null: nullpx
Cargando Video...

Como Tú No Hay 2 Capítulo 53

8 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

natalia: no te entiendo,

mi amor.

¿podrías ser más claro?

toño: pues sí, o sea que--

o sea que si tú no--

o sea, ¿sospechaste?

o sea, así como que te entró

la duda de ese negocio

que me trajiste a firmar.

o sea, que estaba así de malo.

natalia: a ver, ricardo,

o sea, ¿tú crees

que si yo hubiera sabido

que se iban a perder

tantos millones

no te lo habría dicho?

toño: perdón, mi chula, perdón.

perdón de verdad,

no me hagas caso.

o sea, no te lo pregunté

en mala onda, simplemente que--

pues no sé, o sea,

te lo juro que no sé.

o sea, cómo fue--

¿cómo fue posible

que yo metí las cuatro patas

así hasta el fondo?

no, mi chula.

no creas que desconfié de ti.

perdón, no me veas así.

natalia: ya, lo mejor

que puedes hacer es olvidarte

de todo esto, ricardo.

así son los negocios.

a veces se gana,

a veces se pierde.

tú ya hiciste una vez

un muy buen negocio

cuando compraste esas acciones,

¿te acuerdas?

cuando se fueron hasta el cielo.

y, mi amor, te vas a reivindicar

con claudio.

y no solo porque eres

el presidente de su empresa.

escúchame, eres su hijo.

toño: eso es lo que me hace

sentir peor.

ahora cuando más,

pues, mi papá y yo

nos llevábamos mejor,

pues vengo yo y zas,

se la riego bien gacho,

meto las cuatro

y salgo con esta babosada.

te juro que--

que si no fuera

por el gran amor que te tengo,

desde hace cuánto

hubiera tirado la toalla.

renata: ¿por qué dormiste aquí,

jefa?

luz: pues nomás para estar

solita.

renata: ¿qué te hizo mi jefe

ahora?

luz: nada, renata.

nada.

renata: si no hubiera bronca,

no estarías aquí.

tú de verdad crees

que yo no me acuerdo

de las cosas, ¿verdad?

que se me olvidan.

que sé cómo te ha tratado

siempre.

luz: esto es distinto.

renata: distinto mangos, mamá.

desde que mi jefe salió del bote

tú no has vuelto

a ser la misma de antes.

bueno, y él

parece que va de mal en peor.

luz: ¿por qué dices eso?

renata: no sé, el otro día

pasó algo que me dejó pensando.

¿de dónde saca tanta lana

mi jefe

para montar sus negocitos?

luz: ay, mi hija,

eso no es nada nuevo.

o sea, tu papá siempre

está metido en negocios chuecos.

por eso lleva más de la mitad

de su vida en el bote.

renata: a mi jefe siempre

le ha gustado la lana fácil.

no dudaría ni tantito

de que fuera capaz de vendernos

a cualquiera de nosotros

con tal de sacarse una lana.

luz: ¿cómo dices eso?

ni se te ocurra repetir eso

delante de tu papá que te mata.

renata: es lo que es.

la neta es la neta, jefa.

y ¿sabes qué estoy pensando?

luz: ¿qué?

renata: creo que dentro

de sus negocitos raros,

te ha de haber hecho

algo bien grueso en el pasado.

¿por qué te pusiste así?

luz: ¿así cómo?

renata: escupe, lupe.

luz: no tengo nada que escupir.

me siento mal y ya.

renata: no te creo.

después de que mi jefe

casi te mata

por culpa de germán.

luz: no, no, no--

renata: mi jefe es capaz

de cualquier cosa.

luz: fue un accidente.

renata: ¿un accidente?

¿y el guamazo de la jeta

también es una accidente?

luz: no, es que eso fue mi culpa

porque se puso muy mal

por lo de germán,

pero pues eso ya, ya, ahí muere.

renata: es que no estoy hablando

de lo de germán.

te estoy diciendo

que mi jefe está metido

en cosas muy raras.

luz: ¿cómo qué?

renata: el otro día

estaba mi jefe viendo un video

y cuando llegué

se puso muy nervioso.

no sé, como que tenía miedo

de que me diera cuenta

de algún secreto o algo así.

luz: ¿un video?

ah, pues igual estaba viendo

a sus viejas encueradas.

renata: no era de esos videos.

luz: [resopla]

renata: olvida lo que te estoy

diciendo, ¿sí?

rafael: mi señora.

oriana: ay, rafael.

casi me matas del susto.

¿se puede saber

que hacías escondido ahí

como si fueras un león

a punto de cazar a su presa?

rafael: la estaba esperando.

oriana: ¿para qué?

rafael: para esto.

tina: no sé.

se me hace muy extraño

que tu hermano

haya ganado tanto dinero

siendo estatua viviente.

fabiana: deja de imaginar cosas.

a lo mejor es cierto

y tuvo una muy buena racha.

tina: no, fabiana, a ver.

yo tengo amigos

que trabajan en lo mismo

y ni cerca ganan esa cantidad

en tan poco tiempo.

fabiana: tranquilízate.

no creo que adán

se haya metido en algo turbio

para ganar dinero.

tina: la neta es que yo tampoco

lo creo, pero a veces

es tan inocente,

que a lo mejor lo enredaron

en algo malo y--

la camisa manchada

de maquillaje.

¿por?

fabiana: a ver, pero ¿por qué

te angustias tanto?

quítate la duda de encima

y mejor pregúntale directamente.

adán no te va a mentir.

es un hombre muy honesto.

además, no puede mentir.

va en contra de su religión.

oriana: ¿qué estás haciendo?

¿te volviste loco o qué?

rafael: perdóname.

no sé qué me pasó.

me ganó la desesperación.

oriana: ¿qué tienes

en esa cabezota?

¿cucarachas jugando dominó?

rafael: no me pude aguantar.

y sabes lo que siento por ti.

oriana: ¿por ti?

sabes que te puedo despedir

por eso, ¿verdad?

rafael: estoy claro

y ¿sabes qué?

tal vez sería lo mejor,

así no tengo que ver

tu boda con claudio.

oriana: ¿te imaginas?

¿te imaginas

que alguien hubiera llegado?

el propio claudio.

¿qué te imaginas

que estuviera sucediendo?

rafael: yo hubiera asumido

toda la responsabilidad.

oriana: nosotros ya habíamos

hablado de esto, rafael.

pensé que te había quedado

claro.

rafael: ¿de verdad

no albergas un rinconcito

para mí en tu corazón?

oriana: lamento decepcionarte,

fíjate.

y no, lo único que siento por ti

es aprecio.

agradecimiento

por los servicios prestados

durante todos estos años.

eso es lo único que siento

por ti.

rafael: aprecio, servicios,

qué bien.

oriana: ¿qué es lo que pensabas?

¿de verdad?

¿que si en algún momento

pasó algo más

yo iba a romper mi relación

de jefa-empleado?

¿te pasó eso por la cabeza?

rafael: sí, albergaba

la esperanza.

oriana: estás muy equivocado.

porque eso no va a pasar nunca.

y más bien te vas sacando

todas esas ideas absurdas

que tienes en esa cabeza

porque, si no,

esto va a terminar aquí.

y uno de los dos va a tener

que salir de esta casa

y me imagino

que sabes perfectamente

que esa no voy a ser yo.

renata: ¿no ves que ya no pude?

luis: sí, pero ¿qué tienen

que ver los negocios de tu papá

con lo de los dos toños?

renata: no sé, por algo mi jefe

no quiere que vea ese video

donde están los dos toños,

donde se encuentran.

algo le hizo a la jefa antes.

luis: sí, pero ¿algo como qué?

renata: pues como que mi jefe

sabe qué hay ahí de vínculo

que no termino de entender.

luis: es que estos dos güeyes

están idénticos.

renata: no, no están idénticos.

están mega, súper,

ultraidénticos.

tú los viste en casa de valeria.

luis: esto está de locos, eh.

renata: no sé.

lo único que me cuadra es

que los dos toños son gemelos.

pues sí.

los dos toños son gemelos, luis.

bacalao: los negocios

son los negocios,

mi cara de perro.

pare la oreja--

[llaman a la puerta]

para decirte lo que tienes

que hacer, nomás aguántame,

espérate porque creo

que llegó un cliente, aguanta.

pásele, doctora.

es que estoy arreglando

un business, ¿no?

aguánteme.

permítame.

sí, compadre.

este, ¿luego te marco?

ajá.

sí, sí.

deposítalo allá en la bolsa

con confianza, sí.

ándale.

[ríe] órale.

gracias, bye.

¿y entonces, doctora?

¿ya me tiene noticias

de mi angelito?

charlotte: no.

me está amenazando.

y tiene sus motivos

para que yo no averigüe

lo que pasó

el día que nacieron sus gemelos.

luis: bueno, entonces,

si son gemelos, entonces,

¿de quién son hijos?

¿del señor reyes alonso?

¿o de luchita y el bacalao?

oye, ¿entonces tú eres

hermana de los ricachones?

renata: no, ¿qué te pasa?

yo no soy parientes de esos.

luis: a ver, pues entonces,

¿no nacieron juntos?

¿tu jefa no se dio cuenta

o el bacalao qué onda?

renata: ay, luis, no sé.

me estás haciendo

demasiadas preguntas.

estoy abrumada,

no tengo respuestas.

ni siquiera sé por qué mi jefe

tenía eso video.

luis: lo raro es que no te haya

dejado verlo y lo haya tirado

a la basura.

renata: es que eso,

eso es lo que me escama más.

es que no quiero pensar mal

de él, pero--

luis: pero ¿qué, qué piensas?

renata: no queda de otra.

luis: ya, flaca, dime.

soy yo, luis.

digo, aunque te fallé,

pues seguimos siendo cuates,

¿no?

renata: mira, no estoy segura

de nada, ¿ok?

pero si mi jefe tiene ese video

es porque sabe

que hay dos toños.

y si sabe que hay dos toños

y no quiere

que nadie se entere--

luis: es porque él tuvo que ver

para que no crecieran juntos.

renata: exacto.

luis: claro.

eso es lo que te preocupa.

renata: sí.

por favor, no digas nada.

luis, prométeme

que no vas a decir nada.

jurámelo.

necesitamos irnos calladitos

y despacio hasta descubrir

qué está pasando con esto.

luis: tú puedes confiar en mí.

o sea, como--como un--

como persona puedes confiar

en mí, te lo juro.

bacalao: ¿de qué diablos

me está hablando, doctora?

charlotte: ¿no entiende?

que me está amenazando

para que yo no sepa la verdad

porque usted es el único

que sabe lo que yo estoy

haciendo.

bacalao: claro.

y el único expresidiario soy yo.

tengo que ser el culpable

de todo, ¿no?

a ver, doctorcita,

¿por qué yo no iba a querer

que encuentre a mi hijo perdido

y que el otro recupere

la memoria?

¿por qué?

charlotte: por dinero.

bacalao: hasta que ya mandó

el "interesado", aguas.

charlotte: no se haga conmigo.

está recibiendo dinero

desde que salió de la cárcel

de quién sabe quién.

bacalao: no, no se lo niego.

claro que estoy ganando dinero,

honradamente,

con el sudor de mi frente.

charlotte: no le creo.

bacalao: a ver, doctorcita.

por favor, ¿cómo cree

que yo le voy a hacer daño

a mis hijos?

y menos por dinero.

pues ¿qué clase de bestia

cree que soy?

charlotte: ¿ya averiguó

lo que pasó con el disco duro?

porque le di un plazo

de 48 horas

y ya pasaron 24.

eso quiere decir

que nada más le queda un día.

bacalao: tras el que corre

pedradas y sino rocas, ¿no?

pues ¿qué cree que son?

enchiladas unas tras otras.

charlotte: ¿y usted cree

que yo soy tonta?

bacalao: no.

charlotte: no, yo creo que sí.

porque me está amenazando

y también se robó el disco duro.

bacalao: está bueno.

la neta, no le quería decir

para no asustarla.

aguántame aquí tantito.

tranquila.

ahí espéreme tantito.

mire.

para que vea que también a mí

me están acalambrando.

mire, entérese.

charlotte: "para o reza,

hocicón".

bacalao: para que vea donde

nos estamos metiendo juntos, eh.

nos van a dar cuello.

si seguimos preguntando

a ver dónde está

nuestro cachorro.

a usted y a mí.

yo por mí no hay bronca,

yo le entro.

¿y usted?

oriana: pues sí, amiga, sí.

siempre me caso.

bueno, no, yo no quería.

lo que pasa es que claudio

me rogó y me rogó

y yo no le pude decir que no.

tuve que aceptar

porque, bueno, tú sabes

que él está un poquito mayor.

y le puede dar un infarto

si se enoja, ¿no?

[tono de mensaje]

sí, oye, no me cuelgues,

espérame, que creo que está

maribel en la otra línea.

dame un segundito, espérame.

amiga, sí.

sí, bueno, como--

como te decía,

claudio quiere, insiste,

está empecinado

en que la boda sea en miami

con 500 invitados.

¿verdad que es mucho?

a mí también me parece

muchísimo, pero él dice

que yo me merezco eso

y mucho más.

espérame, que le dije

a maribel que me esperara

tantito, tú sabes

que es muy chismosa

y quiere enterarse de todo.

no me cuelgues, espérame.

¿mary?

ah, es que estaba hablando

con rosalía, tú sabes

que a ella le encanta meterse

en vidas ajenas.

pues sí.

no, la luna de miel,

claro, claro, va a ser

en europa o en asia

y va a ser como--

[caen objetos]

rafael: ay, perdón.

oriana: amiga, te voy a dejar.

te voy a dejar,

yo te llamo al ratito.

un besote.

rafael: mil perdones, mi señora.

soy un torpe.

oriana: mi amor,

no quiero que oigas

a mami enojada, ¿sí?

así que te voy a tapar

los oiditos porque no quiero

que escuches esto.

rafael.

quiero que seas total

y absolutamente honesto conmigo.

rafael: sí, señora.

oriana: ¿tú crees que puedas

mantener la ecuanimidad

en la preparación de mi boda?

¿o voy a tener que reemplazarte?

rafael: no, señora, por favor.

le ruego que no me despida.

es más, le doy mi palabra

de honor que me voy a mantener

imperturbable y solícito

a sus deseos y necesidades.

oriana: tú sabes

que la planeación de la boda

es un evento muy importante.

y no voy a permitir

que amargues mi momento

con tus exabruptos absurdos,

adolescentes, ¿me entendiste?

rafael: señora, la entiendo.

con permiso.

oriana: rafa, ven.

tú sabes que tú eres

un hombre muy inteligente

y que tú intuyes

que yo no me caso con claudio

por amor.

pero tú sabes

que si las circunstancias

fueran otras, yo me enamoraría

de otro tipo de hombre.

de un tipo de hombre como tú...

como tú me comprendes.

rafael: sí, mi señora.

estoy a sus órdenes.

bacalao: a ver, écheme para acá

el papel, ¿no?

porque está cambiando de color,

doctora.

charlotte: yo me voy a quedar

con este anónimo,

porque es evidente

que todos estamos corriendo

peligro y esta es una prueba

más para encontrar al culpable.

bacalao: oiga, doctora,

pero sí, guárdelo bien, ¿no?

charlotte: sí, lo voy a guardar

con el otro disco duro.

no se preocupe,

que va a estar sano y salvo.

y voy a llegar

hasta las últimas consecuencias

para que su hijo

recupere la memoria

y para encontrar

a su hermano gemelo.

que tenga muy bonito día.

hasta luego.

bacalao: doctora.

charlotte: con permiso.

bacalao: está bueno.

tú te lo buscaste.

sí, soy yo, cara de perro.

oye, escúchame bien

lo que te voy a decir.

cambio de planes, ajá.

mira, te voy a pagar el triple

para que le cierres el pico

para siempre a esta doctorcita,

que ya me tiene hasta--

sí.

haz de cuenta

que te solté el collar, güey.

luna: estábamos ahí

y entonces de pronto

sentí como murillo

me apretó el dedo

y luego cómo movió la manito.

estrella: ¡oh!

entonces puede ser que murillo

despierte de su sueño.

luna: pues eso dijo el doctor.

estrella: a lo mejor

hasta se salva y se termina

lo de la maldición.

luna: ay, sí.

sol: yo me conformaría

con que se pusiera de pie.

luna: no, no, no, yo creo

que estrella tiene razón

porque si muri se alivia,

entonces eso quiere decir

que la maldición,

pues, ya no va a causar efecto.

sol: no, no, no y no.

no quiero que se entusiasmen

porque no quiero

una desilusión más

en esta casa.

vámonos a trabajar,

la vida sigue.

tú, luna, te vas al hospital.

luna: sí, nomás antes

voy a trabajar.

o sea, quiero dejar hecha

la comida y de ahí me voy

con muri a pasar la tarde.

pues ni modo que no me espere

ahí, ¿verdad?

sol: pues sí.

ah, no sabes cómo te agradezco,

porque con esta en la cocina

van a terminar por desaparecer

todas las ollas de mi mamá.

y más si la va a visitar

el daniel ese,

el manitas de estómago.

luna: nomás le voy a mandar

un mensaje al comandante pérez,

porque quedé de comer con él.

sol: ¿qué?

luna, ¿qué te pasa?

tu marido está en pausa.

todavía no estira la pata.

luna: nada más voy a comer

con él, no voy a hacer nada

malo.

estrella: qué bárbara.

eres bien avorazada.

quieres terminar con todos.

imagínate que le pasa algo

al comandante.

ahí sí tenemos problemas

con la justicia, ¿no?

luna: a ver, oigan,

ustedes dos que me conocen

tan bien, ¿de verdad pensarían

que yo, luna morales de murillo,

va a engañar, va a cornear

a su amado?

sol: sí.

luna: ¿qué?

sol: no, no.

no, no, claro que no.

estrella: ¿cómo crees?

luna: qué exageradas son.

natalia: a ver.

aquí.

achis, esto no es.

a ver acá.

no.

conferencias.

aquí está.

ahí está.

damián: ¿se puede saber

qué es lo que estás buscando

en mi oficina, natalia?

[música]

natalia: ay, no tienes

por qué poner esa cara.

mira, me urgía el teléfono

de inversiones berger.

y yo perdí mi tarjeta

que me dio el presidente,

pero recordó que tú también

tenías una.

a eso vine.

damián: muy bien.

te voy a explicar una cosa,

que ya deberías de saber,

natalia.

no me gusta en absoluto

que se metan a buscar

en mis cosas.

ni siquiera tú.

natalia: supongo que no estás

desconfiando de mí, ¿verdad?

después de que te ayudé

con el asunto

de los 40 millones.

pero si tanto te molesta,

no te preocupes,

se lo pido a diego.

damián: ya te lo mandé.

mira.

si te ofendí, discúlpame.

natalia: lo hiciste.

pero felicidades.

ya me di cuenta

de que el plan con ricardo

resultó.

damián: bueno, eso va empezando.

además, gran parte del trabajo

lo hiciste tú.

las felicitaciones

deberían de ser mutuas.

natalia: a ver, damián,

explícame una cosa.

además de desprestigiar

a ricardo,

¿nosotros qué ganamos?

¿dónde está todo ese dinero?

damián: muy bien.

el objetivo inicial

era despojar

de una gran parte de dinero

al grupo reyes alonso,

al menos para ellos, ¿verdad?

culpar a ricardo,

eso ya sucedió.

nosotros tenemos que tener

un poquito de paciencia.

el dinero está en otras manos,

pero ya lo cobraremos.

natalia: es que yo siento

que ya es demasiado.

hay demasiada gente involucrada

en esto, damián.

¿por qué no nos quedamos

nosotros con ese dinero

y ya nos olvidamos de todo,

nos podemos ir de aquí?

damián: natalia,

si ese dinero hubiera caído

en nuestras cuentas,

en estos momentos

ya nos estarían agüeitando.

entonces, estaríamos

en problemas.

las cosas se dieron así.

paciencia

y vamos con paso firme.

natalia: paso firme.

damián: claro.

¿te puedo decir una cosa?

qué bárbaro.

¿a ti no?

a mí sí me conmovió tu marido.

eso de echarse toda la culpa

para protegerte

y como te viera claudio.

¿sabes qué me dejó en claro?

que a través de ti

podemos hacer lo que sea con él.

sol: ¿qué le pasa a remedios?

¿qué pasó, remedios?

¿qué pasó?

remedios: rápido.

sol: ¿qué pasó?

remedio: cuando don fede--

cuando don fede

abrió el mercado,

ya había empezado la desgracia.

luna: algo el pasó

a nuestro restaurante.

remedio: ¿cómo lo supiste?

federico: sol.

sol, escúchame.

lamento darte esta noticia

pero los bomberos acabaron con--

con el trabajo.

se incendió tu restaurante.

sol: ¿qué?

tina: palomito, tu café.

adán: ah, gracias.

tina: oye, amor.

me dijeron del asilo

de mi abuelita que--

que pagaste un año

de mensualidades por adelantado.

adán: qué lástima

que ya te hayas enterado.

yo quería darte la sorpresa.

bueno, pero ahora

ya sabes que tienes

una preocupación menos.

digo, todavía falta

pagar la deuda del banco,

pero pues ya es menos, ¿no?

tina: oye, y--

¿puedo saber de dónde sacaste

tanto dinero?

adán: ¿cómo que de dónde?

de mi trabajo.

¿por qué?

¿dudas de mí o no me crees

o qué?

tina: no, es--

es solo, amor,

que no me gustaría

que vendieras tu alma

por dinero.

prefiero irme a vivir

a casa de tu mamá

a saber que por mi culpa

estás metido en algo sucio.

perdóname, ¿sí?

yo sé que serías incapaz y--

pues olvidemos todo esto.

gracias por todo lo que haces

por mí.

sol: pe--pero ¿qué fue

lo que pasó?

federico: abrimos el restaurante

y había--

había humo.

sol: tenemos que entrar.

luna: yo soy la culpable.

federico: no entres, no entres.

no quiero que te amargues.

luna: yo soy la que traigo

las desgracias a esta familia.

es mi culpa, ¿verdad?

sol: tú no traes

ninguna desgracia.

vamos a trabajar.

federico: no, no, espérese.

daniel: esto es como chorizo

toluqueño en las plazas,

todo chamuscado.

federico: ¡sol!

sol, espera.

espera, sol.

[música]

me encantan esas ideas

que tienes para mi boda.

por eso te llamé,

porque eres grande.

¿te digo una cosa?

va a ser la boda del año.

sí, me encanta.

dora: perdón, señora.

¿está usted ocupada?

oriana: no, no, al contrario.

si yo te mandé a llamar

porque quiero que participes

en este importante momento.

niki, ella es dora.

dora, él es niki,

el mejor "wedding planner"

de este país.

salúdense.

dora: buenos días.

niki: ay, dios mío.

pero ¿quién es esa señora?

¿la sacaste de las novelas

de los 70?

oriana: qué malo eres.

ya sé, ya sé,

desde que la conozco

estoy tratando de cambiarle

el look, pero ella se aferra

a sus trapitos viejos.

imposible, no he podido.

yo quiero, niki, que dora

participe en la organización

de mi boda.

dora: ¿yo?

niki: ¿ella?

oriana: sí, ese es mi deseo.

dora: perdón, señora,

pero yo tengo muchísimas cosas--

oriana: niki vendrá muy pronto

y quiero que colabores con él

en todo lo que él te pida.

¿entendiste, dora?

dora: señora oriana, yo--

oriana: bueno, niki, ya sabes.

ya conociste a dora,

así que nada,

cuando vengas,

quiero que ella sea

tu mano derecha

y que te ayude en todo.

te veo aquí, cariño, ¿sí?

niki: perfecto, mi reina.

tú mandas.

en cuanto pueda

te voy a visitar.

créelo, mi reina, tu fiesta

será la boda de la década.

oriana: de la década.

eres tremendo.

chau, cariño.

bye, te quiero.

dora: señora oriana,

la verdad es que yo no sé

de qué manera quiere usted

que yo lo ayude a este señor.

¿cómo se llama lo que hace?

oriana: wedding planner.

verdad que tú no hables inglés.

el planeador de bodas.

dora: sí, nada más

que yo no quiero.

no quiero estar en la--

oriana: yo lo sé.

lo tengo clarísimo.

y precisamente por eso

lo estoy haciendo,

porque quiero que no te pierdas

un detalle de la boda,

para que no se te olvide

que la que se va a casar

con claudio soy yo

aunque seas tú quien lo ame.

dora: señora.

no me presione, por favor,

porque puedo abrir

mi gran bocota

y entonces la boda--

oriana: ¿a qué te refieres?

yo tengo una reputación

intachable,

así que no tengo idea

de lo que estás hablando.

dora: ¿le recuerda algo

el nombre de diego?

oriana: sí, es un empleado

de mi marido.

dora: qué bueno que lo sabe.

felicidades,

porque es muy guapo y joven

su amante.

oriana: claudio lo tiene

en muy buen concepto.

es más, yo me encargué

de mostrarle la gran nobleza

de ese muchacho

alimentando a los indigentes.

así que tu intento

por desacreditarme

fue en vano, dorita.

y ahora "¡chu, chu, chu!".

vete, quiero que me compres

muchas revistas de novias,

porque las voy a necesitar.

ándale.

ay, mi amor.

¿y tú con qué ropa

quieres ir a la boda?

¿quieres ir con un vestido

igualito al de mami?

te vas a ver hermosa.

¿te buscamos un novio

a ti también?

dime que sí.

mueve las patitas y es sí.

¿quieres un novio?

sol: es un horror.

estamos en la ruina.

estrella: [gime]

chale, la verdad,

pues es que sí quedó bien gacho.

pero tú me dijiste

que había quedado peor.

daniel: pues es que

con la fumarola del crematorio

yo pensé que iba a quedar

puras cenizas.

sol: tenemos que hacer algo.

federico: solcito.

solcito, puedes contar conmigo.

es más, tienen mi hombro

para lo que necesiten.

sol: qué hombro,

ni qué ocho cuartos.

yo ahorita lo que necesito

son manos para trabajar.

a ver, niñas,

las morales no lloran.

trabajan.

¡vámonos!

tenemos que limpiar todo.

remedios: para mí que ahora sí

te echaron el mal de ojo,

lunita.

ahora sí van a tener que hacer

un exorcismo bien poderoso

para ahuyentar la mala racha.

y por una buena lana

yo les puedo hacer una limpia.

pero qué limpia.

luna: no, no.

no creo que tenga nada que ver

con una mala racha.

ha de ser otra cosa.

pero gracias, reme.

fabiana: su unidad ya va

para allá.

ya está instalado

el asiento para niños.

no se preocupe.

ándele, no a usted.

hasta luego.

luis: qué chido dibujas, fabi.

con razón re te admira tanto.

fabiana: ay, gracias.

pero bueno.

luis: ¿qué?

fabiana: te hablo porque el jefe

quería localizarte.

luis: sí, para decirme que--

que de seguro ya se dio cuenta

de que las cajas eran falsas.

fabiana: pues recabé

un poco de la información,

hablé con--

con todos tus pasajes

y pues lo comprobó.

luis: perdóname, fabi,

pero no puedo aceptar.

es que aparte, estoy trabajando

para otra aplicación

que se llama vivi.

y comparto el carro

con otro chavo y--

fabiana: el jefe me pidió

que te localizara, ¿sí?

porque hay una vacante libre.

luis: ay, sí, la de murillo,

¿no?

fabiana: pues sí.

luis: sí, pero no puedo hacerle

eso a un amigo.

fabiana: sí, pero no sabemos

cuándo va a volver a trabajar.

además, en 15 días

me llega un taxi nuevo.

ándale, piénsalo.

hay espacios para todos.

luis: bueno, ya estás.

pero eso sí, te prometo algo.

por lo menos dos viajes al día

el dinero que junte

va a ser para murillo,

porque mi amigo va a despertar,

vas a ver.

fabiana: es lo que queremos.

[teléfono]

pero, bueno, ahora ponte

a lavar el taxi.

y déjame, te consigo más viajes.

luis: ¿a lavar?

pero, pues, si yo no manejo.

fabiana: no, lávalo, ándale.

luis: ya estás.

fabiana: órale.

sitio de taxis la liebre.

ivette: nunca había visto

a ricardo y a don claudio

tan abrumados.

otra afirma aquí, amiga,

por fa, ¿sí?

en esta ocasión

sí fue una gran pérdida.

natalia: ya sé.

todos estamos muy consternados.

excepto tú, ivette.

dime, ¿hay algo que me estés

ocultando, amiga?

ivette: no, nada.

natalia: ah, ¿no?

no te hagas, si bien

que llegaste con una sonrizota

en la mañana.

ve, mira cómo estás.

hasta estabas cantando

una canción.

ivette: no, amiga.

lo que pasa es que tuve

una muy buena noche.

natalia: no me lo puedo creer.

pero a ver, ¿quién es?

¿lo conozco?

¿de dónde lo sacaste?

cuéntame todo.

ivette: no, no, amiga.

dije que tuve

una muy buena noche

porque dormí superbién.

ya llevaba varios días

con insomnio y por fin

pude descansar a pierna suelta.

en fin, voy a seguir trabajando.

natalia: sí, sí.

ivette: gracias, amiga.

nos vemos al rato.

[música]

federico: bueno, mi solcito,

es mucho más humo.

es mucho más humo

que incendio.

yo estoy seguro

de que con una muy buen limpieza

vas a volver a tener

tus clientes

como siempre has querido, ¿no?

sol: ¿y el olor?

¿tú piensas que la gente

va a poder comer

con este olor tan horroroso?

daniel: ah, yo sé dónde venden

los desodorantes ambientales

de a tres por cinco.

remedios: ¿ya se supo

quién produjo el incendio?

daniel: bueno, me dijo

el bombero, dice, ¿no?,

que él piensa que fue

donde está la foto ahí adentro

y luego ahí hizo un corto

y luego ya todo lo demás.

federico: qué extraño.

qué extraño todo esto.

es muy raro.

miren esto.

miren.

sol: ¡oh!

federico: sí.

luna: ¿eso qué tiene que ver?

no tiene nada que ver.

remedios: les urge

una protección esotérica.

sí, con cuarzos,

con sal, con velas,

con hierbas,

con todo lo necesario,

porque para mí

que esto es obra

de un ser maligno.

sol: tú no sabes qué inventar

con tal de no ayudarnos.

vámonos, moviéndose.

el que no quiera ayudar

fuera de aquí.

federico: solcito.

sol: ¿eh?

federico: solcito, voy a tener

que tomar una decisión

y esto te va a servir,

pero mucho.

voy a tener que absorber

a todos tus comensales.

sol: eres una persona

horripilante.

estás viendo

el nivel de la tragedia

y en lo único que se te ocurre

pensar es en robarme

a mis clientes.

federico: solcito, por favor.

ánimo, te estoy dando ánimos.

es más, te ofrezco mi cocina.

ahí puedes realizar

tranquilamente

tu famosa receta

del mole morales.

sol: ¿qué dijiste?

¿ya, no?

no, no va a suceder, fíjate.

luna: óyeme, pues si--

pues si no vamos a abrir,

pues yo creo que yo

ya me voy a ir al hospital.

sol: sí, mi cielo, sí.

oye, no te sientas mal.

tú no tienes la culpa de nada.

nos pudo haber sucedido

a cualquiera de las tres.

oriana: ¡oh!

ay, mi cosita.

ve qué bellísimo vestido.

¿qué quieres decir, cosita?

¿que necesitamos

algo más despampanante,

con más joyerías,

con más brillo,

que tenga que ver

con mi personalidad?

estoy de acuerdo contigo,

mi cosi--¿cosita, cosita?

betty: ay, señora.

aquí está el martini

que le preparó el señor rafael.

me dijo que se lo trajera yo

porque se siente muy mal.

oriana: no te preocupes,

ya se le pasará.

búscame a cosita.

betty: sí, señora.

oriana: betty.

betty: sí, señora.

oriana: ¿has vuelto a saber

de valeria?

¿te marcó?

betty: no, señora.

oriana: qué tonta soy, ¿verdad?

¿para qué te pregunto

si ni siquiera

me vas a decir nada?

¿o me equivocó?

betty: se me olvidaba decirle

que el señor claudio

ya salió de su despacho.

oriana: ¿eh?

betty: con permiso.

oriana: tráeme a cosita.

betty: sí, señora.

oriana: quiero un vestido negro.

un vestido negro.

toño: ¿qué pasó?

bacalao: qué bueno que llegaste,

hijo, siéntate.

¿qué te vas a tomar?

de todos modos, tú pagas.

toño: no, no quiero nada.

me tengo que regresar de volada

a la chamba.

bueno, dime qué pasó

con la doctora de mi clon.

bacalao: ya, hombre.

pues todo está controlado.

¿cuándo te he fallado?

mira, si esa doctorcita

vuelve a abrir el pico

de cosas que sepa de ti

o de tu fotocopia,

no, hombre, va a conocer

los dientes del cara de perro

en vivo y a todo color.

toño: ¿estás loco?

¿qué estás diciendo?

bacalao: ¡sh!

¿me dijiste o no me dijiste

que si esa doctorcita

volvía a abrir la boca

había que cerrársela?

o ¿qué quieres, que de repente

te caiga con todo

y la guardia civil?

toño: sí, pero claramente

te advertí que no quería

que le hicieras daño, ¿ok?

aparte, ¿cómo le vas a echar

a cara de perro?

ese tipo es un matón.

bacalao: ay, hombre, por favor.

atropellas un perro

y ya eres mataperros.

no, hombre.

toño: bueno, y--

¿y la doctora sospecha de ti?

bacalao: sí, pero ya también

la tengo controlada.

le dije que yo también

andaba buscando

al otro cara de chango,

al que se parece a ti.

toño: ¿qué pasó?

bacalao: oh, bueno.

esa cara de ardilla

es bien inteligente.

ya me andaba acorralando,

por eso tuve que hablar

con el cara de perros.

toño: ¿qué?

a ver, jefe, por favor,

detenlo.

detenlo lo antes posible.

no quiero que vayas a empeorar

las cosas.

bacalao: no, no se va a poder.

ya le adelanté todo el billete,

hijo, y este negocio

no es como otro.

aquí lo caído es lo caído.

tú lo que das

ya no te lo regresan.

y yo no tengo más lana.

sí me entiendes, ¿no?

toño: pues sí, pero--

pero ahorita no tengo efectivo.

bacalao: pues si quieres,

déjame el relojito,

a ver qué hacemos.

toño: qué relojito,

ni qué nada.

mira.

te voy a hacer un cheque.

bacalao: no, hombre,

te ves imponente

ahí haciendo el cheque, hijo.

estás así

como para una "welfie".

toño: ¿una welfie?

bacalao: sí, de esas

que te toman con el pelo--

toño: una selfie, jefe.

bacalao: bueno, me entendiste.

toño: bueno, aquí está.

oye, ya te lo advertí.

acá está el cheque.

pero cuidadito.

no quiero que le hagas daño.

nada de daño a la doctora.

bacalao: mi palabra de bacalao,

hombre, ahí te hablo.

órale.

ricardo: a ver, ahí está.

charlotte: ¿tú crees

que esto es buena idea?

ricardo: por supuesto

que es buena idea, charlotte.

tenemos que entregar

el disco duro a la policía.

y el anónimo que supuestamente

recibió bacalao

para que inicie la averiguación

o por lo menos nos asesoren

para saber qué hacer.

charlotte: es que ese tipo

es muy peligroso.

me dijo que me iba a estar

siguiendo.

ricardo: tranquila.

tranquila, charlotte.

no va a pasar nada.

no estés nerviosa.

vente.

charlotte: mi bolsa.

ricardo: a ver, yo voy.

charlotte: querían matarnos.

ricardo: no.

esto fue una advertencia.

charlotte, vamos a tu auto,

ven.

me tienes que contar todo,

por favor.

no me puedes estar ocultando

nada, charlotte.

[música]

[música]

germán: híjole, esto está

retedifícil escoger.

la verdad es que no sé

si le vaya a gustar.

capaz que le quedan

los anillos a mariana, o sea--

pero estos dos

están bien bonitos.

es que no sé cuál llevarme,

la verdad.

aunque, bueno, este,

este rojito parece así como--

luz: este está precioso.

ese.

es el más lindo.

ese le va a encantar a mariana.

dora: don claudio, su té.

claudio: gracias, dora.

dora: y el martini de la señora,

que estaba en la alberca.

oriana: no sabes cómo me gusta

cuando se pone el modo

de dora, la colaboradora.

[ríe]

dora: permiso.

oriana: espera, no te vayas.

mi amor, me da mucho gusto

informarte que dora va a ser

parte importante

en la organización

de nuestra fiesta.

claudio: ¿en serio?

oriana: ajá.

bueno, como damián dijo

que no habíamos fijado fecha

para nuestra boda,

yo te pregunto,

¿qué fecha te parecería

la mejor para que claudio y yo

celebremos nuestro matrimonio,

dorita?

natalia: ay, ¿dónde está?

mi amor.

¿dónde estabas?

te he estado buscando

todo el día.

toño: ah, sí, mi chula, es que--

pues me tuve que ir

a ver un asunto en el banco.

tenía ahí una bronca

y, pues, tenía que ir yo

personalmente, ¿va?

pero ya, afortunadamente ya

la arreglé.

natalia: ¿seguro estás bien?

es que te ves muy estresado.

toño: ah, no, bueno, híjole.

es que últimamente

ando más salado que el bacalao.

o sea, que el pescado bacalao.

ya ves que es bien salado, ¿no?

natalia: sí.

toño: sí.

oye, ¿no me ha buscado

mi señor papá?

natalia: pues no que yo sepa.

mi amor, pero no te preocupes,

¿sí?

vas a ver que él no va a tomar

ninguna medida drástica

esta vez.

toño: ¿tú crees?

natalia: sí, yo estoy segura.

basta con que hagas

un supernegocio,

donde vamos a recuperar

esos 40 millones.

toño: híjole, que diosito

te oiga y mi san juditas

también.

porque una cosa sí te digo,

o sea, yo estoy seguro

de que alguien

me quiso meter el pie.

me la quiso aplicar

y nadie se va a burlar de mí

así como así.

natalia: ¿no crees que te estás

poniendo muy paranoico?

digo, ¿quién querría hacerte

una jugada tan sucia?

y que yo sepa,

tú no tienes ningún enemigo

en esta empresa.

toño: híjole, mi chula,

pues yo ya no creo en nadie.

en todos lados

hay gente envidiosa.

y luego los que están

más cerquita de uno

son los que acaban traicionando

a uno.

yo voy a investigar

quién me quiso meter

las cuatro patas.

vámonos.

claudio: oriana, la fecha

de nuestra boda es algo

que debemos discutir únicamente

nosotros dos, ¿no te parece?

oriana: sí, pero una opinión

no nos viene nada mal.

además, dora tiene que cooperar

con varias cosas.

dora: sí, señora.

voy a cooperar

en todo lo que usted me pida,

pero en este caso

don claudio tiene razón.

esto de la fecha de la boda

es un asunto que solamente

le pertenece a ustedes dos.

permiso.

claudio: oriana, no debiste

decir eso.

oriana: ¿qué tiene de malo,

claudio?

claudio: tú sabes lo sensible

que es dora para el tema

de nuestro matrimonio.

oriana: ¿por qué?

claudio: quiso mucho a sofía.

oriana: bueno, pero es un hecho

que tú y yo nos vamos a casar.

así que no está bueno

que siga haciéndose la sufrida

y que tú la sigas defendiendo.

claudio: mira, no voy a discutir

contigo por eso.

no tengo cabeza

para ese tipo de detalles

y están pasando cosas terribles

en la empresa.

oriana: ¿y la fecha, mi amor?

claudio: no sé, tú escoge

la que quieras.

a mí déjame resolver

los problemas de reyes alonso.

oriana: [gime]

ricardo: toma.

¿ya te sientes mejor?

charlotte: sí, gracias.

no pienso ir a la policía.

tengo mucho miedo.

ricardo: está bien.

por ahora no vamos a ir

a la policía.

pero quiero pedirte un favor.

necesito que me digas

toda la verdad, charlotte.

pero no voy a aceptar

verdades a medias, por favor.

toda, absolutamente

toda la verdad.

charlotte: son muchas cosas.

ricardo: ¿por qué no empiezas

con el video que te robaron?

¿qué había en él?

charlotte: es el video

de seguridad de--

del centro comercial

donde te viste cara a cara con--

con el hombre

que es idéntico a ti.

ricardo: ¿ves?

entonces, ¿ahora me crees?

entonces, ¿ahora crees

que todo lo que te decía

era verdad y que no estaba

alucinando, charlotte?

charlotte: sí, por supuesto.

fue impresionante ver

que son idénticos, ¿sabes?

ricardo: ¿tienes alguna idea

de quién pueda ser el otro?

charlotte: es posible que--

que sea el verdadero

antonio cortés.

y también existen

grandes probabilidades

de que sea tu hermano.

Cargando Playlist...