null: nullpx
Cargando Video...

Hijas de la Luna Capítulo 4

Univision18 Oct 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

sebastián: bueno, una más.

bienvenida

a la familia oropeza.

soledad: con razón,

sin saber quién eras

te abracé con tantas ganas.

victoria: sí.

soledad: y hasta te conté

todas mis penas.

ambas: [ríen]

sebastián: bueno, pues listo,

una hermana más.

ahora, rápido, juana soledad,

empaca, nos vamos a mazatlán.

victoria: no, espérate,

sebastián,

ella necesita tiempo para--

sebastián: no hay tiempo,

nos vamos ahorita mismo.

victoria: claro que no.

juana soledad, acaba de pasar

por algo muy doloroso.

para el colmo, tú y yo

aparecimos de sopetón, pues,

con la novedad de que tiene

dos hermanos y un papá.

[grita] ay, ¿por qué

no controlas tu genio?

ay.

ambas: [ríen]

madre: créeme,

te entiendo, juana inés.

el convento es tu hogar,

el único que has conocido

y nosotras somos--

inés: son mi familia.

madre: claro que sí.

inés: creo que a veces

se le olvida que no tengo

a nadie en el mundo.

¿por qué mi mamá

me abandonó aquí...

[solloza]

...en las puertas del convento?

me abandonó

y no quiso saber nada de mí.

[solloza]

de su hija.

¿qué clase de madre

bota a su bebé y se desaparece?

¿por qué hizo algo tan horrible?

¿por qué?

victoria: te hice

un té de menta y jazmín

para que se te baje el coraje.

yo me hice un cafecito.

mm...

cómo es la cosa de rara,

¿verdad?

¿a poco alguna vez

te imaginaste

que tenías medios hermanos?

soledad: no, nunca.

a veces el destino

te quita algo,

pero te da otra cosa,

como si la vida

fuera un sube y baja.

victoria: híjole,

cómo te dolió

eso de tu galán.

mejor dicho de tu "exgañán".

soledad: lo amaba bien mucho,

juana victoria.

nos íbamos a casar

y el muy mentiroso

hasta hablaba de tener

morritos conmigo.

victoria: bueno, pero, pues,

mejor que cachaste

qué clase de "todas puedo" es

antes de formar una familia,

¿no?

soledad: es que siempre

he estado bien sola.

yo creo que mi mamá

ya se lo imaginaba

y por eso me puso juana soledad.

victoria: sebastián y yo vimos

la noticia sobre el accidente

de tu familia.

gracias a eso te encontramos.

soledad: estaba bien morrita

y los perdí, los perdí a todos.

sentí como si me hubieran

arrancado un cachito de alma.

luego, terminé

en un orfanato y allí estuve

hasta que fui mayor de edad.

victoria: ay, perdón,

yo de metiche ya hice

que--que te acordaras

de algo retriste.

soledad: pero es que apareció

genaro

y mi vida cambió.

ya no estaba sola y...

[solloza]

victoria: ay, no, ya,

llora, llora.

llora todo lo que quieras,

manita, porque estamos

en confianza.

soledad: ah, ¿ya vas a chillar

tú también?

victoria: ay, no.

[ríe]

perdón.

pues, es que soy mala

consolando gente.

ambas: [ríen]

victoria: ay, ya.

soledad: oye, espérate.

hace como un mes

tuve una visión

y era una media luna.

cuando la vi, luego, luego,

supe que mi vida iba a cambiar

y la de otras personas.

victoria: no.

¿a poco eres adivinadora?

soledad: no,

no, pues no, no tanto como eso,

victoria: ah.

soledad: a veces,

mis visiones son poco claras.

pero con la luna me llegó

una vibra bien especial.

victoria: mi amiga la luna.

[ríe]

bueno, entonces,

¿vienes con nosotros a mazatlán?

soledad: aquí en guanatos,

no tengo gran cosa.

solo necesito avisar

en el trabajo y ya.

la verdad es que quiero conocer

a--a mi papá,

juan oropeza.

victoria: ay.

ay, ¿y ahora cómo nos vamos?

el hígado encebollado

hizo su berrinche.

[timbre]

soledad: ay.

¿y si es genaro

que viene a reclamarme?

victoria: ah,

no te apures, manita,

yo mero me encargo de él.

que sepa a qué se atiene

por meterse con mi familia.

más faltaba.

mira,

hablando del rey de roma

y el hígado encebollado

que se asoma.

medre: evita juzgarla,

no sabes si tu mamá

podía hacerse cargo de ti o no.

inés: pero ¿qué tal

si me abandonó

porque--porque no me quería?

madre: no, juana inés,

no lo veas así.

inés: mire, ¿se acuerda?

madre: cuando te encontré

afuera del convento,

estabas envuelta

en una cobijita vieja

y junto a ti solo estaba

tu acta de nacimiento

y, en tu cuello, ese relicario.

inés: una foto y un relicario

con una media luna,

como mi lunar de nacimiento.

eso es lo que me dejó mi mamá.

madre: no, juan inés, no,

te dio la vida.

además, eres igualita a ella.

inés: ya tengo 23 años.

¿por qué nunca

ha venido a verme?

[solloza]

victoria: ¿sabes qué, hermanito?

no te creo nadita.

sebastián: juana victoria,

te estoy pidiendo perdón.

en serio me arrepentí

de irme como lo hice

y regresé por ustedes.

victoria: es que, güey, me cae

que no te entiendo nada.

a ver, ¿por qué el geniecito

que te cargas?

sebastián: porque tengo

un asunto pendiente en mazatlán

y me urge resolverlo.

victoria: ay.

sebastián: es importante

para mí.

victoria: ajá,

y en lugar de eso te fuiste

para quién sabe dónde.

ay, pero mira, allá tú,

mejor ya ni le mamo,

porque vamos a terminar

de la greña, para variar, ay.

sebastián: ¿y juana soledad?

¿la convenciste

de que venga con nosotros?

victoria: pues...

¿mm?

soledad: ya estoy lista.

sebastián: juana soledad,

me porté como un patán,

pero no es contra ti.

al contrario,

me dio mucho gusto encontrarte

y más que decidieras venir

con juana victoria y conmigo

a casa.

soledad: como que le vas

quitando eso

de hígado encebollado.

victoria: [ríe]

soledad: creo que mi hermano

ya me está cayendo

tantito menos peor.

sebastián: gracias.

bueno, de aquí

directo al aeropuerto.

victoria: sí.

ay, yo, yo me la llevo.

[ríe]

bárbara: [gime]

alberto: [ríe]

bárbara: ¡maldito infeliz,

te voy a matar!

alberto: ¿por qué te haces?

si yo sé que te encanta, ¿eh?

bárbara: yo voy a enseñarte

cuánto me encanta imbécil.

[gime]

[jadea]

alberto: [ríe]

[solloza]

[solloza]

[llora]

juan: juana soledad,

juana soledad.

tengo otra hija.

no sabes la alegría,

la alegría que me da conocerte.

ven, ven, ven aquí, ven.

gracias a la vida

por tu existencia, hija.

victoria: no, no, no, eh...

[ríe]

perdón, perdón,

espéreme, don juan.

sé que--sé que está

reteemocionado,

pero la pobre juana soledad,

pues, no sabe

ni dónde está parada.

se enteró que el infeliz

de su novio le pintaba el cuerno

y luego nosotros le caímos

de trancazo con la noticia

de que tiene una familia.

juan: sí, sí, perdón.

sebastián: siento no poder

compartir este momento

tan emotivo,

pero tengo algo

urgente qué hacer.

hermanas, hasta luego.

javier: ¿y este por qué

anda tan apurado?

victoria: ay, pues, ¿quién sabe?

todo el viaje anduvo con cara

así de traer lombricillas

ahí en la panza, ay.

juan: pero, a ver, cuéntenme,

¿cómo fue el encuentro

entre hermanos?

soledad: juana victoria y yo

conectamos en las primeras

de cambio.

victoria: [ríe]

pues la mera verdad

que conocer a juana soledad

es lo mejor que me ha pasado

en mucho tiempo.

hermana.

[ríe]

juan: perdón, ¿puedo?

yo también quiero.

>> [ríen]

magui: necesitamos una casa.

aquí de plano ya no cabemos.

¿se te hace buena idea,

chaparrito?

bárbara: hola, madre.

magui: buenos días, hija.

bárbara: ¿ya se peinó contigo

el betito?

¿te contó por qué trae

el ojo morado?

magui: ay, sí, pobre.

dice que anoche

se levantó medio dormido

y se pegó contra

la puerta del baño.

bárbara: no, ¿qué va?

más bien ha de ser sonámbulo,

bato, ¿que no?

por eso no te acuerdas

que te metiste a mi cuarto,

que me destapaste,

que querías meter

tu mugrosa mano

debajo de mi camisa.

magui: ¿entraste al cuarto

de la niña, alberto?

alberto: claro que no,

está inventando,

desde que regresé,

quiere que me vaya

y me tira carro.

me tiene mala voluntad,

margarita.

¿me crees, verdad?

magui: sí, claro que sí, beto.

bárbara: solo espero

que cuando abras los ojos

y te des cuenta

de la clase de pelado

que es alberto,

no sea demasiado tarde.

magui: oh.

alberto: ¿ves?

[portazo]

no entiendo por qué me odia.

magui: ay, alberto, qué pena.

ay, perdónala, por favor.

alberto: claro, claro,

la perdono.

y ¿sabes por qué?

porque te amo.

magui: y yo más.

[música]

[música]

madre: es ropa que nos donaron

para los pobres,

seguro que aquí

hay algo que te quede.

inés: no entiendo qué pretende,

madre.

madre: mira

qué lindo vestidito.

inés: oiga, primero dígame

para qué quiere que me lo ponga.

madre: te va a quedar perfecto.

inés: ¡ay, madre!

ay, perdón.

e--es que estoy nerviosa

y usted no quiere decirme.

madre: te conseguí trabajo.

inés: ¿otro?

ave maría purísima.

madre: este te va a gustar más.

tiene la ventaja

de que vas a venir

a dormir aquí todos los días.

inés: pero...

madre: no se hable más.

tienes que olvidarte del hábito,

¿entendido?

cuando te hayas puesto

el vestido, me avisas.

sebastián: ¡chiquita!

estefanía: ¡en la cocina,

sebastián!

sebastián: perdón.

estefanía: ¿me vas a decir

por qué las mentiras?

sebastián: voy a contarte

la verdad,

pero prométeme

que no se lo vas a decir

a nadie.

estefanía: ay, me asustas,

mal plan.

sebastián: pues sí,

está para asustarse

porque es bastante grave.

javier: ten la llave

de tu habitación,

pero no puedes

ocuparla todavía,

¿de acuerdo?

espera hasta que yo te avise.

victoria: oigan, espérenme

tantito porque le tengo

que avisar a mi madrina

que ya llegamos.

javier: ¿me permites?

tengo que hacer una llamada.

egidio: acaba de aparecer

otra mujer misterio

con javier oropeza.

leonora: cuidado.

[gritos]

javier: sí, sí.

leonora: javier, ¿sabes si

sebastián sigue en guadalajara?

javier: no, ya regresó,

pero no sé dónde está,

me dijo que...

leonora: ingrato,

¿por qué no me avisó?

javier: sí, sí.

ahorita le llamo, hasta luego.

javier: ¡todoelmundo!

egidio: ey, ey.

[ríe]

¿qué pasó, don javier?

¿no me va a presentar

a la recién llegada o qué?

javier: no.

egidio: está bien, mucho gusto.

ya me voy, ya.

estefanía: o sea, ¿cómo?

aparte de ti,

¿don john tiene dos hijas?

sebastián: y eso

si no le aparecen otras por ahí.

todavía falta localizar

a dos mujeres

con las que tuvo relaciones.

estefanía: y ¿leo ya lo sabe?

sebastián: solo

lo de juana victoria

y que mi papá

anduvo con otras tres.

ni idea tiene de que fuimos

a buscar a juana soledad.

estefanía: ay, ¿dos juanas?

no, tu mamá

debe de estar supermal.

sebastián: le retiró el habla

a mi papá.

lo corrió de su recámara.

y él anda que ni te cuento.

estefanía: ay, no, neta qué oso.

sebastián: pues sí.

y yo me siento pésimo.

me preocupan mis papás,

nunca los había visto peleando

y ¿sabes qué?

es bastante desagradable.

por eso no quiero

que mi mamá se entere

por nada del mundo--

estefanía: ya sabe que viajaste

a guadalajara

con juana victoria.

sebastián: ¿cómo se enteró?

estefanía: ay, mi amor, perdón,

fue mi culpa.

se lo dije después

de que me llegó

una publicación de "face".

madre: buenos días, marta,

¿cómo le va?

marta: muy bien , madre,

¿y a usted?

madre: bien, gracias a dios.

mire, aquí le traigo

a juana inés.

inés: santo cielo, no,

yo me voy de aquí.

madre: juana inés bautista,

vas a trabajar con marta.

ya la conoces, ¿verdad?

bárbara: mi mamá y yo

vivimos aquí con alberto,

antes de que el desgraciado

la "sordeara".

pero él se quedó aquí

y luego supe que volvió

a casarse.

[timbre]

>> ¿y cuál es el jale aquí?

[timbre]

bárbara: pues, si al imbécil

lo busca la policía,

igual y la mujer sabe algo,

¿que no?

[timbre]

>> yo creo que ya te oyeron.

>> hola.

eres juana bárbara, ¿no?

¿te acuerdas de mí?

soy tu vecina de aquí junto.

bárbara: sí, claro, hola.

oiga, ¿sabe si hay alguien

en casa de alberto?

>> no, hace semanas

que no veo a nadie.

la casa está como abandonada.

leonora: es el colmo

de los colmos,

no me avisaste de tu regreso.

sebastián: perdón, mamá,

tenía unos pendientes.

leonora: como sea, a ver,

¿a qué fuiste con la ilegítima

a guadalajara?

¿por qué nos mentiste

a estefanía y a mí?

te prohíbo terminantemente

que te relaciones

con juana victoria.

no la vas a volver a ver,

en lo que resta de vida.

¿te quedó claro?

[música]

[música]

victoria: ay, ¿qué hacemos aquí,

juana soledad?

soledad: ocupaba un lugar

para hablar contigo,

tú y yo, solitas.

victoria: ¿y se te ocurrió

venir aquí?

soledad: ey, mira,

se trata

de la mamá de sebastián,

¿verdad?

victoria: ¿qué pasa

con doña leonora?

soledad: ah, pues,

me topé con ella

y tuve una de mis visiones.

victoria: ¿y qué viste?

soledad: ella estaba rodeada

de ramas,

espinas enormes.

victoria: pero, pues, y ¿eso

qué quiere decir o qué?

soledad: que esa mujer

nos va a hacer la vida

de cuadritos.

sebastián: no, mamá,

ya estoy grandecito

como para que me digas

con quién puedo relacionarme,

así que perdón--

leonora: ¿te estás poniendo

del lado del señor oropeza?

sebastián: tengo claro

que cometió un grave error,

y estoy enojado con él

justo por el dolor

que te ha provocado.

pero de ahí a que me prohíbas

acercarme a juana victoria, es--

leonora: es muy sencillo,

estás conmigo o estás contra mí.

sebastián: un ultimátum,

¿es en serio?

leonora: a menos que ya seas

íntimo de la ilegítima.

eso es, ¿verdad?

juana victoria y tú

ahora son amigos.

sebastián: y si así fuera, ¿qué?

en todo caso,

ella no tiene culpa de nada.

leonora: claro que sí, ¿eh?

porque ella se presentó aquí

23 años después.

¿por qué no se quedó en su casa

y nos dejó tranquilos?

sebastián: mamá.

leonora: yo sé por qué, ¿eh?

porque--porque algo

quiere de nosotros,

de juan, de mí,

¿y sabes qué es?

dinero.

sebastián: mira, cuando llegó,

ni idea tenía de quién era

juan oropeza.

solo vino buscando consuelo,

se quedó sola

después de la muerte de su mamá.

leonora: pues, más a mi favor.

¿por qué no se quedó allá

llorando su pena?

sebastián: ¿cómo puedes ser

tan cruel?

leonora: en concreto,

¿tú estás del lado

de la ilegítima?

sebastián: ¿sabes qué?

piensa lo que quieras.

leonora: juana victoria

se apareció

con la única intención

de causarnos problemas

y jamás debió venir a mazatlán,

¡jamás--!

[gime]

ay, dios santo.

[jadea]

victoria: la mera verdad

que está gacho

lo que le pasa a la doña.

mira, hay que ponernos

en sus chanclas.

bueno, más bien,

en sus tacones,

porque es medio estiradita.

soledad: es que después

de mi visión, me da miedo.

victoria: a ver, échale cabeza.

lleva casi 25 años

de feliz matrimonio

y, de repente,

se viene a enterar

que su marido

le fue infiel cuatro veces.

soledad: sale, pues entonces,

¿doña espinas ya sabe de mí?

victoria: no, hombre,

si se entera,

hay que enterrarla.

si conmigo casi le da

el "siperitaco".

no.

soledad: entonces, ¿para qué

me trajeron?

victoria: mira, manita,

lo que sea de cada quien,

don juan es retebuena gente

y él quería conocerte.

¿ya ves lo feliz

que se puso cuando te vio?

soledad: sí, pero no quiere

que su esposa se entre

de que existo.

eso significa

que me va a mandar

derechito y sin escalas

de regreso a guanatos.

juana victoria,

no quiero que me separen de ti.

victoria: no,

no te me "apaniques".

yo me encargo de que nunca

nos separen.

soledad: y tampoco me gustaría

alejarme de sebastián,

aunque sea un hígado,

ni de mi tío, ni de mi papá.

ya los siento como mi familia.

victoria: bueno, ya tranquila.

ya, a ver, no vayas a llorar.

mira...

no, ya, no chille.

vamos a estar juntas

para siempre.

juan: hijo,

¿has visto a juana victoria?

¿te sientes bien?

sebastián: ¿para qué la quieres?

juan: pues, necesito hablar

con ella y también contigo.

conocer a juana soledad

me--me ilusionó más

de lo que ya estaba, ¿sí?

sebastián: me di cuenta.

juan: es que, en una de esas,

también las otras dos mujeres

que todavía no hemos investigado

pueden tener un hijo mío

y me urge saber--

sebastián: qué egoísta eres.

juan: ¿lo dices por tu mamá?

sebastián: claro, ya lo sabes.

juan: pero, a ver, ¿por qué

estás tan enojado?

sebastián: acabo de echar

un pleito con ella.

juan: [resopla]

lo siento mucho, mi hijo.

a ver, cuéntame, ¿qué pasó?

sebastián: me puso un ultimátum.

o estoy con ella

o contra ella.

javier: hola, ¿cómo les va?

teresa: ay, mejor

me voy a chambear.

javier: no, necesito hablar

contigo, teresa.

tu papá te anda buscando.

victoria: don juan,

querrá decir.

pues, bueno,

me voy de volada a verlo.

teresa: ¿tan pronto

me va a poner

de patitas en la calle?

javier: ¿te interesa el puesto

de ama de llaves del hotel?

teresa: ¿en serio?

javier: claro.

teresa: ay, claro.

[ríe]

gracias, gracias,

va a ver que soy muy responsable

y no me rajo por nada del mundo.

javier: sí.

[ríe]

teresa: gracias, venga.

victoria: pues a ver, don juan,

suelte la sopa.

juan: bueno, se trata de...

victoria: ya sé, de la movidita

que se echó después de la mamá

de juana soledad.

juan: oh.

victoria: ay, si esos ojos

fueran puñales,

ya estaría yo hecha picadillo.

juan: bueno, en puebla,

conocí a inés bautista, ¿sí?

sebastián: puebla,

¿a qué fuiste para allá?

juan: a acompañar a tu mamá.

quería pedirle a la virgen

de la inmaculada concepción

que nos diera un hijo.

sebastián: y mientras

ella rezaba, tú--

victoria: bueno, a ver,

¿cómo era inés?

juan: inés era como un ángel.

era dulce, risueña, fresca.

muy religiosa.

sebastián: sí, se notó.

todo un ejemplo de recato.

victoria: oye, sebastián, a ver,

ya, bájale dos rayitas.

deja hablar a tu papá,

para saber cómo contactar

a la tal inés bautista.

sebastián: perdón,

perdón por molestarme

por el tour de infidelidades

de mi papá.

victoria: bueno, ¿qué más

recuerda de la susodicha?

juan: pues, que estuve con ella

en el 94.

sebastián: el mismo año

que conociste a las demás.

juan: bueno, y si tuviera

un hijo mío, pues,

sería de tu edad,

juana victoria.

sebastián: [resuella]

pues, vamos a buscarla.

victoria: nomás no entiendo,

usted es un tipazo,

¿por qué su hijo

le salió tan sangrosito?

juan: tenle paciencia,

paciencia.

[música]

inés: a ver, 85,

más 103,50,

más 29, más 46,

son 263 pesos con 50 centavos.

>> 300.

inés: recibo 300.

y su cambio, 20,

36 pesos con 50 centavitos.

>> sí, gracias.

inés: de nada

y que hoy no le falte

la bendición de dios.

marta: órale, juana inés,

¿cómo le haces

para hacer tan rápido

esas cuentas sin equivocarte?

eres más veloz

que mi calculadora.

inés: no sé, para mí es fácil.

marta: anda preocupado,

buscando a un niño

que se perdió.

inés: dios bendito, pero ¿cómo?

marta: no, no saben,

pero rubén está haciendo

de todo para encontrarlo.

es buen muchacho.

noble hasta decir basta.

soledad: [bosteza]

[pitido]

[música]

>> ♪ así que llévame, llévame

llévame, llévame

llévame contigo... ♪

soledad: ájalas, ¿y esto?

>> ♪ contigo

así que, llévame, llévame

llévame, llévame

llévame contigo

contigo ♪

soledad: [grita]

octavio: ¿ya se te pasó

el susto o te pongo otro

para que se te quite?

soledad: muy chistosito,

¿verdad?

ni te preocupes, ya estoy bien.

octavio: soy octavio.

soledad: juana soledad.

a ver, mi hijo,

¿cuál es tu jale aquí?

octavio: pues, a veces le hago

trabajitos a don javier.

y me mandó a abrir una puerta

para comunicar este cuarto

con el de junto.

soledad: sí, seguro para que yo

tenga a la mano

a juana victoria.

octavio: ¿y ella quién es?

soledad: octavio, al vuele,

fuera de mi cuarto.

octavio: está bueno.

pero ¿qué hacemos con eso?

soledad: arre,

termina tu dichosa puerta.

octavio: pero ¿qué tal

si nos vemos al rato?

soledad: fíjate que ahorita

lo último que quiero

es salir con un morro.

octavio: ¿otro día?

soledad: nunca.

leonora: pero ¿todoelmundo

está detrás del escándalo

de las redes sociales?

mundito: sí, de una, leonora.

él es el famosísimo

"chismógrafo anónimo".

leonora: ¿y qué gana

desperdigando chismes?

mundito: dinerito.

mientras más público

tienen sus blogs

más lana le pagan.

leonora: si te cuento algo,

mundito, ¿me prometes

que no se lo cuentas a nadie?

mundito: prometido.

a ver, suelte el chisme.

leonora: yo sé quien es

la joven misteriosa

que llegó a mazatlán,

hace unos días.

>> achis, en serio

vas a preguntarle al agente

del mp: "oiga, ¿por qué

la policía busca

a alberto centeno?".

bárbara: pues, ¿a poco tienes

una idea mejor?

>> no, pues sí tienes razón,

pero es que me da miedo

que te metas en una bronca

bien perrona.

bárbara: ¿sí sacas

que estoy metida

hasta el cuello?

necesito demostrarle a mi mamá

que el bato ese es un mendigo.

>> ¿qué?

bárbara: mira esto.

>> no, pues sí se la bañó.

bárbara: lesiones

y tentativa de homicidio.

así se las gasta el bruto ese.

victoria: ay, nada, nada y nada.

sebastián: con un nada basta.

victoria: pues no hay ninguna

inés bautista en puebla.

sebastián: o no tiene

redes sociales.

victoria: o se murió

hace un chorro.

sebastián: o se fue a vivir

al extranjero

o se casó y no usa su apellido.

todo es posible.

[resopla]

ya sé,

hay un sitio para localizar

a personas desaparecidas.

vamos a subir la información

sobre inés bautista.

victoria: y ¿a poco

crees que funcione?

sebastián: pues vale la pena

intentarlo, ¿no?

>> un kilo de guayaba.

marta: de guayaba, sí.

espérame tantito.

gracias.

todos: [hablan a la vez]

inés: ¿lo encontraste?

rubén: juana inés.

inés: sí, todo el día

te he visto con el teléfono

y doña marta dice

que estás buscando a un niñito.

rubén: sí, hay

un chorro de gente

tratando de localizarlo.

subí sus fotos

a las redes sociales.

pero, bueno, ¿de qué

te disfrazaste hoy?

inés: no me disfracé.

rubén: todavía me duele

la nariz del portazo

que me diste, ¿eh?

inés: ay, mejor termino

mi trabajo.

y voy a rezar

para que encuentres al niño.

javier: por mí ni te preocupes,

juan, yo estoy más allá

del bien y del mal.

juan: pero ¿quién inventó

tamaña mentira?

y encima, encima la publicó

en las redes.

javier: yo feliz de ser

el papá de una muchacha

tan linda como juana victoria,

¿eh?

juan: pero no es tu hija,

javier.

es mía y estoy muy orgulloso

de que lo sea.

sebastián: bueno,

estos del chismógrafo

ya no saben ni qué inventar.

a ver, ¿de dónde sacaron

que mi tío javier es tu papá?

victoria: no te hagas

el que la virgen te habla,

hígado encebollado,

¿a quién quieres chamaquear?

sebastián: ¿de qué hablas?

victoria: de lo que haces,

con tal de proteger

a tus papás de la deshonra.

sebastián: ¿en serio

crees que yo--?

victoria: sí, sí,

segurito inventaste

que don javier es mi papá

para proteger a tu jefa.

sebastián: estás loca.

victoria: encontraste

cómo desafanarte del problema

echando a la hija incómoda

al tío.

sebastián: pues, te digo

que yo no fui.

si me crees capaz de lago así,

perfecto, aquí lo dejamos.

victoria: eso, pélate, judas,

húyele.

sebastián: no voy a aguantar

que me levantes falsos,

yo estaba contigo

cuando publicaron lo de mi tío

en las redes sociales.

victoria: ándale,

aplicando la coartada policíaca.

está bueno, a ver,

pero si no fuiste tú, ¿quién?

sebastián: gente que disfruta

con chismes y mentiras.

sobran.

victoria: no, pero a ver,

vamos a echarle cabeza,

¿a quién carambas le convendría

que yo quede como hija

de don javier?

sebastián: ¿a dónde vas con eso?

victoria: ¿a quién le preocupa

un chorro el qué dirán?

soledad: ella estaba rodeada

de ramas, espinas enormes.

victoria: pero, pues, y ¿eso

qué quiere decir o qué?

soledad: que esa mujer

nos va a hacer la vida

de cuadritos.

victoria: no fuiste tú,

pero la chismosa fue tu mamá.

sebastián: estas loca.

mi mamá sería incapaz.

victoria: ¿estás seguro?

[música]

>> "qué guardadito

se lo tenía tu cuñado, leo".

leonora: éxito rotundo.

[alerta de mensaje]

>> "tan serio y formal

que se veía javier oropeza".

leonora: [ríe]

[alerta de mensaje]

>> "mustios que son todos".

[alerta de mensaje]

>> "bien dicen que el hombre

es lo que hace

y no lo que dice".

[alerta de mensaje]

>> "¿quién será la madre?

porque a javier

nunca se le ha conocido novia.

leonora: [ríe]

victoria: [silva]

está bien, pues, me callo.

sebastián: en algún momento

necesito trabajar,

con tanta cosa,

tengo un montón de pendientes.

juan: ¿ya vieron lo de javier?

victoria: sí, hasta sabemos

quien inventó el chisme.

sebastián: no tienes pruebas,

juana victoria.

juan: necesito resolver

esta situación ya.

sebastián: a ver,

¿a qué te refieres?

victoria: sí, a ver,

¿qué le anda rondando

por la cabeza?

juan: ¿cómo van

con lo de inés bautista?

victoria: pues, de mal en peor.

nomás no damos con ella.

juan: ¿ni una pista?

sebastián: no.

pero ¿qué piensas hacer

con respecto al chisme, papá?

juan: ya verán,

ustedes encuentren

a la pueblana.

victoria: mira, ya sé de dónde

sacaste lo mandón.

sebastián: sacamos, dirás.

victoria: [silva]

estefanía: ¿te gustó el salmón?

darío: mm, excelente,

estefanía mía,

nunca había probado uno

tan delicioso.

estefanía: ay, gracias,

qué lindo.

darío: además, mi vida,

hoy te ves más hermosa

que de costumbre.

mauricio: ay, ay, ay.

darío: si algo te molesta, dilo.

estefanía: "daddy, daddy",

¿querías hablar conmigo?

darío: ay, sí, mi vida, sí,

se trata de sebastián.

estoy preocupado,

me gustaría

que platiques con él.

estefanía: ¿de?

darío: le ofrecí asociarnos

para convertir al media luna,

en un hotel boutique

de prestigio internacional.

pero me rechazó.

mauricio: claro, prefiere

hacer las cosas por su cuenta.

darío: en lugar de meterte

en lo que no te importa,

deberías de poner atención

a tu trabajo

que deja mucho que desear.

mauricio: ya vamos a empezar.

darío: la producción

de la planta

bajó en un 3%

en la última semana.

y todo eso es culpa tuya.

ey, ey, ey, ¿adónde vas?

no hemos terminado de cenar.

siéntate.

cómete eso.

a ver, mi vida, entonces,

¿que vas a hablar con sebastián?

convéncelo de que entre razón,

de que se asocie conmigo.

estefanía: sí, daddy.

yo hablo con él.

darío: eso.

estefanía: [ríe]

darío: te amo mi vida.

estefanía: ay, yo más.

sebastián: [suspira]

ya hay algunos mensajes

en la página de inés bautis-ta.

juana victoria.

victoria: ay, ¿qué?

¿descubriste algo de doña inés?

sebastián: "busque inés bautista

en el cráter del popocatepetl,

ahí la vi en 1887, ja, ja".

victoria: ay, mira nomás,

qué gente tan canija.

sebastián: algunos no tienen

nada que hacer.

victoria: y bueno,

¿hay más mensajes?

rubén: casi todos los mensajes

que llegan son de gente

que nada más anda vacilando.

inés: pues, muy mal,

se supone que esa página

es para encontrar desaparecidos,

¿no?

¿y desde cuándo se perdió

tu vecinito?

rubén: hace un par de días,

se fue a la escuela

y ya no regresó.

inés: ay, quiera dios

que lo encuentren.

oye, rubén, ay...

¿podría...?

¿podría pedirte un favor

personal?

es que quisiera encontrar

a mi mamá.

rubén: ¿no sabes dónde está?

inés: me abandonó cuando apenas

era una bebé.

rubén: lo siento, juana inés.

inés: siempre he querido

localizarla y preguntarle

por qué me dejó en el convento.

ya es tardísimo, me voy.

rubén: ¿cómo se llama tu mamá?

inés: inés bautista.

rubén: "la persona

que haya conocido o conozca

a inés bautista,

quien vivía en puebla

hace 24 años".

increíble.

victoria: "conozco

a una inés bautista,

pero no es pueblana,

nació en mérida".

que se me hace que nunca

la vamos a encontrar.

[suspira]

[alerta de mensaje]

sebastián: hay un mensaje nuevo.

"hola, soy rubén,

vivo en puebla, puebla,

no conozco a inés bautista,

pero tengo una amiga

como de 23 años que se llama...

juana inés bautista".

ambos: otra juana.

[música]

Cargando Playlist...