null: nullpx
Cargando Video...

Hijas de la Luna Capítulo 55

Univision7 Ene 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

miguel: tienes que hacer

una serie, fernando.

juana victoria: eh,

¿cómo las de navidad?

ay, no, no, no, con todo

respeto, mister, pero pues,

yo no le pondría foquitos

así al cuadro.

fernando: no, musita,

se refiere a varios cuadros

con el mismo tema.

ambos: [ríen]

juana victoria: no, pues, así,

bueno, por eso decía

que varios de box.

[ríe]

miguel: sí.

esta obra es fantástica.

tiene movimiento,

es agresiva y transmite--

juana victoria: ¿verdad que da

así como que--

como que algo, no?

hace que uno sienta aquí,

así como bonito, así como

adentro.

como--como si, "pum", te pegaran

un guamazo.

miguel: exacto.

ambos: [ríen]

fernando: ¿en serio crees

que funcione la serie?

miguel: totalmente.

en nueva york les va a encantar.

juana victoria: nueva york.

miguel: bueno, pero eso sí,

fernando, tienes que ponerte

a trabajar sin descanso.

juana victoria: por eso

ni se preocupe, ¿eh?

mister miguel, mire, yo--

[silba]

me lo voy a traer cortito así,

"pinte, pinte, órale, a pintar",

así.

miguel: [ríe]

me parece bien.

>> bueno, pues, ya estoy pasando

la voz en todas las redes

sociales de que la dolorosa

ya abrió y que está mejor

que nunca.

>> oye, mi sebas,

pues, ¿no que tu novia

iba a traer comida y no sé qué?

puro cuento.

sebastián: ah, no he hablado

con ella.

>> estaría bien chido

que hiciéramos volantes

para repartirlos por todo

mazatlán.

juana soledad: mm, buena idea,

octavio, pero ¿en qué feria?

octavio: si los volantes

son para la dolorosa,

no para ninguna feria.

>> qué malito tu chiste, ¿eh?

juana soledad: [balbucea]

ay, espérense,

eso podemos hacer--

>> ¿qué?

¿contar chistes malos?

no, bueno.

>> mejor buenos, ¿no?

octavio: ¿eh?

>> yo me sé un montón.

¿cuál es el colmo

de un niño chaparrito

como yo?

>> a ver, ¿cuál?

>> ¿cuál?

>> que le pongan el alto.

todos: [ríen]

sebastián: bueno, a ver,

lo de los chistes está bien

y se podría llamar

"la hora de la comedia

en la dolorosa".

juana bárbara: ay, sí.

a mi se me ocurre algo

bien perrón.

¿cuántos rounds le aguantas

a juana bárbara?

que paguen su boleto

a ver si como roncan duermen

y al que aguante más

le damos una lana,

pero nos quedamos con otra.

juana inés: yo digo

que las cuatro juanas bailemos.

juana soledad: ¡ay!

podríamos ser meseras

en patines, ¿verdad?

>> a mí me regalaron un juego

de magia y puedo hacer trucos.

octavio: hay que decirle

a mauricio que ya tenemos

muchas ideas para levantar

la dolorosa.

comedia, box, baile, patines,

magia.

todos: [gritan]

[vitores]

[risas]

miguel: te deseo lo mejor

en tu nuevo proyecto, fernando.

fernando: gracias, de verdad.

miguel: me encantó conocerte,

juana victoria.

fernando tiene mucha suerte.

juana victoria: ay, no,

pues, si no es suerte,

si estamos juntos es porque pues

neció re duro, micky.

¿a poco no, fer?

fernando: el que persevera,

alcanza.

miguel: se nota el amor

que se tienen, ¿eh?

fernando, cuídala mucho,

vale oro.

chau, hasta la próxima.

fernando: gracias, juana

victoria.

te amo tanto.

>> en el primer bimestre

las exportaciones aumentaron

en un 9%, sin embargo

ese porcentaje es menor

al que se registró

en el primer bimestre

del 2017.

darío: [piensa] "sebastián

no tiene una relación

con la tal amelia,

sino más bien con una

de sus medias hermanas".

>> la reducción

en el crecimiento

de las exportaciones--

dario: tengo algo

importante qué hacer.

reprogramen la junta.

>> en pocas palabras

le salvaste el día al ferni.

juana victoria: pues,

es que tuvo que ir maguey.

no, yo nomás dije la pura verdad

ahí para que no le quitaran

su beca y su exposición.

es rete talentoso

y además super bueno.

>> ¡ay, bien por ti, mi hija!

juana victoria: ay, lo raro

fue algo que dijo ahí el micky,

madrina.

>> ¿qué dijo?

juana victoria: pues, dijo algo

así como "se nota el amor

que se tienen".

>> ¡uy, "que se tienen"!

[ríe]

buena señal.

juana victoria: y yo sé por qué

lo dijo, ¿eh?

pues, es que yo sentí

tanta desesperación

de que le quitaran,

no nada más su lana,

sino su sueño.

yo no podía permitir

que se cometiera, así,

una injusticia tan grandota

con él.

¿qué?

>> [ríe]

juana victoria: ¿qué?

>> ay, que igual te estás

enamorando de fernando.

juana victoria: ¿será?

juan: gracias.

a ver, ¿ahora los patos

le tiran a las escopetas?

¿de qué querías hablar conmigo

o qué?

porque bueno, normalmente

es al revés,

todos venimos a pedirte

consejo a ti.

javier: se trata de margarita.

juan: ah, caramba,

no me digas.

¿y cómo de qué podrá ser?

javier: ¿sabes algo?

juan: no, no, nada.

te--te juro que ella

no me ha contado nada.

javier: bueno, quiero--

quiero preguntarte si--

si te incomoda que--

que tenga una relación

con margarita.

juana: ¿como por qué

me va a incomodar?

javier: pues,

ustedes tuvieron--

juan: a ver, a ver, a ver,

eso fue hace mucho, mucho

tiempo y aunque tenemos

una hija en común

eso es aparte.

javier, nada me daría más gusto

que se amen, que sean felices.

la verdad es que los dos

se lo merecen, ¿no?

javier: gracias, juan.

amelia: estefanía, creo que no

nos veíamos desde la secundaria,

¿no?

¿a qué debo el honor

de tu visita?

estefanía: vine a hacerte

una advertencia y te lo voy

a decir una sola vez, amelia,

aléjate de mi novio sebastián.

sebastián: ¿qué?

¿qué se te ofrece ahora,

darío?

darío: estoy enterado

de que eres amante

de tu hermana.

amelia: ¿cuántas veces

quieres que te lo repita?

además de nuestra amistad

yo no tengo nada con sebastián.

estefanía: pues, qué raro,

porque te vieron con él

en habitación de hotel.

amelia: pues, sí, sí,

porque fui a mazatlán

por asuntos de trabajo

y sebastián me visitó ahí

porque quería un favor,

eso es todo.

estefanía: vamos a darlo

por bueno,

pero si me estás mintiendo

podría hacerle una visita

a tus hijitos.

son dos, ¿verdad?

y el mayor tiene apenas

cuatro añitos, ¿no?

amelia: con mis hijos

no te metas.

estefanía: se llama saúl

y está en el kinder del bosque.

bueno, bueno, como te digo,

esto se arregla fácil,

no te acerques a mi novio.

ah, y dale un abrazo a saúl

de mi parte.

me encantan sus ojos azules,

aunque, pues, se parece más

a ti.

operadora: el número que usted

marcó, probablemente

esté fuera del área

de servicio.

sebastián: no, no, a ver,

darío, escúchame, no sé de dónde

sacaste esa estupidez

porque es falso que yo esté

con mi hermana--

darío: no me mientas.

sé que tienes una relación

con tu hermana.

sebastián: pues, te informaron

mal porque ella y yo no--

darío: no lo sigas negando,

tengo pruebas.

sebastián: ¿qué tipo de pruebas?

darío: solo entiende,

uno, esa relación incestuosa

debe terminar ya.

dos,

estefanía no debe enterarse

nunca.

tres,

vas a dedicarte a hacerla feliz.

¿te quedó claro?

sebastián: me quedó clarísima

tu forma de ver las cosas.

darío: de aquí te vas

cuando yo lo decida.

sebastián: ¿se te ofrece algo

más?

darío: a partir de ahora

voy a tenerte vigilado.

día y noche mi gente

te va a seguir.

a cada instante voy a saber

dónde estás y qué haces.

sebastián: pues, como tú

quieras, darío, ¿ya?

¿puedo salir?

[música]

[música]

>> ¿no quiere

que le hable al doctor, doña?

eleonora: no, no, de ninguna

manera, ya me--me tomé

la medicina,

solo hay que esperar

a que me haga efecto.

>> oiga,

es que cuando yo le entregué

el sobre estaba usted

requete bien, se puso muy mal

después que me fui.

¿qué pasó?

juana victoria: sí,

porque nosotros la oímos

gritar y por eso, pum,

que venimos a echar ojito.

eleonora: pues, no, no,

el sobre no tuvo nada que ver.

juana victoria: ah, pero pues

estas fotos sí.

eleonora: ay, no seas metiche,

chamaca.

juana victoria: ay, está bien,

a ver, no se esponje.

nosotras solamente queremos

ayudarla.

eleonora: pues, si eso quieren,

déjenme sola.

>> ay, no, no.

me va a perdonar, doñita,

pero no, no, no.

es que ¿qué tal que a usted

le dé un ataque aquí

y está solita?

juana victoria: sí.

[resuella]

como quien dice,

es nuestra responsabilidad.

no vaya a ser que nos la cobren

como nueva.

eleonora: no, bueno, sí,

está bien, ya quédense.

pero solo mientras me hace

efecto mi medicamento.

>> sí.

[celular]

eleonora: sí.

ah, hola.

claro que estoy bien, darío,

¿por qué pensaste

que iba a estar mal?

octavio: entonces ustedes

cierran, ¿verdad, muchachas?

juana inés: sí.

juana soledad: ay, yo de una vez

me voy con ustedes.

juana inés: no, sol.

¿te quedas un ratito

con nosotras?

es que queremos hablar contigo.

>> apúrate, sensei,

que tengo mucha tarea.

>> vamos, vamos, pupilo,

porque el deber nos llama.

con permiso.

salud.

octavio: te amo, mi sol,

mi luna y mis estrellas.

juana soledad: y yo a ti,

mi gericayé.

juana soledad: ¿y luego?

ay, ¿a poco volvieron

a bronquearse?

juana bárbara: no, hombre,

si ya no nos vamos a volver

a pelear?

juana inés: entonces ¿ya no me

vas a "bullear"?

juana bárbara: no te confundas,

monjita, si te tiro el carro

es de pura broma

y ese nunca se va a acabar.

juana soledad: [ríe]

bueno, pues, ¿qué?

¿de qué ocupan hablar?

juana inés: ya sabes,

de--de esos sonidos bien raros

y misteriosos que escuchamos

en la bodega.

juana soledad: ah,

lo que las asustó

cuando las dejé ahí castigadas.

juana bárbara: los ruidos

que oímos y eso que le pasó

por encima a juana inés

nos hizo pensar que aquí

hay un fantasma.

juana soledad: ay, caray.

¿de veras?

juana inés: tú--tú más que nadie

tienes que creernos.

juana soledad: o sea, está bien,

morras, pero...

a ver, ¿por qué nadie lo había

escuchado en los años

que lleva abierta la dolorosa?

juana bárbara: ay, pues, porque

aquí siempre está hasta el gorro

con la música, el ruido

de tanta raza, pues, ni quien

oyera algo.

juana inés: además nadie

había pasado la noche

en la bodega.

juana bárbara: nada más nosotras

que tenemos una hermana

bien chisqueada

que le da por encerrarnos, ¿no?

juana soledad: bueno, ¿y--

¿y pues qué ocupan de mí?

juana bárbara: que la invoques,

como a la mamá de la juana

victoria.

[llaman a la puerta]

fernando: pásale.

juana victoria: hola.

fernando: mi musa.

juana victoria: ay,

mejor dime musita,

es que el otro suena así

como a "mi mosa",

como si viniera yo aquí

a hacerte el quehacer.

¿no?

qué a todo dar.

ya empezaste con las pinturas

del box.

fernando: sí, musita,

y todo por ti.

¿te di las gracias?

juana victoria: pues, sí,

me plantaste ahí chico besote.

fernando: ¿y puedo agradecerte

otra vez?

juana victoria: ¿ah?

sebastián: perdón,

solo vine por mi laptop.

juana inés: ay, no, no, no,

ya me estoy arrepintiendo.

¿qué tal si nos hace algo

el fantasma?

juana bárbara: achís, ¿crees

que sea neta como

en las películas de espantos?

no quiero quedar "posecionada"

por uno, ¿eh?

juana inés: posesa.

juana soledad: ay, bueno,

como se diga.

vamos a concentrarnos, ¿sí?

ok.

espíritu del más allá,

si me escuchas, ay,

ocupamos que te manifiestes.

juana inés: no, no,

que no se manifieste.

juana bárbara: espérate,

monjita.

no se vale que ella la traiga

y tú la estás alejando.

juana soledad: si aquí hay

un alma perdida, una energía

deambulante,

un ánima que no pueda descansar,

que nos dé una señal.

ay, lo siento,

pero no hay nada--

juana bárbara: no, no, espérate.

no tires la toalla,

márcala de nuevo,

igual estaba en otra llamada,

no sé.

juana soledad: bueno,

pero concéntrense bien, ¿sí?

ya, párenle a la platicadera,

¿no?

juana victoria: ¿y ahora qué

quieres?

primero interrumpes y luego--

sebastián: darío ya sabe

perfectamente que hay algo

entre tú y yo.

[música]

[música]

juana soledad: espíritu

del más allá, te suplico

que te presentes.

[resuella]

juana bárbara: [tose]

todas: [tosen]

juana bárbara: no grites

que asustas.

[tosen]

¿qué fregados es esto?

juana soledad: ay, no sé,

pero huele espantoso.

no, bueno, vámonos.

[tosen]

juana bárbara: ay, pues,

se me hace que el espíritu

traía muchos gases, ¿no?

[tosen]

juana inés: huele como azufre,

¿verdad?

juana bárbara: ay, chance así

como huevo podrido, ¿no?

juana soledad: ay, a todo olor.

juana bárbara: ¿qué pasó?

peor que el mauricio

después de ir a la camaronera.

juana bárbara: oye, ¿qué cosas

dices, boxeadora?

juana soledad: ay, bueno,

como sea.

tenían razón, mi hijas,

por aquí anda rondando

un espíritu.

[tose]

juana victoria: pero pues,

¿de qué pruebas habla?

sebastián: no me quiso decir.

juana victoria: es que no

me cabe en la cabeza,

pues, ¿cómo se enteró?

sebastián: yo tampoco,

pero fue muy claro,

"estoy enterado de que eres

amante de tu hermana".

juana victoria: ¿y ahora?

[resuella]

híjole, no, cuando le llegué

el chisme a estefanía

las cosas se van a poner color

de hormiga.

sebastián: no, él no piensa

decirle nada,

pero me exigió terminar

con esa relación y me advirtió

que va a vigilarme.

incluso su guarura--chofer

me mostró la pistola.

juana victoria: entonces además

de saber lo nuestro,

don darío piensa que eres

un nefasto por tener ondas

con tu hermana.

sebastián: me dijo perverso

y no sé qué otras cosas más,

pero estoy seguro que

no se lo va a decir a nadie.

juana victoria: pues,

tan siquiera,

porque si se entera tu mamá...

ay, perdón, te interrumpo.

sebastián: es un e-mail

de amelia.

dice que estefanía la amenazó.

juana victoria: [resuella]

órale.

"me dijo que me alejara de ti,

que sabía a qué kinder

iba mi hijo".

sebastián: "yo, por lo pronto,

ya contraté personas

de seguridad para mis hijos

y mi marido".

juana victoria: no manches.

híjole, yo tuve la culpa.

yo echándole a estefanía

en contra de amelia.

sebastián: ¿tú?

juana victoria: pues, es que

para despistarla con aquello

de "bonita".

javier: "el huracán juana

rompió la totalidad

de los cristales del hotel

medialuna"--

juan: "así mismo".

javier: "así mismo".

juan: "dañó severamente

los sistemas eléctricos

e hidráulicos".

javier: "sistemas eléctricos

e hidráulicos".

margarita: hola.

juan: hola.

javier: qué hermosa te ves,

margarita.

margarita: gracias, mi vida.

juan: hola.

javier: ¿adónde vas?

margarita: voy a la dolorosa.

quiero platicar con mi hija.

voy a contarle de lo nuestro.

javier: ¿y cómo crees

que reaccione?

margarita: ah, no, bueno,

seguro va a querer aplicarte

su famoso uno, dos.

así que ponte al pendiente, ¿eh?

javier: ¿de verdad?

margarita: ay, claro que no.

va a estar feliz de que al fin

ando con un hombre bueno

como tú.

juan: tanta cursilería,

qué bruto.

no, no, no, qué cosa.

javier: creo que necesito otro

beso para poder soportar

toda tu distancia.

juan: [resuella]

margarita: te amo.

javier: yo también te amo.

margarita: adiós, juan.

juan: adiós.

juan: quita esa cara de idiota

que pareces adolescente.

no comas pan adelante

de los pobres aparte.

margarita: [grita]

[música]

[música]

sebastián: es que se me hace

muy raro que estefanía

haga esas cosas.

amenazar una mujer inocente

con dañar a sus hijos.

juana victoria: pues, a mí

me cae que ya no me sorprende,

pero ni tantito.

sebastián: ¿y por qué lo dices?

juana victoria: por nada.

olvídalo.

mejor hablemos de las cartitas

que dejas ahí a la vista

de todo.

sebastián: ¿caritas?

juana victoria: no, hombre,

te quieres hacer el menso

y lo peor es que te sale

re bien.

las cartitas

en donde escribiste

lo que sientes por--

por bonita.

estefanía se las encontró.

sebastián: [resuella]

qué idiota soy.

juana victoria: no, pues,

ni como desmentirte.

oye, ¿y a poco pensabas

entregarme esa carta?

sebastián: claro que no.

es una terapia.

juana victoria: ¿qué?

sebastián: mi tío me recomendó

que escribiera lo que--

ya, ¿qué importa ahora?

juana victoria: bueno, como sea,

estefanía leyó la famosa carta

esa y cree que estás enamorado

de amelia.

a ver qué vas a hacer con eso.

sebastián: no sé.

a ver, si le digo

que no se trata de mi compañera

de la secundaria,

igual y empieza a investigar.

juana victoria: [resuella]

no, ni modo va a dar

con la verdad igual que su papá.

sebastián: pero si le digo

que sí es amelia--

juana victoria: no, no,

es capaz de hacerle algo gacho

a su familia.

sebastián: sí y no podemos

permitirlo.

juana victoria,

tengo que hacer algo y--

y rápido.

juana victoria: de acuerdo,

hermano.

eleonora: "fúchale" de aquí.

¡fuera de mi vista,

bola de chismosos!

¿qué me ves, eh?

¡chismosos!

mira, margarita,

estoy harta de muchas cosas.

de las ilegítimas,

de mi enfermedad,

de que todo salga mal,

pero sobre todo de que seas

amante de mi hombre,

así que si no te alejas

del señor oropeza

la próxima vez no freno.

margarita: a ver, leonora,

si yo no soy amante de juan.

de hecho yo estoy--

eleonora: entonces ¿cómo te

explicas esto?

margarita: [resuella]

no me lo explico,

porque esto nunca pasó.

eleonora: ¡devuélveme la foto!

¡ven acá!

¡no huyas, ven acá!

leonora: [jadea]

sabes que no te puedo...

alcanzar, ¿verdad?

que--

me las vas a pagar.

¡roba maridos!

juana soledad: nomás donde

no sea urgente, juana inés--

juana inés: ay, es muy

importante.

mi chiquis y yo decidimos--

queremos--

ya sabes.

se trata de que él y yo

vamos a--

juana soledad: [resuella]

¿van a tener relaciones?

juana inés: [chista]

juana soledad: ¡ay, como quien

dice, van a ensuciarse!

hacer el amor, que--

juana inés: [chista]

ni que fuera todo el mundo

para decirle de todas

las maneras que te sepas.

tampoco te lo conté

para que lo eches a voz

en cuello.

sí,

estoy muy enamorada.

no sé, ahora que estaba con él,

es tan tierno,

tan lindo conmigo,

que cuando lo beso

no quisiera detenerme hasta--

juana soledad: ya, ya,

ya entendí, mi hija.

tú tampoco ocupas ponerte

todo el mundo encima, ¿eh?

si ya superaste tu miedo

a tener relaciones

y te sientes lista, ándale,

pues.

juana inés: [chista]

no, miedo tengo y mucho.

juana soledad: bueno, es normal.

la primera vez uno siente susto

y bien acá, mi hija.

pero mira como dices, el mau

es lindo y también está

enamorado de ti.

¡ay, va a ser una experiencia

maravillosa!

juana inés: eso espero.

sebastián: [ríe]

[aplausos]

[gritos]

[aplausos]

javier: es el beso que nos dimos

aquí mismo, margarita.

margarita: [resuella]

nuestro beso al salir

el sol.

javier: el fotógrafo debió estar

ahí.

margarita: a ver.

juan: sí y alguien te quitó

a ti y me puso a mí.

margarita: no, bueno,

pero leonora se la creyó

completita.

juan: bueno, pues, ¿qué?

ahora hay que enfrentar

a la fiera.

javier: te diría que tranquilo,

pero mejor cuídate.

¿no querrías tomar previsiones?

juan: ¿cómo?

¿quieres que contrate guaruras

que me defiendan de mi esposa

o qué?

javier: pues, vete a confesar

para tener todo arreglado.

ya sabes, allá arriba.

margarita: ay, ya,

no lo molestes que de por sí

ves que anda bien nervioso.

javier: no es por molestar.

a ti leonora te aventó

la camioneta, ¿no?

margarita: ah, sí.

juan: [suspira]

bueno.

voy a ver a la fiera.

estefanía: ¿quieres tomar algo,

cari?

sebastián: un tequila,

por favor.

estefanía: ok.

leonora: le tengo buenas

noticias, señor oropeza.

juan: ¿y ahora qué hiciste,

qué hice, qué vas a hacer,

qué voy a hacer, qué pasa?

eleonora: ya, ya, ya, tranquilo,

tranquilo.

juan: pero ¿no se supone

que estás enojada por esto?

eleonora: no, no,

de hecho podría perdonar

todas tus infidelidades,

las pasadas, las presentes.

juan: ¿perdonar?

eleonora: sí,

si logras que sebastián

se case con estefanía.

[música]

[música]

juan: ay, gordita,

pues, ¿qué más quisiera yo

que reconciliarme contigo

y que todo fuera como antes, no?

eleonora: [ríe]

está en sus manos,

señor oropeza.

juan: no, no, no, no.

yo no puedo obligar a mi hijo

a casarse con quien no quiere.

eleonora: pues, a ver cómo

le hace, porque volvería

a hablarle de tú

y usted podría recuperar

todo conmigo y me refiero

a todo.

juan: [ríe]

me encanta la idea, gordita,

pero bueno, de hecho vine

a decirte que esta foto

está truqueada.

yo no besé a margarita,

es más, alguien puso mi cara

ahí en el cuerpo de--de javier,

de mi hermano.

eleonora: ajá, ¿y las ilegítimas

también son truqueadas,

señor oropeza?

juan: no, no, pues, no,

claro que no.

eleonora: son de carne y hueso

y vinieron a trastornar

nuestras vidas,

pero si sebastián se casa--

juan: a ver, gordita, gordita,

muero por volver a dormir

contigo, abrazarte,

darte un beso.

este, verte sonreír,

que me mires otra vez con amor

como lo hacías antes, mi amor,

pero pues, nuestro hijo

es adulto, él ya toma

sus decisiones, ¿qué quieres

que haga?

eleonora: ay, pues, la verdad

extraño mucho ese lunarcito

coqueto que tiene usted ahí,

donde la espalda empieza

a hacerse curva, ¿eh?

extraño caminar en la calle

de la mano con usted.

extraño mi sonrisa,

la suya.

sebastián y estefanía son novios

otra vez.

nuestro hijo necesita

un empujoncito, nada más.

ay, ¿qué le cuesta convencerlo?

piénselo, señor oropeza.

estefanía: cari,

nunca te había visto tomar así.

sebastián: [resuella]

necesito hablar contigo.

estefanía: ¿de qué se trata?

sebastián: ¿desde cuándo

amenazas a la gente?

estefanía: desde que decidí

no volver a perderte.

sebastián: entonces ¿crees

que fue lo correcto decirle

a amelia que podías hacerle

daño a su hijo?

estefanía: [resuella]

fue un sustito,

no fue para tanto, ¿ok?

sebastián: bueno, como sea,

ella y yo no tenemos

nada que ver.

estefanía: lo mismo dijo

tu amiga, pero la verdad

yo no estoy tan segura.

sebastián: ¿por qué?

estefanía: porque leí una carta

que encontré en tu escritorio.

decía que estás enamorado

de una tal "bonita".

juana victoria: no, deveras,

estas pinturas van a estar

rete bonitas.

fernando: bonita tú.

¿dije algo malo?

juana victoria: no.

no, no, no, pero mejor

me quedo con lo de musita.

eh, se oye más original.

bueno, y entonces ¿qué onda

con estos dibujitos?

fernando: son bocetos.

ideas generales de cómo podrían

ser los cuadros,

pero ya para empezar a pintarlos

en forma necesito algo

muy importante.

la modelo.

juana victoria: pues,

la tenemos.

nomás que ya la conoces.

si algo no le gusta,

en una de esas, pum,

te aplica el uno, dos.

fernando; si van gogh se cortó

la oreja, yo puedo aguantarle

unos trancazos a tu hermana.

juana victoria: [ríe]

fernando: todo sea por el amor

al arte.

juana victoria: bueno, pues,

a todo dar.

entonces voy a echar una

platicada con juana bárbara.

estoy segura que le entra.

aunque con eso de que tiene

tanta energía, a ver si se está

quieta.

fernando: me fascina tu sonrisa.

juana victoria: ¿en serio?

yo a veces siento como tengo,

así, como--como que los dientes

un poco raros.

fernando: ¿cómo crees?

eres la más hermosa

del universo.

juana victoria: [ríe]

sebastián: sí, sí, bueno,

pero esa carta la escribí

hace años, estefi.

era para sofía.

¿sí te acuerdas de sofía?

estefanía: sí, claro, tu ex,

pero nunca me dijiste

que estabas tan enamorado

de ella y tampoco que le decías

bonita.

sebastián: sí, sí, sí, bueno,

a veces la llamaba así,

pero pues terminamos.

estefanía: ¿y por qué sacaste

la carta?

porque estaba sobre

tu escritorio.

sebastián: de veras

que has cambiado, estefanía.

estefanía: me doy cuenta

que para no sufrir

debo manejar mi vida

de forma fría y racional.

es una nueva estefanía.

sebastián: pero ese cambio

no justifica que amenaces

a una persona inocente.

lo que hiciste con amelia

no fue frío y racional,

fue agresivo y prepotente.

igual que como actúa darío

iriarte.

>> y pues, hoy jalamos un buen

de raza, ¿verdad?

juana soledad: y la cosa

es que de a tiro el mau

no puede ayudarnos mucho.

ay, con eso de que su papá

lo trae en friega.

[resuella]

y si el bole crece

nosotros no tenemos ni idea

de cómo manejarlo, ¿eh?

octavio: parientón, nomás

de tenerte cerca un ratito

creo que también ya huelo

a camarón.

[resuella]

báñate antes de venir

a tu changarro.

juana inés: octavio.

mauricio: si me bañé saliendo

de la camaronera,

hasta me puse loción.

>> ah, seguramente esa loción

es de lavanda, ¿verdad?

pero de la banda camaronera.

[ríe]

[resuella]

mauricio: ya, ven, chiquita.

ya arreglé todo.

juana inés: ¿a poco le dijiste

a octavio que tú y yo--?

mauricio: no, claro que no.

tuve que inventarle algo.

juana inés: ¿y te creyó?

mauricio: mi amigo

de la infancia me cree todo

lo que le digo.

bueno, ya, el caso es que--

juana inés: ¿qué?

¿de--de qué son esas llaves?

mauricio: de la casa de un amigo

que vive en culiacán.

octavio la arreglando y--

juana inés: ay, señor, cuida

a tus siervos.

mira nomás.

bueno, solo dame un ratito

porque tengo que arreglar

unas cositas, ¿eh?

juan: [resuella]

sebastián: ey, pa.

¿qué haces despierto a esta

hora?

juan: mira.

sebastián: papá, ¿cómo pudiste

besar a--?

juan: a ver, no fui yo.

sebastián: bueno, aquí se ve

claramente cómo estás besando

a la mamá de juana bárbara.

juan: manipularon la foto, hijo,

como aquella vez que modificaron

la voz de juana victoria

en el video.

¿ya viste la camisa?

ve la camisa.

además javier ya tiene

una relación en forma

con margarita, hombre.

sebastián: bueno, pues,

me hubieras dicho antes,

antes de enseñarme la foto.

pero bueno,

la mi tío es buena noticia.

juan: sí.

sí, están felices.

sebastián: ¿tú crees que ese

tal ricardo alteró la foto?

juan: pues, puede ser, hijo.

mira, la vez del video

ernesto aceptó haberle

pagado a él.

sebastián: otra vez ese infeliz.

yo pensé que él nos había dejado

en paz.

juan: pues, ya ves que no.

mira, suena lógico

que haya sido ernesto.

él siempre,

siempre ha querido destruirme.

no sé, yo creo que él pretende

que yo me quede solo y amargado

como está él.

sebastián: y supongo que mi mamá

se puso histérica.

¿está bien?

juan: mejor que nunca.

ofreció perdonarme a cambio

de que consiga que te cases

con estefanía.

margarita: ay, no, ya cálmate,

javier, no es tan importante.

los dos sabemos la verdad.

javier: me indigna que te hayan

utilizado para hacerle daño

a mi hermano.

margarita: ¿crees que le esté

yendo como en feria?

javier: pues, según lo que me

contaste eleonora creyó

que la foto era real.

margarita: ah, no, eso sí.

se la tomó muy enserio,

no me atropelló de milagro.

javier: ¿ves lo que te digo?

margarita: ay, ya, ya.

la situación es muy fea.

javier: [suspira]

margarita: pero me gusta

sentirme protegida por ti.

javier: ni siquiera pude

protegerte.

margarita: ningún hombre

se había preocupado tanto

por mí.

javier: me preocupo porque

te amo.

margarita: nadie...

nadie me había amado de verdad

con todas sus letras.

ay, perdón, perdón, perdón,

ya no voy a hablar del nunca,

pero lo hago porque--

pues, porque nunca,

nunca había sido tan feliz.

sebastián: regresé con estefanía

para que mi mamá saliera

de la depresión.

hay una oferta de darío

para rescatar el medialuna,

claro, si me caso con su hija

y ahora tú me dices

que está en mis manos

que mi mamá y tú se reconcilien.

¡es demasiado para mí, papá, ya!

juan: no, un momento,

un momento, un momento.

yo no te quería hacer sentir

peor.

sebastián: no, no, está bien,

perdón.

primero prefiero

que me lo cuentes todo, papá.

juan: que conste,

yo le dije a tu mamá

que no te podía obligar

a casarte.

sebastián: sí, pero desde

que llegaron mis hermanas

tú has sufrido muchísimo

por el enojo de mi mamá

y eso me consta.

juan: a ver, aún así

yo no quiero que te sientas

obligado.

sebastián: pa, date cuenta,

está en mis manos la felicidad

de mis padres y que esta familia

vuelva a prosperar.

juan: ya está hablado.

yo no quiero que estés

con estefanía sin amor, ¿ya?

sebastián: no, y peor ahora.

juan: ¿por qué lo dices?

sebastián: es que ha cambiado

muchísimo.

primero parece un robot,

se volvió fría, cerebral,

pero ahora es como

si usara las mismas estrategias

de su papá.

juan: ¿cómo?

Cargando Playlist...