null: nullpx
Cargando Video...

Doña Flor y Sus Dos Maridos Capítulo 50

Univision25 Jun 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

lola: ¿qué traes?

tito: ¿yo?

nada, nada, todo--todo bien.

estoy feliz, estoy fenomenal,

estoy mejor que nunca.

mi vida es una alegría.

es más, hasta estoy esperando

a que me echen las serpentinas

y el confeti.

lola: es por flor, ¿verdad?

tito: ay, lola...

no, no es por flor.

resulta que yo tengo

una amiga,

nos hemos reído de todo

y hemos hecho una conexión

cañona, a otro nivel.

nos gustan las mismas cosas

y yo, últimamente,

me había encariñado mucho

con ella.

lola: o sea, ¿tú

estabas pensando

que entre tú y yo...?

pero, tito, es que no,

nosotros somos amigos.

nos la pasamos muy bien juntos

y toda la cosa, pero--

tito: no, sí, yo tengo

un--un lugar reservado

en la zona vip

para los mejores amigos.

lola: ay, tito, ya.

tito: mira, lola,

no te preocupes por mí,

yo voy a estar bien,

voy a estar perfecto,

fenomenal, ¿eh?

tú, tú te tienes que ir,

tienes que volar,

y yo tengo que continuar

con mi vida.

tú vete a las vegas

y cumple tu sueño.

conviértete en una...

en una superestrella.

mariana: oye, no puede ser

que estés lavando todo

después de que cocinaste todo.

me tocaba lavar a mí.

ati: de ninguna manera,

es la labor del cocinero

dejar su espacio de trabajo,

como lo encontró, limpiecito.

mariana: bueno, pues entonces,

quiere decir

que sí te ayudé un poco,

porque yo te dejé mi plato

rechinando de limpio,

estaba buenísimo todo.

ati: qué bueno que te gustó,

mariana.

mariana: no, es que no me gustó,

me encantó.

la verdad, sí tienes

muy buena sazón para la cocina.

ati: pues por eso hice mucho,

¿eh?

para que te acuerdes de mí

en el recalentado de mañana.

mariana: no, por favor,

no voy a parar de comer.

ambos: [ríen]

ati: oye, ya es tarde

y, pues, tú tienes

que descansar, ¿mm?

mariana: sí, pero, bueno,

no, no es tan tarde,

¿no quieres un cafecito

para la digestión?

ati: [ríe]

no, ¿cómo crees?

si me tomo un café ahorita,

no voy a dormir

en toda la noche.

¿sabes qué?

te cambio esa invitación

para otro día,

porque todavía tengo

muchos platillos

que te quiero cocinar.

mariana: uy, pues, yo

voy a estar encantada

de probarlos todos.

[ríe]

ati: es un hecho.

descansa.

mariana: igual.

gracias por todo.

ati: a ti.

teo: todo lo que sale

por tu boca

me suena a mentira.

¿qué tipo de familia

fuimos tú y yo?

porque--porque yo pensé

que éramos diferentes,

yo pensé o me creí

que éramos especiales,

que nos decíamos te quiero,

que nos abrazábamos,

que nos contábamos cosas.

tú eras mi ídolo, papá,

mi confidente.

eras todo.

hacerte sentir orgulloso.

y tú no has sido capaz

de contarme lo más importante

de tu vida.

oscar: hijo, te pido

que intentes

ponerte en mi lugar.

mi situación es un tema

muy delicado.

es un infierno

cuando no entiendes

lo que te está pasando

y, poco a poco,

te empiezas a dar cuenta

que es más fuerte que tú.

teo: deja de hacerte la víctima.

no pongo en cuestión,

no estoy juzgando

que te sientas mujer,

que te quieras vestir de mujer,

que ahora seas así

o dejes de ser así.

no me importa,

está bien.

lo que te estoy diciendo

es que no me contaste la verdad,

que no--que no fuiste

sincero conmigo,

que me lo tenías

que haber dicho, papá.

en cuanto tuviera edad

para poder entenderlo,

me lo tenías que haber dicho.

eso es lo que hace

la gente que se quiere.

oscar: hijo, por favor,

perdóname.

teo: qué fácil, ¿no?

qué fácil.

"perdóname".

no te voy a perdonar, papá.

no--no es tan fácil perdonar.

y--y no sé

si estoy siendo injusto contigo

y no me importa,

porque tú

has sido injusto conmigo

toda la vida.

oscar: hijo, siempre pensé

en ti,

a tal grado que reprimí

mis propios deseos

y preferí vivir este tormento

yo solo.

teo: no te entiendo.

no te entiendo

y no creo que te pueda entender.

vete de mi casa.

oscar: ¿qué?

flor: ay.

valentín: ay, ¿qué haces?

¿pensando en mí?

flor: no, ya, para.

valentín: ¿quieres unos besitos?

flor: para, por favor.

valentín: unos besitos.

flor: no, no quiero,

por favor, respétame.

valentín: no seas así tampoco.

flor: hola, mi amor.

¿cómo te fue?

¿hablaron bien, todo bien?

teo: ya hablamos

todo lo que teníamos que hablar.

y ¿tú?

¿arreglaste con tu madre?

flor: teo, ¿estás enojado?

lo de mi mamá

no tiene nada que ver

con lo de tu papá.

teo: ah, ¿no?

yo lo siento bastante parecido,

¿no?

a los dos nos engañaron,

a los dos nos decepcionaron.

flor: es distinto.

lo de tu papá es muy distinto,

es un tema...

es un tema delicado,

lo hizo por miedo.

valentín: mm, ¿se están peleando

o me parece a mí?

teo: mira, flor,

yo entiendo

que lo estás haciendo

con tus mejores intenciones,

pero es un asunto

entre mi padre y yo.

flor: bueno, yo pensé

que como tu mujer,

te podía dar un consejo.

teo: y puedes.

pero lo que hiciste

fue una emboscada,

no un consejo.

trajiste a mi padre,

me obligaste a hablar con él.

lo que te estoy pidiendo

es que no te metas.

valentín: oh, eso arde.

¿quieres una cremita

para el raspón, amor?

flor: ok.

teo: ¿ok?

perfecto.

me voy a dar una vuelta.

valentín: eh...

[resopla]

qué pelado, ¿no?

este hombre.

[risas]

teo: un tequila doble,

por favor.

>> ¿por qué mejor

no le sirves un vino rosado?

>> [ríen]

>> [ríe]

teo: ¿de qué te ríes, imbécil?

>> ¿qué?

¿te vas a poner sabroso

porque eres el hijo

de la señora jueza?

aureliano: epa, epa, epa,

suéltalo.

ey, ey, ey, ey, ya estuvo.

>> tú no te metas,

el pleito es con este.

aureliano: me meto,

porque quiero que te me largues

de aquí, órale, para afuera.

>> ¿qué?

aureliano: para afuera,

para afuera.

ey, sáquenlo, para afuera.

también este.

orale, vámonos.

teo: no te metas,

no es asunto tuyo.

>> lo siento, señor,

no puedo servirle nada.

además, está usted

incomodando a los clientes.

le voy a pedir de favor

que se retire.

retírese, por favor,

no me obligue a llamarle

a los de seguridad.

oscar: ya veo

que para todos ustedes

soy una persona indeseable.

flor: no, perdón, perdón,

no puede estar pasando esto.

¿en qué era vivimos?

usted es el gerente,

no lo puede permitir.

oscar: no, flor, flor, flor,

deje las cosas como están, ¿sí?

no vale la pena.

lo único que sé

es que no voy a soportar esto.

ni el rechazo

de los de mi pueblo,

ni sobre todo

el de mi propio hijo, no puedo.

lo mejor es que me vaya

lo antes posible.

>> lola.

[ríe]

lola, ¿cómo estás?

ay, ni para qué te pregunto

cómo estás,

si me imagino que bien.

ya me enteré de lo de tu trabajo

en las vegas.

qué emoción.

lola: me voy a dar

la gran vida al otro lado.

>> guau.

lola: y con sueldazo

en dólares, ¿eh?

para que veas

que no eres la única.

>> ay, ya, ya, ya sé que no.

de verdad,

a mí me da mucho gusto,

es lo que siempre quisiste,

irte de aquí.

lola: y ¿sabes qué es lo mejor?

que no voy a tener

que audicionar.

yo voy directito a triunfar.

[ríe]

>> pues, me da mucho gusto

y, de verdad,

te deseo mucha suerte.

lola: gracias.

>> mucha suerte y que...

flor: sí, ya sé

que me pediste que no me meta

en lo que no me importa,

pero es que esto me importa

y me importa mucho, teo.

estás cometiendo

una injusticia.

teo: flor, de verdad.

si vienes a hablar por mi padre,

de verdad.

flor: no lo puedes permitir,

es tu papá,

se va a ir del pueblo,

tienes que hacer algo.

teo: no, no tengo

que hacer nada.

¿sí?

el toma sus propias decisiones,

lo ha hecho

durante toda su vida

y, si quiere irse del pueblo,

pues, sus razones tendrá.

el sabrá qué hace.

flor: ¿sabes qué siento?

que no eres el mismo

con el que me casé.

de verdad siento

que no te conozco, teo.

rosalía: fíjate, mamá,

que hoy es uno de los días

más importantes de mi vida.

si todo sale bien,

acabará mi mala suerte.

tendrás una nueva hija,

nacerá una nueva mujer.

margarita: rosalía,

¿qué vas a hacer?

rosalía: voy a ser feliz, mamá.

mariana: no, es que no sabes

qué oso,

porque me puse supernerviosa

como si fuera así,

mi primera cita en la vida,

de adolescente, ya sabes.

ay, no.

flor: pero, a ver, cenaron, ¿y?

mariana: nada.

nomás cenamos y ya,

luego se fue.

flor: ay, qué caballero.

mariana: pues sí, la verdad, sí.

ahora lo que me preocupa

es cómo voy a manejar, pues,

todas estas salidas

y esta situación

con xóchitl, ¿no?

no quiero que piense

que él es el enemigo y así--

flor: no, se lo dices directo.

mariana: pues, sí,

pero no quiero

que le vaya a agarrar tirria

o algo, no quiero crearle otra--

flor: no, ¿cómo crees, mariana?

así como te expreses con ella,

así lo va a recibir.

mariana: ¿crees?

flor: la chiqui es una niña

muy inteligente y no es justo,

ella lo entenderá.

te lo mereces.

mariana: pues sí, ¿verdad?

flor: claro.

mariana: ay, no, es que te juro

que esta situación

y manejar este tipo de cosas

con los hijos es tan difícil.

mariana: no, ya,

olvídate de esas cosas

y de culpas bobas,

porque aparte se ve

que este hombre

sí va en serio,

no lo vayas a echar a perder.

mariana: no te me adelantes,

tampoco sé si va en serio,

o sea, tipo, lo único que sé

es que cuando estoy con él,

pues, no sé,

sí me la paso muy bien

y sí me hace reír

y me hace muy feliz

y es superinteresante

y aprendo un montón de cosas.

flor: o sea, te gusta.

mariana: sí, me gusta, sí,

sí, sí,

sí me gusta, sí me gusta.

flor: ay, me encanta

que te guste.

ati: rosalía, pásale.

rosalía: hola.

ati: gracias por venir.

rosalía: hola, ati.

gracias, ati.

guau, está muy bonito

este lugar.

ati: por favor, siéntate.

oye, quiero agradecerte

por venir a mi cuarto de hotel.

la verdad es que sí creo

que es el único lugar

donde nadie nos va a molestar.

rosalía: claro, por supuesto.

ati: mira, vamos a empezar

haciendo un boceto de tu rostro

a lápiz.

y de ahí, poco a poco,

nos vamos,

quiero que estés relajada, ¿eh?

rosalía: muy bien, sí.

yo me voy a dejar guiar por ti.

ati: confía en mí.

cualquier cosa

que te sientas incómoda,

me dices y retomamos.

necesito que estés relajada

para que esto quede

con esa belleza natural

que tú tienes.

rosalía: muy relajada.

ati: muy, muy relajada.

rosalía: "holi".

[ríe]

[música]

[música]

flor: hola, me llamo flor.

jovita: no tengo pan "light"

para bailarinas exóticas.

lola: no te preocupes,

no vengo por pan.

vengo a hablar contigo.

jovita: mira, si vienes

por lo del dinero, la verdad--

lola: no, no, no, mira,

eso ya quedó atrás.

es más, te lo regalo.

me voy para siempre de aquí.

jovita: ah, ¿sí?

y ¿adónde te vas?

¿a río sucio?

lola: a las vegas.

ya sé que tú piensas

que yo solo sirvo

para barrer aquí tu panadería,

que nunca quisiste reconocer

que tengo talento

y que puedo llegar muy lejos.

sin embargo,

vengo a decirte que te quiero,

que eres mi tía,

mi sangre,

y eso es

lo más importante de todo.

jovita: adiós, lola.

lola: adiós, tía.

margarita: ya no podemos

seguir fingiendo, chile.

hay que ponerle un fin

a esta situación

de una vez por todas, chile.

>> ♪ todos somos iguales

todos somos iguales

todos somos iguales

todos somos iguales

todos somos iguales

todos somos iguales

todos somos iguales

todos somos iguales

todos somos iguales

todos somos iguales ♪

flor: ¿ya vio

toda la gente que lo apoya?

no se vaya.

>> [protestan]

todos: [gritan a la vez]

oscar: ibasta!

no hace falta esta pelea.

mi decisión ya está tomada.

me voy ahora mismo del pueblo.

no tiene sentido estar aquí,

en donde la gente me odia tanto.

flor: no, don oscar,

usted es un gran ser humano.

por favor, no se vaya.

oscar: no, no, flor,

no nos engañemos.

esto no puede ser.

me voy para siempre.

>> ila verdad triunfó!

todos: [celebran]

♪ sí se pudo

sí se pudo

sí se pudo ♪

elpidio: ¿qué les pasa?

de verdad, basta.

¿defienden las buenas costumbres

y no les importa el respeto

al derecho ajeno?

¿eh?

>> ♪ sí se pudo

sí se pudo ♪

valentín: si quieres,

ahorita les jalo las patas

a ver si son tan valientes.

mariana: amiga, ¿qué hacemos?

yo creo que deberíamos irnos,

ya no tenemos

nada más que hacer.

ya se fue don oscar,

no podemos hacer mucho.

me voy a llevar a los muchachos.

flor: yo ahora los alcanzo.

mariana: vamos, chicos,

vamos, vamos.

valentín: podrá encontrar

un nuevo pueblo,

nuevos amigos,

pero nunca va a encontrar

el apoyo de su hijo.

[resopla]

chile: entonces, ¿quieres

que dejemos de fingir?

¿a poco le voy a poder gritar

a los cuatro vientos

que por más libros que lea,

no--no te puedo dejar de amar?

gracias, diosito, muchas gra--

margarita: chile, chile...

déjame terminar de hablar.

chile: ¿para qué?

si ya todo está dicho:

tú y yo, las estre--

¿qué pasa, cosita, qué pasa?

margarita: ya no nos podemos

engañar, porfirio.

esto no--esto no nos va a llevar

a nada.

ya lo intentamos antes

y, verdaderamente,

terminó en tragedia.

mira cómo quedé con mis hijos.

lo que está pasando

con aureliano

sí me hizo reflexionar

que estamos haciendo las cosas

mal, muy mal.

chile: entonces, ¿para qué

viniste a decirme

que toda la cosa va a cambiar?

¿por qué no nos vamos?

vendo la funeraria,

compramos una casita

cerca de la playa, tú y yo.

margarita: chile,

sí, sí me voy a ir...

pero yo solita.

ya lo decidí.

no hay marcha atrás.

nomás vine a despedirme de ti

para siempre.

[música]

[música]

flor: así de fácil.

ya, dejaste que destruyeran

lo que más amas.

yo juré que te ibas a unir

a nosotros.

pero, pues, qué triste,

te ganó el ego,

el orgullo.

teo: si tan decepcionada

estás conmigo,

como me dijiste, ¿no?

"ni siquiera reconozco

al hombre con el que me casé".

me pregunto

qué hacemos juntos tú y yo.

valentín: vas muy bien,

estás a punto de decepcionar

a flor.

flor: [resopla]

cállate.

teo: no me voy a callar, flor.

¿por qué me tengo que callar?

¿sabes qué creo?

que todas estas cosas

que--que has venido haciendo,

todas estas actitudes raras

que tuviste,

todo, en realidad,

lo estás haciendo adrede

porque lo que quieres

es que haya una gran crisis

entre nosotros.

flor: ay, por favor,

¿qué crisis?

¿cómo te atreves a comparar

lo que pasa con tu papá

con nuestro matrimonio?

es que no tiene nada que ver.

yo creo que estás

como un poquito sobrepasado

en tus emociones

y no--no puedes pensar

con claridad.

yo digo

que nos tomemos un ratito

para poder hablar con calma.

toma.

valentín: una guerra

es una guerra

y esta batalla la gané yo.

ati: rosalía, discúlpame,

yo quería que fueras mi modelo,

pero de rostro.

nunca, de verdad, nunca

me pasó por la mente

pintarte desnuda.

rosalía: no, qué verguenza yo,

perdóname.

pensé que querías pintar

mi--mi cuerpo desnudo

y, evidentemente, no te gusta.

jamás voy a ser tu musa.

ati: eres hermosa.

no, es que puedes ser

la musa de cualquier artista,

mujer, entiende eso.

rosalía: no mientas.

ati: es que no estoy mintiendo.

eres hermosa.

de hecho, todas las mujeres

son hermosas.

son hermosas porque son únicas

y son irrepetibles

por naturaleza.

rosalía: suena demasiado lindo

para ser cierto.

ati: ey, rosalía,

¿por qué no me crees, eh?

valentín: hola, "guapi".

flor: [grita]

ibasta ya, basta!

valentín: ah, te peleas con él

y te la agarras conmigo.

flor: ¿qué parte de no te metas

en mi matrimonio

no terminas de entender?

valentín: ok, ya entendí, sí,

ya entendí que me pediste

que pintara mi raya.

flor: [gime]

valentín: pero escuché

el escándalo.

amor, tú no estás mal

solamente por teo.

tú estás mal

porque sientes feo

por ese pobre tipo.

flor: es que no puedo

con las injusticias.

valentín: ya, pobre oscar.

y cuando más lo necesitaba

nadie está con él,

ni siquiera su hijo.

¿qué me dices del teo?

¿cómo le dio la espalda?

¿ese es el padre

que quieres de tus hijos?

¿de verdad quieres un tipo así?

flor: ya para.

tú no sabes

lo que realmente necesito.

valentín: sí, necesitas

que deje de hablar,

necesitas que me vaya.

flor: así es.

valentín: necesitas

que no me meta en tu matrimonio.

flor: ajá.

que te vayas, pero que te vayas

por esa puerta y que yo te vea,

no que te me esfumes nada más,

pero ahorita.

valentín: si me necesitas...

flor: pero ya.

valentín: ...piensas en mí.

flor: pero ya.

vete, valentín.

valentín: no seas payasa,

dame un beso.

flor: no, no seas payaso tú.

valentín: un besito.

flor: ahí está la puerta.

quiero ver cómo sales.

ey.

[suspira]

valentín: te amo, un montón.

[celular]

flor: aure, ¿qué pasa?

aureliano: flor,

me enteré de lo de don oscar.

qué pena.

oye, pero no se te olvide

lo que quedamos, ¿eh?

con mamá.

flor: ya.

tere: no sabes

de lo que me enteré.

echaron del pueblo

a don oscar hidalgo.

imagínate,

dicen que estaba bien triste.

hasta sus maletas se llevó.

¿por qué te pones así?

por el juez, ¿verdad?

claro que ha de ser

bien raro

tener un novio o un esposo

que le guste vestirse de mujer.

ay, ¿qué te pasa?

¿qué te pasa?

rosalía: ati no quiere nada

conmigo, no le gusto.

solo hice el ridículo

frente a él, tere.

tere: no, no, no,

lo que pasa es que--yo creo

que te hiciste muchas ilusiones.

¿no habrás imaginado que...?

rosalía: no, yo no aluciné nada,

no estoy loca, no.

[solloza]

tere: pobre.

es que, mira, tienes

que entender algo.

los hombres y las mujeres

no tenemos el mismo idioma.

casi todas las veces--bueno,

¿qué digo?

la mayoría de las veces,

no entendemos lo que nos dicen,

porque ni ellos mismos

saben lo que dicen.

ay, pobre, cálmate.

cálmate.

rosalía: [solloza]

flor: aure, ¿cómo estás?

oye, ni te imaginas

lo que está planeando mamá.

teo: oye, ¿dónde está

la--la señora luna?

llevo casi 15 minutos esperando,

pensé que estaba afuera ya.

micaela: está en mi consultorio.

es que no quiere

que tú la revises,

quiere que la revise yo.

teo: ¿por qué?

micaela: ay, teo, me parece

hasta absurdo decirte esto,

pero, aunque no lo creas,

hay gente que piensa

que lo de tu papá

es una enfermedad

y que se pueden contagiar

y esas tonterías.

teo: ¿de verdad

me estás diciendo

tremenda estupidez?

bueno, pues,

mejor revísala tú,

porque si voy yo

y me dice algo,

no sé lo que hago.

micaela: no, sí, quédate aquí.

elpidio: [llama a la puerta]

perdón.

hola.

micaela: hola.

elpidio: ¿qué tal?

teo: adelante.

elpidio: por favor.

teo: ¿cómo está, padre?

elpidio: todo muy bien, teo.

eh, ¿estás muy ocupado?

teo: no, justo ahorita no,

la verdad, no.

elpidio: ah, perfecto,

es que quiero

que conozcas a alguien,

¿me acompañas?

andale, vamos a la iglesia,

rápido.

no te voy a quitar

mucho tiempo, ¿eh?

teo: me quito la bata y vamos.

elpidio: sí.

[música]

ati: no sabes qué pena

con rosalía.

salió corriendo,

no me dejó acompañarla

a su casa.

no, la niña iba,

te lo juro, mariana,

supermal.

mariana: pues, no me extraña.

es que ella es

una mujer muy especial,

tú no la conoces.

pero ya la irás conociendo

y te vas a dar cuenta

que a ella le gusta

que la traten con pinzas.

ati: ah, ¿sí?

mariana: ajá.

ati: oye, y no sé,

siento que igual te pusiste

como un poquito celosa.

mariana: ¿celosa yo?

ay, no, claro que no.

ati: mariana.

mariana: ¿por qué?

o sea, tú y yo somos amigos,

¿por qué me pondría celosa?

claro que no.

ati: bueno, y ¿no sientes así

nada ni un poquito por mí

así de que me acerque

y te pongas nerviosa?

mariana: [ríe]

ati: ¿nada?

mariana: no.

¿por qué?

somos amigos,

no tengo por qué.

ati: seamos amigos nada más.

xóchitl: mira, allí está

mi mamá con ati,

hay que ir a saludarlos.

aureliano: no, no, amor, no.

xóchitl: ¿por qué no?

yo quiero ir con ati,

es muy buena onda.

aureliano: sí, pero no,

mejor vente,

vamos a la casa.

mariana: vámonos, vámonos.

xóchitl: ¿por qué no quieres

ir con mi mamá?

aureliano: porque no.

porque tu mamá ahorita está

platicando con su nuevo amigo

de cosas, seguramente,

muy importantes, ¿eh?

xóchitl: ¿qué cosas?

no entiendo.

aureliano: a ver, chaparrita,

vente.

mira, tú ya estás grande,

¿verdad?

como para entender

ciertas cosas.

bueno, pues, tu mamá...

a ver, tu mamá,

desde que nos divorciamos

tiene un nuevo amiguito

que ha de ser muy importante

para ella, ¿mm?

xóchitl: ¿más importante

que yo?

aureliano: ay, chaparrita.

ya, mejor deja de pensar en eso.

vamos a la casa.

tere: dime cuántas mujeres

en este pueblo

no quisieran tener

la mitad de lo que tú

has logrado.

tienes tu propio negocio,

lo levantaste de volada.

claro, echándole muchas ganas,

y ya te conozco,

eres bien luchona.

además, eres bien buena amiga.

a mí me ayudaste a cambiar

de vender artesanía

a convertirme en una mujer

empoderada, ¿qué te parece?

y deja de ser tan sumisa

con ese pelado.

rosalía: y ¿a mí

de qué me sirve todo eso, tere,

si no me llega el amor?

tere: quererse no tiene horario

ni fecha en el calendario,

así que vámonos a poner

a trabajar

con tu creatividad

y tu inspiración,

que este desfile va a ser

inolvidable, ¿oíste?

rosalía: está bien, tere.

que el éxito de este desfile

sea mi consuelo.

tere: bravo.

rosalía: socia.

tere: exito.

rosalía: [ríe]

flor: ros,

necesito hablar contigo.

margarita: ¿qué pasa?

les advierto

que si vienen a pelear

o a discutir,

no tengo ganas.

flor: no queremos pelear, ma.

rosalía: aunque deberíamos.

flor: lo único

que queremos saber

es qué significa esto.

margarita: ¿por qué se meten

en mi recámara, eh?

rosalía: ese no es

el punto, mamá.

aunque tampoco sabemos

qué tienes ahí escondido, ¿eh?

aureliano: ros, no estés

amarrando navajas, por favor.

mamita,

no cambies el tema.

¿de verdad estás pensando

irte a un retiro?

margarita: no,

no lo estoy pensando,

ya lo decidí.

permiso.

ambrosia: y, pues, bueno,

es que desde esa vez

yo no volví a ver a mi papá.

siempre estaba deprimida,

acabada,

todo estaba muy mal en mi vida.

teo: eh, perdón, pero no--no--

elpidio: teo, por favor,

escúchala.

ambrosia: el punto

es que yo me decidí

a escribir una carta

al programa de celeste

y ella empezó su programa

leyendo mi carta.

yo le contaba

que no veía a mi papá

hace muchos años

y que lo estaba

extrañando mucho,

que no sabía nada de él,

que estaba muy preocupada,

porque desde que nos habíamos

peleado por asuntos de dinero,

yo no lo había vuelto a ver.

oscar: es difícil

cuando pequeñas cosas

despiertan

grandes resentimientos.

y no nos damos cuenta

que la factura es muy grande.

ambrosia: ella me empezó a decir

muchísimas cosas

que me empezaron a llegar

tanto al corazón.

todo eso es gracias a ella,

ella es muy cariñosa,

muy comprensiva

cuando nos hablaba.

oscar: cada vez

que tengas un problema

con cualquier ser querido

recuerda que la respuesta

siempre va a ser la misma,

amor.

todo se soluciona

si recordamos

cuánto nos queremos,

si piensas

en cuántos sacrificios

hicieron tus padres por ti.

abre tu corazón,

querida ambrosia,

y vas a ver que nada en el mundo

vale la pena más

que estar al lado de la familia.

ambrosia: ese mismo día

me atreví a escribirle a mi papá

y me di cuenta,

recapitulé

que ninguna de las peleas

valía la pena

si el precio iba a ser

perder a mi familia

y quedarme sola.

en serio.

a mí no me parece nada

todo lo que le están haciendo

a celeste.

yo voy a ser incapaz

de estarla juzgando

por ser mujer.

[música]

[mús

margarita: [resuella]

[llaman a la puerta]

¿qué?

flor: ma, ¿se puede?

margarita: ¿qué quieren?

flor: ma...

por favor,

no hagamos las cosas así,

todo se puede hablar.

margarita: ya les dije,

prefiero irme,

aquí no estoy bien,

nada más estorbo.

aureliano: mamita,

¿no crees que estás exagerando

un poquito?

rosalía: bueno, si estás

haciendo todo esto

para llamar la atención,

ya lo lograste, marga.

margarita: no lo estoy haciendo

para llamar la atención.

es más,

yo ni quería

que ustedes se enteraran.

rosalía: no, bueno,

y ¿te ibas a escapar,

te ibas a fugar o qué?

margarita: no.

los iba a convocar

para informarles,

no para preguntarles,

mi decisión.

flor: y ¿no crees

que esas decisiones

se toman en familia?

margarita: [grita] ¿cuál

familia, flor?

¿de qué estás hablando, mm?

flor: de la familia

que nunca te ha dado la espalda

ni te la dará por más pendientes

que tengas, mamá.

margarita: yo conozco muy bien

esos pendientes.

ya que estamos aquí,

ya que no hay vuelta atrás,

ya que me voy a ir,

entonces, es momento

de hablar de esos pendientes.

siéntense.

teo: pues, vas muy bien.

samantha: [ríe]

teo: yo creo que pronto

vas a estar recuperada.

samantha: sí, ya--ya me siento

mucho mejor

y ya no me duele tanto

la punta.

teo: [ríe]

yo, si quieres,

te puedo recomendar

una clínica especializada

para la rehabilitación.

samantha: ah, sí,

estaría muy bien.

oye, teo, no es que sea metiche

ni nada así,

pero me enteré lo de tu papá.

teo: bueno,

todos se enteraron, ¿no?

no hay nadie que no lo sepa

en el pueblo.

samantha: y ¿no piensas

hacer las paces con él?

es que recordé

que yo siempre fui

la hija de la casa chica

de mi papá,

y, pues, solo lo veía

una vez al año

y cuando me enteré

que--que tenía otra familia,

pues lo mandé a la fregada

y nunca más lo volví a ver,

hasta que se murió.

teo: ¿eso fue

hace mucho tiempo?

samantha: hace un año.

me enteré

por las esquelas del periódico.

ya sé que tal vez

no tiene nada que ver

con lo de tu papá,

pero, pues, no sé,

si te doy un consejo,

yo me quedé como con eso

de hacer las paces, no sé,

tal vez darle una abrazo.

no sé.

teo: bueno, gracias,

gracias por tu consejo,

samantha.

samantha: no, dime sami.

[ríe]

teo: gracias, sami.

samantha: la verdad es que,

pues, nunca

le había contado esto a alguien,

ha de ser porque, pues,

casi, casi me salvaste la vida.

teo: no, hombre, ¿cómo crees?

no.

ambos: [ríen]

teo: no, simplemente,

colaboré lo que pude,

pero no, no.

samantha: pues, bueno,

gracias a eso

es que estoy aquí, con vida.

y no sé,

me hace sentir como en confianza

y tal vez por eso

me puedo abrir contigo.

gracias.

valentín: ¿qué pasa?

chile: pues es que es la margot,

que me vino a decir

que se va para siempre

de tlaxcacoco--de...

tlaxcayico--

ay, ¿cómo se llama ese pueblo?

valentín: ya, no se va a ir

a ninguna parte,

si no tiene ni dónde ir, carnal.

chile: me lo dijo así

bien segura

con su cara divina

de porcelana fría.

¿qué va a ser de mí?

¿qué va a ser de mí?

valentín: ya, ya, no estés mal,

carnal.

en otro momento,

hubiéramos ido

a tomar unas chelas

para que se nos pase el dolor,

pero ahorita

solo puedo acompañarte.

chile: necesito un abrazo.

valentín: ven, dame un abrazo,

chilito.

no, no, no, estoy más al medio.

chile: ahí te escucho.

valentín: no, no,

más al--al otro--

aquí, sigue mi voz,

sigue mi voz.

[ríe]

chile: ay, sácate,

vas a ver.

valentín: [ríe]

a ver si puedes salir,

carnal, ahorita.

chile: [grita]

valentín: [ríe]

chile: ya, que me eché

una flatulencia, hijo.

valentín: no, no, no.

chile: de verdad, no.

iuh!

valentín: [ríe]

no, no, no, no, no.

chile: se me escapó.

valentín: no, sí, ya, ya,

salte de ahí,

salte, salte, salte.

samantha: octavio,

no te había agradecido

todo lo que has hecho por mí.

octavio: para mí,

es como si todavía fueras

mi mujer.

samantha: mira,

lo estuve pensando

y creo que si juntamos

tu habilidad

con las finanzas

y mi gran talento

para los negocios,

la superación personal

y la creatividad,

podemos llevar este casino

a ser el mejor del mundo.

octavio: ¿estás diciendo que...?

samantha: sí.

quiero que nos unamos

y llevemos juntos este casino.

octavio: ok.

samantha: pero eso

no quiere decir

que vamos a regresar.

solo seríamos socios,

¿cómo ves?

¿te late?

octavio: está bien.

samantha: oye, no pareces

muy contento con la idea

de volver a tomar

el manejo de este casino.

octavio: no es eso, es...

escuché

lo que platicaste con teo,

el asunto de tu papá,

y sentí

como que no te conocía.

¿por qué nunca

me platicaste eso de tu padre?

samantha: porque no pensé

que te importara.

octavio: ¿que no me importaba?

¿que no me importa--?

¿por qué no dejaste

que decidiera yo

si me importaba o no?

oscar: andale, hijo,

ándale, la foto de recuerdo.

a ver.

teo: a ver.

papá, me hiciste cuernos,

¿verdad?

oscar: por supuesto

que te puse cuernos.

estás muy serio, ¿eh?

relájate.

mira, ten.

felicidades.

teo: gracias, papá.

oscar: no, hombre.

abrelo.

teo: a ver.

oscar: a ver qué te parece.

teo: ay, papá, no inventes.

oscar: esa es nuestra esencia,

hijo,

nuestra fuerza.

y aunque ahora tu mamá

no haya salido

en la foto que nos tomamos,

ella está aquí con nosotros.

y mientras tú y yo

estemos unidos,

esa fuerza,

ese amor

jamás va a desaparecer.

te quiero.

[música]

[música]

margarita: no se los voy

a negar,

narciso fue un buen marido,

un buen padre.

pero hasta ahí nada más.

yo estaba muy joven,

tenía sueños, inquietudes.

entre narciso y yo

siempre hubo...

cariño,

respeto también.

pero la verdad es

que nunca tuvimos es--

[resuella]

no sé, esta cosa,

esta comunicación que...

[resuella]

en cambio, con elpidio

sí conocí la pasión,

conocí la aventura

y me sentí mujer,

de a de veras.

yo entiendo que hay errores

que hay que cargar toda la vida

y el mío nunca ha dejado

de atormentarme

en todos estos años.

haberle sido infiel a mi marido,

a su papá,

me costó

años de arrepentimiento.

cuando resulté

embarazada de aureliano,

ay, hice todo

por protegerlo,

porque por nada del mundo

iba a dejar que la gente,

el mismo narciso,

viera diferente a mi niño

porque era de otro padre.

aureliano: pero, entonces, ma,

¿por qué te cuesta tanto trabajo

aceptar que nos veamos?

margarita: la verdad, no sé.

¿qué te digo?

yo creo que es

porque siempre

le he tenido coraje a elpidio.

aureliano: pero ¿por qué, ma?

margarita: porque me dejó sola

cuando se hizo sacerdote,

por eso nunca le dije

que iba a tener un hijo de él.

y ¿qué hice?

me aferré a ustedes,

a mis hijos,

a tener una familia

como dios manda.

rosalía: y ¿en qué momento

se te olvidó eso, mamá?

porque andar con el chile

no es tener una familia

como dios manda.

margarita: tienes razón,

rosalía.

[suspira]

¿qué importa eso, no?

además, ¿cómo iba yo a pensar

que podía encontrar

otra vez el amor?

porque una viejita

solamente debe de esperar

a que lleguen los nietos, ¿no?

para cuidarlos.

flor: no, no, mami,

y tú no eres ninguna viejita.

eres una mujer muy hermosa

y tienes todo el derecho

de volverte a enamorar,

de quien tú quieras,

y de que te amen.

es solo que, no sé,

esta información

no la supimos manejar,

nos descolocó un poquito.

y, pues, viniendo de ti,

que eres tan estricta,

tan correcta,

nos sacó de onda.

es solo eso, ma.

margarita: si no les conté

de mi relación con el chile

es porque me sentía culpable.

eso,

me sentía culpable.

y les voy a decir otra cosa,

nunca me había sentido tan sola

como ahora.

pero ustedes son mis hijos,

yo los amo

y ya no tiene sentido

seguir aquí.

les fallé.

no cumplí con sus expectativas.

por eso mejor me voy

al asilo.

esa es mi decisión

y ¿qué creen?

que la tienen que respetar.

¿les quedó claro?

¿eh?

porque si no,

de todas maneras se aguantan.

[música]

Cargando Playlist...