null: nullpx
Cargando Video...

Hijas de la Luna Capítulo 53

Univision3 Ene 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

[música clásica]

teresa: ¿y cuándo pensabas

darme la gran noticia?

victoria: ya ni la burla

perdonas.

fernando hasta se hincó

para pedirme que sea su novia.

todo porque le solté el cuento

a sebastián de que andábamos.

teresa: para terminar

de darle en la torre

a tu hermano.

victoria: no quiero darle

en la torre.

quiero que se case

con estefanía.

teresa: ese cuento ya me lo sé.

ojalá que dentro de este

berenjenal de cosas

salga algo bueno.

victoria: nomás espero que salga

el dinero que ofreció don darío

por la boda de sebastián

y estefanía.

teresa: también lo de fernando

podría funcionar.

¿por qué no?

victoria: ¿esa comida de

hospital es para la doña?

teresa: sí.

poco a poco va saliendo

del agujero.

sigue comiendo como pajarito.

octavio: te doblarás

tengas o no tengas más.

todoelmundo: dicen que doblador

a primera, jugador de segunda.

octavio: [ríe]

raymundo: ¿quién le va?

todoelmundo: siempre le toca

al que pregunta.

raymundo: perdón, raza,

pero es que...

me voy a jalar de vuelta

para monterrey.

octavio: ¿qué rollo?

raymundo: juana bárbara

me anda ignorando.

todoelmundo: creo que entre

golpe y entrenamiento

hay algo ahí, ¿verdad?

octavio: a la bestia.

el ray anda derrapando

por la juana bárbara.

esa ya no me la sabía.

todoelmundo: ¿quieres contarnos

la razón de semejante idilio?

raymundo: ningún idilio.

estaba muy quitado de la pena

cuando me entero que le gusto

a la juana bárbara.

octavio: parientón.

¿no andaba apiñada con el mau?

todoelmundo: sí...

raymundo: alguien muy confiable

vino a decirme que juana bárbara

quiere conmigo.

todoelmundo: ¿qué esperas

para conquistarla,

seducirla, magnetizarla--?

octavio: cállate pues...

ambos: [ríen]

bárbara: juana soledad,

¿ya te dormiste?

soledad: no, andaba viéndome

por dentro.

bárbara: noté raro al raymundo.

soledad: ¿no que no le querías

ni hablar?

bárbara: sí, pero me salió

con que se jalaba a monterrey.

le di a entender

que no me importaba.

soledad: como para no hablarse

se dijeron bien mucho.

bárbara: espérate que viene

lo más perrón.

me pregunta qué onda

con tus sentimientos.

soledad: a lo mejor no tenías

porque te valió gorro

que se fuera.

bárbara: no, lo dijo

muy raro.

así como...

qué rollo, eh.

¿saben algo?

soledad: no, para nada.

[ríe]

inés: sol...

sol.

¿has visto otra dimensión?

miren nomás la sonrisota.

soledad: hace mucho

que no me pasaba.

bárbara: ¿otro embarazo

psicológico?

inés: tienes un tacto...

soledad: tuve una visión.

inés: san benito,

que haya visto algo bonito.

soledad: sí.

vi al ángel de la abundancia.

leonora: venga...

qué sabroso.

muy bien.

mi niña hermosa.

una zanahoria.

ay, mi petus,

cómo te extrañé, chiquita.

odio estar encerrada

en mi recámara

como si fuera leprosa.

o como fodonga

sin nada que hacer.

con educación...

no se me atragante.

te limpio porque te dejaste

toda la boca embarrada.

niña bonita,

cómale bien.

estefanía: ¡tarán!

mauricio: ¿para qué nos haces

venir hasta aquí?

¿para contemplar

los sellos de clausura

de la dolorosa?

estefanía: no.

ven, ven...

mira.

sorpresa.

levantaron la clausura

de tu bar.

todos: [festejan]

¡dolorosa, dolorosa!

inés: ¿a poco estás triste,

chiquito?

mauricio: quiero tanto

este lugar.

inés: lo sé.

verás que dejaremos

a la dolorosa rechinando

de limpio, ¿verdad que sí?

estefanía: encontré una carta

que sebastián le escribió

a una tal "bonita".

le decía lo mucho que la amaba.

tú que te llevas tanto

con tu hermano,

¿sabes quién es ella?

victoria: no...

ni idea.

me acabo de encontrar que mi

madrina me encargó un mandado.

luego nos vemos.

juan: gordita,

te traje una peli.

leonora: ¿para qué,

sr. oropeza?

juan: una comedia para que

te rías un rato.

del que te gusta,

el que hace cara chistosas.

leonora: qué descaro.

¿usted cree que con una comedia

me voy a curar mágicamente

de este depresión

que me carcome por dentro?

juan: yo pensé--

leonora: no puedo creer

que tome tan a la ligera

mis emociones.

déjeme sola.

juan: está bien.

leonora: no, deje la película.

a lo mejor alguien quiere verla.

estefanía: necesito

un recogedor.

mauricio: gracias, estefi.

estefanía: ¿por qué?

mauricio: ¿crees que no sé

que le pediste a mi papá

que reabriera la dolorosa?

estefanía: eso no importa.

el caso es--

mauricio: claro que importa,

estefi.

nunca te enteraste,

pero darío iriarte mandó

a sembrar el alcohol adulterado

para que me clausuraran.

[música]

[música]

leonora: ay no...

[ríe]

[sebastián] ¿quieres regresar

a los mismos problemas?

al dolor, la angustia,

a que mi mamá me pida

que antes de morirse quiere

verme casado con estefanía.

leonora: [ríe]

victoria: con que muy

deprimidísima.

todo fue un teatrito

para que sebastián

volviera con estefanía.

de verdad,

qué poca vergüenza tiene.

leonora: no puedes entrar

a mi recámara como si

se tratara de una verdulería

y mucho menos haciendo

acusaciones sin fundamento.

victoria: ¿cómo no?

se andaba carcajeando tanto

que parecía un chango

con matraca.

leonora: [resuella]

lo que me faltaba,

no poder carcajearme

en mi propia recámara.

victoria: por mí "desatornice"

de la risa, pero a ver, suelte.

¿dónde quedó su dizque

depresión?

leonora: no tengo por qué

darte explicaciones.

así que te sales--

victoria: no, a ver.

¿por qué había sombra de ojo

azul en la funda

de sus almohadas?

leonora: ¿qué voy a saber?

seguro teresa las lavó

con ropa de colores

y por eso se manchó.

victoria: ¿y el atascón

de carne y frijoles

que se echó anoche?

¿no tenía hambre

y solamente cenaba

gelatina y pan tostado?

no se comió a petunia

de puritito milagro.

leonora: pues me dio hambre.

¿también eso es pecado?

victoria: ¿sabe qué

me duele más?

leonora: no sé ni me importa.

victoria: que siendo su madre

haya hecho sufrir

así de gacho a sebastián.

hay que tener el corazón

bien chiquito y arrugado

para decirle a su hijo

que quiere estirar la pata.

leonora: no, no.

victoria: eso sin contar

al pobre de mi papá

que está desviviéndose para

sacarla de su dizque enfermedad.

ese par la adora

y usted los maneja como títeres.

leonora: mentira.

victoria: niéguelo

todo lo que quiera.

pero lo que usted hace aquí

y en china se llama "chantaje".

leonora: ¿cuál chantaje?

victoria: poquito antes

de que empezara con su teatrito

a sebastián le dijo que

antes de que terminara siendo

alimentos para gusano

quería verlo casado

con estefanía, ¿o no?

leonora: no quiere decir nada.

yo he deseado esa boda

desde hace muchísimos años.

victoria: ni me imagino

el dolor de sebastián

si se enterara que su madre

fingió que se la cargaba

la huesuda nomás para obligarlo

a casarse con estefanía.

leonora: tú no sabes

nada de nada.

estefanía y yo lo hicimos

por la felicidad de sebastián

y también por su seguridad.

victoria: no manche...

me cae que estefanía también

estuvo metida en este lío

de su depresión mentirosa.

leonora: claro que no.

no malinterpretes mis palabras.

victoria: no se haga.

acaba de decir "estefanía

y yo lo hicimos".

leonora: hablaba de la boda--

lárgate.

ya no quiero que estés

en mi recámara.

[música]

[música]

mauricio: créeme, estefi.

mi papá fue incapaz

de reconocerlo pero él mandó

a sembrar el alcohol adulterado

en la dolorosa.

estefanía: ¿cómo estás seguro?

mauricio: porque me dijo

que iba a encargarse

de que la dolorosa

se mantuviera clausurada.

además, ¿si no fue él, quién?

estefanía: pudo ser

de mil formas.

igual y compraste ese

alcohol adulterado sin saber.

mauricio: chequeé el inventario.

había una caja de más,

justo la de las botellas falsas.

estefanía: entonces pudo ser

el dueño de un negocio cercano

que quería tronarte

porque eras mucha competencia.

mauricio: mira, estefi.

no voy a pelear contigo.

pero tengo claro que mi papá

mandó a clausurar la dolorosa

y lo hizo porque me odia,

así de simple.

estefanía: al contrario.

quiere que seas empresario,

que manejas la camaronera.

mauricio: darío iriarte

quiere a sebastián

como su sucesor, no a mí.

me considera incapaz

de manejar sus negocios.

[celular]

estefanía: perdón.

es leo.

hola.

cálmate.

voy para allá.

victoria: hasta me mordí

la lengua.

teresa: ¿a quién se le ocurre

reclamarle a la doña

que hizo sufrir a sebastián?

victoria: ¿cuando yo hago

lo mismito?

teresa: ¿para qué te digo

que no si sí?

victoria: es que tantito más

y la agarro a cachetadas.

teresa: eso me pasa a veces

contigo.

al final de cuentas,

tú y doña leonora

buscan lo mismo,

que sebastián se case

con esa muchacha.

¿sabes qué es lo único

diferente?

el método, nada más.

victoria: ay.

tú no le echas limón a la herida

le echas alcohol y luego

la prendes fuego.

teresa: ahora me oyes.

siempre que escucho a ti.

dime qué es peor.

ver que el amor de tu vida

se da sus besotes con su primo

o que tu propia madre te diga

que se quiere morir.

¿qué es peor?

victoria: ahí se van.

las dos están re feas.

teresa: tú lo dijiste.

victoria: se me está

enchinando la piel.

¿de verdad me estás diciendo

que soy igualita a la doña?

teresa: dices que ella te soltó

lo de la mentada seguridad, ¿no?

tú también buscas que darío

le pague a sebastián

para que la familia

tenga seguridad.

es lo mismo.

victoria: sí, pero yo

estoy sacrificando mi amor

por todos nosotros.

teresa: a ver, ven.

ninguna de las dos

se da cuenta que sebastián

tiene derecho a tomar

sus propias decisiones.

y si la riega,

muy su gusto, mi hijita.

sebastián: estas son

algunas de las...

>> actividades.

sebastián: sí.

actividades deportivas.

>> ¿te sientes bien?

sebastián: sí.

¿qué le parece?

>> bien.

pero me preocupas tú.

sebastián: no hay motivo.

necesito un balón--

>> perdón,

pero creo que no estás

en condiciones de trabajar.

¿por qué no te vas a tu casa

y regresas mañana?

sebastián: prefiero--

>> no te preocupes.

descansa.

arregla lo que te agobia.

sebastián: si pudiera...

gracias.

de verdad.

>> nos vemos mañana.

descansa.

sebastián: nunca pensé

que estefanía anduviera

de cómplice de la doña.

teresa: esa niña debe estar

bien desesperada

para andarse con algo tan feo.

es como hacer pacto

con el diablo.

victoria: ella no era así.

antes jamás se hubiera

prestado a eso.

teresa: perdió a sebastián

y está haciendo lo imposible

para recuperarlo.

es que la vida te cambia,

juana victoria.

a ver,

a poco antes hubieras besado

a un muchacho x

nada más porque sí.

victoria: pero no fue porque sí.

fue para decepcionar

a sebastián.

teresa: ahí muere.

se me acabó el tendido.

victoria: no, aguanta.

hay otra cosa.

teresa: ya no quiero saber.

victoria: estefanía ya sabe

que sebastián está enamorado

de otra, una tal "bonita".

teresa: ay...

nada más eso nos faltaba.

ahorita mismo voy a destender

todo para distraer mi cabeza.

estefanía: ¿le dijiste

a juana victoria que yo

era tu cómplice?

leonora: se me salió sin querer.

estefanía: ay, leo...

leonora: me sacó de mis casillas

esa bruta majadera.

estefanía: ni tan bruta,

porque descubrió nuestro plan.

leonora: pero no debería

meterse donde nadie la llama.

estefanía: leo, hablamos

de su hermana.

leonora: ¿desde cuándo

te interesa lo que piense

la cabecilla?

estefanía: necesito

a las juanas cerca.

leonora: no se te vayan

a pegar sus modos,

tú eres una princesa.

ellas son las ilegítimas.

estefanía: es que pueden

ayudarnos a averiguar de quién

se enamoró sebastián.

si alguien sabe

son sus hermanas.

leonora: tenemos un problema

muy grave.

¿qué tal si la ilegítima

le dice a sebastián

que lo chantajeamos,

que mi depresión fue una farsa?

estefanía: entonces lo perdería

para siempre.

>> sebastián oropeza

acaba de salir del hotel.

>> síguelo donde vaya

y me mantienes informado.

necesitamos entregarle

un informe al sr. iriarte.

>> de acuerdo.

soledad: ay...

todavía tenemos

los uniformes de mesera.

octavio: yo sigo de barman.

los coctelitos me quedan bien.

todos: [ríen]

raymundo: yo pues...

ni modo que le de a la raza

acondicionamiento físico.

bárbara: puedes ir a los baños

a tirar toallas.

[celular]

inés: ¿quién es, chiquis?

mauricio: mi papá.

¿qué pasó?

de acuerdo.

inés: ¿qué te dijo?

mauricio: me citó en su oficina.

seguro quiere que le bese

los pies después de todo.

gracias a su magnificencia

le quitaron los sellos

de clausurado a la dolorosa.

fernando: qué viva

darío iriarte.

octavio: ve, parientón.

el emperador quiere

que le hagas su reverencia.

bárbara: voy contigo

y le pongo su estate quieto.

inés: no todo se resuelve

con violencia, boxeadora.

bárbara: ¿con rezo sí?

mauricio: ya.

nos vemos al rato, chiquis.

estefanía: híjole, victoria.

es que estaba desesperada.

cuando a leonora se le ocurrió

el plan de la depresión

te juro que me sentí muy mal,

pero no me quedó de otra.

¿me entiendes, verdad?

victoria: me cae que sí.

y re bien, estefanía.

estefanía: ¿se lo vas a contar

a sebastián?

sebastián: ¿contarme qué?

[música]

[música]

sebastián: quedaron mudas.

¿por?

estefanía: es que planeábamos

una sorpresa.

sebastián: ¿cuál?

victoria: eh...

estefanía: una cena

de los cuatro.

sebastián: no me checa.

tú le preguntaste a victoria

si me iba a contar.

¿qué?

victoria: lo de la cena.

estefanía: para festejar

que ella y fernando

ya son novios.

sebastián: ¿por eso el misterio?

estefanía: solo era una sorpresa

para fernando y para ti.

el caso es que ya está.

a la noche nos reunimos

y yo voy a preparar la cena.

genial.

[ríe]

mauricio: aquí me tienes.

¿te hago una reverencia,

te pido perdón por haber nacido,

te limpio los zapatos?

darío: a cambio de reabrir

el antro ese que tienes

quiero que regreses

a trabajar a la compañía.

mauricio: de acuerdo.

pero conste que solo lo hago

por mis amigos.

darío: y yo por estefanía.

no por ti.

mauricio: no tienes

ni por qué decirlo.

eso es obvio.

voy a regresar a mi oficina--

darío: nada de oficina.

necesito que aprendas

quién manda aquí.

por tus amigos,

me vas a obedecer.

mauricio: ¿qué ordena

su majestad?

sebastián: además de falsa

y mentirosa, ahora eres sádica.

victoria: dime como quieras,

pero dime de qué me acusas.

sebastián: ¿cómo?

organizaste la reunioncita

para festejar tu noviazgo

con fernando.

victoria: no se te ocurre pensar

que no fui yo.

¿quién pudo ser?

¿no habrá sido tu cari?

tal vez por eso va a ser

en su casa.

sebastián: está bien.

¿por qué no te negaste?

victoria: yo tampoco te vi

diciendo que no.

sebastián: porque estefanía

no puede enterarse

de que estoy enojado contigo

porque no soporto tu falsedad.

victoria: el burro hablando

de orejas.

a poco vas a salirme

con que estás siendo

honesto con ella.

sebastián: eso a ti

ya no te importa, ¿no?

victoria: yo lo decía

porque deberías cuidarla más.

se anda enterando de cosas.

sebastián: ¿qué cosas?

victoria: no sé cómo

pero sabe que estás enamorado

de una tal "bonita".

bárbara: si queremos reabrir hoy

y que salga bien perrón

hay que comprar cosas.

inés: voy a repetir lo que

les he dicho durante semanas.

"no tenemos dinero..."

bárbara: ya.

¿cómo vamos a abrir?

soledad: oigan.

chanza y hay dinero en la caja.

cuando clausuraron

ni tiempo tuvimos de revisar.

a ver.

pesa...

[grita]

miren, mi hijas.

con razón tuve la visión

del ángel.

inés: pero como que ya

se tardó mucho mi chiquis.

bárbara: ¿no encuentras

un apodo más cursi?

estefanía: hola.

¿cómo van?

soledad: tú dinos, mira.

estefanía: les quedó padrísimo.

pero bueno,

me gustaría que me contaran

algo de sebastián.

soledad: ¿qué quieres saber?

estefanía: es que cuando

terminamos y me fui a chiapas

lo perdí de vista mucho tiempo.

inés: pero ya volvieron, ¿no?

eso es lo importante, el amor.

bárbara: [burla]

soledad: ya...

no empiecen otra vez.

estefanía: la cosa es

que me enteré,

y no me pregunten cómo,

de que sebastián

anduvo con alguien.

inés: yo pensé lo mismo.

bárbara: achis.

¿por qué sor indiscreta?

inés: de pura casualidad

lo caché con una tal amelia.

en un cuarto de hotel.

soledad: ¿amelia?

sabe quién sea.

bárbara: ¿y qué hacías

en un cuarto de hotel, monjita?

inés: ¿yo?

bueno, solo sé que era

compañera de sebastián

en la secundaria.

octavio: muchachas,

traigo noticias del

peor es nada de juana inés.

me habló al celular.

inés: ¿por qué no me marcó?

bárbara: ¿cómo? si te deshiciste

de los celulares,

hasta del tuyo.

inés: ah, pues sí.

estefanía: ¿qué dijo

mi hermano?

octavio: que no va a venir.

que abramos la dolorosa sin él.

victoria: si le cuento

a sebastián que su mamá

y estefanía le jugaron chueco

en una de esas la corta.

teresa: deja que me tome

mi cafecito tranquila.

victoria: el caso es que

va a haber cena con ella,

sebastián, fernando y yo.

échate nomás esa.

teresa: ah, caray.

suena como explosión

de bomba nuclear.

victoria: casi, madrina.

pero no me puedo echar

para atrás aunque

se me atragante

toda la comida.

teresa: no sé cómo aconsejarte--

fernando: una flor

para otra flor.

teresa: gracias, guapo.

fernando: perdón,

pero es para la otra guapa.

teresa: ¿ves cómo eres?

me ilusionaste.

fernando: vine a invitarte

a ver las estrellas.

victoria: salvo que la casa

de estefanía no tenga techo.

tenemos cena con ella

y con tu primo.

fernando: excelente.

pero no sé qué ponerme.

victoria: pues ponte abusado.

fernando: ¿por qué?

victoria: porque no sé

cómo vaya a salir eso.

fernando: ¿por?

victoria: por el papá

de estefanía.

ya ves que es medio especial.

juan: se ve que te has

acomodado muy bien

en casa de mi hermano, ¿verdad?

margarita: sí.

estoy muy contenta.

juan: ¿ahora vamos

a ser cuñados?

margarita: no sé, juan.

lo único que te puedo decir

es que me vuelve loca.

estoy enamorada

como una adolescente

de xavier oropeza.

juan: qué gusto me da.

darío: te tengo, juan.

[música]

[música]

estefanía: de verdad,

juntos se ven hermosos.

fernando: gracias.

pero no soy yo, es ella.

es tan linda

que me hace ver mejor.

como si me diera un retoque

con la computadora.

o más bien, como si ella

me iluminara a mí.

victoria: ay, sí.

se echa tierra

para que le echemos flores.

estefanía: eres buena onda,

fernando.

no te conozco bien

pero me late que eres

súper simpático, fiel

y como muy estable, ¿no?

sebastián: no.

el problema aquí

no es mi primo,

es mi hermana.

abusado, mi fer,

porque juana victoria es--

fernando: ¡cuidado con

lo que dices!

>> ¿con quién está

en gran arrumaco

juan oropeza?

darío: margarita...

como se llame.

madre de una de las juanas.

>> o sea que fue amante

de don juan.

darío: hace meses leonora

me dijo que juan

retomó su relación con ella.

>> ¿para qué me enseña

la foto? ¿piensa usarla?

darío: para que leonora

termine de desilusionarse

de su marido.

>> y que al fin

se decida por usted.

darío: eres brillante.

consigue más gente.

unos que sigan a margarita,

otros a juan.

que tomen las fotos y videos

que puedan, a ver qué nos sirve.

>> sí, señor.

sebastián: ¿cuidado con qué?

fernando: con lo que le dices

a juana victoria.

victoria: ya...

no se van a pelear.

a poco tienen que resolver

las cosas a trancazos

para sentirse muy machitos.

estefanía: ¿resolver qué?

¿por qué se ponen así?

fernando: si sebastián quiere

tirarle mala onda a mi novia,

por más que sea su hermana,

no lo voy a permitir.

mejor hablamos, ¿no?

victoria: no se vayan a pelear.

sebastián: sí, ya sé

que te preocupa muchísimo,

hermanita.

victoria: sí.

fernando: ¿por qué te pusiste

así con juana victoria?

sebastián: estamos peleados.

fernando: me queda clarísimo.

una vez los vi discutir

y fuerte.

sebastián: somos hermanos

y los hermanos siempre

tienen sus diferencias.

[victoria] sebastián y yo

hemos andado de la greña

desde que darío iriarte

le hizo una propuesta.

le ofreció un buen de lana

para arreglar el media luna

y pagar todas sus deudas

si se casa con estefanía.

sebastián: ¿vamos a hablar o

me trajiste para verte pensando?

fernando: está bien.

entiendo que los hermanos

tienen broncas.

pero no para hacer una escena

en la casa de tu novia.

sebastián: ¿me vas a decir

cómo debo comportarme?

fernando: no te entiendo.

andas muy agresivo

desde hace un rato.

¿tienes algo contra mí?

sebastián: no tengo nada

contra ti.

estoy presionado por

la situación económica

y broncas que tengo desde

siempre con juana victoria.

fernando: sí, pero no voy--

sebastián: ya te escuché.

lo has dicho mil veces.

que agreda a tu novia.

fernando: [suspira]

victoria: ¿si mejor le ponemos

reversa y cambiamos de tema?

este pleito de machos

me tiene hasta el copete.

estefanía: como quieras.

oye,

¿conoces a una tal amelia?

victoria: me suena,

pero no sé de dónde.

estefanía: juana inés me contó

que un día cachó a sebastián

con ella.

victoria: ya echándole cabeza

creo que supe algo de esa chava.

estefanía: ¿es cierto

que estaban juntos

en un cuarto de hotel?

victoria: eso no me consta.

lo que te puedo decir

es que tu sebastián

hablaba un chorro

de esa amelia.

se la pasaba diciendo

las cosas buenas de ella.

estefanía: ¿tú crees que--?

victoria: ¿ya se les bajó

el coraje?

fernando: hablamos y todo bien

entre sebastián y yo.

estefanía: me da mucho gusto.

octavio: ta bien gacho.

en sus buenas épocas,

la dolorosa estaba a reventar

todas las noches.

todoelmundo: es lógico

que esté semivacía.

se debe al hecho de haber

estado clausurada

varias semanas.

en el argot de los antros

digamos que está frío

y hay que calentarlo.

raymundo: ey...

cuando se corra la voz

de que están atendiendo

estas meseritas,

creo que va a haber

sobrecalentamiento global.

octavio: ray, aguas.

una de ellas es mi novia.

raymundo: con todo respeto.

octavio: miren, llegó

el hombre que estaba ausente.

¿qué pasó, mi mau?

no se ve agüitado,

sino lo que le sigue.

inés: ay, chiquis,

hueles a puritito pescado.

mauricio: camarón,

para ser exactos.

soledad: oh...

bárbara: qué bruto.

¿qué es ese olor?

inés: camarón.

octavio: que se duerme,

se lo lleva la corriente.

ojalá fuera como a cuatro

kilómetros de aquí

para no olerte.

todoelmundo: ¿ya nos vas

a contar, narrar

cómo te fue con tu progenitor

y el porqué de este olor?

mauricio: don darío iriarte

me mandó a la camaronera

a levantar cajas

de camarón congelado.

todos: ¿qué?

bárbara: ¿quieres que

le aplique a tu jefe?

inés: ¿sabes qué, chiquis?

te amo y no me importa

cómo huelas.

raymundo: qué valor, eh.

estefanía: ¿les gustó?

fernando: delicioso.

estefanía: [ríe]

sebastián: sí.

un platillo muy sofisticado.

te quedó muy bien.

victoria: perdón mi ignorancia,

estefi, ¿pero estas bolitas

qué vienen siendo?

estefanía: caviar.

hueva de pescado.

victoria: ah...

¿esto se come o nomás

son de adorno

y las echas a un ladito?

sebastián: se comen.

estefanía: el platillo es

una tortilla de seis huevos,

langosta y 280 gramos de caviar.

victoria: no sé por qué

me late que el caviar

y la langosta cuestan

un ojo de la cara.

estefanía: sí,

pero vale la pena.

hoy festejamos muchas cosas.

sebastián: sí, claro.

victoria: ¿o sea que sí

en serio nos vamos a comer

los huevitos del pescado este?

estefanía: sí, y no has probado

ni un solo bocado.

fernando: es bastante salado.

victoria: para el caso

nos hubiéramos comido

unos charalitos con limón

o una asesina a la plancha.

estefanía: [ríe]

¿no te gustó?

margarita: no me digas.

teresa: está genial, ¿no?

los muchachos están felices.

quién sabe desde qué hora

están trabajando en la dolorosa.

juan: ay, ay.

[ríe]

teresa: ¿a ti qué mosca te picó?

margarita: ¿nos vas a contar

el chiste?

juan: perdóname,

pero es que te veo

y me da risa.

margarita: qué bueno que

te sirvo de payaso.

juan: no, no te enojes.

pasa que no lo puedo creer.

ambas: ¿qué?

juan: que mi hermano haya

encontrado la horma

de su zapato.

margarita: cálmate.

eso suena a que me quiero

traer cortito a xavier

y para nada.

teresa: híjoles.

¿entonces ya se te hizo

con aquel?

juan: como sea,

me encanta la idea

de que seas mi cuñada.

ambas: [gritan]

leonora: robamaridos,

descarada, infeliz.

ni creas que te lo voy

a dejar...

[grita]

[jadea]

[balbucea]

cálmate, leo.

¡qué calma ni que ocho cuartos!

la voy a matar.

[llora]

fernando: gracias por

la invitación, estefi.

la fritata estuvo exquisita.

victoria: sin el caviar ese,

hubiera estado a todo dar.

estefanía: hay que acostumbrarse

a su sabor.

victoria: yo ahí sí te voy

quedar mal porque prefiero

la dieta de puros frijoles.

fernando: por eso le dicen

caviar azteca.

estefanía: tú te quedas

otro rato, ¿verdad, cari?

fernando: esa es nuestra señal

para salirnos de escena,

mi musa.

victoria: ¿mi musa?

no me late porque me hace

sentir como "musa-araña".

fernando: [ríe]

¿y qué tal "musita"?

victoria: como tú quieras

está bien.

sebastián: tengo que levantarme

temprano mañana, perdón.

estefanía: para tu trabajo

en el casa de cristal.

sebastián: gracias por la cena.

estuvo deliciosa...

estefanía: te amo.

Cargando Playlist...