Despierta América

El hombre que salvó su vida dos veces en septiembre 11

Despierta América recogió los testimonios de la gente que recordó los ataques terroristas, diez años después.
9 Sep 2011 – 11:09 AM EDT

Mario García, un héroe hispano

Raúl González, en representación de Despierta América viajó a Nueva York para traer al auditorio la historia de los hispanos que vivieron en carne propia los ataques terroristas de septiembre 11 a las torres gemelas.

Entre esas historias, diez años después, llegó el salvadoreño Mario García, el hombre que sobrevivió dos veces al ataque terrorista, pero además, él no había regresado a ese lugar que por muchos años se conoció como la zona cero y que removió la peor pesadilla que le haya tocado vivir.

--Mario García, muchas gracias por aceptar estar con nosotros hoy. Usted tenía diez años de no venir a la Gran Manzana. ¿En dónde estaba usted ese septiembre 11?

En el piso 87, en el elevador.

-¿Qué sintió?

Una explosión fuertísima, el elevador se ladeó completamente.

--¿Cómo salieron del elevador?

Abrimos la puerta, cuando se estrelló el segundo avión, porque eso movió la torre y tomamos la decisión de salir como fuera posible.

--¿Cómo estaba la gente que se encontraba con usted en ese elevador?

Estaba la gente llorando, muy confundidos estábamos porque no sabíamos lo que estaba ocurriendo.

--¿Cuál es la primera imagen que usted recuerda cuando salió del elevador?

Un cráter gigante y la gente corriendo desesperada por salir.

--¿Cómo logró salir?

Abrimos la puerta y comencé a buscar la salida. Las luces tildeaban y no se veía la salida, empujé la puerta hacia atrás y me siguió la gente que estaba detrás de mi.

--Tomó las escaleras desde el piso 86.

--Cuando baja, cuál fue la primera imagen que se le vino a la mente?

La primera imagen, fue pensar en mi madre, en mi familia, en mis seres queridos

en como poder salir de esta situación, terror, miedo.

--En su camino encontró a gente que necesitaba ayuda.

Encontré a una muchacha, muy delgada, estaba lastimada de sus pies, la puse en mi espalda y la bajé y ahí le dieron asistencia los paramédicos. En ese momento, yo la entregué y salí corriendo, porque la segunda torre se derrumbó.

-¿Qué siente ahora estar aquí?

Es una aceptación que yo voy a tener, cada septiembre 11 lo voy a recordar. Gracias a Dios lo he ido superando poco a poco aunque no se pueden sanar las heridas.

Publicidad