null: nullpx
Cargando Video...

Esta Historia Me Suena - 'Mientes tan bien'

5 Mar 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

>> ricardo, espera, por favor,

no me puedes pedir el divorcio

de la nada y luego salirte

de la casa así como así.

tenemos que hablar.

ricardo.

[motor]

[llora]

la hubieras visto, mamá,

podría ser su hija.

después de 18 años de casados,

no lo puedo creer.

>> es que tienes que aceptar

que así son las cosas de pareja.

si tu relación no funcionaba,

el divorcio es lo mejor.

>> para ti es fácil decirlo

porque pepe te adora

y tienes dos hijas hermosas.

pero yo solo tenía a ricardo.

le entregué mi vida.

incluso le perdoné

que nunca me hubiera apoyado

en mi intento de ser madre.

y así me dejan como si nada,

completamente sola.

>> no, no estás sola, hijita,

me tienes a mí, a lucero,

a tus sobrinas.

>> sabes que todos te queremos

mucho, lore.

y vas a salir de esto.

lore: gracias.

[suspira]

mamá, quédate a vivir conmigo,

es que no quiero estar sola.

>> claro que sí, mi amor.

voy a estar contigo

siempre que me necesites.

>> mentiras y más mentiras,

alejandro.

me dijo el licenciado martínez

que ni siquiera le hablaste

para avisarle que no ibas

a la entrevista.

alejandro: mira, a ver, ma,

yo estuve investigando

cuánto me iban a pagar

en la oficinilla esa

y apenas me iba a servir

para los pasajes.

yo no iba a desperdiciar mi vida

en un trabajín que ni siquiera

nos dé para vivir

como nos merecemos.

>> ¿y estar de flojo todo el día

no es desperdiciar tu vida?

alejandro: no estoy de flojo,

ma.

yo hago bastantes cosas

en el día, ¿eh?

o sea, por ejemplo, le meto duro

al ejercicio.

>> ¿y no te has dado cuenta

de que el ejercicio

y el físico no es todo

en la vida, alejandro?

eso se acaba.

por favor, alejandro,

¿cómo vas a encontrar

un buen trabajo si ni siquiera

has terminado la prepa?

alejandro: también te dije ya

que estoy viendo eso.

ya le dije a iris que me ayude.

ya me dijo que me va a echar

la mano para pasar

los extraordinarios.

>> ojalá se te pegara

algo de iris.

es buena estudiante,

es buena hija.

alejandro: a ver, ma,

es muy temprano

para que me avientes

la misma cantaleta

de todos los días.

bájale dos, ma.

>> bájale tú tres, alex.

eres lo que más amo en la vida.

alejandro: no parece, ma.

>> pero no voy a seguir

solapándote ni haciéndome cargo

de tus irresponsabilidades.

escúchame bien, o consigues

un trabajo y me ayudas a pagar

los gastos de la casa,

o te vas de aquí.

ya estuvo bueno.

alejandro: ey, ey, ey,

¿adónde vas solita, mi amor, eh?

>> ya voy tarde a la escuela,

pero nos vemos en la noche,

¿va?

>> a ver, no, mi reina.

si ya vas tarde, pues, ya.

además, mamá acaba de salir

y tenemos el depa

para nosotros solos.

>> no, ¿cómo crees?

ya me voy.

alejandro: ándale,

quédate un rato.

te saltas las primeras clases.

yo también tengo que salir

en un momento, ¿sí?

>> bueno, nada más un ratito.

y que mi mamá no se entere

que me volé las clases, ¿mm?

>> ay, me sorprende

la entereza con la que lore

ha enfrentado su divorcio.

los primeros días sí se veía

como muy deprimida, ¿no?

>> sí, yo juraba

que nos iba a costar trabajo

sacarla de su tristeza.

pero vela, fue todo

lo contrario.

ahora anda de arriba para abajo.

>> y eso del ejercicio

le está sentando de maravilla.

mejor que nunca, ¿no?

oye, ma, pero yo

leí en una revista

que no es tan sano

que no se haya dado tiempo

a vivir su duelo

de manera adecuada.

>> ¿qué duelo ni qué duelo?

si no se le ha muerto nadie.

fue una bendición

que el patán de ricardo

se haya ido de su vida.

ya ves, nunca la apoyó

en sus tratamientos

de fertilidad.

pero ¿qué tal

y embarazó a la chamaquita?

>> por favor, alex, ya vete.

al rato te busco y platicamos,

pero ahorita estoy en horas

de trabajo--

alejandro: a ver, ya, no seas

mala onda.

mi mamá ya me la sentenció.

¿qué te cuesta echarme la mano?

>> ni siquiera tienes idea

de cómo ser un instructor

en un gimnasio.

alejandro: a ver, manuel, porfa,

de verdad, me urge la chamba.

puedo ser un excelente

instructor, en serio.

manuel: ¿todo bien, lore?

lore: sí, gracias.

manuel: bueno, con esto

terminamos la rutina de hoy.

lore: es que siento que no estoy

haciendo suficiente ejercicio.

¿por qué no me pones una rutina

en otro aparato?

manuel: te puedes lastimar.

te aseguro que estás haciendo

la rutina indicada

para alguien de tu edad.

alejandro: perdón,

neta, ¿cómo que para que alguien

de su edad?

¿que no se supone que los 30

es la mejor edad

para ser ejercicio?

manuel, qué mala onda

que no quieras entrenar

a la señorita como se debe.

manuel: por favor, alex,

deja de interrumpirme,

estoy trabajando.

alejandro: al rato te veo,

a ver si es demasiado tarde

para arreglar mi bronca.

con permiso.

lore: propio.

manuel, ¿por qué no me pones

una rutina en otro aparato?

de verdad, es que si no quieres

hacer la rutina que yo necesito,

me voy a tener que ver

en la necesidad de cambiar

de instructor.

perdón, pero sí.

manuel: pero--

lore: gracias por todo.

¡espera!

escuché que estás buscando

empleo como instructor.

es que justo necesito uno.

alejandro: ¿de verdad?

bueno, yo soy un experto.

lore: bueno, pues, si quieres,

empezamos ahorita mismo.

lore: y a lo mejor, aunque

no seas instructor de este gym,

puedes asesorarme, ¿no?

alejandro: eh, no, lo que pasa

es que no estoy inscripto aquí.

la verdad, este gimnasio

deja mucho que desear.

yo voy a uno mucho

más exclusivo.

lore: bueno, si me dices

en dónde entrenas,

tal vez, me puedo cambiar.

alejandro: no, eh, es

que es bien difícil entrar ahí,

tienes que ser parte del club

y así...

pero por ti, puedo hacer

un huequito en mi agenda

y darte clases particulares.

lore: bueno, tengo algunos

aparatos en mi casa

que está aquí a unas cuadras.

alejandro: bueno, de hecho,

ahorita tengo tiempo.

si quieres, vamos.

lore: adelante.

alejandro: gracias.

ah, esta...

¿esta es tu casa?

lore: sí, es lo único bueno

que me dejó mi ex.

alejandro: [ríe]

lore: ay...

alejandro: ¿te duele?

lore: un poquito, sí.

alejandro: mira, la verdad

manuel me cae muy bien,

pero la verdad es que no es

muy buen instructor.

¿por qué crees que te duele?

lore: bueno, la verdad

es que es mi culpa.

él insistía en que yo tenía

que llevar un rutina

más tranquila,

pero no siempre

sigo sus instrucciones.

alejandro: está bien,

si tú quieres entrenar fuerte,

házlo.

además, tienes que aprovechar

ahorita que todavía estás chava.

lore: ay, sí, ¿de verdad piensas

que todavía soy joven?

alejandro: claro que sí, a ver,

¿qué edad tienes?

¿32?

lore: [ríe]

ojalá tuviera 32.

tengo unos poquitos años más.

es por eso que estoy más apegada

a mi ejercicio, porque no quiero

llegar a mi cumpleaños

en mal estado.

alejandro: yo juré

que no pasabas de 32.

lore: ay, ¿sabes qué?

mejor dejemos el entrenamiento

para mañana.

me está doliendo horrible

el hombre.

alejandro: y no será que ya

te estás echando atrás.

lore: ay, no, claro que no.

necesito un entrenamiento

intensivo.

además, me caíste muy bien.

manuel: ¿y así querías

que te consiguiera chamba

de instructor?

ya ni la burla perdonas, alex.

además, te viste bien imprudente

hace rato en el gym.

me hiciste quedar supermal.

alejandro: ya no aguantas nada,

hombre.

y además, no te burles

de mis aparatos,

que cuando menos te lo esperes,

voy a conseguir un buen de lana

para poder comprarme

unos aparatos bien chidos.

manuel: pues, para tener lana,

primero tienes que buscar

trabajo.

alejandro: bueno, ya conseguí

algo mucho mejor que un trabajo.

conseguí alguien

que me va a cumplir

todos mis caprichos.

una...

¿cómo les dicen?

una sugar mommy.

manuel: lorena.

alejandro: esa mera.

ya me di cuenta que le encanta

que le endulcen el oído

y, como sabes,

soy experto en eso.

ya ves a iris, llevo años

andando con ella y todavía

cree que me voy a casar

con ella.

[ríe]

[llaman a la puerta]

qué húbole.

hablando de la reina de roma.

iris: ¿hablabas de mí?

alejandro: sí, hablábamos

de lo mucho que te quiero

y que pronto voy a tener

un buen de lana

para casarme contigo.

iris: ay, mi amor.

alejandro: qué raro

que me hayas citado

en un salón de belleza.

lore: es que es mi salón

de belleza.

alejandro: ah, o sea que además

de guapa, simpática y joven,

también eres una mujer exitosa.

digamos que no puedo quejarme,

pero la verdad es que vivo

al día como cualquier gente.

alejandro: bueno, pues,

va a estar un poquito difícil

entrenar aquí,

pero si tú quieres...

lore: bueno, te cité aquí

justo porque no voy a poder

hacer ejercicio

por un par de semanas.

es que fui al médico

y, al parecer,

tengo un leve desgarro muscular.

nada grave, pero no puedo hacer

ejercicio.

alejandro: qué suerte la mía.

justo consigo trabajo

y mira lo que me pasa.

no importa, ya veré

de dónde consigo el dinero

para las medicinas

de mi mamá.

pero igual, me dio mucho gusto

conocer a una mujer tan bella

y simpática como tú, lore.

lore: no tienes

por qué despedirte, alex.

que no vayas a entrenarme,

no quiere decir que no te pueda

dar empleo.

alejandro: ¿de verdad?

lore: por supuesto.

puedes trabajar en este salón

de belleza, si te parece bien.

alejandro: claro.

lore: te presento a mi hermana

lucero, ella es la encargada.

lucero, te presento a alex,

a partir de hoy,

trabaja con nosotras.

lucero: bienvenido.

alejandro: gracias.

lucero: bueno,

¿y en qué te especializas?

¿corte, colorimetría,

maquillaje, uñas?

alejandro: eh, no--

lore: no, alex no tiene

ninguna experiencia trabajando

en salones de belleza,

pero necesita el trabajo.

lucero: ah, ok, entiendo.

entonces puedes apoyar

con la limpieza, y también--

alejandro: no, no, mira,

digo, entiendo si no hay lugar

para mí, pero tampoco tienen

por qué humillarme de esa forma.

lucero: ¿que te humillen?

¿de qué hablas?

alejandro: sí,

agradezco mucho tu intención,

pero creo que limpiar suelos

no es un trabajo para mí.

lore: no, yo creo

que estás malinterpretando.

no creo que lucero

te haya querido ofender,

para nada.

lucero: no, desde luego que yo

no ofendí a nadie.

no entiendo por qué te molestas,

si dices que no sabes nada

del estilismo, no le veo nada

de malo que apoyes

a la limpieza.

necesitas el empleo, ¿no?

alejandro: mira, lore,

no es que yo haga menos

el trabajo de limpieza.

pero lo que pasa es que soy

alérgico a los químicos.

lore: bueno, perfecto, entonces,

puedes ayudarnos

con las labores administrativas,

¿te late?

alejandro: me parece perfecto.

de hecho, me salí de la escuela

porque tenía que cuidar

a mi mamá, pero ya estoy a punto

de titularme como licenciado

en administración de empresas.

lore: magnífico.

alejandro: pero bueno, no sé

si a lucero le moleste.

lore: no, claro

que no le molesta.

soy yo la dueña del lugar

y tengo la última palabra,

así que estás contratado.

alejandro: ok.

lucero: con permiso.

[música]

iris: es alex,

dice que consiguió

un supertrabajo.

manuel: uy, sí, seguro...

iris: parece que no te da gusto,

después de tanto

que lo ha buscado.

manuel: lo que pasa

es que a alex todo le parece

poco.

quiere una chamba donde trabaje

poco y gane una millonada.

iris: ¿qué tiene de malo

que quiera superarse?

además, él me prometió

que, cuando junte una buena

cantidad de dinero,

nos vamos a casar.

manuel: sabes que alex y yo

hemos sido amigos desde siempre.

pero tienes que darte cuenta

que es experto en decirles

a los demás lo que quieren oír.

>> [conversan]

alejandro: lore, ¿te interrumpo?

lore: no, para nada,

solo estaba asegurándome

que mis clientas estuvieran

bien atendidas.

este lugar es el que paga

mis cuentas.

no lo puedo descuidar.

así que hay que hacerlas sentir

como si fueran reinas.

alejandro: claro.

sí me doy cuenta

de que le tienes mucho cariño

a tu negocio.

y por eso quería agradecerte

que me hayas contratado,

invitándote a cenar.

lore: ay, qué lindo.

por supuesto.

en cuanto cerremos, nos vamos.

alejandro: perfecto.

bueno, nada más tengo que pasar

antes a una casa de empeño

para ver si me aceptan la lap,

porque a mi mamá le urgen

sus medicinas.

y con el restante, pues, pagaré

la cuenta.

lore: ay, alex, se te juntó

todo, ¿verdad?

[suspira]

a mí también así me pasó

cuando me divorcié.

no sabes cómo te entiendo.

pero ¿sabes qué?

te voy a ayudar con un adelanto.

alejandro: ¿en serio?

lore, muchas gracias, de verdad.

muchas gracias.

te espero.

lore: bueno.

cuando me dijiste

que me llevarías a un lugar

muy especial,

no me imaginé que me traerías

a un lugar como este.

alejandro: ¿no te gusta?

está de moda.

lore: no, al contrario,

me encanta.

y bueno, para serte sincera,

me la estoy pasando

como hace mucho no lo hacía.

es que me haces sentir joven,

llena de vida.

alejandro: no es que yo

te lo haga sentir, hermosa,

tú ya eres joven

y llena de vida.

>> ya me voy, alex.

alejandro: mamá, toma.

es mi primer sueldo,

para que veas que era en serio

lo de conseguir un buen trabajo.

>> pero esto es más de lo que yo

gano en una quincena.

alejandro: bueno, mi jefa

sí aprecia mis cualidades.

ella sí confía en mí.

dice que soy muy bueno

en mi trabajo

y que, si sigo así,

dentro de poco me va a dar

un ascenso.

>> ¿en qué trabajas?

¿qué haces?

alejandro: eso es lo de menos.

lo importante es que ya

no me vas a volver a decir

que no aporto para la casa...

aunque en pocos días me voy

de aquí, ¿eh?

este lugar como que ya no va

conmigo.

ya no encajo.

pero bueno, voy a terminar

de desayunar,

que se me hace tarde

y no puedo llegar tarde

al trabajo, ¿ok?

bonito día.

lore: ¿y qué te parece?

alejandro: pues, eh...

lore: no me veo bien, ¿verdad?

alejandro: no, sí, sí, claro

que te ves bien,

te ves increíble.

lo que pasa es que a mí

me da miedo que ahora que te ves

mucho más guapa,

mucho más sexy, pues,

te vayas a conseguir alguien

que sí te pueda ofrecer la vida

a la que estás acostumbrada.

lore: yo no te cambiaría

por nada ni por nadie.

tú me inyectas vida.

lucero: perdón,

no quise ser inoportuna.

lore: bueno,

ya que nos descubriste,

te presento formalmente

a alex como mi novio.

alejandro: ¿qué te parece

la noticia, cuñis?

lucero: pues, si mi hermana

es feliz, yo la apoyo.

alejandro: bueno, yo tengo

que ir a checar unos pendientes.

ahorita te veo.

lore: bueno, parece que no te da

nada de gusto mi relación

con álex.

lucero: al final de cuentas

a quien tiene que darle gusto

es a ti, ¿no crees?

lore: pues a mí me hace

la mujer más feliz del mundo.

lucero: lore,

tienes muchos pretendientes.

hombres hechos y derechos,

señores de nuestra edad.

no sé por qué te complicas

la vida con un chamaquito.

lore: es que alex me hace sentir

viva, renovada.

me hace sentir especial.

lucero: lore, ten mucho cuidado.

lore: ¿cuidado de qué?

¿qué podría pasarme

al lado de alguien que piensa

que soy hermosa

y que solo tiene ojos para mí?

lucero: lo único que quiero

es que no vayas a resultar

lastimada.

iris: [llora] parece como que ya

no quisiera andar conmigo.

le llamo, rechaza mis llamadas.

casi nunca contesta

mis mensajes.

y con eso de que se cambió

para estar

disque cerca del trabajo...

ya no sé ni dónde vive.

manuel: su chamba lo tiene

muy ocupado.

yo tampoco lo he visto.

pero si ni siquiera

se ha preocupado para llamarte

para saber cómo estás,

tal vez lo mejor

es que lo olvides

y le des la oportunidad

a alguien que de verdad

te quiera.

iris: no.

yo amo a álex

y voy a buscar la manera

de saber qué está pasando.

lore: se te ve muy bien,

elige lo que quieras.

alejandro: ¿cómo crees?

todo lo que estoy ganando,

me lo gasto en el tratamiento

de mi mamá.

y con eso de que me salí

de la casa, tengo que pagar

una enfermera que la cuide

día y noche.

lore: mi amor, eres tan noble.

no te preocupes por la ropa,

yo te la voy a invitar.

alejandro: no, ¿cómo crees?

ya bastante has hecho

por mí, lore.

no voy a permitir que ahora

también me vistas.

lore: el fin de semana

es mi cumpleaños y quiero

que mi novio se vea guapísimo,

porque te voy a presentar

a toda mi familia.

alejandro: ¿y crees

que me acepten?

lore: bueno, mis primas

se van a poner un poco celosas.

pero yo quiero que conozcan

a este niño tan guapo

con el que estoy saliendo.

[música]

[música]

iris: mi amor.

me moría de ganas por verte.

alejandro: aquí estoy.

manuel: te desapareciste

del mapa.

alejandro: ya sabes

cómo es esto.

tenía mucha chamba.

ahora que tengo lana,

quería invitarlos

para la que pasáramos bien

un rato.

manuel: no te preocupes, ¿eh?

yo puedo pagar

lo mío y lo de iris,

no vinimos a que nos pagaras

nada, sino a saber de ti.

alejandro: no me acordaba

de que fueras así de payasito.

manuel: pues, yo pienso

exactamente lo mismo de ti.

iris: ey, a ver, relájense.

no tenemos que estar peleando.

ustedes han sido

los mejores amigos siempre.

manuel: éramos, iris.

mi amigo ya no existe.

iris: no, manuel, espera.

alejandro: ya déjalo

que se vaya.

me choca la gente

así de inconformista.

iris: yo quería verte

porque tengo algo muy importante

que decirte.

mi amor, vamos a ser papás.

alejandro: de seguro,

ahora que me salí del barrio,

manuel se pasó de listo,

¿verdad?

¿a poco crees que no me daba

cuenta de que te trae ganas?

iris: ¿estás insinuando

que el bebé que estoy esperando

es de manuel?

alejandro: de manuel

o de cualquier otro,

pero mío no, ¿eh?

¿sabes qué?

para que veas que estoy

en buena onda,

te voy a dar una lana

para que te deshagas ahí

del problemita.

iris: ¿sabes qué?

yo no quiero tu dinero.

yo lo único que quería

era compartir este momento

contigo, pero no te preocupes,

no te vuelvo a molestar.

lucero: que conste que venimos

por no hacer las cosas

más grandes, ma.

pero la verdad es que lorena

ha estado supergrosera conmigo.

>> no seas exagerada.

seguro estaba estresada

por lo de la fiesta.

pero mira, todo quedó

muy lindo.

lucero: sí, pero ¿por eso

o por que el tal álex

la trae vuelta loca?

>> a lo mejor nada más

son figuraciones tuyas.

a mí no me ha dicho

que sea su novio, para nada.

lore: no, ¿para qué ponen

esas velas?

no, no, nadie se tiene

que enterar de mi edad.

lucero: ay, por favor, lorena,

todos aquí sabemos

cuántos años cumples.

lore: pues, sí,

pero no los aparento.

no, mejor sin velas.

[resuella]

miren.

hola.

alejandro: ey, guapa.

lore: te tardaste mucho, ¿no?

alejandro: sí, lo que pasa

es que me quería ver muy guapo

para ti.

lore: ay, pues, te ves divino.

familia, amigos.

es un honor para mí

presentarles a alejandro flores,

mi novio.

>> es una broma

eso de que el muchachito ese

es tu novio, ¿verdad?

lore: no, claro que no, mamá.

desde hace un par de meses,

él es el motivo de mis sonrisas.

¿es que no me ves?

estoy enamorada de él.

>> ¿cómo vas a estar enamorada

de alguien

que podría ser el novio

de una de tus sobrinas?

por cierto, mira lo bien

que se lleva con valeria.

lore: ay, mamá, no inventes.

si álex está con ella,

es porque yo le pedí

que fuera amigable

con la familia.

ella forma parte de ella, ¿no?

>> pues, el muchacho

me cae bien, pero para nieto,

no para yerno, lorena.

lore: ya te calentó la cabeza

lucero, ¿verdad?

>> no, soy yo

la que me doy cuenta de que tú

y ese muchacho no hacen pareja.

ojalá abras los ojos tú también.

con permiso.

lore: gracias por venir,

mi amor.

te dije que íbamos a dejar

a todos con la boca abierta.

alejandro: oye,

no sé por qué siento

que no le caí bien a mi mamá.

me mira medio feo.

lore: no, ya verás

que con el tiempo

se van a llevar super...

ahora hay que concentrarnos

en preparar nuestras vacaciones.

alejandro: por cierto,

¿ya fuiste al banco

para la ropa de los del salón?

lore: sí, ya, desde ayer.

el dinero ya está seguro

en la caja fuerte del salón,

listo para ser entregado

al contratista.

>> cuñadita.

lore: hola.

>> felicidades.

[ríe]

propongo un brindis

por la festejada.

lore: muy bien,

yo quiero un cognac.

>> muy bien, te voy a seguir.

yo quiero otro.

¿y tú, álex?

alejandro: eh, yo quiero

una gomichela.

>> ¿una gomi... qué?

alejandro: gomichela.

es cerveza con gomitas.

>> ah...

alejandro: pero no te preocupes,

si no la sabes preparar,

yo me la preparo.

ah, ¿a sus cognacs quieren

que les ponga refresquito,

agüita mineral,

juguito de naranja?

>> no, no, te propongo algo,

yo preparo los cognacs

y tú la gomichela.

alejandro: perfecto.

>> simpático el niño, ¿eh?

voy por los cognacs.

alejandro: ok.

lore: me encantó mi fiesta

de cumpleaños.

mamita, pero lo único

que no me gustó es que hayas

estado tan seria con álex.

>> intenté portarme

lo más amable que pude, hija.

pero ¿qué quieres?

no me cabe en la cabeza

que un muchacho de esa edad

sea tu pareja.

lore: pues, yo no sé

qué le ves de malo.

>> no lo puedo juzgar,

no lo conozco a fondo.

pero lo que sí se ve a legüas

es que tú te desvives por él.

hasta te lo quieres llevar

de vacaciones.

lore: bueno, nos lo merecemos,

mamá.

además, voy a aprovechar

que van a remodelar

el salón de belleza.

>> no, no está nada bien

que centres tu vida

en este muchacho.

recuerda lo que te pasó

con ricardo, lorena.

lore: no, pero no compares.

ricardo fue un desgraciado

que me abandonó.

pero álex es lo opuesto a él.

>> empezando

porque es un chamaquito.

lore: ¿eso es lo que te molesta?

>> hija, date cuenta.

un chico de su edad,

lo único que ve en alguien

como tú, es la estabilidad

económica que puedes darle.

lore: o sea, ¿según tú,

soy una vieja que lo único

que puede ofrecer es dinero

a un chamaquito?

>> no, no quise decir eso, hija.

tú tienes miles de cualidades--

lore: es una lástima

que mi propia madre

no pueda creer

que un hombre joven y guapo

se pueda interesar en mí

sin tener una mala intención.

alejandro: con esta lana,

por fin me voy a poder olvidar

de esta vieja.

lore: es muy peligroso

que ande con tanto dinero

en efectivo, debería de abrir

una cuenta de banco.

por favor.

alejandro: lore.

lore: ¿qué pasó?

alejandro: oye,

¿segura que no pusiste

el dinero en otra parte?

lore: no, ¿por qué?

alejandro: porque la caja

está vacía.

lore: es que el viernes

en la tarde,

yo puse el dinero aquí.

no pudo desaparecer

así como así.

yo sabía que no era buena idea

manejar tanto efectivo.

alejandro: a ver, tranquila,

lore.

mi amor, de seguro

alguien lo tomó y lo puso

en alguna otra parte.

lore: ¿alguien? ¿quién?

si solo conocemos la combinación

de la caja fuerte tú y yo.

y lucero.

alejandro: tu hermana

se robó el dinero.

lucero: acabo de encontrarme

con el maestro

y me dice que se suspendió

la remodelación, ¿qué pasó?

lore: pues, misteriosamente,

desapareció el dinero

de la caja fuerte.

y solo nosotros tres conocemos

la combinación.

alejandro: no, no, no,

a mí ni me veas, yo no soy

ningún ladrón.

lore: oye, ya estoy harta

de que todo el tiempo estés

desconfiando de álex.

¿quién dice que no eres tú

la que se llevó el dinero?

lucero: somos hermanas, lorena.

¿cómo te atreves a desconfiar

de mí?

lore: tú desconfías de mi novio

todo el tiempo

y además le tiras mala onda.

dime una cosa.

te da envidia que yo tenga

a mi lado a un hombre como álex,

¿verdad?

lucero: hubiera esperado esto

de quien fuera, pero no de ti.

lore: comprenderás que después

de esto no puedes seguir

trabajando aquí, ¿verdad?

lucero: ¿ahora me vas a correr?

está bien, lorena.

en mí sigue pesando más

la sangre que nos une

y el inmenso amor que te tengo,

hermana.

[música]

lore: voy a tener que denunciar

el robo a la policía.

alejandro: no, mi amor,

¿para qué?

mira, afortunadamente,

tienes un negocio

al que le va muy bien

y dentro de poco vas a poder

recuperar ese dinero,

no pasa nada.

lore: ay, es que la verdad,

algo me dice que lucero

no es culpable.

alejandro: a ver, ¿entonces

me estás diciendo que crees

que soy yo el que se robó

el dinero?

lore: ay, claro que no, mi amor.

pero no sé, igual y alguna

de las empleadas me vio guardar

el dinero y, pues,

de alguna manera me vio abrir

la caja fuerte.

ay, es que esto me tiene fatal.

alejandro: no sé, pero piensa

que si denuncias el robo

y resulta que lucero

es la culpable,

lo único que va a pasar

es que vas a meter en la cárcel

a tu hermana.

lore: qué raro que te preocupes

tanto por lucero, ¿no?

con lo mal que se llevan.

mira, no sé, álex.

todo esto nos hace estar

muy tensos.

mejor me voy a ir a mi casa.

tengo mucho,

pero mucho que pensar.

>> tu hermana me llamó

hecha un mar de lágrimas.

¿cómo se te ocurrió acusarla

de haberte robado?

ella ha estado a tu lado

en los peores momentos

de tu vida.

¿cómo puedes pagarle así?

lore: ay, mamá, no sé,

estoy muy apenada

con ella.

es que no sé qué me pasó.

carlos: yo sí sé, hija.

te dejaste calentar la cabeza

con el chamaquito ese

que sabrá dios si él

es el ladrón.

y ahora, por su culpa, acusaste

a tu hermana injustamente.

lore: ay, ya, mamá,

no tienes idea

lo mal que me siento.

tú y ella estuvieron a mi lado

cuando ricardo me dejó por esa

chamaquita joven y bonita.

>> tú quisiste

sacarte la espinita

logrando que alguien

igual de joven y guapo

se fijara en ti.

lore: no solo eso, ma.

yo perdí mi autoestima

cuando ricardo me dejó.

quería sentir que yo también

soy joven, bonita.

>> claro que lo eres, mi amor.

sabes de sobra

que eres muy hermosa, hijita.

y que todavía tienes mucho

por vivir.

lore: lo sé.

pero al principio yo necesitaba

sentir el interés de un hombre

como álex.

pero ¿sabes qué?

ahora me reconozco

como una mujer bella, valiosa.

[llora]

y con mucho amor para dar.

>> ay, mi hijita.

hay dos cosas que debes hacer

mañana.

ofrecerle una disculpa

a tu hermana

y denunciar ese robo

a la policía.

que el verdadero culpable

pague por lo que hizo.

lore: álex, es el quinto mensaje

que te dejo, por favor,

comunícate en cuanto puedas.

se supone que ya deberías

estar en el salón de belleza.

es que es urgente

que arreglemos todo esto.

lucero: me dijo mi mamá

que querías hablar conmigo.

lore: ay, lucero, de corazón

perdóname, hermana,

tenías razón.

lucero: me dolió mucho

que desconfiaras de mí,

pero más me dolería

estar alejada de ti,

y sobre todo, permitir

que sigas perdiendo el tiempo

con álex.

lore: ¿sabes?

hace unos días estaba convencida

de que mi mamá y tú

le tenían mala fe a álex.

pero ahora

ya no estoy tan segura

de que sea el joven bueno

y encantador que está enamorado

de mí.

lucero: yo creo

que te dejaste llevar

y que solo viste

lo que querías ver.

lore: sí, yo le decía

lo que quería escuchar

y él solo repetía.

creí en él sin haberlo conocido.

manita, perdóname, por favor.

te juro que nada ni nadie

me hará dudar del amor

que me tienes.

manuel: tuvimos una discusión

y hace días que no sé nada

de él.

lore: bueno, es que a mí

nunca me agregó a sus redes.

y su teléfono

siempre está apagado.

necesito encontrarlo,

porque al parecer también dejó

el departamento que le renté.

manuel: ¿qué pasó?

lore: en mi salón de belleza

hubo un robo.

por la actitud que está tomando,

pues, todo indica que fue él.

manuel: supongo que quieres

que te devuelva lo que se llevó.

lore: no, no es tanto eso.

yo lo que quiero es que dé

la cara.

mira, si quieres te puedo llevar

al departamento en el que vive

con su mamá,

a lo mejor ella puede ayudarte.

lore: ay, pero esa pobre mujer

tan enferma...

manuel: ¿enferma?

no, doña mirna es una mujer

supersana y siempre está activa.

>> álex jamás conoció a su papá.

con el trabajo que tengo,

jamás me alcanzó para pagar

los lujos con los que álex

ha soñado siempre.

lore: supongo que también

es mentira eso de que se va

a graduar de administración,

¿verdad?

>> sí, es mentira.

de hecho, ni siquiera

ha terminado la prepa.

yo traté de guiarlo

por el camino del bien.

pero la verdad es que álex

creció muy solo.

solo con la compañía de manuel

o de iris.

lore: ¿quién es iris?

manuel: la novia de álex.

lore: ¿álex tiene novia?

manuel: sí.

tal vez,

yo no sea el más indicado

para contárselos,

pero iris está esperando

un bebé de él.

>> ¿un hijo de álex?

lore: ¿todo el tiempo me mintió?

manuel: no solo a ti.

a iris también la mantuvo

enamorada con mentiras.

y ahora se niega a hacerse cargo

del bebé.

lore: quiero conocer

a esa muchacha.

manuel: no, ella no tiene

nada que ver con lo que te pasó.

álex es tan hábil, que iris

ni siquiera sabe

de tu existencia.

lore: me gustaría ayudarla.

ya me imagino lo que debe sentir

esa pobre muchacha al haber

caído en las redes de álex.

>> álex es lo que más amo

en la vida.

pero está yendo

por un mal camino.

debo confesarte que me pidió

quedarse en casa

dos o tres días.

llegó en la tarde.

por si quieres enfrentarlo,

pues, adelante.

>> alejandro flores.

queda detenido por su presunta

participación

en un robo agravado,

por abuso de confianza.

alejandro: ¿qué?

a ver, eso es falso, ¿sí?

me está acusando

una mujer despechada,

solamente porque la dejé.

suéltame.

lore: mi acusación es totalmente

cierta, oficial.

si no fuiste lo suficientemente

hombre para darme la cara,

ahora espero que lo seas

para pagar por lo que hiciste.

alejandro: mamá, por favor,

no vas a dejar que me lleven,

¿verdad?

>> no, hijo, nunca pensé

que eras capaz de robar.

alejandro: manuel, tú, ayúdame,

amigo, por favor.

iris, házlo por nuestro hijo,

mi amor.

¡mamá!

lore: lo siento.

pero hicimos lo correcto.

[aplausos]

>> felicidades.

>> oye, ¿y vas a dejar

que todos sepan tu edad?

lore: ay, claro, mamá.

estoy muy orgullosa de ser

la mujer que soy.

lucero: y además estás hermosa.

iris: lore, yo quiero darte

este pequeño obsequio.

lore: no tenías por qué

molestarte, iris.

muchas gracias.

iris: es muy pequeño, comparado

con todo lo que has hecho

por mí y por mi bebito.

gracias al empleo que me diste

en tu salón, yo pude terminar

mis estudios y ahora puedo

mantenerlo.

gracias.

lore: eres una chica

muy inteligente

y muy trabajadora, iris.

te mereces esta cosita

y mucho más.

me da tanto gusto

que te hayas encontrado

a alguien que te haga tan feliz,

como manuel,

se ve que te adora.

felicidades, hacen una familia

preciosa.

iris: yo sé que tú también

vas a encontrar al hombre

que te ame, pero sobre todo

que sea honesto contigo.

lore: yo también lo creo.

pero esta vez

también me va a tener que querer

tal cual como soy,

sin mentiras, ¿no?

lucero: con todo y esto.

[risas] [gritos]

Cargando Playlist...