null: nullpx
Cargando Video...

Enamorándome de Ramón Capítulo 37

23 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

virginia: andrea

es muy importante para ti,

¿verdad?

jorge: importantísima, ma.

la adoro.

virginia: pues sí,

han sido inseparables

desde chiquitos.

[ríe]

jorge: ¿por qué me miras así?

¿me quieres decir algo?

virginia: hay algo que...

no, nada, no.

[suspira]

jorge: me voy a mi cuarto.

virginia: ¿ya cenaste?

jorge: no tengo hambre,

gracias.

buenas noches.

virginia: [suspira]

juana: ay.

antonio: hola, buenas noches,

juana.

juana: buenas noches,

don antonio, pásele.

antonio: vengo por diego.

juana: ay, no está.

no, es que dijo

que ya se sentía bien

y ramón y fabiola

se lo llevaron al cine.

antonio: ah, qué bueno.

juana: ¿quiere

que le ofrezca algo

mientras espera?

tengo un pastelito azteca

y está bien bueno.

antonio: ay, muchas gracias,

pero es que comí algo--

[risas]

juana: ay, mire.

diego: papito.

antonio: hola, chiquito.

diego: fuimos a ver

una película padrísima.

antonio: ah, ¿sí?

mira.

diego: oye, ramón,

¿bailamos el paso del chango?

ramón: órale, pues.

a ver, ¿cómo era?

diego: [imita mono]

ambos: [chillan]

>> [ríen]

antonio: muchas gracias

por invitarlo.

fabiola: ¿qué agradeces, tío?

nos la pasamos superbién

y no comió

nada de comida chatarra.

sí quería, pero no lo dejamos.

antonio: ah, muy bien,

muchachito.

bueno, pues vámonos,

ya es tarde.

gracias por todo.

juanita: bye, lo acompaño.

antonio: que descansen.

diego: bye.

juana: adiós.

ramón: hasta luego, don antonio.

antonio: hasta luego.

gracias, juana, gracias.

ramón: estuvo bonita

la película, ¿no?

juana: ey,

les tengo una buena noticia.

fabiola: ¿cuál?

juana: andrea habló.

ramón: [ríe]

fabiola: ay, qué padre.

¿eso quiere decir

que ya todo volvió

a la normalidad?

juana: no, no, no,

nomás dijo jorge.

lo que no entiendo

es por qué no puede decir juana,

si es igual de cortito, ¿no?

fabiola: [ríe]

juana: pero pues no, bueno, ya,

espero que después de esto

ya se suelte a hablar.

ramón: ya lo dirá, jefa,

paciencia.

juana: ey.

ramón: pues yo me despido, ma.

juana: ándale, mi hijo.

buenas noches.

[ríe]

que descanses.

ramón: gracias, ma.

igual.

fabiola: hasta mañana, mi amor.

que duermas muy bien

en tu casa nueva.

ramón: pues sí, morrilla.

fabiola: y que sueñes conmigo.

ramón: ey.

descansas, ¿eh?

fabiola: sí.

juana: bueno, ya, ¿no?

órale, a su casa.

ramón: adiós.

tú duermes rico.

fabiola: tú también.

[ríe]

ramón: [ríe]

[llaman a la puerta]

nena.

ya me dijo juana que hablaste,

felicidades.

[ríe]

ay, eso quiere decir

que pronto

vas a volver a hablar.

oye, ¿por qué nos dijeron

a ramón y a mí

que se fueron

con unos compañeros

de la universidad

y luego se fueron al cine?

cambiaron de plan.

ajá.

nena, últimamente

andan como muy sospechositos.

no creas

que no me he dado cuenta

cómo se ven, ¿eh?

no, nena,

no se ven igual que siempre,

no te hagas.

no se te olvide

que jorge es tu primo.

bueno, buenas noches,

que descanses.

andrea: [suspira]

fredesvinda: te desapareciste

todo el día.

está aquí tu prima adalgisa.

lo menos que podías hacer

es atenderla.

adalgisa: por mí

no te preocupes, tía,

no, no pasa nada.

me voy a dormir,

buenas noches.

fredesvinda: buenas noches.

que descanses, mi hijita.

adalgisa: buenas noches.

benito: buenas noches.

fredesvinda: bueno, pues,

pero ¿tú qué traes?

adalgisa no tiene la culpa

de lo que pasó en el tianguis.

a mí me gustaría

que hicieras un esfuerzo

por llevarte mejor con ella.

es una buena muchacha.

además, es hija de austreberta.

¿qué mejor que eso?

siempre he pensado

que si algún día te casas,

tendría que ser

con una mujer como ella.

benito: mamá,

ya deja de empujarme

a adalgisa.

el día que yo

me quiera casar,

yo voy a decidir con quién.

para que lo sepas,

luisa es la mujer de mi vida,

la que me hace feliz.

llevo cinco años con ella

y es con quien quiero pasar

el resto de mis días.

di algo, mamá.

fredesvinda: estaba viendo

que este corte de pelo

te queda muy bien.

[bosteza]

ay, mi hijito,

estoy agotada,

ya es hora de dormir, ¿mm?

buenas noches.

benito: ¿se--se la solté

muy de golpe?

[suspira]

adalgisa: ¿será mi imaginación

o mi tía fredesvinda

como que quiere que tenga algo

con benito?

[resuella]

la verdad es que es un encanto,

pero ni me quiero ilusionar.

ay, "mom",

si pudieras darme un consejo.

porfirio: este es el buzón

de voz de porfirio rodríguez.

por el momento,

no le puedo contestar.

después del tono deje su recado.

margarita: llámame, por favor.

necesito un amigo.

[solloza]

[música]

[música]

emilia: ¿cómo estás?

osvaldo: extrañándote.

¿dónde andabas?

emilia: por ahí.

¿ya encontraste

lugar donde vivir?

osvaldo: estoy en eso.

emilia: cambio de planes.

una amiga me va a dejar

su departamento en polanco.

osvaldo: ¿polanco?

ah, qué bien.

emilia: sí, pero no es

para que vivas ahí.

es para que nos podamos ver.

tú tienes que encontrar

otro lugar,

un departamento, un cuarto,

algo sencillo

que corresponda

a un chavo como tú.

osvaldo: [resuella]

emilia: tenemos que guardar

las apariencias.

osvaldo: ¿o sea

que me vas a dejar a mi suerte?

emilia: no.

te voy a dar

10.000 pesos mensuales

para que lo rentes.

¿te parece bien?

osvaldo: pues no está mal.

juana: bueno, ¿qué vamos

a hacer hoy?

ramón: a mí ni me preguntes,

jefa.

con trabajo sé llegar

a mi nueva casa,

¿verdad, morrilla?

>> [ríen]

juana: porque podríamos ir

a xochimilco o a chapultepec.

ramón: a mí, jefa,

me dijo poncho el otro día

que había ido a un balneario

que se llamaba...

¿cómo?

el oax--gox--

¿qué?

fabiola: oaxtepec, mi amor.

ramón: oaxtepec.

fabiola: sí.

juana: ah, sí, es bien bonito,

pero se llena mucho de gente

los fines de semana,

apenas puedes caminar.

fabiola: ¿y tú cómo sabes,

juanita?

juana: ah, porque hace

como dos años

organicé una excursión ahí

en la colonia,

y fuimos la dalia, luisa y yo.

fabiola: ah, ya sé,

¿por qué no vamos

a la marquesa?

si no quieres cocinar,

podemos comer allá,

y ahí hay caballos

y podemos rentar motos.

ramón: oye, pero pues

¿cómo le hacemos para irnos

para allá, mi amor?

fabiola: está la camioneta

de mi papá.

bueno, aunque hace rato

que no la prendemos

y seguro ya ni batería tiene.

ramón: [ríe]

fabiola: ¿qué?

ramón: ya vas aprendiendo,

¿verdad, morrilla?

fabiola: sí, pues claro.

ramón: que la batería

y que no sé qué.

fabiola: ya, ay.

bueno, ahorita

algo se me va a ocurrir

para irnos.

[ríe]

virginia: ¿qué pensarías

de que trajera a vivir

a alguien más a esta casa?

jorge: ¿quieres rentar

el cuarto de osvaldo?

oye, yo no pierdo

la esperanza de que regrese.

virginia: no.

es para--para alguien

que necesita muchos cuidados.

jorge: no, no me digas

que te quieres traer

a la abuela,

eso sí que no.

ahí el que sale por tierra

soy yo, ¿eh?

virginia: no.

[ríe]

tu abuela

es la última persona

que yo traería a vivir

a esta casa.

vivir con ella

sería como una penitencia,

¿cómo crees?

ambos: [ríen]

julio: ¿de qué se ríen?

jorge: de una babosada

julio: me voy con mi mamá.

virginia: ajá.

ambos: [ríen]

jorge: por poco y nos cacha.

[celular]

bueno.

fabiola: primo,

vamos a ir de día de campo

juana, andrea, ramón y yo,

¿quieres ir con nosotros?

jorge: tenía que estudiar,

pero estudio en la noche.

a ver, ¿qué hay que llevar?

fabiola: no, nada.

queremos ir a la marquesa.

ahí ir a comer.

jorge: órale, sale y vale.

vamos a ir de día de campo,

¿no quieres venir?

virginia: no, mi amor, gracias.

tengo cosas que hacer.

jorge: bueno.

virginia: [ríe]

jorge: nos vemos, ma.

virginia: diviértanse.

julio: buenos días, mamá.

hortensia: ¿qué--qué pasó?

julio: ¿no me esperabas

a desayunar?

hortensia: no.

¿po--porqué te iba a esperar?

julio: mamá, hoy es domingo.

hortensia: ay, hoy es domingo.

ahorita preparo algo, ¿eh?

julio: ¿y cómo has estado?

hortensia: pues de salud

muy bien.

de lo demás igual.

abandonada.

¿qué más podía esperar

de mi familia?

julio: ¿han venido tus nietos

a visitarte?

hortensia: ni fabiola,

ni andrea

y mucho menos tus hijos.

julio: no sé por qué

no los buscas tú.

hortensia: ¿yo?

¿para que me humillen?

ni que estuviera loca,

mi hijito.

no, yo no nací

para que me menosprecien.

julio: si sigues pensando así,

te vas a quedar muy sola.

no te llevas bien

con virginia, ni con margarita,

ni con tus nietos,

no tienes amigas.

yo soy el único que te visita

y hasta eso se te olvida.

hortensia: sí.

por eso estoy pensando

en comprarme un perro.

julio: ah.

y tú sabes.

hortensia: y cuéntame,

¿la sirvienta

ya anda gastando el dinero

a manos llenas?

julio: no, para nada.

al contrario,

resultó ser muy cuidadosa.

hortensia: ay,

¿cuándo se ha visto

que una sirvienta

sepa cuidar el dinero?

porque lo sirvienta

no se le va a quitar nunca,

por más que tenga millones.

siéntate,

voy a prepararte algo, ¿eh?

ramón: aquel camino se ve chido.

vamos para allá.

juana: órale, mi hijo.

ramón: ¿sí?

síganme, pues.

vámonos.

fabiola: vamos.

ramón: vámonos.

vamos, jefa.

juana: vamos, caballito.

ándale, caballito bonito.

fabiola: eso.

juana: ¡mi hijo!

fabiola: vámonos.

juana: ¡este caballo

no se quiere mover!

ramón: ¿cómo no va a querer, ma?

juana: no, míralo.

ramón: pícale

con los talones.

juana: pues le estoy picando,

pero, mira, no, no quiere.

ramón: háblale bonito también,

acarícialo ahí,

dile que quieres caminar

acá con tu hijito.

fabiola: híjole,

no te me vayas a caer ahí.

ramón: vamos, yo te ayudo.

pícale, ma.

juana: no quiere.

ramón: oh.

a ver, ahora.

juana: [grita]

ramón: ahí está, ma.

¿no que no iba a querer?

juana: páralo, páralo, ramón.

ramón.

[grita]

fabiola: no pasa nada, juanita,

aprieta las piernas.

juana: mi hijo,

se va a desbocar.

se va a desbocar.

ramón: jefa,

las riendas jálaselas, ma.

juana: no quiere.

¡no quiere!

¡ramón, ayúdame!

¡páralo, páralo!

[grita]

ándale, ya, agárralo.

agárralo.

ramón: así se paran

los caballos, jefa.

juana: no quería.

ramón: es que podías hacerlo,

ma.

juana: pero si no quería.

ya no quiero saber nada,

ya bájame de aquí.

fabiola: [ríe]

juanita,

¿a poco sí te asustaste?

juana: no, eso no se hace,

ya--ya bájame de aquí,

ya no quiero saber nada.

fabiola: pero no te pasó nada,

juanita.

juana: pues no, pero ¿qué tal

si me pasa?

fabiola: [ríe]

ramón: ven.

fabiola: vente.

juana: ¿no qué vente?

yo los espero allá.

ramón: pero ma, pero--

¿para qué te vas?

fabiola: [ríe]

[música]

[música]

fredesvinda: ¿ya te vas

a trabajar, mi hijito?

benito: sí.

fredesvinda: ajá.

oye, ¿no podías pedirle a nabor

que te cambie el día?

es que quiero

que llevemos a adalgisa

a la basílica de guadalupe.

benito: llévala tú.

fredesvinda: no, no, no,

mejor la llevamos mañana

que te toca descansar.

benito: no, mamá, no puedo.

fredesvinda: bueno,

pues entonces, el miércoles.

benito: a ver, ¿que no entiendes

que tengo mis propias cosas

que hacer?

fredesvinda: ¿qué cosas,

mi hijito?

a ver, ¿qué cosas?

benito: voy a salir con luisa.

fredesvinda: ¿con luisa?

benito: a--a ver,

¿que no escuchaste anoche

que luisa y yo somos novios?

fredesvinda: bueno,

si no quieres,

la llevamos la semana que entra.

benito: mamá,

¿qué te pasa?

fredesvinda: nada, nada,

mi hijito.

bueno, mi corazón,

que le vaya muy bien.

que dios me lo bendiga.

se fija usted muy bien

en el atravesar las calles, ¿eh?

ándele.

[puerta al cerrarse]

[murmura] luisa.

fabiola: [ríe]

¿ya estás más tranquila,

juanita?

juana: ya.

fabiola: [ríe]

juana: pero pues qué susto, oye.

fabiola: ya sé,

es que eres bien miedosa.

juana: [chasquea la lengua]

fabiola: [ríe]

vamos a comer algo,

muero de hambre, ¿sí?

juana: ay, pues vamos

a las quesadillas, ¿eh?

fabiola: sí, vamos.

juana: ¿y andrea y jorge?

no los he visto.

¿dónde estarán tú?

fabiola: ay, pues no sé,

deben de estar...

pues no sé, en las cuatrimotos

o...

los voy a llamar.

jorge, ¿dónde andan?

oye, vamos a las quesadillas.

¿quieren?

va, ahí nos vemos.

juana: bueno, pues me voy

adelantando, ¿no?

para agarrar lugar,

ahorita los veo.

fabiola: sí, sí, sí.

ramón: oye.

fabiola: ¿mm?

ramón: te quiero.

fabiola: yo también.

ambos: [ríen]

fabiola: oye, oye, oye,

ven, ven, ven.

ramón: ¿qué?

fabiola: ¿no has notado

como que jorge y andrea...

como que traen algo raro?

ramón: pues yo

siempre los veo igual.

digo,

si no supiera que son primos,

sí pensaría que son novios,

pero--pues así se llevan, ¿no?

fabiola: pues sí, pues sí,

pero como que ya

me estoy preocupando, amor.

ramón: ¿y te dice algo andrea

o...?

fabiola: pues no,

¿qué me va a decir?

nada.

ramón: ¿para qué te preocupas?

pues no es nada, ¿eh, morrilla?

vamos.

fabiola: [susurra] dame

otro besito, dame otro besito.

virginia: gracias.

¿qué vino a hacer aquí?

está jugando otra vez.

infeliz.

ay.

diego: mamita.

roxana: mi amor.

ay, qué bueno

que ya estás aquí.

no sabes cómo te extrañé, ay.

diego: yo también, ma.

¿cómo te fue?

roxana: muy bien.

diego: ¿me trajiste algo?

antonio: [ríe]

roxana: ¿qué crees?

que no me dio tiempo,

pero te prometo

que para la próxima.

diego: va.

roxana: [ríe]

antonio: campeón,

dame un beso que me voy.

diego: adiós, papito.

antonio: te portas bien, ¿eh?

diego: sí, pa.

antonio: cuidas a tu mami.

diego: sí.

antonio: te quiero mucho.

diego: yo también.

te cuidas, ¿eh?

antonio: sí, sí me cuido.

hasta luego.

roxana: [ríe]

agustín: ¿qué hace

este tipo aquí?

roxana: lo que antonio

haga aquí no es asunto tuyo.

agustín: ¿te estás viendo

con él?

ahora comprendo

por qué no quieres nada conmigo.

no eres más que una cualquiera.

[música]

[música]

antonio: óyeme, esa no es forma

de hablarle.

agustín: ¿y de qué otra?

si nos ha engañado a los dos.

roxana: oye, no tienes nada

que hacer aquí, ya vete.

agustín: ¿por eso no te querías

ir a vivir conmigo?

roxana: agustín, por favor.

antonio: a ver, es mejor

que te vayas.

agustín: ¡tú no te metas!

antonio: ¡a mi no me gritas!

agustín: ¡yo te grito porque

se me da la gana!

esa mujer es mía.

roxana: ¡agustín, por favor!

agustín: eres una mentirosa,

eres una desvergonzada,

una cínica.

antonio: ¡ya, ya basta!

agustín: quédate con ella,

esa mujer no vale nada.

virginia: ¿a qué hora llegaste

anoche?

no te oí.

julio: no me fijé,

estabas dormida y no te quise

molestar.

virginia: ¿dónde estabas?

julio: me quedé en la oficina.

virginia: ¿y por qué

no me contestas el celular?

te marqué mil veces.

¿qué hiciste con los 10 mil

pesos que faltan en el pago

de mis impuestos?

julio: no sé, debe haber

un error.

virginia: ¿para qué necesitabas

el dinero del coche de osvaldo?

¿volviste a jugar?

julio: ¡no!

virginia: [jadea]

julio: ¿apuestas?

virginia: [jadea]

emilia: ¿se encuentra usted

bien?

virginia: si, gracias.

[jadea]

[tose]

diego: que se peleen,

me da miedo,

no quiero que te pase

nada malo.

antonio: no, hijo, no pasará,

no me va a pasar nada malo.

yo no voy a pelear.

es que me alteré porque no puedo

permitir que le falten

el respeto a tu mamá.

diego: yo quiero que estén

juntos, ¿por qué tienen

que tener novios?

antonio: a ver, hijo,

tranquilízate, ya, ven.

[celular]

diego: [llora]

antonio: ya, hijo, ya.

roxana: ¿bueno?

virginia: soy yo.

tengo que contarte algo

superimportante.

¿estás en tu casa?

roxana: si, pero antonio está

aquí y se acaba de dar

tremendo garrón con agustín.

luego hablamos.

benito: ay, changuita, contesta.

no me quiere contestar.

a ver, ahí está, a ver.

"anoche hablé con mi mamá".

roxana: lo venció el sueño.

antonio: no debió presenciar

lo que pasó.

roxana: claro que no,

nunca me imaginé que agustín

fuera a llegar así.

fue una situación muy incómoda.

antonio: roxana, ¿por qué

decidiste no decirle nada

de tu embarazo?

roxana: porque no creo que

el hijo que espero sea de él.

antonio: ¿por qué estás

tan segura?

roxana: porque no quiere hijos

y por eso mismo se cuida.

antonio: bueno,

aunque tú estés muy segura,

para que yo acepte que ese niño

es mío necesito una prueba

de adn.

roxana: estoy totalmente

de acuerdo.

antonio: voy a averiguar

dónde te lo pueden hacer.

estamos en contacto.

[celular]

hola, margarita.

margarita: ¿cómo estás?

¿nos vamos a ver?

antonio: estoy muy de malas,

preferiría que no.

margarita: ¿por qué, qué pasó?

antonio: me acabo de pelear

con agustín.

pero mira, no quiero hablar

de eso, ¿te importa

si nos vemos mañana o pasado?

margarita: está bien, nada más

dime, ¿ya sabes si el niño

es tuyo?

antonio: no, no.

le pedí a roxana que se hiciera

un estudio de adn.

te llamo luego, ¿sí? por favor.

margarita: todavía no sabe

si el niño es de él

y ya lo estoy perdiendo.

luisa: ¡benito!

a ver, ¿cómo estuvo eso

de que ya hablaste con tu mamá?

benito: anoche estábamos

platicando y sin decirle agua,

va que se la suelto.

le dije que tú eres

la mujer de mi vida,

la que me hacía feliz.

que ya teníamos cinco años

juntos y que voy a pasar contigo

el resto de mis días.

luisa: ay, ¿y qué te dijo?

benito: nada.

es como que la virgen

le hablara.

luisa: ¿sabes qué?

no te creo nada.

benito: te lo juro.

hasta pensé que se había quedado

pasmada por la noticia.

pero hoy en la mañana, lo mismo.

le volví a decir,

me cambió el tema como si nada.

luisa: ¿de plano me crees

tan idiota?

¿cómo voy a tragarme

semejante cuento, eh?

ibas bien, ibas bien.

pero eso de que tu mamá

hasta se volvió loca,

nomás no te lo creo.

benito: changuita, te juro que--

luisa: no me digas changuita--

suéltame, suéltame.

benito: de aquí no te vas

hasta que me escuches.

[gime]

luisa: ¿sabes qué?

yo, que venía ilusionada,

y tú que me sales

con este cuento.

vete al diablo.

no te soporto más.

[claxon]

mira.

juana: comadre,

¿qué andas haciendo un domingo

por acá?

luisa: pues venía a buscarte

pero el portero me acaba

de decir que se fueron de paseo.

juana: ah, sí.

nos fuimos.

pásale.

me voy adelantando, muchachos.

porfirio: [ríe]

margarita, ¿qué haces aquí

parada?

margarita: quería hablar

contigo.

te he llamado varias veces,

incluso te dejé un recado,

¿no lo escuchaste?

porfirio: no, la verdad

es que no he visto el celular,

¿qué pasa?

margarita: nada importante,

yo creo que no fue buena idea

venir.

después hablamos, ¿sí?

porfirio: pero si ya estás aquí

pásale.

margarita: no, luego hablamos.

verónica: si quieres alcánzala,

por mi no hay problema.

porfirio: no, no te preocupes.

adelante.

verónica: no quiero

que se acabe el domingo.

estoy tan feliz.

porfirio: todavía no se acaba.

luisa: cinco años de novia

con ese infeliz,

y estuvo jugando conmigo.

[solloza]

¿sabes ahora con qué me salió?

con que anoche le dijo

a su madre que yo era la mujer

de su vida y, según él,

doña fredes hizo como si

no lo hubiera escuchado.

o sea, ¿de plano cree que soy

tan idiota como para creerle

semejante cuento? no.

juana: pues sí,

está muy difícil creerle,

comadre.

ni que doña fredes se hubiera

deschavetado así nomás, ¿no?

¿qué, qué vas a hacer?

luisa: pues lo que debí hacer

hace mucho.

olvidarme de él, se acabó.

ahora sí, para mi benito

es hombre muerto, ya.

juana: ay, comadre,

pues ¿qué te digo?

más vale un buen recuerdo

que un mal amor, eso sí.

luisa: ay pero qué recuerdito,

tengo cinco años de mi vida

tirados a la basura.

[llora]

y yo--yo ya me había imaginado

una familia con ese zopenco.

ay todos los hombres

son iguales, todos.

nomás que--

ah, pero de cumplir, nada.

ramón: [llama a la puerta]

ya me voy, jefa.

juana: sí, mi hijo.

ramón: ¿estás bien, madrina?

luisa: sí.

[solloza]

ramón: es por dalia, ¿verdad?

mañana que la veo en el taller

voy a hablar con ella.

juana: no, no, tú deja

que ellas arreglen solitas

sus cosas.

ramón: yo me voy, ¿eh?

juana: ándale, mi hijo.

luisa: [llora]

ramón: te queremos, madrina.

[música]

[música]

ramón: oye, reina,

yo no me quiero ir la verdad,

¿no puedes hacerme ahí,

pues un espacio en tu camita?

fabiola: ay pues yo encantada,

pero ¿y qué le vamos a decir

a tu mamá?

ramón: pues la mandamos

a dormir con mi madrina luisa.

fabiola: ¿cómo crees?

[ríe]

hortensia: pero ¿qué desfiguros

son estos, eh?

no, esto ya es demasiado,

ahora me van a escuchar los dos.

abre la puerta, fabiola, ándale.

¿qué hacen ustedes dos solos

aquí, eh?

jorge: ay, abuela, ¿qué te pasa?

hortensia: me pasa que ahora

mismo les voy a leer la cartilla

a los cuatro.

siéntense.

la moral de esta familia

es un desastre.

siempre hemos sido una familia

decente y no porque ahora

andan algunos intrusos por aquí

dando vuelta vamos a perder

la decencia.

¿qué es eso de andarse

besuqueando por los pasillos,

mi hijita?

y como tú, tú, muchachito, tú.

no debes tener idea

de lo que son las buenas

costumbres,

no estaría mal que te leyeras

el manual de carreño.

ramón: ¿el qué?

fabiola: mi amor, yo después

te explico.

hortensia: claro, no tienes

ni idea de lo que te estoy

hablando.

nadie te debe haber enseñado

ni los más mínimos buenos

modales a ti.

ay, fabiolita,

yo no sé cómo pudiste haber

cambiado a francisco por este.

a él jamás se le hubiera

ocurrido andarse exhibiendo

por los pasillos contigo, ¿eh?

fabiola: abuela, de verdad,

si viniste a ofendernos,

te voy a pedir que por favor--

hortensia: no se te ocurra

decirme que me vaya

porque no me voy a ir.

vine a recuperar mi lugar

y no me voy a ir sin haberlo

logrado.

así que ya sabe, jovencito,

por muy mecánico que sea

espero que la educación básica

que le hayan dado le sirva

de algo para saber cuál es

la decencia de esta familia.

juana: ay, señora hortensia,

buenas noches,

no sabía que estaba aquí.

hortensia: ah, ¿y desde cuándo

tengo que anunciarme

con la sirvienta?

vine a hablar con mis nietos,

no contigo.

juana: sí, sí, claro que sí,

bueno, eso fue un decir.

usted puede venir cuando quiera,

esta es su casa.

hortensia: [ríe] ahora nada más

falta que tú me autorices.

fabiola: bueno ya, abuela,

bájale.

si quieres hablar con nosotros,

que sea en buen plan.

[ríe]

hortensia: ¿qué tanto escribes,

andrea?

¿se están burlando de mí o qué?

jorge: no, abuela,

¿cómo crees que andrea

se va a burlar de ti?

ramón: no, yo mejor ya me voy.

buenas noches, jefa,

y buenas noches a todos.

y pues voy a buscar a ese manual

de carreño para que se quede

tranquila.

hortensia: muy bien,

le va a hacer mucho bien.

ramón: gracias, ¿eh?

permiso.

hortensia: tuve que venir

a buscarlas yo porque ustedes

no son buenas ni para echarme

una llamada.

quedamos en que íbamos

a acercarnos así que yo

estoy poniendo de mi parte.

fabiola: y te lo agradecemos

muchísimo, abuela.

hortensia: me voy a quedar

a merendar con mis nietos, ¿eh?

juana: ah, sí, sí.

sí, claro, señora,

ahoritita les preparo algo.

benito: ¿y ya se van?

luisa: ¿que no está viendo?

ramón: nos vemos, benito.

benito: nos vemos,

que les vaya bien.

ramón: madrina,

¿por qué le contestaste así?

luisa: porque está viendo

que ya nos vamos y todavía

pregunta.

[gruñe]

a veces es un entrometido

que harta.

ramón: pues a mí me parece

una buena persona, ¿eh?

luisa: ah, no, sí, buenísima,

mira, mejor ya no me hagas

hablar.

[celular]

benito: "changuita, no seas así,

te juro que se lo dije

a mi mamá".

luisa: ay ya.

vámonos.

[celular]

virginia: ¿bueno?

julio: ¿dónde andas?

estoy en la casa y no hay nadie.

virginia: voy para allá.

en algún momento tendrás

que venir

y yo te voy a sorprender.

[música]

[música]

hortensia: ¿y cómo te va

en la universidad?

jorge: muy bien, abuela.

hortensia: ¿y tú, andrea,

qué vas a estudiar?

juana: andrea estudia

arquitectura, señora.

hortensia: no estoy hablando

contigo.

juana: perdón.

hortensia: ah, sí, sí claro

que llevas un año en la facultad

de arquitectura,

es que me confundí, hijita.

la que no estudia es fabiola,

¿verdad?

fabiola: estudiaba

comunicaciones, abuela,

pero como no me gustaba,

me iba a cambiar de carrera

y ya no pude porque se murieron

mis papás.

hortensia: sí, claro, qué--

qué desgracia.

es una desgracia.

sírveme café.

juana: sí, sí, señora.

hortensia: ¿y cómo está eso

de la inversión que van a hacer

con el dinero que les dejó

su papá?

juana: ah, es que don julio

nos presentó una opción--

hortensia: no te estoy

preguntando a ti,

estoy hablando con mis nietas.

juana: ya.

hortensia: ¿a quién le presentó

las opciones julio?

¿a ustedes dos a esta mujer?

fabiola: a las tres.

que no se te olvide que

mis papás dejaron el dinero

del seguro a nombre de juana.

hortensia: ay ¿cómo crees

que se me va a olvidar semejante

absurdo?

pero bueno, si julio dice

que es una buena opción,

es que debe serla.

mi hijo es un hombre

muy inteligente.

fabiola: ¿qué te pasa, abuela?

hortensia: nada, ¿por qué?

fabiola: porque te vi

haciendo un gesto

como que te dolía.

hortensia: ay, figuraciones

tuyas, a mí no me duele nada.

me dolía el alma por estar

lejos de ustedes, pero eso

no va a volver a pasar, ¿verdad?

todos: no, abuela.

jorge: bueno, pues muchas

gracias por la cena

y por tan grata compañía.

ya me voy.

hortensia: toma muy en cuenta

lo que te dije, mi hijito,

nada de andar a solas con andrea

porque se ve muy mal.

jorge: sí, abuela.

oye, ¿vienes por el libro

que necesitabas o te lo traigo

mañana?

hortensia: ay, qué fastidio

con esta niña que no hable.

no sé cómo le entienden.

bueno, y volviendo

a lo del dinero y aprovechando

que tú estás aquí,

voy a estar muy pendiente

de que no empieces

a gastar en tonterías.

si mi hijo dejó esa cantidad,

fue para asegurarles a sus hijas

un futuro,

no para gastarlo en cosas

innecesarias, ¿eh?

juana: sí, señora.

jorge: ay qué paciencia

hay que tenerle a la abuela.

sí, es una bruja aunque diga

que nos quiere.

si así se puso ahorita,

¿qué va a pasar cuando se entere

que nos queremos?

¿le va a dar un infarto?

no, no, no, yo no quiero que

después nos esté culpando de--

de abuelicidio.

virginia: buenas noches.

jorge: mama.

no--no te vimos llegar,

buenas noches.

virginia: ¿qué hacen aquí?

¿por qué no entran a la casa?

hortensia: ¿y no has sabido

nada de francisco?

fabiola: no, abuela,

y tampoco quiero saber

nada de él.

ya terminamos,

ya te lo había dicho.

hortensia: pues no me explico

por qué.

ay, tan buen muchacho

y de tan buena familia.

bueno, yo--

yo ya me voy.

me siento un poco cansada,

otro día vengo para seguir

platicando o--

o mejor ustedes van a visitarme,

hija.

fabiola: claro, claro que sí,

abuela, claro que sí.

hortensia: y tú no te olvides

cuál es tu lugar en esta casa.

juana: no, señora.

fabiola: ¡ay, no la soporto!

nada más viene a fastidiarnos.

te juro que no la mandé

al demonio nada más porque

me estabas haciendo señas.

juana: ay, mi hija,

pero si la aguantó tu mamá

que en paz descanse,

¿por qué no la vamos a aguantar

nosotras?

fabiola: ay, pobrecita

de mi mamá, qué horrenda suegra

le tocó.

en cambio, yo tengo a la mejor

suegra del mundo.

juana: [ríe]

julio: ¿dónde andabas?

¿tuviste junta otra vez?

virginia: sí, una muy

importante.

julio: ¿con un cliente?

virginia: ajá.

julio: llevo rato esperando

y como no había nada de cena,

me tuve que hacer un sándwich.

virginia: ¿ustedes ya cenaron?

jorge: sí, ma, ya cenamos

con la abuela.

julio: ah, ¿sí?

qué bien, ¿fueron a visitarla?

jorge: no, ella fue a buscar

a mis primas y se dedicó

a hablarnos de los buenos

modales.

julio: figurar.

jorge: te acompaño.

julio: buenas noches.

¿qué te pasa, por qué los miras

así?

virginia: no sé.

si ya cenaste, me voy a acostar,

buenas noches.

julio: buenas noches.

francisco: a ti te andaba

buscando.

>> dígame, doctor,

¿qué se le ofrece?

francisco: necesito que me des

el número del tipo que fue

a poner en su lugar

al cuate que te estaba

molestando, ¿habrá modo?

>> claro que sí, doc.

tengo mis cosas en el locker,

al rato se lo paso.

francisco: perfecto, gracias.

jorge: "anoche soñé

que te besaba y te besé

toda la noche".

"día a día guardo en mi corazón

un poco más de amor para ti".

"eres mi vida, mi amor,

mi única ilusión".

"hoy por fin mi sueño se hizo

realidad, me quiere y me ama

tanto como yo a ella".

andrea: [suspira]

jorge: [suspira]

rulo: ay, ay, ay, ¿qué

te hiciste este fin de semana

que te ves más bonita

que de costumbre, dalita?

dalia: ay, ya cálmate, rulo,

que no me tienes tan contenta.

rulo: ¿a poco sigues enojada?

dalia: ¿y tú qué crees?

¿ya llegó fabiola?

rulo: sí, desde hace rato,

está ahí adentro.

fabiola: ay, pásale,

buenos días.

dalia: si le vas a dejar

tus cosas a ramón,

dile que por lo menos las cuide.

se lo olvidaron en mi casa.

fabiola: estos aretes

no son míos.

Cargando Playlist...