null: nullpx
Cargando Video...

Doña Flor y Sus Dos Maridos Capítulo 25

Univision21 May 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

flor: un fantasma.

valentín: ahora sí te vas

a empezar a preguntar

muchas cosas, mi bonita.

flor: no, no, no,

ningún fantasma, lola,

a mí no me mientas.

¿quién te lo dio?

lola: [resuella]

te juro que ese dinero

no es mío.

ahora que si insistes tanto.

flor: lola, dime la verdad,

esto es mucho dinero.

lola: flor, es que no sé

para qué me preguntas

si no me vas a creer.

flor: vístete y hablamos abajo.

valentín: ¿y ahora qué vas

a decir?

no vas a pensar que estás loca,

o sea, sí me viste, ¿verdad?

¿a quién vas a llamar?

flor: teo.

valentín: ¿por qué llamas

a ese tipo?

flor: bien.

voy al grano.

¿por qué dejaste dinero

en mi casa?

valentín: el no lo dejó, amor.

flor: te lo agradezco,

de verdad, en el alma,

pero te pedí por favor

que no lo hicieras.

teo: espérame tantito, flor,

pero ¿de qué dinero platicas?

o sea, ¿de qué billetes

me hablas?

flor: a ver, no--no tienes

que fingir.

¿quién más que tú dejaría

una cantidad así en mi casa?

valentín: ipues, yo, amor,

tu marido, valentín!

¿quién más?

teo: híjole, flor, no sé,

pero yo no fui.

o sea, está bien raro

eso que me dices.

flor: ¿de verdad no lo dejaste

tú?

teo: no, no fui yo, flor.

mira, flor,

yo sé que es un momento

bien difícil para ti

y que es normal que--

que desconfíes después

de todo lo que me has platicado

de valentín, de que hacía

lo que le daba la gana,

pero yo no soy ese tipo

de hombre.

ya te dije que iba a respetar

tus decisiones y así va a ser,

¿sí?

mira, flor, nos conocemos

de toda la vida prácticamente

y de verdad creo

que es el momento

de que me des un voto

de confianza

y creas las cosas

cuando te las digo.

flor: tienes razón, teo,

perdóname.

prometo que voy a confiar en ti.

pero si no fuiste tú,

¿quién dejó el dinero?

valentín: yo, amor, yo.

iel único amor de tu vida!

¿quién más, mi amor?

¿ese payaso?

elpidio: perdóname que me meta,

pero es que le tengo mucho

cariño al muchacho

y no quiero que vaya a hacer

alguna tontería.

>> ay, padre, usted sabe

que yo estoy sola.

he hecho de padre y de madre,

y hasta dejé mi carrera

de artista para poder darle

lo mejor, pero es que a veces

ya no sé--ya no sé cómo--

elpidio: de veras, de veras,

tú no te tienes que justificar

conmigo, yo sé que has hecho

todo lo que has podido,

pero no estás sola,

yo te apoyo.

a tito lo quiero como si fuera

de mi familia.

>> y yo le prometo que voy

a hacer todo lo que esté

en mis manos para sacar

esas telarañas de las cabezas

y no acabe sufriendo.

conchita, ay.

ay, perdón, perdóname.

teo: no, pues, en realidad

solo venía para saber

qué le va a pasar al chile

por el tema de la pintada

de mi camioneta.

>> tú tranquilo, clark.

teo: teodoro.

>> por eso digo, clark.

créeme, ya puse manos a la obra.

teo: muy bien,

pero ¿qué le está haciendo

hacer?

>> nada grave.

algunos pequeños trabajitos

físicos en bien de la comunidad,

claro.

ya verás que se le van

a quitar las ganas de andar

de vándalo.

tú déjame al chile a mí.

le voy a hacer la vida

tan pesada que se va a ir

del pueblo.

teo: bueno, tampoco se pase,

comandante.

>> ¿y ese milagro?

¿qué te trae por aquí?

margarita: vine a que me--

que--que me--

¿dónde me siento o qué?

¿no me vas a atender?

¿me siento aquí?

>> sí.

chile: [grita]

[balbucea]

ahora sí--

creo que me falló la espalda

baja de tanto andar recogiendo

basura y ahorita la cabeza,

pero pues, misión cumplida

y ahí nos vidrios.

>> iey, ey, ey, ey!

¿como a dónde te vas, chile?

chile: ¿y ahora qué fregado,

boss?

>> todavía le tienes que quitar

las manchas de pintura

a la camioneta,

para que la dejes reluciente.

chile: uy, no, pues, ahí sí

voy a estar bien cañón.

lo que pasa es que esa pintura

no sale ni con magias,

es del indeleble.

>> uh, estupendo.

entonces vas a tener que pagar

completita, ¿cómo ves?

chile: pero eso es injusto,

comandante.

>> ¿injusto?

[ríe]

¿cómo ves que quedas detenido?

cualquier dicho o palabra

se usará en tu contra, bla, bla,

bla.

chila: no, espérese, espérese,

ya, ya, ya, yo quito la pintura,

yo quito la pintura.

>> ah, ¿verdad?

chile: ya, ya.

eso me pasa por hacerle caso

al valentín, comandante.

>> ¿a quién?

chile: cuando estaba en vida.

cuando estaba en vida,

a eso me refiero.

fue una muy mala influencia

para mí.

toda mi rebeldía y mis--

mis pensamientos negativos,

pues, es por su culpa.

>> ah, ya.

ya vete.

la camioneta tiene que estar

tal y como estaba, ¿de acuerdo?

chile: de acuerdo, comandante.

>> ya.

flor: esto está raro.

lola: ya sé, flor,

pero es que te juro,

yo no tengo nada que ver.

flor: no, pues si yo te doy

el beneficio de la duda,

nada más ayúdame a pensar.

¿quién?

no sé, ¿quién pudo haber puesto

esto?

¿dejaste la puerta abierta?

no vayas a estar tapando

a alguien, lola.

lola: ay, no, lo bueno

es que me ibas a dar

el beneficio de la duda.

flor: perdón, lo que pasa

es que estoy como un poco--

no entiendo qué pasa con esto.

lola: pues, sí, pero ¿yo qué?

a ver, ¿por qué no en lugar

de estar buscando quién lo habrá

dejado, por qué no lo ves

como un regalo divino?

flor: ay, "regalo divino",

esos no existen.

lola: flor, deja de asustarte

tanto todo el tiempo.

a ver, ¿por qué no piensas

qué vas a hacer con el dinero?

y si de plano no lo quieres,

pues, mira, a mí, la verdad,

ahorita me caería de pelos.

flor: ¿estás loca?

este dinero no se toca.

ni tú ni yo lo vamos a tocar.

lo voy a guardar

hasta que aparezca su dueño,

porque además ni siquiera

sabemos con qué intención

lo pusieron.

valentín: yo no te entiendo,

flor.

primero me odias porque te meto

en problemas y luego no quieres

que te saque de ellos.

ya sé qué voy a hacer.

lola: eh, mira, flor,

¿sabes qué?

mejor ahorita yo me voy

a arreglar mis cosas

y ya me voy de aquí.

flor: ¿qué?

¿de qué estás hablando?

yo no te estoy corriendo.

lola: ay, pero se nota

que mi presencia aquí

te incomoda muchísimo.

[suspira]

¿sabes qué?

mira, ya, mejor me voy

para no darte lata, ¿va?

ya me voy.

flor: oye, lola.

chile: chale, me cae que no sale

esta pintura con nada.

valentín: chilito.

chile: ay.

valentín: yo sé que te pido

mil favores,

pero necesito que me ayudes,

es urgente, por favor.

chile: me cae que te pasas.

después de todo

lo que me dijiste,

¿cómo te atreves

a pedirme ayuda?

valentín: ay, brother,

¿desde cuándo eres rencoroso?

somos brothers, somos hermanos,

carnal.

los hermanos se perdonan todo.

chile: pues, cuando te conviene

nomás.

tú porque estás muerto

y no sientes nada,

pero pues yo me canso ganso.

hoy estuve barriendo todo el día

y pues, estoy molido, carnal.

valentín: bueno, y ya la pintura

tampoco ha salido.

chile: pues porque es para

siempre.

ahora voy a tener que ir

a hojalatería y pintura,

pero va a salir una lanota.

valentín: chile, si me ayudas

te recompenso con lo que

quieras, carnal,

con lo que tú quieras.

te lo juro.

chile: pues, ¿estás seguro

que con lo que yo quiera?

valentín: estoy seguro,

con lo que tú quieras.

chile: júrame que con lo que yo

quiera.

valentín: te lo juro--

¿qué estás pensando--?

lo que quieras.

ok, lo que quieras.

chile: orale.

[música]

[música]

flor: hola,

me llamo flor.

margarita: es que tengo

que preguntarte una cosa

de una amiga, ven.

córrele, ven.

ven.

ven.

mira.

lo que pasa...

es que tengo una amiga

que se cayó en el hoyo ese

en el panteón y necesita

un amuleto que la proteja.

yo no creo en esas cosas,

pero mi amiga pues sí se va

a quedar más tranquila si--

si le das un amuleto.

>> claro, claro, sí, ¿cómo no?

sí.

nomás que primero le voy

a hacer una lectura de cartas.

margarita: no, no, no, no.

no creo que haga falta eso.

yo creo que con el amuleto

tiene.

>> no, sí se la tengo que echar

porque si no, no sé qué amuleto

darle.

cada maldición lleva su cura.

ay, además, márgara,

es una lectura para tu amiga,

no para ti, ¿no?

margarita: claro que no es para

mí, ya te dije que no es para

mí.

no tiene nada que ver conmigo,

pero bueno, si no hay de otra,

vamos, ándale.

¿adónde?

>> allá.

lola: no, flor, la verdad

es que no me siento bien

recibida en esta casa.

flor: ay, lola, no me digas eso.

lola: bueno, pues,

que no lo diga no quiere decir

que no lo sienta.

además yo sé que solo

me aceptaste aquí por presión

de don octavio.

flor: oye, no seas injusta,

tú sabes lo que yo te quiero,

lola.

lola: ahora imagínate si no.

flor: ¿de plano he sido tan mala

contigo?

lola: la verdad sí.

es que me cuestionas a cada rato

todo lo que hago y dudas

de lo que te digo.

yo no puedo estar viviendo así.

ya veré qué hago.

flor: lola, lola--

digo, no quiero que suene

a justificación,

pero ponte en mi lugar.

ve todo lo que me ha estado

pasando últimamente,

no está fácil.

lola: pues, sí, yo te entiendo,

pero es que a mí también

me choca sentirme fuera de lugar

todo el tiempo.

¿tú crees que me gusta

estar así?

no.

a mí también me está costando

mucho trabajo esto,

pero lo hago porque quiero

conseguir mi sueño.

o por lo menos lo estoy

intentando

y si me equivoco,

pues, tengo derecho, ¿no?

¿tú nunca te has equivocado?

flor: soy la reina

de la equivocación.

ay, ya, perdóname.

¿empezamos de cero?

lola: [ríe]

sí.

flor: [ríe]

va.

nada más te encargo mucho

que, por favor, no dejes

todo tirado en el suelo

porque es como--

[balbucea]

lola: [ríe]

flor: ya, lola, en serio,

cualquier cosa que pase

en el casino me avisas luego,

luego.

lola: sí.

bueno, ya me tengo que ir

a arreglar, ¿va?

flor: ¿y mi abrazo?

lola: [ríe]

valentín: definitivamente eso

no, chile, ya lo hicimos

una vez, es muy arriesgado.

chile: definitivamente

no voy a poder hablar

con la flor,

piensa en otra cosa.

valentín: te van a cachar,

carnal, tú estás jugando

con ventaja, no manches.

chile: ¿yo estoy jugando

con ventaja, carnal?

tú eres el que está muerto

y se le ocurren ideas bien

raras, porque al final

yo termino soplándole

absolutamente todo

porque básicamente soy la única

persona que está viva.

valentín: chile, es arriesgado,

¿me puedes hacer caso?

chile: ah, ¿y no fue arriesgado

lo que hicimos con flor?

no, ahí no fue arriesgado.

ahorita voy a necesitar la misma

cantidad de dinero que sacamos

para tu viuda.

valentín: bueno, ¿y tú para qué

quieres tanto dinero?

chile: bueno, carnal, tengo

mis cosas, ¿sí?

valentín: ¿qué cosas, chile?

chile: bueno, pues, quiero

demostrarle a margarita

que soy el mejor partido

del pueblo.

valentín: ¿es en serio

que lo haces por eso?

¿tan mal gusto tienes?

¿tienes que apantallar

a mi suegra?

brother, porque seas chaparro

y narizón no quiere que estés

acostándote con una señora--

chile: ¿sabes qué?

no--

si no me cumples

no le voy a decir a flor

quién le dejó ese dinero.

valentín: ok.

te cumplo, deseo concedido.

chile: voy a necesitar también

un extra para la hojalatería

y pintura de la camioneta.

valentín: ok, concedido.

chile: también voy a necesitar

un extra para mis videojuegos.

valentín: ok, bueno, va, va.

mariana: regla número 14,

los besos en frente de la niña

están limitados a menos

de que ella nos lo pida,

por lo cual tú no puedes tomar

la iniciativa.

regla número 15,

una vez que la niña se duerma

te vas a pasar a dormir

al sillón todas las noches

y si por algo ella se despierta

y te descubre, pues, te inventas

algo creíble.

aureliano: ay, espérame tantito.

es que son tantas reglas

que parece que entré

al ejército.

mariana: pues te aguantas,

así es la cosa.

tenemos que organizarnos

para que esto no se salga

de control.

aureliano: no, pues, sí, bueno,

pero es que yo no sé si voy

a poder seguir tantas reglas.

mariana: pues, lo siento,

aureliano, eso es lo que hay.

o la sigues o mejor le decimos

la verdad,

que ya nos vamos a divorciar--

aureliano: no, no, no, no,

está bien, está bien.

que sea lo que tú digas.

orale, pues, las reglas.

mariana: perfecto,

toma, para que te las aprendas.

aureliano: ¿qué onda?

¿vas a salir o qué?

mariana: ¿no escuchaste la regla

número tres?

no se hacen preguntas

personales.

aureliano: bueno, pero espérate

tantito, que tus reglas

se contradicen, ¿eh?

a ver, escúchame.

porque la regla número tres

dice eso, pero la once dice

lo contrario, ¿no?

que no se puede hacer nada

a las espaldas del otro

porque se va a enterar

la niña, o sea, ¿a cuál le hago

caso a la once o a la tres?

tú dime.

mariana: a las dos.

a las dos y pues, le dices

a la niña, si te pregunta,

que me fui con flor

porque estamos organizando

la reapertura de la escuela

y ya.

aureliano: está bueno, pues.

mariana: ah, y de ahí me voy

al casino a mi nuevo trabajo.

aureliano: ¿qué?

>> el sol.

margarita: sí,

eso está buenísimo, ¿no?

digo, el sol significa luz,

alegría.

para mí amiga es buenísimo,

es alegría, ¿o no?

¿es algo malo?

>> no es malo.

margarita: ah, qué bueno.

>> es malísimo.

claramente se ve

que la maldición del hoyo

se va a cumplir con tu amiga.

ay, no.

iay, no, márgara!

margarita: ¿qué? ¿qué? ¿qué?

>> no, una muerte terrible,

trágica.

margarita: pero ¿por qué pones

esa cara?

qué horrible cara pones,

ya quítala.

¿qué pasa?

¿qué?

>> es que, perdón,

veo un secreto.

algo que tiene que ver

con uno de tus hijos.

margarita: ¿con--?

¿no serán los hijos de mi amiga,

no?

>> no, no,

margarita, perdón,

es claramente con tu familia.

margarita: ya te habías tardado.

si quieres inventar chismes

a mí no, fíjate, a mí no.

búscate otra taruga,

no sé ni para qué vine.

>> ¿qué es esto, margarita?

[resuella]

aureliano: mariana,

espérate, mi hija.

mariana, espérate.

mariana, espérame, escúchame.

mariana: a ver, suéltame.

aureliano: mira, yo sé

que lo que hice estuvo mal

y no tengo ningún derecho

a que me perdones,

pero tampoco

es para que me hagas esto.

mariana: ay, ¿que te haga qué?

¿trabajar es hacerte algo malo

o qué?

aureliano: ay, ni te hagas,

mariana, lo haces para

molestarme.

mira, yo no voy a permitir

que--que estés ahí bailando

para que unos hombres

te estén toqueteando, manoseando

o ve tú a saber qué te vayan

a hacer.

mariana: ay, aureliano,

a veces eres muy chistoso,

¿sabes?

es increíble que después

de todos los años de matrimonio

que tuvimos todavía no sepas

con quién te casaste.

yo jamás permitiría una cosa así

y bueno, en todo caso

si lo hiciera, tienes razón,

tú no tienes ningún derecho

a reclamarme absolutamente nada.

así que si yo decido,

se me antoja o me da a mí gana

meterme con quien quiera

tú no me puedes decir a mí nada.

aureliano: mariana.

[música]

[música]

>> buenas, doña margarita,

espero que haya venido

por su collar para protección,

¿verdad?

mire, yo--yo ya tengo

mi protección.

hasta me hice una limpia

y el padre por--

porque no vaya a ser verdad.

mire, oiga, yo digo

que en estas cosas no hay--

ay, ay.

doña margarita, doña margarita--

iauxilio!

flor: qué carita, ¿todo bien?

mariana: sí.

flor: ¿ahora qué hizo

mi hermano?

mariana: nada, solo que pues

hemos estado hablando

para tratar de llegar

a algún acuerdo.

flor: solo espero

que no se salga de control.

mariana: no, que no se salga

de control,

pero lo del misterioso

dinero este.

flor: ya sé.

mariana: ¿sabes lo que estaba

pensando?

flor: ¿qué?

flor: que a lo mejor fue

don octavio el que lo puso.

flor: ay, por favor,

¿don octavio?

mariana: ay, y sí.

imagínate que, no sé,

está tan loco que capaz

que nos quiso poner una trampa

para que nos gastemos el dinero

y luego, no sé, cobrarnos

el doble.

flor: o el triple.

[llaman a la puerta]

mariana: ¿esperas a alguien

o qué?

flor: no.

mariana: a ver.

voy.

pásale.

chile: pues, chile entrando.

flor: ¿qué haces aquí, chile?

chile: pues, ya sé que no

quieres ver al chile,

pero pues, necesitamos hablar

bien seriamente.

margarita: [suspira]

>> ¿cómo te sientes?

margarita: me tengo que ir.

>> no, ¿cómo crees?

no te puedes ir así

si estás toda llena de angustia.

>> ¿quiere que le llame

a su hijo?

margarita: no, fue un golpe

de calor.

yo estoy bien,

no quiero preocupar a nadie.

>> sí, el calor.

don vicente, no sea malito,

¿no me trae un agua de coco

para la señora margarita?

vicente: no me tardo.

margarita: ¿qué?

¿tengo monos en la cara o qué?

>> me tomé el atrevimiento

de seguir leyendo las cartas

y vi algo muy raro.

margarita: charlatana, ¿no?

¿no habrá sido eso lo que viste

en tus cartas?

que eres una charlatana.

>> tú no te pusiste así

por un golpe de calor.

te pusiste así porque tienes

un miedo enorme.

algo, algo con tu familia.

margarita: por favor,

yo no tengo nada que ocultar.

nada.

>> un hijo fuera del núcleo

principal.

¿por qué?

margarita: ¿de qué estás

hablando?

>> uno de tus hijos

está relacionado con una figura

santa.

¿por qué?

es como--

como si viniera de otro lugar.

algo, no sé cómo interpretarlo.

quizás sea de otro padre.

tengo razón, ¿verdad?

margarita, sea lo que sea

yo voy a cuidar de tu secreto.

margarita: yo no tengo ningún

secreto.

chile: mira, flowers,

nada más vengo de paso.

flor: ¿qué quieres?

chile: pero es que no nos

podemos ir.

flor: ¿nos?

me suena a manada y te veo solo,

chile.

valentín: dile que estoy aquí,

chile, por favor.

chile: antes de que digas algo,

de que pienses que estoy loco

o que soy un mentiroso

de lo peor,

van a ver que tengo razón.

¿recibiste el dinero?

mariana: [resuella]

valentín: eso, eso.

flor: fuiste tú.

te metiste a mi casa

sin permiso, chile.

chile: no, no fui yo.

valentín: dile que fui yo,

chile.

flor: ah, ¿no?

acabas de decir que fuiste tú.

chile: o sea, sí fui yo,

pero no fui yo,

fue idea de valentín.

el valen me lo pidió.

flor: ah, el valen se lo pidió.

chile: no, ahí estaba,

pero de verdad--

flor: o sea, nosotras

no lo podemos escuchar,

pero tú sí lo escuchas.

valentín: dile que tiene que

pensar, tiene que tener

un sentimiento lindo

para invocarme.

chile: sí, lo que pasa

es que necesitas un sentimiento

lindo para poderlo invocar, ¿sí?

de que se puede se puede,

pero para que se pueda

se tiene que querer.

valentín: eso, eso, chilito.

flor: claro.

espérame tantito.

valentín: vamos muy bien,

nos está creyendo.

tú tranquilo, carnal, ¿sí?

tranquilo.

dile lo que yo te digo.

flor: tu lanita.

tu dinero o el de valentín

o cómo lo quieras llamar.

no lo quiero.

no me chupo el dedo, chile.

te vi en el casino jugando

y apostando de lo lindo.

te pido, por favor,

que me dejes de mentir

y que me dejes de acosa.

valentín: explícale que ese-

explícale que ese dinero

te lo hice ganar yo

en el casino, chile--

chile: ya, ya, ya, ya, carnal.

iya!

valentín: explícale.

chile: lo que te digo

es de verdad.

flor: a ver, chile,

yo creo que esa verdad

se la vas a tener que contar

comandante.

chile: no, espérate,

no me quiero meter en ningún

problema.

flor: entonces por favor, vete.

valentín: chile, no te vayas.

flor: vete.

valentín: chile, no te vayas,

te está chantajeando.

chile, quédate.

chile, carnal.

mariana: [resuella]

se chifló.

margarita: tus cartas solo

causan desgracias.

hicieron que flor cometiera

puros errores.

>> tranquila, margarita,

yo no quiero usar nada de esto

en tu contra.

margarita: pero es que no sabes

nada.

tus historias de que aureliano

tiene otro papá no tienen

sentido.

>> yo nunca mencioné

a aureliano.

margarita: mira, samara,

una mentira de esas

puede acabar con mi familia.

samara: lo sé,

pero créeme, estas cosas

tarde o temprano salen a la luz.

discúlpame si me meto,

pero lo mejor es que tu hijo

sepa la verdad.

margarita: ay, yo no sé para qué

vine a que me ayudes.

¿qué me vas a ayudar tú?

por dios.

vicente: aquí está.

margarita: ¿qué?

pásale.

vicente: el agua de coco.

margarita: sí, pásele.

mariana: no, es que no lo puedo

creer.

o sea, estos locos hasta después

de la muerte se van a estar

cubriendo las espaldas.

flor: [suspira]

no, mariana, en serio,

la neta, me harta.

mariana: es que sí está

como loquito, ¿no?

está como desequilibrado.

siento que está como obsesionado

contigo no sé por qué

o para qué, pero es que se metió

a tu casa.

flor: no, y a dejar dinero,

el chile.

marina: bueno, ¿y si se vuelve

a meter?

es que en serio es peligroso,

te está acosando, flor.

flor: no creo que lo vuelva

a hacer la verdad.

mariana: ay, pues, yo no estaría

tan segura, ¿eh?

o sea, es que pienso

que si no lo denuncias, pues,

puede ser peligroso y te atienes

a las consecuencias

de lo que pueda pasar después.

flor: pues sí.

ay, y ahora me toca ir

con tu tío octavio.

mariana: ay, no, ya sé, vamos.

te acompaño.

flor: ¿estás segura?

no tienes que ir, de verdad,

mariana.

mariana: no te estoy preguntando

te voy a acompañar.

andale.

flor: ¿de tu tío?

mariana: ay, claro.

>> ¿una y una, elpidio?

por favor.

eso es seguir alentando el tema

de la superstición.

elpidio: bueno, pero si eso

deja a la gente más tranquila,

¿qué importa?

mejor hacerlo de una vez, ¿no?

>> sí, pero si tú

insistes,

creo que hay cosas

más importantes,

como la seguridad, ¿no?

elpidio: ¿la seguridad?

>> sí, la seguridad.

fíjate que tengo la corazonada

de que se metieron anoche

en la casa.

quizás entraron a robar

y no pudieron, no sé,

pero hay que estar muy alertas,

¿no?

elpidio: sí, qué--

qué barbaridad, ¿no?

>> menos mal

que no se llevaron nada.

elpidio: alabado sea el señor.

>> sí.

no, además soy precavido

porque todos los documentos

importantes los guardo

en el mueble que está atrás

de la silla de mi oficina.

elpidio: ah, mira qué astuto,

¿verdad?

porque en un lugar tan obvio

quién va a buscar, ¿no?

>> claro.

bueno, no sé lo que sea

que estaba buscando el ladrón,

o ladrones,

no lo pudieron encontrar.

elpidio: bueno, tal vez era

pues, un ladrón con muy poca

experiencia, ¿no?

>> [ríe]

muy torpe, ¿no?

elpidio: [ríe]

bueno, uno no debería juzgar.

>> no, claro,

que juzgue dios.

>> mira, yo sé lo que es

querer mandar todo al demonio

y no poder,

pero tú y yo podemos ayudarnos.

aureliano: ¿ayudarnos? ¿cómo?

¿de qué hablas?

>> sí, a vengarnos de octavio

y su amante, la tal parís esa.

aureliano: ¿cómo que es amante?

>> ¿cómo? ¿no sabías que ellos

se acuestan y que--?

no, ya mejor me callo.

aureliano: bueno, sí, dígame,

dígame, quiero saber.

>> pues, sí, escuché a parís

burlarse y reírse porque

te habían golpeado,

se quiere vengar

porque tú regresaste

con tu mujer.

mira, piénsalo.

ojo por ojo,

diente por diente.

[música]

[música]

octavio: ino, no!

es que yo no necesito

dos coreógrafas.

flor hace la coreografía,

mariana baila.

mariana: no, qué pena,

eso no va a pasar.

flor: no, no, no, mire,

don octavio,

mariana, junto conmigo,

puede ser maestra, alternar

conmigo, eso es importante--

octavio: no insistan, no.

flor hace la coreografía,

mariana no hace la coreografía.

si siguen insistiendo

lo único que van a lograr

es que se haga más grande

su deuda por los intereses

que van a seguir corriendo.

hagan lo que les digo.

chile: no friegues,

estoy cansado de tanta

humillación.

valentín: [ríe]

¿cómo crees que me siento yo

al ver que flor me odia?

chile: y quiere más al teodoro.

valentín: ah, bueno, gracias

por recordármelo, carnal.

[suspira]

la única forma que tengo

de separarlos es...

pues que flor me perdone,

carnal, ¿me entiendes?

yo estoy muerto, brother,

tú estás vivo.

tú puedes besar mujeres,

puedes comer, te pueden abrazar,

te pueden--

puedes platicar con gente,

yo no tengo nada.

yo estoy solo aquí en este limbo

y lo único que veo es que estoy

perdiendo a flor.

chile: ya no te pongas así,

carnal.

valentín: ¿cómo quieres

que me ponga?

chile: yo te voy a ayudar.

nomás prométeme que me vas

a ayudar con lo del casino

y las ganancias.

valentín: te lo prometo, carnal,

pero primero tú me vas ayudar

a--

a recuperar a flor.

chile: te lo prometo, carnal.

flor: no, de verdad,

no te preocupes.

mariana: pero es que

no te quiero dejar sola.

flor: es que no me estás dejando

sola, me estás ayudando

muchísimo con la casa,

en la academia.

yo esta clase la doy muy rápido,

de verdad.

mariana: ¿segura?

flor: nunca antes me había

sentido más apoyada

y no sabes cómo te lo agradezco.

ya me voy.

mariana: oye, suerte.

flor: sí, igual.

octavio: chicas,

hoy empieza una nueva era

en este casino.

a partir de hoy flor

es la nueva directora creativa

y coreógrafa del lugar.

lola: isí!

flor: gracias.

chicas, quiten esas caras

largas, yo estoy aquí para

darles técnica y herramientas

para que puedan mejorar.

>> o sea, estás diciendo

que bailamos del nabo y tú

nos vas a enseñar a hacerlo.

flor: no, no, no, de hecho

las he visto y bailan muy bien.

es nada más salir de la zona

de confort, poder dar variedad

en coreografías y así la gente

no se aburre.

>> pues, perdón por no hacer

un show alucinante cada noche,

pero no sé si te has dado cuenta

que no estamos en las vegas.

flor: sí, claro, en efecto no,

no estamos, pero si mejoramos

este show vamos a tener más

gente, más clientes, más dinero

y mejores propinas para ustedes.

ustedes son aquí las estrellas.

>> no, yo soy la estrella

de este lugar.

>> que te escuche samanta.

octavio: [ríe]

los celos.

flor: no sé qué dirán,

pero yo lo que pretendo

que suceda allí arriba es magia

con ustedes.

bailar, pues, baila cualquiera

con tantito ritmo.

yo a ustedes

allá arriba las voy a hacer

brillar.

>> bueno, bueno, eso ya lo sé,

por eso pedí que me pusieran

a mi entrenadora personal.

así que menos bla, bla y más

trabajo que no quiero seguir

perdiendo el tiempo.

flor: muy bien.

¿todas estamos de acuerdo?

lola: sí.

octavio: a ver, tú no vas

a bailar, ¿eh?

flor: bueno,

¿listas para calentar?

vamos arriba.

octavio: ay, flor, hasta a mí

se me antojó.

flor: no me diga.

octavio: bailar, claro.

[ríe]

oye, quiero que sepas

que aunque tuvimos

nuestras pequeñas diferencias

yo a ti te admiro mucho.

flor: gracias.

octavio: mis puertas...

siempre están abiertas para ti

24/7, baby.

[resuella]

qué agradable visita.

¿a qué debo el honor?

mariana: pues, vengo a decirle

que no voy a dejar sola

a mi amiga flor y que estoy

segura que tiene que haber

alguna otra solución

y que no me voy a ir de aquí

hasta que la encontremos.

octavio: pues, es que lo veo

difícil porque no quieres

bailar.

¿cómo te puedo ayudar?

bueno, pero si estás

tan desesperada

por ayudar a tu amiga

yo creo que no vas a rechazar

la propuesta que te voy a hacer.

[música]

flor: ¿qué haces aquí?

si te ve don octavio

se va a poner furioso.

lola: sí, pero es que eso

era antes de que él consiguiera

quien hiciera mi trabajo

por mí.

ahora ya puedo bailar.

flor: ¿y quién está en tu lugar?

[música]

[música]

flor: ya te tengo la receta

para el pollo al vino

para esta noche.

>> ¿qué pollo?

¿qué pasa?

>> híjole, creo que más bien

ustedes dos se tienen que comer

un pollito, ¿verdad?

con permiso.

>> ¿qué está pasando, teo?

teo: nada.

no me está pasando nada,

nada grave al menos.

ivonne, simplemente me comentaba

porque voy a--

a hacer una receta especial a--

a tu hermana.

voy a prepararle, ¿sí?

una cena

y por favor te pido--

te pido que no vayas

con el chisme

porque es de sorpresa.

>> no te preocupes,

de aquí no sale nada.

[ríe]

flor: mariana, ¿te volviste

loca?

voy a hablar en este instante

con don octavio--

mariana: no, no, calmada,

calmada.

esto es lo más digno

que puedo hacer yo en este

lugar.

flor: perdóname, pero tú

no vas a pagar los platos rotos

de lo que hizo mi--

mi difunto marido.

mariana: sí, ya sé,

pero no lo estoy haciendo por

él, ¿eh?

lo estoy haciendo por ti

y por mí y por las dos,

porque somos las dueñas

de la academia las dos,

¿sí o no?

flor: no--

mariana: bueno, pues, mira,

hay deudas que pagar y todo

lo que tenga que ver

con la academia nos incumbe

a las dos--

flor: no me parece justo,

perdóname, mariana.

mariana: a ver, te voy a hacer

una pregunta.

si esto fuera al revés,

la situación, ¿tú harías esto

por mí o algo así por mí?

¿sí o no?

rápido.

flor: a ver--

mariana: ¿sí o no?

flor: sí--

mariana: ah, no, no--

ambas: [hablan a la vez]

mariana: escúchame, yo sé

lo que hago.

por favor, confía en mí

y déjame, por lo menos,

colaborar en esto

ya que no puedo hacer otra cosa,

porque si no me dejas

entonces me voy a sentir,

pues, como muy inútil.

flor: no me hagas esto, mariana,

por favor, no.

mariana: ¿por qué no puedes,

por favor, confiar en mí?

mira, cuando menos

te lo imagines vamos a terminar

de pagar esa deuda así

y este viejo.

olvídalo, dale el avión.

al rato vamos a estar riéndonos

de él.

¿qué importa?

esto no significa nada para mí.

ay.

vicente: rosalía,

qué bueno que te encuentro.

a que ni sabes lo que le pasó

a tu mamacita.

flor: nada mal para ser

su primera clase.

felicidades.

[aplausos]

>> ¿qué haces aquí?

mariana: pues, ¿qué parece

que hago?

trabajar.

aquí trabajo.

¿qué? ¿no te parece bien?

>> no he dicho nada.

mariana: no, ya sé que no,

pero lo piensas,

se te nota en la cara.

¿disfrutas mucho verme así

limpiando por donde tú andas?

>> no, aunque no lo creas

no lo disfruto.

si estás como empleada

de limpieza supongo

que es porque no te quedó

de otra.

mira, lo que sí es que si vamos

a estar compartiendo el área

de trabajo, aunque cada quien

en lo suyo,

espero que podamos llevarla

tranquilamente,

sin rollos ni rencores.

mariana: claro.

ya terminé.

chile: o me cumples

o no te vuelvo a ayudar

a contactar a la flowers,

¿cómo la béisbol?

¿estamos?

has un ruido, haz algo,

te estoy hablando.

bueno, sobre advertencia

no hay engaño, carnal.

bueno, estás advertido, ¿oíste?

>> aureliano, qué bueno

que te vi, ven.

tengo que hablar contigo.

aureliano: no, no puedo,

no puedo, no puedo.

>> andale, te conviene.

aureliano: solo un minuto.

¿qué pasó?

>> no quería dejar pasar un día

más sin decirte que estoy

muy arrepentida de todo

lo que he provocado.

aureliano: ay, por favor.

>> no me hables así.

aureliano: ¿y qué esperabas?

¿que crea en tu sinceridad?

no has hecho más que burlarte

de mí.

>> no te vayas, aureliano,

por favor.

[música blues]

chile: ya, carnal,

nomás unos miles de pesitos

y nos vamos, hombre.

valentín: es que si te cachan

yo no podré ayudarte.

chile: uh, pero no estés echando

la sal.

nos va a ir bien chido

ahora que eres fantasma.

valentín: es que si yo supiera

que vas a seguir

mis instrucciones

al pie de la letra

no habría problema,

pero eres como un carrito

de supermercado, guey,

te vas para donde quieres.

chile: [ríe]

qué buen chiste, qué bárbaro.

valentín: quítate la mano

de ahí que nadie puede verme,

chile.

chile: sí, es cierto.

octavio: [habla en inglés]

>> perdón.

octavio: que le eches un ojo,

baboso.

>> ah, pues, sí, jefe.

teo: no se vale, flor,

no se vale.

me ganaste y yo quería

tenerlo todo preparado para ti

y no va a poder ser.

[música]

[música]

mariana: esto no se quita.

>> ¿tú qué estás haciendo aquí?

mariana: ah, pues,

este es mi nuevo empleo, señora.

>> mm, mira qué casualidad

tú aquí limpiando y tú marino

en el camerino con parís.

¿qué estará haciendo?

parís: ¿se te olvida todo

lo que pasó entre nosotros?

¿cómo crees que voy a hacerte

daño?

aunque no estemos juntos

te quiero.

aureliano: ah, claro,

así me quieres.

parís: yo no tuve nada que ver

con la golpiza que te dieron

y si no me crees

es porque no me conoces,

porque no fui ni tantito

importante en tu vida.

aureliano: mira, parís,

no te confundas,

lo que pasó entre nosotros

sucedió en un momento y ya.

parís: si solo fuéramos tú y yo,

si no tuvieras compromiso,

¿seguirías conmigo?

valentín: chile.

¿qué estoy haciendo?

si no me puede ver.

tienes que usar el as, chile,

es la única forma que tienes

de ganar,

pero sácalo hasta

que yo te avise.

chile: ¿ya puedo?

>> sí, claro, adelante,

ya puede.

ya, muestre su juego,

joven chile.

chile: ¿ya?

valentín: ya, ya, ya, vas.

chile: sí, es--

nada más, dame un segundo,

es que antes de enseñar

normalmente hago esta rutina

que es, este, como una danza

así.

ifortuna!

valentín: ahí está, ahí está,

ahí está, lo tienes ahí.

chile: ¿sí, no?

ya nada más déjame, checo rápido

acá mi juego y--

damas y caballeros,

qué pena con ustedes,

pero ya parece que aquí

hay un claro ganador.

valentín: lo hicimos, chilito.

>> pues, sí, al parecer sí,

es correcto.

octavio: ¿con que quieres seguir

los pasos de tu amigo el difunto

viniendo a robar a mi casino?

chile: ¿yo?

flor: ay, teo, nunca me hubiera

imaginado que iba a vivir

estas cosas contigo.

eres tan...

distinto a lo que conocí.

teo: tú, en cambio, flor,

eres una mujer arrebatadoramente

bella y segura de sí misma

de la que siempre he estado

enamorado.

flor: pues, no sé si sea mejor

o peor, pero sí me siento

distinta y tú me haces sentir

tranquila y muy segura.

teo: tú sabes lo que siento

por ti y te lo voy a decir

siempre que pueda.

te quiero con toda mi alma,

con todo mi corazón.

quiero estar contigo.

flor: y yo también.

Cargando Playlist...