null: nullpx
Cargando Video...

Enamorándome de Ramón Capítulo 59

10 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

francisco: cásate conmigo y...

y nos vamos juntos

a europa o a canadá.

puedo conseguir una beca.

fabiola: ¿no te importa

casarte con una mujer

que, en este momento,

lo único que quiere

es olvidar?

francisco: si esa es

la mujer que amo,

no.

fabiola: pero yo no te amo.

tú lo sabes.

francisco: por el momento,

con lo que yo siento por ti

basta, mi amor.

estoy seguro que, más adelante,

cuando ya haya sanado

tu corazón,

cuando todo esto lo recuerdes

apenas como un mal sueño,

me vas a poder amar.

fabiola: eres tan lindo,

francisco.

me estás demostrando

tanta nobleza, tanto amor

que me duele

no poder corresponderte.

francisco: en este momento,

ni siquiera

te lo estoy pidiendo.

solo piensa en lo que te dije.

casémonos y vámonos

lejos de aquí.

¿qué dices?

fabiola: lo voy a pensar.

francisco: ahora te pones

tu pijama,

te metes a tu camita

y sueñas que vamos a casarnos,

que vamos a formar una familia

y vamos a tener muchos hijitos

y vamos a ser muy, muy felices.

ya se quedó más tranquila.

le ofrecí

una pastilla relajante,

pero no quiso.

margarita: ahorita le llevo

un té.

eso la va a ayudar.

francisco: me preocupa

que pueda deprimirse.

margarita: no. no creo.

no es el carácter de fabiola.

francisco: de cualquier manera,

hay que estar atentos.

¿tienes mi teléfono?

margarita: no.

creo que no. a ver.

francisco: 55.

margarita: ajá.

francisco: 2856-2801.

margarita: ok.

listo. lo tengo.

francisco: cualquier cosa,

no dudes en llamarme,

por favor.

margarita: de acuerdo.

y gracias por todo.

francisco: ¿qué agradeces?

daría mi vida

por que fabiola no esté pasando

por lo que está pasando,

pero ya que sucedió,

lo único que nos queda

es ayudarla a que lo olvide.

margarita: así es.

francisco: buenas noches.

margarita: buenas noches.

gracias.

francisco: gracias.

margarita: [resopla]

francisco: esos imbéciles

quieren sacarme ventaja.

no se los voy a permitir.

ese dinero tiene que ser mío.

¿cinco llamadas de dalia?

¿ahora qué querrá

esta estúpida?

operadora: el teléfono

que usted marcó

está apag...

[celular]

rulo: es el doc.

seguro sintió pasos.

¿y ahora, doc?

¿a poco ya tienes la lana

que te iban a prestar?

francisco: necesito hablar

contigo.

te veo en la esquina del taller.

voy para allá.

rulo: ¿de qué quieres hablar

o qué?

no me vayas a salir

con que quieres más tiempo.

francisco: ¿quieres el dinero?

te veo donde te dije.

rulo: quiere que lo vea

en la esquina del taller.

dice que ya tiene la lana.

chava: vamos.

rulo: no. ¿qué "vamos"

ni qué "vamos"?

este negocio no es contigo.

nuestro business es aparte.

adalgisa: hoy entró

un muchacho nuevo

a trabajar de chofer.

fredesvinda: ah, ¿sí?

¿qué tal está?

adalgisa: ay, tía. ni me fijé.

fredesvinda: ay, pero ¿qué?

¿no tienes sangre en las venas?

adalgisa: pero ¿por qué

dices eso?

fredesvinda: porque a mí,

a tu edad,

no se me iba uno vivo.

el mundo se dividía

entre guapos y feos.

adalgisa: ay, tía.

eres tremenda, ¿eh?

[ríe]

bueno, mira, pensándolo bien,

sí está guapo,

pero está muy chavito.

fredesvinda: pues,

¿eso qué importa, mi hijita?

igual nos sirve

para darle celos a benito.

[celular]

margarita: antonio.

antonio: hola. ¿cómo vas?

¿cómo te sientes?

margarita: mucho mejor.

ya tengo trabajo.

antonio: qué rápida.

me alegro mucho.

¿dónde vas a trabajar?

margarita: con don pedro

lamadrid.

antonio: ah. qué bien.

ya ves que no hay mal

que por bien no venga.

margarita: ajá.

estaba tan devaluada

que se me ocurrió llamarle.

y un poco por cariño

y porque le puedo ser útil,

me ofreció un lugar

en su despacho.

antonio: no. no te hagas menos.

estima sí hay,

pero también tú eres

una excelente abogada.

y no me digas

que solamente te lo digo

por cariño, ¿eh?

margarita: está bien.

no te lo digo.

oye. tengo que contarte algo.

antonio: ¿qué pasó?

margarita: resulta

que le llamaron a juana

para decirle que tienen

secuestrado a ramón.

antonio: ¿cómo? no me digas.

¿y fabiola lo sabe?

margarita: sí, sí,

pero tenemos nuestras dudas

porque sofía,

la tipa con la que se fue,

le mandó una foto

de ellos besándose.

antonio: [chista]

¿y tú qué piensas?

margarita: pues, que puede ser

un autosecuestro

para sacarle dinero a juana.

es que la fulana

con la que se fue

es hija de un mafioso,

de un tal boca negra.

antonio: ¿quién iba a decir

que ramón era una fichita?

margarita: mira,

a menos que todos

estemos equivocados,

parece que su vida en tijuana

era bastante obscura.

antonio: lo bueno

es que ya desapareció

de nuestras vidas.

fabiola: [llora]

jorge: oye, me encantó

platicar contigo.

santiago: hombre,

cuando quiera, la seguimos, ¿va?

jorge: órale.

santiago: que estés bien.

bonita.

andrea: bye.

santiago: bye.

ambos: [ríen]

andrea: [resopla]

¿qué pretendes?

jorge: yo, nada.

me cayó superbien tu novio.

andrea: ¿no que no soportabas

que esté con él?

jorge: no.

y todavía no lo soporto,

pero eso no significa

que no es una buena persona.

andrea: no sé

a qué estás jugando,

pero ¡te odio, baboso!

jorge: [ríe]

y yo, en cambio,

no puedo olvidarte.

ay, ya, andrea.

¿cuándo vas a reconocer

que tú tampoco puedes olvidarme,

que me sigues queriendo

tanto como yo a ti?

andrea: [resopla] ay.

tienes razón.

no he podido olvidarte.

jorge: ¿en serio?

andrea: ajá.

jorge: mi amor.

andrea: sí.

sí.

jorge: [gime]

[ríe]

ambos: [ríen]

jorge: [resuella]

andrea: ¿qué pasó?

¿por qué traes esa cara?

juana: secuestraron a ramón.

andrea: ¿qué?

juana: me hablaron

para pedirme un rescate por él.

jorge: no--no puede ser.

andrea: ¿y ya llamaste

a la policía?

juana: no.

no. me dijeron

que no le hablara a nadie.

andrea: entonces,

¿de dónde vienes?

juana: pues, de ver a fabiola.

yo le tenía que decir

que--que ramón no la plantó,

pero, pues, no me cree.

cree que lo del secuestro

es otra mentira.

andrea: ay. ¿por qué?

juana: pues, piensa que...

que él solo se secuestró

por una foto que le mandaron

donde se está besando

con una muchacha.

yo no quiero que me lo maten.

andrea: ay.

juana: [solloza]

[música]

[música]

francisco: ¿qué demonios

pretenden? ¿mm?

¿por qué están pidiendo rescate

por ramón?

rulo: [calla] a ver, a ver,

suavízate, doctor.

¿de qué hablas?

¿cuál rescate?

francisco: no te hagas.

le llamaron a su mamá

pidiéndole dinero para librarlo.

rulo: no. pues, yo no sé nada.

a mí nomás darío

me encargó que te pida la lana.

mira.

yo que tú,

mejor ni me metía en broncas,

¿sí?

la pueden agarrar contra ti.

¿traes la lana o no?

francisco: no.

rulo: entonces,

¿para qué me hiciste venir?

francisco: para advertirte

que no se quieran

pasar de listos.

rulo. ¿nos vas a denunciar

o qué?

el que mandó

a levantar a ramón

fuiste tú.

ahí me avisas

cuando tengas la lana.

chava: ¿qué onda?

¿te dio la lana?

rulo: "nel".

quería verme

porque se enteró

que estamos pidiendo rescate.

chava: no inventes, rulo.

ahora sí ya valimos.

rulo: no, no, no, mi "mais".

yo me hice el que no sabía nada

y le aventé la bronca al darío.

chava: ay, si serás.

rulo: ¿si seré qué?

chava: cuando se entere darío,

se te va a armar.

seguramente,

le vuelve a hablar

para reclamarte.

rulo: primero,

voy a hablar yo con él.

¿eh?

y si hay que dividir

la lana del rescate,

pues, ya ni "pecs".

igual tú y yo

nos vamos a hinchar. ¿eh?

chava: ¿eh?

rulo: [ríe]

operadora: el teléfono

que usted marcó

está apagado...

chava: ¿y?

rulo: no entra la llamada.

al rato le marco.

vámonos.

vámonos.

osvaldo: buenos días.

>> qué bueno

que ya despertaste

porque te tienes que ir.

osvaldo: pero ¿por qué?

>> tengo cosas que hacer.

por cierto, toma.

osvaldo: ¿mil pesos?

>> di que te fue bien.

no fue lo que yo esperaba.

apúrate, por favor.

osvaldo: miserable.

tengo que elegir mejor

a mis clientas.

[resopla]

r: no estuvo nada mal.

pero no cabe duda

que la juventud es la juventud.

¿habré hecho mal

en sacar a osvaldo de mi vida?

bastaba con un telefonazo

para tenerlo en la cama.

julio: buenos días.

jorge: hola.

¿por qué no llegaste a dormir?

julio: tuve asuntos que atender.

una auditoría

que nos llevó toda la noche.

jorge: te estuve marcando.

bueno, de hecho,

juana también lo hizo

y tu celular

nos mandaba a buzón.

julio: se me acabó la pila.

¿cuál era la urgencia?

jorge: anoche le hablaron

a juana diciéndole

que tenían secuestrado a ramón.

julio: ¿secuestrado?

jorge: sí.

le pidieron

500 mil dólares de rescate.

julio: caray.

voy a verla.

juana: [jadea]

julio: juana.

juana: [solloza]

julio: me acabo de enterar

de lo de tu hijo

y de que anoche estuviste

tratando de localizarme.

te pido una disculpa.

tuve que atender una auditoría

y se le acabó la pila

a mi celular.

juana: no se preocupe.

ya, mire,

lo bueno es que don pedro

estuvo conmigo.

julio: bueno, de todos modos,

aquí estoy para apoyarte

en lo que sea.

cuéntame.

¿cómo está eso

de que ramón está secuestrado?

juana: [solloza]

andrea: fabiola.

fabiola: [susurra] pasa.

andrea: ay.

juana me contó

lo del secuestro de ramón.

fabiola: no.

no, andrea.

no es más que otra

de sus mentiras.

ramón se fue con esa mujer

y ahora está inventando esto

para sacarle dinero a juana.

andrea: ¿y cómo estás tan segura

de que se fue con ella?

fabiola: mira.

[resopla]

por eso no me trago

el cuento de ramón.

andrea: ay, no. toma.

borra esta porquería.

fabiola: no.

así me acuerdo todos los días

de la basura que es.

andrea: ¿y no crees ni tantito

que pueda ser cierto?

fabiola: no.

más claro ni el agua, andrea.

nunca creí que cayera tan bajo.

¿no le bastó dejarme plantada

y ahora quiere

quitarnos el dinero?

no. que ni crea

que vamos a caer en su juego.

juana: mira, a pesar

de todo lo que me dijo fabiola,

yo sé que ellos

tienen a mi hijo.

julio: pero ¿cómo saben

que tienes tanto dinero?

juana, ¿se lo dijiste a alguien?

juana: no, no, no, para nada,

pero yo lo único que quiero

es que me regresen a mi hijo.

nomás eso.

julio: [piensa] esta va a soltar

el medio millón.

bueno, ¿en qué quedaste

con el hombre que te llamó?

juana: en nada.

nomás me dijo

que le fuera juntando el dinero

y que...

y que él volvía a hablar

para darme indicaciones.

julio: ajá.

juana: y yo ya no sé qué hacer.

no sé si--si hablar a la policía

o esperar a que ese hombre

me vuelva a hablar.

no sé. me pasé toda la noche

pidiéndole a dios

que mi hijo esté bien.

[celular]

[resuella]

[celular]

es él.

julio: eh...

trata de mantener la calma.

vas, vas.

[celular]

juana: bueno.

rulo: ¿qué, pues, doña?

¿ya tienes la lana?

porque me están dando ganas

de mandarle un dedito de su hijo

para que me crea

que no estoy jugando.

[música]

[música]

juana: ¡no, señor, por favor,

no le haga nada a mi hijo!

por favor,

se lo suplico, señor.

julio: dame.

hasta aquí llegaste.

yo voy a negociar contigo.

rulo: me lleva.

¿quién será ese imbécil?

[tono de ocupado]

juana: no debió quitarme

el teléfono.

seguro le--le colgaron

por lo que les dijo.

julio: sí.

es que estabas muy nerviosa.

¿qué te dijo?

juana: [solloza]

que si ya había juntado

el dinero porque si no,

le... le iban a quitar su dedo

a mi hijo.

julio: no. eh, eh... tranquila.

solamente lo dijo

para presionarte.

siempre lo hacen.

hay que esperar

a que llamen de nuevo.

juana: [solloza]

¿sabe qué voy a hacer?

le voy a hablar a don pedro.

él siempre sabe qué hacer.

[llora]

dalia: eres un imbécil.

por lo menos, ten los pantalones

de tomarme las llamadas, ¿no?

sé muy bien que tú estás

detrás del secuestro de ramón.

francisco: ¿qué?

dalia: ay, por favor,

no te hagas el tonto.

o lo sueltas

o voy a hablar con la policía.

francisco: ¿qué te pasa?

eso del secuestro

nada más es una mentira.

tu querido ramón

se está aprovechando

para sacarle el dinero a juana.

dalia: estás loco.

ramón no sería capaz

de algo así.

francisco: ya verás

que eres ingenua.

no puedo creer que lo defiendas

después de lo que hizo.

la tipa con la que se largó

todavía tuvo el descaro

de mandarle una foto a fabiola

donde los dos están

de lo más felices.

dalia: ¿qué foto?

francisco: una

en la que se están besando.

no niego que a mí me convino

que sofía reapareciera,

pero de ahí

a que yo haya planeado

un secuestro, hay un mundo.

no soy un criminal, dalia.

así que si quieres

abrir la boca,

adelante.

la que va a quedar mal eres tú

cuando se enteren

de que, gracias a ti,

sofía encontró a ramón.

nosotros queríamos

que fabiola y el mecánico

se separaran.

como haya sido,

eso ya sucedió.

así que te aconsejo

que mejor cierres la boca

y dejes de darte

baños de pureza

que no te quedan.

si insistes

en dañar mi reputación,

la tuya va a ir por delante.

con permiso.

rulo: [resopla]

¿quién diablos

será el tipo que contestó?

chava: no manches.

se me hace que la vieja esta

ya le habló a la policía.

¿qué te dijo?

rulo: que...

que él iba a negociar conmigo.

por eso le colgué.

[resopla]

me lleva.

yo creí

que con dos o tres llamadas

que le iba a hacer,

iba a aflojar la lana.

chava: bueno,

¿y qué vamos a hacer?

a ver, ¿qué vamos hacer?

rulo: no, no, tranquilo.

a ver, tranquilo, tranquilo,

tranquilo.

no hay cómo nos localicen.

chava: ah. ¿y si rastrean

el celular?

rulo: ah, no. ¿cómo crees?

eso nomás pasa en las películas.

mira.

vamos a darle unos minutos.

y le vuelvo a marcar.

y me voy a poner bien rudo.

juana: y es que don julio

agarró el teléfono

y cuando le--les dijo

que él iba a hablar con ellos,

le colgaron.

y ahora se van a ir

contra mi hijo.

pedro: tranquila.

la mitad de lo que dicen

esos tipos solo son amenazas.

juana: ¿y si no, don pedro?

yo no quiero

que le hagan nada a mi hijo.

pedro: bueno, tienes

que serenarte y esperar.

julio no debió

haber intervenido,

pero ya lo hizo,

así que, bueno, ni modo.

mira, si vuelven a llamar,

habla tú

y diles que quieres una prueba

de que ramón está bien.

bueno,

diles que quieres hablar con él.

juana: sí.

sí, don pedro.

pedro: voy para allá

para acompañarte.

juana: muchas gracias.

sí, sí, voy a estar

más tranquila así.

julio: [resopla]

¿por qué tuviste que llamarlo?

juana: porque don pedro

siempre sabe qué hacer

en estos casos.

julio: entonces, ¿yo qué?

no te sirvo para nada.

juana: ay, don julio,

por favor,

no se trata de eso.

juana: yo a usted lo busqué

antes que a nadie.

le fui a tocar a la puerta,

le--le hablé al celular,

no lo pude localizar.

julio: bueno, eh,

es que estaba trabajando.

juana: bueno, lo que haya sido.

en cambio,

don pedro sí estuvo

cuando más lo necesitaba.

julio: qué oportuno.

juana: ay, don julio, ya,

por favor, ahorita eso no.

julio: está bien. está bien.

bueno, ¿qué dijo el experto

que hay que hacer?

juana: que...

que esperemos

a que vuelvan a hablar

y que les pida hablar con ramón

para que me den la prueba

de que está bien.

julio: mm.

juana: y don pedro

va a venir para acá

para seguirme ayudando.

julio: [resopla]

fabiola: nunca debí

haberme enamorado de ramón.

andrea: no, ya ni modo. ya pasó.

ahora nada más

te queda olvidarlo

y a otra cosa, mariposa.

fabiola: pues, sí.

sí. por eso estoy saliendo

con francisco otra vez.

andrea: yo no creo

que esa sea la solución.

fabiola: pues, puede que no,

pero en este momento,

necesito saber

que alguien me quiere y...

y francisco

se ha portado muy bien.

me siento muy a gusto con él.

[celular]

es él.

bueno.

francisco: ¿cómo estás?

¿cómo amaneciste?

fabiola: bien.

bien, gracias.

¿tú?

margarita: ay, andrea,

no sabía que estabas aquí.

andrea: me enteré de lo de ramón

y vine a ver

cómo estaba fabiola.

margarita: pues, al parecer,

amaneció tranquila.

¿con quién habla, eh?

andrea: con francisco.

oye.

¿tú qué piensas

de lo del secuestro?

margarita: mm.

pues, que no es más

que una jugada de él

para sacarle el dinero a juana.

dalia: [resopla]

[piensa] francisco tiene razón.

si alguien queda mal

con todo esto, soy yo.

¿y si ramón de veras

está de acuerdo con sofía

para sacarle dinero

a mi madrina?

[resopla] ¿qué hago? ¿qué hago?

tengo que verla.

don antonio, buenos días.

antonio: buenos días, dalia.

dalia: oiga,

es que le quería pedir un favor.

¿me daría permiso

de llegar tantito más tarde?

es que quiero ir a ver

a mi madrina.

no sé si ya sepa lo que pasó.

antonio: sí. ya estoy enterado

del supuesto secuestro.

la verdad, no creo que haya tal,

pero, bueno, ve a ver a juana.

nos vemos más tarde

en el taller.

dalia: gracias, don antonio.

dalia: él también

tiene sus dudas.

[resopla]

[celular]

juana: [jadea]

son ellos.

julio: yo contesto.

juana: no, no, no.

bueno.

rulo: ¿en qué quedamos, doña?

¿por qué tuvo que meter

a la policía?

ahora su hijo va a pagar

las consecuencias.

juana: no, no fue la policía.

fue un error que alguien haya

hablado por mí, pero no fue

la policía, se lo juro.

no va a volver a pasar.

nomás, por favor, no le hagan

nada a mi hijo, ¿sí?

yo estoy dispuesta a darles

lo que quieran.

rulo: eso está mejor.

juana: bueno, nada más necesito

saber que ramón está bien.

quiero hablar con él, por favor,

pásenmelo.

[tono de ocupado]

me colgó.

[música]

chava: ¿y qué pasó?

rulo: alguien está asesorando

a la vieja.

ahora me salió con que quiere

hablar con ramón.

chava: ¿y qué vamos a hacer,

rulo?

rulo: no sé, no sé, no sé,

caray, déjame pensar.

déjame pensar.

lucho: ¿y ahora qué?

¿se cayeron de la cama o qué?

chava: sí.

zenaida: ¿le dije que el

jitomate era rebueno

para la fiebre?

mírelo, se ve más sereno

el muchacho.

es fuerte y va a salir de esta,

ya verá.

sofía: ay, dios la oiga.

pero voy a estar más tranquila

cuando su esposo regrese

con el doctor y lo revise.

zenaida: mientras llega, usted

tiene que descansar un rato.

las trasnochadas son muy malas

y más cuando no se come bien,

le voy a preparar algo.

chava: si la doña no habla

con ramón no va a aflojar

la lana, ¿eh?

rulo: sí, ya lo sé.

y para acabarla, darío sigue sin

contestar, ¿qué habrá pasado?

chava: ni idea, pero tú tienes

que hablar con él.

lo malo es que cuando le digas

cómo están las cosas, se va

querer llevar una buena tajada.

rulo: ni modo, tendremos

que aflojar.

deja que le marque otra vez.

[buzón de voz] el número

que usted marcó--

¿qué onda? ¿qué onda?

esto ya está muy raro, ¿eh?

sigue con el celular apagado.

bueno, ni modo.

mientras, nosotros a lo nuestro,

a ver qué le inventamos

a la doña.

adalgisa: tía, ¿cómo me veo?

fredesvinda: muy bien.

vamos a ver qué dice benito.

benito: buenos días.

adalgisa: hola, benito,

buenos días.

benito: órale, prima,

¿a dónde tan guapa?

fredesvinda: cuéntale, mi hija.

adalgisa: bueno, es que yo...

fredesvinda: bueno, mejor

te cuento yo.

es que conoció a un muchacho

que acaba de entrar a trabajar

a los mausoleos.

y, pues, a tu prima se le hizo

muy guapo.

adalgisa: tía, ¿qué va a pensar

benito de mí?

fredesvinda: lo que ha de ser,

que detrás de esa apariencia tan

ingenua, hay una mujer con ganas

de amar.

¿o no, mi hijo? ¿tú qué piensas?

benito: pues, sí, sí, hace bien.

adalgisa: bueno, ya me voy.

espero que tengan bonito día.

fredesvinda: igualmente,

mi hijita, aplícate, que ese

muchacho vea en ti a la mujer

de su vida.

adalgisa: sí, tía.

fredesvinda: ojalá que ese

muchacho se dé cuenta

del partidazo que es tu prima.

benito: ah, pues, sí, ¿verdad?

ojalá.

¿qué hiciste de cenar, mami?

juana: oiga, don julio,

si usted quiere ir a trabajar,

váyase, ¿eh?

me da no sé qué que se quede

aquí esperando a que vuelvan

a hablar.

julio: juana, ¿cómo me dices

eso? no te voy a dejar sola

en estos momentos.

si anoche no pude estar contigo,

por lo menos permíteme hacerlo

ahora.

juana: bueno, muchas gracias.

[timbre]

ahí está don pedro.

luisa: buenos días, comadre,

¿qué ha pasado?

ay, don julio, buenos días.

ahorita voy a la casa, solo

quería saber cómo van las cosas.

julio: sí, claro.

luisa: ¿cómo va todo, comadre?

juana: hace rato volvieron

a hablar y don pedro me dijo que

les pidiera que quería hablar

con ramón, para asegurarme

que lo tienen.

luisa: ay, comadre, ¿qué va

a pasar si en verdad lo tienen?

¿vas a pagar el rescate?

juana: pues, no sé.

[timbre]

luisa: yo abro.

pedro: me tardé porque estaba

contactando a un exalumno que

trabaja en la fiscalía especial

antisecuestros.

julio: buenos días.

pedro: buenos días.

se llama vicente figueroa.

viene para acá para decirnos

qué es lo que hay que hacer

en estos casos.

juana: muchas gracias,

don pedro.

andrea: ¿a dónde vas a ir?

santiago: al exconvento

de acolman.

de hecho, voy con un grupo

de alumnos.

andrea: ok.

me avisas cuando llegues, ¿eh?

santiago: sí, espero no regresar

tan tarde para poder vernos.

andrea: sale, que te vaya bien.

¡hola!

quería agradecerte lo lindo

que te portaste ayer en mi casa.

sara: ¿cómo estuviste

en su casa?

andrea: sí, fue a recoger

un libro de le corbusier

que me prestó.

¿a poco no te lo ha dado?

jorge: no, no se lo he dado.

sara: ¿me vas a prestar

ese libro?

jorge: sí, eso pensaba.

andrea: mira, sara ni sabía.

yo creí que le urgía, como

estabas tan apurado por verme.

jorge: pues, así que digas qué

apurado, qué apurado, no, ¿eh?

pero sí, la verdad

sí tenía ganas de verte.

pero como ya te la vives

con santiago.

andrea: ay, sí, ¿no?

y ahora resulta que ustedes dos

desde ayer ya son íntimos

amigos, ¿no?

sara: ¿no que te caía tan mal?

andrea: ¿te caía mal?

pero ¿por qué?

si es lo máximo.

jorge: pues, sí, lo que pasa

es que no lo conocía.

pero ahora que ya lo traté,

pues, es lo máximo.

es más, ¿por qué no hacemos

un plan los cuatro juntos?

andrea: ¿eh? no, los cuatro no.

yo paso.

jorge: ah, bueno, entonces

¿por qué no mejor no le decimos

a nadie y lo hacemos tú y yo?

sara: a ver, ya.

¿de qué se trata todo esto?

estoy cansada de sus indirectas.

arreglen sus cosas.

luego hablamos, jorge.

jorge: a ver, ¿qué pretendes?

andrea: nada, yo solo quería

regresarte la que me hiciste

anoche.

jorge: pero anoche no pasó nada.

en cambio, ahorita sara

ya se enojó.

andrea: ay, no, sorry, ¿eh?

cada quien reacciona como puede.

y en cambio, santiago es tan

listo que no se engancha

con tus escenitas de celos, ¿eh?

bye.

juana: ¿les ofrezco algo

de tomar? ¿quieren un cafecito

o un té?

pedro: no te preocupes,

yo estoy bien así.

julio: yo también.

juana: don pedro, ¿por qué

me habrán colgado cuando

les dije que yo quería

con ramón?

pedro: bueno, se me ocurren

dos cosas.

la primera, que en cualquier

momento te entra la llamada

donde te comunican con ramón.

o que solo se trata

de una extorsión para sacarte

dinero y no tienen ningún

contacto con él.

julio: me inclino por la última.

sigo pensando que es obra

de alguien que se enteró

que recibiste dinero

y están aprovechando la ausencia

de ramón para sacártelo.

juana: pero, pues, es que si es

así tiene que ser alguien bien

cercano, que sabe que a mí

me dieron ese dinero.

y además, que ramón se fue.

pedro: sí, exactamente.

[timbre]

dalia: buenos días.

julio: [piensa] esto ya parece

fiesta.

dalia: madrina, perdón que no

había podido venir a verte.

juana: no, gracias por venir,

mi hija.

dalia: ¿y qué ha pasado?

juana: estamos esperando a que

vuelvan a hablar, ya les pedí

que quiero hablar con ramón.

dalia: oye, madrina, ¿y no has

pensado que fue el propio

ramón o su chava

los que inventaron todo esto

para sacarte la lana?

luisa: hija, por dios,

¿cómo dices eso?

dalia: bueno, de pronto

se me ocurrió.

juana: pues, sí, pero no eres

la única.

y si así fuera, yo le pediría

a la policía que lo buscara

hasta que diera con él

para que aclare las cosas.

sofía: ¿ramón?

¡zenaida!

zenaida: ¿qué pasó, señorita?

sofía: ya no tiene fiebre.

mira, tócalo para que veas.

zenaida: le dije que

los jitomates en los pies

eran buenos para bajar

la fiebre.

sofía: vas a estar muy bien,

mi amor.

te vas a poner mejor

y nada ni nadie

nos va a separar.

dalia: perdóname, madrina,

no debí haber abierto la boca.

no sé cómo se me ocurrió decir

que ramón te está pidiendo

dinero de esta forma.

perdóname.

juana: no te preocupes, mi hija.

yo sé que lo digan o no,

de todas formas,

todos piensan lo mismo.

luisa: no, conociendo a ramón,

yo sé que sería incapaz, amiga.

¿hacerte sufrir así

nada más por dinero?

no, no, no me la creo.

él no es así.

juana: ¿verdad que no?

nomás que después de ver esa

foto que mandó la muchacha,

no sé qué hacer, comadre.

no sé ni cómo defenderlo.

luisa: no, bueno, pero lo bueno

es que tienes el dinero

para pagar el rescate, ¿eh?

juana: es que ese dinero

no es mío, comadre.

luisa: por dios, comadre, déjate

de tonterías.

es la vida de tu hijo.

juana: [solloza]

pedro: luisa tiene razón.

[celular]

juana: son ellos.

pedro: pon el altavoz.

cálmate, cálmate e insiste

en hablar con él.

[música]

[música]

rulo: ¿qué hubo, doña?

¿por qué se oye tan raro?

juana: no sé, debe ser la señal.

rulo: ¿quién está con usted?

juana: nomás está la persona

que le contestó hace rato.

rulo: ¿qué? pues, doñita,

ya empezamos mal otra vez.

tenemos vigilada su casa

y sabemos que hay más gente

con usted.

ah, ¿ya ve?

se quedó callada.

abusada, que conmigo

no se juega.

le voy a dar una oportunidad

de hablar con su hijo.

ya no van a ser 500 mil,

ahora son 600 mil.

juana: está bien, nomás que

antes de darles un solo centavo

quiero hablar con ramón.

rulo: ay, no tiente a la suerte,

doña, que tengo al diablo

de mi parte.

y aquí las reglas las pongo yo.

dalia: [piensa] esa voz.

juana: ay, no,

mi hijo, dios mío.

dios mío, que no le hagan daño

a mi hijo.

[celular]

julio: dígame, jésica.

no, no, dígale que voy

para allá.

me tengo que ir, atiendo

un asunto y regreso.

juana: no se preocupe,

don julio, vaya, vaya.

mi hijo.

luisa: ¿qué habrá querido decir

con eso de que el diablo está

de su parte?

juana: no sé, no sé, yo nomás

le quiero rogar a dios que si

tienen a mi hijo,

que me lo regresen vivo.

[celular]

dalia: ¿bueno?

fabiola: dalia, ¿qué onda

contigo? ¿no vas a venir

a trabajar o qué?

dalia: le pedí permiso

a don antonio para llegar tarde.

pasé a ver a mi madrina.

fabiola: me urge ver unas cosas

contigo.

dalia: bueno, ya voy para allá.

me tengo que ir a trabajar.

juana: sí, sí,

gracias por venir.

dalia: no tienes nada

que agradecer, madrina.

al rato me doy otra vuelta.

juana: [solloza]

rulo: caray, es la quinta vez

que le marco y no contesta.

se nos va a caer el business

por este idiota.

chava: no, no podemos perder

esa lana, ¿eh?

rulo: no, ya sé, ya sé, tú vas

a hablar como si fueras ramón.

chava: ¿qué?

no, pero me van a cachar.

rulo: no, no, mira, yo nada más

quiero que te quejes y que digas

"mamá", ¿eh?

y yo voy a hacer como si

te estuviera poniendo

una friega marca "llorarás".

chava: bueno, órale, está bien.

pero lo hacemos a la hora

de la comida.

ni modo que me ponga ahorita

aquí a gritar en frente

de todo el mundo.

rulo: ya rugiste, ya rugiste.

[suspira]

>> buenas.

>> buenas.

>> oiga, ¿no se encuentra

el doctor?

es que necesito que venga a ver

a un joven que encontré golpeado

en mi parcela.

>> uy, don, el doctor no está.

regresa en dos días.

se fue a la sierra a dar

con citas por allá.

>> ¿y no hay algún otro doctor

por aquí?

>> no, es el único.

>> bueno, gracias de todos

modos.

>> para servirle.

vicente: buenas tardes.

luisa: pase.

vicente: mi nombre es vicente

figueroa.

pedro: ella es juana la persona

de la que te hablé.

vicente: mucho gusto.

juana: mucho gusto y muchas

gracias por venir.

siéntese, por favor.

vicente: don pedro ya me explicó

cómo están las cosas, pero tengo

que hacer varias preguntas

para poder ubicar el contexto.

juana: sí, dígame.

vicente: ¿cuántas llamadas

ha recibido hasta ahora?

juana: cuatro, con esta última

fueron cuatro.

vicente: ¿y siempre es la misma

voz?

juana: ajá.

vicente: me explicó

el licenciado que le pidieron

500 mil dólares.

juana: bueno, eso fue cuando

hablaron la primera vez, porque

ahorita ya quieren 600 mil.

y fue porque les pedí que quería

hablar con mi hijo.

me dijeron que eso me iba

a costar más.

vicente: no es usual que

aumenten el monto del rescate

como método de presión.

juana: ¿y eso qué quiere decir?

vicente: que debe ser gente

sin experiencia.

juana: ¿y eso es bueno

o es malo?

vicente: es más fácil que

cometan errores.

y la autoridad puede intervenir,

pero por su inexperiencia es más

fácil que se puedan violentar.

juana: ay, dios.

[música]

[música]

ramón: sofía, mi amor.

sofía: ¿cómo te sientes, ramón?

dime algo.

ramón: voy a salir a buscar

la feria para salir al df.

sí, sí, don cipriano,

yo lo hago.

ya comí, abuela.

sí, no, ya, ya,

arreglé la limusina.

me voy para san diego, jefa.

ah, dale la marcha, valente.

sofía: tranquilo, ramón.

ramón, tienes que descansar.

ramón: hey, yo cubro la boda.

yo creo... perdimos.

sofía: está desvariando.

zenaida: no se angustie.

con el golpazo que recibió sabe

dios qué pude haberle movido

en la cabeza.

lo bueno es que reaccionó.

juana: bueno, y hay una cosa

que yo quisiera decirle.

alguien cree que mi hijo

pudiera estar atrás de todo

esto.

vicente: ¿por qué?

juana: antes de que me hablaran

los secuestradores, él ya había

desaparecido.

y dejó plantada a su novia

en el registro civil

para irse con otra muchacha.

vicente: ¿cuánto tiempo

transcurrió entre que

desapareció y le llamaron

los secuestradores?

juana: tres días.

vicente: es el tiempo promedio

que se toman en comunicarse

con los familiares para pedir

rescate.

pudieron haberlo levantado

el mismo día que no llegó

al registro civil.

juana: bueno, pero está

lo de la otra muchacha

con la que se fue.

vicente: ¿le consta que se fue

con ella?

juana: pues, sí, porque ella

le mandó una foto a la exnovia

de mi hijo de ellos

dos besándose.

vicente: aun así eso

no nos lleva a la seguridad

de que sea un autosecuestro.

juana: ay, mire, es que a mí

sí me da qué pensar, porque esa

muchacha es hija de un mafioso.

y yo sé que está mal que

lo diga, pero ¿y si le pegó

las malas mañas a mi hijo?

vicente: de acuerdo, cuando

le comuniquen a su hijo,

quiero que trate de averiguar

datos de su identidad.

alguna frase capciosa.

juana: ¿cómo?

vicente: una frase que no sea

cierta, como inventarle

un sobrenombre.

por ejemplo: negrito, ¿eres tú?

si le contesta que sí y usted

nunca le ha dicho negrito,

ya sabe que no es él.

pedro: me da mucha pena, pero

tengo que retirarme.

te dejo en buenas manos.

luisa: yo también me voy,

comadre, tengo la casa

toda tirada.

te llamo al rato.

juana: sí, sí, los acompaño.

permítame.

gracias.

[solloza]

roxana: necesito hacer algo,

delfina, o me voy a volver loca.

sí, sí, es cierto,

no me puedo mover.

pero se me estaba ocurriendo

que desde aquí puedo concertar

citas y organizarle las visitas

a las demás corredoras.

ay, no sabes cómo

te lo agradezco.

sí, sí, claro, mándenme toda

la información por correo

y yo me encargo de hacer

las llamadas.

muchas gracias.

ay, ya, ya, ya, bebito.

voy a quedarme quietecita

para cuidarte.

es cierto que me he estado

excediendo, pero valió la pena.

tu papá está tranquilo otra vez.

vicente: cuando vuelva a marcar,

conteste con el speaker abierto,

para que pueda grabar

la conversación.

juana: sí, pero la última vez

que ese hombre habló, eso hice.

y me preguntó por qué

se escuchaba tan raro.

yo creo que si lo vuelvo

a hacer, va a sospechar.

vicente: seguramente no tenía

el celular cerca de usted.

hable lo más cerca que pueda

del micrófono y no se va

a dar cuenta.

confíe en mí, por favor.

[celular]

juana: es él.

vicente: guarde la calma.

recuerde lo que hablamos.

conteste.

juana: ¿bueno?

rulo: le voy a cumplir

el capricho, doña.

¿quiere oír a su hijo?

ahí le va.

[golpes]

habla, infeliz, que tu jefa

te quiere escuchar.

chava: ¡mamá, ayúdame, mamá!

juana: no le haga nada,

por favor, se lo ruego.

rulo: entonces, no se ponga

sus moños y afloje la lana,

que no estoy jugando.

no quiero trucos, ¿eh?

[tono de ocupado]

vicente: ¿era su hijo?

juana: no sé.

no sé, pero me lo van a matar.

vicente: tranquilícese, señora,

solamente la están presionando.

necesito que escuche

la grabación y me diga si

realmente se trata de su hijo.

juana: no, yo no quiero oír cómo

le pegan, no, no.

vicente: entonces, ¿está segura

que sí se trata de su hijo?

juana: no sé, no sé, no sé.

vicente: es la única manera

de tener la certeza

de que se trata de su hijo.

sé que esto es muy difícil para

usted, pero tiene que escuchar

la grabación.

juana: está bien, pues,

póngamela.

[rulo] le voy a cumplir

el capricho, doña

¿quiere oír a su hijo?

ahí le va.

[golpes]

habla infeliz, que tu jefa

te quiere escuchar.

chava: ¡mamá, ayúdame, mamá!

vicente: ¿es su hijo?

juana: no sé, no, no sé.

[solloza]

Cargando Playlist...