null: nullpx
Cargando Video...

Enamorándome de Ramón Capítulo 83

2 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

ramón: yo te he visto

con francisco, fabiola.

estabas pues...

tan decidida a divorciarte

que no lo puedo entender.

fabiola: solamente quiero

que sepas

que es por el bien de todos.

ramón: no, por el mío no.

tú sabes cuánto te amo.

y lo sabes.

porque mi vida sin ti...

pues era un infierno.

la verdad.

y pues...

tampoco lo es para ti,

lo puedo ver en tus ojos.

fabiola: ramón--

ramón: ey.

¿qué pasa, eh, fabiola?

lo que sea, podemos enfrentarlo

juntos.

fabiola: ramón...

no puedo dejarlo.

ramón: ¿por qué no?

si tú no eres feliz con él.

¿eres feliz?

contéstame.

¿eres feliz, fabiola?

fabiola: solo quiero que sepas

que es por el bien de todos.

ramón, créeme.

créeme.

>> ¿ramón lópez?

ramón: ey.

>> acompáñeme, por favor.

jorge: bueno, nos estamos

viendo.

luisa: que te vaya bien.

y ánimo, que lo bueno

es que la tierra se recupera.

esos infelices que les hicieron

la malora de fregarles

la cosecha tarde o temprano

la van a pagar,

de mí te acuerdas.

jorge: ojalá así sea, adiós.

luisa: adiós.

[alerta de texto]

tu prometido no es

quien crees.

ve en la noche a su negocio

para que veas.

ay, ¿quién será el dichoso

amigo?

rulo: ¿bueno?

luisa: ¿quién habla?

rulo: ¿con quién quiere hablar?

luisa: me mandaron un mensaje

de este número.

rulo: doña luisa, soy rulo.

mire, ha de haber sido

mi tío benito.

me pidió mi celular hace rato

porque el de él no tenía pila.

luisa: ah, muy bien.

rulo: ¿quiere dejar

algún recado?

luisa: no.

no, rulo, déjalo, yo hablo

después con él, gracias.

ay, condenado tapón de alberca,

ni creas que voy a caer

en tus provocaciones.

canijo.

quiere hacerme dudar de finito

mientras él se da el gusto

con la primita.

sofía: ¿por qué no me esperaste?

ramón: sofía, por favor.

sofía: ramón, ¿qué te dijo

el doctor?

ramón: pues que no hay fractura.

ya me inyectó algo para el dolor

y me dio un antiinflamatorio

pero ya, voy a estar bien.

sofía: ahora mismo vamos

a comprarlo.

ramón: sí.

>> los veo entonces el próximo

mes.

y felicidades.

francisco: gracias.

¿ves, mi amor?

no tenías por qué preocuparte.

nuestro bebé va a estar

muy bien.

sofía: lo siento.

qué manera de enterarte.

ramón.

¡ramón!

¿por qué te enojas conmigo?

fabiola: no tenías por qué decir

nuestro bebé delante de ramón.

francisco: siento mucho

que no te haya gustado.

pero lo que soy yo,

no sabes lo que lo disfruté.

una de cal por todas

las que van de arena.

fabiola: eres un desgraciado.

francisco: ya bájale,

tarde o temprano se iba

a enterar.

fabiola: te odio con todas

mis fuerzas.

francisco: ni modo, aprenderé

a vivir con eso.

dame un beso--

fabiola: suéltame.

francisco: hasta que hayamos

salido, no quiero correr

el riesgo de que salgas

corriendo detrás del padre

de tu bastardo.

ramón: vete, por favor.

yo quiero...

pues...

pues quiero estar solo.

sofía: ¿y para qué quieres

estar solo?

¿para lamentarte mientras

esos dos disfrutan

de su felicidad?

no, ramón, no te voy a dejar

solo.

ramón: por favor vete, sofía.

sofía: lo que tienes que hacer

es dejar de pensar en ella.

punto.

¿qué más pruebas quieres?

lo de ustedes se acabó, ramón.

ramón: quiero estar solo.

¿no me puedes entender eso?

sofía: ¿y yo qué?

¿no te importa que me agarren?

ramón: no te va a pasar nada.

sofía: ramón.

¡ramón!

>> y una más.

julio: [piensa] valieron la pena

los 20 mil que invertí

para echar a perder la cosecha.

solo es cuestión de tiempo

para que me permitan manejar

el dinero.

buena jugada, no cabe duda.

>> ocho negro.

julio: estoy de vuelta.

[llaman a la puerta]

antonio: adelante.

margarita: hola.

antonio: margarita.

te he extrañado como un loco.

margarita: qué exagerado eres.

apenas si nos hemos dejado

de hablar unos cuantas horas.

antonio: bueno, para que veas

cómo te quiero.

margarita: ay.

antonio: fue una noche eterna.

margarita: ay.

hablé con juana sobre fabiola.

efectivamente está embarazada

y no está feliz de haber vuelto

con francisco.

antonio: ¿qué podemos hacer?

ella lo decidió y no acepta

consejos de nadie.

margarita: ay, pues no sé,

pero yo estoy muy enojada.

bien podría haber seguido

con sus trámites de divorcio,

tener a su hijo y criarlo sola.

antonio: pues sí, pero fabiola

no piensa igual.

margarita: pues no.

oye, ¿y pudiste ir

a la fianzadora?

antonio: sí.

margarita: qué bueno.

con suerte mañana mismo

sale roxana.

diego: ¿me puedes llevar

al aeropuerto a recogerla?

antonio: depende de la hora.

diego: ahorita vengo,

voy a comer helado.

margarita: ay, antonio.

vas a tener que ponerte bien

de acuerdo con roxana para ver

qué le van a decir

sobre por qué no va a vivir

con ella.

antonio: sí, lo sé.

espero que salga en buen plan

para que podamos llegar

a un acuerdo.

margarita: ojalá.

ven.

te dejo, mi amor, tengo que ir

a ver a porfirio.

antonio: oye.

y si yo un día me enfermo,

¿me vas a cuidar igual?

margarita: ya, antonio,

no empieces.

antonio: era broma.

te quiero.

margarita: y yo a ti.

"bye".

antonio: con cuidado.

rulo: pues, ¿qué, princesa?

¿te gustó el regalo?

eso vas a ser, mi princesa.

si me das una oportunidad,

te voy a llenar de amor

y muchos detallitos.

¿qué dices?

¿vamos a cenar a la noche?

dalia: ¿y ahora qué le pasó

a este?

como que me lo cambiaron, ¿no?

>> ¿saliendo vamos a cenar

unos tacos al paisa?

dalia: vaya forma de volver

a la realidad.

¿tacos?

¿y a dónde me llevarías a cenar?

rulo: ya cayó.

bien dice que la entera

tiene pies.

¿a dónde será bueno

para apantallarla?

¿qué te parece

en los candiles?

chava: ¿qué hubo?

¿qué haces?

rulo: pues aquí.

invitando a dalia a cenar,

la voy a llevar a los candiles.

chava: ah, qué espléndido.

no, pues te vas a gastar

un buen billete.

rulo: pues hay con qué, papá,

hay con qué.

chava: oye, ¿y qué onda

con la venta de hoy?

rulo: pues aviéntatela tú, ¿no?

sirve que te ganas una lanita

extra, ándale.

dalia: ¿a qué hora pasas por mí?

rulo: [ríe]

ya cayó.

a las ocho.

francisco: tráeme una cerveza

en lo que regreso.

¿qué haces con mi celular?

fabiola: quería saber

con quién hablas.

francisco: ¿ah, sí?

¿y por qué?

no creo que sea porque tengas

celos.

¿qué quieres encontrar?

fabiola: te he estado oyendo

que hablas a escondidas.

francisco: ¿cuál escondidas?

si quisiera hablar

sin que me oigas, tengo mil

lugares donde hacerlo.

fabiola: pues dirás

lo que quieras, pero ayer te oí

hablando con alguien

como en clave.

francisco: ayer con la única

persona que hablé

fue con rebeca.

la enfermera de tu abuela.

porque has de saber

que aunque ya no soy

su médico, estoy preocupado

por ella.

y de vez en cuando le pregunto

cómo está.

ahora mismo te lo voy

a comprobar.

buenas tardes, rebeca.

habla el doctor santillán.

rebeca: buenas tardes, doctor.

francisco: ¿cómo ha estado

la señora hortensia?

rebeca: mucho mejor.

muy recuperada de su movilidad.

francisco: hágame un favor,

estoy con el speaker abierto

para que oiga mi esposa.

¿puede decirle que me comunico

con usted constantemente

para saber la evolución

de la señora aunque ya no sea

su médico de cabecera?

rebeca: así es, usted no ha

dejado de llamar para saber

el estado de su salud.

francisco: gracias, rebeca,

eso era todo, buenas tardes.

¿alguna duda?

fabiola: esa era la voz,

voy por tu cerveza.

francisco: espera.

sé que andas investigando.

pero que no se te olvide

que en esta historia

el ofendido soy yo.

y la que va a ir a la cárcel

si no se comporta

eres tú.

[música]

[música]

margarita: ya estoy aquí.

¿cómo te sientes?

porfirio: ah, mareado,

con náuseas pero...

lo bueno es que no he tenido

hemorragias.

pero no viniste hoy de achaques,

¿o sí?

margarita: pues no son achaques.

sino el efecto

de la quimioterapia.

porfirio: mira

lo que me encontré.

margarita: a ver.

ay, no, esto te lo mandé yo.

qué cursi era.

porfirio: para ti fue una simple

tarjeta mientras que para mí

significó mucho.

margarita: ay, porfirio.

porfirio: porque no creo

que me la hayas mandado

para que te pasara los apuntes,

¿verdad?

margarita: no es cierto,

qué baboso.

a ver, ¿qué más tienes ahí

guardado?

porfirio: mira, con esta

metí mi primer "home run".

tenía diez años.

está autografiada por todo

el equipo.

margarita: guau.

a ver, ¿y--y este trombo?

margarita: este me lo compró

mi papá una vez que fuimos

a la feria.

y este luchador me lo saqué

en el tiro al blanco.

margarita: ay.

se me había olvidado que eras

tan sentimental.

porfirio: para mí los detalles

siempre han sido

muy importantes.

margarita: ¿y qué más tienes?

¿y esta foto?

¿eres tú?

porfirio: sí.

cosas de mi mamá.

me vestía como niña.

margarita: [ríe]

luisa: ¿hasta cuándo me vas

a dejar en paz?

¿eh?

y no te hagas que la virgen

te habla porque ya sé que tú

me mandaste los mensajes

desde el celular de rulo

para despistar.

mira, por más embustes

que armes, no voy a desconfiar

de un hombre tan íntegro

como finito.

benito: changuita, no te cases.

si lo haces, me voy a morir

de la tristeza.

luisa: ah, sí, ¿cómo no?

esas son puras palabrerías

y a las palabras se las lleva

el viento.

benito: a las palabras sí.

pero esto no.

fredesvinda: ¡benito!

¡benito!

¡beno!

¿qué significa eso?

luisa: nada, doña fredesvinda.

nada.

fredesvinda: ¡no!

ni se te ocurra ir tras ella,

¿eh?

¿qué te pasa a ti?

no te quiero volver a ver

con esa mujer.

tú te mereces algo mejor,

mi hijito.

benito: ay, mamá, ¿otra vez

con ese cuento?

fredesvinda: si no me mató

el rayo, me vas a matar tú

del coraje.

jamás, óyelo bien, jamás

voy a aceptar que andes

con esa.

métete a la casa,

métete a la casa.

beno, hazme caso, soy tu madre.

órale, métase a la casa,

escuincle.

pero ahorita.

ramón: yo estaba cerca

del coche esperando a sofía

cuando pues vi que los tipos

se le fueron encima,

entonces pues corrí a ayudarla.

nos fuimos a los golpes

y finalmente pues huyeron

en un coche y ya.

>> ¿alcanzaron a ver las placas,

algo?

ramón: no, pues todo fue

muy rápido.

>> ¿reconocieron a alguno

de ellos como el que los tuvo

secuestrados?

sofía: no, no, no les vimos

la cara.

la traían cubierta.

>> les vamos a pedir

los videos al centro comercial.

y en cuanto los tengamos,

les llamamos.

por lo pronto, extremen

precauciones.

ramón: ¿cree que se trate

de rosendo vázquez?

>> no existe algún indicio

que nos lleve a pensar

que tenga algo que ver.

pero no hay que descartarlo.

seguimos en contacto.

gracias.

ramón: no, a usted.

dalia: hombre, ¿quién te viera,

eh?

nunca te había visto así

de bien vestido y toda

la cosa.

rulo: pues la ocasión

lo amerita, ¿eh?

¿qué, te gusta?

dalia: pues...

no te ves nada mal, ¿eh?

rulo: y tú te ves preciosa

con ese collar.

con ese collarcito opacas

a todas las mujeres

que están en este lugar.

dalia: antes no eras así.

¿qué te pasó o qué?

rulo: pues andaba medio idiota.

además ahorita tengo dinero.

dalia: pues, ¿qué?

¿te ganaste la lotería o qué?

rulo: eh, más menos,

más menos, más menos.

se murió una tía abuela

y me dejó una muy buena herencia

que me quiero gastar contigo.

quiero darte todo

lo que tú quieras.

dalia: y ahora que tienes

dinero, ¿no será que solo

quieres jugar conmigo?

rulo: ¿qué pasó?

¿qué pasó?

yo siempre te he querido

a la buena, pero tú no me has

querido ver, dalita.

dalia: pues es que a veces

te pasas, rulo.

rulo: bueno, ya aprendí

la lección.

no va a volver a suceder,

mi reina.

ya.

dalia: ey, ey, ¿qué, qué, qué?

tranquilo, con calma.

no tan pronto, oye.

rulo: órale, está bien.

está bien, como tú digas.

>> señor, su platillo.

rulo: ¿qué?

¿esto qué es?

>> es lo que ordenó.

rulo: no, no, no.

no me quieras ver la cara.

estos son caracoles panteoneros.

>> eh, sí, escargot

quiere decir caracoles.

rulo: ah.

pues yo no me voy a comer

esta porquería.

llévatelos y tráeme

una tampiqueña, órale.

>> enseguida.

rulo: ¿te parece que yo voy

a estar comiendo caracoles

panteoneros?

dalia: [ríe]

rulo: mal que no.

yo sabía que iba a caer.

darío: rulo, rulo,

échame la mano, la chola

me está buscando, por favor.

rulo: darío.

pensábamos que estabas muerto,

¿dónde te metiste?

darío: ayúdame a esconderme,

¿sí?

si me agarran, me voy directo

a la cárcel, por favor.

rulo: a ver, tranquilo,

tranquilo, vamos a mi casa

y allá me cuentas todo

con calma, ¿sí?

darío: sí.

porfirio: margarita.

margarita.

margarita: ay, creo que me quedé

dormida.

porfirio: vete a dormir

al otro cuarto

para que descanses bien.

margarita: no te quiero dejar

solo.

porfirio: entonces ven

y acuéstate a mi lado,

te hago un lugarcito.

[piensa] ¿qué hubiera dado

por que todas las noches

de mi vida las hubiera pasado

así?

contigo a mi lado.

francisco: ¿ves, mi amor?

no tenías por qué preocuparte.

nuestro bebé va a estar

muy bien.

fabiola: es para mí.

esta letra...

ramón.

ramón: fabiola, te escribo

estas líneas porque no encuentro

otro modo de poder decirte

cuánto te amo.

a pesar de los intentos

que he hecho por olvidarte,

lo único que he logrado

es amarte más y más.

no quiero quedarme sin luchar

por este amor.

porque sé que tú también

me amas tanto como yo a ti.

o no te hubieras entregado

a mí como lo hiciste esa noche

en yautepec.

olvidémonos del pasado,

empecemos de nuevo.

mi vida sin ti no tiene sentido.

por favor, ve al café sevilla

esta noche a las siete

para que hablemos.

tuyo siempre,

ramón.

margarita: ¿porfirio?

¿qué haces?

porfirio: buenos días.

después de que dormimos juntos

lo menos que puedo hacer

es prepararte el desayuno.

margarita: no lo digas

de ese modo, parece como si--

porfirio: eh...

dormimos juntos, ¿sí o no?

margarita: pues sí.

porfirio: además, soñé contigo.

¿quieres que te cuente qué?

margarita: porfirio...

porfirio: soñar no cuesta nada.

siéntate.

margarita: no, siéntate tú.

porfirio: no, siéntate.

me hace muy feliz atenderte.

margarita: bueno, está bien.

gracias.

qué rico.

porfirio: yo,

como los alcohólicos anónimos,

voy a vivir el día a día.

margarita: eres tremendo.

porfirio: sí...

margarita: [ríe]

fabiola: [suspira]

debería haber amanecido

al lado de ramón.

no en esta horrenda realidad.

¿por qué desconfié de él?

[suspira]

cómo quisiera correr

a tus brazos.

pero estoy atada.

estoy en manos

de este imbécil.

ya no sé si es peor

estar en la cárcel

que encerrada aquí,

soportándolo.

roxana: [suspira]

por fin...

no pensé que fuera a tener

comité de recepción.

qué detalle.

antonio: si estoy aquí

es porque tenemos que hablar

sobre diego.

roxana: de diego y de otras

muchas cosas.

pero supongo que ella ya

no tiene por qué estar presente.

margarita: efectivamente.

ya me voy.

antonio: no, margarita.

en vez de tener esa actitud,

deberías agradecerle

que te sacó de la cárcel.

roxana: y también que te ayudó

a que me quitaras a mi hijo.

ay, gracias.

margarita: los dejo.

luego hablamos.

antonio: gracias.

por lo que veo,

los días en la cárcel

no te sirvieron de nada.

estás igual o peor que antes.

roxana: ¿qué esperabas?

¿que me arrodillara

y le agradeciera a tu novia?

ni loca.

de hecho, no quiero seguir

teniendo ningún contacto

con ella.

prefiero tratar con porfirio.

antonio: eso no se va a poder.

porfirio está enfermo.

así que o aceptas a margarita

como tu abogada,

o te quedas sin nada.

diego: ¡mamá!

roxana: hola.

mi amor, no sabes

cómo te extrañé.

diego: yo te extrañé

"muchisisísimo", ma.

roxana: me hacías tanta falta.

diego: ¿ya no te vas

a volver a ir?

roxana: no.

ya no.

diego: ¿me lo prometes?

roxana: te lo prometo.

diego: ¿y a dónde fuiste, ma?

roxana: a oaxaca.

diego: ¿y está bonito?

roxana: sí, muy bonito.

diego: ¿viste animales?

roxana: sí, algunos,

porque no podía salir mucho.

estaba trabajando...

>> no me avisaron

de la disgresión

en la ruta a seguir.

voy a dar aviso a la central.

>> ¡quieto!

>> presta, presta...

¡dale!

rosendo: ¡buen trabajo!

[ríe]

sabía que no me ibas a fallar.

>> la clave estaba

en convencer a la persona

adecuada para que el traslado

se hiciera de modo discreto.

rosendo: todos tenemos

un precio.

>> así es.

¿listo para viajar al norte?

rosendo: no, cambio de planes.

quiero ir a la ciudad de méxico

a ver a mi hija.

>> no creo que sea

buena idea.

rosendo: el mejor lugar

para esconderme

es a la vista de todos.

nadie se va a imaginar

que estoy con ella.

>> como usted diga.

rosendo: nos mantenemos

en contacto.

>> de acuerdo.

¿qué hago con los agentes

que involucramos?

rosendo: ofréceles trabajo.

dudo mucho que se pongan

difíciles.

y si se niegan,

ya sabes lo que tienes

que hacer.

>> no, pon en video

de la otra cámara,

porque con esta

no alcanzo a ver

el momento en el que llegan.

deténla ahí.

regrésala un poco.

sabían que iban a ir.

los estaban esperando.

llegaron media hora antes

al lugar de los hechos.

ahora la pregunta es...

[suspira]

¿cómo se enteraron?

dalia: ya pedí el repuesto

de la bomba de agua.

pero no está el original,

así que me van a traer

otra marca.

ramón: está bien.

gracias, eh.

güero: ¿qué onda?

pasé en la mañana por tu casa

para que nos viniéramos

pero ya no estabas.

dalia: es que nos salimos

muy temprano.

güero: ¿y ese collar?

dalia: de todos modos

te vas a enterar:

me lo regaló rulo.

güero: ¿qué tienes tú

que andar aceptándole

regalos a ese?

¿de qué se trata?

dalia: ay, güero,

si te vas a poner en ese plan

mejor aquí terminamos.

güero: me estás cortando

por ese imbécil.

dalia: piensa lo que quieras,

no tengo que estar

dándote explicaciones.

güero: te pasas.

¿para qué fregados

me diste entrada

si me ibas a salir con esto?

dalia me acaba de cortar

por tu culpa.

rulo, esta sí no te la voy

a pasar.

rulo: ay, qué mala onda.

ni modo, mi buen.

¿qué culpa tengo yo

de que dalia se haya dado cuenta

de que eres muy poca cosa

para ella?

güero: ¡imbécil!

lucho: ¡ya, tranquilo!

¡eh!

rulo: ¿yo qué?

este estúpido llegó

buscando broncas,

y te la vas a acabar--

güero: cuando quieras

y donde quieras.

lucho: ya bájale, güero.

osvaldo: yo vi cómo empezó todo.

tú llegaste agrediéndolo

y no voy a permitir pleitos

en el taller.

agarras tus cosas

y te me largas.

estás despedido.

lucho: no lo puedes

despedir así.

primero tiene que estar

don antonio aquí.

osvaldo: no tengo por qué

esperar a nadie.

yo estoy a cargo del taller,

y te me vas.

lucho: ahora resulta

que eres el dueño--

güero: no, no.

ya no la muevas.

mejor me voy.

>> pareciera que estaban

esperando que ramón interviniera

para que las cosas

se salieran de control.

>> igual y no esperaban

que fuera acompañado.

>> ramos, ¿cómo te explicas

que el auto de donde se bajaron

llegó media hora antes?

esto parece más un montaje

que un intento de secuestro.

ramos: ¿organizado por quién

o con qué fin?

>> ramos, eso es

lo que nos vamos a poner

a investigar.

antonio: no tenías por qué

despedir al güero.

osvaldo: agredió a rulo.

antonio: te tomaste atribuciones

que no te corresponden.

osvaldo: pero las cosas

se estaban saliendo de control.

antonio: no será ni la primera

ni la última vez

que los empleados

tengan diferencias.

lo único que tenías que hacer

es haber parado la pelea,

y dejarme a mí

tomar las decisiones.

que no se vuelva a repetir.

localiza al güero

y dile que mañana

venga a hablar conmigo.

lucho: sí, don antonio.

sofía: ¿papá?

rosendo: ¿así nada más?

yo esperaba por lo menos

un abrazo.

[ríe]

[música]

[música]

rosendo: mm...

huele bien este café.

oye, cuéntame cómo está

eso de que tienes

un taller mecánico.

sofía: quería invertir

el dinero que me dejó mi mamá

y puse un negocio.

rosendo: no está mal

para que le hagas unos arreglos

a unos cochecitos

que tengo por ahí.

[timbre]

sofía: ¿quién?

ramón: soy yo, ramón.

sofía: hola.

ramón: ¿viste las noticias?

sofía: no, ¿qué pasó?

ramón: pues tu papá se fugó.

lo llevaban a otro penal

y en el camino se les escapó.

sofía: ¿qué?

¿mi papá libre?

ramón: he estado pensando eso

y ahora más que nunca, sofía,

nos tenemos que separar.

sofía: ¿por qué?

si tú me prometiste

que nunca me ibas a dejar sola.

ramón: ya lo sé, sofía,

pero tu papá nunca

nos ha querido juntos.

y como ya no tenemos

nada que ver,

y ni siquiera el taller nos une,

no le veo el caso

que yo siga a tu lado,

la verdad.

sofía: por favor, ramón,

no me dejes sola.

ramón: es lo mejor para los dos.

juntos corremos peligro,

¿te das cuenta de eso?

nada más vine a decírtelo.

mañana paso al taller

por mis cosas.

rosendo: ¿qué pasó, mi hija?

por lo que escuché,

parece que las cosas

no están tan bien con ramón

como me dijiste.

él lo dijo con todas sus letras:

no te quiere.

sofía: claro que me quiere

y no lo voy a perder.

rosendo: dirás lo que quieras,

pero a mí eso de que una vázquez

salga de rogona

no me gusta nada.

lo mejor es que nos vayamos

de aquí y asunto arreglado.

sofía: no.

si de verdad te importo,

tú me vas a ayudar

a recuperarlo.

rosendo: mira, mi hija,

a fuerza ni los zapatos entran

pero si eso es lo que quieres,

te doy dos semanas.

y si en ese tiempo

no has logrado,

nos vamos para el norte

y te olvidas para siempre de él.

¿estamos?

sofía: está bien.

rosendo: nos vemos, hija.

chava: darío...

¡éh, tranquilo!

soy chava, soy amigo de rulo.

me mandó a que te trajera

algo de comer, espérate.

>> ¡no me mientas!

eres de los que me están

cazando, ¿verdad?

chava: te estoy diciendo

la verdad, soy cuate de rulo.

suéltame.

vine a traerte tortas--

rulo: ya se le peló

este imbécil.

¿qué pasó? ¿qué pasó?

>> mandaron a este

desgraciado por mí.

dice que te conoce,

pero no le creo nada.

¿qué hacemos con él?

rulo: tranquilo, es mi compa.

yo lo mandé para que

te trajera algo de comer, ¿sí?

>> perdón, carnal,

pero así es esto.

más vale ser desconfiado--

rulo: échate para atrás.

yo lo desamarro.

chava: [jadea]

porfirio: hola.

¿cómo te fue?

margarita: muy bien.

esta mañana liberaron a roxana.

porfirio: ah, qué bien.

¿y aceptó las condiciones

de antonio?

margarita: supongo que sí.

antonio se quedó hablando

con ella.

[celular]

a ver quién es.

mira, es él.

antonio, justo estaba

hablando con porfirio

del asunto de roxana.

¿cómo te fue?

antonio: bien.

aceptó el acuerdo.

el problema es que diego

no se quiere separar de ella.

margarita: ¿y qué van a hacer?

antonio: por ahora,

concederle que esté con ella.

está en el cuarto con él.

margarita: bueno,

pues qué te digo...

antonio: que me estoy dejando

manipular por mi hijo, lo sé.

pero por ahora no tuve más

que ceder, margarita.

margarita: está bien.

espero que luego sepas

manejar las cosas.

[timbre]

porfirio: debe ser el doctor.

quedó en venir.

margarita: te tengo que cortar.

voy a abrirle la puerta

al doctor.

nos hablamos después.

roxana: y colorín colorado,

este cuento se ha acabado,

y tú ya te tienes que dormir.

diego: no quiero que te vayas,

mamá.

roxana: me tengo que ir,

mi amor.

diego: quédate a dormir.

pa, dile a mi mamá que se quede.

antonio: hijo, es que--

diego: ándale, pa,

¿qué te cuesta?

antonio: está bien.

ambos: [festejan]

diego: ma, ¿me lees otro cuento?

roxana: si me prometes

que después te duermes.

diego: te lo prometo.

roxana: veamos...

este de aquí.

"érase una vez,

una familia de cisnes.

un día les nació un cisne

completamente distinto

a los otros que tenían..."

[música]

[música]

>> lo veo muy bien,

muy estable.

porfirio: aquí está mi medicina.

ambos: [ríen]

>> ya toca su segunda dosis

de quimioterapia.

porfirio: ¿puede ser

pasando el fin de semana?

es que sé cómo me voy a poner

y quisiera estar bien el sábado.

>> bueno, está bien.

pero siempre y cuando

iniciemos la sesión

a primera hora el lunes.

porfirio: de acuerdo.

>> los dejo descansar.

buenas noches.

margarita: ¿lo acompaño

a la puerta?

>> no, no.

la medicina se queda

con el paciente.

no se preocupe.

margarita: gracias, doctor.

porfirio: ¿y esa cara

de preocupación

es por antonio o por mí?

margarita: por antonio.

gracias a dios,

tú estás mejor.

porfirio,

¿te acuerdas cuando una vez

me dijiste que un hombre

divorciado jamás

es del todo libre?

porfirio: ajá.

margarita: tenías razón.

es la realidad que tengo

que vivir todos los días.

yo sabía que así iba a ser,

pero es que no deja de pesarme.

porfirio: entiendo.

cambiando de tema,

me dija lidia de un médico

naturista en amatlán

que trata el cáncer

con yerbas y té.

me gustaría ir a verlo.

nunca está de más.

¿me acompañas?

margarita: claro, por supuesto.

me parece una excelente idea

que veas alternativas

diferentes.

porfirio: ¿sí?

no hay internet

ni teléfono, eh.

¿no te importa?

margarita: para nada.

al contrario:

me viene perfecto

desconectarme del mundo.

francisco: buenas noches.

¿qué hay de cenar?

fabiola: nada.

francisco: me encanta comprobar

lo bien que funciona

nuestro matrimonio.

fabiola: me voy a dormir.

francisco: si no me das

lo que quiero a la buena,

lo vas a dar a la mala.

fabiola: suéltame.

¿qué te pasa?

francisco: que te voy a obligar

a cumplir como esposa

te guste o no.

fabiola: falta que yo me deje.

francisco: ponte a tono,

porque ahí te voy.

fabiola: no se va a atrever...

[jadea]

rebeca: don julio,

no lo esperaba.

julio: justamente venía

a hablar con usted.

rebeca: usted dirá.

julio: en vista de los avances

de mamá, hemos decidido

hacernos cargo de ella

de manera familiar.

así que le queremos dar

las gracias por sus servicios.

rebeca: ¿o sea que ya

no me van a necesitar?

julio: así es.

rebeca: pero la sra. hortensia

todavía necesita--

julio: nosotros nos vamos

a hacer cargo.

mañana a primera hora

le entrego su sueldo

y sería todo.

buenas noches.

rebeca: buenas noches.

francisco,

don julio me dijo

que ya no necesitan

de mis servicios.

francisco: era de esperarse.

rebeca: ¿cómo te lo puedes

tomar tan tranquilo?

a mí me preocupa

que la señora diga

lo que le hemos hecho.

francisco: habrá que confiar

en que quedó lo suficientemente

mal como para no acordarse.

rebeca: quisiera tener

tu tranquilidad.

francisco: ¿qué te preocupa?

tenemos el recurso de decir

que está chiflada.

pon una última dosis

de medicamento y ya está.

te dejo.

ahora estoy ocupado.

que la vieja diga la verdad,

y que nos aten por el mango.

fabiola: [solloza]

no...

francisco: ¿creías que te ibas

a librar de mí?

vas a ser mía te guste o no.

fabiola: ¡suéltame, francisco!

¡suéltame!

[grita]

Cargando Playlist...