null: nullpx
Cargando Video...

El Chavo - Las aguas frescas Parte 3

28 May 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

presentador: este es el programa

número uno de la televisión

humorística,

"el chavo".

interpretado

por el supercomediante,

"chespirito".

con carlos villagrán

como "quico".

ramón valdéz

como "don ramón".

florinda meza

como "doña florinda".

rubén aguirre

como "el profesor jirafales".

angelines fernández

como "doña clotilde,

la bruja del 71".

y maría antonieta de las nieves

como "la chilindrina".

dirección: enrique segoviano.

quico: [ríe]

dos.

tres.

cuatro.

pero nomás dejen que me traiga

mi pelota cuadrada y van a ver.

ocho canastas.

[ríe]

perdóneme, es que estaba

yo jugando básquetbol

con mi pelota--

doña clotilde: no me importa

a qué estabas jugando.

lo único que me interesa

es que recojas las cosas.

y no te quedes ahí

con cara de idiota.

quico: le voy a recoger

sus cosas,

pero no voy a cambiar de cara

nada más porque usted quiere.

doña clotilde: ni hablar.

quico: levante su patita.

doña clotilde: pero ¿qué estás

haciendo?

mira, mejor lárgate a jugar

al otro patio.

y yo levantaré mis cosas.

quico: por eso digo que mejor

me voy a jugar al otro patio.

doña clotilde: qué barbaridad.

¿dónde está...?

chavo: aguas frescas,

aquí están sus aguas frescas.

calman el calor.

chilindrina: chavo,

¿todavía sigues vendiendo

aguas frescas?

chavo: sí, tengo de jamaica,

de limón y de tamarindo.

¿de qué quieres?

chilindrina: de nada.

chavo: gracias.

chilindrina: que no quiero

de nada.

es que mi papá

me tiene prohibido

tomar porquerías en la calle,

que dan tifoidea.

chavo: mis aguas frescas

no son nada de porquerías

porque están perfectamente

lavadas con agua y jabón.

chilindrina: ay, sí.

chavo: si las bebes

nomás pruébalas

para que veas que saben

a puritito jabón.

chilindrina: chanfle, pues,

eso está peor, chavo.

mira, déjame contarte.

el otro día un tío mío

tomó aguas frescas en la calle.

y al otro día,

¿qué crees que le pasó?

chavo: ¿qué?

chilindrina: lo atropelló

un autobús.

chavo: ¿y qué tiene que ver?

chilindrina: es que luego

pasó un perro

y le lamió las heridas.

chavo: ¿y qué?

chilindrina: el perro

se murió de tifoidea.

y yo no quiero que a mí

me pase lo mismo, chavo.

chavo: pues, no andes lamiendo

heridas.

además, lo que hace daño

no son las aguas frescas,

son los tacos.

profesor jirafales: las dos

cosas, chavo.

de hecho, todo lo que venden

en la calle hace daño.

por ejemplo las carnitas,

las aguas frescas, los tacos,

esos que les ponen sus avecitas

y chilitos y todo eso.

las enchiladas, los tamales,

los sopes.

las jícamas, los pepinos,

etcétera, etcétera,

etcétera.

por eso no se debe de comer nada

de lo que venden en la calle.

chilindrina: con razón

no se pueden comer

los billetes de lotería.

esos también los venden

en la calle.

chavo: pero mis aguas frescas

no están en la calle,

están en la banqueta.

profesor jirafales: de cualquier

manera, chavo.

yo no creo que tú hayas hecho

esto con asepsia.

chavo: no, esto lo hice

con tamarindo.

profesor jirafales: asepsia

quiere decir limpieza.

por ejemplo, ¿tú sabes por qué

debes hervir el agua

antes de tomártela?

chavo: porque ni modo

que la hierva

después de habérmela tomado.

profesor jirafales: bueno, sí.

chavo: solamente que me sentara

encima de una estufa.

profesor jirafales: sí, claro,

e--

chavo: y antes de que hierva

el agua, me iba a hervir

la retaguardia.

profesor jirafales: sí, chavo,

pero lo que yo--

chavo: ¿y luego

con qué me siento?

profesor jirafales: claro, mira,

yo lo que quiero--

chavo: además--

chilindrina: ¡ya, chavo!

cállate los ojos.

chavo: es que no me tienes

paciencia.

chilindrina: no.

profesor jirafales: pero

tú tienes la culpa, chavo.

uno está tratando de hablar

contigo en forma clara,

convincente,

y tú respondes con un absurdo.

chavo: no conozco ni a clara,

ni a vicente, ni al zurdo.

profesor jirafales: no

entendiste nada, ¿verdad, chavo?

chavo: bueno, claro,

no una cosa así

que digan qué bruto,

cómo entendió este cuate,

pero pues, más o menos.

chilindrina: nada, más o menos,

no entendiste nada, chavo.

chavo: ah, ¿tú sí entendiste?

chilindrina: pues, claro que sí.

chavo: a ver, ¿qué dijo?

chilindrina: el profesor

jirafales dijo que estaba

hablando de una...

que...

pues, si estuvo muy claro,

chavo.

el dijo que...

explíquele, explíquele,

para que entienda el chavo.

profesor jirafales: miren,

esto es una fuente de microbios.

microbios.

microbios, que vienen en...

doña florinda: profesor

jirafales.

profesor jirafales: doña

microbios.

digo, doña florinda.

doña florinda: qué milagro

que viene por acá.

profesor jirafales: vine

a traerle estos microbios.

digo, este humilde obsequio.

doña florinda: ay,

muchas gracias.

pero ¿no gusta pasar a tomar

una tacita de café?

profesor jirafales: ¿no serán

muchos microbios?

digo, ¿no será mucha molestia?

doña florinda: ay,

por supuesto que no.

pase usted.

profesor jirafales: después

de usted.

doña florinda: [suspira]

chavo: y luego no quieren

que haya microbios en las aguas.

[música]

don ramón: ay.

doña clotilde: ¿le pasa algo,

don ramón?

don ramón: ¿a mí?

doña clotilde: no sé,

pero no lo veo bien.

don ramón: ¿no necesitará

anteojos?

doña clotilde: no, quiero decir

que lo noto algo raro.

don ramón: ¿a mí?

doña clotilde: y no me gusta

nada su cara.

don ramón: pues, estamos a mano.

doña clotilde: me refiero

a su expresión.

don ramón: ah, ah, a bueno,

ha de ser por la falta de sueño.

es que, sabe, no sé por qué,

pero ya llevo una semana

de no poder dormir.

doña clotilde: ah, pues, eso es,

sí.

sí, sí, se lo digo

por experiencia propia.

porque yo también padecí

de insomnio durante mi juventud.

don ramón: ¿y todavía

se acuerda?

digo, digo, bueno,

pero ¿qué será

lo que provoca el insomnio?

doña clotilde: bueno, pues,

casi siempre es motivado

por un estado de angustia.

don ramón: ah, ¿sí?

doña clotilde: ay, sí.

a mí me dio por culpa

de un hombre.

don ramón: ¿por culpa

de un hombre?

doña clotilde: sí, un hombre

que me prometió matrimonio.

don ramón: no me diga.

doña clotilde: claro, pues.

¿quién puede dormir

con esa angustia?

don ramón: angustia, angustia,

eso es.

eso es.

doña clotilde: sí, sin lugar

a dudas.

don ramón: a mí también

me dio por culpa de un hombre.

es que me prometió un empleo.

doña clotilde: ah, bueno.

sí, pero a mí me daba

esa angustia, pues, bueno,

porque yo no quería aceptar

ese matrimonio.

don ramón: estamos iguales.

yo tampoco quería aceptar

ese empleo.

bueno, pero ¿y usted con qué

se curó ese insomnio?

doña clotilde: pues,

gracias a un jarabe

que me recetó el doctor.

con una sola cucharadita basta

para dormir toda la noche.

don ramón: oiga, oiga,

me interesa mucho.

¿y dónde podría yo conseguir

ese jarabe?

doña clotilde: bueno, pues,

yo voy a pasar por la farmacia.

don ramón: ah, ¿sí?

doña clotilde: ¿quiere

que se lo compre?

don ramón: ah, pues,

se lo voy a agradecer muchísimo.

doña clotilde: cuesta 20 pesos.

don ramón: pues,

más se lo voy a agradecer.

con permisito dijo monchito.

quico: qué bueno, chavo,

que ya te acusé con mi mamá.

te estoy hablando.

¿qué te pasa?

chavo: me late que ahora sí

la bruja del 71

embrujó a ron damón.

quico: ¿en serio?

chavo: sí, palabra, mira,

estaban aquí los dos platicando.

quico: ajá.

chavo: y de repente,

don ramón empezó a caminar así

con los ojos así,

así como perro deslumbrado

en el periférico.

quico: ¿de veras?

chavo: palabra del chapulín

colorado.

quico: no, pues, así sí te creo.

chavo: ahí, míralo, ahí viene.

quico: es cierto,

parece gallina mojada.

don ramón: ¿quién parece

gallina mojada?

quico: pues, usted.

don ramón: ah, ¿sí?

quico: ajá.

¿qué está haciendo?

chavo: te está pellizcando.

quico: ah, pero no me duele.

don ramón: sí, claro,

abusan de mí porque estoy débil

por el insomnio, ¿verdad?

chavo: ¿por dónde?

don ramón: por el insomnio.

quico: ¿y eso qué es?

don ramón: qué te importa.

quico: coma torta.

don ramón: a ver ahora.

quico: no, no me duele, eh.

chavo: es que está tan embrujado

que ya se le perdieron

las fuerzas.

don ramón: ¡toma!

chavo: no duele.

don ramón: ¿no duele?

eso crees.

ay.

chavo: está como si lo hubieran

hipopotamizado.

quico: dirás hipnotizado.

chavo: eso, eso, eso, eso, eso.

quico: pero no, chavo,

nada más está embrujado.

chavo: eso, eso, eso, eso.

quico: ¿qué se siente

estar embrujado, eh?

¿se siente feo?

¿bonito?

¿ni fu ni fa?

pues, me doy.

don ramón: quítate.

¿y tú qué?

chavo: ¿qué de qué?

don ramón: mira, ¿se puede saber

qué demonios traen conmigo?

chavo: es que ya sabemos

que la bruja del 71

lo embrujó a usted.

don ramón: a mí

no me ha embrujado nadie.

chavo: ¿entonces por qué

anda caminando así como menso?

don ramón: más menso es otro.

quico: conmigo no se meta.

don ramón: nada más...

pero ya les dije que estoy débil

por el insomnio.

a la fecha, tengo siete noches

en vela.

quico: ¿le cortaron la luz?

don ramón: quiero decir

que no he podido pegar los ojos.

chavo: pues, porque tiene

la nariz en medio.

don ramón: digo que no he podido

dormir.

digo, ¿qué ustedes no saben

que no hay nada

que debilite más

al ser humano que el insomnio?

quico: ¿a poco?

don ramón: claro que sí.

inclusive, si no duermes,

puedes bajar de peso.

quico: hay que decirle

al señor barriga

que deje de dormir.

don ramón: no es mala la idea.

porque yo ahorita

estoy perdiendo un kilo por día.

chavo: uy, una semana más

y desaparece.

don ramón: quién lo dice...

y ya basta, eh.

déjenme ir, a ver si puedo

conciliar un ratito el sueño.

[bosteza]

doña florinda: tesoro.

quico: sí, madre.

doña florinda: ya vengo, tesoro.

si alguien pregunta por mí,

dices que fui a dar una vuelta

con el profesor jirafales.

quico: sí, mami.

¿y si nadie pregunta por ti

qué le digo?

profesor jirafales: digo,

lo que no entiendo es por qué

tenemos que salir de aquí

para poder charlar.

¿adónde me va a llevar?

doña florinda: profesor

jirafales, es que el ambiente

de la vecindad es horrible.

como que no inspira para hablar

de las cosas hermosas.

¿a usted le gusta hablar

de las cosas hermosas

que hay en la vida?

profesor jirafales: no,

yo detesto hablar de mí mismo.

pero dejemos de hablar de mí

y vamos a hablar de usted.

¿qué siente?

¿qué piensa?

¿qué opinión tiene de mí?

[música]

[música]

doña clotilde: oye, chavo.

¿no sabes si don ramón

está en su casa?

chavo: dijo que iba a tratar

de dormir.

doña clotilde: ah, entonces

es imprudente molestarlo.

anda, dale esto

cuando despierte.

y le dices que recuerde

que con una cucharadita

le basta para dormir

toda la noche.

chilindrina: ¿es la pócima

que usa para embrujarlo?

doña clotilde: ¿qué?

chavo: que no le digas bruja

a la señorita clotilde.

doña clotilde: gracias, chavo.

chavo: ¿qué no ves que te puede

convertir en rana?

doña clotilde: y otro, ¿eh?

¿quieren que me guíe

con ustedes a ver qué pasa?

todos: no, no.

doña clotilde: se lo merecen.

don ramón: bueno, ¿qué pasa?

¿qué pasa?

¿qué sucede?

doña clotilde: ay, ay,

don ramón.

me dijeron que está usted

tratando de dormir.

don ramón: ¿quién va a poder

dormir con tanto grito

y tanta bruja y tanto--?

doña clotilde: ¿eh?

don ramón: digo, digo.

perdóneme, ¿trajo usted

el jarabito ese que dijo?

doña clotilde: sí,

pero yo no quería molestarlo,

y se la di al chavo del 8,

para que se la diera a usted

cuando despertara.

don ramón: ¿y en dónde está

el chavo del 8?

doña clotilde: mire,

se fue para allá.

venga, vamos a buscarlo, ¿eh?

vamos.

quico: ¡ahí viene la bruja!

doña clotilde: ¿dónde se habrán

metido?

don ramón: pues,

¿yo qué voy a saber?

¡chavo!

¡chavo!

[bosteza]

doña clotilde: ¿dónde diablos

se habrán metido?

don ramón, espéreme aquí

un momento...

¡don ramón!

chavo: lo convirtió en escoba.

chilindrina: ¡bruja!

y a parte de todo, lo tiró.

papi--

[llora]

bruja--

mi papito--

chavo: pero no llores,

chilindrina.

mira, mira, no le pasó nada.

chilindrina: papá--

quico: [llora]

pobrecito don ramón,

¿quién iba a decir

que terminaría

convertido en escoba?

chavo: bueno, pero de aspecto

sí mejoró.

quico: sí, sí mejoró y mucho.

pero está tan débil,

que no puede permanecer de pie,

miren, miren, miren.

chilindrina: ¡ay!

chavo: no lo tires, tonto.

¿qué no ves que se va a romper

una costilla?

chilindrina: menso.

chavo: y todo por culpa

de esta cosa, mira.

detenme acá.

chilindrina: esa pócima

fue la que le hizo todo

a mi papá,

pero la voy a tirar.

quico: sí, porque fue

lo que lo embrujó.

chilindrina: sí.

chavo: don ramón, don ramón,

¿se siente mal?

chilindrina: papito.

papitito, lindo, mi amor.

quico: le está hablando

el chavo, don ramón.

contéstele.

chavo: sí, le estoy preguntando

que si se siente bien.

don ramón: ay, pues, sí.

me siento un poco débil.

chilindrina: por culpa

de la bruja del 71.

don ramón: y dale con eso.

quico: sí, don ramón,

¿qué no ve que ella

está enamorada de usted?

don ramón: ay, ¿y eso qué?

¿o acaso piensan que yo me voy

a casar con ella?

chavo: no, pues, a lo mucho

se case usted con un plumero.

don ramón: no te pego nada más

porque estoy muy débil.

chilindrina: ¿de veras

te sientes muy débil, papito?

don ramón: pues, ¿no te he dicho

que cada día bajo un kilo?

quico: y ahora sí se le nota,

don ramón.

chavo: pero no le hagas

cosquillas.

don ramón: bueno,

¿con quién están hablando

ustedes, eh?

chavo: con ron damón.

¿cómo se salió?

don ramón: ¿cómo me salí

de dónde?

chavo: pues, de la escoba.

don ramón: pues,

no entiendo nada.

chilindrina: ay, papá,

la bruja del 71

te había convertido en escoba

con la cosa esa

que te dio a beber.

don ramón: ¿cuál cosa?

¿cuál cosa?

chavo: pues, el "belbraje"

mágico.

don ramón: brebaje.

chavo: eso, eso, eso.

don ramón: bueno,

sépanse que yo jamás

he bebido ningún brebaje.

chavo: ¿entonces cómo

lo embrujó?

quico: a lo mejor basta

con una mirada de la bruja.

doña clotilde: ay, don ramón,

por fin lo encuentro.

chavo: sí bastó con una mirada

de la bruja.

doña clotilde: ¿qué dices?

chilindrina: aguas.

aguas, cuidado.

cuidado, ¡se va a caer!

¡agárralo, agárralo, quico!

ay, papá.

don ramón: me despierten

a las 11, y me llevan

el desayuno a la cama.

[música]

[música]

todos: [discuten]

profesor jirafales: ¿qué pasa

aquí?

¿qué acontece?

¡silencio!

¿puedo saber qué pasa?

doña clotilde: bueno,

lo de siempre.

estos niños se pasan la vida

diciéndome bruja.

profesor jirafales: ¡muy mal

hecho!

mil veces les he dicho

en la escuela

que deben respetar

a sus mayores.

¿no es cierto?

doña florinda, dígale a quico,

por--

don ramón: [ronca]

profesor jirafales: ¡ta, ta, ta,

ta ,ta!

doña florinda: ay,

es que algo le pasa.

profesor jirafales: sí,

que quiere abrazarla.

pero yo no voy a permitir

que este individuo--

óigame.

doña clotilde: ay, ay.

yo ya sé qué le pasa.

ay, ahora está recuperando

su sueño perdido.

don ramón: ay, ay, ay.

chilindrina: papá...

doña clotilde: ¿cómo está?

chavo: pues, sigue bien dormido.

chilindrina: chavo, chavo,

por dejar solo

el puesto de aguas frescas,

los clientes están tomando

el agua sin pagarla.

chavo: chanfle, no, no.

ay.

mis aguas frescas, todas esas...

Cargando Playlist...