null: nullpx
Cargando Video...

Doña Flor y Sus Dos Maridos Capítulo 46

Univision19 Jun 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

celeste: vamos a escuchar

la siguiente carta.

"querida celeste,

por mucho tiempo

he escondido un secreto

que era más que un secreto.

era esconder todo lo que yo soy.

todos me llamaban alonso,

pero yo no quería ese nombre.

todos me decían "señor",

pero ese no era mi título.

por muchos años

me vestí como hombre,

pero, en realidad,

soy una mujer.

¿puedes imaginar

tan solo por un segundo

que estás en el cuerpo

equivocado y que además

tienes que vestirte

con ropa que no es la tuya

y actuar como alguien

que no eres?

ahora imagina eso

24 horas al día toda tu vida.

vivir se vuelve una cárcel

y yo quiero salir

y nunca regresar.

creo que es momento de ser

lo que soy.

una mujer".

atahualpa: permítame

presentarme.

soy atahualpa madero,

curador y artista contemporáneo.

margarita: y ¿eso a mí qué?

atahualpa: señora,

no me tome a mal,

solo vengo a ayudarla.

margarita: ¿me va a ayudar

con el quehacer

o con qué me va a ayudar?

atahualpa: no creo que sea

buena idea que ayude

con el quehacer.

le explico, tengo un doctorado

en restauración

de obras de artes

y me especialicé

en el arte sacro.

margarita: hombre,

qué bueno por usted.

sus papás han de estar

reteorgullosos, ¿no?

atahualpa: sí, pero de verdad

yo no quiero molestarla,

vengo a ayudarla

y quiero que confíe en mí.

me mandó el obispo.

básicamente quiero asesorarla

y que usted pueda terminar

esa obra de arte que empezó

de una manera correcta,

mi señora.

margarita: a ver, pásele.

atahualpa: sí.

margarita: siéntese, por favor.

oiga, usted habla

como muy chistoso.

atahualpa: ¿lo considera así?

margarita: sí.

¿me dijo su nombre?

atahualpa: atahualpa,

pero me puede decir ati,

si usted gusta.

margarita: pues.

atahualpa: oiga,

¿podría tutearla?

margarita: no.

es que últimamente

no confío en nadie,

menos en hombres.

atahualpa: no, no se disculpe,

señora, yo entiendo.

todos esos ataques

que ha sufrido, los memes.

oiga, ¿sabía que "meme"

viene de la palabra "mimema"?

sí, el arte de imitar.

por eso los mimos

en la antiguedad, los que eran

bufones de los reyes,

se dedicaban a imitar

la realidad

y los hacían reír,

pero si no los hacían reír

les cortaban la ca--

perdón, señora.

bueno, a lo que voy,

el punto es que estoy aquí

para ayudarla, para asesorarla

y ¿sabe por qué?

yo estoy seguro

de que todo lo que hizo

fue por amor al arte

y eso me conmueve.

la gente que lucha por el arte

debe de tener alguien

que luche por ellos,

y para eso estoy aquí,

mi señora.

margarita: ¿sabes qué?

sí me puedes tutear.

¿cafecito?

atahualpa: ah, por favor.

gracias.

rosalía: ay, mamá,

yo también ya estoy harta.

holi.

holi, holi, holi.

atahualpa: holi también.

samantha: yo sé que les hice

daño a los dos.

valentín: a los tres.

samantha: pero quería pedirles

perdón.

flor: y ¿por qué hacerlo

hasta ahorita?

samantha: porque cuando estás

al borde la muerte,

la vida se ve tan diferente,

y sé que el daño está hecho,

pero todo esto me sacudió

y tenía que decírselos.

flor: bueno, aunque sea tarde

yo te agradezco tu sinceridad.

samantha: es lo justo.

[pitidos intermitentes]

oscar: espero que teo

no haya escuchado el programa.

ojalá que no.

elpidio: ojalá que sí,

porque eso te va a ayudar

a saber lo que teodoro piensa

del tema y te va a preparar

para cuando sepa la verdad.

oscar: no sé.

vicente: don oscar.

buenas, buenas.

hola, expadrecito.

oigan, ¿siguen el programa

de radio de celeste?

que una mujer encerrada

en el cuerpo de un hombre,

eso es una aberración,

por dios, pero hasta me imaginé

yo mismo vestido de mujer.

elpidio: no, no lo escuchamos.

vecino 1: yo sí lo escuché.

vicente: ah, ¿sí?

vecino 1: el de un hombre

que se convierte en mujer, ¿no?

vicente: sí, ¿qué es eso?

vecino 1: pobre familia.

vecino 2: no, yo no entiendo.

existen hombres

y existen mujeres, nada más.

elpidio: no hagas caso

a esos comentarios,

es que ellos no tienen ni idea

de todo lo que tú has vivido.

oscar: creo que fue mala idea

tocar ese tema en la radio,

elpidio.

micaela: pobre.

no debe ser fácil

guardar un secreto así.

teo: no, no debe ser.

supongo que es muy complicado

para él y para su familia

también cuando se enteren, ¿no?

micaela: sí, según entiendo,

apenas se está animando

a salir a la luz.

teo: pero imagínate, haberlo--

haberlo hecho público así,

a través de una carta

en la radio es--es duro, ¿no?

me refiero, muy--muy--

no sé, desconcertante

para su familia y casi, no sé,

desleal, me parece.

micaela: pues sí, pero imagínate

lo duro que es para él

darse cuenta

de que en realidad es ella.

teo: sí.

samantha: no me has dicho nada

después de saber

lo de valentín.

octavio: ¿qué quieres

que te diga?

samantha: no sé, algo,

lo que pienses.

octavio: pues, por un lado,

me siento contento

de que no haya pasado nada

entre los dos,

pero, por otro lado,

no me gusta que hayas sido tú

la que lo buscaste.

yo siempre te fui fiel.

samantha: ¿tú, fiel?

octavio: sí, claro.

lo de parís fue después

y fue por despecho.

samantha: ya, no importa.

ya no vamos a pelear

por cosas que no valen la pena,

ya nos hicimos

todo el daño que pudimos.

octavio: nos hemos hecho

muchísimo daño.

samantha: octavio.

de todo corazón, perdón.

[llaman a la puerta]

teo: con permiso.

¿interrumpo?

octavio: pasa, teo.

teo: gracias.

en realidad, solo venía

para saber cómo estás.

octavio: sí, te dejo

para que la revises.

regreso luego.

rosalía: ay, mamita,

¿viste su sonrisa?

margarita: ajá.

sí.

rosalía: ay, no, los brazos

que tenía de leñador

y, bueno, el perfume

que traía de macho.

ay, no, no, no, me muero.

y además, encima, te ofreció

ayuda, ¿cómo te dijo, ma?

margarita: ya te conté

mil veces, rosalía.

¿quieres un café?

rosalía: ah, y ¿le ofreciste

un café?

¿le ofreciste un café, un té?

no, seguramente le diste

un café sin azúcar,

como los hombres.

margarita: ajá, sí.

rosalía: oye, mamá,

si lo vuelves a ver,

¿le puedes decir que me ofrezco

como tributo?

margarita: ¿qué?

rosalía: pues sí, para llevarlo

a que conozca el pueblo,

la playa, la iglesia,

lo que él quiera.

margarita: rosalía,

te estás montando en un caballo

que te va a tumbar, mi vida.

rosalía: mamá, tranquila.

además, aquí se ve

que es todo un caballero,

de esos que tienen

caballo y armadura

y, pues, se ve que él

respeta a las mujeres

y las trata como se debe.

margarita: ajá.

rosalía: ya aprendí mi lección,

mamita.

ajá.

teo: me dicen que todo está

yendo muy bien, ¿sí?

y que si sigues así

en un par de días estás en casa.

samantha: oye, teo,

¿cómo vas con flor?

teo: bien.

bien, gracias, bien.

sí, tienes que centrarte

en tu recuperación.

samantha: pero no te veo

muy convencido.

teo: no, bueno, sí estoy

convencido, es--

ya sabes, los matrimonios

son complejos, a veces.

samantha: teo,

te voy a dar un consejo

desde mi experiencia

como mujer y como esposa,

ya sé que no me lo estás

pidiendo, pero a las mujeres

nos gustan los hombres

detallistas, cariñosos, no sé,

de vez en cuando una sorpresita,

alocarse de vez en cuando

y en el sexo también,

hay que variarle.

[ríe]

teo: gracias.

por tu consejo, digo,

y déjame darte otro de vuelta.

reposo, descansa, come bien,

te veo flaquita y ya está,

a disfrutar.

samantha: bueno, aquí estoy

a la orden.

flor: [gime]

valentín: ¿qué se siente saber

que nunca te fui infiel?

dime.

flor: me gustaría profundizar

en el tema, pero no acostumbro

a hablar con gente muerta.

[grita]

valentín: ay, flor,

no hagas eso.

flor: me choca.

me choca, valentín,

que me estés haciendo esto.

¿podrías dejar

de aparecerte y desaparecer?

me va a dar algo.

valentín: ¿tú podrías contestar?

¿qué se siente saber

que no te fui infiel?

querías pruebas

y samantha te dijo muy clarito

que yo soy inocente.

flor: ay, por favor,

lo de samantha

es una cosa así de chiquita

en todo el desastre que hiciste.

valentín: ¿en qué desastre,

florencia, por favor?

flor: ¿quieres que empiece

por la deuda que me dejaste

con don octavio?

valentín: bueno, está bien,

ahí tienes razón,

pero yo ese dinero lo pedí

para pagar tu academia,

para cumplir tu sueño.

flor: claro, que se convirtió

en pesadilla, ¿te diste cuenta?

valentín: ok, pero yo pensaba

pagarlo, no tenía en mis planes

morirme.

flor: y ¿qué me dices

de elsa y de diego?

me juraste y me perjuraste

que no tenías hijo.

valentín: amor, no tenía hijos.

no sabía, por lo menos,

que tenía hijos,

lo conocí después de muerto,

pero cuando lo vi me enamoré.

es muy guapo ese chamaco.

y bien despierto, ¿no?

flor: sí, la verdad,

está bien bonito.

quítame la cara de cachorro,

que estamos hablando

de algo serio.

valentín: bueno, está bien,

me pongo--mira, me pongo serio.

flor: no te burles.

y ¿lo de cassandra qué?

valentín: ya me había olvidado

de esa loca,

está bien cucú, ¿verdad?

flor: mira, no seas cínico, eh.

valentín: ay, flor.

florencia.

flor: [grita]

otra vez.

te pedí que te--valentín.

valentín: yo sé que te tengo

que demostrar muchísimas cosas

y te puedo hacer

el juicio del año

con los mejores abogados

y hasta los arcángeles

estarían de mi lado,

pero de nada sirve

si tú no quieres creerme.

amor, mírame, dime la verdad,

¿no te mueve ni tantito

saber que no te fui infiel?

flor: tú no tienes ni idea

de lo que yo sentía, ¿verdad?

valentín: sí, amor,

yo estaba aquí.

flor: no.

tú no tienes ni idea

de todo lo que fue mi dolor,

de cómo me decepcionaste.

odié odiarte

y estando rota, en el piso,

me levanté sola

porque el señor se había muerto

cuando yo estaba más muerta

por dentro.

valentín: bueno, bueno.

aquí estoy.

teo: hola, mi amor, ya llegué.

flor: hola.

teo: ¿cómo está la mujer

más bella de este mundo?

flor: ay, ¿qué es todo esto?

teo: ven aquí.

flor: [ríe]

teo: adivina qué.

flor: ¿qué?

valentín: te vas a ir a cosechar

aguacates a nueva zelanda

y ¿nos vas a dejar en paz?

teo: cancelé todas mis citas

en el consultorio con la idea

de que pasemos un rato juntos

y se me ocurrió que quizás

te apeteciera cocinar conmigo.

valentín: a ver, espérate,

la cocina es mi especialidad,

anguila con patas.

flor: me parece la mejor idea

del mundo.

¿estás viendo?

teo: no estoy viendo,

pero te estoy sintiendo.

flor: [ríe] eso también.

[música]

[música]

flor: hola, me llamo flor.

chile: ¿qué puedo hacer por ti,

borrego de dios?

atahualpa: estoy esperando

al padre de la iglesia.

me mandó el obispo

para arreglar esta obra

toda dañada.

chile: ¿dañada?

¿te parece que esta obra

está dañada?

atahualpa: bueno, podría usar

un término más coloquial,

pero básicamente

está muy dañada.

chile: ¿muy dañada?

ah, otra persona

que no sabe apreciar el arte

"new age, new age", rococó.

atahualpa: no te estoy entiendo

nada, perdón.

chile: ah, pues entonces

deberías aprender mejor inglés,

muchachón.

atahualpa: pero sí sé hablarlo.

chile: pues mejorarlo,

porque eso es una obra de arte,

esta es una obra de arte

sobre una obra de arte,

esta es una obra

de la más chida de la pintora.

¿qué digo "pintora"?

genia, genia del pueblo,

genia del pueblo y no se vale

que tú llegues aquí

a echarle la mano

a la obra de la maestra.

¿sabes qué?

sobre "my body paint".

sobre mi cadáver,

para que lo entiendas, carnal.

flor: mm.

teo: [silba]

flor: está bueno.

¿qué estás haciendo?

teo: es que no soporto

el olor de los camarones,

me estoy poniendo unos guantes.

flor: no, pues sí,

muy importante, ¿no?

teo: pues sí, mi amor,

soy ginecólogo.

la higiene va conmigo de la mano

a todos lados.

flor: muy bien.

oye, el mango está buenísimo.

prueba esto, por favor.

teo: no, no, no, mi amor.

flor: pruébalo.

teo: ¿cómo crees?

escúchame, compré los mangos

exactos que decía en la receta.

flor: ay, no seas ridículo ya,

es un cuadrito.

teo.

teo: está bien, está muy rico,

de verdad.

valentín: que se relaje

un poquito, ¿no?

este cuate llega acá,

en plan matador,

y ¿luego se pone esos guantes?

parece mi abuelita cuando--

flor: sh.

valentín: amor, por favor,

es una lástima, es el tipo

menos sexy del planeta.

míralo nada más.

flor: [enciende licuadora]

[apaga licuadora]

valentín: es que de verdad,

es el tipo menos sexy que vi--

flor: [enciende licuadora]

teo: flor, flor.

flor.

flor: [apaga licuadora]

teo: eso está licuado.

es hora ya.

flor: no, pero es para que quede

como más espumosito,

más sabroso.

teo: ¿tú crees?

valentín: como tu exmarido.

flor: cálmate.

teo: estoy muy calmado, mi amor.

estoy aquí disfrutando

de este momento contigo,

pelando camarones,

feliz de la vida.

flor: y tú pela, pela.

valentín: sigue pelando.

chile: lo que están haciendo

es un crimen.

elpidio: chile, yo creo

que ya es hora

de que dejes de meterte

en los asuntos de la iglesia.

chile: ah, y ¿usted qué?

si ya es expadresín.

elpidio: sí, pero esta sigue

siendo mi casa.

además, el señor que está

ahí adentro tiene permiso

del obispo.

chile: yo estoy defendiendo

los valores

de esta santa institución,

estoy defendiendo a don dios.

elpidio: ¿a dios?

chile, por favor,

ya vete a tu casa, ¿sí?

chile: y ¿qué pasó

con la guía espiritual

que me iba a dar?

elpidio: hasta dios,

nuestro señor, descansó

en el séptimo día

y yo estoy muy agobiado

con todo lo que ha pasado.

por favor, chile,

déjame descansar un poco.

chile: ah, sí, pues nada,

ni nadie me va a alejar

del altísimo,

y si usted no me acoge,

yo me acojo solito.

elpidio: está bien, chile.

chile: quedamos en eso.

elpidio: dios,

perdona la soberbia,

pero no van a poder sin mí.

aureliano: ¿a dónde vas, mamita?

¿vas a salir sola a la calle?

margarita: sí, ¿por?

¿qué tiene?

aureliano: pues que el pueblo

está bien enojado, ma,

te traen tirria.

margarita: pues a mí me vale.

yo ya no aguanto estar aquí

encerrada.

aureliano: pues sí, ma,

tienes razón,

pero puede ser peligroso,

mejor te acompaño.

margarita: no, no, no,

yo puedo ir sola, de verdad.

aureliano: no, vamos, ma.

sirve que me platiques

un poco más de elpidio--

margarita: ique no!

no, no, aureliano.

a ver, yo todavía necesito

poner mis pensamientos en orden

para poder hablar tranquilamente

de ese tema.

ya, déjame salir sola,

por favor.

valentín: ¿te acuerdas

de cuando te cocinaba?

flor: no me acuerdo.

teo: ¿de qué no te acuerdas,

mi amor?

flor: de la receta.

teo: bueno, pues ahorita

básicamente hay que esponjar

los huevos, lo que pasa

es que no estoy siendo capaz,

no sé qué les pasa.

flor: no te metas.

teo: ¿qué pasó, mi amor?

tiraste los huevos.

pásame el papel, vamos a limpiar

estos que tiraste.

dame papel, mucho, amor, más.

valentín: hay que ir

poniéndole coco

para que vaya agarrando onda.

flor: oye, ¿no hay

que irle poniendo coquito

para que agarre ondita?

teo: ¿qué? no, ¿cómo crees?

no, no, no.

no, lo dice bien claro,

el coco es lo último

que hay que poner.

valentín: qué tipo pesado, amor.

hay que agarrar coco, ponle coco

para que agarre sazón.

déjame la sal y le tiro la cara.

flor: no.

teo: que sí, mi amor, que sí,

que lo dice ahí.

el coco es lo último.

flor: sí, tienes razón,

el coco es lo último.

teo: sabes qué,

esto es una porquería,

pero lo voy a tirar

al bote grande.

¿me los vas...?

flor: sí.

teo: sigues tú.

valentín: me extrañas.

me extrañas mucho, sí.

sí, me ves en tus ojos.

néstor: ¿qué te pasa, vieja?

¿qué te pasó?

tú eras bonita, simpática,

divertida, obediente.

tere: sí, y agachona, ¿no?

ay, no entiendo

por qué eres tan macho.

no entiendo.

néstor: ¿macho?

¿quién te metió esas ideas?

ah, claro, rosalía.

si ella está loca,

y tú sin personalidad,

pues mira el hambre

con la necesidad se juntó.

tere: mira, no me vuelvas

a hablar así, te lo digo,

no lo voy a soportar

ni un minuto más,

así que te me vas de una vez,

que estoy trabajando, ándale.

néstor: me canso, ganso, me voy,

sí, pero nada más acuérdate

de que no estás en el mercado

y andar de coqueta

lo único que te hace ver

es ridícula.

tere: pues por lo menos eso,

pero tú eres un sapo.

verguenza te debería de dar.

[llora]

valentín: [gime]

[bosteza]

qué aburrimiento, ¿no?

flor: ¿un vinito?

teo: ¿un vino?

samantha: a las mujeres

nos gustan los hombres

detallistas, no sé,

de vez en cuando una sorpresita,

alocarse de vez en cuando.

teo: bueno, sí, ¿por qué no?

claro que sí, voy por él.

valentín: me acomodo por acá.

amor, a mí este tipo

ya hasta me dio sueño.

mejor te dejo con esta comida

tan interesante, natural

y me voy a dormir una siestita.

flor: bye.

teo: ¿cómo "bye?

flor: ¿eh?

teo: ¿qué cómo "bye"?

flor: ay, qué rico.

teo: [ríe] ah.

traje un vinito blanco,

yo creo que va a estar

delicioso.

a ver, que te sirvo

para que brindemos.

[música]

[música]

flor: ¿más vinito?

teo: no, estoy bien.

bueno, venga, sí.

vamos a acabarnos la botella.

flor: [ríe]

teo: ¿qué?

flor: así está bien.

teo: oye, ¿tú estás mejor?

flor: ¿cómo, estaba mal?

teo: bueno, me refiero a--

a lo del fantasma.

flor: ah, no.

[gime]

cambio de tema, salud.

teo: salud.

bueno.

pues muy bien.

[llaman a la puerta]

chile: voy.

[llaman a la puerta]

ivoy!

ay, con muchísimo gus--

soy luz, soy luz,

respiro amor, exhalo amor,

respiro amor.

sí, ¿quién?

pásala.

pásale, márgara.

pasa.

margarita: nada más vine

como clienta.

chile: ah.

margarita: quiero comprar

un paquete funerario,

yo creo que ya es hora

de dejar todo arreglado.

nunca sabe una, ¿no?

nada más vine a eso.

chile: bueno, por lo menos

no va a ser del riñón.

adelante, pásale.

ay, le voy levantando

aquí me relajito.

margarita: gracias.

chile: siéntese, por favor.

siéntese.

adelante.

margarita: [gime]

¿"la luz del alma"?

y ¿eso qué es, chile?

chile: eh, con todo respeto,

doña margarita,

pues las clientas

no están autorizadas

para estar de fisgonas.

mire--

margarita: no me digas "doña".

chile: [ríe]

no, pues entonces

¿cómo quiere que le diga?

margarita: tú ya sabes.

chile: ¿doña margot?

¿doña magos?

¿doña chucuchú?

margarita: no, margarita y ya.

chile: ah, pues está muy bien.

mire, doña "margarítale"--

margarita: ¿marga qué?

chile: margarita.

es que le quiero ofrecer

mi último ataúd de moda, ¿no?

que es bastante aterciopelado,

acolchonado,

hecho por artesanas veracruzanas

desde chalacas

lo que pasa es que sí,

sí tiene un costo

un poquito más caro,

más elevado.

margarita: pero, pues,

la verdad es que qué importa

la tela, ¿no?

yo ya voy a estar muerta.

chile: pero pues ya sabe

lo que dicen, ¿no?

que el interior

es lo que cuenta, ¿no?

margarita: [ríe]

chile: pues aquí le dejo

un folleto para que vea.

margarita: a ver.

[zumbido eléctrico]

valentín: carnal.

hola, suegris.

estás ocupado, ¿verdad?

margarita: ¿apagaste la luz?

chile: sí, ahorita que termine.

margarita: ¿qué?

valentín: yo aquí te espero.

chile: de, este--

de anotar los distintos ataúdes

que hay en promoción.

gracias.

margarita: ¿a quién?

chile: por estar aquí.

tere: [llora]

rosalía: ya no llores, tere.

no se merece

ni media lágrima tuya.

tere: ya lo sé, pero no puedo.

¿qué hago?

rosalía: ya te dije, déjalo.

consíguete alguien más.

como decía la félix,

"a un hombre se le llora

tres días y al cuarto

te pones tacones y ropa nueva".

bueno, en mi versión,

nada más se les llora

tres minutos.

tere: consejo vendo,

que para mí no tengo, ¿no?

rosalía: bueno, es mi nueva

filosofía de vida, tere.

mira, yo al teodorito ese

no pienso darle

ni media lagrimita mía.

yo ya estoy lista para vivir

una nueva experiencia, no sé,

puede llegar un hombre grandote,

así como guapote,

con unos brazotes,

una espaldota así.

tere: rosalía, tú no entiendes

nada.

yo he sido mujer

de un solo hombre

por mucho tiempo.

rosalía: pues qué aburrido.

un clavo saca otro clavo.

tere: sí, pero a ver--

no sé qué decir.

rosalía: no, pero nada,

te vamos a conseguir

un hombre bueno, que te quiera

y que te dé tu lugar.

tere: por favor,

¿tú crees que alguien

se va a fijar en estas vieja?

[llora]

rosalía: bueno, pues no,

no va a estar tan fácil,

pero siempre hay un roto

para una descosida.

es más, a ver, dame tu celular.

vamos a activar--

tere: que no.

rosalía: sí, vamos a activar

tu cuenta esta de los ligues.

tere: ya la borré.

rosalía: ahorita la bajo.

tere: esas cosas me dan--

no sé, me dan miedo.

rosalía: pues deja de tener

miedo, que vamos a ir

por el bueno.

ahorita vemos unas fotos.

[música]

chile: sí, mire,

todos nuestros paquetes

incluyen maquillaje, peinados

y extirpación de tripas.

¿cuál es el que sería

de su agrado,

señorita doña margarita?

margarita: yo creo que--

que lo voy a pensar.

sí entiendes que es una decisión

muy importante, ¿no?

chile: pues totalmente,

lo entiendo perfectamente

y hace bien, hace bien,

¿no gustaría, pues, no sé,

recostarse en alguno

de nuestros ataúdes?

margarita: claro que no.

no, mira, mejor regreso mañana

con más calma.

chile: sí, ¿verdad?

con la mente más despejada

y todo.

margarita: sí.

valentín: ¿es neta que están

usando esta excusa para verse?

chile: cualquier cosa

aquí voy a estar,

aquí estamos, lo que necesites.

margarita: sí, sí, gracias.

chile: aquí va a estar el chile.

valentín: dale un beso, carnal.

ponle un besotote.

margarita: adiós.

valentín: ¿qué pasa?

margarita: nos vemos mañana.

chile: gracias.

valentín: besito.

ay, te me estás derritiendo.

chile: me estoy derritiendo.

por lo menos la vi.

sí vino a verme a mí, ¿verdad?

valentín: pues sí, vino a verte

a ti o vino porque se quiere

morir ya, guey.

ambos: [ríen]

chile: no seas así, carnal.

valentín: oye, ahora sí

necesito tu ayuda, carnal.

tienes que decirle a flor

que todo lo de cassandra

es mentira.

por favor, guey,

ni modo que le vaya a decir

a ella, no sé ni dónde está.

chile: no, no sé dónde está

esa loca y la flor no me va

a creer, acuérdate

de que ya le dije, no me creyó.

valentín: pero ahora ya sabe

que existo.

chile: [gime]

valentín: por favor, carnal.

chile: fíjate, en otro momento

de mi vida te hubiera dicho

que no, pero como ahorita estoy

en la transición illuminati.

valentín: ¿en qué?

chile: pues en una transición.

pero mira, como dijo

el evangelio, capítulo ocho,

transcripción 32, la verdad,

ya no me acuerdo qué sigue,

pero nos hará--

no sé, algo de libertad.

gracias, felicidades.

valentín: chile, estás mezclando

todas las religiones juntas,

carnal, estás mezclando todo.

xóchitl: y entonces ahora

¿cómo le voy a hacer?

mariana: no sé, mi amor,

o sea, a ver, ya fuimos

a todas las papelerías

del pueblo, que no son muchas,

y no tienen esas pinturas.

es que ¿por qué te pidieron

algo tan complicado, mi amor?

xóchitl: es que yo escogí

la técnica de pintar en vitral

y la tarea era escoger

a un héroe de nuestra historia

y yo escogí a miguel hidalgo.

mariana: ajá.

pues me parece muy bien

que lo hayas escogido a él,

pero la técnica no,

me la complicaste mucho.

¿no podemos cambiar a no sé,

a acuarela?

que es más fácil,

porque la venden

en cualquier lado.

xóchitl: pero ya muchos

escogieron eso,

ya ves cómo es la maestra,

si no traigo la tarea

me reprueba.

mariana: y entonces ¿qué hago?

¿de dónde saco las pinturas?

¿me voy a la ciudad?

atahualpa: perdón,

no quiero interrumpir,

pero no pude evitar escucharlas

y, pues, me quiero poner

a tus órdenes, muñeca.

yo te voy a conseguir

tus pinturas.

xóchitl: ¿en serio?

atahualpa: claro.

flor: ¿qué haces?

teo: fíjate bien.

fíjate bien.

flor: ¿qué me tengo que fijar?

teo: déjame un segundito,

mira.

[música]

flor: teo, ¿qué quieres?

no.

es que no se me antoja ahorita

ponerme a bailar.

teo: ¿por qué?

flor: no.

teo: sí.

flor: teo, amo que seas

tan espontáneo,

pero me gustas así como eres,

no te tienes que esforzar

a nada.

teo: pero mi amor.

flor: de verdad,

te lo digo en serio.

teo: mi amor,

no me estoy forzando,

de verdad que no.

flor: ¿no?

teo: no.

lo estoy intentando,

yo quiero--yo quiero ser

más divertido.

flor: lo eres,

no tienes que bailar.

[música]

flor: [ríe]

[música]

xóchitl: mira, este es

el que voy a pintar.

atahualpa: mm, a ver.

¿te cuento algo?

hace unos años

hubo un rumor que decía que esta

no era la verdadera imagen

de miguel hidalgo.

xóchitl: ¿en serio?

atahualpa: de verdad.

según esta historia,

a don miguel nunca le hicieron

un retrato, por lo tanto

maximiliano ordenó

a un sacerdote de su corte

que se hiciera un retrato

para que nosotros

tuviéramos la imagen

del héroe patrio

a quien venerar.

ya con el tiempo nos dimos

cuenta de que eran "fake news",

ya ves el internet,

hay que tener cuidado con eso.

xóchitl: guau.

mariana: oye, qué interesante.

¿cómo sabes todo eso?

atahualpa: bueno, digamos

que soy curioso,

soy de ese tipo de personas

que, pues, no me gusta quedarme

con la primera versión

de las cosas.

¿sabes qué, muñeca?

yo veo el día a día

como una oportunidad

de aprender, de investigar,

de que puedas tener

como, no sé, la capacidad

de emprender historias nuevas,

de aventuras.

mariana: bueno, evidentemente

tú no eres de acá.

no te conocíamos antes

y no sé, ¿qué--qué haces

por estos rumbos?

¿viniste de vacaciones?

atahualpa: eh, pues no

precisamente.

resulta que hay una señora

de este pueblo que le dio

por ponerse creativa

y restauró una obra de arte

valiosísima, así que por eso

estoy aquí, para ver qué hago

con tal magnífica creación.

mariana: ah.

xóchitl: esa señora creativa

es mi abuela margarita.

atahualpa: ¿qué?

ah, bueno, pues te voy a pedir

un favor, muñeca.

dile a tu abuela

que estoy muy agradecido

porque si no fuera por ella

no estaría aquí conociendo

este pueblo tan pintoresco

y a tan lindas personas.

[música]

valentín: teodoro anda

bien tomado.

ya parece jirafa de circo.

mejor regresamos

en otro momento, ¿dale?

chile: está bien,

tú me avisas cuándo.

valentín: no te vas a echar

para atrás, eh.

chile: ¿no estoy aquí dispuesto?

ya te dije que todo sea

por honrar a la sagrada biblia.

valentín: ¿la qué?

chile: ¿sabes qué, carnal?

tengo cosas que hacer.

te dejo, mi hermanito.

"namasté".

valentín: ya me estás asustando,

chile.

oye, carnal, te quiero.

chile: yo más, carnal.

valentín: qué bueno volver

a verte.

chile: igualmente.

atahualpa: entonces,

tú eres la hija de la artista.

mariana: no, no, para nada,

más bien ella fue mi suegra.

atahualpa: ah.

¿cómo de que fue?

xóchitl: es la mamá de mi papá,

y todos seguimos siendo

una familia, ¿verdad, mamá?

mariana: sí, mi amor, claro.

bueno, ya más bien

recoges tus cosas

porque se hace muy tarde, ¿sí?

tenemos que irnos.

atahualpa: pero ¿por qué

tan rápido?

¿qué vamos a hacer

con las pinturas, muñeca?

cuéntame.

mariana: ay, no, ¿cómo crees?

jamás te molestaría con eso,

qué pena, o sea, no.

xóchitl: no, mamá,

tú siempre dices que pena

es robar y que te cachen,

así que aceptamos.

me urge un poco.

atahualpa: oye, cuéntame algo,

cuando tenga las pinturas,

¿dónde te las doy?

xóchitl: san pedro 72,

por la calle de allá.

atahualpa: y tú quita

esa cara de perra,

que de verdad para mí

es un gusto apoyar

a una nueva generación

de artistas.

mariana: te agradezco muchísimo,

la verdad que sí me da pena,

pero te lo agradezco mucho.

atahualpa: no tienes.

mariana: despídete, mi amor.

xóchitl: adiós.

atahualpa: suerte.

mariana: pues entonces

nos vemos pronto con ese asunto.

atahualpa: espera, déjame

invitarte.

mariana: ay, no, ¿cómo crees?

¿también eso?

no, de ninguna manera.

qué pena, pero gracias,

igual para la próxima.

atahualpa: bueno, adiós.

mariana: hasta luego.

[música]

teo: uh, no sale.

creí que me--

flor: [ríe]

¿mareadito?

teo: sí, me mareé tantito.

te quería decir.

flor: ¿qué?

teo: a ver.

¿tú te sientes bien conmigo

en la cama?

flor: ¿cómo?

¿tendría que no sentirme bien?

valentín: amor, contéstale.

tú y yo sabemos que no.

flor: ¿tú qué sabes

de lo que yo siento?

teo: no, pues por eso,

porque no lo sé te pregunto

para que nos comuniquemos,

mi amor.

flor: ¿vamos por un cafecito?

valentín: no te quiere

contestar.

¿por qué será, carnal?

néstor: orale.

una oferta.

tere: ¿me van a durar?

vecina: sí, claro.

tere: tenga.

vecina: ahí le traigo su cambio.

tere: gracias.

teo: antes en el salón de baile

cuando te pregunté--

flor: ajá.

valentín: flor,

si te da verguenza

contestarle en frente de mí,

no hay problema, yo me voy.

flor: perfecto.

teo: ¿perfecto?

perfecto, ¿te sientes perfecto?

valentín: en tus sueños.

flor: [resopla]

valentín: amor, dile la verdad,

dile que nadie te hizo el amor

mejor que yo.

flor: me quiero morir.

teo: mi amor, es que creo

que no te estoy entendiendo.

¿te quieres morir

porque no te gusta?

¿te quieres morir

porque te gusta?

valentín: la primera.

flor: no encuentro

otra mejor frase

para definir lo que siento,

es como un "ay, me quiero morir"

cuando--

[ríe]

teo.

tú eres un hombre maravilloso.

valentín: eso no es verdad.

flor: y yo soy la mujer

más afortunada

por tenerte en mi vida.

valentín: no le mientas.

teo: me pone muy feliz

escucharte.

y estaba pensando

que es un momento bueno

para--para morirse un poquito.

flor: ay, sí, yo me quiero

volver a morir otra vez.

[ríe]

vamos.

valentín: flor, dile la verdad.

dile la verdad.

flor: [ríe]

teo: cierro.

flor: [ríe]

oye, voy un segundito al baño.

teo: no.

flor: sí.

teo: no.

flor: es rápido.

teo: ok, un segundito.

un segundito.

flor: claro.

[gime]

valentín: oye, y ¿por qué

le mientes a este pobre tipo?

flor: y ¿a ti quién te dijo

que yo estoy mintiendo?

valentín: es obvio,

si es un robot,

no te sabe ni besar.

flor: ah.

y ¿eso a ti qué?

valentín: ¿qué qué?

flor: lo que pienses me vale.

mi amor.

xóchitl: vamos a poder ir

a nadar a la playa, mongosaurio.

diego: ya quiero estar allá.

xóchitl: faltan poquitos días.

diego: ¿te puedo pedir un favor?

xóchitl: a ver.

diego: ¿me puedes enseñar

todos los lugares

a los que le gustaba ir

a mi papá?

xóchitl: sí, mongosaurio,

es una muy buena idea.

diego: oye, pero ¿cómo

convenciste a tus papás

de invitarme y que me pagaran

todos los gastos?

xóchitl: uy, no sabes,

eso fue lo más fácil

de todo el planeta.

[música]

mariana: bueno, pues ya hice

los gastos de lo de la visita

de diego y son estos, mira.

aureliano: [resopla]

híjole, es mucho, ¿no?

mariana: pues sí.

¿qué quieres que te diga?

si tu hija está bien ilusionada,

ni modo que a estas alturas

le diga que siempre no.

aureliano: pues sí, mariana,

pero es que eso te pasa

por andarme desacreditando

en frente de la niña.

si ya había dicho que no.

ahorita la economía no está

como estar haciendo

estos gastos.

mariana: ya sé, aureliano,

pero--

[gime]

también entiende la situación

y el momento que está pasando

la niña, o sea, necesita

distraerse y estar contenta.

ya sé que tienes razón,

no estamos para estos gastos,

pero, bueno, no lo quise hacer

con mala intención.

aureliano: está bien, está bien,

no te preocupes.

a ver, solo que acuérdate,

frente a la niña

habíamos quedado de al menos

parecer unidos.

te ayudo con la mitad,

¿está bien?

ahorita es lo más

que puedo dar.

mariana: está bien, gracias.

por cierto, voy a ver

qué está haciendo

porque anda muy calladita.

ahorita vengo.

[llaman a la puerta]

ah, ¿puedes abrir?

seguramente es lalo,

es que no le he dado la llave.

aureliano: oye, por cierto,

hablando de eso,

a mí no me cuadra

que ese muchachito

esté viviendo aquí en la casa.

hay que hablarlo, mariana.

voy, voy.

atahualpa: ¿qué tal?

muy buenas noches.

¿está mariana?

aureliano: ¿tú quién eres o qué?

margarita: [gime]

ay, diosito.

chile: doña margarita,

le quiero ofrecer

nuestro ataúd de última moda,

que viene acolchonadito,

con tela aterciopelada,

directamente de chachalacas,

hecha a manos por artesanas

veracruzanas--

margarita: ay, chile.

flor: [suspira]

samantha: entre valentín y yo

nunca pasó nada.

fue una mentira.

el nunca me acosó,

era yo la que lo perseguía

y lo manipulaba

para que se acostara conmigo.

flor: valentín.

valentín: ¿qué?

flor: por favor.

tienes que empezar a respetar

que soy una mujer casada.

valentín: ya.

es que mi mente lo entiende,

pero mi corazón

no quiere creerlo.

tampoco te crees que yo

la estoy pasando tan bien.

tú puedes verme, escucharme,

sentirme.

yo no siento nada.

flor: ¿cómo?

¿de verdad no sientes nada?

¿no?

Cargando Playlist...