null: nullpx
Cargando Video...

Doña Flor y Sus Dos Maridos Capítulo 23

Univision17 May 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

chile: te juro que valentín

está aquí a mi lado

y quiere hablar contigo.

valentín: créele, mi bonita,

estoy aquí.

flor: ya.

nunca me imaginé que podías

caer tan bajo, de verdad.

utilizar a tu amigo muerto

para justificar tu locura

es muy grave.

chile: es que yo lo hice,

pero no fue mi idea,

¿sí me explico?

flor: iya basta!

compórtate como un hombre,

asume tu responsabilidad.

valentín: dile que estoy aquí,

que la extraño.

chile: me--me está diciendo--

valentín: cuéntale--

flor: iya! te prohíbo

que me dirijas la palabra a mí

o a teodoro.

aléjate.

valentín: cuéntale todas

las historias que te dije,

chile, por favor, ies ahora!

chile: que si te acuerdas

de los besos en la oreja.

valentín: eso.

chile: y que después

de tu audición,

fueron a comer unos tacos

y que estaban en el mar

y en la playa bailando acá

bien chido y...

valentín: eso, eso.

flor: ¿cómo?

¿cómo te atreves a usar

información que te da tu amigo,

intimidades, para chantajearme?

chile: es para que vengas

que no te estoy mintiendo.

valentín: que te pregunte algo.

chile: pregúntame absolutamente

lo que quieras.

flor: sí,

te voy a preguntar.

chile: ok.

flor: ¿cuándo me vas

a dejar en paz?

[puerta se cierra]

no, teo, estoy, de verdad,

muy impactada con el chile.

teo: pero ¿qué pasó, flor?

¿qué te dijo?

flor: está loco.

no, no, no tiene sentido

desgastarse con él, teo,

olvídalo, mi amor--

teo: no, pero sí que tiene,

porque quiero saber, o sea,

¿por qué me pinturrajea

la camioneta?

flor: porque está mal

de la cabeza, teo, vámonos.

no tiene sentido.

valentín: no nos salió muy bien

que digamos.

chile: pues, por supuesto

que no, te lo advertí.

pero el chile es tonto,

el chile no hay que pelarlo,

si te dije, se te advirtió,

se te repitió, se te--

valentín: ya, ya, chile,

deja de chillar.

perdona.

perdón, de verdad,

por hacerte pasar por todo esto.

chile: ¿lo dices en serio

o nomás de dientes para afuera?

pues, porque no te veo la cara

obviamente.

valentín: lo digo de verdad,

perdona, pero eso no quiere

decir que no vaya a seguir

insistiendo con flor.

chile: chale, aparte de muerto,

estás bien loco, meca.

valentín: es que tengo

que aprender a usar

las habilidades que tengo

como muerto, carnal, para

quitar a teodoro de una vez.

chile: ¿sabes qué?

no te entiendo nada,

a ver, explícame.

te estoy poniendo atención,

no te quedes callado.

valentín, si no hablas,

no te escucho--

valentín: ya déjame pensar,

estoy pensando--

chile: ah, bueno, pues,

entonces, eso se dice,

no se queda callado.

elpidio: los designios

del señor son misteriosos.

y, a veces, tratamos de explicar

esos misterios

con supersticiones

que no son ciertas.

como ese rumor que corre

en el pueblo de que

el que se cae en el hoyo

es el próximo en partir, ¿eh?

que solo es una leyenda

sin fundamento.

tere: pues, usted dirá

lo que quiera, padre,

pero se cumplió con carmencita.

jovita y las próximas en llamar

somos nosotras

que también nos caímos.

ay, dios mío, mi marido,

mis gatos, mi sobrina,

ah, no, ella hace

lo que se le da la gana.

teo: bueno, doña jovita,

doña tere, por favor,

tranquilas.

como bien dice el padre,

no es más que una mera leyenda.

jovita: pues, sí, doctor,

pero yo creo que voy a ir

a que me revise a ver

que todo esté bien.

tere: y yo también

me doy una vueltecita.

margarita: ay, iya!

señoras, cansan, de veras.

elpidio: además, los designios

del señor no se resuelven

con accidentes fortuitos, ¿eh?

ahora, voy a leer un pasaje,

pero, este, perdón, flor,

¿me puedes tener esto?

porque, pues,

no vino mi asistente, ¿verdad?

flor: oiga, padre,

¿y tito dónde está?

elpidio: no tengo la menor idea

de dónde está tito.

[exhala]

tito: ♪ por unos labios de rubí

entrego el corazón ♪

>> tito, ¿qué es esto?

tito: nada, nomás

estoy cantando una canción.

ique no ves que estoy feliz!

>> ay, hijo.

mi amor, ¿qué te pasó?

tito: nada, mamá.

>> ¿cómo nada?

tito: [niega]

nada, no me pasa nada.

ahora resulta que uno no puede

cantar nomás una canción,

porque algo le pasa,

algo está malo--

>> no, no, a ver, tú no te pones

a cantar una canción

para cortarse las venas

así como así.

tito: pues, a veces sí.

>> ¿sí?

tito: sí.

>> tito, mírame a los ojos.

sixto, mírame.

mm, esto es por la llegada

de teo y flor al pueblo.

tito: no.

>> ¿no?

tito: no.

>> ¿no?

tito: no, no me digas

que llegaron juntos al pueblo.

no, pues, yo ni sabía.

no, no me interesa.

pues, han de ser novios, ¿no?

felicidades por ellos.

¿sabes qué?

ven, ven, ven.

ven para que te diga.

ese teo--ese teo

no se la merece.

ino está a su altura!

pero, pues, a mí qué,

icada quién sus gustos! ¿no?

además, ¿qué tiene él

que no tenga yo?

su estatura, pero no me importa.

¿eh? no me importa.

>> está bien llorar un poco,

mi amor.

elpidio: amén.

>> amén.

elpidio: y, bueno, si alguien

quiere decir unas palabras

para despedir a carmen,

ahora es el momento.

jovita: yo no me acerco al hoyo

ni de loca.

tere: ay, ni yo tampoco.

>> eh, padre, ¿yo puedo--?

elpidio: por favor.

>> bueno, doña carmen fue...

fue muy estricta con nosotros,

eso es verdad, pero...

muy en el fondo,

era--era una buena mujer.

siempre--

elpidio: margarita, tú y yo

tenemos una conversación

pendiente, ¿no?

algo que tienes que decirme.

margarita: ¿no te has dado

cuenta que aquí no es

el lugar adecuado?

elpidio: entonces,

¿cuál es el lugar?

margarita: ay, no sé,

pero ¿por qué tiene que ser

en el cementerio?

elpidio: bueno, ¿porque dónde

más te voy a ver, no?

margarita: en la iglesia

o en el cementerio,

¿no hay de otra?

elpidio: a la iglesia nunca vas.

margarita: ¿y por qué

no me invitas un café?

elpidio: ah, ¿sí? ¿tú aceptarías

tomarte un café conmigo?

ay, margarita, ven acá,

te estoy hablando.

[gritos]

[bullicio]

>> isaquen a esa pecadora!

ambos: [jadean]

margarita: me estás aplastando.

elpidio: no me puedo mover.

¿estás bien, margarita?

margarita: no.

¿y qué desayunaste?

elpidio: pues, pesadito.

valentín: picolito, muévete,

por favor, imuévete!

chile: ya, canalla,

se me hizo tarde

para el funeral de doña pelos.

valentín: ah,

vas a ir a ver a la--

chile: no, carnal,

voy a ir a chambear, porque

soy una persona responsable.

no me estés calando.

¿viste mi celular?

bueno, ahí síguele intentando,

ahí te dejo.

[bullicio]

flor: pero me preocupa

si no te rompiste la cadera

o algo.

margarita: no me rompí nada.

elpidio: margarita,

¿podemos continuar, margarita?

margarita: ¿me estás pidiendo

permiso?

elpidio: no sé, quiero saber

si estás bien.

margarita: ¿no me ves?

estoy bien, ¿no?

jovita: por ahora sí.

elpidio: bueno, vamos a seguir,

vamos a seguir.

eh, gracias, hermano,

este, vamos a seguir

con la bendición de la hermana

carmen dionisia delgado solís--

chile: [jadea]

perdón, perdón.

elpidio: chile, por dios,

esto es un entierro.

chile: perdón, sí, disculpe,

es que yo nada más quería decir

que polvo somos y en mugre

nos conver--¿cómo era?

siga usted.

ah, no manches,

¿que estuviste sembrando o qué?

elpidio: chile, iya!

lola: [ríe]

>> niña, niña.

elpidio: bueno, pues,

e--el señor sea con vosotros.

todos: y con tu espíritu.

elpidio: y ahora sí vamos

a proceder a la bendición de--

[suena el celular]

¿de verdad, hijos?

¿no pueden tenerlo en silencio?

chile: qué bárbaro, ¿no?

elpidio: ¿en un momento así?

margarita: ¿que no es el tuyo,

chile?

chile: no, si yo tengo el mío

a--aquí está.

oscar: no, no, no, no, no, eh,

el sonido viene del ataúd.

>> hay que abrirlo para sacarlo.

chile: a ver, espérese.

no podemos abrir el ataúd,

relájense.

teo: no, cálmate tú,

si está sonando un celular

dentro del ataúd, tendremos

que apagarlo o agarrarlo.

¿usted qué dice, padre?

chile: si abrimos el ataúd,

entonces, van a salir los gases,

no va a llegar bien al cielo.

elpidio: ¿de qué estás hablando,

chile? estás loco.

chile: padrecito, no puede.

a ver, ¿no le daría verguenza

estar en estas fachas a usted?

diga que no.

elpidio: ¿qué?

chile: diga que no.

elpidio: ¿yo?

>> es sacrilegio.

chile: sacrilegio, ¿escuchaste?

elpidio: ya quiero que se acabe

este día, dios mío.

[música]

flor: hola, me llamo flor.

[♪ tema musical ♪]

chile: ivale!

valentín, ¿estás aquí?

valentín, ¿estás aquí?

ya me pasaron a fregar,

ahora sí no hay nadie

que me pueda salvar, ivalentín!

ivalentín! ivale--!

valentín: acá estoy, porfirio,

¿qué pasó?

chile: ahora sí voy a tener

que aplicar lo del mago

y desaparecerme, carnal,

porque me van a linchar

en la plaza vivo.

¿dónde está la jaula del pipí?

¿dónde está la jaula del pipí?

valentín: espera, relájate,

está aquí abajo.

¿qué pasó? cuéntame.

chile: es doña pelos

que apesta a cacaldraca.

valentín: bueno, ya, relájate.

chile: ahora sí

me voy a tener que pelar.

valentín: no, no, espera,

tú no te vas a ninguna parte,

tú me tienes

que ayudar con flor.

chile: no te puedo ayudar

con flor,

porque no me puede ni ver.

valentín: chile, ya encontré

la forma de volver a ganármela.

chile: a ver,

o no me estás escuchando,

o no te llega agua al tinaco.

me tengo que ir de aquí volando.

valentín: chile, chile,

te voy a llevar a un lugar

en donde nadie te va a buscar.

chile: ¿qué?

tere: oye, margarita,

margarita, no corras, no huyas.

margarita, por favor.

jovita: margarita.

tere: te quiero decir algo--

margarita: ino me toques!

tere: no te toco,

pero escúchame, yo te entiendo.

yo también estaba

bien preocupada

después de caer al hoyo.

jovita: desde que se murió

valentín hernández,

en este pueblo de tlascal--ay,

bueno, aquí se acabó la paz.

tere: sí, claro, y no es que

le estemos echando la culpa

a tu hijita flor.

ahora ella está muy acompañada,

por cierto.

margarita: número uno,

yo no huyo de nada, ni de ne.

dos, las supersticiones,

mira, me tienen sin cuidado.

y, tres, flor ya es viuda,

iasí que puede hacer lo que

se le dé su regalada gana!

tere: sí, sí, tienes razón.

margarita: claro, claro,

siempre de manera de decente,

¿no, señoras? icon permiso--!

tere: oye, oye,

espérame tantito,

pero a veces suceden cosas

inesperadas, complicaciones,

ya sabes, nosotras estamos

nerviosas imaginando que

ya nos va a llegar la hora,

imagínate.

la ventaja que tú tienes

es que caíste al hoyo

con el padre elpidio.

margarita: ¿y eso qué?

tere: el padre es un pan

de dios, no tiene pecados.

iah! en una de esas, con eso...

a lo mejor libras la maldición.

margarita: ay, que no hagas

esas cosas que haces.

no, me voy a tomar--

tere: no, esto es

para ahuyentar las malas vibras

y las maldiciones.

ay, dios mío.

[música jazz]

chile: me cae que esta es

tu gran ideota,

pues, me van a ver, carnal.

valentín: ya, chile,

la policía nunca viene aquí.

y si viene es

para pasársela bien.

chile: aun así me trajiste

a la boca del lobo.

valentín: ya, deja de chillar.

chile: ¿qué quieres?

¿que me ponga un traje

de torerita y empiece a atender

a los clientes, o qué?

valentín: pues,

eso no estaría mal,

pero primero presta atención.

no, esto no puede fallar, ¿ok?

chile: chale, no te voy

a fallar, vétele a caer.

ajá, sí, pues, ¿cómo voy

a entrar por ahí, carn--? iah!

no lo había pensado.

ah, no eres tan--sí,

pues, yo no atravieso, carnal.

lola: te juro que yo no quería

vivir en tu casa, flor,

pero es que fue idea

de don octavio,

y si no la acepto,

voy a terminar durmiendo

en el kiosco.

flor: pero no--no entiendo

nada, ¿y--y tu tía?

lola: [exhala]

ahí tienes tu respuesta.

es un infierno vivir con ella,

flor, de verdad.

pero, mira, si no me quieres

aceptar, no te preocupes,

eh, yo ya veré--

doña flor: no, no, no,

al contrario, a mí me daría

mucho gusto que vivieras

en la casa rosa.

lola: ¿sí?

doña flor: claro.

lola: te prometo que voy

a trabajar muy duro para pagarle

la renta a don octavio

en el casino y--

flor: perdón,

¿tienes que pagarle renta

a don octavio?

no, no, no, no, yo aparte

no te recomiendo trabajar

en ese lugar, tiene una energía,

siento que no es compatible

contigo.

lola: bueno, sí,

pero es que es el único lugar

adonde encontré trabajo.

flor: no, mira, yo creo que...

déjame eso a mí,

yo hablo con él y lo soluciono.

¿te parece?

lola: ¿harías eso por mí--?

flor: sí.

lola: ay, flor, gracias,

de verdad, gracias.

flor: [ríe]

lola: [exhala]

gracias.

valentín: chile.

chile: ¿mm?

valentín: quita esa cara

de menso.

chile: pues, no tengo otra.

tito: ¿no tiene otra qué?

chile: tardo para hacer,

este, la jugada perfecta.

me estoy concentrando--

valentín: chile,

ya deja de hablar solo,

parece que estás borracho.

chile: qué bueno.

tito: ¿qué?

chile: el juego.

me estoy concentrando, tito.

tito: ah, bueno, ya, está bien.

valentín: chile,

pierde la partida.

chile: ino! icómo crees!

tito: ¿cómo creo qué?

valentín: chile, hazme caso,

pierde la partida

o vas a salir muerto de aquí.

chile: ah, foldeo,

foldeo, foldeo.

tito: bueno, su juego,

su juego y su juego.

tenemos a un ganador,

felicidades, ¿eh?

chile: yo perdiendo dinero.

>> es que no está concentrado.

flor: necesito hablar con usted,

don octavio.

octavio: ah, ¿sí?

pásale, estás en tu casino.

toma asiento.

flor: así estoy bien,

muchas gracias.

octavio: ¿qué quieres?

flor: hablar de lola.

octavio: de--iah!

esta muchachita

que se quiere comer el mundo.

flor: sí, esa, esa misma.

digo, yo no puedo evitar

que trabaje aquí,

pero sí puedo evitar

que trate de abusar de ella

cobrándole viviendo en mi casa.

octavio: no, perdón,

esa no es tu casa.

flor: ino!

perdón, no se confunda.

hasta que yo no la pierda

legalmente,

sí sigue siendo mi casa.

octavio: me encantas

por respondona.

flor: ay, mire qué bien.

octavio: [ríe]

flor: y usted que se pasa

de listillo...

¿qué cree? ¿que le puede cobrar

a ella y me puede cobrar a mí?

octavio: no le voy a permitir

que abuse de la necesidad

de la gente a su conveniencia,

no, y mucho menos de los

sueños de una chavita ingenua.

octavio: mira, primero, lo

de la casa está en veremos, ¿no?

flor: ajá.

octavio: y, después,

yo a esa muchacha

no la estoy obligando a nada.

flor: qué bueno, que así siga,

que sepa que no está sola.

con permiso.

octavio: mm, pásale.

agustín: a esa se le puso--

octavio: [ríe]

te voy a explicar algo, agustín,

tú calladito,

y ellas, míralo, solitas caen.

[música]

[música]

rosalía: ay,

la cantidad de cosas que están

pasando en este pueblo, ¿no?

tere: ay, sí,

sobre todo para ti, mi hija.

mira, que ver regresar a flor

de novia de teo hidalgo...

se necesita...

rosalía: no se preocupe,

doña tere, pues, eso de teo

fue como un suspiro, la verdad,

ya ni me acuerdo.

estoy apoyando a mi hermana,

¿sabe?

mire, póngase en sus zapatos.

imagínese que usted

se hubiera quedado viuda...

tere: ay--

rosalía: guapa

y con muchísimas deudas.

¿usted qué haría?

tere: ino sé! no sé, no sé,

no sé, conseguirme a alguien,

me costaría mucho trabajo,

pero, pues,

alguien que me apoye.

rosalía: y con dinero, ¿no?

porque no nos viene mal

una ayudadita económica.

tere: no había pensado en eso,

pero tienes razón, ¿verdad?

mira, de la flor

nunca me lo imaginé.

rosalía: no es su culpa, doña

tere, son las circunstancias

las que la obligan a hacer eso.

tere: ay, fíjese nomás.

elpidio: hace mucho

que no estábamos así tú y yo,

tomándonos un cafecito, oscar.

oscar: bueno, es que siempre

estás muy ocupado, elpidio.

y ahora más, con tantos

que se han caído al hoyo.

[ríe]

elpidio: bueno, pues, dios

quiera que no vaya a pasar nada.

oscar: ¿qué?

elpidio: no, no, yo no creo

en esas cosas, pero...

¿y si es verdad?

oscar: elpidio,

estás bromeando, ¿verdad?

elpidio: los caminos del señor

son inescrutables.

oscar: pero si en el sermón

dijiste todo lo contrario.

dime, ¿a qué le tienes miedo?

elpidio: bueno, eh,

todos tenemos miedo de algo,

todos tenemos cosas

que no podemos confesar,

tenemos secretos.

¿o no?

margarita: yo tengo

la conciencia muy tranquila,

pero así como que me quiera

morir hoy, pues, no,

tampoco, ¿verdad?

teo: [ríe]

margarita: es que los hijos

siempre necesitan a la mamá.

desde chiquitos.

grandes o chiquitos,

no hay como la mamá, mm.

ay, perdón, qué te puedo decir

a ti que perdiste a la tuya,

¿verdad?

teo: está todo bien,

doña margarita,

y usted tiene razón, es así.

a mí, la verdad,

lo que más me preocupa

de toda esta historia

es el hecho de que, pues,

esto de la maldición

de caerse al hoyo, ¿no?

que se acabe convirtiendo

en una epidemia en el pueblo

de pánico.

margarita: no, claro que no--

teo: ¿no?

margarita: no tiene

nada que ver.

teo: ¿sí? bueno, pero fíjese

que usted está diciendo,

"ah, pues, a mí no me preocupa,

pero iay, qué será

de mis hijos!--"

flor: oye, ma, ¿y rosalía?

margarita: mm, no sé.

ahora que lo dices

ni siquiera se dio una vuelta

por el entierro de carmen,

qué raro, ¿no?

[llaman a la puerta]

teo: con permiso, abro.

[puerta se abre]

iey!

xóchitl: ay, itía!

mariana: hola.

teo: ¿vinieron solas?

mariana: no, no, eh,

con aureliano, solo que

tuvo algo que hacer, se fue.

sí, suegra, ¿qué tal?

margarita: hola.

ihola! ¿cómo estás?

ay, nos tenían muy preocupados.

muy mal.

nos pusiste muy mal.

casi nos matas del susto,

mi amor, eso no se hace.

si no quieres estar

con tus papás, porque no se

llevan bien, entonces,

te vienes acá conmigo, pero

nada de andarse escapando, ¿eh?

xóchitl: sí, abue,

ya no lo vuelvo a hacer,

pero ya no hace falta,

porque mis papás

hicieron las paces

y están más felices que nunca.

margarita: mm.

xóchitl: ¿verdad, ma?

mariana: sí, mi amor.

xóchitl: mis papás

ya no se van a separar,

¿no está padrísimo?

margarita: sí, está bien padre,

mi amor.

mariana: [exhala]

flor: oyeme, yo sé que...

la chiqui es tu amor más grande,

pero no estoy de acuerdo

contigo, ¿eh?

mariana: ¿por qué?

¿por tu hermano?

flor: no, por ti.

¿qué estás haciendo

con tu felicidad, mariana?

¿qué vas a hacer?

¿alargar la mentira de ti y

aureliano hasta que sea grande,

o qué?

mariana: no sé, no sé.

flor: sí te estás dando cuenta

lo que estás haciendo, ¿no?

estás poniendo en juego

tu felicidad, tu tiempo,

tu vida, no te hagas esto.

mariana: pero, bueno, sí,

pero date cuenta

que mi responsabilidad

como madre es más grande

y más importante

que mi realización como mujer.

flor: mm, y ese es el ejemplo

que le estás dando a la chiqui.

¿qué va a pasar

cuando ella sea una mujer

y se enfrente a algo así?

¿qué? ¿que lo deje pasar

y que haga que no pasó nada

por la felicidad de los hijos?

¿sabes lo que va a durar

la felicidad de la chiqui

con ese ejemplo?

lo que dura tu mentira, mariana.

mariana: mira,

yo sé que tienes razón en todo

lo que me estás diciendo,

ya lo sé, pero...

es que yo con tal de ver

su carita de felicidad,

me aguanto lo que sea.

de verdad, yo sé que ahora

tú no me puedes entender,

pero te juro que el día

que tengas un ser tan pequeñito

y tan indefenso como ella

que depende de ti,

me vas a entender.

porque así tengas

el corazón partido,

te vas a levantar

y vas a enfrentar lo que sea

por tu hijo o por tu hija,

¿me entiendes?

por eso yo estoy dispuesta

a aguantarme, pues,

lo máximo que me pueda aguantar

por ella, por verla contenta.

[chasquea la lengua]

[exhala]

flor: no estoy de acuerdo,

pero te apoyo en lo que decidas.

aureliano: yo sé que le estamos

mintiendo a mi hija, padre,

pero ¿qué más puedo hacer?

elpidio: por los hijos

un padre es capaz de hacer

cualquier cosa, aureliano,

pero seamos prudentes,

para bien o para mal,

la mentira es un pecado.

aureliano: ya sé, padre, ya sé,

es que soy bien bruto, padre.

la verdad me dejé llevar

y no supe cómo manejar

la situación.

y lo que más me da miedo ahorita

es que puedo perder a mi hija

y a mariana para siempre.

elpidio: bueno, pero pon

tu esperanza en el señor.

aunque eso sí, ¿eh?

adiós rogando

y con el mazo dando.

vas a tener que trabajar

muy duro para demostrarle

a mariana que estás

sinceramente arrepentido.

aureliano: sí, padre,

le voy a echar muchísimas ganas.

fíjese cómo es la vida, padre,

yo siempre pensé que iba

a envejecer con mi esposa

y con mi hija,

y ahora a los 28 años,

lo puedo perder todo.

[ríe]

elpidio: ¿28 años?

margarita: estaba enamorada

hasta el tuétano,

y tú me abandonaste

en el peor momento.

elpidio: ¿qué quieres decir

con el peor momento?

margarita: ¿de veras

quieres saber? ¿de veras?

elpidio: 28.

aureliano: padre, ¿mm?

sí, 28, ¿por qué o qué?

elpidio: no, nada.

[ríe]

aureliano: ¿está bien?

elpidio: sí, sí,

que estás joven,

estás todavía muy joven.

agustín: don octavio,

regresó aureliano.

los muchachos

ya le están echando el ojo

para que no se le vuelva

a escapar.

octavio: muy bien.

[chasquea la lengua]

vamos a ver si viene a verme

por las buenas o por las malas.

xóchitl: te quedó muy buena

la sopa, abue.

margarita: ay, gracias, mi amor.

[ríe]

teo: ¿sabes, xóchitl?

la verdad que estamos

muy contentos de que estés aquí

y que esté todo bien.

tu tía flor estaba

muy preocupada por ti,

bueno, todos estábamos.

margarita: sí.

pobrecita flor, ¿no?

que tiene que preocuparse

por hijos ajenos, ¿o no?

pobrecita.

teo: mm, bueno, yo creo que--que

flor es que--que quiere mucho

a su sobrina.

margarita: pero es que más

se quiere a los hijos propios.

tú todavía no tienes,

por eso no sabes, pero espérate.

además,

flor ya está más que lista

para formar una familia.

flor: aquí tanto andan

hable y hable.

xóchitl: de que te tienes

que apurar para tener hijos,

tía.

flor: iay!

xóchitl: yo quiero un primito.

flor: ¿qué estás diciendo tú,

chiqui?

aureliano: imamita!

margarita: imi vida!

uy, mi chiquito precioso.

aureliano: mamita, chula,

preciosa, adorada--

margarita: ¿cómo está, mi amor?

qué bueno que llegaste con bien.

aureliano: gracias, ma.

mariana: bueno, a él tampoco

le pasó nada, suegra, ¿eh?

margarita: porque no dejé

de rezar, pero bien que le

hubiera podido pasar, fíjate.

aureliano: ay, sí, mamita.

mariana.

mariana: ¿mm?

aureliano: pasé con el padre

elpidio.

mariana: ajá.

aureliano: insiste

en que vayamos los dos.

margarita: ah, ya le cayó

una mosca a la sopa, ¿ya viste?

xóchitl: no es cierto, abue.

margarita: claro que sí,

vela bien.

mariana: sí, aureliano,

mejor nos ponemos de acuerdo

con eso, ¿no? sí.

aureliano: [exhala]

pasa el agua, hermanita.

gracias.

xóchitl: tengo una idea.

¿por qué no hacemos una cena

para celebrar que mis papás

están juntos otra vez?

ipara siempre!

aureliano: sí, mi amor,

excelente idea, me encanta.

[beso]

[mensaje de texto]

mariana: oye, contesta, ¿no?

no vaya a ser urgente.

a ver, entonces, ¿qué quieres

preparar de cenar, mi amor?

xóchitl: no sé, tal vez, pasta,

espagueti.

mariana: mmm, qué rico.

[música]

[música]

[canto de pájaros]

aureliano: [silba]

a ver, don octavio, ¿qué pasó?

¿qué--qué? espérate, suéltame.

¿qué--? suéltame,

¿adónde vamos, don octavio?

mire, ahorita no puedo

acompañarlo, porque tengo...

[exhala]

tengo un compromiso

con mi familia.

octavio: [ríe]

tu familia.

tú y yo tenemos

un asunto pendiente.

aureliano: sí, pero ahorita

no puedo, don octavio.

iespérese!

elpidio: aureliano.

¿lo bautizaron un año después?

tito: joven chile,

lo estamos esperando, por favor.

valentín: el as.

muestra tu juego.

chile: ¿sabes que eso

voy a hacer, mi hijito?

te voy a hacer caso.

tito: por favor, adelante.

chile: ii!

tito: claramente tenemos

un ganador.

chile: iya tenemos un ganador!

valentín: bájale, carnal,

bájale a eso,

¿qué estás haciendo?

chile: lo vamos a triplicar.

valentín: no vas a doblar nada,

ahorita nos vamos de aquí.

chile, nos vamos.

chile: ime vale!

tito: ¿qué le vale, qué le vale?

chile: la vida, soy rico,

soy millonario, mi hijito.

tito: felicidades.

chile: [exhala]

¿entonces?

tito: ¿piensa jugar otro--otra

partida o se piensa retirar?

chile: ya se me hizo tarde

para cenar, mi--¿me--me ayudas?

tito: ah, no, sí, sí,

nomás no grite.

chile: sí.

mira, tito, para tus--

ahí tienes.

no es posible, siempre me haces

lo mismo, me haces quedar

en ridículo.

icómo te afecta que gane!

valentín: no me afecta, carnal,

si te estoy haciendo ganar.

oscar: pasa, pasa, elpidio,

por favor, pasa.

elpidio: gracias, oscar,

no--no--no te quiero molestar.

oscar: no, no, ninguna molestia,

pero di--dime por qué traes

esa cara, ¿eh?

elpidio: ¿qué? eh, sí, sí,

este, no, estoy bien, solo...

un poco acalorado, este,

es que hace rato se me olvidó

decirte que necesitaba

que me dejaras ver el acta

de nacimiento de aureliano,

es por lo de que le estoy

ayudando como consejero

matrimonial, nada más.

la necesito un momento.

oscar: sí, sí, sí,

lo--lo entiendo,

pero son documentos privados

que yo no puedo facilitarte

así nada más.

sí me entiendes, ¿no?

elpidio: bueno, no, no, oscar,

perdón, no te entiendo,

porque tampoco es como

que te estoy pidiendo

que me los entregues,

so--solo necesito verlos

un--un momento

para cotejar unos datos.

oscar: siéntate, siéntate.

¿para darles una plática

necesitas ver su registro?

yo no lo entiendo.

elpidio: sí, sí, sí, lo necesito

ver, porque--porque tengo

que llenar unos documentos,

eh, pero, mira, no te preocupes,

no--no te quiero poner

en una situación incómoda.

si no me quieres ayudar,

este, yo--

oscar: no, no, sí te quiero

ayudar, elpidio, por favor,

eh, elpidio--

elpidio: me voy, gracias.

aureliano: [jadea]

[tose]

octavio: ¿te advertí

o no te advertí que no

te metieras con las chicas

del casino?

no te hagas,

todo el mundo lo sabe.

aureliano: pues, sí,

don octavio, qué le digo.

octavio: [ríe]

me caes bien por cínico,

pero las reglas son las reglas,

imagínate cómo quedo yo

si no las aplico, ¿verdad?

te va a tocar bailar

con la más fea.

aureliano: [jadea]

[tose]

[jadea]

flor: una mentira

te lleva a otra mentira

y se hace una bola de nieve

gigante.

mariana: ya lo sé, amiga,

pero entiéndeme, no tengo

corazón para verla sufrir

otra vez, se escapó de la casa.

flor: ¿y qué?

¿la estás premiando por eso?

no, ella tarde o temprano

va a tener que entender

que eso es así,

no te puedes sacrificar,

es tu felicidad.

mariana: no, mi felicidad

es su felicidad,

es ella mi felicidad.

xóchitl: itía flor, mamá!

mariana: ¿qué, mi amor?

xóchitl: tienen que venir

a probar la comida que

mi abue y yo estamos haciendo,

está quedando deliciosa.

mariana: ay...

[ríe]

te estás ensuciando toda.

sí, mi amor, ahí voy, ¿eh?

ahorita la pruebo.

córrele, córrele,

porque te estás ensuciando.

¿me entiendes lo que te digo?

flor: yo no digo nada,

solo espero que la situación

no te rebase.

mariana: [chasquea la lengua]

flor: es lo que he aprendido

últimamente con las mentiras.

las consecuencias son graves.

mariana: ya sé, amiga.

bueno, déjame ir a ayudarle.

flor: ve.

mariana: a ver, amor.

mmm, qué rico.

[música]

[música]

teo: oye, rosalía, y, este,

¿por qué no me dijiste nada?

digo, yo lo hubiera aceptado

muy bien de primeras.

rosalía: bueno, no sabía

que tenía que informarte

de todo lo que hago.

teo: y no, no tienes por qué,

pero...

pues, no sé, es mi padre,

o sea, no sé.

rosalía: ay, ¿qué pasa, teo?

estás celoso.

teo: ¿celoso por qué?

rosalía: iay! leoncito,

justo estábamos hablando de ti,

mi amor.

oscar: ¿leoncito?

[ríe]

rosalía: sí, mi cachorrito,

viniste por mí

para ir al cine, ¿verdad?

¿por qué no mejor me llevas

a nadar como el otro día

que me llevaste al cenote? ¿mm?

oscar: ¿al cenote?

rosalía: [ríe]

sí.

teo: qué bien, ¿no?

pues, nada, yo--yo les dejo,

les dejo y ustedes, pues,

se quedan ahí.

ambos: [ríen]

teo: por cierto, esta noche,

bueno, tú ya sabrás, rosalía,

pero hay un...

una cena en casa de margarita

por si quieren...

rosalía: ah, sí, sí, claro,

¿verdad? ¿vamos a ir, mi amor?

oscar: sí.

[ríe]

rosalía: pues,

hay mucho que festejar, ¿mm?

teo: bueno, no sé, ¿por?

rosalía: pues, porque...

ya apareció mi sobrina

y, pues, no sé,

hay mucho que festejar, ¿no?

chile: igualmente, gracias.

valentín: chequeá

si está abierta.

chile: [jadea]

está cerrada, carnal.

valentín: en la maceta

hay una llave.

chile: sí, ¿de qué maceta?

acá hay una--

valentín: la que está

al lado tuyo, carnal.

chile: ah, bueno, eso

es distinto, eso es distinto.

valentín: no te preocupes,

yo te tapo.

chile: ah, sí, qué gracioso,

qué gracioso.

valentín: dale, vas,

ahora no te ve nadie, vas, vas.

ciérrale, ciérrale, iciérrale!

chile, el dinero déjalo ahí

donde estaba el san valentín.

pero órale, papá,

que estamos apurados, carnal.

¿qué estás haciendo, guey?

chile: ah, es que a poco

lo voy a dejar todo.

valentín: pero claro, hermano,

¿no te das cuenta

que dejé a flor sin un peso,

hasta el cuello de deudas?

cada peso cuenta, carnal.

chile, por favor.

chile: ah, pues, ¿si yo qué,

carnal? ando bien roto.

además, me estoy arriesgando

un montón, por lo menos,

me debería caer

una comisioncita--

valentín: bueno, pero primero

desahogamos la deuda de flor

para que te crea y que sepa

que yo estoy aquí ayudándola.

chile: ah, ¿sí?

¿y quién me va a ayudar a mí?

si soy la peste negra

del pueblo.

valentín: bueno, yo no creo

que seas la peste negra

para todos.

empezando por la margotcita.

chile: ah, con la margot

no te metas.

valentín: yo no estoy ahí,

chile.

chile: con la margot

no te metas--

valentín: ahí tampoco estoy,

carnal.

chile: con la margot

no te metas--

valentín: chile, por favor,

deja el dinero ahí y vámonos.

orale, papá.

vas.

orale, vamos, ya, ya estamos.

[exhala]

bueno, ya.

chile: nomás falta que me cachen

por tu culpa

y me acusen de ratero.

valentín: no te van a cachar,

chile.

chile: ya nos cambió el--

>> ichile!

valentín: actúa natural,

como si nada pasara, carnal.

chile: mi comandan--me agarró

trotando, ¿qué se le ofrece?

>> tengo que hablar

muy seriamente contigo.

chile: ¿ahorita?

¿o después de mis ejercicios?

>> iahorita!

chile: muy de acuerdo.

[aplausos]

páris: [ríe]

ay, la gente me ama.

¿hace cuánto que no escuchabas

que aplaudieran así?

octavio: hace mucho, hace mucho.

pero ¿por qué no te vas

al camerino, eh?

para que la gente se quede

con ganas de seguirte viendo,

chiquita, ¿eh?

páris: tienes razón,

las estrellas no pueden andar

por ahí

como simples mortales.

octavio: sí, vas.

páris: ordénale a alguien

que me mande una copa

a mi camerino, ¿sí?

octavio: sí.

páris: [exhala]

octavio: [chasquea los dedos]

ven.

[exhala]

agustín: dígame.

octavio: ¿dónde está samantha

que no la veo?

agustín: no está,

se salió desde hace rato.

octavio: ¿y quién la acompañó?

agustín: pues,

eso es trabajo de aureliano,

pero como no podía, ya sabe.

octavio: [exhala]

vete ya.

samantha: por fin me pude

escapar para verte.

>> ¿tan complicada está

tu situación?

samantha: [exhala]

si yo te contara.

>> tranquila, no te preocupes.

juntos vamos a hacer

que esto se termine.

y lo más importante

que sea a tu favor.

samantha: [ríe]

pues, eso espero,

quiero la mitad

de todos los bienes de octavio.

me dijeron que tú eres

el mejor abogado para eso.

>> y te dijeron bien.

vas a divorciarte legalmente

de él...

y te vas a quedar

con todo lo que quieras.

de eso me encargo yo.

samantha: [exhala]

me estás empezando a caer

muy bien.

ambos: [ríen]

samantha: [exhala]

[música]

[música]

teo: ¿una copita de vino?

rosalía: ay, sí.

oscar: gracias.

teo: excelente.

¿rosalía?

flor: no sé, yo creo que chance

y se le cruzó algo en el camino,

¿no--?

mariana: mm, sí, claro,

algo con dos piernas

que se llama páris.

flor: mariana,

dale el beneficio de la duda,

yo sí lo veo con la intención

de enmendar el error.

¿no?

mariana: [exhala]

flor: no es

que lo esté defendiendo,

pero hay que darle chance.

mariana: sí, pero me cuesta

mucho trabajo creerle.

o sea, imagínate,

una persona que hace eso,

lo hace una, lo hace dos,

lo hace tres,

lo hace diez veces,

¿me entiendes?

teo: oigan, ustedes dos--

flor: sí.

teo: te serví una copa de vino.

flor: igracias!

valentín: [se burla] te serví

una copa de vino.

[exhala]

elpidio: dios mío,

si no se abre,

es que no quieres que entre.

pero si logro abrir,

es que me das permiso.

[jadea]

bueno.

[jadea]

me siento como dimas,

el--el buen ladrón.

[jadea]

pero es que hay cosas

que se tienen que saber, señor.

y, pues, como santo tomás, ¿no?

hasta no ver, no creer, y...

y--y esto no le hace daño

a nadie...

solo a mi conciencia.

>> tengo que hablar

muy seriamente contigo.

quiero saber qué pasó

en el funeral de doña carmen,

que en gloria esté.

chile: ah, es eso, pues, nada,

mi coman, son gases del oficio,

es normal uno que otro olorcito.

>> fue un asunto

de salud pública.

si no preparar el cuerpo

con las debidas normas,

es un delito, entérate.

chile: ay, ya, mi coman,

pues, es normal que me pase,

estoy aprendiendo.

>> si valderrama no,

que en su gloria esté,

viera lo que estás haciendo

con su negocio,

se vuelve a morir.

chile: [ríe]

ah, ese chavo si ya se fue

hasta la luz perpetua.

>> bueno, te espero aquí

a las diez de la mañana

para darte las indicaciones

del trabajo comunitario

que vas a hacer.

chile: ¿trabajo comunitario

de qué? discúlpame,

diez de la mañana,

discúlpeme, pero--

>> por rebuznar,

a las nueve de la mañana.

chile: pues, no friegue,

ya me quit--¿cómo que

a las nueve de la mañana?

>> a las ocho.

chile: pues,

si ya me quitó una ho--

>> a las ocho y, ahora,

es a las siete, y síguele, ¿eh?

xóchitl: ¿y mi papá?

es la cena especial

para ustedes dos,

ya debería estar aquí.

mariana: sí, mi amor, ya sé,

pero, bueno, seguramente

no tarda en llegar, ¿eh?

margarita: no ha de tardar,

mi amor.

mientras, vamos entrando

en calor, ¿no? salud.

flor: isalud!

[ríe]

margarita: salud, por el gusto.

mariana: mi amor, toma.

flor: ¿y, bueno, ustedes?

no sé, cuéntenos cómo fue que...

que surgió esa chispa.

porque la verdad nos quedamos

sorprendidos todos,

no--no--no nos lo esperábamos.

rosalía: bueno, yo tampoco

esperaba que regresaras

casada de la ciudad y, mira,

ahora hasta viuda eres.

[ríe]

la vida es impredecible,

¿verdad, mi amor?

oscar: sí, la verdad, la verdad

es que nosotros tampoco

lo esperábamos.

se fue dando

y cuando menos nos dimos cuenta,

pues, ya estábamos juntos.

rosalía: ay, no es cierto,

yo ya me había dado cuenta

de esas miradas coquetas

que me echabas.

no podías ocultar tu--tu deseo

hacia mí, ¿mm? ¿mm?

oscar: [carraspea]

rosalía: conejito.

oscar: ¿co--co--co--conejito?

rosalía: cuéntales,

cuéntales lo que me dijiste

cuando te me declaraste, las

cosas bonitas que me dijiste,

no seas tímido.

oscar: lo voy a contar, pero--

margarita: no, mejor luego.

las cositas de ustedes

no nos interesan.

flor: mamá.

margarita: no sabes la alegría

que me da que, por fin,

ustedes están juntos.

ya era hora, teodoro.

rosalía: sí, claro, las cosas

de flor sí te interesan.

margarita: mucho, mucho.

flor: mamá, por favor.

margarita: ¿qué? es en serio.

menos mal que tu marido

colgó los tenis

para que entendieras, por fin,

que teodoro es

el hombre que te conviene.

flor: mami.

margarita: perdón, perdóname

por estar feliz por ti.

ya hace muchísimo tiempo

que ustedes dos

tenían que estar juntos.

fueron muchos años perdidos,

¿o no, teodoro?

teo: lo cierto es que no creo

que sean años perdidos--

margarita: claro que sí.

ya no hay tiempo que perder.

ustedes ya no están en edad

de noviazgos largos,

de manita sudada

y esas cositas, ¿verdad?

por eso quiero una respuesta

clara y en este momento,

¿cuándo tienen pensado casarse?

Cargando Playlist...