null: nullpx
Cargando Video...

Como Tú No Hay 2 Capítulo 29

5 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

[música]

bacalao: mira,

yo lo invité a pasar

una noche en la casa, ¿sí?

tú lo estás invitando

a que se quede a vivir

con nosotros, pues,

hágale su cuenta, mi chula, ¿mm?

voy a ver ahí al billar

una "business" y regreso.

ándele, pues.

toño: eso.

[resuella]

natalia: ricardo, aquí estás.

toño: natita chula, vente,

vamos a hacer un brindis.

agarra, agarra este champancito,

yo agarro el mío y vamos

a brindar con tu esposito.

ándale.

natalia: no, no, no, ya, ya,

ya, mi rey.

estás muy tomado.

por favor, ya.

toño: pero ¿cuál tomado?

a ver--

[balbucea]

¿estoy mal? ¿me ves mal?

estoy bien--

[balbucea]

aparte el champagne

ni se me sube, mi amor.

oye, ¿dónde está mi señor papá?

natalia: pues, está

con los invitados, ¿por qué?

toño: porque, ¿te acuerdas

que hoy en la mañana

la regué bien gacho con él, no?

que me digas cuatro patadas,

bueno, pero me quiero reivin--

reivin--

bueno, me quiero sacar

la espina nomás.

natalia: ¿qué?

ah, no, no, no, espérate.

¿adónde vas?

no vayas a hacer ninguna

tontería, ¿eh?

porque están los clientes

más importantes.

toño: dame un beso.

mira, te voy a decir una cosa.

no voy a hacer ninguna tontería,

nada más le voy a cantar

una canción.

natalia: ¿tú?

toño: sí, ¿qué?

pues, si me dicen el canario

del mercado.

natalia: ¿del mercado?

>> del mercado de valores, sí.

bueno, ahorita vengo, ahorita.

tú tranquila, yo nervioso.

natalia: sí.

toño: ¿no me vas a acompañar?

para que me aplaudan, mi chula.

natalia: ahí voy, ahí voy,

sí, sí, sí.

[suspira]

damián: ey, ey, ey.

ivette.

ivette: qué fiesta

tan divertida, ¿no?

[ríe]

damián: oye, te voy a hacer

una pregunta.

¿no quieres que te lleve

a tu casa?

piénsalo, no me gustaría

que claudio te vaya a ver

un poquito--

ivette: ay, no, no, no.

no te confundas.

el problema no es que yo

esté borracha,

el problema es que tú

estás muy sobrio.

ambos: [ríen]

damián: ven, ven.

ivette: no, no, no.

ya sé, te da miedo

que se me vaya a salir

una indiscreción frente

de claudio, ¿verdad?

damián: no se te vaya

a ocurrir.

tú me conoces.

ivette: segundo error

de la noche.

tú para mí eres un perfecto

desconocido.

el damián que yo conocía

fue una farsa,

una mentira.

toño: a ver, bueno, bueno, sí.

un, dos, tres, probando.

amable concurrencia,

a ver todos con sus copitas

arriba.

a ver, todos, todos, todos.

¿y qué le faltó al difunto?

¡salud!

un aplauso para nuestro

festejado, un aplauso.

[aplausos]

para mi señor papá.

[aplausos]

señor papá--

natalia: ay, damián, por favor,

ayúdame.

ricardo está a punto de hacer

el ridículo.

damián: ¿y qué? ¿y qué quieres

que haga?

natalia: pues, detenlo.

damián: pues, si lo quiere

hacer que lo haga y ya.

natalia: no--

toño: eh, quise hacer

un homenaje.

te preparé una sorpresa,

espero te guste.

pues, para que me perdones por--

por lo que pasó en la mañana.

porque tú y yo sabemos

lo que es y para qué

lo voy a volver a decir.

pues, ahora sí que--

aquí hay mucha ropa tendida,

¿no?

entonces pues, te escribí

esta bonita melodía

desde lo más profundo

de mi corazón, señor papá.

ojalá y te guste, ¿sí?

ok.

muchachos, música, maestro.

[música]

♪ papá

qué feliz soy de haberte

conocido

eres mi luz

al caminar

papá

qué fácil es la vida

a tu lado--♪

claudio: nunca imaginé

que mi hijo fuera capaz

de cantar en público

y no lo hace tan mal.

toño: ♪ por ti

aprendí a amar

la vida y el tiempo

muchas gracias

papá

hoy yo te quiero

papá ♪

[aplausos]

todos: ¡bravo!

toño: muchas gracias,

muchas gracias.

>> ¿cómo estás?

¿conseguiste trabajo?

luis: no,

porque tu novio es un imbécil

y nadie lo quiere contratar.

>> no, ¿cómo crees?

no digas eso.

¿por qué dices eso?

luis: y lo peor de todo

es que me encontré

a un--a un dizque amigo

que no es más que un traidor.

además aprovechó el momento

justo en el que me fuí para--

no me hagas caso,

fue un mal día, ¿ok?

>> ¿cómo crees?

¿y quién es ese dizque amigo

que te puso así?

luis: prefiero olvidarlo.

no quiero hablar de él,

por favor.

>> mi bebesuco es todo sensible.

[ríe]

¿tú sabes que te quiero

mucho, verdad?

¿tienes hambre?

luis: sí, ¿no escuchas?

me gruñen las tripas.

>> [ríe]

bueno, vamos a pedirte comida,

¿ya?

luis: órale.

dora: ten cuidado

con ese pastel,

no vaya a quedar más feo

de lo que ya está.

[ríe]

oriana: yo me encargo

del pastel de claudio.

¿o quieres que te siga

recordando quién soy yo

en esta casa y quién eres tú?

dora: no hay necesidad

de que me recuerde quién

soy yo, señora,

lo sé perfectamente

y también sé muy bien

quién es usted.

oriana: ¿me está retando,

dora la contestadora?

mira, te recuerdo que muy pronto

me voy a convertir en la esposa

de claudio y podría pedirle

como regalo de matrimonio

que te corra.

dora: para que yo me vaya

de esta casa

no va a ser porque usted quiera

que me vaya.

oriana: va a seguir siendo

contestona, ¿verdad?

eso no va a cambiar nunca.

claudio: ¿qué pasa?

¿hay algún problema?

oriana: no, nada, mi amor, nada.

estábamos poniéndonos de acuerdo

para ver cómo vamos a partir

el pastel.

está bonito, ¿no? ¿te gustó?

claudio: sí, sí.

¿lo hizo dora?

oriana: no, no, a dora

le di el día libre,

así que es mejor que ella

se quede en cama

o decida qué quiere hacer

con su tiempo libre.

dora: lo bueno es que ya sé

qué voy a hacer con mi tiempo

libre.

ricardo me invitó a que me quede

en la fiesta, así que,

¿qué le parece si vamos

organizando a los invitados

para que cantemos las mañanitas?

claudio: ay, gracias, gracias.

oriana: [resuella]

charlotte: ¿y sabes con qué

me salió antonio?

con que vio a un hombre idéntico

a él, ¿te das cuenta?

ya perdió toda la noción

de la realidad.

ya no sé cómo hacerle entender

que él es antonio cortéz.

javier: no tienes

que convencerlo,

tienes que demostrarlo

con hechos.

buscar su recuperación

es tu deber, charlotte,

y no lo estás haciendo.

charlotte: no, perdóname,

javier, pero sí lo estoy

haciendo.

javier: perdóname que te lo diga

pero estás haciendo todo mal.

si quieres que se recupere

tienes que dejar de atenderlo.

hace mucho que no estás

en condiciones de tratarlo.

charlotte: a ver, yo sé que tú

me lo advertiste y me lo dijiste

millones de veces,

pero me enamoré

y ahora yo ya no sé cómo estar

lejos de él.

javier: razón de más

para que te alejes.

aquí tú eres el problema

y te recomiendo que le hagas

pronto esos exámenes de adn

si quieres convencerlo

de que él es antonio cortéz.

charlotte: a ver, se los voy

a hacer para demostrarle

que luchita y ese tal bacalao,

que ni siquiera soporta,

son sus papás.

fabiana: toño, creo que es mejor

que me vaya.

ricardo: no te vayas,

no te vayas, por favor.

había sido el peor día

de mi vida y ahora es el mejor.

fabiana: me alegra que estés

más tranquilo,

yo también la pasé muy bien.

pero prefiero mejor

que la dejemos hasta aquí.

no me quiero arrepentir

después.

yo también sufría.

estás confundido.

ricardo: no te vayas.

no te vayas, por favor,

quédate aquí conmigo.

javier: aunque también

debes considerar la posibilidad

de que en realidad

no sea antonio cortéz.

charlotte: [ríe]

a ver, javier, ¿de qué estás

hablando?

por supuesto que él

es antonio cortéz.

lo que tiene es un problema

de síndrome de personalidad

múltiple.

javier: eso es aparte.

durante la hipnosis

él describió su casa

como la de un rico

y asegura que alguien le dijo

que a su madre no la volvería

a ver jamás.

y si los que se dicen sus padres

no lo son en realidad.

fabiana: nunca me imaginé

estar así otra vez contigo.

ricardo: para mí fue mi primera

vez.

fabiana: [ríe]

para mí también.

fue como si fuera mi primera

vez.

fuiste tan distinto.

ricardo: desde que te conocí

quiero estar contigo.

fabiana: ay, no seas mentiroso.

ricardo: fabiana,

yo te conocí el día

de mi accidente.

yo nunca te había visto antes.

r. wenceslao: me cansé

de tu indiferencia de años.

>> dime la verdad, roberto

wenceslao.

mírame, mírame.

¿me estás engañando?

r. wenceslao: ¡te engañé!

amelia: ¡no!

[llora]

¡no!

¿por qué? ¿por qué?

¿por qué son así? ¿por qué?

adán: ¿qué pasó, mamá?

¿qué tienes?

amalia: no, pues, roberto

wenceslao que la ha engañado.

¿por qué? ¿por qué?

[llora]

adán: ay, dios de la flama.

mamá, a ver, eso es una

telenovela, nada más y ya.

amalia: sí, pero--

pero parece que se inspiraron

en mi vida, que me están

espiando mi trágica existencia.

¿por qué?

[llora]

adán: estás llorando

por mi papá, ¿verdad?

amalia: no, o sea, obvio no.

yo no vertería ni una lágrima

por un hombre que--

que nunca quiso seguir

los preceptos de la flama

divina.

adán: ay, mamá, tan lo hizo

que dejó el alcohol, ma.

amalia: sí, pero recayó,

¿por qué?

por no seguir el artículo 223

que te lo voy a mostrar--

adán: a ver, ya, ya, mamá, ya.

ya estuvo bueno.

él y tú nunca tuvieron

problemas por la religión

porque él siempre cedía, mamá.

amalia: sí, cedía porque yo

tenía la razón.

adán: te estás llenando

de soberbia

y eso no es nada "flamezco",

mamá.

¿qué tal que yo me enamoro

de una mujer que no cree

en la flama divina?

amalia: no.

no, hijo, no, no.

me decepcionarías mucho,

tú eres mi esperanza,

mi pastorcito.

adán: y a mí me dolería mucho

decepcionarte, mamá,

pero a veces el amor

es más fuerte que todas

las religiones juntas.

amalia: ¿estás viendo

a la lombriz de agua puerca,

adán orozco?

adán: no hay lombriz,

y sí, sí la estoy viendo.

y le hablé y le pedí que fuera

mi novia.

amalia: no.

no, no.

di que es mentira, flama divina.

[llora]

¡no acepto esa relación!

adán: y yo no te estoy pidiendo

permiso, mamá.

yo amo a tina y es así

de sencillo aunque tú quieras

complicarlo mucho.

amalia: pues, desde este momento

te expulso de la flama divina.

adán: ¿qué?

¿es en serio?

amalia: y para tu expurgación

tienes que elegir o la flama

divina o la lombriz de agua

puerca.

adán: yo elijo a la flama divina

para que rija mi vida,

te lo juro,

pero también te juro

que no tienes idea de lo mucho

que te voy a extrañar.

amalia: [llora]

luz: doctora.

charlotte: doña luchita,

perdón por venir tan temprano,

pero ¿le podría decir

a antonio que lo vine a buscar?

luz: ¿antonio?

pues, ¿qué no estaba con usted?

charlotte: no, no durmió

en mi casa.

luz: ay, no me diga eso.

charlotte: sí, su teléfono

se va a buzón,

por eso estoy preocupada.

luz: ay, no, pásale, no.

si le pasó algo a mi hijo.

¡félix!

charlotte: a ver, ¿a ustedes

no les dijo algo de que vio

a una persona idéntica a él?

bacalao: pero eso ha de ser

porque trae los cables pegados,

¿no?

charlotte: no, no, a ver,

es por su síndrome

de personalidad múltiple

y estoy muy preocupada por eso.

¿me pueden dar los teléfonos

de sus amigos?

yo me encargo de hablarles.

luz: yo tengo una lista

de todo el equipo de fútbol

y de los contrincantes.

voy a mover a todo el mercado

y tú párate, ¿qué haces ahí?

¡párate!

dile a renata que lo vaya

a buscar a su puesto a ver

si ya llegó.

bacalao: ya, ya, está bien,

hombre, ya voy.

charlotte: don bacalao.

bacalao: sí, dígame.

charlotte: ¿me platicó todo

acerca de su hijo?

bacalao: este, sí, sí.

charlotte: ¿sí?

bacalao: sí, claro.

charlotte: a ver, por favor,

¿no le están ocultando nada,

verdad?

necesito saber todo,

es bien importante.

luz: le contamos todo.

ya le dije todo.

bacalao: sí.

ricardo: charlotte,

betty: ven.

no hay nadie, ven.

diego: ¿segura? ¿segura?

>> te pusiste lo que te regalé.

luis: sí, pero me veo

medio godín, ¿no?

>> claro que no,

te ves guapísimo,

como todo un empresario.

luis: ay, ojalá piensen

lo mismo donde voy a pedir

chamba.

>> vas a ver que sí.

¿cómo no van a pensar lo mismo

con este porte que te traes?

y ya pensé, si no te dan chamba

yo le voy a decir a mi hermano

ricardo para que te ayude--

luis: no, no, no, ya sé adónde

vas y no le vas a decir nada

a tu hermano ricardo.

porque si consigo trabajo

va a ser porque yo me lo gané.

yo no quiero nada de tu familia.

>> ay, claro que no,

mi macho alfa pelos dorados.

ambos: [ríen]

luis: es lomo plateado,

no pelos dorados, mensa.

ambos: [ríen]

>> bueno, da lo mismo.

estoy muy orgullosa de ti

y de todo lo que has conseguido

y vas a conseguir.

y ahora me tengo que ir

porque voy muy tarde.

luis: yo te llevo.

sí, pasa que se me olvida.

>> yo iba a pedir un taxi,

si quieres te doy un aventón.

luis: te acompaño.

>> yo te llevo.

luis: no, no, no,

tú tranquila y yo ahorita

pesco un pesero o cualquier

cosa y ya,

si no nací en carro.

>> pero ¿cómo te vas a ir

en un pesero así de guapo?

ambos: [hablan a la vez]

oriana: ¿diego?

diego: eh, ori--

eh, señora--señora ori--

ambos: [hablan a la vez]

betty: sí, señora,

él y yo nos estábamos besando.

diego: betty, ey.

betty: pues, es normal, ¿no?

¿qué otra explicación quiere?

oriana: ¿tú te quedaste a dormir

aquí?

betty: pues, así que usted diga,

uy, cuánto dormimos, bueno,

pues, no.

diego: bueno, betty, eh--

[balbucea]

oriana: diego, diego,

tenemos que hablar.

diego: igual llego a la oficina,

señora.

oriana: esto ya se pasó

de la raya, ¿no, beatriz?

si tú piensas que yo

voy a soportar todas

tus impertinencias

estás muy equivocada.

betty: ¿y qué piensa hacer?

¿acusarme con don claudio?

que no se le olvide que yo

también puedo ir con el chisme

con todas sus cochinadas.

oriana: lo único que te estoy

pidiendo es que te alejes

de diego, ¿me oyes?

betty: [resuella]

no me diga que la futura señora

reyes alonso está ardiendo

en celos.

oriana: ese hombre

no es para ti, niñita.

betty: pues, le tengo una mala

noticia, eh,

porque anoche lo fue.

ay, señora, y se me olvidaba,

voy a necesitar más lanita,

porque le quiero comprar

un regalo a mi nuevo baby.

oriana: no te vas a salir

con la tuya.

ricardo: a ver, ya.

ya llegamos.

fabiana: sí.

ricardo: ojalá y tu mamá

no te haga un drama,

si no lo vamos a enfrentar

juntos, ¿sí?

fabiana: no, no te preocupes,

seguro está sacada de onda,

pero le voy a mandar un mensaje

a mi hermano para que--

para que me haga el paro.

ricardo: fabiana,

tú eres un ángel.

no sé qué hubiera pasado

si no te me apareces el día

de ayer.

fabiana: yo solo sé que te amo.

charlotte: antonio.

ricardo: charlotte.

[música]

ricardo: charlotte, ¿qué hacías

en casa de mis papás?

charlotte: pues, estábamos

preocupadísimos por ti.

no sabíamos dónde estabas.

ricardo: ah, sí, es que

estaba muy estresado la verdad

y--y necesitaba estar solo.

fabiana: ¿solo?

ricardo: ah, no, verdad.

charlotte: bueno, me pudiste

haber avisado.

estábamos muy preocupados.

tu mamá pensó que te había

pasado lo peor.

fabiana: no es la primera vez

que toño no llega a dormir

a su casa.

charlotte: sí, pero antes

no estaba enfermo.

fabiana: ya veo que ustedes

dos necesitan platicar, ¿no?

creo que los dejo hablar.

ricardo: fabiana, te llamo.

fabiana: como tú quieras.

ricardo: ah, perdón, charlotte,

es que ¿sabes qué?

me fui con fabiana--

charlotte: no, no me des

explicaciones, no me hacen

falta.

ricardo: sí, lo que pasa

es que ayer, la verdad,

con todo lo que pasó

me sentía muy confundido

y fabiana me hizo--

charlotte: mira, después

me platicas de fabiana,

pero es que tu mamá

te está esperando

y está muy preocupada por ti.

¿vamos?

ricardo: sí.

sí y entonces se me quedó

sin batería el celular,

pero muchas gracias

por preocuparte por mí, renata.

nos vemos mañana en el mercado.

gracias.

luz: ay, qué bueno que ya

hablaste con ella, hijo.

ahorita te traigo un café.

no entiendo cómo te desapareces

de casa de la doctora así.

nos tenías a todos con el jesús

en la boca, oye.

ricardo: es que quería estar

solo.

bacalao: y pero

ya te alivianaste, ¿no?

porque te ves entero, gallo,

entero.

oiga, doctora,

y ahora que se le destraben

los cables acá,

¿va a quedar un poquito tocado

o va a ser el burro de antes?

charlotte: va a ser el de antes.

bacalao: bueno, pero pues

también existe la posibilidad

de que no vuelva a recuperar

la memoria.

digo, porque hay que cubrir

todos los frentes.

charlotte: no, pero esperemos

que no pase eso

y por eso les quiero hacer

unos exámenes médicos

a todos ustedes si les parece

bien.

luz: ¿a nosotros?

ay, no, pero por supuesto,

lo que usted diga.

con tal de que toño

se ponga bien

usted haga lo que tenga que

hacer, ¿verdad, félix?

bacalao: sí, sí, sí.

oiga, doctora, ¿y con esos

exámenes él se acordaría

de todo, todo, así en detalle?

charlotte: bueno, eso yo

no se lo puedo asegurar,

pero seguramente le va a ayudar

mucho.

bacalao: bueno, pero no es

seguro, ¿no?

pues, porque entonces

¿para qué los hacemos?

luz: oye, ya cállate, ¿no,

félix?

caray.

¿qué no quieres que se cure

el niño o qué?

bacalao: ay, no digas babosadas,

claro que sí,

pues, yo quiero que recupere

la memoria, ¿no?

luz: entonces te callas

y haces lo que la doctora

diga que se va a hacer.

¿cuándo es que hay que hacer

esos análisis?

charlotte: eh, lo antes posible.

si te parece bien.

ricardo: sí, sí, yo estoy

completamente de acuerdo.

luz: está bien, yo también

bacalao: oiga, ¿y--este--

¿y en qué consisten

esos exámenes?

charlotte: son exámenes

de rutina.

luz: sí, sí, es miedoso.

la aguja, siempre.

él ve jeringa y se desmaya.

charlotte: claro.

bacalao: ya me estoy sintiendo

mal.

charlotte: bueno, yo les aviso

cuando quede todo listo, ¿sí?

yo ya me voy.

luz: ¿ya se va?

charlotte: sí y muchas gracias.

luz: llévese su conchita.

charlotte: no, me la guarda,

por favor, doña luchita, ¿sí?

ricardo: bueno, yo me voy

contigo, charlotte.

charlotte: ah, ok.

bueno.

bueno, bye.

ricardo: hasta luego.

bacalao: adiós, hijo.

luz: ni se despidió de su mamá.

bacalao: ya, hombre,

ya, no empieces de dramática,

hombre.

ya prende tu novela,

ya va a empezar, ándale.

luz: no, es que tú eres

un indolente.

a ti nada te importa, ¿verdad,

bacalao?

me vas a explicar ahorita mismo

por qué tanta traba

para hacer los análisis.

¿por qué no?

bacalao: ¿no le dije a la cara

de ardilla que contara conmigo?

luz: hay algo dentro de mí

que me hace sentir que tú

no quieres que nuestro hijo

recupere la memoria.

y digas lo que digas

y hagas la cara que hagas,

no me vas a sacar esa idea

de la cabeza.

bacalao: ahí cree lo que

quieras.

tráete un panecito, ¿no?

ya, a ver si hay un bisquet.

ándale.

fabiana: buenos días.

ay, se me hace bien tarde.

me voy a servir un café.

¿alguien quiere un café?

amelia: no, gracias.

fabiana: ¿ya me van a decir

qué se traen ustedes dos o...?

adán: pues nada.

nada, que mi mamá me expulsó

ayer de la flama divina.

fabiana: ¿es en serio?

adán: ajá.

fabiana: mamá, ¿por qué

lo expulsaste?

amelia: porque tu hermano

se dejó contaminar

por tu amiguita,

la lombriz de agua puerca.

y ahora tiene que hacer

cuarentena espiritual

o flagelarse

con el cinturón mojado.

sino, ni como feligrés

va a regresar.

fabiana: mamá.

¿no crees que estás siendo

un poco estricta con adán?

amelia: tengo que serlo.

no quiero que meta

las cuatro patas como tú.

fabiana: a mí me puedes juzgar,

porque yo la regué con toño.

pero él nada más ha sido

un buen hijo.

amelia: lo era

antes de toparse

con esa mujerzuela,

con esas cuervas,

ese cuerpo lujurioso,

pecaminoso.

y todavía edgar

sirviéndole de alcahuete.

fabiana: ma, tina

es una buena persona.

ella ha salido adelante sola.

nunca se ha corrompido.

a mí me consta.

amelia: yo tengo que poner

disciplina, hija.

sino, nadie me va a respetar

en la congregación.

fabiana: y nadie te respeta

más que adán.

déjalo regresar

a la flama divina.

amelia: no.

hasta que no deje

a esa mujerzuela.

y es mi última palabra.

fabiana: ay, no, ¿sabes qué?

ya se me quitó el hambre, ¿sí?

adán te ha seguido desde niño

con todo este rollo

de la flama divina

y ahora le rompes el corazón.

sabes qué, que te aproveche,

de verdad.

amelia: [llora]

[música]

[música]

benjamín: yo tampoco pasé

muy buena noche que digamos.

toño: ¿qué pasó?

benjamín: tuve pesadillas.

ya sabe, acerca de su clon.

toño: no, cállate.

benjamín: sí, me imaginé

que ya andaba aquí

caminando entre nosotros.

toño: no, no, que la boca

se te haga chicharrón.

no, ni lo digas.

oye, para salir de dudas,

lo quiero es que...

vayas a ver a mi padre.

benjamín: ¿qué?

toño: sí.

benjamín: no, no, usted sabe

que yo no puedo ir al mercado.

no, la última vez que fui

fue horrible, imagínese.

toño: bueno, ya, benja,

espérate, te sueltas

como olla de media.

a ver, escúchame.

quiero que le hables

por teléfono y me lo cites

en otro lado, ¿ok?

y que investigues todo

acerca de mi clon.

y si mi clon,

diosito no lo quiera,

ya recuperó la memoria,

pues en esos momentos el bacalao

ya debe de estar enterado.

benjamín: ok.

toño: órale.

venga.

charlotte: los exámenes de adn

te van a ayudar

a verificar tu identidad

y te van a dar seguridad

para todo lo que viene.

ricardo: gracias, ok.

charlotte, con respecto

a lo que pasó con fabiana--

charlotte: y en cuanto tengamos

los resultados del adn,

si te parece bien,

te quiero hacer otra regresión.

ricardo: a ver, charlotte.

¿no te gustaría hablar

de lo que pasó anoche

con fabiana?

charlotte: ¿tú quieres?

ricardo: para mí

es muy importante.

me sentía perdido

y necesitaba que alguien

me explicara por qué--

por qué existe un tipo

que es idéntico a mí.

charlotte: ¿y por eso creíste

que tus papás te podían ayudar?

¿no?

ricardo: te digo algo,

cada vez estoy más convencido

de que esos señores

no son mis verdaderos padres.

charlotte: ah, ¿sí, por qué?

¿averiguaste algo?

ricardo: a ver, hubieras visto

la cara que puso mi madre--

bueno, mi supuesta madre,

cuando le dije

que me había encontrado

con un tipo igualito a mí.

bacalao ni siquiera

la dejó terminar.

charlotte: ¿y qué pensaste

que te quería decir luchita?

ricardo: eso es justamente

lo que quiero investigar.

charlotte: [resopla]

y por esa razón caíste

en los brazos de tu vecinita,

¿no?

ricardo: bueno.

saliendo de casa de mis padres,

me sentía solo, confundido.

y ahí fue cuando me encontré

con fabiana.

charlotte: ¿y te costaba mucho

regresar aquí?

ricardo: la verdad, no lo pensé.

charlotte: ¿y qué tal estuvo

la reconciliación?

ricardo: no, es que--

en realidad, no fue

ninguna reconciliación,

porque fabiana y yo nunca--

nunca habíamos estado juntos.

fue la primera vez.

charlotte, yo siento

algo muy fuerte por fabiana

y de verdad perdón,

no te quiero hacer sentir mal.

charlotte: a ver, no me haces

sentir mal y no me pidas perdón

porque no es tu culpa

que yo haya creído

que me enamoré de ti.

luego podemos hablar de esto,

¿sí?

este, cuando recuperes

la memoria,

si a ti te parece bien, ¿no?

bacalao: ahí ligerito,

ahí picando, ahorita venga.

ya, ya, ya.

la neta es que no entiendo

a mi cachorro, mano.

de repente me manda la lana

y luego me la quita.

luego me la vuelve a dar.

parezco volantín, mano.

¿no estará loco?

benjamín: no, ¿cómo cree?

ya ve cómo son los jefes

de excéntricos.

bacalao: sí.

oye, cara de ratón,

a ver, dime.

¿a qué hora te ves tú con toño

para hablar de negocios?

¿a la madrugada?

benjamín: eso es algo

que no le puedo decir,

señor don bacalao.

bacalao: tienes razón,

tienes razón.

en boca cerrada

no entran moscas, ¿no?

salud pues.

ándele.

hasta el fondo.

fabiana: muchas gracias,

doña amaya.

natalia: entonces, mi cuñado

te preguntó por la máscara.

fabiana: sí.

natalia: supongo que no

le dijiste quién te la dio,

¿verdad?

fabiana: no, ¿cómo crees?

si para algo soy bien buena

es para guardar secretos.

y más ahora que somos,

pues, amigas, ¿no?

natalia: claro.

fabiana: ay, lo que sí

es que se portó bien lindo

damián conmigo.

natalia: ¿en serio?

fabiana: sí.

natalia: ay, a ver, cuéntame.

fabiana: dijo que me imaginara

que esa máscara

me la había traído él

desde italia,

exclusivamente para mí.

¿cómo ves?

natalia: ah, mira tú.

no, pues sí,

lo tienes muy ilusionado, ¿no?

fabiana: ay, sí, pero no sé,

estoy muy confundida, ¿sabes?

natalia: ¿confundida por qué?

fabiana: ¿te puedo hacer

una confesión muy íntima?

natalia: sí, sí, claro.

adelante, a ver, cuéntame.

fabiana: es que mira,

por un lado, está damián,

que me dice que soy la mujer

más linda, la mujer más perfecta

que ha conocido.

natalia: ¿eso te dice?

fabiana: bueno, sí, eso

y un montón de cosas más.

pero, por otro lado,

está el papá del bebé que perdí.

¿recuerdas que te conté que él?

natalia: sí, sí, y a ver,

¿qué pasa con él?

fabiana: volvió a aparecer.

y está dispuesto

a regresar conmigo.

natalia: y tú todavía

sientes algo por él, ¿verdad?

fabiana: ay, no sé.

no sé, es--

es muy complicado.

toño: [resopla]

¿qué pasó, benja?

¿cómo te fue con mi papá?

benjamín: muy bien.

muy bien, don bacalao

no mencionó nada, nada,

de que, pues, su clon

hubiera recuperado la memoria.

[ríe]

toño: qué bueno, qué bueno,

qué bueno.

san juditas, gracias, gracias.

te debo otra.

gracias, san juditas, gracias.

bacalao: no, hombre, esta sí

es una oficinota, mi toño.

no, hombre, qué bárbaro.

oye, se ve hasta el mercado,

¿no?

me cae, órale.

no, no, chida, chida.

[música]

bacalao: por la cara que tienen

se ve que no me esperaban

por estos lares, ¿no?

pero pues ya estoy aquí.

benjamín ¿cómo, usted me siguió?

toño: a ver, usted no tiene

nada que hacer aquí.

¿cómo entró o qué?

bacalao: ay, hombre.

como si no me conocieras,

hombre, ya sabes que siempre

aplico alguna de mis mañas, ¿no?

la verdad, venía

casi para entrar y registrarme

y sale uno echa la raya

y que se le cae el gafete, mano.

y dije: "mejor, ¿para qué

me registro? ya mejor entro".

y aquí estoy.

oye, necesito hablar contigo.

pero a solas, ¿no?

toño: benja, dame chance.

benjamín: ¿cómo cree, patrón?

toño: benja, por favor.

bacalao: ándale, obedece

órdenes, o ¿qué, te saco yo

al método bacalao o qué?

digo, órale.

toño: tranquilo.

se va solito.

benja, echa ojo ahí afuera.

bacalao: la neta, mi toño,

yo creo que en esa silla

la verdad se ve mucho mejor

el toño relamido, ¿no?

tú, presidente esta emprezota,

mano.

no, no, tú nadando

en una alberca de billetes

y tu jefe vendiendo

licor clandestino

allá en su casa.

¿y qué hablar de tu jefa, mano?

todas las noches

sudando la gota gorda

haciendo sus dulcecitos

para el mercado.

pues no hay derecho.

toño: bueno, por eso

no tienes nada de qué quejarte,

porque dinero de mi parte

no te ha faltado.

bacalao: mira, toño.

¿te siguen diciendo toño aquí?

digo, ¿no te han puesto

el apelativo, ya sabes,

de asesor financiero,

empresario?

toño: a usted no le importa.

y aprovechando que está aquí,

le quiero pedir un favor.

un favor de hijo.

bacalao: y yo quisiera pedirte

uno de padre, ¿no?

¿no habrá manera

de un fuertecito?

es que anda medio seco.

toño: a ver, por favor, ahorita

no estamos para eso, ¿sí?

escúcheme una cosa.

no quiero que nadie,

nadie, pero nadie, nadie,

sepa de lo que usted

acaba de descubrir

el día de hoy, ¿ok?

por lo menos no en un tiempo,

¿ok?

bacalao: ¿en el tiempo

en que le va a volver

la memoria al otro?

toño, lo que estás haciendo

es más ilegal

de lo que yo he hecho

en toda mi vida, hijo.

toño: pues sí.

o sea, sí lo he pensado,

pero en la vida hay cosas

que valen la pena

por qué arriesgarse.

bacalao: la neta, no te lo digo

por ser tu pepe grillo, hijo,

pero cuídate.

te van a entambar

por andar usurpando el lugar

ahí del doble.

toño: bueno, hablando del doble,

ahorita que lo menciona,

este, porque desde un tiempo

para acá traigo una idea

que me está repapaloteando

la cabeza.

bacalao: no, suéltala, hijo.

dime.

toño: ¿me podrías decir

por qué hay dos toños?

fabiana: mi exnovio toño

es muy atrevido.

es como si no midiera

las consecuencias.

pero, bueno, eso fue

antes de la amnesia.

natalia: ¿cómo?

¿tiene amnesia?

fabiana: es que tuvo

un accidente y cambió.

cambió mucho.

ahora es más educado,

más respetuoso,

hasta más culto.

natalia: ay, bueno,

pero pues si mejoró

como persona

no estuvo mal su cambio, ¿no?

fabiana: sí, pero es

como si odiara el hombre

que era antes.

natalia: pero a ti te gusta más

el nuevo toño, ¿cierto?

como si él fuera el hombre

que habías estado esperando

para ti.

fabiana: pues sí, es--

es como si lo volviera

a conocer.

y sí, me gusta mas

el toño que es ahora.

natalia: bueno, entonces,

¿qué vas a hacer?

¿vas a regresar con toño?

o ¿vas a andar con damián?

fabiana: no sé.

no sé, no sé, no sé, estoy--

estoy muy confundida,

te lo juro.

natalia: fabiana, ya te dije

que no quiero que jueguen

con damián.

fabiana: pero es que no estoy

jugando con él.

natalia: bueno, yo creo

que sería bueno para todos

que aclararas de una buena vez

tus sentimientos, ¿no crees?

fabiana: ¿estás bien?

natalia: sí.

sí, sí, sí.

perdón, es que ya me tengo

que ir a la oficina a trabajar.

ya, ¿sabes qué?

luego nos vemos.

permiso.

remedios: [silba]

órale, con esa pinta

hasta pareces

de la "high society".

daniel: ladrón dijo, ¿o qué?

luis: es para conseguir trabajo,

remedios.

daniel: ay, ¡guau!

luis: re, ¿cómo estás?

renata: yo, bien.

no mejor que tú.

¿por qué te vestiste

de agente funerario?

luis: ya no seas tan payasa

conmigo, si me vestí así

es para conseguir trabajo.

renata: ah, para conseguir

trabajo.

y ¿lo lograste?

luis: sí, conseguí trabajo--

renata: no tengo ni duda

de que lo hayas logrado.

siempre has sabido

salir adelante.

¿y de qué conseguiste trabajo?

¿de mantenido?

daniel: uh, eso sí duele.

se va el suárez,

pero yo mejor me voy para acá.

remedios: ven, ven, mi hijito.

ven, ven.

mira, la verdad,

cuando le das patadas al pesebre

ya la mula acaba por tirarte

con todo, mi hijito.

oriana: cosita de mamá.

¿por qué hoy estás tan linda?

hoy estás muy linda, cosita.

tienes sueño, ¿verdad?

cosita hermosa.

rafael: pase.

diego: con permiso, gracias.

oriana: bienvenido, diego.

diego: señora oriana,

buenas tardes.

oriana: ori.

ori, así de simple.

rafael: ¿gusta que le traiga

algo de tomar?

oriana: no, no, gracias.

lo que queremos

es nada de interrupción.

rafael: ¿unas crepas flameadas,

un capuchino?

diego: ¿crepas flameadas?

oriana: nada, rafael.

mejor llévate a cosita

y dale de comer.

recuerda que es muy delicada

de su pancita, ¿sí?

dale nada más las croquetas

importadas.

cualquier otra cosa, ven,

le dan gases.

rafael: será como usted mande,

señora oriana.

oriana: al fin solos.

y por mi marido no te preocupes

porque como ya se dio cuenta

de que somos tan piadosos,

me dio permiso de llamarte

cuando yo quiera

y que tú me ayudes

en todo lo que yo necesite.

diego: bueno, eh,

teniendo en cuenta

la clase pasada,

que nos quedamos en--

en el principio nos quedamos,

porque no avanzamos nada,

¿verdad?

oriana: cierra esa porquería,

porque tú y yo

tenemos algo pendiente.

lo que me hiciste con bety

en mi propia casa

fue una humillación.

pero estoy dispuesta

a perdonarte.

diego: ¿y eso cómo sería?

oriana: muy sencillo.

después de que estés conmigo

te vas a dar cuenta

de que perdiste todo tu tiempo

con una sirvienta.

rafael: a ver, cosita,

explícame cómo una señora

tan distinguida, tan hermosa

como mi señora oriana

puede fijarse

en un muchachito enclenque,

sin porte, sin experiencia.

si crees que tengo la razón,

mueve las patitas.

claudio: [resopla]

necesito que me hagas un favor,

damián.

a mí y a tu madre.

damián: ¿de qué se trata?

claudio: quisiera que nos ayudes

a convencer a tu padre

para que le dé el divorcio

a oriana.

entiendo que ustedes dos

se hablan cada cierto tiempo.

damián: pues la verdad

es que no, no tanto, claudio.

yo te podría decir que--

que en algún sentido

sí tengo una imagen paterna,

si para mí alguien,

pues, ha sido como un padre

realmente, pues, ese eres tú.

pero--pero voy a investigar,

¿sí?

claudio: gracias, damián.

y perdóname si alguna vez

no fui el padre que esperabas.

damián: no, hombre, no.

no tienes nada que disculparte,

claudio.

créeme, voy a estar muy contento

el día que te cases con mi mamá.

[música]

rafael: pero no pienso permitir

que mi señora oriana

se rebaje a meterse

con un godín.

pero ¿cómo le puedo hacer?

¿cómo le puedo hacer?

¿cómo?

ya sé cómo rescatar

a nuestra ama

y tú me vas a ayudar.

diego: se lo suplico,

entiéndame.

si su marido se entera de esto,

yo estoy acabado

en el mundo financiero completo.

no, no en reyes alonso,

completo.

oriana: tú sabes cómo influyo

sobre mi marido, ¿no?

él siempre hace

lo que yo le pida.

y si le pido

que apoye tu carrera,

lo va a hacer sin pensarlo.

así que, diego, te conviene ser

mi aliado.

¿y ese olor?

diego: no, yo no soy, señora.

oriana: no, yo tampoco.

diego: fortísimo.

[gemido de perro]

oriana: ¿cosita?

¡cosita!

¿qué pasa, mi amor?

¿qué pasó?

¿por qué esos gases, mi vida?

¿y por qué tienes la pancita

así, tan inflamada, mi amor?

tiene la pancita muy inflamada.

rafael.

rafael.

rafael: señora.

una tragedia.

oriana: ¿qué pasó?

rafael: cosita saltó

de mis brazos y se fue

directamente al tazón de leche.

oriana: ¿leche, leche?

¿cosita, leche?

¿dijiste leche?

esto es una emergencia, rafael.

busca el auto,

tenemos que irnos al veterinario

ahora mismo, vamos.

se va a morir mi cosita.

me va a dar algo.

me va a dar algo, rafael.

damián: ¿qué me pasa?

[niega]

yo no soy así.

ahora resulta que soy

de los que se ponen nostálgicos

con un simple abrazo.

secretaria: damián.

perdón que te pregunte,

pero vi que estabas con claudio

y saliste muy alterado.

¿todo bien con tu papá?

damián: ¿con quién?

por eso sigues con resaca

y ve, no te hace bien tomar.

claudio no es nada mío.

[carraspea] él solo es el padre

de ricardo.

¿estamos?

secretaria: entiendo.

discúlpame, no se me vuelven

a pasar las copas.

¿hay algo más

en lo que te pueda ayudar?

damián: sí.

necesito que me ayudes

a localizar

a mi verdadero padre.

y para eso tú tienes

que localizar

al mejor investigador privado

de esta ciudad.

me urge.

secretaria: sí.

con permiso.

damián: ¿en dónde estás,

desgraciado?

¿en qué recóndito lugar

del mundo te escondiste,

rata abandona-hogares?

toño: ¿qué, no me entendiste

la pregunta que te hice o qué?

bacalao: no, sí, muy claro,

hijo, pero la neta,

no sé qué decirte.

toño: ¿no sé qué decirte?

porque yo he pensado

muy seriamente que, pues, igual

y como somos tan igualitos,

en una de esas somos gemelos.

bacalao: no, hombre.

no digas tonterías.

no, nada de eso.

no, usted sígale pegando

al yunque hasta que se rompa

y exprimiendo la naranja, ¿no?

hijo, te sacaste la lotería

sin haber comprado billete,

hombre, ya.

toño: ¿me saqué la lotería?

¿y será que fue suerte

o cosa del destino?

porque yo no me la trago

completita, así de que--

de que hay un tipo igualito

a mí.

eso, pues, nada más pasa

en las películas, ¿no?

bacalao: ay, hijo, ¿cómo crees?

¿no has oído a las personas

que dicen que tenemos siempre

alguien muy parecido

en algún lugar del mundo?

tú tuviste toda la suerte, ¿no?

en haberlo encontrado

y, aparte, mira,

billetudo, ¿no?

entonces no seas chillón.

toño: sí, pero pues,

de todos modos, yo siento

que sigue siendo muy raro.

más raro que un perro

de tres colas.

[llaman a la puerta]

benja, ¿qué no oíste

que nos dejaran solos?

claudio: soy yo, ricardo.

bacalao: ricardito.

Cargando Playlist...