publicidad
La renovación de votos de los Usma

Los Usma superaron sus tristezas

Los Usma superaron sus tristezas

Iván y Aixa se casaron hace dos años, pero arrastraban el dolor de un divorcio y una viudez.

La renovación de votos de los Usma
La renovación de votos de los Usma

Iván y Aixa Usma se casaron hace dos años, pero arrastraban el dolor de un divorcio y una viudez. Aixa tiene 37 años, es puertorriqueña, trabaja como asesora bancaria y al principio del programa pesaba 180 libras. Iván tiene 39, es colombiano, ingeniero de sistemas y pesaba 180 libras. Se conocieron en la Internet. Aixa considera que su vida en pareja es muy linda, se llevan muy bien. A Iván lo que más le gusta es que ella lo entiende y lo consiente. El es previamente divorciado con tres hijos, mientras que ella era viuda.

A ella le gustaría que él le hablara más de lo que siente, sabe que sufre porque sus hijos están lejos, en Canadá. "Me hacen mucha falta", admitió Iván con lágrimas en los ojos. "Todos los días pienso en ellos". Debido a la falta de tiempo, comían mucha comida congelada. Claudia Caporal notó a Iván muy cambiado al mirar las fotos de la boda original. Desde que se casaron, Aixa aumentó 20 libras e Iván 9, debido a la comida chatarra, la ansiedad y la vida sedentaria. Aixa pesaba 160 libras al casarse, pero aumentó más en el último año y no le cerraba el vestido de novia. Le daba miedo engordar porque él pudiera interesarse en otra o perder el interés en ella. "Me siento fea y gorda, pero quiero verme atractiva y que le guste a mi marido". A Iván tampoco le cerraba el pantalón. Pesaba 165 libras al casarse.

publicidad

Emocionalmente, Iván trataba de ignorar el vacío de sus hijos, pero "si estuvieran un poco más cerca, sería más fácil". Sí admite que su mejor decisión fue casarse con Aixa. Claudia quiere trabajar la tristeza de ambos, sacarla de la cama, del dormitorio. Los exhorta a apoyarse mutuamente y abrir la comunicación. El doctor Salomón Jakubowicz, endocrinólogo, los examinó por separado. Le pidió a Iván que ayude a Aixa, no reclamándole cuando come dulces, sino entendiendo sus ataques de ansiedad. Ella se los comía a escondidas. El doctor le dijo que tenía cerebro de gorda y que debía desayunar aunque no tuviera hambre.

Claudia explicó que Iván y Aixa tienen los retos de una pareja que se conoció por la Internet y deben trabajar en eso y en superar lastres del pasado. Eran expertos en videojuegos y les llegó la hora de hacer contacto con la realidad. El entrenador personal Frank Guzmán los fue a visitar a su casa. Les asignó la palabra perserverancia, para vencer las tentaciones del camino. Les entregó un papel con la expresión "No puedo", que rompieron porque no era para ellos. Hicieron ejercicios en su casa. El plan de entrenamiento diario incluía 30 minutos de elásticas y escalones, 100 abdominales y 20 minutos de trote.

Entre los dulces de Aixa y las hamburguesas de Iván, llegó el momento de tomar medidas drásticas en casa. Fue entonces que Claudia les pidió hacer el divertido ejercicio de separar los alimentos para dejar de lado las tentaciones, como la pizza que le fascina a ella. Con la pizarra les sugirió ser organizados, como primer paso para una vida saludable, no algo fastidioso. Y con sol y diversión más a menudo.

Claudia les hizo las compras en el mercado, con lo que les mandó el nutricionista. Les sugirió picar las frutas y verduras en cuanto las lleven a la casa. En la tercera semana, Frank los hizo correr alrededor del lago. Ya estaban compartiendo más en pareja. Llegó la reunión del panel de especialistas. Claudia pidió combinar ejercicio con diversión, porque a ellos no les atraía mucho el ejercicio. El doctor tuvo una noticia peor: Aixa no tenía tanta grasa en el abdomen, que es la más fácil de quitar, sino en las caderas, donde es más difícil de bajar. El doctor dijo que la mejor droga es el ejercicio y que coma varias veces al día para acelerar el metabolismo. Era hora de conectarse con la alegría y divertirse para los Usma.

Siguieron haciendo los ejercicios en casa y en el jardín. Aixa quería bajar los muslos e Iván, la barriga. Frank notó que ambos dieron el 100%, no se rindieron. Hicieron un video para enviar a sus familiares. Ambos se arreglaron bien para compartir una hermosa, romántica y saludable velada.

En la quinta semana recibieron una sorpresa: Aixa tenía que acudir a un campamento de entrenamiento especial durante dos días. "Para el bien de los dos, para que te pongas más linda de lo que ya eres", la alentó Iván. Cuando llegó a su cuarto, encontró globos negros para reventarlos, comenzando simbólicamente su nueva vida y dejando atrás la oscuridad. Después del ejercicio extremo y la dieta rigurosa, la chef Karina Jakubowicz les preparó panquecas sin harina. El entrenamiento especial terminó con una jornada de belleza y relajación.

publicidad

Después de seis semanas intensas, los Usma bajaron de peso. Aixa recordó lo más lindo de su matrimonio: la entrada a la Iglesia, que quería reproducir de alguna manera. Le entró el vestido, incluso más ajustado que antes, pues bajó de 180 a 172 libras. A Iván le cerró también el pantalón, una talla menos casi, ya que bajó de 180 a 171 libras. Así, los Usma renovaron sus votos, intercambiando expresiones de amor en otro triunfo más de El Peso del Matrimonio.

publicidad
publicidad
La mujer, madre de cuatro menores, declaró haber golpeado a sus gemelos de 13 meses, quienes se encuentran en el hospital. La arrestada está embarazada de su quinto hijo.
En medio de una batalla legal por la manutención del pequeño Emmanuel, Ninel Conde confesó que hay algo de lo que se arrepiente de su relación con el padre de su hijo Giovanni Medina.
Fueron arrestados por manifestar en las oficinas de los legisladores Chuck Schumer y Carlos Curbelo cuando pedían una solución legal para los beneficiarios de DACA. Una de las detenidas es Erika Andiola, una conocida activista inmigrante que también fue secretaria de prensa de Bernie Sanders en la campaña presidencial de 2016.
La entrevista es parte de Today, el show de BBC Radio 4 en el que participa el príncipe. La simpática conversación se grabó en septiembre durante los Invictus Games en Toronto y será publicada el 27 de diciembre de 2017.
publicidad