null: nullpx
Cargando Video...

Esta Historia Me Suena - 'Equivocada'

Univision30 Ene 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

josa: ay, ¿ya ves, ya ves, jc,

cómo las baladas románticas

no son aburridas?

son llegadoras, desgarradoras,

de amor, de desamor.

¿sabes qué es lo más importante?

que las puedes dedicar.

jc: sí, no me digas, a ver,

ahí te va un planteamiento,

a ver si me lo puedes responder.

¿qué harías si el amor

de tu vida de repente no es

la persona que te dice ser,

le cantarías una baladita?

¿esta historia también te suena,

josa?

josa: también me suena.

dana: ¿por qué no puedo salir

con mis amigas?

padre: porque tú misma

lo dijiste, teresa,

en esa fiesta no hay

ningún adulto que las cuide

y eres menor de edad.

dana: papá, me veo de 20.

padre: no, teresa,

te vas a quedar aquí

encerrada con ese disfraz.

si tu madre viera

en lo que te estás convirtiendo,

se volvería a morir.

dana: ella me apoyaría.

es que no te soporto, no quiero

volverte a ver nunca más.

padre: ¿dónde estás, corazón?

¿dónde estás, hija?

astrid: aquí está dana, doctor.

miguel: traigo tus resultados.

dana: ¿tan pronto?

miguel: nuestras sospechas

eran ciertas, estás embarazada.

tienes dos meses.

astrid: no te preocupes,

hermana.

miguel: no sabía que eran

hermanas.

astrid: no, no es que seamos

parientes, así nos llamamos

entre nosotras.

miguel: es verdad, mucha gente

dice que todos somos hermanos.

astrid: nosotras no

generalizamos,

solo nos llamamos así

las que habitamos en esta casa.

miguel: kali me comentó que

hace tiempo él

y la señora lisette

se dedicaban a rescatar

madres solteras muy jóvenes

en situaciones complicadas.

astrid: así es.

miguel: pero tú, astrid,

tienes ocho meses de embarazo

y ahora dana va a tener un hijo.

ustedes llevan menos de un año--

a ustedes las rescataron--

astrid: es usted muy curioso,

doctor miguel.

dana: el esposo de astrid

trabaja en ee.uu.,

va a venir cuando nazca

la criatura.

a mí me da vergüenza decirlo,

pero metí la pata.

anduve con un muchacho

de pueblo.

miguel: yo pensé que nunca

salían.

astrid: pensó mal.

aquí tiene sus honorarios.

miguel: gracias.

bueno, todo en orden.

te voy a dejar tu receta.

por favor, cualquier cosa

me llaman y vengo enseguida.

con permiso.

américa: ¿qué te dijo el doctor?

dana: nada,

me intoxiqué.

américa: estás embarazada,

¿verdad?

esas cosas no se ocultan

mucho tiempo.

dana: lo voy a decir

cuando quiera.

américa: kali se va a poner

muy contento,

eres su favorita.

dana: ya déjame en paz.

[piensa] ¿seguro estás ahí?

fernando: tanto encierro

como que te hace daño.

oye, ¿por qué nunca salen?

dana: es un retiro voluntario,

no necesitamos nada

del exterior.

fernando: ah,

y por eso me encargas cigarros

a veces, ¿no?

dana: no, gracias.

fernando: ¿ya te cacharon?

dana: no, ya no puedo,

voy a tener un bebé.

astrid: ¿ya se lo dijiste

a kali?

dana: no, pero hoy se lo digo.

¿te molesta?

astrid: ya me acostumbré.

todos aquí somos libres,

nuestro cuerpo no nos pertenece.

dana: solo fue una vez.

kali: ¿por qué no fuiste

a la meditación?

dana: no me siento bien.

a ti no te puedo mentir,

extraño a mi papá.

kali: y seguramente

él también te extraña,

pero debe comprender

que volaste del nido,

que estás aquí para cumplir

tu misión.

dana: ¿cuál es?

kali: poco a poco la vamos

a ir descubriendo.

ya no eres esa niña de 16,

te convertiste en una mujer

muy inteligente,

muy guapa.

dana: ¿lo crees?

kali: te voy a decir un secreto.

eres mi favorita.

dana: pero estás con astrid.

kali: no, no, no,

estamos todos juntos,

somos un equipo.

y astrid, dada su condición,

no ha podido estar conmigo.

te amo, dana.

¿tú no me amas?

dana: es que nunca--

kali: [chista]

te prometo

que voy a ser muy cuidadoso.

lisette: dana me dijo que

había estado vomitando mucho

porque tenía una infección

muy fuerte.

américa: y tú le creíste.

lisette: ¿y por qué me mentiría?

¿sabes algo, pasa algo?

américa: está embarazada.

es que en verdad no entiendo

cómo no te diste cuenta.

mira, lisette,

debes tener mucho cuidado

con esa niña.

todas sabemos cuál es

nuestro lugar en esta casa

menos dana.

ella quiere ocupar el tuyo.

lisette: [ríe]

no importa.

de verdad no importa.

no importa que esté embarazada,

no importa que tenga

otras intenciones.

no importa.

américa: ¿por qué?

lisette: ven.

porque nuestro día cada vez

está más cerca, mi niña.

[llama a la puerta]

kali: pasa, lisette.

dana: soy dana.

kali: hola.

¿a qué debo este honor?

ven, ve, siéntate.

ven, no te quedes ahí paradita

como un animalito asustado.

dana: ¿me quieres, kali?

kali: siempre te lo digo,

eres mi favorita.

dana: pero me gustaría ser

la única.

kali: lamentablemente tenemos

prohibido ser exclusivos

del otro.

dana: pero te puedo dar más

que lo que todas te dan,

te puedo amar como nunca

nadie te ha amado.

kali: no voy a traicionar

nuestro manifiesto.

reglas son reglas.

dana: estoy embarazada.

yo sé que te da lo mismo

tener otro hijo,

pero es que a mí si me importa.

lisette: felicitaciones.

dana.

me alegra mucho por ti.

me hubiera gustado

que no mintiera.

dana: quería que primero

lo supiera kali.

lisette: ¿por qué no le dices,

kali?

kali: mañana se lo diré

a todas.

ahora por favor déjenme,

me duele la cabeza.

astrid: el maestro

debe estar contento,

le encanta traer vida al mundo.

somos unas tontas.

no debíamos enamorarnos,

pero tú y yo caímos redonditas.

dana: es el único hombre aquí.

astrid: ahí está fernando.

dana: ¿te gusta nuestro

jardinero?

astrid: [ríe]

un poquito.

dana: es guapo,

lindo, joven.

aobre todo cuando se quita

la camisa.

astrid: creo vamos a tener que

conformarnos con darnos nuestro

taco de ojo todos los días.

américa: ¿de qué hablan?

dana: de hombres,

¿nos vas a acusar?

américa: ya quiero que sea

mañana

para poder verles las carotas,

y burlarme de ustedes.

pobrecitas,

no se lo esperan.

[ríe]

dana: ¿me estás evitando?

¿no te da gusto

que vamos a ser papás?

kali: vienen mejores cosas

para todos.

nos vemos adentro en media hora.

fernando: él es el papá,

¿verdad?

no mereces que te usen así.

dana: él nos ama.

fernando: no, les está lavando

el cerebro y eso no es amor.

dana: no quiero que

te me vuelvas a acercar nunca.

kali: el día que tanto

hemos esperado está

a punto de llegar.

lisette: así es.

hermanas, mis niñas,

la próxima semana

pasará el cometa

así que debemos prepararnos.

astrid: ¿tan pronto?

pero si mi bebé no ha nacido.

kali: mejor todavía,

sus hijos van a ir directo

a la tierra de los eternos

sin tener que atravesar

este vulgar planeta.

todos los presentes dejaremos

aquí para siempre

nuestros trajes

de carne y hueso

y nuestra esencia viajará

a la velocidad de la luz

para ser felices eternamente.

por nuestro viaje.

lisette: por la eternidad.

todos: salud.

dana: ¿te estás dando cuenta

de lo que están diciendo?

nos vamos a morir.

[música]

[música]

padre: muchas gracias

por ayudarme a pegarlos

todos los días, doña cloti.

y también muchas gracias

por enviarlos a su pueblo.

uno nunca sabe.

ojalá que mi hija esté viva.

lisette: hermanas,

me hacen muy muy feliz,

me gusta mucho verlas así,

tan emocionadas.

américa: cómo no estarlo,

si es lo que siempre

hemos querido,

dejar de sufrir para siempre.

lisette: así es, américa,

qué dicha.

américa: ¿y cómo vamos

a hacerlo?

lisette: ¿qué cosa?

américa: ¿cómo vamos a abandonar

nuestros cuerpos?

astrid: sí,

¿cómo vamos a matarnos?

todas: ¿cómo?

dana: vete de aquí.

kali: ¿qué te hice

para que me trates tan mal?

dana: pensé que me amabas.

kali: las amo a todas,

aunque tal vez a ti un poco más.

dana: no me toques.

yo voy a tener a mi bebé,

no me voy a matar

igual que ustedes.

kali: al parecer me equivoqué

al elegirte.

dana: podríamos ser muy felices

los tres en este mundo,

déjalas.

kali: has perdido la cabeza.

dana: la he recuperado más bien.

kali: ¿qué es lo qué quieres?

dana: irme de aquí para siempre.

kali: está bien, vete.

dana: ¿cómo?

kali: si es lo que quieres,

vete.

solo te voy a pedir una cosa.

que mañana vayas al pueblo sola.

dana: ¿y qué quieres que haga?

kali: cuando estés ahí

quiero que mires a tu alrededor,

solo eso,

y que descubras si en verdad

quieres quedarte en este mundo

o si prefieres estar

en un lugar mejor,

con nosotros,

los que te queremos,

con tu familia.

miguel: bingo.

"abandona psiquiátrico

por segunda vez el millonario

rodrigo laguarda".

[murmura]

>> ¿va a dolernos?

kali: mucho menos

de lo que nos ha dolido

la estancia en esta tierra.

>> ¿y voy a poder estar

con mi niño cuando todo acabe?

kali: por supuesto,

las madres van a descansar

al lado de sus hijos.

lisette: hermanas,

no se preocupen,

haremos una gran cena,

la última justo antes

de la hora programada

en que aparezca el cometa.

todas: [celebran]

kali: necesito mezclar

el ingrediente perfecto

con la comida

y luego nos iremos a dormir

y en poco tiempo se logrará

la transición.

astrid: ¿qué planes hay

para esta semana?

kali: esta semana vamos

a meditar con mucha profundidad

y después despediremos

estas envolturas

llamadas cuerpos

como se merecen.

dana: ¿estás dormida?

astrid: no.

no me puedo dormir,

mi cabeza da vueltas

sobre lo mismo.

dana: ¿y américa?

astrid: ¿no está?

debió haber ido

al cuarto de los niños.

américa: hola, maestro.

kali: hola.

¿no podías dormir?

américa: no, tenía mucho calor.

kali: qué curioso,

sonia me dijo lo mismo

hace minutos.

américa: pensé que estaba solo.

kali: ¿quieres acompañarnos?

dana: ¿y si no regreso?

kali: observa lo que hay fuera.

lisette: llevas dinero

en tu mochila, dana,

por si lo necesitas.

mucha suerte, mi niña.

[música: equivocada]

miguel: hola, moni.

moni: buenas tardes, doctor.

miguel: ¿dana?

¿qué haces aquí?

¿por qué estás llorando?

dana: me perdí, doctor.

miguel: yo te voy a ayudar

a regresar.

dana: no, no, no, no.

yo me perdí,

le creí todo a kali.

estoy completamente perdida.

miguel: no, no, no,

no lo estás, no lo estás,

ese tal kali es un farsante

y te lo voy a demostrar.

kali: ¿no ha llegado dana?

lisette: no.

no, no ha llegado.

discúlpame que te lo diga,

pero pienso que no debiste

haberle dado permiso.

kali: no es la primera vez

que retamos a alguien así.

va a regresar.

tú regresaste.

[ríe]

lisette: no sabes cómo lamento

haberlo hecho.

miguel: rodrigo laguarda,

alias kali,

estuvo en un psiquiátrico

en dos ocasiones.

dana: no lo puedo creer.

miguel: la ultima vez que salió

convenció a su padre

de que estaba bien.

misteriosamente

al poco tiempo el hombre muere

dejando a kali, su único hijo,

como heredero de toda

su fortuna.

dana: ¿con ese dinero

entonces mantiene la comuna?

¿es su dueño?

miguel: ese hijo que esperas

es...

dana: de kali.

también todos los niños

que hay en la casa son suyos.

miguel: estás metida

en una secta, muchacha.

es muy peligroso, date cuenta.

ese hombre está muy trastornado,

seguramente el tumor que tiene--

dana: ¿está enfermo?

miguel: sí.

tiene un tumor en el cerebro.

dana: ¿se va a morir?

miguel: seguramente,

el tumor que tiene kali

es inoperable.

dana: tarde o temprano

el muy imbécil se va a morir,

por eso no le importa su futuro.

doctor, por favor,

lléveme a la casa.

miguel: ¿para qué

si ya estás afuera?

dana: necesito ir por astrid

y decirle la verdad

a las demás, por favor.

[música]

[música]

lisette: no tienes dinero.

no tienes nada, estás en cero.

¿no será por eso que quieres

terminar con todo,

porque no tienes manera

de mantener esta farsa?

kali: es una señal,

¿no te das cuenta?

¿para qué queremos dinero

si nuestro tiempo llegó?

ya tenemos que irnos,

está dicho en el manifiesto.

lisette: no lo recuerdo.

kali: no.

siempre fuiste muy mala

para interpretarlo.

ahora vete, por favor,

que me duele la cabeza, ¿sí?

[golpe]

[gritos]

dana: déjanos pasar.

américa: tienes que entender,

kali nos ama.

dana: el que te ama

no te hace daño.

kali: ¿qué pasa aquí?

américa: esta traicionera

que regresó y astrid

le abrió la puerta

y ahora se quiere ir con ella.

dana: ya lo sé todo, kali.

o mejor dicho, rodrigo.

kali: [ríe]

eso es lo que sabes, ¿no?

mi nombre mundano.

¿qué más, teresa?

dana: que nos has mentido,

que estás mal de la cabeza,

que tienes un tumor

que te está matando

y por eso quieres

que nos muramos contigo.

kali: dana, querida, dana,

¿qué pasó contigo?

hermanas,

al parecer dana y astrid

ya no piensan como nosotros.

mal asunto,

porque sin ellas

no podremos trascender de nivel

y es probable que

nuestra energía se extinga

para siempre.

triste situación.

américa: [solloza] maestro, no.

¿ahora qué vamos a hacer?

kali: es un hecho que

necesitamos sus cuerpos

para poder trascender

y que este sacrificio

sea completo.

sin ellas nos quedaríamos

varados en este asqueroso

mundo.

todas: vamos por ellas.

dana: doctor, doctor, doctor.

¡doctor, doctor, doctor!

américa: te crees muy lista,

pero tú no eres mejor

que ninguna

de las que estamos aquí.

dana: tienes un hijo,

tienes una vida por delante,

kali nos engañó.

américa: cállate, malagradecida.

kali te rescató.

¿o ya se te olvidó

cómo te trataba tu papi,

que por cierto no te ha buscado

en estos dos años?

lisette: suficiente.

llévenselas al cuarto

y vigílenlas toda la noche.

llévenselas ya.

vamos, vamos.

kali: ¿quién eres?

vienes por nosotros, ¿verdad?

tal como lo dice el manifiesto.

¿eres tú?

lisette: kali, estás alucinando.

soy yo, lisette.

kali: ¿sí?

lisette.

¿qué quieres?

lisette: las atraparon.

kali: sabía que volverías.

dana: regresé por astrid.

kali: ¿te gustó lo que viste

afuera?

dana: no, la verdad no.

hay demasiado odio en la gente.

kali: y me pagas de esta

manera.

a mí,

que solo busqué protegerte

de todo eso que viste.

dana: pero también hay gente

buena,

que cuida y apoya a los demás.

me acordé de mi papá.

kali: nadie es bueno del todo.

¿saben por qué escogí

llamarme kali?

porque a diferencia

de los otros dioses hinduistas

que enseñan la bondad,

kali es una dios que nació

de la ira de sheeba,

es una energía destructora.

astrid: es ella, ¿verdad?

kali: sí,

y ha estado en su cuarto

todo este tiempo,

diciéndome todos

sus pensamientos.

y ustedes no sabían

que ella es la verdadera kali,

la diosa que destruye

los demonios,

pero al mismo tiempo

resulta ser despiadada

y feroz.

astrid: ¿por qué tiene

ese collar de craneos?

kali: esos son sus enemigos

muertos en batalla.

se dice que simboliza

la muerte del ego

y de la condición temporal

del cuerpo humano,

¿algo de esto les suena?

lisette: fernando,

qué gusto verte.

¿qué estás haciendo aquí?

te dije claramente

que esta semana no voy

a necesitar tus servicios,

así que yo te llamo.

fernando: señora,

es que quería preguntarle

si dana se llama en realidad

teresa zúñiga.

lisette: no te entiendo.

fernando: por la cara que pone

claro que entiende, señora.

mire este cartel.

lisette: sí,

se parecen, pero...

no es.

fernando: no se moleste

en destruirlo

que hay un montón de esos

pegados en la plaza principal.

hay alguien buscándola.

lisette: pues, es muy tarde

porque dana ya no vive

en esta casa.

se fugó con otra de las chicas.

fernando: ¿con astrid?

lisette: deja de meterte

en asuntos que no son tuyos.

déjanos en paz.

kali,

te lo dije.

sabía que nos iban a descubrir.

¿ahora qué vamos a hacer?

kali: adelantamos la fecha.

lisette: ¿qué?

no.

dijiste que lo haríamos

cuando aparecía el cometa.

kali: no, no importa ya.

ayer vi.

lisette: ¿a quién?

kali: a uno de los seres

supremos.

vino a verme.

lisette: kali, por dios,

ayer estuviste muy mal.

tuviste fiebre,

estabas delirando,

decías cosas que no--

que yo ni siquiera comprendía.

la que estaba delante de ti

era yo--

kali: no.

no, no, ellos tienen

sus forma de presentarse.

lisette: ¿cuándo quieres

que lo hagamos?

kali: esta noche.

no se los digas a las chicas,

que sea sorpresa.

[música]

[música]

fernando: hola.

señor, me llamo fernando.

padre: sí, ¿a quién busca?

fernando: fíjese que ayer

vi un cartel con una foto

de una joven, teresa zúñiga.

padre: sí, es mi hija.

¿sabe algo?

fernando: sí, señor,

creo que sí.

padre: ¿está viva mi hija,

está bien?

fernando: sí,

y sé dónde la puede encontrar,

yo mismo lo puedo llevar.

padre: ¿dónde lo veo, señor?

por favor, dígame.

astrid: necesito ir al baño.

américa: ¿otra vez?

astrid: por favor,

te lo suplico.

américa: ok.

no vayas a intentar

nada extraño, ¿ok?

rapidito.

dana: [llora]

astrid: [gime]

miguel: ey, muchacho,

ven para acá.

fernando: ¿qué pasó, doc?

miguel: ¿estás en los jardines

de kali?

fernando: no, ya no quieren

que me pare ahí

en toda esta semana.

miguel: ¿y eso?

fernando: es que las cosas

están muy extrañas, doc.

alguien en la plaza

colgó carteles buscando

una joven extraviada

con la cara de dana.

ya fui a buscarla,

pero salió la señora lisette

y me dijo que escapó ayer.

lo que se me hace raro es que

cuando le entregué el cartel

y lo vio se enojó mucho

y lo arrugó.

miguel: está muy raro.

ayer estuve con dana.

estaba decidida a irse

de esa casa,

pero luego me pidió

que la llevara de regreso.

en todo el tiempo que estuve

esperando no volvió a salir.

fernando: entonces dana está

en casa del señor kali.

miguel: puede ser.

este tipo lleva mucho tiempo

lavándoles el cerebro.

¿tienes alguno de esos carteles?

fernando: sí.

mire,

aquí viene el teléfono

del papá de dana

que ya viene en camino.

ya ve que se hace

como cinco horas en carretera,

mi mamá me prestó este celular

para estar al pendiente.

miguel: mira,

te voy a dejar mi teléfono.

yo voy a buscar mi coche

para ir a esa casa

a ver si me entero de algo.

mantenme al tanto, por favor.

fernando: sí, doc.

miguel: gracias.

lisette: puedes estar seguro

que vamos a comer como nunca,

las niñas están preparando

todo.

kali: cuida que nadie

se dé cuenta cuando echas

la fórmula.

lisette: rodrigo,

¿por qué llegamos tan lejos?

kali: ¿estás dudando?

lisette: no.

no, no es eso.

es que--

es que pienso que

todo hubiera sido

tan distinto, diferente,

si te hubieras conformado

conmigo.

rodrigo,

te amé desde el primer momento

en que te vi.

siempre confié en ti,

en tu palabra, en todo.

tú eres--

tú eres un ser supremo, mágico.

en cambio

esas niñas son estúpidas,

jamás, jamás te han dado

lo que yo te he dado.

kali: ellas me dieron hijos...

tú nunca pudiste.

lisette: sí, tienes razón.

kali: ey, no dudes más.

lisette, esto

lo construimos juntos.

tú me ayudaste

a que ellas creyeran en mí,

la comuna porvenir

es nuestro hijo, el de los dos,

es lo que nos va a hacer

trascender.

lisette: yo te amo.

américa: kali, kali,

el bebé de astrid se adelantó,

está a punto de nacer.

astrid: [gime]

no puedo quedar aquí, kali,

llévame a un médico.

kali: imposible.

nadie va a salir de aquí,

¿entienden?

y tú cállate

o yo mismo te corto la lengua.

astrid: [gime]

kali: vayan a la cocina,

traigan agua caliente,

toallas, pinzas,

lo que encuentren.

vayan.

yo voy a traer al mundo

a ese niño.

lisette: doctor del valle,

¿qué--qué está haciendo aquí?

miguel: vino al pueblo

un médico que quiere revisar

al señor kali.

asegura que puede quitarle

el tumor.

a mí me gustaría planteárselo.

¿puedo pasar?

lisette: precisamente tenemos

un inconveniente, doctor.

astrid está por dar a luz.

miguel: hay que llevarla

al hospital.

lisette: no, no, no.

no, no hay tiempo.

necesito su ayuda,

por favor, pase.

miguel: ok, claro.

kali: ¿cómo se te ocurre

dejarlo pasar?

puede descubrir que dana

es nuestra prisionera.

lisette: ¿de qué estás hablando,

kali?

sol y américa ya se la habían

llevado a otra habitación.

ese médico llegó como un ángel.

¿qué pensabas,

que yo te iba a permitir

que te hicieras cargo del parto?

kali: ¿qué es lo que

te preocupa?

¿que se murieran, los dos?

[ríe]

lisette: deja de reírte.

no te rías.

nunca me habías pegado.

kali: no sabes

las ganas que tenía.

lisette: a las ocho en punto

sirvo la cena.

[música]

[música]

kali: ¿todo bien?

¿qué pasó?

miguel: ya tuvo al niño,

pero necesitamos llevarla

urgentemente al hospital.

kali: no, no, eso usted

no lo decide.

kali: usted es el padre

y no puede permitir

que los dos se mueran aquí.

américa: doctor,

hágale caso al maestro.

kali: ¿le gustaría saber

de dónde rescaté

a mi querida américa?

o más bien,

de qué lugar la ayudé

a escapar.

[celular]

fernando: doctor, soy fernando.

¿cómo va todo?

¿sí me escucha?

astrid: fernando.

ayúdanos, fernando.

ayúdanos.

fernando: ¿astrid, eres tú?

astrid.

lisette: bueno, diga.

[tono desconectado]

bueno.

¿con quién estabas hablando?

¿de quién es este celular?

padre: ¿fernando?

fernando: ¿usted es el papá

de dana?

padre: sí, llévame con ella,

te lo suplico.

kali: dejemos atrás

los problemas

y disfrutemos este brindis

que lisette y perla

nos prepararon.

lisette: alcemos nuestras copas

en honor a la gran labor

de kali,

nuestra comuna porvenir.

salud.

todas: salud.

[alerta de texto]

fernando: párese, párese.

padre: ¿qué pasa, muchacho?

fernando: me acaba de llegar

un mensaje del celular

del doctor miguel.

el portón está abierto,

llamen a la policía.

padre: vamos, vamos.

fernando: déle, déle, dele.

américa: le voy a llevar

la cena.

kali: hazlo.

miguel: está muy débil

y puede morir

en cualquier momento.

kali: como todos, doctor.

miguel: ¿cómo dice?

kali: todos vamos a morir,

mañana, pasado,

quizás hoy mismo.

dana: ¿adelantaste la fecha?

kali: tranquilízate, ¿sí?

miguel: no entiendo lo que está

diciendo.

dana: es un suicidio colectivo.

américa: se trata de trascender,

ya lo dijo el maestro.

kali: sonrían, chicas,

y demos por terminada

esta agonía llamada vida.

todas a sus recámaras,

llévense a sus niños.

lisette: [jadea]

dana: [solloza]

padre: teresa.

agente: alto.

dana: [llora]

fernando: astrid, astrid.

padre: corazón, tienes visita.

las dejo para que platiquen.

ambas: gracias.

astrid: ¿cómo estás?

dana: bien, ¿y tú?

astrid: bien también.

dana: oye, ¿tu hijo?

astrid: se quedó en la casa.

teresa, vine a despedirme.

finalmente fernando

me convenció

y me voy al pueblo con él.

dana: ¿de verdad?

astrid: sí.

dana: qué gusto por ustedes.

qué bueno que pudimos recuperar

nuestras vidas.

astrid: sí, gracias a lisette

que no envenenó nuestra bebida.

ella nos salvó.

dana: ¿sabes algo de las otras?

astris: a américa y sonia

se las tragó la tierra

y las demás están

con sus familias.

oye, ¿sabes algo de kali?

dana: el tumor no lo mató,

pero lo bueno de todo es que

no le puede hacer daño a nadie.

[música: equivocada]

jc: ¿ya ves, josa?

todas las canciones de baladas

tienen historias retorcidas.

josa: ay,

no es cierto, no todas.

aparte siempre puedes

cambiar de rumbo

por más difícil que parezca.

jc: yo digo que hubiera estado

mucho más chicles

que todas las mujeres

hubieran hecho thalía challenge.

josa: [ríe]

qué menso eres.

ya, adiós, hasta mañana,

nos vemos mañana.

¿esta historia te suena?

adiós.

jc: ¿me escuchas, me oyes?

ya me voy.

Cargando Playlist...