desde hace mucho tiempo

que no son medios hermanos?

leonora: [jadea]

[música]

victoria: me cae

que me hubiera latido bien cañón

celebrar también

nuestro compromiso.

¿te imaginas que--

que estuviéramos planeando

nuestra boda?

darío: ¿leonora? ¿bueno?

¿leonora?

>> con la noticia que le soltó,

a ver si a doña leonora

no le dio un ataque o algo, ¿eh?

darío: es muy probable.

>> no, pero ¿qué pasó al final

con su hija?

darío: van a mandarla

a un hospital psiquiátrico

en culiacán.

dijo que--

que ya no quiere verme.

>> no entiendo.

¿por qué?

darío: según ella,

necesita crecer,

madurar lejos de mí.

la perdí, y para siempre.

y fue por culpa de sebastián

y juana victoria.

los oropeza son responsables

de lo que le pasó a mi princesa,

y por eso van a pagar.

>> oiga, pero ¿por qué

empezó a cobrárselo

con doña leonora?

darío: primero, por despecho.

la amé durante años.

me rechazó.

prefirió al perdedor

de su marido.

además, lo que le pase a leonora

les afecta directamente

a juan y a sebastián.

>> no, eso sí.

darío: esto es solo

el principio.

ahora mi único objetivo

en la vida es hacer pedazos

a esa familia.

[vidrios rotos]

juan: ¡gordita!

gordita, ¿qué tienes?

¡mi amor!

mi amor, ¿qué tienes?

victoria: estamos casi

como al principio, ¿verdad?

sebastián: sí.

cargando con nuestro amor

prohibido.

victoria: es que el amor nunca

debería de estar prohibido.

sebastián: tienes toda la razón,

pero el nuestro lo está.

victoria: con todo

y todo lo que ha pasado,

en el fondo de mi corazón,

nomás no me hago la idea

de perderte.

sebastián: igual por eso

hemos sufrido tanto.

porque hemos mantenido

la esperanza de estar juntos

a la vista del mundo entero.

victoria: hay--

hay una partecita de mí

que de veras cree

que podemos ser felices.

así, una vocecita, una ilusión.

sebastián: y, pues,

yo creo que gracias a eso

es que hemos resistido el dolor.

victoria: ¿te fijas?

el amor provoca

un chorro de dolor.

pero, pues también lo quita.

[celular]

ay, le dicen el oportuno.

sebastián: mi papá.

¿bueno?

soledad: ni creas

que a punta de besos

me contentas.

aparte, ahora sí

me hiciste desatinar.

octavio: me dejé llevar

por la emoción, mi sol,

mi luna y mis estrellas.

soledad: ey, me di cuenta,

jericalla.

a ti el romanticismo

no se te da.

nomás no me gusta que trajeras

el anillo de tu mamá

todo el tiempo

por si se te antojaba pedirme

que me casara contigo.

octavio: pues, sí.

desde hace mucho se me antoja

despertar todos los días

junto a ti.

sonreír, llorar,

reírme junto a ti, pues.

soledad: pues sí, pero la cosa--

octavio: y esperar

a ver a qué hora

me da el superitaco

por una de tus visiones.

esas que siempre nos cambian

la vida.

soledad: ah, ahora resulta

que te molestan mis visiones.

octavio: me encantan, sol.

me encantas toda tú.

desde el copete

hasta el dedo chiquito del pie.

me gusta tu sonrisa,

tu acento de guanatos,

tu piel.

soledad: me quieres encandilar,

¿verdad?

ya, sí, te está funcionando.

casi me contentas, ¿eh?

síguele, síguele, mi hijo.

octavio: me gustan

tus vellitos de los brazos,

tu cintura...

soledad: ay, calla.

octavio: la forma

en la que me besas

y que ves el mundo,

como le haces

para ser tan positiva,

tan linda, tan--tan--

soledad: ya, ya, tan tan.

me atrapaste desde aquello

de despertar todos los días

junto a mí.

mundito: ¿y cómo quieres

que sea tu casa, mami?

adela: bueno,

quiero que sea chiquita

y cómoda,

pero lo más importante,

es que esté cerca de aquí

para poder guacharte

todos los días.

todoelmundo: es perfecto--

ambos: exacto y correcto.

[ríen]

raymundo: mira, juana bárbara,

ya sabes cómo ataca.

ella siempre espera

y no se aloca y es paciente.

y cuando ve la oportunidad,

entra con todo.

bárbara: combinación izquierda,

derecha, izquierda, derecha.

sí, ya.

raymundo: pero mira,

checa bien y mira,

ve cómo te bajo los golpes.

parece que los engaño,

pero cada uno

te quita la energía.

bárbara: sí, eso seguro.

raymundo: pues lo importante

es que--es que no ataques

como acostumbras.

acuérdate que es la campeona.

tienes que estar bien aguzada,

ya sabes.

bárbara: yo siempre

estoy aguzada.

raymundo: mídela.

mide, te estoy diciendo

que la midas.

mide el golpe,

piensa más lo que va a hacer.

bárbara: ¿me estás diciendo

que estoy una atrabancada, bato?

fernando: ¿a poco no lo sabías?

serías la única.

bárbara: tus golpes bajos

no me entran, ¿eh?

traigo bien puesta

la bola de la felicidad.

llegó mi oportunidad

y el pasito que me faltaba

para entrar al box profesional.

fernando: esta pelea

te va a dar a conocer

en todo el mundo.

adela: bueno, ¿tienen hambre?

¿quiere algo?

¿preparo un "snack" o algo?

raymundo: oye, adelita,

¿no quieres que te ayude?

adela: claro, ray,

no podría esperar menos de ti.

bárbara: achis, achis.

¿viste lo que yo vi, pintorcito?

fernando: ajá.

[celular]

bárbara: ah, es mi carnala

juana victoria.

¿eh?

inés: claro que me llegaron

tus flores.

pero ¿cómo le hiciste, chiqui?

¿no estás en altamar?

[mauricio] aquí los compañeros

me prestan un teléfono satelital

y hablé a la florería.

te extraño,

pero no puedo regresar

hasta que acabemos.

inés: deja te cuento.

frente a todos,

octavio le pidió matrimonio

a juana soledad.

y mi tío xavier a margarita.

mauricio: pues les gané,

porque tú y yo nos comprometimos

desde hace mucho tiempo.

inés: [chista]

mauricio: quiero que nos casemos

en cuanto regrese.

te amo--[interferencia]

inés: ¿bueno?

¿bueno?

se cortó.

teresa: ¡juan inés! juana inés.

inés: pero ¿qué pasa, tere?

teresa: ¿qué no oíste

el revuelo que hubo?

inés: ¿cuál?

teresa: es que se llevaron

a doña leonora al hospital.

[pitido]

juan: no entiendo.

mi gordita estaba bien.

le había preparado

una noche especial con--

con su vinito, con sus flores.

y de repente, no sé.

sebastián: pues a lo mejor

hasta ahora resintió

lo que pasó con estefanía.

a veces el cuerpo

te cobra factura después.

victoria: ay, doctor, doctor,

¿qué pasó?

¿cómo está doña leonora?

doctor: sufrió un infarto.

soledad: áfalas.

inés: ay, virgencita,

cuídame mucho a doña leonora.

bárbara: pero ¿está bien

la doña?

doctor: le vamos a realizar

un cateterismo

para determinar su estado

y saber si necesitamos

hacer un "stent".

destapar las coronarias.

[música]

[música]

juan: no, corazón,

yo me quedo a cuidarte, ¿sí?

leonora: no, no.

es la pelea de juana salvaje,

no voy a permitir

que te la pierdas.

es muy importante para ella,

tienes que apoyarla.

juan: sí, pero ya

no te me alteres, ¿sí?

leonora: estoy bien.

es más,

¿por qué el doctor merino

no me puso el "stent"

desde el principio?

juan: bueno, mi amor,

tampoco son enchiladas.

como sea,

implica un cateterismo, ¿sí?

leonora: el caso es que ahora,

gracias a este tubito,

mi sangre fluye perfectamente

y nunca más

me va a dar otro infarto.

juan: yo igual me quedo

a acompañarte, ¿sí?

leonora: no, mi vida,

te estoy diciendo que--

¡teresa!

teresa se queda conmigo.

¿verdad, amiga?

tú me vas a cuidar

en lo que mi viejo

va a la pelea, ¿verdad?

teresa: [ríe]

es que yo también--

leonora: ¿ves?

tere me acompaña.

ándale, vete

para que apoyes a tu hija.

[llamada de skype]

victoria: [resuella]

sebastián: aceptó, es él.

victoria: ¡vientos huracanados!

no, no, no, nada de huracanes.

cancelado transmutado.

sebastián: hola, jerome.

jerome: ¡sebastián!

hola, victoria, ¿qué tal?

victoria: ¿cómo estás, jerome?

tanto tiempo sin verte.

sebastián: me costó trabajo

localizarte.

la última vez que nos vimos

desapareciste misteriosamente

y ya no contestaste más.

jerome: sí, lo siento.

sebastián: espero

no te moleste mi llamada,

pero necesito tu ayuda.

jerome: dime en qué

puedo servirte.

sebastián: busco inversionistas

para el hotel media luna

que financien el reinicio

de sus operaciones.

jerome: entiendo.

sebastián: pensé

que podías conectarme con algún

empresario europeo interesado.

claro, mi papá mantendría

el control de la empresa

con el 51 por ciento

de las acciones.

victoria: no, aparte

sebastián ya preparó

una presentación a todo dar

para los posibles

inversionistas.

sebastián: según

mis proyecciones,

obtendrían dividendos

muy pronto.

antes del tercer cuatrimestre.

te mando el "link"

y accedes a la presentación.

¿te parece?

jerome: claro, sebastián,

mándamelo

y yo me muevo de inmediato.

bárbara: en lugar

de estiramientos,

debería darle a alguien o algo.

a ver, pintorcito, acércate.

fernando: no, hombre,

acá estoy bien.

además, si me pegas, te beso

y no quiero distraerte.

raymundo: a ver, barbela, ya.

es el día de la pelea,

así que concéntrate.

bárbara: ya me anda

por subirme al ring.

fernando: no quiero

ponerte más nerviosa,

pero ya se agotaron

las localidades, ¿eh?

bárbara: pues, claro.

todos quieren ver

a la famosa barbie oropeza.

>> tú vas a pelear

con la barbie juárez, ¿verdad?

bárbara: sí.

¿quieren un autógrafo

o una foto conmigo?

>> no, solo queríamos verte

antes de que te dejen

toda desfigurada.

lástima porque estás bonita,

¿eh?

[ríe]

bárbara: ¡desfigurada

la vieja de tu casa!

se la bañan.

raymundo: bueno, ya, estira.

sigue estirando.

no, ahora de frente.

bárbara: ¿será

que la barbie juárez

me va a tumbar

en el primer "round"

como dicen en los periódicos?

[murmullo]

juan: hijo, muchas felicidades.

estoy muy, muy orgulloso de ti.

sebastián: bueno, bueno,

todavía no hay que cantar

victoria.

victoria: no, sí--

♪ la la la la la la la ♪

ah, ya, de verdad.

no es que sea mi manito,

pero su presentación,

aquí entre nos,

le quedó a todo dar.

a ver si chicle y pega.

sebastián: bueno, pues ojalá

los inversionistas acepten

participar en el lanzamiento

del media luna.

xavier: vas a ver que sí.

juan: vamos a sentarnos.

victoria: ♪ la la la ♪

ay, vamos a ver a juana bárbara

ganar.

presentador: mariana

"la barbie" juárez.

público: [ovaciona]

juana "la barbie" oropeza.

público: [vitorea]

>> aquí estamos listos

para la ceremonia de pesaje

en este reto extraordinario

de juana "la barbie" oropeza

para retar a la barbie

mariana juárez, la campeona,

en esta ceremonia de pesaje

antes de le pelea.

aquí con mucha emoción

desde la arena mazatlán.

>> mariana "la barbie" juárez:

53 kilos, 500 gramos.

público: [aplaude]

mariana: ni creas

que será una pelea fácil.

>> juana "la barbie" oropeza:

53 kilos, 400 gramos.

público: [aplaude]

eduardo: eduardo jiménez

de "despertar del pacífico".

están corriendo las apuestas--

bárbara: sí, ya sé, bato.

todo deben de estar a su favor.

pero yo estoy bien agradecida,

porque ahorita en este ring

tengo la oportunidad de mi vida.

eduardo: pero no se trata

de quién va a ganar,

sino en qué segundo

del primer round vas a caer.

bárbara: se la bañan.

le he seguido el ejemplo

a la campeona,

entrené bien duro,

me alimenté bien.

disciplina, mucha disciplina.

mariana: muy bien, muy contenta.

ya supermotivada para salir

con la mano en alto.

hicimos un excelente trabajo

en el gimnasio,

y yo creo que salimos

con la mano en alto.

>> a ver, regálenme una foto

todos, por favor, aquí.

[barullo]

[televisión] las dos van

en busca de la victoria

en un combate que es inusual

para el boxeo.

el reto que fue aceptado

por la barbie juárez--

teresa: ya va a empezar,

doña leonora.

[televisión] y la regiomontana,

la barbie oropeza,

que busca la victoria esta noche

aquí en mazatlán.

y listos ya para esta gran pelea

aquí en la arena mazatlán.

réferi: bien, peleadoras,

ya saben las reglas.

>> las indicaciones del réferi

josé guadalupe garcía.

réferi: en la nuca

y en la espalda.

quiero que hagan

una buena pelea,

sobre todo, limpia.

protéjanse en todo momento.

suerte y que gane la mejor.

>> pues aquí estamos listos ya

para esta gran pelea

en la arena mazatlán.

juana "la barbie" oropeza

y el reto

a la tricampeona mundial

mariana "la barbie" juárez.

va a sonar la campana.

[campana]

aquí está,

ya inicia el primer episodio.

la pelea más importante

aquí en la arena mazatlán.

aquí está iniciando--

[timbre]

teresa: no, no,

pero qué inoportuno.

[televisión] mucha gente asegura

que mariana "la barbie" juárez

va a terminar muy rápido--

teresa: la señora

está indispuesta.

darío: buenas noches, leo.

solo vine a ver cómo estás.

leonora: ah, sí.

déjame con darío, amiga.

>> la barbie juárez

tratando de aprovechar

su mejor técnica,

la estatura y el alcance

con el jab de izquierda.

pero ahí está el ímpetu

de esta neolonesa

"la barbie" oropeza,

que pesó 53 kilos, 400 gramos,

y que está tratando

de mantener la iniciativa

a base de un ataque lateral,

sobre todo

con la izquierda en avanzada.

y ahí la derecha de la barbie

y la pone contra la soga.

la cuenta de pie

de parte del réferi

josé guadalupe garcía--

darío: ¿por qué te sorprende

que estefanía me haya contado

en su momento que sebastián

no es hijo de juan?

leonora: ¿tú--tú estás seguro

de que mi hijo

y juana victoria lo saben?

darío: ¿por qué crees

que estefanía odiaba tanto

a juana victoria?

leonora: pero, y entonces,

¿por qué

ellos no me dijeron nada?

¿por qué

no le dijeron nada a juan?

darío: para protegerte.

sobre todo a juan.

pensaron que se moriría

si supiera que,

no solo lo engañaste,

sino que le has mentido

por 23 años haciéndole creer

que sebastián es su hijo.

leonora: y juan

no debe saberlo nunca.

darío: estoy seguro de que ellos

no van a revelar tu secreto.

yo tampoco.

a cambio de...

algo muy especial.

leonora: ¿y qué quieres de mí?

darío: de ahora en adelante,

queridísima leo...

vas a cumplir todos mis deseos.

[música]

[m

Cargando Playlist...