null: nullpx
Cargando Video...

Doña Flor y Sus Dos Maridos Capítulo 19

Univision11 May 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

mariana: ¿qué pasó?,

¿cómo está flor?

aureliano: pues ya sabes,

mi hija,

estaba un poco triste,

pero ya está mejor

y se fue para su casa.

mariana: ah, bueno,

le voy a marcar.

aureliano: no.

no...no es necesario.

yo ya la calmé

y está bien.

tranquila, tranquila.

mariana: bueno, ¿pero tú por qué

no estás tranquilo?, te ves...

como inquieto, ¿qué pasa?

aureliano: no, es que me quedé

pensando en lo de flor,

pero no te preocupes.

>> y en otras noticias,

lo que tiene albortado

a las redes es...

un mendigo resultó ganador

del premio mayor de la lotería.

y vea usted porque literalmente

pasó de mendigo a millonario.

el habitante de la calle llegó

a las instalaciones

de la lotería con el billete

ganador, el 1217,

el número de la suerte.

octavio: [grita]

ino

¿cómo puede ser posible que

un indigente se haya quedado

con el billete de lotería?

no, no, no, no, no, no,

son todos unos ineptos,

tendría que haber buscado

el billete yo.

iagustín,

reúnan a todos los hombres,

ahorita!

>> elhombre festejó y dijo

agradecer a su ángel de la

guarda.

chile: seguro fue valentín,

siempre de bondadoso, dándole

a los que menos tienen,

¿y yo qué y la flor, ¿qué?

no manches, no es posible,

ahora sí estoy bien enojado,

no se vale, en serio no se vale.

valentín: chile, flor

no está, se fue.

chile: buenas, don octavio.

octavio: ¿qué tienen de buenas?,

acabo de perder

muchísimo dinero.

chile: la flor ha de estar que

se muere junto con valentín.

octavio: ni me hables de ese

hijo de la fregada.

margarita: ese desgraciado

ya se debe estar revolcando

en su tumba.

valentín: ¿y ahora?

rosalía: ¿a quién se le ocurre

regalarle un billete de lotería

premiado a un pordiosero?

valentín: cómo pordiosero.

margarita: teo, ¿qué crees?,

ahora resulta que el billete

lo tenía un indigente.

teo: margarita, voy a hablar

con flor.

valentín: flor no está.

margarita: yo le he estado

hablando y no me contesta desde

ayer.

rosalía: ¿dónde estará?

margarita: pues no sé.

rosalía: oiga, octavio,

usted ayer estaba buscando

a mi hermana desesperadamente,

este señor entró en nuestra

casa y...

[hablan a la vez]

teo: oigan.

néstor: ey, ey, ey.

teo: flor no está en la casa.

margarita: ¿qué?

teo: no sé, no está en la casa.

no, no está en la casa.

[hablan a la vez]

octavio: ¿no les parece raro que

flor desaparezca el mismo día

que un limosnero se gana

la lotería con el billete que

hemos estado buscando todos?

chile: a ver, a ver,

yo solamente quiero preguntarle

aquí a mi comandante que si

no hay pruebas, no hay acusados,

¿no?

margarita: es que flor no pudo

haber hecho algo así, ella no es

así.

octavio: miren, será el sereno,

pero en lo que son peras

o son manzanas, yo voy

a reclamar lo que es mío.

a partir de este momento,

lo siento mucho por todos

ustedes, la casa de flor es mía.

tengo las escrituras.

margarita: ¿qué?

está mal.

está mal.

>> ¿estás bien?

flor: sí, sí, sí.

>> ¿necesitas ayuda?

flor: bueno, realmente llevo

horas pidiendo "ride",

pero nadie me para.

>> ¿y a dónde vas?

flor: ¿a dónde vas tú?

>> yo voy para texas, pero

de aquí a texas hay muchos

pueblitos,

¿necesitas un aventón?

flor: la verdad, sí.

eres el único que paró en horas,

te lo agradecería muchísimo.

>> permíteme la maleta.

flor: mil gracias.

gracias.

teo: oigan,

¿ustedes de verdad creen que

les puede haber pasado algo

grave a flor?, estoy llame

llame y llame y ni hay señal.

rosalía: bueno, espero que no

le haya pasado nada

a mi hermanita

o bueno, que por lo menos no

regrese casada, como la vez

pasada.

octavio: es una fugitiva,

seguramente se largó

con el limosnero a quitarle

sus millones,

¿les parece justo?

>> bueno, hasta dicen por ahí

que algo tuvo que ver con la

muerte del marido.

néstor: ay, ya bájele el chisme.

octavio: no, no es chisme,

es por tu ineficiencia que

esta señora se largó a

disfrutar de nuestro dinero.

néstor: ¿ahora yo?

aureliano: está muy raro,

¿dónde está flor?

chile: pues escapándose de toda

la bola de interesados,

el vale le dejó una deuda

externa bien cañona.

aureliano: está raro,

ayer que la vi se veía bien

preocupada.

chile: ¿hablaste con ella?

aureliano: sí, mano,

nomás me metió una regañiza

de aquellas.

chile: ¿por qué?

ah, ¿te cachó la movida?

aureliano: pasa que me amenazó,

me dijo que si yo

no se lo decía a mariana,

se lo iba a decir ella.

chile: pues es que la flor

tiene razón, tienes que hacerte

un jarraquirri,

enfrentar la situación

de frente y por ahí la marianita

te perdona.

aureliano: ¿cómo crees?,

¿no la conoces o qué?

si le digo se va a divorciar

o voy a perder a mi hija.

chile: pues ya es muy tarde

para eso.

[celular]

aureliano: ¿flor?

flor, aure, ¿cómo estás?

aureliano: ¿cómo estás tú?,

¿dónde estás?

flor: no, yo estoy bien, por mí

no te preocupes.

aureliano: mira, flor, estuve

pensando un poco todo lo que

me dijiste que...

flor: si cometiste un error,

yo creo que debe contárselo, es

muy feo enterarse por terceras

personas, como me pasó a mí.

aureliano: sí, pues, así lo voy

a hacer, ¿pero tú dónde estás?,

¿qué pasó?, todo el pueblo

te está buscando.

flor: lejos y la verdad que no

pienso volver

y espero irme más lejos aún.

aureliano: ¿por qué o qué?

flor: aure,

¿me podrías pasar a mariana,

por favor?

aureliano: no, que quiere hablar

con mariana.

margarita: ¿todo bien?

aureliano: sí, es que es flor.

no, que no quiere hablar

contigo, quiere hablar con

mariana.

mariana: ¿conmigo?

dame.

amiga, ¿cómo estás?,

¿estás bien?, ¿dónde estás?

flor: sí, sí, estoy bien.

¿puedes hablar?

mariana: estoy un poco rodeada

de gente, pero dime, por favor.

flor: ya sé, amiga, perdóname,

no, es que no te podía avisar

ni a ti ni a nadie

porque sino créeme que

evidentemente no me hubiera ido

a ningún lado,

no me hubieran dejado

y lo necesito,

necesito estar bien lejos.

mariana: ¿pero por qué te fuiste

así, te hizo algo don octavio?

dime, por favor.

flor: ay, amiga, es que si yo

te cuento...

>> ¿qué hubo, carnal?

¿cómo andas?

sí, ya, ya en camino.

no sé, algunos días,

si el tiempo lo permite.

¿a que no sabes qué, compadre?,

no voy solo.

acabo de conocer a una niña

que está hermosa,

me estoy enamorando, compadre.

margarita: flor,

ya no sé qué te hice, no

entiendo por qué me haces esto,

pero está bien, vete,

deja a tu mamá sola,

como siempre le haces.

por cierto, llegó la mensualidad

de la lavadora, pero tú

no te preocupes. yo me encargo.

y gracias,

muchas gracias por mandarme

el recado con tu amiga

porque ha de ser muy difícil

hablar con tu mamá

directamente,

parece que tu mamá no te

importa--

>> "el buzón de mensajes está

lleno".

alicia: ya, no sé de qué estás

hablando.

aureliano: ¿ah, sí, entonces

cómo se enteró mi hermana

de lo nuestro?

alicia: ni idea y tampoco es

como que me importe mucho,

¿okay?, así que ya.

aureliano: espera, espera.

estuve a punto de dejarlo todo

por ti, a punto,

¿y me haces esto?

mi matrimonio se está yendo

al demonio, ¿entiendes eso?

alicia: a ver, si te acostaste

conmigo fue porque tú quisiste,

nadie te puso una pistola

en la cabeza, así que ahora

asume tus consecuencias, ¿okay?

mariana: flor te quiere mucho

y nunca ha sido su intención

lastimarte.

teo: gracias.

me hubiera gustado poder

despedirme de ella.

mariana: no sé si vas a poder

olvidarte de esto porque bueno,

todavía la quieres mucho, ¿no?

teo: sí, me gustaría poder

decirte que no,

decirte que yo me la saqué

la cabeza y el corazón

y que está todo bien,

pero lo cierto es que no puedo,

ni modo.

mariana: mira, acá entre nos,

yo te lo digo como su amiga

porque la conozco muy bien

y yo siento que ella

debería estar contigo,

tú eres el hombre perfecto

para ella, pero sabes,

las mujeres somos raras.

tenemos al hombre ideal

enfrente

y nos vamos con el hombre

peligro, con el que no debemos

y siento que eso pues

es un poco lo que le pasó

a flor con valentín.

además, por su culpa se tuvo que

escapar y eso...

un desastre.

teo: bueno, ojalá ella pensara

como tú.

¿sabes dónde está?,

¿dónde fue?

mariana: no, la verdad no,

si lo supiera, te lo diría,

pero todavía no sé dónde está.

[resuella]

pero definitivamente lo que sí

creo es que, en este momento

de su vida, al hombre que

necesita ahí, eres tú.

samantha: no seas igualada,

yo no vine a perder el tiempo

peleando contigo.

te voy hablar claro

y directo,

¿qué quieres para largarte

definitivamente del casino?

[música]

flor: hola.

me llamo flor.

teo: ya estoy convencido de que

te diste cuenta tabasco llegar

al pueblo

de lo que sigue suponiendo flor

en mi vida.

lo intenté de todo, de verdad,

fui lo más lejos que pude,

intenté rehacer mi vida,

y no pude.

la diferencia es que ahora

sé que no puedo,

pero acepto que no quiero

olvidarme de ella.

lo sé, flor es flor

y siempre va a ser flor

y no merece la pena engañarse

y sé que aunque me tope

mil veces con la pared,

mil veces voy a estar ahí

esperando una y otra vez

hasta que ella se dé cuenta

de todo lo que siento.

oriana: gracias por...

por ser tan sincero.

teo: no quiero que te sientas

mal.

oriana: no,

tu lugar está con ella.

qué bueno que por fin

lo asumiste.

ya no vas a tener que seguir

siendo este personaje

que te inventaste

todo este año para sobrevivir

sin ella,

ahora vas a poder seguir

siendo tú.

chau.

no.

mariana: a ver, espere.

de verdad, yo le pido que

recapacite, yo puedo trabajar

para usted, pero...

póngame de mesera,

a lavar los baños, le cocino,

lo que quiera,

pero bailar no, por favor.

yo soy una señora.

octavio: no.

no puedo desaprovechar este

talento, esta belleza,

el cuerpo,

además si te pongo a lavar

baños, nunca vas a poder juntar

para pagarme.

bueno, a menos que bailes

mientras lavas los baños.

aureliano: ¿qué onda, amor?

ya llegué.

samantha: a mí no me dejas

hablando sola.

>> mire, señora, ahórrece

sus palabras, su lana,

sus propuestas.

no creo que tenga el suficiente

dinero como para sacarme

de aquí.

samantha: ¿cuánto quieres?

>> insiste.

samantha: las mujeres como tú

se mueren por dinero, así que

dime cuánto, nunca se sabe.

>> haga la oferta que quiera,

no pienso tomarla,

no pienso aceptar nada que

venga de usted.

samantha: no me quieres

como enemiga.

>> no la quiero como nada,

ni verla.

samantha: perfecto.

tito.

tito: sí, voy, señora.

sí.

jálate.

sí.

samantha: hagan lo que les pedí.

tito: ah, sí,

oiga, ¿y de veras quiere que

lo hagamos?

samantha: sí, sino esta noche

se quedan sin trabajo.

orale. vamos, vas.

tito: discúlpame, pero chamba es

chamba.

>> ey, no, no, no,

¿qué haces?, es mi casillero,

no.

no, no, no, no.

tito: ya ves cómo se fue

la señora.

mariana: pues aquí don octavio

quiere saber de flor.

octavio: para lo de la deuda

del difunto, ya sabes.

aureliano: ¿y mi esposa qué

tiene que ver con todo esto?

octavio: pregúntale.

[puerta]

aureliano: yo voy, yo voy,

permiso.

>> ay, aureliano,

ya no quiero seguir peleando

contigo.

ay, don octavio, perdóneme.

sus hombres me dijeron que podía

encontrarlo aquí.

octavio: ¿cuál es la urgencia?

>> es que me urge verlo, me urge

hablar con usted porque me voy

a ir del pueblo.

octavio: ¿y por qué te vas a ir

del pueblo?

>> es que no sabe lo que me hizo

su esposa.

octavio: con permiso.

¿qué te hizo mi esposa?

aureliano: pobre chava, ¿no?

la señora samantha ya la trae

de bajada.

oye, ¿por qué te vino a buscar

don octavio?, yo soy el hermano

de flor.

mariana: ¿así te llevas

con todas tus compañeritas

del trabajo?

aureliano: ¿de qué hablas?,

¿ya vas empezar con tus locuras?

mariana: no estoy ciega

y tampoco estoy sorda,

escuché perfectamente que

te dijo que no quería pelear

contigo, ¿de qué pelea está

hablando?, ¿qué, tienen peleas

de amantes o de qué tipo?

aureliano: por favor, claro

que no... alicia es una

compañera del trabajo.

mariana: una compañera bastante

confianzuda.

aureliano: que ya te dije

que no.

mariana: así como me dices que

yo soy el amor de tu vida y que

darías todo por mí, así quiero

que me hables derecho

y que me mires a los ojos

cuando te estoy hablando.

dime la verdad,

¿tienes algo con ella?

aureliano: perdóname.

te lo quería decir, pero nunca

encontré el momento,

pero te juro que ya no hay nada

entre nosotros.

yo a quien amo es a ti.

alicia: ya, suélteme.

octavio: ya ves,

no era mi imaginación,

realmente andabas con aureliano.

alicia: ya le dije que él era

el que me buscaba a mí,

pero yo nunca le hice caso.

octavio: vamos al casino.

alicia: no, señor, yo no

regreso al casino.

octavio: ¿ah, no?

alicia: no.

a menos de que me prometa que

le va a poner un alto

a su esposa

y que me va a dar mi lugar

en el casino y... en su vida.

aureliano: te estoy hablando,

tenemos que hablar.

mariana: no tengo nada que

hablar contigo, lárgate,

por favor.

aureliano: es justo

que me escuches.

mariana: qué justo, qué justo,

¿te tengo que premiar

por tu franqueza ahora o qué?

aureliano: no, por supuesto que

no, pero escucha, es que

este imbécil, esta idiota

pensaba que como estábamos mal

tú y yo, pues eso justificaba

que--

mariana: ¿que te acuestes

con quien te da la gana?,

¿eso justifica?

aureliano: no puedo verte así.

mariana: ay, por favor,

seguramente estabas pensando

mucho en mí

cuando estabas con ella, ¿no?

y la dejaste a tu hija plantada

en su fiesta de--

aureliano: pero fue por trabajo.

mariana: qué trabajo,

estabas con ella.

aureliano: iporque la tenía

que llevar a otro pueblo!

mariana: claro,

a pasar el fin de semana

juntos, ¿no?

mira, mejor cállate, de verdad

porque yo te he aguantado muchas

cosas en la vida,

te he aguantado que llegues

aquí borracho, sin un peso,

te he aguantado tu maldito vicio

ese que nos ha dejado

en la calle varias veces,

¿pero aguantarte esto?,

¿una fregada con una vieja de

esas?,

que te la aguante tu mamá,

yo no.

aureliano: no, no, no,

entiendo que está muy enojada

y muy molesto y tienes toda

la razón, pero acuérdate,

acuérdate lo bien que estábamos

tú y yo,

nos queríamos, habíamos

solucionado todos los problemas

antes que esto.

tú eres mi vida.

mariana: pues a la vida

se le cuida, señor.

a la vida se le cuida

porque tu hija también es

tu vida y también a ella

la tradicionaste.

aureliano: y por eso mismo,

por mi hija no estoy viendo

a partys.

además, desde que flor me

dijo--

mariana: ¿qué?, ¿qué

te dijo flor?

aureliano: ella lo pidió,

me exigió que te lo dijera.

mariana: ay, no, no, ¿sabes

qué?, lárgate ya, a ver cómo

le dices a tu hija que

destruiste nuestra familia.

isalte, por favor!

[portazo]

[jadea y llora]

oscar: me voy a dar un baño

porque el día es largo.

permiso.

oriana: oscar,

tranquilo.

teodoro no te reconoció anoche.

[música]

[música]

oriana: no tienes que sentir

pena,

conmigo puedes abrirte,

no es tan grave.

oscar: ¿alguna vez has sentido

que estás atrapada en un cuerpo

que no corresponde con lo que

sientes?

¿has sentido mucho miedo

de enfrentarte contigo misma?

¿te has mirado al espejo?,

¿no has reconocido lo que ves?,

¿te has sentido avergonzada

de lo que eres?

oriana: no he sentido nada de

eso, pero estoy segura de que no

tienes nada de qué avergonzarte.

oscar: ojalá todo el mundo

pensara como tú, pero no es así,

la estima y el rechazo--

oriana: a mí no me importa lo

que piense nadie, aquí lo único

importante es que tú seas feliz.

oscar: mi felicidad puede ser

la infelicidad

de las personas que amo

y mi orgullo, su verguenza.

oriana: si lo dices por teodoro,

estoy segura de que no te va a

rechazar, él es muy inteligente.

oscar: es que la inteligencia no

tiene nada que ver en esto,

estamos hablando de voltearle

todo su mundo,

lo que represento para él.

no quiero que se sienta

avergonzado de mí,

que me deje de querer,

de respetar.

oriana: pero no tiene que ser

así.

oscar: es que así va a ser.

en este pueblo chico,

el infierno es muy grande.

se van a burlar de él, le van

a dar la espalda por mi culpa.

aureliano: mi amor, espérate,

antes de que digas cualquier

cosa, quiero que sepas que estoy

muy arrepentido

y que estoy dispuesto a hacer

lo que sea para que me perdones.

mariana: ¿qué es lo que sea?,

no hay nada que hacer,

me rompiste el alma.

aureliano: no, por favor,

mi amor,

no digas eso, por favor.

mariana: ¿sabes lo que quiero

en este momento?,

que mi hija crezca tranquila,

feliz y no así, en medio

de peleas y de odio.

aureliano: y va a crecer bien,

te lo juro.

ella no se va a enterar de todo

esto, yo no voy hablar de esto

con ella,

te lo prometo, mi amor.

mariana: no, no me estás

entendiendo,

ella no va a vivir todo esto

porque yo me voy

a separar de ti.

aureliano: no.

mariana: porque yo no puedo

perdonarte esta tradición,

yo no puedo olvidarme de esto

y tampoco es justo que la

contamine con mi amargura

y que te termine odiando a ti,

entiéndelo.

aureliano: no, pero es que no

es necesario que nos separemos,

mi amor, no es necesario.

octavio: ella

es la nueva estrella del show.

querías estrategias, ¿no?

iey!

ella es mi estrategia.

samantha: pues yo soy la única

estrella en este lugar.

octavio: perdón,

pero tu momento ya pasó.

yo necesito a alguien más bella,

más talentosa.

samantha: pues entonces

yo me voy.

octavio: perfecto,

¿dónde te mando tus cosas?

samantha: pues todavía

no sé dónde,

pero después te digo.

octavio: no tienes adónde ir,

así que por lo pronto,

me tienes que obedecer.

mariana: ¿y sabes por qué no voy

a regresar contigo?,

porque hacer eso es condenar

a mi hija a que cuando sea

adulta y tenga una relación

repite la misma historia

y no lo voy a hacer porque tú

eres el primero que has dicho

que la familia lo más

importante,

¿no?, pues respétale.

aureliano: no, pero nuestra hija

no tiene nada que ver con esto,

mi amor.

nuestra hija va a crecer bien

porque vamos a estar juntos.

mira, amor, dame la oportunidad

para nosotros, para empezar

de cero, hago lo que tú quieras,

mi amor, por favor, pero

perdóname.

oscar: estos son los famosos

aretes. velos.

oriana: qué tal.

oscar: por cierto, gracias por

tu prudencia y tu silencio,

te voy a extrañar.

oriana: ay, no, no, no,

yo no me quiero despedir

de teo.

oscar: no pasa nada, tranquila.

ven, siéntate, ven acá.

rosalía: don oscar.

oscar: sí, ¿qué se te ofrece?

rosalía: es que teo me dijo que

el recibo de la luz estaba por

aquí.

ay, qué bonitos aretes,

¿de quién son?

oscar te descubrieron.

oriana: qué crees, son para ti.

rosalía: ¿para mí?

oscar: sí, sí, claro, son

para ti, un regalo porque te has

portado muy bien conmigo.

oriana: no sabes, se pasó todo

el día escogiendo el regalo

perfecto para ti, ¿verdad?

oscar: así es, todo el día.

rosalía: ay, muchas gracias,

nunca nadie me había regalado

aretes.

¿cómo se ven?,

espectaculares, ¿no?

oscar: espectaculares,

te ves divina, muy guapa.

rosalía: gracias,

osquitar.

[música]

[música]

>> ¿entonces qué?

ya dígame qué pensar hacer

con la academia de esa flor.

octavio: la voy a rematar

con todo lo que tiene adentro

para recuperar algo

de lo que de todas manera,

ya perdí.

mi whisky.

>> ¿ah, sí?

rosalía: ¿un café?

teo: no.

¿y esto?, ¿de quién es?

qué guardadito te lo tenías,

¿quién es la afortunada que

te has sacado del celibato

de tantos años?

rosalía: un té.

teo: [ríe]

no.

mariana: ¿crees que no

te conozco?, si yo te conozco

demasiado bien

y hablas tan bonito que

de veras parece que estuvieras

arrepentido.

aureliano: claro que estoy

arrepentido, claro que estoy

arrepentido, mi amor,

si lo que quiero

es estar contigo.

[puerta]

teo: aureliano, ¿cómo estás?

aureliano: ¿qué pasó?

teo: todo bien, gracias.

mira, necesito hablar

con mariana.

octavio: teo, teo,

ahorita no, por favor, no es

buen momento.

mariana: aureliano, tú y yo

hablamos después.

pasa, por favor.

teo: sí, buenísimo.

con permiso.

mariana: siéntate, por favor.

teo: sí, claro.

oye igual e interrumpía

algo importante, ¿seguro?

mariana: no te preocupes.

sí, tranquilo. más bien dime

en qué te puedo ayudar.

teo: lo cierto es que venía

para saber si flor te había

vuelto a llamar.

mariana: sé que no me lo vas

a creer, pero en este momento

no sé ni tengo idea para dónde

se fue.

teo: ok.

¿y no podría llamarla ahorita?

la verdad, te soy súper

sincero, no tengo intenciones

de moverme de aquí hasta saber

dónde está flor.

[celular]

flor: mariana,

¿cómo estás?

mariana: pues nada

que ya me enteré de eso que

sabes que tu hermano hizo.

flor: tú sabes que yo te quiero

como si fueras una hermana

y que tienes todo mi apoyo

en la decisión que tomes.

mariana: gracias.

flor: yo también te quiero.

y bueno, ya te contaré más

adelante como quedamos.

flor: por favor,

estoy pendiente,

cualquier cosa me avisas.

mariana: claro que sí,

oye pero yo te estaba llamando

en realidad estoy preocupada

por ti, porque no sé a dónde

andas, adonde vas,

no me has contado nada

y quiero que cualquier cosa

me llames, por favor.

no sé dónde buscarte

si te me desapareces.

flor: ya lo sé,

pero no te preocupes,

yo estoy bien

y le tomé una foto al coche

y a la placa del tipo que me va

dando el ride, así que tú

no te preocupes que yo ahorita

te la mando.

mariana: ajá.

ah, oh, bueno, está bien,

pero cuídate mucho,

con muchísimo cuidado,

cualquier cosa me hablas.

sí, sí, yo voy a estar bien,

te lo prometo.

bueno, te mando un beso.

cuídate, te quiero.

bye, ya.

teo: ¿te dijo dónde está?

mariana: sí,

dice que va camino a río sucio

y después sigue hasta el norte,

que quiere cruzar la frontera y

que no tiene un lugar específico

donde va a llegar todavía

y de hecho, mira,

me está mandando una foto

del coche en el que va

por seguridad.

teo: okay, maravilloso,

yo creo que con esa información

ya puedo salir a buscarla.

oscar: no me dejes así y dime,

¿vas al aeropuerto a buscar

a flor?

teo: por lo pronto tú preocúpate

por las cosas verdaderamente

importantes para ti,

por ejemplo,

tu novia rosalía.

¿pensabas que no me iba

a enterar?, ¿cómo crees, papá?

lo que no entiendo bien

es por qué no

me has tenido la confianza

para contarme, aunque aquí

lo importante te digo es que

tú estés feliz,

que estés enamorado,

así que disfrútalo.

gracias. nos vemos, papá.

mariana: lo que pasa es que...

pues yo quisiera que

me prometieras primero, antes

que nada, que pues que esto que

te voy a platicar

lo vas a tratar de entender

como una niña grande que eres.

¿sí?

xóchitl: lo prometo,

¿pero por qué mi papá tiene esa

cara?

mariana: pues es que...

sabes, mi amor, a veces

en los matrimonios las cosas

no siempre van muy bien, a veces

la gente no se entiende.

ah, ¿te acuerdas de esa

película que vimos donde

los papás que salían ahí

en la historia se peleaban mucho

y discutían y entonces un día

mejor se pusieron de acuerdo

y prefirieron separarse

para ya no lastimarse?,

¿te acuerdas?

xóchitl: ¿ustedes se van

a separar?

si es por mi calificación

de mate, prometo que voy

a estudiar más.

aureliano: no, no, mi amor,

no es por eso.

xóchitl: no,

no se pueden separar,

no, no se van a separar,

no se pueden separar

y no se van a separar.

ino, no, no!

[música]

[música]

teo: vamos, flor,

contesta.

>> fíjate que me quedé pensando

y no creo que sea buena idea

seguir adelante.

[celular]

nos va a caer la noche se puede

poner peligroso.

flor: ¿cómo, si todavía es

súper temprano, es de día

y hay mucho camino

por recorrer, ¿no?

>> no, pero de aquí en adelante

te juro que no hay nada más que

desierto

y no quiero que pases la noche

en el desierto, no.

flor: ¿pero de plano perder todo

el día?

>> ¿y por qué tanta prisa?

flor: no, no tengo prisa,

justamente no es prisa lo que

tengo, lo que no quiero es

perder mi tiempo,

hay muchos lugares

que me recomendó mi papá que

quiero conocer.

>> entonces descansa y admira

el paisaje, te juro que no vamos

a encontrar un lugar tan

divertido como este

en kilómetros.

flor: [ríe]

divertido y concurrido.

>> ahorita lo ponemos

divertido.

cantinero, dos tequilas,

por favor.

flor: no, yo no, gracias.

>> por favor--

flor: es que no se me antoja.

>> te juro que este lugar es muy

seguro.

flor: sí, pero no se me antoja

tomar tequila en este momento,

de verdad, te lo agradezco.

tú tómatelo.

>> ¿segura?

flor: sí, claro, pero yo no.

>> ultima oportunidad.

flor: no, de verdad,

gracias.

mariana: mi amor,

¿podemos hablar contigo?

xóchitl: no quiero,

todo esto es tu culpa.

mariana: ¿por qué me dices

que es mi culpa?

aureliano: no digas eso,

mi amor,

si alguien tiene la culpa,

soy yo, mi amor.

xóchitl: ¿por qué?

aureliano: es que son cosas

de adultos, pero si hay algo

importante es que no va

a cambiar nada entre nosotros.

mariana: tú siempre vas a ser

lo más importante para nosotros,

siempre.

xóchitl: si eso fuera cierto,

no me harían esto.

ya no quieren ser mis papás,

¿es mi culpa?

mariana: no, mi amor,

no es tu culpa.

nada de lo que pasa aquí es

tu culpa, mi amor.

xóchitl: [llora]

mariana: nosotros siempre

te vamos a querer, aunque papá

y yo no estemos juntos, siempre

vamos a ser una familia.

xóchitl: ¿van a vivir juntos?

aureliano: no, mi amor.

xóchitl: ¿entonces cómo vamos

a ser una familia,

si no viven juntos?

mamá, eres una mentirosa.

déjenme sola,

por favor.

[llora]

oscar: rosalía,

rosalía,

¿ me podrías dar un minutito?

rosalía: claro, para usted

los que quiera.

[susurra]

pero no tenemos que hablar como

si estuviéramos en un velorio.

estoy sola.

oscar: ah, qué bien,

menos mal.

es que, verás, yo...

rosalía: ¿qué pasa?,

está muy nervioso,

parece como que se me fuera

a declarar.

oscar: [ríe]

algo parecido.

rosalía: ¿se me va a declarar?

oscar: antes tengo que pedirte

perdón porque te acabo de meter

en un gran lío.

rosalía: a ver cómo está eso

de un lío, ¿qué está pasando?

oscar: te explico, le dije

a teodoro que tú y yo somos

novios.

rosalía: ¿qué, pero por qué

hizo eso?

oscar: por presión, no sé,

es que los aretes que te regalé

pertenecían a alguien más,

alguien a quien no

quiero involucrar.

rosalía: ay, don oscar,

ya estoy entendiendo.

aquí hay una mujer prohibida.

oscar: sí.

rosalía: es casada.

oscar: no.

rosalía: monja.

oscar: ah, monja no, claro que

no, es una mujer viuda

que vive en otro pueblo

es una situación muy delicada

y quiero proteger lo que tengo

con ella.

ya sabes cómo son en este

pueblo, los chismes

son su deporte favorito.

rosalía: sí, lo entiendo

perfecto, a mí me pasa

lo mismo con mi novio, por eso

no lo paseo en frente de todos.

ya sabe, aquí las envidias

están...no, bueno.

oscar: oye, ¿pero entonces no

te molesta lo que hice?

rosalía: no, no, para nada,

pero sí tengo que avisarle

a mi rancherito porque es

muy posesivo conmigo,

pero se la pasa viajando,

no creo que haya ningún

problema.

no te preocupes.

oscar: solo será lo que

se me ocurre cómo salir

de esta situación.

pero sí, es muy importante que

nadie sepa nuestro secreto,

tiene que quedar entre nosotros

dos nada más.

rosalía: ♪ un cantadito vamos

a poner, el que se lo quite

va a perder ♪

oscar: ah, sí claro,

a perder.

yo sé que esto no es cualquier

mentira y créeme que lo valoro

mucho y te lo agradezco.

rosalía: no te preocupes,

este será nuestro secreto.

oscar: ah, sí,

nuestro secreto.

[música]

[música]

aureliano: [llora]

¿por qué no le decimos

que es mentira?

no me gusta verla así.

mariana: ya hicimos lo más

difícil

y yo no voy a dar un paso

para atrás.

ahora ella está muy chica,

no lo puede entender, pero yo

no le voy a dar el ejemplo

de un matrimonio

lleno de tradiciones

y de mentiras.

aureliano: ¿desde cuándo

te volviste tan fría,

tan sin corazón?

mariana: [ríe]

¿ahora yo soy la que no tiene

corazón? ay, por favor, sí?,

deja de decir tantas

estupideces.

mejor ve buscando donde quedarte

porque yo me voy a quedar aquí,

en esta casa con mi hija

y tú vas a venir a visitarla

cuando quieras.

aureliano: hija,

¿por qué no mejor

nos calmamos, ¿eh?,

lo pensamos un poco, mi amor.

mariana: yo no tengo nada que

pensar, señor y tampoco

me quiero calmar.

y no me vuelvas a decir mi hija

y mucho menos me vuelvas

a decir mi amor.

luego vienes por tus cosas,

ahorita ya te puedes ir yendo.

[padre] cuídese.

margarita, ¿qué haces aquí?

margarita: vengo a trabajar.

padre: ¿a trabajar en qué?

margarita: voy a restaurar todas

las obras de arte que hay

en el pueblo.

padre: lo único que digo es que

las obras de la iglesia

no se pueden tocar.

margarita: es una tarea avalada

por el presidente municipal.

padre: por quien sea.

mejor, ya que estás aquí,

deberías aprovechar para entrar

y purificar tu alma.

margarita: ¿qué?,

¿me dijo impura?,

¿impura yo?

padre: a ver, no, lo único que

estoy diciendo que hace mucho

tiempo que no te confiesas.

margarita: porque no me voy

a confesar con usted,

más bien usted es el que se

tiene que confesar conmigo.

padre: está bien.

margarita: ¿está bien qué?

padre: me voy a voy a confesar,

eso lo que quieres, ¿no?

si esa es tu condición,

acepto confesarme contigo.

>> mira,

necesito que me ayudes,

desaparécete media hora

y súbele al volumen.

cuando uno viaja se la tiene

que pasar padre

y además nos estamos conociendo

y yo creo que hay muy buena

química entre los dos,

muy bien.

flor: oye, mira,

estuve preguntando ahí abajo

y me dijeron que hay como tres

pueblos muy cerquita.

entonces, yo no quiero

interrumpir tu fiesta,

la estás pasando muy bien, ¿no?

y...pues... me gustaría sacar

mi maleta de tu coche,

si es posible

y yo continúo sola.

>> si te digo que la vamos

a pasar padre, la vamos a pasar

padre.

se me hace una grosería

de tu parte que me dejes aquí

tirado después de que te traje

hasta acá, ¿sí te acuerdas o no

te acuerdas?

flor: perdóname, yo jamás

intenté ser grosera contigo,

al contrario, estoy

muy agradecida por el aventón,

pero puedo continuar sola y tú

sigue con tu fiesta--

>> ¿a dónde vas?

flor: ino, no, no, a ver,

no me toque!

>> no te pongas así.

flor: no, no, no, no,

a ver, tranquilízate.

>> se dice gracias,

muy agradecida.

después de lo que hice,

¿me dices nada más gracias?

flor: iayuda!

>> me vas a pagar con algo más,

¿sí me entiendes?

flor: [grita]

iayuda!

ino, por favor, por favor!

>> cállate.

flor: se lo ruego, por favor.

[grita]

no, no, no, por favor,

ino, no!

[música]

Cargando Playlist...