null: nullpx
Cargando Video...

Como Tú No Hay 2 Capítulo 17

20 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

charlotte: antonio me dio esta

nota que le dio su vecina

fabiana, y quería saber si

de casualidad usted sabe quién

la pudo haber escrito.

luchita: "esto armó un lío...

el otro día me fui con fabiana".

lo escribió toño.

charlotte: no, él no escribió

esto. ¿no sabe quién pudo haber

sido?

luchita: no, eso lo escribió

toño.

no debió haberlo escrito,

eso estoy segura.

pero es su letra, también de eso

estoy segura, lo escribió toño.

charlotte: ¿tendrá algunas notas

escritas por antonio

antes del accidente?

luchita: tengo una tarjeta

del día de las madres.

con un poema,

y unas recetas que le dicté.

pero esas son mis recetas

secretas de mis dulces.

charlotte: yo no las voy

a copiar, se lo prometo.

¿me las presta?

luchita: sí.

charlotte: gracias.

luchita: pero eso lo escribió

toño.

es su letra,

si sabré yo.

dora: ¿y ahora tú?

llegas muy temprano.

normalmente te sales y llegas

tarde porque te vas por ahí.

¿limpiaste bien?

betty: sí, limpié todo.

pero ahí hay cosas muy sucias.

dora: ay, ¿de qué me estás

hablando?

yo conozco el departamento

de la señorita natalia,

y siempre lo tiene reluciente.

estás muy rara, chamaca.

¿pasa algo?

betty: si yo te cuento algo,

¿serías capaz de guardarme

un secreto?

dora: ay, niña, yo soy una

tumba.

si tú supieras todas las cosas

que tengo guardadas.

aquí, en el corazón.

betty: te voy a contar.

ay.

pero es que es algo horrible.

fabiana: ¿por qué no quisiste ir

al café del mercado?

está más padre que este.

a mí se me hace que ya eres más

exquisita.

tina: hay que cambiar de aire

de vez en cuando, aparte está

bien lindo, no te quejes.

fabiana: muchas gracias por todo

lo que has hecho por mí,

no sé qué hubiera hecho sin ti,

con todo lo que me ha pasado,

te lo juro.

tina: ¿para qué son las amigas

si no es para pelearse?

fabiana: te quiero mucho.

tina: yo a ti.

[claxon]

tina: ay, me está hablando andy,

debe ser otra de sus

emergencias.

déjame le contesto.

fabiana: ni siquiera sonó.

tina: ¿bueno?

damián: fabiana.

fabiana: da--.

damián: pareces sorprendida

de verme.

me dio muchísimo gusto

que me llamaras para vernos

otra vez.

fabiana: ah...

damián: se te oía ronquita,

¿ya se te...?

fabiana: ya estoy mejor.

[ríe]

betty: pero ya le digo que su

otra amiga está casada con un

cuate que yo quiero mucho, pero

le están poniendo los cuernos.

dora: qué barbaridad.

betty: y lo peor de todo

es que lo está engañando

con su propio hermano.

son medios hermanos,

pero casi es lo mismo.

dora: eso está terrible.

betty: no sé qué hacer, dorita,

aconséjame,

no sé si decirle a mi cuate

que lo están engañando.

o ya de plano cerrar el pico

y no decir nada.

paola: total que ya no quedaste

en nada con tu chacalón.

valeria: chacalón.

yo sé que luis me quiere.

además, la última vez que nos

vimos nos costó mucho

no darnos besitos.

paola: ya decía yo

que era mucha la resistencia.

valeria: no pasó nada de eso.

es que luego le entra la culpa

de su novia de toda la vida.

paola: eso no es nada nuevo,

aparte eso no cambia en nada

de lo que te dijo ricardo.

es un chavo que jamás le va

a gustar a tu familia.

valeria: por lo menos luis

tiene sueños.

¿sabes adónde se quiere ir?

a nueva york.

yo creo que si se va dos semanas

sin la novia, la olvida.

¿tú qué piensas?

paola: eso si se va contigo.

valeria: ¿te imaginas? yo me

muero con él en central park.

¿qué?

paola: no sabes la idea

que se me acaba de ocurrir.

valeria: ¿qué? no, paola,

tú estás loca.

damián: ¿sitio de taxi?

fabiana: sí.

damián: suena interesante.

me imagino que sí, debes de ser

la única mujer.

fabiana: somos pocas.

damián: ¿pocas?

fabiana: sí.

damián: y seguro todo el tiempo

esos taxistas las acosan.

fabiana: no, todos somos

muy amigos, la verdad.

nos llevamos muy bien.

damián: ¿y tu novio?

¿no se pone celoso que trabajes

así, con tantos hombres?

fabiana: no tengo.

damián: eres muy hermosa.

fabiana: tuve un novio hace

poco, pero ya todo eso terminó,

éramos amigos y también terminó.

damián: suena a que pasó

algo malo.

¿me quieres contar?

fabiana: ay, creo que estoy

hablando demás.

damián: me gustaría que hubiera

pasado más tiempo para

que te dieras cuenta de que

puedes confiar en mí.

fabiana: lo que pasa es que

quedé embarazada.

damián: se enteró y te dejó.

fabiana: no.

damián: ¿qué pasó?

fabiana: perdí a mi bebé

antes de que naciera.

eso fue lo que pasó.

damián: lo siento mucho.

me imagino como te sientes.

¿pasó mucho ya?

daniel: ¿qué hubo?

[chifla]

estrella: ¡híjole!

daniel: traje estos dulces.

porque conmigo

vas a necesitar energía.

betty: aquí están sus bebidas.

oriana: yo no quiero.

dora: ¿los señores quieren

algo de tomar?

claudio: no, gracias, dora,

estamos bien.

toño: no hables de bulto,

yo sí quiero.

pásame, para que no se

desperdicie.

ten más cuidado, se te cayeron

dos aceitunas.

claudio: ¿te has sentido cómoda

en tu nueva casa, natalia?

natalia: sí, muchas gracias.

claudio, oriana,

antes que nada, quisiera

decirles algo que tiene que ver

con ricardo y conmigo.

toño: no me espantes,

ya cuéntanos,

mira cómo nos tienes a todos.

natalia: no te preocupes,

es de lo que hablamos ayer

en la noche, mi amor.

bueno, ricardo y yo

hemos decidido no esperar

y queremos tener un hijo

lo más pronto posible.

oriana: ¿no les parece

muy rápida esa decisión?

toño: ¿es en serio?

natalia: sí.

ya lo pensé bien, y si tú

quieres tener un hijo pronto,

yo voy a ser feliz de darle

un nieto a mi suegro.

claudio: no sabes lo feliz

que me haces con la noticia.

dora, betty, díganle a rafael

que traiga la mejor champaña

para celebrar.

betty: ¿y está segura que eso

es lo que quiere?

natalia: ¿cómo?

betty: lo digo muy en serio,

un hijo no es cualquier cosa.

dora: beatriz, ¿cómo te atreves?

perdón la impertinencia,

vete a la cocina ahorita mismo.

beatriz: perdón, eh,

con permiso.

claudio: no la tomes en serio,

betty es un poco confianzuda

e impertinente pero es buena

muchacha.

hijo, déjame felicitarte

por adelantado.

toño: nada que por adelantado,

si natalia quiere, ahorita mismo

podemos subir a escribirle

a la cigüeña.

oriana: yo insisto en que

es demasiado pronto.

claudio: a mí me parece

perfecto.

¿tú qué opinas de la noticia,

dora?

dora: a mí me parece que un niño

es una bendición.

para cualquier matrimonio,

además, ya hacen falta muchos

niños corriendo por esta casa.

toño: esa es mi madrina,

así se habla, estoy seguro

que vas a ser la mejor abuela

del mundo.

no lo puedo creer,

te lo juro que ya se me secó

la garganta de la emoción.

charlotte: bueno, hola, javier,

perdóname, yo sé que estás

ocupado pero estoy muy

preocupada por antonio.

creo que está desarrollando

un cuadro de esquizofrenia.

luna: ¡estrella!

no, no, no.

[grita]

daniel: [grita]

oriana: te pedí que habláramos

a solas porque, adelante...

a ver, natalia,

un hijo es un compromiso

muy grande,

y puede ser muy peligroso

que lo tengas con ricardo.

natalia: no te preocupes,

todo va a salir bien.

oriana: yo no estoy tan segura.

tengo miedo que las cosas

no salgan tan bien.

y tampoco estoy tan segura

que tener un hijo con un hombre

que detestas, sea buena idea.

damián y tú están llevando esto

demasiado lejos.

todos: [gritan]

luna: ¡quítate de aquí!

¡sáquese!

¿ya pasó lo que tenía que pasar?

daniel: no, por tu culpa está

"interrupted".

luna: no voy a permitir que lo

mates, estrella.

estrella: no es cierto,

eso es una leyenda,

son puras mentiras.

daniel: ¿cuál leyenda?

luna: si te acuestas con mi

hermana, te vas a morir,

las morales tenemos

una maldición eterna.

daniel: por eso ustedes siguen

siendo las "señoritas" morales.

estrella: esas son puras

habladurías de esta,

no le hagas caso.

luna: claro que sí,

todos los hombres se mueren.

es la mera verdad lo que sale

de mi boca, te lo juro.

daniel: no puede ser.

luna: ¿por qué crees que

nosotras no conocimos a nuestro

padre? porque todos ellos se

iban muriendo después de haber

embarazado a nuestra madre.

daniel: no, no, no.

luna: sí, sí, sí.

daniel: con permiso.

estrella: ¿qué estás haciendo,

qué haces? ¿adónde vas?

luna: te acabo de salvar

la vida, te la salvé.

daniel: no soy supersticioso

ni cobarde, si no mejor

precavido.

mejor me voy y ya luego

averiguo. con permiso.

estrella: "coshita".

¡luna morales!

mira lo que hiciste.

luna: le salvé la vida

a un hombre.

estrella: no, me dejaste

a medias, no manches.

luna: luego te agarras uno

que se ande muriendo,

no uno que esté vivito

y coleando.

estrella: tú, después de que

mataste a dos.

luna: no piensas en los demás,

tú nada más piensas

en tu calentura.

estrella: ¿a ti qué te importa?

luna: te estoy salvando de ir

a la cárcel también.

estrella: pero bien que tú

te echaste dos.

toño: órale, pero sí estaba bien

bonito el ricardo de chiquito.

nah, pero la verdad,

yo estaba más guapo.

estoy seguro que mi hijo

va a salir igualito de bonito

que yo cuando era chiquito.

y va a tener lo que yo no tuve,

y como no tuve nada,

lo va a tener todo.

le voy a decir a mi señor padre

que se compre otro helicóptero

para que me lo preste.

y llevar a pasear a mi hijo.

m'ijo, súbase conmigo,

órale, vámonos,

vamos a visitar a su abuelita

al mercado.

agárrese bien, m'ijo.

[imita helicóptero]

voltea para abajo, mira.

vamos a ver a la gente bien

chiquita.

salude, m'ijo, hola jefa.

don fede.

daniel, tú sigues trabajando

de mesero y yo ya tengo

mi helicóptero.

agárrese, m'ijo, vamos a dar

una vuelta.

vamos a aterrizar, agárrese.

[imita helicóptero]

es que me gusta mucho

tocar las maracas.

estaba ensayando,

¿qué haces ahí parada?

pásate, por favor.

betty: disculpe que lo moleste.

pero quería hablar con usted

de una cosita.

toño: no es ninguna molestia,

para eso estamos los patrones.

para escuchar a su gente.

a ver, dime,

¿cuál es el problema?

desembucha.

betty: es que, yo no sabía

cómo contarle lo que le tengo

que decir.

estoy como atorada.

toño: pues, desatórate.

cuéntame.

betty: ay, tengo las palabras

aquí, ¿sí me entiende cómo?

toño: no, la verdad, no.

betty: pero ya no aguanto más,

que sea lo que dios quiera.

toño: ¿qué?

betty, ¿no me vas a contar?

¿o te vas a seguir mordiendo

las uñas?, porque si quieres,

te presto las mías para que le

sigas.

betty: es que lo que le tengo

que decir es algo muy serio.

no sé por dónde empezar.

toño: empieza por el principio.

betty: sí, ¿verdad?

es que tiene que ver con su

esposa.

con la seño nati.

natalia: hola, mi amor,

te estaba buscando.

¿qué haces aquí?

toño: aquí estaba escuchando

a la gente,

arreglando unas cositas aquí

del trabajo.

¿qué me ibas a decir de mi

esposita?

natalia: ¿de mí?

betty: no, ¿yo qué voy a andar

diciendo de usted?

el señor ricardo entendió

otra cosa.

de todos modos,

no era tan importante.

con permiso.

toño: ¿y ahora a esta qué mosco

le picó?

seguramente te iba a pedir

disculpas por andar de metiche,

¿verdad?

natalia: yo solo espero que sepa

cuál es su lugar y que deje

de meterse donde no le incumbe.

toño: tranquila, no te enojes

con la gente que trabaja

con nosotros, no.

que no se te meta el espíritu

de oriana.

úshcale.

¿nosotros vamos a seguir

haciendo la tarea para encargar

a nuestro toñito?

¿o a nuestra natita?

natalia: sí.

toño: órale, pues, vámonos.

natalia: vamos.

toño: ojalá saque mis ojos.

luna: perdóname.

estrella: ya estás igual

de amargada que la sol.

luna: cuando se te pase

el coraje, vas a entender

que lo mejor fue lo que hice.

estrella: no se me va a pasar

el coraje, porque con lo que le

dijiste a daniel, me destrozaste

la vida, yo estoy enamoradísima

de él.

luna: hace poquito estabas

enamoradísima del toño.

estrella: sí, pero ¿qué quieres?

en el corazón no se manda.

luna: pero, por eso quiero

que no la riegues.

sol: ¿qué les pasa a ustedes,

par de locas?

estrella: metiche, tú.

sol: ¡locas!

[balbucea]

sí, muchísimas gracias,

no sabe cómo se lo agradezco.

hasta luego.

tú a mí no me vuelves a hablar

en ese tono.

además, no sé porqué están así,

si les traigo muy buenas

noticias.

quitaron los sellos,

y ya vamos a poder abrir

el restaurant.

estrella: a mí no me importa

su restaurante, fíjense.

[música]

tina: ¿qué esperas?

los chavos tienen razón

en enojarse.

has cambiado las coreografías

cinco veces en una semana.

andrés: mi negocio no es ningún

bar de quinta.

este es un lugar de espectáculos

de primera.

y eso requiere sacrificios

a los dioses del baile.

tina: me hubieras avisado de tus

dioses, y te ponemos a ti en una

piedra, te crucificamos

con un cuchillo, y ahí están tus

dioses.

andrés: mejor vete a descansar,

te pones odiosa cuando

estás cansada.

tina: ya sé.

andrés: a ver, ya, perdón,

no te enojes.

tina: ya sé, la neta,

perdóname a mí.

no es que me canse el show

ni las coreografías.

me cansa todo lo que traigo

cargando acá en mi vida.

andrés: ya lo sé, mi burrita.

lo del banco, lo de tu abuelita,

lo del pollo flameado ese

que no te pela.

tina: sí, no me pela.

andrés: yo estoy seguro

de que pronto

vas a poder audicionar.

y vas a estar en los mejores

espectáculos, y en los mejores

escenarios.

te lo prometo.

tina: te adoro.

[golpe]

te adoro.

charlotte: me pidió ser franca,

me temo que además de amnesia,

antonio padece de un síndrome

de trastorno de personalidad.

también conocido como síndrome

de identidad disociativa.

félix: ¿y eso cómo se come

o qué?

charlotte: haga de cuenta

que él tiene dos personalidades,

y una identidad no identifica

a la otra.

félix: como si fueran dos

personas que nunca se han visto,

¿no?

charlotte: exactamente, entonces

el antonio que ustedes conocen,

no tiene ni idea que existe

esta otra personalidad de él.

¿ya me entendió?

félix: más o menos, doctora.

o sea, por eso a veces mi

cachorro dice una cosa.

y luego como que no se acuerda

que lo dijo.

y luego dice: "es que no me

dijiste eso".

sobre todo cuando le pido

la mosca, ¿no?

¿y esto le va a durar toda

la vida?

charlotte: no sabemos, esperemos

que no.

ya me tengo que ir,

pero vamos a estar en contacto.

félix: la acompaño, doctora.

charlotte: gracias, sí.

hasta luego.

félix: hasta luego.

con cuidado.

charlotte: gracias.

félix: podrá ser el toño

que vende verduras o el que es

malandro como yo.

pero de lo que sí

no te vas a olvidar es de rallar

al prójimo, ¿eh?

abusadillo.

edgar: ¿se puede saber porqué

no entregaste el pedido?

adán: se me cayó.

no lo iba a entregar así, ¿no?

edgar: ¿se te cayó?

parce que se te cayó de la torre

eiffel.

en lugar de milanesa, parece

picadillo, ya no le pegues,

por favor, hijo.

trata al pollo con amor.

adán: de todos modos,

ya está muerto,

no creo que vaya a sentir.

edgar: ¿qué pasa?

nunca te había visto

tan molesto.

luis: no pasa nada,

bueno, sí, no sé ya.

edgar: vamos a ver, ¿qué pasa?

despepita, desembucha.

¿qué es lo que tenemos ahí?

adán: ando veces que veo a tina

con un hombre ahí abrazados.

siempre la veo muy contenta.

edgar: ya. mira, hijo,

esto que estás sintiendo aquí

y aquí se llaman celos.

así de simple.

adán: esta vez siento que me

está llevando el maligno

o algo así.

edgar: ¿qué vas a hacer?

porque a esa muchachita la traes

de un ala,

cacheteando las banquetas.

adán: voy a esperar una señal

de la flama divina.

edgar: [gime]

lo que vas a hacer es ir a

buscarla, pararte frente a ella

y decirle lo que sientes.

eso es lo que vas a hacer.

¿o quieres que te platique

cómo conquisté a tu mamá

con detalles?

luis: ¿otra vez esa plática?

por favor, ahorita vengo.

voy por unos dulces, mínimo

para endulzarme la vida.

don fede.

federico: m'ijo, ¿cómo va?

adán: aquí está su pedido,

las pechugas salieron un poquito

más aplastadas de lo normal.

federico: esta vez te la

perdono, pero con una sola

condición.

¿sabes cuál es, no?

que me ayudes

con la contabilidad del negocio.

¿está claro?

adán: perfecto, nada más,

al rato vengo.

federico: ¿adónde vas?

adán: ahorita vengo y le ayudo.

muchas gracias.

tina: hola, adán, ¿cómo estás?

oye, como que te debo una

disculpa por mi berrinche

del otro día, ¿no?

adán: siempre sí estabas enojada

conmigo.

tina: ya te dije que no puedo

enojarme contigo aunque quiera.

es sólo que hay un bobo

que no me pela.

adán: bueno, tu amigo fue

el que te puso de buenas, ¿no?

tina: ¿qué amigo?

adán: el que te estaba abrazando

afuera de mi casa y con el que

estabas bailando en la banqueta

hoy.

tina: ¿andy?

no, hombre, a ver,

ni aunque yo fuera la última

mujer sobre la tierra,

andy andaría conmigo.

imposible.

adán: por lo que veo, a ti te

gusta andar repartiendo abrazos.

tina: sí, la verdad, sí.

y se los daría a mi abuelita.

pero no se acuerda de mí

con el alzheimer.

fabiana y andy es la única

familia que yo tengo.

adán: también me tienes a mí.

yo te puedo abrazar también

con mucho afecto.

tina: no tienes que hacerlo si

tu religión te lo impide, ¿eh?

[música]

fabiana: ¿en dónde necesita

sus servicios?

avenida... ajá.

damián: hola.

fabiana: damián.

permítame.

damián: ¿estás ocupada?

fabiana: no, sí, estoy ocupada.

muy ocupada.

karina, ¿me puedes ayudar

con esta llamada por favor?

¿qué estás haciendo aquí?

damián: me desperté,

iba al trabajo y me sucedió

algo que siempre me pasa.

me acordé de ti.

entonces, pues...

¿no oíste el acelerón...?

te quería ver.

fabiana: ¿querías verme después

de cómo me viste con todo

lo de mi bebé?

damián: no digas eso.

a mí me da mucho gusto servirte

de paño de lágrimas.

que te desahogues un poquito.

para mí, eso es lo que importa.

fabiana: ¿de verdad eso

es lo que tú crees?

damián: ¿te parece que estoy

mintiendo?

me dio mucho gusto

que me tuvieras confianza,

y por favor, no me la pierdas.

a veces eso es bueno,

desahogarse.

sacar un poquito las cosas

que nos duelen.

fabiana: ¿y a ti qué te duele?

damián: a mí, digamos que a mí,

no sé, la vida me ha enseñado

mucho a soportar el dolor.

en ese mundo donde vivo yo,

te sorprendería lo que he tenido

que aguantar por conseguir

las cosas que quiero.

ivette: amiga, ¿cómo estás?

¿qué tal te cayó el matrimonio?,

no me has contado nada desde

que te casaste.

natalia: yo nunca pensé

que estar casada con ricardo

fuera tan bonito.

ivette: ¿por qué no,

si era tu novio?

natalia: sí, pero yo toda

mi vida había sido

muy independiente,

y de pronto me veo viviendo

en una casa, con una familia.

ivette: ¿y ricardo es mejor

que antes? ¿o ya se le pasó

el encanto del noviazgo?

natalia: ahora me pasa algo

con él que antes no me pasaba.

me siento segura,

me siento amada.

en verdad pareciera que es otro

ricardo con el que estoy ahora.

ivette: yo antes me veía

haciendo una vida con damián.

natalia: ¿antes? ¿por qué?

¿qué pasa entre ustedes?

ivette: últimamente está

muy frío conmigo.

es como si nuestra relación

no le importara para nada.

natalia: seguramente está

estresado por el trabajo,

lo único que necesita

es espacio.

ivette: lo dices

como si conocieras

la dosis de sus males.

natalia: porque eso me lo

contó ricardo, ya sabes que

se platican luego entre hombres.

ivette: yo no creo que sea

el estrés.

es como si le pasara algo

con sus sentimientos.

como si estuviera herido,

y tuviera mucho rencor.

tengo que averiguar qué le pasa.

natalia: bueno, me tengo que ir

a trabajar, luego nos vemos,

bye.

ricardo: fabiana, por favor,

tenemos que hablar.

fabiana: yo no tengo nada

que hablar contigo, toño.

así que mejor vete.

ricardo: yo no voy a estar

tranquilo hasta que te convenzas

que yo no tuve nada que ver

con esa carta tan insensible.

fabiana: es que a mí ya no me

importa quién escribió esa

carta.

si fuiste tú o si fue una

ocurrencia de tu papá.

vete tranquilo.

ricardo: a mí sí me importa,

y me importa porque nosotros...

fabiana: "nosotros" ya no

existe.

desde que yo perdí a mi bebé,

tú y yo somos punto final.

ricardo: espero te des cuenta

que yo jamás tuve malas

intenciones contigo.

fabiana: ¿sabes de lo que me di

cuenta?

de que yo no te quiero en mi

vida.

¿por qué no vas a hacer lo que

mejor haces?

ser un mujeriego irresponsable.

un hombre mediocre.

que por cierto, te sale

muy bien.

ivette: fabiana orozco.

[teléfono]

fabiana: taxi la liebre.

ivette: disculpa, ¿es el negocio

del señor subaki?

fabiana: no, aquí no hay ningún

señor subaki.

este es un sitio de taxis.

ivette: ah, perdón.

¿y ahí trabaja fabiana orozco?

fabiana: así es, soy yo,

yo soy la operadora del sitio.

¿con quién tengo el gusto?

[ocupado]

damián: ey, ey.

¿qué estás haciendo en mi

oficina?

ivette: vine a buscarte

y no estabas.

¿también te molesta eso?

damián: así déjalo,

prefiero no discutir.

¿qué? ¿te pasa algo?

ivette: como si te importara

lo que me ocurre.

damián: [ríe]

ricardo: si ya sabes quién

escribió la otra carta,

dímelo, por favor.

charlotte: es muy complicado

de explicar, pero viendo

todo tu proceder,

tienes trastorno de personalidad

múltiple.

ricardo: ¿qué?

eso es imposible.

charlotte: no, tienes dos

personalidades,

por un lado eres antonio

y por otro, eres un hombre que

no encaja en el mundo humilde

en el que vives.

ricardo: ¿y eso explica que

hablo perfectamente varios

idiomas?

charlotte, por favor.

charlotte: a ver, sí.

la mente humana es capaz

de hacer cosas insospechadas.

ricardo: ¿tu conclusión

es definitiva?

charlotte: aún tengo que hacer

algunos estudios, pero...

ricardo: te lo juro que

yo me voy a volver loco.

hoy fui a ver a fabiana y me

trató como si yo fuera el peor

hombre del mundo.

charlotte: de entrada, tienes

que sacar a esa mujer de tu

vida, ve nada más cómo te pones

cada vez que hablas de ella.

ricardo: es que no puedo

sacarla.

o más bien, no quiero.

cada vez quiero estar con ella,

cada vez quiero estar más cerca.

a lo mejor también eso

es enfermizo.

charlotte: sí, yo creo que sí.

porque lo único que hace ella

en tu vida es hacer un retroceso

en tus emociones.

no te vas a recuperar,

a menos que estés tranquilo.

ricardo: ¿cómo voy a estar

tranquilo con tantos problemas

que tengo?

charlotte: estás en un ambiente

muy tóxico.

podrías venirte a vivir acá.

ricardo: ¿qué?

gracias, es una propuesta muy

generosa de tu parte, pero...

charlotte: ¿pero qué?

yo te podría cuidar de cerca,

y podríamos tener terapias

varias veces a la semana.

ricardo: no sé si pueda.

charlotte: por favor dime que

sí.

[música]

>> hace más de una hora que

abrieron y no entra nadie.

federico: ¿qué pretende usted?

después de lo que pasó.

>> y la sol tiene tanta suerte

que ya la desclausuraron.

federico: no quiero que

se vayan, y tampoco quiero

que quiebren, que continúen

estando aquí en el mercado.

esa es la realidad.

daniel: ah, turistas.

¿qué tal, buenas tardes?

damita, buenas tardes,

¿cómo están?

¿vienen aquí a la rapsodia

molera?

¿qué tal? buenas tardes, pásele.

sol: bienvenidos.

qué gusto.

daniel: ¿van a pasar?

sol: adelante.

daniel: por acá, acá tenemos

lugares.

sol: bienvenida, tengo tu mesa.

¿y? ¿cómo les quedó el ojo?

nada más anunciamos

la reinauguración y llegaron

como estampida de coyotes

hambrientos.

federico: muy extraño después

de la intoxicación.

sol: eso terminó ayudándonos.

el rumor que se corrió fue

que en el mole había

un hongo alucinógeno.

federico: ¿un hongo?

sol: sí, como ha ciertas

personas a las que les gusta

experimentar con sustancias,

bueno, pues. chaíto.

federico: sol...

daniel: ¿y si vendemos

quesadillas de hongos

"aluginócenos"?

natalia: ¿ivette?

¿qué tienes?

ivette: damián me engaña

con otra.

natalia: no puede ser,

¿y estás segura?

ivette: sí, sí.

lo acabo de descubrir,

y ya sé quién es.

natalia: ¿por qué lo dices?

¿la conoces?

ivette: hoy hablé con ella.

natalia: ya, por favor,

dime de una vez de quién

se trata.

ivette: trabaja como secretaria

en un sitio de taxis.

¿te das cuenta?

cambiarme a mí por una

contesta-llamadas.

natalia: sí, bueno, pero

tranquilízate, ¿por qué estás

tan segura de que esa tipa

es su amante?

¿tienes pruebas?

¿la conoces? ¿sabes cómo

se llama?

ivette: se llama fabiana orozco.

damián me dijo que trabaja como

secretaria del señor subaki

y si me mintió es porque

tiene algo que ver con ella.

natalia: seguramente sí,

damián es un imbécil.

es un hipócrita.

ivette: sí, pero cálmate.

no te lo conté

para que te pusieras así.

sé que es terrible lo

que me está haciendo damián

pero aquí la engañada soy yo.

natalia: perdóname, lo que pasa

es que me está poniendo muy mal

que damián te haga

una jalada como esa.

ivette: no sabes cómo valoro

tu solidaridad.

en estos momentos es cuando

una se da cuenta de quienes

son sus verdaderas amigas.

estrella: daniel,

necesito hablar contigo.

daniel: mueve la cacariza.

tú nomás dices rana y yo salto.

pero es que ahorita tengo harta

chamba, no puedo.

va a tener que ser en otro

momento.

así que por ahora,

con tu compermiso.

estrella: ¿cuál chamba?

si aquí no se para ni una mosca.

no manches, es en serio,

yo no necesito hablar contigo.

daniel: yo te oigo, nomás que va

a tener que ser de lejitos

porque no me vayas a contagiar

algo.

estrella: ¿qué?

daniel: sí.

estrella: no puedo creer que

sigas creyendo en esa porquería

de la leyenda,

si es pura mentira.

daniel: yo no creo, hombre,

¿a poco crees que yo

me la tragué?

estrella: sí.

¿y si no crees en eso,

por qué no me besas?

daniel: a mí sí me gustaría

mucho.

pero en este momento,

no vaya a entrar don fede

y me corra.

es que ahorita las odia,

a ustedes las morales.

porque se llevaron toda

la clientela, y si me corre,

es mi sustento, ¿luego qué hago?

¿qué hago yo?

estrella: no puedo creer que

te aproveches de mi sufrimiento.

daniel: ay, sí, ¿no?

¿de veras en serio?

¿a poco sí estás sufriendo

por mí?

estrella: sí, ¿o por qué crees

que traigo estos lentezotes?

porque me la pasé llorando

toda la noche.

traigo mis ojos bien hinchados.

la verdad es que me tratas

bien mal.

daniel: mi estrellita.

estrella: ¿qué?

daniel: ¿por qué no hacemos

algo?, mira.

al rato platicamos.

ya que cerremos las molerías.

estrella: ¿en serio?

daniel: sí.

estrella: nos vemos aquí...

daniel: no.

no, no, platicamos...

tú me marcas porque yo no traigo

saldo.

y ya cotorreamos.

todos felices.

y sobre todo y lo más

importante, vivos.

estrella: no puedo creer

lo que me estás diciendo.

¡me tienes harta, daniel!

daniel: ay, la traigo muerta.

damián: fabianita orozco,

eres tan...

inocente...

me encantas.

natalia: ¿quién es fabiana

orozco?

ya me parece suficiente

que andes con ivette,

para que encima te busques

otra noviecita.

damián: ¿de qué hablas?

natalia: no te hagas.

ivette vino llorando a contarme

todo acerca de la tal fabiana

esa.

que resultó que no es la

secretaria de señor subaki.

sino una vil empleada

de un sitio de taxis.

¿en serio andas con ella?

damián: [tose]

no hagas caso a todo

lo que te dice ivette.

te voy a explicar.

lo que pasa es que eso es algo

que yo le inventé a ivette

para hacer que se pusiera

furiosa.

para ver si así me terminaba,

por dignidad.

natalia: si ya sabes que ivette

no tiene dignidad.

ella está muy segura

que la estás engañando.

damián: claro, porque ella puede

estar segura de lo que sea,

porque es más celosa

que othello, tú la conoces.

[ríe]

¿no me digas que tú también

te lo creíste?

por dios.

natalia: pues sí, sí me la creí.

me deberías de contar estas

cosas.

damián: sí, perdón.

natalia: me preocupé.

damián: pero ¿cómo crees que yo

te voy a engañar?

¿con todos los planes

que tenemos?

yo sólo sería capaz de hacer

algo así, si por ahí viera

que tú te estás enamorando

de ricardo.

pero, pues, nada que ver. no.

natalia: no, obvio,

nada que ver.

damián: [ríe]

[música]

>> hola, fabi.

hay una persona afuera

que te busca.

fabiana: ¿a mí, quién?

>> no sé.

ivette: yo.

fabiana: a ver, espérate,

¿nos conocemos o qué?

¿necesitas hablar? ¿qué quieres?

ivette: no.

esto no tiene importancia,

creo que cometí un error.

ya vi todo lo que tenía que ver.

>> de veras que hay gente bien

cucu.

paola: siempre me andas

molestando.

>> vas a ver, vas a comer

bien rico.

renata: ¿y tú qué haces aquí?

paola: ¿perdón?

¿me hablas a mí?

renata: no, te estoy mirando

la geta.

>> ¿hay algún problema con mi

novia, señorita?

renata: no, guajolote fifirufo,

no te preocupes.

con ella no, pero con tu amiga

sí.

tú eras la que la estaba

acompañando, ¿no?

mientras esperaba en el taxi

de mi novio.

¿me vas a negar que te mandó

la tipa esa a hablar

con mi novio luis?

paola: ¿de qué hablas?

¿me viste cara de mensajera?

cero, aparte jamás esperé verte

en este mercado.

renata: a mí no me vas a faltar

el respeto.

ni a mí y mucho menos en mi

barrio, porque te tumbo

los dientes.

>> ey, calma, calma.

está muy gacho que dos damitas

se agarren del chongo.

así que se me aplatanan

o se me comportan.

vámonos, paolita.

que tengo un hambre que me

comería un elefante a mordidas.

paola: verdulera, vulgar.

federico: dani.

ambos: [gritan]

daniel: ¿por qué me hace eso?

no me espante.

federico: dos, dos...

paola: ¿qué le pasa a la naca

verdulera, asquerosa esta?

daniel: ¿qué tal? buenas tardes.

damita, caballero.

pásenle por favor a su molería

favorita.

>> gracias, ¿eh? permiso.

daniel: ¿qué tal?

qué bueno que están aquí

con nosotros.

sol: ey, ey, ey.

hello, hello.

invitados cordialmente

a la reinauguración de la famosa

molería morales.

famosa por su mole.

que tiene la vara alta

porque todo lo levanta.

>> oye, creo...

paola: creo que yo también

quiero ir ahí.

>> permiso, vamos a probar

el morales.

daniel: no, es que...

¿así cómo?

damián: ¿qué?

¿por qué me sigues?

¿qué haces?

ya, ándale, por aquí.

por aquí por favor.

ya sé, ahí.

¿vienes a hacer un show?

está bien, nomás que se a rápido

porque tengo mucho trabajo.

ivette: entonces voy directo

al grano.

hoy conocí a tu amante.

damián: ¿qué?

ivette: no te hagas el imbécil

conmigo, fui al maldito sitio

de taxis y conocí

a fabiana orozco.

damián: ¿cómo te atreviste?

ivette: entonces, ¿lo afirmas?

¿es verdad que esa fulana

insignificante es tu amante?

damián: no te voy a dar ninguna

explicación, sabes que me choca.

¿y sabes también por qué

no lo voy a hacer, ivette?

porque yo no tengo que rendirte

cuentas a ti.

ivette: claro que tienes.

soy tu novia, ¿o ya se te

olvidó?

damián: ¿cómo? ¿cómo se me

olvida? cada minuto...

me lo recuerdas todo el tiempo.

no se me olvida.

todo el tiempo.

insistes con lo mismo.

ivette: dime que no tienes

nada que ver con esa pobretona

y me olvido del asunto.

damián: no tengo nada que ver

con esa pobretona

y olvídate del asunto,

¿ya me puedo ir?

¿en serio, ivette?

¿así de fácil?

todavía ni siquiera te doy

una explicación y ya me estás

perdonando?

¿no tienes una pizquita

de dignidad?

ivette: ¿quién dice eso?

damián: lo dices tú,

no lo digo yo,

lo dices tú con ese tipo

de respuestas, con tu actitud.

como te portas,

poquita dignidad aunque sea.

ivette: te estoy dando

una oportunidad.

damián: no, esa no es una

oportunidad,

eso se llama, no sé, así,

arrastrarse.

como un gusano.

damián: me vuelves a tocar así

y te juro que te mato,

¿me oíste?

paola: me siento como mareada,

no sé, feo.

>> ¿qué te pasa?

paola: que por tratar

de seguirte el ritmo, tomé

demasiada sangría, y me siento

fatal. me siento mal,

voy a lavarme la cara.

¿ve cómo estás?

>> ¿cómo estoy de qué?

no seas mala copa. tampoco.

mujeres, ¿quién las...?

ricardo: ¿cómo va todo?

¿don ricardo?

¿ricardo?

Cargando Playlist...