null: nullpx
Cargando Video...

Corona de Lágrimas Capítulo 111

29 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

pollo: ¿no era tu enemiga

la plateada?

porque ahora se quiere quedar

acá.

>> guardia, guardia, quieren

matar al doctorcito, guardia.

pollo: ay.

>> ey, ¿qué pasa aquí?

>> aún está vivo.

mundo: hay que llevarlo

a la enfermería, pero rápido,

pronto.

es el pollo, doctor.

me atacó, forcejeamos,

se cayó y se clavo la navaja.

>> está diciendo la verdad,

sí es cierto, yo lo vi todo.

pollo: ah.

lo que haces por callarme

la boca, ¿verdad, mundito?

mundo: ayúdale, por favor,

doctor.

marco: "transferencia del total

de la cuenta por ordenes

escritas de rómulo ancira

a cuenta confidencial

en el extranjero.

a encargo directo

de benjamín aguilar

y agustín galindo

contadores y el bufete".

400 millones de dólares.

doctor: la herida es profunda

y atravesó el hígado.

no creo que podamos salvarlo.

pollo: no, no, doctor.

sálvame, yo no me quiero--

yo no me quiero morir,

ayúdeme.

se lo pido, por favor, doctor.

mundo: pollo, confiesa

la verdad.

diles que yo no hice eso,

que tú inventaste.

que solamente me ocupé del

laboratorio, por favor.

por favor, pollo,

di la verdad.

confiesa que yo ni siquiera

conocí a los hermanos mayores.

te lo pido, pollo.

hazlo, por favor.

pollo: qué listo me saliste,

mundito,

yo no sé ni de qué me hablas.

mundo: pollo, por favor.

pollo: tú siempre fuiste el

jefe, mundo.

el mero mero.

edmundo...

acércate.

edmundo, ven.

nos vemos en el infierno,

carnal.

mundo: pollo, no, ¡por favor,

pollo, di la verdad, es que eso

no es cierto!

¡pollo, pollo, di la verdad!

doctor: cálmate, ¡cálmate!

mundo: habla, por favor.

es que ahora nadie me va a

creer, doctor.

estoy sin testigos.

>> gracias, licenciado,

yo en un momento estoy con

usted para denunciar a benjamín

aguilar y galindo por robo.

tengo razones para creer que

van a salir del país.

sí, gracias.

rómulo: dame lo que te pedí.

agustín: toma, esto es todo

lo que había.

rómulo: ¿pero cómo crees,

en dónde esta el portafolio

lleno de dinero que había en

la caja fuerte?

agustín: no me dio tiempo de

sacar nada.

llegaron a clausurar el bufete.

rómulo: ¿tú qué hiciste para

impedir que lo clausuraran,

qué hicieron los otros

imbéciles abogados a los que

les pago una fortuna, nadie fue

capaz de enfrentarse

a las autoridades o qué?

agustín: nadie pudo hacer nada.

traían una orden judicial.

rómulo: todo por el imbécil

de ulloa.

ese traidor desgraciado.

agustín: usted debe de saberlo

muy bien, señor.

quiero decir,

tu bufete ancira es un nido de

ratas.

rómulo: imbécil.

agustín: ey, ey, tranquilo,

tranquilo, tranquilo,

don rómulo, tranquilo.

suélteme.

jugar al indignado no le queda.

no creo que le convenga

llamar la atención.

tranquilito, don rómulo.

quédese tranquilito.

usted mismo se derrotó.

rómulo: te quiero felicitar,

agustín.

veo que en tu mezquindad

y tu humildad extrema

tienes algo de vida en ti.

muy poca,

pero aquí, hoy,

en esta mesa, vamos a ver

si nos morimos los dos o si

nada más te mato a ti.

agustín: ¡no, no!

rómulo: ¡aquí estoy,

si pueden, vengan por mi,

ustedes, órale, órale!

o te mueres.

>> me urge localizar a refugio.

>> sí, amiga, porque conociendo

a rómulo, ese se puede ir

contra todos, hasta contra mí,

pero hablando en serio,

la que me preocupa es olga--

>> ahora lo que está haciendo

es tratar que se recupere del

shock.

>> desengañarse de su padre

debe haber sido terrible, pobre

olga.

>> no sabes cuánto me dolió,

pobrecita.

>> ay, pero no vamos a hablar

de cosas tristes, ¿cómo vamos

con lo del bautizo?

>> lo quiero hacer en dos

semanas, a ver si para entonces

ya salió de la clínica.

>> pues, ojalá pueda estar ahí,

qué mejor manera de

celebrarlo, ¿no?

oye, reina, ¿ya pensaste en

la madrina?

>> sé que refugio es su

abuela, pero sería muy lindo

que también fuera la madrina,

¿no crees?

digo, finalmente gracias a ella

mi nieta pudo nacer.

>> ok, te la paso por esta vez,

estoy de acuerdo.

mundo: lo llevamos a la

enfermería y le pedí que dijera

la verdad, pero no lo hizo.

lucero: es un desgraciado,

maldito, lo odio.

mundo: shh.

tranquila, ¿qué te pasa,

te sientes bien?

lucero: no, no, nada.

estoy bien.

no pasa nada.

mundo: ¿estás segura, lucero?

lucero: sí.

sígame contando, por favor.

mundo: bueno, pues, es que,

ahora no sé qué hacer, lucero.

con él se murió la única

posibilidad que tenía de--

de no quedarme aquí encerrado

20 años, 30 años, no sé.

lucero: ¿y zaida?

ella podría declarar y decir

la verdad, ¿en dónde esta?

mundo: no tengo idea.

desapareció como si se

la hubiera tragado la tierra.

lucero: ¿tú crees que se haya

ido de la ciudad?

mundo: no.

lo que temo es que

los hermanos mayores la hayan

encontrado para callarla.

lucero: no, no.

no, mi amor, no pierdas la fe.

mira, yo me voy a poner

a buscarla por todos lados.

tú dime dónde ir.

mira, no puedes quedarte aquí

encerrado acusado de algo que

tú no hiciste.

mundo: ya lo sé.

>> sus bebidas.

agustín: gracias, hija.

hubieras visto la cara que puso

el estúpido de rómulo cuando se

dio cuenta que antes de ir con

él le hable a la policía,

¿qué esperaba?

para mañoso, mañoso y medio.

benjamín: yo creo que te

arriesgaste a lo tonto,

¿qué tal que te hubiera matado?

estúpido.

agustín: ey, ¿ahora resulta que

te preocupo mucho?

benjamín: no, no te adornes.

para sacar el dinero

de la cuenta se necesitan dos

firmas, la tuya y la mía,

animal.

cuando cada quien tenga su

dinero, por mi aviéntate--

agustín: ya, ya, ya, ya.

salud.

nos vamos de vacaciones.

por favor.

benjamín: lo que me preocupa es

que tu ex-jefe vaya a decir

algo después de toda la bola de

zandeces que le estuviste

contando.

agustín: ¿y a quién?

ni modo que hable a la policía.

marco: muchachos.

agustín: marco.

marco: ¿pensaban irse sin

decirme adiós?

ellos son los que despojaron

la cuentas del bufete ancira.

agustín: marco.

marco, espera.

marco.

marco.

marco.

¡marco!

marco: nadie me va a hundir

y menos por la culpa de rómulo

ancira.

operadora: buzón de voz.

la llamada se completará

al terminar los tonos

siguientes.

patricio: mamita.

mami, yo...

yo solamente quiero

decirte que--

que me siento muy mal

por todo esto y que...

y que...

dios.

ah.

¿bueno?

raúl: hola, patricio.

soy raúl.

patricio: sí, ¿qué pasó, raúl?

raúl: necesito que nos veamos

para preparar la siguiente

audiencia.

patricio: sí, nos vemos en la

cafetería que esta cerca del

hotel si quieres.

raúl: ¿estás bien?

te escucho cansado, ¿todavía

sigues en el mismo hotel?

patricio: no.

me estoy quedando en un hotel

que se llama san julián.

raúl: no lo conozco.

patricio: no, viejo, ya, bueno.

nos vemos mañana, raúl.

gracias.

julieta: pero ¿cómo que el

pollo trató de matar a

edmundo--?

lucero: mamá, mundo se salvó de

milagro.

julieta: pero ahora sí van a

castigarlo por lo que hizo.

lucero: no, porque en la pelea

se clavó la navaja y se murió.

sabes qué significa eso, que no

dijo la verdad, no dijo que

mundo no es culpable de todo

eso.

ahora ya no hay otro testigo

que lo ayude más que zaída.

¿sabes cuánto tiempo va a tener

que estar ahí metido?

julieta: hijita, tú misma me

has dicho que no debemos perder

la fe.

lucero: no sé cuánto tiempo

más pueda seguirla teniendo.

no puedo con esto, es horrible.

julieta: tranquilízate, amor.

lucero: me siento como la peor

de las esposas por estar

pensando en mi malestar en

lugar de pensar en mundo.

sabes, ya no puedo más.

julieta: cálmate, ve a darte un

baño, vas a ver que todo lo vas

a ver mejor después.

tú eres una mujer fuerte

y mundo te necesita más que

nunca, eres su esposa,

no puede verte derrumbada,

porque sabes una cosa,

eres su razón para seguir

luchando.

lucero: gracias, tienes razón,

así como yo soy la fortaleza

para mundo, tú eres la mía.

raúl: acuérdate que mi tío

tiene conectes por todos lados.

alguien te puede ver.

patricio: mira, aquí todos

estamos en peligro, raúl.

por favor, avísale a mi mamá que

se cuide, a tu familia también,

todos, todos.

raúl: sí, ok, ok.

tranquilo, tranquilo.

yo les digo.

pues, la verdad, patricio,

tengo que decirte que no es

digno de ti vivir de esta

manera.

hasta hueles mal.

vamos a mi casa.

mi papá ya no vive con nosotros.

vas a estar mejor ahí, seguro.

patricio: te lo agradezco,

raúl, pero yo no quiero

exponerlos.

y esto que ves, pues, esto

soy yo.

así he sido siempre, nada más

que por dentro.

la única diferencia es que ahora

todos pueden ver mi realidad.

a fin de cuentas, es lo que

merezco por negar a mi madre.

refugio: ¿ya te tomaste

la medicina?

nacho: simón, jefa.

pero, pues, no me acuerdo si

ya hoy la dejo de tomar

o luego es mañana o--

refugio: a ver, mira.

por aquí yo dejé la receta.

ay, mira, mi teléfono.

con razón no lo encontraba.

ay, tengo un mensaje.

a ver.

a ver.

patricio: mami, yo...

yo solamente quiero decirte

que--que me siento muy mal

por todo esto y que, dios.

refugio: hijo.

nacho: ¿qué pasó, mamá?

refugio: era un recado de tu

hermano patricio.

dice que se siente muy mal por

todo, pero no dice ni dónde

está ni nada.

ay, dios mío, no puede ser,

¿y qué tal si le pasó algo

o si rómulo le hizo algo?

ay, llámalo.

llámalo, nacho, llama,

por favor.

mi hijo.

nacho: dice que está apagado.

refugio: ay, no, no puede ser.

no puede ser.

nacho: bueno, jefa, tú no te

preocupes.

ahorita le volvemos a llamar

y--y sino ya vemos qué hacemos

para que lo encontremos.

refugio: sí, sí.

nacho: pero tú tienes que estar

tranquila, jefa.

mira, por qué no le marcamos

a raúl y...

refugio: ay, dios mío.

ese debe ser mi hijo.

ese debe ser patricio.

mercedes: buenos días, refugio.

refugio: buenos días, señora

mercedes.

raúl: patricio, deja de

castigarte.

patricio: bueno, está bien,

pero antes, déjame pasar

al baño de aquí para lavarme

la cara.

no quiero que nadie me vea así.

raúl: ok.

mamá.

oye, un favor.

voy para la casa con patricio,

¿pueden preparar la recamara

de visitas?

gracias, ma.

ahorita te veo.

>> disculpe, el señor con el

que estaba le dejó este papel.

con permiso.

raúl: gracias,

"hermano, te lo agradezco,

pero no puedo".

¿cómo?

"gana ese juicio y olvídense

todos de mí.

yo ya estoy donde merezco estar.

patricio".

¡señorita!

refugio: ay, pobre olga.

lo siento mucho.

espero que se recupere pronto.

yo todas las noches pido por

ella.

mercedes: ay, gracias.

por favor, tome en cuenta

lo que le digo de cuidarse.

rómulo está prófugo y tengo

miedo de que nos quiera hacer

daño a todos.

refugio: no, claro que sí,

lo haremos.

usted también tiene que

cuidarse.

mercedes: lo estamos haciendo.

pero ya no hablemos de cosas

feas.

dígame, refugio, ¿qué le parece

la idea de no ser solo la

abuela de la niña, sino también

su madrina?

refugio: ay, nada me dará más

gusto.

nacho: no, pues, ahora sí que se

la ganó mi sobrinita con esta

madrina de lujo.

refugio: oh, a ver.

discúlpenme, es que a lo mejor

es patricio.

¿bueno?

ah, sí, dime, raúl.

sí, yo creo que sí debo de tener

una copia de su identificación.

déjame buscarla.

sí.

ah, y otra cosa, estoy muy

preocupada por patricio.

mercedes: bueno, ya me tengo

que ir, nachito.

le dices a tu mamá que estamos

en contacto para ver lo del

bautizo, ¿sí?

nacho: sí, claro que sí.

polo: no conviene que lucero

te vea así cada vez que vaya a

visitar a edmundo.

se va a sentir mal.

julieta: yo frente a ella me

hago la fuerte,

pero contigo me desahogo.

perdóname, por favor.

polo: mi amor.

al contrario.

yo te agradezco la confianza,

y si pronto vamos a ser marido

y mujer, lo menos que puedo

hacer es escuchar tus tristezas.

refugio: ah, ¿ya se fue

mercedes?

nacho: sí, pero dice que luego

te habla para lo del bautizo.

refugio: ay, qué pena.

no me pude despedir de ella.

hijo, voy a ver a tu hermano y

también quiero ir a un mandado.

¿no te importa quedarte solito

un ratito?

nacho: no, no, jefa.

no te preocupes.

de hecho, al rato viene

la chelito.

bueno, ¿y qué te dijo raúl?

refugio: que había visto a

patricio y que dentro de todo

estaba bien.

con eso ya me quedo un poquito

más tranquila.

nacho: veras que pronto ya te

vuelve a llamar y...

y si no, pues, le insistimos

y le insistimos hasta que

conteste.

refugio: sí, hijo, sí.

bueno, te doy la bendición para

que no te pase nada malo.

que la virgen te cuide

en lo que yo regreso.

por favor, no hagas esfuerzos.

nacho: no, jefa, no.

refugio: siéntate mejor.

no hagas esfuerzos.

nacho: no, no, jefa.

>> disculpe que lo interrumpa,

pero hay alguien que quiere

hablar con usted.

es la señora refugio.

julián: ¿refugio?

dile que pase.

>> sí, señor.

pase, por favor.

refugio: gracias.

julián: refugio.

qué grata sorpresa verla por

aquí.

refugio: ¿qué tal, julián?

en cuanto me enteré que usted

era juez, pues, supe dónde

debía buscarlo.

espero no interrumpirlo.

julián: sí, digo, no, no.

no interrumpe,

¿cómo ha estado, cómo está

su hija?

refugio: ¿mi hija?

julián: sí, ah, ¿cómo se llama?

lucero.

me alegra que pudiera casarse

con su novio, edmundo.

refugio: no, no.

aquí hay una confusión.

lucero es mi nuera.

yo soy la mamá de edmundo.

julián: ah.

eh...

siéntese, por favor.

refugio: gracias.

veo que le sorprendió que yo

sea la mamá de edmundo,

¿hay algún problema?

julián: no me lo tome a mal,

refugio, es que siendo usted

la madre de una persona a la

que voy a juzgar, no es

correcto que tengamos contacto.

refugio: sí, lo entiendo.

pero yo vine a otra cosa.

julián: y espero que también

entienda que aunque...

ay, dios.

aunque usted abogue por su

hijo, yo debo guiarme por las

evidencias que se desahoguen

mientras se lleva a cabo

el juicio.

perdón.

refugio: tampoco vine a eso ni

a causarle ningún problema.

solo quiero saber si esto

es de usted.

julián: ah.

claro.

claro, ya me acordé.

sí, es mi cartera.

refugio: así es.

y gracias por perderla hace más

de 20 años.

julián: no lo puedo creer,

¿dónde dice que la encontró?

refugio: en la terminal

camionera de zacatecas.

en marzo del '92.

julián: claro.

sí, me acuerdo muy bien porque

fuimos para el cumpleaños

de mi ex-suegra.

refugio: y de seguro usted

acababa de subirse a un autobús

cuando la encontramos.

pero no fui yo quien vio su

cartera.

julián: ¿entonces?

refugio: fue mi hijo, edmundo.

él la recogió.

estaba muy chiquito.

tenía mucha hambre igual que

sus hermanos y que yo.

el papá de los niños acababa de

correrme de la casa y no

teníamos donde pasar la noche.

en fin, es una historia

muy larga.

julián: ¿usted la guardó

durante todos estos años?

refugio: sí, así es.

yo le juré a la virgen que

algún día iba a encontrar a su

dueño para devolvérsela

y darle las gracias por haberla

perdido porque el dinero que

traía nos ayudó a llegar

a la ciudad de méxico y además

nos permitió comer unos cuantos

días a mí y a mis tres hijos

muy hambrientos.

julián: por favor.

refugio: gracias.

julián: pero mi dinero sigue

aquí, refugio.

refugio: bueno, no son

los mismos billetes, pero sí

la misma cantidad.

el dinero lo he tomado

y lo he vuelto a poner varias

veces.

y en la última, nachito,

mi hijo, al que conoció,

le puso un billete más.

dice que son los intereses.

julián: ay.

no sé qué pensar.

me siento abrumado,

hasta apenado.

o sea...

no sé qué hacer.

refugio: guardarla, porque

es suya.

bueno, no lo distraigo más.

lo dejo trabajar.

julián: no, por favor.

por favor, espere.

quizás, cuando termine este

juicio, me permite invitarle

a ese café, refugio.

refugio: claro que sí.

me voy a visitar a mi hijo.

y de verdad, gracias por perder

esa cartera hace 20 años.

refugio: tengo que contarte

algo que me pasó.

mundo: ¿otra mala noticia,

qué pasó?

refugio: no.

todo lo contrario, hijo.

apareció el dueño de la cartera

que encontraste cuando

eras niño.

mundo: ¿quién?

refugio: el juez corona.

mundo: ¿en serio?

refugio: sí, ¿te das cuenta,

hijo?

el mismo hombre que nos ayudó

sin saberlo en el peor momento

vuelve a aparecer cuando más

lo necesitamos.

mundo: no lo puedo creer.

refugio: sí.

yo quiero pensar que es un

mensaje de dios.

de que todo va a salir bien,

hijo.

mundo: pues, ojalá, mamá.

julián: es increíble que esta

cartera regrese a mi después de

tantos años.

>> dicen que las casualidades

no existen, señor.

julián: las casualidades no,

pero las causalidades sí.

por lo visto, refugio y yo

estábamos destinados

a conocernos.

>> ¿pero bajo qué

circunstancias?

ahora menos que nada pueden

entablar una relación.

julián: sí, yo sé, yo sé.

por eso...

nada, como te había dicho,

voy a tener que esperar a que

el juicio termine.

>> claro, y tal vez lo que pasa

es que la vida les esta poniendo

una prueba más.

julián: puede ser.

pero lo que me queda claro es

que aquí hay un mensaje.

aquí hay alguien o algo que

está tratando de darme un aviso

y yo tengo que volver

a encontrarme con ella.

mundo: me dejaste mudo, mamá.

o sea que las iniciales...

refugio: sí, sí, exacto.

son j.a.c.

julián a. corona.

mundo: claro.

oye, ¿y supo que yo fui quien

encontró su cartera en el suelo

de la terminal?

refugio: sí, sí, yo le platiqué

que habías sido tú y tampoco él

lo podía creer.

bueno, en fin, le dije que

ojalá tuviéramos ocasión de

platicar cuando todo esto

termine, hijo.

no quiero que el juez piense

que lo hice para ponerlo

a tu favor.

mundo: bueno.

no te preocupes por eso porque

serán tres jueces quienes dicten

mi sentencia, no solamente él,

pero hiciste muy bien

en aclarárselo.

refugio: sí, mi amor.

>> chavero, llegó tu mujer.

refugio: ay.

yo me despido, hijo.

mundo: gracias por venir, ma.

refugio: sí.

mundo: dale un abrazo a

nachito, por favor, ¿sí?

y saludos a todos.

refugio: sí, mi amor, sí.

mundo: qué bueno que ya está

bien.

refugio: te quiero, mi vida.

mundo: yo también, mucho, mami.

adiós, ma.

>> adelante, señora.

puerta.

lucero: doña refugio.

qué gusto verla, ¿cómo esta,

cómo sigue nachito?

refugio: muy bien.

muy bien gracias a dios.

pero no te entretengo más.

mejor ve con mi hijo

y aprovechen al máximo

los minutos que tienen para

estar juntos.

lucero: sí, gracias.

>> puerta.

pasa, por favor.

nachito: qué bueno que llegas,

jefa.

refugio: mercedes, qué gusto

verla otra vez en mi casa,

¿todo está bien?

mercedes: muy bien.

llevé a la niña al pediatra

y cuando iba de regreso,

recordé que nachito

no conocía a su sobrina.

así que vine

a presentársela.

refugio: ¿está aquí, dónde está

mi niña hermosa?

chelito: está rete preciosa su

nieta, doña refugio.

ya lolita me enseñó a cambiar

pañales.

luego dile que te enseñe a ti,

¿no, nachito?

por si se llega a necesitar.

nachito: ¿qué?

no me andes hablando así y me

pone nervioso, eh.

chelito: pues, ahí no más te

aviso para que lo tengas en

cuenta.

refugio: a ver, mi vida.

ya corazón.

ay.

eres una bendición de dios,

mi vida.

bienvenida a la casa de tu

abuela.

flor: señores, eso es todo lo

que sé de rómulo ancira.

reportero: son declaraciones

muy fuertes, señora escutia,

¿tiene pruebas?

flor: ¿qué más pruebas que

estoy aquí por intentar

matarme?

rómulo es la peor persona.

bueno, si es que se le puede

llamar persona.

reportero 2: disculpe,

pero ¿lo que dijo no es un

resentimiento de ex-amante?

flor: claro que no.

no es un resentimiento.

mi única culpa fue que me

pasé de ingenua y llegué a

creer que me quería.

me engañó...

al igual que su esposa mercedes

y a su hija olga.

las tres fuimos victimas

del mismo hombre.

reportero 3: ¿piensas seguir

trabajando en el museo?

flor: no.

en cuanto me recupere, pienso

irme del país.

nachito: tiene tus ojitos, jefa.

y hasta tu sonrisa,

está re-chula de preciosa

la sobrina, jefa.

refugio: ay.

esta visita es un aviso del

cielo de que tengan que

encontrar a su padre.

¿ya le contaste a doña mercedes

el recado que encontramos en mi

teléfono?

nachito: sí, ya se lo dije,

jefa.

mercedes: cuenten conmigo para

lo que necesiten.

nacho, ¿no me dijiste que raúl

lo iba a ver hoy?

nachito: pues, sí, simona.

hay que hablarle para ver qué

paso, ¿no, jefa?

lolita: ya va ser la hora del

baño de la bebe, doña mercedes.

mercedes: está bien.

entonces ya nos vamos.

gusto en saludarlos y gracias

por el café y por la platica.

y ojalá que encuentren pronto

a patricio.

nachito: muchas gracias por

hacer feliz un ratito a mi jefa.

refugio: ay, yo las acompaño.

mercedes: gracias.

chelito: gracias.

mercedes: gracias.

chelito: a usted.

nachito: hasta luego, doña

lolita.

chelito: nacho.

nacho, nacho.

nachito: ¿qué pasa?

chelito: nachito, si tú y yo

tuviéramos a una hija, ¿crees

que saldría así de bonita?

nachito: no me espantes,

chelito.

si tu misma me dijiste que

todavía no debería estar

pensando en cosas tan

complicadas y difíciles, ¿no?

chelito: ¿cual complicación?

eso de tener hijos, pues,

la complicación es para

las mamás, ¿o no, doña refugio?

refugio: ay, hija, ni que

lo digas, eh.

patricio: por favor, ten piedad

de mi.

perdóname por...

por no ver por mi familia.

por abandonarlos.

por favor cuida a mi mamita.

ilumina sus ojos siempre,

sus ojos hermosos siempre,

por favor.

y que raúl--que raúl gane el

caso de edmundo para que...

para que mi hermano pueda estar

libre.

ayuda a mi carnal nachito

y por favor dale la oportunidad

de crecer y estudiar como él

siempre lo ha querido.

tú sabes que él lo merece.

y a mí...

a mí yo también te ruego que

por favor me ayudes a...

a volver a ver a mi angelito,

a mi hijita.

te pido aquí con el corazón que

me perdones por todo el dolor

que yo he causado,

por todo.

refugio: virgencita.

te pido que por favor

encontremos rápido a mi hijo.

te lo suplico.

patricio merece una segunda

oportunidad como todos.

te pido también que se resuelva

pronto lo de edmundo,

que encontremos a zaida.

ella puede testificar a su

favor.

y para mi nachito, te pido

mucha salud y que siga siendo

muy feliz.

y virgencita, gracias.

gracias por darme la fortaleza

todos los días para seguir

luchando.

gracias.

>> joven.

joven.

joven, ya vamos a cerrar.

patricio: ¿cómo?

si todavía hay gente.

refugio: madre de dios.

>> señora, ya vamos a cerrar.

refugio: estoy rezando.

>> ya nomás quedan ustedes.

refugio: patricio.

despiértate, mundo, vámonos.

patricio: si tan solo fueras tan

fuerte como tu mamita.

raúl: y la audiencia será en

dos semanas.

pedí ese plazo para localizar

a los testigos.

con la muerte del pollo

cambiaron todas las cosas.

refugio: ojalá que te den

el tiempo.

ay, no nos desanimemos, ¿no?

nachito: oye, como sea,

mi carnal va a salir libre,

¿verdad, raúl, aunque consigas

esos testigos?

raúl: claro que sí,

pero después de cumplir

la sentencia mínima que es

lo que conseguiríamos con

los testimonios.

nachito: no le va a hacer

ninguna gracia.

raúl: mira, edmundo está

dispuesto a pagar su deuda con

la sociedad.

dice que quiere merecer el amor

de lucero.

nachito: órale, pues, qué chido

está eso, ¿no?

raúl: sí.

nachito: ¿y qué onda con

patricio?

refugio: yo me quedé más

preocupada por lo que me

contaste anoche.

es que yo no me imagino a mi

hijo en ese estado.

nachito: si mi carnal está con

la actitud que tú estás

diciendo, creo que tenemos que

encontrarlo lo más rápido que

se pueda.

raúl: estoy de acuerdo.

por eso le dije a tu mamá que

hoy mismo voy a ir a buscarlo.

refugio: sí.

mercedes: shh.

>> ¿no quieres saludar a tu

hija?

olga: no.

bueno, no sé.

>> bueno, no es necesario

que lo hagas hoy,

pero al menos mírala,

acércate.

si quieres, acércate un poquito.

es una niña muy hermosa, olga.

olga: sí, ¿verdad?

>> ¿te gustaría que la traigan

a visitarte?

sería una buena forma de que

la vayas conociendo.

patricio: no, no puedo.

no puedo porque...

pues, mi mamá nunca me llamó,

no debe de haberme perdonado.

mi celular.

mi celular, no puede ser.

nachito: aunque siempre te

tengo en el corazón, pues, esto

me recuerda no olvidarlo, ¿no?

chelito: ey.

qué lindo.

oye, pero, pues, órale, cuánta

noticia, eh.

eso lo del juez está bien chido,

pero, pues, eso lo de tus

hermanos está bien chafa.

nachito: pues, sí, ya lo sé.

bueno, al menos ya no nos

tenemos que preocupar que el

pollo le haga algo a mi carnal,

¿no?

chelito: pues, eso sí.

ahora falta que aparezca el

patricio, ¿no?

nachito: pues, sí.

chelito: ah, oye, traje mi

cuaderno para enseñarte

unos diseños.

nachito: pero, pues, yo no sé

nada de ropa de vieja.

chelito: no seas menso.

quiero que seas un opinador.

o sea, que me des tu opinión

para mi examen.

porque mira, estas no estoy

muy segura.

estas van a ser para--

refugio: hijo.

voy a salir.

ya no aguanto estar aquí

encerrada.

me muero de nervios.

nachito: ah, pues, ¿adónde vas,

jefa?

te acompaño.

refugio: no, no, no.

yo voy a ir a la iglesia.

voy a--a pedir que raúl

encuentre a patricio pronto.

chelito, te lo encargo mucho,

¿sí?

chelito: clarines.

usted no se preocupe.

ya quita esa cara, mi amor.

está bien gacho lo que

le está pasando a patricio,

pero, pues, igual le sirve de

lección, ¿no crees?

nachito: pues, mientras con que

no lo encuentre su suegro,

ya con eso me conformo.

patricio: no puede ser,

no puede ser.

no puede ser.

mi celular.

refugio: patricio.

patricio: mamita.

refugio: mi amor, estaba

rogándole a la virgen que

aparecieras.

esto es un milagro, hijo.

patricio: ¿verdad, mamita?

mamita, yo pensé que ya no me

querías, que ya no querías

verme.

refugio: no, ¿cómo puedes creer

eso, hijo mío?

no, mis hijos son la luz de mis

ojos, la alegría de mi vida,

hijo.

patricio: la verdad es que...

yo me he portado tan mal que...

que siento que no...

no te merezco, mami.

refugio: no, mi vida, ya no

digas más.

ya no digas más.

patricio: perdóname, mamá.

esta vez perdóname de corazón

por todo el daño que te hice.

por todo,

por haberte negado, mamita.

por mi ingratitud.

perdóname, mamá.

refugio: [solloza] no, hijo.

patricio: simplemente

con el corazón, perdóname.

perdón.

refugio: [llora]

gracias, dios mío.

gracias.

[llora]

chelito: ese besito es porque

estás bien guapo.

ese porque eres mi novio.

y este otro pues, porque

nada más me caes retebien, oye.

[teléfono]

nacho: órale.

¿bueno?

¿jefa?

eh--está increíble, jefa.

como tú digas.

chelito: oye, espérate,

espérate, ¿qué pasó? ¿qué pasó?

¿todo bien? ¿o por qué te

quedas así como zombie,

todo feliz?

¿qué pasó?

nacho: mi mamá se encontró

a patricio en la iglesia

y viene para acá con él.

ambos: [ríen]

chelito: ay, nachito.

espérate.

¿a dónde vas?

nacho: ¿cómo que a dónde voy?

pues, tengo que ponerle

sábanas a su cama,

sacudir su cuarto.

no sé, prepararle el baño.

mi carnal debe de estar

retecansado y quiero

que se sienta en casa.

chelito: si tú eres el mejor

hombre que hay en el mundo

mundial, el mejor.

y eres mi novio.

ay, qué suerte tengo.

nacho: ay, ya párale,

que me estás chiveando.

¿mejor me ayudas a prepararlo

tú?

chelito: órale, ¿cómo vas?

¿sabes tender camas?

nacho: pues, claro.

chelito: es que yo nomás

sé destenderlas.

nacho: ay, espérate.

mejor quédate aquí en la sala

y yo lo hago--

chelito: no, te ayudo a limpiar.

te va a gustar, vas a ver.

ambos: [hablan a la vez]

mercedes: "habla la amante

del asesino.

la afamada directora

del museo flores gutia

estuvo en peligro de morir

asfixiada a manos del

multihomicida y prestigioso

abogado rómulo ancira".

ay, qué horror.

érika: ay, amiga, ¿ya ves?

todo en esta vida se paga.

mercedes: no, no, érika.

yo confieso que en algún momento

llegué a odiarla, pero jamás

le deseé la muerte a flor.

y menos en manos de rómulo.

érika: ay, pero se salvó.

oye, mercedes, ¿qué habrá

pasado?

mercedes: ¿quién sabe?

pero esa mujer al final es

otra víctima más de rómulo.

érika: ay, eso no es

lo que importa.

amiga, ¿no te das cuenta?

pudiste haber sido tú.

mercedes: sí, por eso yo ya

contraté seguridad.

pasé muchos años al lado

de rómulo y sé de lo que es

capaz.

hasta que no lo vea en la cárcel

no voy a estar tranquila.

érika: no, no, no,

ni yo tampoco.

y aún así, ¿quién sabe?

porque ese monstruo es capaz

hasta de comprar su libertad.

mercedes: pues, ojalá que todo

lo que declaró flor

sirva para terminar

de inculpar a rómulo.

érika: ay, eso espero, amiga.

aunque yo pienso que

la cárcel es muy poco castigo

para él.

refugio: pasa, hijo.

patricio: mamita, gracias por...

por recibirme.

refugio: mi hijito,

esta siempre va a ser tu casa,

mi amor, ¿eh?

patricio: ¿puedo?

refugio: sí, mi amor.

sí, es tu casa.

gracias, virgencita.

ay, hijito, mira que no te vea

tu hermano así.

mira que estás todo despeinado.

patricio: ay, nachito.

estás bien ya, ¿verdad?

me dijo mi mamá que...

que ahora eres boxeador,

estuviste en el hospital

en coma.

nacho: sí,

pero ya estoy rebien otra vez.

pero pues lo que tengo

un chorro de cosas

que platicarte, carnal.

ya te dejé listo tu cuarto,

bien limpiecito y todo

para que lo necesites

y te sientas en casa.

patricio: nacho.

pero nachito, yo tengo

que pedirte dos cosas.

el primero,

yo quiero que de corazón

me perdones por todo

lo que hice, todo.

hermano, yo...

yo estoy arrepentido.

nacho: sí, no,

pero no te preocupes.

patricio: no, no, no,

es que yo me porté mal

con todos,

pero sobre todo contigo, nacho,

porque siempre me has apoyado,

siempre.

y cuando lo del separo

yo lo firmé con la mano

de edmundo y yo eso...

nacho: no, no, ya,

no te preocupes, carnal.

así pasa cuando sucede

y lo pasado es pasado y...

además, tú siempre

vas a ser mi carnal.

patricio: hermano, tú...

tú siempre has sido

el mejor de los tres, hermano.

siempre.

nacho: no, no me digas eso

que me chiva reteharto.

¿qué más me quieres pedir?

¿en qué te puedo ayudar?

patricio: [suspira]

mercedes: no pienso hacer

del bautizo de mi nieta

un evento social.

la importancia del bautizo

es para presentar a la niña

ante dios.

que mi nieta esté protegida

por la falta de sus papás.

yo tengo demasiadas

preocupaciones

para hacer un festejo.

érika: ay, mercedes,

¿entonces qué vamos a hacer?

mercedes: en la iglesia

solo quiero a la familia

y a los amigos más cercanos,

a nadie más.

érika: oye, yo creo

que me vas a matar.

es que ayer llamé

a unos cuantos

amiguitos periodistas

para que lo comenten

en sus columnas tantito.

mercedes: pero ¿por qué hiciste

eso, érika?

érika: ay, pues según yo

para hacerte un favor.

oye, quería demostrarles

a las viejas esas

del patronato que la adversidad

no las venció ni a ti ni a olga.

pero debí consultarte

antes, ¿verdad?

¿me perdonas?

mercedes: sí,

sé que no lo hiciste

de mala intención.

érika: ay, mercedes,

qué pena contigo, de verdad.

mercedes: de verdad,

no te preocupes.

lo único que me pesa

es que en el bautizo de mi nieta

no estén presentes sus padres.

refugio: el papá sí

va a estar presente, mercedes.

mercedes: refugio.

¿patricio?

patricio: doña mercedes,

yo le prometí que volvería

por mi princesita.

lo raro es que no hubiera

podido lograrlo sin...

sin ayuda de mi mamita.

ya le pedí perdón a ella.

perdóneme también usted,

por favor.

mercedes: patricio,

esta es tu casa.

bienvenido.

ay, mira.

refugio: gracias

por su generosidad, mercedes.

mercedes: no, gracias a usted.

gracias por traerlo.

[llanto de bebé]

mercedes: ¿quieres agarrar

a tu hija?

[música]

[música]

mercedes: me da mucho gusto

verte, patricio, con tu hija.

patricio: gracias.

mercedes: y junto a tu madre.

patricio: la verdad es que yo

no me voy a cansar

de pedirles perdón a usted,

a mi mamita y a olga.

¿cómo está olga?

mercedes: un poco mejor.

tengo fe en que pronto

va a salir de la cínica.

refugio: verá que sí.

la fe hace milagros.

patricio: ya me imagino que olga

sigue pensando que yo soy

el culpable de su desgracia.

mercedes: mi hija

está muy afectada,

pero por muchas razones,

patricio.

lo que más le dolió

fue enterarse de que su padre

no era lo que ella creía.

aunque me parece que todavía

no alcanza a comprender

hasta que grado

la tuvo engañada su papá.

patricio: espero poder hablar

con ella y...

y pedirle perdón.

érika: veo que tu bebé hizo

un efecto muy importante en ti.

patricio: sí.

mi angelito hermoso.

pero también el amor

incondicional, la generosidad

y el perdón de mi mamita.

refugio: virgencita,

ilumina a los jueces

que van a decidir

sobre la suerte de mi hijo,

edmundo.

y dale fortaleza a él

para aceptar la sentencia

que le corresponda.

patricio: mamita, no llores.

mira, tú vas a ver que raúl

va a ser todo para ayudar

a mi hermano.

nacho: ¿que tú siempre

no vas a venir con nosotros?

patricio: nachito,

yo quisiera ir, pero...

me temo que mi presencia

en le juicio afecte

el resultado para mal.

para el juez corona

yo soy uno de los abogados

corruptos del bufete ancira.

pero bueno, no se preocupen

porque raúl es un gran abogado

y va a hacer un gran trabajo.

refugio: sí, hijo, pero piensa

en lo que te dije.

yo quiero que estemos

todos juntos, porque yo quiero

que tu hermano sienta

el apoyo de su familia, hijo.

patricio: mamita, yo me ocuparé

en su debido momento

de hacer las paces con edmundo.

de verdad.

yo creo que si me ven

este momento se puede

poner nervioso

y eso afectará su defensa.

refugio: bueno, sí,

tienes razón, hijo, sí.

patricio: mamita, yo quiero

que entiendas que no voy

a dejar solo a mi hermano.

ya cometí ese error antes

y no pienso nunca repetirlo,

nunca.

y si el fallo ahora

resulta favorable, pues,

yo mismo me voy a ocupar

de la apelación.

va perfecto.

refugio: gracias, hijo, gracias.

vámonos ya, nachito,

que no quiero

que lleguemos tarde.

patricio: yo voy a ir a casa

de doña mercedes

para estar con tu nieta.

refugio: ay, sí.

patricio: y en cuanto puedan,

avísenme cómo le fue

a mi carnal.

nacho: así meros.

refugio: sí, hijo.

que dios te acompañe, hijo.

patricio: amén.

refugio: te quiero.

patricio: yo también, mamita.

lucero: ayúdanos, virgencita,

por favor.

ayúdanos a salir adelante.

julieta: hijita, te veo

muy nerviosa, mi amor.

¿estás segura de que quieres

asistir al juicio?

consuelo: claro que sí, mamá.

quiero estar al lado

de mi esposo para darle valor.

julieta: hijita, pase lo que

pase, yo quiero que seas fuerte.

polo me comentó que vio

en las noticias que hablaban

del caso y que, pues

no habían muchas pruebas

a favor de edmundo.

lucero: ya lo sé.

el pollo se llevó a la tumba

la declaración que hubiera

ayudado a mundo.

yo ya me cansé de dejarle

recados a zaída, a las amigas

con las que vivía, pidiéndole

que nos ayude.

julieta: esperemos que ese juez

tenga un poco de clemencia.

lucero: ojalá.

julieta: voy por mi bolsa

y nos vamos, mi amor.

ten valor.

[llaman a la puerta]

lucero: ¿tú?

doctor: olga, estoy muy contento

con el progreso que has tenido.

las pastillas y la terapia

están funcionando muy bien.

olga: muchas gracias, doctor.

usted ya me conoce, ¿no?

y cuando me propongo algo,

lo logro.

doctor: sí, a este paso

es muy probable que puedas ir

al bautizo de tu hija.

¿te gustaría eso?

olga: sí, doctor,

me gustaría mucho.

enfermera: doctor.

doctor: ah sí.

permíteme, olga.

rómulo: ¿cómo está mi princesa?

olga: no, no te me acerques.

rómulo: ¿qué te pasa?

olga, soy yo.

el único hombre de tu vida,

hazme caso.

el más importante.

¿que no me quieres tú?

no me rechaces también.

no me rechaces tú también

porque tú eres

mi niña consentida.

¿o ya te olvidaste?

no, ¿verdad?

tú sí me quieres,

tú sí me quieres, ¿oíste?

yo hoy necesito de tu ayuda.

olga: márchate, papá.

rómulo: ¡cállate ya!

olga: ¡cállate tú!

todas las cosas que has hecho

son mentiras, papá.

tú nunca me has querido,

nunca me quisiste.

yo siempre te estorbé.

me engañaste, papá.

me usaste,

mataste al amor de mi vida.

papá, lo único que hiciste

fue manipularme

y además con patricio--

rómulo: cállate,

que no quiero hablar de eso.

ya, cállate.

tú y tu patricio,

tú y tu patricio.

el que te engañó y te manipuló

fue patricio y tu madre.

olga: suéltame.

rómulo: terminó en un galpón,

¿oíste?

olga: suéltame, papá.

rómulo: no, no te suelto.

olga: suéltame, papá.

¡suéltame!

¡doctor albano!

¡suéltame!

¡ayúdenme!

¡por favor, ayúdenme!

ay, papá.

[llora]

>> es facultad

del ministerio público

que represento demandar

el cabal cumplimiento de la ley

contra el cáncer social

que significa el narcotráfico.

quedamos en espera

de su fallo, señores.

edmundo: raúl, lucero no llegó.

raúl: debe haber mucho tráfico.

tranquilo, por favor, mundo.

concéntrate en lo que vamos

a hacer, por favor.

edmundo: ¿qué pasa, edmundo?

cuéntame qué pasa.

raúl: tranquilo, tranquilo.

juez: hemos escuchado

los testimonios y las denuncias

relativas a este caso.

raúl: señor juez, ¿me permite?

juez: adelante.

raúl: ruego

a este honorable tribunal,

¿me permiten presentar

a un nuevo testimonio

antes del receso?

juez: ¿es esencial

para la defensa, abogado?

porque es un tanto irregular

que nos presente un testigo

de último momento.

raúl: es fundamental,

su señoría.

refugio: ¿qué está pasando,

lucero?

juez: esta honorable mesa

de juzgadores

concede autorización

para que sea presentado

el nuevo testimonio.

raúl: muchas gracias,

su señoría.

pido que se haga entrar

a la testigo zaida méndez.

[barullo]

lolita: joven patricio,

aquí está la leche de la niña.

patricio: ay, muchas gracias,

lolita.

¿la señora mercedes?

lolita: está hablando

por teléfono con el doctor.

parece que algo sucedió.

patricio: ¿qué? ¿qué pasó?

mercedes: patricio,

me acaba de hablar

el doctor ávalos.

rómulo estuvo en la clínica.

patricio: [chista]

mercedes: habló con olga

y la puso muy mal.

patricio: no, no puede ser.

voy a llamar a la policía.

mercedes: sí, por favor.

hay que pedir protección

para mi hija, por favor.

patricio: sí.

mercedes: nosotros tenemos

que estar muy pendientes.

patricio: sí.

mercedes: no puede ser,

no puede ser.

tan bien que iba olga.

patricio: ¿hasta cuándo?

zaida: me llamo zaida méndez.

en este momento

estoy desempleada

y conozco a edmundo chavero

desde hace unos...

cuatro o cinco años,

señor juez.

juez: le preguntaron

cuál relación tiene con él.

responda.

zaida: los dos trabajábamos

para el pollo.

perdón, para josé antonio

barajas.

yo haciendo mandados y edmundo

haciendo las mezclas

que le pedía el pollo,

porque me consta que eso

es lo único que hizo

por más que el pollo

haya dicho que sí.

juez: no basta

con que le conste, señorita.

¿lo puede demostrar?

zaida: pues fíjese que sí

con esto que traigo aquí.

[murmullos]

juez: ¿cuál es el contenido

de este sobre?

zaida: videos y listas

de las remesas

de dinero y de droga

entre los hermanos mayores

y el pollo.

él me pidió

que yo las despareciera

pero no lo hice

por si se llegaran a necesitar.

raúl: su señoría,

los documentos ofrecen

como prueba fehaciente

de que los responsables

de los delitos

que se le atribuyen

a mi defendido

son josé antonio barajas,

alias "el pollo", y el cartel

de los hermanos mayores.

[murmullos]

juez: orden en la sala.

raúl: su señoría, también

le ruego que en virtud

de la gravedad de la denuncia

se considere la posibilidad

de otorgarle

a la señorita zaida méndez

la categoría de testigo

protegido.

mercedes: rómulo

fue a buscar a olga

pero mi hija lo rechazó.

ella pidió ayuda,

pero antes de que pudieran

detenerlo, rómulo huyó.

¿usted cree que podrían poner

vigilancia en la clínica?

>> ya la ordené, señora.

creímos que el señor ancira

se había ido de la ciudad,

pero ya veo

que nos equivocamos.

mercedes: le voy a pedir

otro favor.

mañana es el bautizo

de mi nieta

y tengo mucho miedo

de que él se presente.

>> le prometo pedir

que haya alguna patrulla

rondando por la zona, señora.

con permiso.

mercedes: muchas gracias.

patricio: gracias.

mercedes: [suspira]

voy a la clínica

a ver a mi hija.

patricio: ¿te puedo acompañar,

por favor?

mercedes: está bien.

patricio: gracias.

juez: edmundo chavero,

este tribunal

que me honro en presidir

va a dar su fallo

y a dictar sentencia.

cedo la palabra

a mis honorables colegas.

juez: nosotros, el jurado,

encontramos al acusado

culpable de delitos

contra la salud

en su modalidad de fabricación

de sustancias prohibidas.

juez 2: sin embargo

y en atención a que se trata

de un ofensor por primera vez

y en virtud

de su buen comportamiento,

las pruebas de descargo

presentadas y las agresiones

de que ha sido objeto

en esta prisión se le permite

pagar su sentencia

bajo el beneficio

de condena condicional.

nacho: ¿van a dejar

a mi carnal libre?

refugio: ¿sí?

¿libre, libre?

dios mío.

nacho.

juez: se señala al sentenciado

la obligación de acudir

a este juzgado a firmar

una vez al mes

durante cuatro años

en los que no podrá

abandonar el país

y deberá observar

una conducta ejemplar.

acátese y cúmplase.

se da por concluido el juicio.

todos: [festejan]

[música]

[música]

nacho: oye, carnal,

así en lo posible

y en lo probable,

pues ahora sí pórtate bien, ¿no?

[risas]

edmundo: lo prometo, nachito.

se los prometo a todos.

y gracias por todo,

de verdad.

zaida...

muchas gracias por todo

lo que siempre hiciste por mí.

lucero: sin tu testimonio

esto no hubiera sido posible.

zaida: lo hice

porque te lo debía, mundo.

y bueno, también a ti, lucero.

tú lo quieres y finalmente

yo me convencí

de que estaba de más.

edmundo: fuiste muy valiente,

de verdad.

zaida: decidí

que ni iba a dejarme asustar

por amenazas.

lucero: ¿puedo darte un abrazo,

zaida?

zaida: claro, sí.

[risas]

refugio: yo también

quiero abrazarte, zaida.

gracias por ayudar a mi hijo

a recobrar su libertad.

zaida: de nada, señora.

y me da mucha pena

que aunque haya sido

sin querer, le causé

tantas preocupaciones.

refugio: finalmente me ayudaste

a recuperar a mi hijo

y eso siempre, siempre

te lo voy a agradecer.

lucero: tenemos tanto

que agradecer

a raúl y a patricio

porque sin su ayuda

no estaríamos aquí.

edmundo: bueno, ¿y qué tiene

que ver patricio en todo esto?

refugio: que entre los dos

consiguieron tu libertad, hijo.

edmundo: ¿cómo?

¿entre los dos?

nacho: sí, sí, sí.

sí, sí, carnal,

así como lo oyes.

aunque no lo creas.

lucero: tu defensa

la prepararon entre raúl

y patricio, mi amor.

edmundo: pero es que no entiendo

nada.

pero ustedes me habían dicho

que patricio

ni quiso ayudarnos.

nacho: la pura neta,

el patricio es otro, ¿eh?

y digo, no es que yo

me quiera meter en sus cosas

de ustedes ni nada, ¿no?

pero pues yo creo que también

deberías darle una chance,

¿no, carnal?

patricio: mira, olga,

en verdad la que me dijo

de tu pasado fue flor.

y si mi mamá no te dijo

quién era en realidad

es porque yo la obligué.

olga: ahorita no quiero

hablar de eso.

solo quiero saber

cómo está mi hija.

patricio: nuestra bebé

está hermosa,

perfectamente sana.

además, me dicen

que la has estado viendo.

olga: sí.

sí, mi mamá la ha traído

a visitarme.

está muy bonita, ¿no?

patricio: es hermosa.

¿y sabes que mañana

la vamos a bautizar?

olga: sí.

mercedes: vas a venir

con nosotros,

¿verdad, mi amor?

olga: es que no...

no estoy segura.

la verdad es que no quiero

ver a nadie.

mercedes: solo vamos a estar

la familia

y unos cuantos amigos, nada más.

patricio: olga, mira,

cuando nuestro angelito crezca

le va a dar mucho gusto saber

que sus dos padres

estuvieron juntos

el día de su bautizo.

olga: es que tú y yo

ya no estamos casados,

patricio.

patricio: pero olga, yo...

yo de corazón quiero

que tú me perdones.

sé que nos hice mucho daño,

mucho.

olga: lo sé.

yo sé.

y nada más por querer inventar

una relación en donde quizás

no hubo verdadero amor.

patricio: olga, yo...

yo estaba pensando

y entiendo que realmente

lo nuestro no tiene arreglo,

que es difícil,

pero de corazón me encantaría

que intentáramos

llevarnos bien.

por nuestra bebé,

por nuestro angelito,

porque ella nos va a necesitar

toda la vida.

olga: no sé si eso funcione,

pero lo voy a intentar.

patricio: gracias.

julián: disculpe que la distraje

unos momentos.

refugio: al contrario,

aporovecho para darle

las gracias por haber

hecho un juicio justo

para mi hijo.

julián: no, no tiene nada que

agradecer.

todo se hizo conforme

al derecho.

y fue una decisión unánime

de los tres jueces, ¿eh?

refugio: yo lo sé.

de todos modos, muchas gracias.

julián: no, espere, refugio.

[suspira]

ahora que ya terminó

el proceso...

no existe ningún impedimento

para que pueda invitarle

ese café que le debo desde

hace tanto.

refugio: tiene razón.

nos lo debemos.

julián: me gustaría mucho

poderla conocer mejor.

yo no creía en las coincidencias

hasta que se apareció usted

en mi camino.

refugio: a mí--

a mí me pasa lo mismo

con usted.

julián: pensará que es muy

raro todo esto, pero yo creo

que estábamos destinados

a conocernos.

refugio: yo también lo creo.

y con todo gusto

le acepto la invitación.

edmundo: gracias a todos

por su apoyo por su cariño.

creí que iban a pasar

muchos años antes

de que pudiera volver

a estar aquí en esta casa.

nacho: esta siempre ha sido

y sierpe será tu casa, carnal.

edmundo: gracias.

sí, pero bueno,

espero que no sea

por mucho tiempo

porque tengo que buscar

un lugar para vivir

con mi mujer.

julieta: pues mi casa

quedará libre

en cuanto polo y yo

nos casemos...

y si ustedes la quieren,

ahí está.

edmundo: muchas gracias,

doña julieta.

pues ya veremos, ¿no?

lo primero ahora

es buscar un trabajo

y conseguir un lugar pronto.

refugio: bueno,

se pueden quedar aquí mientras,

conmigo, ¿no?

¿no?

[risas]

[música]

[música]

patricio: bueno, me alegra mucho

que la resolución del juicio

haya sido positiva.

edmundo: gracias.

patricio: ya le pedí a mi mamita

y a nachito que me perdonaran.

pero me faltas tú.

mundo, yo...

estoy muy arrepentido

de todo lo que hice.

reconozco que me equivoqué,

fui un miserable.

pero dentro de mí

ahora todo es diferente.

edmundo: patricio,

yo te agradezco

todo lo que hiciste por mí

con lo del juicio.

pero creo que tienes mucho

que demostrar todavía.

patricio: sí,

me queda muy claro.

y les prometo que...

lo voy a hacer.

edmundo: te quiero, hermano.

y te he extrañado.

patricio: yo también.

venga, nachito.

refugio: hijos.

no saben el gusto que me da

tenerlos a los tres

en la casa otra vez.

[llora]

patricio: no, mamita,

no llores más.

alegría, alegría.

refugio: sí, sí, sí.

edmundo: estaremos juntos, mami.

bienvenido.

patricio: estás muy bonita,

mamá.

refugio: gracias, mi vida.

patricio: bien, eh...

nacho: rechula.

patricio: rechula.

nacho: así, mi hijo.

aprende.

patricio: así se dice.

nacho: rechula, mamá.

refugio: [ríe] hola.

patricio: marina, ¿cómo está?

qué bueno verla.

¿cómo está?

>> felicidades.

patricio: hermano,

qué bueno que viniste.

qué bueno que viniste, gracias.

ay, mira qué princesa.

nacho: mira.

patricio: ay.

olga, qué bueno que viniste.

me da mucho gusto.

olga: te dije

que lo iba a intentar.

además, pues lo que más quiero,

es estar con mi bebé.

patricio: gracias, olga.

olga: no tienes

que agradecerme nada, patricio.

mi bebé ya pasó

demasiado tiempo

sin mí, ¿verdad?

y no voy a dejar que nadie

nos separe nunca más.

refugio: olga.

olga: ay, refugio,

lo único que quiero decirte

es que patricio habló conmigo

y pues realmente ya entiendo

por qué lo hiciste.

y uno es capaz de hacer

lo que sea por sus hijos,

¿verdad?

refugio: sabía

que lo entendería.

olga: por favor, refugio,

me tienes que hablar de tú.

y te agradezco, sobre todo,

las cosas que hiciste por mí.

es tu madrina refu.

refugio: mi vida.

olga: está preciosa.

refugio: no, bueno,

se le está cayendo

el sombrerito.

patricio: eso.

[risas]

[llanto de bebé]

>> yo te bautizo con el nombre

de esperanza chavero ancira.

refugio: mi amor.

>> en el nombre del padre,

del hijo

y del espíritu santo.

el bautismo ha sido consagrado.

[aplausos]

patricio: bravo, mi amor.

bravo, hermosa.

mamita, me voy a despedir

y darle gracias a la virgen.

refugio: sí, mi amor.

rómulo: ¡patricio!

refugio: ¡no! ay, dios.

rómulo: ¿qué creíste?

¿que no iba a regresar?

olga: ¡papá!

a ver, ¿lo vas a matar igual

que a josé o qué?

rómulo: ¡quítate!

refugio: no, no, no.

[gritos]

rómulo: no se muevan.

patricio: ¡suéltala!

¡suéltala!

rómulo: ¡cállate!

patricio: a ver,

yo todavía estoy vivo.

aquí estoy.

mi vida por la de ella.

aquí estoy.

¡a mí, a mí!

¡no!

¡yo, yo!

¡mi vida!

¡mi vida por la de ella!

¡mi vida por la de ella!

[gritos]

policía: nada más

ya ve los cargos en su contra.

policía: ¡policía, ríndase!

olga: a ver, papá, por favor.

por favor, papá.

[gritos]

[disparo]

refugio: ¡patricio, patricio!

policía: ¡apártese, señora!

no puede pasar.

refugio: ¡pero tengo que ver

a mi hijo!

[disparo]

[gritos]

refugio: [llora]

¡hijo!

rómulo: ¡déjenme!

refugio: patricio, patricio.

por favor, hijo.

no te mueras, hijo.

patricio, por favor.

[música]

[música]

esperanza: [llora]

raúl: no puedo creer

que mi papá haya hecho

tantas cosas ilegales

para rómulo.

>> por eso tuvo que salir

huyendo.

ay, lo que más me da tristeza

es que en realidad nunca

fuimos importantes para él.

>> bueno, ya.

no estén tristes.

raúl: no puedo avitarlo.

no solo es lo de mi papá.

refugio: su atención todos,

por favor, su atención.

gracias, muchas gracias

a todos por haber venido

a festejar con nosotros

el día de la madre.

[aplausos]

patricio: te amo.

refugio: gracias, hijo.

olga: patricio, ¿podemos

hablar?

patricio: sí, claro.

[suspira]

olga: bueno, eh...

creo que hoy es un buen día

para agradecerte, patricio,

en serio, todo lo que hiciste

por nosotras.

patricio: no, imagínate, olga.

yo te agradezco a ti.

y yo nada más hice

lo que cualquier padre

haría por su hijo.

olga: ¿sí, no?

es--es increíble

cómo podemos entender

hasta ahora.

cómo nuestras mamás

nos perdonaron y lo mal

que nos portamos, ¿no?

patricio: sí.

olga: pero bueno,

¿qué te parece si vamos

por la bebida?

¿sí?

patricio: vamos.

érika: oye, mercedes,

¿patricio se va a volver

a casar con olga?

mercedes: sinceramente

no lo creo.

por fortuna los dos ya hicieron

las paces y saben

que lo importante

es el bienestar de su hija.

érika: bueno,

ahí sí tienes razón.

mercedes: olga y yo nos vamos

de viaje la próxima semana.

érika: ah, ¿sí?

ah, mira.

olga: el doctor lo recomendó

y ella se tiene que recuperar.

esperanza se va a quedar

con patricio y con refugio.

¿te la encargo?

érika: claro, qué bueno.

mercedes: gracias, amiga.

chelito: qué bueno

que el patricio

se bochó con su cuarto

para que ustedes pues pudieran

dormir ahí, ¿no?

edmundo: sí, la verdad

es que sí.

digo, al menos

en lo que consigo un lugarcito

para nosotros, ¿no?

lucero: la buena noticia

es que ya tiene trabajo.

edmundo: claro, también.

chelito: y pues la cheta

ya puedes entrar

a la misma escuela

donde iban tus hermanos

para así puedes realizar

todos sus sueños.

nacho: nosotros sí,

pero pues con eso de que acá

ella es la empresaria

bien billetuda no vas a dejar

abandonado el taller,

no vaya a ser--

oye, igual y lo dejas

y me quedo yo solito.

edmundo: obvio, nachito.

bueno, atención,

atención todos.

a ver, un segundito acá.

todos por acá.

tenemos una noticia que darles.

hoy tenemos una nueva mamá

que festejar.

refugio: ¿cómo?

edmundo: sí.

lucero y yo

vamos a tener un bebé.

[aplausos]

refugio: ¡bravo!

patricio: ¡bravo!

martina: ¡bravo!

patricio: ¡muñeco!

julieta: no lo puedo creer,

mi amor.

no lo puedo creer.

lucero: espero poder ser

una mamá tan buena como tú.

julieta: mi vida, mi amor.

vas a ser la mejor.

martina: ¡ahora sí

todos a comer!

>> ¿otra vez?

martina: ¡otra vez ustedes!

refugio: qué bueno que llegas,

julián.

julián: ¿tú crees que yo

me iba a perder de la compañía

de una mujer como tú?

feliz día de las madres.

refugio: gracias.

julián: no solo eres

una madre ejemplar, refugio.

sino también

una mujer increíble,

interesante, bondadosa.

y yo cada día comprendo más

lo que el destino

nos quería decir.

refugio: ¿qué cosa?

julián: refugio,

tú eres la mujer

que siempre busqué.

y si me das una oportunidad

yo te puedo demostrar

que el amor es...

el amor es muy distinto

a como tú lo has vivido.

>> ¡órale, a limipiar

los baños!

rómulo: ¡límpialos tú,

idiota!

>> ¡cállate y límpia--!

rómulo: ¡lárgate, gato!

>> ¡vámonos!

rómulo: imbéciles.

me quieren poner a mí

a limpiar esta porquería.

>> hola, galán.

ahora sí que te tocó bailar

con la más fea.

rómulo: ¿sí?

¿y quien es la más fea?

¿tu mamá?

>> ¡uh!

rómulo: ¿que no saben todavía

quién soy yo?

no me estén fastidiando.

>> aquí no importa quién eres.

lo que importa es que nos pagues

el baro que nos debes.

rómulo: está bien.

está bien, les voy a pagar

y mucho dinero.

pero me tienen

que tener paciencia.

en este preciso instante

no tengo el dinero.

pronto.

>> ¿pronto?

te vas a poner a lavar el piso

pero con la lengua.

rómulo: [gime]

>> y para mañana queremos

que nos pagues

el varo que nos debes.

ya sabes la que te espera.

rómulo: [gime]

no importa donde esté.

se van a arrepentir,

se los juro,

se van a arrepentir.

siempre seguiré siendo

don rómulo ancira.

[risas]

refugio: no podríamos dejar

de dar gracias

por todas las bendiciones

que nos ha dado la virgencita.

gracias por acompañarme.

nacho: si algo

nos has enseñado tú, mamá,

es ha ser agradecidos.

refugio: no puedo pedirle más

a la vida que tener

a toda mi familia junta.

>> señito, señito, una foto,

¿sí?

para que se acuerde

de cuando vinieron

a darle gracias a la virgen.

patricio: sí, mamá.

con tus hijos.

edmundo: como hace 25 años,

¿se acuerdan?

nacho: ¿sí, mamá?

¿sí?

refugio: está bien.

ay, hijos,

soy inmensamente feliz.

cuando un hijo llega

a la vida de una mujer

este se convierte en la joya

más preciada

de su corona de lágrimas.

Cargando Playlist...