null: nullpx
Cargando Video...

Hijas de la Luna Capítulo 26

Univision20 Nov 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

esmeralda: no, no, no, ya no

puedo, no puedo, no puedo

grabar.

¿cómo voy a vivir así?

gustavo: bueno, esmeralda,

no seas dramática, ¿por qué

lloras tanto?

esmeralda: porque se murió

matías, se murió mi adorado

matías.

gustavo: bueno, mientras

esmeralda termina de llorar por

su matías, salvador, perdóname,

no puedo seguir con esto,

yo necesito estudiar mis líneas,

así que búscame alguien,

alguna muchacha para que me dé

replica, por favor.

salvador: enseguida te mando

alguien del staff, yo creo--

gustavo: ey, yo no quiero nadie

del staff.

no, búscame a esta niña,

la de los ojos bonitos, juana

victoria, esa--

sebastián: me parece perfecto,

siempre y cuando se comporte

correctamente.

gustavo: por quién me has

tomado, por supuesto que sí.

salvador: esmeralda, por tu

culpa estoy perdiendo mucho

dinero.

es que debes ser profesional.

esmeralda: yo soy profesional.

pero si estuviera matías

no tuviera que regañarme nadie.

lo extraño tanto.

salvador: no puedo más,

mis arrugas, necesito un

antiácido.

inés: no te preocupes,

voy a encontrar la manera

de escaparnos por ahí.

yo también te extraño,

mi julieta.

romeo y julieta.

romeo y julieta.

gustavo: estoy seguro que

alguien me quiere matar,

patricia.

victoria: tranquilo, en este

hotel está completamente

protegido.

gustavo: no estoy seguro de eso.

victoria: además, ¿por qué

querrían matarlo?

gustavo: porque tengo

la fórmula en la cabeza,

por eso.

¿qué, estoy loco?

no estoy loco, patricia,

no estoy loco.

es más, hay un tipo en el

lobby, un tipo que me está

vigilando.

ah, este es el baño.

te lo dije, te lo dije,

está ahí, ahí está,

y sé que me quiere matar--

victoria: pero en estas hojas

no dice nada de eso.

salvador: te entiendo

perfectamente, esmeralda,

y lamentamos profundamente

la muerte de un ser tan

especial--

esmeralda: gracias, él era mi

vida, era el único que me

entendía.

salvador: todos hemos tenido

pérdidas, amor, y sin embargo

seguimos chambeando.

mira, preciosa,

los muchachos llevan todo

el día esperando, cada minuto

que pasa me cuesta una

millonada.

inés: estoy con este señor

insoportable, pero quisiera

estar en tus brazos, julieta.

ya me tiene harto esta mujer que

no para de llorar, mientras más

llora más ansío tus besos,

mi julieta.

ay, santa virgen de la rosa,

¿de dónde salió esta babosa?

santa maría de los ciruelos,

no dejes que me enloquezcan

estos celos.

san martín de aparicio beato,

yo a sebastián lo mato.

juan: gordita, ya llegué.

como si te importara.

>> la señora no está.

juan: ¿salió a esta hora?

>> sí, vino hace un rato,

se cambió, y se fue rapidísimo,

no, pues, eso sí no me dijo.

juan: el doctor le ordenó

reposo.

leonora: por los viejos tiempos.

jerome: por los viejos tiempos.

leonora: como dicen por ahí,

siempre el tiempo pasado fue

mejor.

jerome: ¿por qué lo dices,

no has sido feliz con juan?

leonora: lo fui, pero hasta

hace unos meses, cuando me

cayó encima una verdadera plaga.

cuatro hijas ilegítimas del

señor--

jerome: sacre bleu.

no entiendo, ¿hijas?

leonora: el señor se aventó

la puntada de engañarme cuatro

veces hace 24 años antes de que

naciera sebastián.

jerome: ¿y cómo está él?

leonora: bueno, es un hombre

hecho y derecho, se parece a ti

cuando te conocí,

guapo, muy maduro para su

edad.

desgraciadamente las ilegítimas

lo contaminaron con su

vulgaridad y estupidez.

jerome: entonces el problema

es grave.

leonora: gravísimo,

prácticamente de vida o muerte.

jerome: me encantaría conocer a

sebastián.

leonora: ¿te volviste loco?

llevo más de dos décadas

guardando el secreto y lo

quieres echar a perder.

que te quede claro, nunca vas

a conocer a mi hijo, nunca.

gustaría es estar con matías,

nuestros cuerpos cerca uno del

otro, acostaditos--

sebastián: sí, sabes, no son

necesarios los detalles.

esmeralda: quiero ir con él al

parque, sentir su amor,

su calor...

pero es imposible,

porque está muerto, entiendes--

sebastián: mi salvación, qué

bueno que te veo.

mira, te presento a esmeralda,

ella es--

soledad: es actriz de cine.

sebastián: mira, esmeralda, ella

es mi hermana juana soledad,

se va a hacer cargo de ti.

gracias, eres un sol.

soledad: te ves media agüitada.

¿qué tienes, te sientes bien?

a ver, sabe qué, vamos--

inés: ¿esa mujer quién es?

soledad: trae un drama la morra.

gustavo: ¿cuál es la siguiente

línea?

victoria: no puede ser, es ella,

patricia me quiere matar.

gustavo: no puede ser, es ella,

patricia me quiere matar.

sí, me quiere matar,

sí, claro, patricia,

¿qué sigue?

victoria: soy un imbécil, cómo

no lo vi antes.

gustavo: soy un imbécil, cómo

no me di cuenta antes.

me quiere matar, claro que voy

a morir, en manos de la que

supuestamente es mi amante.

no vayas a abrir, es ella,

me quiere matar, no se te

ocurra abrir, me van a matar,

me tengo que esconder,

no abras, me quiere matar--

victoria: no, oiga, es que eso

no viene aquí, no lo dice el

texto.

gustavo: no, es ella,

no abras, por favor, quiere

matarme, sí, es ella.

no, no puede ser,

tú eres bueno, gustavo,

eres mejor.

esmeralda: ay, es que se me

murió mi matías.

>> ¿por qué se te ocurrió

traer esta morra, qué se

supone vamos a hacer con ella?

pásame los calcetines para

ponérselos en la boca, porque

no va a dejar de berrear así de

fácil.

¿matías es su novio?

ya sé.

oye, bájale tantito a

la chilladera, escúchame, es que

mi carnala se puede comunicar

con los muertos.

segura, es buena para hablar

con los espíritus.

esmeralda: por favor, por favor,

contáctame con matías--

>> sí, claro, pero hay que

conseguir jale.

esmeralda: ¿qué dijiste, jale?

>> la sesión espiritista, pues.

esmeralda: ah, sí.

victoria: es que en serio al

pobre divo se le botó la canica

al coco.

sebastián: bueno, lo dejamos

en manos de salvador, no es

problema nuestro.

victoria: ojalá no se haya

quedado allá en el viaje el

pobre.

ay, pero pues...

al menos podemos escapar a

nuestra velada romántica.

sebastián: podemos...

fernando: hola, juana victoria,

te traje un regalito para

festejar que siempre te

quedaste.

sebastián: ¿todavía sigues

aquí, estás bien?

inés: ya descubrí que tienes

una relación secreta.

sebastián: no, estás--

inés: no intentes dorarme

la píldora, romeo.

sebastián: ¿romeo?

inés: sí, y dime quién es

julieta.

es que es el colmo, se acaba de

cancelar tu boda y andas con

otra.

o será que tenías una relación

secreta.

claro, por eso terminó contigo.

sebastián: juana inés, por

favor, estás--

inés: adúltero, violaste

el noveno mandamiento,

nunca lo pensé de ti.

además por los mensajes que

vi es obvio que tiene novio,

marido o algo, por eso te

decía estoy con él pero muero

por estar entre tus brazos.

sebastián: para empezar, nunca

debiste revisar mis mensajes.

inés: es que de repente

aparecieron recaditos en tu pc.

pero es lo de menos,

lo cierto es que te agarré con--

sebastián: a ver, me dejas

explicar, por favor.

lo de romeo y julieta es

solamente un juego, eso, sí,

entre mis amigos de

la universidad y yo.

no, mira, tomamos

los personajes de shakespeare

y nos mensajeamos

representándolos.

inés: no.

sebastián: ¿tú crees que si

tuviera una relación secreta

pondría esos ridículos nombres,

romeo y julieta?

inés: sí, son bastante

ridículos.

sebastián: ella es una amiga

que vive en barcelona, a 10 mil

km. de aquí, estamos jugando,

juana inés, créeme.

inés: de todo corazón deseo sea

cierto lo del dichoso jueguito.

victoria: órales, pues, sí está

chulo de bonito, fernando.

ya sabía que pintabas bien,

pero está pintura sí me dejó de

a seis, la verdad.

fernando: lo hice pensando en

ti.

victoria: eres bien a todo dar.

fernando: pero no estás

enamorada de mí, juana

victoria, lo único que te pido

es que me dejes estar cerca de

ti.

victoria: es que sentiría bien

gacho lastimarte, en serio,

no te lo mereces.

fernando: mira, juana victoria,

creo que no necesitas hacerme

mucho caso, y tal vez con

tiempo logre conquistarte.

victoria: ya, porfa--

fernando: creo que si me conoces

más algo hermoso podría surgir

entre tú y yo.

leonora: yo vivía muy tranquila

sabiendo que sebastián se iba a

casar con estefanía, hija del

hombre más poderoso de la

región.

jerome: ¿que sea poderoso, eso

te daba tranquilidad?

leonora: sí, porque si se

llegaba a descubrir que

sebastián no es hijo de juan,

él quedaba protegido por el

estatus de él.

jerome: entonces con esa boda

iba a quedar inmune al

desprestigio social.

leonora: pero ahora que se

canceló es vulnerable al

deshonor, al descrédito.

ay, jerome, me siento tan

aliviada de poder hablar esto

sin tapujos.

jerome: la vida es curiosa,

leonora, he vivido con

la esperanza de conocer a

sebastián, me ha costado

trabajo cumplir la promesa

que te hice.

muchas veces sentí la tentación

de venir a ver a mi hijo

sebastián.

leonora: y te agradezco que

no lo hicieras.

jerome: porque te juré que me

mantendría alejado de él.

yo también me siento aliviado

al expresar el dolor de estar

lejos de él, he tenido

la imperiosa necesidad de

verlo, abrazarlo,

decirle soy tu padre.

leonora: perdóname, jerome,

nunca pensé te hubiera afectado

tanto.

jerome: ¿por qué organizaste

tu vida alrededor de juan,

a quien le hiciste creer que

sebastián es su hijo?

soledad: te convoco a ti,

matías, tú, espíritu que

deambula por el éter,

que busca la puerta al más

allá, manifiéstate, porque

esmeralda no encuentra consuelo.

esmeralda: no lo veo, matías,

dónde estás, no lo veo.

soledad: matías, manifiéstate.

siento una presencia.

me quiere decir algo.

>> ay, ¿qué es eso?

soledad: dice que necesita

encargarme una misión.

esmeralda: ¿dice?

es que él solo podía ladrar.

ambas: ¿matías era un perro?

esmerada: sí.

matías.

darío: claro, soy un imbécil.

el enojo, el dolor,

no me había dejado pensar,

es obvio, mi princesa está en

chiapas con esos chamaquitos

que adoptó.

vete a tuxtla lo antes posible,

usa el avión de la empresa,

pero lleva tus hombres,

acuérdate que estefanía está

convencida que ya no trabajas

para mí y no debe verte.

ah, ya sabes, en cuanto

la encuentres la traes aunque

ella no quiere.

>> por cierto, ¿ya se enteró

lo que pasa en el media luna?

están filmando una película

muy importante.

tienen el hotel lleno, y creo

les va a dar una enorme

publicidad.

darío: esta es justo

la oportunidad que esperaba

para destruir a los lópez.

victoria: no inventes, ¿cómo que

descubrió tu relación secreta?

sebastián: vio nuestro chat,

el de romeo y julieta.

no, pues, le tuve que armar

todo un rollo, que era un juego

con una compañera de la

universidad.

victoria: eso de inventar

como que no es lo tuyo, verdad,

qué imaginación.

sebastián: se puso muy mal,

estaba enojadísima.

es que según sus conclusiones,

julieta tuvo la culpa de que

estefanía cancelara la boda,

ya ves cómo es julieta de

apasionada.

victoria: ay, la broncota que

traemos encima y tú cotorreando.

sebastián: ay, me dolió, me

dolió...

victoria: no, ya, en serio,

es que si juana inés se entera

que yo soy tu relación secreta,

que por mí dejaste de querer a

estefanía, se muere.

sebastián: bueno, pero qué tal

si olvidamos nuestras

preocupaciones

aunque sea un ratito.

victoria: está bueno, pues,

mira, yo ni abrí la boca.

sebastián: no, yo tampoco.

victoria: entonces, ¿qué

hacemos?

sebastián: yo pensaba usar

la boca.

victoria: ¿para decirnos

secretos?

inés: ay, ni pío le creí

a sebastián.

soledad: pensándolo bien,

sí está de a tiro bien halado

de los pelos ese cuento

de los personajes

de shakespeare.

inés: no, y me descuerda

que hasta exploto de coraje.

soledad: estás celosilla,

mi hija.

inés: ¡claro!

¿cómo crees que no?

soledad: ándale,

pega de gritos para que te oiga

juana bárbara, los de la

película, el divo y anexas.

inés: con estefanía

pues no me quedaba de otra

porque llegamos tarde.

ya estaban comprometidos

antes de que nosotros

llegáramos.

pero ahorita estoy que reviento.

soledad: pónte trucha,

porque tú mejor que nadie

sabes que eso es pecado.

inés: ay, pero es que

no puedo evitarlo.

soledad: ay, andas toda

desatinada por un amor

imposible.

inés: ay, no grites

que me duele la cabeza.

soledad: ¿desde cuándo?

inés: [solloza]

desde que descubrí a julieta.

gustavo: busca a esa mujer

y denúnciala. [gime]

¡ay!

por favor, ayúdame.

salvador: ¿lo escucha, doctor?

así lleva horas.

mire, gustavo reyna siempre

se ha posesionado demasiado

de sus personajes.

pero nunca como ahora.

está completamente paranoico.

jura que lo van a matar.

gustavo: por favor, no dejes

que patricia me encuentre

aquí dentro.

por favor, salvador, ayúdame,

ayúdame.

salvador: ¿un ansiolítico?

sí, está bien, doctor.

yo se lo consigo.

gracias, es usted un caballero,

doctor.

hasta luego, nos vemos.

muy amable.

voy a salir por una medicina,

¿ok?

ay--una medicina para ti

y para mí. [gime]

gustavo: ¿salvador?

salvador, ¿estás ahí?

salvador: sí.

gustavo: por favor, no te

demores.

tengo miedo, tengo miedo.

salvador: ¿por qué no fui

ingeniero como me dijo mi padre?

juan: ¿estás segura, cuquis?

sí, me dijeron que leonora

salió en la tarde, pero ya,

mira la hora que es.

¿no tienes idea de dónde anda?

ay, dios, solo espero

que no le haya pasado nada.

gracias, ¿eh?

[puerta]

gordita, ¿dónde andabas?

estaba muy preocupado.

¿por qué apagaste el celular?

leonora: ¿le digo algo,

señor oropeza?

no tengo por qué darle

expicaciones.

juan: el doctor dijo que--

leonora: me siento

perfectamente bien.

sebastián: ayer te hice

el segundo depósito

para el encofrado de la

cimentación.

>> sí, sí.

vi la transferencia.

muchísimas gracias.

sebastián: y después de eso,

¿cuándo empezarías

con la instalación del drejane

y el alcantarillado?

>> pues, un par

de semanas, más o menos.

y voy a necesitar más dinero

para los materiales.

sebastián: claro, sin problema.

dime la cantidad y lo saco

del fondo de inversión.

[suspira]

por fin voy a cumplir

mi sueño de convertir

al medialuna en un hotel

de clase mundial.

>> ¿y esa comida qué?

>> es la comida del día--

victoria: [resuella] ah, no.

deja, esta se la llevo yo.

ya ves que es medio especialito.

ándale, ve a atender

a los demás.

bárbara: ay, qué hambre tengo.

¿qué hay de desayunar

para los de la peli?

victoria: y ahora tú, a ver.

¿qué haces de colada

y con los de la peli?

bárbara: me contrataron

de "stonch".

me pusieron la peluca.

filmé mi escena, la primera.

hasta me aplaudieron.

victoria: [chifla]

pues, ya te pusiste las pilas

para tener chamba.

felicidades.

bárbara: gracias.

victoria: oye, no.

bárbara: voy a desayunar.

luego, vamos a hacer otra

escena de acción bien

perrona.

victoria: suerte.

oye, pero aguas.

conociéndote, no se te vaya

a pasar la mano con

los actores y pum, les des

un mal catorrazo y se acaba

la película.

no, no, no.

¿sabes qué?

vámonos, porque eres

un stunt de primera,

para que te atiendan.

órale, vámonos, vámonos.

bárbara: [gime]

ay.

[gime]

>> doctor, por favor.

victoria: doctor, por favor.

[conversaciones indistintas]

[gemidos]

darío: [aplaude]

clausurado.

ambos: [ríen]

darío: por fin hiciste

algo bien, ricardo.

ricardo: gracias, señor.

darío: bueno, ¿cómo

lo lograste?

ricardo: ah, solo fue cuestión

de verter un poco de veneno

en la fruta del desayuno.

darío: pero ¿el veneno--?

ricardo: no, no se preocupe.

lo suministré en dosis bajas.

me informé bien.

sus efectos son parecidos

a los de una intoxicación

por consumir alimentos

contaminados.

darío: más te vale.

tampoco se trata de matar

a nadie--

ricardo: no, no, no, no.

todos los del staff

de la película están

hospitalizados.

darío: bien, porque con esto

el medialuna se va a depicar.

nadie va a un hotel

que ha sido clausurado

por las autoridades

de salud pública.

muy bien.

[música]

[música]

salvador: le dije que

la encargada de alimentos

era demasiado joven--

sebastián: a ver, no podemos

saltar a conclusiones

tan rápido.

no sabemos qué pasó.

salvador: ¡que qué pasó!

sebastián: sí.

salvador: ¿que qué pasó?

que la niña le dio a mi staff,

a mi producción, alimentos

contaminados.

xavier: las personas afectadas

ya se encuentran en el hospital

y las atienden adecuadamente.

salvador: ah, se me olvidaba.

y ustedes tienen que cubrir

los gastos que esto implica.

sebastián: pero por supuesto,

¿qué esperaba?

salvador: van a tener que

pagarme la penalización

que está en el contrato.

eso, si no quieren una demanda.

sebastián: nosotros somos

personas honorables.

no sé con quién está

acostumbrado a tratar.

juan: a ver, ya cálmate,

hijo, por favor.

ya, tranquilo.

salvador: gracias al cielo,

mis estrellas aquí presentes

no consumieron los alimentos

contaminados.

esmeralda: yo afortunadamente

me quedé dormida.

gustavo: y juana victoria me

llevó mi desayuno especial.

salvador: y yo, como

de costumbre, no desayuné.

por eso tengo una gastritis

marca--[gime]

juan: ¿qué más? ¿ya?

salvador: vamos a lo inmediato.

necesito que busquen

hospedaje al divo

y a esmeralda.

o sea, a gustavo.

en el mejor hotel de mazatlán.

xavier: en seguida me ocupo

de resolver la situación.

salvador: eso espero.

abran paso, abran paso,

abran paso, por favor.

>> pero toda mi ropa

está dentro del hotel.

>> ¿dónde vamos a dormir

ahora?

>> yo pagué mi semana

completa.

>> es inaceptable.

nosotros reservamos

más de un año.

sebastián: sí, vamos

a resolverlo, ¿ok?

unos minutos.

>> ¿por qué clausuraron

el medialuna?

>> ¿es cierto que hay

gente de la película

en el hospital?

>> ¿cuánto tiempo va a estar

clausurada?

>> ¿qué va a pasar con

la película?

victoria: ahora sí la regué.

todo por mi cochina culpa.

teresa: no, hija.

¿por qué vas a tener

la culpa de algo tan terrible?

victoria: porque mi papá

me nombra gerente

de alimentos y salgo

con mi babosada.

soledad: ¿mi papá?

teresa: les apuesto

que en toda su historia,

nunca había pasado algo así

en el medialuna; hasta que

vine yo aquí a meter

mis patotas.

margarita: tranquila, hija.

ya vas a ver que no va

a pasar nada grave.

inés: ¿y si juana bárbara

se muere?

soledad: ay, no seas

malolenga, morra.

margarita: que la boca

sete haga chicharrón.

ave de mal agüero.

inés: lo digo porque

me preocupa.

soledad: ay, pues no le eches

más chile al taco, juana inés.

ves y no ves.

mauricio: ¿cómo va la cosa

por aquí?

octavio: ¿qué rollo?

¿cómo sigue la juana barbarita,

preciosa?

margarita: la están atendiendo

para que no se deshidrate.

pero mi hija sigue muy grave.

[barullo]

sebastián: los médicos todavía

no dan un diagnóstico

definitivo.

>> pero es obvio que

la intoxicación se debió

a los alimentos contaminados.

sebastián: no, no.

no hay nada obvio por ahora.

son solamente especulaciones,

¿sí?

>> entonces los alimentos

no están bien supervisados.

>> ¿quién es el responsable

de esa área en el medialuna?

sebastián: es...

información confidencial.

>> pero no por mucho tiempo,

sebastián, porque eso vamos

a averiguar.

bárbara: esa escena estuvo

bien perrona.

que me atacan y yo acá entrona.

y que no le suelto y que--

vaya por la charola

que voy a soltar--

[tose]

juan: no sé cómo pudo pasar

algo semejante.

es la ruina, hijo.

es el acabóse.

sebastián: a ver, tenemos

asuntos que resolver.

luego te angustias, ¿sí?

juan: tienes razón.

a ver, tu tío ya está

instalando a los huéspedes

del medialuna en otros hoteles.

necesitamos pagar sus

habitaciones, sus alimentos,

su transportación.

y encima, la penalización

por incumplimiento de contrato

de salvador garcía.

es una cantidad mosntruosa.

sebastián: bueno, si quiera

no se enfermó el divo.

si no, pues imagínate.

juan: el caso es: ¿de dónde

vamos a sacar el dinero para

pagar tanta cosa?

sebastián: yo tengo, papá.

no te preocupes.

juan: no, no, no.

eso es para la construcción

del spa; y tú tendrías

que renunciar a tus sueños--

juan: a ver, no queda de otra.

si no pagamos, una demanda

nos saldría mucho más cara.

¿como cuántas personas

fueron la hospital?

juan: 30, más o menos.

sebastián: bueno, vamos

a cumplir con nuestros

compromisos.

porque de otro modo...

perdemos incluso el medialuna.

juan: no--[celular]

[suspira]

sebastián: ¿quién es?

todos: [hablan a la vez]

>> a ver, deténganse, ¿eh?

una de las juanas,

su hermana, está ahorita aquí

muy grave en urgencias, hombre.

>> juana victoria oropeza,

¿cómo te sientes sabiendo

que hay gente a punto

de morir por tu culpa?

octavio: a ver, ya, plebes.

dejen de hacer tanto relajo

y sáquense de aquí--

>> ¿no supervisaste

adecuadamente los alimentos--?

>> ¡ya, por favor!

no pueden estar aquí.

por favor, salgan.

ya, ya.

>> ¿sabes que los afectados

levantaron una demanda?

>> ¿sabes que puedes acabar

en la cárcel por negligencia?

octavio: a ver, ya sáquense

de aquí, hombre.

victoria: ¿en la cárcel?

[llora]

sebastián: gracias por venir,

darío.

darío: en cuanto me enteré

de lo que pasó en el medialuna,

yo quise venir para ponerme

a sus órdenes.

juan: de verdad, se te agradece.

darío: pasan por una

situación difícil.

pongo a su disposición

los recursos que tengo

a la mano.

supongo que el problema

va a generarles cuantiosos

gastos.

juan: sí, sí, pero ya estamos

cubiertos--

darío: nunca has aceptado

mi dinero, ¿eh?

nunca.

pero estoy dispuesto

a prestarles lo que necesiten.

sin condiciones.

sin intereses.

sebastián: te lo agradezco,

pero ya tenemos todo

bajo control.

darío: a ver--

sebastián: si estando

comprometido con estefanía

no acepté tu ayuda, ahora menos.

¿todavía no sabes dónde está?

darío: no.

mandé a mi gente a chiapas

y espero que mi princesa

esté allá, ayudando a los niños

esos.

sebastián: ojalá des con ella

pronto.

por lo menos para saber

que está bien.

darío: para mí eso no es

suficiente.

yo la quiero de regreso

y la quiero en mi casa.

juan: darío, si me permites

sugerirte algo, deberías

dejarla un tiempo alejada

de todo--

darío: claro, claro, sí.

para ustedes es mejor

si desaparece, ¿verdad?

porque así no tienen que lidiar

con su tristeza.

sebastián: no, no es eso.

juan: ¿ah, no?

sebastián: queremos lo mejor

para estefanía.

darío: como comprenderán,

el tema me afecta y demasiado.

mejor lo dejamos por la paz.

buenas tardes.

[música]

[música]

doctor: como fueron muchas

las personas afectadas,

tenemos la obligación

de practicar diversos

análisis de laboratorio.

victoria: entiendo, doctor.

doctor: al parecer se trata

de una bacteria como

la salmonella.

generalmente se encuentra

en los alimentos contaminados.

victoria: híjole, ¿y más

o menos como para cuándo

vamos a tener los resultados?

doctor: con tantos pacientes,

el laboratorio está saturado.

victoria: es que no me cabe

en la cabeza.

yo misma chequée y rechequeé

que la comida estuviera

bien fresca.

doctor: bueno, en ocasiones

no hay manera de detectar

la presencia de la bacteria

a simple vista.

bueno, por eso no sé--

victoria: pero todos se van

a curar, ¿verdad?

es que yo estoy muy preocupada

por mi hermana.

doctor: por ahora están

estables.

solo los estamos rehidratando,

controlándoles el vómito,

la diarrea.

hasta tener los resultados

de laboratorio, no puedo

determinar el antibiótico

que requieren.

leonora: mira.

¿verdad que se parece a ti?

gerald: oh la la.

¿me mandas esta foto

a mi celular, por favor?

leonora: claro.

ahí está.

[ríe]

gerald: gracias.

aunque tener una foto

de mi hijo no satisface

el deseo de conocerlo.

leonora: ya te expliqué

que no puedes ni acercártele.

gerald: y yo te dije que

todos estos años he pensado

en él.

y no crucé el océano para

regresarme con las manos vacías,

leonora.

leonora: crei que habías venido

por mí, para consolarme,

para escucharme.

gerald: bueno, en primera

instancia sí.

pero ahora, mi principal

objetivo es conocer a sebastián,

a mi hijo, ¿no?

leonora: no es tu hijo.

es de juan oropeza.

y si te atreves a decirle

la verdad, te juro que--

pues, sabes de lo que soy

capaz por él, gerald.

victoria: es que se pasan.

me tienen aquí con el jesús

en la boca.

que ahorita está bien,

que se iban a tardar

en entregar los dichosos

análisis, pero--

ya estuvo bueno, ¿no?

soledad: nel. [solloza]

y tampoco tenemos señales

de nuestra carnalita.

¿cómo estará juana bárbara?

teresa: bueno, siquiera

ya dejaron entrar a margarita

para que esté con ella.

octavio: ¿quieres que

te traiga algo, mi sol?

luna de mis estrellas.

soledad: [solloza]

vamos por un café.

acompáñame.

mauricio: ey, ¿te sientes

bien?

inés: sí, sí, gracias.

mauricio: perdón, pero

no te creo.

te ves muy mal.

¿qué te duele?

inés: un poco la cabeza.

es la angustia.

mauricio: pues, sí.

es lógico.

lo de bárbara está pesado.

inés: además, descubrí que...

mauricio: ¿qué?

¿qué descubriste?

inés: no, no, nada.

no quiero hablar--

me duele mucho la cabeza.

siento que me va a estallar.

mauricio: bueno, pero acabas

de decir que--

inés: ay, ¡ya, mauricio!

ay, qué pena.

pero es que la jaqueca

no se me quita.

y juana soledad ya me dio

un montón de analgésicos.

mauricio: bueno, estamos

en un hospital.

que te cheque un médico, vamos.

inés: no, no, no, no.

mauricio: pero que te den

algo para el dolor, rápido.

va a estar bien.

teresa: ¿cómo está tu hija,

margarita?

margarita: [solloza] nada bien.

>> ¿qué tiene?

victoria: ¿mi manita sigue

ahí de vomitadera?

margarita: está--[llora]

está evacuando sangre.

teresa: ay, dios bendito.

inés: dios, por lo que más

quieras, ayuda a mi hermana.

todos: [lloran]

bárbara: aléjate de mí,

alberto.

no me toques, méndigo,

cerdo, animal.

enfermera: 40 y medio, doctor.

bárbara: primero muerta

que contigo.

me das asco, ni creas que me

azorrillas--¡déjame!

doctor: me preocupa

mucho la fiebre.

enfermera: ¿ya tiene

los análisis?

doctor: no, todavía no.

vamos a administrarle

un antibiótico de amplio

espectro.

bárbara: ¡toma esto,

desgraciado!

¡no puedo--!

[gime]

>> ¿clausuraron

el medialuna?

victoria: me lleva la que

me trajo y yo--

yo provoqué todo eso.

sebastián: no, no, no.

no sabemos lo que pasó

todavía, juana victoria.

soledad: bueno, pero entonces,

¿no podemos pasar al hotel?

juan: nadie puede poner

un pie en el hotel.

teresa: pero ¿ni siquiera

podemos entrar por nuestras

cosas?

xavier: imposible violar

los sellos que pusieron

los empleados de salud.

teresa: ¿y entonces dónde

vamos a dormir?

xavier: yo ofrezco mi casa

para los que quieran

descansar ahí.

margarita: gracias, xavier.

pero yo no me muevo de aquí.

victoria: pues, yo igual

que margarita.

a mí de aquí nadie me va

a sacar.

soledad: nel, nos quedamos

hasta que juana bárbara

esté bien.

octavio: no, pues si ustedes

se quedan, todos nos quedamos.

¿verdad, muchachos, o qué?

todos: [asienten]

margarita: es que mi hija

está muy mal. [llora]

sebastián: tranquila.

¿qué dijo el doctor?

margarita: que ella

es la más afectada.

no ha respondido al tratamiento

y tiene la fiebre muy alta.

victoria: ¿y ahora qué va

a pasar, sebastián?

¿cuándo van a quitar

estos mugrosos sellos

de clausura o qué?

sebastián: primero necesitamos

ver los resultados de los

análisis.

victoria: ay, pero el doctor

dijo que se iban a colgar

porque el laboratorio

está saturado.

pero ¿y si le preguntamos

de una vez?

igual y ya tienen algo.

sebastián: vamos.

juan: a ver, margarita,

nuestra hija.

margarita: ¿y si la pierdo,

juan? [llora]

juan: no, hombre, no la vamos

a perder.

ten fe, todo va a salir bien.

[música]

[música]

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.