Despierta América

El secreto del matrimonio de Thalía

La cantante mexicana confesó cómo es que logra para compaginar su carrera profesional y su vida personal sin perder la cordura.

El gran secreto de la cantante Thalía para compaginar su carrera profesional y su vida personal sin perder la cordura en el intento consiste en contar con un "ama de casa de los años 50" a su disposición, papel que según ella desempeña a las mil maravillas su marido, el todopoderoso productor musical Tommy Mottola.

"Sabes cómo en la década de los 50 el marido llegaba a casa para encontrarse a los niños duchados, arreglados y comportándose perfectamente, y su mujer le daba un cocktail mientras le preguntaba: '¿Qué tal te ha ido el día?'. Así somos nosotros exactamente, ¡con la excepción de que yo soy el hombre! Es tan romántico y me hace sentir segura", reveló la mexicana a la revista Cosmopolitan.

Bromas aparte, Thalía está convencida de que no podría haber encontrado un compañero de vida mejor que su marido, visto lo comprensivo que se ha mostrado a la hora de ayudarla a compaginar su carrera con su vida doméstica.

"Mi trabajo viene en oleadas. Si estoy a punto de sacar un álbum, tengo por delante un mes de locura en el que tengo que viajar y hacer promociones, y después las cosas se calman. Si estoy trabajando, Tommy se queda en casa, y si él está trabajando, me quedo yo. Ese es el compromiso para priorizar nuestra familia sin dejar de lado a mi otra familia, mis fans", añadió.

Curiosamente, en un principio Thalía se negó a permitir que su amigo Emilio Estefan le presentara a su ahora marido al considerar que sería más "un dolor de cabeza" que cualquier otra cosa.

"Emilio mencionó que había alguien que quería que conociera y me dijo: 'Se acaba de divorciar y tiene dos hijos'. Le dije: 'No necesito ese dolor de cabeza'. Cuando intentó hablarle a Tommy de mí, Tommy le pregunto: '¿A qué se dedica?' y cuando Emilio le dijo que era cantante, le contestó: '¡Para! No necesito ese dolor de cabeza'", relató divertida la cantante.

NO TE QUEDES SIN VER: