null: nullpx
Cargando Video...

Hijas de la Luna Capítulo 3

Univision17 Oct 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

leonora: ay...

juan: no, no, espérame, mi amor.

leonora: no me toque,

no me toque,

que me va a matar de un coraje.

[gime]

juan: [suspira]

[resopla]

sebastián: [ronca]

oye, ¿y esto?

papá, ¿qué haces en mi cama?

juan: ay, no hables tan fuerte.

ayer,

no sé cuantos tequilas me aventé

y me retumba la cabeza.

sebastián: en esta casa,

hay cinco recámaras.

juan: en casi 25 años

que llevo de casado,

pocas veces había dormido

sin tu mamá.

sebastián: ¿y las noches

qué pasaste con la madre

de juana victoria?

juan: no, no con ella,

estuve más bien de día.

[gime]

bueno, ya, en fin,

anoche intenté dormir

en una de esas cinco recámaras

y no pude.

quise regresar a mi recámara,

bueno, a mi exrecámara,

y estaba cerrada

a piedra y lodo.

sebastián: obvio.

juan: pues, no me quedó

de otra para--que venir aquí...

[gime]

...a dormir contigo.

lo que no sé

es por qué terminé

con los pies en la cabecera.

lo que sí me acuerdo

es que la cama

no dejaba de moverse.

sebastián: claro,

te dio "cama loca".

juan: a lo mejor,

pero, a ver,

mi hijo, a ver...

qué bueno que podamos hablar.

necesito pedirte un favor.

victoria: de veras,

me da pena molestarlo,

don javier.

usted ha sido re buena gente

con mi madrina y conmigo.

y no quiero parecer encajosa,

pero, pues--pues,

quiero pedirle un "favorzote".

javier: el que quieras.

victoria: me urge una chamba,

de lo que sea, de recamarera,

de recepcionista,

de carga maletas, de mesera.

ah, si quiere,

hasta de seguridad, ¿eh?

necesito juntar una lana

para--para regresarme

a la ciudad de méxico.

javier: ¿que tan mal

te hemos tratado?

victoria: no, ¿cómo cree?

si usted y don juan

son increíbles.

javier: tu papá, tu papá.

victoria: se han portado

a todo dar conmigo.

ay, lástima

que no pueda decir lo mismo

de--de otros.

magui: bienvenido, chaparrito.

alberto: gracias, magui.

magui: te desocupé

una parte de mi closet.

pero traes un bolón de cosas.

en el tuyo hay lugar, hija,

¿que no?

bárbara: no, ahí ya no cabe

ningún alfiler

y, aunque cupiera, fíjate.

alberto: hola, juana bárbara.

magui: saluda, hija.

ustedes van a convivir mucho,

mejor que se lleven bien.

alberto: me encantaría

que viviéramos en armonía.

como la familia

que alguna vez fuimos.

magui: hija, pues,

¿qué pierdes dándole la mano?

alberto: barbi, siempre fuiste

como una hija para mí.

soledad: yo también

dormí como piedra, amor,

ahora sí ni escuché

tus ronquidotes.

genaro: ah, es que la terapia

que me diste estuvo de diez.

soledad: mejor que mi masaje

ni las papas, ¿a poco no?

genaro: ajá.

soledad: ¿de veras me amas,

genaro?

genaro: claro, preciosita.

soledad: ¿como cuánto?

[celular]

genaro: [carraspea]

perdón,

tengo que contestar,

es del trabajo.

soledad: sí, ya, ¿verdad?

mira, qué oportuno.

genaro: sí, sí, sí.

me muero por verte.

he andado sin tiempo

por el trabajo.

te lo juro.

no, no, no, ¿cómo crees?

no.

bueno, ¿qué tal

si nos vemos en un rato, eh?

¿donde siempre?

[carraspea]

era mi jefe,

tengo que hacer

una reparación urgente.

se quedaron sin luz

en una oficina

y ocupan que la arregle

de volada, ¿sí?

soledad: sí, está bueno, pues.

genaro: eh, me voy a dar

un baño, ¿vienes, mm?

soledad: no, no, mejor apúrate,

no sea que se te haga tarde

y quedes mal con tu jefe.

sebastián: es que ya no sé

ni qué decirte, papá.

¿ahora resulta que por culpa

de ese brebaje te metiste

con cuatro mujeres,

que puede que tenga

más hermanos?

es que mientras más hablas,

más te hundes.

juan: créeme,

estoy muy, muy arrepentido

de haber engañado a tu mamá.

sebastián: es que no es justo.

ella te ama.

juan: me amaba.

tiempo pasado.

sebastián: bueno, ya.

¿qué favor ibas a pedirme?

juan: quiero que...

[titubea] bueno, este,

que, pues, me ayudes

a buscar

a las otras tres mujeres

con las que tuve que ver

hace 24 años.

sebastián: ¿qué?

juan: yo no puedo hacerlo.

las cosas con tu mamá

se van a poner peor

de lo que ya están.

sebastián: ¿sabes qué?

me siento

muy desilusionado de ti,

no puedo pensar con claridad.

juan: ay.

madre: pasa, juana inés.

inés: buenos días,

y que hoy no les falte

la bendición del señor.

maite: buenos días.

ricardo: buenos días.

madre: ellos son los señores

maite y ricardo gómez,

juana inés.

inés: mucho gusto.

ricardo: encantado de conocerte.

madre: son vecinos honorables,

católicos y piadosos.

pero viven solos.

están dispuestos a recibirte

en su casa

para que los atiendas.

javier: buenas tardes.

juan: buenas.

¿ella qué hace aquí?

javier: tu hija me--bueno,

me pidió trabajo para ella

y para su madrina.

juan: a ver, mientras yo viva,

juana victoria cuenta

con mi apoyo incondicional.

no necesita trabajar.

javier: bueno, me dijeron

que necesitan dinero

para poder regresar

a la ciudad de méxico y...

juan: bueno.

hija, hija,

tengo que hablar

contigo tantito, ¿sí?

por favor.

siéntate, ¿sí?

ándale, aquí.

victoria: pues, usted, dirá.

juan: cuatro, fueron cuatro.

además de tu mamá,

tuve que ver

con otras tres mujeres

y en el mismo año.

victoria: no.

bueno, usted no perdía

el tiempo, ¿verdad?

pues, ¿que no tenía televisión?

juan: mira, le pedí a sebastián

que me ayude a buscarlas

y tu hermano me dijo que...

sebastián: acepto, papá.

voy a buscar a esas señoras.

juan: perfecto, hijo, entonces,

juana victoria y tú,

van a resolverme ese problema,

¿sale?

victoria: ¿yo?

juan: sí.

¿qué mejor que se unan

ustedes dos para averiguar

si tienen más hermanos, no?

madre: sabes que lo hago

por tu bien, ¿verdad?

inés: sí, ya me lo dijo, madre.

no quiero ser grosera,

pero me voy con ellos

solo porque usted lo manda.

solo por eso.

madre: voy a estar al pendiente

de ti.

inés: ¿cuánto tiempo tengo

que estar con esos señores?

¿cuándo voy a regresar

a mi casa, al convento?

madre: depende de ti,

quiero ver cómo resultan

las cosas.

inés: las cosas ya están mal.

me aleja del único hogar

que he conocido.

de usted, que ha sido

como una madre para mí.

de mis hermanas, de mi mundo.

victoria: no, no, no, a ver,

calma y nos amanecemos.

¿como por qué se siente

con el derecho de venir

a decirme a mí

qué es lo que tengo que hacer?

sebastián: por favor,

baja la voz.

victoria: sí,

ya sé que según tú

calladita me veo más bonita,

para que no salga raspada

la honradez de los oropeza.

juan: hija, no es mi intención

imponerte algo

que te va a molestar.

victoria: pero bien que lo hizo,

porque ni me preguntó

si yo quería acompañar aquí

al hígado encebollado

a buscar a esas señoras que...

juan: ¿no quieres saber

si tienes más hermanos?

victoria: pues, la mera verdad,

sí,

pero no quiero ir con este.

sebastián: mira, juana victoria.

>> ¿un poco de agua?

sigan, sigan, hagan de cuenta

que yo no estoy.

sebastián: papá,

yo puedo encargarme

de lo que necesitas,

solo.

juan: juana victoria,

me entusiasmó la idea

de que ustedes dos juntos,

buscaran a las tres mujeres

con las que, bueno, no sé,

yo tuve que ver

y que podrían tener un hijo mío.

>> ¿tres más?

ay, ay, perdón, perdón.

voy por un trapo, sí.

juan: juana victoria,

yo entiendo que no sientas nada

por mí.

eso es lógico,

me acabas de conocer,

pero ven, necesito que sepas,

y lo digo con toda sinceridad,

empecé a quererte

desde que te vi por primera vez.

¿sabes?

siempre quise tener una hija.

[ríe]

y ahora que estás conmigo,

bueno, me siento muy contento,

estoy feliz, feliz.

sebastián: mi papá,

nuestro padre,

ha cometido errores,

pero es el ser más generoso

y noble del mundo.

juan: gracias, hijo.

lamento que mi actitud

te pareciera

que fue una imposición, perdón.

victoria: no, espéreme,

don juan.

voy a echarle la mano

a sebastián,

y ojalá que logremos

lo que usted tanto quiere.

[música]

[música]

juan: la primera fue rosaura,

hija, tu mamá.

victoria: ¿y después?

juan: conocí a magdalena garcía

en guadalajara.

sebastián: ¿y qué hacías allá?

juan: a tu mamá le recomendaron

un ginecólogo tapatío,

especializado en problemas

de fertilidad.

sebastián: ah, o sea,

que mientras ella iba

a las consultas,

tú te veías

con la tal magdalena.

juan: a ver, hi--

victoria: bueno, pero, a ver,

cuente más de esa señora,

pero algo así

que nos sirva para encontrarla.

juan: bueno, nos conocimos

en...

1994

y, si tuvo un hijo mío,

pues, debió nacer en 1995.

y bueno, eso es todo lo que sé.

sebastián: es muy poco

para dar con alguien,

igual y ya no vive

en guadalajara.

va estar difícil encontrarla.

soledad: hola, mi hijo.

genaro: ájalas,

¿qué onda, mi sol?

¿qué--qué haciendo por aquí?

soledad: te vi salir del hotel.

genaro: ¿me andas siguiendo?

qué desconfiada eres.

ocupaban que...

reparara unas lámparas.

soledad: ay, sí,

¿y quién es la morra esa?

¿a ella le reparaste

sus lámparas?

genaro: es hija del dueño

del hotel, no te hagas ideas.

[ríe]

¿a poco creíste

que hice cositas con ella?

soledad: chance y sí.

lo pensé.

pero eres incapaz

de engañarme, ¿verdad, amor?

genaro: sí, preciosita.

soledad: perdóname, ¿sí?

te amo.

sebastián: aquí hay

algo interesante.

victoria: eso llevas diciendo

desde hace un buen.

sebastián: en serio, mira.

"pipa sin frenos

mata a tres personas

en guadalajara".

victoria: ay, qué horror.

¿por qué me enseñas eso tan feo?

sebastián: aquí dice

que entre los occisos estaban:

eusebio,

un menor de dos años de edad,

y magdalena garcía.

victoria: ¿será la nuestra?

sebastián: "a magdalena garcía

le sobrevive una hija

de cinco años de edad,

de nombre juana soledad garcía".

victoria: juana.

¿en qué año fue el accidente?

sebastián: en el 2000,

y esa niña tenía cinco.

victoria: o sea que nació

en 1995, como yo.

sebastián: sí,

y ahora tiene 23 años

y da la casualidad

que se llama juana,

igual que tú.

victoria: juana soledad.

soledad: es importante

que seas puntual.

sí, sí, es sorpresa para genaro.

perfecto.

gracias.

[tono de llamada]

¿guadalupe?

hola, oye,

soy la hermana de genaro.

fíjate que quiero

celebrarle su cumpleaños

y estoy invitando a sus amigos.

victoria: y ¿crees

que tenga "face"?

sebastián: pues, ojalá.

victoria: ¿seguirá viviendo

en guadalajara?

sebastián: mm, esta juana

es muy viejita.

victoria: ay, está bien feo

que a la pobre se le haya muerto

su familia, ¿no?

sebastián: esta vive en españa.

victoria: mira, sebastián,

esta es jovencita.

sebastián: es enfermera.

ambos: ¡la encontramos!

[música]

[música]

[televisión]

inés: le ayudo señor.

ricardo: ah, gracias.

ay.

[llaman a la puerta]

ricardo: ay.

gracias, juana inés.

inés: de nada.

[llaman a la puerta]

>> juana inés, qué buena onda,

saliste del convento.

inés: eh, número equivocado.

maite: ¿número equivocado?

inés: sí, señora,

número equivocado.

ambos: [ríen]

egidio: ¿qué,

a poco no te habían dicho

lo guapa y hermosa que eres?

>> ay, "todoelmundo",

hombre.

como decía mi mamá,

ya no me cuezo al primer hervor.

egidio: y eso, ¿qué?

pues, si las mujeres maduritas

son más, más...

>> dijiste

que querías hablar conmigo.

egidio: "újule", pues,

no me dejas echarte

tus piropos primero.

¿eres soltera, casada,

divorciada, mal cebada,

rejuntada, viuda, eh?

>> "todoelmundo",

ya deja de darle vuelta

a las cosas.

egidio: oh, ya, ya, está bien,

está bien.

pero tú sabes que yo soy

bloguero,

"tubero", reportero,

más lo que se acumule, ¿verdad?

y tengo mi página en facebook,

que se llama:

"lo que sabe todo el mundo".

se capta el doble sentido,

¿o no?

a ver, bueno ya está bien.

lo que quiero preguntarte

y, o, cuestionarte

es sobre juana victoria.

victoria: madrina,

me lanzo a guadalajara

con sebastián oropeza.

bárbara: estaba

toda "zorrillada"

frente al bato ese

que se me acercaba,

que se me acercaba,

y yo sin hacer nada,

como si no hubiera escuchado

la campana.

soy una imbécil.

>> no digas eso.

bárbara: entonces, ¿por qué

me quedé tiesa como una idiota?

>> ¿cómo por qué?

por el trauma de lo que te hizo

ese desgraciado de alberto

cuando tenías 13 años.

bárbara: no, por favor,

suéltame.

estefanía: ¿por qué

no me lo dijiste antes?

sebastián: bueno, el viaje

se acaba de armar.

me hablaron unos empresarios

para invitarme a topolobampo.

estefanía: ay, qué padre,

¿me llevas?

sebastián: voy a trabajar.

necesito ver

un par de hoteles boutique

que acaban de inaugurar.

estefanía: oye, pero tenemos

cita con la "wedding planner"

para la degustación del menú.

sebastián: perdóname, ¿sí?

elige lo que más te guste,

por favor.

estefanía: sí, está bien.

ay, te amo, sebastián, te amo.

darío: [carraspea]

sebastián: hola.

darío: a ver, estefi,

¿me permites?

tengo que hablar

con tu prometido.

estefanía: sí.

[ríe]

chau, se cuidan.

darío: gracias, princesa.

a ver,

me enteré que estás

pidiendo otro préstamo al banco.

sebastián: sí,

para comprar un terreno.

darío: sebastián, pronto vamos

a ser familia.

además, quiero

que seamos socios.

en pocas palabras,

yo no quiero que te rebajes

pidiéndole al banco, ¿mm?

te voy a dar el dinero

para que financies

tus proyectos, ¿mm?

sebastián: te lo agradezco,

darío,

pero no puedo aceptar.

quiero crecer, pero a partir

de mis propios recursos

y de mi esfuerzo.

ahora si me disculpas,

tengo cosas que hacer.

con permiso.

[música]

[música]

juan: ¿será que de veras

esa juana soledad es mi hija?

sebastián: papá, tenemos

que irnos y, por favor,

trata de contentar a mi mamá,

¿sí?

juan: a ver, su cuarto

sigue pareciendo

la bóveda de un banco, hombre.

victoria: ay, ya ni me diga,

que me siento remal

por la señora leonora.

juan: bueno, a ver,

si la encuentran

y confirman que juana soledad

es mi hija,

la convencen de venir

a mazatlán, ¿sí?

victoria: [silba]

pues si le vamos

a echar todas las ganas,

se lo prometo.

juan: gracias, mi hija.

ay, niños...

[suspira]

>> este pato real horneado

con salsa de zarzamora,

te va a encantar.

estefanía: [ríe]

>> ¿me permites un momentito?

estefanía: sí, claro.

[alerta de mensaje]

"con la novedad

de que sebastián oropeza

se nos fue de viaje.

y adivinen quién es

su acompañante.

pues nada menos

que la misteriosa joven

que hace poco llegó a mazatlán.

¿qué fueron a hacer

él y la enigmática chica

a guadalajara?"

ricardo: juana inés.

maite: ¿dónde anda, jovencita?

ricardo: no está en la casa.

maite: ¿dónde se habrá metido

esa muchacha?

ricardo: pues...

inés: [susurra] ay, ay, ay, ay.

estefanía: [solloza]

>> ay, mil disculpas,

pero es que tenía que...

estefanía: ¿te importa

si otro día seguimos?

>> ay, este--pero...

ay, ay, es que...

victoria: [suspira]

chulo de bonito.

jamás pensé que se vería

tan padre desde acá "arribota".

sebastián: ¿qué?

¿nunca te habías subido

a un avión?

victoria: ay, pues, nomás

a los de la feria de mi colonia.

azafata: disculpe,

¿le ofrezco algo de tomar?

sebastián: sí, agua, por favor.

azafata: ¿y para su esposa?

sebastián: ¿por qué

no le pregunta directamente

a mi hermana?

azafata: ¿son hermanos?

perdón, es

que no se parecen en nada.

victoria: ay, dios me libre.

imagínese, ¿verme igual

al hígado encebollado?

ay, no.

azafata: ¿qué le ofrezco

de tomar?

victoria: nada, gracias.

sebastián: ¿es en serio?

¿dios te libre?

victoria: oye, a ver,

¿por qué tu papá me adoptó

así como si nada?

sebastián: ¿te adoptó?

victoria: pues claro,

cuando me le planté en frente

y le cayó el 20 de que yo

era su hija,

se tomó su--su buen tiempito

como para digerir la cosa.

pero, después, ay,

me trató como si fuéramos

padre e hija desde siempre.

sebastián: así es él.

victoria: me abrazó,

no, si hasta, así,

me besó las manos.

en serio que sí se ha portado

retecariñoso conmigo.

y ¿sabes qué?

se nota que todo

le sale directito del corazón.

sebastián: mira,

sigo enojado con mi viejo,

pero reconozco

que es el ser

más amoroso y cálido.

mi papá da

sin recibir nada a cambio.

y quiere a todos.

y todos lo quieren a él.

además, ¿viste la foto

de mi bisabuela?

victoria: [ríe]

si somos como dos gotas de agua.

no, bueno, pero ella así

como que, pues,

como bien peinada

y más "cuquis".

[ríe]

sebastián: mi papá la adoraba,

siempre me ha hablado de ella.

victoria: oye,

¿y estás emocionado?

sebastián: ¿por nuestra

supuesta hermana?

victoria: ay, ¿te digo algo?

yo muero por conocerla.

ay...

[llaman a la puerta]

genaro: juana soledad,

soy yo.

[llama a la puerta]

estoy que me lleva el diablo.

perdí mi celular.

soledad: no me digas.

genaro: ¿no será que lo dejé

por aquí?

¿lo--lo viste?

soledad: ¿yo?

genaro: ajá.

soledad: para nada.

genaro: cuando nos encontramos

en la calle,

¿te fijaste si lo traía?

soledad: ah, sí, sí, sí,

lo--lo traías en la mano,

o sea aquí no lo dejaste.

genaro: ah, entonces,

chance me lo robaron.

soledad: ay, mi hijo, qué pena,

pero ocupo llegar al hospital.

genaro: no, no, a ver,

¿no tenemos un ratito como...

pues, como para...?

soledad: [ríe]

me encantaría, pero--pero no.

aunque, si quieres,

nos vemos al rato

en la plaza tapatía.

¿te acuerdas

de nuestra primera cita?

genaro: ey, en la cafetería, va.

soledad: nos encontramos ahí

después de comer.

genaro: ay, qué romántica.

soledad: sí, pero ya, en serio,

"comper", mi hijo, tengo prisa.

genaro: bueno, bueno, ya.

nos vemos al rato, pues.

soledad: [suspira]

estefanía: leo, leo,

qué bueno que estás aquí.

leonora: ¿qué te pasa?

¿que tú no tenías cita

con los del banquete?

estefanía: sebastián

no fue a topolobampo.

leonora: ¿qué?

estefanía: se fue a guadalajara

con--con una chava

que llegó a mazatlán.

leonora: no puede ser,

mi hijo nunca dice mentiras.

estefanía: pues, lo hizo, leo,

me quiero morir.

leonora: ah, claro,

seguro el señor oropeza,

tiene vela en este entierro.

y a ver, si no termina siendo

el suyo, ah.

estefanía: ¿qué--qué

tiene que ver él con--?

leonora: ¿y tú cómo supiste

lo de sebastián?

estefanía: me--me llegó

una notificación al face.

leonora: ¿y de quién

es la página?

estefanía: ni idea, se llama:

"el chismógrafo anónimo".

leonora: ay, hijita, no le creas

a todo lo que ponen

en las redes sociales

y menos a los chismes

y jamás a los anónimos.

estefanía: ¿tú crees?

leonora: claro.

ay, todo el tiempo

publican noticias falsas.

estefanía: gracias por ser

como una madre para mí.

vales 1.000.

leonora: y a ti,

por ser como mi hija.

la hija que nunca tuve,

que siempre quise.

javier: acaba de renunciar

el ama de llaves.

juan: lo que me faltaba.

¿y ahora qué pasó?

leonora: javier, necesito hablar

con el señor oropeza

en privado.

javier: los dejo

y sirve que veo qué pasó

con--con lo del ama de llaves.

leonora: dile el señor oropeza

que exijo una explicación.

¿qué hace sebastián

con la tal juana victoria

en guadalajara?

mundito, ¿qué esperas?

tú eres mi interlocutor,

porque yo no estoy dispuesta

a hablar ni media palabra

con ese señor.

mundito: la señora quiere saber

qué hace guadalajara

con sebastián en victoria.

leonora: no, al revés, al revés.

mundito: ay, eh...

qué hace victoria en...

juan: leonora, ¿de dónde sacaste

que sebastián y victoria--?

leonora: dile, dile

que no intente tomarme el pelo.

mundito: ¿así?

leonora: y dile a ese don juan

que por su culpa,

sebastián ya se convirtió

en un embustero como él.

mundito: la señora dice

que por su culpa sebastián

se convirtió en...

¿en qué?

leonora: dile

que su corrupción

ha llegado demasiado lejos.

mundito: y que su cosa esa

ya debe de andar bien lejos.

leonora: vámonos, mundito,

no sea que nos salpique

la inmundicia.

mundito: ¿eh?

¿y esa quién es?

[música]

[música]

[celular]

sebastián: hola, mi amor.

estefanía: hola.

¿qué tal topolobampo?

sebastián: bien, bien,

muy bonito.

estefanía: ¿a poco crees

que me vas a ver la cara?

sé que estás en guadalajara

con una mujer.

madre: jesucristo resucitado.

¿cómo que juana inés,

desapareció?

maite: ay, sí, madre superiora,

y estamos muy preocupados.

madre: tranquilos, conociéndola

seguro que regresó al convento

y debe estar escondida por aquí.

sebastián: no, no, a ver,

primero explícame,

¿quién te lo dijo?

estefanía: es lo de menos.

¿por qué me mentiste?

sebastián: perdóname,

pero no tuve de otra.

estefanía: ay, exacto.

¿quién es esa otra

con la que fuiste?

sebastián: confía en mí,

chiquita.

mira, cuando regrese,

te lo explico.

estefanía: quiero saberlo ahora.

¿qué está pasando, sebastián?

sebastián: por favor, se trata

de un asunto delicado

como para decírtelo

por teléfono.

prometo contarte todo,

pero en persona, ¿sí?

estefanía: sale,

pero regresa pronto.

victoria: uy, qué carita.

¿viste un fantasma?

chin,

se me hace que estamos de genio.

¿me concedes tres deseos?

soledad: ya me voy...

>> hola.

¿aquí es la fiesta de genaro?

soledad: sí, sí, pásale.

>> perfecto.

soledad: él no tarda en llegar.

>> gracias.

genaro: juana soledad.

juana sole--juana soledad.

>> sorpresa, bombón.

>> ¿por qué te dice bombón,

bebé?

>> ¿bebé?

¿quiénes son esas viejas, puchi?

genaro: a ver, ¿qué están

ustedes haciendo aquí?

>> ay, no sé, a mi me invitaron

a tu fiesta sorpresa.

genaro: pero ¿quién?

>> eso es lo de menos,

la cosa es que ya entendí

que me haces de chivos

los tamales.

>> no, no, no, a ver,

si se metieron con mi hombre,

ahorita me las pongo parejas

a todas.

genaro: ey, no, no, ey--

todas: [hablan a la vez]

genaro: cálmense, cálmense,

por favor, ya cálmense.

>> ¿así que todas

somos tus amantes?

genaro: bueno, yo no sé, es--

mejor yo ya me voy de aquí.

>> no, infeliz, no te quiero

volver a ver en mi vida.

[griterío]

genaro: no, mi amor, ya,

por favor, mi amor.

es que ya, ya...

todos: [discuten]

sebastián: buenas tardes,

buscamos

a juana soledad garcía.

enfermera: qué raro,

ya tendría que estar aquí.

ella regularmente

es muy puntual.

sebastián: gracias,

la esperamos.

enfermera: claro.

sebastián: ojalá no se tarde.

victoria: [ríe]

sebastián, mira.

sebastián: es juana soledad.

victoria: hola.

¿te sientes bien?

soledad: [solloza]

victoria: ¿te puedo echar

la mano con algo?

soledad: [llora]

magui: ¿te destapo otra chela,

chaparrito?

alberto: sí, magui,

pero que esté bien fría.

la anterior estaba tibia.

magui: claro.

[ríe]

[sirenas]

bárbara: voy al "gym", madre.

magui: con cuidado, hija.

alberto: ¿sabes?

te ves muy bonita

con esa ropa.

bárbara: púdrete.

victoria: mira qué desgraciado.

entonces, el muy cusco

tenía varias amantes ahí,

al mismo tiempo.

soledad: y ahora entiendo

por qué salió la carta

de la muerte.

victoria: híjole, ¿lo mataste?

soledad: no, no.

le leí el tarot

al infeliz de genaro.

y salió esa carta

y significaba la muerte

de nuestra relación.

[solloza]

victoria: de veras,

lo siento mucho.

soledad: todo era mentira,

hasta que nos íbamos a casar.

solo quería acostarse conmigo

y me siento muy mal.

sebastián: [llama a la puerta]

¿cómo va, juana victoria?

victoria: es sebastián.

soledad: qué guapo

está tu novio.

victoria: cero y van dos.

no es mi novio, juana soledad.

ay.

soledad: oye,

¿cómo sabes mi nombre?

victoria: vinimos a buscarte.

soledad: ¿por?

victoria: no te saques de onda.

pero sebastián y yo

creemos que eres

nuestra media hermana.

>> madre, madre, madre.

ay, no la puedo encontrar

por ningún lado.

madre: pues no,

después de la rata que vio.

>> madre, ¿está segurísima

que regresó al convento?

porque no aparece

por ningún lado.

madre: síganla buscando.

yo necesito un momento

de tranquilidad.

>> la línea de tu brazo,

de tu mano debe ser recta.

así.

bárbara: ay, ya sé.

>> pues, entonces hazlo.

bárbara: ay, ay.

ya confirmé que alberto

anda en malos pasos.

el pelado se anda escondiendo

de la policía.

>> pues, ¿qué hizo?

bárbara: no sé,

pero voy a averiguarlo,

te lo juro.

victoria: entonces le dije,

quiero saber si usted tiene

una marca de nacimiento en forma

de media luna donde termina

la espalda.

soledad: ¿una marca

de nacimiento?

victoria: sí,

porque gracias a eso

yo comprobé que soy hija

de juan oropeza.

soledad: la medialuna.

victoria: [ríe]

hermana.

Cargando Playlist...