null: nullpx
Cargando Video...

Hijas de la Luna Capítulo 75

Univision4 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

juan: soy un inútil.

no sirvo para nada ya.

[gime]

debí aguantarme el dolor

y salir con sebastián.

teresa: a ver, a ver.

con cuidadito,

porque un movimiento en falso

y se me queda aquí

como las estatuas de marfil.

yo ahorita lo acomodo.

a ver.

a ver, a ver, tranquilo.

tranquilo, le acomodo

las almohaditas.

además, no es ningún inútil.

a ver.

que no acompañó a sebastián

hasta la conchinchina

buscando a la loca.

juan: sí, pero ahorita

estoy en una cama

incapaz de hacer cualquier cosa.

teresa: pues sí.

no le queda otra

más que descansar.

juan: no puedo.

estoy muerto de la angustia.

teresa: oiga, ¿no quiere

que le dé una sobadita?

ay, no.

no, no, ya lo pensé bien.

es que si nos ve doña leo

va a pegar el grito en el cielo.

y el horno no está para bollos,

¿verdad?

ay, no.

juan: no sé, teresa.

tengo un mal presentimiento.

solo espero que no le pase nada

a sebastián.

no me lo perdonaría nunca.

estefanía: supongo que te duele

la cabeza.

sebastián: sabía que estabas

viva.

estefanía: ¿cómo me descubriste?

sebastián: por el catéter

del excusado y la novela

donde la esposa

simula su asesinato.

estefanía: eso siempre

me gustó de ti.

tu inteligencia.

si me hubieras querido,

jamás se me habría ocurrido

culpar a juana victoria

de mi asesinato.

sebastián: ahorita ya todos

saben que estás viva,

así que no tiene caso

que sigas con esto.

estefanía: la gente

que se siente acorralada

toma las peores decisiones.

podría matarte pensando

que si no eres mío,

no vas a ser de nadie más.

sebastián: no.

no, no, no.

no vas a hacerlo.

estefanía: ah, ¿no?

sebastián: porque yo sé

que no eres capaz, estefanía.

estefanía, todavía puedes salir

bien librada de esto.

no has lastimado a nadie.

estefanía: pero soy capaz

de atentar contra mí

y tú sabes que sí.

aunque primero

tendría que ver a juana victoria

pudriéndose en la cárcel.

sebastián: estefanía, piénsalo.

tu papá.

tu papá puede ayudarte.

yo también voy a estar contigo

a cada paso, ¿sí?

estefanía: o sea, ¿quieres?

¿quieres que me entregue

a las autoridades

para que la traidora

salga libre?

sebastián: estefanía,

tu plan ya se descubrió.

no solamente tienes que matarme

a mí, sino también

a los del hotel.

van a confesar que diste dinero

para que te ocultaran.

apelo a tu conciencia.

busca dentro de ti misma

a la otra estefanía,

a la de antes,

la que tenía un buen corazón,

la que ayudaba--

estefanía: esa ya no existe.

ya no existe, se murió.

se murió al mismo tiempo

que tu amor por mí.

juana victoria y tú

son los culpables.

sebastián: no, no.

todo lo que has hecho

es solamente tu responsabilidad

y por tu bien y el de todos

es hora de que ya lo asumas.

secuaz: ya le pagué la mitad

a la reclusa que va...

a hacer el trabajo.

darío: no seas cobarde.

las cosas

por su nombre.

que va a matar a juana victoria

en cuanto entre a la cárcel.

dile que me mande su foto

ya muerta.

quiero verla todo el tiempo,

disfrutarla.

secuaz: aunque estoy confundido,

señor.

antes usted me dijo

que su hija estaba viva.

darío: [ríe]

es solo una teoría

del imbécil de sebastián.

secuaz: pero si es cierto,

deberíamos de cancelar

la orden de matar

a juana victoria.

darío: de ninguna manera.

a esa de todas maneras

la quiero bajo tierra.

ella tiene la culpa

de lo que le ha pasado

a mi princesa.

ahora ya deja de decir

estupideces.

no he dormido

desde que ella desapareció.

sebastián: estefanía.

estefanía, ¿qué haces?

suéltame, ¿qué haces?

estefanía: ya encontré

lo que buscaba.

me voy.

y la buena noticia

es que nunca vas a volver

a verme.

y la mala es que tu amada

va a acabar tras las rejas.

sebastián: estefanía.

estefanía, piénsalo.

estefanía: cállate.

sebastián: estefanía,

te van a encontrar.

estefanía: cállate.

necesito borrar mis huellas.

así cuando le cuentes

a la policía que me viste,

no te van a creer.

y lo mismo va a pasar

con los del hotel.

dirán misa,

pero no pueden comprobar

que escondieron

a estefanía iriarte.

sebastián: estefanía, estefanía.

y...

¿no has pensado en tu papá?

porque yo sé

que lo quieres mucho.

estefanía: es el único

que me quiere y me apoya.

sebastián: y ¿qué sientes

por tu hermano, por mau?

es que parece

que no te importan.

te dedicaste a jugar

el papel de víctima

y por eso justificas

tus acciones,

pero no te das cuenta

de lo que están sufriendo

tu papá y tu hermano

pensando que estás muerta.

estefanía: no pienso seguirte

escuchando.

sebastián: estefanía, yo--

estefanía, yo he visto a tu papá

y ¿sabes qué?

desde que desapareciste

perdió las ganas de vivir.

eras todo para él.

y si ya no estás,

nada le importa, estefanía.

estefi, estefi, mírame.

mírame.

se está dejando morir.

sí, se está dejando morir

y todo porque no puede--

estefanía: ¡cállate!

¡que te calles!

¡que te calles, te digo!

sebastián: [gime]

[gime]

¡estefanía!

piénsalo.

por tu papá.

[gime]

¡estefanía!

abogado: buenas tardes,

juana victoria.

victoria: por fa, ¿ya viene

con la noticia

de que ya encontraron

a estefanía viva?

abogado: lo siento,

pero no sé nada al respecto.

victoria: qué mensa.

yo nomás me ilusiono en balde.

y ¿qué se le ofrece?

¿para qué me mandó a llamar?

abogado: me temo

que son malas noticias.

¿se acuerda de que le hablé

de la ampliación del plazo

para determinar

su situación jurídica?

victoria: sí.

no, ya la veo venir.

que dice mi mamá

que siempre no.

abogado: el abogado

de darío iriarte

metió otro recurso y--

victoria: ya, ya, con eso

está más claro que el agua.

y...

y ¿cuándo me van a meter

al bote?

abogado: no lo determinan

todavía, pero va a ser pronto.

sebastián: ¡ayuda!

¡aquí!

¿hay alguien ahí?

¡ayuda!

mamá.

leonora: ay, hijo.

¿estás bien?

inés: ay, dios mío, mira nada

más cómo te dejó esa loca.

a ver.

soledad: trae sangre

en la cabeza.

leonora: ¿cómo que trae sangre

en la cabeza?

inés: válgame cielo,

te sacaste sangre

con los cordeles.

sebastián: ma, ma, estoy bien.

leonora: dios mío, no sabes

la angurria que he tenido.

soledad: mira nada más.

sebastián: ma, ma, tranquila.

respira.

tu corazón, ¿sí?

leonora: pero esto te lo hizo

estefanía, ¿no?

sebastián: sí.

soledad: ¿dónde está esa loca?

sebastián: se escapó.

bárbara: qué la fregada.

¿cómo no llegamos antes

para noquearme

a la chisqueada esa?

sebastián: un celular.

tengo que hablar con carla.

un celular, un celular.

[gime]

todoelmundo: ¿qué tal

si nos lanzamos a la dolorosa

y te chas uno de tus fabulosos

shows de magia, eh?

mundito: extraño a mi mamá.

¿por qué se fue otra vez,

sensei?

[llaman a la puerta]

mundito: ¡mamá!

adela: me iba a subir al "bus"

cuando me di cuenta

de que no puedo vivir

sin mi mundito.

[solloza]

te amo, chaparro.

mundito: yo a ti, mamá.

sebastián: a lo mejor va a decir

que yo mismo me amarré

las manos.

carla: evite los sarcasmos,

¿quiere?

aquí falta el trozo de tela

que encontramos en la casa

de estefanía iriarte.

sebastián: ¿ahora sí me cree,

carla?

carla: cuando comparemos

las huellas digitales

de este lugar

con las que tenemos de ella.

a ver si puedo tomar en cuenta

su teoría.

sebastián: juana victoria

no es una asesina.

felicia: el señor está

descansando, no puede entrar.

sebastián: perdón, felicia.

tengo que hablar con él.

darío.

darío.

darío: ¿qué, qué pasa?

sebastián: pase, por favor.

pase.

te traje a este señor para que--

darío: ¿a mí qué rayos

me importa?

déjame.

déjame dormir, déjame.

déjame morir.

sebastián: darío.

darío, estefanía está viva.

él la vio, también yo.

darío: no me tomes el pelo,

imbécil.

lárgate.

lárguense los dos.

sebastián: darío.

darío, te estoy diciendo

la verdad.

darío: juana victoria,

tu amadísima,

llegando al reclusorio

se va a morir.

[música]

sebastián: señor agente--te: ent

la hora de visita ya terminó.

no puedo dejarlo pasar

a los separos.

sebastián: es muy importante

que hable con juana victoria.

agente: lo siento.

sebastián: y ¿si le escribo

un recado y se lo lleva?

agente: imposible.

vaya a su casa.

descanse y regrese

a las ocho de la mañana.

victoria: [llora]

octavio: esa muchacha

es el demonio en persona.

soledad: pero lo bueno

es que ya está comprobadísimo

que estefanía está viva

y que juana victoria

no es ninguna asesina.

octavio: no, hombre, mi sol,

mi luna y mis estrellas.

la verdad es que--

soledad: [gime]

[jadea]

octavio: ¿qué pasó, qué viste?

soledad: ocupo evitar

a como dé lugar que manden

a mi hermana al reclusorio.

todoelmundo: y ¿qué piensas

hacer con los juguetes, pupilo?

mundito: quiero venderlos,

sensei.

adela: y ¿por qué, mundito?

mundito: para comprarte

una casa, mami.

adela: mi amor.

mundito: pero no sé

si me den mucho dinero

por ellos porque están viejitos.

todoelmundo: pues en una de esas

porque son antigüedades,

pues te darían más.

aunque ignoro, desconozco

y no sé cuánto puedan valer.

adela: pero ¿en dónde piensas

venderlos?

todoelmundo: yo sé dónde.

a ver, pupilo,

toma fotos de todos

y cada uno de los juguetes.

mundito: sí, sensei.

bárbara: ah, todoelmundo.

te necesito para un jale,

pero a la de ya.

soledad: lo vi.

si meten a juana victoria

a la cárcel, la van a matar.

teresa: tenemos que hacer algo

para impedirlo.

leonora: bueno, esas visiones

pueden ser--

inés: a ver, usted de verdad

no sabe, doña leonora,

pero todas las visiones de sol

se cumplen.

juan: dios mío.

no, no, no.

sebastián: darío me advirtió.

estaba borracho,

pero me lo advirtió.

octavio: no la muelas, pariente.

leonora: y ¿qué te dijo?

sebastián: "llegando

al reclusorio se va a morir".

leonora: desgraciado.

octavio: no, no, no.

fernando: me consta que la venta

por internet funciona.

así vendí mis cuadros.

mundito: pero no aparece

ningún cliente.

todoelmundo: no, bueno,

serenidad y paciencia,

mi querido pupilo.

mira, ya subimos

las fotos de tus juguetes

a un sitio de subasta

de internet y ahora,

pues, solo hay que darle tiempo.

bárbara: y en lo que aparece

marchante, ¿no podrás darle

al jale de armar un gif

para la barbie juárez?

todoelmundo: ¡ey, mira!

tú no te preocupes,

que vamos a hacer ese gif

en un dos por tres.

[celular]

darío: [carraspea]

¿qué diablos quieres, juan?

todos: [hablan a la vez]

juan: a ver, déjenlo hablar.

agente: lo siento.

lo siento, no pueden ver

a la señorita juana victoria.

se están finiquitando

los trámites para trasladarla

al reclusorio.

todos: ¡qué!

sebastián: no la pueden

trasladar a ningún reclusorio.

todos: [hablan a la vez]

victoria: no lo puedo creer.

estefanía: perdóname,

juana victoria.

por lo que más quieras

perdóname.

hice cosas

que si las pienso me horrorizo.

acordándome de ellas

me siento como alejada

de mí misma.

como si otra las hubiera hecho.

quería que terminaras

en la cárcel.

leonora: escúcheme bien,

licenciado.

no vamos a permitir

que se lleven a juana victoria

al reclusorio.

bárbara: la doña no está sola.

hágase a un lado

porque no respondo.

sebastián: ¿cómo--?

¿qué haces aquí?

estefanía: vine

para que liberen

a juana victoria.

sebastián: por fin.

ya por fin se acabó

la pesadilla.

victoria: sí.

gracias por encontrarla.

[suspira] gracias, dios mío.

estefanía: tenías razón.

no podía permitir

que mi papá y mi hermano sufran

pensando que estoy muerta.

cómo me arrepiento

de lo que hice.

y esta vez estoy consciente

de que necesito ayuda.

[música]

bárbara: a ver, se quitan

o díganme cómo quieren

que los vaya tumbando, batos.

inés: a ver, usted no puede

encerrar a mi hermana.

ella es inocente.

soledad: no sea melolengo.

ella no asesinó a nadie

porque nadie murió.

teresa: exactamente, señor.

todos: [hablan a la vez]

agente: si no se callan,

las encierro a todas.

teresa: no sabe con quién trata,

joven.

yo casi, casi

que soy cinta negra.

juan: lo único que estamos

pidiendo es que lo reconsidere.

es todo.

teresa: nada más.

darío: y bien, juan,

aquí estoy

me dijiste por teléfono

que tenías--

juan: están por transferir

a mi hija al reclusorio

y contrataste a alguien

para que al llegar allá

la maten.

leonora: darío, no hay asesinato

que perseguir, te lo dije,

estefanía está viva.

darío: bueno, si es así,

entonces ¿dónde está?

carla: aquí,

en el ministerio público.

todos: ¿qué?

inés: pues entonces ya dejen

salir a mi hermana si ya llegó.

juan: entonces estefanía vino.

teresa: entonces eso quiere

decir que juana victoria

va a salir libre.

inés: virgencita, gracias

porque ya se acabó

esta mugre pesadilla.

bárbara: yo nomás quiero ver

a la loca para emparejarla

la cara con otra cicatriz.

leonora: no, por fin

se va a hacer justicia.

soledad: sí, doña.

bendito sea dios.

juan: ay, dios mío.

gracias, gracias.

mundito: creo que a nadie

le gustó mis juguetes

y tan bonitos que están.

todoelmundo: no, pues hay

que tener calma, paciencia

y templanza, mi querido pupilo.

ya pronto van a aparecer

las ofertas para la subasta.

adela: chance hay que desistir,

rendirnos, abandonar

la subasta, "you know".

¿qué?

¿lo hice mal?

mundito: lo hiciste perfecto,

correcto y exacto, mamá.

todos: [ríen]

[tono de notificación]

adela: ¿qué, qué?

todoelmundo: miren, miren.

¿qué les dije?

nuestra primera oferta.

un hombre de noruega

ofrece 500 dólares

por el soldado.

mundito: ¡guau!

papá, como diría mi mami,

¿eso es mucho "money"?

adela: como diez mil pesos.

[tono de notificación]

todoelmundo: miren, otra oferta.

adela: ¡oh!

darío: [suspira]

estás viva.

princesa, viva.

pensé que te había perdido.

carla: cálmese, don darío.

por favor.

darío: ¿qué hija le hace creer

a su padre que está muerta?

lloré días, lloré noches.

quería morirme, estefanía.

todo fue una maldita farsa.

¿por qué no me contaste

lo que ibas a hacer?

¿por qué?

[gime]

tú sabes que siempre

te he ayudado.

estefanía: no podía decirte.

tenías que pensar

que estaba muerta

para que los demás también

creyeran mi supuesto asesinato.

darío: nunca he sufrido tanto

como en estos días.

carla: voy a dejarlo

con su hija, pero aquí se queda

un guardia vigilándolos.

estefanía: perdóname, daddy.

perdóname, por favor.

lo siento tanto.

victoria: [suspira]

apenitas la libré.

me cae que yo ya me hacía

en el bote.

sebastián: es que nunca pensé

que estefanía

fuera a entregarse.

victoria: ay, oye.

yo ya no le creo ni papa.

a ver, ¿no andará pensando

en hacernos otra jalada?

¿no se te hace raro

que de buenas a primeras

llegue con la cola

entre las patas?

sebastián: bueno, puede ser

que si se haya arre--

victoria: no.

es que ese cuento

del famoso arrepentimiento

y la lloradera

yo ya me lo sé de memoria.

sebastián: sí, no,

tienes toda la razón.

no podemos confiarnos.

a lo mejor regresó solamente

porque se dio cuenta

de que su teatrito

había sido descubierto.

victoria: no, además

aunque ahorita don darío

se haya enojado,

segurito le va a echar la mano

a su princesa

para que no la entamben.

sebastián: no, eso ni dudarlo.

victoria: pero pues entonces

¿ahora qué quiere estefanía?

sebastián: no sé.

si sigue con su necesidad

de venganza,

a lo mejor planea decir

la verdad sobre tú y yo.

victoria: ay, no, no, no.

que la boca

se te haga chicharrón.

sebastián: si dice

que no somos hermanos,

nos causaría un terrible

problema familiar.

victoria: híjole, nosotros

de confiadotes pensando

que ya se había acabado

la bronca.

[música]

teresa: si usted no sabe,

¿por qué no averigua?

agente: bueno.

leonora: es que lo que queremos

saber es a qué hora van

a liberar a juana victoria.

juan: a ver, que ya nos den

información, por favor.

soledad: mi hijo,

no sea melolengo.

póngase las pilas y díganos

qué onda con nuestra hermana

también usted.

bárbara: se me hace que el bato

necesita que alguien le acomode

las ideas, ¿qué no?

teresa: no, mi hija no.

bárbara: pues es la verdad.

soledad: ¿qué pasó?

¿hablaste con mauricio?

inés: no me contesta.

carla: a ver, escuchen,

por favor.

estefanía iriarte

está dispuesta a confesar

todo lo que hizo.

todos: [hablan a la vez]

carla: a ver.

a cambio de esa confesión

nos pidió algo

que aunque es inusual

vamos a aceptarlo.

juan: ¿de qué se trata o qué?

carla: quiere que ustedes

estén presentes cuando dé

su primera declaración.

bárbara: achis, achis.

y ¿qué le dio a la chisqueada

esa por soltar la sopa

de las fregaderas que hizo?

inés: yo no sé

si la quiero ver.

soledad: bueno, pues que diga

lo que quiera, nosotros

solo queremos que liberen

a nuestra hermana.

carla: exacto.

eso denlo por hecho.

todos: ¿por hecho?

[vitorean]

darío: no estoy de acuerdo

en que te humilles

frente a los oropeza.

estefanía: necesito hablar

con ellos.

quiero decirles la verdad.

mundito: qué padre, nos van

a dar un chorro de dinero.

adela: oye, "watchen" esto.

todoelmundo: ¿qué pasó?

adela: hay uno de bosnia

que ofrece mil dólares.

¿dónde es bosnia?

todoelmundo: en los balcanes.

adela: no, pues me quedé

con la misma cara de "what".

[tono de notificación]

todoelmundo: a ver, a ver.

mira, mira, mira.

increíble.

sorprendente, insólito.

mundito: ¿qué, sensei?

todoelmundo: no, no puede ser.

adela: ay, ya tú, ¿qué?

todoelmundo: aquí hay

una persona de china

que ofrece cien mil dólares

por todos los juguetes.

mundito: ¿cuánto es eso?

adela: ca--casi

dos millones de pesos.

¡dos millones de pesos!

todoelmundo: ey, ey.

a ver, a ver, tranquilos.

no canten victoria, eh.

primero hay que averiguar

si esta oferta es legítima.

adela: really?

¿en serio?

mundito: ¿en serio?

todoelmundo: sí, a lo mejor

es un engaño, un embuste,

un embaucamiento.

hay que esperar,

pues, una confirmación.

victoria: no, ya la estoy viendo

venir.

lo que platicábamos.

estefanía armó este relajo

de hablar en frente de todos

solamente para--

sebastián: para denunciarnos.

va a contar

que no somos hermanos

y que estamos enamorados

solamente para vengarse.

victoria: me lleva.

¿tanto esfuerzo

y tanto sufrimiento para qué?

para que ahorita

así de un trancazo

suelte el chisme.

sebastián: pues ya.

ni modo, no podemos hacer nada,

juana victoria.

bárbara: infeliz.

juan: ey, siéntate, siéntate.

estefanía: voy a contarles

todo desde el principio.

leonora: a ver, estefanía,

habla ya.

estefanía: días antes

de mi boda por la iglesia

con sebastián

en la madrugada

fui a casa de los oropeza

con un martillo.

entré a la recámara

de juana victoria.

pero cuando estaba

a punto de matarla,

me arrepentí.

y no por miedo

a acabar con su vida,

sino más bien

porque me pareció

que la muerte era--

era algo demasiado simple

para juana victoria.

yo quería que sufriera

por el resto de sus días.

entonces me acordé

de la novela

que acababa de leer.

leonora: ah, ¿sí?

gracias a que yo te la presté

descubrí tu engaño.

yo se la presté.

estefanía: a partir

de ese momento

desarrollé mi plan.

primero fingí

que estaba arrepentida

y les pedí perdón a todos.

darío: por eso al principio

pensé que te habías quitado

la vida.

estefanía: después

cada día me sacaba

la mayor cantidad de sangre

posible.

hasta que junté

casi tres litros.

guardaba las bolsas

en un pequeño refrigerador

que puse

en el cuarto de servicio

para que sebastián no las viera.

mientras me basé

en una información

que encontré en internet

para también preparar

de lo que iba a inculpar

de manera definitiva

a juana victoria.

las huellas en el cuchillo.

[música]

estefanía: cuando le pedí perdón

a juana victoria,

obtuve sus huellas digitales.

aproveché que ella se volteó

y tomé un vaso.

lo metí en una bolsa de plástico

y lo guardé en mi bolsa de mano.

carla: señora iriarte, continúe.

estefanía: ya en mi casa,

transferí las huellas digitales

al mango del cuchillo,

que después sería

el arma homicida.

leonora: no puedo creerlo.

estefanía, qué bajo caíste,

hija.

estefanía: así

llegó el día de la boda

por la iglesia.

las juana me ayudaron

a arreglar.

y en cuanto se fueron

con mis bolsas de sangre,

el cuchillo

con las huellas digitales

de juana victoria, mi ropa

y dinero en efectivo

que tenía guardado,

me subí a mi camioneta

y abandoné mi casa.

en un lugar desolado

me detuve a vaciar

mi propia sangre en la cajuela.

y escondí el arma homicida

también con algo de sangre

debajo de un tapete.

dejé el coche

y me fui de ahí caminando.

yo sabía que--

que juana victoria

no iba a ir a la iglesia.

así que de entrada

podría resultar sospechosa

mi desaparición.

antes lloré mucho, pero--

pero siempre fingiendo.

ahora por primera vez

hablo con el corazón

en la mano.

quería arruinar

la vida de sebastián,

pero sobre todo

la de juana victoria.

perdónenme.

perdónenme.

siento mucho que vivieran

algo así.

juan: estefanía,

nunca entendí por qué odias

tanto a juana victoria.

estefanía: siempre le tuve

envidia.

ella es alegre, fresca,

simpática.

goza cada instante de la vida.

es el ser más gentil y humano

del mundo.

en cambio,

yo me convertí

en alguien monstruoso.

no soportaba.

no soportaba la existencia

de una mujer infinitamente

mejor que yo.

leonora: ay, dios.

[tono de notificación]

todoelmundo: espérense.

llegó otro correo.

adela: ¿es del chino?

todoelmundo: sí, y está

en inglés, pero igual

se los voy a traducir.

"cuenta la leyenda

que un antepasado mío,

el pirata chuy taf,

tenía una colección de juguetes,

pero murió en la zona

que actualmente

se conoce como mazatlán.

por lo que jamás

pudo entregárselos a su hijo.

ahora yo quisiera tener

esos juguetes.

quiero suponer que son

de mi tatara, tatara,

tatarabuelo.

sostengo mi oferta

de cien mil dólares

por toda la colección".

todos: [vitorean]

sebastián: entonces después

de firmar estos documentos,

¿juana victoria puede venir

a casa sin problema?

carla: así es.

juana: cómo que todavía

ni me la creo.

carla: sebastián,

siento no haberle creído

cuando acudió a mí

con la teoría

de que estefanía estaba viva.

me parecía descabellado

que alguien como ella

fuera capaz de algo así.

victoria: pues ya ve que sí.

carla: yo de verdad pensaba

que juana victoria

la había asesinado.

victoria: bueno, claro,

había muchas pruebas contra mí.

no, sobre todo

ese méndigo cuchillo

ahí con mis huellas.

pero ya vio

cómo se las ingenió estefanía

para ponerlas ahí.

no, lo que sea de cada quien

que, pues, sí le ha hecho coco.

carla: ¿saben qué?

mi respeto por ese amor

que se tienen.

es a prueba de todo.

y no se preocupen,

su secreto está a salvo conmigo.

sebastián: pues llegamos

a pensar que estefanía

iba a revelarlo frente a todos.

victoria: pero no lo hizo.

no sé, me late que entonces

su cambio sí va en serio.

¿no?

todoelmundo: listo.

el chino se va a quedar

con el ojo cuadrado

cuando lea este correo.

mundito: sí, sensei,

porque va a saber

que de veras son los juguetes

del pirata chuy taf.

adela: ay, baby,

nomás no cacho de qué hablas.

mundito: es que no te hemos

contado la historia del tesoro

que encontramos

en la dolorosa, "mum".

adela: guau, ¿un tesoro?

todoelmundo: sí.

mundito: sí.

el fantasma de chuy taf

nos dijo cómo buscarlo

gracias al mapa que dibujó.

[llaman a la puerta]

teresa: hola, mundito.

todoelmundo: hola, linda.

¿cómo estás?

teresa: muy bien.

vengo a invitarlos

a una gran celebración

en casa de los oropeza.

mundito: qué padre.

todoelmundo: no, pues vayamos

venturosos.

vamos, vamos.

teresa: adela, ándale.

tú también estás invitada.

adela: pero ha de ser algo muy--

mundito: eres mi mamá

y voy a presentarte a todos.

sí.

adela: ¿sí?

teresa: sí, vámonos.

vámonos.

todoelmundo: ¿cuál es el motivo

de la celebración?

teresa: después te cuento.

estefanía: daddy,

di algo.

no soporto verte así.

darío: es la...

primera vez en mi vida...

que me siento destruido, que--

ay, ni siquiera

entiendo lo que me pasa.

estoy feliz.

estás viva.

pero esa felicidad

se opaca

con lo que confesaste.

estefanía: sí.

lo que hice fue horrible.

pero tenía que decirlo

en frente de todos

los que sufrieron por mi culpa.

era la única forma

de liberar mi conciencia.

aunque fuera un poquito.

darío: lo que más me duele

es que no hayas

pensado

en mí.

en mí.

estefanía: es que--

darío: sufrí tu muerte.

sufrí tu muerte.

[llora]

la muerte del ser

a quien más he amado.

ningún padre debería

de pasar por eso.

te amo, princesa.

te amo y me traicionaste.

estefanía: sí.

sí, porque solo me interesaba

mi venganza.

y no pensé en ti,

ni en mi hermano.

y lo único que veía

era mi odio, mi ira

en contra de juana victoria

y no podía detenerme.

darío: quizá yo le di forma

al monstruo

en el que te convertiste.

te hice creer

que podrías lograr

cualquier cosa.

estefanía: no, daddy.

la única culpable soy yo

y debo pagar las consecuencias

de mis errores.

darío: no.

no si puedo evitarlo.

Cargando Playlist...